You are on page 1of 7
EL PRIMER ABOGADO CRIOLLO QUE ACTUO EN BUENOS AIRES EN EL SIGLO XVII por Vicente Osvaldo Cutolo E} hallazgo de nuevos ~documentos prueba acabadamente la desta: cada actuacién que tuvo el abogado Gabriel Sanchez de Ojeda en el incipiente Buenos Airés del 1600, Fue uno de los que ms gravitaron en la vida piblica- de dicha ciudad, y su interesante personalidad, unida ‘a las funciones: profesionales que desarroll6 en estas comarcas, ofrece datos de importancia para valorarlos y presentarlos a la consideracién de los estudiosos. : \ Nacido en Ja ciudad de Santiago de Chile, en el afio 1571, era hiio de don Francisco Sanchez de Ojeda y de dofia Beatriz Baez, casados seis afios antes. Muy joven se trasladé al Pera donde se gradué.de ba- chiller en cénones en la Universidad de San Marcos de Lima, como lo declaraba el 21 de febrero de 1608 ante el Santo Oficio, y luego rindié examen y se inscribié en la matricula de abogados de la Real Audien- cia de Chareas, con licencia para ejercer sla profesin, Una real provisién fechada el 1° de abril de 1599 lo designé Juez de Bienes Difuntos en las ciudades de Santa Fe y Cérdoba, titulo que preseiité al Cabildo cordobés el 3 de julio de ese afio, y aunque avecin- dado en la primera de ellas, ocurria con relativa frecuencia a la otra por razones del cargo. Es por e803 afios que contrajo matrimonio con dofia Jerénima Arias Montiel, hija de Alonso Fernandez Montiel y de Isabel Arias'. Gabriel Sanchez de Ojeda’ fue atraido seguramente a Buenos Aires por el inusitado desarrollo comercial, “y tal vez por los ruidosos pleitos sobre negros que se Vventilaban entonces o sirviendo de asesor a aigunos de los numerosos pesquisidores que bajaban desde el Peri a Buenos” Aires, enviados para el castigo de los excesos cometidos en su puerto”. Lo cierto es que por el afio 1601 lo vemos actuar en Buenos. Aires, en 2En un documento consta la dote de ‘1 éufiada dofia Isabel Arias de Mon- hoy en el: Archivo General de la Na- cin (de Ia Repiiblica Argentina) tiel, a cuya formacién concurrié con sus otros cufiados, la cual cas6 el 16 de junio de 1637 con el corddbés Juan de Belmonte. (V.: Archivo General de los ‘Tribunales, Bs. As, t. XIKIM, f. 143, 2Raiil A. Molina, Vindicacién de los Abogados Coloniales, Bs. As., 1946, Se- parata de la Revista del Colegio de Abogados de Buenos Aires, 1946, t. XXIV, Ne 3. El primer abogado criollo 33 tiempos del pasaje de la tropa de auxilio a Chile al mando de Martinez de Leyba, y en esa época es cuando contrajo las aludidas nupcias, ejer- ciendo la asesoria en algunos asuntos que Beaumont'le confiara. A prin- cipios de enero de 1603 se enchntraba todavia en Buenos Aires y figu- raba entre los testigos del pregonamiento de la real: cédula ‘de per- n®, Regresé a Tucuman acompafiando a Martinez de Leyba y en Cor- doba tuvo oportunidad de ejercer el cargo de asesor del gobernador Alonso de Ribera, Tiempo después, radicado en Santiago del Estero desempefiaba su profesién al lado de los justicias tayores de esa ciudad. José. Toribio Medina en su erudito libro El Tribunal del Santo O} cio de la Inquisicién en las Provincias del Plata, se ocupa detenida- mente del proceso por desacato que se le siguié. En febrero de 1607 era victima de una denuncia ‘ante el Santo Oficio, por haber expre- sado en plitica de vecinos realizada en dicha ciudad “que los corazo- nes de los principes y gobernadores estaban en manos de Dios y no podian errar, y en consecuencia ‘no erraba el dicho gobernador en lo ‘que hacia”. El juicio se siguié ante el Tribunal del Santo Officio, y todo ello denota eémo la Iglesia perseguia, velandg por Ia salud espiritual de las Indias, las teorias heréticas, como la del Derecho divino de los Reyes que tanta boga tenfa en los pafses absolutistas protestantes y ain en Ja Francia de Luis XIV. Acusado de ser enemigo capital del Santo Oficio, se aproveché esta causa para acumularle otras, tales como su manifiesta mala -voluntad hacia los ministros del Santo Oficio al aconsejar a S. E. el Gobernador que no guardara sus fueros y privilegios, como también les prendiese y secuestrase los bienes, tal cual lo habia procedido con un notario, y con otro que se nombré en su reempiazo. También Megaron a probarle que hacia piblica mofa de sus representantes con el uso indebido de algunas cartas dirigidas al Comisario de la Inquisicién, que fueron de- tenidas, abiertas y contestadas por él, manifestando piblicamente que, en su caricter de oficiales reales, no podian prenderle sin pedir previa- mente el auxilio de la fuerza real. Ordenado su traslado a Lima, se le dio la ciudad por carcel, y en 21 de febrero de 1608, en la primera au- diencia que compareci, juré ser cristiano viejo y bachiller en cAnones. A continuacién negé las acusaciones de que era objeto, y con especial referencia al Comisario del Santo Oficio dijo que se habia opucsto a 5Vd. Félix de Ugarteche, Hombres Puerto de Buenos Aires, Afio de del Coloniaje, Ciudad de la Trinidad. MOMXXXIL, p. 56. 34 Vicente Osvaldo Cutolo que le prendiesen y secuestrasen los bienes sélo en defensa propia, En cuanto a las cartas que escribiera contra el Comisario, habia sido con buen celo para servir al Santo Oficio. Finalmente fue condenado a sufrir-el destierro en la provincia de Tucumédn por el término de un afio. , Segiin nuestras constancias pasé luego al Paraguay donde fue asesor del gobernador, y alli residia hacia 1611. Avecindado en Santa Fe, dos afios después, pretendia dirigirse nuevamente a Buenos Aires en com- pafia de otros distinguidos letrados, impidiéndosele la entrada por el Cabildo metropolitano*. ‘A principios de 1615 estaba en Buenos Aires y ejercié la asesoria de] gobernador Francés de Beaumont y Navarra quien le confié nume- rosos asuntos. Ya en los iiltimos afios del gobierno de éte se produjo una incidéncia de importancia con el Cabildo, a raiz de que la corpo- racién habiase negado a aceptar al regidor Juan de Bracamonte con titulo ‘adquirido en remate y en cambio el gobernador tuvo el tino, a pesar de haber ordenado su incorporacién, de ceder, evitando una si- tuaci6n violenta’, ‘ En el acuerdo del 29 de abril el vecino Bracamonte presenté’ los do- cumentos pertinentes pidiendo ser recibido en el uso y ejercicio de esos empleos. Los capitulares resolvieron “para que se determine en esta rragon ..., y se bea lo que se deve hager”, lamar al licenciado Sénchez ‘Sobre la verdad de este asunto, muy difundido, pero poco conocido, nos he- mot ocupado extensamente en Aboga- dos Criollos en ef Buenos Aires del 1600, en Revista Universidad, Public. de la Universidad Nacional del Litoral, Santa Fe, 1950, No 23, pp. 149-204 Hay separata. Gabe recordar en esta nota, que al promediar el siglo XVI lleg6 a Chile el primer letrado en el séquito que acom- pafé a Vakdivia a su regreso del Peré (1549). El Ticenciado se llamaba Anto- jo de las Pefias, era graduado en Le- yes y Chnones, y tenia alrededor treinta aflos. Desempefié varios cargos cn la administracién de justicia, y para 1564, en compaiia del segundo jurista ‘que pis tierra chilena, el licenciado Julién Gutiéerer de Altamirano, deci- is como Arbitro acerca del derecho de Jos pretendientes a la sucesién de Val- diva en el cargo de gobernador. Al respecto, puede verse un completo ext dio de Javier Gonzéler Echenique, Lor Estudios Juridicos y ta Abogacia en el Reino de Chile, Santiago de Chile, 1954, pp. 311-822, y las zeferencias contenidas en pp. 27, 292 y a8, en Et tudios de Historia dei Derecho Chileno, Ne 2. Bd. de la Facultad de Ciencias Juridicas, Poliicas y Sociales dela Universidad Catélica de Ghile, Lamen- amos que a pear de tratarse de un Tibeo tan notable todavia se incurre en @1en el error generalizado de que en 1618 ningiin abogado habla pasado hhasta ese momento a Buenos Aires (p- 28). SVd. Félix de Ugarteche considera ampliamente el asunto en Hombres det Colonia, cit, pp. 99, 101 y 4 a EL primer abogado criollo 35 de Ojeda, pero junto con el licenciado Ilegé a la sala de acuerdos una peticién de Bracamonte recusindolo “para que no diese su parezer en Jo que tenia pedido”. En definitiva, después de numerosos cabildeos fue rechazada la aceptacién del titulo de Bracamonte, como ya lo hemos explicado, atento a que el mencionado oficio habia sido dado en mer- ced a los cuerpos capitulares de esta provincia por $. M. el Emperador Carlos V, en 10 de septiembre de 1546. A pesar de todo ello, el licen- ciado Sanchez de Ojeda solicitaba 50 pesos de honorarios por la de- fensa que hizo para no recibir a Bracamonte en el oficio de Regidor y Fiel Ejecutor, Con Ia asuncién de Hernandarias al cargo de gobernador de estas provincias en la ciudad de Santa Fe, el 3 de mayo de 1615, iniciése de inmediato el proceso a los contrabandistas de Buenos Aires, siendo nuestro biografiado su abogado asesor, en cuya compaiiia se trasladé a la ciudad, adonde Hegaba en las postrimerias de ese mes y aii Por un documento fechado el 1° de junio, sabemos que Mateo Leal de Ayala, acusado de fraudes contra la Real Hacienda, solicitaba al juez de la causa Hernando Arias de Saavedra ‘se mande al licenciado San- chez de Ojeda para que lo ayude en su defensa”, estando dispuesto a pagarle los honorarios que se conviniesen. Es en tal oportunidad cuando Hernandarias cabeza del proceso la prohibicién decretada por el Cabildo en la de los abogados. Continué Sanchez de Ojeda su actuacién al lado de Hernandarias y en contra de la faccién “confederada”, lo que trajo la enemistad del poderoso vecino Juan de Vergara, quien consiguié que el brazo eclesias- tico se colocara de su lado y dictara su destierro de Buenos Aires en un “mandamiento” que fue fijado en el atrio de la Iglesia Mayor de Bue- nos Aires, EI historiador Ratil A. Molina ha encontrado este curioso documen- to, cuya parte pertinente decia asi: “por cuanto conviene al servicio de Dios Nuestro Sefior y al oficio que estoy ejerciendo que las personas que estan en esta ciudad y su jurisdiccién, casadas, vayan a hacer vida ma- ridable con sus mujeres como estan obligadas, y el presente me consta, estin y viven en ella, el capitan Rodrigo Nijiez de Leén, el licenciado Gabriel Sdnchez de Ojeda, Mateo Sanchez Gatica, Alonso ‘Sanchez, Mi- guel de Rivadeneyra, Francisco Lépez, personas, las mas de ellas ha mu- cchos afios que estdn ausentes y separadas de ellas, y no embargante que or otros jueces le ha sido mando salgan al dicho efecto, no lo han he- cho, poniendo excusas y dilaciones “fribulas”, en gran dafio y perjuicio de sus conciencias, por lo cual por el presente mando: a los susodichos ———______—_. 36 Vicente Osvaldo Cutolo Ce ee y cada uno’in solidum, so pena de excomunién mayor “una pro trina canonica monitioni premisa ipso facto incurrenda” (sic) que dentro de veinte dias después de Ja notificacién de éste, salgan desta dicha ciudad via.necra para donde estin las dichas sus mujeres a hacer, segin es- {4 dicho, vida maridable con ellas, eon apercibimiento que pasado dicho término, los declare por piblicos excomulgados..., etc. Buenos Aires, 28 de marzo de 1616. Fdo.: Francisco Caballero Bazan; Felipe Arias de Mansilla”. Por supuesto que Sanchez de Ojeda apelé “a viva voce de dicho auto y de su declaratoria, para ante quien con derecho puede y debe protes- tar el real auxilio de la fuerza”, excusindose de que era incierto “que no aborrece el santo matrimonio, por lo que dice el Evangelio” si pecau erit fratter tuis..., etc, ademds que el dicho licenciado es canénigo letrado aprobado por todas las reales audiencias de las Indias y es error de Lu- tero alejarlos de las ciudades... (roto)..., acusando a continuacién, a su juez eclesidstico de haberle prestado “una poca de plata,y por dos afios no se le pagé, pidiéndosela en la Asuncién, que se enojé con él, y se quedé con una payla que le habla dado para que le mandase hacer unos estribos, y solamente la dicha plata le pagé en yerba, demas que en la persona el dicho licenciado eran rematados los diezmos deste pre- sente afio y los esti cobrando, y si se fuera, protesta cobrarlo de su per- sona y bienes. Y jura a Dios mostrar que la recusacién es maliciosa, y protesta pedir la suspensién en que ha incurrido por haber pronuncia- do autos en su persona contra expreso derecho canénico, del cual no se puede apartar ningtin Juez eclesidstico, sin incurrir en censuras, y por el mismo se prohibe y veda, que en Semana Santa no se hagan ai tos judiciales y los da por ningunos en veneracién y solemnidad de su festividad y santidad..., ete.” En la notificacién del auto definitive y confirmatorio de la medida, Sanchez de Ojeda declaré “que no conoce a Su Merced por su juez, por estar recusado”. El hecho fue que quedé én Buenos Aires, conti- nuando en el cobro de los diezmos y asesorando a Hernandarias en el famoio proceso, hasta la llegada de don Diego de Géngora a fines de 1618. Luego se aleja de Buenos Aires y se refugia en Santa Fe. Parece ser que la relacién con Juan de Vergara, el vecino més pode- rosa de la ciudad, se habfa reanudado por ese entonces, y creemos que a los pocos meses ya estaba de regreso en Buenos Aires. Para fijar fe- cha, opinamos que fue a fines de 1618 0 principios de 1619, atendien- do los asuntos del gobernador Géngora relacionados con la jurisdiccién El primer abogado criotlo 37 de la pesquisa con motivo del contrabando’, En compafiia del letrado Juan Escobar y Carrillo dictaminé el 25 de febrero de 1619 a favor de los regidores perpetuos para que excluyeran a los animales del recinto de la ciudad. E] 27 de mayo del mismo afio era designado abogado del Cabildo. En esa oportunidad entré en la Sala del instituto capitular y manifes- té que aceptaba el cargo, jurando en forma de derecho: “Por Dios Nuestro Sefior y por una sefial de la Cruz, que hizo con los dedos de su mano derecha”, y de. guardar asimismo el. secreto. del Cabildo en todas las ocasiones que se guardare y fuese consultado. Al afio siguien- te, cobraria cien pesos de salario. Desde entonces se pone de parte de la faccién “confederada”, por temor a las represalias de Juan de Ver- gara, y contra su voluntad se declara enemigo de Hernandarias. Con ese motivo, fue electo alcalde ordinario en ese mismo afio, ¢ intervino en las prisiones de Hernandarias, en el proceso de Remén y en las’ tra- gicas actuaciones contra el juez Matias Delgado Flérez. Con relacién al primero, él fue el que ordené 1a prisién de Hernan- darias por deudas a la Hacienda Real, acto del que pretendia justifi- carse ante Su Majestad en una carta del 5 de mayo de 1620 en la que recordaba los servicios de su “padre y agiielo” en las conquistas de Pe- ri y Chile. Ademds daba cuenta de su actuaciéni en este proceso, ini- ciado por Juan Cardoso Pardo para el cumplimiento de una real or- den que condenaba a aquél a pagar cierta suma de dinero; éste se ne- g6 a cumplirla, razén por la que lo habia puesto preso, secuestrados y rematados sus bienes’. El 27 de agosto de 1622 fue designado abogado ante la Real Au- diencia para impedir la designacién de jucces de comisién, Entendié también en el proceso del escribano Gristébal Remén. Esta causa, se- guida afios después por la viuda de aquél contra todos los que intervi- niefon en el proceso que le costé la vida, por reparacién del dafio ante el Juez Comisionado, don Alonso Pérez de Salazar, hizo que el licen- ciado Sanchez de Ojeda fuese condenado por haber actuado de juez en aquella oportunidad. Sufrié “la privacién del oficio y destierro per- petuo de Ia ciudad y reino del Pert y dos mil pesos plata, por haber sido juez y asesor de la causa”, Vd. Radl A. Molina, Hernandarias. "Biblioteca Nacional, Seccién Manus- El Hijo de la tierra, Prélogo del R. P. . eritos, Doc, No 3776 de la Coleccién de Guillermo Furlong, Buenos Aires, 1948, Gaspar’ Viiias, copiado del original exis- p. 222 y ss, tente en el Archivo de Indias (74-4 12-0). 38 Vicente Osvaldo Cutolo Buena razén tuvo cuando en 1624, recordando este juicio, manifes- t6 delante de varios amigos que a ello habia sido levado por compla- cer a Juan de Vergara, su autor directo, a quien hubo de obedecer, porque de lo contrario no se podia vivir en este puerto. Embargado por esta causa, Je fueron rematados sus bienes, entre ellos dos negros y una valiosa biblioteca, como daba cuenta el propio Juan de Vergara en su testamento de 1650 dado a conocer en toda su extensién*. Se trataba de pagar “una multa” decia “que ‘bino contra el dicho licenciado de la Real Audiencia de Chuquisaca (en 1626 6 1627), la cual habia com- prado el propio Vergara. La “compré para devolvérsela, cuando tu- viera dinero”, pero no tuvo ocasién de hacerlo. Constaba de “cinco cuerpos de leyes que habia tomado del licenciado Gabriel Sanchez de Ojeda”. Es posible que Sanchez de Ojeda, el primer abogado criollo oficial- mente reconocido y autorizado en Buenos Aires para ejercer su profe- sign regresara a Santa Fe, donde tal vez falleciera al poco tiempo. Nada se sabe si dejé hijos, ni otras noticias de su persona, *Fue otorgado en Mendoza en ese nos Aires del siglo XVII, en Boletin de aio, y dado a conocer en toda su ex- Ia Academia Nacional de la Historia, tensién por Molina, Juan de Vergara, Buenos Aires, 1950-1951, vol. XXIV- Seftor de Vidas y Hacienda: en el Bue- XXV, pp. 79-125.