El Correo de Andalucía Suplemento cultural 47

Sábado, 10 de junio de 2017

Atelier de músicas
El compositor peruano, residente en la Casa de Velázquez, es uno de los nombres
más incipientes de la nueva música. Trabaja en la obra ‘Saturnian Songs’, un ciclo
para violonchelo híbrido y conjunto alrededor de la tradición musical española

de la composición?
–Formo parte de una generación de pe-
ruanos que nace a comienzos de los 80
al mismo tiempo que se recrudece el
terrorismo (Sendero Luminoso, Túpac
Amaru) y aumenta la inflación. Los pri-
meros 20 años de mi vida se inscriben
en un marco social hostil con la dicta-
dura de Fujimori y la guerra con Ecua-
dor. Me marché de Perú en 2004 por-
que necesitaba aire y democracia. Me
instalé en Francia, que para mí repre-
sentaba la sociedad ideal y que fue un
país que había decidido no tomar parte
en la guerra de Irak.
–Por el camino se encontró con los mú-
sicos del Cuarteto Tana. Y comenzó
una singular comunión creativa.
–Ellos buscaban tocar obras no solo
con instrumentos clásicos, y yo les
mostré mi idea de instrumentos híbri-
dos. Todo el mundo sabe cómo suena
un piano, aquí y en Kuala Lumpur y me
disgusta que esto pueda preveerse;
quería cambiar la forma en la que sue-
nan las cosas. Me puse a hacer tests y al
final intervinimos cuatro instrumentos
de cuerda. Son nuevos instrumentos y
están en posesión del Cuarteto Tana,
por eso se llaman Tana Hybrid Instru-
ments. Con ellos concebí el cuarteto
COMPOSITOR Smaqra.
–También está escribiendo una pieza
alrededor de la cultura española.

JUAN ARROYO –Saturnian Songs, para TanaCello y
conjunto. Es una obra en la que utilizo
tres poemas; de Jorge Eduardo Eielson,

«La música de hoy, como el pan, García Lorca y Paul Verlaine. Este decía
que quienes nacen bajo el signo de Sa-
turno son gente marginalizada; y el fla-
menco y los gitanos lo fueron durante

quema cuando sale del horno» mucho tiempo. También lo fue Lorca,
por su homosexualidad. Cada movi-
miento está asociado a los tres actores
claves del flamenco: el bailaor, el can-
taor y el tocaor.
–Algunas de sus obras dan ciertos indi-
Ismael G. Cabral como una abstracción. Se titula De lo sica es una apuesta por lo desconocido; cios de saturación en su estética, sin
{Es realmente complejo conseguir im- infinito, lo que en sí mismo es un oxí- y los creadores nos jugamos mucho, embargo, ¿se siente cercano de esta es-
poner un nombre en el vasto panora- moron, porque venir del infinito es una porque tenemos una responsabilidad; cuela de compositores saturados fran-
ma del arte actual. En los últimos años, contradicción, se va hacia él, no se vie- el público confía en nosotros parte de ceses?
el de Juan Arroyo (Lima, 1981) ha co- ne de él, pero la música me permite su tiempo. –La saturación como material musical
menzado a sonar con fuerza. Becado crear esa paradoja. Estoy plasmando –¿Le condiciona a la hora de componer me interesa mucho; pero no es una
por la Casa de Velázquez en Madrid du- sonidos sin ataques que parten de la provenir de un país en el que el peso tendencia estética, es un material más,
rante el curso que ahora acaba, el com- nada (dal niente); eso me permite des- de la música tradicional es tan alto? que está ahí. Es parte de mi trabajo, pe-
positor desarrolla un intenso trabajo truir la causalidad del timbre y crear hi- –Los títulos de algunas de mis obras es- ro necesito otros sonidos lisos, más
sobre la hibridación alrededor de tres bridaciones sonoras totalmente ines- tán en quechua, que es la lengua de mi simples. Trabajo en una dialéctica en-
campos fundamentales relacionados peradas. La estrenará, en agosto, la Or- madre. Y, de pequeño, he tocado ins- tre lo complejo y lo simple, lo saturado
con los índices perceptivos: el gesto, el trumentos tradicionales como la zam- y lo liso. Me gusta mucho la música de
espacio y el timbre. poña y la quena en grupos de música Yann Robin, pero no forzosamente la
–¿Cómo resumiría su estancia en Espa- Defiendo en mi música la folclórica. Vengo de ahí; ese es mi ori- música que me interesa oír es la que
ña?
–Ha sido muy satisfactoria; la residen-
hibridación del sonido, y gen, y escapar de esto sería pretender
negarme a mí mismo. El acto de crear
me gusta escribir.
–Ha estudiado, entre otros, con Brian
cia de la Casa de Velázquez me ha per- creo en la hibridación social es un acto de honestidad pura, cuando Ferneyhough, uno de los composito-
mitido dedicarme al cien por cien a uno escribe está haciendo una confe- res más severos y clarividentes de la
componer música. Estoy escribiendo sión de sí mismo, como decía Nietzche. modernidad. ¿Qué huella le dejó?
una obra orquestal y he alumbrado un
concierto para violonchelo híbrido y
Todos sabemos cómo suena un Creo que mi origen latino es más una
oportunidad, una riqueza, que un pro-
–Miraba con mucha atención mis parti-
turas y detectó mi fascinación por los
conjunto. En lo personal, me ha posibi- piano, aquí y en Kuala Lumpur blema. Pero, ojo, no puedo permitirme sonidos aerófonos, también vio claro
litado conocer España de Norte a Sur; y eso es algo que me disgusta caer en el cliché. Mi experiencia en Eu- que no solo me interesa la música de li-
ha sido una aproximación sociológica. ropa está enriqueciéndome; por eso yo naje occidental. Él es de otra genera-
De alguna forma siento que este país defiendo a nivel estético la hibridación ción, y se mira en los maestros clásicos
forma parte del ADN cultural del mío questa Sinfónica Nacional del Perú. del sonido, pero también la hibridación y en la Segunda Escuela de Viena. Yo
propio, Perú. –Presupongo que en su país, como en El compositor social. Las fronteras han de ser inter- pertenezco a una generación global y
–Háblenos de esa obra orquestal que este, el público no está familiarizado Juan Arroyo. / secciones, lugares de encuentro. Ven- vengo de donde vengo. Descubrí no
ha comenzado... con la música nueva. Foto: Isabelle go de un país en el que conviven casi hace mucho el Machu Pichu y me cau-
–Es una composición para orquesta –Ni el público ni los músicos lo están. Françaix todas las culturas del mundo. só mucha emoción ver que en mi tierra
sinfónica sin electrónica en la que me La música contemporánea, como el –¿Salir de Perú era una necesidad fun- teníamos cosas tan importantes, tan
aproximo al sonido como materia, no pan, quema al salir del horno. Esta mú- damental si quería crecer en el ámbito bellas, como la hermosa Torre Eiffel. ~