You are on page 1of 3

ANÁLISIS CRÍTICO

CAPÍTULO 4: DESAFÍO DE DATOS Y OPORTUNIDADES

Este capítulo trata de la comparación en manejo de datos en el campo del agua y la energía. La
data que se tiene en energía es mucho más precisa y mejor manejada en términos de estadística
y control, a diferencia del agua, que existe data, ya sea poca o desactualizada; esto se debe
principalmente a la economía que mueven ambas actividades. El sector energía pertenece a un
mercado global por lo que el movimiento es mayor, por el contrario, el agua se podría decir que
se maneja de manera local.

Se recalca la importancia de un buen monitoreo de los recursos hídricos, ya que estos presentan
una gran variabilidad en cuanto a distribución en tiempo y espacio. Una de las desventajas de la
falta de datos de los recursos hídricos es que no se puede priorizar en la toma de decisiones. A
su vez, al momento de implementar soluciones de energía no se toma en cuenta el impacto de
estas sobre el agua ni se evalúa las alternativas que existen para esto.

Es por esto que es necesario la actualización e interacción de data entre la energía y el agua,
porque ambos deben actuar dependientemente uno del otro para un mejor aprovechamiento
de estos recursos y asegurar un uso apropiado en ambos sectores.

CAPÍTULO 5: INFRAESTRUCTURA

En la actualidad existen muchas personas en el mundo que aún no tienen acceso a los servicios
básicos de agua y energía, la idea es lograr combinar estos dos sectores y tener una mejor
interacción para optimizar el funcionamiento de los mismos y así poder hacerlos llegar a una
mayor población, sin embargo, la inversión en infraestructura involucra mucho riesgo ya que no
siempre significa desarrollo.

Estimaciones señalan que los países en vías de desarrollo necesitan en promedio más del doble
del triple de sus gastos anuales, para inversión en infraestructura. Además, se estima que el 75%
de infraestructura en agua en países en desarrollo viene del sector público, ya que este solo no
puede financiar los proyectos de infraestructura, por lo que se requiere de una inversión del
sector privado. Sin embargo, especialmente en estos países es donde hay mayor riesgo en las
inversiones por lo que prefieren hacerlo en países con mayor desarrollo donde el riesgo es
menor.

En el caso de Tacna, se sabe que la ciudad cuenta con pocos recursos hídricos por lo que se
encuentra en una situación de estrés hídrico, por lo tanto, es fundamental una gestión eficiente
en cuando a estos recursos, además, sería adecuado integrar este sistema con el sector energía
para aprovechar al máximo los recursos.

Sin embargo, las políticas actuales aún están a favor del funcionamiento de ambos sectores de
forma independiente. Las soluciones sostenibles requieren la integración de los dos sistemas en
lugar de tenerlos en cuenta aisladamente. Por ejemplo:

-La combinación de una planta de desalinización con una de energía; en este caso la energía
necesaria para el proceso de desalinización se obtiene del calor perdido en la producción de
energía.
-Alternativas de fuentes de agua para el enfriamiento de las centrales térmicas; se puede usar
agua de mar para el enfriamiento con la desventaja que solo podría funcionar en lugar de la
costa, otra solución sería el agua proveniente de las plantas de tratamiento.

-Recolección de energía de agua residuales; digestión anaeróbica en agua residuales para
producir biogás que a la vez puede producir calor y energía a través de un proceso muy eficiente.

La complejidad de la interacción entre los sistemas de agua y energía requiere un enfoque que
complemente y potencie las sinergias de los sectores. El planeamiento de ambos sectores en
conjunto debe estar mejor integrado para poder tomar mejores decisiones y reducir las
ineficiencias.

En el caso de la región Tacna, aprovechar las aguas residuales para la producción de energía
sería algo necesario, ya que así se reduciría el consumo de agua para la generación de energía
en la misma región y permitiría un mejor alcance a los servicios básicos. Además, una manera
de integrar ambos sectores y asegurar un funcionamiento óptimo es la tenencia de información
actualizada y completa de los recursos hídricos.

CAPÍTULO 6: ALIMENTOS Y AGRICULTURA

El agua, la energía y los alimentos están vinculados de una forma compleja. Mientras que para
producir en agricultura se necesita de una cantidad de agua, a la vez una cierta cantidad de
energía es necesaria para la producción y distribución de esa misma agua. Por otro lado, utilizar
un sistema de riego presurizado puede ahorrar agua que comúnmente se desperdicia, pero
conlleva a un mayor uso de energía. Por lo tanto, es fundamental analizar las alternativas para
los distintos escenarios y condiciones que se puedan presentar y que permitan el mejor
aprovechamiento de los recursos sin tener mayor impacto sobre los otros.

La población alrededor del mundo crece exponencialmente, por lo que la demanda de alimentos
es cada vez mayor. La agricultura predominante en el mundo es la de secano, sin embargo, esta
solo produce un poco más de la mitad de su potencial si estuviera bajo una gestión adecuada de
riego, lo que nos lleva nuevamente al problema de la infraestructura del sistema de agua.

Potenciar los cultivos mediante una adecuada infraestructura de riego es una solución que no
solo sirve para satisfacer la demanda de alimentos, sino proveer de empleos a la región y sobre
todo a los pequeños agricultores y desarrollar así, conjuntamente la infraestructura con la
economía regional. Yendo de la mano con la electrificación de las zonas rurales (dotación de
servicios básicos en general), a cambio de preservar la seguridad alimentaria de la región Tacna.

Se tiene también la alternativa de utilizar la biomasa como fuente para generar un rango de
combustibles. Además de ser una forma de generar energía más limpia, invertir en un sistema
como este no solo generaría ganancias para los inversores, sino involucraría a los pequeños
propietarios, generando empleos y mejorando la calidad de vida.

Los cultivos toman solo la mitad del agua dotada para la irrigación por lo que claramente se
puede mejorar la eficiencia de este sistema. A pesar de que esta agua vuelve a ser parte del
caudal basal, en el caso del uso de agua subterránea para el riego no tendría sentido bombear
la misma cantidad de agua múltiples veces que al final se sabe que no va a ser utilizada, esto
significa un gasto de energía completamente innecesario.
Finalmente se busca proteger la escasez de agua para la producción agrícola y de energía,
además del abastecimiento poblacional y esto no se puede lograr más que con un adecuado
manejo de las cuencas, incluyendo un registro de datos completos y actualizados.

En cuanto a la región Tacna, sería ideal considerar la importancia que tiene la autosostenibilidad
de una región en cuando a sus recursos, si bien Tacna, así como otras regiones del sur del país, y
de la Costa en general sufren de escasez de agua, es necesario integrar los sistemas mencionados
en el documento, ya que principalmente en esta región se busca la solución al problema del
recurso básico del agua. Relacionando el manejo de los recursos hídricos, la energía y la
agricultura, se va a lograr un aprovechamiento óptimo de los mismos que trae consigo un
desarrollo en cuanto a calidad de vida y economía.