Amenazan diversos factores a las costumbres yoremes Por Luis Carlos Sánchez. Enviado Culiacán, Sin.

, 28 Oct (Notimex).- La drogadicción, la influencia de partidos políticos y la llegada de diferentes religiones han puesto en serio riesgo algunas de las manifestaciones de la cultura yoreme o mayo, en el noroeste de México, señaló hoy aquí el danzante del venado y promotor cultural, Leonardo Yáñez. En entrevista con Notimex, el especialista que ha convivido desde pequeño con grupos indígenas de esta región señaló que esos factores crean división entre las comunidades, en la participación en sus diferentes costumbres y, finalmente, la desaparición de algunas manifestaciones, como las danzas tradicionales. Indicó que "hay muchos danzantes jóvenes que están dejando la tradición" a causa de una droga sintética llamada "cristal", de muy fácil acceso por su precio bajo, que ha creado "un problema gravísimo en la población indígena no solo de Sinaloa, sino también de Sonora". Recordó que en un tiempo "fue el alcoholismo, después fue la marihuana y después la cocaína, ahora es el cristal que esta acabando con la población juvenil yoreme, es un problema gravísimo y no hay atención por parte de las autoridades". Además, añadió, la influencia de los partidos políticos entre las comunidades "esta dividiendo mucho a los indígenas ofreciéndoles despensas, créditos o la legalización de carros; algunos jalan con unos o con otros, pero esto provoca división políticamente que se refleja en la fiesta (idea del mundo yoreme)". A esta situación que pone en riesgo la tradición yoreme, Yáñez agregó que diferentes religiones que llegan a los poblados indígenas "están acabando con la fiesta, pues le prohíben al yoreme una vez que ingresa a ellas, bailar las danzas tradicionales". Los argumentos de los dirigentes de esos cultos, dijo, es que "con sus bailes no le están bailando al monte, a la naturaleza o a Dios, sino a Satanás, por lo que las religiones están sacando de las enramadas de la fiesta a los yoreme". Resaltó que "tenemos casos de grandes músicos, danzantes y gestores culturales que han abandonado la fiesta por ello". De acuerdo con el extinto Consejo Supremo Mayo, formado al interior de los gobiernos tradicionales indígenas, recordó Yáñez, la población de este grupo tan solo en el estado de Sinaloa asciende a alrededor de 12 mil personas, a los que se suman los que se localizan en Sonora o que han emigrado a otras entidades del país y Estados Unidos. Sigue Amenazan diversos. dos. Unidos Ante la ausencia de discusión sobre las

problemáticas que sufren estos grupos y el desinterés de las autoridades por investigar y tratar de buscar y aplicar políticas que las solucionen, los propios indígenas se reunirán del 11 al 12 de noviembre próximo en el Festival Yoreme Alternativo, que traerá la discusión de estos y otros asuntos. El encuentro surge como una respuesta a la desaparición del Festival Sinaloa de los Pueblos (antes Festival Yoreme), que se había celebrado durante siete años consecutivos y que constituía un importante foro de encuentro para diferentes expresiones indígenas de la región. Dijo que se celebrará "el encuentro yoreme alternativo, capítulo Culiacán, hacia el sur de Sinaloa, para demostrar que la cultura tiene presencia en todo el estado a pesar de la creencia de que solo se encuentran en el norte", con la participación de alrededor de 50 representantes de ese grupo social. Esa, anotó, será la primera de diferentes reuniones que se irán realizando por diferentes municipios y que se efectuará a orillas de la margen del Río Tamazula, frente a la isla conocida como Musala, "donde se conjuga la toponímica indígena de tres nombres para decir que sí tenemos representación en este lugar". La actividad, que se llevará a cabo con apoyo del ayuntamiento de Culiacán y la Universidad Autónoma de Sinaloa, comprenderá tres vertientes de acción, que incluyen un coloquio titulado "Factores identitarios de la vida cultural yoreme", un taller y una muestra de las diferentes danzas de esta cultura y su cocina tradicional. Los yoremes o mayos (como ellos mismos se llaman) son dueños de una visión propia del mundo que se expresa a través de ritos, cantos y danzas que se ofrecen a las flores, aves, venados y la naturaleza en general, y que presenta un sincretismo formado por la influencia del catolicismo. NTX/LCS/RML

Sign up to vote on this title
UsefulNot useful