You are on page 1of 5

DESMITOLOGIZACIóN

1. Término y objeto. Con el término «desmitologización» (derivado del alemán
Entmythologisierung) se designa el programa de interpretación existencial del mensaje cristiano,
tal como lo proponen R. Bultmann (v.) y su escuela: La palabra ha sido objeto de muchas críticas.
La mayor parte de los autores consideran que sería más apropiada la expresión «interpretación
existencial». Para Bultmann (=B.) desmitologizar es, ante todo, un método hermenéutico, es
decir, un método de interpretación, de exégesis. «Un procedimiento hermenéutico que interroga a
las afirmaciones y textos mitológicos acerca de su contenido real» (Glauben und
Verstehen=G.u.V., IV,128). La «desmitologización» no pretende eliminar lo mítico o mitológico,
sino interpretarlo por la vía de preguntar por la comprensión de la existencia contenida en la
expresión y discurso mitológicos. Empleamos por eso este término, «desmitologización» (=d.), y
no «desmitificación» que también es de uso frecuente, porque en definitiva, el programa de B.,
como vamos a exponer, no intenta desmitificar, sino más bien desmitologizar: traducir el logos
del mito en el logos de la analítica existencial.

La d., como la entiende B., pretende revalorizar la que considera auténtica intención del mito
(v.), es decir, su hablar de la existencia del hombre. Éste es el aspecto positivo. Negativamente, la
d. es una crítica de la imagen mítica del mundo, en cuanto que ésta oculta la verdadera intención
de aquél (Keryma und Mythos=K.u.M., II, 184). En la raíz de su planteamiento se encuentran,
pues, un determinado juicio sobre la S. E., que considera fuertemente influida por el pensamiento
mítico, y una determinada teoría sobre el mito (v.). En ambos puntos confluyen en él varias
corrientes de pensamiento: el racionalismo (v.), la teología protestante liberal (v.), la teología
dialéctica (v.), la filosofía existencial heideggeriana (v. Existencialismo; HEIDEGGER), el
método histórico-crítico, el de la historia de las formas (v.) y la historia comparada de las
religiones (v.).

2. El programa de Bultmann. El escrito programático de B. Nuevo Testamento y
mitología. El problema de la desmitologización del anuncio neotestamentario, apareció por
primera vez en 1941 (citamos el trabajo por la edición en K.u.M. 1,15-48). Este escrito, que
produjo una fuerte e inmediata reacción, no era más que la formulación clara y desgarrada de
ideas y estudios que B. venía publicando desde hacía unos 20 años (cfr. G.u.V. I-111; el artículo
Mito y mitología en el N. T., en RGG, 2a ed. 1932, y Das Evangelium des johannes, 1941). El
programa de B. se puede resumir en los siguientes puntos:

a) Concepto de mito y mitología. Aunque B. no considera la cuestión sobre el concepto de
mito como lo más importante, con todo se interesa en determinar el sentido que él da a términos
tan discutidos como son el de mito y mitología. El contenido es lo que primeramente debe ser
objeto de discusión. «Entiendo por mito un fenómeno histórico bien preciso, y por mitología una
manera de pensar bien definida» (K.u.M. 11,180). «Mito es el relato de un suceso o
acontecimiento en el que intervienen activamente fuerzas o personas sobrenaturales,
sobrehumanas. De ahí que se defina frecuentemente como historia de dioses» (ib.). «Mitológico
es la manera de pensar según la cual lo no mundano, lo divino, aparece como mundano, como
humano, y el más allá como el más acá» (K.u.M. 1,22). Es decir, en el mito y en el pensar mítico
la acción divina que se describe se concibe y expresa según la analogía de la acción humana. El
mito -dice- habla de una realidad, la acción divina, de una manera inadecuada, dado que intenta

Los mitos expresan la idea de que el hombre no es señor del mundo ni de la vida. Pero no sólo en el curso natural.1). En primer lugar.es un acontecimiento.. como puramente mítica. 1. La enseñanza apocalíptica según la cual el presente eón o etapa de la historia sufre el imperio de Satanás y camina hacia su fin. IV. y por cierto de una realidad que es para el hombre de importancia decisiva» (G. Pero también Dios puede interferir sensiblemente en su camino. potencias cuyo favor él necesita y cuya ira teme. DIOS IV. dejando de lado lo que puedan tener de explicación o referencia a fenómenos naturales. se expresa en ellos una determinada comprensión de la existencia humana.dan de la realidad trascendente una objetivación mundana. es mitológica la imagen del mundo que se supone en el N. que cree que el mundo y la vida tienen su fundamento y sus límites más allá de todo lo que nosotros podemos conocer y calcular. del hombre y de la historia que dominaba en aquella época.convertir en dato constatable y disponible algo que por su misma naturaleza escapa a esas categorías. sino que discurre bajo la dirección de las fuerzas extramundanas. habiendo sucedido una vez. de manera mitológica. que el mundo en que vive está lleno de enigmas y misterios. y en dependencia también de los mitos de la apocalíptica judía y de los del gnosticismo (v. Y habla de ello de forma inadecuada. la historia no sigue un curso constante. sobre ella está el cielo.u. B. CRISTIANISMO. el infierno. b) El mensaje cristiano y su expresión mitológica. afirma decididamente que el cristianismo no consiste en un sistema de verdades atemporales de carácter genérico. De acuerdo con esa concepción B. MITOLOGÍA. Este kerigma -continúa B. donde moran Dios y los ángeles. de una manera u otra. En suma.V. JESUCRISTO). pues -dice. que tendrá cumplimiento en una intervención poderosa de Dios. de lenguaje sobre Dios en sí mismo. lo mitológico es expresión de una determinada comprensión de la existencia humana. especialmente el mito del redentor gnóstico. La tierra también es sentida como algo numinoso: en cuanto es escenario donde intervienen las diversas potencias extramundanas: Dios. La esencia del cristianismo consiste en la fe del kerigma pascual: que Dios ha actuado en Cristo para nuestra salvación. se interesa por los mitos sólo en cuanto que. 133). sostiene. T. pero la admite sólo en forma de interpelación existencial: toda afirmación de una acción sobrenatural de Dios es calificada por B. xix y principios del xx. sino también en el querer y en el pensar del hombre intervienen las potencias sobrenaturales.está expresado en el N. ha adquirido una dimensión atemporal.). suspendiendo. en la palabra de Dios en la Iglesia (v. regular y previsible. en el hombre -la esencia del kerigma (v. Contra la teología liberal del s. abajo. y lo mismo la propia vida» (G.V. Es decir. ángeles y demonios. etc. pervive constantemente en el anuncio.el curso necesario y fijo de la .) (v. El cielo -añade. «Los mitos hablan de los dioses y demonios como de fuerzas de las que el hombre se sabe dependiente. B. MITO. es considerada por B. en la que -añade. «El mito pretende hablar de una realidad que está más allá de la realidad objetivable y dominable. El cristianismo -añade. en estrecha dependencia de la imagen mítica del mundo. un evento salvífico que. El infierno es la mansión de los demonios.u.146). IV. «El mito objetiviza el más allá en el más acá» (ib.) neotestamentario consiste precisamente en la acción salvífica de Dios en Cristo-. El hombre está a merced de ellas. no niega la acción de Dios en el mundo. En el centro se encuentra la tierra.es concebido como un espacio fuera de este mundo. T. Los demonios pueden tomar posesión de su vida. de mítica. actuando o supliendo la causalidad humana y mundana. ni en la captación de la experiencia religiosa original de Jesús. Un mundo dividido en tres pisos. FE.

la versión del anuncio cristiano a un mundo conceptual apropiado.158-159). o como espíritus personales.M. de que su muerte es una expiación por los pecados de los hombres. aunque los resultados a que llegue este último estén siempre sujetos a revisión. y acierte en la expresión. que eran algo natural y obvio para el hombre de la época apostólica. que ha perdido su valor para el hombre de hoy. mientras que el curso libre de la vida humana es presentado como algo actuado y determinado desde fuera.. influyó -añade. Se trata de interpretarlo en unas categorías apropiadas. Por lo que se refiere en concreto a la presentación de la persona de Jesús. Presupone la unidad del mundo y la regular ordenación de lo que en él sucede. pues esta imagen del mundo y las realidades mitológicas formaban parte de su mundo. donde está sentado a la derecha del Padre. Pero el hombre moderno. la presentación del mensaje cristiano al hombre moderno exige. Para aceptar eso no necesitaba ningún sacrificio intelectual. K. cuya fe no podía tener otra forma de expresión. no puede aceptar estas representaciones mitológicas. Mientras el pensar mítico atribuye determinados fenómenos a potencias sobrenaturales. que se exprese el kerigma cristiano en un logos que lo respete. La diferencia infranqueable entre el pensar moderno. su aceptación por parte del hombre moderno supondría en éste un verdadero sacrijicium intellectus. sino expresar cómo el hombre se comprende a sí mismo en el mundo. Y esto vale para el curso del mundo natural. Las afirmaciones neotestamentarias en las que se habla de la preexistencia eterna de Cristo (del Verbo). y a la posesión del Espíritu (cfr.naturaleza es presentado como algo libre e imprevisible. y el mítico consiste en la diversidad de juicios: inconscientes y no críticos en el mítico. En lugar del logos del mito. es decir. como condición imprescindible. que se caracteriza. por la fundamentación en que debe apoyarse toda afirmación. no por lo que en sí tenga de paradójico y escandaloso. No se trata de eliminar lo mítico. por el logon didonai. frente a la falta de nexo en los relatos mitológicos.. y las potencias supramundanas adversas. inaceptable para el hombre moderno. de que Cristo ascendió a los cielos y.. A esta unidad del mundo responde la unidad del saber científico.. cuyo auténtico sentido es de orden antropológico. El contraste entre la vieja cosmovisión de la Biblia y la moderna cosmovisión es. vencidas. El mito no quiere ser interpretado cosmológicamente. no se apoya sólo en postulados apologéticos: viene exigida también por la naturaleza misma del mito. En consecuencia. dice. por su logos mítico. es pura expresión mitológica. G. añade.V. piensa B.15-16). tuvo una influencia primordial el mito gnóstico. de que en su resurrección la muerte fue desposeída de su poder. el pensar científico cuenta siempre con un nexo cerrado de causas y efectos. ya se las conciba dinámica o animísticamente. d) La tarea desmitologizadora.u. según B. sino por su expresión mitológica. la d. pues con ello se eliminaría el mensaje de la fe primitiva. los creyentes están unidos con Él gracias a los sacramentos (v. La d. no cosmológico. Esa forma de ver las cosas. c) La conciencia anti-mítica del hombre moderno. vendrá otra vez sobre las nubes para poner un término al pecado y a la muerte. «El verdadero sentido del mito no es ofrecer una imagen objetiva del mundo. propia de la apocalíptica y de la tradición judías. Las imágenes científicas del mundo van cambiando. científico. el contraste entre dos formas de pensar: la mitológica y la científica. IV. aunque los métodos sean diferentes (cfr. para evitar que el hombre moderno rechace el anuncio salvífico.). de que entre tanto.. Por el contrario. según B. 1. mejor existencialmente» . pero todas ellas se presentan como hipótesis a partir de la conciencia crítica del pensador. para el de la historia y para el de la vida humana. Todo esto.u. desde allí.en la presentación del mensaje neotestamentario. conscientes y críticos en el científico. sino antropológicamente. principalmente el Bautismo y la Eucaristía.

formulando apreciaciones parecidas a las mencionadas del protestantismo ortodoxo. la analítica heideggeriana permitiría la más ajustada expresión no objetivante del mensaje neotestamentario. En los últimos años se advierte. cree encontrar entre ambos . según B.). 29. B. La Resurrección de Jesús no es sólo el significado que tiene para mí en la palabra. y de Rahner (v. Kuhlmann. no sólo una d. El otro extremo está representado por aquellos que exigen. precisar a qué se reduce existencialmente el evento salvífico de Cristo. Heidegger (v. Según éstos. y ha recalcado la necesidad de mantener la objetividad de los principales hechos salvíficos. Tal es. el mérito de haber insistido en la necesidad de una presentación existencial del mensaje cristiano. de los «existenciales» no supone una servidumbre en la teología con respecto a la filosofía. K. hoy por hoy. No resucita sólo en la predicación. 3. evitando toda predicación vacía y desencarnada.). junto a la aceptación más o menos crítica de las tesis básicas (Gogarten. sería también un resto mitológico. B. 1929). Por lo mismo la pregunta' debe orientarse. fue señalado muy pronto (G.53). Numerosos teólogos católicos.. De esa forma. Kásemann. sin «cosificarla».una extraña afinidad.: determinar cómo se expresa la existencia del hombre que vive al margen de la fe y la existencia del hombre creyente. a la comprensión de la existencia. Entre estos dos extremos. cree que es.) en B. ha producido las más diversas y extremas reacciones. un influjo de las tesis bultmanianas en algunos ambientes. cree que la aceptación de dicho análisis y el empleo en la teología del N. e) La conceptualidad existencial. Más detalladamente en su escrito de 1941 apunta los rasgos principales de la tarea desmitologizadora del N. se han pronunciado críticamente frente al programa de B. ante todo.M. sino más bien una nueva forma de realizarse el antiguo adagio: philosophia ancilla theologiae. Principales reacciones y valoración crítica..(cfr. objetivo..: la acción salvífica de Dios en Cristo que llega al hombre a través de la palabra. el lenguaje propio de la elaboración metódica de la comprensión existencial tal y como se da en la filosofía heideggeriana permite en cambio hablar de la existencia sin objetivarla. en cuanto me descubre la auténtica existencia. que no deben reducirse a su pura significación para mí. tal como me llega en la palabra interpelente de la predicación. se dan dos actitudes diametralmente opuestas. La importancia del influjo de la filosofía existencial de M. la que permite una mejor y más adecuada expresión del mensaje neotestamentario. La tendencia ortodoxa ha juzgado la empresa de B. T. objetivándola. sobre todo su cruz y su resurrección (ib.. T. Algunos han señalado la existencia de un cierto paralelismo entre planteamientos de B. sino también una «deskerigmatización» (F. 1. explicables no por una influencia mutua. sino en la realidad. Buri). es plenamente consciente de este influjo. Sin pensar que la filosofía existencial sea la filosofía perfecta. dentro y fuera de Alemania. traza frente a sí y en orden al cual orienta sus trabajos. Puede reconocérsele a B. como una total disolución del contenido del kerigma cristiano. Bornkamm. En el campo protestante. Como era de esperar.23). El lenguaje mitológico expresa la existencia de forma ingenua. pues. la tarea o programa que B. y no habría motivo para retenerlo. el kerigma esencial que mantiene B. no a la representación objetivante. Es antes que nada un hecho histórico. sino por la dependencia común de Heidegger. etc. así como el haber planteado diversas cuestiones hermenéuticas e históricas de interés. No obstante. no obstante.u. La aceptación metodológica del análisis existencial de Heidegger sería uno de los factores que influyeron en la d. B. el programa de B. real. la gama de reacciones ha sido muy grande. Pero todo ello está .

G. Munich 1952. BORNKAMM. Vortráge und Aufsiitze. Hamburgo- Bergstedt 1948 ss. 125158). IV. MÉTODO DE LA HISTORIA DE LAS). El problema teol~í gico de la hermenéutica (trad. BIBL. lo milagroso y lo mítico). Tubinga 1966. GLOEGE. íD.) es criticable y ha sido criticado tanto desde la perspectiva de la historia de las religiones (no corresponde de hecho a lo que las investigaciones etnográficas demuestran). Milán 1956. íD. Tubinga 1955. pero no menos destructor de la fe cristiana. Madrid 1965. P. F. Interprétation du langage mythique et théologie biblique. puede ser considerado el último gran representante. ed. Entmythologisierung und Kirche. I-IV. Stuttgart 1964. española. Barcelona 1967). ihn zu verstehen. S. 0. Bultmann. E. GONZÁLEZ DE CARREA. hasta ahora. pp. MALEVEZ. Bultmann in der neueren Diskussion. Gran Enciclopedia Rialp. Mythologie und Luthertum. del francés). Sobre la teología de B.. Madrid 1961: A. H. Tubinga 1965 (hay trad. Ein Wórt lutherischer Theologie. De otra parte -y aquí se manifiesta su subordinación a la analítica heideggeriana. M. Bultmann.). Una bibl. en general: W. FUCHS. 1991 . Bultmann aus katholischen Glaubensverstündnis. BARTHEL. Bultmann et 1'interprétation du NT. BARTH. Revelación y mito (trad.). coloca una hipoteca gravísima sobre la fe cristiana. Su concepto del mito (v. 141-189). Der Glaubensvollzug. MIEGGE. W. Tubinga 1964-65 (especialmente t. W. KNEVELs. como desde una perspectiva filosófica de fondo. y a acuñar una conceptualización confusa en la que se identifican indebidamente lo sobrenatural. Debe criticársele en primer lugar su acercamiento de tipo racionalista a la S. G. Teológicamente el programa bultmaniano implica un reduccionismo del mensaje evangélico de signo distinto. Leiden 1967. Stuttgart 1953. Cortesía de Editorial Rialp. BARTSCH. t. Bultmann y la fe cristiana. cuya verdad e historicidad niega. R. Gotinga 1963. Barcelona 1965. u. SCHMITALS. que el de la teología protestante liberal del s. íD. u. E. del alemán). Tubinga 1966 (especialmente pp. Madrid 1968. Heil als Geschichte. Ein Versuch. L'Evangelo e il mito nel pensiero de R. t. H. Zur Entmythologisierung. Bultmanns. Geschichte und Hei1sgeschichte in der Theologie R. R. Zurich 1952. FRIES. Entre la mejor literatura católica sobre el tema: L. Zum hermeneutischen Problem in der Theologie. abundante sobre el tema: G. MARLÉ. París 1956. V. del italiano). BULTMANN. Le message chrétien et le mythe. deterministas y deístas (es ello lo que le lleva a negar toda intervención sensible de Dios en el mundo. V.cae en un auténtico desconocimiento de la historia en su realidad fáctica. 7 vol. GOGARTEN. en «Theologische Rundschau» 29 (1963) 33141. en realidad. Die Wirklichkeit Gottes.. íD. H. xix. R. señalando sus raíces racionalistas. de la que B. atribuyendo a la primera comunidad cristiana una actividad creadora que deforma la realidad histórica de Jesús (sobre la forma como esta visión influye en el método exegético de B. FORMAS. Tubinga 1958. R. sobre el tema y las más importantes reacciones dentro del campo teológico y filosófico). París 1954. VóGTLE. Die Theologie R. K. Essen 1963.colocado en un contexto que. Bultmarms. (contiene los principales escritos de B. Otros libros importantes: G.: Kerygma und Mythos (=K. Eine Begegnung mit R. OTT. ya que su concepción existencial del hombre y del hecho salvífico vienen a desembocar en un puro actualismo. en una visión del acontecer como mera sucesión de puntos inconexos. HASENHÜTTL. Existencialismo protestante y teología católica (trad. Glauben und Verstehen (=G. CULLMANN.