You are on page 1of 10

UNIVERSIDAD TECNOLÓGICA DE MÉXICO

CAMPUS ECATEPEC

CIENCIAS HUMANÍSTICAS EN URBANISMO

Grupo: TG0522-102

Alumno: Smith Reynoso María Elizabeth

Profesor: Arq. Fernando Tapia Segundo

TRABAJO FINAL
CONSTRUIR LA CIUDAD DENTRO DE LA CIUDAD

Nos encontramos a principios del siglo XXI, en una era de modernidad,


descubrimientos tecnológicos, progresos científicos y cambio de ideologías pero
también es una época en la que sufrimos de exceso de población, problemas
políticos, ritmos acelerados de vida, economías mal distribuidas y contaminación,
entre otros.

La mayor parte de los problemas que enfrenta la sociedad actualmente son reflejo
de soluciones mal aplicadas en el pasado. En el área del urbanismo, por ejemplo,
quienes planearon la traza y el funcionamiento de las principales ciudades no
tomaron en cuenta que el crecimiento demográfico, sería tan significativo en tan
corto tiempo. Ciudades como Tokio, Nueva York, México, Sao Paulo y Bombay,
que se encuentran dentro de las 10 Ciudades más pobladas del mundo con un
promedio de veintiséis millones de habitantes, enfrentan graves problemas de
contaminación, tránsito vehicular, ineficiencia en los medios de transporte,
delincuencia y altos niveles de stress.

Día a día, las investigaciones y nuevas tecnologías proponen soluciones para


algunos de estos problemas por ejemplo: vehículos inteligentes y ecológicos,
arquitecturas sustentables y bioclimáticas, reciclaje e incluso medicamentos y
terapias anti-stress, se promueve el uso de anticonceptivos para el control natal y
evitar la sobrepoblación, se busca la generación de fuentes de trabajo para evitar
la delincuencia. Pero aún con todos estos esfuerzos, dichos problemas persisten y
obligan a las ciudades a seguir creciendo. Es ahí donde el urbanismo tiene su
campo de acción y hoy en día la labor es aún más complicada, pues no sólo es
buscar la mejor solución sino, además enmendar los errores que se cometieron
con anterioridad.

Pero ¿Es posible seguir creciendo, cuando, prácticamente nos hemos agotado los
espacios? Una solución que se propone en esta ocasión es la de construir la
ciudad, dentro de la misma ciudad.
¿Por qué?

El crecimiento en las ciudades es inminente y la falta de espacios constructivos,


nos ha orillado a hacer construcciones verticales cada vez más altas, que si bien,
satisfacen la necesidad de espacios habitables, perjudican al entorno privándolo
de iluminación natural, por las grandes sombras que proyectan.

Los tiempos de traslado se han vuelto insoportables y a las personas no les queda
tiempo de realizar actividad física, esta situación está generando un incremento en
los niveles mundiales de obesidad y stress. El uso del automóvil para recorrer las
distancias existentes entre el lugar de residencia y los centros laborales,
escolares, comerciales, etc. genera cada día altos niveles de contaminación que
deterioran tanto la salud de sus habitantes como su imagen urbana.

La arquitectura actual denominada “arquitectura verde” propone implementar


sistemas que no dañen al medio ambiente, aprovechar los recursos naturales y
moderar el uso de materiales nocivos, pero estas condiciones aplican en las
nuevas construcciones y habríamos de pensar también en la manera de recuperar
y regenerar lo ya existente a modo de devolverle a la naturaleza sólo un poco de
lo mucho que le hemos robado.

Los medios de transporte han llegado a ser ineficientes debido a la gran demanda
poblacional, se ha perdido el respeto al espacio vital personal, de tal manera que
parecen verdaderas “latas de sardinas” ó como en el metro de la Ciudad de
México, se ha llegado al extremo de instalar rejas que separen a las personas
como si de “ganado” se tratara, debido a los tumultos que se hacen para subir a
los vagones.
Es primordialmente por éstas razones por lo que nace la idea de “construir las
ciudades dentro de las ciudades”, porque son problemáticas que se incrementan
con el “progreso” de las mismas y son cosas tan simples y comunes que se han
convertido en hábitos, pero “malos hábitos” que debemos corregir para que las
ciudades funcionen adecuadamente y sus habitantes encuentren el equilibrio que
necesitan en su ritmo de vida.

¿Para qué?

Regenerar

- Que los espacios que ahora son ocupados por vehículos


estacionados, se conviertan en peatonales y/o recreativos.

- Que zonas industriales abandonadas o que redujeron sus actividades


en los últimos años, sean trasladadas a zonas específicamente
pensadas y preparadas para recibir dichas actividades y así dejar
libres grandes extensiones de terrenos en donde se logren hacer,
espacios que mejoren la vista urbana y a su vez incrementar las
áreas verdes.

- Que en los grandes tiraderos de basura se pongan plantas de


tratamiento y reciclaje para evitar el almacenamiento constante de
desechos.

Recalificar

- Evaluar el funcionamiento y eficiencia, actual y a futuro, de las vías


de circulación.

- Separar las vías de circulación del transporte público y del privado.

- Viabilidad de construir “bajo tierra”.


Revitalizar

- Espacios existentes tales como: bosques, parques, plazas, avenidas,


calles, aceras y vialidades, mejoren su imagen urbana.

Recuperar

- Que los monumentos históricos gocen de mantenimiento y se


conviertan de nuevo en centros de atención de las sociedades.

- Que lugares que ahora se consideran peligrosos o que produce


miedo el hecho de estar o pasar por ahí (parques, zonas industriales,
zonas marginales, etc.) funcionen adecuadamente, para lo que
fueron previstos ó en su caso, crear entornos urbanos agradables.

Optimizar

- Que la aplicación de las normas de sustentabilidad, sean aplicables


tanto a edificaciones nuevas como a lo ya construido.

- Utilizar espacios subterráneos y no detener el crecimiento de las


ciudades.

- Implementar las nuevas tecnologías en pro del urbanismo.

¿Cómo?

Al decir que debemos construir la ciudad dentro de la misma, nos referimos a


reestructurarla, pero también a crecer verticalmente, sólo que esta vez hacia
abajo, utilizar y aprovechar en la medida de lo posible, la parte del subsuelo para
reubicar lo que en la superficie nos genera más problemas, buscando obviamente,
la seguridad en las estructuras y que en cuanto al factor psicológico el ser humano
se sienta cómodo; logrando satisfacer las necesidades actuales, respetando al
medio ambiente y aprovechando las nuevas tecnologías.
Debemos buscar que el crecimiento y reestructuración de las ciudades sea
benéfico, tanto para las sociedades que las habitan como para el medio ambiente
en el que se ubican, respetando las normas de sustentabilidad y aplicándolas en
todos los casos en que sea posible. Así mismo buscar innovaciones en el ramo de
la construcción para que el hecho de facilitarles la forma de vida a los habitantes
de las ciudades no sea sinónimo de crear una sociedad inútil o dependiente.

Lo que se busca con esta propuesta es encontrar un sano equilibrio entre el


crecimiento y desarrollo de la ciudad con el comportamiento y actividad humana.

El objetivo es liberar espacios para que el ser humano tenga de nuevo la


oportunidad de recrearse, no sólo sentado viendo la televisión y que pueda pasar
tiempo en familia al contar con lugares aptos y adecuados a dichas necesidades y
actividades.

Mejorar su calidad de vida al reubicar y agilizar las vías de comunicación y los


medios de transporte, suprimiendo en la medida de lo posible factores
generadores de stress.

Algunos ejemplos de la aplicación de ésta propuesta serían:

Liberar las calles de automóviles, construyendo estacionamientos


subterráneos, permitiendo así, generar espacios peatonales, áreas verdes y
ciclo pistas para fomentar la actividad física entre los habitantes y reducir
así la obesidad.

Construir por debajo de la tierra: centros comerciales, corporativos de


oficinas, centros de entretenimiento y lugares que puedan ser iluminados en
su mayoría de manera artificial. Hoy en día hay tecnologías no
contaminantes que permitirían recrear un ambiente lumínico, sensorial y
psicológico, como si fuera natural, a pesar de encontrarse el ser humano en
construcciones a varios niveles bajo tierra.
En las vialidades existentes, mantener la circulación del transporte público
en la vía central o bien construir túneles específicos para el transporte
público, permitiendo así que, el transporte privado sea más ágil y evitar
aglomeraciones y pérdida de tiempo.

Hacer inversiones para recuperar los parques y fomentar entre los


habitantes su uso adecuado

Hacer estudios con relación al uso de suelo para verificar que realmente
sea funcional y en base a esto analizar los sentidos de las avenidas, las
direcciones que deberán tomar los medios de transporte, las vías de acceso
a las ciudades y la posibilidad de mejorarlas.

Claro está que para llevar a cabo estas medidas es necesario contar con los
medios económicos y la aprobación de los diferentes gobiernos, dejar a un lado
los intereses políticos y personales para comenzar a pensar en las sociedades y
en el impacto que han generado a su paso por la historia y sobretodo el impacto
que seguiremos provocando con el correr de los años, puesto que la ciencia, la
tecnología y los avances en todos los aspectos avanzan a un ritmo ilimitado.

Pero el primer paso está dado, pensar en una propuesta y comenzar a difundirla
con la finalidad de aplicarla en un futuro a corto plazo.

Vista panorámica de la Ciudad de México, D.F.


Ciudad de Sao Paulo, Brasil (Vista aérea de la zona centro)

Vista aérea de la ciudad de Nueva York, E.U.A.


Vista nocturna de la ciudad de Tokio, Japón.

Vista nocturna de la ciudad de Bombay, India.


FUENTES:

- Libro Urbanismo Bioclimático

Autor: Ester Higueras

Ed. G. Gili

- Documental “Ingeniería Extrema”

Episodio: Ciudad subterráneas

- Conferencia “Desarrollo Urbano en la Ciudad de México”

Ponente: Arq. Gerardo Sigg Calderón

- Libro: Psicología del Lugar

Autor: David Carter

Ed. Concepto, S.A.

- Libro: Teoría social, espacio y Ciudad

Autor: José Luis Lezama

Ed. El Colegio de México

- Libro: Urbanismo Informal

Autor: Sergio Padilla Galicia

UAM Azcapotzalco