You are on page 1of 159

Circuitos Digitales en Televisión

Ing Daniel Pérez
Capítulo 01
Repaso de Circuitos Digitales

Digitalizado por Rodolfo A Cappella para APAE el 05 de Febrero de 2003, con autorización
por escrito del Autor.
Queda hecha la reserva de derechos. Se demandará legalmente la violación.
Prohibida la reproducción total o parcial sin consentimiento expreso de APAE.
INTRODUCCIÓN .................................................................. 3
SISTEMAS DE NUMERACIÓN ........................................... 5
Inversor ............................................................................... 9
Compuerta AND (“Y”) ........................................................ 9
Compuerta OR (“O”) ........................................................ 10
Circuitos con compuertas ............................................... 11
Decodificador. .................................................................. 12
ESTUDIO DE UN INVERSOR............................................ 13
FAMILIAS LOGICAS ......................................................... 17
Familia RTL (Lógica Resistor-Transistor) ...................... 18
Familia DTL (lógicas diodo-transistor) .......................... 19
Familia TTL (lógica transistor-transistor) ...................... 20
Familia ECL (lógica acoplada por emisor) .................... 23
Familia IIL o I2L (Lógica de inyección integrada) ........ 24
Transistores FET y MOSFET ........................................... 26
Retratos de familias ......................................................... 32
¿Dónde están las familias en el TV? .............................. 34
FLIP-FLOPS ...................................................................... 35
Flip-flop SR (set-reset: posicionar-reponer).................. 35
Flip-Flop “Data Latch” ..................................................... 37
Flip-Flop ‘Data, edge-triggered” ..................................... 37
Flip flop “toggle” o T (pulsador de velador) ................. 38
Flip-tlop JK ....................................................................... 39
Variantes de los FF .......................................................... 39
¿Para qué sirven los FF? ................................................ 40
MEMORIAS ....................................................................... 42
EPROM o UV-EPROM (ultra violet erasable PROM). .... 43
INTRODUCCIÓN
¿Qué significa que la señal a la salida de un dispositivo sea “analógica”?
Pues que existe una analogía entre los valores que toma dicha salida, y los que toma la entrada
del dispositivo. Para nosotros, los electrónicos, estas señales pueden ser de tensión, corriente
o potencia eléctricas, o incluso frecuencia o fase; pero el concepto se extiende también a las
variables mecánicas, acústicas, luminosas, etc. (Por ejemplo la velocidad de un automóvil es
una analogía de la posición del acelerador), y casos mixtos (micrófono, parlante, cámara de
TV). Consideremos el circuito de la figura 1.
Decimos que la tensión de salida es una analogía de la
posición del potenciómetro, porque cada uno de los infi-
nitos valores de la tensión de salida corresponde a una
cierta posición del cursor. Si éste es rolado en forma con-
tinua, la tensión también variará en forma continua (supo-
niendo que el potenciómetro no presente imperfecciones
en la pista).
Cuando hablamos de circuitos digitales, en cambio, ha-
blamos de señales que sólo pueden tomar una cantidad
limitada de niveles. Por ejemplo, una señal digital binaria
puede tomar dos estados permitidos; una ternaria puede tomar tres, etc. (la tensión analógica
de nuestro potenciómetro, en contraste, puede tener infinitos valores entre 0V y 12V).
Una señal analógica está expuesta a una serie de degradaciones. Veremos en una serie de
ejemplos cómo el empleo de técnicas digitales en los circuitos permiten evitarlas:
1) Si ha de atravesar un sistema de transmisión, resulta contaminada con una cierta cantidad
de ruido y distorsión, además del deterioro introducido por la planicidad no perfecta en la res-
puesta en frecuencia, y las variaciones de nivel debidas a la propagación, desajuste de las
etapas por envejecimiento o variaciones térmicas, etc.
En cambio una señal que pueda tomar sólo dos niveles (caso de la digital binaria) es más
inmune a los defectos de una transmisión, pues basta con que el receptor pueda reconocer
cada estado sin equivocarse, lo cual es factible aún con una onda bastante ruidosa o
distorsionada.
2) Si utilizamos la salida analógica de nuestro potenciómetro para introducir un valor en una
computadora analógica, nos encontraremos con imprecisiones debidas:
a. Al desgaste de la pista,
b. Juego mecánico en su accionamiento, y
c. Fluctuaciones de la tensión de entrada,
d. Además de los errores de ganancia en las etapas y e. Las inexactitudes del instrumento de
aguja que indique el resultado. Como contra-partida, una típica calculadora digital no presenta
esta cadena de errores, pues tanto el ingreso como el procesamiento y la exhibición de los
datos son realizados en forma totalmente binaria:
I. Teclas que están oprimidas o no,
II.Transistores que conducen o están al corte,
III. Lámparas que están encendidas o apagadas.
Es decir, sólo intervienen dos estados muy difíciles de confundir.
3) Hay un tipo de memoria analógica que se basa en cargar una serie de capacitores con las
tensiones a almacenar. Como un capacitor inevitablemente tiene pérdidas, la información al-
macenada se irá deteriorando a medida que transcurra el tiempo.
Si lo que se guarda es un 1 ó un 0, en cambio, se puede tolerar una variación de tensión
relativamente amplia antes de que se confunda la información, pudiendo incluso ser “refresca-
da” o regenerada periódicamente si se la ha de mantener por mucho tiempo. O sea que los
datos digitales son más cómodos para guardar.
4) Casi todas las funciones analógicas de procesamiento de señal pueden ser efectuadas
digitalmente, cuando una señal ha sido digitizada. Por ejemplo, consideremos un amplificador
de ganancia seleccionable “analógicamente”, figura 2.
FIGURA 2
Con la llave abierta o cerrada podemos hacer que la ganancia sea, digamos, de 1 ó 10 veces.
Es de esperar que toda variación de valor en alguno de los resistores, o en los parámetros del
transistor, o en la tensión de fuente, haga que estas ganancias no sean exactas.
En cambio, si la señal a controlar estuviese digitizada, el bloque equivalente al visto sería una
unidad aritmética que realice las funciones “multiplicar por 1” o “multiplicar por 10”, en forma
similar a como lo haría una calculadora, sin cometer el más mínimo error.
Desde luego que los circuitos digitales tienen sus desventajas. Se requiere una gran cantidad
de cifras para expresar un número en binario, con la consiguiente complejidad circuital. Pero
afortunadamente los circuitos digitales se caracterizan por la constante repetición de bloques
de circuitos similares, lo cual los torna muy fáciles de implementar en los circuitos integrados.
Al mirar una micro-fotografía del chip de un CI digital se aprecia el predominio de las estructu-
ras cuadriculadas, que permiten optimizar el empleo del área de silicio. Esto no se da con las
funciones analógicas, disímiles entre sí, tales como amplificar oscilar, convertir, filtrar, detectar,
las cuales requieren circuiterías a menudo imposibles de uniformar en un CI.
Aclaremos que los circuitos digitales no necesariamente son integrados, pero que la integra-
ción sí es la solución deseable para los mismos.
En este libro se tratarán cinco formas de digitización en los televisores:
1) Botonera (mecánica electrónica o semi-electrónica): selección “dactilar” de la tensión de
sintonía, preajustada en potenciómetros.
2) Síntesis de tensión: generación de la tensión de sintonía a partir de datos almacenados en
una memoria digital.
3) Síntesis de frecuencia: generación de la frecuencia de sintonía a partir de datos almacena-
dos en una memoria digital.
4) Digitalización de señales: conversión a digital de la mismísima señal de audio o video, para
luego procesarla digitalmente, y por último retornarla a la forma analógica.
5) Control remoto: aplicable a los casos anteriores, más el control de señales analógicas con
tensiones analógicas.

SISTEMAS DE NUMERACIÓN
Estamos acostumbrados a utilizar la numeración decimal todos los días. O sea, usamos diez
símbolos (del 0 al 9) y luego los multiplicamos por una potencia de diez según la posición que
ocupan en el número completo. Por ejemplo:
527 = 500 + 20 + 7 = 5 * 10² + 2 * 10¹ + 7 x 10º
(NOTA DEL AUTOR: excepto el cero, cualquier número elevado a la potencia cero da 1. Cual-
quier número elevado a la potencia 1 es igual a sí mismo.)
(Nota del editor: 10² significa 10 elevado a la potencia 2 ó 10 por 10)
Tal vez nunca se nos ocurrió pensarlo de este modo, pero este razonamiento nos ayudará a
comprender otros sistemas con base distinta a la decimal.
En el sistema binario, los símbolos posibles son solamente dos: 0 y 1. Por ser de “base 2” cada
símbolo queda multiplicado por una potencia dé 2 según su posición en el número.
Por ejemplo:

1001 (en binario) = 1 x 2³ + 0 x 2² + 0 x 2¹ + 1 x 2º = 8 + 0 + 0 + 1 = 9 (en decimal)

Cada uno de los unos y ceros que componen un número binario se llama BIT (dígito binario)
Con dos bits se puede escribir hasta cuatro números distintos (2² = 4; del 0 al 3)
Con tres bits, ocho (2^3 = 8) números, del 0 al 7; etc.
Veamos las equivalencias entre números de 4 bits y la numeración decimal:
d. Además de los errores de ganancia en las etapas y
e. Las inexactitudes del instrumento de aguja que indique el resultado.
en binario en decimal
0000 0
0001 1
0010 2
0011 3
0100 4
0101 5
0110 6
0111 7
1000 8
1001 9
1010 10
1011 11
1100 12
1101 13
1110 14
1111 15
Recuérdese que, en un número binario, el bit en el extremo izquierdo es el más significativo
(Por ejemplo, vale 8 en un número de cuatro bits), y el del extremo derecho es el menos signifi-
cativo. Este es el mismo orden que se usa en la numeración decimal. No obstante, algunos
textos utilizan el orden inverso.
Una misma cantidad requiere más cifras para expresarla en binario que en decimal, sin embar-
go el binario es un lenguaje mucho más cómodo, por otras razones, para los circuitos lógicos.
Hay una forma intermedia entre el binario y el decimal, llamado BCD (Decimal Codificado en
Binario) el cual, si bien tiene la misma APARIENCIA del binario (pues usa solamente unos y
ceros), no se puede tratar de la misma forma. Se basa en codificar binariamente cada cifra
decimal por separado mediante un conjunto de cuatro bits. Veamos:
527 (en decimal) = 0101 0010 0111
(5 en binario)(2 en binario)(7 en binario)
O sea que el número 0101 0010 0111 (conservando esa separación entre cuartetos) en
numeración BCD, representa al decimal 527. ¿Por qué no puede tratarse como binario?
Ahora veremos lo que pasaría:

010100100111 (si fuese binario) =
= 0 x 2048 + 1 x 1024 + 0 x 512 + 1 x 256 + 0 x 128 + 0 x 64 + 1 x 32 + 0 x 16 + 0 x 8 + 1 x 4
+ 1 x 2 + 1 x 1 = 1319
De modo que no nos da el mismo número. Si aún persiste la confusión, veamos cómo sería la
ponderación (asignación de valor a cada bit) correcta para el BCD:
010100100111 (en BCD) =
= 0 x 800 + 1 x 400 + 0 x 200 + 1 x 100 + 0 x 80 + 0 x 40 +1 x 20 + 0 x 10 + 0 x 8 + 1 x 4 + 1 x 2
+ 1 x 1 = 527
El BCD es un código que puede ser manejado por un circuito digital (por constar de unos y
ceros), y que además es fácilmente convertible a decimal. Nótese que las combinaciones 1010
hasta 1111 (que equivalen a 10 hasta 15 en binario natural) están prohibidas para el BCD.
Existen otras bases de numeración utilizadas en computación. Una de ellas es la hexa-decimal
(base 16); como los números 0 al 9 le quedan cortos, se agregan a continuación las letras A, B,
C, D, E, y F, para un total de 16 símbolos. Es un método de “empaquetar” bits de a cuatro en un
solo símbolo y así evitar el inconveniente (para el ser humano) de las enormes cifras binarias El
octal (base 8) usa solamente los símbolos 0 al 7, y empaqueta de a 3 bits.
Las operaciones con números binarios y las conversiones entre sistemas escapan a la finali-
dad de este libro, pudiendo consultarse para ello cualquier buena obra de circuitos digitales.
Los valores de los estados lógicos se estudiarán junto con cada tipo de lógica. Sin embargo, el
lector impaciente querrá saber “cuánto” podría ser un 0 ó un 1. Pues bien, aquí va un ejemplo.
Para los circuitos CMOS alimentados con 15V, se dice que es un nivel lógico 0 cualquier ten-
sión entre 0V y 4V; y un nivel lógico 1 cualquier tensión entre 11V y 15V. Del ejemplo menciona-
do se advierte que las tensiones de cada estado pueden tener tolerancias amplísimas sin que
el circuito mal interprete la información. Es esta flexibilidad lo que le otorga a los circuitos lógi-
cos una elevada inmunidad frente a
1) Las tolerancias de fabricación,
2) Variaciones en la tensión de
fuente(incluso ripple),
3) Ruidos montados sobre la señal útil,
4) Desajustes por variación de tempera-
tura o
5) Por envejecimiento,
etc.; Véase la figura 3. señal binaria ori-
ginal señal binaria contaminada con rui-
do
No todo lo digital es binario: veamos
dos ejemplos, figura 4.señal ternaria
señal cuaternaria
FIGURA 4
Se advierte que a medida que se au-
menta la cantidad de estados, ya no
es tan evidente el reconocimiento de
los mismos, aumenta la probabilidad
de error frente a imperfecciones.
Un ejemplo de señal ternaria en televi-
sión es el pulso de “sand-castle” (cas-
tillo de arena) que contiene la informa-
ción de borrado horizontal y habilita-
ción de burst. El super-sand-castle,
que incluye borrado vertical, es
cuaternario.
Hay componentes que son binarios por
naturaleza. Una lámpara puede indicar
con claridad sí está encendida o apa-
gada. Pero esa misma lámpara será
malísima como indicador cuaternario,
o sea, si puede estar apagada, con
poco brillo, con brillo mayor o a pleno brillo; el observador humano cometería errores con segu-
ridad.
Aunque resulte desconcertante, aún las computadoras más complicadas, de esas que pare-
cen desafiar al cerebro humano, no poseen ningún componente de circuito milagroso, sino que
se basan en repetir infinidad de veces y conectados de múltiple formas los mismos caballitos
de batalla: las compuertas.
Una compuerta es un circuito capaz de realizar pequeñas decisiones lógicas: invertir estados,
comparar señales. Puede tener una o más entradas (pocas veces más de cuatro) y por lo
general una sola salida.
Puede tener ninguna, una, o varias etapas con transistores, pero cuando se la estudia a nivel
de bloque de circuito, su constitución interna no interesa en absoluto (hasta puede estar
constituída por válvulas, relevadores, o junturas superconductoras).
Simplemente se las representa con una cierta figura según el tipo de compuerta, que ni siquie-
ra indica las conexiones de alimentación. El trabajo que debe cumplir un tipo de compuerta se
especifica mediante la llamada tabla de verdad, donde se listan todas las combinaciones posi-
bles de las señales de entrada, junto con la salida que se debe generar para cada combina-
ción.
Salvo excepciones, las etapas internas de una compuerta no se estudian como “Amplificadores”,
sólo se aprovecha el funcionamiento de los transistores en conmutación, es decir, conducción
y corte.
Las compuertas básicas que estudiaremos son: inversor, AND, OR, NAND y NOR.
Inversor
Básicamente es un circuito que si le ponemos
un 1 a la entrada entregará un 0 a la salida, y si
le ponemos un 0 a la entrada entregará un 1 a la
salida, ver figura 5
Tabla de verdad
Ent Sal
1 0
0 1
Símbolo Ejemplo de circuito
FIGURA 5
En el lenguaje “analógico’”, diríamos que el in-
versor invierte la fase. Usando las palabras co-
rrectas, el inversor “complementa” la señal apli-
cada, o sea, produce su complemento (señal in-
vertida o negada) en su salida.

Compuerta AND (“Y”)
La figura 6 muestra el símbolo de una compuerta AND. en este caso de 3 entradas, conectadas
a unas llaves que les permiten aplicar a voluntad un 1 ó un 0 para su estudio.,
Como hay 3 entradas, la cantidad de combinaciones de unos y ceros posibles en ellas es igual
a 2^3 = 8. Por lo tanto, la tabla de verdad tendrá 8 renglones. Es sólo por comodidad que se
ordenan las combinaciones de modo que formen los números binarios de 0 al 7, pero esto no
significa en absoluto que en la vida real la
compuerta vaya a recibir las entradas se-
gún dicho orden.
La filosofía es la siguiente: una compuerta
AND produce un 1 en su salida únicamente
si A “y” B “y” C están en 1 (de allí su nom-
bre).
C B A Q AND
—————————————
0 0 0 0
0 0 1 0
0 1 0 0
0 1 1 0
1 0 0 0
1 0 1 0
1 1 0 0
1 1 1 1
Un ejemplo de la vida diaria es el ascensor:
el motor se pone en marcha únicamente si
la puerta de éste “y” la del piso están cerra-
das, “y” se ha oprimido el botón de otro piso.
Si bien este caso no es así de sencillo en la realidad,
al menos demuestra la capacidad para “tomar deci-
siones” que tiene una compuerta.

Compuerta OR (“O”)
En la figura 7 se repite el circuito de prueba, esta vez
para una OR.
C B A Q/ OR
——————————
0 0 0 0
0 0 1 1
0 1 0 1
0 1 1 1
1 0 0 1
1 0 1 1
1 1 0 1
1 1 1 1
FIGURA 7
Este es el funcionamiento de la OR: si la entrada A “o” la B “o” la C (o más de una) están en 1,
la salida es 1. Es como una alarma contra ladrones; si el caco activa algún sensor entrando por
la puerta “o” la ventana “o” la chimenea, suena la alarma. Y si dos o tres ladrones están simultá-
neamente por distintos lugares, también.
El agregado de un inversor a la salida de una AND o una OR genera dos nuevos tipos de
compuertas, figura 8.
“La salida esta normalmente en 1 salvo que todas las entradas sean 1”
“La salida está normalmente en 0 salvo que todas las entradas sean 0”
C B A Q /NAND C B A Q/ NOR
—————————— ——————————
0 0 0 1 0 0 0 1
0 0 1 1 0 0 1 0
0 1 0 1 0 1 0 0
0 1 1 1 0 1 1 0
1 0 0 1 1 0 0 0
1 0 1 1 1 0 1 0
1 1 0 1 1 1 0 0
1 1 1 0 1 1 1 0
FIGURA 8
Figura 8b

Circuitos con
compuertas
Una NAND con todas las en-
tradas menos una conecta-
das siempre a un 1 se porta
como un inversor, una AND con un inversor conectado en cada entrada se transforma en una
NOR, etc.
Estos y otros ejemplos, ilustrados en la figura 9, quedan para su verificación por el lector inves-
tigador.

La figura 10 nos da una idea rudimen-
taria de cómo se realiza una operación
aritmética (en este caso, la suma de
dos números de bit):
S = Suma
C = aCarreo o Carry
A B S C
——————————
0 0 0 0
0 1 1 0
1 0 1 0
1 1 0 1

Figura 10: Semi-sumador
El circuito de la figura 11 se denomina decodificador.

Decodificador.
Como se ve, cada compuerta “detecta” sí el número binario aplicado a las entradas es el que le
corresponde. Por ejemplo, la compuerta con salida S2 detecta él número 2. Todas las salidas
están en cero excepto la activada. Veamos la figura 12, que ilustra dos circuitos que hacen
encender el número correspondiente al código BCD (0 al 9) aplicado. Pasemos a otro tipo de
decodificador, que convierte el código BCD en una salida para excitar un display de 7 segmen-
tos, figura 13.
Se ha detallado únicamente la parte dedica-
da al segmento “e”. Como este segmento
debe encender cuando la entrada BCD es 0,
2, 6 ú 8 solamente, la OR que lo controla tiene
sus entradas conectadas precisamente a las
salidas 0, 2, 6 y 8 del decodificador BCD a
decimal. Si se detecta alguno de estos nú-
meros, entonces una de las entradas de la OR
tiene un 1, y entrega a su salida un 1 que en-
ciende al segmento mencionado.
Este circuito nos es útil a los fines de ejem-
plo. Aclaremos que mediante una técnica de
minimización, es posible diseñar un circuito
que emplee menos compuertas, pero cuya
comprensión excede el propósito de esta obra.

ESTUDIO DE UN INVERSOR
Para familiarizarnos con los circuitos de conmutación, estudiaremos paso por paso cómo se
construye la curva de transferencia de un simple inversor.
Partiremos del siguiente circuito, acompañado de las características de salida del transistor
empleado (proporcionadas por el fabricante del transistor, quien las obtuvo excitando la base
con un generador de corriente)
Una solución rápida sería armar el circuito, aplicar una tensión ajustable en Vi, y medir Vo para
cada valor de Vi. Pero resulta interesante seguir el desarrollo matemático.
Una posibilidad es calcular Vo para unos cuantos valores arbitrarios de Vi, y graficar. O sea:
1) Adoptar un cierto valor de Vi.
2) Calcular la Ib resultante con: Ib = Vrb / Rb = ( Vi - Vbe ) / Rs
3) Conociendo Ib, ir a las curvas y hallar la Ic correspondiente.
4) Conociendo Ic, calcular Vce
con: Vce = Vcc - Vrc = Vcc - Ic x Rc
Este procedimiento es lógico,
pero los valores de Ib obtenidos
en la mayor parte de las veces no
coincidirían con las curvas que da
el fabricante sino que caerían en
el medio de las mismas, obligan-
do a interpolar. En vez de ello, con-
viene que lo que se adopte sea
una Ib que figure en las caracte-
rísticas, y después averiguar qué
Vi haría falta para dicha Ib:
1) Adoptar una cierta Ib.
2) Calcular la Vi correspondiente con: Vi = Vbe + Vrb = Vbe + Ib x Rb
3) Conociendo Ib, ir a las curvas y hallar la Ic correspondiente.
4) Conociendo Ic, calcular Vce con: Vce = Vcc - Vrc = Vcc - Ic x Rc
Como Vbe depende de Ib, el valor de Vbe utilizado en (2) también debería tomarse de otro
gráfico proporcionado por el fabricante, pero como esta tensión varía poco con Ib se la tomará
constante, adoptando el valor de 700 mV (excepto al considerar Ib = 0), típico de las junturas de
silicio para intensidades de corriente del orden del mili-Amper.

Item Ib Vbe Vi Ic Vce
µA mV mV mA V
(1) (2) (3) (4) (5)
————————————————————————————————
A 0 0 0 + 0 x 25 = 0 0 5-0x1=5
B 20 700 700 + 20 x 25 = 1200 1 5-1x1=4
C 40 700 700 + 40 x 25 = 1700 2 5-2x1=3
D 60 700 700 + 60 x 25 = 2200 3 5-3x1=2
E 80 700 700 + 80 x 25 = 2700 4 5-4x1=1

Nota 1: Ib adoptada. Nota 2: Vbe supuesta. Nota 3: Vi Calculada.
Nota 4: Ic de las características. Nota 5: Vce calculada.
Hasta aquí comprobamos que la relación entre Ic e Ib (o sea el hfe, ganancia de corriente) es
constante, y vale 50 para nuestro transistor. Antes de continuar con mayores Ib conviene graficar
las combinaciones de Vce e Ic obtenidas, sobre las mismas características del transistor, figu-
ra 15.
Es interesante notar que uniendo los puntos hallados se obtiene una recta, denominada recta
de carga, sobre la cual existen todas las combinaciones posibles de Vce/ Ic que pueden ocu-
rrir en el circuito del ejemplo.
El lector se dará cuenta de por qué se detuvo el procedimiento en Ib = 80 µA Hasta ahora,
conocer Ib era toda la información necesaria para hallar IC, pues se caía sobre la parte de las
curvas en que son horizontales, es decir, en donde Ic no depende de Vce, también llamada
zona activa del transistor, o de co-
rriente constante. Pero ahora nos
hemos acercado a la zona de satu-
ración, donde Ic varía mucho con
Vce y poco con Ib.
Probemos extrapolar (prolongar) la
recta de carga. Si A era el punto de
máxima tensión y corriente nula, su-
pongamos un punto F hipotético,
que corresponda a tensión nula y
máxima corriente.
Esta condición es imposible, pues
con circulación de corriente por el
colector Vce nunca puede hacer-
se cero, lo cual se deduce del grá-
fico, pero dicho punto ficticio es útil
de todos modos para determinar
la tensión de saturación del circui-
to, y para acelerar el trazado de
rectas de carga ahora que cono-
cemos esta propiedad.
Así que, con Vce = 0, toda la ten-
sión de fuente caería sobre Rc,
produciendo Ic = 1 V / 1 Kohm =
5mA (en el punto F)
Ahora vemos que al punto de saturación (S) corresponde Ic = 4,7 mA y Vce= 0,2 V. La corriente
de base es de aproximadamen-
te 100µA, y aunque se aumente
a 150, 200 ó más, la condición
varía poco, porque allí las curvas
prácticamente se juntan.
Vi para el punto S será: Vi =
700mV + 100µA x 25 Kohm =
3,2V
Ahora sí podemos trazar la cur-
va de transferencia del circuito
completo, figura 17.
Observando esta curva, puede
decidirse los niveles lógicos a
los que responde el circuito. Di-
gamos que la entrada conside-
ra como 0 lógico a toda tensión
inferior a 1 V, y como 1 lógico a
toda tensión superior a 3V. Una
forma de probar esta aseveración, es conectando dos circuitos similares en cascada y verifi-
car el cumplimiento de los niveles lógicos, figura 18.
Colocando la llave en “1”, T1 producirá
los 0,2 V de saturación, que T2 interpre-
ta como 0 lógico, dando a su vez un “1”
(5 V) en su colector. Con la llave en “0”,
T1 se corta. Su Vce no llega a 5 V debi-
do a la Ib tomada por T2. El cálculo arro-
ja 4,8 V, valor perfectamente válido
como para que T2 lo interprete como un
1 lógico y produzca un 0 a su salida.
Si a la salida del primer inversor, vamos agregando más y más inversores con todas las entra-
das en paralelo, formando un “abanico” (fan), la circulación de todas las Ib por el resistor Re de
la primer etapa hará que el nivel del estado 1 en la interconexión sea cada vez más bajo. Con
unas 21 entradas en paralelo, dicho valor llega a los 3 V, y si seguimos cargando ya no se
cumplirá este valor que habíamos garantizado. Se dice que el “fan out” (cargabilidad de salida)
de este circuito. es de 21, cuando se lo carga con circuitos de la misma familia.
El circuito estudiado es del tipo “lógica saturada” pues es la saturación del transistor lo que
proporciona un nivel bien definido para el estado 0. Esto se logra dimensionando el resistor de
base como para que la base reciba bastante más corriente que la estrictamente necesaria
para saturar.
Esto también es beneficioso en cuanto a la reducción del tiempo que el transistor demora para
conducir plenamente, cuando se lo excita (turn-on time). En efecto, hay una serie de capacitancias
distribuidas en la estructura de la base del transistor (ver figura 19) que retardan la conducción,
y cuyo efecto se reduce aplicando generosas cantidades de Ib para cargarlas rápidamente.
Sin embargo, este
mismo remedio em-
peora el tiempo ne-
cesario para pasar al
corte (turn-off time).
Precisamente, cuan-
do se quita la corrien-
te de base hay que
“esperar” que se des-
cargue todo ese ex-
ceso de portadores
de corriente en la
base para que comience a de-saturarse Veamos en la figura 20 las formas de onda en este
circuito.
Estos términos se refieren al circuito de computación. En el idioma
de las compuertas lógicas, se especifica en cambio:
Una posibilidad para reducir el tiempo de apagado es retornar la base
a una cierta polarización inversa (ver figura 22), para así forzar una
descarga más rápida.
Está solución conspira contra la economía del circuito, por requerir
una fuente de alimentación adicional. Otra idea es la de colocar un
capacitor en paralelo con el resistor de excitación (figura 33) para
proveer picos de corriente de base en los bordes de los pulsos, pero
el hecho mismo de tener que usar capacitores dificulta mucho la inte-
gración de esta alternativa. (Nota del Editor: fabricar un monolítico).
En su momento estudiaremos las familias ECL y TTL Schottky, que evitan o remedian respec-
tivamente este problema del tiempo de apagado de modos más prácticos.

FAMILIAS LOGICAS
Un determinado tipo de compuerta puede implementarse de varias formas. Con cada forma de
implementación se puede desarrollar toda una “familia” de funciones lógicas. Las característi-
cas más importantes de cada familia son:
1) Velocidad (frecuencia) máxima de funcionamiento,
2) Disipación (consumo) y
3) Niveles de los estados lógicos.
Estudiaremos las familias. RTL, DTL, TTL, ECL, I2L, MOS y
CMOS, poniendo como ejemplo una compuerta típica de cada
una.
Familia RTL (Lógica Resistor-Transistor)
Esta familia emplea resistores y transistores para cons-
truir las compuertas. La figura 24 es un ejemplo de com-
puerta en tecnología RTL; no mencionaremos por ahora
de qué tipo es, sino que trataremos de deducirlo.
Supongamos que todas las entradas se hallen conecta-
das a un nivel lógico 0, por comodidad elegimos la masa.
El transistor se halla al corte, con lo que la tensión de
salida (colector) es máxima (nivel 1). Ahora apliquemos
un nivel 1 a una sola entrada por comodidad ele-
gimos la tensión de alimentación.
La alimentación de base es proporcionada por
el resistor conectado a la entrada A. Los otros
dos, por estar a masa, “roban” una parte de la
corriente, pero el resto que llega a la base es
suficiente para saturar al transistor (o sea que
se produce un nivel lógico cero en la salida), lo
cual se comprueba echando un vistazo a la rec-
ta de carga de la figura 16, que vale también para
este circuito por tener idéntica salida.
¿Qué ocurrirá si conectamos dos entradas o las
tres a un nivel 1?
Pues se tendrá una corriente de base mayor todavía, con
lo que el transistor también se saturará. Hemos compro-
bado que este circuito requiere que todas las entradas
estén en 0 para obtener un 1 a la salida, produciendo un
0 para todas las demás combinaciones. De modo que
se trata de una compuerta NOR. Veamos ahora la figura
27.
Para obtener un 0 a la salida, es necesario que todos los
transistores estén saturados, para lo cual todas las en-
tradas deben tener aplicado un 1. Vemos que responde
a la función NAND.
RTL fue la primer lógica transistorizada. Hoy en día, los CI RTL son
obsoletos por no presentar ninguna ventaja sobre las otras familias,
pero es común que se recurra a esta lógica cuando se debe construir
una compuerta con componentes discretos. Nótese que en RTL dejar
una entrada en el aire, sin conectar, equivale a aplicarle un 0.
Familia DTL (lógicas diodo-
transistor)
Aquí, la estructura lógica emplea diodos y transisto-
res, véase la figura 28. Nuevamente, comenzaremos
el estudio con todas las entradas a masa (nivel 0).
Los diodos de las entradas conducen, aplicando 0,7
V a D4, con lo cual el transistor no alcanza a tener los
0,7 V necesarios para la conducción, y el nivel de co-
lector es 1.
¿Qué pasa si una sola de las entradas es llevada a + 5 V (estado 1)?
El diodo, correspondiente estará con el cátodo más
positivo que el ánodo, en inversa, mientras que los dos
restantes siguen evitando la conducción del transistor.
Sólo cuando todas las entradas son llevadas a 1 se
permite la circulación de corriente de base, con lo que
el transistor se satura, ver figura 30.
De modo que el circuito obedece la tabla de verdad
NAND. En este análisis se ha despreciado la corriente
de fuga de los diodos en inversa. Como se ve, los
diodos en las entradas producen la función AND, que
luego es invertida por el transistor.
El diodo en serie con la base no hace a la función lógi-
ca en sí, simplemente actúa como “desplazador de nivel” para garantizar que el transistor no
llegue a conducir cuando las entradas están en 0. Por lo general, se coloca además un resistor
entre base y emisor, que provee un camino de drenaje al exceso de carga almacenada en la
base cuando se quiere cortar al transistor, para acelerar el apagado.
La familia DTL puede trabajar a velocidades mayores que la RTL. Además es más fácil de
integrar, pues emplea menos resistores, los cuales son difíciles de fabricar en un CI en compa-
ración con los diodos o los transistores. Fue la familia de uso universal a fines de los años 60,
pero ha sido también superada.
En DTL, una entrada en el aire es lo mismo que
conectada a un 1. Hay una variante de los DTL que
utiliza diodos Zéner en las entradas para aumentar
la tensión del nivel 1. Así, habiendo gran diferencia
entre 0 y 1, esta lógica es más inmune frente a los
picos de ruido que pudieran ser captados en las
conexiones. Recibe los nombres de HTL (lógica
de umbral elevado), HiNIL (lógica de elevada in-
munidad al ruido), y también lógica de baja veloci-
dad, LSL, pues se hace lenta a propósito para
inmunizarla aún más.
Se emplea especialmente en ambientes con elevada “contaminación” electromagnética (con-
trol de motores, contactores, etc.).

Familia TTL (lógica transistor-transistor)
Es la heredera directa de la DTL.
Emplea exclusivamente transisto-
res para las funciones lógicas (fi-
gura 31).
Los tres transistores de las entra-
das tienen las bases y los colec-
tores en paralelo; la forma de di-
bujar las conexiones de las bases
es una comodidad del dibujante.
Supongamos una entrada a nivel
0, y las otras dos sin conectar
Aquí, T1 está saturado de una for-
ma poco común: sin corriente de
colector. No hay en el circuito ningún resistor que se la pueda suministrar. Investigando el punto
de arranque de las curvas en la característica de salida, encontramos que la Vce es del orden
de 50mV, o sea prácticamente un cortocircuito entre base y emisor del transistor de salida.
Este cortocircuito no sólo garantiza el estado de corte, sino también el rápido apagado por
la eliminación de la carga en la base (ver comentario en el estu-
dio de un inversor). Por contraste, en la familia DTL el transistor
de salida era llevado al corte simplemente interrumpiendo su
excitación, método que no ayuda a la eliminación del exceso de
carga.
Si conectamos a masa el resto de las entradas la situación no
varía: los transistores adicionales contribuirán a colocar el corto-
circuito en forma repartida. Si retornamos a +5 V todas las en-
tradas, cada transistor correspondiente actuará más bien como
un par de diodos, en inversa el conectado a la entrada, y en di-
recta el otro con lo cual proporciona corriente a la base de T4
(figura 34) que se satura y produce un nivel 0.
En rigor de verdad, en esta polarización invertida (juntura BE en
inversa y BC en directa) los transistores siguen portándose todavía como tales, pero con un hfe
muy bajo, de modo que la corriente en las entradas de un TTL, cuando se les aplica un nivel 1,
es mayor que la que cabría esperar de un diodo en inversa (como sería el caso de un DTL),
porque es algo así como una corriente de colector.
Si por lo menos una entrada se encuentra en el estado 0, ya
tendremos un cortocircuito en la juntura BE del transistor de sa-
lida, entregando éste un nivel
1. Se ve que se trata de una compuerta NAND.
Además de superar a las DTL en velocidad, las compuertas
TTL presentan una peculiaridad que las hace más fáciles de
integrar: como todos los colectores y bases de los transistores
a la entrada van unidos, se recurre a la estructura de la figura 35,
fabricar un transistor con una sola base, un solo colector, y tan-
tos emisores como entradas
El circuito de la figura 35 es típico de una compuerta interna de
un CI, cuya salida no esté accesible a una pata. En caso contra-
rio lo común es encontrar un amplificador de salida constituido por dos transistores conectados
en “totem”, para que la compuerta pueda manejar mayores corrientes tanto en el estado 1
como en el 0 (figura 36).
Ya mencionamos que si se permite que un transistor se
sature, después resulta lento para de-saturarse (“lento” en
el orden de 100 a 1000ns, tiempos muy largos en compa-
ración con la decena de ns que podría tardar en encen-
derse), pero que si evitamos la saturación, el estado 0 no
queda tan bien definido. La figura 37 ilustra una solución
muy buena:
Se ha agregado un diodo de germanio entre base y co-
lector del transistor, que es de silicio. Una propiedad de
las junturas de germanio es que presentan menor caída
directa que las de silicio. Cuando el transistor no es exci-
tado, se ve que el diodo está polarizado con el cátodo más positivo que el ánodo, de modo que
no conduce.
Al aplicar corriente a la entrada, el transistor comienza a conducir: hasta tanto la tensión en
colector no baje lo suficiente, el diodo no se polarizará en directa, de modo
que la base recibirá la totalidad de la corriente de entrada, abundante como
para apurar la saturación.
Pero una vez que el cátodo llega a estar unos 0,2V más negativo que el
ánodo el diodo conducirá, de modo que “robará” una parte de la corriente
que antes iba a la base, arrojándola al colector.
Cuando se necesite apagar el transistor, éste responderá rápidamente pues
el enclavamiento de Vce provisto por el diodo evitó la saturación plena.
Como no se puede integrar- diodos de germanio por elementales razones
de metalurgia (Técnica de los semiconductores), se recurre a las junturas
de silicio con metal, figura 38, que poseen una caída de tensión directa
unos 200 a 300 mV menor que los convencionales.
Se trata de los diodos de “portadores activos” (hotcarrier), también llama-
dos diodos Schottky. Las compuertas TTL Schottky emplean estos diodos para enclavar
todos aquellos transistores con posibilidad de saturarse.
El símbolo de un transistor más un diodo Schottky entre colector y base se dibuja como un
solo componente (figura 39).
Lógicamente, debido a que los tran-
sistores Schottky no llegan a saturar
tan bien como los desprovistos de
enclavamiento, la tensión del estado
0 es un poco más alta (0,5 V contra
0,4 V, valores máximos.

Familia ECL (lógica
acoplada por emisor)
Se trata de una familia de lógica no
saturada. Los transistores que la com-
ponen no están en la configuración de
emisor a masa como todas las que
vimos, sino que se conectan como pares
diferenciales alimentados por un generador
de corriente en la unión de los emisores.
Como la corriente máxima del transistor no
puede exceder la proporcionada por este
generador, se tiene un buen control sobre
las excursiones de tensión en colector, pu-
diendo evitarse la saturación por diseño.
La figura 40 representa una configuración
de ejemplo. Para levantar la curva de trans-
ferencia, nos ayudaremos con las siguien-
tes consideraciones: a) Los transistores del
par diferencial están apareados (iguales Ic
para iguales Vbe).
b) Se supondrá que Ic es prácticamente igual
a Ie, y que no es influida por Vce (los tran-
sistores del par no tienen iguales Vce), siem-
pre y cuando no sature.
c) En un par diferencial a 25°C, si un transistor tiene su base 60mV más positiva que la del otro,
conducirá diez veces más que éste.
En la figura 41 se representó la Ic de T1 contra la tensión en
su base, o sea Vi. Para el punto C cada transistor se repar-
te la mitad de la corriente. En B, T1 tiene su base 60mV
más negativa; y en D, 60mV más positiva, correspondién-
dole una Ic 10 veces menor o mayor que la del compañero,
respectivamente. Excediendo esta zona de +/. 60 mV, pue-
de
decirse que
T1 se va to-
talmente al
corte (A) o se
“roba” toda la
corriente (E)
No se conti-
nuó más allá
de Vi = 4,6V
porque si no
T1 entra en
saturación.
Cada valor
de Ic obteni-
do fue utiliza-
do para calcular la tensión de salida, figura 42.
Nótese la escasa diferencia entre los estados 1 y 0. No obstante (si no se excede el límite de
4,6 V en la entrada), ningún transistor entra en saturación con lo cual la velocidad del circuito es
notable. La figura 43 muestra una compuerta práctica. Debido a que los niveles ECL se defi-
nen mejor con referencia a Vcc (en vez de referirlos a una masa negativa, que es el nivel de 0
de las lógicas saturadas) es muy común utilizar estos circuitos con alimentación negativa (Vee
de emisores). Una característica única de los ECL: como de un par diferencial se pueden
tomar dos salidas con fase opuesta, a menudo se explota esta propiedad para tener dos tipos
complementarios de compuerta a la vez, por ejemplo, OR y NOR según cual salida se desee,
de allí el símbolo con dos salidas.

Familia IIL o I2L (Lógica de inyección integrada)
Como los resistores ocupan mucha superficie en los CI, es conveniente donde sea posible
reemplazarlos por transistores que funcionen como fuentes de corriente. Este es el fundamento
de la I2L, cuyo estudio realizaremos en varias etapas, La figura 44 muestra un circuito lógico,
implementado con una fami-
lia lógica en desuso, llama-
da DCTL (lógica de transis-
tores acoplados directa-
mente).
En esta familia se han elimi-
nado los resistores en serie
con las bases, conectándo-
se directamente bases con
colectores. Los pasos si-
guientes son: imaginar los
resistores como alimentan-
do no a los colectores sino
a las bases, y luego reem-
plazarlos por fuentes
de corriente, figura
45.
(De paso, se ha
aprovechado un
truco similar al
caso de los TTL;
si dos o más tran-
sistores tienen sus
bases y emisores
unidos, sólo se fa-
brica uno con una
sola base, un solo
emisor, y tantos
colectores como
transistores se re-
emplacen).
El secreto de la I2L es que cada transistor PNP está integrado como parte del mismo NPN al
cual inyecta
corriente de
base, con lo
cual la su-
perficie de
CI ocupada
es menor
que la que se
hubiese re-
querido para
dos transis-
tores. Vea-
mos la figura
46.
Como se ve, una zona P es a la vez la base del NPN y el colector del PNP, mientras que el
sustrato (masa) es el emisor de todos los NPN y la base de todos los PNP del CI. Todos los
emisores de los PNP van unidos, y forman el electrodo inyector, que es la única conexión de
alimentación. Este inyector debe ser polarizado con una corriente y no con tensión por cuanto
no es más que una juntura en directa.
El proceso de fabricación de los I2L hace que, los PNP
tengan una Vbe de 0,85V (la tensión de inyector) y una
baja tensión de saturación, porque si no de la forma en
que se hallan conectados no tendrían Vce, lo cual queda
en evidencia tras consultar la figura 47.
Una forma de alimentar un I2L es usar una fuente mayor
que 0,85V (por ejemplo 2V) y conectarla al inyector en
serie con un resistor limitador, que determina el consu-
mo total.
Transistores FET y MOSFET
Hasta ahora hemos estudiado lógicas que emplean transistores bipolares. Antes de ocupar-
nos de la lógica MOS, pasaremos revista a los distintos tipos de transistores por efecto de
campo (FET) o unipolares. (Nota: por comodidad de interpretación, ya que estamos acostum-
brados a los circuitos con negativo a masa de las válvulas y transistores NPN, daremos prefe-
rencia en el estudio a los dispositivos de canal N, debiendo invertirse todas las polaridades en
el caso de canal P. En un MOS llamaremos polarización de compuerta “directa” a la de polari-
dad contraria a la del canal:
positiva si es N).
Un FET de juntura (jFET) es básicamente una
barra semiconductora llamada canal con con-
tactos en los extremos. Se denomina surtidor
al extremo por donde entran los portadores
de corriente (electrones si el canal es N) y
drenaje por donde salen. Así solo, el canal es
simplemente un resistor.
La compuerta es una difusión P a la que se le
aplica una tensión inversa, con respecto al
surtidor. Esta tensión inversa genera una zona
vacía de portadores en la juntura, con lo que
el ancho efectivo del canal disminuye, aumen-
tado su resistencia. Con una tensión suficien-
te, el canal se estrangula; a la Vgs correspon-
diente se la llama tensión de corte o
pellizcamiento (pinch-off) Vp. Si no se aplica
ninguna tensión a la compuerta (o sea, si se
la cortocircuita con el surtidor) circula un valor
de Id llamado Idss.
Si se aplica una Vgs positiva, Id aumentará un poco, siempre que no se excedan los 500mV,
porque si no, comienza a conducir el diodo juntura-canal, y al circular corriente de compuerta se
desaprovecha la ventaja de los FET, de tener alta resistencia de entrada. Como se ve, el com-
portamiento de un JFET es muy parecido al de una válvula. Con valores de Vds inferiores a
unos 0,5V el transistor se comporta como un resistor controlado: Id depende tanto de Vgs
como de Vds. Por su baja impedancia se la llama zona triódica. Para más de 1 ó 2V en drena-
je, Id se estabiliza o “satura”, ya no aumenta más con Vds, es la zona llamada pentódica, de
corriente constante, o de saturación. No confundir con la zona de saturación de Vce en los
bipolares.
Si en vez de juntura se utiliza como compuerta una zona metálica aislada del canal con óxido de
silicio, se evita el problema de la conducción con Vgs positivas, ya que entonces la compuerta
se comporta como un capacitor, en vez de un diodo. Este transistor se denomina MOS-FET
por la mencionada construcción, y se lo llama de “enriquecimiento-empobrecimiento”
(enhancement-depletion) porque la Vgs, según la polaridad, puede hacer que Id aumente o
disminuya. También se lo llama de canal permanente, por contraste con el que veremos a con-
tinuación.
El MOSFET de canal inducido no viene fabricado con un canal, sino que éste se halla interrum-
pido. Por lo tanto, es necesario que la Vgs sea en directa (positiva) para que se induzcan
cargas contrarias en el otro lado del óxido, y así completar el canal. La tensión necesaria para
hacer circular ID se llama tensión de umbral Vt (thres-hold). Como el transistor está normalmen-
te apagado a menos que se le aplique una Vgs suficiente, (lo cual hace que la curva de transfe-
rencia se parezca un poco a la de un bipolar) se lo denomina de “enriquecimiento solamente”.
No se puede hablar de “tensión de corte”, pues ya
está cortado cuando no se le aplica Vgs. Por razo-
nes de fabricación, tanto los bipolares como los
JFET y MOSFET poseen un sustrato el cual, en el
caso de un CI, se debe conectar simplemente a la
tensión más negativa del circuito. En el caso de
MOSFET discretos, se conecta internamente al
surtidor.
Los JFET jamás se utilizan en CI digitales porque,
como son dispositivos de empobrecimiento sola-
mente, requieren una fuente de polarización inver-
sa para poder llevarlos al corte. Lo mismo vale para
los MOSFET de canal permanente, si bien se utili-
zan excepcionalmente como cargas de corriente
constante. En cambio, los MOSFET de canal indu-
cido se prestan perfectamente como elementos
activos para las funciones lógicas, pudiéndose integrar con mayor densidad y menor costo que
los bipolares.
La zona triódica de un JFET o un MOSFET los hace útiles como resistores controlados por
tensión en algunos circuitos analógicos, ya que para valores bajos de Vds cumplen la ley de
Ohm. Por otro lado, si se aplican niveles binarios de Vgs el transistor funciona como llave, con
resistencia infinita cuando está al corte, y como un resistor de entre unos ohms y unos cientos
de ohms (según las
características del FET) cuando se lo polari-
za como para conducción. La figura 49 ilus-
tra el uso de MOSFETS para la conmutación
de potenciómetros en un circuito de sintonía
electrónica.
Como son MOSFETS de canal P, conduce
el que tiene aplicada Vgs negativa (al estilo
de un PNP), en este caso es T2. Familia
MOS Veamos ahora cómo hacer trabajar a
los MOSFET en los circuitos lógicos. La fi-
gura 50 muestra una típica compuerta MOS.
T3 está conectado como para simular un
resistor de carga, una técnica más para evitar la integración de grandes y costosos resistores.
En la misma figura se aprecia la característica de esta conexión: dista de parecerse a la de un
resistor, y mucho menos a una fuente de corriente constante. A pesar de esta alinealidad, no
preocupa en absoluto la distorsión que podría producir porque está en
un circuito digital.
Valores típicos de VDD varían entre: hasta 30V para diseños primiti-
vos, y 5V para los más modernos, compatibles con TTL. Comence-
mos por aplicar niveles lógicos 0 a ambas entradas, por comodidad
elegiremos 0 V. Como T1 y T2 son transistores de enriquecimiento
solamente, al no tener aplicada una VGS suficiente como para inducir
un canal, permanecerán al corte. La tensión de salida será igual a Vdd
menos la Vt de T3.
Si aplicamos una tensión bastante mayor que Vt a T1 ó a T2 ó a am-
bos, se tendrá uno o dos transistores conduciendo. Entonces, se for-
ma un divisor resistivo entre el transistor conectado a Vdd y el o los
conectados a masa; pero como T3 se fabrica con una geometría más
pequeña que las de T1 y T2 (o sea que su resistencia de conducción
es bastante mayor) entonces la tensión de salida es cercana a 0 V. Como se ve, se trata de una
NOR. En la figura 51 los transistores T1 y T2 están en serie.
Como para obtener
un estado 0 a la sali-
da es necesario que
tanto T1 como T2 ten-
gan aplicado un 1, se
trata de una com-
puerta NAND. En los
dos ejemplos vistos,
la tensión de salida
no llega al valor de
Vdd porque aparece
restando la tensión
de umbral de T3.
Para poder lograr la máxima excursión posible, muchos MOS emplean una alimentación adi-
cional para las compuertas de todos los transistores de carga, figura 52.
Los MOS primitivos se hacían con canal P por razones de facilidad de fabricación. En estos
dispositivos, si la línea de los surtidores (Vss) se conecta a masa, entonces la alimentación
VDD debe ser negativa. Fue en tales épocas que se desarrolló la llamada “lógica negativa”
según la cual el estado lógico 0 era 0 V y valores próximos, y el estado 1 era el valor de Vdd
(negativo) y valores próximos.
Esto contrasta con la lógica positiva, que no considera el valor absoluto de los niveles, sino que
simplemente denomina 1 al nivel más positivo y 0 al más negativo, con lo que se facilita mucho
la interpretación cuando se trata de circuitos combinados tales como PMOS con Vdd a masa y
Vss a una tensión positiva, o PMOS con TTL, etc. Una misma compuerta que es NOR en lógica
positiva, se interpretaría como NAND en negativa, pero como los MOS se utilizan exclusiva-
mente para integrar funciones muy complejas en un CI, todo lo que tiene que hacer quien va a
usar el CI es interpretar el juego de instrucciones para el empleo de las patas de entrada y
salida sin importar qué tipo de compuertas hay adentro.
Aprovechemos para señalar que en este libro se emplea exclusivamente lógica positiva. Ade-
más, por facilidad de interpretación y a la usanza de los circuitos valvulares, en los dibujos se
procura mantener las tensiones más positivas del lado superior, y las negativas del inferior.
A partir de 1970 se introdujo una mejora en los MOS, consistente en usar silicio en vez de metal
para la compuerta, con lo cual se logran valores de Vt menores, facilitando la compatibilidad
con TTL. Y desde 1972 se han venido popularizando los NMOS, que trabajan a mayores velo-
cidades (por la mayor movilidad de los electrones del canal en vez de lagunas) y con tensiones
tan bajas como 5 V.
La integración en gran escala (LSI), o sea, el poner muchas compuertas en un CI, no sólo
requiere transistores con geometrías muy pequeñas, sino también que cada uno disipe lo me-
nos posible. Una solución a esto es la llamada lógica dinámica. La figura 53 muestra una NOR
dinámica.
Tanto T3 como el, transistor adicional T4 se conectan a una señal de habilitación llamada “clock”
(reloj, temporización). C representa las capacitancias parásitas del circuito (especialmente la
de compuerta-surtidor del transistor si-
guiente).
Cuando el clock está en 1, tanto T3 como
T4 están habilitados, con lo que el circuito
se porta en forma idéntica a una compuer-
ta estática. Pero durante todo el tiempo
en que no se requiere el funcionamiento
de la compuerta como tal, se la inhabilita
aplicando un nivel 0 de clock, con lo que
T3 interrumpe la alimentación de la com-
puerta (para ahorrar energía) y T4 también
se corta para evitar la alteración de la car-
ga de C. Esta carga dura un par de
milisegundos.
Si se debe preservar la información por un tiempo mayor, se la
debe “refrescar” habilitando momentáneamente la compuerta
otra vez. En los circuitos internos de integrados MOS, lo más
probable es encontrar el dibujo simplificado de transistor de la
figura 54.
El lector debe reconocer el drenaje y el surtidor observando cuál
se conecta del lado de Vdd y cuál del de Vss. En un circuito
como el de una computadora, no es frecuente encontrar más
de una o dos familias de lógica en una misma plaqueta.
En televisión, en cambio, puede encontrarse una verdadera ensalada de lógicas en el sector
de sintonía, según el gusto del diseñador, y se complica el inter-conexionado de las mismas.
Los integrados de touch deben manejar tensiones de 33V; el receptor de remoto puede ser un
PMOS alimentado con 18V; el control de sintonía, un NMOS, con 12 V; y la memoria de progra-
ma, un CMOS con una pila de 1,3V. A esto podría agregarse un decodificador a siete segmen-
tos, en TTL de 5V.
Para simplificar las interfases, el fabricante de CI MOS específicos
para TV no coloca transistores de carga internos en las salidas
que van conectadas a las patas. Así, el diseñador del TV tiene la
libertad de colocar resistores de carga retornadas a una tensión
conveniente para la lógica que sigue CMOS o COS/MOS (MOS en
conexión de simetría complementaria)
Esta familia utiliza MOSFETs tanto de canal P como N. La figura 55
ilustra un clásico inversor CMOS.
El transistor que conduce se representa como una llave cerrada.
En rigor, se comporta como un resistor de varios cientos de ohm.
Los CMOS son una lógica muy simpática por varias razones. Ante
todo, los niveles de salida son exactamente iguales a Vss para el
0, y Vdd para el 1.
Además, el consumo estático es nulo porque en ninguno de los
dos estados conducen a la vez ambos transistores. Aclaremos que
“conducir” aquí significa tener baja resistencia drenajesurtidor, sin
que ello implique circulación de corriente, pues el transistor com-
pañero del activado no la permite por estar al corte.
En realidad, algo de consumo hay. Por un lado están las inevitables
corrientes de fuga.
Por otro, tenemos que si a la entrada aplicamos una
tensión intermedia que no es 1 ni es 0, es probable
que ambos transistores tengan Vgs suficiente para con-
ducir, según el valor de Vdd (esto no ocurre si a la en-
trada se aplica una señal digital con los niveles de 1 y
0 correctos).
Por último, hay un breve pico de corriente cada vez
que la salida cambia de estado, porque el canal P debe
cargar las capacitancias parásitas cuando la salida
sube, y el canal N las debe descargar al bajar. Por
este motivo, el consumo de los CMOS es fuertemente
dependiente de la frecuencia.
La figura 56 ilustra las compuertas NOR y NAND con
CMOS.
Un factor limitativo de la velocidad en los CMOS es la
capacitancia con el sustrato. Una moderna técnica lla-
mada SOS (silicio sobre zafiro) permite fabricar los
transistores sobre un sustrato no conductor, con lo que
se logran altas velocidades.
La figura 57 ilustra una interesante
posibilidad, exclusiva de los
CMOS, llamada compuerta de
transmisión, o bilateral. Represen-
ta una mejora con respecto a la lla-
ve MOS vista en la figura 49 ya que
puede manejar sin problemas se-
ñales en ambos sentidos, ya sea
digitales o analógicas. La figura 58
muestra cómo formar una llave de
dos posiciones, con dos llaves sim-
ples habilitadas complementariamente (en contra-fase).
Retratos de familias
Todo fabricante de circuitos integrados tiene absoluta libertad para diseñar el CI que quiera y
ponerle el nombre que le guste. Afortunadamente, y esto se da especialmente con las funcio-
nes más sencillas, hay una tendencia a que los diseños de algún fabricante tengan especial
aceptación en el mercado, siendo copiados por otras compañías y transformándose así en
“estándares de la industria”.
Tal lo ocurrido con la serie “74” de TTL, por ejemplo: el 7400 es cuatro NANDs, el 74160 es un
contador, etc. El 7400 fabricado por Texas se llama SN7400 el de Motorola es MC7400, el de
National es DM7400, etc. Las compuertas de la serie 74 poseen típicamente una disipación de
10 mW y un retardo de propagación de 10 ns.
Para los diseños que requiriesen mayor velocidad, se creó la familia 74 H (por ej. 74H160) la
cual, con el recurso de disminuir los resistores internos, presenta un retardo de 6 ns pero con
una disipación de 23 mW Por el contrario, para cuando el factor crítico es el consumo, se creó
la 74 L con 1 mW y 35 ns, usando resistores más elevados.
Posteriormente se introdujo el empleo de enclavamiento Schottky, desarrollándose las nuevas
familias 74 LS (igual velocidad que 74 pero menor consumo) y 74 S (igual consumo que 74
pero mayor velocidad).
Por desgracia, la tecnología Schottky no estaba madura aún, de modo que con los años apare-
cieron nuevas familias Schottky avanzadas, como las 74AS, 74ALS y 74F.
Cada CI de una subfamilia posee las mismas conexiones de patas que sus similares de otras
subfamilias, lo que varía son las corrientes de entrada y salida, y también varían un poco los
niveles de tensión.
Cabe destacar que la mayoría de los CI en “TTL” Schottky en realidad son lógica DTL, por algún
motivo de fabricación. En cuanto a la familia ECL, pasó por varias etapas de evolución llama-
das ECL I, II, III y 10000 (o l 0K), con retardos de propagación de 8, 4, 1, y 2 ns respectivamente.
La figura 59 permite comparar las características de distintas familias. A menudo se especifica
el “producto retardo-potencia” el cual al multiplicar ns por mW, tiene como unidad el pJ (picojoule).
Este producto es tanto menor cuanto más avanzada sea la tecnología.
La primera familia CMOS fue la RCA CD4000A, que admite una máxima tensión de fuente de
12V o 15V. Luego apareció la CD4000B, que opera con hasta 18V o 20 V e incorpora “buffers”
(etapas separadoras o aisladoras) en todas las funciones. Veamos la ventaja de usar buffers.
Según se aprecia en la figura 56 las impedancias de salida en ambos estados son distintas,
porque en uno hay transistores en serie, y en el otro en paralelo.
Los buffer de la serie B consisten en el agregado de dos inversores a la función básica; esto
lógicamente aumenta el
retardo de propagación,
pero produce una transi-
ción de salida bien defi-
nida debido a la “ganan-
cia” aportada por las eta-
pas agregadas, ver figu-
ra 60.
Los buffers también
obvian el defecto de que
en las salidas de las
compuertas hayan tran-
sistores en paralelo en un
estado, y en serie en el
otro-, con ellos, se logran características más simétricas, y estandarizadas para casi todos los
CI de la serie.
Si el diseñador no puede tolerar el retardo extra pero requiere el empleo de Vdd elevadas,
puede optar por la serie intermedia CD4000UB. De todos modos, el mayor retardo es impor-
tante sólo en los integrados con compuertas sueltas; en integrados más complejos tales como
contadores, que tienen muchas etapas en cascada sin conexiones intermedias accesibles ex-
ternamente, la inclusión del buffer no aumenta demasiado el tiempo de retardo total en núme-
ros relativos.
La mínima Vdd con que pueden trabajar los CMOS es de 3 V. A medida que se la aumenta,
disminuye el retardo de propagación. Como Motorola tenía los números 4000 ya ocupados
(familia MC4000, TTL) decidió copiar la serie RCA anteponiéndole un 1 (Por ej. el Motorola
MC 1451111 equivale al RCA CD451 1B). A su vez, Fairchild la denomina 34000.
National, por su parte, prefirió desarrollar integrados CMOS que tuviesen las mismas conexio-
nes de patas que el TTL estándar con iguales funciones. Esta serie se denomina 74C. Por
ejemplo, el 74C00 es una cuádruple NAND CMOS con iguales funciones y conexiones que la
7400 TTL, no así el 4011.
Actualmente, también los nuevos CMOS de RCA están imitando a funciones TTL similares.
Además, no sólo RCA decidió fabricar la serie 74C, sino que National también fabrica la 4000.

¿Dónde están las familias en el TV?
El área de aplicación de cada tipo de lógica depende de sus características. Por ejemplo, en
circuitos que deban procesar la frecuencia del oscilador local (que puede llegar a 900 MHz) se
utilizan integrados ECL debido a su elevada velocidad de trabajo.
Si el requisito es alta densidad de integración con velocidades medias, se usa I2L, por ejemplo
en las etapas de menor frecuencia de un sintetizador, siendo posible integrar I2L y lineales en
un mismo chip.
Los MOS son ideales para aplicaciones donde lo único que se requiere es bajo precio, como
los receptores de control remoto. En general se prefieren los clásicos de canal P, pero la ten-
dencia es incorporar progresivamente los más modernos NMOS.
En un transmisor de control remoto, la imposición absoluta es no poseer consumo en reposo,
debido a la alimentación con baterías, con lo que los CMOS resultan la elección correcta. Por
esta misma razón se suelen utilizar CMOS en un televisor para memorizar información digital
cuando está apagado, alimentados con una pequeña batería.
En general, a la familia TTL de amplísimo uso en computación, no se la ve por los televisores. A
diferencia de otras áreas de aplicación de CI digitales, en TV no es frecuente encontrar dispo-
sitivos de familias estándares, como la CD4000. Los CI estándares están pensados para que
se los pueda emplear de infinitas formas posibles para facilitar el diseño de cualquier circuito
digital, y esta versatilidad obliga a que su escala de integración sea baja o media (SSI o MSI),
debiéndose utilizar muchos CI. Es como los ladrillos, que sirven para construir cualquier edifi-
cio y se usan en grandes cantidades. Para que el costo de la digitización no aumente demasia-
do el precio del televisor, se trata en cambio de utilizar integrados diseñados específicamente
para realizar una cierta función, por ejemplo, sintonía electrónica; siguiendo con la compara-
ción, vendrían a ser como los paneles para armar casas prefabricadas, que sólo pueden em-
plearse para eso. Por supuesto que estos súper-integrados rompen con el ideal de la
estandarización, y son un dolor de cabeza permanente para los reparadores que deben conse-
guirlos.
FLIP-FLOPS
Flip-flop SR (set-reset: posicionar-
reponer)
Veamos el circuito de la figura 61, y estudiémoslo paso por
paso.
Primero supondremos que tanto S como R están en 1. ¿Qué
hay en las salidas? Por ahora, sabemos que al menos una
entrada de cada compuerta tiene aplicado un 1; como es una
NOR no hace falta conocer el estado de la otra entrada para
saber que hay un 0 en su salida. Conclusión: tanto Q como Q’
valen 0.
Ahora, haremos S = 1 y R = 0. El 1 en S hará que, con seguridad, Q valga 1. Este 1, junto con el
1 de R, están aplicados a NOR1, la cual producirá por lo tanto un 0 en su salida Q’. Viceversa,
si S = 0 y R = 1, tendremos Q’ = 1 y Q = 0. Lo curioso viene con S= 0 y R=0. Para saber el estado
de Q debo conocer las entradas de NOR2, que son R y Q’. S vale 0 pero no conozco Q’. Para
saber el estado de Q’ debo conocer R y Q, pero no conozco Q. Así que estamos en un círculo
vicioso.
La solución está en suponer arbitrariamente un estado de las salidas. Por ejemplo, que Q’ = 0.
Así, NOR1 tendrá S = 0, Q’ = 0, y producirá Q = 1. NOR2 tiene entonces R = 0 e Q = 1, con lo que
nos confirma que Q’ = 0. Pero si hubiésemos establecido que Q’ fuese 1, también se habría
confirmado que Q’ = 1 y que Q = 0. ¿Qué significa esto? Que el circuito es bi-estable: cuando S
y R valen 0, puede tener uno cualquiera de dos estados posibles ¿Cuál? Pues el estado que
tenía antes de darse la condición S = R = 0. O sea, si en un principio teníamos S = 1 y R = 0, lo
cual daba Q = 1 y Q’ = 0, luego al pasar a S = 0 las salidas quedaron sin cambio. En otras
palabras, se memorizó el estado anterior.
¿Y si nunca hubo estado anterior, es decir, si S = 0 y R = 0 en el momento de conectar la
alimentación?
Entonces no puede saberse qué estados tendrán las salidas, a veces tomarán uno en el encen-
dido, otras veces el otro, Veamos ahora cómo queda la tabla de verdad. La letra Q con la rayita
arriba (o el tilde) indica que esa salida siempre tiene el estado opuesto (en la jerga digital,
estado complementario o negado) al de Q.
Como esto no se cumple para S = R = 1, no se puede tabular esta combinación (salvo que
llamemos Q’ e Q a las salidas, sin especificar sin son complementarias).
Observemos la filosofía del circuito. Si está “seteado” (S = 1), el FF tiene un 1 en Q. Si está
“reseteado” (R = 1) el FF tiene un 0 en Q. Y si está “memorizando” (S = R = O) la salida no
cambia. Por otro lado, la salida Q’ tomará el estado contrario a Q, a menos que se violen las
reglas y se quiera “setear” y “resetear” a la vez.
Una aplicación típica del SR es en la eliminación
de pulsos falsos por rebote de contactos. El pul-
sador de la figura 62 entrega un 1 a un circuito al
oprimirlo.
Es común que un contacto mecánico produzca una
serie de pulsos erráticos al abrirse o cerrarse de-
bido al rebote de sus contactos. Si la llave se en-
cuentra en el circuito de un preamplificador de
audio, el fenómeno ocasiona un chasquido típico
en el parlante. En el ejemplo de la figura, estos pulsos podrían hacer que el circuito interprete
que el pulsador se oprimió muchas veces.
Por ejemplo, se oprime e1 6 en una calculadora, y
ésta interpreta 6666. Una forma de evitarlo es colo-
car una red integradora RC en serie con la entrada
del circuito, para “suavizar” la onda. Una forma total-
mente digital que emplea un SR se muestra en la fi-
gura 63.
Se emplea una llave inversora (un polo dos posicio-
nes). Veamos la secuencia de operación en la figura
64.
Puede implementarse un FF SR usando dos NAND. En este caso, la polaridad de las entradas
se invierte: S = R = 1 es el
estado de memorización, y
S = R = 0 el prohibido.
Flip-Flop “Data Latch”
(cerrojo de datos) (D Controlado por nivel)
La denominación indica que este circuito se em-
plea para “encerrar” información. Básicamente
es un SR con el agregado de algunas compuer-
tas, figura 65.
Supongamos que HAB = 1. Entonces, como
cada AND tiene un 1 en una entrada, el estado
de su salida será igual que el de la otra entrada;
se dice que estas AND funcionan como habilitadores.
Ver figura 66.
Vemos que la salida no hace más que obedecer a la
entrada de datos. Si se aplica HAB = 0, entonces te-
nemos el estado de memorización S = R = 0, con lo
que el SR se quedará con la última información que
había antes de inhabilitar. Ver figura 67.
Nótese que el modo de funcionamiento (memoriza-
ción o libre paso) está determinado por el NIVEL (0 ó
1 ) de la habilitación.
Un ejemplo de aplicación de los FF latch en un televi-
sor es el mantener una información digital de sintonía
mientras se está tecleando el nuevo número de canal;
un conjunto de latches retienen el dato anterior todo el
tiempo en que se los inhabilita.

Flip-Flop ‘Data, edge-
triggered”
(D disparado por flancos) Utilizados latches
conectados según la figura 68.
Con CK = 0, LATCH1
está habilitado (debido al
inversor); es transparen-
te y los datos pasan di-
rectamente a su Q’.
LATCH2 está inhabilita-
do; su Q se halla en un
estado arbitrario e igno-
ra lo que haya en su D’.
Cuando CK pasa a 1, se
inhabilita LATCH-1 o sea
que se quedará memori-
zando el último valor de
D, y LATCH2 queda transparente para dicho valor.
¿Y si CK vuelve a 0? LATCH1 vuelve a ser transparente, pero LATCH2 ahora memoriza el valor
de D antes mencionado, con lo cual Q sigue igual. La figura 69 aclarará esta explicación.
Veamos la filosofía del conjunto: el estado de Q es el que había en D en el preciso instante en
que CK pasaba de 0 a 1. Aparte de ello, no importa si CK está en 0 o 1, sólo interesan los
FLANCOS ascendentes de CK.
Esto es análogo a una cámara fotográfica con muy alta velocidad de obturador: no importa que
el botón de disparo esté oprimido o no, lo que la cámara registra es la imagen que había justo
en el momento de disparar.
El triángulo dibujado en la entrada CK indica “disparado por flancos”.

Flip flop “toggle” o T (pulsador de velador)
Una forma de implementar este FF es con un D disparado por
flancos conectado según la figura 70.
Supongamos que inicialmente Q era 0 (y Q = 1). Como D está
conectado a Q también vale 1. Con el próximo flanco ascen-
dente, ese 1 en D es transferido a Q. Inmediatamente, apare-
ce un 0 en Q y es realimentado a D, pero ya es demasiado
tarde para ser transferido porque el flanco ya pasó, de modo
que recién con el flanco ascendente siguiente pasará este 0 a
Q.
La filosofía del circuito es que con cada flanco ascendente la
salida cambia de estado. Una aplicación inmediata es como
divisor de frecuencia: cada dos pulsos de entrada genera uno
de salida, así que la frecuencia de salida es la mitad de la de
entrada. Los
decodificadores PAL utilizan
un flip-flop T para alterar la
fase de la referencia R-Y lí-
nea a línea, el cual genera
una señal con la mitad de fre-
cuencia de la horizontal

Flip-tlop JK
Una forma de implementar
este FF es con un D dispa-
rado por francos conectado
según la figura 71.
Veamos cómo funciona para cada combinación en las entradas J y K. Por comodidad de
interpretación, se dibujan “desconectadas” las AND inhabilitadas, y “atravesadas por la señal”
las activas, ver figura 72.

Variantes de los FF
Si a un FF disparado por flancos
ascendentes se le agrega interna-
mente un inversor en la entrada de
clock, se convierte en disparado por
descendentes, y ello se indica agre-
gando el círculo de negación en di-
cha entrada (si bien esta convención
y la del triángulo no son siempre res-
petadas).
A cualquiera de los FF vistos se le
puede agregar las funciones set y
reset, mediante una modificación de
la circuitería interna:
El FF de la figura 73 se comporta
como un JK convencional si R = S =
0. Si S = 1, Q deja de obedecer lo que mandan J, K y CK, y toma incondicionalmente el estado
1 (y Q el 0). Si R = 1, Q toma incondicionalmente el estado 0. Nuevamente aquí se prohibe la
combinación S = R = 1.
¿Para qué sirven los FF?
La figura 74 ilustra un circuito llamado re-
gistro de desplazamiento (shift register).
Inicialmente, cada FF tiene una cierta in-
formación (un 1 ó un 0) en su salida. Con el
primer flanco ascendente de CK, la entra-
da DATOS es transferida a Q1; simultánea-
mente lo que había en Q1 es transferido a Q2, y lo que había en Q2 a Q3. Desde luego, la
información de Q3 se pierde. Todo esto ocurre al unísono, sincrónicamente. Vemos que con
cada subida de CK las informaciones son desplazadas un lugar. Un circuito así sirve como
conversor serie/ paralelo según veremos.
En un momento dado, podemos examinar las salidas de los FF y apreciar el número binario
contenido en ellas, en este caso es de 3 bits Como estos bits existen todos al mismo tiempo,
se dice que son una información en paralelo.
En cambio, si vamos introduciendo un número digital en DATOS, bit por bit, separados cada
uno por un pulso de CK para ir desplazándolos, se dice que se trata de información secuencial
b serie.
Del mismo modo, una vez que hemos “cargado” estos bits en el registro, si aplicamos tres
pulsos de CK estos bits irán “saliendo” uno por uno en la última salida, nuevamente en formato
serie.
Si se conecta DATOS con la última salida, se tiene un registro re-circulante. Para que el lector
aprecie una aplicación de los registros de desplazamiento, mencionaremos el caso de los
televisores con selección secuencial de canales: se oprime una tecla y los canales van cam-
biando.
Simplemente, se está aplicando un clock de baja frecuencia a
un registro de desplazamiento que habilita los potenciómetros
de sintonía. En la figura 75 se aprecia un divisor binario de 3
bits.
Por otra parte, el circuito actúa como contador; si el estado
inicial era 000 y se le envía una cantidad de pulsos de CK
menor que 8, dicha cantidad queda registrada en las salidas
A tal efecto, el “peso” (valor o ponderación) de Q0 es 1; el de
Q1 es 2 y el de Q2 es 4.
Si la cantidad de pulsos completos es 8 o mayor se produce
un “rebasamiento” (overflow): los FF vuelven a contar otra vez
a partir de cero.
Lógicamente, para evitar este error se
debe agregar más etapas. Nótese
que, si bien la forma de onda de CK
se eligió asimétrica, la salida del pri-
mer FF ya es simétrica perfecta.
Hasta ahora hemos supuesto S = R =
0. Si en cualquier momento aplicamos
reset (R= 1), todas las Q se olvidan de
que estaban contando y quedan cla-
vadas en 0 por todo el tiempo en que
R = 1.
Después de retirado el reset, el circui-
to volverá a 001 tras el primer pulso
de CK. Del mismo modo, aplicando
set (S = 1), todas las Q se ven obliga-
das a ponerse en 1. Los divisores que
hemos visto hasta ahora son binarios
exclusivamente, dividen por 2, 4, 8, etc. según contengan 1, 2, 3, etc. flip-flops.
¿Cómo podemos hacer para que dividan por un número cualquiera, que no sea potencia de 2?
Pues, se toma una cadena de FF capaz de dividir por la potencia de 2 que le sigue al número
deseado, y se la obliga a volver a cero cada vez que se llega a dicho número. Para ejemplificar,
supongamos que se necesita un divisor por 6: se toma un divisor por 8 y lo conectamos a un
“detector de 6”, que cada vez que se llegue al 6 aplique inmediatamente un pulso de reset al
divisor para comenzar de nuevo.
Veamos en la figura 76 que los estados permitidos son del 0 al 5. El 6 existe pero por un tiempo
brevísimo: el que se tarda en detectarlo y en obligar a los FF a volver a cero.
El circuito de la figura 77 es la sección segundero
de un reloj digital. El primer divisor genera un pulso
de salida por cada diez que le llegan, y el segundo
cada seis que le entrega el primero, o sea que en
conjunto se está dividiendo por 10 x 6 = 60.
Si se reemplaza el detector de número por un
decodificador, se puede seleccionar (programar) a
voluntad el módulo de división por medio de una lla-
ve, figura 78.
Este divisor programable permite dividir entre 1 (igual
frecuencia de salida que de entrada) y 16 (el máxi-
mo que permiten los FF, al no aplicar nunca reset). Los divisores programables se utilizan para
los sintetizadores de frecuencia.
El esquema de divisor, programable visto es cómodo para su interpretación, pero demasiado
lento: está el retardo entre que se aplica un flanco de CK y se produce el código prohibido en
las salidas, el retardo propio del decodificador para detectar dicho código, y el retardo del
contador para obedecer la orden de poner a cero las salidas. Todo esto debe ocurrir antes de
que llegue el pulso de clock siguiente; en caso contrario, el circuito comienza a saltear cuentas.
Limitémonos a mencionar la existencia de métodos más eficientes, que utilizan contadores
“pre-seteables” en los cuales la cuenta puede hacerse comenzar a partir de un número cual-
quiera, el cual es comunicado al CI a través de las entradas de preset, con lo cual también se
logra reducir el módulo al valor que se desee. En cuanto a los divisores fijos, la forma de esta-
blecer el módulo es mediante compuertas que gobiernan las entradas D o J/ K de las distintas
etapas.

MEMORIAS
Son memorias todos los dispositivos capaces de al-
macenar información, ya sean integrados,
cintas o discos magnéticos, etc. Nos limitaremos úni-
camente a los CI, que son los utilizados en aplicacio-
nes de TV.
El tipo más sencillo de memoria es aquel cuya infor-
mación está grabada permanentemente y
sólo puede ser leída (ROM: read only memory). Vea-
mos el circuito de la figura 79.
Cada renglón a la salida del decodificador es una “dirección” donde hay guardada una cierta
información. Por ejemplo, si colocamos el número 110 (6) en la entrada del decodificador,
aparecerá un 1 únicamente en su salida Q6. La misma está conectada a dos diodos que pasa-
rán este nivel a las salidas de información B y .A, mientras que C y D permanecen en cero. O
sea, en la dirección 110 está memorizado el número 0011. Un ejemplo en TV lo constituye la
memoria de canales: una ROM programada de tal forma que, al ingresar el número de canal en
las patas de dirección, se obtenga a la salida una información referente a la frecuencia del
cana).
Todo el circuito ilustrado puede estar contenido en un solo integrado. El caso visto, dicho en
lenguaje de memorias, es una “ROM de 32 bit, organizada como 8 palabras de 4 bit”. En el
momento de escribir este libro, se dispone de ROMs de 262.144 bit, existiendo de capacida-
des aún mayores en tecnologías como la de burbujas magnéticas.
Para aprovechar al máximo las combinaciones binarias, las memorias casi siempre tienen una
capacidad que es exponente de 2 (64, 128, 256, etc.). El término k-bit no significa necesaria-
mente 1000 bit, sino que a menudo se lo emplea como 1024 bit. Así, 65.536 bit son 64 k.
Existen las llamadas PROM (programmable ROM) que pueden ser programadas por el usua-
rio. Todas las celdas tienen diodos, pero cada uno incluye un pequeño fusible en serie, que
puede ser quemado a voluntad mediante un circuito especial.
Las PROM sólo pueden programarse una vez... y ojo con equivocarse al quemar los fusibles.
Pero también existen PROM que se pueden programar mediante tensiones eléctricas, y borrar
exponiéndolas a la luz ultravioleta, a través de urja ventaja que traen en el encapsulado. Son las

EPROM o UV-EPROM (ultra violet erasable PROM).
Son útiles en los lugares donde una memoria debe ser re-programada de vez en cuando, por
ejemplo, en los circuitos de tarifación de los taxímetros o los surtidores de combustible con
indicación electrónica.
Las celdas de memoria de estos CI son transistores MOS especiales que están permanente-
mente conduciendo o al corte según que haya o no carga atrapada bajo la compuerta. Esta
carga puede inyectarse a través de una capa de nitruro de silicio en las memorias MNOS
(metal-nitruro-óxidosemiconductor), o por avalancha mediante una compuesta flotante en las
FAMOS. Se garantizan tiempos de retención superiores a los 10 años.
En la figura 80 tenemos una memoria que también puede ser escrita. Este tipo de memoria se
llama RAM (las siglas corresponden a random access memory, frase que si se interpreta es-
trictamente no nos dice si la memoria es de lectura/ escritura o de lectura solamente, sino que
alude a la posibilidad de cambiar la dirección en cualquier orden, pero que con el uso se ha
convertido en sinónimo de memoria de lectura y escritura).
Al igual que una ROM, al ordenarle una cierta dirección, lee los datos existentes allí y los hace
salir por las líneas de información. Pero si se le envía una orden de escritura mediante la entra-
da R/W (read/ write, lectura/ escritura), los FF de la dirección seleccionada se olvidan de sus
estados anteriores y son cargados con los que entran por las líneas de información, aplicados
desde afuera.
Para poder tener más celdas (bits de información) en un integrado, las denominadas RAM
dinámicas no usan flip-flops, sino MOSFETs en los cuales se explota la capacitancia, de la
compuerta o la que forman con el sustrato, como elemento de almacenamiento. La carga de
estos capacitores se va perdiendo con el tiempo, por lo que dichos CI poseen un ciclo de
“refrescado” que repone la carga perdida cada 2 ms.
Los tipos de RAM que hemos visto son volátiles: la información se pierde al desconectar la
alimentación, requiriendo una batería para el caso en que se la quiera preservar. Afortunada-
mente, es posible borrar eléctricamente (sin luz UV) los transistores MNOS o FAMOS median-
te la inversión de polaridad en la tensión de programación, o bien agregando electrodos adi-
cionales. A estas memorias se las conoce como NVRAM (non volatile), EAROM (electrically
alterable) o EEPROM (electrically erasable PROM).
En TV se usan como memoria de programa: el número de programa es la dirección; y la infor-
mación leída se utiliza para sintetizar la tensión de sintonía, pudiendo alterarse a voluntad si el
usuario reprograma el canal.
Circuitos Digitales en TV
Ing Daniel Pérez

Capítulo II
EL SINTONIZADOR
ELECTRONICO

Digitalizado por Rodolfo A Cappella para APAE el 27 de Abril de 2002, con autorización
por escrito del Autor.
Queda hecha la reserva de derechos. Se demandará legalmente la violación.
Prohibida la reproducción total o parcial sin consentimiento expreso de APAE.
Índice general
Circuitos Digitales en TV.............1
Ing Daniel Pérez ...........................1
.......................................................1
Capítulo II ......................................1
EL SINTONIZADOR ELECTRONI-
CO ................................................1
.......................................................1
INTRODUCCION ................................................................. 3
ETAPAS DE UN SINTONIZADOR ....................................... 3
DIODOS VARICAP .............................................................. 7
DIODOS PARA CONMUTACION DE BANDAS .................. 9
CONSIDERACION SOBRE EL RANGO DE SINTONIA ... 11
CONSIDERACIONES DE SERVICE ................................. 12
INTRODUCCION
Descansemos un poco de los unos y los ceros para echar una mirada a un importante protago-
nista del TV moderno: el sintonizador a varicap. Todas las arquitecturas de control de sintonía
(touch, sintetizador, control remojo, etc.) fueron hechas posibles gracias a que se pudo evitar la
selección mecánica. Comenzaremos con una visión general de los sintonizadores, y luego nos
concentraremos en los componentes específicos para sintonía electrónica.

ETAPAS DE UN SINTONIZADOR
La figura 2.1 muestra el diagrama el bloques de un típico sintonizador de TV.

FIGURA 2.1

Para tratar el tema del sintonizador electrónico, nos ayudaremos con el circuito del 4SE 3000,
figura 2.2, un típico sintonizador de fabricación nacional
La línea de transmisión entre la antena y el TV puede ser balanceada (cable bifilar plano de
300 Ohm) o desbalanceada (coaxil, estandarizado en 75 Ohm para TV). El coaxil es más caro
y pierde más que la línea plana, pero admite ser pasado por cañerías sin problemas de varia-
ción de Zo o captaciones parási-
El adaptador de entrada del sintonizador se requiere sólo para líneas balanceadas. Convierte
los 300 Ohm a un valor de 75 Ohm, más conveniente para la etapa siguiente, y además pasa
de balanceado a desbalanceado (BALUN: BALanced to UNbalanced).
Por lo común, la trampa es un filtro que evita que alguna señal fuerte de la frecuencia de FI o
próxima (e incluso la radiación del propio circuito de FIV) pueda colarse en el sintonizador,
especialmente al sintonizar el canal 2 (el más cercano a la FI). Este bloque suele incluir tam-
bién una trampa para las frecuencias de la banda de FM.
Seguidamente, tenemos un circuito LC sintonizado a la frecuencia central del canal deseado.
Este LC tiene un Q más bien bajo. Luego está la etapa de alta o amplificador de RF, controlada
por el AGC.
El 4SE3000 emplea en MOSFET, lo cual presenta varias características convenientes: tiene
buena linealidad, el AGC se aplica a la compuerta 2 con corriente despreciable, y no requiere
neutralización. Esto último se debe a que un MOSFET de dos compuertas es en realidad dos
transistores en cascode, configuración que reduce la capacitancia de realimentación entre la
entrada y la salida. Un inconveniente de los MOSFET es que requieren una tensión negativa en
G1 con respecto al surtidor para llevarlos al corte, detalle muy incómodo para quien diseña el
circuito de AGC. Una forma de resolverlo es aplicar una polarización positiva al surtidor, resistores
R15 y R16 a la figura 2-2. Un modelo anterior, el 4SE2000, empleaba un transistor DMOS de
enriquecimiento únicamente, con lo cual todo el rango de AGC tiene valores positivos sin nece-
sidad de polarizar el surtidor.
Cuando se emplea transistores bipolares, se prefiere la conexión base a masa por su mayor
aptitud para manejar señales fuertes, de canales no deseados Con el fin de capacitar los
televisores para las fuertes intensidades de campo de algunos lugares, se desarrolló una serie
de transistores capaces de operar con elevadas corrientes de colector (para disminuir la
intermodulación sin deterioro de su factor de ruido. La figura 2.3 muestra una configuración
utilizada por Philips.
FIGURA 2.3

La función de AGC es realizada por el atenuador a diodos más que por el transistor, el cual
simplemente funciona como un amplificador de CC, aparte de su función de proveer ganancia
de RF. Con la máxima tensión de AGC es alta la tensión de emisor, con lo que se hace conducir
fuertemente a D2 y se lleva al corte a Dl por la caída de tensión en R2. Disminuyendo el AGC,
D2 comienza a conducir cada vez menos (disminuyendo la señal acoplada a TI) y D1 conduce
cada vez más (poniendo
parcialmente a masa la señal). Esta acción combinada tiende a mantener constante la impe-
dancia de entrada.
Los diodos son del tipo PIN, que se comportan como resistores muy lineales (para la RF)
más que como diodos, y serán estudiados más adelante, La linealidad del circuito es tan
buena, para cualquier valor de AGC, que la etapa «se defiende sola» ante señales fuertes
fuera del canal deseado, sin necesidad de un circuito sintonizado a la entrada que rechace
dichas frecuencias para evitar modulación cruzada.
La mención hecha a las señales fuertes se refiere a los centros urbanos con elevada densi-
dad de población, y por lo tanto de emisoras. Las condiciones demográficas en la mayor
parte’ de nuestro país, en cambio, determinan que muchos televisores deban funcionar en
áreas de recepción marginal, lo cual vuelca la preferencia hacia los sintonizadores con bajo
factor de ruido, más que aquellos con capacidad de manejar señales fuertes.
Después de la etapa de RF, la señal amplificada pasa a un circuito doble sintonizado, con
acoplamiento mayor que el crítico, o sea con doble joroba en la curva. Esta característica,
junto con la del sintonizado de entrada, da aproximadamente una transferencia total de máxima
planicidad. En el conversor o mezclador, la señal es heterodinada con la del oscilador local,
generándose por la alinealidad del circuito las consabidas frecuencias suma y diferencia,
seleccionándose la de diferencia mediante el circuito de salida de FI. Se puede utilizar un
transistor bipolar en el conversor con mayor legalidad que en la etapa de RF, por cuanto la
selectividad de los cirtuitos anteriores suele bastar para evitar que señales fuertes de los cana-
les adyacentes produzcan intermodulación. Aún así, el uso de un MOSFET ofrece la ventaja
de poder inyectar RF y oscilador en electrodos separados.
En el 4SE 3000, el verdadero conversor es Q2, mientras que Q3 proporciona buena aislación
entrada/salida y algo más de ganancia. Nótese que, a pesar de ser complementarios, Q2 y Q3
forman un circuito cascode para la RF. FIGURA 2.4
Algunos sintonizadores de UHF utilizan un
mezclador pasivo con diodo Schottky, tal
como el BA280. La figura 2.4 ilustra un
ejemplo. Los modelos más primitivos em-
pleaban diodos de gerrnanio, como el
1N82.
Se dispone actualmente de integrados
(TUA 2000) que incluyen un conversor de VHF de alta linealidad, junto con el oscilador.
El oscilador local siempre emplea un transistor bipolar. En los modelos económicos se aho-
rra esta etapa haciendo autooscilar al conversor, como en las radios de AM. Esto tiene el
inconveniente de que, como la impedancia del transistor es modulada por las señales
interferentes fuertes, se produce un «tironeo» (pulling) de la frecuencia del oscilador. Sin
embargo, pese a la validez de este argumento, se utilizan conversores autooscilantes en la
sección UHF de muchos sintonizadores de buena marca. Algunos sintonizadores tienen una
conexión que permite tomar una muestra del oscilador local, ya sea en forma capacitiva o
por eslabón Esto es necesario en los
sistemas de sintonía por sintetizador. Otro detalle de diseño no siempre presente es tener un
diodo varicap por separado en el oscilador para aplicar la tensión de AFT (sintonía fina
automática), ya que en la generalidad (le los casos la misma es combinada con la de sintonía.
Aprovechemos la oportunidad para destacar que en este libro usamos el término AFT en
lugar de AFC para no confundirlo con el AFC horizontal.
Comentemos una particularidad del 4SE3000: en la banda 1 el oscilador recibe su alimenta-
ción en serie con 2200 Ohm, llegándole una tensión menor que 12 V. En la banda III, en
cambio, conduce el diodo D11 que le entrega alimentación plena. Esto es necesario por
cuanto, de no hacerse así, la ganancia de conversión sería menor en las frecuencias más
altas, que es donde rinde menos el oscilador.
La alimentación de los sintonizadores a varicap suele ser de 12 V. Si es de 15 V o mayor;
probablemente el circuito incluye MOSFETs.
Si el lector tiene curiosidad por conocer en qué orden de inductancia están las bobinas de un
típico sintonizador, mencionemos que el rango es de 0,1 a 0,8 uH aproximadamente, según
la banda y la función, excepto la bobina de FI. Estos valores son para VHF; en VHF son aún
menores, y se deben emplear líneas sintonizadas en vez de solenoides

DIODOS VARICAP
Para variar la frecuencia de sintonía, es necesario cambiar para cada canal el producto LC de
los circuitos sintonizados de antena, interetapa y oscilador. En los sintonizadores rotativos, esto
se logra cambiando las inductancias y dejando fijas las capacitancias En los de sintonía elec-
trónica se procede al revés: lo que se varía son las capacitancias, mediante el empleo de
diodos de capacitancia variable, llamados varicaps o varactores.
Cuando un diodo semiconductor cualquiera se polariza en inversa, algunos electrones de la
zona N (con exceso de electrones) pasan a la P (con déficit). Así, a ambos lados de la juntura
se genera una zona vacía de portadores, es decir, aislante. El grosor de este aislante depen-
de de la tensión inversa aplicada, con lo cual se tiene un capacitor controlado por tensión.
Los diodos varicap están fabricados especialmente para perfeccionar esta propiedad; las
impurezas P y N tienen una transición abrupta o hiperabrupta que les confiere mayor
capacitancia y variación de capacitancia con la tensión que los diodos ordinarios. La figura
2.5 ilustra las características de algunos varicap comunes, junto con las formas típicas de
emplearlos.
(En el 4SE3000, los desacoples de los varicap no son tan altos como 1 nF, sino de 120 pF
con el fin de limitar la capacitancia máxirna).
En los circuitos reales hay además capacitancias fijas en paralelo con los circuitos LC.
E1 rango típico de la tensión de sintonía en un sintonizador electrónico es de 2 a 25 V.
Téngase en’ cuenta que a mayor tensión inversa, menor capacitancia, y por lo tanto mayor
frecuencia de sintonía. De la observación de las curvas se deduce que C disminuye poco si
la tensión se lleva a más de 25 V. Por otro lado, no convierte que el sintonizador esté diseña-
do como para que se necesite una tensión de sintonía por debajo de 1 V.
FIGURA 2. 5

Si esto ocurre, resulta que el varicap del oscilador local, como tiene polarizado en directa en los
picos positivos de la R F. Esto equivale a una reducción en la resistencia paralelo del diodo, que
deteriora el Q del circuito oscilador.
Una forma de evitar la conducción de un varicap es colocar dos de ellos espalda contra espal-
da, D1 y D2 están en serie para la RF, con lo que la C equivalente es la mitad, pero así se
garantiza que siempre por lo menos uno de los diodos esté en inversa.
Figura 2.6.
Además, cuando la polaridad instantánea de la RF hace aumentar la capacitancia de tino de
los diodos, disminuye la piel otro, con lo cual la C total tiende a permanecer más constante que
si se tuviese un solo diodo. Cuando esta configuración se emplea en los circuitos de antena e
interetapa, se obtiene menor modulación cruzada ante interferencias fuertes. Se emplea ma-
yormente en los sintonizadores de FM. El B104 es un diodo doble con los cátodos unidos,
especial para esta aplicación.
La corriente de fugas de los varicap es bajísima, mucho menor que 1 uA para todo un
sintonizador, con lo que el circuito que proporciona la tensión de sintonía puede ser de alta
resistencia. Esto ha de recordarse si se va a medir tensiones en un circuito así con un téster
que no sea de alta resistencia (10 M Ohm). El término «varactor» es sinónimo de varicap,
que es una marca registrada de TRW. Motorola los denomina Epicap o VVC.

DIODOS PARA CONMUTACION DE BANDAS
Observemos el siguiente cuadro:

Como se ve, para nuestra norma N, la relación entre las frecuencias centrales de los canales
13 y 2 (frecuencias a las que se deben sintonizar los circuitos de antena e interetapa) es de
3,71 veces. Corno la relación de capacitancia es el cuadrado de la de frecuencia, los varicaps
deberían poseer una relación Cmáx/Cmín de por lo menos 14 veces, y más también porque
las demás capacitancias del circuito, fijas, Hacen disminuir la relación. Como no se fabrican
varicaps para VHF con semejante rango de variación (y aunque existiesen,la variación de
impedancia de un extremo a otro sería excesiva), se recurre a la conmutación de bobinas: se
colocan bobinas de inductancia relativamente alta para la banda 1 (canales 2 al 6), y baja para
la III (7 al 13). Tal conmutación se realiza mediante diodos que actúan como llaves.
La figura 2.7 muestra dos posibilidades de implementación. Para los canales bajos, los diodos
se polarizan al corte (sin tensión o con tensión inversa) para que se comporten como llaves
abiertas, y las inductancias de L1 y L2 aparecen sumadas.
Para los canales altos, se aplica la tensión de conmutación para polarizar en directa al diodo,
el cual cortocircuita a L1, quedando solamente L2 en el circuito.
Esta técnica recuerda a la utilizada en los automóviles para variar la velocidad: como la
acción del acelerador (varicaps) por sí sola no es suficiente para cubrir todas
FIGURA 2.7

las velocida-
des (frecuen-
cias), se
conmutan los
engranajes
de la caja (bo-
binas) según
el rango.
Vemos que
para la ban-
da, alta, el
diodo está en
serie con L2.
Por lo tanto, es muy importante que su resistencia sea lo menor posible para no degradar el Q
de la bobina. Para lograr esto son particularmente adecuados los diodos PIN.
Un diodo tal debe su nombre a que posee una zona «I» de silicio intrínseco (puro) entre las
zonas P y N. Esto hace que, por encima de una cierta frecuencia, el diodo se comporte como
un resistor muy lineal, controlado por la corriente continua que lo atraviesa. Es un fenómeno
muy extraño: si se levanta la característica V/I de un diodo PIN, no difiere mucho de la de una
juntura PN convencional. Hasta unos cientos de KHz presentan la misma impedancia dinámi-
ca, unas decenas de Ohms para una polarización de 1 mA, generando recorte si el pico nega-
tivo de la corriente de señal excede el valor de CC. Pero si el período de la frecuencia aplicada
es comparable o menor que el tiempo de vida de los portadores de corriente en la zona intrín-
seca (el tiempo que tardan en recombinarse), entonces el comportamiento en alterna se divor-
cia del de CC: es posible, en algunos modelos, hacer circular 1A de RF en VHF con una
polarización de sólo 100 mA. Esto se utiliza en conmutación electrónica (sin relevadores) de
transmisión / recepción. Pasa el caso que nos ocupa, se aprovecha la muy baja resistencia de
conducción, del orden de 0,5 Ohm para 5 mA. La figura 2.8 permite comparar algunos rriodelos
de PIN.
Los diodos PIN utilizados en los atenuadores de AGC son de un tipo distinto a los de conmuta-
ción de banda: no se explota en ellos la propiedad de baja resistencia, sino su comportamiento
de resistor muy lineal variable con la CC.
Un diodo PIN no puede jamás reemplazarse por uno de conmutación común o un rectificador,
tales como 1N914 ó 1N4006, por la mayor resistencia y capacitancia de éstos.
En sintonizadores como el ELC3082 ó 4SE3000, la conmutación a banda III es efectuada
aplicando +12 V a la pata correspondiente. Esta alimenta a cada diodo a través de su corres-
pondiente resistor limitador. En otros modelos, por el contrario, los ánodos ya están retornados
interiormente a la alimentación: en tales casos, la conmutación se obtiene colocando la pata
correspondiente a masa.
FIGURA 2.8

CONSIDERACION SOBRE EL RANGO DE SINTONIA
Del cuadro de frecuencias recién visto, se deduce que en los canales bajos, la norma N requie-
re mayor variación de frecuencia (y de capacitancia por lo tanto) que la B. Los diodos BB106
tienen una variación relativa similar a la de los BB10SG,
pero en valores absolutos éstos tienen una capacitancia que es aproximadamente la mitad de
aquellos, para igual tensión. Por lo tanto, cuando se consideran las capacitancias fijas del
circuito, los BB106 y similares permiten mayor variación de frecuencia. En otras palabras, un
sintonizador con BB105G calibrado para norma N requeriría una tensión de sintonía dema-
siado baja para el canal 2. Los BB106, BB109, BB139, MV109 se recomiendan para normas
de TV con banda I extendida. Es deseable que un sintonizador cubra con exceso las bandas
requeridas, para poder recibir ciertos canales de televisión por cable, ya que las frecuencias
de este servicio, aparte de no ser siempre las normalizadas, se encuentran a veces fuera de
las bandas de TV común.
Otro factor que afecta al rango de sintonía es la capacitancia residual de los PIN: la técnica
de fabricación resulta de un compromiso entre lograr baja resistencia y baja capacitancia.
Curiosamente, hay un efecto secundario que ayuda a la reducción de la capacitancia resi-
dual en los PIN. Veamos el diodo D5 en el 4SE3000: cuando no hay tensión de conmutación
(canales bajos), este diodo rectifica la RF del oscilador existente sobre L15 generando una
tensión de aproximadamente 3 V negativos, que quedan aplicados al resto de los PIN, pro-
duciendo una muy deseable reducción de capacitancia. Para no desperdiciar esta «yapa»
que nos proporciona el oscilador local, la pata de conmutación debe dejarse en el aire para
los canales bajos en vez de mandarla a masa. Se tolera una resistencia a masa de algunos
M Ohm como mínimo en dicha conexión.
Otra cosa que nos dice el mencionado cuadro es que la variación relativa de frecuencia del
oscilador es menor que la del resto de los sintonizados. Esto se debe a que, como en todo
superheterodino, su frecuencia difiere en el valor de la FI con respecto a la emisora, en este
caso por encima. Como esta separación aumenta en. valor relativo a medida que se disminuye
la frecuencia (en el canal 13 , el oscilador tiene una frecuencia comparable a la de la señal,
mientras que en el 2 es casi el doble) se coloca el llamado capacitor padder en serie con el
varicap del oscilador (en vez de un desacople de elevada capacitancia), de la misma forma
que el de las radios de AM que usaban tandems con secciones gemelas. Cuando se sintonizan
los canales más bajos (2,3) la capacitancia del varicap es comparable con el del padder, con lo
cual se le da al oscilador una forma de variación que permite un adecuado arrastre (tracking)
con el resto de los circuitos. Todos los varicaps de un sintonizador están apareados. Ante el
cambio de uno de ellos es recomendable cambiar todos los demás. Por lo general, estos
diodos se venden en juegos apareados, en bolsitas de a 4.

CONSIDERACIONES DE SERVICE
La ausencia de tensiones o potencias elevadas en un sintonizador electrónico torna remota
esta eventualidad. Sin embargo, siempre está el problema de las rnalas soldaduras o com-
ponentes con defectos de fabricación latentes. También cabe la posibilidad de deterioro en
los componentesde las primeras etapas por el impacto de una descarga atmosférica en la
antena.
Los varicap y PIN se prueban con el óhmetro exactamente corno cualquier diodo de silicio:
infinito en inversa, y 2/3 ó 5/6 de escala en directa (según que el téster sea de 1,5 V ó 3 V).
Todos los PIN deben tener unos 0,7 V en los canales altos. Todos los varicap deben tener la
misma tensión aplicada. Recordar que pueden estar alimentados desde urca fuente con
elevada resistencia interna, no sólo a los efectos de las mediciones, sino
cuando se sospeche de cualquier acoplamiento parásito tal corno el pulso de retroceso hori-
zontal. Justamente, por coincidir con e1 momento de aparición del sincronismo horizontal y el
burst, si este pulso se «cuela» en el sintonizador a través de las líneas de sintonía, AGC, o aun
de alimentación, se pueden originar problemas que uno buscaría en otras etapas, como ocu-
rrió con un caso rebelde de rango de enganche horizontal muy reducido, y otros con pérdida de
entrelazado o mal comportamiento del AGC. Se impone en tales casos un emprolijamiento de
las conexiones al sintonizador, lejos del flyback, y colocación de capacitores de desacople (la
10 uF) directamente sobre las patas del sintonizador. .
Si no funciona la unidad de sintonía (touch, remoto, etc.) es muy sencillo improvisar un
control manual. Se conecta un potenciómetro de 100 ó 500 K Ohm a .la alimentación de 33
V, para suministrar la tensión de sintonía; y se aplica o no 12 V a la pata de conmutación. En
caso de duda de un diodo en particular, se le puede aplicar tensión de sintonía o conmuta-
ción independientemente del resto levantando su resistor de polarización y alimentándolo a
través del mismo.
Como es tradicional en los sintonizadores rotativos, el tipo de circuito de FI no igual entre
modelos de distintas marcas La figura 2,9 ilustra los ejemplos más típicos.

FIGURA 2.9

Si después de reemplazar un sintonizador es difícil obtener la curva de FI correcta, ello podría
deberse a que tenga un circuito de salida distinto, quedando el recurso de «transplantar» el del
sintonizador defectuoso al nuevo.
Circuitos Digitales en TV
Ing Daniel Pérez
Capítulo III
SISTEMAS de SELECCIÓN de
CANALES
Digitalizado por Rodolfo A Cappella para APAE el 27 de Abril de 2002, con autorización
por escrito del Autor.
Queda hecha la reserva de derechos. Se demandará legalmente la violación.
Prohibida la reproducción total o parcial sin consentimiento expreso de APAE.
IMPORTANTE
Si usa una versión 5.0 ó superior de Acrobat Reader podrá rotar las páginas para ver mejor
los cicuitos.
Índice general
INTRODUCCIÓN .............................................................. 3
SELECCIÓN POR TOQUE (TOUCH)................................ 5
TOUCH POR ZUMBIDO ................................................... 5
TOUCH POR CONTINUIDAD............................................ 9
Juego SN 29750N / 29760N ................................................................................ 12
Juego TDA2620 / 30 / 40 ..................................................................................... 14
SOFT=TOUCH (toque suave) ....................................... 14
uPC1363C y conmutación de banda automática................................................. 16
INTRODUCCIÓN
Ya conocemos el sintonizador electrónico; ahora hay que proveer los medios para comunicarlo
con el ser humano. Estudiarernos los siguientes:
Botonera mecánica autorretenida.
Touch por zumbido
Touch por continuidad.
Soft-touch.
Todos ellos poseen en común la memorización de la tensión de sintonía mediante potenciómetros
rnultivuelta. Para reducir los eventuales errores de frecuencia por cualquier desajuste o enveje-
cimiento de componentes es práctica usual «sumar», a la tensión entregada por los
potenciómetros, una pequeña tensión de AFT (sintonía fina automática).
La misma es proporcionada por un discriminador de frecuencia, que bien puede ser un CI
agregado a continuación del amplificador/detector de FIV o formar parte del mismo.
Este discriminador compara la frecuencia real de la FIV contra la de un circuito LC, y genera
una CC proporcional al error.
El AFT debe elirninarse durante el ajuste del potención retro para poder encontrar con comodi-
dad el punto correcto.
A tal efecto, algunos televisores poseen una llave en el frente; y otros tienen un microswitch
activado por la puertita que oculta los potenciórnetros, el cual corta el AFT al abrirla.
Todo lo dicho vale también para los sistemas de síntesis de tensión.
A partir de aquí utilizaremos a menudo el término «programa», al cual diferenciaremos del
término «canal».
Supongamos que en un determinado hogar se desea recibir los canales 2,7,9,11 y 13, y ade-
más se desea conectar al televisor un VCR con salida en el canal 20 y un juego de video que
sale en canal4.
El televisor tiene un sistema de selección para ocho programas, y el instalador decide progra-
marlo de modo de poder recibir:
- los canales 2,7,9,11 y 13 en los programas 1 al 5;
- el juego en el programa 6; y
- el VCR en el programa 8.
Como se ve, el número de programa simplemente identifica a una tecla, y no tiene conexión fija
con el del canal, excepto si la cantidad de programas disponibles permite, para comodidad del
usuario, programar el canal 2 en el programa 2, etc. Caso contrario, hay que acordarse de la
correspondencia.
Se colocó el VCR en el programa 8 porque en el televisor del ejemplo se conmuta una constan-
te de tiempo en el AFC horizontal adecuada para videocassette cuando se selecciona dicho
programa. Tal predisposición es indicada con las siglas AV (audiolvideo).
En los textos americanos se encontrará la palabra «estación» con Significado equivalente al
de programa.

BOTONERA MECÁNICA
Es la forma más sencilla de gobernar un sintonizador electrónico, ver figura 3.1.
FIGURA 3.1
Se trata de un selector para 4 programas. Las secciones de la botonera son dobles: un contac-
to se encarga de seleccionar el potenciómetro de sintonía correspondiente, y el otro está co-
nectado o no (a través de un puente) a +12 V según que corresponda a un canal de la banda
alta o baja.
Los potenciómetros son del tipo multivuelta para lograr alta resolución y comodidad en la sintonía
especialmente en la banda de UHF, por lo general son de 10 ó 20 vueltas y de 100 KOhm.
Están alimentados por una tensión muy estable de 33 V.
Se utiliza a tal efecto un regulador paralelo que parte de alguna tensión mayor que 60 V que
posea el televisor, e incorpora un circuito integrado de dos patas que hace las veces de un
Zener, pero con mejor estabilidad térmica y menor resistencia dinámica, para reducir los erro-
res de sintonía por variación de temperatura y tensión de entrada.
Se recomienda una polarización de unos 5 mA para estos CI. No olvidar el capacitor en para-
lelo: este CI, como todo zener, genera una cierta tensión de ruido si no se lo desacopla.
Para poder controlar también al sintonizador de UHF, el circuito toma la forma de la figura 3.2
D1 alimenta al sintonizador de VHF en la banda alta. D2 simplemente asegura que dicha ali-
mentación tenga el mismo valor en la banda baja, al restar sus 0,7V.
FIGURA 3.2
La posición del cursor de cada potenciómetro depende de la ubicación del canal dentro de su
banda. Si se sabe de antemano que un dado potenciómetro se ha ‘de utilizar para un cierto
canal o par de canales, es inútil permitirle que pueda proporcionar todo el rango de 0 a 33 V,
eso sería desperdiciar el cursor.
Para facilitar la sintonía en tales casos, se utiliza un refinarniento consi.stente en conectar
resistores en serie con ambos extremos del potenciómetro, para limitar el rango de variación al
estrictamente necesario para dicho canal o par de canales.
El rango total de variación en la tensión suministrada por los potenciómetros a veces debe ser
mayor por la inevitable atenuación que le introduce la red que la combina con la tensión de AFT.

SELECCIÓN POR TOQUE (TOUCH)
Para evitar los consabidos inconvenientes de la botonera mecánica, se desarrollaron sistemas
totalmente electrónicos que sólo requieren el toque (no presión) del dedo, y que no poseen
partes mecánicas en absoluto. Los tipos de touch utilizados en TV son:
- por inyección de zumbido, y por
- continuidad de la piel.

TOUCH POR ZUMBIDO
Analizaremos el circuito de la figura 3.3. Las lámparas neón se caracterizan por tener un com-
portamiento biestable, que puede explotarse como memoria. En efecto:
a) Si VAK (tensión ánodo-cátodo) es inferior a un cierto valor de «mantenimiento» hay total
certeza de que la lámpara está apagada.
NOTA : 1as (lámparas) neones siempre se
deben alimentar limitando la corriente (igual
que los LEDs) FIGURA 3.3
b) Si VAK supera un cierto umbral de «igni-
ción » la lámpara se enciende, y su tensión
disminuye inmediatamente a la de manteni-
miento.
c) Si, estando encendida, VAK se reduce
brevemente por debajo de VMANT, se apa-
ga.
Vemos que la exploración de la curva carac-
terística consta de un camino de ida y otro
de vuelta, con tramos no compartidos. Esta
histéresis es el equivalente electrónico de la
autorretención o enganche de la botonera
mecánica. Además, este mismo componen-
te produce luz, con lo cual también se provee
la indicación visual del programa activado.
Supongamos que inicialmente no tenemos tensión
en el circuito y que están todos los capacitores des-
cargados. Entonces, se aplica alimentación. La ten-
sión VA sube rápidamente hasta que se dispara la
neón que posea el menor valor de VIGN; en la figura
3.4 supondremos que fue NE1.
FIGURA 3.4
Se han despreciado las caídas de tensión en los diodos. Obsérvese con atención los valores
de tensión y corriente en ambas lámparas. En la misma figura se detalla el punto de trabajo de
las mismas. Nótese que la fuente de 33 V recibe corriente, en vez de entregarla.
Volviendo a la figura 3.3, si ahora se toca la placa sensora de la NE2, se introducirá un zumbido
que será acoplado por C2 al doblador de tensión D2 - D2' y filtrado por C2'. La salida de este
doblador es negativa, de modo que con ello irá aumentando VAK de NE2, ver figura 3.5. FIGU-
RA 3.5
En algún momento, VAK de NE2 supera los 172V de ignición, con lo cual enciende repentina-
mente y achica su tensión a 107 V. Esto genera, una momentánea disminución en la línea de
VA, que apaga a NE1.
En la figura 3.6 se aprecia el circuito completo del touch empleado en los primeros kits MBLE
CTV12 que aparecieron en nuestro país.
Cuando se le corta la alimentación, el touch se olvida del último programa seleccionado, y al
volver a encenderlo se dispararía una neón cualquiera. Para lograr un comportamiento educa-
do del circuito, se hace que uno de los programas, generalmente el primero, funcione como
preferencial o prioritario, de modo tal que siempre sea el que se encienda al prender el televi-
sor. Veamos cómo se logra esto con el touch que nos ocupa. R1 y C1 constituyen un integrador,
o sea un filtro que suaviza y retarda la aplicación de alimentación a las neones.
En cambio, R2 y C2 son un diferenciador, que proporciona alimentación a NE1 inmediatamen-
te, durante las primeras décimas de segundo después de encender el televisor. D1 evita que
esta alimentación momentánea sea aplicada al resto de las lámparas (por estar en inversa en
estos instantes), y luego no influve más en el funcionamiento.
FIGURA 3.6 En la unión de los rectificadores de cada lámpara, se tienen 33,7 V con la lámpara
encendida, y 0 V si está apagada. Por lo tanto, este punto es ideal para alimentar al
potenciómetro de sintonía. La figura 3.7 explica el método para colocar en el circuito al
potenciórnetro del canal seleccionado.
Por simplicidad se adoptó 0,7V para
todos los diodos, pero en los conecta-
dos a los cursores es algo menos por
su más baja corriente. FIGURA 3.7
Cada potenciómetro tiene un diodo
conectado en serie con el cursor, y se
unen todos los cátodos entre sí y se
retornan a masa por dos resistores.
Uno solo de los diodos a la vez tiene
tensión positiva en su ánodo, y los de-
más no tienen nada.
Por lo tanto, conducirá aquél, y la ten-
sión provista a 1a línea de cátodos mantendrá el resto al corte. Ahora bien, ¿qué hace ese
diodo en el extremo de masa de cada potenciómetro? Veamos un poco: la tensión en la línea
de cátodos es la del cursor del potenciómetro seleccionado, menos la caída en el diodo serie.
Pero la caída en una juntura semiconductora depende de la temperatura: disminuye en aproxi-
madamente 2mV por cada °C de aumento en 1a temperatura ambiente.
Como la tensión en el extremo superior de un potenciómetro es la de los 33 V más la de un
diodo, y la del extremo inferior es la de masa (0V) más la de otro diodo, ambas tensiones
variarán de la misma forma que las de los diodos. Y por supuesto, cada punto de la pista
(incluso el cursor) tendrá esa misma variación. El diodo en serie, por estar restando su caída
tendería a hacer subir en 2mV/°C la tensión de salida, efecto que queda compensado por la ya
mencionada variación en el cursor. Esto evita que el televisor se desintonice al variar la tempe-
ratura.
Véase en la figura la forma de obtener la conmutación de bandas. También en esta función se
emplean diodos para aislar entre sí los programas. Según que el diodo del programa activado
se conecte (a través de la llavecita) a una línea o a otra, se polariza concordantemente uno de
los transistores (no se ilustra el sumador a diodos para proveer la alimentación de VHF). A
pesar de estar conectados como seguidores emisivos, llegan a la saturación plena porque los
resistores de base son alimentados desde una tensión más elevada que la de colector.
Nótese que el regulador es alimentado por dos caminos: uno es el resistor de 82 KOhm, y el
otro es la corriente que le envía la neón activada. El touch por zumbido no sirve para televisores
operados por batería, por ejemplo en el auto, por la sencilla razón de que no existe tensión
alterna que lo genere.
Tampoco funciona. correctamente en televisores con chasis aislado o cuando el reparador
coloca un transformador 220V:220V para seguridad. Además, un mismo componente (la neón)
debe realizar muchas funciones: umbral, retención, generación de tensiones de sintonía y con-
mutación, e indicación luminosa, todo lo cual la convierte en un componente crítico.
TOUCH POR CONTINUIDAD
Se basa en la conductividad de la piel. Requiere un par de contactos, los cuales tienen aplica-
da una cierta diferencia de potencial, y un circuito que detecte la circulación de corriente.
Estudiernos el circuito de la figura 3.8.
Comencemos por suponer que el FF tiene un nivel 1 en R, y que C está en 1. R1 mantiene el
punto A en OV. El inversor produce un nivel 1 en B. La NAND S tiene ambas entradas en 1, así
que su salida es 0. Este nivel mantiene el 1 que habíamos supuesto en R. T1 y T2 son de canal
P, de modo que requieren una VGS negativa (compuerta a masa) para conducir, de modo que
están al corte. La tensión en P es entonces de 0V.
Si colocamos ahora el dedo so-
bre las placas, aparecerá una ten-
sión en A. Dependiendo de la pre-
sión ejercida, el estado de la piel
y las dimensiones de las placas,
la resistencia del dedo tiene un
valor de unos cuantos MOhm.
Cuando la tensión en A supera el
umbral del inversor, éste la inter-
preta como un 1, y B pasa a 0.
Este 0 fuerza a la NAND S a pro-
ducir un 1, y éste a la NAND R a
producir un 0. Así, los transistores pueden conducir. T2 envía alimentación al potenciómetro. T
l conecta al punto A los 33 V, con lo cual enciende el LED.
Si se retira el dedo las condiciones no cambiare, pues T1 continúa poniendo un 1 en la entrada.
Imaginemos ahora que el nivel en C pasa momentáneamente a 0. Entonces, la NAND R pasa
a 1. Ambos transistores se cortan. El punto A vuelve a estar en 0, B en 1. y corno ambas
entradas de NAND S están en 1 su salida pasa a 0, manteniendo el 1 NAND R. El circuito ha
vuelto a la condición inicial.
Veamos ahora la implementación más práctica de la figura 3.9. Este circuito permite la selec-
ción de 3 programas. Nótese que el nivel 0 que se produce en el punto B de la sección activada
cumple la doble función de «setear» a su propio FF, y de «resetear» a los demás; así se logra
desconectar al programa anteriormente seleccionado, y evita que haya más de uno activado
sirnultánearnente. Si el circuito se expandiese a, por ejemplo, 8 programas, cada NAND R
tendría 7 entradas conectadas a los demás secciones.
La polarización inversa aplicada a los LED es para que la baja resistencia de los mismos no
estorbe la tensión aplicada a través del dedo hasta tanto esta no haya superado el umbral de
disparo de la entrada. Los diodos en serie con cada LED evitan la degradación de la sensibi-
lidad en casó de que los LED tengan elevada corriente de fuga.
El diodo en el retorno de los potenciómetros compensa, al menos para los valores más bajos
de Vsint, él coeficiente térmico de los diodos que seleccionan cl potenciómetro. La conmuta
ción de banda es similar a la vista en el touch de neones. Nótese que ambas placas sensoras
poseen un resistor en serie de alto valor. Esto es para proteger al usuario de posibles sacudi
as.
Las estrictas normas de seguridad europeas exigen que estos resistores sean capaces de
soportar elevados picos de tensión sin que se venza su rigidez dieléctrica. Se debe usar
resistores especiales «metal - glass», con adecuado espaciado en la espiral resistivo.
Se reconocen por tener el cuerpo pintado de celeste: probablemente el lector ya los haya visto
en los divisores de tensión de foco. Toleran tensiones de varios kV durante algunos segundos.
Si el circuito sensor incluye capacitores que también sean críticos para la vida humana (caso
del touch con neones visto), también aquí deben ser de un tipo especial, mercados con las
siglas VDE, SEMKO, etc., que indican el cumplimiento de la norma respectiva.
Estos capacitores también se encuentran en los conectores de antena. El esquema visto co-
rrespondo al usado en la serie de integrados Plessey ML 231, 2, 6 y 8. ,Los ML 237 y 239
requieren estados invertidos en las patas de selección: lámparas conectadas a la alimenta-
ción, y sensores retornados a masa, esto es, un potencial más negativo que en reposo. Con
esto se garantiza la selección cuando el usuario está cargado estáticamente en épocas de
baja humedad y estando parado sobre una alfombra de fibra sintética, o bien si el mismo está
en contacto con una tierra.
Algunos integrados de esta serie ofrecen otras funciones. Una es la salida de «mute» o
«muting», que cambia momentáneamente de estado al ocurrir una selección, para enmudecer
el sonido y / o desactivar al AFT. Otra posibilidad es la de hacer que el programa cambie
secuencialmente mediante pulsos aplicados a una pata; para ello en vez de flip-flops el C1
posee un contador preseteable. También pueden existir conexiones que permiten conectar
varios integrados en cascada. Por último, algunas aplicaciones que emplean neones como
indicadores requieren un transistor externo que corte la alimentación de las mismas durante el
mute para que ningún camino de fugas interfiera con la nueva selección. En general, los touch
basados en la resistencia de la piel también pueden llegar a dispararse por zumbido, tocando
un solo contacto.

Juego SN 29750N / 29760N
La figura 3.10 muestra el circuito de touch ICESA ST 1010, desarrollado por el autor, que em
plea el juego de CI Texas SN 29750 N / 29760 N. Cada integrado tiene capacidad para 4
programas. Las conexiones de sensor, potenciómetro y lámpara son independientes. La se-
lección se realiza con una continuidad hacia masa. Las salidas de potenciómetro, al igual que
las de lámpara son normalmente abiertas, y se saturan a masa al ser seleccionada la entrada
correspondiente, lo contrario a los CI Plessey, los cuales aplican la tensión de alimentación.
Por ese motivo, los diodos de selección de potenciómetro se conectan al revés, y el resistor de
carga se retorna a los 33 V Nótese que los diodos conectados a los potenciómetros no selec-
cionados habrán de tener + 33 V en sus cátodos, mientras que la tensión en la línea de ánodos
estará gobernada por el único diodo en conducción. E1 transistor T2, conectado como segui-
dor emisivo, porporciona baja resistencia de salida, y además el coeficiente térmico de su
juntura B-E compensa el de los diodos
Esta unidad ya viene cableada de fábrica para 3 programas en la banda 1 y 4 en la III. La
conmutación de banda se efectúa mediante T1, que se satura al recibir polarización a través de
alguno de los LED de la banda III.
Los capacitores en las entradas absorben picos de ruido. De los dos CI, el 750 es el que tiene
la circuitería que provee un programa preferencial. Para reforzar esta condición, el capacitor ea
la entrada correspondiente se conecta a masa en vez de Vcc, así, al subir la alimentación
después del encendido, dicho capacitor inyecta una corriente de carga en la entrada.
El 750 incluye un generador de corriente (100 uA) para polarizar al seguidor emisivo, y el 760
genera el pulso de mute. La pata 2 es la interfase para que se comuniquen los CI. Esto es
necesario, porque si un CI está con el programa seleccionado y luego se selecciona un progra-
ma en el otro CI, éste debe enviarle una orden al anterior para que se resetee. Puede conectar-
se un 750 con un total de dos 760s mediante esta pata.

Juego TDA2620 / 30 / 40
La figura 3.11 es un sistema de touch con integrados Philips. Su funcionamiento se parece al
del 750 / 760, pero usa integrados adicionales para la conmutación de potenciómetros y lám
paras. A pesar de que se necesite el doble de integrados para la misma cantidad de progra-
mas, se eliminan dos diodos por cada programa, (junto con el problema de la deriva térmica) y
los PNP de banda.
Lo que se dibujó como llaves inscriptas en círculos, son en realidad amplificadores operacionales
conectados como seguidores de tensión, de ganancia unitaria. La entrada de cada uno va al
cursor de su potenciómetro, y todas las salidas están en paralelo, pero sólo el operacional del
programa seleccionado está activo: todos los demás están inhabilitados, con sus salidas en
alta impedancia. Este método tiene mejor estabilidad térmica que la conmutación a diodos.
Cada una de las patas 11 a 14 es capaz de suministrar una corriente de hasta 35 mA, con
menos de 1,5 V de caída con respecto a Vcc, con lo cual se puede conmutar las bandas del
sintonizador sin amplificadores externos. El sintonizador ilustrado es de un tipo que requiere el
ingreso directo de las bandas, sin combinar externamente la I y III. El número de programa es
exhibido en una válvula indicadora gaseosa.

SOFT=TOUCH (toque suave)
Tratándose de modas, no debe extrañar que la técnica retroceda un paso después de haber
avanzado dos. A pesar de todos los argumentos esgrimidos en contra de los componentes
mecánicos cuando se popularizó el touch, apareció un corto tiempo después el soft touch, que
es un pulsador con baja presión de accionamiento. Como no es autorretenido, necesita un
circuito de memoria similar a los usados en los touch por continuidad. Es el mismo tipo que
usan las calculadoras: puede ser a resorte, o a «sapito» (lámina flexible de casquete esférico
que vuelve a su formal inicial después de combada), empujado por un botón. Otros prescinden
del botón, utilizando como botonera una lámina plástica flexible con los símbolos dibujados del
lado externo, y con metalizaciones en la otra cara que hacen de contactos, pistas, y conector;
otra lámina metalizada trasera completa el contacto.
A pesar de ser piezas mecánicas, la confiabilidad es elevada por la pequeña presión requeri-
da y su sencillez. No hay problemas de seguridad para el usuario, ni de suciedad conductiva en
los contactos: algunos modelos, especialmente los utilizados en controles remotos, son a prue-
ba de vuelcos de tazas de café. Lo que sí puede ocurrir es que después de un tiempo las teclas
deban ser oprimidas cada vez con más presión, por la formación de una película sobre la
superficie de las pistas impresas que hacen de contactos. Ello se soluciona limpiándolas con
una goma de borrar de tinta.

uPC1363C y conmutación de banda automática
La figura 3.12 es el circuito de un touch empleado por un modelo de televisor Noblex. Utiliza 12
programas de los 16 que contiene el uPC1363C. Para lograr esta elevada densidad, a cada
programa corresponde una sola pata. Las no activadas presentan resistencia infinita, y reciben
la tensión de 32V a través del potenciómetro correspondiente. La del programa activado está
saturada, lo cual hace encender su neón, y activar el potenciómetro de sintonía del mismo
modo, que el estudiado con el SN29750 / 760.
En el circuito se supone activado el programa 1, y corno ejemplo su potenciómetro entrega 2,8
V. Según las teniones dadas por el fabricante, el diodo en conducción y el seguidor emisivo
tienen una tensión de 0,5 V, valor más aproximado a la realidad que 0,7 por la baja corriente
circulante.
Las patas de los programas son en realidad las salidas decodificadas de un contador. Cuando
se oprime la tecla de un programa no activo, es decir con tensión en su pata, se aplica parte de
esta tensión a la pata 18. Esto hace arrancar un oscilador interno, con frecuencia determinada
por la RC de la pata 17, que hace avanzar al contador. Entonces, se va desplazando la pata que
está saturada. En algún momento, le tocará a la pata corre spondiente a la tecla que está
siendo oprimida, con lo cual se deja de excitar la pata 18 y el oscilador se detiene. Quedan así
activados la neón y el potenciómetro del nuevo programa.
Durante la búsqueda, aparece un 0 en la pata 13, nivel que hace saturar a T2 y éste a T3, el cual
mantiene apagadas las neones. Al encender el televisor, T1 es hecho conducir por algunos
instantes gracias a la corriente de carga de Cl. Como T1 está en paralelo con la tecla del
programa 1, se logra así el efecto de preferencial.
Ahora, una buena pregunta: ¿dónde están las llavecitas de selección de banda?
No tiene, y la salida de la unidad de sintonía (Ve) tampoco va directamente al sintonizador. Un
circuito con operacionales aplica a los varicap una tensión entre 0 y 27,8 V cuando Vc varía
entre 2,5 y 10,2 V. Pero si Vc excede los 10,2 V, Vsint desciende inmediatamente a 4,3 V y
luego vuelve a aumentar gradualmente hasta 28 V a medida que Vc se acerca a 29 V; simultá-
neamente se aplica tensión de conmutación.
Como se ve, el primer tercio de la pista es dedicado a los canales bajos, y el resto a los altos,
simplificando la tarea de programación para el usuario sin conocimientos técnicos. Volviendo
a la comparación automovilística, se trata de una caja de cambios automática. El operacional
IC2b actúa como comparador (no está realimentado); un divisor resistivo aplica una tensión de
umbral de 10,2 V a su pata no inversora. Cuando la tensión en la inversora (=Vc) es inferior al
umbral la salida de IC2b es alta; no se aplica Vconm porque T5 está cortado, y T6 se satura
haciendo que IC2a tenga la transferencia I dela figura 3.13.
Cuando Vc supera el umbral, la salida de IC2b se satura a masa Esto hace que T5 proporcione
tensión de conmutación, y que T6 se corte para, obtened la transferencia III en IC2a. El circuito
que incluye a IC2c es un monostable, que alarga el pulso de «mute» que lo dispara T7 mantiene
anulado el AFT durante el estado transitorio de IC2c. En casos en que no se desee el AFT, para
introducir una desintonía deliberada, se cierra la llave correspondiente.
Nótese que el sintonizador empleado utiliza un varicap aparte para el AFT, a diferencia de los
tradicionales que lo aplican a todos los varicap, superpuesto a la tensión de sintonía. A juzgar
por el conexionado de las patas, el TA75902P es similar al conocido cuádruple operacional
LM324.
El uPC1363C está previsto también para selección de programa por control remoto: cada vez
que se pone a masa la pata 16 el contador se incrementa en 1; y si es la pata 15, se decrementa
(el contador es reversible). Estas actuaciones pueden ser provistas por el CI receptor remoto
SAA1351, como en el control remoto IR350 de fabricación local.
Por último, el NPC1360C es funcionalmente equivalente al 1363, pero utiliza LEDs para la
indicación luminosa.
Circuitos Digitales en TV
Ing Daniel Pérez
Capítulo 4: Control Remoto
Digitalizado por Rodolfo A Cappella para APAE el 2 de Diciembre de 2002, con
autorización por escrito del Autor.
Queda hecha la reserva de derechos. Se demandará legalmente la violación.
Prohibida la reproducción total o parcial sin consentimiento expreso de APAE.

Importante
Si baja gratis de Internet Abobe Acrobat versión 5.1 podrá rotar las páginas para ver los
circuitos en forma clara.
www.adobe.com
Índice general
Circuitos Digitales en TV
Ing Daniel Pérez
Capítulo 4: Control Remoto
INTRODUCCIÓN .............................................................. 3
ULTRASONICO POR MULTIFRECUENCIA ..................... 4
Generación de multi-frecuencia por divisores digitales 5
ULTRASÓNICO O INFRARROJO, CON PPM ................. 11
SAB301//3022,3032,3042 ............................................... 15
Un control remoto paro KT3 ....................................... 18
INFRARROJO CON MODULACIÓN BIFASE ................. 20
INTRODUCCIÓN
Poder controlar un televisor sin levantarse del asiento fue considerado por mucho tiempo un
lujo costoso. Hoy en día, tal posibilidad se encuentra en la mayoría de los televisores de color, y
constituye un importante argumento de venta.
El control remoto ha evolucionado desde los primeros modelos, que sólo permitían encendido
/ apagado y cambio secuencial mecánico de los canales, hasta la sofisticación actual que
permite manejar la totalidad de las funciones, incluyendo videotexto, juegos, y también la exten-
sión del ecntrol al resto de los electrodomésticos. Una justificación científica para este «chi-
che», que previamente estaba reservado a la telemetría y aplicaciones industriales y militares,
es que el asiento del televidente es la ubicación correcta para juzgar la imagen y ajustarla.
Puede intentarse una clasificación de los distintos métodos de control remoto de acuerdo con
el medio de transmisión empleado:
a) Alámbrico: lo mencionamos a simple título enumerativo. Lo que se transmite por el cable
puede ser una simple continuidad (para encendido / apagado), una extensión cableada de los
controles normales, o alguna de las señales que detallaremos en los sistemas inalámbricos.
b) Radio: totalmente en desuso, debido a que su alcance no queda confinado por las paredes,
y produciría interferencia en hogares vecinos.
c) Ultrasonido (US): Fue muy popular hasta hace poco. Se emplea una portadora de frecuen-
cia inaudible con algún tipo de modulación que permita transportar al comando. Una frecuencia
conveniente es 39kHz para evitar así la interferencia por la 2a y 3a armónicas de la frecuencia
horizontal.
d) Infra-rojo (IR): Usado unánimemente en la actualidad, con ventajas sobre el US: admite
mayores frecuencias de modulación y de transmisión de datos, no molesta a los animales, los
transductores son más robustos y económicos, y no hay problemas de trayectorias múltiples o
por ecos en las paredes. No obstante, se toma una serie de precauciones tanto en el ernisor
corno el receptor para la protección de los comandos frente a interferencias causadas por
otras fuentes infrarrojas, como ser lámparas y micrófonos inalámbricos por rayos IR.
Limitándonos a los dos últimos casos, estudiaremos las implementaciones prácticas.
ULTRASONICO POR MULTIFRECUENCIA
(una frecuencia por cada comando)
Si la cantidad de comandos es reducida (hasta 10), la generación de las frecuencias puede
realizarse percutiendo sobre varillas resonantes que actúan al mismo tiempo como irradiadores
Una solución más moderna consiste en utilizar un oscilador LC a transistores, en el cual la
frecuencia depende de la derivación en la bobina, figura 4.1
Según el pulsador que se oprima,
se varía la inductancia que se co-
loca en paralelo con C1.
T1 hace oscilar este circuito sin-
tonizado. T2 es excitado por T1 y
comanda el transductor a través
del auto-transformador elevador Tr.
La red enclavadora constituida
por D y C2 se debe a que el
transductor es del tipo
electrostático (capacitivo) y requiere estar polarizado, típicamente con 150 ó 200 V de conti-
nua. Ello no es necesario en los piezoeléctricos y dinámicos. Nótese la doble función de los
pulsadores:
Además de seleccionar la frecuencia, permiten la conexión / desconexión del circuito, sin nece-
sidad de agregar un interruptor a propósito.
Los transductores ultrasónicos se diseñan de modo de resonar en la banda de trabajo para
obtener máxima eficiencia. Por ello, si se conecta un osciloscopio al transductor se observará
probablemente una marcada diferencia en la amplitud según la frecuencia emitida, como así
también en la forma de onda (más senoidal cuanto, más cerca de la resonancia).
Para la recepción de los comandos, se utiliza otro transductor como micrófono, seguido de un
preamplificador, y luego un conjunto de circuitos sintonizados a cada una de las frecuencias de
comando, acompañados de un detector. Según la frecuencia ernitida, sólo uno de los detecto-
res entregará una salida, actuando sobre el circuito correspondiente al comando.
Los circuitos sintonizados pueden ser pasivos (con inductores) o activos. La figura 4.2 resume
algunos ejemplos de filtros activos pasa-banda.
La bobina osciladora del transmisor,
por tener un único elemento de regu-
lación, sólo puede ajustarse para una
frecuencia de comando, por lo que el
resto de los ajustes corresponde ha-
cerlos en la sintonía de los detectores
en el receptor ultrasónico.
Debido al envejecimiento de los com-
ponentes que determinan la frecuen-
cia, se puede producir al cabo de un
tiempo una reducción en el alcance del
control remoto.
Para determinar si hay un problema
de de-sintonía, RCA sugiere una inte-
resante experiencia: accionar un co-
mando en el transmisor mientras se
lo acerca y aleja rápidamente del televisor.
Esto produce un ligero cambio en la frecuencia recibida por efecto Doppler.

Generación de multifrecuencia por divisores digitales
Cuando la cantidad de comandos es de 16 ó superior, se requeriría una gran cantidad de
circuitos para ajustar, y asimismo resultaría irás delicado el diseño decido a la proximidad de
las frecuencias Por ello, en estos casos, si se continúa con la técnica de una frecuencia ultrasó-
nica por cada comando, se la debe implementar de una forma más práctica.
Así, se ha desarrollado circuitos integrados que, a partir de un oscilador de frecuencia muy
superior al rango de trabajo, obtienen las frecuencias necesarias mediante divisores digitales.
Si bien podría recurrirse a una solución tipo sintetizador, hay una mucho más sencilla llamada
eliminación de pulsos, o multiplicador de relación o porcentual (rate multiplier). Para describirlo
nos referiremos al CI SAA1024 para 30 comandos, figura 4.3
Incluye un oscilador controlado por un cristal de 4,43 MHz (este CI se diseñó para emplear un
cristal abaratado por el uso; otros emplean resonadores cerámicos de 455 KHz.). Esta fre-
cuencia es luego dividida por dos, por conveniencia del multiplicador de relación. Este funcio-
na así por cada 128 pulsos que le llegan, elimina una cantidad comprendida entre 1 y 30 según
la tecla presionada.
Así, si se eliminan por ejemplo 5 pulsos de cada 128, quedan 123, y la frecuencia de salida del
multiplicador será 123 / 128 de la de entrada. Por supuesto, es una forma muy «sucia» de
cambiar la frecuencia, como puede deducirse de la forma de onda obtenida. Pero puede de-
mostrarse que el agregado de un divisor fijo mejora esta distorsión de fase o «bailoteo» (jitter).
Verificaremos esta propiedad con la ayuda de la figura 4.4.
En este ejemplo hipotético, se elimina un pulso de cada ocho en una onda de 64 KHz. La señal
resultante atraviesa luego tres flip-flops, pudiendo observarse el gradual mejoramiento de la
forma de onda. Volviendo a nuestro 1024, el divisor fijo que sigue al multiplicador divide por 50,
con lo que se obtiene una buena pureza espectral.
La salida de este divisor es aplicada al transistor externo.
El CI posee 11 patas de conexión con la botonera, organizada como una matriz de 6 filas por 5
columnas Cada comando es ingresado poniendo a masa simultáneamente una fila y una co-
lumna, lo cual requiere teclas de doble contacto (cada pata de botonera es retornada normal-
mente a la alimentación mediante resistores de pull-up externos). Un decodificador convierte
este código tipo 2 de 11, en una palabra binaria de 5 bits que gobierna al multiplicador. Parale-
lamente, hay un circuito que detecta si se ha oprimido más de una tecla, para bloquear la
transmisión.
Este CI está realizado en CMOS para lograr un bajísimo, consumo cuando no se emite un
comando. Como se sabe, el principal consumo de los CMOS resulta de la carga y descarga de
capacitores en los flancos de conmutación. Por ello, el oscilador del SAA 1024 se hace funcio-
nar únicamente cuando se transmite un comando.
E1 SAA1124 es una versión mejorada, que incluye internamente los resistores de pull-up, y,
además, el resistor y capacitores asociados al cristal. Puede reemplazar al 1024, previa elimi-
nación de los componentes mencionados, excepto en los (muy raros) casos en que se utilice
botonera tipo touch, debido a la relativamente baja impedancia del 1124. Por último, el SAA
1224 es una versión con iguales entradas de botonera que el 1024 y el 1124, pero utiliza boto-
nes de contacto único, y vuelve a requerir componentes externos para el oscilador.
Ya que estamos hablando de botones de 1 y de 2 con-
tactos, cabe señalar una falla inherente a estos últimos:
con el uso, la actuación de ambos contactos ocurre sólo
si se oprime con suficiente fuerza. Una actuación in-
completa puede ocasionar un funcionamiento incorrec-
to o el no-reconocimiento según el circuito que lo em-
plea. Puede restituirse el comportamiento de un botón
de doble contacto averiado conectando el sano como
se ilustra en la figura 4.5.
También en el lado receptor se debe usar una técnica especial para la identificación de una
cantidad de frecuencias tan alta como 30. El SAA1025 reconoce los tonos ultrasónicos basán-
dose en el conocido principio del frecuencímetro: contar ciclos durante un tiempo determinado.
Finalizado dicho intervalo, el integrado reconoce de qué código se trata según la cantidad de
ciclos que entraron.
La figura 4.6 detalla un sistema de control remoto completo. El resistor R se requiere en caso
de utilizar micrófono a capacitor. Su salida es enviada a dos filtros activos pasa-banda.
Sus frecuencias de resonancia están escalonadas, al estilo de las etapas de FI de video, para
obtener una respuesta aproximadamente plana sobre toda la banda de frecuencia del sistema.
Esta selectividad es necesaria para rechazar las frecuencias audibles y otras que podrían es-
torbar el funcionamiento del control remoto. D3 y D4 proveen limitación de señales muy fuertes
Todo este circuito preamplificador debe estar bien blindado, por cuanto se manejan señales
muy débiles.
La salida del segundo operacional recibe amplificación adicional y limitación por el transistor
T2, el cual excita al receptor remoto SAA1025 Este utiliza otro cristal de crominancia como
referencia de frecuencia, que es luego dividida para generar los intervalos de conteo.
Para aumentar la inmunidad frente a las interferencias, sólo después de que dos mediciones
arrojen el mismo valor se acepta el comando recibido. Entonces, el CI aplica el código en
forma paralela a las patas I/O, durante 23 ms. Estas patas están normalmente en 1, debido a
los resistores externos. Este código
momentáneo es enviado a otros CI
que lo interpretan, según veremos
más adelante.
En la actualidad, absolutamente to-
dos los CI de sonido, luminancia y
crominancia pueden ser controlados
por tensiones continuas, lo cual po-
sibilita su control remoto. Para ello,
se necesita un CI que proporcione
las tensiones correspondientes a
volumen, brillo y color (en algunos
casos también contraste) y que las
altere cuando así lo requiera algún comando.
El SAA1025 tiene esta posibilidad incluida Posee tres registros (memorias), cada uno con una
información que sirve para generar la tensión de control mediante convertidores digital a
analógico (D/A). Cada uno de estos D/A produce constantemente una onda rectangular de
frecuencia fija (8,9 KHz), pero con «ciclo de trabajo» (duty cycle, relación entre el tiempo en que
está en 1 y el tiempo total del período) variable.
Según el número almacenado en un registro, su D/A puede cambiar el ciclo de trabajo entre 1/
31 (pulsos muy angostos) y 30/31 (pulsos muy anchos). Cuanto más ancho es un pulso, tanto
mayor es su valor medio; y este valor medio es lo que se obtiene haciéndolo pasar por un
integrador (filtro pasa-bajos figura 4.7)
Este tipo de D/A se llama modulador de ancho de pulso (PWM). Cuando el CI recibe una orden
de modificar una tensión analógica, aparte de ser enviado su código a las patas I/0, el circuito
interno incrementa o decrementa (sube o baja un «paso») el registro correspondiente, con lo
cual se modifica concordantemente el ancho del pulso, y la tensión continua integrada.
Si el comando se emite continuamente, se realiza una alteración cada 184 ms. Nota: algunos
fabricantes (ITT) en vez de ciclo de trabajo utilizan el concepto de la «relación marca / espacio»
(tiempo del 1 / tiempo del 0).
Al retirar la alimentación, los registros de los valores analógicos se borran. Cuando se vuelve a
encender, el CI realiza una «normalización» de sus contenidos: enel caso del SAA1025, el
volumen queda en 10/31, brillo en 18/31 y color en 16/31. Lo mismo ocurre al recibir el coman-
do de NORMALIZACIÓN. Si se recibe el de MUTE, la salida de volumen se corta instantánea-
mente; una segunda actuación de la tecla la vuelve a habilitar. Probablemente sea una redun-
dancia, pero conviene aclarar que las ondas rectangulares producidas por los D/A no son la
señal PPM recibida, aunque sean controlables por ésta indirectamente.
La pata 6 va a un transistor que comanda a un relé, por el cual pasa la alimentación del resto del
televisor. Esto permite encender o dejar en stand-by (reserva) el TV por control remoto. Deci-
mos en reserva (o espera) y no «apagado» por cuanto el circuito receptor remoto es alimenta-
do por una fuentecita aparte, apagable sólo por el control encendido / apagado principal; caso
contrario, el control remoto se apagaría a sí mismo y no podría reencenderse.
El funcionamiento de la pata 6 puede seleccionarse según el conexionado de la 10. Si ésta se
conecta a t 18 V, el TV se enciende al seleccionar cualquier programa y pasa a reserva al emitir
el comando Nº 1 (el de menor frecuencia). Si la pata 10 se deja en el aire, la 6 queda goberna-
da por un flip-flop T; se enciende al recibir un comando N° 1 y se apaga al recibirlo nuevamente.
Las patas I/O (input-output) también pueden funcionar como entradas, para proveer una botonera
local. Hemos dicho que están normalmente en 1, y cuando se acepta un código lo copian mo-
mentáneamente. Pues bien, si mediante una matriz de diodos forzamos a masa una o más de
estas patas, el CI reconocerá el código aplicado (ceros en las patas forzadas, y unos en las
restantes) cono si le viniese por remoto.
Tal es así, que a los 46 ms de detectar el comando local, regenera los ceros aplicados envian-
do un pulso de baja impedancia a masa en las patas en cuestión, previendo la posibilidad de
que las patas I/O estén excitando a compuertas TTL.
El M 055 tiene la misión de detectar si el 1025 está recibiendo un comando de selección de
programa, y decodificarlo. En sí, es un decodificador de 4 bits, con 16 salidas que están nor-
malmente en 1 excepto la que corresponde al código entrado. En realidad, lo que entra es un
código de 5 bits (entradas DCBAE, ordenadas de bit más significativo al menos), pero recono-
ce únicamente los códigos 0 al 15, porque si el número aplicado es del 16 al 31 ninguna salida
se da por enterada. Esto es exactamente lo que necesitamos, ya que los comandos que no
sean de selección de programa tienen un 1 en su bit más significativo, o sea, van del 16 al 31.
Las entradas CBAE van conectadas directamente a las I/O homónimas del 1025. La D, en
cambio, pasa por una red diferenciadora de aproximadamente 0,5 mi Así, cuando llega un
comando de programa, la I/O D pasa a 0, pero la entrada correspondiente del MO55 recibe
este nivel sólo durante el lapso mencionado. Luego, el CI vuelve a dejar de decodificar. No se
conoce la razón de este detalle del diseño.
A continuación del M055 tenemos un sistema común de touch control, cuyos CI responden ante
una continuidad a masa. Esto es precisamente lo que provee el M055 durante el lapso en que
está habilitado. Cuando una de sus salidas se pone a masa momentáneamente, el touch con-
trol lo interpreta corno si fuese la acción de un dedo, y la memoriza. Huelga mencionar que el
circuito también puede utilizarse como botonera local a touch. Aclaremos que las salidas del
M055 son de drenaje abierto para permitir esta doble función, y que los resistores conectados
a la alimentación constituyen el pull-up, Si no se usa botonera local, o si ésta es del tipo soft
touch, se emplea el tipo MO54 que incluye pulí-up interno, pudiendo eliminar todos los resistores
en las conexiones con los H580 y H590.
ULTRASÓNICO O INFRARROJO, CON PPM
La modulación de posición de pulso (PPM) consiste en generar una serie de pulsos variando el
espaciado entre ellos según la información a transmitir. Si la información es binaria, se estable-
ce que una determinada separación corresponda al estado 1, y que otra corresponda al 0. La
figura 4.8 detalla un ejemplo.

Esto es una palabra de 5 bits transmitida en forma serie mediante PPM. Variando su contenido
entre 00000 y 11111 se obtienen 32 combinaciones diferentes, cada una correspondiente a un
comando. El circuito que reciba esta forma de onda debe medir los intervalos y, una vez com-
pleto el número, ejecutar el comando correspondiente. Como se ve, es una forma cómoda de
disponer de una gran cantidad de comandos.
La forma de onda vista, puede aplicarse tal cual (banda base) a un ernisor infrarrojo. No vale lo
mismo para un transductor ultrasónico porque no es ultrasónica: es necesario aplicar previa-
mente una modulación de amplitud al estilo telegráfico, figura 4.9.
La frecuencia US utilizada es constante, y no variable como en la transmisión de multifrecuencia.
En general, también conviene modular con una portadora la PPM si se utiliza un enlace IR, para
obtener inmunidad frente a la interferencia de fuentes infrarrojas de baja frecuencia, tal como
las lámparas incandescentes.

Los diagramas anteriores corresponden al funcionamiento sugerido por Plessey para su trans-
misor remoto SL490, en un enlace US, figura C.10. La botonera se conecta por las patas 5 a
15. Cualquier tecla que se oprima produce la activación de un sensor que a su vez aplica
alimentación al resto del circuito. Esto se hace para evitar el consumo en reposo; el CI es
bipolar, y no CMOS. La constante de tiempo en la pata 16 determina la temporización de 1,0, y
espacio, pero sin variar la relación de 2:3:6. La frecuencia de la portadora está fijada por la red
de la pata 18.
En la pata 17 hay una tensión regulada únicamente cuando se transmite: puede aprovecharse
para encender un LED que indica el funcionamiento. La señal es repetida continuamente mien-
tras se oprime la tecla. Una vez que se suelta, el CI se desactiva recién después de terminar la
palabra que estaba siendo emitida. El tiempo total de cada palabra es variable según la pro-
porción de unos y ceros: 144 ms para 11111, hasta 189 ms para 00000. En promedio, 167 ms,
o sea 6 palabras por segundo para los tiempos del ejemplo.
Al SL490 corresponde el receptor ML920, que provee las siguientes funciones programas 1 al
20, color +/-, brillo +/-, volumen +/, mute, normalización, encendido / reposo (on / standby), cam-
bio secuencial +/- de programa: y provisión para una función especial (display recall). (Total =
32 ordenes) La figura 4.11 es un receptor remoto sobre la base del ML920, para decodificar
los comandos del SL490.
La salida del micrófono pasa a un preamplificador y un filtro pasa-banda sintonizado a la fre-
cuencia de la portadora. Se detecta la envolvente y se envía la señal de PPM (sin portadora) al
CI. La separación de los pulsos es medida mediante el conteo de ciclos del oscilador propio.
Cuando se recibe un pulso, se cierra la entrada del CI durante 10 ciclos para evitar el ingreso
de ecos producidos por reflexiones. Luego, según la cantidad de ciclos que transcurran hasta
la llegada del pulso siguiente, queda determinado si se recibió un 1, un 0, ó un espacio. Si
transcurren 60 ciclos sin haber recibido pulso alguno, se vuelve a la espera del próximo co-
mienzo.
Un registro de desplazamiento queda cargado cuando se terminaron de recibir todos los bits
de una palabra, pero todavía no pasa esta información al decodificador. Al llegar la palabra
siguiente, el contenido del registro es pasado a una serie de FF latch, y en el registro da des-
plazamiento queda la nueva palabra. Ahora, un circuito compara ambas palabras. Sólo si son
iguales, se permite el paso al decodificador. Con este refinamiento, el sistema es virtualmente
inmune a señales incorrectas causadas por interferencias.
El decodificador toma una serie de decisiones según el código recibido. Si corresponde a un
número de programa, el código aparece en las patas 16 a 20. Una característica única del
ML920 es la forma de generar las tensiones para las funciones analógicas.
Hay tres registros de 5 bits, con información binaria correspondiente a las tensiones de control
de volumen, brillo y color. Para obtener éstas, se utilizan conversores D/A (digital a analógico)
constituido cada uno por 5 generadores de corriente sumados, con valores de corriente ponde-
rados en potencias de 2 (1,2,4,8,16) y activado por el código binario del registro correspon-
diente, figura 4.12
Cada generador suministra una corriente que es igual a una fracción de la corriente que se
hace circular en la pata 24. Esta corriente es programable a voluntad variando el resistor Rref.
El fabricante no suministra el circuito interno, pero puede suponerse una configuración tipo
espejo de corriente como el de la figura 4.13 pero con transistores PMOS.
El contenido de los registros analógicos es incrementado o decrementado en 1 cada vez que
se descodifica el comando correspondiente. La actualización se reabra de la siguiente mane-
ra. El bloque de control lee la información del registro a modificar, conduciéndola mediante un
bus de datos a un contador ascendente / descendente, que es cargado con la misma.
Luego se hace subir o bajar un paso al contador según el comando, y se vuelve a llevar por el
bus al registro, donde queda asentado el nuevo número. El transmisor SL490 también puede
utilizarse en un sistema IR, figura 4.14.
En este caso no se emplea portadora, por lo cual no se coloca el capacitor en la pata 18.
Una de las pacas de salida se envía a un circuito que diferencia (angosta) y amplifica los pul-
sos, proporcionando hasta 10 A. Esta enorme corriente no implica un problema para la alimen-
tación, ya que los pulsos son muy cortos, del orden de las decenas de M de modo que u corrien-
te media no es mucho mayor que en la versión la Con estos niveles de corriente los LED son
más eficientes, y además se reparten adecuadamente la corriente cuando se los conecta en
paralelo. Para corrientes menores, se conectan 2 ó 3 LED en serie. La elevada energía instan-
tánea es tomada del electrolítico de alimentación, que debe ser un modelo de baja inductancia
y estar conectado con patas cortas.
Para la recepción de la señal IR se emplea un foto transistor, precedido de un filtro óptico que
atenúe las longitudes de onda de luz visible, figura 115.

SAB301 / 3022, 3032, 3042
Estos CI forman una familia para control remoto, desarrollada por Philips E1 3011 es el trans-
misor con capacidad para 64 ó 128 comandos. Los demás son tres tipos distintos de recepto-
res, según el circuito al cual entreguen su salida. La modulación es PPM con un total de 7 bits,
lo cual permite 128 códigos. Normalmente el bit inicial es siempre un 0, y los 6 restantes portan
el número de la tecla oprimida; el 3011 admite hasta 64 teclas, figura 4.16.
Si la pata 13 cuya conexión sugerida es a masa, se conecta a VDD por ejemplo con una llave
de dos pociones, el bit inicial es un 1, con lo cual se tiene otro juego de 64 códigos.
Como el CI receptor reconoce únicamente los comandos con el bit inicial para el cual está
diseñado, puede hacerse que un mismo transmisor controle tanto un televisor como un equipo
de audio.
Según como estén cableadas las patas 14 y 15, el CI produce una salida adecuada para un
enlace US, IR, o para operar como botonera local. En este último modo, el CI entrega su salida
directamente al circuito receptor remoto, el cual lo interpreta como si fuese una transmisión
remota.
En el modo IR, se genera la forma de onda de la figura 4.17.
Como se puede apreciar, la mayor parte del tiempo no se excita a los LED, con lo cual el
consumo promedio es bajo. La figura 4.18 muestra el circuito de un receptor remoto con
SAB3022.
El TDB 1033 amplifica la salida del fotodiodo y lo de-modula, es decir, proporciona a su salida
los pulsos de la PPM solos, sin estar modulados por la portadora. Para ello utiliza un detector
sincrónico, similar al de los detectores de video. También posee un AGC para adaptarse al
amplío rango de niveles de entrada, según la distancia al transmisor.
La PPM de-modulada puede ahora ser interpretada por el SAB3022. Su decodificador mide
los intervalos de los unos, ceros; y espacios entre Palabra; contando pulsos de un clock exter-
no. No se genera una salda del decodificador hasta que se reciban dos palabras idénticas
consecutivas.
Aproximadamente la mitad de los comandos pueden, ser dados con la botonera local, que
ingresa ponlas patas 19 a la 23.
El CI toma ahora una decisión según el comando regido. Si se ordena una alteración de una
función analógica (volumen, color, brillo, saturación) se encarga él mismo ya que contiene las
memorias de dichos controles (64 pasos) y los convertidores D/A por PWM. Estos producen
pulsos con frecuencia de unos 2KHz y con ciclo de trabajo desde 0 / 64 a 63 / 64.
Al encender, o al recibir un comando de NORMALIZACION, Ia memoria de volumen queda al
30 % y las demás al 50 %.
Si el comando es de número de programa, el CI actualiza su memoria de programa, cuyas
salidas son las patas 15 a la 18.
Estas se conectan al decodificador de número de programa que excita a un display LED.
Por último, también son de competencia del 3022 los comandos de encendido / reserva, mute,
y unos comandos que permiten la futura expansión del sistema, que aquí denominamos RSV
pero cuyo nombre real depende del uso que les dé el fabricante del TV. Cada vez que se emite
un comando RSVA, se cambia de estado un FF T conectado a la salida RSVA.
Al emitir un RSVB, un mono-estable produce un pulso de 1 ms en la elida RSVB. Un comando
RSVC produce una salida en RSVB todo el tiempo que dure. Si la pata MODOPROG se deja
libre, la pata RSVD Funciona como mute. Si MODOPROG se conecta a masa, RSVD se pone
en 0 todo el tiempo en que se emite el comando RSVD. Y si RSVD se conecta a masa, el
SAB3022 reconoce señales PPM con un 1 en el bit inicial. Confuso como todo esto pueda
parecer, es un criterio idóneo para adaptar el sistema de control a los caprichos del diseñador,
incluso frente a necesidades de comandos no imaginados en el presente.
Aún no hemos mencionado los comandos destinados directamente al sistema de sintonía.
El SAB3022 repite todo comando, de los 64 que reconoce, en el bus de instrucciones (IBUS),
que consta de 3 líneas Una es la línea de información DATA (la raya indica que los bits están
complementados) que es la misma información extraída dala señal PPM pero en forma de
unos y ceros convencionales.
Otra es el clock CLCK antes mencionado, que alimenta a todos los circuitos que comparten el
IBUS, y sirve para convertir la línea DATA_ (activo bajo) en información en paralelo, mediante
flip-flops D.
Estas dos líneas serían suficientes si el CLC K se transmitiese sólo durante la emisión de
DATA_, acompañando una transición de clock a cada bit. Pero Philips decidió agregar versa-
tilidad al sistema permitiendo que cualquier CI usuario del IBUS pueda emitir la información.
Para ello, se agrega la línea de «permiso» DLEN_, que se pone en 0 cuando alguien está
emitiendo DATA_. Si un CI detecta que DLEN_ ya estaba en 0 antes de emitir su prop ia
instrucción, ésta es demorada hasta que el bus esté libre nuevamente (DLEN_ = 1). CLCK se
transmite continuamente, y al doble de frecuencia de los bit. La figura 4.19 ilustra las formas de
onda.
El sistema de sintonía obedece los códigos del IBUS que le corresponden, e ignora el resto.
El SAB3032 es una versión ampliada del 3022. Además de las funciones ya vistas, incluye las
funciones RSVE y RSVF (de funcionamiento similar a RSVC y RSVA resp.), y ANDA y AND13
(para display de los valores de las funciones analógicas).
El SAB3042 es una versión diseñada para comunicarse con un microcomputador. Las únicas
conexiones similares a las del 3022 son las de botonera local, PPM, y el lBUS. No tiene memo-
rias de funciones analógicas Además del IBUS, tiene un CBUS (computer bus) de tres líneas
adecuada para el µC, el cual se encarga de todas las funciones de controlar las memorias
analógicas y el sistema de sintonía, destinándose el IBUS para las funciones de teletexto y
otras ampliaciones

Un control remoto para KT3
Pasaremos a describir un circuito con integrados que no forman parte de un juego en especial,
usado en ciertas versiones del chassis KT3 (por ejemplo el R20-C311/77), Figura 4-20.
El receptor remoto en sí presenta pocas novedades. E1 SAF1032 descodifica los comandos
que le envía el preamplificador de IR; o la botonera loca. Esta usa el mismo CI que el transmisor
remoto. Al producirse un comando local, el SAF1031 produce un cortocircuito a masa en su
pata 6 que inhibe posibles señales remotas que negasen simultáneamente Unas compuertas
CMOS conectadas como inversores funcionan como oscilador para el 1032. El número de
programa sale en forma estática por las patas 4 a 7.
Obsérvese los potenciómetros que preajustan el nivel de las funciones analógicas. Al igual que
en otros circuitos, el usuario debe ajustarlos por única vez tras emitir el comando de normaliza-
ción.
Ahora bien, la forma clásica de lograr esta acción es mediante el desplazamiento de una CC
adicionada a la obtenida por integración, pero aquí se procede de otro modo. Con el cursor
totalmente del lado del diodo, el circuito tiende a funcionar como detector de pico, y hacia el
otro lado, como de valor medio. Entonces, según la posición, se modifica la transferencia del
circuito para los anchos de pulso que no sean máximo ni mínimo.
Los SN29770, 1, 2 y 3 (éste último no empleado aquí) son descodificadores que se encargan,
cada uno, de 4 de los 16 posibles códigos de una palabra de 4 bits: el 29770 descodifica del
0000 al 0011, y así sucesivamente. Cuando uno de los detectores internos recibe el código que
reconoce, produce una «conexión» entre el potenciómetro de sintonía correspondiente y la
línea de Vsint (físicamente no es una llave analógica, sino un operacional habilitable con su
salida conectada a las de los demás), y una continuidad a masa en una pata que puede apro-
vecharse para encender un LED y activar un transistor selector de banda (I / Ill / UHF). Así se
luce en una versión italiana, que permite seleccionar 12 programas, en cualquier banda.
No ocurre así en el circuito que nos ocupa, que es la versión brasileña. Dada la escasez de
emisoras en UHF, se decidió programar en fábrica 5 programas para banda I, y 7 pan III,
presintonizándolos para los canales 2 al 13. El canal 2 es asignado al detector de 0000, y así
sucesivamente. Ahora bien, el SN29764 es un descodificador de «binario + 1», o sea que si
estuviese conectado directamente ente al bus de programas, al llegarle el código 0000 produ-
ciría un número 1 el el display, cuando lo que se quiere es un 2, Esto se logra mediante un CI
aritmético que sume 1 al código de programa antes de llegar al decodificador.
E1 CD4008 es un sumador completo (full adder) de cuatro bits. Es decir, toma dos palabras de
4 bits cada una, las suma mediante un circuito de compuertas, y pone el resultado en las 4
patas de salida Si la suma da un número mayor que llll, el 1 que «se lleva», llamado
acarreo (carry), aparece en la pata 14. Por otro lado, si el CI se usa junto con otros compañeros
para poder sumar números de 8 ó mas bits, se usa la pata 9 para ingresar al acarreo resultante
de una suma anterior. En nuestro circuito, tal como está conectado el CI, toma el código de
programa (patas 1, 3, 5 y 7), le suma 0000 (patas 1 5, 2, 4 y 6) y también le suma 1 (pata 9), El
resultado (patas 10 a la 13) va al decodificador, con lo cual logramos el display correcto.

INFRARROJO CON MODULACIÓN BIFASE
El IR60 es un juego de integrados Siemens para control remoto infrarrojo, de hasta 60 coman-
dos, cuyo formato de transmisión presenta algunas diferencias con respecto a los ya estudia-
dos.
Se utiliza la llamada modulación bifase, que será comprendida mejor con la ayuda de la figura
4.2 1, en la cual se toma como ejemplo la transmisión bifase de la secuencia 0 1 1 0 1 0.
Dentro de coda ventana de tiempo, un 0 lógico es trasmitido como una transición positiva y un
1 lógico como una negativa. Por supuesto que el receptor debe tener alguna información como
para poder ubicar las ventanas en el tiempo. Por otro lado, antes de aplicarla al emisor IR, a
esta señal se la modula con una rectangular de bajo factor de trabajo, podas conocidas razo-
nes de inmunidad frente a interferencias de baja frecuencia y menor consumo promedio.
En la figura 4.22 tenemos un transmisor IR con SAB3210. La matriz para la botonera consta de
4 columnas (retornadas a masa mediante resistores externos) y 8 filas (retornadas a alimenta-
ción internamente). Cuando se oprime una tecla, fluye corriente desde una fila hacia una colum-
na. El CI se da cuenta de que hay una tecla oprimida y la comienza a buscar. Ver la figura 4.23.

Lo primero que hace es alimentar todas las etapas, que se hallaban apagadas para economi-
zar (el circuito es PMOS, no CMOS). Para ello, polariza al transistor externo mediante la señal
ETA. Inmediatamente arranca el oscilador (CLOCK). Luego espera 20,5 ms para permitir que
se amortigüe cualquier rebote de contacto. Entonces realiza una exploración de botonera,
mandando pulsos columna por columna.
En el ejemplo de la figura, se supone que la tecla oprimida une entre sí las patas 4 y 14.
Entonces, en el momento en que el CI envía un pulso a la pata 4 el mismo aparece en la 14; con
estos datos la circuitería interna sabe cual es la tecla que se está oprimiendo, y se genera el
código IR correspondiente.
Antes del primer bit del código propiamente dicho, se agrega un bit de inicio que es siempre un
1; a pedido, el fabricante puede alterar la máscara de fabricación del CI para hacer que sea un
0, con lo cual se puede controlar otros dispositivos en el hogar sin que el televisor reconozca los
comandos. Además, antes del bit de inicio hay otro que simplemente permite que se estabilice
el AGC del preamplificador IR antes de que llegue el comando. El circuito de la figura genera
hasta 32 comandos, pudiendo aumentarse a 60 agregando una matriz de diodos
FIGURA 4.23
Aunque se suelte la tecla justo cuando se estaba transmitiendo un código, éste es terminado
de enviar completo, y después se transmite una vez el código 111110 que indica fin de transmi-
sión. Tal vez el lector haya advertido un aparente inconveniente de la modulación base: ¿Cómo
hace el receptor para reconocer los unos y los otros? Examinemos los números binarios del 1
al 62: todos ellos tienen por lo menos un cero. Si a continuación de un bit que sea 0 (consistente
en 0,5 ms sin emisión, y 0,5 rns de emisión IR) viene otro que sea 1 (a la inversa), el conjunto de
ambos constituye un lapso de emisión de 1 ms. En cambio, un 7 seguido de un 0 produce un
hueco de no transmisión durante 1 ms.
El receptor remoto es lo bastante inteligente como para reconocer que se transmitió 01 ó 10
respectivamente; y en base a estos datos (de los cuales dispone una vez que se recibió el
código completo) puede reconocer la totalidad de los demás bits Pero, ¿qué pasa con los
códigos 0 y 63? Como son: todos cero o todos unos, no hay «momentos dobles» de transmi-
sión o reposo con los cuales pueda guiarse el receptor. Se dice que la modulación bifase es
ambigua, y debe prohibirse uno de los códigos; se prohibió el 63.
En el receptor, el preamplificador está a cargo de un TDA4050, figura 4.24.

El LC conectado al fotodiodo cortocircuito las componentes continua y de baja frecuencia de
su corriente, debidas a la iluminación ambiental, para evitarla interrupción del enlace cuando
hay una lámpara incandescente cercana. El diodo en el transistor exterior provee limitación de
señales muy intensas (transmisor arrimado al receptor). Una red doble T entre las patas 4 y 5
forma parte de un circuito sintonizado activo. El 0 posee una etapa controlada por AGC, al igual
que cualquier radio de AM, con un rango de control de 80 dB. La pata 3 es la salida de la señal,
recortada pero aún sin de-modular.
La figura 4.25 muestra las etapas siguientes del receptor, que puede utilizar un SAB3209 ó
4209, los cuales presentan algunas diferencias entre sí.
Las patas PROG son las salidas de un contador ascendente / descendente preseteable, pu-
diendo seleccionarse uno de entre 16 programas directamente o por pasos ascendentes o
descendentes, por remoto. Estas patas también actúan como entradas locales, si se 0 fuerza
mediante contactos de baja resistencia.
La pata 8 está normalmente en 0, y emite un pulso cuando se cambia de programa o se encien-
de (mute). El enmudecimiento de la salida analógica de volumen está controlado por el nivel de
esta pata; si se le conecta un capacitor, se prolonga el intervalo de mute. Por otra parte, si la
pata 8 es conectada a la alimentación externamente, el contador de programa avanza un paso.
Las funciones analógicas no presentan novedad. Son PWM, con frecuencia de 1 kHz, y altera-
bles en 64 pasos, uno por cada vez que se recibe una palabra del comando.
La pata ENC / STB está en 1 para televisor en reserva, y en 0 para encendido. Estos estados
pueden ser dados remotamente, o bien se puede forzar el encendido poniéndola a masa mo-
mentáneamente.
El SAB3209 tiene dos salida: reservadas para ampliaciones futuras, que son las salidas de
sendos flip-flops: RSV1 y RSV2, que están preferentemente en 1 y en 0 respectivamente. Con
cada accionamiento de la tecla correspondiente en el transmisor cambian de estado. Los esta-
dos preferenciales son forzados al aplicar alimentación, en la condición «en reserva », y al
enviar el comando de normalización.
El SAB4209 tiene una función analógica más (contraste) y una de reserva menos. La pata TUS
se comporta como la RSV2 del 3209, pero en este CI, cuando está en 1, se deja de obedecer
a los comandos remotos salvo excepciones, y se trabaja sólo con el IBUS. El IBUS es idéntico
al del Philips SAB3022 y similares pero los estados son no complementados El SAB3211
descodifica el número de programa producido por el SAB3209 ó 4209 y excita a un display
LED.
Una particularidad en estos integrados de Siemens es que se descodifica en binario estricto
para los programas 1 al 15 en vez de binario + 1 como hacen otros sistemas. Es decir, el
código 0001 se exhibe como 1 y el 1111 como 15. El 0000 corresponde al 16. El Cl tiene una
salida que se pone en 0, cuando se descodifica el programa 16 para la conocida conmutación
en el AFC horizontal para VCR.
La entrada LEN (latch enable) sirve para memorizar el último número en caso de que la infor-
mación de programa producida por el receptor remoto no fuese estática, por ello no se usa
aquí. También puede usarse el 3211 para un sistema de 8 programas, en cuyo caso se pone la
entrada D a masa permanentemente, y no se usan los dos segmentos de la izquierda que
indican la decena. Pero entonces hay un problema: al recibir 0000 aparecería un 6 (de 16) en el
display, cuando lo que se requiere es un 8. Esto se soluciona con el truco de conectar la pata
que iría a las decenas, con la del segmento b: así se completa el dígito 8.
El detector de programa AV ahora corresponde al programa 8. El SAB3271 es un receptor
simplificado, sin procesamiento de funciones analógicas, figura 4.26.
Todos los comandos recibidos son colocados en las salidas paralelo QA a QF, las que luego
son puestas a 0 cuando se recibe la instrucción de finalización.

También se tiene un IBUS modificado. Las patas CLCK y DATA son las habituales DLER fun-
ciona como DLEN, se pone en 1 durante la emisión de DATA, cada vez que se decodifica un
comando; y DLES hace lo mismo pero solamente la primera vez que se decodifica un coman-
do nuevo.
Q1SU suministra un pulso de corriente cada vez que se descodifica el comando 33. Q2 es la
salida de un FFT que cambia de estado cada vez que se oprime la tecla del comando 34.
Si Q1SU excita directamente la juntura BE de un transistor, sigue funcionando como salida;
pero esta juntura a su vez estará forzando un 0 ó un 1 a esta pata según sea de un NPN con
emisor a masa, o un PNP con emisor a positivo. El CI sensa esta tensión que le viene de
afuera, y queda predispuesto para que el bit de inicio de los comandos que reconozca sea un
0 ó un 1 respectivamente.
Capítulo 5: Sintesis de Tensión
(SintV)
del libro de Perez
Circuitos Digitales en TV
Digitalizado por Rodolfo A Cappella para APAE el 8 de Febrero de 2003
con autoriza-ción por escrito del Autor.
Queda hecha la reserva de derechos. Se demandará legalmente la violación.
Prohibida la reproducción total o parcial sin consentimiento expreso de APAE.
IMPORTANTE
Si obtiene una copia nueva de Acrobat Reader podrá girar las páginas para leer mejor los
circuitos.
Índice general
INTRODUCCIÓN ............................................................... 3
SISTEMA WM16.................................................................. 3
Descripción del M193 (consultar figura 5.1)........................................................... 5
Descripción del M191 .............................................................................................. 5
Búsqueda en modo manual (pata 20 a masa) ........................................................ 7
Descripción del TDA4431 ..................................................................................... 11
Sistema ITT .......................................................................................................... 14
INTRODUCCIÓN
En el capítulo de control remoto hemos visto cómo se controlan las funciones analógicas
mediante tensiones continuas; se tiene un registro digital cuyo contenido es convertido a
continua mediante un D / A. Ahora veremos aplicado el mismo principio a la generación de la
tensión de sintonía.
En vez de seleccionar potenciómetros síntesis de tensión se basa en tomar una información
digital guardada en una memoria, en un sector correspondiente al programa seleccionado, y
convertirla a CC. Mediante una serie de controles, el usuario puede: programar dicha memo-
ria por primera vez, cambiar el canal almacenado en un programa, ordenar una búsqueda
automática de emisoras, etc. Las ventajas sobre la «memoria de potenciómetros», son su
mayor resolución, resistencia al desajuste, y versatilidad.
La memoria mencionada es del tipo RAM, pues debe poder ser escrita y leída. Para evitar
que se pierda la información al apagar, algunos tipos son alimentados por una batería; otros
son RAM no volátiles, de tecnología especial. La gran resolución que se necesita en la ten
sión de salida (1 paso en 8192 o en 16.384, típicamente) requiere una cantidad de bits mayor
(13 ó 14 respectivamente) en la palabra almacenada; que los 5 ó 6 requeridos para generar
tensiones de control de funciones analógicas.
Para que el D / A cumpla la linealidad impuesta por la resolución no se puede emplear la
técnica PWM tal como la hemos visto, pues la diferencia entre los anchos de pulso para dos
valores de CC consecutivos sería tan pequeña que resultaría comparable con el tiempo de
crecimiento de los pulsos, parámetro dependiente de la temperatura: por ello se usa una
combinación de PWM y multiplicador de relación.

SISTEMA WM16
El M 193 e un CI desarrollado por ATES-SGS para la síntesis de tensión de 16 programas.
Contiene una memoria RAM no volátil la cual, al recibir un número de programa en forma
binaria desde la botonera local o el receptor de remoto, le provee las informaciones de sintonía,
banda y de-sintonía previamente memorizadas.
Conforma el sistema EPM16 (electronic program memory) junto con el M19 1 (generado, de
barra de sintonía), M192 (decodificador binario +1 a LED), M190 ó M1130 (según se desee
botonera local únicamente o control remoto), y TDA4431 (identificador de emisiones de TV, y
AFT digital). Permite búsqueda manual o automática.

Descripción del M193 (consultar figura 5.1)
Patas 5, 6, 7 y 8: por ellas se ingresa el número de programa en forma estática, que es en
binario desplazado, desde el CI receptor remoto o el encargado de la botonera local.
Pata 15: irve para generar la tensión de sintonía (con el agregado de un amplificador
externo y un integrador) mediante una técnica combinada de ancho y frecuencia varia-
bles
Patas 23, 24, 25 y 26: excitan a transistores externos que conmutan las bandas I, II1, UHF y
AV, según cuál esté memorizada para el programa seleccionado.
Pata 19: agregándole un integrador, genera una tensión de de-sintonía para la bobina de
AFT en la sección de FIV. Es una señal PWM, con un total de 8 niveles posibles. Al igual
que en la pata 15, la información para generar los pulsos es tornada de la memoria.
Pata 4: es una entrada que obedece el tipo de comando de de-sintonía que proveen ciertos
CI de control remoto.
Patas 16 y 17: envían al M191 la información que necesita para generar el gráfico de sintonía
sobre la pantalla. Constituyen un bus de datos en serie: la pata 17 los va transmitiendo
bit por bit, y la pata 16 la acompaña mandando un ciclo de clock por cada bit saliente
Pata 27: salida de mute, genera un 1 cuando el 0 decide enmudecer el audio.
Pata 11: oscilador, conexión a un cristal de 4,43 MHz, para proveer mediante divisores inter-
nos la frecuencias que requiere el funcionamiento del CI.
Patas 1, 10, 13, 9 y 14: masa, alimentaciones y conexiones anexas.
Pata 20: si se cablea a masa, 6 búsqueda es manual; si a VDD automática.
Pata 12: oscilador del cual dependen las velocidades de búsqueda.
Patas 18 y 21: entradas de prueba, normalmente conectadas a masa.
Las siguientes patas son entradas con niveles ternarios: si se dejan sin conexión (estado
normal de reposo) tienen una tensión de aproximadamente 50 % VDD determinada por dos
resistores internos de aproximadamente 1 MOhm Pata 2: si se conecta a masa se escribe
(almacena) la memoria; si a VDD, se cambia la banda secuencialmente.
Pata 3: si se conecta a masa, la de-sintonía fina baja un escalón; si a VDD, sube un escalón.
Pata 28: sirve para realizar la búsqueda. Se detallará más adelante.
Pata 22: a diferencia de las anteriores, no tiene polarización interna. Actúa como control de
las velocidades de búsqueda, únicamente en modo auto.

Descripción del M191
El M191 genera un gráfico, sobreimpreso a la imagen en la pantalla, en forma de una barra
horizontal de longitud variable con la tensión de sintonía, y una serie de rectángulos que
simbolizan la banda, figura 5.2.
La información necesaria para generar el display le llega desde el M193 en forma serie por la
pata 11. Es un tren o burst de 15 bits que dura 54 µs y se envía 271 veces por segundo en
todo momento. Los dos primeros bits codifican la banda en la cual está el canal del programa
seleccionado. Luego vienen cuatro bits con el código de programa (previstos para futuras
adiciones, el M197 los ignora). A continuación, los 8 bits más significativos de los 12 que
representan la tensión de sintonía almacenada. Por último, hay un bit que está normalmente
en 0, y se pone en 1 durante la búsqueda manual o automática, para hacer que el M191
habilite el display.
Para que el CI pueda interpretar esta información serie, debe previamente convertirla a para-
lelo mediante un registro de desplazamiento interno: el tren de datos va a la entrada D del
primer FF del registro (pata 11); 1,8 µs después de llegado cada bit, el M193 aplica un pulso
de clock a la pata 10 del M191 para desplazarlo. La información paralelo obtenida es válida
recién cuando terminaron de llegar todos los bits. Una constante RC conectada a la pata 9 es
reiteradamente descargada con cada pulso de clock, después del último, la tensión en dicha
pata queda libre y aumenta hasta que se dispara un Schmitt, con lo cual se reconocen los
datos que fueron ingresados.
La pata 13 es la salida de caracteres. Normalmente está en 0, y pasa a 1 en los momentos en
que se debe escribir la presentación.
El fabricante sugiere conectarla a la matriz RGB de modo que el nivel 1 obligue a la excitación
del verde. La pata 12 hace lo mismo, pero con niveles lógicos complementados, para poder
usar el CI en otros circuitos de crominancia.
Si se desea proveer un fondo negro, la pata 3 produce un nivel l durante todas las líneas que
ocupa la señal de la pata 13.
E1 CI necesita saber dónde están en el tiempo los bordes de la pantalla para poder ubicar su
display. Para ello se le hace llegar un pulso de sincronismo horizontal (a la pata 1, si es
positivo, pata 2, si es negativo) y otro vertical (pata 14). La cantidad de líneas en que comien-
za el display, a partir del borde superior (o sea, la posición vertical) está dada por la RC de la
pata 15, que es parte de un monoestable retardador disparado por el pulso vertical. La posi-
ción horizonte es determinada por la RC de la pata 6, que es parte de un oscilador de aproxi-
madamente 1,8 MHz, el cual arranca después de cada pulso horizontal, y fija también la
longitud proporcional de la barra, y de los rectángulos. La pata 5, a los fines de ajuste, provee
una frecuencia que es 1/2 de este oscilador, conectándole un resistor a VDD.
Los rectángulos pueden ser eliminados conectando la pata 8 a VDD.
El display permanece todo el tiempo en que se recibe un 1 en el último bit de cada tren de
datos. La RC en la pata 4 determina el tiempo que persiste después de terminada esta
condición. Puede forzarse la operación del display conectando o esta pata a masa manual-
mente o mediante un transistor.

Búsqueda en modo manual (pata 20 a masa)
1) Se seleccionará el programa en el cual se desea memorizar una sintonía. El número de
programa (1 al 16) le llega al M193 en binario desplazado (0000 al 1111) por las patas 5, 6, 7
y 8 desde el CI receptor remoto.
2) Al detectarse un cambio en el número de programa, se genera un nivel 1 en la pata 27
(mute) desde 100 ms antes de obedecerse al cambio (para garantizar la ausencia de clics) y
hasta 200 ms después
3) El número de programa es la dirección de la RAM. Al cambiar, las nuevas informaciones de
sintonía, de-sintonía fina y banda que generará el C1 a partir de ahora, serán las correspon-
dientes a los datos que estén almacenados en la nueva dirección.
4) Ahora se procede a la elección de la banda en la cual se desea realizar la búsqueda. Para
ello se debe conectar la pata 2 brevemente a VDD con lo cual la banda cambia a cada
conexión: se realiza esta operación la cantidad de veces necesaria.
Llegó el momento de la búsqueda. Si la pata 28 se conecta a VDD, la Vsint generada aumen
ta durante todo el tiempo en que se mantenga la conexión; y si se conecta a masa, disminu-
ye.
La velocidad de variación de VSINT está determinada por el oscilador interno cuya constante
RC se conecta a la pata 12: se sube o se baja un paso (mediante la modificación del ciclo de
trabajo en la pata 15) por cada ciclo de este oscilador si la banda elegida es I ó III, o por cada
dos ciclos si es UHF ó AV. Se hace así porque, como hay más canales en UHF que en VHF
para la misma variación de VSINT, su velocidad de cambio debe ser distinta para mantener
más o menos constante la velocidad de cambio de la frecuencia Si el fabricante del televisor,
desea incorporar otro par de teclas de búsqueda ascendente y descendente, pero con velo-
cidad rápida, puede agregar dos botones de doble contacto; de tal modo que un contacto
conecte la pata 28 a VDD ó a masa según el sentido, y el otro ponga un resistor en paralelo
con el ya existente en la pata 12, con el objeto de disminuir la constante RC y así aumentar la
frecuencia de búsqueda. Al llegar a un extremo de banda, se reinicia la búsqueda en el
extremo opuesto de la misma banda.
Durante todo el tiempo en que duró la búsqueda, el M193 siguió enviando información actua-
lizada de VSINT al M191, y, además, con un estado 1 en el último bit de cada tren de datos.
La constante de tiempo en la pata 4 del M191 hace que el display se mantenga por unos
instantes después de terminada la búsqueda.
5) Si se desea efectuar una de-sintonía fina, el comando puede darse de dos formas. Desde
la botonera local: conectando la pata 3 a VDD o a masa, se sube o se baja respectivamente
la tensión de de-sintonía fina, un paso por cada actuación.
Por control remoto: algunos CI receptores remotos, cuando reciben un comando de alterar la
de-sintonía fina, generan en una de sus patas un tren de pulsos cuyo ancho depende del
sentido de la alteración.
Si es hacia arriba, o abajo, los SAA1130 generan respectivamente un pulso con un ancho
rnayor o menor que 1,8 ms; y los SAA1251, mayor o menor que 100 µs. Los M193 A y C
obedecen el tipo de comando del SAA1130, y el M193 D obedece a ambos.
6) Hasta este momento, no se ha modificado el contenido de la memoria. Las nuevas infor-
maciones de sintonía, banda y de-sintonía obtenidas en la búsqueda están contenidas en
registros temporarios.
Para almacenarlas en la RAM no volátil, se conecta brevemente la pata 2 a VSS. Entonces,
se memorizan 12 de los 13 bits de sintonía, los 2 bits de banda, y los de de-sintonía fina.
Durante este proceso, el CI genera una serie de pulsos en la pata 14 que son amplificados
por un PNP externo e inyectados en la pata 9, que sirven para inducir el borrado de la infor-
mación anterior y la escritora de la nueva.
7) Cuando se desea re-llamar un programa, toman lugar las operaciones mencionadas en 1),
2) y 3).
La figura 5.3 detalla una aplicación práctica del EPM16 en modo manual. El circuito es pare-
cido al de algunos modelos de Körting. Analizaremos a continuación las diferencias que pre-
senta con el circuito básico. Se utiliza un SAB3022, como decodificador de control remoto y
generador de tensiones analógicas. Recibe órdenes tanto por remoto (desde el pre IR con
de-modulador TDB1033) como algunas por botonera local. Tiene salidas con el Nº de progra-
ma menos 1 hacia el M193, salidas de volumen (con mute), brillo, contraste y saturación, y de
encendido / apagado. En realidad, es un integrado mucho más versátil, y a que tiene otras
patas no mencionadas para futura expansión del sistema, y, además, produce un bus de
instrucciones (IBUS) serie, no utilizado, donde repite los comandos recibidos. Entre las ex-
pansiones posibles cabe mencionar el tele-texto y view-data.
Los comandos locales que van conectados directamente al M193 están diseñados de modo
de utilizar teclas de un solo contacto. Al oprimir búsqueda (+), un inversor coloca un 1 en la
pata 28; a1 oprimir búsqueda (-), se la pone a masa. Los diodos D5 y D6 están ambos en
inversa en reposo para que la pata 28 quede polarizada con su propia tensión interna.
Cualquiera de estas teclas que se accione, coloca un 0 en una entrada de una NAND que las
tenía a ambas en 1, lo cual pone a su salida en, 1 haciendo conducir un transistor que anula
el AFT. Este transistor también puede ser actuado desde la pata de mute. Los diodos D3 y
D4, conectados a los controles de búsqueda rápida, informan al CI del sentido de la búsque-
da. Simultáneamente, conduce D1 ó D2 para que un PNP conduzca y acelere la búsqueda, y,
además, D7 para forzar el enmudecimiento del audio.
El resistor entre los dos botones conectados a la pata 2 evitan que se cortocircuite la alimen-
tación en caso de que el usuario se le ocurra memorizar al mismo tiempo que se cambia de
banda. E1 transistor T2 conduce cada vez que se cambia de banda para corto-circuitar el
capacitor en pata 4 del M191 y así forzar la reaparición del display. Una NAND de 4 entradas
detecta cuándo se ha seleccionado el programa N° 16 (1111) y hace que el CI horizontal
conmute a constante de tiempo para VCR. El programa 16 puede ser programado en cual-
quier banda, pero cuando se selecciona cualquier programa que llame a la «banda» AV, no
sólo se conmuta la constante del horizontal sino que además se coloca al sintonizador en
banda I (mediante D8). Esta modalidad es arbitraria del diseñador del TV.
El circuito estudiado no utiliza la de-sintonía fina. En la siguiente figura veremos la forma de
implementarla en un televisor con AFT.
El uso del AFT podría parecer un contra-sentido, pues la misión del AFT sería precisamente
la de evitar la de-sintonía. No es así: la tensión de de-sintonía no se aplica al sintonizador
sino a un varicap que corre la frecuencia de resonancia del LC que usa el discriminador de
AFT como referencia. Cuando se efectúa una de-sintonía a través del M193, el discrirninador
de repente se encuentra con que la frecuencia de FIV y la de su tanque LC no coinciden.
Como no sabe que lo que se corrió no es el oscilador local sino su propia referencia, modifica
la tensión de AFT de sintonizando al sintonizador hasta lograr que la frecuencia de la FIV
coincida con la nueva referencia.
Este método, aunque parezca algo rebuscado, cumple bien con dos cometidos: Uno, es el de
permitir el uso del AFT que evita corrimientos indeseados de la sintonía deseada pero respe-
tando el error introducido voluntariamente. El otro, es lograr que la desviación de frecuencia
producida por cada volt de de-sintonía sea la misma independientemente de la banda, pues
sobre lo que se actúa es un circuito de frecuencia intermedia.

Descripción del TDA4431
Al buscar manualmente una emisora, el usuario observa la pantalla y toma una serie de
decisiones acerca de los controles que debe accionar; pero en el modo automático es el
mismo televisor el que debe darse cuenta de cuándo se ha encontrado una emisora para
alterarla velocidad y/o sentido de la búsqueda.
El TDA4431 cumple esas funciones, ver figura 5.5. Por un lado, posee una entrada (pata 3)
conectada al discriminador del AFT. Su circuito convierte esta señal analógica («curva S») en
una digital ternaria (pata 2) que necesita la pata 22 del M193. Si la interconexión con el
discriminador del AFT está realizada correctamente, el TDA4431 genera en su pata 2 un
nivel «M» (= 5 0 % de Vcc) cuando la frecuencia de la portadora de video a la salida del
sintonizador coincide con la de resonancia del discriminador, dentro de un margen de ± 30
KHz. Si el error excede los 30 KHz por encima de la frecuencia correcta, V2 pasa a «H» (=
Vcc); y si se excede por debajo, pasa a «L» (=0V).
Pero bien podría ocurrir que la emisora que se ha encontrado no sea de TV, en cuyo caso
estas decisiones serían inútiles Para evitarlo, el CI incluye un detector de emisiones con
modulación de sincronismo. A la pata 13 se le aplica video compuesto del cual se obtiene el
sincronismo mediante un separador interno; y a la pata 12 se le aplica el pulso de fly-back.
Una compuerta AND pone su salida en 1 durante la coincidencia de ambas señales. En esos
momentos, entrega carga a un capacitor conectado en la pata 5.
Así, cuando la emisora sintonizada es de TV, el televisor se sincroniza y la tensión sobre el
capacitor es máxima. Una vez superado el umbral de un disparador Schmitt, se habita el
funcionamiento mencionado de la pata 2. Caso contrario, V2 queda en M, sin importar dónde
se esté sintonizando. La sensibilidad del disparador se ajusta con un resistor variable en la
pata 11. Adicionalmente, la pata 10 genera un nivel 0 cuando se detecta la sincronización.
El valor mencionado de ± 30 KHz como máximo o error de sintonía es a título indicativo, y
puede ser dosificado a voluntad según el diseño de la interfase con el discriminador de AFT.
En términos de tensión, el TDA4431 interpreta como representativo de error máximo inferior,
a V3 = 6,6 V; y como error máximo superior, a V3 = 6,2 V (la pendiente de la curva S es
negativa). La pata. 4 provee una tensión regulada de 6,6 V que puede aprovecharse para
referencia del AFT, y para el generador de de-sintonía fina.

Búsqueda en modo automático (pata 20 a VDD)
1), 2) y 3): similares a los descriptos en el modo manual, con la salvedad que se comentará
en 7).
4a) Si el M193 es versión C ó D, se elige ahora la banda en la cual se desee realizar la
búsqueda. La selección es secuencial: se debe conectarla pata 2 a VDD la cantidad de veces
necesaria. Luego, se comienza la búsqueda conectando la pata 28 brevemente a VDD o a
masa, indistintamente.
Si es versión A no se requiere selección separada de banda: si la pata 28 se conecta a VDD
se buscará en las bandas I y AV, una tras otra, y si se conecta a masa se buscará en III y UHF,
una tras otra.
4b) Desde 100 ms antes de obedecerse al comienzo de la búsqueda, se inicia el «mute».
4c) La próxima emisión del burst de datos en la pata 17 tendrá su último bit en 1 indicando
que se está en búsqueda, para que se habilite el display de sintonía.
4d) Ahora el CI está en el modo o de «avance rápido» de V SINT. Durante los primeros 16
pasos de V SINT, se ignora el estado de la pata 22 (cuya función estudiaremos enseguida)
para que no se detenga en la emisora en que estaba.
4e) En algún momento, se llega a sintonizar una emisora; el TDA4431 evalúa si es de TV. Si
lo es, comienza a controlar la pata 22 del M193.
4f) Cuando la FIV se pasa 30kHz por encima de la frecuencia correcta, el TDA4431 produce
en la pata 22 una transición M-H, la cual obliga al M193 a conmutar a «retroceso medio».
Para que este flanco sea reconocido, es necesario además que haya sido precedido por una
o más transiciones M-L.
4g) En algún momento, la FIV se pasará otros 30kHz pero hacia abajo, entonces el TDA4431
emite una transición M-L y el M193 conmuta a «avance lento».
4h) Cuando el error en menos sea inferior a 30 Khz., la pata 22 pasa a M y se detiene la
búsqueda.
4i) Finaliza el mute.
4j) Si por algún motivo V22 deja de estar en M (pasa a L ó H), V SINT es retocada con
velocidad de «avance lento» o «retroceso lento» según sea necesario (para que la frecuen
cia vuelva a estar dentro del rango de ± 30kHz tolerado) hasta que el TDA4431 le vuelva a
enviar el nivel M; por lo tanto, V22 actúa ahora como AFT digital
Esto último vale tanto para una búsqueda recién terminada como para operación normal.
5) y 6): similares a los de operación manual.
7) Cuando se desea rellamar un programa almacenado, ya habíamos mencionado que la
RAM informa los datos almacenados del mismo, pero en el modo auto ocurre algo más.
Corno la curva en S que posee la tensión de AFT es asimétrica (más corta del lado de la
banda lateral vestigial), a la información de sintonía leída el M193 le resta automáticamente 8
pasos (unos 31 mV) para hacer que la portadora de video caiga más centrada entre los
límites de acción del AFT digital. Así se pueden tolerar errores mayores en la estabilidad del
sintonizador y del conversor D / A, ya que se ensancha el rango de captura. Inmediatamente,
toma lugar la acción correctora del AFT digital, como se mencionó en 4j), y se alcanza la
sintonía exacta en 0,2 segundos.

Sistema ITT
Comentaremos un sistema basado en el SAA1121. Genera tensión de sintonía, de-sintonía
fina, y conmutación de bandas a partir de la información almacenada en una RAM cuya
dirección es el código de programa suministrado por el control remoto. A su vez, puede
realizar búsqueda manual o automática y memorizar los datos obtenidos de la misma.
Como memoria se puede usar el SAA1020, CMOS, alimentado por una batería para conser-
var la información con la fuente apagada, o el SAA1220 de tecnología MNOS (compuerta de
nitruro de silicio) que no requiere alimentación permanente.
La figura 5.7 muestra una típica aplicación, junto con el receptor remoto SAA1130.
Describiremos a continuación la función de las patas.
Patas 5 a 8: entradas del código de programa, suministrado estáticamente por el receptor
remoto. Constituyen la dirección actual de la memoria. Cuando el receptor remoto cambia el
código, el SAA1121 detecta este cambio y actualiza la dirección de la memoria.
Pata 17: conectado a un transistor alimentado con 33 V, sirve para generar la tensión de
sintonía por un método PWM modificado.
Patas 9, 11 y 12: salidas de banda. Se deben conectar a transistores NPN para efectuar la
conmutación. Además, sirven como entradas manuales conectando momentáneamente la
pata deseada a la alimentación, quedando retenida la alteración.
Pata 2: conexión a un cristal para el oscilador interno que provee varias frecuencias al CI
mediante divisores. El cristal puede ser compartido con el receptor remoto.
Pata 19: en la opción búsqueda automática recibe la señal de fin de búsqueda, generada por
un circuito externo a partir de la tensión en el discriminador de AFT.
Pata 23: es entrada o salida. Si se la conecta a + 18V, el CI queda predispuesto para búsque-
da manual. Caso contrario, está en automática, y la pata proporciona una onda cuadrada
para generar la tensión de de-sintonía fina por variación del ciclo de trabajo. Este es determi-
nado por 3 de los 18 bits de información de programa en la memoria.
Pata 22: en el modo manual suministra una onda rectangular con ciclo de trabajo 4 / 7 cons-
tante, y en auto da la misma salida de la pata 23.
Pata 20: en manual, sirve para acelerar la búsqueda conectándola a + 28 V, al mismo tiempo
qué se oprime la tecla de búsqueda (+) o (-). En auto, oprimiéndola brevemente inicia la
búsqueda automática, y mientras dura la misma permanece internamente en 1 para propor-
cionar el muting.
Pata 24: recibe pulsos de control desde el receptor remoto, que alteran la tensión de sintonía
(búsqueda manual) en el modo manual, y la de-sintonía fina en el auto. Para poder controlar
la dirección de la alteración con la misma pata, se diseñaron ambos CI para que un pulso más
angosto que 40 µs sea interpretado como incremento ascendente, y descendente si es ma-
yor de 100 µs.
Patas 13, 14 y 16: conexiones con la memoria RAM CMOS. Cada uno de los 16 programas
necesita 18 bits de memoria, a saber: 3 para codificar la banda, 12 para la tensión de sintonía,
y 3 para la de-sintonía fina. En total, son 288 bits. El SAA1020 es en realidad un registro de
desplazamiento de 288 etapas, con una entrada al primer FF, la salida del último, y una pata
de clock común a todos. Cuando el SAA1121 necesita leer los 18 bits de un programa cual-
quiera hace recircular todo el registro, es decir, une la entrada y la salida de la memoria
(conectando internamente sus patas 16 y 14) y luego le aplica 288 pulsos de clock que
genera en su pata 13, produciendo una vuelta de calesita completa. El 1121 sabe después de
cuántos pulsos de clock comienzan los, 18 bits del programa que le interesa leer, e ignora el
resto. El ciclo de escritura es similar, pero cuando llega la palabra del programa en cuestión
el CI interrumpe la recirculación y coloca en su salida los nuevos 18 bits.
Pata 21: genera un clock continuo de 20 KHz, necesario para cuando se utiliza la memoria
MNOS no volátil SAA1220 en vez del 1020.
Pata 10: entrada que inhabilita el CI para cambiar de banda o de tensión de sintonía cuando
tiene aplicado un 0. El CI receptor remoto le aplica un 1 tras haber recibido el comando de
encender.
Patas 3, 4 y 15: no se usan.
Patas 1 y 18: Vss (+ 18 V) y VDD (masa).

Veamos cómo se efectúa una búsqueda manual y memorización (pata 23 no conectada a
+18 V).
1) Se elige el programa en el cual se desee almacenar una estación. Para ello, se oprime la
tecla del programa deseado en el remoto, o se mantiene oprimida la de cambio secuencial en
la botonera local hasta conseguirlo. Así, la información que estuviese presente en la direc-
ción de memoria llamada pasa al SAA1121.
2) Se selecciona la banda deseada oprimiendo momentáneamente la tecla local correspon-
diente. Esta acción es registrada, pero aún no se altera la memoria.
3) Se oprime ahora la tecla de búsqueda manual + ó -. Cada cambio en la tensión de sintonía
se obtiene alterando en un paso el convertidor D / A, si se trata de la banda de VHF. En la
banda VHF III, para adaptar la búsqueda a la menor pendiente frecuencia / tensión, cada
cambio representa una variación de 5 pasos a la vez; y en la I, 10 pasos a la vez.
El SAA1220 se usa en lugar del 1020. Tiene entradas por las que recibe estáticamente el
código de programa, al igual que el 1121. Así, cuando le llega el burst de 288 pulsos, sabe
cuáles son los bits que le interesan al 1221 (porque son los del código de programa actual),
de modo que lee únicamente a los transistores de almacenamiento y entrega esta informa-
ción en su salida en el asiento correcto de la calesita.
Del mismo modo, al escribir, se borran y se re-escriben únicamente los transistores corres-
pondientes al programa actual. Esto es importante, por cuanto las celdas de memoria no
volátiles se van degradando con cada escritura.
Otras patas adicionales, son la entrada del clock continuo (pata 3); la tensión para programar
los transistores de memoria (- 30 V en pata 9 con respecto a Vss), y una entrada de selección
o habilitación del CI (chip select, pata 2) que posibilita la conexión en paralelo de dos 1220
(con sus patas 2 excitadas complementadamente por un comando remoto) para la expansión
a 32 programas.
En el circuito del ejemplo, hay una serie de precauciones para evitar lecturas o escrituras
disparadas por una tensión de alimentación con ripple, al dejar de estabilizar el regulador por
insuficiente diferencia entre la tensión de entrada y salida. Esta escasa diferencia de poten-
cial hace que T11 se corte. Al hacerlo, se envía un 0 lógico al SA1121 y al 102 0 en forma
inmediata a través de D12 y D13 para desactivarlos. También se hace conducir a T12 el cual
cortocircuita la alimentación de la programación (pata 9).
Comentemos algunos detalles de la figura 5.7, que corresponde parcialmente al chassis F8
de Nordmende. T3, junto con los diodos y el resistor que lo conectan con las líneas de progra-
ma forman una compuerta NAND (DTL): sólo cuando todas las líneas están en 1, o sea con
el código 1111 que corresponde al programa 16 reservado para VCR, T3 se satura y hace
que el CI horizontal funcione con AFC rápido. El capacitor en base de T5, como se recordará
del capítulo de repaso de digitales, sirve para acelerar su des-saturación. Esto es necesario
ya que T5 amplifica los pulsos que, una vez integrados, proporcionan la tensión de sintonía,
y si el transistor conmuta lentamente se distorsionan los flancos de los pulsos afectando su
valor medio.
Cuando el televisor se encuentra en stand-by, la pata 5 del receptor remoto está en 0, T4 está
al corte, y esto permite encender el punto del display, lo cual indica esta condición; que no
está apagado totalmente. D1 carga un capacitor con los pulsos del D / A de volumen, excepto
cuando el volumen está en mínimo (mute); entonces T1 se corta y permite el encendido de la
barra vertical del signo más.
Cuando el SAA1130 recibe un comando remoto, sus patas 8 a 12 abandonan el estado 11111
momentáneamente para indicar el código recibido. En otras palabras, por lo menos una pata
estará en 0. Esto hace conducir a T2, que excita la barra horizontal del signo más, indicando
que se recibe el comando.
El diodo en el retorno del SN29764 levanta en 0,7V dicha pata, que es lo mismo que disminuir
en 0,7V los niveles lógicos aplicados a las patas 2 a 5. Esto es necesario porque la interfase
entre dicho CI y el SAA1130 no es capaz de proporcionar un buen estado 0.
Capítulo 6: Sintesis de frecuencia.
del libro de Perez
Circuitos Digitales en TV
Digitalizado por Rodolfo A Cappella para APAE el 26 de Diciembre de 2004
con autorización por escrito del Autor.
Queda hecha la reserva de derechos. Se demandará legalmente la violación.
Prohibida la reproducción total o parcial sin consentimiento expreso de APAE.
IMPORTANTE
Si obtiene una copia nueva de Acrobat Reader podrá girar las páginas para leer mejor los
circuitos.
INTRODUCCIÓN
Al tratar este tema, es de rigor la comparación con la síntesis de tensión. Esta se limita a
reproducir una cierta tensión de sintonía que había sido almacenada digitalmente. Si en el
ínterin se produjo una alteración en la correspondencia entre la frecuencia del oscilador local
y la tensión de sintonía (o sea, un desajuste en el sintonizador por efecto de temperatura,
envejecimiento o vibraciones) o se modificó la tensión de referencia o la fidelidad del conversor
D/A por iguales motivos, el sistema no se entera de ello y no puede corregir por lo tanto el
error de sintonía, salvo si se emplea AFT.
El sintetizador de frecuencia, en cambio, mide la frecuencia generada y por lo tanto puede
garantizarla. Ya no importa cuánto vale la tensión de sintonía en sí; simplemente hay que
generar la tensión necesaria como para que la frecuencia corresponda al valor que se pide.
La exactitud está determinada únicamente por la de un oscilador patrón a cristal del cuarzo.
El principio del sintetizador de frecuencia (de aquí en adelante, sintetizador) que se utiliza en
TV es el del lazo por enganche de fase (PLL) con una variante que permite su implementación
para las frecuencias de UHF.
La exactitud del sintetizador es a veces un inconveniente, ya que la información para generar
la frecuencia de cada canal está guardada en una memoria ROM, y todos sabemos que la
frecuencia de canal no es la misma en todas las normas, lo cual es un obstáculo para la
compatibilidad. Además, se tiene que poder sintonizar emisoras con frecuencias fuera de
norma, como algunos juegos de video que no usan referencia de cristal, o emisoras de TV
por cable con portadoras corridas. Por último, no siempre es deseable una sintonía exacta
por las razones vistas en el capítulo anterior. Por lo tanto, los CI especializados para sintonía
de TV sintetizada deben poder efectuar corrimientos por encima y por debajo del valor dicta-
do por la ROM.
Una ventaja del sintetizador aplicado al televisor, tal vez más significativa que la estabilidad
de frecuencia, es la posibilidad de conocer el número del canal sintonizado, mientras que en
la síntesis de tensión sólo, se exhibe el número de programa y hay que acordarse de la
correspondencia. Además, cada canal queda automáticamente ajustado de fábrica, aunque
no haya una emisora en el aire para realizar el ajuste.
EL LAZO POR ENGANCHE DE FASE
La figura 6.1.a nos dice que para sintonizar el canal 82, norma N, el oscilador debe estar en
925 MHz. Veamos con la ayuda de la figura 6.1.b cómo se podría generar esta frecuencia por
síntesis Comencemos por suponer que el circuito se encuentra estabilizado, generando la
frecuencia correcta. Esto es un poco empezar por el final, pero luego comprobaremos la
suposición. El oscilador local del sintonizador entrega su salida, no sólo al conversor, sino
también a un divisor de frecuencia que divide por un número llamado módulo, igual a 14800
en nuestro caso. Haciendo la cuenta vemos que la frecuencia de salida es de 62,5 KHz. Esta
señal es aplicada a un circuito comparador que recibe también otra de 62,5 KHz, llamada
referencia, pero generada a partir de un cristal muy exacto. El comparador genera una ten-
sión continua para el varicap del oscilador.
Si el oscilador está exactamente en 925 MHz, el divisor entrega una frecuencia de exacta-
mente 62,5 KHz y el comparador no modifica su tensión de salida. Pero si el oscilador está
corrido para arriba, también lo estará proporcionalmente la salida del divisor. El comparador
detecta el error, y procede a disminuir la tensión de sintonía hasta que se restablece la con-
dición de equilibrio. Ocurre lo mismo a la inversa si el error es en menos Un nombre correcto
de nuestro «comparador’’ es detector de fase, ya que de lo que depende la continua de salida
es la diferencia de fase entre sus entradas. Obviamente, si se logra hacer coincidir (engan-
char) la fase de dos señales, sus frecuencias forzosamente han de ser iguales.
Ahora viene lo poderoso del sistema. Si al divisor, que es programable, se lo hace dividir
ahora por 14801, el detector de fase encontrará de repente que la frecuencia dividida que le
llega disminuyó. Entonces, hace aumentar la tensión de sintonía hasta restablecer el engan-
che: Cuando lo logre, la nueva frecuencia del oscilador local será de 925.062,5 KHz. Y así,
para cada módulo de división que se quiera, se genera una frecuencia distinta (dentro de los
límites del circuito)
Vemos que la frecuencia sintetizada es la de referencia multiplicada por el módulo del divisor.
Por otra parte, la mínima variación que se puede obtener en la variación de frecuencia, o sea
variando en 1 el módulo, es igual a la de referencia.
Desgraciadamente, el estado actual de la tecnología no permite construir divisores
programables que funcionen más allá de unos 100 MHz. Pero sí existen divisores fijos llama-
dos prescalers o pre-escaladores que actualmente llegan a los 2 GHz. En el circuito más
práctico de la figura 6.1.c se usa un prescaler que divide por 64 antes del divisor programable.
Esto obliga a que la frecuencia de referencia también sea 64 veces menor que antes, resul-
tando de unos 976 Hz.
Como el lector habrá adivinado, el prescaler se construye con tecnología ECL. Si el divisor
programable es TTL, podrá manejar sin dificultad los 14 MHz del ejemplo. Pero a los fabri-
cantes de integrados digitales para TV les gusta más la tecnología MOS porque es más barata.
Lástima que 14 MHz sea una frecuencia demasiado elevada para los MOS. Podríamos entonces poner un
prescaler con un módulo de 1024, o sea 16 veces mayor que el mencionado.
Así, la frecuencia que debe manejar el divisor programable no llega al MHz. Pero la, referencia deberá ser 16
veces todavía menor, quedando en unos 61 Hz. Y esto trae un serio problema. La salida de un detector de tase
es un pulso de corriente con la misma frecuencia de la referencia. Si no se filtra
adecuadamente la tensión de sintonía, tendrá una ondulación excesiva que modulará en
frecuencia al oscilador local Si la frecuencia de referencia es muy baja, la constante de tiem-
po del filtrado debe ser muy larga, y el televidente tendría poco menos que cruzarse de
brazos esperando a que el sintetizador vuelva a engancharse después de cambiar de canal.
Afortunadamente, hay una ingeniosa solución al problema. Dijimos que los divisores apropia-
dos para 900 MHz no son programables. Pero sí pueden fabricarse divisores de doble módu-
lo, qué según el estado de una entrada de control puedan dividir por uno o por otro, por
ejemplo 15 y 16.
Veamos la figura 6.1.d. Otra manera de decir que la referencia es de 976 Hz, es diciendo que
se produce una comparación de fase por cada 1024 µs, que es el período de la referencia. En
ese intervalo, ,la frecuencia de 14.453 KHz tiene 14800 ciclos. Al comparador de fase no le
importa qué tipo de circuito tiene adelante, sólo le interesa que le llegue 1 pulso cada 1024 µs
para la condición de enganche. Entonces, prestemos atención a la siguiente secuencia. Cuando
comienza un nuevo período de comparación, un contador de control hace que al principio el
prescaler variable divida por 16, hasta haber producido 10 pulsos a su salida, o sea hasta que
recibió 160 en la entrada. A partir de allí y hasta finalizar el período de comparación, se
continúa dividiendo por 15; si aceptamos que el lazo está funcionando correctamente, restan
14640 ciclos de entrada que serán convertidos en 976. El total de pulsos a la salida del
prescaler variable es de 986, que son aplicados justamente a un divisor por 986 antes del
detector de fase.
h
La frecuencia que llega al divisor programable varía levemente según el módulo del prescaler
variable; la máxima (cuando se divide por 15) es de 964 KHz, adecuada para un circuito
MOS. Tanto la parte tija como la variable del prescaler se hallan en el mismo integrado,
formando un divisor por 960 / 1024.
Si ahora se quiere obtener un incremento de 62,5 KHz en la sintonía, se hace que el prescaler
variable funcione una vez más corno + 16, y una vez menos como +15, ver las cifras de la
figura. Como se ve, la cantidad de veces en que se utiliza el módulo máximo depende de la
frecuencia a sintetizar, y varía desde cero (todo el tiempo se divide por 15) que es cuando la
cantidad de ciclos a pre-escalar es múltiplo exacto de 15, hasta un máximo de 15.
Lo que se almacena en la ROM del sistema, es el módulo del divisor programable y la canti-
dad de veces que se divide por 16, para la frecuencia exacta de cada canal. Sobre estos
valores, el CI controlador introduce incrementos o decrementos según la de-sintonía requeri-
da.
En los equipos de comunicaciones de VHF y UHF sintetizados, la pequeña separación entre
frecuencias adyacentes impone que el prescaler de módulo variable no esté precedido por
ninguna cantidad de pre-escalado fijo.
El CI prescaler debe ser conectado al oscilador local de VHF o al de UHF según el canal. Una
posibilidad. es utilizar un combinador con un filtro pasa-altos y uno pasa-bajos, figura 6.2
El S 0436 forma parte del kit Siemens SDA100. Es un simple divisor por 64, no utiliza un
módulo variable a continuación porque el divisor programable empleado (S 0437) es bipolar
y admite frecuencias elevadas.
Entre el combinador y el CI se usa un pre-amplificador de dos etapas. El SDA2001 del kit
SDA200, es de una concepción más avanzada. No sólo incluye el pre-amplificador, sino que
permite aplicar la señal de los osciladores a dos patas independientes. Se selecciona una de
las entradas mediante una tensión de control.
En todos los casos, debe filtrarse. adecuadamente las armónicas de la salida de un prescaler
mediante chokes amortiguados, que pueden ser cuentas de ferrite, y debe evitarse la radia-
ción usando cable blindado. Como se aprecia en la figura anterior, el prescaler tiene dos
salidas en contra-fase; es una ayuda más para cancelar la radiación.
Las frecuencias del oscilador local para sintonía exacta de los canales no son múltiplos exac-
tos de 62,5 KHz por lo que siempre hay un pequeño error. Como un refinamiento, Plessey
utiliza un prescaler con divisor fijo de 20 y variable de 19 / 20 en su sistema «Key», con lo cual
los incrementos de sintonía son «redondos», de 50 KHz., permitiendo error cero.
Al reparar un televisor sintetizado en el cual no funcione el oscilador local, no debe extrañar
que siga funcionando la, cadena divisora, aunque fuera de enganche, pues en ausencia de
entrada los prescalers suelen ponerse a auto-oscilar. Esto ocurre en los CI de casi todas las
marcas, y no se debe interpretar como defecto que deba repararse.

TEMA ITT
Se basa en el CI SAA1274,.que incluye el divisor programable, detector de fase, oscilador de
referencia, control de prescaler variable, ROM con los canales CCIR (B/G) y canales espe-
ciales en un total de 100, y comunicación con botonera local, receptor remoto, memoria de
programa NMOS no volátil (SAA1075) y generador de caracteres sobre la pantalla (SAA1276).
Hagamos una rápida descripción de sus patas, con la ayuda de la figura 6.3.
Pata 20: recibe la salida del prescaler variable.
Pata 4: controla el módulo del prescaler.
Patas 15 y 16: salidas del detector de fase. Sirven para hacer subir o bajar Vsint.
Pata 23: conexión del oscilador interno a un cristal de 4 MHz.
Pata 2, 24 y 22 salidas para conmutación I / III / UHF.
Patas 5 a 8: conexiones a la parte de la botonera local relacionada únicamente con el núme-
ro de canal.
Pata 10: según se conecte a masa o alimentación, predispone al CI para búsqueda manual o
automática.
Pata 3: según se conecte a masa o alimentación, predispone al CI para poder realizar la
búsqueda en cualquier canal (1 al 100) o restringida a 01 al 74.
Pata 11: esta entrada reconoce la señal de fin de búsqueda, cuando se realiza la búsqueda
automática de canales o dentro de un canal (ver tabla). Al aproximarse a la sintonía correcta,
el circuito generador de parada (conectado al discriminador de AFC) suministra un 1 a la pata
11, lo cual disminuye la velocidad de 62,5 KHz por paso, a 3,3 KHz por paso. Cuando el
discriminador pasa por cero, la pata 11 es retornada, a 0 y se detiene la búsqueda.
Pata 9: entrada que desactiva al CI cuando se pone el televisor en reserva. En el encendido
mediante el relé de red, la transición en esta pata inicia un ciclo de lectura de la memoria.
Pata 18: entrada que comunica al CI con el receptor remoto SAA1251.

Algunas de las instrucciones que utiliza el SAA 1274 son: ingresar número de canal o de
programa, alteración de de-sintonía fina, activación del display en la pantalla,
memorización, y habilitación de una segunda memoria de programa. El SAA 1251 posee un
diseño que lo hace extremadamente versátil, y la salida de datos que alimenta al 1274 tam-
bién puede. conectase a otros CI para expansión del sistema. Para que cada uno «escuche»
solamente las instrucciones que le corresponden, hay 4 bits de dirección en el burst de datos.
que identifican al CI interpelado. P. ej., el 1274 reconoce sólo las direcciones 0000 y 1111.
Pata 17: sirve para la expansión de la memoria, do 16 a 32 programas.
Patas 12, 13, 14 y 21: interconexión con la/s RAM da programa, y con el generador de
caracteres En cada dirección (programa) de la RAM se guardan 8 bits para decenas y unida-
des del número de canal y 7 bits de información de desintonía fina. El generador de caracte-
res muestra el número de canal y/o programa, según el último comando.
Patas 1 y 19: Vas (+18 V) y VDD (masa).
La referencia es de 976 Hz. Todas las frecuencias sintetizables son múltiplos de 62,5 KHz.
Como ninguna de las frecuencias del oscilador local para los canales CCIR coincide con los
valores mencionado; hay un mínimo error de sintonía de 25 KHz si la FIV es de 38,9 MHz.
Los canales normales en Europa son del 2 al 12 en VHF, uno cada 7 MHz (norma B) y 21 al
74 en UHF, uno cada 8 MHz (norma G). La ROM del SAA 1274 incluye otros canales especia-
les para TV por cable y otras aplicaciones:
Banda Canales Extremos de banda
I normal 2 al 4, 47 a 68
III normal 5 al 12 174 a 230
UHF normal 21 al 74 470 a 901

bajo I 1 40 al 47
sobre I 75 al 80 68 a 110
bajo III 81 al 89 111 a 174
sobre III 90 al 100 230 a 307
sobre III 13 al 20 230 a 286

Nota: el canal 100 se identifica como 00
Recomendamos al lector prestar atención para no confundir los conceptos de canal y progra-
ma. El receptor remoto suministra constantemente (en forma estática) el código del último
programa seleccionado. Estas salidas se aplican a la memoria de programa y al generador
de caracteres. De modo que el número de programa actual es continuamente exhibido en la
pantalla, y es continuamente la dirección de la RAM. El modo normal de usar el televisor, es
oprimiendo el número de programa.
La siguiente tabla detalla el funcionamiento de las teclas locales correspondientes a los cana-
les.
Funciones ejecutadas por el CI de control SAA 1274
código MAN / operación función
pin 8 a 5 AUTO
(8 = MSB)
0 x en reposo no se está oprimiendo tecla alguna.
13 x selección de decenas del nº canal según ROM CCIR
manteniéndola oprimida, las decenas del n° de
canal aumentan cada 0,6 s.
14 x selección de unidades del nº canal según ROM CCIR
manteniéndola oprimida, las unidades del n° de
canal aumentan cada 0,6 s No hay acarreo al vol
ver a 0.
1 (2) 0 Búsqueda manual (flechas) canal por canal según ROM CCIR.
Manteniéndola oprimida, se sube (baja) el nº de
canal cada 0,6 s. Sé recorren todos los canales 1
al 100 si RESTR= 1, o solo 01 al 74 si RESTR= 0.
1 1 Búsqueda automática, solamente ascendente.
Al oprimirla brevemente, se comienza a aumen
tar fosc de a 62,5 KHz, recorriendo 3 canales por
se gundo. Se recorren todos los canales 1 al 100
si RESTAR = 1, o sólo 1 al 74 si RESTR = 0,
hasta que llegue un STOP.
2 1 Búsqueda automática dentro de un canal.
Similar al anterior, pero siempre dentro de los lími
tes de un canal. Si se alcanza su límite superior
se recomienza en el inferior.
5 (6) x Desintonía fina (flecha arriba).
Manteniéndola oprimida, fosc es incrementada
(decrementada) de a 62,5 KHz, 3 veces por se
gundo.
8 x Memorización.
Al, oprimirla brevemente, toda la información de
sintonía que se obtuvo por cualquier operación
se memoriza en la RAM, en la dirección determi
nada por el nº de programa presente.
Normalmente, estos comandos se dan una sola vez o de vez en cuando al reprogramar la
memoria, y por ello la mayoría no están disponibles en remoto, salvo que se utilice un CI
adaptador entre el SAA 1251 y el 1274.
Las patas 5 y 6 también actúan como salidas Se ponen internamente en 1 durante las bús-
quedas automáticas de canales y dentro de un canal, respectivamente, de modo que con una
compuerta OR con dos diodos se obtiene el muting.
La comunicación del SAA 1274 con la memoria SAA 1075 resulta algo complicada porque se
debe asegurar que no haya escrituras erróneas durante la conmutación de la alimentación, y
porque se usa un mínimo de conexiones.
Para leer la memoria, es decir, para conocer el número de canal y la desintonía fina del
programa presente, el SAA 1274 envía un pulso de «ATENCIÓN» por la línea R/W. Si el
1075 reconoce este pulso como correcto, manda a su vez un pulso similar por la misma línea
que significa «LISTO». Ahora, el 1274 envía el verdadero pulso de «LECTURA», de 8 µs.
640 µs después, el 1075 proporciona los 15. bits leídos por la línea de datos.
Para escribir la memoria, el 1274 envía un ATENCIÓN, recibe un LISTO, y 640 µs después
envía un ESCRITURA, que se diferencia del LECTURA porque dura 24 µs El generador de
caracteres SAA 1276 también recibe la línea de datos, sólo para leerla, y. esto ocurre cuando
el 1274 le envía un burst de 8 pulsos de clock coincidentes con los bits del número de canal.
Así, el 1276 es ciego a los 7 bits de desintonía, que no le interesan.

SINTONÍA POR MICROSALTOS
Comentaremos brevemente este sistema para búsqueda automática de emisoras, que pue-
de catalogarse como intermedio entre la síntesis de frecuencia y la estabilización por AFT.
Una versión de esta técnica es utilizada en algunos chasis de RCA, sólo en los canales de
VHF. Cuando el usuario selecciona un canal, un sistema convencional de lazo por enganche
de fase lee la información almacenada en una ROM para dicho canal (según normas M/N).
Una vez completada la síntesis, el sistema desconecta el sintetizador y conecta el AFT, que
es capaz de hacer enganchar la sintonía si hay alguna emisora dentro de más o menos 1,25
MHz de la frecuencia que se ha sintetizado. Si no se produce enganche, el sintetizador vuel-
ve a funcionar, esta vez para fijar la sintonía en 1 MHz por encima de la frecuencia exacta
según ROM. Se vuelve a pasar el modo AFT y se podrá enganchar dentro de +/- 1,25 MHz.
Caso contrario, una vez más se sintetiza una sintonía, esta vez en 1 MHz por debajo de la
frecuencia nominal, y se reactiva el AFT. Si hay una portadora se permanece en AFT; caso
contrario se vuelve a la secuencia inicial.
Como se ve, se combinan así los méritos del sintetizador, que es exacto pero «ciego» ante un
posible corrimiento de la portadora recibida; y del AFT, que atrapa a la emisora pero sólo si se
lo ha acercado previamente. La mínima frecuencia enganchable con los valores menciona-
dos es de 1,25 MHz por debajo, lo cual evita que durante un desvanecimiento de la señal
deseada el sistema pueda engancharse en la portadora de sonido del canal adyacente infe-
rior (1,5 MHz por debajo).
Philips ha ideado el sistema de sintonía digital DICS que también emplea atonía por microsaltos,
ya sea en la selección de canal o de programa, y manual o automática. Se utiliza en todos los
canales de VHF y UHF, y cubre todos los espacios entre canales. En la figura 6.4 se pueden
apreciar los microsaltos efectuables tanto en VHF como en UHF, con 7 u 8 MHz entre porta-
doras de canales (norma B y G). También se incluye un diagrama de flujo con las pruebas
realizadas sobre las tensiones de AGC, AFC y sincronismo para verificar si se está recibien
do una señal de TV cada vez que se ejecuta un microsalto; esta secuencia es bastante más
sofisticada que las analizadas en otros ejemplos
Capítulo 7: Sincronismo Vertical por
División.
del libro de Perez
Circuitos Digitales en TV
Digitalizado por Rodolfo A Cappella para APAE el 26 de Diciembre de 2004
con autorización por escrito del Autor.
Queda hecha la reserva de derechos. Se demandará legalmente la violación.
Prohibida la reproducción total o parcial sin consentimiento expreso de APAE.

IMPORTANTE
Si obtiene una copia nueva de Acrobat Reader podrá girar las páginas para leer mejor los
circuitos.
Índice general
INTRODUCCIÓN ........................................................................ 3
TDA 2571 ....................................................................................... 3
INTRODUCCIÓN
En toda norma de televisión, se cumple que la frecuencia horizontal es igual a la de cuadro
(recordemos que en un barrido entrelazado hay dos campos por cuadro) multiplicada por la
cantidad, de líneas. En las normas B,G y N, las cifras son:

15625 = 25 x 625

Esta propiedad sugiere una idea para lograr un barrido vertical muy estable, mediante la
ivisión (count down) del oscilador horizontal, que siempre es el más inmune a los ruidos por
estar protegido por el AFC. Sin embargo, no basta con tener una frecuencia muy exacta;
también se necesita la fase vertical correcta, razón por la cual todos los sistemas de vertical
por división necesitan inicialmente la referencia del pulso de sincronismo vertical, ya sea al
encender el televisor, al cambiar de canal, o de base de tiempo en la emisora. Un buen CI por
división debe proporcionar una sincronización inmediata ante dicho cambio.

TDA 2571
Comencemos por recordar el típico circuito de sincronismo, figura 7.1.

Se pueden introducir varias mejoras a esta disposición. Una de ellas es colocar una com-
puerta antes del detector de fase, que se abra un poco antes de llegar el pulso de- sincronis-
mo, y que se cierre un poco después: de este modo se aumenta la inmunidad a los pulsos de
ruido. Pero este agregado haría muy lenta la adquisición inicial del sincronismo, pues podrían
transcurrir varios pulsos de sincronismo antes de que alguno llegase a embocar en la ranura
de tiempo. Se requiere por lo tanto un circuito que detecte la coincidencia del oscilador hori-
zontal con el pulso de la emisora, para abrir permanentemente la compuerta mientras no
haya coincidencia.
Dicho detector también reduce una constante de tiempo en el filtro del AFC para lograr un
rápido enganche. Esta reducción de la constante de tiempo es la misma que la utilizada
normalmente en la reproducción de VCR.

Para la utilización del count-down, el oscilador horizontal debe trabajar al doble de la frecuen-
cia horizontal, pues lo que se quiere obtener por división son los 50 Hz de campo, y no los 25
Hz de cuadro. Por lo tanto, se debe agregar un divisor por 2 en la cadena horizontal.

Por último, está el consabido divisor por 625, el circuito que provee la sincronización inicial y
un bloque que detecte si se recibe una emisión con sincronismo fuera de norma para reem-
plazar el conteo por una sincronización vertical común, directa.

Para reducir la cantidad de patas, muchos CI del área de crominancia requieren un pulso de
tres niveles, conocido como almena o castillo de arena (sand-castle) por su forma, que pro-
vee las temporizaciones para el borrado horizontal y el procesamiento del burst. Dicho pulso
debe ser generado por el CI horizontal.

La figura 7.2 ilustra el diagrama en bloques del TDA 2571, integrando todo lo que acabamos
de decir. Cada uno de los bloques tiene el nombre de las distintas adiciones mencionadas. El
detector de fase consta de dos generadores de corriente, de igual valor pero polaridades
opuestas, uno de ellos activado por el nivel 1 de la señal H (salida del +2) y el otro por el nivel
0.

Pero sólo se los conecta al filtro del AFC durante el pulso de, sincronismo de la emisora,
mediante la llave S1. Si el flanco descendente de H ocurre justo en el medio del pulso de
sincronismo, el tiempo durante el cual el capacitor del filtro será cargado resultará igual al de
descarga.

Si no hay coincidencia perfecta, dicho capacitor estará conectado a uno de los generadores
más tiempo que al otro, produciéndose una alteración de la carga que corrige al oscilador, ver
figura 7.3
El pulso que habilita la compuerta protec-
tora del detector de fase se obtiene inte-
grando la señal H, y alimentando un dis-
parador Schmitt con la onda triangular
resultante, figura 7.4.

El pulso generado por el disparador debe
ser un poco más ancho que el de sincro-
nismo, y centrado con respecto a éste,
como ya habíamos dicho. Esta última
condición es garantizada por el otro de-
tector de fase ilustrado. La salida de T1
actúa alterando la separación entre los
umbrales del Schmitt.

El detector de coincidencia es un circuito de muestreo y mantenimiento: S3 se cierra breve-
mente con cada pulso de sincronismo de la emisora, dejando a C2 con la tensión que tenía el
diente de sierra de C1 (generado a partir de H) en ese momento. Si el sistema horizontal está
sincronizado, dicha tensión es máxima, supera la referencia de CC del, operacional, y man-
tiene su salida en 0. Caso contrario, dicha salida está en 1, obliga a que la OR también esté
en 1 independientemente del pulso de habilitación. La compuerta del detector de fase queda
abierta permanentemente, y se abre la «llave VCR» que reduce la constante de tiempo. Lo
mismo puede lograrse externamente aplicando tensión a R1, por ejemplo cuando se selec-
ciona el programa reservado para AV.

El proceso de formación del sand-castle está detallado en la figura 7.5

Dos comparadores, con distintos niveles de referencia, forman sendos pulsos a partir del
diente de sierra del oscilador 2 H. Una OR exclusiva pone su salida en 1 cuando uno solo de
los comparadores está en 1. Esta salida pasa a una AND que también recibe la señal H, y
otra salida del divisor por 2, de igual frecuencia pero que atrasa 90°. Así, la AND provee la
parte del sand-castle correspondiente al burst. Para completar la parte del borrado, se apro-
vecha el pulso de habilitación. Ambas señales tienen hasta aquí una amplitud de 12 V; al
restar la caída de sendos Zeners, se obtiene la forma deseada.

La señal H debe ser retardada un poco antes de ser aplicada al circuito de deflexión para que
la transición ocurra, no en el medio del pulso de sincronismo, sino en el medio del de borrado
horizontal. Para ello se emplea un flip-flop D según explica la figura 7.6.

La sección vertical comprende el integrador, el divisor por 625 que cuenta los ciclos de la
señal 2 H, y un circuito que toma la decisión de enviar al oscilador vertical la salida dividida o
la directa.
Comencemos por suponer que el CI esté en sincronismo vertical. Admitamos por ahora que,
en esta condición, la salida Q del flip-flop está en 1. La llave de modo S5 está en la posición
ilustrada.

Los pulsos de 50 Hz generados por el divisor por 625 (DIV) coinciden con los provenientes
del integrador (DIR). Como ambos pulsos, juntamente con Q (que está en 1) entran a la
AND1, ésta resetea 50 veces por segundo el divisor por 16. Como éste permanece en cero,
el generador de arranque y parada no emite pulsos, y el. estado del flip-flop sigue siendo el
mencionado.

Si ahora se pierde el sincronismo, los pulsos de DIV y DIR no coinciden en el tiempo, y la
AND1 queda continuamente en cero. Así, el divisor por 16 queda en libertad para contar.
Después de 16 cuadros, el generador de A/P entrega un pulso de arranque que resetea al
flip-flop Q pasa a cero, inhabilitando a AND1 y colocando S5 en la posición DIRECTO.

AND 3 está habilitada, y apenas llegue un pulso desde el integrador (DIR) lo aplicará a la
entrada SET del divisor por 625, con lo cual se lo fuerza a ponerse inmediatamente en sincro-
nismo. Aparentemente, el mecanismo podría terminar aquí, y seguir, en el modo DIVIDIDO;
pero el CI hace una prueba más para determinar si la señal es estándar (625 líneas).

AND 1 sigue inhabilitada. Así, después de haber contado los 16 pulsos, el divisor por 16
vuelve a cero y sigue contando. A los 14 cuadros, el generador de A/P aplica un pulso de
parada a AND 2. Si la señal es estándar, el CI sigue estando sincronizado y el pulso de DIV
coincide con el de DIR, y con el de parada, de modo que AND 2 lo aplica al SET del flip-flop,
volviendo todo el circuito a las condiciones iniciales.

Si la señal no es de 625 líneas, no coincidirán DIV y DIR en el momento de la parada, el
flip-flop no cambiará de estado, y se mantendrá la sincronización directa.
Capítulo 8: El estado del arte.
del libro de Pérez
Circuitos Digitales en TV
Digitalizado por Rodolfo A Cappella para APAE el 06 de Marzo de 2005
con autorización por escrito del Autor.
Queda hecha la reserva de derechos. Se demandará legalmente la violación.
Prohibida la reproducción total o parcial sin consentimiento expreso de APAE.
IMPORTANTE
Si obtiene una copia nueva de Acrobat Reader podrá girar las páginas para leer
mejor los circuitos.
Índice general
3 ..................................................................INTRODUCCIÓN
3 .........................................................................TELETEXTO
6 ............................... INFORMACION VISUAL (VIEWDATA)
6 CCD: DISPOSITIVO POR ACOPLAMIENTO DE CARGAS
13 .................................................. EL TELEVISOR DIGITAL
13 ..............................Conversión analógico a digital (A/D)
19 ..............................Conversión digital a analógico (D/A)
19 ................................... Un televisor digital (DIGITT 2000/
22 ............................... TELEVISIÓN EN BANDA ANGOSTA
22 ............. SI TODOS LOS TELEVISORES DEL MUNDO.. .
INTRODUCCIÓN
Dedicaremos está última parte a presentar una serie de técnicas de televisión modernas,
sobre las cuales el lector difícilmente requerirá conocimientos como para encarar una
reparación en el presente (en el momento en que fue escrito este libro), pero que
constituyen temas cuyos rudimentos no pueden ignorarse. Se prefirió por ello ofrecer un
tratamiento a nivel sistema, previéndose que en nuevas ediciones de este libro se les
aplique el análisis de circuito típico a medida que su popularización en nuestro medio lo
justifique.

TELETEXTO
«A pesar de lo repleto que van los colectivos porteños, siempre hay lugar para alguien
más.»
Del mismo modo, a cada rato alguien idea la forma de colocar alguna señalcita más en la
recargada señal de televisión.
A los pasajeros sentados previstos originalmente (video, audio y sincronismo) se les fue
agregando señales: crominancia, burst, otro canal de audio para estereofonía, señales de
prueba para la emisora, una referencia más para los televisores NTSC... y ocho revistas.
Es que hay tanto espacio muerto en los intervalos de borrado vertical que resulta tentador su
utilización para el envío de información digital, la que una vez decodificada genera renglones
de información alfanumérica y dibujos sobre la pantalla, como si fuese una página de una
revista.
Está información no tiene absolutamente nada que ver con el programa normal que se emite
simultáneamente; el usuario puede elegir entre ver la emisión normal o la revista electrónica.
El Teletext se viene usando desde fines de la década del 70 en Inglaterra. Es una revista de
100 páginas, cada una con 24 renglones de 40 caracteres. Se transmite en forma sin fin,
cada 24 segundos se recorre la revista completa; al llegar a la última página se vuelve a la
primera. Cada una incluye; entre otras cosas, el número de página. Así, cuando se desea
recibir una página en particular, se teclea su número en una botonera y se debe esperar
hasta que se la reciba. En el peor caso, la espera es de 24 segundos.
La información transmitida es de todo tipo: noticias, resultados de deportes, información
meteorológica, o de tránsito, cotizaciones de la bolsa, palabras cruzadas, etc.
La figura 8.1 detalla la ubicación de la señal de Teletext en el intervalo de borrado vertical de
ambos campos.
Actualmente se usan dos líneas de cada intervalo; puede transmitirse 6 ó 7 revistas más
empleando las restantes, según estén o no presentes las señales VIR que son para
mediciones internas de la emisora. Cada línea de datos contiene 360 bits serie, transmitidos
con una velocidad de 6,94 Megabits por segundo.
En otras palabras, si la señal fuese una sucesión alternada de unos y ceros tendría la forma
de una onda cuadrada de 3,47 MHz. La información transmitida por 1 línea, una vez
decodificada, permite generar 1 renglón (hasta 40 caracteres) en la pantalla. Como se usan
dos líneas por cada intervalo vertical, que tiene la frecuencia de 50 Hz, resultan 100
renglones por segundo.
Como la revista consta de 100 páginas de 24 renglones (2400 en total), se demora 24
segundos en la transmisión completa.
Cada línea de datos contiene información a ser exhibida en la pantalla y comandos para uso
interno del decodificador. Es necesario no confundir línea de datos con línea exhibida:
cuando el decodificador detecta que se está recibiendo una línea con el número de página
deseado la almacena en una RAM, y también almacena las 23 líneas siguientes (o hasta
que se comienza a transmitir la página siguiente, si no está totalmente llena) para así
disponer de la página completa. Esto requiere 240 más o menos.
Después, la imagen construida en base a los datos almacenados es exhibida continuamente
en la pantalla; se dice que no es una visualización en «tiempo real», como lo es el video.
Otra diferencia con el video es que con una sola línea de datos que se recibe se genera un
renglón que consta de 20 líneas en la pantalla en cada cuadro. Es que la información se ha
comprimido (codificado) todo lo posible para aumentar su caudal. Si se enviase una línea de
datos por cada línea de imagen, no haría falta decodificador, pero demandaría 20 veces más
tiempo su transmisión.
Hay dos tipos de renglones: el de encabezamiento de hoja (renglón 0) y los normales (1 a
23). La información viene empaquetada en bytes (grupos de 8 bits) si bien ello es a los fines
de su manipulación: con un osciloscopio no. se ve delimitación alguna entre ellos En el
renglón de encabezamiento los 13 primeros bytes son de control y no son exhibidos.
El 1° y 2° son una simple secuencia de unos y ceros para que se ponga en fase el oscilador
del decodificador, del mismo modo que el burst de crominancia sirve para enganchar el
demodulador de color. El 3° es un código que sirve para fijar el comienzo y terminación
(framing) de los bytes siguientes.
El 4° y 5° traen el número de revista y el de renglón. El 6° y 7° el número de página. Del 8°
al 11° se envía un número que indica cuál es la versión que se está transmitiendo de la
página, ya que la emisora puede cambiar el contenido de la misma en cualquier momento.
El 12° y 13° cumplen diversas funciones de control del display. Del 14° al 45° se emiten
caracteres a exhibir. En los demás renglones, sólo los bytes 1° al 5° no son exhibidos.
En el capítulo de control remoto, vimos que para proteger el sistema contra las
interferencias, cada comando se transmite más de una vez. Esto no se puede aplicar al
teletexto pues constituiría un derroche de tiempo. En vez de ello, se hace que cada byte de
información a exhibir contenga 7 bits significativos y un bit de paridad.
¿Qué es esto? La cantidad de unos en los primeros 7 bits puede ser par o impar, y un
circuito hace que el 8° sea 1 ó 0 para hacer que la cantidad total de unos en el byte sea
impar. Esto se llama paridad impar. En el receptor se cuenta la cantidad de unos: si es
impar, se acepta la información; si es par, es porque uno de los bits fue alterado por un
pulso de ruido, y no se acepta. Por supuesto, si hubo 2 bits falseados la detección de errores
es engañada, pero esto es mucho menos probable.
Los bytes de control, en cambio, deben estar perfectamente protegidos: un error en el
número de página haría que toda la página se reciba equivocada. Por ello se usa el código
de Hamming, que mediante un inteligente agregado de bits de protección permite no sólo
detectar el error sino también corregirlo si es uno solo.
Los caracteres son letras mayúsculas y minúsculas, números, símbolos, y combinaciones de
cuadrados para formar gráficos. Mediante códigos especiales se puede especificar los
colores de carácter y de fondo, duplicar la altura de caracteres, hacer parpadear, y varias
otras funciones,. como la de inhibir la presentación de respuestas en un juego de
adivinanzas: las mismas aparecen cuando el televidente envía el comando correspondiente.

INFORMACION VISUAL (VIEWDATA)
Difiere del teletexto en que la información no es transmitida por una estación de TV,
continuamente y para todos, sino que es requerida y recibida por línea telefónica, desde una
computadora de la central. Una interfase conecta al televisor con la línea.
Para acceder al sistema, el usuario oprime la tecla de Viewdata en su control, con lo cual se
toma la línea. Al oprimir nuevamente, se disca automáticamente un número almacenado.
Cuando se establece la comunicación, el sistema envía el número de abonado, y recibe a
cambio el «índice» El usuario oprime entonces el número de su interés. Se dice que es un
sistema interactivo: hay comunicación en los dos sentidos.
Hay otros sistemas, aparte del Teletext y Viewdata, en experimentación o explotación en
otros países, tales como el Antiope francés o el Telidon canadiense. Son ilimitadas las
posibilidades de expansión imaginables, tales como interconexión con la red de télex,
utilización de otros alfabetos, etc.

CCD: DISPOSITIVO POR ACOPLAMIENTO DE CARGAS
Tanto las válvulas como los transistores bipolares y de efecto de campo pueden ser
clasificados como dispositivos que manejan tensiones y corrientes. Los llamados CCD
(charge coupled device), en cambio, se basan en el traslado de cargas eléctricas a lo largo
de un semiconductor. .
Veamos la figura 8.2.
Se trata de un capacitor MOS. Recordemos que los portadores mayoritarios en un
semiconductor son los que le dan el nombre: en nuestro caso, tenemos mayoría de lagunas
en un substrato tipo P. Si se aplica una tensión positiva a la compuerta, las lagunas son
repelidas, y queda una zona desierta. Esta zona es un verdadero «balde» que puede
almacenar una carga eléctrica. Aceptemos esto por ahora, luego se verá de dónde viene
esta carga.
Ahora estudiemos la estructura de la figura 8.3
Se ha integrado una serie de compuertas en hilera. Tres conductores conducen señales
que, aplicadas a las compuertas, determinan la existencia o no de los baldes. Cada tres
compuertas se repite la secuencia de conexiones. Cuando una sola de las líneas está en 1,
están habilitados todos los baldes conectados a la misma.
Luego pasa a 1, otra línea, con lo cual se generan otros baldes los cuales quedan
comunicados con los anteriores.
Por último, pasa a 0 la primer línea y las cargas quedan retenidas en los nuevos baldes.
Lo que se aprecia en el dibujo es una analogía hidráulica para fijar el concepto; no es cierto
que las cargas sean influenciadas por la gravedad.
Como se ve, el CCD es un registro de desplazamiento por naturaleza. El sentido del traslado
puede invertirse cambiando la secuencia de los pulsos aplicados. También existen CCDs
con electrodos modificados: en una parte de la placa metálica el óxido es más grueso que
en la otra, produciendo un escalón en la intensidad del campo eléctrico tal que se logra la
direccionalidad con sólo 2 fases de clock, o sea cada etapa consta de 2 celdas en vez de 3.
Una propiedad interesantísima de los CCD es que las cargas desplazables son analógicas;
ello facilita la implementación de muchos tipos de procesamiento de audio y video, que
anteriormente debían hacerse con un registro de desplazamiento binario más un convertidor
A/D y otro D/A.
Las cargas son inyectadas en el sustrato mediante una juntura polarizada en directa al
principio de la cadena. Sobre la polarización se superpone la componente de alterna a
desplazar. En el extremo final, la carga es recogida mediante otra juntura, o con un seguidor
por fuente con un MOSFET que sense la tensión en la última etapa con una compuerta
flotante. La atenuación de estos registros es muy baja: menos del 1 % para varios
centenares de etapas.
Una aplicación obvia es como línea de retardo. El retardo obtenido es igual a la frecuencia
del clock aplicado, multiplicada por el número de etapas (cada etapa es de 2 ó 3 celdas,
según el caso). Tal vez no pase mucho tiempo antes de que estos dispositivos reemplacen
la clásica línea de retardo ultrasónica en los televisores PAL, con las ventajas de proveer
retardo exacto, menor tamaño, y probablemente su integración dentro del CI de crominancia.
Otro uso de las líneas de retardo es la compensación de interrupciones momentáneas
(drop-out) en video-grabadores, producidas por el deterioro de la capa de óxido de la cinta.
La señal captada por la cabeza en reproducción se aplica a una línea de 1H además del
circuito de reproducción.
Así, se dispone continuamente de la información que se leyó en la línea anterior. Cuando se
detecta una ausencia de señal, automáticamente se envía al televisor la salida de la línea.
Esto ayuda a enmascarar el defecto, pues dos líneas consecutivas son muy parecidas Las
líneas de retardo permiten la construcción de filtros peine, figura 8.4.
Si la señal es senoidal con un período T igual al retardo D, la salida de la línea es igual a la
entrada pues se introdujo un desfasaje de 360° y por lo tanto, si se suma, ambas señales se
refuerzan. Lo mismo ocurre para las frecuencias múltiplo de la considerada, pues entonces
el retardo D equivale a un múltiplo exacto de sus períodos. Pero si la señal tiene una
frecuencia que caiga justo entre dos múltiplos de refuerzo, se produce su cancelación. Las
frecuencias de refuerzo y cancelación se intercambian si se invierte una de las señales al
combinarlas.
La aplicación clásica de los filtros peine es la separación de croma y luminancia sin deterioro
en la respuesta en frecuencia de ésta ni torbellinos de color en las camisas a cuadros
(efecto «cilindros de peluquería»). En una señal NTSC el espectro de luminancia no es
continuo entre 0 y 4,2 MHz sino concentrado en paquetes alrededor de los múltiplos de la
frecuencia horizontal, y la señal de crominancia ocupa los espacios intermedios, de modo
que si se emplea una línea de retardo D = 1H la suma proporciona la luminancia y la resta la
crominancia.
En PAL se debe usar D = 2H porque la información de color se repite cada dos líneas
debido a que este sistema alterna una de las diferencias de color línea a línea, de modo que
las bandas laterales están separadas en fH / 4 de las armónicas de fH. Este procesamiento
puede realizarse con líneas de retardo ultrasónicas (método Magnavox) pero se requiere
algunas complicaciones con respecto al circuito descrito porque tales líneas funcionan solo
en 0,5 MHz alrededor de la frecuencia de croma. El uso de CCD (método RCA) permite en
cambio el peinado directo de toda la señal, desde continua.
En aplicaciones de video, la frecuencia de clock para los CCD se toma igual al triple de la
subportadora de croma (3 x fsc). Variando dicha frecuencia se varía el retardo. Esta
propiedad puede explotarse para compensar los errores de base de tiempo en reproducción
de video tape, debidos a las contracciones y expansiones momentáneas de la cinta y
variaciones de la velocidad cinta - cabeza.
En audio, esto puede aplicarse a la generación de vibrato (modulación de fase de un sonido)
o baja mantener la naturalidad de la voz al reproducir una cinta a propósito con alta o baja
velocidad.
Se puede tomar derivaciones en una línea de retardo CCD, lo cual permite implementar los
llamados filtros transversales, figura 8.5.
Mediante la dosificación de los resistores conectados a cada derivación se puede lograr una
gran variedad de respuestas de frecuencia. En la práctica, en vez de resistores se usa un
electrodo auxiliar para el sensado de la carga en cada celda; la dosificación se efectúa
controlando el área de dicho electrodo.
Una novedosa aplicación de los filtros transversales es la cancelación de fantasma
(deghosting). Describiremos una de las implementaciones posibles.
En la figura 8.6 se ilustra una de las líneas del intervalo de borrado vertical, correspondiente
a los pulsos de ecualización. Hay un fantasma con un retraso de a 0us y con una amplitud 4
veces menor que la señal principal. En estas líneas inactivas es relativamente fácil la
detección electrónica de la presencia de fantasmas; fantasma es todo lo que no sea una
línea plana.
Supongamos ahora que, mediante una línea de retardo y un atenuador, generamos una
señal de vadeo con el mismo retraso y atenuación que los sufridos por la onda reflejada, y la
.restamos a la señal principal. Como se aprecia, se cancela el fantasma y se genera otro
fantasma menor, lo cual constituye una importante mejora. Hemos emprolijado esta línea,
pero como los parámetros de las ondas reflejadas (retraso, atenuación y polaridad)
permanecen constantes en las demás líneas siempre y cuando la superficie reflectora no se
mueva en los siguientes 20 ms, la compensación sigue siendo efectiva para toda la
información de video.
Como en general hay más de un fantasma, sé requiere una línea de retardo con
derivaciones, figura 8.7.
La línea de retardo inferior está constantemente demorando el video entrante y aplicándolo a
la red sumadora. La superior es cargada con la señal existente en el intervalo elegido para
referencia. Un circuito de control se fija en los niveles almacenados, y mediante un algoritmo
de corrección determina cuánta señal de cada derivación debe ser combinada con la de
entrada para lograr la cancelación.
La tecnología CCD permite por primera vez el almacenamiento económico de un cuadro
completo. La figura 8.8 ilustra la configuración típica de una memoria de cuadro,
denominada SPS (serie-paralelo-serie).
El registro superior se va cargando con el video entrante. Cuando se completó una línea, se
transfiere en paralelo la información a la primera etapa de los 559 registros, y así
sucesivamente con el resto de las líneas. Una vez que el proceso se cumplió 575 veces se
ha almacenado la totalidad del cuadro. El tiempo de retención de los CCD es limitado; la
generación de pares electrón-laguna por acción térmica (corriente de fugas) tiende a llenar
los baldes en menos de 1 segundo. Para la lectura, se transfiere en forma paralela la
información en la última etapa de los 559 registros al registro inferior, y luego se va sacando
la información en serie.
Este esquema sirve para la conversión de normas de barrido; la escritura se produce con las
frecuencias de croma y horizontal de una norma, y la lectura con las de la otra. Mediante
reiteración o eliminación de información se logra el ajuste de la cantidad de líneas, y de
cuadros por segundo. El mismo principio se emplea para insertar una segunda imagen en la
pantalla, que permite al televidente conocer lo que se está transmitiendo en otros canales
sin cambiar el que se está viendo (picture-on-picture). La descripción del método es algo
tediosa, de modo que estudiaremos el caso de un circuito para una norma hipotética de 16
líneas, sin entrelazado, lo cual facilita su interpretación gráfica, figura 8.9.
La imagen secundaria debe tener 1/4 de la altura y del ancho total de la pantalla, y estar
ubicada en el ángulo superior derecho. Hay 2 memorias CCD; una se lee mientras la otra se
escribe. Al comienzo de la figura, se está escribiendo la CCD1. Se almacena a razón de 1
línea sí y 3 líneas no. Del mismo modo, la señal es ingresada con 1/4 de la frecuencia de
clock normal. Cuando llega el momento dé la lectura, se extrae la información 4 veces más
rápido que cuando fue escrita, esto se hace al comienzo de las 4 primeras líneas de la
pantalla. Así se cumplen los requisitos de dimensiones y posición.
Como los barridos de ambas emisoras pueden tener frecuencias algo diferentes, se
producen ciertas condiciones de coincidencia en las que el circuito debe tomar una decisión
especial. Observemos el instante marcado con asterisco en la figura anterior. ¿En cuál
memoria debe escribirse ésta línea? El campo anterior fue asignado a la CCD1, por lo que al
actual le correspondería la CCD2. Pero resulta que CCD2 todavía no terminó de ser leída, y
este tipo de memoria por ser de acceso secuencial no se puede leer y escribir a la vez.
Entonces, se ignora el contenido recién adquirido por CCD1 y se la vuelve a escribir. El
ejemplo corresponde a emisora secundaria con mayor frecuencia que la principal. Si
ocurriese lo contrario. aparecería el problema inverso, el intento de leer una memoria no
totalmente escrita aún, lo cual se obvia leyendo dos veces consecutivas la otra memoria.
Tal como se ha descrito, el método proporciona una imagen secundaria en blanco y negro.
Para conservar el color, y además para lograr su entrelazado, el funcionamiento real es algo
más complicado que el expuesto.
No se agotan aquí las aplicaciones de los CCD. Volvamos a la figura 8.8 Supongamos que
esta voluminosa memoria está vacía, y que enfocamos una imagen sobre ella. Los fotones
incidentes introducen electrones en los baldes en cantidad dependiente de la intensidad
luminosa y del tiempo de la exposición. Si ahora movilizamos los registros de la forma vista
para leer la memoria, se completa el funcionamiento como tomador de imágenes (imager).
Hay un grave omisión en lo descrito, y es que mientras un balde es desplazado sigue
recibiendo luz, de los lugares por donde pasa, lo que produce un borroneo en la imagen.
Para subsanarlo, se hace que la función de sensado de luz sea desempeñada por sensores
separados, conectados a cada etapa de registro, pero los registros propiamente dichos no
reciben ninguna luz.
Cuando se recibe una iluminación excesiva en un punto, el balde tiende a «desbordarse» e
inunda los adyacentes. Para evitar este efecto de «blooming» se agregan difusiones que
rodean a los registros, y que actúan como canales de drenaje para los portadores
excedentes.
En pocos años, es probable que los CCD reemplacen totalmente al vidicón, y aún los tubos
en las cámaras de estudios de TV. Mientras tanto, ya encontraron como aplicación el
telescopio en órbita: un sensor de 600x 600 elementos que trabaja refrigerado para lograr
tiempos de exposición de 1 hora.

EL TELEVISOR DIGITAL
El próximo objetivo en la invasión de los circuitos digitales es el procesamiento de
luminancia y color en el televisor. La idea es digitizar la salida del detector de video, efectuar
todas las operaciones de filtrado, control de nivel y retardo en forma digital, y convertir la
información nuevamente a la forma analógica para entregarla al tubo y a los parlantes.
Las formas de onda son manipuladas como números bajo control de un programa. Por el
momento, la implementación es costosa. y requiere integrados de última tecnología, pero ya
se está usando masivamente en los estudios de televisión y todo hace prever su aparición
en el receptor cuando su precio se haga más accesible. Las ventajas residen en la escasa
cantidad de ajustes necesaria, insensibilidad frente al cambio en los valores de los
componentes, fácil reprogramación para acomodar los gustos de diseño, y óptima
adaptabilidad a las distintas normas y sistemas.

Conversión analógica a digital (A/D)
La figura 8.10 ilustra cómo es el concepto de la conversión A/D. Aclaremos que los A/D
reales no necesariamente responden a los pasos indicados; es sólo una ayuda para su
comprensión.
El primer paso se denomina muestreo (sampling); a intervalos periódicos se toma una
muestra del valor instantáneo de la onda a digitizar, y este valor queda retenido, por ejemplo
en un capacitor. Según el teorema de Nyquist la frecuencia de muestreo nunca debe ser
inferior al doble de la máxima frecuencia que tenga el espectro de la señal Así, si el vídeo
compuesto tiene un ancho de banda de 5 MHz (normas B/G) se debe muestrear a por lo
menos 10 MHz. Si no se respeta la condición de Nyquist, es decir, si existe alguna
componente de la señal con frecuencia superior a 1/2 fclock, se produce una especie de
batido por superposición de espectros que se manifiesta como distorsión. Para evitarlo, la
señal a digitizar debe ser limitada en frecuencia previamente mediante un filtro pasa-bajo
adecuado. Para facilitar el diseño del mismo, se elige una frecuencia de muestreo algo
mayor, de 13,3 MHz, que es el triple de la subportadora de croma (3 x fsc).
Detengámonos por un momento en el dibujo de la señal muestreada. Aunque parezca
distorsionada, si quisiésemos hacerla pasar por otro pasa-bajo volveríamos a obtener la
onda original sin distorsión. Este último paso no forma parte en este momento del proceso
de digitización, solo lo mencionamos para aclarar que el muestreo en sí no introduce
distorsión.
Ahora se debe cuantificar la señal: se la hace pasar por un circuito que sólo reconoce una
cantidad (m) discreta (no continua) de bandas de nivel: produce una salida de unos y ceros
correspondiente a la banda en la cual se encuentra la señal en cada intervalo de muestreo.
En otras palabras, si en un intervalo el valor instantáneo está en algún lugar dentro de la
banda 6, el cuantificador dice que la señal vale 6. ¿Cómo lo dice? Hay dos idiomas posibles.
Uno es la codificación en paralelo: el resultado de la cuantificación se puede leer de una vez
en n salidas binarias (m = 2 elevado a la n). La otra es la emisión de estos bits en formato
serie, uno por uno, por una sola conexión (modulación por pulsos codificados, PCM). .
La cuantificación sí introduce distorsión. Si pretendiésemos reconstruir la señal original
decodificando y luego filtrando la salida codificada, nos encontraremos con la presencia de
un ruido, que sólo puede reducirse aumentando la cantidad de niveles de cuantificación, o lo
que es lo mismo, achicando las bandas de incertidumbre. En video, se suele elegir 128 ó
256 niveles, lo que corresponde a códigos de 7 u 8 bits. Si la cantidad de. niveles es
insuficiente, la imagen aparece como si hubiese sido pintada con una paleta con pocos
tonos de gris o de colores.
Destaquemos que la información en serie tiene la ventaja de poder ser transmitida por un
único vínculo (transmisión, grabación magnética, por laser, etc.) pero al precio de un enorme
ancho de banda. En efecto, si se muestrea al triple de fsc y se codifica con 8 bits, tenemos
una velocidad de Transmisión:

Lo cual requiere un ancho de banda superior a 53 MHz. Esto restringe las transmisiones de
TV digital a las bandas de microondas y a los enlaces por satélites.
Un tipo de conversor A/D es el que poseen los multímetros digitales. Pero para digitizar
video sólo sirve el llamado conversor flash, con el cual pueden obtenerse tiempos de
conversión de algunas decenas de nanosegundos, y menos también, ver figura 8.11.
Hay una serie de comparadores ultrarrápidos, donde cada uno recibe la tensión a digitizar
en una entrada, y una fracción de una tensión de referencia en la otra.
Según el nivel instantáneo de la señal, desde un cierto comparador hacia arriba estarán
todos en cero, y los del otro lado en uno: esto constituye la etapa de cuantificación. La
codificación se logra mediante un circuito de compuertas que convierte estos estados en un
código binario. El muestreo se hace a lo ultimo, digitalmente, mediante un registro que con
cada pulso de clock transfiere sincrónicamente a sus salidas los estados que tenían sus
entradas en ese momento.
¿Qué código binario se emplea en la codificación? El que hemos mencionado repetidamente
en este libro, llamado binario natural, es poco adecuado porque cuando pasa a una
combinación adyacente puede cambiar más de un bit (al pasar de 63 a 64 en un código de 7
bits, cambian los 7). Como siempre hay una diferencia de retardo en las salidas del
conversor a binario, bien podría ocurrir que llegase un pulso de clock para transferir el
registro justo en el momento en que algunos bits ya habían cambiado y otros todavía no, con
lo cual se interpreta cualquier cosa. Por ello es que se prefiere el código Gray en el cual se
cambia sólo de a un bit entre combinaciones adyacentes
Binario binario
Decimal natural Gray
0 000 000
1 001 001
z 010 011
3 011 010
4 100 110
5 101 111
6 110 101
7 111 100

Si ello es necesario, puede agregarse un conversor Gray a natural, pero sólo después del
muestreo.
Procesamiento digital Bueno, ya tenemos el vídeo digitizado. ¿Qué podemos hacer ahora?
Por empezar, todo lo que se puede analógicamente. Consideremos la separación de
luminancia y crominancia: hemos visto que se puede efectuar con un filtro peine, y un filtro
peine para una señal digital es fácil de implementar.
Su línea de retardo es un grupo de registros de desplazamiento (uno por cada bit) y la
adición o sustracción se realiza en una unidad aritmética. Para el retardo PAL se usa otro
grupo de registros. Las variaciones de amplitud (contraste y saturación) se logran
multiplicando la señal digital de luminancia o crominancia con un número digital
representativo del control; y las variaciones de niveles de continua (brillo), de un modo
similar pero mediante una suma.
Veamos el esquema de la figura 8.12.
No diremos qué es, sino que intentaremos deducirlo. Hay un bloque sumador, uno
multiplicador, y otro que controla el accionar de ambos. Existen también registros
temporarios no ilustrados. A es la señal (digitizada) de entrada, C una constante de control y
B la salida del sistema. La secuencia de funcionamiento está dada por el diagrama de flujo:
se toma el último valor que tuvo la salida, se lo multiplica por la constante, se lo suma al
valor que tiene en ese momento la entrada, y el resultado pasa a ser la nueva salida,
repitiéndose el ciclo. Para el ejemplo numérico, supondremos que A es una señal escalón
que cambia de 0 a 16, C = 09,5 y B valor 0 inicialmente. El análisis comienza en el momento
en que A pasa a valer 16.
¿Le suena conocida la representación temporal? Por supuesto, es una exponencial
digitizada. El circuito analógico equivalente es un integrador. Un detalle interesante: variando
el valor de la constante C se hace variar la constante de tiempo. Si C = 1, tenemos un
integrador perfecto; Si C = 0 resulta un seguidor de ganancia unitaria; y si es mayor que 1, el
circuito es inestable. Un efecto parecido produce el cambio de la frecuencia de clock.
La figura 8.13 da una idea de cómo se pueden implementar filtros más complejos.
Cada bloque Z-¹ constituye un retardo, implementable con flip-flops D, gobernado por el
período de clock.

Es interesante ver cómo una mayor complejidad dentro de un integrado de procesamiento
digital puede producir una importante economía al simplificar el circuito exterior. Por ejemplo:
hay una forma especial de conversor A/D llamado modulador delta, el cual constantemente
compara la señal a digitizar contra la tensión de un capacitor. El circuito lo carga o descarga
aplicándole unos o ceros de modo qué su tensión, siga lo más fielmente posible a la de
señal: El circuito es muy sencillo, pero el tipo de salida digital que produce desperdicia
mucho ancho de banda. Entonces, se agrega un circuito (interno) que convierta la
modulación delta en un código más «compacto». Pero todavía, se puede hacer algo más:
como los filtros que limitan la banda de la señal antes del muestreo son muy complicadas si
se muestra muy poco por encima del límite de Nyquist, se puede optar por muestrear a una
frecuencia mucho más elevada que la necesaria... y después hacer el filtrado. ¡Digitalmente,
por supuesto!
Conversión digital a analógico (D/A)
Dos formas ya han sido vistas en el capítulo de control remoto en la generación de las
tensiones de control para funciones analógicas: PWM y conmutación de fuentes de corriente
ponderadas. Un método más adecuado para las altas velocidades de video es la escalera
«R-2R», cuya denominación es bien aclarada por la figura 8.14.

Un televisor digital (DIGITT 2000/
Se puede apreciar en la figura 8.15 lo que bien podría ser la estructura de un típico televisor
de la próxima década (cuando se haya abaratado).
El video pasa del detector a un A/D y luego recibe casi todo el procesamiento de rigor en
forma digital. Una vez separadas las señales Y, B-Y y R-Y se llevan a conversores D/A
individuales y de allí a una matriz analógica. La interconexión entre los CI de video se hace
con buses de 7 bits para video compuesto y para luminancia, y 4 bits para croma. La menor
cantidad de bits en croma se explica porque, al tener, menor ancho de banda, el diseñador
pudo multiplexarlos en el tiempo, para ahorrar patas.
Para digitizar el audio se emplea una variante del modulador delta, llamado delta-sigma. Un
filtro adicional separa la subportadora de estéreo / doble, la cual es multiplexada junto con
las señales de audio antes de enviarlas al procesador de audio.. Las salidas de éste son del
tipo PWM y pueden excitar directamente a amplificadores clase D, o a convencionales a
través de integradores. Permítasenos aprovechar la oportunidad para esbozar el sistema de
estereofonía en TV, si el lector no lo conoce.
Para las normas B/C, la FI de 5,5 MHz corresponde a la señal I + D compatible, mientras
que una FI adicional en 5,742 MHz recibe el canal D únicamente (se siguió un criterio
distinto al de estereofonía en broadcasting). Pero también se puede transmitir «sonido
doble»: dos señales mono independientes, una en cada portadora, para los programas
bilingües Para identificar la presencia de estereofonía, en la 2a FI se transmite un piloto de
54,7 Khz. modulada en AM con 117 Hz; y para sonido doble, se lo modula con 274 Hz. El
procesador de audio reconoce estas identificaciones, y conmuta la decodificación
correspondiente.
Todo el procesamiento digital se realiza al ritmo del cuádruplo de fsc. Este clock es
generado por un oscilador que, a su vez, está enganchado en fase con el burst. 4 x fsc vale
17,7 MHz para B/G y 14,3 MHz para M.
Por otra parte, las operaciones a realizar por los CI están gobernadas por un
microcomputador que las comunica a través de un bus. Tal circuito está compuesto por un
microcomputador standard en un único chip (Intel 8049) que consta de un microprocesador
con RAM, ROM y circuitos de entrada/salida; un decodificador de control remoto; un PLL
para el sintetizador; una RAM no volátil, independiente de las memorias del µC y un circuito
que controla el display y la botonera. Todos los controles son ingresados por esta botonera,
y el µC los dirige al CI correspondiente.
La RAM no volátil cumple doble función: una parte se destina a la tradicional memoria de
programa; en la otra se almacenan los ajustes de fábrica. En efecto, en el momento dé la
calibración, el bus del televisor se conecta con una computadora en la línea de producción,
la cual accede a la memoria para transferir ajustes tales como corrección de almohadilla,
parábola este/oeste, etc., los cuales no pueden efectuarse con los clásicos presets porque
las señales gobernadas son digitales

TELEVISIÓN EN BANDA ANGOSTA
Tener el video en forma digital es conveniente dentro del estudio de TV y del televisor, pero
no en el aire por su inconveniente ancho de banda. Sin embargo, la situación puede cambiar
si se utilizan técnicas que reduzcan la redundancia de las imágenes. En efecto, es sabido
que dos cuadros consecutivos difieren en muy poco si no se cambió de cámara; sin
embargo, la emisora envía constantemente toda la información que requiere el tubo del
receptor como si el cuadro actual no tuviese nada que ver con el anterior. Pero un estudio
racional del problema nos dice que si el televisor almacena la última imagen y se le envía
únicamente la información de los puntos que cambiaron, el ancho de banda se reduce
enormemente, digamos un orden de magnitud
Una aplicación más inmediata que la teledifusión bien podría ser el teléfono con televisión
(Picturephone).

SI TODOS LOS TELEVISORES DEL MUNDO...
La compleja realidad de los tiempos que vivimos no nos permite finalizar este libro sin antes
echar un vistazo a la televisión desde un punto de vista humano. Porque, en el mismo
instante en que uno oprime un botón en el control remoto de su televisor color estereofónico
con teletexto, gente que ni conoce la electricidad está luchando por su supervivencia. O bien
un medio tan poderoso como la transmisión de datos por televisión mal podría ser empleado
para crear las nuevas sectas sociales de los informados y los desinformados. Aun sin llegar
a estos ejemplos, nos encontramos con el conocido hecho de los niños absorbidos por la
pantalla chica.
En efecto, parece ser que los progresos técnicos son mucho más sencillos de lograr que los
sociales. Es de esperar por el bien de las futuras generaciones, que quienes lleguen a tener
en sus manos el destino de las telecomunicaciones, logren que la televisión sea menos
vicio, y más visión.