You are on page 1of 11

Crónica de

al-Ándalus
en La Serranía
De los nombres de sus gentes y sus lugares
(I)

.

CSIC) con paciencia y brillo por el inolvidable D. estas variadas cuestiones sobre al-Ándalus. realidad aquella propuesta al inaugurar esta sección en este volumen tercero de Takurunna. PRESENTACIÓN Virgilio Martínez Enamorado Hace tiempo que. si bien con un ánimo fundamental de restitución histórica retrospectiva a partir de la documentación de los conquistadores castellanos. nos planteamos la necesidad de incorporar una sección a nuestra Takurunna. El autor. la legenda- ria Crónica Arqueológica de la España musulmana publicada en la revista Al-Andalus (Madrid-Granada. la Serranía de Ronda. Anuario de Estudios de Ronda y la Serranía. Leopoldo Torres . issn: 2253-6191 temática. movidos por la certeza de que la prolija documentación gene- rada después de la conquista castellana en la Serranía de Ronda y áreas aledañas po- día permitir un relato alternativo sobre tantas cosas de un contenido histórico ajeno a la gran historia factual y a las descripciones de los arqueólogos. Nuestro modelo. El formato. n. al-Ándalus y la conquis- ta que acarreó su extinción. hasta el Estrecho de Gibraltar.º 3. entendida con una cierta licencia como el Occidente de la actual provincia de Málaga y la montaña gaditana. como sucede con dos de las tres contribuciones que ahora presen- tamos. La takurunna. Hacemos. los nombres de sus gentes y lugares que harán de esta sección una previsible incursión por los caminos de la onomástica y la toponimia. que lla- mamos Crónica de al-Ándalus en la Serranía: De los nombres de sus gentes y sus lugares. a la manera de misce- lánea. nuestro buen amigo y colega Francisco Siles Guerrero. que son muchas y diversas. Este título resume a la perfección los presupuestos desde los cuales partimos. la crónica histórico-filológica de artículos breves. contenidas en la documentación castellana –o árabe. En ese proyecto se habrían de abordar asuntos de apariencia modesta que pudieran ser na- rrados de una manera ágil bajo un formato más de noticias un tanto desenfadadas y libres que de sesudos artículos. salvando las distancias. El territo- rio. de con- feccionar una verdadera crónica histórico-filológica en la que. año 2013. pp. si bien es bien conocido que esta documentación es sustancial- mente diferente a aquella–. El tiempo histórico. por consiguiente. 349-386. el que les escribe. Entendíamos Se trataba. aunque en muchas ocasiones vaya acompañado de otros investigado- res y colaboradores. fueran tratadas. casi siempre despo- jadas de su intrínseco contenido histórico. con evidente vocación de perdurabilidad. y así se lo hicimos saber al director de la Revista.

Capturando peces en el río Nacimiento de Ḏakwīn.1 Su solo recuerdo en estas líneas nos obliga. sino también visible. en el período andalusí (Virgilio Martínez Enamorado y Antonio Ordóñez Frías). issn: 2253-6191 1 Y con excelente criterio. la “Seca”. n. pp. 349-386. a colocar el listón no únicamente bien elevado. V takurunna. recopilada por Manuel Casamar en los siete primeros volúmenes (de un total de diez) de su Obra Dispersa. 2013. . publicada por el Instituto de España entre 1981 y 1988. Esteban López García y Manuel Becerra Parra). 352 Crónica de al-Ándalus en la Serranía Balbás entre 1934 y 1960. ¿Árabes en el Valle del Genal? El topónimo Guaitará de Pujerra y los Banū Tamīm (Virgilio Martínez Enamorado). 4. desde luego. Cómo llamaban los andalusíes al pinsapo (Virgilio Martínez Enamorado. La constatación historio- gráfica de una ancestral práctica piscícola. 2. 3. Lo que quedó de los banū Ifran en la Serranía de Ronda (Virgilio Martínez Enamorado).º 3. Estos son los trabajos que presentamos en el volumen 3 de Takurunna: 1.

Tras el topónimo se encuentra. A. V. which corresponds with “Arab’s River” (Wād al-‘Arab). Por lo que respecta en primer lugar a los fenómenos que pudieron acontecer en el árabe antes de la castellanización. sobre el mismo. Palabras clave: Toponimia. Serranía de Ronda. Effectively. MARTÍNEZ ENAMORADO y J. 45-46. CHAVARRÍA VARGAS. pp.. pero sin duda responde al sintagma árabe Wād [al-]‛Arab. los clásicos de A. MARTÍNEZ ENAMORADO. n. 1932 (1991). who gave origin to the Benitamín or Bentomí farmstead. se emplaza en el término municipal de Pujerra.º 3. 1986. s. TERÉS SÁDABA. STEIGER. 314-332. CORRIENTE. entre otros trabajos. árabes. Para algunos topónimos de la Serranía afectados por este fenómeno. un grupo árabe muḍarí. F. Summary: One of the few testimonies of the Arabic presence in the etnonymy of the Serranía de Ronda is Guaitará (in Pujerra).1 tan frecuente en al-Ándalus en este étimo. 380 Crónica de al-Ándalus en la Serranía [4] ¿ÁRABES EN EL VALLE DEL GENAL? El topónimo Guaitará de Pujerra y los Banū Tamīm Virgilio Martínez Enamorado Resumen: Uno de los escasos testimonios de la presencia árabe en la etnonimia de la Serranía de Ronda es Guaitará (en Pujerra) que identificamos con un “Río del Árabe” (Wād al-‘Arab).2 1 La imēla es uno de los fenómenos fonéticos mejor conocidos en el árabe andalusí. 2013. n. 1977. resultado toponímico que se explica por la actua- ción de varios procesos fonéticos que afectan tanto al árabe como al posterior resul- tado castellano. V. en concreto para producir construcciones toponímicas con la presencia de Hui. the toponym indicates the muḍarí Arabic group of the banū Tamīm. issn: 2253-6191 produce la palatización de ā > ī (Wād > Wīd). 2015. en el sintagma está presente la imēla extrema que takurunna. pp. pp. un arroyo y un vértice geodésico de 964 m. m. que son el origen de la alquería de Benitamín o Bentomí. 2 E. El topónimo de Guaitará. El topónimo aparece transformado en grafía castellana. Serranía de Ronda. en efecto. que designa un pago con su venta. Güi y variantes. . beréberes. el de los banū Tamīm. Berbers. Key words: Toponymy. 2010. 22-25. pp. 349-386. Arabs.

takurunna. sintagma en singular que habría de ser entendido como representación de Árabes. la se- cuencia sería la siguiente: Wād al-‛Arab> Wīd al-‛Arab> Guitalarab > Guaitará. 2013. F. La razón se nos antoja diáfana y se puede explicar sin argumentos sofisticados: en la región y. particularmente. A. 78. . pp. Nadie llama a 3 F. de manera indirecta.3 Por el contrario. viene a confirmarlo. 2010. 51. p. CORRIENTE. de la –b final en el nombre ‛Arab. 349-386. p. 1992. n. explicando el topónimo serrano Arriate. que el artículo <al-> en estado constructo se diluye. J. asimismo. Se observa.º 3. sí que parece fenómeno típica- mente castellano la pérdida. 47. pues señala Corriente que la frecuencia con la que se da el paso de una a la otra puede llevar a pensar que la realización oclusiva sorda llegó a conocerse en al-Ándalus. issn: 2253-6191 En una comarca como la Serranía de Ronda llama poderosamente la atención que un curso fluvial lleve el añadido “del Árabe”. CORRIENTE. CHAVARRÍA VARGAS y V.De los nombres de sus gentes y sus lugares (I) 381 Ruinas de la venta de Guaitará. en el valle del Genal el predominio de los grupos clánicos beréberes o imaziguen hubo de ser abrumador y este testimonio. MARTÍNEZ ENAMORADO. por posición debilitada. Por tanto. 1977. p. junto al camino de Igualeja a Estepona No estamos seguros que la transcripción de la oclusiva sorda <t> por <d> en wād (d > t) sea un fenómeno propiamente castellano.

CHAVARRÍA VARGAS.7 Son ellos los que andan detrás del topónimo Guaitará que consta en el mapa de 1917. A. sí que podemos aportar una hipótesis para identificar al qawm árabe o a los árabes que otorgaban el nombre al Wād [al-]‘Arab de Pujerra. MARTÍNEZ ENAMORADO y J. doc. 1917. 7 de febrero de 1491). 382 Crónica de al-Ándalus en la Serranía un arroyo del árabe o de los árabes si son muchos los grupos que se identifican como tales. SALAS ORGANVÍDEZ. Instituto Geográfico Nacional. 7 El estudio de este topónimo y de los otros dos citados más arriba en V. p. M. n. por lo demás. IGLESIAS GARCÍA. n. issn: 2253-6191 habían de deponer en el pleito que seguía Juan de Lara en nombre de la ciudad de Ronda. en el camino que desde Pujerra (Bušārra) conduce a Igualeja (al-Walaŷ). por cuya presencia un arroyo de esta amplia comarca portaba el complemento “de los alárabes”. 5 Sobre todo ello. aliados de aquellos desde tiem- pos anteriores a su radicación en al-Ándalus y cuyo asiento fijamos en la fortaleza de Ortales. e del dicho arroyo de los Alárabes por la Fuente de la Teja […]. 2014a. 2010. J. pp. este curso fluvial se denomina así porque habían de ser pocos los que se identificaban como árabes en el conjunto comarcal.8 en un contexto definido por la presencia de otros etnónimos árabes: 4 Archivo del Cabildo de la Catedral de Málaga (ACCM). 304. MARTÍNEZ ENAMORADO. reproducido en M. que dan nombre al iqlīm o distrito desde el siglo viii cuya cabecera era Qal‘at al-Ward (que identifica- mos con la fortaleza de Matrera). pp. 2004. 6 La expresión romanzada es extraordinariamente larga para traducir simplemente “arroyo de los alárabes”. legajo 56. M. n.ª GUTIÉRREZ LÓPEZ y L.4 El contexto geográfico de la Sierra de Cádiz también está definido en este caso por la presencia de dos grupos clánicos beréberes: el de los Magīla. J. 349-386. 2013. para el examen de los testigos que takurunna. IGLESIAS GARCÍA. . extraño al contexto serrano denominaciones de cursos fluviales de árabes y en un documento del Archivo Catedralicio de Málaga se incluye la referencia a un lugar que se traduce por “arroyo de los Alárabes”: E desde la dicha Peña Abejera a la parte de Zahara al puntal de la Sierra de Gaydóvar.ª GUTIÉRREZ LÓPEZ y L. Por tanto.5 Desconocemos quiénes son y a qué grupo clánico (qawm) se adscriben esos árabes. 2015. 224. La ubicación junto al río de una alquería de nombre Benatamín. sobre los términos de aquellas sus tierras y esta referida ciudad (Ronda. respectivamente. nos permite adjudicar a este grupo clánico la responsabili- dad de tal hidrónimo. y el de los Ṣaddīna. MARTÍNEZ ENAMORADO.6 Por el contrario. Entendemos que “arroyo de los Alárabes” se esconde bajo la expresión Handacalat (> Jandaq al-‘Arab). remitimos a V. 222-233 y 162-169. do está el quebradero de las peñas y de allí al arroyo de los Alárabes. puede tratarse de una interpretación castellana de un sintagma más largo. 8 Mapa Topográfico Nacional [MTN]-1065 [“Marbella”]. No es.ª A. de su villa de Zahara y de su lugar de Grazalema. seguramente quebradero de las peñas y […] al arroyo de los Alárabes.º 12: Comprende el interrogatorio que se presentó por parte del señor duque de Cádiz. Madrid.º 45.º 3. que se dice en el arávygo Alhandra Gualhara Handacalat. V.

pp. como expresión gráfica más aproximada al original árabe. como se ha demostrado en varias contribuciones. La alquería se documenta con otras grafías perfectamente coherentes con la pre- ponderante de Benatamín: Benitomí. 1979. en prensa. URBANEJA ORTIZ. MARTÍNEZ ENAMORADO. 2003. Rosell. en Residencia 1494 y en Residencia 1500a-1500b. Benitamín. I.12 takurunna. pp. Benitamin. 621). por su parte. índices. etc. Andrés Bernáldez (Historia de los Reyes Católicos. 1997. MARTÍNEZ ENAMORADO. pp. 2003.10 Tanto en Erección Parroquial de 1505 como en su Reformación de 1510 figura la misma grafía: Bentomín. CHAVARRÍA VARGAS. C. p. Por analogía formal suele confundirse frecuentemente con el Bentomiz (Munt Mās)11 de la Axarquía malagueña. Benthomiz/Bentomiz. 11 A pesar de su apariencia. 88-92. este Bentomiz de la Axarquía no es. E. 12 M. issn: 2253-6191 9 Sobre ese topónimo toloxeño. 489-490. p.º 3. 2013. 349-386. todo ello reproducido en C. MARTÍNEZ ENAMORADO. tras Igualeja y antes de Pujerra. registra el lugar de Benicami. A. 2008. V. grafía extraña que es resultado de una segura confusión paleográfica entre las grafías <c> y <t>. ACIÉN ALMANSA. ed. un etnónimo. 381. J. Sabemos que en 1492 poblaban la alquería de Benatamín diecisiete varones mayores de dieciséis años en edad de hacer la azala. 10 V. p. como el de Tolox. 69. LÓPEZ GARCÍA y V.9 que responde muy probablemente a la kunya Abū l-Ḥaŷŷ. . n.De los nombres de sus gentes y sus lugares (I) 383 Venta y arroyo de Guaitará en el primer mapa topográfico del término de Pujerra (1874) en esa zona hallamos un Bolage.

Terés Sádaba. 21 M. doc. 339. GUICHARD. 17 Véase sobre esa etimología V.13 a los que Ibn Ḥazm dedica en su Ŷamharat al-ansāb un apartado con distintos detalles. 171. A partir de ahí. DJAÏT. por los mismos que fundaron esta alquería de la Serranía. 163. 75. vi y 364 tras analizar el Ta’rīj al-‘ulamā de Ibn al-Faraḍī. 19 Referencias a esa sorde hostilité de carácter histórico en H. BARCELÓ. es sabido que una de las revueltas beréberes acontecida en Tākurunnā terminó con parte de los sediciosos obligados a instalarse en Talavera. 165. 166. es lógico pensar que el primer lugar de asentamiento fuese este de la Serranía y en la co- marca algecireña. JIMÉNEZ MATA.14 Su participación en la migra- tion armée yamanite de la que habla Hichem Djaït15 revela su integración en alianzas cuya composición solo puede ser desentrañada a nivel local. 15 Referencias a los banū Tamīm en H. pp. Guichard. al hidró- nimo “Río del Árabe”. M. p. issn: 2253-6191 pp. al-Hamdīn.º 14. . 16 M.º 3.18 se corresponde con el grupo rival de estos Tamīm. Ŷamhara. DJAÏT. ed. 38-39. 1976. 2004. p. incluso. 20 Sobre el lugar de Alhendín de Granada. trad.20 Y aunque no hay constancia en las crónicas árabes de su presencia en esta zona. pp. los Hamdān19 (en el topónimo. Precisamente. 1976. nota 80. castellana E. A. regiones para las que se cuenta con registro documental.16 En el caso de la Serranía de Ronda (valle del Genal). nota 8. 1976. Sobre los banū Hamdān en al-Andalus. eran de los pocos árabes que se emplazaron en esta zona lo que a lo pos- tre da sentido cabal. es evidente que participaron de un pacto con los grupos beréberes instalados en la comarca del Havaral (de al-Hawwāra)17 con seguridad en el siglo viii. por excepcional en ese contexto de qawm-s imaziguen. CHAVARRÍA VARGAS. 93-95. se puede argumentar que se dispersaran por el territorio de al-Ándalus. A. nota 272 y p. n. pp. pp. 151-155. especialmente Talavera y la Marca Media. 208 y 209. los Tamīm. pp. resulta curioso comprobar cómo otro de los escasos etnónimos árabes de la Serranía. Lévi-Provençal. 169. takurunna. p. 13 Hasta diecinueve nisba-s al-Tamīmī recoge en al-Andalus P. pp. 2010. consúltese P. el de una alquería llamada de Alhendín. 1976. 2007. 14 IBN ḤAZM. que figura en los sucesos del Calaluz (1501). n. por imēla. FIERRO. pp. 309-310. CASTILLO RODRÍGUEZ. 173.ª C. índices. 1990. Precisamente.21 tal vez por los parientes o. 2013. MARTÍNEZ ENAMORADO y J. MARTÍNEZ ENAMORADO y J. 349-386. E. 203. 384 Crónica de al-Ándalus en la Serranía El origen del etnónimo de Banī Tamīm no ofrece dudas: se trata de unos árabes muḍāríes del grupo de los Ilyās. 173. como en la alquería de la Vega granadina de Alhendín). 358. 199-200. 359. nota 39. 18 V. 2007.

Al-Ándalus desde la periferia. M. (1990). P. E. M. Diputación. Madrid. “Les Yamanites à Kufa au I.). Os rostos da cidade. Fontes (coords. pp. La Granada islámica. Una memoria singular y per- sistente. (1976). Instituto Hispanoárabe de Cultura. 567-773. XIX/II. 3 vols. Ronda y su Serranía en tiempo de los Reyes Católicos. Krus.. issn: 2253-6191 Andalus. 33-59. (1997). Málaga. Universidad. F. A los pies de Matrera (Villamartín. 1977.. de Alcalá (ordenado por raíces.De los nombres de sus gentes y sus lugares (I) 385 BIBLIOGRAFÍA ACIÉN ALMANSA. 2013. MARTÍNEZ ENAMORADO. BAE.ª C. F. M. LÓPEZ GARCÍA. Lisboa. Terés Sádaba. DJAIT. 1. ŶAMHARAT AL-ANSAB AL-‘ARAB. Contribución a su estudio geográfico-político-administrativo a través de la toponimia. anotado y fonémicamente interpretado). A. 1938. E. Málaga. «Crónica de los Reyes de Castilla» tomo lxx. ed. Historia de los Reyes Católicos don Fernando y doña Isabel. L. Cádiz). 7. “Matrera y su alfoz: la toponimia andalusí”. Mª . MARTÍNEZ ENAMORADO (en prensa). pp. BARCELÓ. M. GUICHARD. Madrid. H. XXII (1957).º 3. de C. IBN ḤAZM. V. Traducción española de la parte relativa a al-Ándalus por E. L. edición crítica de ‘Abd al- Salām Muḥammad ibn Harūm.. Contribución al estudio de la toponimia latino- mozárabe de la Axarquía de Málaga. en AA. Madrid. ______ (1992). El paisaje de Tolox a través de su toponimia andalusí en documentación castellana. BERNÁLDEZ. 55-111 y 337-369. FIERRO. A. Al-Baraka. Lévi-Provençal. 349-386. Barcelona. El Cairo. L. Al- takurunna. Madrid. corregido. Barral. en AA. VV. (1977). Granada. Un estudio arqueológico del oriente de Šidūna. Lisboa medieval. El léxico árabe andalusí según P. MAPFRE. Estructura antropológica de una sociedad islámica en Occidente. J. “Linajes árabes en al-Ándalus según la Ŷamhara de Ibn Ḥazm”. 148-181. (1979). pp. Los banū Ru‘ayn en al-Ándalus.ª ed. n. (2007). (2004).. III. J. vol. Oliveira y J. CORRIENTE. París. ed.er siècle de l’Hégire”. Árabe andalusí y lenguas romances. y V. Universidad. pp. Málaga. CEDMA. Livros Horizonte. VV. Granada. ______ (2015). (2003). A grammatical sketch of the Spanish Arabic dialect bundle.. La formación de una sociedad musulmana en tierras malagueñas (siglos viii-x). JIMÉNEZ MATA. Al-Ándalus. Rosell. Journal of Economic and Social History of the Orient. (1976). CHAVARRÍA VARGAS. “Os ulemas de Lisboa”. ______ (1988). pp. Universidad Complutense.

). Martínez Enamorado (coords.. E. V.. (2004). Urbaneja Ortiz. Una valoración desde la arqueología social”. VV. CASTILLO RODRÍGUEZ (2007). 69. iv. Cádiz). CSIC. Madrid. V. Villamartín. Toponimia mayor de la Serranía de Ronda. Materiales para el estudio de la nómina hispanoárabe. en AA. CHAVARRÍA VARGAS (2010). (2008). Martínez Enamorado (coords. villes médiévales du Maroc et d’al-An- dalus. El fin de al-Ándalus en la Serranía de Ronda. Editorial La Serranía. Obra Social “La Caixa” y Ayuntamiento de Villamartín. V. _____ (2015). J. approche historiographique et archéologique”. Villes et sites archéologiques du Maroc (VESAM). Sevilla. Editorial La Serranía y Real Maestranza de Caballería de Ronda. La transición de Ronda a la Modernidad. VV. Martínez Enamorado y J. MARTÍNEZ ENAMORADO. Ronda. C. issn: 2253-6191 2008.ª GUTIÉRREZ LÓPEZ y L. Residencia 1500a/1500b. Ronda. pp. legajo 613. Editorial La Serranía. URBANEJA ORTIZ. M. A. 63-86. Ronda. MARTÍNEZ ENAMORADO.. IGLESIAS GARCÍA (2014a). 83-117.. Rabat. Lazarev y V. reproducida en C. “Residencia incoada a Serrano”. A los pies de Matrera (Villamartín. 1932 (1991). Marbella y su Tierra en el tránsito de la época musul- mana a la cristiana. “L’iqlīm Ṣaddīna d’al-Andalus. CEDMA. 521-586. B. La rota del Calaluz. Editorial La Serranía.). Obra Social “ La Caixa ” y Ayuntamiento de Villamartín. . Archivo General de Simancas. 2. V. J. y J. Madrid. M. A. pp. Un estudio arqueológico del oriente de Šidūna. p. Une étude géographique. A. A. Contribución a la fonética del hispano-árabe y de los ara- bismos en el íbero-románico y el siciliano. Ministère de la Culture-Institut National des Sciences de l’Archéologie et du Patrimoine (INSAP). pp.ª Gutiérrez López y V. pp. Una propuesta de identificación para el lugar de la rota de Calaluz”. Véase Residencia 1500a/1500b. 386 Crónica de al-Ándalus en la Serranía Gutiérrez López y V. G..º 3. científicos).ª ed. 30 de mayo de 1500. takurunna. pp. Editorial La Serranía. M. en AA. CSIC. vol. (1986). VV. “Allí donde la gente de guerra fue vencida. Residencia 1494. n. 2013. his- torique et archéologique des sites de Ṣaddīna.. Málaga. y J. SALAS ORGANVÍDEZ.. Nómina fluvial. Akdim. STEIGER. 349-386.. Le Pays des Ṣaddīna. en AA. La región de Ronda tras su anexión a la Corona de Castilla. «Colección Takurunna» n. CRC. Villamartín (Cádiz). 267-412.º 4. MARTÍNEZ ENAMORADO. científicos). “Migración de tribus imaziguen y distritos en el oriente de la cora de Sidonia (kūrat Šiḏūna). Castillo Rodríguez (coords.ª A. TERÉS SÁDABA. Martínez Enamorado (dir.