You are on page 1of 4

INTRODUCCION

Los determinantes sociales de salud (DSS) se definen como las condiciones sociales en
las cuales viven y trabajan las personas o, de acuerdo con Tarlov, “las características
sociales dentro de las cuales la vida tiene lugar” (Tarlov. 1996). Incluyen tanto las
características específicas del contexto social que influyen en la salud como las vías por
las cuales las condiciones sociales en que la gente vive se traducen en efectos en salud
(Krieger, 2001) . El concepto “determinantes sociales de salud” se originó en los años
’70, a partir de una serie de publicaciones que destacan las limitaciones de las
intervenciones de salud orientadas a disminuir los riesgos individuales de enfermar y
morir. Diversos autores argumentaron que, para entender y mejorar la salud, se requiere
centrar la atención en generar políticas dirigidas a las sociedades a las que pertenecen las
personas3 y pasar del estudio de los factores de riesgo individual a los modelos sociales
y las estructuras que determinan las posibilidades de una persona de ser saludable. Lo
anterior implica aceptar que la atención médica no es el principal condicionante de la
salud de las personas, sino que aquélla está determinada en gran parte por las condiciones
sociales en las cuales se vive y trabaja. Estos factores permiten que las personas
permanezcan sanas, y la atención médica ayuda a las personas cuando se enferman
(London, 2002) .
La actual coyuntura social, económica y política iniciada en la década de los años 90 del
pasado siglo, renovó el enfoque epidemiológico social de la salud, con la tendencia a
valorar desigualdades e iniquidades como elementos determinantes en la aparición de los
principales problemas de salud. Internacionalmente, resurgieron presupuestos teóricos y
propuestas metodológicas dirigidas a la ampliación del objeto epidemiológico, cuyos
límites se dilataron hasta incluir las desigualdades e iniquidades. Emergen las
simplificaciones de técnicas cualitativas complejas, los ajustes y adaptaciones de las
técnicas cuantitativas convencionales y el proceso de persuasión enfocado a los decisores
políticos y sectoriales, referido a la importancia de iniciar la indagación epidemiológica
acerca de las desigualdades e iniquidades en materia de salud. Tal vez, por ser obvio,
resulte ingenuo y quizás hasta superficial expresar que, cuando se detectan iniquidades,
está ausente la equidad, término que en su dimensión legal, se considera relacionado con
un resultado “imparcial y justo”. Recrear algunas concepciones y, particularmente,
comentar sintéticamente sobre la equidad y su vínculo con la actual situación de salud, es
propósito de esta exposición.

se ha puesto en evidencia la existencia de desigualdades socioeconómicas en salud siendo la población menos favorecida la que presenta peor salud3. La desigualdad en salud tiene su origen en las desigualdades políticas. etnia o territorio.4 . el concepto de las desigualdades en la salud tiene también una dimensión moral y ética. En la mayoría de países del mundo. También es necesario tener presente que la evidencia científica existente señala como las desigualdades en salud pueden reducirse si se aplican las intervenciones y políticas públicas sanitarias y sociales adecuadas. . Hace referencia a las diferentes oportunidades y recursos relacionados con la salud que tienen las personas de distinta clase social. es un faro rector. incluyendo el Estado Peruano. injustas y modificables para la población (CSHD. económicas y sociales que existen en la sociedad. causando en muchos casos un exceso de mortalidad y de morbilidad superior al que causan la mayoría de factores de riesgo de enfermar conocidos. Las desigualdades en salud son enormes. sino que desde diferentes sectores “satélites” en su planteo. en aquellos ámbitos donde se ha estudiado. Hace referencia a diferencias en salud que son innecesarias y evitables y que. que a menudo se declama como prioritario en el desarrollo de las sociedades modernas. Por lo tanto. en tanto ausencia de diferencias evitables.La equidad en salud. además. Alcanzar la equidad en salud comportaría que idealmente todo el mundo tuviera una oportunidad justa de tener el máximo desarrollo posible de su salud. El concepto de “salud en todas las políticas” introduce de modo especial la visión de que asegurar salud no solo depende del sector sanitario. Además. de forma que los colectivos más desfavorecidos presentan peor salud que el resto. 2005-OMS). son injustas e intolerables. género. existen poderosas palancas que accionan más o menos salud en el transcurso de la vida. estas desigualdades casi siempre aumentan ya que la salud mejora más rápidamente en las clases sociales más aventajadas.

La visión de la salud desde el género es imprescindible para el diseño e implementación de políticas públicas de salud. dichos aspectos deben ser revertidos en los sistemas de protección de salud. El patrón laboral de las mujeres se distingue por: menor participación en la fuerza de trabajo. los cuales afectan de distinta manera las brechas en salud y los indicadores promedio de nivel de salud de una población. El elemento clave del marco que se presenta es la distinción entre determinantes estructurales e intermediarios. Eso implica un consenso social nacional y compromisos de la sociedad en su conjunto con las generaciones futuras del país. se debe intervenir sobre los determinantes sociales estructurales. el logro de objetivos sanitarios y la calidad y eficiencia de las prestaciones de salud. para tener una repercusión real sobre las inequidades en salud. CONCLUSIONES En estas líneas se han definido los conceptos de equidad en salud y determinantes sociales. con el fin de enfrentar de mejor forma los desafíos de las transformaciones que impone la globalización. Se propone que. ocasionada por la gestación y la crianza de los hijos(as). el cual constituye en sí mismo un determinante de salud. La perspectiva de género proporciona elementos teóricos y metodológicos para comprender la unión de lo biológico con lo social y aplicarlo a las situaciones de desigualdad en salud. se identifican los mecanismos de producción de inequidades en salud y se sugiere una base coherente para políticas y programas tendientes a disminuir estas inequidades a través de la acción sobre los determinantes sociales de la salud. porque esta perspectiva enriquece el perfil epidemiológico de la salud de las personas. y sólo producen resultados a largo plazo. sobrerrepresentación en ocupaciones no cubiertas por la seguridad social y la discontinuidad de la historia de trabajo. Este enfoque incluye las intervenciones sobre el sistema de salud. Tales medidas exigen procesos profundos e históricos de cambio social. . concentración en ocupaciones de baja remuneración. mayor desempleo.

71. Social determinants of health: the sociobiological translation. Londres: Routledge. In Blane D. 2001. A glossary for social epidemiology J. . London Health Observatory Review of the London Health Strategy High-level Indicators.93. Epidemiology Community Health. 1996. 2002. Wilkinson R (eds).Tarlov A. Krieger N. 55. 693-700. Health and social organization. Brunner E.