You are on page 1of 10

11 de Noviembre de 2016

D.ª Karen Keenan
Directora, Above Ground
280 Albert Street, Suite 100
Ottawa, Ontario
Canada K1P 5G8

Estimada Sra. Keenan:

Tras la respuesta inicial de EDC, de fecha 11 de octubre de 2016, y después de diversos
intercambios de correo electrónicos con nuestro grupo de responsabilidad social
empresarial (RSE), me complace contestar de forma más detallada a su carta de fecha 21
de septiembre de 2016 sobre empresas que operan en los sectores de gas y petróleo en
Colombia, y que se refiere al informe El costo humano del petróleo, de la Federación
Internacional de los Derechos Humanos.

El presidente y director ejecutivo de EDC, Benoit Daignault, me ha remitido su correo en
calidad de vicepresidenta sénior de Asuntos Corporativos, a través de la cual desempeño
las funciones de RSE en EDC. Soy relativamente nueva en este puesto y agradezco esta
oportunidad que me brindan de dirigirme a Above Ground y tratar directamente con
ustedes.

Para responder a la carta de Above Ground, hemos solicitado a Pacific Exploration &
Production (Pacific E&P) aclaraciones en relación a las cuestiones que plantea.
Concretamente, EDC pidió a Pacific E&P que explicase con más detalle sus políticas y
procedimientos y, lo que es más importante, sus prácticas ambientales y las relativas a los
derechos humanos. Además, EDC ha recabado información de terceros, en la medida de
lo posible y cuando ha estado disponible, para lograr una perspectiva más amplia de las
tendencias socio-económicas en Colombia y de sus posibles conexiones con el sector
extractivo.

También me gustaría aclarar que EDC no ha financiado actividades específicas en el
municipio de Puerto Gaitán, sino que la financiación concedida a Ecopetrol y Pacific E&P
estaba destinada a instalaciones empresariales generales. Independientemente de ello,
antes de realizar cualquier contrato de financiación, EDC analiza los riesgos sociales y
ambientales, análisis que tenemos en cuenta a la hora de tomar la decisión de
financiación.

El correo de Above Ground plantea cuatro preguntas a EDC, relativas, concretamente, a
las operaciones de Pacific E&P y Ecopetrol. Como creo que nuestro equipo de RSE le ha
informado a lo largo de los años, EDC tiene obligación de respetar la cláusula de
confidencialidad respecto a la información de nuestro cliente.
Le agradecemos que haya planteado sus preguntas e inquietudes y entendemos que se
trata de una oportunidad para ser lo más transparentes posible, respetando a su vez
nuestras obligaciones jurídicas. A este respecto, nos puede resultar difícil responder
directamente a sus preguntas, dado que la información que ustedes buscan se refiere a
datos de nuestro cliente. En realidad, una de las formas más eficaces de abordar esta
cuestión sería que Above Ground se comunicase directamente con Pacific E&P en relación
a los asuntos planteados por la FIDH.

Han transcurrido varias semanas desde que recibimos su carta y el motivo de dicho
retraso en la respuesta se debe a que deseamos ser lo más transparentes posible en
relación a las cuestiones que plantean. Concretamente, hemos dedicado las últimas
semanas a analizar en detalle sus inquietudes con respecto a Pacific E&P. También hemos
confirmado con ellos que agradecerían la oportunidad de reunirse con ambos, Above
Ground y la FIDH. De hecho, si fuera de interés para su organización celebrar esta
reunión, nos daría una ocasión para responder a sus preguntas de una forma mucho más
directa.

Mientras tanto, y con el consentimiento de nuestros clientes, hemos dado un paso más y
adjuntamos un documento de Pacific E&P que responde punto por punto a las cuestiones
que plantean en su carta.

Por parte de EDC, aunque no podamos responder directamente a sus preguntas sobre los
préstamos de EDC a Ecopetrol y Pacific Rubiales —debido a las limitaciones anteriormente
mencionadas—, podemos proporcionar información sobre el proceso que sigue EDC en
todas sus operaciones de financiación empresarial general.

1. ¿Era EDC consciente de estos riesgos cuando aprobó la financiación de
Ecopetrol y Pacific Rubiales? ¿Cómo evaluó EDC los procesos de diligencia
debida de Ecopetrol y Pacific Rubiales para prevenir, mitigar y reparar los
impactos negativos ambientales y sobre los derechos humanos, pasados,
presentes y/o potenciales, vinculados a la extracción de petróleo en el
yacimiento de Quifa y Rubiales?

Antes de conceder financiación empresarial a cualquier empresa, EDC lleva a cabo un
examen exhaustivo de las prácticas organizativas del prestatario en materia de RSE.
EDC únicamente decide conceder financiación cuando concluye que la empresa
dispone de políticas y prácticas de RSE bien concebidas y se ha comprometido a
llevarlas a cabo.

También se solicita a aquellas empresas que operan en regiones con mayor riesgo en
el ámbito de la RSE que pongan en marcha las políticas, prácticas y sistemas
necesarios para gestionar situaciones específicas de su sector en el país en cuestión.
EDC procura igualmente adquirir un mayor conocimiento de los planes de aplicación de
la empresa para medir el modo en que gestionará posibles situaciones que se puedan
presentar. A este respecto, EDC busca indicadores como la adopción de los Principios
Voluntarios en Seguridad y Derechos Humanos (PVSDH) y los Principios Rectores
sobre las Empresas y los Derechos Humanos, así como el modo en que la empresa
pone en práctica estos compromisos.

2. ¿Qué garantías aportaron Ecopetrol y Pacific Rubiales a EDC, en caso de que
aportaran alguna, en materia de prevención, mitigación y reparación para
violaciones de los derechos humanos y daños ambientales?

De nuevo, EDC únicamente presta apoyo a empresas cuando está segura de que
disponen de los sistemas necesarios para prevenir, mitigar y reparar cualquier daño
potencial. EDC procura también obtener pruebas de terceros sobre vigilancia o
certificación de las prácticas, como el cumplimiento de las normas ISO o las auditorías
de los PVSDH.

3. ¿Qué medidas ha tomado o tomará EDC a la luz de la información que figura en
el informe adjunto?

Desde la recepción del correo de Above Ground y del informe de la FIDH, EDC ha
emprendido un análisis exhaustivo para examinar la información proporcionada, y ha
llevado a cabo las siguientes actuaciones, entre otras:

 Solicitud de aclaraciones y de más información a Pacific E&P sobre datos
concretos, así como sus respuestas al respecto.
 Análisis de estas respuestas en función de los compromisos adquiridos por Pacific
E&P en materia de RSE.
 Análisis de diversas opiniones de terceros, como las decisiones judiciales de los
tribunales colombianos y los resultados de la investigación de la OIT en relación a
algunas demandas laborales mencionadas en el informe de la FIDH.

4. ¿Qué medidas ha adoptado o adoptará EDC, ante la información sobre las
recientes amenazas de muerte que han recibido algunos líderes comunitarios
críticos con las actividades de los clientes de EDC?

Recomendamos encarecidamente a Above Ground o a la FIDH que comuniquen a las
autoridades competentes de Colombia, así como a la Embajada de Canadá en Bogotá,
cualquier información que dispongan en relación a amenazas de muerte.
Entendemos que su organización pueda tener un punto de vista diferente sobre el
informe de la FIDH. Me gustaría reiterar que Pacific E&P nos ha informado que estaría
dispuesto a reunirse con Above Ground y la FIDH, más allá de las numerosas
reuniones que la empresa ya ha mantenido con la FIDH. Además, tengo entendido que
nuestros grupos de RSE también han transmitido a Above Ground una invitación para
celebrar una reunión, lo que podría constituir una oportunidad mejor para que ustedes
nos transmitan sus inquietudes y podamos debatir sobre algunas de las cuestiones que
plantea el informe de la FIDH.

A título personal, les agradecería me brindasen la oportunidad de saber más sobre
Above Ground y su misión, con vistas quizás a encontrar un terreno común para
trabajar conjuntamente en la promoción de buenas prácticas de RSE en el seno de la
comunidad empresarial canadiense, especialmente cuando las empresas canadienses
actúan en ámbito internacional.

Atentamente,

Catherine Decarie
Vicepresidenta sénior
Asuntos Corporativos
Export Development Canada

c.c. Antoine Bernard, FIDH
Jomary Liz Ortegón Osorio, CCAJAR
Neil Martin, PASO International
Benoit Daignault, EDC
Alejandro Jiménez Ramirez, Pacific E&P
[5]

APÉNDICE

Pacific E&P (en adelante la empresa o la Empresa) ha aportado las siguientes respuestas
en relación con sus políticas y sistemas y sobre el modo en que se aplican en las
operaciones que realiza en Colombia, y, concretamente, siguiendo la estructura que figura
en el correo de Above Ground.

Declaración de Above Ground sobre derechos indígenas

 El 16 de diciembre de 2015, la Corte Constitucional Colombiana ordenó a Pacific E&P
suspender de inmediato sus operaciones en una parte del bloque Quifa. La Corte estimó
que no se había consultado de forma adecuada al pueblo indígena Sikuani, cuyo
territorio se ve afectado por las operaciones de la empresa, en relación con la actividad
de la empresa y su posible impacto, violando así sus derechos fundamentales.
 Además, la investigación constató que en otras dos consultas en las que participaron las
comunidades indígenas afectadas, no se contó con la implicación de la Defensoría del
Pueblo o el Ministerio Público, incumpliendo los requisitos legales.

Respuestas de Pacific E&P:

• Tras la decisión del tribunal de que suspendieran las operaciones hasta que se llevase a
cabo un proceso de consulta previa, Pacific E&P interrumpió sus actividades hasta que se
realizó un proceso de consulta con la comunidad indígena.

• Además, Pacific E&P observó que, en Colombia, el prerrequisito de consulta previa está
relacionado con la certificación de la presencia de comunidades indígenas por parte del
Ministerio del Interior en la zona objeto de la licencia. Cuando se emitió dicha licencia, esta
condición no existía, ya que en gran medida a la población Sikuani se había trasladado
fuera de la zona que cubría la licencia.

• Además, Pacific E&P observa que la decisión de la corte de compensar las actividades en
una zona de transición de 2 km alrededor del territorio indígena no tenía precedentes, por
lo que Pacific E&P no podía haberla previsto.

• Cumpliendo con el mandato del tribunal, Pacific E&P llevó a cabo el proceso de consulta
con la comunidad de Vencedor Piriri durante los meses de marzo y abril de 2016, con
acompañamiento de las instituciones gubernamentales. Después de alcanzar un acuerdo
para compensar las actividades descritas en la sentencia, la Empresa notificó al tribunal su
cumplimiento y se reanudaron las operaciones.

• Hacia finales de junio de 2016 Pacific E&P celebró una serie de reuniones con Vencedor
Piriri para definir los procesos de compensación de acuerdo al plan de vida de la
comunidad. A fecha de hoy, se ha ejecutado un tercio de la compensación acordada, con
un proyecto ganadero productivo que promoverá aún más la vocación agrícola regional y
mejorará la situación social y económica de estas comunidades indígenas. Pacific E&P
observa que estos acuerdos, así como sus actividades en general, están sujetos a
revisiones periódicas por parte de las autoridades.
[6]

• Pacific E&P lleva a cabo el proceso de Consentimiento Libre, Previo e Informado (CLPI)
del modo siguiente:

• La Empresa realiza una serie de etapas a través de las cuales pretende lograr el
CLPI. Estas etapas son las siguientes: preconsulta, apertura, análisis y
determinación de impactos, formulación de acuerdos, protocolización, seguimiento
de los acuerdos y cierre del proceso. En el proceso de preconsulta la empresa
recibe la “luz verde” de la comunidad para intervenir, en cuyo caso se pasa a la
segunda etapa.

• He ahî, la primera prueba de la empresa sobre la realización de la CLPI es, en
realidad, haber pasado de la fase de preconsulta a la siguiente fase y, en el caso
de T-764, avanzar para continuar con los acuerdos alcanzados en la fase de
protocolización. Si la Empresa no hubiera logrado alcanzar un acuerdo para entrar
en el territorio, habría devuelto el bloque, como hizo en el caso del bloque 137 en
Perú.

• Se pueden obtener copias de las actas de las reuniones mediante solicitud al
Ministerio del Interior, que es la entidad encargada de gestionar este registro
público.

• La Empresa también lleva a cabo un plan voluntario de inversión social en
Vencedor Piriri, que este año se ha centrado en ampliar las prácticas agrícolas y
en ayudar a la comunidad con paquetes de alimentos para contribuir a garantizar
la seguridad nutricional.

• Todo lo anteriormente mencionado se realiza sin perjuicio del diálogo constante y
directo con la parte interesada que llevamos a cabo en la comunidad, junto a
nuestro equipo especializado en el terreno. Nuestra relación con la comunidad de
Vencedor Piriri ha sido muy positiva, a pesar del mandato constitucional.

• Pacific E&P informa que el Ministerio del Interior programó las reuniones sobre la consulta
previa con tiempo suficiente para permitir que las instituciones pudieran organizar su
agenda y asistir. Entre los organismos invitados estaban la Procuraduría, la Defensoría del
Pueblo y la Secretaría de Asuntos Indígenas (municipal). En diversas ocasiones, estos
organismos han declinado nuestra invitación a participar o no han respondido. Pacific E&P
informa que la legislación colombiana exige que se invite a estas partes a participar, pero
su presencia no es necesaria. Dicho esto, Pacific E&P informa que la Secretaría de
Asuntos Indígenas del municipio de Puerto Gaitán asistió a diversas reuniones. Además,
en las reuniones de seguimiento de la consulta, la Empresa informa que el Gobierno
regional del departamento de Meta envió a un representante, al igual que la Defensoría del
Pueblo.

Declaración de Above Ground sobre medio ambiente
[7]

 Los datos recogidos en 2016 revelan que el volumen de los vertidos de aguas residuales
realizado por Pacific E&P en el caño Rubiales superaba en un 47 % el volumen
autorizado en las licencias ambientales de la empresa.
 Entre abril de 2013 y mayo de 2016 la Red Sismológica Nacional y el Servicio Geológico
de Colombia registraron 976 sismos en la zona. Esta actividad sísmica sin precedente
coincide con un aumento de la producción de crudo y de la reinyección de agua en los
campos de Quita y Rubiales. Ni el Estado ni las empresas implicadas evaluaron el riesgo
de mayor actividad sísmica a causa de la reinyección de agua antes de comenzar las
operaciones petroleras.
 Las personas que residen en los campos de Rubiales y Quita informaron de una reducción
en el agua subterránea disponible, que relacionan con la reinyección de aguas
residuales. El 80 % de los 238 residentes encuestados informaron asimismo de que las
fuentes locales de agua se contaminaron después del inicio de la extracción de crudo.
Casi el 50 % de las personas entrevistadas indicaron que la contaminación del agua
había afectado a su consumo diario de agua.

Respuestas de Pacific E&P:

• Pacific E&P informa que ANLA, la autoridad ambiental colombiana, supervisa la medición
de aguas residuales relacionadas con el sector extractivo. En consecuencia, la ANLA lleva
a cabo un mínimo de dos auditorías aleatorias al año y visita las operaciones de la
empresa para comprobar el cumplimiento de los requisitos establecidos en su licencia.
Estos procedimientos de monitoreo son realizados y certificados por un tercero, que
comunica los resultados a la ANLA en el Informe de Cumplimiento Ambiental (ICA) que se
elabora cada dos años, y que se suma a la recogida de datos que lleva a cabo
periódicamente la Empresa. La última visita fue realizada en abril de 2016. En todas las
auditorías, la empresa cumplió con todos los requisitos.

• Pacific E&P informa que ha seguido muy de cerca la actividad sísmica. En 2013, Pacific
E&P invirtió en la instalación de sismógrafos operados por un tercero independiente en el
campo de Rubiales, actualmente operados por Ecopetrol, para reunir datos que transmitió
al Servicio Geológico de Colombia. La empresa confirma que la actividad era de tipo
microsísmico, sin que excediese nunca el nivel 3 en la escala de Richter, lo que tuvo poco
o ningún efecto en la superficie. Más recientemente, la vigilancia constató una reducción
significativa de la actividad desde el 2015. La Empresa continúa supervisando la actividad
y sigue comprometida en transmitir la información a las autoridades colombianas. Sin
embargo, desde el 30 de junio de 2016, Pacific E&P ya no es el operador del campo de
Rubiales. Pacific E&P informa que el Colectivo Alvear y la FIDH han interpuesto una
demanda contra la Empresa sobre esta cuestión, lo que constituye un mecanismo
adecuado para valorar la alegación.

• En las páginas 53 y 54 de nuestro Informe de Sostenibilidad 2015 abordamos el estrés
hídrico (escasez de agua) en nuestros bloques, de conformidad con las normas IDEAM
(Instituto de Hidrología, Meteorología y Estudios Ambientales). Según muestra el mapa,
tanto Rubiales como Quifa presentan un bajo nivel de estrés hídrico y el seguimiento
realizado por la empresa no muestra que se haya producido contaminación de las fuentes
existentes. Según las normas GRI, en la página 53 de este mismo informe, incluimos todo
el empleo de agua que hacemos indicando la fuente. Entre 2014 y 2015 el uso de aguas
[8]

superficiales se redujo en un 11 %, de 222.000 a 283.000 metros cúbicos. El uso de aguas
subterráneas ha pasado de un millón a 738.000 mil metros cúbicos, lo que supone una
reducción de más del 26 % en solo un año. Realizamos un estrecho seguimiento de su
calidad.

Declaración de Above Ground sobre derechos laborales

 Las entrevistas y la investigación documental realizada confirmó que se recurre a la
subcontratación ilegal. Más del 70 % de los trabajadores encuestados (el 92 % de los
cuales era subcontratado) realizaba actividades que los autores del informe califican
como "actividades misionales permanentes", según los criterios establecidos por la
legislación y la jurisprudencia de Colombia, y empleados igualmente por la Organización
Internacional del Trabajo (OIT).
 Aproximadamente el 80 % del personal encuestado manifestó que la empresa desalienta
la afiliación libre y voluntaria a un sindicato y expresó miedo a sufrir represalias en caso
de afiliarse al sindicato USO.
 El análisis realizado por la ENS (Escuela Sindical Nacional) revela que los contratos entre
Pacific E&P, las empresas subcontratistas y el sindicato UTEN infringen la normativa
internacional y cuatro normas internacionales en materia de libertad de asociación y de
derecho a negociación colectiva.

Respuestas de Pacific E&P:

• La Empresa informa que en este caso se cumplen los requisitos de la OIT y señala la
importante distinción entre trabajadores subcontratados y empresas temporales. Los
primeros se refieren a las personas que trabajan para contratistas designados por la
empresa para llevar a cabo un servicio concreto. Las últimas son utilizadas por la empresa
para realizar actividades temporales relativas a las operaciones básicas de exploración y
producción. La empresa observó que ambos son legales según la ley colombiana. Tras
haber examinado la actual base de contratistas, la Empresa informa que hasta la fecha ha
tenido menos de 60 trabajadores temporales, la mayoría de los cuales se ocupan de
funciones relacionadas con el catering y el transporte, o realizan actividades específicas
necesarias para una fase no permanente de las operaciones de la empresa.

• Pacific E&P observó que solo contrata a empresas legalmente constituidas cuya dirección,
y actividades económicas y técnicas son independientes y autónomas.

• Pacific E&P trabaja activamente para garantizar estos derechos, a través de reuniones
temporales con contratistas y empleados en las que se analizan las políticas y los
procedimientos, entre ellos el derecho de libre asociación y de negociación colectiva. La
Empresa informa que la mayoría de sus empleados están afiliados a UTEN y que, aunque
no se ha logrado alcanzar un acuerdo con la minoría de empleados afiliados a USO, en
estos momentos está aprovechando el procedimiento de arbitraje con el Ministerio de
Trabajo para resolver sus desacuerdos.

• Además, la Empresa exige a los contratistas firmar un anexo laboral en el que se
comprometen a cumplir todas nuestras normas laborales, incluida la libertad de asociación.
[9]

• Haciendo referencia concretamente a la supervisión del contrato UTEN-Meta Petroleum, la
Empresa informa que vigila las condiciones de trabajo y proporciona mecanismos
anónimos a través de los cuales es posible comunicar a la Empresa quejas sobre cualquier
vulneración de los acuerdos sindicales. Se trata de un mecanismo para que la empresa
garantice el cumplimiento de la legislación local e internacional y está concebido para
respaldarla.

Declaración de Above Ground sobre derechos humanos

 Las fuerzas del orden están investigando eficazmente acusaciones de persecución por
parte de Pacific E&P y de sus filiales. Las acusaciones de asesinato y agresiones físicas
contra manifestantes por parte de las fuerzas de orden público no avanzan.
 Las actividades ilegales de recopilación de información, incluida la vigilancia por parte de
empresas de seguridad privada y de Pacific E&P han intimidado a líderes sindicales y
obstaculizado la libertad de movimientos de sindicalistas, líderes comunitarios y
residentes en la zona.
 Existen acuerdos de cooperación opacos entre empresas petroleras (Pacific E&P y
Ecopetrol) y la Fiscalía, la policía nacional y varias unidades de las fuerzas de seguridad
pública. Uno de estos acuerdos formaliza la colaboración entre Ecopetrol y la Fiscalía
que investiga delitos penales vinculados a la industria petrolera. Además, entre 2009 y
2015, Pacific E&P aportó 58 millones de dólares a las fuerzas de seguridad nacional de
Colombia.

Respuestas de Pacific E&P:

• Pacific E&P, junto con otras 28 empresas de todo el mundo, es signataria de los Principios
Voluntarios en Seguridad y Derechos Humanos (PVSDH). Este compromiso implica
auditorías anuales y garantizar el cumplimiento de los requisitos relativos a la seguridad de
las operaciones y la expectativa de respetar y promover los derechos humanos.

• La Empresa también informa que el Comité Minero Energético y Guías Colombia han
reconocido que su compromiso con los PVSDH es efectivo. La Empresa también ha
difundido públicamente su Declaración de Derechos Humanos. La Empresa informa que
dispone de diversos mecanismos para garantizar que, si se infringe un derecho, existen los
medios para informar de ello de forma confidencial.

• Además, la Empresa informa que ha cooperado en todas y cada una de las cuestiones
relativas a sus acciones y ha denunciado públicamente que algunos sindicalistas o
activistas utilizan comportamientos intimidatorios para llevar a cabo su programa. Cuando
los sindicalistas se encuentran en las instalaciones de la empresa, esta les proporciona un
espacio seguro para defender su programa.

• La Empresa informa que se han interpuesto ante los tribunales demandas formales sobre
la restricción de la libertad de movimientos o de organización y movilización de los
trabajadores, y que estos se han pronunciado. La Empresa informa que estas sentencias
no respaldan la posición de los demandantes, al igual que ocurre con los pronunciamientos
del Ministerio de Trabajo y de la OIT. Además, la Empresa informa que la única restricción
[10]

que impone a la entrada en el yacimiento es el cumplimiento de las medidas de seguridad
e higiene. Dicho lo cual, la Empresa informa que los yacimientos de Campo Rubiales y
Quifa ocupan un área de 55.000 y 171.000 hectáreas respectivamente, en su mayoría en
terrenos abiertos con libertad de movimiento de personas y empleados.

• La Empresa informa que el Ministerio de Trabajo examinó la cuestión de la persecución de
sindicalistas y que resolvió no respaldar la credibilidad de las acusaciones.

• Las zonas en las que opera la Empresa han sido territorios tradicionalmente controlados
por la guerrilla por grupos paramilitares. La Empresa informa que cuando el Gobierno
concede una licencia para operar en estas áreas, recomienda contar con protección estatal
para entrar y salir de ellas de forma segura. Sin embargo, en muchas ocasiones, el Estado
carece de la capacidad necesaria para llevar a cabo estas actividades al ritmo que necesita
la empresa, razón que explica la creación de estos acuerdos de trabajo, que tienen por
objeto cubrir el coste del Gobierno para desplazar y alojar a las fuerzas públicas en estas
áreas remotas. La Empresa informa que estos contratos de trabajo están a disposición del
público, mediante simple solicitud al Ministro de Defensa y a Ecopetrol.