You are on page 1of 2

Lesiones musculares

La vida cotidiana con sus gestos, movimientos, desplazamientos, tipos de trabajo y especialmente
la práctica de un deporte, exponen a lesiones micro o macrotraumáticas al aparato locomotor,
sobre todo a sus elementos motores, que son los músculos.

Las lesiones musculares pueden clasificarse de diferentes formas, según autores. Nosotros lo

haremos teniendo en cuenta el origen del traumatismo. Así, distinguimos dos grandes grupos de

lesiones, aquellas derivadas de los traumatismos directos, y aquellas que son consecuencia de
traumatismos indirectos.

Debido a la mayor incidencia de las lesiones musculares entre el colectivo de deportistas («alto

riesgo»), haremos un enfoque deportivo de su estudio y tratamiento.

Lesiones musculares originadas por traumatismo directo

Los traumatismos directos que provocan lesiones musculares están representados por el conjunto
de choques o impactos sobre el cuerpo muscular. Su frecuencia varía según el deporte practicado
y, obviamente aparecen en mayor proporción en los llamados deportes de contacto (fútbol,

baloncesto, rugby...). El traumatismo es causado por un agente externo variable como patadas,

codazos, etc., o por el contacto contra un objeto duro como un poste, el suelo, hielo, etc.

Este tipo de traumatismos provocan sobre el músculo contusiones, cuya gravedad depende

de la intensidad del traumatismo y del estado funcional del músculo en el momento del impacto,

siendo más vulnerables a sus efectos los músculos en estado de contracción. En la práctica es
difícil

prevenir este tipo de lesiones directas, aunque se conoce el mecanismo.

En los traumatismos directos de tipo leve o moderado, las contusiones sólo provocan un simple

aplastamiento de las fibras musculares con derrame hemático y edema reactivo. En los casos más

graves provocan un verdadero desgarro, con roturas aponeuróticas a veces amplias y una reacción

vascular intensa; e incluso acompañados de reacciones periósticas.

Las localizaciones más frecuentes de las lesiones musculares ocasionadas por traumatismos

directos son:

– En el miembro inferior:

* Cuádriceps. Si el derrame y el hematoma no se reabsorben eficazmente puede evolucionar hacia
una miositis osificante.

de localización preferente en el tronco o la cara externa del muslo. el deltoides suele verse afectado por caídas sobre el hombro y golpes directos. – A nivel del troncoson frecuentes las contusiones de los músculos intercostales y de la faja lumboabdominal. Conviene señalar que tras una contusión tangencial aparece. y su lesión va frecuentemente asociada a lesiones del manguito de los rotadores. – En el miembro superior. . Si las lesiones vasculares son suficientemente importantes.* Tríceps sural. Su rica irrigación sanguínea asocia lesiones vasculares con atrición muscular. el denominado derrame serohemático de Morel-Lavalle. las reacciones inflamatorias y edematosas pueden provocar fenómenos de compresión. capsulares y de la articulación acromioclavicular. en ocasiones. * Otro músculo frecuentemente traumatizado en el miembro inferior es el tensor de la fascia lata. que dan lugar a los temidos síndromes compartimentales.