CAPITAL SOCIAL

:
CONCEPTO Y METODO

Social capital:
concept and method

1

Homero R. Saltalamacchia
Universidad Nacional de Tres de Febrero
(UNTREF)
hsaltalamacchia@gmail.com
Bartolomé Mitre 2227; 8vo. 37
54 11 3970-2804

Áreas de trabajo: Políticas sociales, sociología política

2

Palabras claves: capital social, Bourdieu, Coleman, Putnam, integración social, conflicto social,
clases sociales, habitus, estructura, coyuntura, evaluación, pobreza, redes sociales.

Keywords: social capital, Bourdieu, Coleman, Putnam, social integration, social conflict, habitus,
structure, assessment, poverty, social networks.

Resumen: El capital social: concepto y método

El propósito de este capítulo es proponer un marco para entender el concepto de "capital social" y
reflexionar sobre algunas de las estrategias de investigación que se han utilizado en el contexto de
las políticas sociales. ¿A qué nos referimos a cuando usamos el término capital social? Esta no es
una pregunta retórica, ya que la gran cantidad de trabajos en los que se utiliza el significante alu-
dido, ha tendido a mezclar tradiciones teóricas que deberían haber permanecido separadas o, al
menos, integradas respetando los aportes respectivos. Uno de esas tradiciones, la tradición ameri-
cana, ha acentuado sobre los contenidos de “interacción” e “integración social” a costa de ignorar
los principales determinantes estructurales que conforman a los miembros de una sociedad,
creando barreras que no pueden ser superadas simplemente ignorando el modo en que afectan
las respectivas subjetividades. La otra tradición, encarnada en Bourdieu ─pero que reúne otras raí-
ces europeas─ ha investigado sobre los determinantes estructurales (que, dada su naturaleza, no
pueden modificarse en el corto plazo) y el conflicto (que nos permite detectar las relaciones de po-
der latentes en nuestras sociedades).
En la primera parte, que se dedica a discutir el concepto, procederé a examinar ambas corrientes
en sus diferencias y posibles conjunciones. A continuación, me centraré en la distinción entre dos
formas de capital social — el que se basa en redes horizontales (que incentivan la formación de
grupos o clases) y el que organiza relaciones vertical (que incentivan la integración inter-clases o
entre grupos). El supuesto es que ambas perspectivas son importantes y que cualquier opinión so-
bre los beneficios o perjuicios de una cierta forma de capital social sólo es teóricamente legítima
luego de haber el establecido el tipo de configuración social que se considera deseable. Por úl-
timo, en la segunda parte, propondré un método de investigación y evaluación, asentado en los
los parámetros establecidos en la primera parte, con respecto a las formas de entender el capital
social.

ABSTRACT: Social capital: concept and method

The purpose of this chapter is to propose a framework for understanding the concept of “social
capital” and to reflect over some of the research strategies that have been used in the context of
social policies. What are we referring to when we use the term social capital? This is not a rhetori-
cal question since the vast amount of work written on this concept has tended to mix theoretical
traditions that should have remained separate. One of these, the American tradition, has accentu-
ated social interaction and integration at the cost of ignoring the principal structural determinants
that affect the members of a society in different ways. The other, beginning with Bourdieu but
that also brings together other European roots, has emphasized historical and structural determi-
nants (that, given their nature, cannot be changed in the short term) and conflict (that allows us to
detect the power relations latent in our societies).
In the first part, which is dedicated to discussing the concept, I will proceed to examine both cur-
rents. Next, I will focus on the distinction between the forms of social capital—horizontal networks
3

Both perspectives are important: the first one pays attention to conflict and consensus building while the second makes possible that. neither is it possible to have social capital that is good or bad per se. moreo- ver. In the second part I will propose a method of evaluation.(which incentivize the formation of groups or classes) and vertical networks (which incentivize in- ter-class or inter-groups integration). in the analysis. the chapter will argue. that any distinction between good or bad social capital can only be determined by establishing what kind of social configuration is deemed desirable. 4 . This is so because just as it is not possible to have societies without relations. with respect to the forms of understanding social capital. Taking both perspectives into account. under the parameters we discussed be- fore. those di- mensions do not disappear.

Bourdieu. procederé a examinar las dos corrientes2. al menos. ¿A qué hacemos referencia cada vez que utilizamos el término /capital social/? La pregunta no es retórica. entre las redes horizontales (tendiente a la conformación de grupos3 o clases4) y las redes verticales (tendientes a la integración inter-clases o grupos5). en los que se encierran síntomas de las luchas políticas y sociales. la tradición norte-americana sobre el tema. como diría Kosselleck (1993). 5 El juego que se produzca entre la configuración de las relaciones horizontales y verticales es otro modo de pensar los procesos de conflicto y reproducción de las relaciones sociales. También Bourdieu los historiza. situaré el eje principal de la distinción sobre las for- mas de CS. puede convertirse en grupo. en el contexto de políticas sociales.Introducción El propósito de este capítulo es proponer un modo de entender el “capital social” (CS) y re- flexionar sobre algunas de las estrategias tendientes a su investigación. 3 Definiré grupo como cierto conjunto de personas interrelacionadas que han producido cierto grado de conso- lidación institucional formal o informal. dedicada a la discusión sobre el concepto. la distinción es esquemática y solo posee función orientadora. originada en Bourdieu ─pero que recoge raigambres europeas─ ha puesto el acento en las determinaciones histórico-estructurales y en el conflicto (permitiendo detectar las relaciones de dominio/subordinación1). La otra. En la primera parte. 1996. and Passeron 2002). ha puesto el acento en la interacción e integración social. por compartir ciertos rasgos. integradas respetando los aportes respectivos. 2 Reflexión útil pues. Bechelloni. 1999a). 1990. pues el mar de escritos sobre dicho concepto ha tendido a mezclar tradiciones teóricas que deberían permanecer separadas o. los conceptos son campos de batalla semánticos. Sobre este concepto en Bourdieu (Álvarez Sousa. Una de ellas. 1 . Ambos razonamien- 1 Obviamente. 4 Definiré clase como el conjunto de personas que. Apoyado en esa revisión. 1979. al tiempo que proclama que sus definiciones solo cobran sentido en una teoría practicada durante una la investigación (Bourdieu. 1977. Chamboredon. a costa de ignorar los principales determinantes estructurales que afectan de modo diferenciado las subjetividades y posibili- dades de los miembros de una sociedad.

descreo (Saltalamacchia 2012). pues. Por el con- trario. el capítulo afirmará. Putnam y sus continuadores Fiel a lo que es la más frecuente de las ópticas de las ciencias sociales norteamericanas. solo puede establecer aclarando qué tipo de configuración social se considera deseable. no procuraré ni la interpretación “verdadera” de los autores ─de cuya posibilidad dudo─. para la acción. aplicando el concepto a las sociedades y no a las interacciones entre individuos. introduciendo. una dependencia necesaria 2 . que toda distinción entre lo bondadoso o pernicioso de uno u otro tipo de CS. además. el propósito es reflexionar sobre algunos modos de utilizar al CS entre las herramientas de la investigación y de even- tuales políticas sociales que en ella se inspiren. Putnam. se- gún el cual. respecto a las formas de entender CS. inspirado en los autores comentados y en mi experiencia. en las mediciones. por su parte. propondré un método de eva- luación ─útil para sus tres momentos canónicos─ según los parámetros discutidos con ante- rioridad. En las reseñas. mientras que su inte- rés por la “elección racional”. Coleman. Teniendo en cuenta ambas perspectivas. además. En la segunda parte. esas dimensiones no desaparezcan. en James Samuel Coleman. retoma esa óptica. el segundo hace posible que. pues así como no hay sociedades sin relaciones tampoco hay CS bueno o malo en sí mismo. si el primero se instala en las controversias sobre conflicto y con- senso. el “CS” es parte de una teoría del consenso.tos son importantes. apuntando al análisis de involucrados. lo conduce a una modalidad peculiar del interaccionismo. la sociedad y sus instituciones son efecto de interacciones sociales. en las que participan individuos iguales y solo diferenciados por sus desempeños relativos en esas in- teracciones. ni una axiomatiza- ción teórica ─de cuya eficacia.

Ahora bien. Este rasgo fue retomado por quienes. razón por la cual agrega que. no obstante su intangibilidad6. el CS es productivo. Su aporte a esa crítica es atribuir un valor positivo a esas instituciones que coadyuvan al bienestar de quienes participan de sociedades. para que las relaciones interindividuales se constituyan en CS se requiere un alto nivel de confianza. desde la década del noventa. Al criticar al iusnaturalismo. destaca el papel que juegan las relaciones más o menos institucionalizadas en el modo en que se organizan las relaciones interindividuales. comunidades o grupos.entre CS y democracia. considera al CS como un activo que facilita las acciones de los individuos. pues lo son las relaciones en las que se encarna. era el de políticas focalizadas ten- dientes a crear o incrementar el CS de esas poblaciones. Los continuadores de ambos pioneros no hicieron más que comple- tar estos razonamientos. al igual que otras formas de capital. aunque menos (pues está encarnado en las habilidades y conocimientos adquiridos por un individuo). 1990). pues: “facilita el logro de metas que no se po- drían alcanzar en su ausencia o sólo podrían lograrse a un costo mayor” (Coleman. 3 . el CS es intangible. Desde ese enfoque. un modo de com- pensar el empobrecimiento creciente de las poblaciones. Coleman El punto de partida de Coleman es atractivo. 6 Pues mientras que el capital físico (encarnado en material observable) es totalmente tangible y el capital hu- mano también lo es. Rasgo que no está presente en todas las comunidades. pensaron en que.

el CS es un atributo de aquellas comunidades en las que sus instituciones aseguran esa confianza. Putnam La afirmación de Coleman sobre la necesidad de confianza en las relaciones interindividua- les la retomó Robert Putnam. Lo que 4 . en el sur de ese país. no es la densidad de las redes lo que le inhibe pensarlas como CS. respecto al que el autor de “Para que la democracia funcione” postula la debilidad o ausencia de CS. Sin embargo. 2002. pero aplicándola a sociedades. sus pesquisas se apoyan en varios supuestos ambiguos o equivocados. encuentra los antecedentes más lejanos en aquellos autores clási- cos (comenzando en Alexis de Tocqueville) que vislumbraron la importancia de las redes de colaboración. para que se mantenga el funcio- namiento de las instituciones democráticas. Uno de ellos. 2011). sino las finalidades en relación a su paradigma de sociedad democrática. sobre todo. el modo en que establece la relación entre redes sociales densas. para el logro de una democracia liberal floreciente (Putnam. 2003). Para su opinión. tal como él las concibe. y el sentido comunitario y de solidaridad. Razón por la cual manifestó su alarma al encontrar ─en su país pero también en Europa─ un declive en la importancia de aquellos valores e institu- ciones que componen su CS (Putnam. Para él. existen redes densas y con gran capacidad de control social: sería de Pero- grullo indicar que la Iglesia Católica y las mafias establecen redes densas y con inmensa ca- pacidad de control social. CS y democracia. Por ende. En verdad. En “Para que la democracia funcione” y luego en “Solo en la bolera” ─ lo mismo que en varios artículos─ Putnam expuso el modo en que esas instituciones son la bases de la de- mocracia. generalizando lo que ha encontrado en ciertas regiones de Italia. 2001. lo que genera condiciones para una vida social provechosa y.

incluso. visitando las comunidades en línea por medio de juegos multi-usuario.. Párrafo en el que critica las afirma- ciones del autor de “Solo en la bolera”. Las personas pueden estar en línea para chatear con amigos con mensajería instantánea. que resultan ser guiadas no solo por preferencias no aclaradas sobre un sistema social determinado sino. De hecho. etcétera (Portes. Matei y de la bola-Rokeach. el crecimiento de la población y la complejidad de la vida urbana hacen. 1999).muestra que no se puede hablar de las bondades de cierto tipo de redes sino desde una pers- pectiva respecto a la sociabilidad deseada. por lo 5 . Un análisis del impacto de Internet debe tener en cuenta cómo Internet puede contribuir a nuevas formas de interacción y la comunidad no puede medirse utilizando indicadores estándar de CS. conectados en red en vez de grupos. Otro de los equívocos radica en la relación tauto- lógica que establece al utilizar como indicador de CS la existencia de redes densas y como indicador de redes densas la existencia de CS. manifestado en confianza. Además. 2003). como MUD o MOO. 1998. o el intercambio de mensajes cortos de texto a través de servidores de listas o grupos de noticias (Kraut et al. sobre una forma de relación institucionalizada que era la normal cuando él era joven.. dado el crecimiento de la población y de las distancias de interacción. de las telecomunicaciones. 2002. Su participación cívica puede estar tomando cada vez más la forma de e-ciudadanía. 1999). un sucedáneo sin el cual las relaciones interpersonales serían muy difí- ciles y escasas. en interiores ocultos más que en exteriores visibles” (Wellman et al. Smith. Barry Wellman entiende que: “El hecho de que las personas no estén interactuando en organizaciones formales o espacios públicos visibles no significa que estén en aislamiento. haciendo referencia a las razones por las que Putnam postula el declive del CS en Estados Unidos y otros países de Europa.

Wellman utiliza el concepto e-ciudadanos. Al ha- blar de estas nuevas formas de comunicación. si esas op- ciones de valor fuesen explicitas. Así se corrobora que en toda sociedad existen relaciones sociales y que el adjetivo “capital social” se aplica a aquellas sociabilidades que el analista considera positivamente. las interac- ciones son el origen de lo social. Putnam y sus sucesores. es sorprendente que hayan creído encon- trar alguna continuidad con las ideas de Bourdieu. uno a uno o en grupos grandes y pequeños” (Wellman et al. y discutir esta in- formación con los demás. ante la evidencia de que INTERNET ha dejado de ser un instrumento de una elite y: “Se está convirtiendo en un excelente medio por el cual un gran número de personas en el mundo desarrollado obtienen información. las interacciones siempre están estructuralmente condicionadas y los individuos son estructu- ralmente distintos. por el contrario. debido a su posición en esas estructuras (Fernández. Lo que lleva a pensar que el concepto resultaría más claro. Coleman confirma que la teoría social en- cuentra sus fundamentos en las interacciones individuales. y por ende más útil. son parte de las relaciones o redes sociales. De hecho. y en particular el INTERNET. Tal como puede verse en “The Foundation of social theory” (1990) (principal aunque no exclusivamente. conviene advertir un hecho sugestivo respecto a los caminos de la hermenéu- tica. ellas se deben a los desempeños relativos en esas interacciones. es porque entiende que hay normas que reglan la inter- acción y porque no habla de un contrato original. pero en él como en Hobbes. en el capítulo 12 de ese libro). Para finalizar. Si Cole- man supera al egoísmo hobbesiano. y si hay diferencias interindividuales. Mientras que en Bourdieu. Leyendo a Coleman.que ellas. 2003). transmisión de información.. aquellos poseen un enfoque interaccionista y una concepción individualista que es opuesta a la de Bourdieu. y cuando habla de estructura se 6 . 2003).

Según los funcionarios del Banco Mundial Hicks y Wodon (2001). Los continuadores Sobre todo en la década del 90’. el tema del conflicto y de las capacidades de las personas para lograr un tipo de CS que les permita salir de sus condiciones de pobres. Por su parte. Por supuesto. si Putnam completa la propuesta de Coleman incorporando el análisis institucional. Entre esas preo- cupaciones estaban las políticas focalizadas impulsadas principalmente por el Banco Inter- 7 . sino por el efecto que esa asimilación tiene sobre el modo en que se ha enca- rado. las investigaciones. el diagnóstico era explí- citamente claro: “Confrontados con perturbaciones macroeconómicas recurrentes. no importa destacar esa incongruencia únicamente por razones de pura her- menéutica. pero sin superar la interaccionismo. en la literatura posterior. Dicho uso fue la resultante de la necesidad de encontrar paliativos a los desastrosos efectos del neoliberalismo sobre amplísimos sectores de la población. lo hace desde el holismo. en forma unánime e intensa. Enfoque respecto al cual Mascareño (2008) co- menta con razón que: “Coleman […] no parece atribuir importancia al hecho que un cam- bio de estructuras complejas se sustenta no sólo en las acciones presentes sino también en las pasadas y en las expectativas del futuro de todos los individuos. ensayos y políticas sociales fueron im- pactados.refiere a la organización de esas relaciones. por las referencias al concepto que estoy comen- tando. los go- biernos de América Latina y el Caribe se han preocupado cada vez más de establecer o for- talecer sistemas de protección social y programas de redes de seguridad”. organizaciones y es- tructuras normativas e institucionales a las que ese cambio afecta”.

Atria et al. la hegemonía cultural del liberalismo convenció. gracias a un endeuda- miento del país que luego sería muy difícil pagar. Jaramillo B y Szauer 2003. Estanislao. Repetto 2003). sea sobre las bon- dades de una actividad empresarial sin control estatal alguno sea sobre la imposibilidad de actuar en contrario de las leyes “de los mercados”. Gomà y Blanco 2002. Baker 2000. Carlos. Arriagada 2002. a muchos. y los Ministerios encargados de esos pobres. PNUD 2004. Berry 2003. Entre ellas. el Banco Mundial y la CEPAL. y Shelton 2000. 1995. Barba Solano 2004. la pobreza era un efecto de los defectos de quienes se empobrecían. 2003. había ninguna asunción de respon- sabilidad respecto a los efectos sobre el empobrecimiento de las políticas económicas im- pulsadas por los sectores más concentrados de la economía y las finanzas. Ardy 2003. 7 Para la mayoría. Y en esos diagnósticos no estaban solos. Banco Mundial 2001. como el que escribe. de las que dichos organismos eran impulsores. PNUD 1995. tomando algunos ejemplo de distinto tipo de poblaciones y preocupa- ciones pueden citar: (Adrián 2002. Hicks y Wodon 2001. Aceptadas esas premisas. 2001). la preocupación por el CS era al mismo tiempo un modo de ayuda y una explicación de la condición de los pobres: sometidos al círculo de hierro de sus pobres ca- pacidades.americano de Desarrollo (BID). Raison 2003. ni en los planes impulsados por esos organismos. Durston 2003. Ni en el diagnóstico rese- ñado. asumían el deber cristiano ─políticas focalizadas mediante─ de echar sobre ellos un manto de protección y auxilio7. ese ocultamiento era favorecido por el derrame de mejores ingresos que implicaba la pros- peridad a los funcionarios gubernamentales y de ONGs encargados de esas políticas. 8 Es imposible citar la bibliografía sobre el tema que en todos los casos coincidía de hecho en la necesidad de “empoderar” a los pobres. Montaño 2003. Durston 2001. CUNILL G. Razón por la que protagonizar esas políticas sociales focalizadas parecía progre- sista8. 8 . incluso para quienes. Mediante la creación de realidades con base en los medios de comunicación y la prédica de las cofradías de economistas educados en los Esta- dos Unidos. Perry 2000. En ese contexto. Díaz 2002. ya habían experimentado los siniestros efectos de esas perversas “soluciones” (Saltalamacchia.

los defectos de lo público en la gestión de las sociedades y las bondades de sustituir industria por especula- ción y primarización de las exportaciones. Todo lo cual también colabora en explicar por qué no se reconocieron las especificidades del enfoque de Pierre Bourdieu. que ese mismo significante tiene en Bourdieu. problemas como la rela- ción entre pobreza estructural y narcotráfico. en México y Centroamérica. oculta la carga de: “resul- tado histórico de relaciones de dominación triunfantes”. 9 Experiencia que hay debería ser utilizada para pensar. Fue después de dichas destrucciones que dirigentes y dirigidos vi- mos la necesidad de evitar esas tentaciones y de impugnar toda “evidencia” ─difundida por los medios de comunicación. Pues mientras que el concepto “estructura” utilizado por Coleman refiere a una cierta organización de las interacciones. Advertencia importante. eran el fruto de una pregunta oculta pero indispensable: ¿Cómo solucionar los problemas de pobreza sin afectar el proceso de acumulación. esas políticas coadyuvaban con el ocultamiento de un proceso ─político-económico y cultural─ de inaudita destrucción de relaciones preexistentes de in- tegración9 (Portes 2004). no advertíamos que esas políticas sociales no aportaban más que ocupación a los funcionarios que las aplicaban y que.Presos de una hegemonía sabiamente labrada. tal como era entendido por los teóricos del neoliberalismo? Escamoteada la pregunta. ya que el muy útil enfoque de redes está fre- cuentemente desplazándose entre esa concepción de Coleman sobre la estructura (Lazega 2004) y la del estructural funcionalismo (Pizarro 2004). las películas difundidas por YouTube y por los centros acadé- micos mejor financiados─ sobre la autonomía de las leyes económicas. obligando a reconocer los efectos de la dominación en la producción de las políticas sociales. contra sus objeti- vos explícitos. 9 .

esconde algu- nos problemas. En la versión de los anglosajones. “El CS se relaciona con normas y redes que facilitan la acción colectiva”. por cierto. con buenos fundamento. Una de ellas es la ya aludida ausencia de las determinaciones históricas que. de reputaciones) que como parte. Lo que. éste constituye un acuerdo generalizado que. sin embargo. La otra es que sirve para crear una fotogra- fía sincrónica de las relaciones. el CS tiene más sentido cuando se entiende como una variable relacional (es decir. como lo había hecho Portes. así. que ignora las cons- tricciones y posibilidades diferenciales que tienen las personas al pertenecer a clases socia- les diferentes. la teoría de las redes es una teoría relacional.Incluso Michael Woolcock (2001). sociológica) más que sicológica (individual) o política (institucional/nacional) 10 . se sumó a las teorías sobre las redes sociales desde esa óptica. proponiendo una distinción a tener en cuenta. pero en sí misma no logra representar los campos en los que el conflicto social va resolviendo el modo en que evoluciona la estructura. al individualismo: “[…] para fines de claridad. se imprime sobre los actores en cada coyuntura. si bien es cierto que la confianza es de vital importancia. Como segundo elemento de su propuesta. no les quita importancia a sus aportes si utilizados desde otra perspectiva. la entiende más como un resultado (de interacciones re- petidas. una de las más lúcidas teorizaciones anglosajonas sobre el tema. Sin duda. como efecto de luchas y éxitos. para co- mentarlos por separado. de instituciones legales en las que se puede confiar. Pero con dos limitaciones. Woolcock rechazó. Razón por la que presentaré los cuatro tramos de su definición. En tercer lugar. lo que es un mérito en relación al interaccionismo individualista. suprimió a la “confianza” de la definición del CS porque. el asesor del Banco Mundial distinguió lo que el CS es de lo que hace.

no en los recursos mismos. para ajustar los diversos re- sultados asociados al CS. socios y colegas (denominado “bridging social capital”). haciendo referencia que existen diferentes formas de organización de las redes so- ciales. 11 . El CS puede ser una fuerza poderosa que promueva los proyectos gru- pales pero. una tarea clave de los exper- tos en desarrollo y las autoridades responsables es asegurar que las actividades de los po- bres no sólo trasciendan más allá de los límites de su exclusión sino que también aumenten. como se señaló.[…]”. Sin embargo. el CS no sustituye la provisión de crédito. Lo que el CS puede hacer es incrementar el “rendimiento” de tales recursos. sin importar cuán fuertes sean sus vínculos internos. En tal sentido. la capacidad de una colectividad para alcanzar metas es restringida. es necesario reconocer la naturaleza multidimensional de sus orí- genes”. al reforzar lo con las contribuciones voluntarias de los participantes y con su capacidad para monitorear y evitar las conductas tramposas (Portes & Landolt. Pero que obliga a recordar que puede quedar en discursos si no se prevé el carácter estructural del fenómeno de la pobreza. Condicionamientos que fueron advertidos por el mismo Portes y Landolt cuando afirman que: […] no se debería albergar mucho optimismo respecto de lo que pueden lograr a nivel colectivo la confianza exigible y la solidaridad vinculada. […] el CS también tiene una dimensión vertical. el CS que tiene puentes es esencialmente una metáfora horizontal que supone vínculos entre personas que comparten características demográficas similares en general. Y completó su propuesta diciendo que: “En cuarto lugar. al contrario de las expectativas de algunos políti- cos. Recomendación con la que no se puede estar en desacuerdo. en efecto. Cuando estos últimos son escasos. la pobreza es en gran medida una función de la falta de poder y la exclusión. amigos cercanos y vecinos (en inglés de- nominado “bonding social capital) y otro más difuso y extensivo que más que unir “tiende puentes” entre amigos distantes. la infraestructura material ni la educación. ejemplificando del siguiente modo: La distinción más común y popular se hace entre CS afectivo y compacto construido por lazos de unión entre miembros de la familia. Esta es otra forma de decir que. consiste en la habilidad de ordenar recursos a través de redes sociales. 2000). en especial cuando hacen falta recursos materiales.

Bourdieu (1980) dice: “El CS es el conjunto de recursos reales o potenciales que están ligados a la posesión de una red duradera de relaciones más o menos institucionalizadas de conocimiento mutuo y de in- ter-reconocimiento”. dentro de la avalancha de escritos sobre CS no hay grandes diferencias. su autor había afirmado: “La noción de capital se im- pone como el único medio para designar el principio de ‘efectos sociales’ que. si bien se captan claramente en el nivel individual de los agentes singulares –donde inevitablemente se sitúa la encuesta estadística10─ no se reducen a la suma de las propiedades individuales poseídas por un determinado agente”. entre el fin del siglo pasado y el comienzo de éste. Pero a esa frase le falta el párrafo anterior y los subsiguientes. 12 .Ahora bien. Bourdieu Tal como tradujeron los teóricos de la antes aludida tradición. En el comienzo de ese mismo ar- tículo de “Actes de la recherche…”. si no se los percibe. es el agente el que debe ser enten- dido a partir de las determinaciones estructurales que le proporcionan un habitus (es decir. ciertos recursos que hacen posible: “[…] la labor de esta- blecimiento y de mantenimiento que son necesarios para producir y reproducir vínculos du- raderos y útiles”. un sentido del juego11) y con él. la definición parece igual a la de Coleman y sus continuadores. Leída de ese modo. Por el contrario. 10 Determinación de una técnica que suele tener efectos teóricos indeseables. 11 La metáfora del juego es usualmente utilizada por el teórico francés para hacer alusión a la trama y con- flicto de las relaciones sociales en un cierto campo. más allá de éste y otros ra- zonamientos semejantes y de un conjunto de técnicas que pueden ser muy útiles.

los que convierten a las cosas intercambiadas en sig- nos de reconocimiento: de semejanza y de distinción (Bourdieu 1979b). menos son aun los que lo consiguen vía educación formal. para comprender y expandir la propuesta de Bourdieu sobre esta relación entre estructuras12 y sujetos. aquellos que permiten determinar si se ha producido una amistad o alianza legítima y no un bodorrio15: consideración se suma importancia al pensar en el CS como “puente” o 12 En dichas frases representadas en el habitus. 14 Solo en el momento en que actuamos como historiadores vemos parte del pasado en su diversidad. 13 Idea que hoy se fortalece gracias a las investigaciones neurofisiológicas (Edelman y Tononi 2002. en forma aparentemente espontánea. 2) no sólo está en las instituciones sino en sus conformaciones corporales (el inconciente es el cuerpo. De tal modo que. 13 . Son esos caracteres de las estructuras. 15 Pocos son quienes pueden establecer relaciones que les permitan una movilidad ascendente. la carrera militar. 2013). Estadísticas sobre movilidad social en (ESRU. no son todo el pasado (eso que desde otro lugar nos condiciona) sino lo que del pasado está presente en los acto- res y sus campos14. En cam- bio. entre otros)y de psicología cognitiva (Lakoff y Johnson 1999. son vías que hasta cierto punto funcionan para algunos. dirigida por el placer y el gusto que provee el habitus (Bourdieu 1979a). dirá el escritor de “La dominación masculina”13). Ciertos depor- tes. los rastros del dominio aparecen transubstanciados: como distribución de do- nes. cada miembro es custodio de los límites y modales apropiados a su clase. en la vida cotidiana el pasado vivido es lo que condiciona nuestra acción: cuerpos e instituciones (en sen- tido amplio) que nos condicionan y nos proveen de posibilidades. es importante saber que la “estructura”: 1) es el resultado de éxitos anteriormente consolidados. merecimientos y relaciones funcionales. 3) en sus textos. entre otros).Ahora bien. el sacerdocio. 4) en cada coyuntura.

incluso en el caso de grupos en que. se producen por el placer compartir lo que gusta. 16 Las relaciones de fuerzas pasadas fueron organizadas estructuralmente (en instituciones. Es en el interior de esas condiciones que: “Los beneficios que proporcionan las pertenen- cias a un grupo son el fundamento de la solidaridad que los hace posibles”.“escalera”. Aunque. 17 En su lucha contra la filosofía del sujeto. esa forma específica de interés que genera y se genera en el campo (Bourdieu and Wacquant 2005a). para Bourdieu. como los clubes exclusivos. Pues se trata de una red que no se crea por la sola voluntad de los individuos sino que re- quiere de condiciones histórico sociales que la faciliten. los clubes. 14 . leyes. cos- tumbres. determinando las condiciones de posibilidad de los actores en cada coyuntura. los individuos no son entidades auto-determinadas e igua- les. el in- tento de persistir que es el aliento de toda acción y desde el cual se pueden comprender las illusio. Pues para la conciencia de los actores. las tertu- lias y muchas otras formas de reunión en las que se cultiva la amistad. Bourdieu no da importancia a ese rasgo de todo ser vivo. reglas. Así. como se apresura a aclarar: “Esto no quiere decir que sean conscientemente perseguidos como ta- les. cultu- ral o simbólico) que posee en su propio por cada uno de aquellos a los que se relaciona”. Es en ese contexto que debe interpretarse su opinión res- pecto a que: “El volumen de CS que posee un agente depende de la extensión de la red de conexiones que puede movilizar con eficacia y en el volumen de capital (económico. se construyen específi- camente para concentrar el CS”. sino actores producidos socialmente16. y solo desde esas determinaciones: productores de sus acciones17. habitus).

estructuralmente con- dicionadas (Bourdieu. 2001a)19. Pero entonces ¿cuál es. justamente. que cobra la intensidad y los alcances que le dan las fuerzas en lucha. Como si solo hubiese una historia que afecte a todos los seres humanos. cuya disposición comanda el acceso a los beneficios específicos que están en juego en el campo. Estructura. vistas como: “[…] una trama o configuración de relaciones objetivas entre posiciones”. y. 18 Operación sobre la cual el autor advirtió su insuficiencia (Zona Erógena. Pero no “un activo” siempre valorado del mismo modo y utili- zable con el mismo éxito. el contexto global en el que Bourdieu inscribe al “CS” es “el campo”. en la necesidad de articular su di- versidad. homología. tal como lo entiende casi toda la tradición norteamericana y que. 15 . 1993). Dentro de él. al mismo tiempo. Como si los estados nación fuesen comunidades imaginarias. como dijese Anderson (1993). de la misma manera. como si ocurriese lo mismo con to- das las regiones del mundo o con todos los estados. 1993). que los actores utilizan para cambiar o sostener su posición en las relaciones de fuerzas. subordinación. por sus relaciones objetivas con las otras posiciones (domina- ción. etcétera. entonces. 19 Incluso en Bourdieu. etcétera)” (Zona Erógena. una de las dificultades que han enfrentado muchos autores es haber seleccio- nado parcialmente el texto de su definición18 y haberlo leído en clave interaccionista. Como si hubiese un solo tiempo. campo y capital Posiblemente. Como si la hegemonía no fuese el proceso mediante el cual se produce esa unificación en una histo- riografía legítima. el campo no es un continente fijo. el CS es un recurso condicionado estructuralmente. como si las grupos tuviesen todos la misma historia. Como si parte de la complejidad de las colectividades humanas no radicase. el cotexto necesario? Como el “habitus”. Dada esa definición. Posiciones definidas: “[…] por su situación (situs) actual y po- tencial en la estructura de la distribución de las diferentes especies de poder (o de capital). “la estructura” usualmente se representa como algo unificado. pues los conceptos se defi- nen en su uso dentro de una teoría. Como si todos tuviésemos una misma estructura psíquica.

En este sentido. Por el contrario. etcétera ─a las que Bourdieu alude con “habitus”─. es decir de su trayectoria social y de las disposiciones (habitus) que se constituyeron en la re- lación prolongada con una cierta estructura objetiva de chances”.por ejemplo. no cualquiera puede constituir y movilizar relaciones de tal modo que pueda recurrir a ellas en un campo determinado. 2001b) es diferente al académico (Bourdieu 1984) y son distintos sus respectivos CSs. venta y compra de casas en una región y época determinados (Bourdieu. culturales. es un recurso que ha de valorarse desde la perspectiva de su uso dentro de un cierto sistema de relaciones. el campo de quienes participan en la producción. Por el contrario. quien está habilitado es quien posee el “sentido del juego”. Así. etcétera) que aumentan la cantidad (o la probabilidad) de un comportamiento cooperativo mutuamente beneficioso para las personas que lo poseen y para la sociedad en general” (Portela & Neira. el CS es una acumulación de varios tipos de re- cursos (psicológicos. modos de percibir y condu- cirse. Al mismo tiempo. sino también de la evolución en el tiempo del volumen y la estructura de su capital. Por ejemplo. cognoscitivos. que es donde cobra existencia como tal. ya que: “[…] las estrategias de un ‘jugador’ en lo que define su juego dependen […] no sólo del volumen y de la estructura de su capital en el momento considerado y de las chances en el juego […] que ellas le asegu- ran. Aun cuando fuese posible 16 . no tiene sentido hablar de capital sin hacer referencia al campo específico en el que se esté actuando. se expresa en las siguientes frases: “Todas las formas de capital se pueden en- tender como activos de varias clases que proporcionan beneficios y que hacen los procesos productivos más eficientes. institucionales. conformación subjetiva. sea para integrar a un grupo social (integración horizontal) o para facilitar la gestión de las diferencias sociales (integración vertical). 2002).

pero en el cual. Esto es. y por ende de conductas. que son las adecuadas a tales cla- sificaciones. la dominación se reproduce y oculta reproduciendo formas de clasificación que. sería imposible lograr que se sostengan sin incorpo- rar los lugares. en los cerebros. 17 . 1977). permiten la comunicación y aseguran formas de percepción. 1993). Es en ese contexto que puede entenderse que: “Si el Estado está capacitado para ejercer una violencia simbólica es porque se encarna a la vez en la ob- jetividad bajo la forma de estructuras y mecanismos específicos y también en la “subjetivi- dad” o. bajo la forma de estructuras mentales. de categorías de percepción y de pensamiento”. capital simbólico e integración Como bien se sabe. gracias al habitus.incentivar el cultivo de esas relaciones. 2007): 20 Entre esas instituciones Bourdieu examino principalmente el sistema educativo. 2006) y en el académico (Bourdieu. Sobre ellas descansa el meollo del poder de lo simbólico (Meichsner. el éxito escolar y el valor de los títulos no sola- mente se debe a la creación de estratos en los que la educación ─usualmente centros privados─ es reservada para los hijos de las clases dominantes. incluso en las escuelas públicas las diferencias de habitus favorecen el éxito de los sectores con mejores dotaciones para dicho éxito. lo que es imposible sin cambiar el “modelo de acumulación”. Capital social. el sentido del juego y otros capitales. 1984). la reproducción de las relaciones sociales se apoya en la transustanciación del dominio en jerarquías de dones o distribuciones funcionales20. si se quiere. provenientes de la familia (Bourdieu & Passe- ron. y menos aún que lo hagan sin justificarlo por alguna razón di- vina o humana. Sea uno u otro el modo de organización político-social. muy escasas son las situaciones en las que los sistemas de dominación hagan explícito su dominio. De modo tal que: “[…] la institución instituida hace olvidar que es la resultante de una larga serie de actos de institución y se presenta con todas las apariencias de lo natural” (Bourdieu. que incluye todo el espec- tro de situaciones sociales. Algo similar ocurre en el campo religioso (Bourdieu. por compartidas.

que puede ser la de ayudar en la organización 18 . han sido elegidas. 2003) dicho CS tiene un asiento territorial o funcional. El capital social de tipo vertical ocurre en el marco de instituciones que ponen en relación personas pertenecientes a clases distintas. 2002. ya que a diferencia de otras propuestas (Ej. “el análisis de situación” refiere al momento de la planificación/ejecución en la que es útil considerar el capital social. Banco Interamericano de Desarrollo). Redes y Relaciones: su estudio En el Marco Lógico propuesto por el Deutsche Gesellschaft für Technische Zusammenar- beit (GTZ) para la planificación de políticas sociales.“[…] ese poder invisible que no puede ejercerse sino con la complicidad de los que no quieren saber que lo sufren o que lo ejercen”. con el tiempo. genera normas consuetudinarias y una mayor capacidad de control sobre quienes comparten dicha comunidad. decide y dirige. por alguna razón. generalmente refiere a regiones más o menos acotadas que. Modelos de pensamiento que hacen difícil ─e incluso subjetivamente peligroso─ todo intento subversivo. pues se van creando esos conjuntos clasificatorios compartidos respecto al qué quién y cómo concibe. incluso cuando esa subversión sea encarada con mayor intensidad. incluye abierta- mente las relaciones de poder y el conflicto (GTZ and Technische 1998). las formas de dominación. con el propósito de realizar una actividad. sea por agentes no gubernamentales o gubernamenta- les. Campo. dejando más claramente expuestas. No depende de una persona sino de una vecindad estable o de una comunidad de intereses definida por un objetivo común que. Si bien es aplica- ble a la población de un país. por eso mismo. De su éxito depende la integración social. Como afirmó Durston (1999.

sabo- teo. 22 “el poder de mandar por medio de la legislación. todo lo que normalmente ponemos bajo el rubro de las políticas de Es- tado” (Bourdieu and Wacquant 2005b). 16. el proyecto y las normativas vigentes. a diferencia de aquellos que usualmente trabajó Bourdieu (unificados por cuestiones tales como la aca- démica.y gestión de un proyecto de transformación.). etc. regulaciones. medidas administrativas (subsidios. los campos que se encuentran suelen ser el económico (empresas. sus definiciones del problema y sus recursos relativos a la posible impugnación. Usualmente. Tomo esa referencia para concretar mejor el razonamiento sobre posibles modalidades de uso del concepto “CS” tal como lo he trabajado hasta ahora. en suma. la artística. las instituciones gubernamentales22 (con sus específicas incumbencias: funcionales. el religioso (cultos presentes). regional) e incluso organizaciones ilegales (tratantes de blancas. el campo regional cruza muchas de esas cuestiones y se unifica por la problemática. Su propósito es determinar cuáles son los acto- res. local. autori- zaciones. narcotráfico. la religiosa). Lo peculiar es que. mercado de trabajo). acompañamiento. restricciones. y para construir las formas de capi- tal específico uno debe conocer la lógica específica del campo” (Bourdieu and Wacquant 21 El análisis empírico que más se acerca a un estudio regional es (Bourdieu 2000). 19 . teniendo en cuenta que: “para construir el campo. etcé- tera) que poseen poder y legitimidad fáctica. apoyo y/o puesta en marcha del proyecto. en el momento de la for- mulación/ejecución/evaluación de un proyecto. lo que dibuja un texto y un contexto que es necesario leer adecuadamente21. 23 Ver pag. uno debe identificar las formas de capital específico que operan dentro de él. el o los vecinda- rios. Dentro de cada uno de los campos se deben estudiar: a) La estructura de posiciones23 ─ocu- padas por personas o instituciones─ y el modo en que esas estructuras de posiciones pueden afectar al proyecto.

c) Las relaciones que el equipo del proyecto (sea externo ─gobierno u organizaciones no gubernamentales─ o de la propia comunidad) man- tiene con los involucrados. según el modo en que son afectados y a su vez afectan la articulación. ya que también el proyecto tiene una estructura y participa de otras estructuras (su historia y el modo en que esa historia es sabida/valorada por los invo- lucrados). 20 . Mientras que los restantes involucrados actuaran tanto desde sus posiciones en cada uno de sus campos como en el campo que se vaya creando desde el momento en que se co- noció el proyecto. compiten o entran en conflicto los actores. sino también so- bre la violencia simbólica legítima” (Bourdieu and Wacquant 2005b). unificación. Pero como esos campos no presentan límites impermeables y. aunque no es descartable que procuren desplazar a esos centros articula- dores convirtiéndose en ejes de tal articulación. como diría Bourdieu. b) Los habitus de los actores ─en cada uno de los campos afectados por el pro- yecto─ y el modo en que esos habitus se integran y sobre-determinan. cooperan. este debe ser otro foco de análisis. Aunque. no sólo sobre la violencia física legítima. quizá sea posible distinguir la existencia de dos o más centros de articulación desde los que se unifican los campos. mediante estrategias específicas de hegemonía.2005b). suelen ser regulados por autoridades gubernamentales. vistas las cosas desde el proyecto. con mayor o menor coheren- cia: 1) las instituciones gubernamentales y sus funcionarios24 y 2) el proyecto y sus funcio- narios. Contextos en los que. coadyuvando u oponiéndose mediante sus propios recursos) o indirecto (in- fluenciando sea a las instituciones gubernamentales y/o sus funcionarios sea al proyecto o a sus funcionarios). recordando que dicha acción pueden emprenderla de modo directo (pro- tagonizando. 24 Que generalmente detentan el: “[…] monopolio. al mismo tiempo. de los campos. analizando el modo en que se relacionan.

y. por no conocer otro nombre más adecuado.stefano-PC\Google Drive\Del proyecto al análisis_ Aportes tomo 1\LIBRO COMPLETOVersion final_Digitalizable1. entre otros: (Alonso. etcétera) para existir. 1992._ftn1 de cada identidad pues. pero también su opuesto: de lo que no se es y de lo que falta. servicio mutuo. algunos de sus rasgos debieron ser reprimidos o inhibidos en su expresión. conservados en la memoria personal o social26. es porque podemos encontrar ─en él y en ellos─ cierto grado de mismidad. Meyer. e imaginariamente unificados por la hegemonía producida en esos procesos. Como se desprende de lo dicho hasta ahora. para nada. en tanto cada identidad es constitutivamente inacabada. alimento. —. el campo es un espacio cambiante. auto-organización y permanencia en el tiempo25. a las estructuras no deben comprendérselas como suma de elementos sino como un emergente: no explicable por el modo en que se adicionaron las partes ni solo por las cualidades de estas últimas. etc. Sobre esa producción social de la “necesidad” ver. ya que. Aspecto que reconduce al carácter inelu- diblemente relacionalC:\Users\Homero. 1993) y en particular toda la obra de Manfred Max-Neef.docx . 1995) 21 . manifiestas en interacciones fenoménicamente diversas que van desde el conflicto abierto a la connivencia más o menos encubierta”. Cereijido. o de la de sus actores. La Greca. En ellas. 25 Rechazando. Como toda entidad compleja. 26 Sobre esos tipos de memoria: (Barela de Balbi. cliente- lismo. 1989. toda idea de que las entidades sean otra cosa que estados de lo que. cooperación.se podrán distinguir: “[…] redes más o menos estables —de alianza. denominaría “energía”. la diferenciación implica la institución de lo que se es. para que su constitución fuese viable. Connerton. en el que sus estructuras son el efecto de un complicado y complejo entrecruza- miento de ordenamientos y experiencias. 1998. por ende. contribuyendo a un reordenamiento del con- junto (Saltalamacchia. & Sánchez. parcial. incompleta. 2010. efecto exclusivo de las exigencias que natura impone. Pero si es posible hablar de su configuración. 2012). aunque puedan activarse dadas nuevas circunstancias. siempre habrá de requerir de las otras (reconocimiento. Compuesto de reclamos que se orga- nizan en el interior de representaciones sociales más o menos precisas. Stoller.

un actor tiene poder cuando existe otro que ─de alguna forma y por alguna razón─ requiere algunas de sus propiedades27. para cada uno de los involucrados. “poder no dar algo” o “poder quitar algo”. Considerar “qué es lo que está en juego” y “como se lo representan los involucrados”. y 2) cómo se produce ese juego. país u organización) son ciertos rasgos que la conforman. En tanto identidades actuantes. Razón que impide predicar la existencia de “poder” si no existe alguna entidad que reconozca a ciertos rasgos como re- cursos: antes. nos obliga a pensar en las relaciones de complementación y/o conflicto en pos del proyecto. lo que denominamos poder.Dadas esas estructuras. no es un “activo” sino el efecto. manifestación o ejercicio de una relación en la que se jue- gan rasgos propios convertidos o convertibles en recursos. Lo que implica determinar: 1) qué es lo que está en juego. los sujetos (individuales o grupales) se insertan en el campo mediante estrategias y tácticas que consisten en aplicar sus recursos en pos del éxito (cuya apuesta es individualizada en los objetivos del proyecto) en el contexto de las relaciones de poder entre los involucrados. en cada coyuntura. lo que posee la primera de las identidades (individuo. durante o después de que se hayan efectivizado las consecuencias de la asi- metría que le es intrínseca (Saltalamacchia. tal 27 En el doble sentido de rasgo y posesión legitimada. 2012). Pero esos rasgos llegan a convertirse en recursos de poder cuando se produce una relación en la que la parte poseedora tiene la potencia de dar o no dar –en forma graciosa o mediante in- tercambio− y/o cuando la parte deseante tiene la capacidad de utilizar otro recurso que le permita quitar aquello que no se le quiso proveer. visto desde la identidad “propietaria”. Por lo que. el poder ─en su forma más simple─ es “poder dar algo”. Por lo que. Dicho de otro modo. 22 .

con diferentes relevancias inter-nodos. y en cada coyuntura la estructura de esa red cobra formas distintas. En lo que sigue. el análisis debe distinguir las relaciones horizontales y verticales. Por su parte. b) desde las perspectivas de cada uno de los involucrados en particular. de migrantes. se suele hablar de una red egocéntrica. étnicas. Desde esta perspectiva. enten- diendo que en el análisis. Cuando se lo analiza desde la perspectiva de una identidad. las realmente obtenidas. Mientras que pensar “cómo se produce el juego”. Relaciones horizontales Las relaciones horizontales son distinguibles pues relacionan entre sí a los miembros de un grupo o clase con un mismo proyecto y recursos de poder. Desde la perspectiva del CS. sabiendo que el carácter be- nigno o perverso de las mismas se juzga: a) desde las perspectivas del proyecto en general y/o. según las exigencias de las relaciones entabladas en el campo. procederé a operacionalizar las teorizaciones hasta ahora expuestas. obliga a conocer: 1) los recursos utiliza- dos (o utilizables) por cada una de las partes y 2) las consecuencias buscadas (el para qué) y.como se las representan el planificador/ejecutor del proyecto y los restantes involucrados. en la evaluación de proceso. las redes comunitarias pueden institucionalizarse formalmente (clubes. se puede hablar del CS de un individuo u organización (corporación o empresa de cualquier tipo) haciendo referencia a los “contactos” que pueden serles útiles para afianzar su posición en el campo. dentro de un campo. etcétera) o informalmente (redes 23 . asocia- ciones empresariales o sindicales. puede distinguirse entre el método (organización estratégica del proceso de trabajo) y las técnicas (cada una de las operaciones).

2) como fuente familiar de ayuda a sus miembros y 3) como fuente de bene- ficios en las redes extra-familiares. A partir de ellas y de la evaluación sobre las posiciones relativas de los participan- tes en los campos. basado en características comunes heredadas o creadas por compromisos de por vida. Woolcock (1998) señala que la asociatividad y el carácter vertical u horizontal de las redes sociales permite distinguir entre distintos tipos. una educación de cali- dad una ocupación prestigiosa. 2) De nexo o puente (entre grupos o comunidades similares). 2004) y 2) por sus funciones. Según Portes. (Portes. La tercera corresponde a recursos que los miembros poseen por ser reconocido como parte de un grupo. con un intenso contacto personal. dos de los cuales se aplican a las relaciones intra clase o grupo: 1) De vínculo o unión afectiva y de propósitos. La primera de esas clases es la que permite que. La segunda es el tipo de recur- sos que posee una persona como miembro de una familia que es considerada favorable- mente en ciertos grupos o clases sociales (poseer ciertas habilidades. por ejemplo). Dichas relaciones tienen historias (ver pág. se deben reconocer motivaciones dirigidas a potenciar el capital social horizontal sea para fortalecer la ejecución del proyecto o para desviarla de su objetivo ini- cial e incluso para hacerla fracasar. 13) que es preciso conocer.de intercambio de favores28). a las redes se las puede diferenciar: 1) por la motivación (altruistas y o instru- mentales) (Portes. frecuente 28 El patronazgo estudiado por Larissa Adler Lomnitz (2002) es un caso de ese tipo de capital social. 24 . 1988). Por su parte. clase social o etnia. en las comunidades o grupos. se respeten las normas compartidas. según tres variantes: 1) como fuente de control social.

Al mismo tiempo. junto con las de ayuda mutua. Relaciones verticales Dada una diferenciación social y técnica del trabajo (Marx. 1973)30. al incrementar las relaciones inter-clases y mejorar las posibilidades de los desposeídos. ideas e información de instituciones formales o informales que existen más allá de la comunidad. permite a una persona o grupo obtener un rol de intermediación (entre dicho funcionario y los vecinos) que puede ser un capital para el grupo. A lo que Woolcock 29 También se encontraran instituciones que agrupen a miembros de diferentes clases (como una fábrica o clu- bes deportivos) pero sobre ellas trataré luego. pero que también lo es para el intermediario (Granovetter. Portes o Woolcock pueden ser útiles en las caracterizaciones y mediciones sobre estas for- mas de CS. con los diversas formas del estado benefactor. in- cluso. incrementan la integración social y. pero el foco no debe hacer olvidar al conjunto. en los que priman compromisos y sentimientos de confianza mutua. permitieron una mejora relativa de los sectores más pobres e. conocer a un funcionario.en grupos con fuerte institucionalidad y semi cerrados. entre ella: el mercado y sus reglas29. En éste como en todos los casos. 25 . en la planificación y ejecución no se debe dejar de investigar a las insti- tuciones que regulan el campo. que incluyen no solo la capacidad de obtener beneficios en la estructura de po- der sino aprovechar recursos. cierta movilidad social ascendente. 2004). formaron parte de lo que se denominó “estrategias de supervivencia” (Hintze. sugerencias como las de Granovetter. son parte de un tipo de sociabili- dad que. el análisis puede poner énfasis en las deter- minaciones estructurales o en las formas que adquieren las fluencias (confluencias. las instituciones de go- bierno u otras. y saber utilizar dicho “vínculo”. El de estas instituciones. en la lógica de las sociedades capitalistas emergentes ─después de la crisis del 30’ sobre todo─. 30 Estas y otras instituciones similares. en pro o en contra del proyecto. desde esa perspectiva. Superando sus limitaciones interaccionistas. influen- cias y conflictos) en el campo. 1946) estructuralmente garanti- zada.

el árbol de problemas. por ejemplo: el análisis de Fortalezas. Amenazas y Oportunidades (FODA). se cuenta con diversos métodos. Por su parte. Visto el tema desde estas perspectivas. Debilidades. pueden radicar modos distintos de generar y legitimar sus acciones en relación con el pro- yecto. estudios secto- riales y/o análisis económico-político. en esas diferencias. para efectuar el análisis del entorno del pro- yecto se puede recurrir a: la determinación de escenarios (scenario writing). 26 .y Narayan (2000) agregan que: “Un enfoque multidimensional nos permite sostener que las diferentes combinaciones de CS que une. el modo de insertarse de los individuos en estas relaciones. mapas conceptuales. desde ellas. También se deben reconocer las determinaciones estructurales (ver pág. 13) y. la matriz de problemas y objetivos. En el mismo sentido. 17). que crea puentes y que crea vínculos originan la variedad de resultados que observamos en la bibliografía e incorporan un componente diná- mico en el cual las combinaciones óptimas cambian en el tiempo”. y el diagnós- tico rápido participativo (DRP). Teniendo en cuenta que las his- torias de los participantes pueden organizarse de modo diferente y que. Técnicas de análisis Para efectuar el análisis de problemas y potencialidades. las formas de CS que regulan las relaciones vertica- les son de gran importancia ya que brindan relaciones de confianza (más o menos institu- cionalizadas) que facilitan las acciones cooperativas en uno u otro sentido. conocer dichas historias permitirá percibir cómo está distri- buido el poder simbólico (ver pág.

en conjunto. que se define en su singularidad por una serie de redes de perte- nencia. para 31 Se refiere a la organización de las interacciones. De acuerdo con Barry Wellman (2000). 7) Una preocupación central es la manera cómo los patrones de relaciones entre múltiples “alter” afectan. Por lo dicho. dividida en grupos discretos. con alter diferentes. a priori. 4) Las sociedades son estructuralmente equi- valentes si. que los grupos fuertemente cerrados serán los bloques en que se afirma la construcción de la estructura. por tanto. se asume que los miembros de la red participan en múltiples relaciones diádicas. antes que en términos de fuerzas existentes. 3) Los individuos son estructural- mente equivalentes si ocupan un mismo lugar. que impulsen hacia una meta deseada. el comportamiento de los miembros de la red. 27 . creando lugares a ser ocupados. en las cuales ocupa la intersección. han generado redes semejantes y semejantes intersecciones o lugares. 8) La estructura31 es tratada como una red de redes que puede estar. a su vez. 5) El comportamiento es interpretado en términos de restricciones estructurales sobre la ac- tividad. los métodos analíticos tratan directamente con la naturaleza relacional —modelada en términos de patrones— de la estructura social. regulada por la cos- tumbre y/o por la ley civil. que es fre- cuente en el estudio del CS. “socializa- ción en vez de normas”). 6) El análisis se centra en la relación entre unidades y no en la clasificación de las unidades en categorías definidas por atributos internos (o esencias) de dichas unidades. o no. El análisis de redes A medio camino entre el método y las técnicas se encuentra el enfoque de redes. dentro de las unidades (ej. por lo que no se asume. 2) la sociedad es el conjunto de redes que pro- ducen intersecciones. este enfoque parte de los siguientes supuestos: 1) El “individuo” es una institución social.

2. La complicación y complejidad33 del sistema están dadas por: 1) la diversidad de relaciones entre nudos y 2) el modo en que se piensen estas relaciones (Brand & Gómez. por ejemplo. acumulación de recursos pertinentes al tipo de interacción de cada nodo (Pizarro 1998). que son aquellas en las que un elemento tiene relación con otro elemento. cap. mediante ellas. los recursos intercambiados son más similares entre sí. es más sencillo producir un corte sincrónico que diacrónico. 33 Para la diferencia consultar Saltalamacchia. se puede suponer que mientras más 32 Lo que no ha impedido que gran parte de los estudiosos interesados en este tipo de análisis hayan producido algebras específicas para su estudio. indispensable en un análisis del campo. 28 . En los multígrafos podemos identificar distintas cualidades: 1) el grado de centralidad. por ende. 3) la distancia: cantidad de nodos o personas que es intermedian la relación de un miembro de la red con otro miembro de la red. encontramos al menos dos tipos de red: las simples. se puede suponer que mientras más denso más encerrado en sí mismo es un grupo y. 2009). 2012. Ciertamente. 2) la densidad: referida a la cantidad de vínculos entre los agentes de una red ─a más vínculos mayor densidad. Si pensamos en relaciones binarias entre conjuntos finitos de objetos.así completar —y a veces sustituir— los principales métodos estadísticos que requieren de unidades independientes de análisis32. las ventajas de este enfoque pueden ser anuladas si se olvida: 1) que existen determinaciones estructurales ─en el sentido de Bourdieu─ que trascienden el modo en que se presentan las redes y 2) que. 5) el Tamaño: número de personas o grupos que participan de la red o de la red de redes. si los nodos mantienen más de una relación entre ellos. una relación entre patrón y empleados o los multígrafos. 4) la Cohesión: Cantidad de lazos que se establecen en el interior de un grupo o clase en relación a los que el grupo mantiene con otros grupos o clases.

transitividad de las relaciones35. 12) la percepción sobre el alcance a los recursos: facili- dad o dificultad de los nodos para evaluar la disponibilidad efectiva de recursos. una mayor homogeneidad de recursos puede empobrecer la eficacia de la red para ciertos objetivos. igualdad. 7) la Fre- cuencia de interacciones: el trabajo de Granovetter fue muy esclarecedor respecto su im- portancia. el ge- nerador de nombres y el generador de posiciones con sus respectivas adaptaciones. 34 Y. 6) la Diversidad: Puede referirse a la diversidad de recursos que circulan en la red o a la diversidad de clases que la red integra. 9) la Estabilidad de las relaciones: me- dida y forma en que evolucionan las redes en el tiempo. en la mayor parte de los casos. Farias. y Manzanal 2006). sus inversos y sus graduaciones. demostró que cuando existen lazos frecuentes es grande su fortaleza. tienen un territorio como centro de organización (Di Tomaso. Buciega Arévalo and Esparcia Pérez 2013.grande es la red es mayor la probabilidad de que los recursos sean diversos e incluso más abundantes. costumbres y accesos insti- tucionales que dificulten o faciliten el acceso a recursos. Gallicchio 2005. una mayor homogeneidad de clase puede fortalecer a los miembros de una red en un determinado campo34. Peyré Tartaruga. and Fidel 2010. 10) el tipo de recursos reales y po- tenciales. y sus grados de simetría. 8) la intensidad emocional: Cuando los vínculos entre los miembros de la red son fuertes. Las técnicas usualmente utilizadas para estos análisis son: el generador de recursos. 29 . es más probable que sus miembros estén dispuestos a compartir recursos. Schneider. su intensi- dad emocional y la capacidad producir de auxilio mutuo. por supuesto. Cabezas 2012. 11) los Condicionantes contextuales: normas usos. 35 Que.

las in- teracciones individuales. como concepto.Síntesis Individuo y sociedad. en un mercado en el que los participantes entran con la fuerza que les confieren sus respectivos capitales. el CS es enten- dido como el conjunto de normas e instituciones que regulan la vida social. en los ensayos de indivi- dualistas del iusnaturalismo o de los holistas como Hegel (2012). de un modo aproximado y extremadamente simplificado se podría decir que mientras el individualismo 36 Con esa denominación hago referencia solo a las propuestas de teóricos del área “anglosajona” de ese sub- continente. En la tradición norteamericana36 se repite la diferenciación entre individua- lismo y holismo que es posible reconocer. En el otro extremo. Putnam entiende que el CS es un atributo de las sociedades ─“democráticas”─. y lo siguen haciendo. hegemonía y dominación. no ha sido ajena a esas diferenciacio- nes y tensiones. reproducción y cambio han sido distinciones teóricas que transitaron el campo de las teorías sociales. Coleman. En el polo individualista. sus interacciones. 30 . Alternativa que no es posible resolver dentro de la dualidad individualismo/holismo. en su forma moderna. representante de la escuela de la “elección racional” entiende el CS como un ac- tivo con el que los individuos entablan sus relaciones. Ya que. entre ellos el social. En el extremo ho- lista. Así. en el marco de la primera de las tradiciones el conflicto es entendido como algo que ocurre entre los individuos. en tanto Putnam asume que hay CS cuando hay relaciones de intercambio y de confianza y hay relaciones de intercambio y de confianza cuando hay CS. La suerte del “CS”. integración y conflicto. Posición respecto a la cual Portes (1999) advirtió sobre su carácter tautológico. esto es.

Sobre todo desde los años noventa. entendiendo que el CS es un concepto que solo se mues- tra útil cuando se lo piensa desde una perspectiva transformadora. el diagnóstico aludía a deficiencias en CS y la propuesta es estimular su creación. Pero que separados no logran percibir la compleja relación entre esos polos. los documentos de los organismos transnacionales ─so- bre todo la CEPAL. Muchos son los ámbitos ─social. me propuse sintetizar los principales rasgos de un método que hace posible la evaluación/plani- ficación/ejecución de un proyecto. educativo y económico─ a los que se aplicó esas perspectivas. educativo y económico─ a los que se aplicó esas perspectivas. Uno de los méritos de Bourdieu. fue proponerse superar dicha dualidad. De un modo u otro. al mismo tiempo que incluye al conflicto y las determinaciones estructurales en el análisis. el holismo capta las determinaciones estructurales. En cada uno de ellos la atención era puesta sobre la pobreza y sus relaciones con el desarrollo.capta las relaciones coyunturales. Muchos son los ámbitos ─social. De un modo u otro. el PNUD o el BID─ han basado las estrategias de “supera- ción de la pobreza” en un diagnóstico común respecto al CS y un modo similar de caracteri- zar ese recurso. los documentos de los organismos transnacio- nales ─sobre todo la CEPAL. Al retomarlo. sin poner en discusión los modelos o proyectos de desarro- llo socio económico de los países afectados por los procesos de empobrecimiento y margi- nación. el diagnóstico aludía a deficiencias en CS y la pro- puesta es estimular su creación. En cada uno de ellos la atención era puesta sobre la pobreza y sus relaciones con el desarrollo. sin poner en discusión los modelos o proyectos de desarrollo socio económico de los países afectados por los procesos de empobrecimiento y 31 . el PNUD o el BID─ han basado las estrategias de “superación de la po- breza” en un diagnóstico común respecto al CS y un modo similar de caracterizar ese re- curso. Sobre todo desde los años noventa.

Régimen de Bienestar y Reforma Social En México.es/. A. Atria. Arriagada. “Reforma Social y Ciudadanía Social En América Latina Durante Los Años Noventa: Una Perspectiva Comparada Por: Carlos Barba Solano 1” (Ce- pal). Comunidades Imaginadas. Lo que por déficit de conocimientos o por intereses se ha olvidado es que no hay posibilidad de cambiar dichas situaciones de pobreza sin un cambio en el modelo de acumulación que cree puestos de trabajo de modo sostenido.marginación. Adrián. Capital Social y Reducción de La Po- breza En América Latina y El Caribe: En Busca de Un Nuevo Paradigma: 581– 590. Raúl. Benedict. Atria. Michigan State University Social Capital Initiative. “El Constructivismo Estructuralista: La Teoría de Las Clases So- ciales de Pierre Bourdieu.” Economistas. 2004. “Capital Social: Concepto.” In La Re- producción. Carlos. Marcelo Siles. and Scott Whiteford. Vol. Larissa. 1977. 1992. Bibliografía Adler Lomnitz. 2003. Reflexiones Sobre El Origen y La Difusión Del Nacionalismo. Irma. “Redes Sociales y Partidos Políticos En Chile. Proyecto desafíos de políticas sociales. Evaluación Del Impacto de Los Proyectos de Desarrollo En La Po- breza Manual Para Profesionales. 2002. Capital Social y Reduc- ción de La Pobreza En América Latina y El Caribe: En Busca de Un Nuevo Para- digma. Pablo. Barela de Balbi. 71. 2000.” Ed. Coyunturas y Propuestas. 1996. Anderson. Friedrich Engels and Raul Atria. Judy L.” RE- vista de La CEPAL 77.” Reis: Revista Española de Investigaciones Sociológicas (75): 145–172. Washington: Banco Mundial.” Redes: Re- vista Hispana Para El Análisis de Redes Sociales. “Cambios y Desigualdad En Las Familias Latinoamericanas. Banco Mundial. “Gobierno Electrónico: Contextos. Francis La Greca. Barba Solano. 32 . 1993. 1993. “La Producción Social de La Necesidad. Santiago de Chile: United Nations Publications. 2003. Ardy. 2001. Giovanni. Lindon J. Barrio y Memoria. Clarisa. 2002. México DF: Fondo de cultura económica. 2002. Alonso. Fundación Chile 21. Buenos Aires: Instituto Histórico de la Ciudad de Buenos Aires. “Del Análisis de Los Procesos de Reproducción de Las Clases Sociales y Del Orden Cultural Al Análisis de Los Procesos de Cambio. Santiago de Chile: CEPAL. 2003. Luis Enrique. Baker. Irma Arriagada. los imperativos de equidad y protección social en América Latina. Bechelloni.” In Re- forma Del Estado y Modernización de La Administración Pública. 1–44. and José Sánchez. Liliana.rediris. Raúl Raul. Álvarez Sousa. Caracas: CLAD. España: Laia. http://revista-redes. Robison. Dimensiones y Estrategias Para Su Desarro- llo.

Edinson. ———. ESRU.” Acta Poetica 27 (2). 2005. Ar- gentina: SIGLO XXI. “Resultados de La Encuesta ESRU | Movilidad Social. El Oficio Del Sociologo. Bourdieu. and Henry Gómez. Paris: Éditions de Minuit. La Reproducción Elementos Para Una Teoría Del Sistema de Enseñanza. 1993. John. Cunill G. How Society Remember. “Biología de La Memoria. Argentina. Pierre. “Espacio Social y Génesis de Las Clases. 221–248. El Universo de La Conciencia. 1989.Berry. Edelman. Argentina: Siglo XXI Editores Argentina.” Sociología y Cultura: 281–309. París: Les Éditions de Minuit. ———. Gerald M. Buenos Aire. ———. Cambridge: Harvard University Press.: Manantial. Brand. 2001. 2000. y Giulio Tononi. 2001. Les Structures Sociales de L’economie. 1979a.” Revista de La CEPAL 69: 103. As. Parte de La Solución. “‘La Rearticulación de Las Relaciones Estado . 2002. “Respuestas de Política a Los Problemas de Pobreza y Desigualdad En El Mundo En Desarrollo. Coleman. Una Invitación a Una Sociolgía Refexiva. Díaz.Sociedad: En Bús- queda de Nuevos Sentidos’. Homo Academicus. Cambridge: Cambridge University Press. Bourdieu. 2013. El Capital Social Campesino En La Gestión Del Desarrollo Rural: Díadas.” Actes de La Recherche En Sciences Sociales (96-97) (March): 49–62. Santiago de Chile: Fundación Ford. 33 . Paris: Seuil. 2010. James.” Revista Del CLAD 4: 1–13. 2003. and Jean Claude Passeron. “Construyendo Capital. 2006. Albert.. ———. 1990.” Capital Social y Reducción de La Pobreza En América Latina y El Caribe: En Busca de Un Nuevo: 147. UN. 2002. Vol. Buenos Aires. Argentina: Manantial. Pierre. Durston. ———. La Distinction (critique Social Du Jugement). Bourdieu.” La Sociología En Sus Escenarios (13). “Le Capital Social. Cómo La Mate- ria Se Convierte En Imaginación. 1999. Pierre. Pierre. “Génesis y Estructura Del Campo Burocrático. “Capital Social: Parte Del Problema. “ARS Como Metodología de Investigación So- cial. 1980. ———. ———..movili- dadsocial. 69.org/content/resultados-encuesta-esru. and Loïc Wacquant. Bourdieu. ———. and Jean Claude Passeron. 2002nd ed. Cereijido. 2002. Calif: Stanford University Press. Misere Du Monde: The Weight of the World Social Suffering in Contempo- rary Society. Su Papel En La Persistencia y En La Superación de La Pobreza En América Latina y El Caribe. Evaluando Capital Social En Comunidades Campesinas En Chile.” Revista de la CEPAL (79).” Actes de La Recherche En Sciences Sociales 31 (January): 2–3. Notes Provisoires.” In . “Globalización y pobreza: en América Latina y México” Espacio Abierto 11 (2): 189–204. Jean-Clude Chamboredon. The Foundations of Social Theory. Stanford. Connerton. Bs. Paul. Laura Mota. ———. M. Barcelona: Crítica. Equipos. 2002. 2009. 2003. 1984. ———. 1999. 1990. Nuria. Barcelona España: Laia. 1995. Las Estructuras Sociales de La Economía. “Génesis y Estructura Del Campo Religioso. ———. ———. “La Estructura Del Campo.” Relaciones XXVIII: 28–83. Puentes y Escaleras.” http://www. 1977.

ed. 2002. Caracas. Santiago de Chile: 361–377. Norman. Pizarro. 2007. “Pierre Bourdieu: ¿Agente o Actor?” Tópicos Del Humanismo (90).. Philosophy in the Flesh.” Capital Social y Reducción de La Pobreza En Amé- rica Latina y El Caribe: En Busca de Un Nuevo Paradigma. Sojo Carlos. Fidel. Tomo I. Marta. Carlos. Aldo.” Estudios Económicos de Desarrollo Interna- cional 2 (2): 1. Taurus. México DF. 1998. 1995. CEPAL y Michigan State University. Marx.” Ibe- roforum 3 (2). 1999. PNUD. UNGS-Fun- dación OSDE-Altamira. Georges y Mark Johnson. Buenos Aires. Gacitúa. Eugenia. Fernández. Kosselleck. 8–11. Argentina. Construcción de La Historia. 143–166. and Davis. 2003. Lazega. 2004. México: Fondo de cultura económica. Sonia. enfoques y mediciones. Exclusión social y reduc- ción de la pobreza en América Latina y Caribe. Meichsner. Estructura y Emergencia En La Teoría Sociológica. Antropología y Fuentes Orales. and Zusammenarbeit Technische. 2000.” In Exclusión social y reducción de la pobreza en América Latina Y Caribe.: Aguilar. and María Teresa Szauer. ed.” REDES. Democracia En América Latina Hacia Una Democracia de Ciudadanas y Ciudadanos. “Prólogo a las actas del taller sobre pobreza y exclusión social en América Latina. Futuro Pasado Para Una Semántica de Los Tiempos Históri- cos). 2000. Capital Social: Clave Para Una Agenda Integral de Desarrollo. S.A. and Isabel Neira. Montaño. Frankfurt. 2004. Gesellschaft Deutsche. Shelton. Emmanuel. 2003. y Shelton H. “Un Nuevo Enfoque Sobre La Equivalencia Estructural: Lugares y Redes de Lugares Como Herramientas Para La Teoria Sociologica. 2003. 2008. 2002. 2004. España: Paidos. and Quentin Wodon. “Políticas para el empoderamiento de las mujeres como estrategia de Lucha Contra La Pobreza.” In VII Congreso Internacional del CLAD Sobre La Reforma Del Es- tado y de La Administración Pública. Meyer.” Re- vista de Sociología (22): 217–256. Buenos Aires. Susana. Reinhart.” … : Revista His- pana Para El Análisis de Redes Sociales 5: 305–329. Disciplina Social y Estructura. Oscar. Altea..” Revista de La CEPAL (73). Venezuela. ed. Narciso.” ———. Lakoff. “Capital Social: Concepto y Estudio Econométrico Sobre El Capital Social En España. “Acción. 1993. Reflexiones Sobre El Capital Social de Los Pobres. 1946. por Estanislao Gacitúa. Edited by GTZ.” Historia. Alfaguara. Guillermo. “Racionalidad. 2000.” In . GTZ. Jaramillo B. “Capital Social y Estrategias de Supervivencia. 1998. “Protección Social Para Los Pobres En Amé- rica Latina. 34 . edited by Claudia Danani.Estanislao. “Deconstrucción de La Memoria. El Capital. Hintze. Planificación de Pro- yectos Orientada a Objetivos ( ZOPP ) Orientaciones Para La Planificación de Proyectos. Sylvia. Portela. Ricard.Re- vista Hispana Para El Análisis de Redes Sociales. Sojo Carlos. “Capital social: conceptualización. “Gobiernos Locales y Redes Participativas: Retos e In- novaciones. Capital Social. 2004. 2001. and I Blanco. Perry. Basic Books. Davis. Hicks. Gomà. “El Campo Político En La Perspectiva Teórica de Bourdieu. Cartago. Mascareño. FLACSO : Banco Mundial.

Jeffrey Boase.” Journal of Latin American Studies 32. 1999. Michael. 2003. 2005. México DF: UAMUI-Porrúa. 2001. Saltalamacchia. “Sujeto. Fabián.. Promovido Por Bertelsmann Stiftung. Isabel Isla de Diaz. CIS. 1988. 2003.” World Bank Research Observer 15 (2): 225–249. Raison. P. España: Galaxia Gutemberg. 2000. El Capital Social y La Vida Pública. ———.” In Vol. Siempro.: FLACSO. Wellman. 2001. and Patricia Landolt. Worldbank. 2. 2004. “Capital Social: Implicaciones Para La Teoría. El Desarrollo Futuro de América Latina Neoliberalismo. ———. Rev. “Capital Social: Sus Orígenes y Aplicaciones En La Sociología Moderna. Homero R. Alejandro. 1. “Social Capital: Promises and Pitfalls of Its Role in Development. and Deepa Narayan. Nuevos Sujetos Para La Participa- ción Política En Honduras. Keith Hampton. 2011. Sociol (24): 1–24.Portes. Bs. Argentina: El artesano.” Zona Erógena (16). Michael. Homero Rodolfo. “The Social Affordances of the Internet for Networked Individualism. Alejandro. ———. Galaxia Guten- berg. 1995. Autoridad Social En Argentina: Aspectos Político-institucionales Que Dificultan Su Construcción. Saltalamacchia. Santiago de Chile: CEPAL.” Zona Abierta (94-95): 89–104. Acesso Em 19 (1): 2003. Para Que La Democracia Funcione: Las Tradiciones Cívicas En La Italia Moderna. Barry. Wenhong Chen. 2003. Bogota. As.” Http://poverty.” In Vol. As. Embodying Colonial Memoires: Spirit Possession. and the Hauke in West Africa. 1993. Power. Putnam. 2012a.: Antropos. La Lógica de Los Campos.” Annu. 2000.” Ho- mines. “Barbarie Capitalista y Prácticas de Refugio. “La Comunidad Próspera. Stoller. Woolcock. Robert D. La Democracia Desde Abajo. “La Importancia Del Capital Social Para Comprender Los Re- sultados Económicos y Sociales. “Pierre Bourdieu. Bs. Portes. ———. Colombia. “El Trabajo de Gabinete. Routledge. Putnam. 243/266. 2003. Clases Sociales y Transnacionalismo. El Declive Del Capital Social: Un Estudio Internacional Sobre Las Socieda- des y El Sentido Comunitario. PNUD. Anabelle Quan-Haase.” JCMC (Journal of Computer-Mediated Comunication) 8 (3). Zona Erógena. Emmanuel. and Kakuko Miyata. 2001. “Social Capital: Its Origins and Applications in Modern Socio- logy. ———. Objeto y Complejidad.” In De Igual a Igual. FCE. Org/libray/view/13031. La Investigación y Las Políticas Sobre Desarrollo. Woolcock. Solo En La Bolera: Colapso y Resurgimiento de La Comunidad Norteamericana. Robert. Repetto. 2002. 35 . Revista Latinoamericana de Ciencias Sociales 22.