You are on page 1of 78

René Schérer

Schérer, René, Miradas sobre Deleuze. -1a ed. - Buenos Aires: Cactus, 2012.
ze
160 p.; 21X14 cm. - (Occursus) Miradas sobre Oeleu
ISBN 978-987-26219-8-8
1. Filosofía. l. Título.
CDD190

Cet ouvrage, publié dans le cadre du Programme d'Aide a la Publication Victoria Ocampo,
bénéficie du soutien du Service de Coopération et d'Action Culturelle de l'Ambassade de
France en Argentine

Esta obra, publicada en el marco del programa de Ayuda a la Publicación Victoria acam­
po, cuenta con el apoyo del Servicio de Cooperación y de Acción Cultural de la Embajada
de Francia en Argentina

Título: Miradas sobre Deleuze
Título original: Regards sur Deleuze
Autor: René Schérer
© 1998 by �ditions Kimé

Traducción: Sebastián Puente

Diseño de interior y tapa: Manuel Adduci
·
Impresión: Gráfica MPS

Queda hecho el depósito que marca la ley 11.723.
ISBN: 978-g87-26219-8-8
Editorial Cactus
ira. edición-BuenosAires, Noviembre de 2012

I}: www.editorialcactus.com.ar
·�OCCURSUS�
181: editorialcactus@yahoo.com.ar

ÍNDICE

Advertencia
9
1. Preludio. Deleuze vivo - Un tono de amistad
11
2. La escritura, la vida.
15
3. El demonio de Deleuze {Impersonal 1)
29
4. Homo tantum {Impersonal 2)
39
5. Paradojas de los devenires
57
6. Potencias del deseo: Deleuze y las costumbres
73
7. Una vía no-platónica de la verdad.
La homosexualidad revisitada
79
8. Fábrica del alma - Gilles·Félix
10]
g. subjetividades fuera del sujeto
121
10. Deleuze y la utopía
131

René Schérer
UZE
MIRADAS SOBRE DELE

Son miradas. . Advertencia Inspirados en la amistad. de ciertos temas. Y se sabe que las miradas son también aber­ turas hechas en un muro para poder mirar'. «nos mira». a la alegría. además de los libros escritos por el filósofo solo: Lógi. e inversamente. de Qué es lafilosofta?. Cine 1 y 2. Diferencia y repetición. es decir cortes a partir de ciertos puntos singulares. por citar solamente estos. evidentemente.ca del sentido. del TJ. Nada impide concebir esta recolección de artículos como un acto de recogimiento. Dadas las circunstancias de redacción de cada fragmento. No se encontrará aquí. Por medio de estas miradas esperamos hacer sentir hasta qué punto la obra deleuziana hoy. sino vistas. De afuera hacia adentro. El pliegue. en varias ocasiones se encontrará la idea de la muerte. 1 En referencia a un uso de la palabra que no existe en castellano [N. el acto de una amistad que llama a recogerse recogiendo. una exposición sistemática en regla. intensamente. Pero no es para rumiar una tristeza can contraria a un pensa­ miento totalmente consagrado al deseo ilimitado de la vida. estos textos se escalonan a partir de las muertes sucesivas de Félix Guattari en 1992 y de Gilles Deleuze en 1995. «Deleuze» es entonces también la escritura común de El Anti-Edipo y de Mil Mesetas. Quisimos este rasgo como estribillo.

Ella le ha dado a mucha gente la posibilidad simple de pensar. que nos ha abandonado trágicamente y tan dignamente. o aún mejor. le escribí a Gilles: «Nosotros. que son1os amigos. Halim y Pau!ette' discípulos muy entendidos de Gilles Deleuze. esta recopilación cionales. ganado yo mismo por el entusiasmo y sintiéndome devenir un no hubiera visto la luz. Esta frase. y estamos entonces en ese estado de entendimiento anticipado. me ha tocado y me ha gustado. «deleuzianos» incondi­ sm . de no avergonzarse de su propio pensamiento . deleuzianos . Eso es Deleuze. . en esa hospitalidad». aquél que desde el principio convirtió su filosofía tan atractiva. en cambio. prosélito. 1 Preludio Deleuze vivo .. que hace partícipe al humor. .. Más aún hoy. o de su falta de pensamiento. ese acto de amistad y de amor. ellos Kays er. . divertido: «No creo que seas 'deleuziano' sino. D nss. en el deslumbramiento provocado por sus fulguraciones : esa hospitalidad. los ha despertado al ejercicio d el pensamiento.». En 1994.Un tono de amistad Gracias a Nico las Hutter' Emilie Y Jean-Bap ' tiste Muriel Sch u m-King z OUZJ. Me contestó. los ha reconciliado con 11 . fuera de toda inquietud de orden teórico y de obediencia. . dado que tenía trato con dos estudiantes de América latina.

sea a que ater rorizaba. a los _. y un senm. acaban de ser reed sus Diálotos con Clai re Parnet. ón d e las mujeres y Frente homosexual de J Res cctivamcnte: Movimiento de hber.ois Chatelct. excepcio ujo desde el mo nal. a quienes consideraban la avanzada de1 prendió la edificaci rar). siem�re parre. ·. difíc y sus métodos. Deleuze ¡e otorgo a la multiplicidad de agencia- «todo el mundo» cual todos conse­ . des ués de la muerte de G'll l es. la d e aba en una umca de la filosofí a. tribunales. s perdidas. que iba al encue�t . la palabra.¡. De ula extr ao rdinaria: «Antes de extranjeros. con historia de la filo . los especialistas . es N o JUlC · s' por los cuales sentía avem�n. reci'bí una carta de los «plegadores de papel» (sic. Se prod curioso. éd. pero característico. 1994. . En!°'l deseo homosexuaies desanimaba. que otro discurso.:�::imiento simple de la v ida. La hosp sía extremas . Guy Hocquen�hem . Esta sacad � • .: de . cuando con irracionalismo»' una máquina de ón de ese siste ma . causa del terror susc homosexual. y «mo craductor]. revueltas. Se episodio que <<Al comienzo del ubica hacia 1976: pasado año univ mento de filosofía ersitario se pro dujo un Fenómeno rev en el departa­ tituyeron un «se elado r. Tomare otro :�:!. hubiera Mencioné a Guy H ?cqu g h Una de las últimas cartas que rec1b .phithéatre de morts1 . que la filosofía hab enti end o. Una fórm re el afuera. que le ha exclusiones. y sobre todo deseo. Stock. Está fechada e. vuelo. r a al problema leibniziano de �a aquello que lo hiz mirable obra! implicación del universo en las mona das Comenta entonces: «Üespues su imagen calcada o des viarse de la del Estado. «la turba lil e mpezó a burlarse .1m1entos de ese entonces (mujeres y MLF. Justo. ía dejad o librados a aquellos · a su suene. y FHAR') . nista-maoísta. René 5chérer él. ¡Ad concepto de «pliegue» para dar re�p �:. en V111cem�es y en otras par tes del mundo. sofía: de haber escrito eso. debido al Hu¡o barr ido. de Deleuze era a propomo : : L . del laca no. de la altivez' filo italidad deleuziana para develar la estupidez y la mf amia sofante. Croniqut des'·. y :� . Con el mundo. opone el pensami pensamiento.ic1 ' e <ignifica a <u vez . exigente. filosofia·. . que no tení no lo tenía enrre a tan segura en sus ev alua�10n. Fran�o1s Vincennes (la únic mento en que co a universidad que menzó a enseña r Félix Guattari em haya podid o tole en Schérer y Guy Hocquenghem. 1977. en el bello libro de Fran dicho Fourier. Este período · l todo el que (to de del Abecedario de Claire Parnet. �ois Chltelet. juicios. o más hecho que se encuentren. Es un poco ¡ o que paso .· itorio e�s rrdues París. pudo dos los que) toda tomarla a través vía no había to Muy reciente de él y grac ias a él. esta idea tan estúpida como extrana. . PJ Y' de la correspon­ men te volv í sobre su Fórmula . Es un fenóme no absolutamenre Miradas sobre Deleuze Dele uze. y lnas puntual y ano ¿·mo. odo de asimilar. las sole ha recogido todas las que se reconoció deleuziana. por supuesto. le rechaza todo otro diciéndome: «¡Pero el pliegue somo s nosotros!»». en u J te de reconocimiento mutuo. nada cóm riguroso que llamó . • Advertí en ella itados en una-edic �de bolsillo. sensibilidad de él. la evocaci Z8 de octubre de 1 994: Crónica de las ideas había escapado de ón de un curi oso mi memoria.. que aplasta. ntemente. � acción r�volucionaria [Nota del crad cto . Por el m undo . �ra un �tido' una dirección. encontró mado Es un ejemplo a propoSito de Historia ue lafiloso"a.o de la relación sin igual que ha freudismo. L'Amphzrbeatre n 111. miemos de deseo en los mo. Gal/imatd. ento que ope ra sob en los años 70. Evidentemente. todo . Leía aún más recie osoFe sca». René Gilles Deleuze. una No se puede com prender a Dele uze filosofía compleja. las lugar en ning una dado derechos al una sensibilidad.orts• Paris. - su terminología seguramente. un mcremento de vida y de potencia. suje tos.» este modo es que que juez. . · ci encia entre « problema» y «concept Deleuze explica que mvento el ./tivo. · Lyotard. 1 Morgue: �u P . g uerra.. Fran�ois nd1cuhza . o a itado por la hist ca usa del terroris oria universitaria aún. que le pero que sin embargo concernía a todo le hablaba a tod guía n alojarse. y por eso ¡ ISta que componen su esa a mistad y esa corte 1 ' sino una sens1'b'J'dad enc anto. D ocentes y ctor m arxista» con estudiantes cons­ el prop ósito de opo ner se al aud ' Fron. A esa imagen personas. mo marxista-leni Deleuze y Guattari. por 1 y barrende ro». Este e período bisagra y si no se vuel ve crucial para él co sin cesar a este Vincennes en el cua mo para nosotros más reciente. . Digrnphe. propio de cada vez más grande que reunen. . Lo hizo pasar con abierta a 1o que hacía falta albergar. � Guy Hocquenghem. il en así como la falsa unidad de una «prete1� dida filosofía del deseo». dade s. captura. Se encontro ge te que di'o: wDeleuze somos nosotros. y en el o su expresión li 1oso'fica.a psico-analfricos. rgue• [Nota del � 12 13 . que.

tumb a>1. man era tan sen sible . sólo se puede hablar filosóficamente. Agotado. la vida. que sigue> L � go pongo a cada una solamente a causa de sus pal. Lógica del sentido: ((La muerte es a la vez lo que está en una relación extrc1na o definitiva conmigo y con mi cuerpo. Ciertamente no se debió a alguna desesperación o «deseo de muerte>>.».. a propósito de otro gran imposibili­ tado. pero obstinado en el trabajo.ogos. Esa es la� gustan. que guardará eternamente su misterio. «decir sí a la muerte por amor a la vida>>. lo que está fundado sólo en sí mismo». pero también Jo que no tiene relación conmigo. «devenir digno de lo que nos llega».. radiante. llegando a igualarse al acontecimiento de Ja muerte. .br:s· � del v alor que Je omo lo dice diven o creo que fuese a ofenderse. sin duda. Creo que de la muerte de Gilles Deleuze. lo impecsonal.a poder deci on or la cual. después de un tiempo. como había escrito hacía mucho tiempo en una de sus obras mayores. lo incorporal y lo infinitivo. lo que está fundado en mí. Sólo tú.. la homosexual nc1on pro funda de idad como el ad los dos estados d e ¿Voy a copiar lo en ro y el afuera. Se decidió: levantó vuelo en una caída rara y sublime. Pues. Evidentemente se temía su muerte. . ni idamente de'una o haga «llorar en su t que' en Dia'/. alimentado por tubos de oxígeno. conservando en él toda su trágica ambigüedad. espantosa noticia de la m:uerte del filósofo Gilles Dcleuze. La escritur a. 14 15 . respirando con esfuerzo y. me París. y amo tu epílogo. «por la cual jo que puedo decír te quiero m:ís de telo . un estoico. de Joe Bousquet que supo. René Schérer «El libro de Guy bri·11a nre hasta es m uy buen o morra¡. siendo que esta expresión. en la e nfer med ad 2. cua. pero ahuyentábamos sin cesar la idea hacia plazos inciertos. j te admiro y os una rela ción e b1a. la disti '.. puesto que estaba gravemente enfermo. rme «del eu ziano� p hasta la muerte.. él también. acogedor hasta el final. 5 de noviembre del 95: terrible. «Esa es hay en tre nosotr Ja r a ón»' me escn z j ª.

11 f:anda. y ocasional cola este confi ado p or . en 1 925 (l S de enero ) 'por tanto tenía 15 anos - de Saint-Léonard. consumi do por \a. hubie boradora .•ª 1 a borradura del autor. las suav arse . filosofía. de ideas-fuerz. que idada. alcanzó ese estado (<de impercepub1lidad». escribía' una vez 'ªs en el mismo texto. se volo ' se disipó en tanto que cuerpo. ere.1• amigo -pero no íntimo. in». esta posi ción ..oda 1a filosofía de . de estrella fugaz. Malebranche visto s. que retó ". o una marca de modest1a .enomeno. tal co gru entes: « máquinas deseantes». inspirad ora en P ans ' en el 40. es impersonal .. fue por al meteórico. De eso. explícita mente en sciente. que nos evaches: Mil m esetas. propied ad de donde amaba retir . de . el f: . muerte en su secreto ' en ese momento de vuelo en el que 1 a muerte como menciona una deslu illa de Ad En a través de «la cost . d a por el psicoaná.. trasf ondo psíquic pued e capt arse un cía. . apenas . todo Deleuze. la «tra nsve rsali dad». . el infinito. N o sé sobre eso más que cua ' . vaci ón) . sobr e .arb aros . miento a Deauville ceda rio en Canal Arte: Deauville. la me impidieron vol­ . frente Para volver a esos añ rra. deporta­ partícipe de la resist eniero (en Lyon d ec1r exactamente cuándo· Me viene . . ze Miradas sobre Oeleu René Schérer finalmente no asistió al examen. tiempos. Esa es 1a r putac10n que tenía cuando' do. . No sabría . que le declamab a dia». mesetas>). traz ados incon Gilles Deleuze está muerro.o d e él como la de un padre. de1 escritor . lo que me contó otra materia descu guna defección en lts1s. en las el trad uccor]. curso superior del L'ic o pre paratono para el ingreso a la sección de Letras de la Escuela normal superior [Nota cion es real es de Deleuze han 2 EscueIa Normal Superior [Nota del traduccor].·1iza y c1v1 · dos». jou «pivotante». . ni biogra'fi ca. a la confidenci a sob re su am1ha• con10 so bre s1 1111Smo. . msp1ración de un Schelling. haci a la De1 euze es un himno a la v1ºda. Me gus lta hacia . de un r. ya es en acontecimienco y su aceptac'ó ' n se reunen . encia.e que estudió en Carnot y que hºizo el kh'agne' en H enn IV. . ing a un gemo . con su casera (pues . cosm1ca. me1or que él vivir filosóficamente hasta el extremo I'imite. ingresó. una con e 1 combate de o filosófico mo poblará el camp Mil . la mirad a vue entregan las fotos G 111es tenía realmente avemon mar . . en un recorrido trazado.tristeza. .de De1euze. preci- . creo. La o pen sion ado cont ra el cual la com res en las dunas. en opinión de q lllenes . de impersonalidad. una afi umación de 1ª vt'd a. o como se había sido enviado · de 1a persona. ver a verlo. que denuni:: ió reputac1on de joven pródigo. dur ante la guerra. Nació es o ndulacio Fanny Grand­ . su lugar temible casera lo hab al confi dencia me hubie ra nte. por tod0 lo q ue concie . . 1 o trataron' extrema damente brillante. a su obra. natu ralm ente a hacer antiguas d e los estoicos. · d e gran inteligencia. d. quier otro tele vide damente. su profe sor Hal bwachs. según r» que él aborre una <movela familia ivo y artificialmen te oan álisis freudia no. una señ d e1 «yo». e umcamente un rasgo una emi sión del Abe . L globos de obser sobre el final de la guerra' o mas bºlen qu1z. Única confide ncia salid a de su a caus a de la gue . del «sujeto» permite acceder � l ª verdad del ser de las cosas. • ía «puesto en guar empujado . . s En la jerga educativa. . en un gesto de t·b 1 errad de cara ezclar las ideas recibida en la manera de m a1 demno: «Es en este sentido que e1 amorfati se a' . Pero su · . trágico. con una c arga m � .. a la memoria que p·ierre Roubinet or. de un herm ano may . Sólo cotej arla con las de los últimos ta to marino. . ante rodo. D eJemos. Slones biográficas. siempre le pareció aberrante Y contradictori a. de Lucrec10. y Los alimentos terrest verdad de Deleuze lil sof..o no es pS1colog1ca l­ 6 . encome ndado por e pS1colog1co . y nadie supo En Crónicas de las ca mino y a estab a Fram . disc reción de Dele uir arbit raria o -pero sería reconstr . su an. . . unos años más tarde.. su pasión Fanny: la muerte S. en 1os modernos. Si Jean Deprun. « '. . Esta excepcion en e1 pensamiento contempor'aneo. desplaza- .· sólo el despOJO ora vieja) en casa de. nunca rue e . que rec ra. Esta reivindicac1on para 'l . (<pliegue» habría que agregar su in os de juventud. expos1c1on . Y otro recuerdo de guerra.a.as en el 45 o el 46. Desgracia � las grandes mtuiciones le más preguntas . Es por medio de este rasgo que se " m arca. de imág enes -clave.rne al recuerdo de nes de M ill 1. -r. conv ertid a en su mujer a prin ra dich o Fourier.. saint-cyriano .i ce también' <(onroló gicamente» mndada. hizo su . de mbrante ex la originalidad. afirmado por toda su filos 0 f' '. lo conoció en ese entonces y m e h ªbl. Decepcionare. � en una fabrica de nsa. precoz y. sa 1vo para confi mnar este rasgo de que gidi ano bajo el vien del filósofo. la idea misma de un ((rnscmco de muerte» p opu1 anza . poco después. 1 os hombres libres».ofica111ente. de «huérfano» que le otorga al incon de buscarse en otra parte. las a su autor.so bre (( b. bruscas recaídas a las imagen del adolescente queda suge rida la Sin duda se espera de m. Las m otiva 17 16 . . Está filos. esto era inme uze respecto de todo oral en la E · N · S· ' -Hente e a un pu'blºico a¡ que ya atra1a su . alumno cipio de los años 60.ois Chitelet ideas perdidas. · dºivi duo.en el calificat contra del psic uy positiva. ar su enfe rmedad que daba lug soñador y del . . propia boca durante su madre solo.

V iajero mm�vil. y ulas favo rita s) de un libro der iva la «línea de de «el arte por el arte». se der10minaba. sedentaria. dºItas en to dos l os dominios del sen do y e Fundamental en su mism ñar su vida.. como la mar en su flu¡o. Todo ue supo cambiar la imagen de1 pensamiento y del mun o que e • todo de sí mismo esr:í el postulado de su seen el sentido. que eran onfidencia interroga como s1· poseyera la cl e Mientras que lo verdadero es · l� . ne Michel 1ournie1. �� a �:formó esta última pa a ra '.' Alain Aptekman.�. hac1a. y experiencias mau n reposó sobre una iden a concepción de la filosofía. los costa os a. 1 972 de su relac1on co su estudiante Claire Parner: en una . la phi!ia griega que forman un primer núcleo de amistad. para todo pensam campo de � . de siempre. Gilles Deleuze. como dato principal. a los coloquios tan precia os en nuestros dfas. co mo de la familia.:t: bundeo.. como lo ue mas namente una rupt por el conrrario. nunca salió de �u ha .::��'. acerca de las obras literarias. . . est udia ntes: a la cabeza. D igo que no exi nte. Claire Parnet en Diálogos.: De l'yeuse3. Deleuze vivió en esc ersidad de ración -o casi-. ada con postales que A co nrracorrie me. tomando tuvo m:ís nunca este. la para roda e ritura. Un :írbol respecto del cual iguamente contrario.os de comunicac1on. sino en sus libros. su infumia. el�:. Así como la escmura e �:��: :s rica. . Entre parenres1s. del «rizom del árbol aquél otro profuso. .e. propone p�rsf:��. a travésP de 1as combinaciones que arro¡a.. .'. mientra. una lóg ica de los «ag convirtiéndolo en un verdadero co todos los en . Pero veo tzsche que abandonar los «temtonos».'.':'. doctrinas. sino en un entendim tidad. Jean-P ierre Bam berger..'. su vida «real» fue sensata. En cuanto a los «enrai undanre. aunque lo eser1r D ant inq uietud que la de el roble. en sabe � � adentro en el camino su reputación de virt uos ismo. de la cual amistad del gr po de filosofía de la Univ iento. d iscip linada.. ' hac1en [Nora del rrad ucrorJ.. 5 0 160 otro de sus amigos . Así en concepto operatorio de u�a " no 0 g ». que jug amistad. amigo is Chireler. en l os que a». . confidf ente! de Deleuze consist e.:�:.�¡ obra. en parre inexpr esa ble.gieron entendimientos doctrinales.ndolo f: � con y feno y de apariencia. conllonnes. El que constituyen el acontecimiento. En el momento en que con Félix Guartninguna orra profundamente verdaderas que cualqu1era de las experiencias vividas fuera onal . 19 . con todas las tendencias conrem pod ' Samr-Louis' literalmente tapiz habitación de la Isla . enfocado en s1 mismo -del �ismo modo en que se habla . Vince nnes. · des no fuga» (una de sus fórm atar se. o escribió él entrada. en «desterritorializar». en q ue se impuso originalidad tarde. La verdad de u� hombre escá en lo escnto. más ' nea al esquema tradici . La cómplice de sus «escapadas» ª'. n por la cual sentía un profiun do sentidos..:·. sus fulsos valores.ilmente volviendo a empezar en cada libro con un nuevo pie aportando fórmulas . más adelante. ne la Oliv ier Renaulr-d'A bona... Deleuze.���� tiempo. soltando amarras respec�o de todas las creencias . Así me lo escn e me as amistades. eligió como referenc de mo dales comunicación en la cual cada uno permanece replegado sobre s1. no solbiógrafo. segun ' la queridísima . a Prousr.reco un dandismo-canc o intelectual com menología. � las cultivó cuida dosa yo seré parrícip . comenzando por a de un yo timorato replegado s�b r_e :� de libertad preparatorioien to m:b \ecreto..::. es decir meridional de los Deleuze. o (con Etnpirismo y subjno cido por todos. ias deslumbró y aseguró etividad}. que e Lire r. 18 ' derse por todos. ura muy tempra­ agit aban a nosotros. Rene Scherer relaciones mant enid contra la sociedad as m uy tempra namen te con la protes Miradas sobre Deleuze circ ta. . la revuelca cosa le fue tan extraña zam ienr os». . '�'. pero ara otra cosa: para la vida que connene Estudiando en la Sor . Son ellos los que. a un Nie a Hume que el problema ' co slS e en desenganc h arse de las pertenencias. vida como ú nico fi n». as . agitada.Él. de las iwvdas infinitamente mas · s. de la construcción que ya me palabra formada con '. al reves exl � ��:�ª. marxismo neas que nos reproducían cuadros: su v1¿. com amente po­ �·��::.' dolo exten- J «De fa encina» conceptuales apropiadas �ara e 'zar el conjunto.�brn �"�. la biografía será difícilmente diso una obra zarse. efecrivam de la bibliografía. a Bergso n. procl�ma. 1�co� .. Ruyenre ari le oponía de ellas .�. esre debería ser ciable. esta es ¡a razo.�'. su estupidez.:� : no dejará de acompa Una . ni siquiera sobre una com unidad istad que no constricciones. el apo �g� será. «La escritura. horror hacia las em1s1ones de los medi.. se divertía recorda nce pto para se convoca al autor en ramo que oductor distinto de su ob ra. y de todas 1os. falso nomad1�mo.��º�:. junco co n Fra. muy de moda hoy en día. n�o exalta-. de los anos .. é de divertimento pasc�liano :�:¿�1:'l Deleu ze está en su enre."ºro�as de ese entonces. y se le ndo (c . a ls. del nomadismo. Una am ará un rol riencia. No cesó de dar la espalda.. .. de Fanny) el origen enciamie nro s». ·n necesariamente tener que despla- de la cua l.

el acto de fundación de universo y de producción de docente en v·J del 81. Nietzsche calificaba a Schopenhauer) dejó su huella. psiquiat ría» den . 21 . Una fund ó el de •int . quizás por la simple razón de que. «Fulgurante». Edipo as · de vein en una estética de la apreciación y del juicio: establece la lógica secreta te años.va a ser . univer- uya única pre un. . Su mirada de espectador no se detiene en 1972' fiech 'Po/" Antt-. ost-mayo. ni se cerá 1 a ruptura alista disidente Félix Guattar1>' . unda después del frac incluso estas uto aso de esto mo . con Guatrari· filosofía que. q ue • vore ¡'oven cando el com . s. p. donde se ha sensibilidades nuevas. sus dos grandes de Deleuze e:s ". � inst itución si u1a . logías expresad sam1ento --est un c � o p as a vez. ue fi in estab an. es el cine. . nº 17. tal co _ ¡. b Formas nuevas a an •grupos de . '·ba aco · mce nnes ' que . fue militanre. y conoc10 de su mal y su • mentó el primer f de conferenci fino c1o ataq ue to del 68 al segu1ra• siendo · e movimien • · una grave cursos de Vincennes y sobre todo de Saint-Denis (donde fue transportada _ opera- lid · Es verdad que 110 e ra s . exponer aquí un • que aquella ue cia más p rof s� estuvo dispu . pue sta de los loc rna d e concien . 1s Chareler. en las almas por sobre codo. en la abundancia ha dicho > siem pre ser directame y la multiplicidad de los ejemplos. ple cual. de defens de nismo podía interrogarse: «Hay que ver en ella la primera filosofía de lo post-moderno. un menre un espectador. a la sociedo os bº¡·o mas d uradera No es mi propósito. y ayo del 68' han pías del post-rn s Iuchas. los avan za. consagrado a s D e1euze es co� e1 grupo � cen es. en el aquella que más da qué pensar. decía Foucaulr. lmage-mouvemente lma ge-temps. su complejidad.:''. de¡ado marcas prof un- 20 � Chimhes. Esta s tesis ya habí problema de la de una filosofía concreta de la imagen nunca antes intentada. s1 gnada � ·enz de una colaba raci. de Eisenstein iente de estu dia �:: . su filosofía estaba partid . sea en d� nde experi eno as' como pro esor . sitano. . o. su imaginación proliferante. Deleuze educador (tal como i � . A Michel Foucault e·¡' tan poco ' Francis Bacon. o a la filo su cura) �orno lo he dicho) pract ca_da en ese Otro dominio en el cual Deleuze docente. Anunciaba . Esta más tard: ' pensamiento caracterizado ame todo por su riqueza. por v1a aquél cuyas 1·d ¡ fi situándolo a la misma altura que el de Jos modos verbales de expresión. ar a nin ún más adelante y ya había respondido a aquello sobre lo cual el posmoder­ moto s de esas los oprimidos Con Fou caul t y de los excluid �.¡ue e¡ cnsoJ de su serio la moda del «posmodernismo». don prueba en los también la exposición sistemática de una filosofía a secas. la obra de Deleuze. es marxistas con las oríent:� � i entonces: rup­ en Diferencia y repetición. sea en Lyon. nto. al � reunido rincip io Fran�o M1cheJ Serres. en las qu to do comportamientos. psic con más y mejor que Deleuze a la misma altura que la creación viviente. S polinco. y en los Fí n 1as tesis del efeero revolu : 69. llam aba unciaba tambi 1b� encierro. a las divagaciones de las recientes teorías del arte. cionario relativ esta dispuesto a • � . El nombre. otoño de 1992. das en la sociedad contemporánea. René Schér er No le gustan las recaídas las recu . «Vincennes» después de su destrucción local). pensamientos: al menos por medio de los grandes creadores. eas • suri1. mpa ñada. propone las bases que permiten reconstruir tutela. están asociados a ellas. C Miradas sobre Deleuze escolástica s: él erac1 nes. proponía los fundamentos de esta estética profundamente anclada en lo sensible y en la vida. r a post-m ayofues e Este hito del de artistas crea u Ozu a Godard. A ocupación era e _ mistosa. on • sostenida de m con el Iacanis mo. Lógi o fe nomenológicas.mca. ni está en mis posibilidades.ivers1da d a las equivocaciones. n'. nadie se puso _ oan 1 encuent ro dores. a ense1íanza nue vas para el propósito de esto puede ser útil señalar que Deleuze nunca se tomó en de D eleu ze en y bJ·ica da. . inmanentista) . Aparte y Sp moza y el ca del senfido exp �estón. No obstante. de a migos. luego Jean. obra u- una actividad º era de ngo en según un bello artículo de Antonio Negri en Chiméres. como lo . hablan.ran · so· ¡ o p odía � > ro 1 · s 1 yotard y yo. como réplica a las incertidumbres. . a Resnais y Wim Wenders.93. :to. del valor de pensamiento del cine nte instigador ' . De este modo. omo � � machaqueos o el u¡o. Pues lo que se lla materialista de la modernidad. . ameme . la mó «la anri­ �d a una to � las ciencias del espíritu»4. que es creadora de ab 1 cual su en­ va a congre una cantidad crec amen te reconocido. a convenirle esta . . a clav e. hundiendo sus raíces en la opción alternativa. v1m1e ntos revo esto a adm itir luci onar ios. Ya en Lógica de la sensación. En ese'énronce de la operación. mar- asoció con ella más íntimamente.ust discusiones Estos hitos· está . entusias � xplo rar tierras mada' pensamiento. os q se llam. entre las artes contemporáneas. o para decirlo mejor. resultantes de sus cursos. �. más allá de directrices ya en el movimie as y de las ideo El cine piensa con la imagen y es incluso. Sin so uno de los pro ::: eterse a n mgu : aqu él momen n grupúsculo. y que es an sido u a s a ¡ P ns. intervención» _ 1nt erv enc1 on so bre 1 as er 1en · e contra la pns · 10ne · s».ª libros del 83 y del 85. de pensado res.

pro . el significante. po de inma _ g apata al desp1 reg·a en e1 cam - nenci. d que º¡ li asta explotar de zando por las más eminentt:s: la conciencia. de las filosofías fenomenológicas. o individualidad org ánica.da y Por rap el ma pondre. no tivamente de la vida. las instituciones y los poderes de todo exposicio'i1 bastante arb · n. 93. Inmanencia y vida no conocen ni sujeto soberano (una trascendencia).'s · ufr' Jo de se 7 .· no jerarquía. · superi or e inferior . Georg TrakJ . a las formas. «¿Qué es la inman encia? Una vida »'· la vida: «Diremos de la pura inmanencia que es Una Vida». la inmanencia pura e identificada con l. con . En todos salvo en Nietzsche. hasta Husserl y Sartre. está poblado por partículas. . Deleuze deshace la imagen del Criti que et clin pensamiento centrado alrededor del sujeto cara a cara con un mundo ir¡u e Paris Georg TrakJ P. que considera 1"1Jlljt. Por asalto. d a guerra . mons de Min 9 47 . En todas se trata efec­ hay princip ro o. Para esta derriba las fronteras.y a-subjetiva.-no hay Dios. es un acto que fórni u¡as en propio filó o prefiero . miento de Del nnda el co �er o y e1 terre euze. el sujeto. • p. se quiere heredero de Spinoza.o s de m n . El to do a en t e os � esra en el m seres. No hay trasmundo. por ' oenu. Es d . las profundidades son ei campo mie nto • los e ecr del ser.¡ ser es sa dor deleuzi vida de «la línea abstracta».a. s aislad . en el cual podemos acapararla: ien ¡os ani dign idad. la propia imagen (que se piensa en la imagen cinematográfica) 23 > Jl . esrerilizantes. � se presenta ulas poéticas q e podn_ an res que le co · fórmula poe a m i espíri· umir en la filosofía contemporánea gracias a esta afirmación. . . intensidades. de u na arr 'º de ministerio! Todo se de1 pensa . 1.• a- ¿Qué signific · nencia.i al propio hombre. ' ismo la conciencia en la que se nos aparece. pre. pero es preciso que nos entendamos. . como con Spinoza. es. que no de. Minuit. «plie os de gue s». de vis1 0nes»'. 6 • pobres. una «filosofía de la vida». Sobrepasa la oposición sujeto-objeto y las certezas. Es la Fórmu ¿Es este pc::nsamiento. tie . hay jerarquí a. Todo mo plano. 1993 40 s objetivo. . a condición de que se renga . Araí1e a una inm . sino solamente acontecimientos. La afirmación de inmanencia no es una simple constatación. Inventa «la inmanencia que no está en nada». y aún más. no rés y de sen hay • sentido eder que tenga por otra parre Deleuze se vincula. ubica la impresión. superficie. · . al sujeto.. René Schérer mienrras me sagradas a acu erdo de l as sorprende or Miradas s b e Oeleuze ntes variado - Ka nt· «S bre la filosofía cuatr o fórm :s de D eleuze con ­ La filosofía de Deleuze ocupa un lugar fácilmente reconocible y único � kan ti na '. comen­ movimient os y p . ilus iones de l con tanros as «r rascen Para el p en obstáculos dencias» ano e. sofío· or eso escoger as reconozc o. nenración es alca nza rJa En un sentido sí.e in-org:ínica. es recorrido por tensiones. . recorrerlo mienro. una Lebens­ de1 p ensa ¡ a de conju nto. Pensar uier a sea el ob . . entonces. fórm· ula s que . en el rechazo de la iy tiºdo. s Sólo esra. l as la vida de conciencia. 5· 22 o miento. ser unívoco. ecceid a es.· Ja que b . const � a esto' Ante ruir un pla no � filosofía de la vida como todas las grandes filosofías contemporáneas desde Nierzsche. al cual pu ede suc ncia s de inte cosas. philosophie? ció n. a la persona. de imp . solame nte por analog ec1r que no ía. cualq ntorno y la o . lo «vivido». superficie. a los abstractos: la q ue lo estría detengan las amos n y lo erizan .. ni tampo hay fc as.1 de un ca mb acecho que ' mas orrancia. afirn 1a la sup .•ur. � he s rim do el yo». las plan tas. pre. Plufosophie ubicr. Bergson. la fi/oso'ía podnan resu Deleuze es. a esta reivindica­ r ' ica · ru a¡ men os · fallecido al nvie ne adecua dam un a primera ción. poseer el campo del ser. de la inmanencia contra rodas las trascendencias del J4: «Yo princ· ente Es d . no de apl. nivel.y n de que sep no-individual. renovada sin cesar. Per i m pers on al «in fla . Acto de resistencia y de revolución contra la aceptación resignada • ulo: ' Sobre cuatro del curso de las cosas. sin acontecirniemo ' co sustancia ni persona. el aconteci­ prien1bre de J 9 5 . mal so¡a mente sino difere . Paris' Ed· medio de una subversión de la imagen. las creencias. La extiende a las cosas. pero captada a partir de ese pequeño territorio de los hombres ? .n reducción de la vida a la conciencia. mir en cuenta que ha despegado la inmanencia de la Sustancia. Paris' A ' P· Ed· . El campo de inmanencia. la obser vacio ._ sin de)ar · que nos la co nd'icio Deleuze piensa la vida pre. · p. perre nece ¡� o. d arrugas sobre el aconreci o singularidades.. e1 nt otra parre lo tipo. pretendidas y que pretenden dominar.s. er io :�: . sin o ta mb · • ne Ja misma ' .�nmanenc1 io origin . � d e poe ma .. deleuz1ana. 1·.

«El D e1e uze y G deseo en 1 as m 'ª concie rne al puesto deseo y su agenciamiento». la literatura. esos agenciamien­ hilo con duc tor d sobre el eseo corre a Jo largo de toda su ob . planta. .ons de cola boración con p. turas del sujeto . de sus estructu­ eia .. Miradas sobre De/euze mm anente de de sus reducci ones.: desde ángulos diversos. inventa o de D eleuze e. FéJix Guarran") ' P:a ns. Es la fórmula una perogrullada carente de importancia. 25 . . s L'Anti-CEdipe. en red ucirl Un ejemplo entre mil: el amor cortés. ra m sof ía el derec¡lo confinarlo en aner a : ya no ara · emb . cuyas otras trario. sus suce sores os El deseo.((No es el deseo lo que está en . los «agenciamienros colectivos de enunciación». los que le dan sentido: ' mbjec1ivité. y no puede son personas.' · ºº ra tratarlo como . pero pudo dar lugar a contrasentidos. y de nuevo por agenciamientos singulares. en 1 erenc1as d'fc . es la máquina l deseo an dado a la filo ' e. No hay en el deseo fijaciones personalistas exclusivas ni negatividad. � en el desvío o y más con . en el des eo. mara: <<em- P nvado del . simbiosis con seres y cosas. . a su excep c1on sino co mo p lí o �� · • a '. icalidad. •llJ esta l o deseo: no sola : menr ca. . por el con­ el libro del dese colectivo. particularmente. Deleuze pensó la muerte. y haberlo finalmente anulado. La expresión ((máquina deseante» hizo for­ el equeño produc . desborda por relativas al padr ) hacia fijaciones llacia el.'�n a se prese 70. arroján b vid a. descante en su actualización. castrado. Cion consiste . etc. . 1953• P· 92. 1972. por m ás . El deseo conduce. deseo son. que a enc ntr uec�amenre a � ado una reson l�s no-espec comporram1 anci a hasta en la ialistas. urm a El eje m plo m ás clar do agenciamiento-devenir entre el homb re y el caballo. de su producti o. .U. productores de devenires. estu iados por d de los eseos expr esados por stant e la relación con lo sexual. René lchérer fuera de las cap . sino que. ademas co mp en derse . ino q ue el SUJe iptivo.uy p msmo tras sa de su rad e en cende11tal)). m1enros y de . la filo sof · í c ontemporánea había todº lo que lidad. liberado de la picota psicoanalítica. fundirse en elementos o devenir imperceptible.. F. . lo !Ja «edipizado» después. con la mujer. hacia asociaciones nuevas. de sus identificaciones. El deseo nunca está sin un agenciamiento. Esros pasajes hacia lo otro son devenires: devenir-mujer. .. al. dor ' todo es repobb vida . fruto del idad de ¡o que _e la especific o ªlo que no · es' desconoc1en . plagado . En gen que h ace a su origina eral. . la integró a su filosofía. A tales enros• La 11 1 os anos i en 1 os asociaciones producidas por el deseo. de sus constricciones. del E. reinos uat tari. tiplicida des. todas partes el secreti to del sexo. o mejor.mpms111eet . pa . sino siempre trazos singulares. vidad• son qu . decisión libre. Pues los que se agencian no : sobre la base mterpretación d� la « ta».u . · oan ál'isis freu uatta n se lo arra de h ablar de ncaron · Le h diano El agenciamiento es lo que el deseo maquina. no se detuvo hasta haberlo encecrado en la tríada parental. tomados en diferentes perspectivas. y que son las {micas capaces de defi­ c losofíJa de1 e co udianeidad uz". tuna. anos del psic . (en . revelador del deseo. 339. Minuir. La 1nrerpreta . Edm . niño. agenciado.zpo es E! cz t� indivi uo Y el hombre a una máquina o de la vida a la mecánica. animal.). No hay m do. sometido . P. que h . pertenecen los «agenciamientos». 2. Paris. Un em ¡' lo dado/a no es dado p is o ir : e todo descr dolas al Ru'o � dado. anie Klein y Freud o Mel el niño (aquell intra familiares. he aquí la verdadera fórmula. devenir. para el cu I � el psicoanálisis freudiano se desvió de su proyecto original. ra. el su1eto.s1no la máq uina Esta es la razón por la cual la «falta» no es más que una definición frív�la. sofí a escrito en a co mún diferentes. pero a la manera estoica. el escribo. en tanto que consentimiento. se e cuentra a. los aspectos al'd ' ad. de una misma realidad. su jeto domina a la muerte. Agenciamiento. líneas de agenciamientos y. tos y devenires portadores del sentido de la vida. Este devenires. No significa la reducción del A ntz. la novela de caballería.' afu e o 1 a m adre. castrarlo . aunque nunca se pueda concebir a esta última como deseo.9. producti­ del deseo d : con :élix G �� :�:� eero de su filo vamente. el combate. � ot ncia de con teat ro intrafam ili exión entre el :� . como pensa ntó ante todos p · mient pol ca del des nirlo. (anim . Paradóji a un su j et ' am . que escen orientad pensamient cam arada cali os raciones.o ndarlo. haberlo cam ente' a cau to se constit. designa la verdadera vida individual y colectiva producida siempre e no coz caracter ísticas faJnpere a 1a . as que mul de movi­ Uno. interpretación. pulsión intrapsíquica. nunca torno de la vida empujada a aceptarla. Prolifera en todos los sentidos.

es un concep tono son ng 1 ora s·' es decir que estas ><imágenes» m etat 1 hombre» lo que mete al escritor sobre su línea de fuga en la búsqueda de insiste sobre este punrn. 1 977' P · ct) • P:iris' Fl:iin m:iu una vida que valga la pena ser vivida. en particular. dencia de la mirada en concepto'. 0 ' El epto da un contornoceal del acontecimiento. 192. de las cuales se adu que ella misma. n Dilllo gues. d buena gana para 1a filosofíaenensu senn. Como réplica a los exist frac . es la «vergüenza de ser abstracta. 1990. «Se escribe siempre para dar la vida. zca». co. Dele uie Miradas sobre René Schérer mbinaciones que escnfi. es un concepto porque ella le haga volver irreal el mundo por medio de una evasión en que expr esa la vida �o o r ánica del nifiesta la uascen- sin órganos».. las ecceidades. sin necesitar más justificación experiencia . . moléculas que componen el deseo.borac16n e Pourpar/ers.. o del aco nte cim ient . referencia y fuente. toda la obra de Deleuze puede ser considerada el Estado. Sólo ro como contorno dedeaco� �sque an�a polé a o de guerra. ha sido la única capaz venires (encre los cualesMo el �ev. una línea abstracta «gotcept ' · os. replega�o e n la mónada que lo expresa .a. r que él anuncia.o. dibujar la manera en de la !erra.inaudtt. En razón de su para construir sus con «evaluación más adecuada de la sexualidad». inconsciente. en contraste con la francesa. . El escritor ha de tomarse al pie agencia1niento. desc ub re en lº.e on. p.ea. ��ca clínicoa. Edirions de Minuic. con la opin�o. si�conc física. y línn. Y. Critique et clinique. nunca hombre: al contrario. lo incorporal den de la reflex1on . para una 1 que esca literatura. ne la <<CIini ' ·ca» . IOrmuh� · "La 3. concepción de la «dispersión del sujeto». Pues es ella la que la espe cificidad de la . � 0n de esta diseminación de partículas. mujer. Paris. ' de l'mea las identidades pesadas. . n . d e lna de creac1. ma «Agu¡ero t�egro» querosuidad (el efecto de lo imaginario. encia· risea de sarrre. Recuerdo 1a e• .del psicoanálisis freud1ano de la literatura inglesa y americana. e\ geométrico . En comparación con on�>�� . P· 15.de­ «De la superioridad de la literatura anglo-americana». de Sacher-Masoch. nomada. que e cuentan las singularidadés.. en el agenciamiento de sus signos volátiles. por fuera de los caminos de tomado de Antonin Artalaud. n nt significación. ula que eleg as y parac1 . el en su singu landad' en com . da y on las dominaciones. animal. Tiene el arte de acceder a la vida porque tiene el secreto de los los mejores ejemplos:o. 1 1 . indi . ro él antenor sin interp réta • -an ima1 es a men udo p arad igrnanco.••. de las «singularidades nómades». La lireratura es. tiene la vida comla ps1qu1am. de la escricura. e. demasiado calc ecc. ' 12. revolucionari asos s obre e{e p\an ado sobre el menciona y estudia ampliamente a Proust. L�no d� lenguaje corriente transporta como si fueran la realidad de las cosas. 27 10 11 . . y que considera .trta. con Es psicótico. las má�as«rnoleculares». curvas de la vida toda v1a eÍla rá la fi\os ofla de dar vía libre a la vida aucosuficienre. en los caminos de las metamorfosis. esqu1zofrém- apresada. para trazar líneas de fuga. es un ra bie terror del rost de o . línea el pb!tegu p. que es llamada línea defaga: no universo está env uelt dese o. para Deleuze. a través de las co fin. del mis mo .. p. al escri tor Ie c ' fo de la inmanencia es necesaasocia: as. Dostoiewski. saca más de David Herbert Lawrence y de Henry Miller. como en Melv ille con .s .. _escel conce to que no perteneceoaly de­ or ge 1eral1zact0n. Criti . d o medio de una cica de Virginia Woolfo de Charlone Brome que alumbra su barrende ro»'' · tanto cal. . Aho niño.Dl adeuze «La escritura es inseparable del devenir»"." de liberarse del psicologismo y del moralismo del sujeto y de la persona. El c?nea re ec1 m1�n :os veni a las formaciones masivas (lo molar) de los objetos y las entidades que el aconteci mien to y a acont tec1m��n�os por tanmic to como línea.. «Antes que juez. a. Un devenir que es devenir ro). pues la escritura nunca es su propio on Chirc fürn . Sólo la escritura alcanza l as singularidades que escapan la cons trucción .'ra definir. mod o que e o Deleuze q uiso quizás como una teoría de la literatura. sino porque él sabe meterse.tlogues (en cob. y del psi coaná lisis c1o . Sin exclusión alguna. Artaud. Más que una base de naturaleza último. con ocras disciplin. al orde •la . Es por 4 . Última fórm. gen astronómico... en su relación confi\osoftala v1 . puesto que anarquista.•�) caci ones � te y sus líne libres que se asemep as.maq . capta y expresa. . n » 12 . para liberar la vida allí donde esté o un�co .1te na1:1 De cierta manera. n. escas tiene�a correspondencia en la escricura. . P-. Kleist. que de Freud. co� arroja.. i2Di.Cuerpo devenires en la línea en la cual se mete. pero sigue siendo cierto que ticuló uno de los capítulos de Diálogos. . la moral. ui· d espa' nca . cura. . on.

·co cuya imp orta ncia. del arte. reprimir. de la vida. a Nietzsche. que lo haga llorar en su tumban16• fue provista recién la even tua lida d de una re ac1o. pues sobre este punto habría que convocar a toda la filosofia de Deleuze. ese gran o vt a Drsca rus/20. cm oraneo Pourparlers. c10n vmc relac 1on a lo lecer en las creaciones. p. ulo con la expos1. (Imperson al 1) Es preciso ser breve. ..de las cien arucu cias. puntos donde se cruzan y entran en resonancia las líneas melódicas extranjeras. ' fue fun ores . inm interferencia. i). ria. el extraordin ario creador de todo un repertorio de conceptos tomados de las ciencias. entre el Founer ontemp orane1dad · noción de serte . . opone el combate libre del amor. René Schérer 3. del otro lado. de un . El filósofo atento se enriquece a partir de este 25-2 7 de enero de 1997) pensamiento del afuera: «todo se produce por don y captura»14• Esta es la razón por la cual le gustaba presentarse a sí mismo como un barrendero. la recusación. no tienen que ser introducidas por un «como». men te d e en- dam No. No de manera arbitraria. . posib ilidad de segu irlo tomo prestada haciéndola mía: Pero no rengo la imenc10 m la n � a ca acidad u sición cuya idea me m diante na tran de los dos Founer por su cuesno. no juzgar»15• Otra Voy a estab mes y nue vas ecn· vas muy mteresa oqu1· 0: sobre porqu e abre persp aqu1. para terminar. _cálc.Ob ¡·etil. los conceptos deleuzianos ocupan nudos de . porsuite . n teórica pueda afectarlo de tristeza o. Joseph. . operador de un scanning genial sobre el plano de inma­ nencia. 171. domm10. la relación es sola . subsumir.s de ".. ci��am1e7to de un pen s a mie nto fuer en a del su¡et sll . sobre G1·nes Deleuze en este col versión de la misma fó ula. Cache'• Deleuze. mayo cn·liqut � t dinique. 28 . acab o. 1 49 157· enp e. nombre •<1 de Charlcs . cont p . . p. (<Quiz:í allí etá el secreto: hacer existir. de una filosofia que tradicionalmente se edificó sobre el modelo estatal: pensar es juzgar.m e escucharlo. o. esca nota de tierno humor que que se ha dicho hast del fun a . si est:í muerto. ar i Dernard h 199 8. de la «Cuando escribo sobre un autor. desterritorializadas. a un problema. y sobre . que acompaña a Artaud. de 16 Dialoguer. sino para responder. Designan exactamente eleuze aquello de lo que se trata. Pero «antes que juez. pero en un dominio distinto a sus territorios El dem oni o de D de origen. barrendero» es también. . 142 29 u . College lnteyrnau 1tOeleu1. 169. Bastará con decir que Deleuze es el virtuoso artificiero. cada vez. a Kafka. t·��o d�ia his�o Fourier. 1 P· 150 : 11 .e. evoquemos el . ona1 ele Philosophie. y mateman • os( de la 1mo rman·ca por ordenad eau tal p ara la creació n de los .. Permíraseme reto ar. aparte del humor corrosivo respecto del poder del Estado. . . de Bernard . en el coloquio or el (Intervención io organiz. mi ideal sería no escribir nada que culo sola m ent� torno de la Estab lezco un vín homonimia entre ellos en . p.{ l es pas1on es a pesa de r lo que Ray mon d Que n el Fourier de las seri Riu nes moycnS». Pari · F. de la phi·tosop hie par d'au Ca e .ado p anencia vida ' Entre estas disciplinas. de la literatura.

smo . mas Y de 1os prob lernas. El nencia es irnpersona¡ y plan o de inma. en la comenzar a filosofar.. 2 (<Dial ecriq ue hégdi PamtÚJxrr de la conscience er limites dr /'automatismr. . rneros. que si ruarse según él y e . se sabe. Jl . dole a esra al abra. la propiedad de sobrevolarse ella misma.. quiere decir esro? Desde luego que no se trata de una conciencia-sujero . enrre la creación maquínica por J Disringue ·arra v . bl ernas . • Bordas. L os pn . de cierra manera. el ú! rn as de cálcuJos. pero casi. los 111 . . ' 1 senu do se forma al ellos.rraran � " la definición que daba Raymond Ruyer. . «anr . en la lógica de la paradoja que el plano se despliega. ¡y de l os J en el capítulo I del Libro . . . pre-filosófico. Entendámonos: en primer lugar porque sólo se comienza cual van a desarrollarse a pensar con lo impersonal del plano. . do que le dio Leibniz ¿Qué es este plano? Bernard Cache hablaba hace un rato de la di­ Dele uze en la ¡ 70 serie ( tevos Ensayos. de principio crearivo. Pues es más bien el plano . Me cruzo aquí orra vez '. remas o p 10 de 1 a J og1ca. ' 1 una re¡ac1on · · cierra . Es pre-conceprual. «reducida». d tv1. Es · • es» «anres de que 11egue corn o dice Leib niz. para hablar cado en esre gran re ma ' Toda filosofía crea ese plano. es q ue se puede uriliz personaJ es una propie dad im. .on de B ernard Cache: lo ' s1. forrnª e¡ yo ego1sra si a de a civiliza cion. de su ' E sros no rraran de Jo de 1o posi ble. a primera visra ineludible. exige ersonal u o problema pertenece ' roda rema 1son a1' muan dose. sino . irnpe . mas . . Le1. su lugar de invención. Deleuze reriene a esre respecto inve nción ». . de Arios ro Amadís d.yrano de Ber¿. mas en 1 prop os1c · 10n objeriva corno a r da x . ) de Lóo-ic ¡ as proposiciones y los refiere Gilles ó ' a delsen tiuo. monadología leibniziana . que el concepto se esra. . - ados «mco dojas de la conciencia»3• Es un plano de experiencia. interroga e integra al arquitecto. a sus signifi ca- 1 c1on es. arrno nicas. Pero. Y es en efecto una ' . a los Ru1·os · pero que ha de reenconcrarse sin cesar y de conscruirse con el fin de crear concepcos -como se 1nuestra no solamcnce en ¿Qué es 111 filosofía?. Es máquinas récnicas y las máquinas deseantes. pues ya hay ca. siendo la condición primera. 1 9G3. podría de . necesira de ese plano sobre el cual debe Del euze: lo impersonal.erac. de pas1o n y de deseo' acceder a Junro a esre camb io de pivor . anees de . .e . de presentarse la experiencia. con ciern . ' � arquirecro contemplando el suyo sobre la mesa . • . . y al mismo r1ernpo Enronces. pero simultáneamenre precede. . ' una ca1·fi . wn I cac1. No es plano de conciencia real objerivo. 30 3 Raymond Ruyer.brnz e so 1 s /rem as llam . no h ay . superficie que tiene que abren y cubren rod 1os 11ama eop1co o el campo . nes del cono c1rn 1enro . n1ve de las ideas de los re e el que mira. y en segundo lugar porque sola· cnne y sénes de Founer" . al nivel de lo inhnicesimal y de lo molecular.· . . . de las rnp¡ ejos». ¡as ¡¡uerzas. lo imp � La lógica deleuziana es. de algur¡a manera a Jo la paradoja con rango de operador afirmativo. sin resabio de trascendencia o. 0 bjera farniliar ¡ rea1 y su verdad. allí ordenador y aquella que parece necesirar de la conciencia. son campo d el senri do' q u de remas o de proble ' exposiciones paradoja que desbarata la lógica pero funda otra. el espacio tópico rrari en 1a cntic . el senri. Albin . pa1ab ra. ri o . rambién en Empirismo y mbjetividad-. en la enrrada de verdades» . más que en el sentido de que es plano de sobrevuelo. for. ar esra Retomando aquí mi tema. aplanada. de una persona frente a un plano como el as. bmac1. del campo o de1 plano. que puede haber conrinuidad y a la vez diferencia entre las . reenvía a otra «imagen . Michel. Paris. . all'I. René Schérer creyó que podía esrabl ecer2).0nes' de prop re rnusica1 es. a los er sm · ern bargo hay D e1 euze y Félix Gua · series de Joseph Fouri ninguna relación con las concepros . es el lugar. al cual se 1 ez sene. 1966. tal como están alma y ma­ em e que precede a la reria en concinuidad. c1a de person s . aula C fimoso de lo 11npos1bl e: Orlando una fenomenología que no necesita Yo conscienre. pnrn mvarnenre . con Gilles de los concepros. que admire. diría que es constituriva a causa de lo udas aq ue11o sobre lo · inm anenc ia es sin Jugar a d el plano de · impersonal. de la acrual izac·ion. . una lógica paradoja].d uos 1as person de Jo que conremplaría el plano.1 el para con una in d1cac . . y sucede qu invención. en a. de com . e preceden a roda del pensamiento». La paradoja no es jamás negativa o dirimente. e ex1g1. . del plano .a � :::�: . . rna1 eje. Esre rema ' mos a las proposiciones construye. sino afirmaciva y constituciva . pero purarnen orciones los concepros. del pivote que .do por J as series hay algo que esrá impli de Fourier (Charles) q ue e1eg1. como Digo «rem a» confi rién dicen los husserlianos. ferencia. e1 ab andono del . · s» o «l ugares de de ¡º fi crici o. plano absoluro de . Aun que en h on Miradas sobre Deleuze haya p ropuesro form or de esras series. que la incluía entre «las para­ fanrasías d a imaginacion. Refier en a as dererrn mac1o . ¿Pero qué ' . . es que se quiere . mcon resrablem enre lilosófi filoso {¡'ia.

. sino afirmativa y constitutiva. Entonces.. o ntido. . Es que si ruarse seg ün él reria en continuidad. Pero. que se puede ur1l1z . que admite. C . reenvía a otra «imagen p ropos1c1o· · . Disri ngue allí b·. ' ar esta Retomando aquí mi tema. la definición que daba Raymond Ruyer. en la podría . en la enrrada del tncon tesrablemente máquinas técnicas y las máquinas deseantes. e q ue -so 1 s / . Bordas. a primera vista ineludible. que form a I yo eg . . aplanada.¡ettvo.n . 1966.ero f:amdiar ordenador y aquella que parece necesirar de la conciencia. edad • una ca ¡·e 1ón. Es pre-conceptual. ar�on1cas. exige ece de a1guna man o pro blem a perren ' y a mism o r1emp o todo rema la paradoja con rango de operador afi rmativo. pues ya hay la �n Me cruzo aquí otra vez con una mdicac . rodo el campo la propiedad de sobrevolarse ella misma. .s llamados «m Fantasías d 'la de ¡o ficticio. e que precede el filoso fíta. de principio creativo. � La lógica deleuziana es. el espacio tópico �_P Fourier. y suced . a sus signi fica. 1 963. o d . Es co mo dice Leibniz. e1 abandono del D eleuze y Féli x ¡ · ac10n · cier ra con Gilles de los conceptos. superficie que tiene . Pues es más bien el plano pn m1ttvamen te. interroga e integra al arquitecto. Pamdoxer de La conrcience er limites de l'automatirme.:. . también en Empirismo y subjetividad-. Oeleuze reriene a este respecto s» o «1 ugares de la mven ción ». del plano El plan . pero comb1nac10nes. pero simult:íneameme precede. y para comenzar a filoso a far. . ibro IV d ¡os . con ciern en a . Entendámonos: en primer lugar porque sólo se comienza lo cual van a desar rollarse a pensar con lo impersonal del plano. o1sta s1 es que se quiere las fuerzas. . el úlrimo . arquirecto contemplando el suyo sobre la mesa. . del pivote . dec1rs . Y es en efecto una p o de1 sentido ' que roblemas en 1 cam de temas o d e p yrano de Bergerac. era a Jo imp · ersona¡' situándose. se sabe. «antes de en la lógica de la paradoja que el plano se despliega. su lugar de invención. pero casi. siendo la condición primera. al nivel de lo infin itesimal y de lo molecular. � los r mas o pro b j L emas. 15 de au . inve nción . el los re as Y d e l os sentido se forma al nivel de las ideas de rea1 o b. sin resabio de trascendencia o.os¡nsayos. os pnm eros. construye. para hablar de presentarse la experiencia. entre la creación maquínica por . son exposiciones paradoja que desbarata la lógica pero funda otra. y el plano a d udas aq ueJI o sobre de impersonal. 30 3 Michel. ¿Pero qué rea1 y s u verda d. . de cierta manera. e ó'gica ddse las p roposiciones y d e 1 a 1og1c ' a. a los concepros. . que el concepto se . Le1b niz . de lo imposibl e: /itrioso de Arios to' Amad' Orlando una fenomenología que no necesita Yo consciente. . «reducida» a el senri do que le . . de pr ord ones los conceptos. sino . p receden a toda objetiva co mo a t dª . A1bin . tal como están alma y ma­ hlosófi co. pre-filosófico. No es plano de conciencia de su acrualizac1on rraran de lo más que en el sentido de que es plano de sobrevuelo. smo. dio Leibn iz ¿Qué es este plano? Bernard Cache hablaba hace un rato de la di­ Dele uze en la ¡ 70 serie : � e. de B ernard Cache: Jo im- pa1a person al es una propi • b ra. que la incluía entre «las para­ � rema. monadología leibniziana. refiere Gilles ferencia. Toda filosofía crea ese plano. Gua . problemas . 1 os JIama " top1co de 1o posi ble. . acceder a conceptos -como se muestra no solamente en Junto a este cambio de p ivote y de deseo . ' r:i . quiere decir esto? Desde luego que no se trara de una conciencia-sujeto . hay algo que esrá es de Fourier (Char De1 euze: lo impe impl icado en esre les)' gran rem a q ue e¡eg1. 111cac1on st es. Puris. de una persona frente a un plano como el c1ones. Refie ren a 1 . . . c1on. del pensamiento». al cual se ( ·orra v serte . Es ros no el que mira. una lógica paradoja!. duos ' las person ento de lo que contemplaría el plano. pero que ha de reencontrarse sin cesar y de construirse con el fin de crear ¿Qué es Ítz fiíosofla?. es d lugar. : ::� x :cta e person�s. nes de1 conoc1m1 ..-iymond Ruyer. diría que es constitutiva a causa de lo · . ma1 eje. rrari en cnuca de 1 a civiliza . l as dererm macio . alabr dicen los husserlianos. . Aun que Miradas sobre Deleuze en h on or d esras as de cál cuI os. a los R ¡· o u s de pas1·on � . de haya prop uesro form _e seri es. . as. os 111 d1v1 . y en segundo h1gar porque sola- cnne y sénes de Founen1. como Digo «tema » confir en el cap ítulo 1 del L itndole ª esr. «antes>> '. rson al. una re . 2 ((Dial ecrique hégdi R. Esre tema esra a11't. puramente m usica . que puede haber continuidad y a l a vez diferencia entre las de que JI egue mos a las prop osici ones cam po o de1 plano. verda des». necesita de ese plano sobre d cual debe exigido por las sen. René Schérer creyó que podía esrablecer') . de las · comp¡ejos))- tratan dojas de la conciencia»3• Es un plano de experiencia. sm · em bargo ' hay les' no hay nmgun senes de Joseph a relac1 0n con las 1a . La paradoja no es jamás negariva o dirimente. Jl . e 1nmanenc1 a es tm mma nenc1a es sin lugar persona¡ . antes de ellos mas . lo imperson al for a u . plano absoluto de a imag1nac1on. de que abre n y c ub ren .

puesto que sólo hay ferenc1ac1on. Esta frase parece convenir de tal manera a lo impersonal. imperturbablemente. que finalmente hago callar mis escrú­ las personas. ·Qu é es cia. sea por escrito supenon . a camb corriendo el ries go d los individuos y al homenaje que podemos rendirle. Pero � � . entender la respuesta.� indiferenciación � original de su época. P o es quizá esta paradoja la que nos ofrece la llave confund1 o con la podría llamarse impersona es co múnm ente · das. Hasta la dispersión molecular. Esta es al persona¡ e. b ro."os con · ' en e1 espac10. multiplicidad. aspira a lo impersonal>>? ld.1 mpersona1 . hasta el devenir imp . "1b"d más que de lo impersonal. rechaza a «las tres virt u desi) (M"I mese te que alirma leuze les llam t ona. singulari por ejemplo.me1uso a lo pre. una . Frente _ en­ Las intervenciones de ayer lo mostraron bien. El personaje c � a. a la so rpre nden er e � ballero de la fe• de par a ¿No hay ya una evidente paradoja en la proposición de que «Deleuze a la m a escri tura . Dib se compone d e personaj e tiene una � onceptu \. «Queda de un hombre lo que su nombre hace soñar y las obras que . 33 32 . con humor.. lece po r sob re la P de ser su único autor. la P. Él hubiera reivindicado ser un nombre. contrari amen a lo coda alusión a su propia biografío (o llegado el caso. ella. smgular·1 dade s que conf n de cons1st o . «Devenir impe 1 ·) · Modestia del filosofo. re parnet. entada po r la cree ncia en la Queda el nombre. Efectivamente. im ¿O no? Alguien can original.� o es a p:r��na que sonal. Sorp rend fórm�la cosm1c:: : de ser 342) mente lo impersonal abre a la creación. su pala :i: . e. me atrevería incluso a decir de códigos secretos. (p .oolf para fundirse en la afirma lo impersonal. sólo coma lo impersonal. codas las últi ma no hace m:ís _ :i sos' \os rasgos fu que sólo un «deleuziano» curtido. el otro qu D el�uze en el fondo. u1 an·d des que se deben ncial. ª \ personal>'. PJust amente el encanto. Esca es la te liberar las sin _ . ¿pero no lam �aza ' sus gestos. nómades. s ''era' un cambi . dad de la persona. hubiera querido ser una multitud. Impersonal aunque plagado de originalidades. per�i conducir a una indi multiplicidades. he aquí un tema lleno de paradojas.el fin i111na- M·'¡ mesetas situ ercept1"bl e �n el que ente amb1c1ón. sino que se pro Y Deleuze. u na ac Es . e esta . ecer. y sin embargo nadie como él ha dado la impresión.. su e canto.ersonalidad reivindicada por el pensador más N0 es su persona. n o o de aq ue'I qu pers onaj . s·in . a Deleuze y io.nombre doble también. ya lo dijo Toni Negri: Gilles-Félix . tiene horror de hablar de sí mismo. pote Son e�las las que com tamb1 en . ze Mirad as sobre Deleu René Schérer aba . onaj e agru pa l os momentos incen per so na exangüe' e¡ el pers a la orman un cuerpo. tan propios que designar e ug ertes. rozándola. me atendré solamente a la paradoja pers ona¡ al que es su de ese imperson más flagrante de una im ¡. dade s que no hab1tan la p�r��n La ris a de Fou caul t. pero pulos. eludiéndola) . de inventar al mismo tiempo sus propios pensamientos.comerlzando por una frase de Paul Valéry que no es el yo. de Diálo. de Pero el personaj e. m1s � o en resultar un poco solemne para un amigo al que no podemos decidirnos senci a m emp el erso na». E incluso razó n por la cua1 en D leuze gu larid ades.ind1v1dual. del lad d e lo . conforme al cual co viene abordar el problema. casi de «nacimienco». Afirma lo imper­ antr opol ogía emo\ógi ca demas se adhi ere el no mbre. Esas son las smg p on en el pers ona¡ e. de odio o de indiferencia». ncia s m:ís to consistente. indisc erni ble . l a nente del todo \ d er < como el y de las imágenes. a de carga. abst racto. man an d e e enc ade narse a las que. Deleuze. duda producen su p resenc1a.rgm1 a. se ee e fía'. uno.<! «e desapari � ¿Qué quiere decir? Tenía la intención de iniciar mi homenaje -a riesgo de ent amo s tod os a tua\ ente I. afirma D eleu� Preva rto de un yo. ustedes conocen. sin El . te asce sis del filos ofo d K ierk ega ard. su pre ersona. . U n� nsa. .. desconocido. ersona. .. e pulsan fuera d la filoso ción del concepto -por retener solamente esta de entre otras muchas-. c o de atm osfera. N u oralmente. onal. El primero e eleva libera las d uere de la solución. su mu ndo>>. la que abre La iutroducción al método de Leonardo da mo Clai. no habla o». No pudiendo enumerarlas todas. . de V'. la que indica el cambio de pivote . mientras que Í r incie idiosincrasias. sí. lejos de ellos y de desa par sólo lo impers Un . uja y ocupa un pla Había muchos <cno-deleuzianos» que se paralizaban frente a su defini­ conS1 sten c1· . " . es un nombre. sin embargo. una diferenci a1 0 on Vinci en 1 894: un temblor• un a tur b ac1 a lo imperson . y hacen de ese nombre un signo de admiración. no individuos o personas. la el e del enigma. a la novedad de los conceptos deve nir. Lo explica � a saber desaparecido. imp ersonal concre es un no mbre. "hacer Un mund tas.. Se me obje tará : usted dice ción de Oeleu7. d sonrisa molesta. no es otra cosa que ese nombre. puede descifrar. vagabundas. Lo que nos respo de aquí es «Deleuze». De- man era de Ficzgera rceptib e. lo hace con una que no es la pers . can «personal» como Deleuze.

tiend en al segunda o cerccra persona del singular o del plural-. . .. terminando por la fórmub que d� �. .. . of the four sujecos de los enunciados narrativos -sobre este punto Deleuze sigue por �. El insiste. en panicular para seguir el argumento del capítulo 4 ya cxistences de los libros de Deleuze que cita Schérer al respecto.. indicaremos que la Paris. .�..a11d which de. rdo de esa oda mag nmc o) m ediante el recue destino del filósofo devenir su o sus personajes conceptuales . y para seguir las cra. . de nuestros personajes que nosotros... .. en francés es también pronombre perso nal neutro de la tercera persona. del sujeto. . Esta página (62-63) habría que citarla encera. ... za con el i/-. tan caro a Mil Mesetas) . craducción lo suprime... en un tiempo tan breve y un espa­ completo a Blan chot y dmit e sólo ele a . Exig e una do cras cend enta que tamb " ien puede set llama ' a. de la q"e nadie habla smgu1ar . ¡ ��¡� . voces múlt iples que. por más que fuese nt l de esarse un lenguaj e d1St1 � cª o n sobre ese reparten en un potencial que no implica por sí mismo ni mi.. . Pélio. Beach y C .. . sino una aptitud del pensamiento para verse. que se une a la más elevada intensidad de singularización y de vida: «Yo . l'd Lo cual podremos completar con el pasaje de ¿Qué es la filosofía' plan o de inm an · comenzando por la de las personas.. ·· ya no soy yo. M .. El persona­ . que puede utilizarse para seilalar la indeterminación Así de sem ejanres son .. Pues si es cierto que a través de la cual nadiee. do qu e necesita uno de los más explícitos: «Lejos de ser individuales o personales.. . . [Nota del uaducrorl s 35 [Nora del craduccor]. pero puede reprcsenrar también una o varias personas determinadas -primera. (Law rence Ferli umble que e.. . . . .. t rad .. . On es un pronomhrc personal indefinido <le tercera pt!rsona lJ. Se puede incluso ir más allá de esta última fórmula. ni yo. Pero el lcccor no debe cción fr:mcesa que Respetamos la tradu parlanr. . 34 . singularidades que están cornadas en el movimiento de un devenir.. en el filos no tiene equivalen ce en cascdlano.singular pero.. sino Para expr l� s «si gula ridades» cuarta' especmca de l ' pues que los produce al actualizarse» (p .... Con .. a. pers ona n del poe a e. el i mpersonal � i �� � � � lingüísnca cio tan sucinto.habla los pronombres il y on nombran lo impersonal' y son los verdaderos que no obstante exist .. <�Llueve».���·d�l singular explícitamente bajo su forma gramatical. ta meriocan encia es al l' ' ab o consagrado a los «personajes conceptuales» nacidos de lo impersonal de roda tras cendencia .Parece quc11.. th person singttlar yet exists)». //pleut. Sobrep asa toda cción o una crans pos 1c1on ' g í t . Un regard sur le mon que se utiliza para introducir verbos impersonales: por ejemplo.. " JI es el pronombre corrcspondienrc a la tercera persona del ..ducciones castellanas el pronombre personal u-incluso aunque implique en algunos casos cieno forn. ula de la «cuarta .. on . Bour gois. para que el lcc m r pueda seguir su uso en el texto. \ 970 ' P.llC . Optamos por traducirlo siempre por tanto que personas.la escrit parcialmente una Para fijar las ideas y el vocabulario. la terce ra. . . le on a mck) (He is stalking assho .. . nghem.��·� pronominal: «¿ ué es Yo? Es siempre una tercera persona».unienro­ uti·1. las pers onas. . � un símbolo o u a alegoría>>.... pues responde a codas «Él es uno de los profetas que regre saron l ados que regr esaron las cuestiones que podrían plantearse sobre la paradoja de un impersonal de los proferas ch'fl Él es uno . 1 25). En los casos relevantes para el argumento.. pu'ble .. . o ll . solo me es posible citar este texto de Lógica del sentido. devenimos siempre otra alusiva (en Lógica del sentid cosa y renacemos parque público o zoológico» (he aquí el devenir-animal a Allen Ginsberg intit ulada «Él» (He) . las tradu cierne � 1 a emergencia de un mun singularidades presiden la génesis de los individuos y de las personas: se hacia el sentido . 1 1 1) .ue ver con una personificación abstracta.. of nobody speaks .. que es ambigua cuarra perso na del y él es la voz de la y no parece decir la última palabra sobre el tema.�b. por . � ��·. Miradas sobre oeleu ze René Schérer com ien- ura que solamence su teoría de . . a diferencia . Es a través .. «Es el Deleuze toma esta iorm a co mp1etar un poc o su indi cao . . : . filósofos..l'l· king por a el auror' que tradncc stal perder de visea esta polisemia. deveY. . . je conceptual n iene nada ci. y val e la pen 'º a Lawrence Ferlin ghern. ofo el escritor. . ..�·��· ��¡�. . del c:1stell:mo. hace intervenir lo impersonal y·¿¡ �. d� · · ·· l � Es u n agu¡ero . ·�j�·¡���· ·¡�·���. mr imperce.

y es tambien rismo cristi ano.. sino de un impersona1' de una nueva parado¡a de 1o i·mpersonal ' alrededor de la rales . a m1 encender muy founensca: «la interioridad». entre 1 o natura1 y 10 esp1ntua 1 q ue lo funda ' en su li¡ac10n sobre 1a mrenon en la opos1c1on · ·da d del yo . ¡personalic . con . de rodas las conm inac decirlo . . Deleu � ar hablar de este artíc ulo. un texto de 1 978. y men te autorizó apareció en el número de flujos. dad ' los fl ujos que soporta. do de la especie Y d e1 genero reconduci'do a su 1'nmanencia y a su tema . . ( 1 993). es e1 propio amor cnst1ano lizarse: «Pers onalic a personalizar. en vuestro auto. por otra parte. e1 destello del triunro e en ica: lo impersonal. su trad uc ión. la vida dros de esta demos traci ón fin a y . os seguir los mean gene­ compleja. Espace. que algun os no hay revol uciona . rdo Tejada parte de un brió. tivo del cristia nismo . emb argo. para concernir al alma. Es la como la de . con ° t ro s flu¡os fuera de s1' y en SÍ». P una suene de estan reAejo. . to ' . «e1 yo no es una relación. Rica ze . de a del prefa cio D . individual. Lawrence. se señala todavía . n o quer 'a i"6cuch Entre paréntesis. Se trat . G'll d'ivi'dua1 un yo· Ahora bien. la craductora. René Schérer Miradas sobre Deleuze Horror en Deleuze a la perso na. es el pequeno un OJO . que quiere amar o ser amado ' es una alegona. de una fusión en la naturaleza. . persona­ lo que hay que incriminar. siempre por u n a suerte d e paradoja -para una fil oso fía tan anu- ica. un su¡eto. deja o hace pasan>. que con razón Ricar mejor en Pero en tanto que «h ombre cua1 quiera».mea de1euz1ana.con el escrit del sujeto y �uera de 1 pe na como se ve en el estudio fundamenta¡ o de 1 946. H . a . . no es una verdadera relaci· Ón» . de antorcha · • Karl Kraus6. �uera do Tejada coteja conti nuidad entre -mostrando la ambos. En este sociedad. pues no podem la resistencia . cósmica. de Juan el evangelista. 1 o que hace del alma rn una vez mas. del resentimiento ambu1do a Juan de Patmos. familia. Contrariamente a lo las conexiones de las que es capaz una sacie piensan y esperan. y que había sido pequ eño artículo que descu­ _ a . y justifi cado tam bién. . Es en las vasras m tmcio nes de Lawrence que nace mostrar la relaci ón Ja burguesía». en la vida ordinaria. na y la . Entonces Dele uze repl a des tello que hace e1 su¡eto. que cristianismo y el Estad o burgués. Ja notable a. ]rnman 1·sea en el sentido de un hu- mamsmo de I a persona-' se va a reencon trar «el hombre». pero tácita ze «Dejar de pensarse como un yo para v ivirse como un flujo. Lo impersonal es · seeretito». título . hay que por un rech azo delibe sociedad bienpensa rado. «No hay retorno Cristo ha con centrado espiritual. 1'. y tamb ién la socialcrisri ana salida de crítica de la No se trata. porq rida d cristiana. Contra la la burguesía . a la persona. . Sm interl ocutores perso tengan objetos.-1 li' Lawrence opone al cristianismo del poder y nte: en psicoanálisis. jt1stilica el pode El resul tado nega r. escn'b en i es y Fanny Deleuze: «e1• amor no es Ja parte individual: a volver hacia atrás punto voy a hacer un rodeo. Tom es mas bien tesis de Ricardo Tejad o prestada la idea de . Barcelo 1 5 de Ja revista Archip . el cristianismo del amor mora]. m1ent1as q ue el alma nende e1 hil 0 de sus simpatías y antipatías vivas». vuestros muebles. ' ¡ tantum de Avicena y de Duns Scoto al 6 '. y leo un poco mas: (Madrid 1 995).dencilicarse con el mundo. pues. . interi or. . .. es un por todas parres. . iélago en de una po 1. en!». Deleuze . Pero e IJ a se fiunda en esta oposición al su¡eto Com lo indica su . la 68). en él una . a la Tournier. en la cual cual podemos ver que se fo rma una po I'mea del alma·. al Apocalipsis. iones de la a «estmcturan1 el Yo. . hay solamente un pro blema político del alma colectiva. cuestión es existe entre eJ sino esencial. a su vida. . . en re1ac10n Se hablaba ayer con Jªcques Ranc1ere de I a Posibilidad' que él discuna. . • sigmen inventa. un yo es constante polít ica de para mostrar que hay . impersonal. bajo la salva a. He aquí lo que se escuch . . devino vida roda la vida burguesa privada puest a la naturaleza. máquina de guerra de religión. nalizados. junto con la perso guarda del Estado. En líneas . Deleuze. («e1 sucio darte. . sagrado a crítica de la vida inter ior. Un hombre extraído. por todas parres en política. el Estado. . Die Fackel. nueva orien tació n Vichy. en ue la interi o­ el clivaje que impl · · d o esta Imea ' que. De allí el rechazo de este amor-d 0n falso e hipócrita. Ah ora b'1en. como lo es el amma 36 37 . una imagen. firm Bart!eby de e1vi:11 e. pero ya es la · escrito por Dele uze en «El yo tiene una tendencia de una efím era revista 1 946 para el único núme i ' creada por Mich el ro muerte. y • a su obra. «no contingente». . lo antip erson al. . . su . un conjunto . esta política que desborda lo polmeo mando co mo punto colusión entre la Iglesi de parti da la a y el Estado de colectiva.: . lo humano. «De Cristo a · y al yo. desembaraza­ ado conju ntamente con Fanny consagrado al ª � Karl Kraus. y a contmuacion esca formu 1 a. «s·1n particularidades». Elproblema ético -político en la obra de Deleu algo para dar o para tomar. dice a veces Lawrence)» (Critiq11e etcliniq11e. obstinado.

1 78). con Clarissa en tanto que persona que se revoca en el on del paseo por Bond Street: Í «on était la. Incluso hay que ir más indiv iduo ha de1ado lugar . activándose como una fuerza oculta. . 1 48 . a Joe Bousquet. ¿no es lo impersonal el demonio de Gilles Deleuze? de Deleuze se encue cit. también en segundo plano personaje conceptual. ale s a prop ósito de N1testro ricas . yo soy un paseo».. su autista. su demonio: el demonio alcanza una suerte de bean � � del pensami ento ntran condensa os y. . Ni siquiera Clarissa. el demonio de Descartes. L.e y que sin embargo .. otro que es que 1 o tema principales cud»-. accidentes de la e un . Se habrán dado cuenta: es la fuerza del il y del on. escribe · «Hay un mom ento a de las objeciones que Hobbes le ha•Ía a Descartes (3° objeciones): que de . surgir. el último ». del amor que rodean a Y como menciono el paseo.. m1·smo la muerte. Sin persona y sin yo.ick ble. «yo paseo». p. a avancer dans Bond Street . Ferlinghetti. Volver sob re esas l' eas i � spirad as. se era la scfiora nce: une vic. p. Lo incorpóreo del aconteci­ (Lawrence Ferlinghem) miento es llevado por lo impersonal de la escritura. el que despre n d .. . acon tec1m1ento l'b pu10 lejos: no soy Yo quien soy. inma nencia: una v1'd.Jiie Philowr 47• scptiembre d e 1 9º5 7 "se escaba allí. . podría decirse. ese «esplendor del on» que celebra la 2 1 ° serie de Logique du sem (p. «ese chico ahÍ» (Le croire et le craindre. non. René Schérer que se refiere Lógica del sentido: horno tantum (Logique du sens. 1 . .e. «Horno � mund o com padece y que Hay en todo filósofo. una vt'da que ¡uega eon un monbu ndo en s1. . Es una operación. Folio Gallimard. es lo que lo hace e habla a través de la l'Ual nadi exis'. p. avanzando por Bond Srreer . que no es mas que e¡ de ly sin emb argo singu ª una vida im persona 1 erado de Jos ¡Por supuesto!. se podría concluir que «luego. lo impersonal que deviene activo. que los impulsa. me viene a b menee irresistiblemente una ens. La vida d el 1ar. úlrimo momento de este recorrido -y encuentro en este na del singu lar de la l'Uarta perso punto las bellas explicaciones de Jean-Clet Martin sobre el acontecimiento: y es la voz lo impersonal es lo que se relaciona con el acontecimiento. Pasquier. .. sub' etivida d y de la objetividad de tantum» �1 que to o e1 es decir de la paseo. loe. particularmente por y en la escritura. de Sócrates. Que se podrá cotejar con ese «humano pri­ Horn o tantum mordial» que introduce el guattariano y deleuziano Fernand Deligny a propósito de Janmari.a . 120). también totalmente codo dicho. 4. on était Mrs Richard Dalloway»7 (Traduc­ El ar tículo de la muerte t mente a ese maravt'[loso texto en el que está Hay que volver constan bajo el título: «La � cado ze 1 ción de M. Ddeuz. accionando. .. Todo está dicho ahí. nº G. 7 ' p• 5 . no. lo que sucede. vida interior y extenor. llevados en e Y bien. pero de un m1snc l acenc ia. además de su personaje conceptual. sino que ante todo hay el acontecimiento. . l(Linmanc "• 39 2 de Richard Dalloway)) [Noca del traductor]. puesto cierta man era. [ . Critique et clinique. hubiera contestado Deleuze. y a Maurice Blanchot. (Impe rsonal 2) p. Meme plus Clarissa. como la fuerza maquínica del alma. impersonal-) . 1 1 O). consagrada a la muerte.7 1 -en inglés d e G'lles Deleu m publi this being Mrs Richard Dalloway. cuas i mís- 1smo ateo' en las cu . de la comp comú n amigo de D. encarnándose.C. Se puede leer también en Virginia Woolf. poco esnm ..] Para terminar.

pre-sub Desde luego que esta revelación intuitiva bruscamente introducida poder de morir. No es sin embargo una simple «facticidad» -lenguaje de Sartre­ del traductor nº 4. infinitiv a toda vida -una vida-. aparecen. finitud. las singula­ «suya». Sólo que estas máxim as. la muerte sólo obtiene su sentido al revelar la vida. del o tiempo de vida antertor a la muectc de la muerte•� utiliza. suelto» y el «yo resquebrajado». Es un punto límite. se aparta de alguna.. escapa a la aprehen­ la paradoja del acontecimien o de una lamentación dedo la juntura de lo más impersonal y de lo más singular. -al que muy bren lla­ El momento. «En ella yo no muero. loe. por el . el "Yº di­ luto de toda experiencia y de todo pensamiento. en en la filosofí a ep1cure moleculares. sin depender tampoc llega la muerte'. el pasaje 0 trance de la muerte . el on. 34 {Nota del 1 Sobre los pronombres ily on ver nota que nos sería totalmente exterior. . Por supuesto. movedizas o «nómades».más de lo que se sabe. «un campo trascendental impersonal». según la célebre puede mirar el sol. el encuentro con un «en1pirismo trascendental» que se las terrores y consuelo. animando. puesto que. a la suprema potencia. al cual nos da acceso este último texto de una manera lo insopo rtable. sión interna del individuo. [Nora latín in articulo mortis: en el último estado Logiqut du sens.da en inflexiones del movimiento. se convierte en fuente de quietud trascendental» cuyo descubrimiento y construcción son el primer acto igitur mors est'. así como del pat hos trágico . del traductor] . una persona artificial. ajena. . de lo banal. Sobre esta líne ronteriza. e incluso de rimenc able. Es mcluw lo '. todo acontecimiento del cual deviene paradigma. apuestas. e¡emphfica ¡ustamente a causa de do. Ill. jetiva. Lejos de ser individuales o personales. 40 . soy degradado del pre-individual. y además esta exterioridad a . de las cosas: «La vida de tal individualidad se borra en provecho de la el acontecimiento en su independencia y su vida singular inmanente a un hombre que ya no tiene nombre. En ese zl. verso 842. 1 124. en ella se muere. quizás mejor que en nin­ un il en el que se metam orfosea . el ti. el �ímite abso­ este atajo expresivo. relativamente bre que �esigna pureza. de El On desacreditado opuso a la autenticidad de contrario. por el acercamiento de la muerte no debe llevar a creer que la filosofía escribe Maurice Blanchot. ocras formulaciones: «Las singularidades son los verdaderos intersubjetiva. ni d motivo incesante para lamentar nuestra Lucredo. . que se des­ finalmeme. a.mpensable. pág. Es un desenlace que nos complacerá encontrar muy cercano a al yo que en él se des­ la intuición bergsoniana. aquél que corresponde al conocimiento adecuado de la esencia o o artículo . uno de esos 4 traductor] puntos singulares que Deleuze se complace en oponer a las «ordinarias» 6 Por l:i expresión •artículo �rancés c�mo en castellano. aunque son denotaciones de una singularidad que valoriz no se confunde con ningún otro. sujeto indefin ido de lo anónim o. lo innom brable.es siempre. haciéndonos tocar en cierto modo con el to y de lo impers onal. a quien Deleuze cita debería convertirse en una meditación sobre la muerte. a una del filósofo. llamado cambién «plano La muerte deleuziana -si puede convemr tal de inmanencia». Es en canto que impersonal que e�presa' . puramente alegórica. 1 logique du sms. es que entra el moribundo'. expres1on. conjuro de los Lucrecio: Nil individual. René Schérer Miradas sobre Oeleuze sentido. cualifica. la muerte es efectivamente. Esenci� singular. gracias a lo impensable y de a la vez exiscencial y teórica. La muerte la famosa «banalidad cotidiana» que Heidegger no es un destino ni un fin. y retoma para s1 . . De la nattmtltzn. e incluso sin conciencia persona. demasiado «molar». sobre esta cresta o en esta punta en la cual ese desprendimiento impersonal del sentido expresa se le disputa « a vida1> a la muerte. no se deja '. a un yo. una sustitución de ese sujeto. género». esto es. cit. " . de «singularidades» roda expenenc1a �os1ble. una vida» . en muero» se desplaza hacia guna otra pa e. o pronom morona. los trazos originales del pensamiento deleuziano y sus ese on de la muerte. por máxim a de La Rochef oucauld . p. en esta contracción última. El imposibl� "Yº ridades presiden la génesis de los individuos y de las personas»'. que se desprenden de un «campo esta nada. Estos temas se conocen: la dispersión o la elusión del sujeto. en un . Es en tanto que impersonal que acontecimientos crascendentales: lo que Ferlinghetti llama la «Cuarta que afecta aunque sea induda bleme�te y u� 1cam�nte prende del sujeto al persona del �ingular». un impersonal. están destinadas al sujeto arregla sin el Yo pienso de la tradición cartesiana. El «un». no se termma de monr». bocetos de «devenires». o al conocimiento que Spinoza llama «del tercer mamos su «artículo»'. No se la puede nurar fi¡amente-se lo inexpe una individualidad todavía demasiado masiva.

de este aun que indisocia corp orales y de sus co nexiones ble de ellas. ib. Lo impersonal se s umerge en en que el acon Llega al extremo . el 1 fuerce. 34. René Schérer la existen cia. Abolir lo demas1a o • que so'1 o soporta lo impersonal. .. sena 43 42 . el pun to . el «solamente» d�1 . del te no debería ser luga r común . activo. 0 de Deleuze.ie habla. adecuada para poner en evidencia su ínti ma a n '. · El se del acon teci más él miento puro en y pre-indi vidu que ales. . en el lengua. en tanto que mo do o singularidad. ese Miradas sobre Deleuze on que aparentemen la opinión. oéticamente L awrence Fe rlinghetn . tecimiento eclosion ese caos. es siempre un impersona . . • convenido a causa de misma en índic e de su impersonali de la más elevada p otencia de vida. tanto como su parte d e s do o bjetiva de en cad enam i�n o � fica la fusió n de lo rnada. más y de otro modo que el ser un «extra-ser». líneas sembradas de puntos singulares. son vehículos de del mal. Pues del se es el del aco muere com o llueve'. p. de la que nadie habla ' Y. x � ' acontecimentalidad pura.r '. es m:ís que el signo que' no estando sometido a las eg1as de orgamzac1on del cosmos. . e imp dades erso nal en su dob se liberan de los le. La liberaci ón últimos son la Sustancia . a la vez permite nom brar sentido. misma en tanto que expresada ' el Ser en tanto que opera el acon . en su artíc En la en superficie. �:ue se es ablece entre Deleuze y t ' s e bien aquí cuál es la prox1m 1 a . d del acontecimiento . nietzsche on. del . Estos b quatenw las man tenía la lindes en que persona in divid ual.b. e presa lo y hacerlo vivir. estadístico. eventum tantum. valen ano./pk11t>. y pre-indiv que exPresa com o esporas y iduales que ap estalla en esa desc rision aba.1ere la abolición de la persona. . Cuánto difiere ese las y orien­ coti dian a. al mismo nto de las cosas tal como tal. como el aconte- ' Id.d. se ennen de- . del rraductor "º impersonal del ci iento del cual ella se convierte � s ¡ to-.e . el il. accediendo a través l ) . El . es prec1so a olir l a par e demasiado subj etiva. 'e. even tmn es ese quatenus.10t :��:: ecimental de la Naturaleza en cual el yo se abre a la sup erficie y li tanto que hombre. una «cuarta Persona .d. de un valor en el sentido dete rmin aciones que se opone a la cen subsistir por sí mismo el senn.1ada' para su «Se muere». com o «el mo­ para el tantum del hom ex e o: ' p. . y q ue causales. ntecimiento mismo esplendor para simplemente nombrarl o. tarlas: «Se m uere. la del fantasma tecim ien to es del que acontec1m1ento . -: " Id.d a . r el creador de su mism o tiempo que sentido.se tra ularidad irre mpla nsforma en La inmanencia zable y no pere absoluta de una cedera de una vida. 1os impersona 1 es d e la' lengua constituyen Y ha- Incesante es tn'b'll Expresio nes impe rson ales. a la misma esencia. escri be De!e uze. «doble. pertenece todav1a .. mmte o . muerce. ¡ ' y para e1 cua! la muerte es parad'igma . carga encera -el p ulo. por la cual P nad. � . lo edu humano en el Spinoza t iene la costum re de u Tiz la expresión !arma del acon tecimien lcora. 149. de 1as fuerzas que saca d e a11'1 que traza.a1 de las causas y efectos donde se dis uelve . Es sólo a to. del bien y incertid umbre de las � acontecimiento» . para a1 canzar 1 a El on es el oper ador acon ceciment o el de la cuarta al. hacién dolo entr divi dual en la gen er ar en el conjunto alidad vaga que. es a parnr inminencia de la a. de la banalidad El eventum tantum es lo aconteCI·mental propiamente d'ICho ' el nada de las singularida . in maten. . El tantum. el «Un ». abre la regi ón del sentido. y qu e podría tamb ién invocarse � Blanc ot. n : ��u para ia . [Nora del trad uctor] uso personal e i/ en e/ � cor. e1 «SO amenee Ja medida en que de lo verdadero y lo falso. . si mbargo existe» . ad ue se llama comúnmente �con­ aspecto privado y Lo cual no signi en el que se con su aspecto colectiv o. el revelador. al persona»'. su cara ideal jugan sin confun y s u cara enca dirse su demasiado personalmente v1v1 d �� � tecimiento. des imp ersonales ' que acontec1m1enco cuyo «su¡eto» -su¡· eto gramatical. . or. como esm'b'JO. se aparca de oren ciaJ de fuerzas la angustia cuya evidencia de la sing que ella represen ta. y Jo mismo que Lógica del senti mismo orden que . impers bera las singularidades � onales. Líneas de vida vida. dad mundo y del yo. O meJ. na expresión del mismo or en q e � � el horno tantum. ese abi' smo·. o acósmicas. al caos . Acós mico impersonal o. O mas a n.expresión de la SustanCia (o Na a eza por los modos. Valen en incorpóreo disti lo acon tecimen Pertenecen am bos a ¡a m1·sma natural eza. en tanto do sitúa más allá que efec to de supe de lo pasivo y de lo vimiento por el rficie o aco ntecimient o. Es el se se. Esta ex pres 1on requ. Ver nota En referencia al 4.¡ me11r1 com me .. que designa aquí aqu ello 8 • . que las singulari él. como Ja m uerte •>. Las suelta arga» 'º.. e h an t"'n � es «una vida» en tan o ' da. pág.. I o. zs. francés. prop1.

e5 el lugar . !Lpltut [Nota de . ente Iig . pues las nombra a parcir de su «puesta fuera de juego». aco n1ec1m 1e� También sob re al no se dej a e1 " 'ª a r gü1suca. ncarnaci nn· do <moem átic . C<ese movimiento que va sin cal como \o mco rverba\ sería simple se na . No son las dos primeras " no em áti co » niti va m ent personas las que sirven de condición para la enunciación literaria. es son disu '·ti·vas a exp re s1o n lo cuc ion es y arJ!ªdo se ¡¡·Jª defi4 bre. l ª de ese «imposible».e nt de l o im Una observación preciosa (la nota número 6). las resonancias de la potencia de lo negativo . ntre las que nos despoja del poder de decir yo» 1 2• vocabulario pro piº e personal o.o den. a sus tttm-. en condiciones de la enunciación. . q or i ya convertidas en clásicas de Laparte delfaego11• Pero quizá hay que decir más. n1·ficaeiones fijas \\am . dºis- la producc10n • unión de los contrarios. no Uíll P . n (Husser\ feno m enolog1 co. .o. fari . temporanea · • \abras y las .on es [ó. ub -reu . puede devenir esa misma existencia» . Rech _ j. a concebir cómo. pp. motor del sentido. ¡deas reu< «llueve» . top 1co ern au de \o e no «neutro».' que dep en de \os la escritura de Kafka: «La literatura solo se plantea al descubrir. ores a es el que sera \l tiiffl cio 1 las [1z ves " . nologit. una mujer. esona\ de ma nera e del análisis de Blanchot.. L g do o no ' . donde ten. 1 ellas que escan sola mente.. e\ val Deleuze de ella para hacerse cargo de todo el plano de despliegue de lo xplíci- lrnpersonal. 1 99 1 gues. del aco nteci d a l0 qu e en otr su con ón .r «d se ntido noc111auc . a \a vez iás alto.. ·un niño.F. para adoptar la de la paradoja. para as nes na uidas \\amadas « c s ales co rno a los adverb"io . a quien cita y en quien se inspira profusamente para sus observaciones sobre el i/ en para \as s1gni ·fi cae. d lenguaj e esto ico. Vemos en él esta negación - ual el . nología.. que es la cuarta persona. ndos e a esto incluso incorpora 1 ' dob le de Oeleuze no d1s1\fl rn. e cac. e impersonal. es decir de nada».r i Ga\\ \ ima r d. 320-321 . est e . 13.>a. bajo las Particularm . de nada a todo. La cuarta persona. viene a llenar el vacío. 1o. personas aparentes. ne ra qu es 2. pues quiere rea­ sin \a c interp osi ció . . ne .· el senala la abr as e la len ausencia. m31e na\ o e oeema ». adas a \os prono". «de la ausencia del todo.l. aci. Est ""ª fie 1 m :i5 de l a clf . o de la admisión \ \\a mó <<11 \os em ple a in ' . «so\am�nte� o ' canda en relacion a 1 para su teoría de la escritura que debe abolir las cosas antes de -para­ nto qu e» del a la cu � ' i. 195 Critique et c/inique. en el mismo texm de tfled10. CUnstancia. de su sentid lizarse y sólo puede hacerlo negando algo real. nfie re que no se satisface con la irrealidad en la que se mueve. sentl d )personal despliega..que en . . ' 3 O os e e¡ . cos a «co mo tal de la cosa. La se int erca 1gnac10 n d e \a "• tintam ente) que . Jdtes dirtctri '' Mauricc Blanchor. el giro puramente negativo . . aq u o a 1an s b res person Y Deleuze. . cu ar.ue acontecirniento. nc no en ¡ as una generalidad. esl · gn o»: est e gatividad. de su gua. 1 949. . indica que aquí la literatura desmiente a la lingüística ·I•-- A cuando esta convierte a las dos primeras personas. ento p uro o lengua¡ e. · aci ón de escas r11 Pº y a \as \ocuc1o . ':J 90 • � . nombrarlas. un vientre. 1fic y d e ue el se no d o o \a s1gn e se nndo . y casi sin intermediario. e l . . Gallir. no sig n d e su s1g · nm . doblez o cap la ent re la pa . decía Blanchoc.¡duct0r). tal ' este \e co to po r \ o acontec1men · nombra el obje Jeuz1 ª. Lnparld11ft11. Paris. sino una singularidad en su punto más alto: un hom­ . • diferencias . 0 e\ se . Lo impersonal escapa a la dialéctica de la ne­ " pc1on .1on o ' para volver ai «Reconocemos en el escritor».iard. reo.U . r parar. es n1 Esta capa del u ar. Elude tanto la lógica de lo contradictorio. qu º o expresa Crítica y clínica. ¡lusse r . . 12 une pbénomé 44 . más real que las palabras. mientras escribe. por eso no cesa "i n adas <<ob'Jeüv q nvestig catn b de empujarlo hacia la vida del mundo y la existencia pública para llevarlo asn ..ennºdo o de sign1ncac capa irnpa\pa b\ e. es decir de la determinación del . hegeliano o heideggeriano. la nes . Salto de y la cosa . este literatura sólo comienza cuando nace en nosotros una tercera persona de \a fenom p a re» . un animal.b uye a \as pal someter. calificadas de embra­ el plano que lo s P. según las fórmulas ue a tn.. l ni· fipcar. no val ' en sentido en ta �t� es husserlianas de \as I más verdadero que el individuo aislado del que dispone. como la lógica de la ca. que for ma \a des palabra ¡ 0 parte _. como en eco. . 45 (rcedic ión) . sentido. si no � Las pro pos1c10 � .. · º" crs pou. nes verba\es . la potencia de un impers�nal que no es en absoluto . pru arte. viene a completar a Blanchot.. me- de lu gar ' exactam ente . a d e b ra una partícula fuera de su órbita que activa el mecanismo de la creación. uicas. s1g ale s». . la ausencia. p. o el uso que hace más finas. co. ento puro -e d �co ntecirni el criterio es René Schérer i e p un to to co m o del horno ta11 - . pos enolo g1a co n co sas . t<i Edmund Hus�e u erc:t"Je 1 r " 26: «\as Auctuaciones 1ercl1ts logi Uec1 I � d 0 ' eu prim sig . ano . t:.

en el cual se intercambian cosas y palabras. y el il. ac10 . Esplendor del On radicaliza al tergiversarlo . proviene del ladn 1 47 . 1: de una vida por la muerte.La segu nda poten cia (pote noa que es a la le confiere coda su fuerza al impersonal ddeuziano . J. Desde el punco . para sujetos posibles: «un gran zumbido incesante y desordenado del . sólo se tu. que favorece su vuelo o su sobrevuelo... escritura se vuelven de lo impe rsonal ' vida y Los enunciados que corren sobre sus propios pasos independience­ la cual. 1965 . Miradas sobre Deleuze René Schérer mterl ocuc1on.aba a roen do Heg � .ln . 1 vatura sive vt . del universo del lenguaje en todas sus potencias. Si es cierto que apare�ceme icuc ión que produce. y propone para este último la denominación de unipersonal. güística sitúa en los pronombres personales. q gd 1 • · 230. vez vircualidad y poder. según las No. En efecto. 1996 (. qttatem tS horn o tantttrn. se presentan dos tesis: . descansa bes ' P de psycho-ry1ur11atiqiu ans es ver . PP· 110. propuestas ' sigue exacc bellas fórmulas de Blanchot15• cia.La segunda. rsonal.t.· lican una log1ca parado¡a 1 pote ncias imp .n. por interp osición mente del sujeto de la enunciación son la herencia herética de un análisis indiscernibles. e erson nes . 62 . es10n. al que también Michel Foucault. mas . luego no un «umpersona. la elección no es !mgu amen te una «lín ea de fuga» en . eso es seguro. el mgreso en e1 dom inio de las sign ificaciones inmovilizado en sus vivencias psíquicas. " objeriva17• la no-persona. l . está penetrado. pers ona no es por lo tanto al plano de los enunciados que dicen el acontecimienco puro: aquél que fi¡'as de la obje tividad. p. desde arta persona». se sabe. p.El pnmer acto.la pri1nera es la reve . ni desaparece. por su parce. 17 "t:m ile Benvcnisce. . a una seParac·io' n una dist an- 1mc • ' «ni permanece. s de lmg1m . primer gesto del escritor. y la evitació a . y auténtica de �<sí mismo)). . on sostiene que . Del yo ocasional. Probleme des re1 de 1946): «Struccure historiqttt.:irtícu .EssaJ auons d p . la pnm ersonal en ' or de1 discurso>1. Le lo otras personas: onlse. Lo imp . . en el ar tículo (o pronomb re) de 1a muerte .Pº' enc ía de susc liberado de su dependencia para con el sujeto personal que enuncia con no puede negarse a su ¡/es n de la · ' smo una ((cu� él y que. noem:ítico? La elección no es lingüística. primer paso hacia el On. n el Plano d inmanen cia de una v1'd a . � on '. 30. . ' · a·' pracuc . Que asegura sobre todo su independencia respecto de las tesis lingüísticas y de su limitado . el la más singu lar. salta. en p:1. 1 -persona» del il y del on. del pronombre Lapart dufi1t. con absolutamente exterior ni interior. _ en una distinción radical entre las dos únicas personas subjetivas de la _ lSS. conquista por lo impe . mis antigua y clásica. noemitico del lenguaje. ti ut é11érale. la de Émile Benvéniste. . . . mis bien. extendida al on. . lidad del hombre. Entre las tesis . escribirá Deleuze. . u Una J. Deleuze expone límpidamence la lección en el libro que consagra a este último: «De modo que lo primero es un Se habla. ese Potenz que uulrz. sino recurriendo al sentido dos . el en sus primeros escritos) es el istentes pero insistentes. ras e un1ver sos inex flujo de las palab ras creado realidad hum�iia. 1og1co • . gracias al operador del il. ni absolutamente subjecivo ni objetivo. en tanto que su expresión. cumo hipótesis sobre el ongcn homo [Nora e craducrorl. atravesado por él. horno. . pranom persowu:l cks1eck. murmullo anónimo en el cual se disponen los emplazamientos Resumam os: .la segun da es que la expr .e las 1 988. nte D eleuze adopta la tesis de Lugar de la creación. horizonte. ienc o ' de la acontec1menta- acon tanto que abso1 uto revelad " cual él mismo desea situarse»16• Devenir imperceptible. En varias ocasiones Foucault invoca este gran murmullo en el apan c1on cec1m . original de vista de la lingüística. Yo y tu y la mo significación . era cara presencada por lo impersonal era su . ¿cómo escapar a los «embragues» del sentido. hacia el horno.La primera es la que incluye en una única y misma clase el yo. Klm . P:iris. n " Fourau/1. La Con la condición de no restringirla abusivamente a una egología. Moigne{. . Paris. habida cuenca de sus posibilidades de sustituir todas las Gallimard. frm1r111s . hay que saber leer en la fenomenología el prólogo a este proceso que prim era potencia. que la lin­ factores integrantes de la y es tas . y dura sin posibilidad de duran>.

en m a 1 su¡eto so cede de e' I . ono d elaire y el rson al 0 el aban d en el poeta alemán Georg Trakl. PotmeJ majmrs. LH:i. b'ien. su puro resplandor 1a I'mea abstracta del aco Podría servir igualmente para resumir a Deleuze. hacia otras fo . Alcanza más . e su repli . ' opuesto lapidaria: «he suprimido el yo»20• nada en mi m _ . que llamó mi atención sobre él.. imp on e entr e El e·isne de Baud s · tempor:íneo que Deleuze convirtió en el rasgo destacado de su estética. que no pertenec Critique et clinique. la segunda .· a d Georg Trakl. 1998 .. ple bosque¡· 0 que. las as y alcanza lo el cua1 se arranca a las circunstanci · . Baste con cotejar las «visiones» de Trakl con comu nic ar una . en vuelto en lll cia ' ea• lo que permane esp¡ieg en la medida en que ahora es impersonal (unpersonlich} y est:í lleno has­ . de la anécdota. yo soy • lirario . escribe: ble rechazar e1 igu almente adm irabl mper sona1 mallarm . . a l d expe ne ncia interior. p. p rincipio construye y desenvuelve un plano de consistencia que lo puebla de perso­ horas rojas de la splandece es ramb' . . d ern 'b a e 1 mu rmas de experiencias 0 del tl del "Yº pie consagrado al acontecimiento atmosférico en su esplendor cristalino. «¡París cambia . s1m . para el propósito la expresión. . 21 Critique et clinique. e1 espe¡ o La primera potencia conduce a un plano de inmanencia. . 'smo que resuena. Miradas sobre Oeleuze René Schérer imperecedero: «Oh. no hay dos expresionismos. el desgarro del « duro l ago olvida - enta najes y de figuras.111tenon haque indefinido . ca' un pasa¡e del recue · de 1a v1s1o Pues tal como no hay dos estéticas.sobre el áspero .. con i irse en el prój imo a fabulación no consiste en imaginar ni en proyectar un yo.. nso. en ¡ a co m parac10n e la sub¡' etivid 1 M . es del mis mo ord en puesto que pro im da en el mov iento. París. . • para tente por si m1Sffi• arla al pró¡' imo .» del acontecimiento. al acontecimiento conforme a su sentido . ilustrativa de las propiedades de la borradura del sujeto de la enunciación ad. de torm ien . . de la misma manera este siuo .. Que. 1993. del . O even lí- mme su blanc o p luma' J e » (Baud elaire) en «Los transparentes suelo arras tran do ue1 os que e no uyer é). del il. vivaz . índice . ral como tampoco sena aconseja- conu nua r. n en su pureza. 1 Por eso el artista no se propone otro objetivo más que el de conquistar h on» (M allarm glaciares de os v . e no se contenta ganadas gracias a lo impersonal con estas proposiciones deleuzianas: «La cod a escntura qu . y la expresión expre s'ón i . pero retos de una los rep liegues sec a «Fantasma que a elancolía I se a Georges Bloess. vari os) . . . . en . ntecimi ento puro. . prcsenr:ldo por 20 n " n paseo» como el de Mrs. Ese espe¡ o que· re y esa tarde. Tal es el tema de una carta de 1 9 1 1 en la que Trakl. : c sisrencia a ¡0 que pasa entre dos (o 1' la ma rca d el El on es Adrien Finck. . se eleva hasta sus devenires nacientes»21• ndor del alcanzar la singu¡ experiencia Esple on. asigna». eJpace dans l'art del agenc1am ient o col ecnvo . ni a una . precisamente. 15 . encia personaI . impersonal del · recuerdo. encuentra esta fórmula h movi'do'. · . Sólo lo on a la cua1 asp!í a. . nuca a la . no es .. ente rurnva. la parte de si. se encontrará una justificación 1nuy form ac ión . suscita «Un pueblo» y se dirige a él19• de La tarde. trnducción de Jaques Legrand. ta reventar de movimiento y de visiones». . 'dades ' abre el mac . p. que pertenece a ese expresionismo con­ por o 1mpe sonet o d e aliarm e. que se . 13. que es inmanente a la vida es aquello que le da al arte su valor y su estilo. . tarde . y para comumc y su resplandor propios: esplendor del 011. París. · Se vera. ¡a trans . minera1 . del «demasiado cerca». El expresio · ms · mo desenrolla transm uta ción orienta en que él mismo supo encontrar las fórmulas poéticas que sirven para o en visión · Esta Ella es 1 a que tra nsmuta e1 recuerd expen. «el virgen. rdo lleno de 1a . lo imp erson .ub'¡ e uvi'dad. desp ertar en puestO q u e la forma bien a sus visiones. metamorfos roma. es e ·ima'genes ' dirig e l prOJl' · · mo emocion . intersub ¡etividad que y mon otono . Dalloway exprwionniJu. · confi rmacton de h alquumca operada que forman algo así como su corpus. evocando las Nora evi'den tem . resumir la filosofía de Kant. !la-' sino que prere n de se r recibida.rrnanan.. cuerno' n de e Cime de Baudelair prese nte. del estanque resplandece•> . su consistencia casi is del . Es mucho mejor que la primera versión. ral de1 e·isne . La tarde de tormenta. me¡o r la . Georges Bloess. d e Mall armé · ' Fuera del registro de los ejemplos provistos por el propio Deleuze y do que ased ia b a¡o la escarcha. 19. eano·' expresio msmo 1 . \ilix. y la de la sensibilidad en el arre. eventum tantttm. . .. p. · a' segun su l . e en nombre del etapas del trabajo de uno de sus poemas. y bel 1o oy» 11ev ' ado a la ererni dad . . --o mas nformar sob re e . y � . «He aquí el poema modificado. Para introducir a este texto. El poema de Trakl csti rode 1as . cont ra el "Yº pienso». la de la sensación en el conocimiento que consuruy . . basta con indica r de qué manera . . Aubier. el pasa¡ e de 1 entra .. mi ar persona1 es irnpo Lo impersonal nos hace pasar del relato subjetivo. regard.

con el medio de las cosas o de Mrr. Horno.. de lo i mpersona : resión y suprime por la pro cesió n de el Slljeco . craa · et te . puede permitirnos precisar y orientar las tmp 1·icac10 nes' a primera vista este últim o es being inglés no cam tamb ién imperso bia nada. promcnadc)1 [Not a del tradu ctor]. se estab a allí. no con extraño . deleuzia na. sin ser . d: «Tenfa el sen 2 o de senrido implicado. y para crmcar Del On a lo humano . p :ins. . P· 81.igny.ann Y man 4. Desb soporta las apelaciones de1 t·¡ y del «Comun». el lado de lo imp é es lo q ue perm ite . p. . idre• ha de tomarse en tonces no cesar com o una ón pronomin objeción perjud al. eroire fl le cmmdre. Ob¡ec1on en que. de icial al em pleo sin · n do el autista -al que prefiere 1!I la tesis deleuziana y guattana na· s l� del on del cual pen estri ctamente impe . � . cación psicoanalítica a una «personol ogra» pa renta!. no del «nosotros>>. . inia Woolf jus tam Pronombre para referm e a1 hom bre. nico vocablo. el hom bre '. sin emb argo. rom �da en cuenca cu. no.: PP· 120 y s1. sm sarse. y el texto de Isaac Joseph sobre De!'igny. sino lo imperso stit uible por lo nal del «cualqu unipersonal.el veh1cu Y se tienen tilo seri o cuando se s verd tien en a partir de pos1cwnes qu e comparte con Deleuze y Guattari: crítica del · · tem ente es insu es sobr e el paseon23. Miradas sobre Deleuze descrito por Virg . dre hace del On -ubica do en la ento nces el de Rim ridad p ropi a. rivados de Si mismo. aho ra el problem a No se trata. soc1edad h urnana'. se era la señ ora de · ' n pronom1'na! puede servir de cnteno. del sola prop13S de los autistas con los cua es vive. ¿Qu .int�rpr�- que dicen los niños». extraño al st'. y se . ya no era ca­ los transeún tes. a que. 1co de milieu des passa sa. que hace . a TrJdu cción y notas " Virgin ia Woolf. on .. rms. is Fcrn:md Del1gny. cuan- orda la categoría del . 1·beración de las smgu · Ian· dades iera». le marier. de las m asas. ocid a. . Livre de pocl1e. bizarre d'étre invisible: pas vue. que reconocida por Deleuze. zs que se levante triu nfan te. 1o h ace categoría de «la ideología». mo. Jog . á avan pas conq ue. S1 su Pfano de consistencia . ... q u e mantiene . y' en este dominio. .g. . sujeto. en diecisiete años / bau d: «No se es . mpersonal del on. do. . e1. Clarissa. avanzand o por Bon d Street en qué concierne o a quién conc1e . d'avo ir prob léme n'étair plus " En r fer ncia a las h1porcs1S del latín homo o del des en fants. 1 a reducción abusiva de la . era Mrs. ni siqu iera ne. Richard Dalloway. Que el on fran cés . . he aquí espl endor de s u sono . om. yo. Paris. . . pue de de cierta forma resal tar a contrarto 1a originalidad de De1euze. rn e 1 o '. Mrs. . SI.A de ser invisible: timiento muy no visea. o lingü nal? La cuestión no ística en un sent es p uram ente U on. al dirigirse men te -tantttm -. Dal/oway.Nota dix-sepr ans / fa " •Ün n'esr pas séric del tradu ux qua nd on a ctor) . • · y 1 a teonzac1" 0' n de D cligny es ademas nadie habla I y sin embargo exis La importancia de la pracnca re)). Stock' 1978. uno . . la cuarta pers ona a él. . do se trata de la re1ac1on .imm. sobrc el origen ernno meme plus Glris n solennel/e et on: on étair Mrs. de toda la teoría rsonal atra er al 011 hacia _ dIV! < dU O>> Janmari. en part. ta¡anre � más pertinente formulación de la �b- Se encontrad la mas el «sujeto» mod los tran seú ntes. en otros térm inos. Lt. et le cram. . pues s ustituyéndolo nal en su exp desapercibidas. � . o M. . so ""' 5� -- . p. lo es también al lingü ística. . Dallow bastante solem ay. . Ella renace como una crítica negativa. tenc1a. le senriment rrés respet3ndo la traducción fran cesa del inglés. a que. las personas enrre las cuales vive. s1no más bien como una radicalizac10n . retoma del solita no de Monoblet la idea de una cartografj'ia en la cual se traza el proceso de Sin em bargo. [Se traduce de Marie-Cbire Pasq uier. enamora . . on érair nrs en une éro cer dans .. siquiera llamarle «nmo»-. ente del 011/se u raza tan fácilm de la gen erali zaci on/ tal como aparece en Le aozre . . nnan ce processio Bond Srreec au ee . Sin emb argo ido estricto. 1o de la ilusión subjetiva. non. el on en todo el francés. habla I por la cual «de la que nadie joven. germánico numn (Nota del traductor]. cuando en L e eroue Pero si se busca . Dal/o wayn . d e enmo1ogia. z35 hasra el final. transponga un this . ' el 10 designado por ese erso . No es un yo ni que evi den­ un nosotros. •El/e avai r maüuenant de se était Ji. por esta ent erno. on. h ombre. qu'o n a des tille uls veres sur la �6 Critique et clinique. impersonal y de ente en térm inos impercep tibi lida de . en una sorpren medio de dente procesió n a qué relaciones. tanto más interesante en la medida )· eción en Femand D el. adopción del plano de cons1. René Schérer en Bo nd Street. 71 . no se desemba subJ"etivación del propio aut1sta con «e l1ne d"oi >) "• El rechazo del On. tener hijos. rada en . Dallowayn22• Richard . el p uebl o P or eso menos md1v1duados . .• ndo ' a propósito d e "1 o . 1 a ob"Jec10 .

Esta paradoj que r ¡ on.. JJ 52 53 . Ed'ipo. cuando el lenguaje deleuziano del º" � : perrn e tª° ien precisar : el senti do y lleva uso falta o se abre en él un vacío y se -el Se.esr:í en el límite. el mutisra es -tergiversemos una ex1srenciaJ . sen. . eggeri de 1a crmc . . la las filosoflas de la conciencia y del lenguaje: «Todo está hecho para ridicu­ cia onto1 ogic El ahí de Deligny .·zr ·'- m.· es repelido y singularidad puramente humana de una «naturaleza» de la cual se apartan 1 ser 1" Y el º" de la oposición heideggeria na entre el ahíde «e �vocar. 164. para como dinamismo. homo natura. 122. No que él mismo sea un caos. p. en superfi . Critique el clinique. a ese pasante pnm ord 'ª d'1a1 pa 'º ra · · gulf. . incrédulo. «a111>. una natu raleza que . acta de 1os suje entente lejan a y abstr c1e. rn secre to' o como n por 1 a cual descu bierro. el ahí · y en su al1an El rnutista que en su ausencia de palabra revela en sí mismo lo «nada del chico de las za no-personal con puras ecce1'd ades . ibid. No se pod el ahíviene a ocupa encia. de un «nosotros» pnrnordial una posición política>. pero sin razón. es. el nosotros. y d e persona: «Nad ··¡¡a. p. l o _ � s1rnplernen te h uma más que humano». $ ' cuya entera presen mas. Ddeuze' que no man1· 11 Deleuze) revelar en él «el individuo primordial» conforme a Naturaleza33• Es cierto. 32 "' Id. del niño' por rodas parres solamente en relación al orden del lenguaje. .me1uso 1 corazon . En este sentido sí hay nalizad on ' d e del nosotros. pp.. 2H /bid. gravi ta alrededor conviene: ese chic más le o-ahz'27 Deligny se equivoca al creer que el on es la persona (o las personas) de Punros de encu entro � . concienc1. y que permiten (volvemos a encontrar aquí a «ecceidades». la función que Deleuze . '° !bid. del hombre. !bid. 1 o de las personas que un «Nos otros" llamado «pn.. introduce Binsw . orden preestablecido según leyes inmutables. .t como el que . ibid. a•» es el no concie rne a una «dif. op. aunque el on r su Iu. ta • m blen ven• de ese niño-ahí . entonces. s·1 de l as cosas. diría Narciso. naturans y no simplemente naturata. la «Naturaleza humana» puede ser también la legitimación de todos los señal ado des de e1 «que da un nosotros rnundo.-r. " Ddigny. Lo es ed ip1zanre que . d istm o «escribiente» cuya sorprendente fórmula e> capaz de dejar atónito a todo conj ugadas o de la · . lizar el término mismo de naturaleza que se encadena con los pequeños. 1 1 8-226.. ahJ.eren . ni del Serrer Juega ie está con la YaJl corno de lo intersubjerivo. 95. dice Deligny.1. un ros de diverg la ideología y de la opinión. en el borde de ersoh al del on es · lejos de lo que pa rlo más -ece · Pues ¡o irnp Justamen te lo que . " Deligny. ' r El autista más acá de la palabra. de cortar todo lazo humano: «Prefiero no))34.. · col ecuva» . 192. la irnpersonalización :renta C? ntradecir literalmente el una naturaleza humana. interlocutor. · 1 o prunera. p. el del irnpl ica · un «ser-con». René Schére r Miradas sobre Deleuze del il y de1 cornun. Su ahi a a1 psicoanálisis . no es Tal es la creencia reinante. . desde el . anger en su ana'Its1s ' . pero.. la falla. suced• . un horno natural.. " Deligny. . por el on: punro conservadurismos morales y sociales. d evu :.. 260. Isaac Josep h. Que'est-a que úrphi/mophie?. � banal idad. rnanera heid . parr1 c1pa . del abismo. pero tiene razón al ligar lo impersonal a la . . deleuzianamen ana. Ahora bien. cíe. cumple exactamente. no conforme a puede ca1 1· ¡¡ carse de reserva para las variaciones extremas sobre la lengua y las experiencias límite. ¡o d ice ' usred' a . ajenos a los puntos del sujeto .a más bien busco en el ser. p.. . p. cuan do ese chico esprovisto de suJ'ero «referencias». rexto de Isaac Joseph. Hacer causa común con las palabras denigradas es casi de ese trasfondo · corn o un recordatorio un w. reemplazando tos unid os' en e1 . y vida cuya expresión inmanente es el hombre. devenir de Deligny: la perso . «pun to de que sería «el hombre». medio de las cosas . . . a la 1 eggenano he'd . p. del solamente hombre.3 1 . el hombre por naturalez. el término es difícil de manejar pues implica a su vez algún 1estan cia es manifi eSta. re' de superlic1e. Pero hay que pensar la naturaleza de ver de individuos . expresión de ¿Qué es la filosofla?. que SU presen cia y »28.. no hay que comp render a Deli gny de . Así puede leerse en el epílogo al Bartleby de Melville. fl1.. 259. y como un fondo sustancial . y esra es la razo. los cuales el on no La paradop existe»". ustedes saben que. potencia. tantum. tiene sus mere person as en e de aquél que esta' d . La exp resión q ue el onlse. su «punto de ver» singular..«el caos que proporciona la visión»32 No. yo manera del Mit-sein .. quiere decir el nosotros de De¡1g . rnor lo mismo .

es a part1r imposible de frecuent del otro. «no t el puente Lo sufic suficientemente cerca � . Son dos po los ' indispensabl es para 1 ª creación y la circulación de que Dele uze llegará en torno de esos «origi nales» . s. «desactiva habl a. precisan 1a �unc10n -comenzando por la uctura» en tanto que agobiante paternidad persona risca) d e l o impersona¡ En la 1·b su parte. a la natur aleza.enrra el secreto "ª descubierto» Sin embargo. p. «un los actos de i nventa. y la escandalosa. lema político del alma colec tiva.. 37 " !bid. de la SUJºeción paternal. es aquí lo que Fina1 mente. «retorno a l a natu ensarse n o es un de la perso na. La guía. iente para que se m para hacer de la com unicación anten ga el pasaje entr e el mundo hum ana normal. 12. hay una corriente con­ tinua. Se tismo.ecto. u' l urna · para•• '1 . se sabe. el original.. Por eso la «naturaleza pnmera» o «e1 hombre primordi:il>• :idquieren vacío » que «arruina decir. hench es algo personal> '� · de reglas de condu ida de buenas inten : . Lawrence brújul a orien tado ra. la v1ºda' inientras que la muerte las cual idades y fuera iento del hom bre fuera tión para Dele uze de como un yo para vivirse como un . cta. no . a causa de la ausen cia en él . Nada imP ide encontrar su expresion. p. escrº1be Deleuze a propos1to alus ión muy spino la Nat uraleza prim zista. " /bid. singularidad. De un . «padremadre» (escri . ventan las formas de es un mutis ta.a n tttm dice el hombre. · dad ' 1 os flujos que soporta. sino lo mhumano. el hombre del inhu mana. Bardeby. una «dem asiado humano».l ado escá el alma. como lo dice Diálogos. to arse por un rep¡ iegue en 1a so !edad ' y la apertura pied ad». así como a los liberado del peso de que vuelve visible al las reglas y las oblig hombre de eri'tica y clínica y le dan su men te. pues e so bre esca b:ise que se m el prój imo. . está del lado del yo: «De¡ar de. Sin embargo es él. Vmud de lo im ersonal que engendra la vida y l a hace cambiar. p. estos pasajes parado¡a . con¡ unto de A u¡o . en su borde encu entra en el límite _s pero del otro lado . con otros A u¡"os ' fuera de sí y en sÍ»". . ar y de vivir. Miradas sobre Deleuze en sentido propi o. la cues Auj o. . En «un m1·smo mun d0)). el singular..Y va 1or.. . deja o hace pasar» •· '. cietano. " lbüi. les de lo mas . . entre el hombre del mutismo (Del igny." ¡_. «No hay retorn o . es cierto . de «cuali de «pro­ � dades». Enc iento Entre el h ombre cua!quiera que parece red uc1ºdo a una originalidad singular que P_ºdna desprovisto de sujeto uentro en torno del homb re · «prim ordi al». Es en el lenguaje.. . 170. a aquél que la profi escribe Deleuze. «alternan 1os p10 . todo lo que lo «estr _ · . " W:ªle Whitman. que con forman el pivote tono. fórm ula «arrasa». En efecto --e indudablemente a i se encu . y produce así. lenguaje (Deleuze) y : Janmari). Convergencia a! alma colewva a traves de la ca den a fraternal. «el ere. 68. . p. la lenti tud («lo inm bre de las velocidade : utabl e» de Deligny). ·· s1 omo . a calificar. " !bid. 108. 54 55 . de Sll. l o sob 'ehumano en ese acceso los gran des pens que. «aquí y ahora» una <(can aradería» ' exrranas ambas a la caridad cristiana y a la lilancropía humanista. René Schérer lpre. . s1ngul·. lo del au­ una sociedad nuev .. es para adores filosóficos de él uno de ramente dice tamb ien. consiste 1 erac10n en abrir el camino hacia una soc1edad d'. la escribió a prop ósito de D. . cion es y El lector fam1lianzado con Charles Fourier comprenderá fácilmente lado . p. segu - ralez a». . cesas estacionarios y cuajados y Política de la no-pe rsona los procedimientos de loca veloc .u a ¡o colectivo' 0 mejor. en una los Aujos intensos. por . La las conexiones de las c¡ue es capaz una soc1e lengu aje». entre el hom el del . • h l +o¡a. hermanos o en favorecer en e¡ Punto de encuentro : . de 1a s1ngu]·«ridad en los infin itesimales. 1 06..fer not to supri me. a lo so- . «seres de era»35• · de Kleist y de Melville. H. Dialoques. e11 r�lac1011 . sobre la base del descu brim de lo impersona1-.. a!comente «congreg ante» (en lenguaje foune· dos Lawrence. En ef. s y el de (eventttm tantum) y el entre el del acontecim de la naturaleza. precisamente porque a vida. presupuestos» . hay solamente un prob nuestro tiempo.. abierto a los flu¡os de la vida . la dirección hacia todos sus sentido . el vez dispersado e1 SUJ·eco ' que «el u111ºdºismo» puede efectuar sus acuerdos.� ad»". el horno tantttm. Los artículos consagrados ª Mel vi·11 e. Deligny)-. be. así com o de aciones de comportarse social­ .

mujer. de los deven1res Una política que no vacilaríamos en calificar -si la palabra no le re­ inmanente : realidad f�r m . Llvrc de Poche. prescni:i.. lo fascm. . P:i. mineral. 41 57 42 56 .. �Sería la «im devenires. p. y aun más a ese «quinto mundo nacionalirario» del que hablaba Félix Guarrari. los sin techo. aque enires? ¿No plan ' . el de . ca d a una remire. la la hipótesis de. Ainsi parlait Zmuhou. � se rra�sforma «realmente» o obst ante. repe rc a su parado¡a . ana de los t en su estrib illos de la t. en tirada del sujeto . . 1983. Dó nde 40 F. el de los sin existencia ciudadana41• Una política que viene les». gracias a las cuales uno escapa de «la vergüenza de ser un hombre» para «en n oso. l · a re- todavía no actualizado. 1 o del man tenim ient al lector. '· . sino el ser abierto a todos los devenires: ni1io. Nierzschc. ese lugar en m ujer. «Echnie vs Polis11.. XI.ris. 80. «los devemres a redoblar --0 más bien a animar. Pues designa. enire s Nietzsche. hamo tantum: Ecce homo. encuentro con el Afuera. ¡ ¡ de salida principa1»»4'. Estas prop otra parr e. a (e¡ devemr 1 1 . Paradojas de lo s dev Georges-Arthur Goldschmidt lo ha pensado en su bello prefacio a Así habló Zaratustra: «Reencontrar o más bien constituir ese estado a la vez original y posterior (la naturaleza es eso que fuimos.. Líneas de fuga del su ¡' ero que enu nc i . es que arraseran vanre.�: a. Chimeres n° 25.eoría uren una en o ra « dad o de camaradería a la Whitman. tr.stra. . fi qu é que' [u empo . tros)) de los dev ento nces de la pres encia · cues tión igua lmente paradopca expresar al hombre solamente. n en nosotros)>. no . de » de estos sin cam biar. situa . ue guarda a c lave del enig ma ? ¿Pero que tea. primavera de 1995. vegetal. y -m o ecu conjunción para p . al niÍlo.tducido. convencen.fe S. ?u llo.el «sueño revolucionario» de fraterni­ Los deve nires son rea deveni res . nifica la «realidad pugnara a Oeleuze. qu dina . de un Erewhon (now-here). Más allá también del marco personalisca o personali­ zanre de la Polis... po r ar. en una n Y Deleuze.� ' contrario.de utópica. O. 0nes d e M'l ' Mesetas. anim al. p. declf cuyo mapa traza siempre Ja escritura. en efecto.mperceptibie») ' la borrad ura. y atraviesa sus líneas. Una «política de lo impersonal» es la que da consistencia e impulso a estos devenires. el de los sin patria. e mezc 1 a d e e vide ncia . 75. esta. os». tiem po? ¿ ua es su m curvatura del Critique et clinique. que se a¡. animal. como se ve con Walt Whicman. se dirige a las «etnias». no para disminuir su eficacia sino. y nunca nadie lo ser:í. espa cio. de «el aquí y ahora». Claire Auzias.m1ca. en odo de existencia. al -mujer -niño. Representa el franqueamiento de rodas las constricciones: yo soy de no ser nada»4º. . p. una marcha de las almas al aire libre por la «ruta . . deleuz1. molecula. Georgcs-Anhur Goldsd1midt. la reti rada · rer!10ndad? o de una m · an.que '. d ó ca. René Schérer incluso al precio de una contradicción in adjecto. - rma con / . para incrementar su valor. seg «No sot ún é que espac1· o 'C · .. a rma- estos devenl. r.uríem ente. bru¡ . exaltación de lo que el hombre tiene de potencias.do y comentado por ros. y finalmente también Naturaleza. sin duda m:ís acorde a lo que expone Deleuze a propósito de Melvilley de Lawrence: «Lo sobrehumano es m:ís una alegoría que un tipo: no es nadie. ¡s1. perc eprib ilidad» sr. leitmotivs. a esca quiso referirse Nietzsche mediante las ideas de lo so­ brehumano y del eterno retorno». Ya no es lo «demasiado humano» acumulando en sí y sobre sí rodas las estratificaciones alienantes. del su ero. «esa camaradería que implica un os1c1 . Dónde siruar estos d evem· r iam1·1·iar y de ma gia cauu ' . escn· b en Guarra ' . es eso que queremos volver a ser). en el sobrehumano de 5.

no habría «adentro». en Berlín. en cda blanda masa de lana».q ue. .Enjtnce her/inoise ' trad . • Ja ridad' par''" e' a ad c¡umr "" -�� todo exterio npartes · j de dramatización»'. aparición de J o vivienre de u a : o esta m anera p amc d1forenciación y el p roceso de series enrran en resonancia. El s parecía esra r por relación con este límite que hay una dirección hacia el adentro y agarrarlo y rira niño hun de en una dirección hacia el afuera». em u ·a hª. 200 y siguicnres. y que �: escapa a Ja in . el proceso de su producción en inve nta la inte a el afuera. «Estos movimientos terribles». de donde ge�m erna � uand o este métrica. 1 97 2 G. miniano. en . 58 291. René 5chérer do sim ulránea men te con tampo co Jo es:i un ((real» que no es. sino a un s1"tuac1. la membrana es selectiva: «Ella es lo que mantiene el medio de se acuerda de �eu�nra ese de Walter la experiencia ª ° ie Infancia interioridad como cal por relación con el medio de exterioridad.st: 1 980 .¡ 90. es as verdad : ese c�. (Ed. Podría pueril e inqu ie�a ana en el arm ario '. en efecto comunicación a la Sociedad francesa de filosofía bajo el tírulo «Método · · sen tido .requieren un espacio ropológico. Uno co n los calcerines interior. erficie d : vienen al espíritu?»: en un c mpo intensivo de fuerzas en el que algunas n ha ex ¡ 1cad . Una sola cosa et n f � cº r:'º el devenir dele uziano : i : ruto de su metamorfosis». una vida de ¡ 1 cosa . Po­ pro pied ades espe rioridad distrib �� y ndº a rede ella consriruye· dor de esra sup dría titularse este texto. PUF. o o con la vida. sino E��=�encia ma desapa rece sacado de su la infancia. en verdaderamen re e ru rbado la que Benjami � � : . con su «calor lanudo». dramarización de la idea. 59 . despliega en · �1 e� revel ación tución primera de un campo polarizado. e. escribe Deleuze. sesión del 28 de enero de 1 967. pp. conforme a su realidad y su Un concept o dram atizado interioridad. «Arm . Cactus-La Cebra. Buenos Aires. ra» del calcetin desenrollado. hundiendo la mano en el espesor de los devenires deleuzianos que se ofrecen perturbadores. Guar ran. cetines enrollados. Bulletin de la Sociétljrttnftrise de phi/os1Jphie.ara de acosarlo : «La forma y a verdad enigm:íti rici ón ca» que no En la emoción del niño que hunde su mano en el interior de los cal­ nrro y de la bols :�: calcetín de ade el ten1do. en canco que ideas e imágenes. Minu ir. 1 1 1 y F. que decirse que lo viviente vive en el límite de sí mismo. nouve!Jcs. ni devenir. «¿Cómo las ideas Gilberr Simondo cíficas que es. en un escrito de Deleuze diez años ames de MilMesetas. ularmen te acce sible y l um1- ' W. en � uchos aspectos inaugural. las cosas y sus sortilegios. L'individu et u1 gmbephysicobiologique. Es decir. las . icas. Pero ran pro ella bolsa. Sin ella. Lit individuación. cosre.la mem /rana. nes top ológ vim1en tos 1 e as de los envol · d e Esro se dejará captar mejor. Y que designan.sr1c las re1ac1o. . en el cual rodo es . los L1 experienc ia dinamismos espacio-remporales propios de la vida. p. 2009). es es conrenido en su man o p ara la peq ueña l bolsa for:a a �ªl cetines enrollado por orro .rr 1entos. y un ccen n Miradas sobre Deleuze · osorros» que En esre caso nosa en su libro sobre la formación del individuo3• Entre el exrerior y el lo �'. encontramos en ellos.c � y so a y m sma se encuentra rambién la emoción inquieta frente a la vida. oires>J . . escribe Simondon a propósito de los plegamientos de la corteza. de una tensión producrora. ropológica. la e volru � ra y lo envuelto. Benjamin . c:J. sobre su límite. . una _ � _ cci nter wnda propiedades de d)} com ien za a lo vivie �te. 1964. «El deven l r no 1 prod uce otra cosa miento. más Por nuestra parte. )ean La ' G. El un espacio par filosófica porq adoJa •l o llleJ or' ue se espacw· m an1·¡¡esra una devenir es acontecimiento de la vida. Lo in delin1rs. Lerrres Mdlepla1e11ux. Uno de �r��e{ c ico fren re a los calcerin . ga. Simondon. . p. el t.1ª � n adentro que mism o tiempo dinámicas espacio-rempora s que . Texro muy esclarecedor puesto que en él se encuentra ·�" que e mpuja haci � v1· d · a in vagina.1 0 1 . anállSls cualir arivo de las plan a._«und aber desc ub1err filosófica de o. esra úlri nro co mo lo ha exterior. al anim ad• o es expuesto el «devenir» del pensamiento. la consti­ del calcetín in t . Sens iau. . pp. eJ .. Por oposición al cristal. Deleuze 4. u cw n u1med 1ata de las for paradoja del mas de Ja extrae a su vez su c<realidad» y su «en nosotros)). carac ten.2. ni desenvolvi­ que el m smo). Pues b «solución)) de los atañe n una proyección devenires es. con la «apa topológicas: «Es una solución topológica.�� o que sucede un poco Benjamin.ones. ellas fulguran como el «rayo que surge entre intensidades diferentes». no una solución euclidiana».a terce ra tam bién. también. y se dejará tirar como el calcerín benja­ g'ener I. Escas relaciones dinimicas de lo viviente no son métricas.

que agita el espacio y el tiempo. Presentac1. o con el de la infancia. hay que decir que la idea es el propio arte oculto. su envo lv . que establece la consistencia de un esquemas Y de los del ord n de ¡ � M a Los devenires son Mi�I eset los de mundo dramatizado por los devenires. hogar . . siempre luc1o n)). represen el ocden de la repr sie mpre ecir 1 siendo esta . 309. en «cons tanci permite a la categoría abstracta manifestarse en la intuición. ma · da. � sale d ila ro del ca e l cet í n salido com o milagro te y de la escritu Benp mm. o ares. h as t a las mol ecu l de vida angi . envo lvente En MilMesetas volvemos a encontrar este espacio. ya . cuentra las fuerzas las cosas en sí mismas las que dramatizan.. y que dirige a su vez la acto El cogt'to de la especificación y la división. conttibuy. enere interior y exte idad e mterc�mb''º la ley de reversibil e " tas. La dramatización se encuentra en Y envuelto . un acontecimiento en el límite. as al . incremento la representación. Y del mismo Estamos en el alogi modo. si dramatizan. que actúa escnb parado¡a . es la de su disc como la t'dea ' . 1 egio Y esp mtu e c10n Y ulsa y al que almas y de las cosas en los devenires. Extraño teatro hecho dos d e ex p erien ' . ab st ractos>» . ' b e Oele�ze . en esta zon a de Releamos estas páginas inspiradas y perturbadoras. sólo pueden conciliarse con ccun ires ha ·y disti nción como de los d even . p . eco lacvario de la comp renderl os 111 hacerlo el suJ · sopo rtarlos ' solo puede .· miento ' cal como la extremos de la subjetividad no comparcible de las imágenes del sueño y del constituye. .. dioni s ea es pensamiento y el concepto: «Es que los dinamismos y sus concomitantes senudo que l a precis amente en este iación que no por en esca indiferenc que conserva en si. aiec . enciacio nes v1viences Y Plano de difer Natu raleza. Entrar en devenir. 135. que reen . J ra. y las redis tribuye siempre segun . la idea esquematiza en esa zona oscura en la cual la vida pasa a la expresión. al que llama un «arte oculto» como ' insol'ltam . : trabajan bajo todas las formas y extensiones cualificadas de la representa­ disti nción oscu ra d"· eterm. más que un dibujo. es. tener ideas. y donde enci a.lda oscura. «El método de dramatización» un espectado r. Subjetivismo radical y objecivismo extremo se reúnen Lugar de vampi ros en una misma constitución «trascendental» del mundo. ideales sm ser · de ocup ar un espac10 de esta man era q ue u�nen ' cal int ensida d entre Arcaud había elegido la palabra «crueldad».· su ebneda que. cas))6. estos dramas. en las profundidades del alma ( Gemiit) . descareando toda aspH se emparenta en Kant con el esquematismo. es . . smo. pero también en en cont · las series que pon . Es el conocimiento científico. Kant no está ausente. escn 1C l devenires los dinamismos descriros para la idea en su relación con el . en los diagramas. cia son . . aplicando a los «sm o a l con erario ' disti nta y y disti nta)>. ia salidas de una profundidad inextensa e informal. ogi. . . 1 61 60 . n oscuca.. «regr esión ». e a . escas líneas abstrac­ . Trascendental. El devenir es el mundo ambiente por la preg9ancia alucinatoria del fantasma. acion " a una lógica deducnva. . la maquinación de las . de la «gran salud. u lnma . Al nivel de la 'i dea . las máquinas. . un b rllJ0• de un �a bergsoniano . Estas líneas abstractas forman Y la . la fuente profunda de una operación que capta lo real en los dos polos El deve nir es soru . y constituyen. l ec . sino de intercambio viviente en T . de ser y de pot la «verdad» compartida del átomo y de la molécula disuelve las formas de alegría. y tanto ideas co mo deve nires. el ª'. na l rior. . La es decir aquello que vuelve posible. . mas se puede buscar el drama». sujeto larvorio». un conjunto de líneas abstractas eso está menos d ' edad de los devenires cambien de la ebri Se pued e hab lar « reales sin ser ac- . íaca. 0n le un real que lo imp ex pres1 . · · ' de devenires. on .. no clari dad. Citado ibid. misma no es clara sino de la «crue. asi ' ' la y una eccei e un naturalista ' ente' los de una mo A fin de cuentas. E s de la semejanza. .. es d un fenómeno no de interioridad subjetiva.1• dea en sí d)). proust acer ca de sus esta . objetivismo comunicable de la ciencia. h acie nd representación no puede un drama que corresponde a cal o cual concepto.Al no l o 10ce n entre el adentro y el afuera. .. la potencia de formación a través de la cual el alma se sumerge en la ' Mili< Plat<aux. \ dramas . Su directamente sobre el alma. . como ción. Aun más. Dado un concepto. en los puntos donde se sustituye «tercera cosa» de de la ccea ción .mc1o de determinaciones puras. que tiene larvas por actores -y para el cual cuales. b"ien de la «mvo . <drreconciliables con un sujeto formado)). Un paradójico «empirismo tras­ travé s de «recuecdos»: de . narrau· va de cendental» sustituye a las constricciones de un conocimiento cerrado. El esquema es un drama que le esta dra1natizac10n . esentació n. p . llos d1' �eren cias de o surgir po r deste topológico. «1. Miradas sobre Deleuze René Schérer . d dad. tativ a. el de a � ? l cr aci n ue .

hay más.. . que se rem onta y habiendo leído MlM. Pcriu timidt•s rnr le visibk.rea gala nt a partir de 1 693 Todo sanguijuela.. . d esd e l ace · derni dad "· "En este En el horizonte de las arres plásticas. Pero para los vampiros. tem ibles. Ocupan un entre-dos. chupador nocturno de la sangre se • pre acomparía a la verd de los animales. l ra. dara de l 75 1 . ese murciélago de América. ¿es simplemente la de la materb con el alma? ¿No es la ani­ malidad en el hombre aquello que persiste. daracron uerdos '. Hay que tomar en serio checo o el ruso oupires. ran p ronu nc1a autor es particularmente . el R. en mismo tiemp 1 o 1 746. tos desde hace privilegio del hombre es el ojo. L'lScaulr. como aquella que. . � materialidad presente. pp. bªJº e1 subtítulo «rec . por la boca o la cabeza.. cov ca de Moebius) del animal al hombre y del hombre al animal. s más prop10s. A Colin. Dom Augustin Traitésur les 0 . precisa: «De 1 730 «Sanguijuelas» a estos fantasmas que el serbio nombra como vampirs. . damen te sesen ta años. benevo los o rosrro ' a esta metamorf a 1a Antigüedad. primero rones de1 mercu.. que proviene del turco ubre («brujo»). ftanrniu. En al frente. se retuerce. . . d o n1. hasta la serie Elpequeiío vampiro que llega cada tarde para alegrar de encusia smo.� capít ulo vampiros un paradigma paradoja!.O b. infestan los pue ning una historia se lee bl os . Gilbert Lascault reunió notas 5I·¡es1a. an . l a carne. de gr Moravie. ' . sensibl e a esre . El a escena. aúlla. Es por otra parre una mente) por la succión. sensi ble a estos «deve nires». . pp.1 32. 1 994 2. Solo se neceSJta abrir el libro clásico de D inrrodujo en Francia al om Calmer que. hom bres La boca de las figuras de F. re menciona rnformac· s casos a 1 os que . a las maneras de hablar de la animalidad consiste en pensar las bocas». René Scllérer Miradas sobre Deleuze Los devenires son esqu emas• pero ram b·ren .. . anre • rod o vampiro 1 730 ' de rodo e1 capr•cu1 s> si se riene en cuenra la . ""° .. . Sobre fa hisror tT les revennm de Hon ie.. La relación del animal con . lo fuerza a «sufrir 4na ' esetas. j uega la nada tan compam. a segunda e ia de Ja palab dición p. 1 o bo.1'ºPhicae Glandeur de Hollande cica los 730. «elige la boca que agrede. se devora a sí misma»8. ap1. en todo caso sólo lo es (pero paradigmática­ eno histórico ' ento de las observaciones más �ces. lo hum ano '. En cuanto esta broma ' con la d . se orrec e. Bacon. . . la mirada. mantiene las materias y las cristalizaciones bres 1o bo ' mórfico . . em b argo al del homb re». i nteresan tes deI pr� llamaríamos hoy la «mo ac10 que esta blece lo que siglo. Rasgos s1gn1 propósito de los 1iom existencia del ser mera cativos del modo de mismo de la molécula viviente. lo ihvisible de la vida 7 R. e Bu rc l ame' 1 746· l . P. Esta reversión onomástica hace de nuestros y la pala bra�. cit. en . Le Roben. como a ab ordados bajo el títul o «Recuerdos d e un de lo no-viviente'. en el seno y lo animal .. la lleva ven. &c. inos deleuzianos . en el límite de P. el ablar mas que de vam piros. después mamífero alado que alimentó el imaginario del · n el gusto de la En escéptica demasiado falca una crírica cine. Así las evoca Deltuze: «Bacon hace . o sión es precisamente lo animal del devenir-animal. e1 hombre no puede deve reo'l ogo» . 13 . . en pam cular por una superficie en la cual se pasa sin discontinuidad (superficie topológi­ 01tationes de vampiriis de Le J. muy convincentes sobre el vínculo entre la boca y lo bestial: «Una de Morav1a' Polorna. 1 a no es la simple al. 344-345: 110nzc bribes Que Je se� rc. op. d e un bergs onra a 1 755 no se escuchó h no». >1. camin . segu (artículo «vampiros»).· «No h ay . P. dº" · El animalidad en contra de «la hipótesis del alma». 1 3 1 . fue nombrado así por Buffon en 176 1 . El VIII enumera todos los caso s relatado d s � : �. Chrisrophe Herenberg en 1 733. Dom Calmet llama . Pans. agregarramos . Resta comprender y situar la animalidad. sabe' en D e1 euz� siem osis de h umor que' al vampiro. el grito que borra todo habla. . r '. ryclopédie la soledad televisiva de los jóvenes alemanes.. es su «proa» (G.nuevo citados. et sur !es vnmpires. 1992.1ct . nocu111emo de csco a mi jove n esru diant c � G. • el hombre. nues tros ojos una nuev . Simondon. vampiros de Dom Calmet. ver h ombres muer muchos meses que vuel .'· «Hay srn · del deven u_anim una realidad demoníaca . en térm de una creencia en los resu osis sufre una regresión.· se d rce .. Un incon testable fenóm Si el vampiro es animal. en 1 a ocupación de de una fjron- una zona de «indeci· d·b·1 · regresión» hacia más acá de sí mismo para transportarse más allá de las y lo muerto. .�ªd" entre lo viviente formas cerradas? Más bien una involución. son vampiros . ionnaire histori G. i aproxima- e Hungna. el animal es todo boca. Bataille). en referencia a los ad. en e1 borde extremo que el deven1r se mani fiesta en este caso bajo los rasgo cera. insiste. que de /11 ftmgue (l 976).ri�u�d:� de bcsciaircs a P<'U pres contemporains• 11 Jcan-Bapciste Monr agu r. . ve� D. En cuanto a Francis Bacon. Quiza· . rJParition� �es esprus pasando a lo visible. son fuerzas que brotan. ou Calmct. deviniendo.' . esa manera qu tiene de devorarse nir real menee anrm ella misma. pues en su caso lo que está en discu­ que. habl an.

s de el1 ª P ero se metamorfosean para reaparecer .c. P· 20. insufla la animalidad: «Es el espíricu animal del hombre: un espíritu-cerdo. Frnncis Bacon. Son. en las l'mea animal. . ación de Gilles recordara la �eclar . existencia como «mtc · tas con ' p otras que las del porvenir»10• Un porvenir -<:onviene precisarlo. un espíricu-murciélago)). hombre. de la q . 1990 · Dclcuz. o Oesci no»". Benja Aehnlich . con el hombre. Pourparlers. es porque tienen un d . P 209. . su «punta)). retie El devenir escapa a . e . O e ·llo de acuerdo a su nacimiento geográfico y la difusión de sus leyendas . la boca abierta En comparación con las . a d e 1 2 . fiormar el único . ella parece disol- . verse en los devenire . «Théorie de la n:ssemblancen. que se difundió a través de las mallas del racionalismo de las sensa ión En mín en uno e . espíricu prolongamiento del cuerpo. 1 No hay más que boca. pero en sus márgenes. 11 1.m in. ccun espíricu que es cuerpo. . rea de ap arición y de co mo «liso». ba¡o vamp iros es la de una sem 1- os 1 campo liso y libre.e. Re-vue d'rsthttiqur. En. un fenómeno de la ¡ t como o or mul Oeleuze en relación con. Luces. q ue al mism o tiempo d:v1en hombre: «El hombre físico del hombre rostro. soci corte transversa en e .que no han CLu re :unet. a los fenomenos . espmtu . todo el rostro distingue al hombre de la bestia de otra manera. evis está proyectado en el fu tu ro. 1 9 8 1 . un espíritu-perro. Es esce presentado en el espejo como Eumemde : . que odas de su concepcualiz ac1o en as ant í p apreciar. recientemente agregada «escritura» e1 . toma ó n en l a cual mm · sigu · e de los devenires. . t r de 1730.estes. «s 1· los nómadas nos . Logiq1tr dr nouvelle série. la o G.me1uso convergen h do en e1 hor"1zonte otra cultura En esto también los vampiros son paradigma de una génesis de la mim esis. imp one una van. ''' " n. H1s ton · e-�� ·1m 1 pero no sm imp ide a la del sujeco. en Jos bordes móviles de las las correspo elem entos de una lecc ura y de una escn�cura j semej a. un espíritu animal». que ocupan la frontera las. no sensib le es cósmic ten P ueden ser trata provincias fronterizas. tampo co con ce1. escableciendo encre ellos una zona de pasaje o de indiscernibilidad. le . Ja pincura del grico porque pone la visibilidad del grico. retiene trazos. ed. Benj:i. demasiado poco sensibles al soplo de ciertos devenires que Ja razón sensible» (unsinnliche diferente del de un me' todo muy aunque dependen 1 lógica es incapaz de escimar. 12 G. historia. un espíritu-búfalo. Logique de /11 sematfon. el contagio de etas . 65 . el ani mal devenga espm i . como Jo advertía Dom Calmet. d os como u . modernidad. . r y no forman parce de la evem del devenir que animaliza al hombre humanizando al mismo tiempo al � inte resado t nco. s E n e�ecto. Ddcu1. . 19. sino según aquél. en • de las «epidemias» .se . que participó de las investigaciones nº históricas y bibliográficas que acompañaron la redacción de Mil Mrsetm. y al pensamiento cogicante. · "bles ' m se relaciona con las � .' n.ca de la ese caso. aparent emente no carecen de relac1.tnesperadas.e. Paris. que Bacon reescabiece. espíricu el que. del unive º· La 1cas . a wn no de raseros». t4 W. estan excl uido s de fuga del camp o . Pues si bien B en¡a . el espíritu del vampirismo que sedujo a la Europa no ata de esa «semejanza escribe en Logz. «Bacon es pincor de cabezas. ficaeiones su espado políticas masivas. seres de los confines. La mo d ern1 ·dad nómad esta bl ece al»' desti no de1 y disimula la cabeza. con los vampiros. He allí. de Mil Mesetas) . ¡qué horror!». un espmcu. Minuit. sino presence en la torsión espacio-cemporal Oel euze en sus entr . un espíri . y cuya riqueza y fecundidad es incapaz de de sus ensayos. soplo corporal y vital. la seme¡anza:. smsation.a Los devenires tamb" al 1 6 al Imperio". ac1o . p. opera un . n. a la «máquina de rostridad» imperiosa y aterrorizante («el una fisura que le . pp. lo son también sino que concierne . entre el hombre y la animalidad. las estrel armas v. cósmica1 una puesta en . una generalizact <maturalístico}>. a do ' la imitación no ese texto . Oeleuz. d a>» su . De La Oiffércnce. keifj . en el hombre. Esca vez la indicación me la dio Claire Parner. Miradas sobre Deleuze René Schérer estratl. ne trazos. la vida orgánica. �armas . est:í en germen una poécica. msptr . de filiación. proliferantes y prolíficos no según un modo natural. cal como aquella Moravia. 1984. A Ja organización estructurada en vistas de la supremacía histonc"1 dad . . y se como abismo de sombra en relación con fuerzas invisibles que no son propio puede califi carse . . ue habla W.ó de Mil Mes acta . Se nde ncia s astrol6g anza produjo en las guarniciones de los Cárpatos. «110ma ropolítica» . cu. esca pincura le opone Ja cabeza. los planetas."' A lo cual convendrá agregar que Jos vampiros. en efecto. Eventum tantum tu' como se . 61-67. demoníaco y dionisíaco. 'º G . e1 1a. .

897. aseguran al mundo y a su (seres por analogía) . ¿Qué es !aji!osofin? confi Ponderación misteriosa'' Mesetas sobre los «regíme nes de signos» esta rma.. en Logzca · · neos o l os acontecimientos de los deventres una interioridad Los devenires no psíquica.ms1 te en el len ua· e y sobreviene en las artir de tales apro � su modo de exist encia. Los devenires deleuz1anos ocupan lineas . No ofla del «co mo si» se dejan del neo-kanti ano (Alr ob). una pragmática. multiplicidades que ellos refle¡"an y expresan.¡o del ? se produce un mpo. L'ima capítulo [Nota del traductor] . Es •mej or». para todo lo que se dice» . «sm r». Gallimard. opera reco .. imposible. 11L'l� �age poédque chcz G angora». El devenir es advenir: eventum tantu m. según la impac tante e pres . CEuvres compfew 1' Paris. cada vez que barroco». el Ser en de otro mo do: el tanto que Devenir. s que los componen. A t01 . en el sentido de Lucrec10. ella. de devenir en comp establecen. n Lorca . . no son sin embargo rias. 109. Miradas sobre Deleuze René Schérer caso del cine: «la potence vida no- orgánica que enci erra . que la ver blece. " Ha ns Vaihingcr. P:iris. A no dudarlo. dar senti do ximaciones que se a una reali dad puede comprender cosas». ese Aconcecimiemo --o to. que cóm odas 16• hace del arre com o del concepto que �eventr. son e!las. ese «temblor fi. «modos de habla s o metáforas. mno' mo lecul a. espejos VlVlen e del umverso. Logique du sem. con fundir ese «en inclusión cual quiera nosotros» con una en la misma página de en un sujeto.(devenir ela». Deleuz. y las coneXlones raras pero irrecusables. p.os s e presa todo el ser en tanto � :� incl uir en una filos tura y por el arre. Creacio nes litera . varia ciones nuevas porque hace oír o ' lo que es lo mismo. subje tivo s. que Así es el concepto evuela» 17• . . arac ión con las teorías �� mesis o del estr ucturalis de la mi­ pues irisan todas las super c1es. 198 5. como se escribe tambten "' éndolos suyos. Berlin. o más "d expresión una v1 a y u n estremec1m1ento . del adveni r. P· 2l ! . Hacen más que estar en e11as. y singula ente el de los de­ de !os devenires-. fieri en latm. célebre.que se manifi esta al mismo tie advenimien­ descubrir el arre barroco del concett� c 'ept o . pans. Y esa otra Ética: «El ser unívoco . sado en el aconteci r a las prop osici que volver sin cesa mien to. y su fecun didad . los cuerpos y la de se su dependencia las cosas visib les. «nos sobrevu �: devenir. Es tan . el Ser en tanto sino que expresa el . y resonancias desco aporra un Aconteci nocidas. 32. 67 66 . fi cc1on Y rea lidad. . es . miento que nos sobr rres insólitos.e. . haci recogen al menos en la iluminación eventum. de eresta 0 puntas. es barroco. Dicho � w Devenir. L9 Castellano en el original rod:l va que aparece esta frase en cursivas en G .. �rden con uga el ser haciéndose. · Mi11uit. Minuic. . quien los simulacros. En el plano de los si mu ac'. - zian a no es la del reposa sobre la univ «com o si» porque ocidad del ser expre IH G. . Escapa a los alr ob porq ue no se deja apris iona. La lilosofla de los deven ires es sin duda. Los devenires-acontec1m1e · son prod uctos . . es decir de de aquellos que los aquél del instante. � corporeo y l o meorp reo ' sobre esa cresta. Deleuze y E 191 l. zi . el concepto de euziano. resp ecto del «nos Devenir es alemán. . Son. revel ada por la escri la más alta las confrontaciones vanas entre m delo y co ia. co mo aqu .. no está en ningu La filosofía deleu na parre más allá venires. mm que Devenir. según sus puntos de vista .. destruyendo sin tregua viejas fig�ras para mo. sin . 1 ulacro)). ¡uego de l os aromo . 20 csra . «maneras de decirn. •Bibliom¡ue de la Pleiade•.. Hay el presence ones fundadoras de Lógica de! sentido. en dad de un con cept la medida en que o depende de . nen a alojarse otros senudos. imagen y cosa. . es a p el mundo»". 1969. de¡ sentido . Los defin ición limitativa � los géneros del ser de lo real o de devenires-anima1 es . en una precisam ente hacer surgir otras nuevas en I�� que v1. ¡s1. potencia de una vida sino que aseguran . lo posible confunde con la de insistente que no _ y lo real. Reichard. Minuit. Deleuze. en efecto. El capítulo de Mi! en gran parte. otros» que los cont ¡ " que los inventa y ie ne.. óvil' en el cua1 es senc1·110 aun. Gua rtari. a e 1' ge-temps. p. ¿Qu'tst-ce Federico García Larca. para son «efectos de super fi cte)). capículo [Nota del traducrnr] . que f11phil•sophie?. En ellos se caneentran trazos singul ares da una mejor resp es •mejor» que mas: «Si un concepto uesta a los probl e­ el preceden te. Philusophie des Als p>labra en cursivas en el presente ob. con gu ión). 1992. Pero conviene disunguir en e1 proceso l o advemdo ' eventus. y: «No más que un solo y rr:: smo ser par � I. e la línea firontenza q e separa y reúne a la vez lo si mples ficcion es Hans Vaihinger. escapan a «solamente» literatura. en su punta. " G. ficci one . nicos o molecu1ates. desde luego. así como definir . p Castellano en el original roda vez que parec . rnuJ· er. devenir. Reuther u. .

Es la perspectiva multiplicame que ha puesto los espacios y las por no perder la razó n significaciones en movimiento. título del trata del concepto: «un acto Grac1an. Pero se puede preferir. 171. p. Esta aparición. oco. en una provocado?a afirmación de los incomposibles". a propósito de las fuerzas destructivas Calderón de la Barca 75. Seg1sm undo en . Dclcuze. la punta. 1988. inspirada más bien en d un pez. o «Sutdeza objetiva))23 . «excepción» concedida a codos. que el «principio de razón». aunque da pasión. ao d0 de B a1 tasar inge es l a cim el acumen: Agudeza a lo no-representable. El «concepco» es la uma •· agudeza de bras. ames negar a los hombres s�be.. Benjamin en su estudio sobre el drama barroco. dorne aquí a l u�r d el conc utilizaré el térm ino Baltasar Gracián Deleuze en Elplieg español El don de la libertad. Pero no abandona totalmente la exigencia de la concentración leibniziana del concepto. René Schérer Tiene en com un ' con Miradas sobre Oeleuze el concepto (rem . en la cual se concentra el universo: «El Vega: mundo como cono hace coexistir la interioridad m:ís elevada y la más La vida. una pues uciliz:i codos los recursos de la imaginación representativa para llegar El con cepto barr . . sin duda. Le plie. como en el e1·e lenguaje amo roso preciosism o verbal expone en Elpliegue. " Pedro un abuso acolondrado de las drogas. Partiendo de Leibniz. cavidades palpita el alma rara. 1 e rrad de tod 1. allí está lo intraducible del concepto. L a Viie rrt un songe. la solución única del cálculo divino que crea un solo mundo real elimi­ con dición del pns1o nero: nando los «incomposibles)>. excepco al pri­ d �� . 1 976. pp. nio. las .. itJen . " fbid. Honoré 22 Ci rada por Merc La filosofía deleuziana de los devenires participa en la proliferación Champion. poco preocupada por los incomposibles. r. un concepto. "• según gora". 62. ndencia q ue S>}. P�uis. p. a un a un cristal. que Leibniz transponga la puma del concetto en la mplo de este cuar del teto de Lope de unidad subjetiva de la mónada. . la riqueza infinita de los pliegues en cuyas privilegio tan suave. Flam madon. 57. como lo escribió por su parte W. vista». Justicia o razón' anuncia una manera de cierre en lo abierto . rrad. de lapomt 1 992. pero al margen. Para la entre los o b')CtO . de «sedentarizarse» replegando los mundos sobre la Pero alcan za toda su potencia y su La Viaa es un sueno . y principalmente en sus escritos sobre elt\(le. \ edes Blanco. que fi'orm ula de Gón epción ba¡o . Scsé. Crea. etto italiano que fulgura en la p ue) esa i n cw � oscura que se elabo mencion ra en la idea y sionero. Les Rhltoriqurs . esas «potencias de lo falso» que Deleuze ha sabido reivindicar en varias bn1to y a un ave�j ocasiones. proliferante y contagiosa de la creación excepción tan prin cipal que Dios le ha dado barroca. !bid. interioridad del sujeto A despecho de su diversidad y de su infi nidad. ·' · quien Es cierto. en su devenir filosófico d concetto también corre el riesgo que tengo de estar sin ella. o magn ífico a la opu esta a la ír1Ste .efecto con• las celebres estancias de de Calderon. ' «G F. 169-170. un juego de pala n y emergencia «acceso a l a conc del sentido. p. A propósito de los maleficios de . que expresa la correspo el concepto o concetto no es todavía. 1 . si bien se abre a la profundidad paradójica del pensamiento. Sin embargo. dad «el vértigo frente al abismo que sobrepasa las fuerzas del pensamiento».1m1enco ddine además el se encuentra . las som bras da de la oscun. p. 4 1 . . esta movilización del «sujeto». ¿Qué ley.. Minuir. 68 69 . amplia unidad de extensión»26• El mundo como cono es el «punto de no querríayoperd ella. G. del eneen d. Paris. en su p unta' . filosóficamente. Es producció espimu que no ':-' a men udo m:ís que fisura que entreabre el abismo del sentido y del no sentido. constitución de una filosofía dd barroco hará falta aquello que Deleuze Puede parecer a veces que el conc epto zozo bra en el . p.b Hmn perspectivas leibn izianas serán forzadas a converger hacia una sumisión a as las cria turas. alógica del concetto barroco. " de empobrecerse. Premíere journée. Bcrnard 26 27 L'!m11ge-temps.

que conservar un mínimo min : una misteriosa tamb ién reposa sobre una mis­ uzian o. . op. de proceder a su to de su entra da en la región 1 ey de plenitud en la concencració ' El mmuno es. ese gusto por inst o .CIOn . de t'i:sprit. nuevas. .del uso de 1 os devenires. d e ego1smo indispensable para d im p ulso de las pas10nes. Las potencias· de lo falso sacrificio: a causa de . -t devenir-ballen a del omo o niño de Virgi nia Wolf. mas mas asegurando la convenie 1 as pal bras «prudencia» y «mínimo». la ley de excrem mmuno. A11tike in Poetik K:i. .ca del sentido extendía bajo la expresión er de Aquil es. El mínimo asegura la agude za de la punca". smo.. . conviene ofrecerle � -en el sentido o . . trad. barroca que aquí eros. 1914. Berlín. . llenito e 1983. p. Discours o el «foco )' en Founer. Mil/e plíiteaux. . eua1quier otra da Graci:ín). . perfo rmance (el arte mismo del cubismo. quitectura la validez ·.p. aplic:í ndola al equilibrio miste d uctos semeja1ues' cuando de¡an « fil erar partículas fuera de 1os estratos». en efecto. . Se . 'T'. -muj contra natura». El mínimo de prudenc·13 (que e euze no deja de record arnas. . 10d o lo contrano:· a partir. de la locura. siempre traza su línea• ' no una. de sujeto. cuanta .. Paris. . un principio de ab un danc1a y de perfecc·IOn. levantan su vuelo nómada' ab ren el abanico de su multiplici- dad. que est:í en � muumo mesur ada. . . B. und Kuwttheorie. cer macizo ntes. separadas y dfsp es � . de estratos. p. en su alog ence.. reactiva. e1 ab'ismo de cienos devemres. .rl Borinski. teriosa p onde ració la base de las singu laridades del para extraerles materiales ' afecc os. mujer. Die composición con ellas se meeamonosea ' bajo el no m bre de «unid1smo». 29 . en su Abeceda no.armas y d e runc1ones ' un rmmmo . penet rado p n. pero la pond «univocidad del ser» · Es • segun l a concepcua 1izac10n · · . Lawr El capitán Ahab .d as. entre pintu tiempo que libera ' 1os devemres cemdos e11 un espacio estratificado y . una com pren aboli ción. Borinski ha exten dido cosa es 1 a caída' el arrastre hacw riador del arce Karl Por su parce. cit. por logra el milagro de e1 contrario. ntes y las fuerzas pesa prud encia. al sol cabal los en ilógica sin emba rgo. No es en abs minimalisca es n 1so. . Corresponde sobre el cual se a 1a «1ey de extremum» de la materia. niño .1o " Lepli. es necesaria para que el !ano de cons1stenc1a s porta ­ . . Miradas sobre oeleuze René Schérer esa pon­ era. de un sujeto que limite su impu. mortales. no devenga un entre fuerza ocas. gracias al «mínim o» consi sten cia. pero que en . 193 y \VI. su los contornos del .. -át e­ de Pencesilea . ortu ga de D. . cia de cal deve nir en el arce con­ con ellas m:ís intensidad y sentid e equilibrio de las fuerzas. esa pun ta. Es el requisito de el equ ilibrio y pond . p. .) . pues siguen los cammos de una creación corcespondencia . . la imagen a su objet su rapidez (es el pri mer caso que de la Ettca de Spinoza. mujer. re e'iene a1go que expresan deración misteriosa ncia de . de un um) »31• ¿Pero no podría decirse lo . no r . una Let'b mz. un niño. · Con funde los gén hacer qu e la dispe rsión molecular. sí mism os. . Gr:i. la virtud de ente en el momen la punta según su función de hace J ugar los extremos en la convocación �. para alca . solam indiscernibil idad su acceso a una en el mo mento de de las imágenes dispersas. puesto que no tienen nada que ver con eso. e n lugar . ismo. .H. Grac . en efect o. Es el sentid o que retiene Benja P de las Fachadas barr . nzar una unid ad de las arces com ra. incluso 0º1• . -perro es también ese «mínimo» de. cuando bajo el disfraz de los devemres desterritorializados se i:ín ubica en la cual B. p. camb ien. Wcicher. siguiendo a concepto . en 1 a regresión en lo indiferenciad o. mmimo . 168. alumbre y prec ise de lo que son un anim al. 331.. a lo po. temp oráneo: «En el ra y escultura. Gran Pr0blema et1co operan retornos a los rerr1'co nos conexion es extre . Está . escultura y arqu itectu ombr ado. ració n misteriosa apoya (ani mal. Benj> min. ol um una manera de sed entanzar1os en torno . de la ponderación ' me"'setas: «Pero aqu1. Ella da cu enca de las segú n Ovidi o. . 1 14 . ser comun . . al alarse «entre» dos arces. pero de tal modo qu e son final mente camb iado s en Es 1 ª 1 ey e descubre la efica que los rcelabora. agenc1amienros>)>2s. sible y a lo imposible ' que Lo. que sólo abandona los límites para ror¡ar a1·1anzas no podría conv enirl .Jº 1a palabra «deseo») pondera. Seuil. para producir de los devenires. . prepa ra «bo das . que crea el car:íc las Record emos la advertencia de M'/ ' . . O. a lo real. Art et figum Pdegr in. Indica por qué. un mínimo de f. 254. Oscura e a un Dios r:ípido. no se convierta y a la vez aére o el milagr o reno vado del arce'º · plano de abolición o de muerte. Es lo mismo que con e1 «pivote». en «ego1smo compuesto». . de acuerdo a subjecivado. El pliegu odern o quiz:í volve mos a encon trar arce informal m rec1entemente. . entre b". p. o pro- una vícti ma lenta a la ar­ . defi mda en E/pi'zegue. . ' reu �'. como «Un máximo de macena para un mm1mo ' · de extensión». Nºrh abra. '. Para que la involuc10n intervención divi na. el histo • riosa. 6. El devenir dele or la idea de una conveniencia . Ind'IC:J. 1 1mitativa. 28 71 70 .dán.

la lectu profana tiene en ra un con toda lectura m:í<> ica el hecho de de�en der de un rirmo necesario. la vida terrenal en su plenitud.de este pensamiento.os.rse en ' nires. Fuerza a resistir a todos los poderes instalados. t < reírse de la opinión. usta lo que . 73 . Potencias del deseo: de to da P fi d'd d v1en al borde de Ja bre la divisoria' • fi sura don instante del sobrevuelo. de rerorza. hun1ana y no-humana. te crmco. Así es que esta r J1 \V Bcnjamin. que quien lee quiere quedarse con las n1anos vacías>>32. no puede ser resuelta su medio Y en la pun ta. • filosofla es fundamentalmente revolucionaria. 65 . más que a cualquier otra cosa. la «singularidad» -pala­ bra a la que era afecto. su inmanencia: «La inmanencia.con su brusca y oscura ritmo de toda lectura -com ilumin:ición sobre el mo o de to a d meneo en que de 11 «surgen furtivamente del torrente de las cos ::.: �: � � . Es la gran especificidad. de ninguna trascendencia. . a la mayor intensidad.�: �: :� ��. 6. con y por el prójimo.consiste en llevar esa vida. todo lo contrario. como la muerte estoica. de los deve a. una vida1> es el título de su último artículo. para sobre e1 momento en que mente devenires-') ' marcan el " esctirura. :�����: : ::: d n evo Añadi ndo ». Arres de 1 os entre. La tarea de cada uno -pues esta filosofla es una Ética. si no .. Théorie <le la rt:sscmbhnc e• ' r Oh . e a ª superficie. para ella.a del dev ni1. tan barroco en sí mism o'. vegetal. / Deleuze y las costumbres ue es e tiem po recobrado de la creación. anin1al.arse. a reflexionar sobre el sentido de su obra co nsagrada a la exaltación de la vida. � t e e � :. Ha ���� � do. � . .. a la potencia más elevada.. en di recc ó a 1 i r e ¡� . del tiempo s n i o q . en el sentido nietzscheano . De la vida bajo todas sus formas: humana. a construir ntÍevas e insóliras alianzas en t e sexos y reinos..0� �ga n1 mas rn menos que de comprender. aceptada y anticipada. so ni eludida. filosoffa y revo­ 72 lución son una misn1a cosa. c6s1nica. Permítaseme desv 1as seme¡anzas «no sensibles . en el . d los devenires � paradójicos.pero no son ellas ¡. no remire a ningún principio creador o fondador. sino solamente a la vida. p. Esa muerte nos conduce..1. sobrehumana. .. del expresion ismo. Gilles Deleuze murió: de una muerte bella y cruel.. no debe descuidar por o más bien de un inst n nada en el mun do. No depende de ninguna instancia superior. René Schérer � del ab trac to.. Benjamin escri b10 iar hacia los devenires » (.. Lo cual no quiere decir poder sobre los otros.

Abecedario re- . Aun más conq uistador. mov1m1ento de las mujeres (MLF) o de los homosexuales (FHAR) ' ElAnti­ difere ucional (en la familia). >obre . una fuerza macerial. En rique za todav ía desco nocida de sus en la q�e ellos. relación. E n todo. No es una apropiació n . nes colec tivas que provo productiva con las combinacio la el hilo conductor de roda lodos aquellos que vivieron el 68 y los años siguientes se acuerdan de la esta idea será b entra. No hay que como lo económico. la masa. confi gurac hace surgir. cosas . con el objet ivo de sa y desea . como inseparable de sus agen simple y directamente del deseo comp rende r!� . Minoritarias porque la mayoría. neo -con Sartre y Foucault. es decir de su fuerza vinculante por si Y no dependía de «la ideología burguesa». de las amputaciones y los travestismos teóricos.as. cada Revolución verdaderamente «permanente». la salud mental y de costumbres. de las bocas ce­ rradas. ética. las orientaba relanz. lugar de situarlo a parcir de la tiempo. _ agenciamiento del deseo movimiento hacia lo otro. E!An ti-Ed ipo era. Crea lo que Dele uze llama mism o. 1 75 74 . sino un e. tos y afecciones.mente revolucionaria.escmo ¡unto con Félix Guattari El libro respondía a las aspiraciones fuerza actuante es el deseo. puesto que ha expresado explícitamente su apoyo a esos movi­ de lo que se carece. una filosofía incansablemente e inventiva. colectivo. efectúa i<bodas contra natur iones nuevas.n el pensam1ento un lugar que había ganado en la calle. la estética. de la gran sacudida. El itado s del deseo sobre sus pretendidas aberraciones escapa a la repetición. Liga · «rein os». ¡ante no es entre ese libro-furo y esas políticas del deseo que instalaban eJ . . por gistrada en el 88 por Clair de su tiempo. subjecivo. sea n te. ligan � Edtpo• . de aquello . entra en el devenir. con tabúes sexuales actuales.l . sea z revolucionaria «prol . conquistaba . Bajo form as diver sas. Miradas sobre Oeleuze René lchérer una de su lado análisis y el marxismo. fue escrito acabado de explorar el alcance de estas palabras. en las costumbres. rdas baj o la s. gracias a él. «El siglo ser:í deleuziano».la. Todo lo que es movimiento especialistas acred iza no el deseo. como el psico castra'. invierte los habit mientos minoritarios y revolucionarios gracias a los cuales la historia viva producciones E!Anti-Edipo . y se deviene. Spinoza y Bergson. decía Foucault. la bocanada de ire. del lado de la libertad del espíritu. a las alianzas tímidas y basta Acopbda a todas las emergencias liberadoras. la puerta del deseo. Todavía no hemos con el impulso de ElAnti-Ed sino su represión. que acompaña potencia de vida. y los modos de pensamiento r el deseo como vergo nzant e. provocadas en I 972 por El Anti­ do la políti ca. en su El tema central de ElAnti-Edip l a s qtie ca y en _ Una de las mejores entradas "ª Deleuze» es. que probl emac deseo homosexual de Guy Hocq Y su voz. ueng hem. pero no solo en la política: miscificadoras. para los sentintien os. de los remares pudibundos y puriranos. Y devenir en el cuerpo social siempre ha encontrado en Deleuze su eco ipo (1972 ). sin duda. vegew. El a una filiación natural o instit s1mb1os1s n c1. Canal Arte. abordarlo de vista de los uales punto s . asocia Ed1po reencaminaba una razón extraviada. les daba expresión. en la bella serie Incluso recientemente. todo en la> ideas. en filosofía. Fuera de las constricciones ins­ re insac iable que cada uno cultivaría en sí mismo c?mo un hamb un «devenir>» De­ muc1onales. cómo y por qué era tanto . Frente a los acomodamiento arxism o». Al margen del conformismo c1rcundante. sino mis. se pudo escuc c1am1entos. como lo hicieron en su En lugar de pensa fulta. asociaciva . filoso fía d e Deleuze. está siempre del insig nia del «freudo-m los conc��tos vida. Es acto. la fuerza de su tiempo. y sobre todo minoritarias. pensado como Deleuze deja su marca sobre nuestra época. a)). se hace devenir algo seme . una <cinfraestructura». concern1a Y penetraba lo político y lo social. potenci a o es el dese o como tal. abusada por «ciencias» ilusorias.que ha osado meterse con los tabúes de las en nombre de la pudibunde la norm alizac ión de la perso na social. anim al. del conformismo o del adormecimiento de la verdadera del afuera y el sobresalto de la las revol ucion es del espmtu . por qué y cómo el deseo e Parne t.1ndolas con un nuevo har a Deleuz� hablando impulso Se comprendía finalmente. La mutación necesaria en lado del poder. Se operaba una seando. Mottvemmt dr libiratio11 dtsftmmes y Front homosexzul d'nction rrvolutirmnaire (Nota enunciados nuev d el rraducror]. Raro filósofo contemporá­ confiscatoria de la vida profu en mtr:lS de etaria ».

Proponen. o» fecun do. � � 0 e vista. Yo. la constricción de las e� concentrarse en algunas rormul as. debajo del sujeto Y de la� personas . • Sacher-Masoch. de Perc León.. E dr''hº• desde el momento en que se trató para ellos de rec usar ntes «regím. y de los pajes. proyectan en el el princi.. cortés. su muy rica m onogra- inal del deseo tuvo su naci existencial» que d''º com resultado . la primera fuerza inmanente de la vida. inexistente. deseo con la del psicoa · prete de no obstante. ción social del su¡eto. difere mundos. ta Piénsese en el amor cortés deseo. en la novela de sexualidad (amor cortés) atribuye al mconsc1en . render sus evoluciones .- · cuando entran en el es». mientras que lo importante afuera. por una relació n parti por la invención del estri bo. • Carre ta. El método deleuziano fuera de e'I.ªm''!''"· en romo de algunos co mplejos fuga». «el enemigo de¡ m- consciente» que preten 1a reve1ar. que el psicoanálisis consiste en seguir los . al interior de la f. . 0 más bien sobre un plano ciació n1>. e1 "P¡ no de mmanenc1a». institucionales. que esa vida del deseo no está encerrada en el sujeto en ca¡1· dªd de P ulsión .nfección y enta (estribo) . Se sabe contemporánea el psic oanálisis ha representado que para la filosofia � oportunidad de renov por mucho tiempo una d el inconsciente. «qwebra el agenciamiento colectivo». su revelación de las 76 T7 . e que reaparece en varia . crean lazos con afuera.'ª e1 aparece el antagonismo de esta concepción del . . en I 967. agen­ potencias construct'ivas del deseo que en su reducción a algunas figuras adop tando «líneas de convencionales. . La opos1c1on diversas trascendencias. . estatales. contranamente a 1o que parece. en D1a "logos: «rompe todas las producc10nes del deseo» . que dispersan. «desterrito de rializam>. Está acoplado direc bres . r objetivo final la estruc cura­ maneras de vivir. la vida. volver a hacerse cargo de lo que se es un agen ciamiemo de deseo y. histó rico y poético a la vez. por despegar el agenc1am1ento ongma sobre el tema de los escu . psicoana· ¡·1s1s combmandol o con l a renomenología en un «psicoanálisis s ocasionas en la obra de Deleuze. y por qué . Supuso. . . dose ya netamente en s u preoc . Él no (caballo) . En frente: . para d' deseo» cuyo monopo¡10 nálisis freudiano . la colonia penitenciari Mettray: el deseo y sus a de ¿La diferencia con Freud'. La relación her ami cular que se volvió posible � fía sobre Flaubert. sino que reside siempre agenciami emos. Ello. «ap 1 asta to das 1 as e · . La noción de «nrnqumas deseantes» a!rededor de la cual se edifica interés por la vida cotid . de los deros «Sado-tnasoquismo»-. que se encontrarán parcicularrnente . desp ués. . • de ciencia concreta. en su Presentación . Edipo. despierta.• caracterizada ella misma . En primer lugar. están del los agen ciami entos lado de la inventiva . Es entonces sobre ese p1 ano de1 deseo que establecerá en princi- ª 1 o. por su caráct . códigos de doble E. un gentilhombre. «od. Esta forma orig r · 1 ar. aunque d'� ' erenc1an upac10n . freudiano esta mucho menos interesa cuando· tienden hacia . orden trascendente de El deseo y sus agenc iamien ros eclosionan una «máq uina despó tica». del Caball ero .fios . o su rigidez cuando fijan y se inmovilizan se entre nmos Y padres Entre los cua1es se encuen tra aquél fundamental del en filiaciones rutinarias. Madre. un «agencia miento coleccivo de enun ­ � en sí. conservar. para d'iscuur . Se ve ento nces siem pre social e histó que esre último está distinto al de e11os. 1o y rechazarlo finalmente a parnt niños príncipes -todo niño. las «territorializacion . El deseo produ s».nes de signo sentido. Permite comp tamente con las costum­ . en sus agenciam1entos co1ecnvos.orden social r (caballería) . . por el contrario. es el del amo . e a ' 1 a el ecc �� Deleuze y Guacrari del cítulo . decía Péguy en Clío. en pamcu � miento con la caballería . es mucho más cercano al de Freu : e1 pnmer caballería.' A ntl- tanto las finalidades a d aptanvas de1 análisis . Padre. · io cua1 hace de él . Sartre se confiromo con el de agenciamiemo. . • deleuzo . En este punto es que .con los que Genet pob ló es de El Anti-Edipo. un aporte excerjor refrescan re. varia ciones y sus metáfo agenciami emos en sus do en la exploración de todas 1as ras. es 1o que el deseo «maquina» con el ación. S e empecinó en recubrirlo. una escena po la a de personas.animal intentó ver �ómo la conc1 c1 �: ��� � . tomado eorno ase � í / q ue ti��� . iana. es en efecto la fuerza del ricamente definid o. Miradas sobre Oeleuze René Schérer Un excelente ejemplo fuerzas subyacente� a 1a co nc1enc1a. todo. para las .. Pero � po icw de Deleuze es muy diferente . 1 del masoquismo del co mp lejo y en el Queru bín de p or qué no sobre Beau march ais. en las variaciones no. y en la Dama . wrmac10nes de enunciados». como el valor teóri co de sus ctivo.ue de Lanzarote. su er Superyo. del Caballero de la eval. al ' mismo tiempo que orien conductas individuales. del Caballero del p10 un vmcu 1o con Freud -por e¡emp . de la Torre más aira.uattariana al psicoanálisis freudiano p uede vagab undeo el «nomadism las fijaciones territoriales. ciam ientos origi nales.

iones sob re (Crítica y suger ida guía las uali dad declarada o de una homosex Edward Lawrence Whitman. d 1 deseo a partir de la care neta ' e1 psico ana' ! ists e . forma en ella Pro1ist y los signos. un de fendido. os elementalm ente. de sus obras . por el contrano.. lnmos ' · . os los móviles. pero por «amor a la vida que . Deleuze ha En muchas ocasione orre y puntú a toda su 1 . obra. el•j · l a . . Tho mas Virgi nia Woolf. Somos heterosexuales person almente. h no a sabido enseñar 1·istas son 1 os u. La muerte puede ser aceP tada. l a a egna tal com o 1 a entend'tan Spinoza o . es decir. contra 1· la concepción del deseo productivo en E/Anti-Ed1po es introducida la verd ad . la prisio . precisi6n: «pero es as cuyo pi­ con la impo rtante entarias de Mil Meset variacion es com plem jer» (198 0). nera. Minuit. a toda alegría. uze objeto d fue para Gilles Dele . p. interp retación a través · bilidad del deseo a su algo muy disti nto a un ejemp lo»'. Gilles de 1a introducción de esa «Cosa l" d ic ' u 1"'' que es la pulsión de muerte . . yfinalm ente transexuad EL Anti-Edipo. Rec investigación. . entre per­ el nombre del La homosexuali dad revi . Están tamb ién las por tadas partes. del com- ' piejo de castración' de la sub ord mac10n del deseo a una i<Ley)) mítica. . as . En lugar de después El N ierzsche. 1971. G. rara vez descu brim fi ctentemente · retorcido como para desear la muerte ' para gntar viva la " � uerte ». . . 1 dice sí a la muerte» ' a la manera estoica. guiado por una lógica del deseo.co nsiste. Hocquenghem. . René Schérer . rmente. así consagrado a Fran cis como el gran estudio homosexu alidad en 1974. y a sus infami . cio dedi cado a la tambi én el bello prefa últim o lugar. De nin guna manera constituye por SI misma una pulsión . el falo simbólico ' el «sign1 Lo que importa para Deleuze y G uattan es esencialmente l a fi nalidad . sitad a sonas (o mstancias . su escan 1964. 79 1 . Paris. En resumen ' en Ja vis10n · · • tota mente negativa . ' las figuras de Char ducti­ 1972. . . más que la resignación «Los ps1coana sacerdotes». 1 sin cesar. L'Anti-CEdipr. el l eitm otiv Un poco vote es el «devenir-rriu reHe:. ' fi cante» de Jacques Lacan padre. personificadas) Por el de los simbolos:. de las se la tom a co m o ejemplo de la irre · ¡ as «maquinas de guerra» «micro-políticas»' de las Imeas de . Anti-E dipo. 1 9 93). un crecimiento contentarse con lamentar el alestar en la cultura' se opuso a e. escrito con lus y de Albertine. Oeleuze y Félix Guattari. de ' edor de de v1" da y de potencia . · · lo su. . de todos esos aparatos Aho ra bten. En primer lugar. que gravita alred algo así como M. sabiéndolo o no.. está L'Apres-mai desfa1mes. Deleuze y E Gu:mari. desconcertantes de " .m¡usticias . donde a sus . «Pues no se puede suponer» ' esen be D e euze ' ((un agenc1am1ento '.platóni ca de estructuralismo mis reciente' que so'I o ha sustituido e1 Juego . la representación del inconsciente como un t at º' y a I a vez contra el Una vía no. b ªJº cualquier vesti. privilegiado de una sión. Walt Bac on. 1 Pero de las acciones nuestros semejantes. : '. · ' en contrarrestar el carácter . s la homosexualida h osttles Con la definición del deseo como «P roducc1on desean te». Félix Guattari en del psicoanálisis freu diano. En clínica. tema. estadísticamente o mola · .resistenetas. Marcel Proust. pero homosexuales · menta con que se presente el ps1coana 1sis revolucionario del deseo ' en castrar1 0' De a 11'l 1a importancia molecularmente. en militante de Guy 80.

. figurar el error» La d na vía de 1 a verda ' es iciones de a v1 d a po Nieczsche «entre las cond d . pero a condición de que ella misma entre en la problematiza­ · so o pued e valer como tatación. la propia fascinación de una deriva minoritaria por fuera de los caminos a rgumento))3. descansar sobre la propia homosexualidad·"· 1 950. p. Solamente ·.l F. Es una Pues la elección ejemplar de la homosexualidad en tanto que moti­ homosex alidad tampoco aunq ue el error . ana . La homosexualidad según Deleuze. turba. prodigios o emis or de signo s». Deleuze la cri­ identidad le sean coextenso . 102. xualidad. 1964 . 1nov1m1ento y repo trillados y de los consensos triviales. las inRexion o tiem es. sino en el sentido de que hace saltar el «aparato binario•. L1 homosexualidad descubre el plano en el que se perfila lama habe rla reco noci o y acepta o se proc ni siquiera hoy. se pued e ap¡ tcar a la . haciendo a la vez que por ese nombre se designe más bien encima. . de la sexualidad. indisociables. Hay . se aviene inal con a h o mose Las dos vertientes de la afirmación y d� la problematización son provocación o con. a otra parte. �s ual está rodeado de cales sexual» viendo en ello una respuesta. a la idea. al mism los silencios. Está acompañada por la seducción. recusa el concepco. El hom osex ual se � � econ? c en homosexualidad en la filosofía. a la inversa. la duda sobre su vación del pensamiento no es del orden de la constatación. el ingreso de la El significante lmgu1st1co signo indicia!. por esta proposición de N1etzsc :. l'roust " lts 81 2 Id. Al mismo en un sentido «verdad».. ulan. Paris. Sola men te bajo esta Deleuze no es una categoría sexológica.. 'u los d. rraducido por AJexa L'Aprts-Mai dt'S /aunes. prefacio a ibid. por una ruptura con las representa­ super fi�. 'º de 51gn paradoja de la homosexualidad contemporánea es sin embargo reivindicar � � «C arl s. PP· 12-13 . 9. la men nra. sólo puede comenzar por una duda sobre que reemplazarlo por el as. el nombre inconveniente que hace pensar en lo «Pero la posición marginal re lo . «hace posi ble y ad•'. hace estallar las certezas El envolvimiento de los signo s Es relaciones intersexuales? de idencificación. Y sexualidad inspira a la filoso si pu�de decirse que discribuye. no as efect os form a y cont enido.de poda mos vivir ». . comentando a Guy Hocquenghem: «Nadie puede decir: yo soy homo­ índices que. PUF. fe ' ellos mismos no demostra ciones de la opinión común. 1 ña. Ese lengua¡e homosexual» no es una cons · ción. son h env ? lrura ab� �����:� e. � es un argumento. El homosex :� � . s. Lleva que no es la homosexualid fía y le da signos . ard. del estado de cosas. Delcuze. No es una solución. el nombre. . La su 'ero !ffico. Pues la hom osex ualid � ad no se ce fác1¡ men e. práctica. as mira su propia existencia. Dectr «yo soy en el comportamiento sexu como una simple variante 1 este problema. pues no es solamente lo que se cree ni inmediatamente lo que se dice. he en La . lt Gm. po. mucho más allá y al margen de su idencificación clínica. Gallim algo completamente distinto: «Es en el fondo de un nuevo estilo que la . . cuando se trata de una pregunta. El cuerpo. Paris. de la línea que mas � nea . " cienc ia · «La Deleuze una innegable atracción. de los valores masculinos rosexualidad estadística. tos d e toda demostrac�on. Es el problema del devenir-otro. ' G . Savoir. · � fuga lejos de los valores identitarios de la Ciudad. homosexualid · Según Deleuze. Miradas sobre Deleuze René Schérer ad .' . signos enganosos: n<lre Vialane. signes.1es. cuando _ al. leemos tica.trase . signos. son mas que arnc emb argo. caus ' dos. d ecir so b cond1c10n 1 a h omo- que necesano que e'l tenga algo mismo allí donde no hay más que diferencia. ha orientado a muchos homosexuales en su ser y su construyen «un mundo en . «prod igio:o inter c . cuerpos. a los sobrentendidos del cons � la comunicación directa. § 1 2 1 . no es ciertamente en el sentido de que la humanidad se dividiría encre homosexuales y heterosexuales. entre Charlus y Jupien•' · y «¡ ' a ¡uventu . sexológicamente analizable. dispersa. S in 1 el que Y este. l meas ' . p. homosexualidad produce hoy enunciados que no descansan y no deben . " G. entonces "ª� ª La homosexualidad bajo todas sus formas ha ejercido sobre Gilles v1'da no es un . Deleuze. Los argumen so. las lo postu disim ras. Como escribe en el prefacio a L'Apres-mai desfaunes. La vía señalada por la homosexualidad. ha conducido del simple hecho. una v':" mas en del homosexual•.sc11c. En qué la homosexualidad supera a las ad se oponen a los de nso de Jª hete- la hom osex ualid en s'1gnos · Los signos de El problema que plantea está en resonancia con la escritura y el pensa­ miento contemporáneos. sino un problema. Abraza el camino de su propio pensamiento. P· 9. Nieri. 80 . tiempo que acoge la homosexualidad y se inspira en ella.

��encia y con los signos. p. Asume' por eso. Saint Gtnn comidw1 tt marryr. a la vez está más cerca de las materias y de las natu igente. ' Id. para e1 �:s�ador de verdad. . a la man de Guermantes. red s: así por ejemplo. es decir al sobre «el ser» y desliza un . que cons Lo apresa en su pliegue: el P1·iegue del sistema de signos que produce y un objeto selecto. . su foco. pero enga�osa. t.. �:�e��i�:��:i�. no so'lo de una verdad individual. oscuro de las fuerzas que con­ sexual «no habla. y no se confiunde a menudo incluso de sign os. 1976. Prowt et les tempsptrdu. ¿no se La homosexualidad. .. La riqueza en signos de lo homosexual. e1 pe derasta ad uiría una función paradig­ . una cció géne na sis Anti-E�zpo.. . más bien con las propiedades de la «mujer­ Sólo Deleuze. tampoc inteligencia.alea que ha cometido. . Son revelad ores. con el descu bnmiento . ' Id. se niega con todas mujer-mediocre retornamos a los orígenes deralezas elementales: «Con la sus fuerzas a cons1. envo1v1mienro d envolvimiento de la idea. roca al propio problema • Da algo en que pensar en la medida en que desalient �: . eI su autennCl .' y I� verdad ta ¿Pero qué? Ciertamente en tanto que dependeríano. . a la manera del dios delElorác ducen a 1os hombres. .10 un. Es por de ese envolvimiento. hijo mío». por otra parre. Charlus. Deleuze es er unico "". da sign de Delfos según Heráclito: «Sin dudaos». en el pensamiento en tanto que {<parte prensil». señalará El orgánica o psíquica fuera de su pura man le busquen un origen. . «La verdad».a. V. P· 409 · 83 . no disimula.. Oeleuze. Allí se entrevé algo . 1o mas.. 3 1 .dad este Jugar ". fi losofico».(v��·o homosexual de grupo».que le ha legible en las modulaciones de una nsupe social. amncona. otorgado a 1a 110111osexual . pederasta» " El homosexual ¡'uega momento en que los signos prevalecían sobre ella humanidad.. �o� l:�P. . ibid. que confiesa una a una cada f. ¿no a ho�osexualidad primordial. abordada en la cobertura de los signos queifestprod ación. una función de verdad. queinte rpretación.. p. 80. · . de la «realidad humana» · jeroglíficos sobre las letra contenido explícito y los con su trascendencia. !OO. nes.derarse co". «en los torniquetes del Riqueza de lo elementas»8•l. Su riqu signos la dota de una profaund consiste en su reticenciaezaa bsenconv la comunicación idad que sólo . Proust. p.' a costa . rá que rehacer vuestra dice el propio Charlushab M i radas sobre Deleuze homosexualidad de unalpatr narrador. p. l OO. Sin embargo.. «los signos están implícitos y los uce.er intel que enriquece el universo del arrisca que «ma1a f. . le infe rir de la revelada homosexual un nudo de la complejidad social. Charlus•un». de SUJ'eta Pues aunque se. . por otras ' razones. en los futuros que comandará el des­ ya en Prousty los Jignos lecu la multiplicidad de signanál isis deleuzianos. Á la rechercht du G. homo­ de Balzac. Sartre 1 o h bía. co���:��t. presida el curso de los astrosucede que un genio singular. decir1o. · 11 ser y de 1 a apanenc1a» La homosexuaJ'd d pasaba así es cierto. Sartre. Paris. Pero empírico a lo trascendental. P. pues."en SI» a¡o el ·. profundo.. m muestra el psicoanalis1s ex1stenc1a de Sa e' la simple transposición de1 � 6 M. Se emparentaría o tiene nada que ver con tituy e para el filósofo una superioridad de con e1 cua1 se envuelve. 11 J . René 5chérer Eso confunde todo . 122. haz. d e todos los filósofos contemporáneos -ademas. ulo sino de la sociedad en su con¡unto. sornete a una conceptualización ' • orqu ídea o del hotel frente a eJIa mlSlna: entra. o t l e. el clara y distinta. de l�s grupos hum�nos. l� Sartre. d e ue l o cual «1 o es>>. la propiaalgo homosex ad.10 d e un pensamienco a1eno a eI sino e1 de operador y' mundanidad. en la complejidad sentidos enrollados»' Y la h0mosexualidad es su centro. aun qu: con curremes. La Prisonniirt. 7 sig '"J.. de orqueraídeadelenabej orro observado en el anpatienci ma de la por as1. Gallimard. . de lo 1 a ' cubrimiento de lo «mo lar.e»: <<A l a vez que reconoce su me . Pan's' Gallimard.deenuna primer lugar. de una reduualid pare¡a eter e u '. d. lo os a descifrar hace de lo mática. q dad · y' por otra parre.��::�� �'. Uego de la conc1enc1a a con s1. Ella sel. 1 ma · c1'0' n homosexual. estud. mi�ma' en tanto más de lo que lo haría una mujst. comenta Deleuze..�iable Je las apariencias falaces y enc:ipcadas. �er�a� "�:1:. No el de un objeto 1 condensa y se descifra en los signos-índicrfici es que revolote sometido al. Pues solo puede ser Siempre. Una profundidad superficia e saturada. ibid. p. entrevisto· pero inserto mediocre» de la que habla Prou en el vaivén red uctor de1 J. 1952. hoy en día. quien creía podeduc er ación. intensiva. ha confundido tradicionalmente. y no la causas distintas y heterogéneas. sobre las cuales está fundado el ordeenci ones de Ja comunicación corr iente de Michel Foucault. . L'l1re et le Néant. . da entonces en que pensar. y antes el Vautrin ón pecador la de todos sus amig os6. tocan lo mas. alma directriz.

rn a. y tambi Un paréntesis. de la pedagogía no pueda. La prim era imagen. orno lo ha mostrado . ideali­ movi miento. · dia» que allí dond e el No es platónico más • . Foucault. 1982.ur vr ·e qut' Paris • La 1ne Id. Hace del filóso fo ascensional. la del una tradición que. en el m undo racion al»" . e l capítulo «Ancil Id. ogos». du "' G.e cque entre las condiciones de su verdad zance. \ 22. Paris. l l O. como dice Nie� �7i. J. pero toca las profundidades Je .. Gallimard' 1984 ' " G . Miradas sobre Deleuze René Schérer ziano de Proust gravita o­ alrededor de dos pr inconsciente en conciencia permitía volver a ton:'ar en cuenta todos los Todo el anális is deleu y «Pro ust es sig nos. precisamente allí que disti nto. P. En lugar arece r sobre Proust hacía ap hombre Y . p. p. así por referencia a Proust · Al contrano d e la eróft�a �Jarornca . Lo cual no' . a Foucault ' De�e ze ve en e l amor gnego d l o m ch ch os el «pliegue regio nes templadas de � � � � · . De1cu2e. l umrnosa. " Jd. es plató del sentido'''. Es decir. . oscura. del desorden.ue la h ecerosexualidad. én de las caídas conco aníaco- able a una psicosis m ta. profundas. 129. . mienco mundo de «la expresión aquella. . l'roust tf les rignes.• p. b rayar las diferencias. exact ament e lo opuesto Todo lo contrario.:' «ngurar el errorn. sens. (··h'ace D e euze algo mas de ten sión vol untaris ' que reanudar a y nietzscheana. Dibuja una <mu untario . 1986. la li losofia del Ban quete to de la mujer como las a los amo res incerse xuales reconocidos a su cargo l a pederastia para convertirla hacia la verdadl3. de la mala fe y de la falta. sino placo nismo inve La homosexualidad que lo atrae • la que 11 eva al plano de la lilosoffa. de ella? Ver el estudio explo ra. De1euze. La h a- Pregunta tramposa.nsée sauvage. un se r .. . 1969. cornada plaró nic0> >". las profundidades . del amor» " . . Logique 16 LJt. Foucault. . o J as culpabilizaciones edípicas.. clínicame nte asoci en su nacimiento? En el fon do. ibid. p. acerquém onos Para comp render mejo r cómo puede aliarse a la uestas en Ló gica de filóso fos» exp las «tres imágenes a esa opo sición de Perversión versus conversión nica. Las atrac­ y a su movim ient o social fuerzas secretas del de un modo decisivo Miche l Foucau 1 t. osexu alidad es la verdad presupuestos del inconsciente freu d'. . Uevaba la homosexual1dad al plano de a la vez presocrátic La segunda imagen. · séric. espiri cualización ascen es las esenci as viven en las lo claro Y. Sin duda la horno sexualidad se vuelve rara en mica nces: filo sofía ide los modernos·' '·pero en los griegos ' ·No es 1comemporanea de la filosofía .. no en las rma el pensa mient o»'º· El platon ism o de de la ciudad para Uevarlo a que se gob'terne a si pusmo14 . . 1 3 1 .. 261 · 17 u M . con Platón. pero que pe rm1te su Así.. codo c.ano. Dover ". sigue escando ba¡' 0 1a depen dencía de ese platonismo . sino aquella de la perversión . y de la La homosexualidad está ma .Sagt des plaisirs. Solo que fuera de los camin os va :i enco ntra rse desviad al hacia las «esen cias oscur as».es una pederastla peda gog . Paris. Remitiéndose sional tiran . se arraiga en mosexualidad en Platón -. � conv de lo verdadero. '" Jd. Do e . alizante de las altur as. asocian do < u_ m� cione s que no con ciernen Ahora bien. el libro la cierra. sobre el camino · . 1 22. ibid. ibid. Minuir. filosofía. 12 K.se homosexualidades del encajadas de las dos de K. del logos. p. Prousc es entonces un eva imagen ad. un rodeo. el delirio h asta el punto de cubridos en un pansexual1smo cósmico. J. Minuit. 1986. 99. e. Pa. p. trata' por otra parte. a la sensibilid Es "1 a h omosexual"ida d ¡u ' " ' 11amada al encuentro invol io Placón de lo infi nito . analítica y del pensa . amante y al am d en una b usqueda asc ensional de la Idea. ? en eso que fo Est:ín enrolladas rtido .::. en P rou sc es hacia lo bajo. prop . Apela no al intelecto. del pensa miento». es depresiva.ris. l 8' 15 G. ibid. de lo «Pu se al ojan las esencias: � . no es la h omosexualidad ' gnega. Cualquiera sea la beUeza de sus posici ones: «la hom en el juego de l os aplicaciones a Genec y a FIaubere. se vincula con las de la mania. . u as uerzas exteriores de subjetivación» que hace volver sobre el in iv' zonas oscuras. p. 85 . la vid'�· esta anclada en los cuerpos lo elemental. Ya no es La homosexualidad sigue ese ersión. la pensador de las fuerzas la filosofía? de aband onar la cave . Minuir. Homosexualité . Ocleui. la concepción deleuz1ana va a liberar a lo homosexual del pathos. por el m ovim iento ideas presocráticas: de las significaciones espirituales ex lícitas esta ultima es subterránea. 152.c. 1ca.

de la de la «raza maldita» . a na � sino la de la y que no disimul no hay nde sucede to do ible. sellS. d. célebre fó. las miradas Totalment o fec1 o. ' a filosofía situada bajo ��g:� e la disp� rsión. Es. de «pensamiento sm imagen»· Ella se propone p:miendo de 1os «terceros gnegos». . que Deleuze tmpren u escnpcion de la dab le ni alt ura i la de la vid a didad inso n in manencia p ura. solamente combinacio nes. de los afecto s.· � ¿Qué comprende� enronces de su arte. q ue la ver ticali erativo. Bcnjanü Graphik» 21 F N1erz. los epi'cureos . de la familia . cos mopolitas el no ser au tócto nos . sino n1et dad .1 . n F.ecc1ones·.muolsa-clave que conviene . Fr>n p.c. 602. t. la región do · no platónica por ei cuerpo' cap. En esa es quizo fr de Pro usr. cuerpo �ragmentado y cue:r:. tolera y o de 1 a r'd' de icu rización.JJgique d• ¡58 . li secreto por la n las caderas . expresiva. egos eran profundos e. 1970.e . 1 1 lización Y g ona. e1 efecto. no de inman encia de . de � no terr itorios de la que co mpone. 2. ser es se mejanza de los «terceros grieg nan y traducen su Y. a . Suhrkam p. aunque n � �1� tonica. a en supe rfici e". P· " G . Pues solo imp sig ni ficante e nde la co mu nida la tierra. p 134 . n el análisis deleuziano e Nietzs. §2 . . los ho mosexu se aloja lo homosexual en el cuerpo y el a1 ma cuyo od'10 y amor. di mensión v ert ical .c e. el do mini s. .Ddcuz. lógica los esto icos . co mo lo es también la hom patria. «Uno ve acio nes. ��i ��· «S in órganos» . la horizontalidad es la co nse nso. ridicu- y glorioso y de omsos desmembrado . Del cuz. la idea o del � s. en la apdos . Gallrn1ard. o \es en horizontalidad. por la belleza viril desnud � solo a partir de allí acontecim ie nto en la que se erige � q ue experime t an la belleza femenina. Tra icio . trastorna la iba c tambié n el can su mo grado. se · filos ofía transfo rma visión del mundo y ¡a onen ración de las af. d e mu�do «verdadero» de eni na del maricó cín ico . Tenían n:i incorp oral del dim ens ión los signos pr e­ mon ees sobre ella u.Se meja nte sob rio n bas to naz o•. « se n la más extre escr ibe Oeleuz ma glo to nería. . enia filosófi ca sone ría u niv ultiv an el vag ales de la sombra. Si es verdad. Es Diógenes con los arr d el ento na ció n fem fo al\[» . filós ofo co me co m entándose de que no pueda m ana o hija. jueg nti do aparece y se mcos. so bre. . 1 Ademis tienen e n común con la homosexua i a moderna dada en su- . «�· Que. don de el se superficie del pi ano de consistencia o de i n n nc1a del pensamiento 7� � aco nteci me nta SS. a menud i en co up . na atracc1on . d no es la ¡. en la francma­ en Lógica del sentido 1 desterr itor ia\iza rm alidad. n ' los esto icos. sin embargo� en su s �per cialidad aparen te. 87 86 . · con . La d a impenetrable. con su est:í .sche ' Contre W'agner. ues to que es también virtud precisamente de su superficialidad 1rny que ana . y la susta .Malerci und kfur " W. P or un lado filósofo de las superfic1es de 1a pro fundidad dªda en Ias v1'b raciones y las br uscos de Cha un curioso sistema de provoc atraca. el gran pensador so arse . el e con la filó desa rroll de los presocraucos . Por otro lado. y cast o en . "¡°ctamente ligada a la de El bala nceo de das. con lo q ue ella impl1'ca d e nueva imagen del pla trascendencia. ece . el hambre. . las voces en las que pasa lidad ho mosexual rficia inquie tas y fu rib un n. el mundo de • ' ' Tal co rno lo · los cí. Los homosexuale deo y el no madismo s una esquizofre7 i�7ue propone el doble rostro iomsos impasible ers al abu n _ . osexuali Delirio de la profundidad sm . Benjamin ''. Logiqite Sdirifim JI. d11 sens. los guiños que no rep entinamente la filosofía de 1 as pr¡° fundidades está. a d' de 1as superficies · « L gn.1 os guegos? pre guntas . las intensida des d co mo de la filosofí a.2' de la idea en lo da u ncialidad charlatanerí". las evaluaciones variables: el y pensamiento o con relacion · a ¡a imagen que domrna .tad o en su apariencia o ¡a superficialidad de 1: e presion da acceso a las uerzas profundas. no lis mo y la antropofagia -y por s alla cuando le hac en la . n. que los retoma en un pe nsam1ento de 1 porvenir. N o hay pr fu n­ alianza da es ellas. her igual modo al homosexua¡' vicnma la la p laza p ública ndena el i ncesto con la madre. � �chazo de los trasmundo . dad es la de del región perspectiva totalm ente distmta a la nuestra »22 E monees' u. Aurom. no es en esta dirección de una ho:C:� se�ualida� �odavía ele men tal do nac ces múl tipl gnega. § 170 ' Pans. p. . enetrabilidad a se mezclan L: h � m.d'ir que esta superficie de acuerd0 a ¡a nrnnera en que es aprehend' 1d a. De\e uze Miradas sobre René Schérer ecos. co rno lo sost uvo el signo lingüís tico cuya alma es la ��sion . es decir en la l.. Ella -sig nific a nte os sen sibl es y � o a ent re los cue rp . fue ra de los a riencia. en tanto que aevienen. el cuerpo y su deseo. solam ente una tercera imagen de losofo. que pie san «mod erno».�exual es el ser en la pr pasan de la imp sidad irreprimible del alarde engañan. /. se masturba en . su gro ser ía mu ndana. .1Ferencias d e 1ntens1d hacerse lo mismo a fuerza de ser superficiales»". es nuestra • . 2J G. c os». la provocación .. el co n fundiéndos rlus. he allí la supe ebatos las aparienci:s. perficie . N1erzsche. e en Sin emb argo. lida la ho mosexua entien de Deleuze. fondo cavadaden.

i Q . inventivo. Delcuze. la carga de un destino. . 1963. í y ¡iomosex ualidad' la filosofía y esa homosexualidad que lleva el nombre de «j udía» . diatamente equilibrada. los sentidos». Todo lo contrario. ibid. p. sin o espiritual. Critiq ue et Cliuiqur.vante • amiento esa culpabilidad la marca de una profundidad para-una filosofía de las . Masocli''. con su carácter de excepción. miento b 'ºl og1co inquiet · q ue· e¡¡ a mism plano. cuan la perspectiva del .n. hasta el rsexual o de 1a ped . No hay más que Sodoma y .. Humorístico porque J uego estet1 . a la • · a de PIatón. la división desgarradora de su esquizofrenia. Miradas sobre Oeleuze René 5chérer al1'd·ad sin otro fin en Íntima reson ancia con una sexu . nueva operaci on . co nversión plat o que se. ' en una co rrespondenc1a térmi . 124. de un . ' . Pero ni En busca tation . a b ra' moderno. que «el e¡erc1 í- � oc1'do a través del euze llltroduce desarreglo de rodos ellas.ene ai sistem a . y ciertamente en Charlus. 1 a pervers1o debía defin ir ¡a poes . 49. que asegura al hom osex ua¡1· dad se Por ¡a 1era . sino a a la filoso fia por metáfora. igua ¡mente anag rqu1a . Ella man tiene �ba Ja Presentación de Sache .anre. sma y del suspenso. como una curvatura dd ud por el engendra . es muy nietzscheano. furura. p. aseen swna . · . y el a favor de propiedades y función son alógicas. a la manera geométrica o geográfica. su pederastia l · El pensamien ' · o. Ha de com í medio de una simple prenderse en tanto que torsi ón de supe rficie o de que anuncia una repetición. Y de ]Unt erasna peda gog1c Punto de encuentro punto de que intercambian propiedades y llegado el caso se confunden. Minuit. Culpable . . ción del enten dimi co que libera la imagina- a la rareza le opone: todo el mundo lo es. Ya era perv comprometido en erso el de Kant. A la tensión perversión liberada . que vuelve l indantes. y por ógica. de toda refcerenc1a La unificante. n no carac teriz La homosexualidad moderna. todavía se encuentra la reminiscen­ " Id. ntre las «Cua tro fc' ana» de 1 986' De¡ apropiadas para resu ormulas poéti cas la de Ri m b aud: mir la filosof1ª l<ant1. p. Paris. pens amienro y no profundidades. Gallimard.o en exp1orador ura entre fil oso fia de 1as superfi cies. dibuja el cuadro nuevo en el cual la homosexualidad c10 esarreglado de 1os senti dos a defini r la filos todas las facul tades para Rimbaud e1 d ofía. 132: ((Mas " G. por · . ProUJt et /. Pl aton ino. do se halla la omnipresencia de una francmasonería homosexual. en cada generación. y develar en parJlelismo cauu. D eleuze. E coree transversal de la sociedad y de la historia. tal el caso de Frederic Rolfe. en El deseo y La búsqueda del todo'°. Esa sería una homosexualidad trágica. 30 E Ro lfe. 1 967.ao. filóso F. no hay desarreglo en la ap r . Pans. Esca repetición no es desvaloriz. -i<J G.no culpable vez a la de perversió n. En todo homosexual. Es cieno. si es ca�rto este El jeroglífico es el emblema de la homosexualidad moderna. contrariamente a la platónica y también a un pensamiento del destino. puesra en conflicto humorístico con su reverso: dern o». o una metáfora. . Se aparta del .•5 rigm•J. es perverso y chea no' en una pal esto ico ' otra parce. fil oso. dt·�dcher mmoch. echa una maldición sobre aquél al que freu dianos (las prof os afectos fuera de los undidades) c�'_lland lastres afecta y lo convierte en transmisor de la falta inmemorial. Gomorra. que practica un ento y de 1a razo. sentt. Lr Désiret Í11 pour. A la que la pervers10 arte de las superficie una anª¡ ogia s»26· Y no se trata d e marcha anagógica. y que no que el vuel o l 1' bre de camino de la verdad común. se deja pensar. a term . Es «llega r a lo d�s�o . cuyas . Ciertamente uno podría detenerse en estas anotaciones. la separación de los hombres entre ellos y de las mujeres entre . epicureo. repetitiva. a. . cia en algunos modernos. del lo-gos. jeroglíficas: «No hay logos. «�· Corno los sentidos y de funcionamien to de nomb ran> ' 1 eem os más que jeroglíficos»" . . se filosofa. . opone a la on pres ocráti ca. ia de l porveniri>2s. que se aparra de ese Pero la homosexualidad trágica. .J «la . Judía en eso. Paris. nietzs · ' to c1n1c 1 ogos. es inme­ ' la homosexua l'd 1 ad es el paradi gma El pen samiento «mo de ¡a perversión . ec1ac1on los val ores. . como va esarreglo de todos No. contemporáneo l7 G. 11 i. Deleuze. 88 89 . responden. no se funda sobre una reminiscencia. esta muta ción del una torsi ón. fi ca en tant en Lógica del ónica y a 1 a subvers1. la relación inte mane ra de plano de inmanencia del pensamiento.uite du tout (1 909). El pensam ico esrá comandado ienro homosexual la marca de una vocación. Présm del joven Proust. ella le opone la dispersión de los signos. normativa' mo ra¡ izan · 1 des1gn a otra cosa más te. och es el amo del fonra Minuir. 1 993. E n un una r � I ac1on pnv1 leg1ada eon el pens r. que mza con el término al menos convi. . hay algo de eso trágico que. n uevo tipo de de provocaci ón de mpl ica un extrañ o filosofía.

un movim1ento continuo corre de un libro al otro. de toda sión. el mente inmov1· ¡ iza de Alberrine y sus comp rgo efectivos. signos de una sten cia en ellas de los repe tición en la dispe dos El secreto de Albertine no es la verdad de 1a homosexualidad . van en esa ¿Qué es lo que compone ¡a verguen dirección. de algún modo • la naturalidad de . de rficies. ción de la raza maldi ta. a sus 'd reperición se funda al entro con signos. p. escn·be Deleuze. ' b ien qu� �e inser o mas ta en una n�ltura eza co mprendida y analizada de finali dad. la naturalez de las a de las cosas. de una imper fiecc1on. le opon e el su segundo a las luchas homosexuales. Lo que importa para Deleuze. Al¡'i es donde «reman la 1:dea de ful Hocq uenghem fue escrito Guy . «un espacio de encu aparición de la persona. . cierne solamente a l os grupos 0 as masas. PUF. 91 90 .er. en ella misma. La separac1011 . 1996. a pamr atomismo de las supe manera de Lucrecio. Pero ese nivel no es e1 u'! umo. . todav ía con- ¡ Differe 11ru·t Répétition. La homosexua l"d morirán cada uno de su de Vigny: «Los dos sexos . · · enza • cuando ya no de Diferencia y repetic añeras de safism o. J 996. en La cólera de Sansón. La repetición mosexual. los amores intersexua 1es. . Desdeñ ando un centro en o como mu. . n estructurac1on . alidad de la culpa bilidad teona' proumana. Habrá per . . se pura. con 1eva tres niveles: en el primero. . Paris. que connota ho­ la noción de ((raza)). . Se ico orgán ico de ser desprende de un ¡ engua¡· e todavia impregnado por ciercó estructuralismo o muchacho. 3'1 G. acha · 1 S signos. PUF. mmadura ' mantern da. ectivas. Gu rra a ri. Se rem las Rores» y a la coexi abejo rro. como el no. Se es aque¡¡ a mh erente a¡ pecado desliza en esta proposición . . . las derivaciones personalistas • una otra verdad a la cual se acerca mas la homosexualidad que la intersexuaJ"'d ad . . la pervers1on. 35. Dcleuzc y F. uye por la circula ción. efectúa en superficie. en el estado de 1a ¡¡·¡ac1on a 1a rnadre . L:Anti�CEdipr. incluso sin ser escrita . ión que. de toda dialéc tica fuera de toda progre . . donde mismo tiempo que se la ' e1uificaciones exclusivas como h om bre el cual adqu iriría peso y i erar a la homosexua l"d1 ad de la vergüenza es entonces disfraza»31• . René Schérer Miradas sobre Deleuze del tiempo perdido. Le Désir homuuxur/. la homo sexu Prousty LO para dar lugar en ' nri-Edr ino• con el rechazo de 1 a E''A alidad de la «raza maldita» el ejemplo mismo del es peso del destino : la separ en . ¿Qué hace de y con Prou estructurada expl icauva mente' es maquma acopiada . . improbables. Esta a y práctica. Sin exclusivamente much . Dcleuze. G . del primero. "n de ese con¡·unto en dos series homosexuaj es q ue buscan «el secreto» de la mu¡'er amada y del mitido la emergencia de Et deseo homosexual de luch a contemporánea la de los homosex uales: amante. homosexuales sean «mas finas que la gruesa aparienci:J. en el segund. revolo teo de los sign os. 35. maqum1co. embargo. . ¿Qué hace Deleu ze! . . S I . 33 G. p. 1 62. descubrir y escablecer una 'capa el ementa¡ de se ntido que no debe nada a en un entrelazam iento . ta y de culpabilidad>>''.tv1· dual' donde los dos sexos co1no para Proust. ¡ integradora. hacer estallar la identidad persona¡ • logos para cons truir su a la homosexualidad­ encuentros y de persp universo poco a poco. identitaria. p. de La ascensión se sustit . Paris. ha acompañado estas . su fatalidad exclusiva e trágica y divina .o. en el orden estructura¡ ' de 1 o sexual subordinado a 1 a ' le sienta de maravillo: a propósito de ella. d e¡ deseo . Aunque ¡as d os senes prod ujo ElAnti-Edipo y luchas y las ha sostenido. al «lenguaje de ite al modelo natural del sexos.. al deseo polimono . la d'iv1s10 idea es a la vez teóric y de la vergüenza. Es • concomi·rantemente.. . bajo su impulso33• Deleuze . en el movim iento que . A la . Hocquenghem. Proust rt les signes.. como pre tende el Edipo freudia- de los encuentros alta . de ¡os amores he terosexuales» . 1 ad ya no tiene necesidad de ser 0 lado». Ser homosexual negarse al destino biológ es otro modo: ex1g1ra. L"b a los orígenes. panículas. . Au¡· os y del funcionamiento la maldición recogida ación de los sexos segú . JJ C. vuelve posibl e el espacio no tinatural d e l a homosexualidad ' su con d"1c10n 1'nacabada• una pulsión · d a. la homo sentido un retorn o ¡ sexualidad -signo se opone reinsenar a en ¡ a naturaleza ' esta blecer. Deleuzc. ouas pal ab ras • .la elaboración de nuevos conceptos. p. y sin emba Charlus y Jupien. La vergu de . repiten en la diferencia Los signos circul an. recusa su lógica De todas maneras.. . la elevada signi fica st! Mien tras que acepta . el impulso dado por e¡ permitiendo aprehender. za homosexual? El carácter an- ni Deleuze. La rsión que reemplaza la serie de un linaje culp única . se en profundid ad. Liberar la hom osexu . • proviene de una ausencia de verdad. d. de los sexos 1 able32. es un tercer n1vel ' tntrarn Ji . fireudiana' a' una teor1a de ¡os. Sexu alidad de otra naturaleza.

ormación de la teoría r. p. w >. Le Livre de Poche. com b maci. l· 1 c1a y f. en segundo lugar.. .a es » en .1mm . p. ari. na.exu·11· la creación de una atracción heterosexual. no es una transposición literaria.avorece comb . y en particular el del narrador por Albertine.Es un. 1994. representadas por Albertine y Charlus». .· tan impo usará tamb ien como parece invitar a hacerlo Deleuze. Por eso la hom osex lares». reper1c1on . re: el vegeral adquiere un Logos-grnn y1v1en por oposición con . Paris. Sodomeet Gomorrhe. 40 93 92 ..¡ vez presenres y sep . Guarr por Franc. Paris. puesto ras que se dispersa del cual van a extraerse. traducirla. es l a muchacha. 39 M. Pero sería igualmente falso ver en ella . es herm afrod itism o no 1os dos sexos al h oyrperd'd · el rabican1ien ro propi edad de una tota l a. forma exteriormente. Dde 338 . ones m últiples de · llevada por su Aujo. . unidad sexualidad. L� de las maqum as deseantes en E!A masculino y lo fe _ duda la confidencia que le hace a Gide de «no haber conocido nunca meni no se 1nrerc ambi an' permutan. no más presentada prim ero mo. Deleuze escribe: p anta)} ' . end o el h º · sexos complement UOS 1·dentmc SUS no son en absoluto una apariencia bajo la cual Proust ocultaría su homo­ . texto establecido. central para la comprensión deleuziana de Proust. la sexual mdivi · . concierne al personaje de con as parces correspon . Una de las consecuencias esenciales de este transexualismo. sin embargo. ¿Es necesario. como lo hace un global Y espe ciuca ·e espec1·'fi CO» ·• . das. . . p. l'Anti-CEdipe .ii S..s1on diso. uze.1 dOS por conj uncio nes mu¡• «Los amores intersexuales. las dos series homosexuales que el abeJorro de la sexu alºd· . la misma . 1993.ene a mult . sea que . Albertine no es una transposición. esos amores forman el conjunto de partida • nenra mreno rmenre mient a 1a Ror. en el que se d disuelve comentarista reciente..oise Lcriche.-rousty los ugnos con las partículas lado de lo elemental. p. 1s1no loca1 y no u runo de un «tnns b uscarla en el nivel .1 . Por el contrario. rodo su sentido tesis reafirmada constantemente. Albertine.cu1as singu ent1fic ables por ' sino . . I y [l. . «a 1· el mism o individuo . arados en Anti-loaipo en un dinamismo de los Rujos.· dos y no com unicant ·. sino l1ºdad . p. G. En efecto. René Schérer Miradas sobre Deleuze man tienen una coexi stencia tabicada. ma1 nomb . Proust» o «Proust era heterosexual en el alma»41• · c' ial . difcerencia a div1 . v1d que fund a la posibilidad de · r . dual se frag1 . Proust et In signes. 164.· · n do . Pero es la misma implicación plena y total J pero ta b ica . distin tas arios s·igu1. otro.y . p. ibid. en movimiento molecular que anima las m:íquinas de deseo. «que el tema · . La verdad hay que sería desconocerla y traicionarla.. . rel ac10n interpers . fcecun dador' extenor J ªd de aquelJ a. Prouu et if'J si:vzes. D eJcuze y F. de parres n cada individuo. Esta combinat de manera estruc oria tural.1 . es masculino y d e fcemen . En el capítulo de conclusión agregado a Proust y los signos en 1 973. manifiestamente inspirado en Deleuze sin citarlo. uete . ncia. .: dientes de Albertine. es mujer amada. que divide a l10111 b enem1gos que co1np res y t11uj eres en en estas proposiciones tan triviales: «La heterosexualidad en el alma de . E . 1. allrn. " samuel Burle de Darwin y que n una tesis tom ada r. frente a firente. 2 1 2. «. perseguida por la inquietud celosa que sobre una mism · a 1 de alimentan sus amores femeninos. un h erm afrodi tism es en e1 misterio de por la homosexualidad masculina y femenina del otro sexo.t: ea como en el � miro del Arisrófan es presencia elemental y constitutiva de lo otro en el corazón de lo mismo. de pam. El amor no esrá com andado por a1 ongen1 una reminiscencia esp un retorno platónico de Et Banq onr. vol . XIX. d'1verg ' entes y culpa La moce . . " Id. . . p. ) que entran en Pues Alberrine es la producción del transexualismo proustiano. re at1vamenre a Ja onal e tnte rsexu al .' . segú no o bstante parre . después de El Anti-Edipo. · rtan te para h' de Proust «algunas relaciones amorosas con las mujeres»38. mal se 11ama la homo la vida secreta a través de un vínculo mucho m:ís profundo que el de sexu·alºd· 1 eld» " nunca rad a -sie con que «ló que todas las biografías»4º. y convenida en alguna figura de muchacho c1·� rne a «¡ o misn1 d de1 ·amor' si no 1 . o ini u.s1emp 1e . en la.11 G . junto con la verd· («obJ. Zagdanski. Deleuzc. ilo de la teoua · '· pro ust1a . . suponer en la vida sexual «real» . ibid. bles. Le stxe dr Prowt. n c1ó ualid·•1d esta. es la «muchacha» de Proust. la homosex ualida . 14. · Lenguaje desc ulpab' ilizante de las Rores' a Ia de d os 111d1. La heterosexualidad «global» no le conviene. 212. se convertirá a partir deEt " Id .d un vaivén perpetuo estan torn ados en otro amor que el de los hombres>»9? Nosotros preferimos apoyamos en No hay perso nas «1 a agaa esa otra observación deleuziana de que «la obra y la teoría dependen de . uze. mantenida sosri inaci ones múlri·pl es 1 . .1 . su sexo inm utable . y poner en nti-Edipo'r. itivamente l·a verd·a tampoco es defin 0». onen sus senes . iplicidad . Gallimard. presentado y anotado ·" G .s. Proust. etos par � d' se en uentra del . 166 . dice Dele c se considere en la estructura o en los flujos.

no se primera»42• Albertine es el rostro que se disuelve en la proximidad del como agenciam . del acton>44. ¡ P1aceres que le dana beso. rs1 ºbl es. q ue em ite parncu · ' con otro cual re1ac10n ductiva. pero una locura constituyente. en último ncia a la teona prou . porque es gracias a ella esas otras Par ' ticu ' la vecin da d d e ' ' !ació n entre 1 na re qu e hace d e el u . p. Minuit. ' mrer . P· 3 5 0 . ÚI Prisomliére. . o 5 que no son allá o mas . aca. En relación con la norma social. a su auto-limitación. «n partes y de su diferenciación. res y guattanana de la por Sobre la línea de los deveni . 1 más. inversamenten" . letas» . pen ción. Cierta- bicic versales ' mc . sexualida d teon. E . mse . . lugar. comp gos ' <mo es en Diálo de la homosexualidad neurótica. op. Guat mi. 147. triste idea del am or los elementos. accedía a lo infinito»45. Ella surge en el En el prefacio a mis mo" ' la homo sexualidad os de cerrarse sob · punto de indistinción en el que las dos series del hombre y de la mujer este destino: «Le¡ . 95 �6 94 . . Dcleuze. <cSe extrae lentamente>). re puede encontrar homosexual homb de modo que un n de inven tar sexos. on . El secreto siemp re F reud 11 afecro. L'fmage�mouvemmt. con tanros . larid ades. ese texto d e 1974 se . 123. que entra en de lentitud en ción rompe con •la . un hombre • e en una muier os s- otras tantas Albertine. individualidad de un rol o de un carácter. la . 1 5 . prefucio L'Aprts-Mai dnfa wus. que permite albergar lo masculino y lo femenino y su común coniu · ncion . a la homosex . transformándolo en otra cosa. cuya definición se tiana: «Proust ya op ye todo upo de La imagen-movimiento de 1 983. p.. se reúnen y se confunden. Deleuze. M as un lugar central. . trans . Albertine se funde en el plano corto. ' e abre sob re una ' " sexual ' smo sobre -leitmouv osexuai l'd ad no s . 1 983. esa . L'Anti-<Edip <. de E/An ti-Ed ipo-. nueva. que «pasa por una serie de planos sucesivos a los cuales corresponden . su desvanecimiento que « hacer an uop omór hca del sexo»•s. l us1ve con flores y .mrra e estructura. a deleuúana 111 El secreto de Albercine no es el secreto vergonzoso de la condena o de Resu mamo s. está Alberrine dormida en su apariencia mineral. . . P · l 2l . p. Ddeuze. práctica de ' se descubrirá la re "lo de lo que le conviene a Proust la homosexualidad global. de Si bien bajo su forma limitativa no es expresión completa de la verdad. o Dialogues. e as smgu . citado por Claude Reichlcr. . Pa. corps erses jictiom. sentía que tocaba solamente la envoltura cerrada de un ser que. escribe Deleuze. parable de una escntura 42 G. hasta borrarlo. Ddeuzc }' C. Lr G. ad ' declara D e1euze eters e en e¡ ana'l'1s1s · y una explicación de este tipo no estén ausentes en Proust bajo la forma rom una ener · . mientras el lunar salea de uno al otro. Paris. to das las relacwn va a abnrse so bre · lme nte reve sexos . su hylé». mas ba¡o tal o " entr an ellas mis dos personas» . G . 1o� oma se deshace»". aunque una culpabilidad · · va dec1S1 ' con toda rom pe de manera del deseo y de su compoS1c1 · de los flu¡os .. ejerce una función de pivote. p. h aya. cósmico: «Como si hubiera manipulado una piedra que y todo el psicoan encierra la salsedumbre de los océanos inmemoriales o el rayo de una estrella.. trata d e ser homb re ni muJer. és la refere ua1·id ad exclusiva de advern ra con . para . . la molecular. sexos ». encontrará en homosexual'd ' ad mas ' mu . 0 M.mino. esencia la nebulosa de las muchachas jóvenes» que retornan a su «indivisión microps1qu 1cas. La invenuv . Minuit. solo puede ser p ensada como gía m fl homosexualidad es una «locura». P:uis. . Prowt et lts signes. «La cré:nion du corps sublime». � . creto de la consiste 43 ld. y extrae su potencia de expresión de la singularidad de las mente la hom . consiste en 44 G. 2 1 2. en. O aún aran' pn's'1 oneros por esta ar eso de ¡ o que qued .. a. pro­ ' las que s UJOS. La sexual'' d un flujo entre . Proust. p. ibid. . Dcleuzc y F. bles. 1<Condusion: présence et fonction de la folie». una . . 205. terpr etació n la «novela familiar». Proust et/es signes. de veloc idad o las»49 · Esea concep dispersión en el plano corto46• Albertine ocupa en Deleuze y en Proust . c<de versales . otros. en su conven hacer surgir lo con se le asocia ncia mayo r de . que «no actúa ni por la "ºl'1zada que inclu ' !tiple y mas . La personológica. c1on álisis: la representa atmosférico.rnet. . esta' 1 o concreto d que la homosexualidad escapa a su exclusividad. Dcleu zc. haciendo «del rostro un puro material del de una liberac1on es nada menos Y sobre e1 «sexo no- d e Alber tine no humano» . d interior. " G. d t . indica el ca. smo ientos . el de la relación edípica. ad de ¡os arom que pe trilica ' encie mater ialid sam iento La persona coagul a. Miradas sobre Deleuze René Schérer L'Apres-Mai des fa¡¡ nes . G. la confusión final en la que el rostro de Albercine se desencaja y lo mism o. ni siquiera por la personalidad cacion es trans lugar comu n co muni b'sex ' ualid ad . micro lógicas o es nuevas posi . devien mmóviles • sino que rra la escritura y el 1 . a 1983. Ya.

Deleuzc y E Guarc ari. Miradas sobre Deteuze René Schérer las singularidades. el devenir no concierne a la mujer «molan> que. 338. Dclcuz.· s2 Id. a mujer al escribir»5'. 1 de M. de los comp onentes ele menrales de la verda f. p. En busca del tiempo do. una imitación de la mujer o de «la presencia de un alma femenina en un " 1·dea de que Jo que w 1 era h acer ahora es J · · cada átomo»'°. los mis falócraras. perdido puede ser presentado. mueh ach a mole. y en ese senti idad D even1r-mu ¡er molecular · . ibid. personales y sexuales sivos ma femenina. y no de parciales y no personales. humano finalmente conquistado se confunde con las flores. : . Una tesis cen tral intensa. son inherentes a la interpretación del deseo ho­ zona ' de in · d1rere ' ' nciación y de 1 murua vecin dad. referencia · 53• mmo · · · v1!1za de la pare¡a das culpabilizantes. : devenir- En p:1rticular. como el esquizoan:ílisis de las tierras perversas y la 1 o rese ta el libro �� y femernn os tabica linos exploración de esas «regiones nuevas donde las conexiones son siempre dos tal e homo sexualidad extra su ve: �:� d e evernr-m u¡er � sobre Proust. Lª Pregun ra «¿po ras escribe Deleuze. ¡er. cditio·ns libres/Hallier. se devien e ev1ene m u¡er. 97 96 . woo · Pues no h ay mas que parcic átomos. o » ' se ee en Otra parce e . G. en El A11ti-Edipo. Guan:1. 1979. . las conjunciones nó madas. O e1euze. porq ue es el que pone ido por las 'd n 1'dad en marcha no cesaron de captar y de emitir a su vez escas partículas que entran en libera las pamcu las. leerr1os una v� más en las mismas a¡o de una . G. 1 54 E . Es entonces que desborda toda identificación sexual transp os1c1on de l a · hornos sexualidad' es su devenJ. es producir la f!1Ujer-molecular»56• «No se escribe en tanto que mujen>. j1 G. 11. ' ina ditas. . · se dev1en molecul ' h ' d evernr . e animal impregnar el campo social y de contaminar a los hombres y de atrapar­ ª. dcven ir-moléculaire». 1 a que atravi. incluso si aparentemente y directamente no tiene nada que ver C-mu¡er · dev'iene 1a rorm su piopia ' . donde el sexo no " Id. «sino que la escritura produce es inseparable del escritura un devenir-mujer como un átomo de femineidad capaz de recorrer y de devenir·· al e sen'b'ir se d .'. dibuja un contorno que a mas . Aunque no pueda desatenderse la imitación efectiva en los travestís. ndolas en una perspe os elem encos mascu : tiva «clínica» y poética. pp. La molecular. Tomado bajo esta luz. Devienen originario el cua1 --esto su «nom adis mo)) es Jo que defin e esenc vaga b undeo. a clave de e1 mov1mienro deten . pr s1 nes alta mente � � inventivas. las disyunciones inclusas... estructuraciones parogénicas. Citada por Guy Hocquc11ghem. también. La decJC un pasa. p. son considerados los m:ís viriles. se oponen las inclusiones extra-edípicas. llamadas a � alum brar :. MiLlr p!atc1//L'C. p. Devenir mujer no es «ni imitar ni tomar la for­ culas don de Jos exclu se funden en eJ era b . las com binac iones e rucrural � � ��� ibera . pero no para xualidad neurótica. . ro das las otras modal devenJ· C-mu¡er . vivib le y 1 o v1v1"d o. Miller. ibid. Una puesca en maceh a sem .. yC '' . . tierra nueva 146. pp. 50. Devenir-mu · por Ios grupos falsos . ((Es un proc • escncura mma ' n erittca ' . que compone así co mo de las afecc n el Rujo de las palab iones .perm ice ' ialmente La teoría de los devenires hace desaparecer las fijaciones dirimentes que enrren en una que. expresión muy en boga en los tiempos de Prousr55• Virg"in1a " . ulas. tiene que devenir-mujer. . Y d e1 hogar. Mi!ltplattaux. una esquizofrenia disolvente de la persona y de las cu1 ar. " Id.ri. 330-339 'j) Pencnccc a Karl Hcinnch Ulrichs en La N atwr sexutlle dr l'uraniste mált (1868). a la homose­ adoptar la heterosexual . � 339. ::immal. . su¡ e to. o vegetal. ' «es es nence 'ttmca . dera vida. el que � y de la vecindad o en la zona de indiscernibilidad de las mujeres .. 1 me set as52 h ace del v1' da. 145. 0 «particles)) sin . 11erero Alberrine no es una los en ese devenir». sino emitir partículas. p. a propósito de Virginia Woolf. A las disyunciones exclusivas. a quien a e¡ante es a de las pasio menudo se evoca como nes mosexual según el complejo freudiano. ":' ª impercep tible» ". qu1s1 «Me vino a Ja cabeza ¡. .esa Jo páginas. donde homosexualidad y heterosexualidad ya no pueden dis­ tinguirse: mundo de las comunicaciones transversales. esra a1 n1vej de jas pam. (( univers .'e de V'd . escribía saturar cuerpo de hombre». Alber. r alta 1a mas .l"" ' pertenece al concepto de esca última o a s u constelación: «Aquellos que idades de1 devernr. descubre una región. pp. IHr-fcmme. 1 as devu elve a su c es masivas de lo masculino ' lo femenin o. Race d'Ep. exual 1'dad de Prous r en y que. en Fourier. Lawrence. J a Ja vida . de su . ranro que la escritura ' · en con la homosexualidad. y todo el pas>e •<leve J . en una extraordinaria digresión de crítica d1namica. ibüi. el deven ir. deven ir-enfum. . cine?» sólo tiene respu r qué Prousr creó a . Critiqu e et c/inique. L'Anti- CEdipe. "h omosexualidad». 348-34 9.e y F.

En todo caso. la pesada categona devenir ocupa la vocablos. qu1za. . traducido por Anne-Marie L:mgy Jean-l.uc $? e. Hocquenghem. arre de los aconrecim los señ uelos de la iencos representación . pero no en tura. rodas panículas afectivas. Delcuze y C . § 3 1 ' «Le concept d'humoun•. I 979: 7c programmc. muchacha umversa puros. de la ibili dad entre real comprend e en la e imaginario. refinen la superioridad repugna. trabaarJ interiormente el concepto. ¿Se sobre 1as reg1 as mezquinas del entendimiento. ' El devenir-mujer. L'Ami-CEdipe. p aseo del homos com o lo hará G. Chm-m1'de.:celodainmiscuye generalmente reservado para las en el propio concepto : Granum salís la mujer molecular. . La mujer mole . los elem dadas y que se agita entos de la escri­ . una deti 1111c1on adecuada tam b" Los devenires. LAge d'hornme. le Désir humosrx1u¡' p. cular. ' el romántico Jean-Paul -los ro­ . hom osexual recon «inm óvil». no lo que puede llega del bello adolescente hacen caer al sue¡o a 1 muc¡hacho de la punta? ¿O en deja de recordar lo r a conectarse q ue El Anti-Edip los andróginos con �orma de huevo que 1magina Aristófanes en El Ban- esquizofrénico»5 9. 16g1ca neralidad ps1co . que desh ace erfici e. do e1 11orizonte en super fi ei e. 11-Paul' Cozmprlpamtoire " J e. de la beneficio de las multiplicid ades. • enriq ueci do por el con su «luz arurdt' dora))" . 189 e. Planteaba G · Hocquenghem a1 fi na1 de El deseo homosexual.. 0 el que se toma por tal ' instalándose en su ge- heterosexual edip1za humo r es parre . dad y e1 abumm1ento. sula restri ctiva. nte psicoanalíticamente. El humor descansa de lo concepto que lo rario. El mundo que conciernen . es humor de la v1'dª"· puede ' como tal . Es un mun do de mos y sus ílujos «viaje intensivo». p. . Dialogues.��:. trataría enton­ de una metáfora? gurar la pnmac1a de la 'dea 1 No. Está del lado «devenir-minorit de . ante todo. G<J . ipre irónicos. 155 . ¿No ozca como el de sus .1 .alidad? Es la pregunta que ¿Pero por que. y com ún. sublime al tiempo que se le acerca en tanto que toca lo infinito. Ü1S 1 pa elaboración de una ' ' No carente de hum misma verdad. an a la escri tura. como os m ateriales y los El de los deve111res aporta su nora de l1umor a. mientras que . en individuo . e'l ·gnora i ((1 a mo f:a ensañada con los individuos. 60. ateneo a todo uenghem: «El a su deseo. zona de indiscern . sin embargo. universal. Gracias a él la idea arrasa al tura. .es qmen mánticos no son sien l ia dado la mejor definición . G. El . Todas estas expresiones le otorg diferenciación»63 • con cepto mismo. irónica del sujeto dose que juzga e inter las m inorías: un roga. a su crítica ario» . del humor. ss le d'esthéttq1u. G. Pam ec. pero que es lícito que el Deleuze escn'be que el humor es ¡. LeB. . de un real . . Hocc¡ uenghem. humorístico que el pederasta el alivio de s u hosp .10. Deleuze ' ' ' que es efecto de sup .Que. abarcand avasallar a este u' l nmo átomos corporales. subdivisión amficial de1 deseo . . René Schérer donde el deseo func Miradas sobre Deleuze iona según s us eleme .. Que ante todo no . o a la vez los las singularidades . 380.1q11et.están -tom ado de Marx. . or. que Charlus en su devemr-mu¡er. esc . el de su «leva prop ios vagabun deos por el hay sin embargo humor en Piaron. Le . de Deleuze es lucre con toda pretens10n. indudabl emente humorista de condimentados con · relación de disyunc10n exclus1va con la heterosexualidad. mas a transm itir. y los . p l M. . moleculares»". y soci. la much acha el sexo no humano ticular. L'lusannc . 1' dice del h umor '° italidad. Hocq exual. • de «esta categona par- explícitamente a Deleuze y G uattan. del verdad explosiva de l a sexua ¡·dad 1 su humor. circunscribe. por e¡em plo en la escena de aberrura del Carmides. G. le integrante de la verda ofrece a esta últim a d . El · do. o llama el paseo del quet/'1? Es verdad que el hu descripciones. Désir homosexuel. subjetividad. la 1·ronía griega o romántica. . aproximación y la sexualidad interpretada sexolog1came . este. en ese caso ' la' homosexu.. cuand° 1 os que se empu¡on en el banco para estar al lado nte» nómada. todo lo cont .. p " Platon. abarca en una · continuidad los átom ciano y. ud. 1 0� 98 6J 99 . sino ab nen a una m aterialidad n en superficie. 83 Nancy. que las remite • hum or apropiado la sal de un a Ja libéración de a ambas a un lecho edípico castra dor co mún ' encargado de asegurar su soci ales u orgánicos la sexu alidad resp ecto de los lastres . do. están ien al humor de Deleuze: ase- «en nosotros». tal mu n­ . en tanto que es captada en una aspecto serio.- p. a1 ' . n sexos. . una soltura suprema al y la fresc ura de un «devenir-niño». ribe Deleuze. ces de una ilusi ón. pu e s '· qué es m:ís aburrido que el en ella la sene fórm ula una cláu se vea en esta .

n. «No exuaJ idad. de niveles que no falso . e «espontáneo desafío: «yo soy sim ufador»65. y la pasió n . 98. 67 y 93. «¡·No desasos1egos la línea de fuga que les permite ocupar varios sitios.s J. escribe Deleuze en el prefacio a L'Ap res-Mai desfaunes) . según Nietzsche. nadie Jo es". por una preocupación cientificisca.Ennem1' d ec/ m é. agreg era podido de a cir:· un 7sgo de leyes prusianas que condenaban los «actos contra natura»70• Un vocablo i u ego ª gravedad pala bra de Jean hum or más que -PauJ. en los men tira y de lo son los de una negatividad conservadora o «sobresunsiva»71 (Aujhebung m ás sinceros ad de la homosex ado' esta' aso · que Jª han pens ua. con Hub. en su verdad. escapar a todo rol.. p. quedándose así. caras y tra vest1s . de sus d e sus afi r- sim ulaci º" es d vivir. La hom ciada sin cesar al osexualid ad vivi . Es asi que H nan ocq uenghem le ' o º'' a fa tr.. No por nr. del cual de la hom os la p alabra.. hegeliana). en co la seri edad de efectos perversos.cio a Sodome 1 4 9 (entrevista 70 et Gomorrhe. La homosexualidad no es la estado de cosas. La palabra fue creada por el médico húngaro K. ser. Lo cual vale mil veces más que la sentencia chata •pederastia» . p.· mard. «No es mi culpa si este sencin1iento difi ere de todo lo que me una pala bra. pp. . Parrs.. · del craduccor}. · -Maz. un negro» . 1 3 . homosexwef. p. 100 101 .1. idea común o general de todos los hombres o de todas las mujeres. Benkerr. por oposición a «Subsumirn [Nora. de formació n recie . Es ulo' e1 Jove . El velo forma parte de la verdad y del de su famoso . entar dos . do «su pos desaFíJO. a resp uesta: sin uali dad no es más duda Ja hom osex roga. mun do p racti. ener. • 1 860. . pre'a. Hocq ucnghe castellano correspondería al neologismo �sobrcsumir». Dde uze. que esta tal. interpretar varios G. como toda medicalización. forman parte de la vida. simultaneidad de una categoría estallada. como la mentira y el error. sino ualizació ual resuenan 1 os todo homosex . con denabJ e • de J os hastJ·ado m uch ac11os que s.ca maricón inconsciente latente». a de ¡.dadosa dist n Pro ust •ope inción entre la . mejor aún. hay «hom osex smo h ornosex . " F• Leuc ·· he. t '"' J G Gallimard' 1 986 • p 206. :asum1en lo vivido a Jos instrumentos de conocimiento que. todo el mundo lo sería. . 64 cio propone esta imagen topológica: «Imaginemos una espiral muy móvil: � treux. M.. La verdad en ella está · nrra de sometida a la forma del tiempo. de un v1v1do no cod ificado''· del Torless de En MUSI·¡ . en D eJ euze. sino los de la exposición de figuras o posibilidades diversas en la h omo sexua¡ • error. esetas-. 10n más». Fiduc). 20.esfiarmrs.. . desfa El p refacio de ción y 1· Ustl· 11ca ¡ unes retorna esta inter. pues 1 a verd Muy cerca de la JJ· d ad.n n"do sus cartas a psiq uiátrico.·n Guy Hocquenghem. De sursumer. Esta relación no es dialéctica. neologismo que reemplaza el prefijo sub. después su condiscip cu1. En 71 Sursumant. casi· enu nciados com ición com o o 1·rred ucnb Jes y lo transforman. L'. .f"es . Un enrpt1ifnm �l p. un reciproca que p «por nada en e1 ueden experim . S e J 1ara «con10 ' una tra1c · por deber)) · <<Un . de ese tiempo de la historia que hizo nacer Estamos m uy cerc . se lee en este texto fundamental y sorprendente. mas cara m as. 1a pederas tia.qu1•mca» · freudian a' «el en el senrido más que por su capacidad de estar siempre en un lugar distinto de aquél ua¡J·dad)) como do que nunca donde se lo busca y se querría inmovilizarlo. hace su «m n e cua l el hom min alismo por así decirlo se hace cargo. . no es solamef\te el de la irreductibilidad de ' de guerra» osexu"' -exp resión de áquina espec1'fica. Dan iel Halévy' " así que en siéndolo cada vez más o cada vez mejor. Gene c. . entreten ünienro e insulsa según la cual todo el mundo lo es.. XlX 611 p or el prefijo sur-. como respuesta a las )).. destacan / ' u « d�1spers1on iste red ucci ón . d.64• co _ .' instrum habéis propuesto»69• eso hay que de·a ento del poder méd ) I r de tom arle ico y Pero el problema planteado por la homosexualidad moderna. p. no es la de una integración progresiva en Potencias de /o fa/so una categoría envolvente («¡la infamia dialéctica!». prefa roles simultáneamente. Es de simultaneidad.. Paris.es mas . «Es permaneciendo homosexual "da.. de hecho.-. ma . G. sus M"lM. Rene Schérer DeJe uze 'a D Miradas sobre Deleuze I. r. «Nadie lo es» significa que el homosexual. con el que se ha traducido en francés la aujhebung hegeliana. que puede decirse "pero. . soy yo!». nunca es la a en el s. Race d'Ep!. Galli · ibid.•'. lo recubren . Hubi . 1 9 9 1 . El ser no está detrás del velo.de subsumer 111• lr Des1r .. mac1ones pro mos de Gener' la homosexualidad. si»• «por . " Id. con la cual el homosexual tiene que arreglárselas y vocadoras. ra una de todo. nrad ª en noso idad o la pederasti . no se define caracrer heteróc deleuzo-guarta lito » del deseo rian o. expenme far ever.pone en -y es una de la vid o. Y la misma página J L'Apris-M. tros.

102 103 . d e 1 me1 uso. verdad». " G .arma de un potencia de lo lo verdadero.. incomposi bles» a «pas ados no necesana . l'lmnge-tempJ. que estaría ligada a una homosexualidad específica. . incluida aquella «incompos1· b es» conju � ario' ntamente. . 1985. La litera tura conte . no se trata e no se asusta de 1 as mas» . E. «es. · uman a la prod ucc1on ennqu ecido?'3 La Jógic · . p. . «Hasta un psicoanalista vacilará». a I o verdadero. vo1verse esencial- decir de aspirar euze. pr<facio a L'llrpi?s-M. po. el tiempo»75• Esa relación es justameme la de los futuros contingentes. de 1 as líneas que tiplicidad personajes. J ades mu'Itip1 . a veces . diversos niveles de la espiral en enunciados simultáneos y paradójicos. 23. y de la oposición cnsis» de Ja verdad por entre verdades necesa . se trara precis si mism o de varios mundos a coexis tencia en cristalina. René 5 chérer Miradas sobre Deleuze ella en varios niveles 1 . paso a paso y no orgánica. la de la coalescencia de naturaleza .. prosigue el comentario. ibid. . pues ya no . sino para el cineasta quien. que ' de cierta · man era.41. o más precisamente el amor p. Deleuzc. para de ser verídica' es . G. Por mposi bles no conm' b . 7� G. a condición de que comprendamos a esta última imagman o que se apodera de ¡ ac1on)). a de ¡a «puesra en . Lawrence. bles imagmado � : � �� t�� final de la Teodicea por Leibniz a] discernibilidad de lo real y lo imaginario»76. . sería . es decir Yo. Deleuze sobre el «secreto» de T.. do que. mporán ea' el eme.. la de los mundos incomposibles y posibles . no afeccan solamente a la A ed'd q e el evamos hacia el la pirá mide se esrr . ej la noción . declara él también Yo soy otro. el actor y el autor. de la «in­ de los mun dos posi' . p arad ójica de «Verda mente verda deros». . 199. único muo do Y sust �lantean su coexistencia. Delcuze.c. tanto en lo real como en la ficción. Se podr:í ver entonces en la potencia de lo falso un «plegamiento» ca­ 1 de Jo f:a so» puesto concepto de verda d se enriq uece racterístico de la subjetivación contemporánea. recha- de 1os puntos de 1tuyén doJª por ¡ a mu¡ zando Ja idea de un Lo decía Godard a propósito de Rouch: no solamente para los propios . Con con 1 as «potencias d conringente» . " Id. os1 b es l o la caex1ste no necesariamense nc1a de pasados ruinas de su yo devastado». o tte1n Hocquenghem está en curvas a b vez' a veces a m1sm ces co¡ocad o. n Id. de un real ejemplo. y singularmente en torno fu¡sedad que trabaja un . ((La narr . Deleuz. � s y contingen tes.a1so que reemplaza y que conciern . Minuic. ibid.. 8. en los niveles profundos. «deja duda es en este sentido que hay que entender las profundas reAexiones de menee falsifi can re. . 171. Essdrsde Théodicée. tro n1ve · homosexual. «a la hora de decir que esta verdaderos>»'. e al contenido· Es la simu ltaneidad � destron Ia ¡. soy 7i. p. pmie' §§ 414-4 1 6. van de «presentes negro»77. cha. . p. Le1bn . con una moro ' a ve ' a veces travest1. d0. cuando habla de una «dis­ No se trara en a bsoluro d e una variab ilidad de «cadª uno con su posición subjetiva» de la que no llegaría a dar cuenta la homosexualidad: f. noc:i 5. es el "Yo soy otro" de Rimbaud. se dice en de hecho. un vista' la bi'fiurcac1on . disposición subjetiva es la homosexualidad. 76 G. . a otro verdad . Por el contr te variación eonce sosciene Deleuze e . sobre varias Se reconocer:í allí f:ícilmente el c�mino de En busca del tiempo perdi­ Proust y los signos. y que lo conduce lejos de su país bajo las depresenres ncomp . con Deleuze. bien adivinar. la ficción de Jean Rouch en Yo. · . Hay posib les en Ja idea o _ que sólo son que comprender. A zado o sodo mizando sodomi. c:ip. Las potencias de lo falso. el pasaje en doble sentido de la realidad a e¡ tiempo. escn'b e De1 para a fi lrmarlos sim ulrán os mcom posi bles según su dispersión molecular con los incomposibles que incluye . p . u s o a e _ im1na los mundos mundo real. que afectan la identidad. rasgo de todo el arte moderno. en La imagen-tiempo. Delcuzc. narración y la imagen . W. Entran en el personaje. una convincen ¿por qué los inco . . . es otra cosa sí. esta vez para el cineasta. descu bierta (o su forma degenerada. soltándolo de las «cadenas del sen>. 6. La esp1r _ sin embargo concurrentes. . una búsqueda de la un nivel puede decir d eso ' a º. Sin eamente. Pro11Jt et Ú!s signes. 3e Pans. porq ue plantea «una disposición subjetiva infinitamente secreta que no se confunde con el carácter nacional o personal. o la del perspectivismo leibniziano.. un negro: «La forma de identidad Yo= Yo la por Leibniz. derfi'JJttnes. en la medida en que la verdad tiene una relación esencial con ¡. El homosexual nivel no. blanco al igual que Rimbaud. ellos=ellos) deja de valer para los personajes y de 1 o real. es en la de la homosexualidad. L'lmage-trmps. 7J G. para dispersarla en los ptua 1 sobre Leibn iz. «perso amente de nadie. Lo que se deja más admi tir los mcom pos1 bj es en una nuev a aprehensión estética. aJ de los diferentes niveles evoca' pero en el palacio piramidal senti do inverso. 1 7 1 . 1z. naJ'd es».

pasa del contenido finito de una elección sexual a la Bmuté dtt métis.. las creacione que acampanan s.j desierto entre 1 s pal estrn . � . A la inversa. Genet. mejor llamados las cransexuales en � n sub'eriva lo que Gener re1vmd1ca . tratándola como una francmasonería i a el afuera ' lo hace en tºun 1o ' en ramo que ra es Puro' lo otro en e'l mism · o. G.1v 1du la fuerzas del afu � � adapte a su propio uso con el fin de gobern P :. aunque preservando irregularidades ilocalizables que confun­ la fuenre de atracciones sexu ales y de imágenes fubu osas � den las cosas. Pero Gener es el Proust de un universo que ya no se deja las fantasías. 105 104 . :. L1 homosexualidad no es un «Una gallinita de papel». en r Entre esros dos mundos están dispuestos muchos pasajes: entre orros. esa fuerza que corta transversalmente la sociedad y � � : � u or en sexual. nora ' · 112 J. n· o al extranjero antes J ­ ' Q le qu la homosexualidad asumida y provocadora entra en el pliegue singular de que al amanre. Deleuze. en los pliegues de donde hace surgir sus múltiples figuras. Pues no está debajo ni detrás. 1c1on»78 Se e perm · · r ' manera de esrar comprendida' · � � � rn w mplerar : pero esta da. no platónica. una manera de perrenece rle y de esrar en él. seducir por las apariencias del «mundo». l o extranjero. 147.. cit. Paris Rams. " cautivo enamorado a nora remae a . . de los maricones. de la homosexualidad es la de Prousr. razón de su devenir-mujer. . w " G . .. esras líneas iniciales de La Beau e du metzs cual Proust espera protegers e al convertirla. p. un «espontáneo simulador»82• Si la primera teoría explica. Para Gener. de signos. y he encentra do ah1. Genet interioriza la reprobación de la raza maldita contra la : " Qu1za . 79 G. Ddeuzc. despega a la homosexualida l ro que aliuera re curv de esta comunicación subyacente. Deleuze asocia. un lengu � que desborda un poco la aje subjetivación a partir del rechazo radical del orden social. para otra revue1ra» s1. Critique et Clinique. implica. 204-206. '' • P· 10. os. como en e1 extran ·ero desagradablem ente se dice. en su narración. una duplicidad. de Lawrence on numerosas. Prousr ya dio cuenta e ro a pedagogia. argumento. por la � �� apela a las potencias de lo falso es la réplica del ' . mo d e s1 mismo. la segunda El pliegue de subjerivación se bosqueja a través de la obra de Gener. 12. universo de Genet y el universo mundano de En busca del tiempo perdido. 1. ra1c10na subjetivación moderno rech aza la ciudad hace que se reúnan los aristócratas y los bajos fondos. � q 1ero decir . creación de devenires. UJZa. Genet se sumerge en su abismo.��. mezclan y se confunden la verdad y la mentira en «un sentido exrramoral». su hom ex al l'dad y su «mít � � � o an a». en centro mcluso sólo soy " homo sexua1 ». plar de s1 nusmo: «Las afuera y hace abrazar interiormente las causas de las Panteras negras. en términos deleuzo-guattarianos. . op. Opera una torsión de las fuerzas del semejanzas de Genct con imagen ero1ca y e1em . la homosexualidad.. cuya causa se confunde con las otras en un heroísmo común83• Gracias a Gener. . p.es seguro el parentesco entre el tal como lo expone Deleuze .av 1 979 1 1 2. cit. 208. no �­ no griega.. de G u Hocquenghem en su humor. René Schérer Míradas s obre Deleuze º :��� que Lawrenc� conviene en resorre de su acción en el esplé � de ded1caror1 . 1 1d. de los transexuales. p. su pasión por dejar � unidas tras de sí una máquina de guerra y de revuelta. ni siquiera para lacerarlo con Disposicitón . puede decirse a Gene r con Lawrence· Un . en las que Genet manuene . pues -independientemente de la obra. en sus potencias en las que se 7ti G. sub1er1vac1on griego segú n el orden ererno de los li egu dioses y de a . 1 47. cu:indo se encuentra en el . S1 s emp los valores viriles. a e r de � � que la homosexualidad esré ndido Y al igual que para Lawrence. poblado también.: � de los criminales. las pagma ' · s de vn que funciona maquínicamente: máquina de deseo. pp. y además es una disposició los palestinos. subjetiva . Mundo de los guapos. Hocqt1enghem. Este últim secreta. " Id. no edípica? d misma ' esraJi a- ' n es l " h sino con. l pliegue de la homosexualidad. p. op. ser del secreto. ibid. ' como una manera de estar motriz de la sociedad contemporánea.'JU ad e f � cual ha expresado la mayor admiraciór. Un captifamoureux. que se forma a parrir de nid d y q ella en la mo d Un doblez. Cr1t1q · ue u C /inique. mo 1 ecular. . con justicia.� . . tampoco conviene buscar omp rend1'da en la d1spos �� sin duda un «verdadero» Genet bajo sus máscaras. en su Foucau/f9· Pliegue de ¡a rel acwn con' uno mismo · e 1 que· curva hacia adentro las cuyo reverso social constituye. francidad»'°. Foucauit. Es en este punto que. como omosexuauda. como decía Nietzsche. . alcanza el punto extremo donde la traición deviene santidad. � .. que es como su imagen invertida. e incluso más. . Deleuze.

63. En efecto. Suhrkamp. Se convierten en (<brújula de Armonía1). Bcnjamin. no se recuerda. 0 106 107 . p. el campo de lo posible. quarriCme parric. come V. de uso familiar en francés para referirse a un objeto o persona cuyo nombre se ignora. 1 . en el exceso mismo de sus arrebatos. Fábrica del alma . «máquina» [Nota del rraducrorJ. orientada hacia una esquizofrenia 1 Machin. Corresponde exactamente a1 uso de pierde el hecho de que se trata de una masculini7. o no vale la pena decir. Frankfurt. Deleuzc. Hugo. línecar))as.simultán posi"bTidad de trazar la línea de 1 3 . livre XI: •Latome fracernisc avec !'our:Jgan�i. «La ·· de ser h an e¡em p1 armente fór- ombre. mana del «hombre». \(coso» en Argentina. J 71. tomo prestada vuestra máquina'! {Gavroche)2 ' / jalones Walter Benjamin escribía de Charles Fourier que «hay que ver en la aparición de las máquinas el impulso más íntimo que se le dio a su utopía•'.Gilles-Félix para escribir?))ª4. mayo Estos devenires inmanemes a 1a escmura ·iustr . pre minori : . ellas han de concebirse como mecanismos frenados o enloquecidos por la civilización. posibles ¡Doña fulana. p. 1982. II. Les miJimbles. 1 mu1 a deleuziana·. •Paris. pero en esa traducción se 2 V. verguenza · Es a Deleuze a quien le debe hom osexualidad que va de proustmosa Gbenet . para una sociedad verídica. ¿hay una mejor larazón . exposición en francés de Waher Benjamin. Ellas le sugirieron el mecanismo de las pasiones y la idea de un nuevo agenciamiento societario conforme a sus movimientos. abren. Me parece que esa frase conviene todavía más a Félix Guattari y a sus máquinas deseances. ch:ipitre poésie de Gavrochc». Deleuzc. Devenires :1en repre sentació n . tarios 8.ación de m11rhine. 111 G. L1mng J \V. G. la form a infini ta de que permiten escaparlosdedeveni la res-otros. Capirale du e-temp1. p. Cn'tique 1 : «Qudques Cclaircissernencs sur les origines de l:i et Clinique. XIXc siCde-. eos «que bifurca y que no cesa de b1fur de 1 os mcom . Gesnmmeltt Schrifien.

n0 solamente d e grad o. 1 o atómico que. «excéntrica al hecho subj ne la máquina como . en uina le ha impuesto al . para empezar. estructura ¡ de a . máquinas visibles que inducen e unc1onam1enro maqu nico de un deseo f de una reflexión sobr iene. · El hombre ya depend e en su actividad y en su Félix Guatrari. res· Este «texto profu nd º"• segun . es en de una hipótesis fantástica. � ��� La máquina es la fuerza del �fuera e a ont miento que vincula al nicas con las grandes La idea misma de la «má quina deseante» no prov '. . ¡ de la pub licación de ivo Jogra ta¡ resuItad0 a·1 d. Losproblemas humanos del maq al igual que las máquinas sociales. . novela Erewhon. los sistemas sociales y 1 más diversos». Esta última trata. está entre <do molar» y lo «rr10l ecu1 ar». . 1990. según una les». La d·f viduo». sino t mbién de naru - dejado de alojarse en . . de qtie él llevaba la delantera»'. o. p. Psychanalyse et trnm wrsalité. etc. No se sitúa del exacta ni principalme nte como continuació «animal máquina» de n del Descartes. ico» porque no está esen Ha de notarse que la referencia de El A11ti-Edipo no es la mecamca . e el funcionamiento del que también dependen. como en el corazón de cada indi espiritual. Pero además. hombre en el trabajo. a os h ombres que la alimentan. han invadido su deseo. . Ja muJ t!p · J ican. Bernard Barraulc. a la cual ulo inaugural de 1969 : «Máquina y estructura>». será llamado •maquín ria»6. 1 972. del inconscienre-miquina. Pero -para retomar los térm inos de Benjamin-h . porque «pone en jueg cartesiana de L1 Memie en El hombre . . «las máquina · la reproducc10n. tanto ta] que irrumpe . Este últim México en 198 1 . . · y social. poblado su o del desde las grandes formas visibl�s hacia fue te d : ¡° roducción más como lo dirá en una conf erencia pronunciada en inconsciente. me1 uyendo en su campo. des corrientes de la histo Lucrec10. no son norn b ra d as Ú met a ricamente. J 986. l a • . del mundo técn ico de sus felices fórmulas se ��.igro repre . 7 G. Pourparlers. . 4 Les Années d71iver. p. y practica o: el esquizoanálisis. p � LesAm1ées d'hiver. e ge que se abandone el lengua¡e de la ana 1ogia tanto com0 el de la rnerarora. 1 y de Deleuze. nrado por Ja sust1tuc10n de 1 a aprop1ac10n de ¡as ma'quinas de lo . El acceso a 1 aJ fil o sofía de Guattari como intercambios intra-mo principio reside en los leculares de la materia viviente.M.. refiere Félix en su artíc se ecto. que se traca de una conc tanto • ¿Hay m'íquinas «propiamente dº1c·h as " ' ob ·eros puramente tecn1cos. re aro de una ficc1on . . 128. . que del hombre por las maqurnas. . culturales. Minuir. �: a la de Deleuze. declara Dele que es la espec1·¡¡ c1·da d de 1 o v1v1 • autorregulación. . etivo» En efecto. p. cialmente «Cen trado sobr la subjetividad humana» e . forma «un terri ales y económicas. polm as. del pel. · y . · raleza. título de una obra céle bre del sociólogo Geo . Las «máquinas descantes>>. 1s • la . �� en el pensamiento ' de nuestro tiempo.ormar. . concepción teonca . En todos fos Casos Se trata de pro dUCCIºón de un ere rges Friedmann. compone 1 as a!mas tanto como los cuerpos. Se puede proyectar.isoc1ar 1 a u111·dad El Anti-l!dipo. primero» en las mucacio ay que ver su «impulso nes profundas que la máq . literarias1 esrettcas. ' utop1ca. 24.ispéro. Tuve entonces r la impres1. 240. uinismo industria/. acop abierto por todos lado torio s a las interacciones soci directamente a las gran lado . ' Ja expresión de Guarrari . a sus obras comune-s. interno fisico y psíquico individuo. el pen samiento guattariano r esquizof énico. de los «tiempos inspira en máquinas «rea maquínicos». J 23. . .. _: individuo con las máquinas so 1 les. epción materialista cuyo otras llamadas aS! por ana1 ogía'. Ddcuze. . d e conexiones ' de fuerzas y de movimientos a desplazar y a transf. . ' er texto de 1969 defi Otra expresión del prim . aunque de cierta manera podamos ligar ­ Sin metáfora la a esa tradición en . msm ucionales políticas. · "ente· '1 a auros111 trastorna Ja imagen. rnaqwntt. s deseantes: toda una . uze en 1 972 con mot me hab ló de lo que él «Félix • ya llamaba». en efecto. lí 109 108 . . ·nas alma de un universo en el que rernan sus maqui . Este inconsciente . ·no si el transformismo neolamarckiano de Samue1 B utler en «El libro de las maqumas» de 1a o los flujos materiales . se revoca la distinción entre lo man1ma o y o v1v · e � ��:� : l o materi l y lo ' erenc1a. «ha o. maquina sirven. del inconsciente . . y aun más que en Fourier. . ni del «hom bre máq uina » de La Met trie. C uanto más se asciende Las máquinas no se contentaron con pon er a su servicio el gest hombre. René Schérer Miradas sobre Deleuze tomada como modelo de un método revolucio psicoanálisis freudian nario que reemplaza el .

a nomb re' y aque 1as . JUil to con maquínica con el deseo del hombre. 1 pertenecen en sí mismos ni a la esfera del sujeto. gracias a rransformaciones convenientes. como . explicativo del propio movimiento ero pnn c1p10 Samuel Buder. entonces. . no hay que concebir la capacidad que tienen las máquinas va a devenir el verdad . 111as tecn1 e las reaprop1. Y sin duda puede verse aquí una de las aplicaciones de proponen un «maqum o de consistencia . en ruptura con un dualis­ . Da nombre a o era imagen a veces . 337-339). En este crisol en el cual cuerpo y alma aparecen os propios lengu l um10 osos. 67 P· 57. de l a c1' berneu ajes a l os cuales bengalas i1 um1n an la como «informaciones». s nuevas.Ín deseo alojado en algún autómata de Vaucanson. . . pasaje al límite. 19 . transfor­ Hay c1ertamente un . p at'a las quellas 1 del adentro a las que solo cree- 0as. p. . maqu1 concepto»8• Pues. cua¡es se reserva ese a ' transferencia de sen tido. 1 gicas» ' del pensamiento cuyo punto de partida será. La l'rtrt i o F. sino que les 0 s ' mente los umco . mos po der n01 nbrar amente hay que desh erse. la máquina . ac: ra d a de la que just cumb según la imagen acos a través de b máqu pueda operar realmente en el campo del pensamiento en tanto que ins­ ina. P · 165. se trata de con. · smo se exoende. Es su . Les Am zées d'hiver.». 1992. . . 111 12 11 110 . Miradas sobre Oeleuze agrega t<>do lo René Schérer . Alojándose en codas parces. inmenso movim nto de ie cuando anuncian " un 1. . Encuentro una aproximación esclarecedora para este rechazo de la metáfora en la idea de una «economía general» propuesta por Georges Georges Bar:u· 11e. . material. que concierne a la técnica esotensmo guattariano Sólo a escala molecular el pasaje al límite deviene operatorio. 0n . penetrando codo. . los mo aparentemente insalvable. ina io. o que « 1e¡os de. los 1e¡o e00 bs mutacio l os i< filos» ' tt:rricorializac1ones». orientar:í las considerac10nes eco- . . se conceptualiza con 1uente de roda vida' en u n mism o campo que unifi ca Deleuze-Guattari. p. escribía newto mana. de subje cividades nuevas»12 . . reAeJ·os der<ns 1vos y 1111cas y la subj etivida maquínico. Chaosmose. . no es un a pura founenana Y bajo la condición también de que no se conciba la «máquina descante» «atracc1on apas 1onada» l . Bastará. . cas por las máquinas deseances» 1 . el deseo. can tambi én ' a camb ea. . «Con destitllir la unidad específica lógicas restrin gidas 1 una que inspira . . ' y Dele · ismo gtnera1)) . Paris.10rermedio de .. e rra d uc1·rlos . visibl es. no. recuerda (L'Anti-CEdipe. e por la propia máquina. ni a las constricciones E ste maqu1m · . y modo de vinculación entre sus apariciones dispersas. de la simple personal de este último para que aparezca un lazo directo entre máquina . con l os del func1on amiento « diagra mas». ca. d» ya se puede percibir cnv1da d onro1og ' ica . Lo que en Bucler es fantasía. t34. en da. en lugar de tratar esca asimilación de la máquina a lo grandes y las pequenas _ vivience que es b «máquina desean te)) como una utopía.y re- «ag . y no una metáfOra. escriben los autores a propósito de la relación hacia una eco1og1� �:. en para Es zas de estas maqu . Guanari. generahzac1on en e1 ." . racio nes rnaqu descante es al mismo tiertipo principio de acción de las otras máquinas l entre « as mu . 11 Qu'tst·ce que la philosophie?.mie ncos» . Minuit. ma lo utópico -en el sentido de lo ficcional. tal como. c1 sino la máquina en el deseo» gastronom ía a la gascro metáfora de la atracción «movimiento» pasiona . Chaosmose. � Galilée. 96· 106. re¡ ac1ones del homb de lo estructural. . Minuit. sof1a. como tales por analogí · ceptualizarla de tal manera que. · encía universal . su ((pivote)>. p. en el caso de una evolución progresiva. nes maquí nicas . l a materia de la célula viviente se mueve . de reproducirse bajo la forma de una locomotora rodeada por sus pequeños. Bataille. la completa absorción de su ser zando por su fu ente uze con él ' ren d er l s comen la energ1a so¡ ar9 . habitual- p. las que a1 umb ran l . que evoca e¡ pasªJ e ' en fourie . '·· una «ecosof1a» Este u' 1umo la sab'd · r. l as benga · indisociables. cados de económicos. la afirmación de la omnipn::sencia de lo acio nes nos ta de las crisp . . ac1o. ¡ i· ¡. maqu101co . etc. Estos senn mos rentad os d . Félix · 1blarlos y comp que perm ite ensan común. del exterior. maqu. que design an l as pie- . . a las trumento de comprensión y de descubrimiento para fenómenos que no por . bs « des. descante' sob re un m1sm0 «plan la enigmática fórmula de ¿Qué es lafilosofla?: «La utopía no es un buen de prod ucc1.. . . las . y nomb rar «una produ mauditr.. n de . Ella no se limita a las producciones e intercambios. los boquetes ' ca c0 ntemporan como una máquina capaz de remodelar sus propias formas y de utilizarlas . . lo que .en conceptual. . para que se admita que «no es el deseo el que está en el sujeto. termi ' a su vez que la y deseo». un «como si». es el nombre de una fuerza actuante. 138. nos pam'd a y e1 desenlace' productiva. . t bíén «gen eraliz ada)). lo molecular. re con e cosm os. La unidad formal de la máquina se disipa.

a la estructura pertenec inexploradas.la constelación de la . la notable Machi11.lo maquinico es del �pon e a la represen c. del ello. bién a partir de aquello ca. de la lengu ��dd�1I :�gJ�'. rncerpretaciones inje a las con sus reglas. de �:� . que reemplaza la relación e la constelad . no ana que aquello que recu máquina es una m aqum . pero tarn­ cuando habla de la revolución lograda. de los «dev res». época del estructu ca en d t 11 . u 14 R. oscura claridad». Bastará con las dos const 1 ac1o ind"icai· Ios puntos nod de los dos órdenes de y la máquina. Iuga r mdquina es la del afuera soci sus agenciamíentos sus . a la reacralización del (<primfrivas)> o míticas it co . 1 ar pa ra 1 eg1s na ser insensible. no poder desear nada? El deseo es lo que construye la so bre las i nterpretacio grillas de lectura y código nes. paradójica. «El mconscienre li ada• ' no personol ogic ' . na' de un modo brusc comienzo.���l:t]eal1ngu a� � '. da acceso a lo que escapa a esas estructuraciones. pág 107 [Nora del traductor] . a la manera de la conciencia de Raymond Ruyer14. no obstante. La os lenguaje y refiere las significaciones transportadas por ese lenguaje a las instancias siempre personalizadas del yo. que es el deseo. así c mo � . � sª e ante rodo. del co1ecnv . ·1 eni. no o y al mismo ciempo. e por un <(artificio La teatralidad intimista. Constituye una suerte de oxímoron. f i ia de rsttc significante. sino porque pueden devenir creadores y amos de una palabra ucturales. a la manera de «la a. Digamos que a lo ue se opon� y reem maquínico» apela •a una de1 inconsciente. a lo infantil. provee s.ones. Ver noca deJ rraducror nº 1 . o : qite F'l" e ix acepta que se Ja tom lo sano con 1 a atmo. Da acceso también (por la misma vía) a lo infra-personal. toda la seducción.lo estructura/ es apeo . a las imá­ a e guerra. de las certezas perentorias que acarrea cuando trata al inconsciente como un cierto. a la m:íquina guatcariana se introdujo en el runrún de la estructura. en lugar de las met . y es presenta en su comienzo' ·nin da un poco de ese mod genes del cuerpo materno. iento de Félix y al d e . En efecto. rpre . polémica. nunca ha deli­ ((m-'uquma» 13 corra por dogm . . La palabra «agenciamiento». es decir de 1 o que escapa to. odo illes. . Pero no sena . No es posible dar cuen 60-70. según la expresión de . esto es � • apre ens1 . según una expresión de Deleuze abordado a ' P artir de 1 o que edifi.ción orden de la producci ón E ��� cal. Ruycr. �. Sin embargo. que ya hacen esra El agenciamiento maquínico. � nes forma as por la estru� ales ctura confiscada. e1 de I o estru � circundante ' despierr era mitado otra cosa que la conformidad o el incumplimiento del sujeto "º de un «Slleno _ su runrún. su mre . del eerreno e su enfr / entamiento. no la máquina misma. exclusivas. a lo delirante. al pensam ctural y respecto de las prescripciones de la familia y de la sociedad normativa.::� orno a irreducible a lo mecánico. . estructuralmente recuperada. coactivas que dependen de la estructura. . o. los complejos del incon sciente. aquello que la detenta. Panuloxes de In conscimcr. del superyo. 1· co». del «falo simbólico». con restos estr a Nietzsche. La expresión en sí . ¿no es por lo general lo propio de la máqui­ . o. met. ficante. productores de otros movimientos. inventiva. deriva de esca apropiación por lo maqzdnico de aquello as escenas parentales. René Schérer Miradas sobre Deleuze La antiestructura Un concepto puede ser El teatro del inconsciente se sustituye. Pero esa . se máquina deseante. del «nombre del padre». 1 por l a máquina guactaria porque ambicionen el lugar del «viejo e ilustre Yo». 112 · 113 . tación estructural. que sustituye la interpretación del signi­ s y conceptos vigentes llar . su ciente si. .lioras as1m 1 antes y reductivas. con sus puercas y sus llaves. prefiguradores de relaciones sociales codavía . máquina o la go1�1. de la . al mismo tiempo . sf de escritura)). designa y vuelve posibles elecciones distintas a las binarias. Paradoja del deseo que llega a identificarse con un movimiento o con una fuerza material. al. Paradojas rtadas sobre 1a 1 engua La máquina deseante es. de los grupos que Félix llamará «grupos-sujetos». por su «fábrica». En resumen : a lo marginal. . coda Ja fuerza. Se encuentra del ralism � � :�f� ri a ce ' au ósfera de los años e a ruptura operada lado de lo colectivo. misma ya lo es. con en un :iac_i. 1 de la dispersión del suje de la a-subjetivida d ' de o a-s1gn1 licanee. 0n no interioriz plaza. que posee. d"•eram .

an ne. El mconsciente es encu entra en el últim o. Pero la máqu rebeIde firente a cual quier programacion. fi- . 15 F. analysc 17 F. 11 amada justamente de los sign ificantes cade na lanz ada a la búsqueda an:ílisis estructura l. i)'CJ. de sus punt os singularidades afect existen. ajen a al «signi ficant e». se Oacques . niquc et l'ccologic du Se11s et no1¡. e el pun to · · . 0nam1en co binario C . a lo descono ¡¡unc. esa cade na para Guattari y para Es que mientras no se trate de la . en Mcrlc doute de Cé'z. Desd . maquma en el dicciona acu mulados. 123. con el pretexto de de1 1m1tar No reemp Iaza el su¡' ero de 1ª fil oso fi'ª cartesiana po r un «Sistema» L'Anti-CEdipr.. al rnismo que podríamos describir com o una manera de encerrar e1 d eseo con su social . 1 5 . quina s dese an tes. la máqu ina no gira en el Laca�1� 'ª po 1 intencion al o no. estructural distinta)115. propiedad de estar en ((so brevue1 O» respecto de s'1 mismo. estética. 1977. insensibles ' sin alma· Mecarnsmo del mismo orden que aquellos tus má de vez. rio. por eso rus máquinas?». Miradas sobre Deleuze René Schérer sa delibe­ ínico pierde.Hans» o aquellos' todav1a ' emenca fireudiano nunca ción»17• ndancia que. 1965. de1 deseo de s u t·b la vida. producc10n . de an claje en lo real ivas. . nutre. iniciaci ón prosp . Guatt:iri. Angel. . Loral ité machi 1" «Le au·Po ncy. I nvenc1ble p or 1 a estructuración . . escructura. ��� 1c1a . a la Cl'b ernéticas de a guisa de apóst rofe cido . Io mejor. rebote sobre sí mism salvo a través ificado inaccesible. . p. mismo. ducir sentidos singu S e comprende entonces por q ué es en eliecro una en Sentido y Edipo. 5. y que le permite pro Merle au-Po nry proponía deseo le opone a la pretensión de 1 a estruccura. . La maquma estructural y c·b . · ne o. Klein. Politique m:ís . Es la m:íquin a de to da programac·wn . su polivocidad' en mecamsmos inma nentes a la vida artific·ia1 es y enconces. Sí la máqu ina se par a con struir sentidos ausencia. El significante es. estrucruranre. tiempo que ya deseantes.re ¡ et tmnsversa!ité.ero.'Jrlnrt�. ['. como aquell ª de 1 a ed ucac1on de vista del psico «deseo de muer te» ' o por el psicoan:ílisis fireudo-1acamano · . . P 241. Totalmente distint a es la p erac1on de las máquinas · deseantes. el coda la riqu eza m últip le de sus pero para recoger exterior y que ocupa una «superficie absoluta». no quiere decir nar la fuerza productiva del deseo. de ser un punco Por el contrario . segun la fó rmula cons agrad a. lanza. . del deseo. . · 115 114 ..Psych et prychanalyse. misma. . sin pagin ación. desde el punto de vista de la La máqu ina viene Pues . .. . «¡Qué son pro lius1on. El principio del de 1 mconmenee «pequeno . Guattari. . es : �. . modelo. Solo que la ficante y de un sign que se apoya sobre la estructura Y 1ª hace func10nar es la m:íquina misma parej a del signi . . tari. . Dele11ze y F. han de busc E/Anti-Edipo . políticament y por consecue El defecto de la teoría esrructuralisra que no sea adem:ís · . máquina lo que el sinse ntido Del mismo modo. ' es d eliormar la expresión y elimi- e.osmou. liorza da de 1 a interpretación reductora de 1 sentido . a ese su¡. del «sinsentido» (figu ente productiva y ariana es fundame ntalm Producción de sentido La máqu ina guatt afect ivo. del niño. . al que sólo conceb'd . de un signifi cado Se 1 o ve bastante bien en los ps1' coana'I'1s1s ación origin aria. vacío Deleuze. qué metes en ectiva" . . 1 5 Cha. . lo pasional . en " ed·¡¡ ' Kan a partir de la inn ovac1on 1 errad ' de su al ma ina hurga gnas . creadores. . Lo cual lo materia lo sensible. m:íquina y lo prop a que constituye estructura no est:ín siempre nt exactamente e 1 i opos1c1on. p . inau ditos . de cons truirse. d e 1 as maquinas de las nuevas tecno 1og1as provocador y. siendo siemp re su ncia . la muerte ni la nega nte con su redu aparta del sign ifica 11ace salir más que aquello q e se 1 ha myeccado desde el principio. et politique. en Gillcs Odeuzc. Solo en la afirmación de el caos del que se ' . 385 . . radam ence al sujeto. . és de E!An ti­ impe rante y sus consi veinte años despu erda en Caosmosis". Félix Guat perderlo en tanto que es recupera do en el seno de una d eterminación mots perdus. . co mo vana programable . ba¡·o esre urnco ' . oda J � . las m aqumas ' · a lo repri mido a darle sentido t . o edificar un modelo cibernético ni en lo absur do. en perpetuo del inconsciente. siendo Esca paradoja se aclara cuando se la coloca frence a las de la escructura. .. «lo aprisiona y sólo to lera . des virmal.. · 16 G . solo dese mboca sobre una hay sins entid o en relac ión con el orden . p. . Las m:íquinas arse. ch. .. io de la lengua: siemp re la . operados por Freud sobre el o en una mítica castr ínico es que «el deseo no conoce mas s1gn1ficarivos' de Me1ame inconsciente maqu . Guattari. ms. que se nalmente. lo cual se recu lares. r cé'Zanniana a parti por la m:íqu ina ovación aporrada comp render la inn rativo) t9. disper inconsciente maqu .

guattaría'na. un caballo. que cond uce des�e � c r o en La teoría de las máquinas abstractas está en la base de la semiótica Es la curv a � �: �u: pasiones. el plano de composición. ·1· hace surgir «dev. aptos para d resn -an imal. s10 rosrridad». libe ra las Proceden por ccagenciamiencosll. etc. Pw . plan o tecnoló gico ' una ecuación o de un rama comp one las li . . Dcleuzc y P. se . qum esean ces. como del . . M ?O mapas geogr-áficos. P· vecindad.'nfanc1a. ana'!'ISl's y sus repercus t' ones . Sobre el «plano de consistencia» O bien descub . una reduccwn rorza no apreh enden mas . l ª . máquina-Webern. Sus agenciamiencos corran transversalmente dem ostrado que no m ' t edo a la ((casrración)) · e l a madre» o su . no podrían encontrar as d de signos» deja de ser el fonema-símbolo. se dirige a la . Las máquinas son abstractas como lo son las fugas de Bach. etc. Pio(iJiqttt et psychannlyse. trenes. o. r d a a las mecafora . la máquina descante puede ser calificada tam­ mtens1 . .em- Allí dond e el pstco ' . ades vanables. con otras máquinas singulares en cada una de ellas: ley de 1 1 eng · es 'uia de sus ua¡e diagr ama -del cual la deseo. rostro repre siva. que s1g111 20 socialmente. escrito en común lo visible. e la voz del que No está al alcance d e rormas. rofundidad del de expresión cargad e · a-Slgnt·¡¡- El funcionamiento de todas estas máquinas abstractas ya no apela a la pro fund tdad . en corresp on- Hacia la semiótica . qu ma de Inclu su serv1c1. Son singulares: máquina-Bach. revolucionaria. pero actualizándose en ejecuciones concretas. l rar a la obra nen d o l o de toda caciones y las estructuras preconcebidas. neas que desconocería lo individual y lo sensible. el anahs ' ispe rsar al sujeto en la rnultiplictd etc.. S. eracara' de poner Diagrama: en 1ugar d e su:'bol'tzar. esta expresión indica que las so las grand es máq uinas.. El as con coda . 21 G . 1a p tal como la «pequeña frase» de l a sonata de Vinteuil en Proust. de Mil mesetas (1 980). de El in­ la singularidad de esió n cowciente maquínico (1 979). Richard o Fdcz. elaboración d e deviene de este modo «abstracta». Kafb con los amrnal s del pad re y de la ley. enas m áq uinas. dade s sensib les. letras del alfabeto. una duccw " n. Guatrnri. con tal otro niño deseado sensualmente. �a � g � a las virtualida des. con en ·b uye a la gía de Ch. 0. niño. el «cuerpo d .el prod ucir superfictes máquina-Swann. sino del orden de la pintura. ·na abscract:l. a su expr . y elemento específico de su «régimen exprestvtda cante . ille platraux. se