You are on page 1of 5

LA ENTREVISTA

Curso:

Redacción Periodística

Alumna:

Rossi Cajaleón Navarrete

Profesor:

Carlos Sotomayor

2017
Entrevista a Aldo Bravo

“Mujeres no denuncian acosos para no caer en la
humillación y señalamiento social”
Licenciado en psicología, Aldo Bravo nos explica la problemática social del acoso
sexual en las mujeres, el origen y el desenlace.

Por ROSSI CAJALEON

Ante los últimos casos que se han presentado sobre acoso a las mujeres en
la vía pública, ¿Qué se puede hacer al respecto sobre este tema?

A nivel de educación se debe empezar en la familia, educar en casa y seguir
lineamientos de formar valores y respetos hacía la mujer a través de escuela para
padres.

El machismo y discriminación se inicia inconscientemente desde el hogar hasta en
los centros de trabajos y lamentablemente muchas veces hay diferencias.

Hace poco en Surquillo hubo un caso de un vendedor de caramelos que
acosaba a mujeres en los carros, una chica lo denunció por medio de las
redes sociales y la policía lo atrapó, pero al poco tiempo fue liberado ¿qué
opinión tiene sobre esto?

El tema en el diagnóstico de las enfermedades en sexología se llama frotismo, en
la cual la persona le gusta la sensación de frotar de tocar, el hombre a la mujer
mayormente o adultos a niños, que es parte de la pedofilia. Es una alteración a la
conducta no está visto como una patología, pero si está causando muchos
problemas porque la mujer es objeto, es víctima del punto de ataque.

Cuando agarran al supuesto ‘in fraganti’ y lo sueltan fácilmente, es porque no hay
un buen manejo con respecto a lo legal.
Entonces, la parte legal no maneja bien la sensibilidad de la mujer, es más la
mujer se abstiene de ir a denunciar, porque sabe que habrá todo un procedimiento
legal, se hará una investigación y en el afán de querer ayudar hace daño porque
morbosea la información, crea el doble sentido como ¿está segura que usted no lo
provocó? ¿Cómo andaba vestida? ¿Qué le dijo? No viendo al acosador, si no a la
víctima como culpable.

Para usted ¿Qué es el acoso sexual?

Violación es todo lo que trasgrede los derechos de una persona, en este caso,
visto de manera sexual significa que no respeta su integridad, su parte física,
invaden su privacidad y las partes íntimas de la persona.

Tocarla, ultrajarla, violentarla, forzarla porque no solamente es tocar, parte de la
violencia de la mujer es también el maltrato psicológico no solamente física. Sin
embargo, para un procedimiento legal, tiene que existir violencia física para
“asegurar” pues la parte psicológica queda muy subjetiva, porque es la palabra de
ella contra la de él.

¿Cuál es el perfil de los acosadores?

Son personas con mucho nivel de observación, estudia bien a la víctima. El
violador está como el ladrón esperando el momento para atacar, asecha, busca la
vulnerabilidad. El perfil del agresor tiene un historial familiar muy disfuncional, una
educación bastante reprimida.

¿Dónde se origina está conducta?

Comienza en el hogar, todo problema a nivel de niño adolescente y de adulto
mismo, tiene un origen básicamente desde los primeros 10 años de vida, cualquier
alteración cualquier ausencia cualquier vicio o exceso que haya repercute en el
futuro , no es necesario ver pasar mucho tiempo. Un niño con bajo rendimiento o
problemas conductuales, aislado, pasivo y depresivo son síntomas.
¿Qué tipos de actitudes son vistas como acoso a la mujer?

El machismo en su versión verbal de sentirse por encima de la mujer ordenar a la
mujer de no tolerar que sea más competitiva, es el objeto de víctima, a la mujer
que se destaca o se presenta de esa manera.

¿Qué lleva a un hombre realizar estos actos hacía las mujeres?

Se habla de que el hombre cuando es una acosador tiene un origen disfuncional
porque no ha tenido buenos valores, ausencia evasiva de figuras paternas y/o
maternas y una castración en la educación.

No es del trato amable o cordial, es siempre por la violencia porque no tiene una
capacidad de seguridad de estabilidad emocional si no, es solamente por la
crueldad que logra conseguir eso y es una manera de expresar sentimientos, es
una patología, no es normal pero para ellos es parte de su ‘modus operandi’.

¿Por qué cree que algunas mujeres no denuncian a su agresor?

Miedo, temor, inseguridad, humillación porque los exámenes patológicos que
realizan las mujeres son muy desagradables. Se abstienen por no caer en la
humillación y el señalamiento social.

¿Usted cree que el acoso solo se origina en las calles, que otros lugares o
medios podrían considerase acoso?

En el colegio, en la familia, en los lugares laborales pues hay más facilidad en todo
nivel. Incluso el acoso no es solo de extraños si no, es de conocidos muchas
veces el primo, el tío, el abuelo, el padrastro. Entonces por los mismos que
pertenecen a una familia es donde la víctima se ve más vulnerable. Y la persona
marcada, sin terapia prácticamente, la historia se repite.

En internet, existen niñas que tienen mil contactos en su red social y de ellos
cincuenta son amigos y los demás son conocidos, no se mide la magnitud del
problema. Pues, las muchachas ingenuamente sucumben a esto, pues publican
‘selfies’ que inconsciente o conscientemente muestran partes de su cuerpo a
través de la cámara, lo cual muchos hombres lo ven como un objeto excitante y
estamos en la problemática porque uno y otro propician estos problemas.

Los que realizan actos obscenos se excusan de sufrir problemas mentales,
¿Podría ser cierto?

Sí, hay personas que patológicamente tienen este cuadro clínico, pero muchos se
escudan en que no tenían salud mental en ese momento para no enfrentar la
pena.

¿Considera drástica la medida tomada por el gobierno de sancionar
penalmente?

Me parece bien, pues toda conducta que viola una ley, debe saber que hay una
sanción a su falta, con una oportunidad de rehabilitación.

¿Qué tipo de solución recomendaría?

Deben existir charlas sobre este tema de orientación, de ver el problema y
proponer soluciones, debates, generar decálogos y tener consejos que hablen con
las mujeres para saber qué hacer en estos casos, y más importante aún, crear
organismos contra la violencia de la mujer.