COMUNICADO

En relación a la información publicada en varios medios de comunicación cuya fuente es la revista
brasilera Piaui de Sao Paulo, en donde se señala que la empresa Graña y Montero decidió renunciar
a parte de sus ganancias del Consorcio del Tren Eléctrico, debido a los riesgos adicionales que
asumió Odebrecht, con el fin de pagar sobornos:

 El Grupo Graña y Montero niega rotundamente el haber pagado sobornos, reembolsos o
conocer sobre el pago de los mismos para la obtención de la buena pro del proyecto Tren
Eléctrico - Lima.

 Respecto a la alusión de “riesgos adicionales” y la cesión de dividendos como la supuesta
forma encubierta para el pago de sobornos o reembolsos, es importante señalar que el
medio manipula la información de manera tendenciosa, ya que el concepto de “riesgo
adicional” es habitual en el sector construcción.

 Es práctica común dentro los consorcios del sector construcción no solo remunerar a los
socios de acuerdo al peso de su participación, sino también en base a la mayor contribución
de mano de obra, maquinaria, estudios de ingeniería, elaboración del informe técnico y
aspectos similares, que van más allá del peso específico de la participación de un socio,
como fue en este caso. Es decir, los “riesgos adicionales” devueltos a Odebrecht
representan los trabajos y obligaciones adicionales asumidos por ellos.

 Es importante señalar también que la reducción de nuestra participación en el Consorcio
Tren Eléctrico, debido a lo anteriormente señalado, estuvo claramente consignado en los
estados financieros debidamente auditados de la compañía, por lo que fue un
procedimiento transparente y legítimo.

 Cabe resaltar que Odebrecht era la empresa líder del proyecto y único representante del
mismo ante las instituciones y organismos. Además, en este consorcio solo eran
responsabilidad de Graña y Montero las gerencias técnicas tales como: construcción de
estaciones, solución de interferencias técnicas y resolución de conflictos sociales.

 Odebrecht se reservó el derecho a designar al director del proyecto quien tenía la
responsabilidad absoluta del mismo.

 Finalmente, Graña y Montero reitera su voluntad de colaborar con todas las autoridades
para el total esclarecimiento de estos hechos, como lo viene haciendo hasta ahora.

Lima, 06 de julio de 2017