You are on page 1of 24

ASOCIACIÓN ESCUELA ARGENTINA DE PSICOTERAPIA PARA GRADUADOS

Revista "Psicoanálisis: ayer y hoy"- Nº2

Indicaciones y contraindicaciones en el tratamiento
psicoanalítico de niños
Panelistas
Silvia Bleichmar
Susana L. de Ferrer
José Valeros
María Esther García Arzeno

Coordinador:
Eduardo Mandet

Organizadores:
Alicia Muzzio
Lydia G. Storti

Licenciado Eduardo Mandet: El psicoanálisis de niños en todos estos años se ha debatido en corrientes, en
posiciones a veces muy extremas, desde acentuar por ejemplo el genetismo, o el estructuralismo, acentuar el
mundo interno o el mundo externo. Pienso que estas posiciones radicales se han notado más en el
psicoanálisis de niños que en el psicoanálisis de adultos, entre otras razones por el sentido ético que se
despierta en cuanto trabajamos con un sujeto que tiene el aparato psíquico en estructuración.
Creo de todas maneras que este momento es un momento de replanteos, de reestructuraciones, de
reformulaciones con respecto a las problemáticas en que nos encontramos y justamente para esta mesa
redonda sobre Indicaciones y Contraindicaciones se pensó en reunir psicoanalistas que pudieran dar cuenta de
distintas líneas de pensamiento. Cada uno hace una exposición de quince o veinte minutos y luego sigue una
discusión. Si les parece podemos empezar con la lectura de la presentación de María Esther García Arzeno,
quien no está presente.
(En ausencia de la licenciada María Esther García Arzeno hizo lectura del trabajo la licenciada Lydia G.
Storti.)

Licenciada M. E. García Arzeno: Agradezco al licenciado Mandet haberme invitado a brindar mis
opiniones sobre este tema y compartir este espacio con colegas tan destacados.
Este tema despierta cada vez más atención y nos motiva para realizar minuciosos análisis, cuestionamientos y
fundamentaciones tanto teóricos como clínicos.
Pienso que ya pasó la época en la que el terapeuta no se cuestionaba el comienzo del tratamiento del niño
traído a consulta. El proverbio era: "Hay que analizar al niño que los padres han traído".
En los últimos años, el auge de la terapia familiar nos ha planteado la hipótesis opuesta: "El niño enfermo es
el emergente de una familia enferma y debemos tratar a la familia".
Entonces yo me pregunto: ¿y si realmente el niño necesita su propio espacio terapéutico aparte del familiar?;
¿qué sucede si esto no se toma en cuenta?
Recordemos con todo cariño y respeto a Arminda Aberastury. Ella decía que al entrar el niño en tratamiento
psicoanalítico, éste podía producir modificaciones en toda su familia. Por supuesto, ella no se equivocaba.
Pero esto no sucedía siempre. A veces terminaba con el abandono del tratamiento por las resistencias
familiares intensificadas. Otras veces se ponía el equilibrio patológico preexistente y el terapeuta del niño
"cargaba" injustamente con toda la responsabilidad del malestar desatado. Finalmente, en otros casos,
Arminda Aberastury tenía razón y se producían modificaciones muy positivas y saludables en el resto.
Si tomamos en cuenta la posición opuesta, las terapias familiares plantean que si tratamos a la Gestalt
familiar, cada uno de sus miembros también mejorarán. Esto encierra algo de verdad. Pero desgraciadamente
he observado el progresivo deterioro esquizofrénico con aparición de alucinaciones flagrantes en hijos que

presentaban patología seria y fueron abordados exclusivamente desde la perspectiva familiar, durante años.
Por ejemplo, fueron años perdidos irremediablemente, a mi entender, para la recuperación de una niña
transformada hoy en una adolescente con una caracteropatía psicótica irreversible.
Pienso que el tema que hoy nos preocupa no puede dilucidarse desde una sola perspectiva teórica. Es más, si
ése fuera el objetivo, bastaría con hacer una exhaustiva consulta bibliográfica al estilo de la del doctor Carlos
Paz en su libro Analizabilidad, por ejemplo.
Creo que todos tratamos de estudiar, escuchar y ensayar todo aquello que nos parece científicamente válido.
Por eso, según mi opinión, creo que lo más importante es intercambiar opiniones acerca de lo que hacemos
cuando estamos ante determinado paciente y en circunstancias contextuales precisas.
Pensemos psicoanalíticamente y aceptemos que también en nuestro quehacer profesional respondemos según
nuestras series complementarias:

1) Todos descendemos de alguien: nuestros padres terapéuticos. Nuestra genealogía, como la llamaba
Heinrich Racker.
2) Todos tenemos nuestra propia historia personal, según la cual asimilamos y compartimos ciertas teorías y
técnicas psicoanalíticas mejor que otras.
3) El caso recién llegado a consulta funciona como elemento desencadenante, y, si logramos escuchar con
atención flotante, tarde o temprano vislumbraremos un panorama más o menos claro acerca de la
problemática, el diagnóstico y la estrategia terapéutica más adecuada.

En mi opinión, ninguna teoría da cuenta cabal de la patología de todos los casos ni nos provee de una
herramienta terapéutica válida para todos los casos.
Pero mi propuesta no es caer en un eclecticismo confusional e inocuo o iatrogénico, según el caso. Más bien,
se trata de no funcionar con anteojeras idealizando determinadas escuelas y subestimando otras que han
demostrado ser válidas.
Propongo que ante cada caso nos ubiquemos según los tres puntos siguientes: 1) realizando un estudio
diagnóstico lo más minucioso posible; 2) preguntándonos qué opinarían las distintas escuelas psicoanalíticas y
cuál de ellas daría cuenta cabal del caso; 3) abordando el tratamiento desde el enfoque más efectivo de la
terapia del caso o derivándolo si no es de nuestro dominio.
Cada Escuela psicoanalítica tiene sus propios criterios acerca de la indicación y la contraindicación de
análisis. No hay coincidencia entre los criterios de Anna Freud, Melanie Klein, Donald Winnicott, Françoise
Dolto o Maud Mannoni, por nombrar a los más destacados. Pienso que también podríamos aplicar aquí el
principio de continuidad genética: cada escuela nace en función de otra precedente, se desarrolla, encuentra
sus propias limitaciones y da lugar al nacimiento de otra teoría que la superará y que a la vez será superada.
Pero si han sido producto del esfuerzo de una mente profunda, rigurosa y metódica, algo de verdad habrá en
cada una de ellas y así sobrevivirán al paso del tiempo y no serán invalidadas por nuevas teorías.
Cuando recibo un pedido de consulta, trato pues de escuchar lo más abiertamente posible y de estar atenta a
mis propias asociaciones e hipótesis presuntivas.
Todos los que me conocen saben que acostumbro a realizar un psicodiagnóstico clínico completo incluyendo
tests proyectivos y objetivos y por lo menos una entrevista familiar diagnóstica y una entrevista de devolución
a los padres, al hijo y/o a toda la familia, según el caso. De esta manera dispongo de varios parámetros para
llegar a la decisión acerca de recomendar análisis o no.
Trataré ahora de enunciar algunas de las indicaciones más frecuentes en mi experiencia clínica:

1) Recomendación de orientación a padres (no análisis al niño) cuando se trata de conductas reactivas a la de
los padres o de pautas que a éstos le preocupan pero que están dentro de las variaciones de la normalidad,
como diría Anna Freud.
2) Terapia breve de base psicoanalítica (no psicoanálisis) cuando se trata de momentos evolutivos difíciles
acompañados de regresiones al servicio del desarrollo (Peter Blos) tales como crisis de angustia, "síntomas"
hipocondríacos, fobias, etcétera. (Véase al respecto lo expuesto en mi libro El síndrome de la niña púber.)
3) Cuando el punto máximo de maduración de la pareja parental ha quedado detenido en el mismo nivel en el
que se produce la consulta por el hijo, recomiendo esclarecimiento para los padres, como ayuda única o
paralela a la que recibe el hijo.
4) Cuando es obvio que el conflicto del hijo es el fiel reflejo y producto de un vínculo patológico de la pareja
mi recomendación es terapia de pareja para ellos y un chequeo periódico al niño. La recomendación de terapia
familiar quedará reservada para los casos en que el niño "engancha" en la patología de los padres y toda la

familia comparte una dinámica enferma. En tales casos pienso que deberíamos dar prioridad al tratamiento familiar y dejar para un segundo momento el análisis de la problemática intrapsíquica del hijo. Riviére) y que ofrecerá un frente de fuertes resistencias al cambio. el psicoanálisis individual es necesario pero no suficiente para curar a un niño (o adolescente o adulto). Freud). Inicialmente. Doctora Silvia Bleichmar: De algún modo. En todas estas patologías de pronóstico reservado. como depositario (P. El niño borderline tiene una madre también borderline. cuadros borderline. lo cual hice para ordenar un poco mi cabeza y porque además sentí que era una oportunidad que me brindaba este encuentro: exponer algunas ideas que vengo procesando y presentarles también algunos gráficos sobre cómo pienso que se podría racionalizar un poco esta cuestión. desde la soledad reflexiva sin el diálogo previo. la primera intervención que acabo de escuchar me hace pensar que esto que escribí antes de venir. como dijo Dolto en su visita a la Argentina. Tuve miedo de que en ese momento él soplara y yo desapareciera. pensé que la cuestión a la cual nos convoca esta mesa redonda podría definirse como enmarcada en la problemática de la responsabilidad analítica. que saca buenos beneficios secundarios y sus padres son reticentes para convencerlo de la necesidad del análisis. c) fuertes resistencias del niño a concurrir al consultorio. El niño que ha enfermado "antes de la palabra". El título con el que fuimos convocados era "Indicaciones y contraindicaciones en psicoanálisis de niños". yo tomé estrictamente lo de psicoanálisis teniendo en cuenta las posibilidades de todas las prácticas fronterizas del psicoanálisis de niños. quienes pasan a transformarse en padres de sus padres. Si el niño es un pre-latente la indicación se mantiene aunque se registre: a) ausencia de sufrimiento por el síntoma. No creo haber agotado todo lo que el tema sugiere pero dejo aquí por una razón de espacio y de tiempo. la recomendación de tratamiento psicoanalítico es imprescindible pero no será efectiva sin algunos otros complementos y sin variaciones considerables en la técnica. evidentemente. La edad cronológica del niño obliga a hacer algunas salvedades. necesitará una terapia de "holding" hasta que se hayan creado las condiciones óptimas para los fenómenos transicionales (Winnicott) y pueda acceder a "escuchar al otro" y asimilar una interpretación de su juego. hay conflicto intrasistémico. 5) Recomiendo tratamiento psicoanalítico cuando el motivo latente de la consulta constituye realmente un "síntoma" y. es decir. yo le respondí: "Bueno. debe complementarse con grupos de apoyo y técnicas de fortalecimiento del yo. El niño entremezclado en una red confusa de identificaciones proyectivas con su madre debería ser tratado en una terapia psicoanalítica vincular incluyéndola. sostienen Kernberg y Masterson y recomiendan que el tratamiento psicoanalítico transcurra combinado con intervenciones directivas y apoyo. con las alternativas a las que su iniciación . pero que tienen que ser deslindadas del carácter específico del psicoanálisis de niños. aun cuando está indicado. fundamentalmente las prácticas de las psicoterapias analíticas que forman parte de nuestro campo. es decir. Klein). en la del psicoanálisis entendido como una práctica comprometida con el proceso de la cura y. (Risas. La recomendación de análisis sería correcta desde el punto de vista clínico. Esto no quita que también los padres necesiten esclarecimiento o terapia paralela. por lo tanto. Si en tales casos la alianza terapéutica con los padres es fuerte y sin ambivalencias. Tal vez podría partir de una broma que hice hace unos años a un amigo que me decía que el psicoanálisis de niños no existía. el psicoanálisis de niños no existirá pero los psicoanalistas de niños existimos". En casos de adicción sabemos que la efectividad del psicoanálisis es limitada y que. pero sería contraproducente si quedara inscripta como un fracaso del niño o como su triunfo maníaco sobre un terapeuta impotente. no está desencaminado de las preocupaciones que tenemos hoy en el psicoanálisis de niños en el sentido de cómo dar respuesta a la cuestión de la especificidad del psicoanálisis infantil. como única forma de desarticular esa "folie á deux" o psicosis simbiótica (Mahier). pienso que no siempre es sano mezclar a padres e hijos. Si el niño es ya un púber que no sufre. o en "voyeurs" de escenas primarias sádicas o perversas.) Es a partir de esto que escribí algunas cuestiones que quisiera leerles. el trabajo analítico será posible y habrá que trabajar con la interpretación de la transferencia negativa desde el comienzo (M. en momentos en que aparecería como una práctica en riesgo de ser capturada por otras múltiples prácticas. en jueces despiadados. enfermedades psicosomáticas. Aunque no soy autoridad para opinar como especialista. Pero no es suficiente si hay una estructura familiar patológica que "necesita" mantener la patología del hijo "designado" como paciente. éste resultará imposible y será mejor recomendar un tiempo de espera hasta que el propio niño sienta que lo necesita. psicopatías y perversiones. 6) Cuando el diagnóstico supera los límites de las neurosis y entramos en el terreno de las psicosis. Lo es porque ya se ha instalado un conflicto intrasistémico y sabemos que el psicoanálisis es la herramienta por excelencia para hacer consciente lo inconsciente y superar el conflicto. b) predomino del beneficio secundario sobre el sufrimiento mental (A.

Acabaron por subordinar las posibilidades de operar a una supuesta pureza teórica. Tal es la convicción de Freud al ocuparse en 1909 de la cura de un niño de cinco años afectado por una neurosis fóbica.nos invita a esclarecer. Fue desde esas premisas que la predominancia de entrevistas familiares o de prolongados procesos de análisis de pareja. el estructuralismo que presentaba vertientes muy ricas (cuyos avances y limitaciones señalaré luego). en el campo del psicoanálisis de niños. y determinaciones intersubjetivas del conflicto con pareja parental. Estamos en 1987 y el Coloquio o el Simposio sobre Análisis de niños se realizó en 1926. el hecho de que haya una correlación entre el inconsciente del niño. que devino más sistema de racionalización y ocultamiento de la ignorancia. Sólo lo podemos palpar a través de sus efectos o de ciertas propuestas. más que la práctica. Se trata de un discurso colectivo (destaco discurso colectivo) constituido alrededor del síntoma que el niño presenta. Según Maud Mannoni. ni tampoco con el discurso manifiesto de los padres. que verdadera nueva fuente de productividad teórico-clínica. no altera el campo sobre el cual opera el analista. sin que esto haya sido nunca explicitado ni puesto de manifiesto en la discusión. la propuesta kleiniana que había facilitado la apertura de una técnica. a partir de consultas provocadas por sintomatología infantil. y agregaría que los psicoanalistas que operamos constantemente –como dice Jean Louis Lang– en la frontera de las psicosis infantiles. esta afirmación toma casi un carácter denegativo. implica este doble sentido. haciéndose una fácil homologación entre estructura del Edipo y familia real. El niño quedaba como desposeído de su neurosis o de su psicosis en beneficio de la red relacional preexistente a su devenir y a su existencia. se diluyó en un fácil interaccionalismo que no está muy distante de ciertas propuestas sistémicas desplegadas por los americanos en los últimos años. Creo tal vez necesario ser más explícita. al perderse su especificidad y los sistemas de mediaciones por los cuales opera la metabolización de los sistemas deseantes y de prohibiciones de los padres en la estructura psíquica del niño. Paradójicamente. en él se produjo la famosa confrontación entre Melanie Klein y Anna Freud. no nos podemos dar el lujo de dar palos de ciego y de empezar nuestros procesamientos sin saber adónde vamos. efecto del conflicto entre los sistemas psíquicos. al niño y al analista. el discurso que rige abarca a los padres. ese campo es el del lenguaje incluso cuando el niño todavía no habla. es decir. la adaptación de la técnica a la situación particular que representa para el adulto el aproximarse a un niño. que asumen más un carácter denegatorio que afirmativo. de la pulsión de muerte? . Sin embargo. y pienso que el propósito de definir parámetros con los cuales operar hoy está regido por una preocupación clínica que en última instancia (tal como se presenta el psicoanálisis en estos años) es también una preocupación ética. Coincido con lo que se ha leído de María Esther García Arzeno en un aspecto: los años perdidos de infancia son años irrecuperables. A quién responde Maud Mannoni cuando en El niño. operó en amplias propuestas como una reducción inmovilizante que culminó en una pérdida de la especificidad clínica del psicoanálisis de niños. En los años setenta cuando yo inicié mi proceso de investigación acerca del psicoanálisis de niños. o su estructuración psíquica. por un lado tiene que ver con el quehacer (con el hacer) y por el otro con la ética y la moral. ¿Se puede definir la especificidad sintomal a partir de un discurso colectivo? ¿No es hacer tabla rasa con el postulado freudiano fundamental de que el síntoma es un producto transaccional. que operan atacando constantemente al sujeto del yo o del preconsciente bajo el modo de la compulsión de repetición. Digo que esta afirmación queda entrampada ante un desarrollo que la acompaña. sufrió no tanto el cuestionamiento sino incluso el relegamiento al silencio y la prohibición inquisitorial (por parte de un gran número de analistas) que en su dogmatismo confundieron objeto y método. y las aportaciones de Lacan sobre el valor constituyente de la estructura del Edipo. si no no hay por qué decirlo a esta altura de la historia cuando tenemos más de cincuenta años de psicoanálisis infantil. porque si hay que afirmar que el psicoanálisis de niños es psicoanálisis es porque de algún lado salió la idea de que no lo era (sin que haya sido nunca explicitado). La praxis. conflicto definido por la represión y en última instancia por el carácter de las representaciones sexuales de los representantes representativos pulsionales. Al emigrar a la estructura del Edipo la búsqueda fundante de la sintomatología infantil y al reificarse el campo del lenguaje (no sólo como campo específico de la operancia de la interpretación sino como manifestación del Inconsciente). su enfermedad y los otros afirma: "El psicoanálisis de niños es psicoanálisis". El descubrimiento de estructura constituyente. no da derecho a homologar dicha estructura (definida por su carácter simbólico) con la familia real. el predominio del estructuralismo dio lugar a excesos teorético-prácticos (tal como los señala Jean Laplanche en el prólogo a mi libro) que fueron desconcertantes. sesenta años han pasado. Tomo acá lo de práctica en el doble sentido que plantean los griegos. se extendió por el campo analítico.

en el campo del análisis de niños no opera a partir del potencial paciente sino de un familiar (predominantemente los padres) que toma a su cargo el pedido de consulta. Es decir que sólo se constituye como sujeto sexuado en el marco de la relación con el otro humano (función paterna). es obligación del analista determinar las condiciones de analizabilidad y las posibilidades de analizabilidad. ¿Cómo se ha intentado resolver esta cuestión entre los lacanianos que podríamos considerar más psicoanalistas. pienso que constituyen escuelas madres a partir de Freud. es decir. que la indicación de tratamiento debe poner en juego. en mi opinión. El inconsciente es arrastrado a su desaparición al confundirse las determinantes de la constitución psíquica con la estructura constituida productora de determinaciones y productos sintomales. discusiones que. un cuerpo coherente de teoría que implica tanto una propuesta de modelos de funcionamiento psíquico como una técnica de ella derivada. y a partir de ésta como eje conductor poner a trabajar y revisar los aportes tanto de Melanie Klein como los de Lacan. más que enriquecimientos parciales al tronco fundador del freudismo. termine proponiendo modelos de hecho interaccionalistas. En mi opinión. La perspectiva que vengo investigando hace ya varios años consiste en someter las premisas de la clínica a la metapsicología. cuyos momentos de inauguración no son fundamentalmente cronológicos pero sí definidos por una temporalidad y una posibilidad de historización. y ello. Es inevitable entonces que cierta vertiente del lacanismo más estructuralista. si bien no me parece desestimable. en la subordinación de tal demanda a las premisas básicas de la analizabilidad: la demanda de análisis no es sino la inauguración de una posibilidad de abrir el ejercicio analítico. Creo que hay una tendencia en estos años a creer en cada escuela que el psicoanálisis ha nacido por generación espontánea. la pregunta que nos hacemos en esta oportunidad no tiene valor alguno. la propuesta de Anna Freud también. Señalo Melanie Klein y Lacan no porque no crea que tenemos que trabajar (coincido con María Esther García Arzeno) con la riqueza acumulada en la historia del psicoanálisis. en general. es decir. del clivaje que inaugura la diferencia entre el proceso psíquico primario y el secundario (correlativo a la fundación del yo). a partir de eso es derecho del consultante definir si se analiza o no. si hay o no demanda en el niño parecería ser un nuevo caballito de batalla que se extiende hoy a través de las publicaciones analíticas. Es decir. que el niño pueda verbalizar tal pedido. En primer lugar. pienso sin embargo que debe ser colocado en el lugar adecuado. transformación en lo contrario y vuelta contra la . a su vez. más preocupados por la recuperación de la problemática del inconsciente y la especificidad del análisis? A través de una derivación fácil a la cuestión de la demanda analítica. de no ser recentradas ocultan más que favorecen el despejamiento del campo. y a partir de ello plantearse en el momento de la consulta ante qué formaciones neuróticas nos encontramos y cuáles son las posibilidades de operar en torno a ellas. desde mi punto de vista. Peto retomo lo de Lacan y Melanie Klein porque realizaron. No quiero decir con ello que no haya múltiples formas (directas o indirectas) por las cuales el niño realice un pedido de análisis. Ferenczi. Hay una tendencia a redescubrir cosas y a reactivar polémicas que. ya fueron zanjadas. asumir el juego que se abre ante la consulta o el proceso diagnóstico y el futuro análisis que éste puede o no inaugurar. y de tal modo. pero esto no implica. Para que haya indicaciones o contraindicaciones del análisis infantil hay que comenzar por reconocer el carácter altamente específico del niño en tanto sujeto psíquico. de grandes del psicoanálisis. de Kohut. Abraham. En este sentido. esto es así. Quiero señalar cuáles son los ejes alrededor de los cuales podría centrarse hoy la indicación de un análisis infantil. pero la práctica analítica no puede quedar subordinada a la demanda (como ninguna práctica terapéutica). Todo esto ha generado una serie de discusiones más filosóficas que teóricas acerca de cuál debe ser la postura del analista de niños ante la demanda del paciente. los grandes del sillón. cuyas condiciones se complican en gran medida en razón de que. a descubrir todos los días la pólvora de nuevo y a abandonar no sólo la lectura de Winnicott. sino olvidar que alguna vez existieron Federn. incluso revisando las Minutas de Viena. precursores (instauración de los primeros movimientos específicos defensivos del psiquismo. pero yo he trabajado centralmente la de Lacan y Melanie Klein. por supuesto. no estamos muy lejos de la liquidación misma del concepto de inconsciente y. para el conjunto del psicoanálisis sea de adultos o de niños. como todos sabemos. junto a ello. Momento de la instauración de la represión originaria. no sólo de niños. a los que podríamos llamar los pioneros. Víctor Tausk. del carácter intrasubjetivo del conflicto psíquico que da lugar al síntoma. sino en muy pequeño número de casos y fundamentalmente en el radio de espacios imbuidos de cultura analítica. de Malher.Si la neurosis infantil queda definida en los marcos de un discurso colectivo. A partir de aquí retomo la pregunta inicial (indicaciones y contraindicaciones) y dejo entre paréntesis por ahora la posibilidad de que el consultante pueda. para ellos. parto de considerar un sujeto en estructuración definido por las condiciones particulares que la estructura del Edipo otorga para la instauración de su singularidad (destaco singularidad).

o la elección de otra estrategia terapéutica avalada por una perspectiva psicoanalítica. Al mismo tiempo. y. Marco con relación a ello que tanto las . Son momentos constitutivos estructurantes pero pueden ser cercados en el proceso diagnóstico. el carácter fundante de la cultura en la humanización del cachorro humano y las determinaciones identificatorias en la constitución de las instancias psíquicas. el carácter de un inconsciente que opera desde una mitología biológica. dice que el inconsciente es el fracaso del amor. Creo que tal vez sea necesario aclarar que a cada uno de estos movimientos yo he intentado cercarlos clínicamente en mi trabajo. pero no reflejo homotético de la misma (voy a volver después sobre esta cuestión de la homotecia). retomo el carácter carnívoro y carnicero del inconsciente y lo contrapongo. si hay formación de síntomas. Carácter carnívoro y carnicero del inconsciente (recuperando a Melanie Klein) más que espiritualismo del deseo y versión logicizada de su funcionamiento. No es éste el lugar para desarrollar estas ideas (lo hice ya en otros trabajos). de todo lo que constituye la sexualidad pregenital que ataca la constitución del yo. Desde mi punto de vista. En relación con el primero (el lacaniano) rescato el orden de determinaciones del Edipo como estructura constituyente. En relación con Melanie Klein retorno el carácter específico del fantasma como objeto del trabajo analítico. Es decir. es decir. aclaro. En relación con Lacan. el carácter singular del inconsciente. el abandono de la metapsicología freudiana y específicamente del carácter transaccional del síntoma. indica el funcionamiento de un aparato psíquico clivado en dos sistemas en conflicto. creo necesario señalar desacuerdos con la impronta a un estructuralismo. Lo curioso de esto es que habría acá un punto de encuentro entre este concepto de pulsión de muerte en Melanie Klein y lo que Lacan ha planteado cuando. Es decir. por ende. que no es solamente lo que estoy formulando teóricamente sino que intento rescatar los movimientos fundadores en su temporalidad histórica (a partir de la explotación clínica). retomar y recomponer en la ruptura. Esto me plantea puntos de encuentros y disidencias tanto en el psicoanálisis de niños llamado lacaniano como en las propuestas de Melanie Klein. y a partir de su cercamiento se pueden definir los momentos de operancia en análisis infantil. que opera como sexualidad desintegrante. arrancándolos de la idea de que son momentos míticos.persona propia) y destinos (instauración de la represión secundaria ligada al superyó). Esta idea de considerar al sujeto en estructuración con momentos fundantes derivados de la estructura del Edipo. si el sufrimiento al cual nos confrontamos en el momento de la consulta. como elemento fundante. Ahora introduciré una conclusión derivada: una indicación de análisis en la infancia. Si señalo estos acuerdos y diferencias es en función no de poner a confrontar posiciones. transforma las vicisitudes del sujeto en meros movimientos de soldaduras y desgajamientos fantasmáticos. a partir de no tomar en cuenta la represión como clivaje fundamental del aparato. identificación. hay más una mitología biológica que es el intento extremo (en un momento polémico del psicoanálisis) por reencarnar al inconsciente en los objetos corporales. sino de explicitar en qué orden de racionalidad se inscribe mi propuesta. su abordaje prioritario en la práctica clínica con niños y. el compromiso por librar el combate contra los ataques de la pulsión de muerte. no posibilita la ubicación tópica de las posiciones como modalidades de los procesos primarios y secundarios. única posibilidad de considerar las formaciones sintomales. desde la clínica y la teoría misma. dejándolo sometido al mero juego formal del significante. ambas conjugadas nos darán oportunidades de ubicar un pronóstico. no hay el menor biologismo en Melanie Klein. estoy totalmente de acuerdo con María Esther García Arzeno respecto a que nada se produce en psicoanálisis que no se ubique en la línea de las generaciones. definida por la operancia de los objetos parciales. no puede ser sino el producto del diagnóstico de un corte del aparato psíquico en el momento de la consulta y de la lectura en sus determinaciones. lo que Laplanche llama romper y reanudar. no un biologismo como se ha pretendido. Señalé anteriormente la importancia de ubicar en el proceso en estructuración el carácter de la formación de síntomas como efecto del clivaje en el interior del aparato definido por la operancia de la represión. que sobre la base de la sustitución de la barra respecto a la represión despoja al inconsciente de sus contenidos específicos sexuales. disgregante desde los objetos parciales (retomando a Melanie Klein). que atenta contra el sujeto de amor. a un espiritualismo del deseo y a un intento de operar con una versión logicizada de su funcionamiento. pero lo marco porque tiene consecuencias en el diagnóstico. en un Seminario muy hermoso. en el sentido de que el yo o el amor están siempre en riesgo frente a los embates de la pulsión de muerte. abre las posibilidades mediante la explotación de la estructura psíquica de saber si hay condiciones (en sentido estricto) de operar psicoanalíticamente. Lo cual obliga a concebir al inconsciente como actuando desde los orígenes. En relación con Melanie Klein. incorporación primordial previa a la constitución de un adentro y un afuera.

en la medida en que recordar es precisamente la ligazón de las representaciones en el orden de la historia. es el primer indicador de las posibilidades de analizabilidad de un sujeto. como formación transaccional producto no sólo de los enfrentamientos entre los sistemas. A partir de ello. sino de su colaboración en la elaboración de soluciones. según el momento de abordaje del psiquismo. ¿Cómo explorarlo desde esta constitución? En primer lugar. en la medida en que (como lo señala Freud) el inconsciente solamente es cognoscible a través de sus efectos y modificable a través del proceso secundario (remito acá a "Lo inconsciente"). intersistémico. antes de que se produzcan los clivajes definitivos estructurantes . Creo necesario señalar la diferencia entre inscripción de huellas mnémicas y memoria: el inconsciente es sólo el reservorio de la memoria. en el sentido estricto del término. Es el preconsciente el que tiene a su cargo la memoria como tal. y cuyo residuo constituirá las instancias. Formaciones neuróticas en la infancia entonces. que tendremos que definir como trastorno o síntoma de acuerdo con la operancia de la represión o de los grandes movimientos defensivos estructurantes anteriores a ella. a través de la perlaboración de las representaciones inconscientes en la cadena del preconsciente (como única capaz de otorgar significación). en un corte que dé cuenta de su funcionamiento y posibilite la lectura de indicios. a aquellas intervenciones terapéuticas (necesarias) anteriores a la fundación del aparato psíquico. La indicación de un análisis se define por la operancia del conflicto intrasubjetivo y por el hecho de que un sistema sufre a costa de la conservación del goce en otro. Dije primer problema cercado y segundo problema abierto porque lo que acabo de expresar parte de la premisa de un aparato psíquico clivado. la temporalidad. y ubicar los tiempos de constitución del aparato (respecto a los tiempos descriptos por Lacan para el Edipo) como movimientos por los cuales circula el sujeto en relación con las figuras primordiales (que harán a sus desidentificaciones). No nos apartamos así en modo alguno de las propuestas fundantes del psicoanálisis. La palabra funcionará como el elemento privilegiado que caracteriza la inscripción y el valor del proceso secundario. El abordaje del proceso secundario implica la instauración de la lógica. espontáneas. Primer problema cercado y segundo problema abierto. podrán ser reinscriptos en la lectura de estos movimientos constitutivos. Es evidente que ello es indefinible en sí mismo y sólo puede abordarse a partir del reconocimiento diagnóstico de la operancia de los sistemas. o por los subrogados sintomales que de ella derivan. Tanto el concepto de prepsicosis como los abrochamientos simbióticos y los fracasos del principio de realidad. definido por la represión originaria y por el enfrentamiento y la colaboración de los sistemas psíquicos. De modo que el sufrimiento psíquico por la emergencia de angustia. de un aparato funcionando. Poner en conjunción represión y conflicto. queda subordinado a las zonas de intersección del conflicto intrasubjetivo. tanto el que se genera en el interior de las relaciones familiares como conyugales. indefinibilidad de la neurosis infantil en sí misma sino por contraposición a las formaciones anteriores a la represión originaria o secundaria. a partir de considerar el síntoma en el estricto sentido psicoanalítico. Nada opera como conflicto sino por la contraposición que se establece entre representaciones enfrentadas entre los diversos sistemas psíquicos.propuestas de binomio como otras indicaciones del mismo tipo no pueden ser elegidas al azar sino derivadas de un diagnóstico de este carácter. a partir de la vigencia de los sistemas psíquicos y de la emergencia de las formaciones del inconsciente. para el reconocimiento de la estructura psíquica. Diferenciar síntoma y trastorno en sentido psicoanalítico. es decir. Premisas entonces del psicoanálisis tanto de su teoría como de su práctica. Señalé que concibo el proceso diagnóstico como una exploración del aparato psíquico en constitución. el abordaje del conflicto intrapsíquico. es el conjunto de huellas que si no son recordadas (recapturadas por la conciencia) operan por compulsión de repetición. antes de que se constituyan las formaciones sintomales en sentido estricto. podríamos decir. será prioritario en el ordenamiento de una racionalidad de la indicación de una estrategia terapéutica. me coloca en una dimensión estrictamente definida por la subordinación de todo otro tipo de conflicto a aquel del orden de lo intrasubjetivo. el lenguaje –en tanto estructura significante– y la memoria. Ello permitirá al analista no sólo operar con un mayor índice de cientificidad. En esa medida se inaugura el tercer problema para el tema que hoy encaramos. es decir. Es evidente que a esta altura está implícito en mis desarrollos la imposibilidad de considerar análisis. es decir. a partir de atravesar el polo perceptivo. sino también reducir el grado de imprevisibilidad que atenta siempre contra el análisis de niños. nada de lo real permanece en el aparato psíquico ni es capaz de producir efectos sino por su posibilidad de devenir fuente de excitación. el conflicto intersubjetivo de todo tipo.

Ésta es la concepción con la que se ha manejado. tanto la madre como el padre.del aparato psíquico. La homotecia estructuralista es un concepto matemático. De manera que sus interacciones son interacciones que incluyen aspectos preconscientes e inconscientes de su propia estructura. en estos años fundamentalmente. pero yo planteo varias cosas que se diferencian de esta propuesta. Entonces se toma en un traslado directo y se tiende a operar en el análisis sobre el primer triángulo. la propuesta lacaniana del psicoanálisis de niños. vamos a ver cómo se producen inscripciones de ambos padres que operan del siguiente modo. sea binomio. en esa medida. ¿estaría contraindicada la intervención con carácter analítico en la primera infancia? ¿Sería necesario remitir a la estructura fundante del Edipo tales intervenciones y. es decir a través del discurso de una primera consulta. son sujetos ellos mismo de inconsciente y están operando en sus relaciones a través de aspectos preconscientes e inconscientes. En función de esto: en la relación con el hijo. . ¿Se puede considerar que no hay sujeto con el cual operar? Y entonces. Se escucha el deseo de la madre (que además es imposible de ser oído) porque para escuchar el deseo de la madre. Se pueden encontrar elementos subrogados del deseo pero jamás el deseo materno. es decir el psiquismo infantil sería (si ustedes quieren) la realización del deseo materno. nunca el deseo puede ser explorado a través del discurso manifiesto. En primer lugar lo siguiente: los padres son sujetos clivados (supongamos que los padres están interactuando). sea entrevistas de pareja? Voy a mostrarles algunos gráficos que pensé en relación con esta cuestión de estructura determinante- formación de síntomas. no se podría actuar sino con otras técnicas. y consiste en que a cada punto de un cuerpo le correspondería un mismo punto reflejado en el espacio. es decir. si nosotros pensamos (y volvemos al modelito freudiano del aparato psíquico). la madre tendría que ser paciente del analista. sea familia. Ésta es básicamente la propuesta estructuralista.

otros que forman parte de las áreas parciales de los intercambios. entonces. Cuando nosotros pensamos en operar psicoanalíticamente. pensamos en el clivaje del aparato del niño. otros que lo atañen. Algunos que no atañen al hijo (o que no atañen intelectualmente). Es decir que el niño se constituye a partir de este sistema y reinvierte sobre las figuras parentales (como lo plantea muy claramente Melanie Klein) esto. Lo que salva al niño del doble vínculo. De manera que estamos acá. aproximación "estructurativa". el orden de proyecciones de la neurosis infantil es éste (B). de deseos y prohibiciones. en lo manifiesto. en lugar de ser un triángulo que se refleja idéntico es un triángulo que se invierte en la constitución del aparato psíquico infantil. van a definirse sistemas de cargas y contracargas a partir de los aparatos psíquicos de los padres. sistemas de interacciones en conflicto. Se invierte porque el sistema con el cual se estructura es un sistema fundamentalmente de cargas y contracargas.Es decir que operan fundando en el aparato psíquico del niño representaciones tanto preconscientes como inconscientes. cuando nosotros estamos en el momento de la consulta tenemos una primera estructuración. donde tenemos padre. en este primer movimiento el triángulo se invirtió. con lo cual lo que ocurre en el momento de operar es que si el orden de determinaciones del triángulo originario era éste (A). Ustedes ven que inicialmente este triángulo quedó invertido. Los clivajes yoicos son los que producen lo que los americanos llamaron el doble vínculo. de mensajes y contramensajes. Lo que yo estoy planteando es que lo que planteó Melanie Klein acerca de la constitución de las proyecciones . madre e hijo y. en el sentido de los americanos. es que los mensajes y contramensajes (si los padres no están demasiado enfermos) obedecen a clivajes entre lo inconsciente y lo preconsciente y los clivajes yoicos.

porque el joven adolescente está fumando marihuana. muy limitado por estar alejado de la realidad psicológica de la indicación. porque todavía se hace encima. pero en la medida de lo posible no debería participar de las mismas. generará un clima y un contrato menos dominado por las expectativas mágicas. No hay tal situación clínica donde el analista pueda decir que el tratamiento psicoanalítico está indicado para tal clase de enfermedad. Éste es el punto central que he querido plantear en relación con las neurosis. uno que hace a la analizabilidad con conflictos y otro que hace al momento de la estructuración. A menudo estamos tentados a tomar una postura mágica precisamente porque las pocas entrevistas de evaluación nos enfrentan a una multitud de situaciones psicológicas que sólo reconocemos como en tinieblas. Ahí diferencio determinantes de la estructura del Edipo de sistemas del conflicto intrapsíquico constituido en el niño. Ése es el momento en que el analista tiene que intervenir para operar. en gran medida. sino cuando el niño es un producto psíquico diferencial y tiene constituidos los sistemas de conflicto intersistémicos. (Agradecemos a la Licenciada Ana María Nuñez. Entonces tenemos dos movimientos. Si el analista comparte inconscientemente este tipo de motivaciones. porque sigue agresivo. Es claramente angustiante sostener la situación de indicación a partir de tanto desconocimiento. cuyos efectos intersubjetivos son ya sistemas de proyecciones de objetos. Esto. La inversión del triángulo marca el pasaje de lo intrasubjetivo a lo intersubjetivo. porque no obedece a los padres. Que esas expectativas son. hay muchas expectativas mágicas y se requiere el máximo del arte analítico para determinar una indicación: cuál tratamiento. que son la fuente dinámica de las resistencias que encontrará en el camino de su labor.sobre los padres no surge de la nada sino que vuelve en espejo. definiendo la analizabilidad infantil. facilitará una clase de proceso terapéutico que a poco de empezar va a interrumpirse en forma explosiva. y ahí es donde se opera en el sistema de determinaciones. Doctor José Valeros: Nos parece importante subrayar este punto. simplemente mejora las condiciones del trabajo del analista y las posibilidades de aprovechamiento del paciente. pero al analista no le corresponde operar sobre lo intersubjetivo sino sobre la estructura determinante de lo intersubjetivo que en este momento ya no es la originaria sino ésta. En cambio. La situación psicológica del analista en este sentido es compleja y difícil. Debe saber que es inevitable que el paciente y sus padres tengan expectativas mágicas respecto del tratamiento. con padres que traen a sus hijos a tratamiento por motivos complejos y diferentes a los del niño. si la conducta del analista está de acuerdo con lo parcial de su conocimiento. el sostén del posible tratamiento. Después de pocos meses de entusiasmo exaltado tendrá que enfrentar a pacientes y padres que interrumpen el tratamiento defraudados y furiosos porque el niño no salvó el año escolar. Lo que hay son niños dentro de familias. a su vez. a partir de la metabolización de este primer triángulo constituyente. Si el analista asumiera que tiene la posibilidad de conocer más de lo recortado y parcial que de lo que de hecho puede saber. Es claro que el analista debe respetar y valorar estas motivaciones. La indicación de análisis deriva entonces de la existencia de esta zona de conflicto (intrapsíquico). La condensación de tantas expectativas y transacciones que ocurren en el corto tiempo de una evaluación es. estaría funcionando con una actitud mágica. Este tipo de enfoque ha rendido algunos frutos pero es. Una gran parte de los trabajos sobre indicación tienden a relacionarla con diagnósticos nosológicos. Otro motivo para que el analista asuma una actitud mágica frente a la evaluación es la seducción por parte de los pacientes y de sus padres a que participe con ellos en tal clase de expectativas. Con lo cual estamos en el orden de la neurosis cuando nos encontramos con este clivaje en el aparato psíquico del niño y con la inversión de este sistema de proyecciones. porque la niña adolescente se quedó embarazada.) . no es solución mágica para nada. es decir. intrapsíquicos. ya no son las operancias de los conflictos intersistémicos. más relegada al área del arte analítico. es decir que lo que se ha constituido intrasubjetivo aparece en el momento de la consulta como intersubjetivo. Si así fuera. cuando el niño ya no es un síntoma de los padres (en el sentido de emergentes como lo hubiera dicho Pichon). Hay poco tiempo. relataremos una consulta en forma simplificada. consecuentemente. Destacamos este punto porque nos parece marcadamente diferente que el analista enfrente la tarea de indicación desde una posición mágica o que lo haga desde una postura racional y de máxima "tentatividad". ¿Es claro? En los momentos previos a la constitución de la represión originaria sí se opera sobre este triángulo. etcétera. tal vez. a todo lo que desconoce y a lo tentativo de sus opiniones y recursos clínicos. Para ejemplificarlo. para quién y en qué condiciones. una razón para que la indicación sea la parte del proceso analítico que menos sistematizada está en la literatura y. la indicación sería sencilla. intrínsecamente. Muchos de esos motivos son mágico-mitológicos en su naturaleza. quien nos autorizó la publicación de este material de supervisión.

El valor negativo de las ansiedades persecutorias se relacionó con la extensión en que dominaban la vida del niño y con que sobrepasaban sus posibilidades de elaboración. Los padres han cambiado las empleadas frecuentemente porque están disconformes con la manera en que están criando a Jorge. Sintió que el bebé le impedía su vida profesional y que las demandas del niño la torturaban. El analista. el padre manifiesta la de estar "decididamente en contra" del psicoanálisis. Además de la confianza. Su actitud se basa en la convicción de que el psicoanálisis es un procedimiento por el cual el analista aconseja y dirige al paciente. ligeramente velada. en cambio. Jorge tiene un hermanito. Para el padre. La madre. Vamos a construir rifles y vamos a matar a mi papá y a la mucama". ¿Cuánto tiempo y hasta qué punto puede esta motivación sostener un proceso analítico del hijo? En cierto modo la amenaza del fracaso escolar es legítima motivación. mientras que resolver los problemas por sí mismo es sinónimo de identidad propia y positiva. parte de sus características esenciales. los problemas de socialización del hijo son básicamente una responsabilidad de su esposo. cuando los padres están en su casa. a la vez que desplegó una fantasía dominada por ansiedades persecutorias que se consideraron un rasgo negativo de su personalidad. A lo largo de los juegos muestra gran facilidad para entrar en un estado mental de ilusión. Hay momentos en que el juego se interrumpe porque la realidad psicológica del juego adquiere una convicción alucinatoria para Jorge y esto le provoca excesiva ansiedad. Alternativamente él y la analista son el monstruo a quien el otro persigue y mata con la escopeta. Luego pide a la analista que construya escopetas con piezas Rasti. el paciente logra reiniciar el juego a los pocos minutos. del colegio de echar a su hijo por mala conducta. de 6 años. Desde los tres meses. Ha podido comprobar una relación inicial de confianza del niño en la persona del analista y en el setting. por su parte. que malcría y no estimula la autonomía del hijo. Esta postura frente al análisis se relaciona en parte con la conducta de su esposa. el niño es cuidado por empleadas. La separación fue propuesta unilateralmente por la esposa debido a la agresividad verbal del marido. . en la medida en que significa una marginación oficial de la vida cultural y una confirmación social de un fracaso estrepitoso de la función de crianza parental. Se ocupó tres meses de su hijo y luego retomó su profesión "full-time". Por las noches. de 3 años. A pesar de la interrupción. se dedica a hacer juegos de "matar monstruos". Estas consideraciones son la base de la impresión clínica de que este niño podría beneficiarse de un psicoanálisis individual. A lo largo de las entrevistas el papá muestra una valoración especial del "saber defenderse" como una de las características más apreciadas de una persona. Decimos hasta cierto punto porque para los padres el fracaso escolar es mínimamente una problemática personal del hijo. y en las dos restantes. La madre critica ácidamente el modo en que su esposo realiza estos cuidados. El niño mostró una persistente capacidad de juego que la analista valoró como un factor positivo. a quien maltrata físicamente en forma continuada. el problema reside fundamentalmente en las maestras que. como también mostró su necesidad perentoria de jugar para resolver su acuciante conflictiva interna. en toda la primera entrevista. a quien ve fomentando los aspectos más regresivos en la conducta de Jorge. Se ha apoderado de un auto y no deja que nadie lo toque. desde las siete de la mañana hasta las ocho de la noche. Natalio. Ella considera que lo hace en forma infantilizante. En el momento de la consulta los padres están en pleno proceso de separación. A partir de ese momento. Para el padre. considera que la agresividad de su hijo es innata. Jorge se puso rápidamente en una posición de dependencia de la analista al requerirla para participar activamente en sus juegos. Estos padres han venido a consultar por la amenaza. por sugerencia del colegio en donde el niño concurre a primer grado. dar de comer y hacer dormir al niño. El llanto del bebé la desesperaba y lo consideraba inconsolable. Jorge entra a la primera entrevista de evaluación con resolución y confiado. El nacimiento del hijo representó para ella una grave perturbación de su existencia.Los padres piden una evaluación de Jorge. considera que el someterse es lo más negativo. someterse de ese modo al analista es la principal característica de una identidad negativa. es el padre quien se ocupa de bañar. Por el contrario. El padre concibe a su hijo como bueno de corazón y entiende que la agresión de Jorge es "reactiva" ante situaciones de conflicto. Para la madre. y le declara a la analista: "Vos tenés que venir conmigo a vivir a mi casa. tienden a fomentar la sumisión de los niños y no valoran el mérito de autorrealización personal que tiene la agresión. le pega a los compañeros y está todo el tiempo interesado en hacer luchas con palos. Se siente literalmente un monstruo y entonces se mira y se toca el cuerpo para corregir esa percepción. según él. de los que se apoderó de inmediato y con firmeza. Estrechamente relacionada con estas valoraciones de rasgos de personalidad. quien está en el análisis desde hace varios años y que en forma manifiesta y subliminal da a entender que ella se guía por los consejos y las directivas que recibe de su analista. El colegio informa que es agresivo. ha obtenido una visión definida pero muy parcial de la personalidad del niño.

que nos preocupa. ¿en qué medida es posible o conveniente averiguarlo? 9) ¿Qué criterios podrían usarse para decidir la mejor indicación para Jorge y para su familia? 10) ¿Cómo escuchará la mamá de Jorge la posible recomendación de análisis para su hijo? 11) ¿Significará para ella una confirmación de su visión sobre el efecto nocivo del maternaje que realiza su esposo? 12) ¿Será. pensamos que el despliegue de las fantasías persecutorias en la relación analítica permitirá posiblemente una mejor elaboración e integración de la agresión en la persona del niño. no incluye todas las posibles conjeturas que sería factible plantear en esta evaluación. Creemos. Nuevamente nos parece importante que el analista reconozca su situación. que el único instrumento para delimitar la indicación del tratamiento es la brevedad en el tiempo. Si bien es típico de la indicación de psicoanálisis que las complejidades psicológicas del período de evaluación quedan no resueltas. que tanto le cuesta tolerar? 14) ¿Verá en la indicación de análisis una confirmación o una refutación a su diagnóstico de agresión "innata"? 15) ¿Podrá sentir que el analista reemplazará a su esposo en los cuidados maternales del hijo? Esta lista de preguntas es incompleta. Uno de los pocos desarrollos que podríamos anticipar como probable. tal como lo hace en su casa y en el colegio. llevar a la creación de un campo psicológico dominado por el control. que el conocimiento del niño y de los padres es muy parcial y que toda conjetura sobre las posibilidades de establecer un tratamiento y sobre los eventuales beneficios del mismo son tentativas e imprecisas. en cambio. es que el niño. Sabe también que no hay estudios comparativos sistemáticos que le faciliten la indicación de tratamiento. La alternativa. No tiene otro recurso que usar sus criterios personales surgidos de su experiencia. porque esto entorpecería la creación de la situación analítica. pero puede anticiparse que las luchas dentro de la sesión y los controles de la conducta agresiva que serían necesarios podrían despertar severas reacciones por parte del padre que seguramente las percibirá como esfuerzos coercitivos del analista para someter a su hijo. a poco de comenzado un proceso analítico. Por su parte. es la de desconocerla y adoptar en consecuencia una postura mágico-mitológica de seudoconocimiento.Por nuestra experiencia. las convicciones. La idea central de este trabajo es simple: no hay recursos racionales ni mágicos para resolver las complejidades psicológicas de la indicación. el analista no cuenta con ningún conocimiento sistematizado que le facilite la indicación. que deben quedar por necesidad no resueltas. Es sólo lo suficientemente extensa como para expresar la enorme complejidad de la situación psicológica de indicación de tratamiento. el dominio. ¿sería oportuno investigarlas? 6) ¿Cuántas posibilidades y cuán útil al futuro proceso analítico del niño tendría el hecho de detenerse a esclarecer las motivaciones profundas del padre? 7) Dada su especial valoración de la agresividad. ¿sería útil advertirle al padre que en el curso del tratamiento el hijo podría mostrar menos agresión manifiesta? 8) ¿En qué medida la oposición al análisis de este padre es un desplazamiento de sus conflictos con su esposa? Si fuese así. pierda su capacidad de integrar la agresión y las ansiedades persecutorias y que recurra al ataque literal al analista y a su setting. Éste consiste en que el analista facilite con su actitud de "tentatividad". hasta ahora desconocidas. desconocimiento y relatividad. ¿qué motivaciones tendría para hacerlo? 5) Estas motivaciones. Podría. Esto no es considerado como un problema para el curso del análisis en sí. aceptase la recomendación de análisis para su hijo. la iniciación de un clima psicológico y una modalidad de relación de mutua dependencia que pueda eventualmente facilitar el establecimiento de la . hacemos las siguientes preguntas: 1) ¿Cómo escuchará este padre la recomendación clínica de psicoanálisis para su hijo? 2) ¿Hasta qué grado prevalecerá su preconcepción de que el análisis somete a los pacientes a las directivas y los consejos del analista? 3) ¿Puede el analista corregir en unas pocas entrevistas la valoración que tiene este papá de la relación analista-paciente? 4) Si el padre. la fuerza. un alivio y reparación para la tarea de matemación que ella no realiza? 13) ¿Tendrá la expectativa de que el analista cambie la "esencia" agresiva de su hijo y quizá vicariamente la de su esposo. Sobre los datos de la evaluación de Jorge. posiblemente. Sabe que hay varias formas de psicoterapia individual y grupal y de tratamientos institucionales y medicamentosos. hay un recurso que nos parece trascendente. a pesar de su visión del análisis. por otra parte.

Esta anarquía queda totalmente reducida cuando podemos pensar al niño desde su enfoque evolutivo. porque se corre el riesgo de que muchas cosas pensadas en la soledad de la reflexión (como decía muy bien Silvia) ya hayan sido dichas y que otras eventualmente se salgan del marco de lo señalado anteriormente. traspolándolo luego al tratamiento de niños y adolescentes. Si tenemos en cuenta lo que nos dice Sigmund Freud. cuando nos presenta el enfoque de la fobia de Juanito desde la perspectiva de una metapsicología psicoanalítica.situación analítica. Y si bien esto importa centralmente para el paciente. hemos aprendido a pensar en el niño sano y en el niño enfermo desde una perspectiva diferente. Nos importa. Pero tan relativa es la posición del analista que. el analista hace dos determinaciones principales. Quisiera darle un enfoque muy clínico a esta temática. teniendo en cuenta el comportamiento de sus instancias psíquicas (comprendidas en términos de yo. Doctora Susana L. y la interacción entre estas instancias. hasta 1909. creo que la confrontación de los distintos enfoques es factible y. aun en aquellas cuestiones que se resuelvan favorablemente. muy estimulante. es la instalación de una relación de control o coerción mutua basada profundamente en el pensamiento mágico y no conducente al desarrollo de la situación analítica. Pienso que no está de más decir que desde 1905. Simplemente nos parece que es intrínseca y esencial a la naturaleza del proceso analítico. además. de la verbal y de la combinación de . el tratamiento puede comenzar y en el transcurso se irán develando y resolviendo algunas de las complejidades que inicialmente estaban en tinieblas. si tenemos en cuenta que el psicoanálisis puede brindarle al niño las mismas ventajas y los mismos privilegios que a un adulto y que sólo varían las técnicas de comunicación con las cuales el niño va a expresar su conflictiva (léase expresándose a través de la actividad lúdica. Anna Freud. a las demandas que su mundo ambiental le exige. destacar que no consideramos a esta situación del analista como negativa. pienso que coincidimos todos en el reconocimiento de que el tema es muy debatido. podrá tener el conocimiento certero de muy pocas. de la pareja combinada y de la situación ambiental en la cual el niño ha estado inserto. La experiencia clínica nos sugiere que el curso profundo del proceso analítico está conducido por las activaciones y desilusiones de las expectativas inconscientes. aunque más periféricamente. de la mímica. y desde ya parto del punto de vista de una total legitimación del tratamiento psicoanalítico para la psicopatología infantil. En base a su experiencia personal decide si el análisis podría serle beneficioso a su paciente. La indicación no queda establecida de una vez. A partir de allí hemos visto muy bien esta noche que las distintas escuelas han desarrollado distintas estrategias en cuanto al abordaje de la psicopatología infantil. para los padres. que es un tema que ha sido abordado por las distintas escuelas con características muy diferentes y llegando a conclusiones muy disímiles. Hemos descripto y subrayado limitaciones al conocimiento y al control por parte del analista a lo largo de este ensayo. superyó y ello). Sin embargo. finalmente. cuando Freud empezó a pensar en Juanito (porque el padre sometía las notas que hacía de Juanito psicoanalíticamente antes que éste desarrollara su fobia). En la realidad clínico-psicológica de la indicación. así como la interacción de su persona con el medio ambiente. Lo opuesto. podemos apreciar en qué medida el niño se puede adecuar a las exigencias de su ello. Yo quisiera atenerme en forma bastante ceñida al tema que nos convocó. el curso del análisis les presentará sucesivos momentos en que necesariamente van a rectificarse las motivaciones y expectativas conscientes e inconscientes que sostienen el tratamiento. Esto hace que en la historia de los tratamientos y de las técnicas de abordaje psicoanalítico del niño encontramos una gran anarquía de enfoques. Si se dan esas dos condiciones. o sea el de "Indicaciones y contraindicaciones en el tratamiento psicoanalítico de niños". pero un equilibrio al fin) para poder funcionar en el medio ambiente en el cual le es dado vivir. del padre. también es cierto. Melanie Klein y muchos otros colegas que se han dedicado a la aplicación del psicoanálisis al tratamiento de la psicopatología del niño. Como lo hemos visto esta noche. de la gráfica. y enfatizo lo del tratamiento psicoanalítico de niños porque quisiera trazar una diferenciación entre lo que yo entiendo que es pensar psicoanalíticamente al niño y desplegar una terapia con una estrategia psicoanalítica. De este modo. y comprender el recurso en función del cual logra un equilibrio (inestable por cierto. Y luego evalúa si el paciente y los padres pueden aceptar su encuadre del tratamiento analítico. de la problemática de la madre. y hacia lo que advertimos. tal como nos las ha enseñado Freud en la aplicación de su método con pacientes adultos. Tanto para el paciente como para sus padres. de Ferrer: Desde ya quiero dejar sentado que no es justamente una posición privilegiada ser la cuarta en la intervención. enfocando la problemática ya sea desde el punto de vista del discurso familiar.

la separación de los padres u otro tipo de situación que hizo perder un logro ya adquirido en forma transitoria. Desde lo menos severo a lo más severo. el psicopedagogo. o si hay una traba más trascendente. nos darán la pauta de si esa variación de la normalidad es una variación dependiente de factores poco trascendentes. modificados estos factores. Siguiendo el perfil metapsicológico que nos propone Anna Freud. En estos casos con mucha evidencia salta a la consideración del terapeuta un motivo: la enfermedad de una persona muy próxima al niño. los de Hughs Helmuth o Sophie Morgenstern y otros precursores de la técnica en psicoanálisis de niños. Pienso que este nivel de patología es el que requiere indefectiblemente un apuntalamiento psicoanalítico. Tanto los pediatras como los educadores y los padres denuncian hoy en día precozmente un síntoma que da cuenta de un funcionamiento conflictivo del aparato psíquico. Si ustedes recuerdan los primeros tratamientos descriptos por Anna Freud o Melanie Klein. el endocrinólogo. la exploración ambiental de su desenvolvimiento y las entrevistas diagnósticas a través de las horas de juego que se dispensen con él. por supuesto. pero tal vez lo podamos hacer en una segunda vuelta. En estos casos. no ha sido un supuesto aceptado desde los comienzos de la historia del psicoanálisis.todos estos canales de comunicación). dando al terapeuta la oportunidad de trazar un perfil que. el psicomotricista. con lo cual. que requiere eventualmente una intervención nuestra (por más pequeño que sea el niño) y quizá una atención interdisciplinaria. porque creo que estuvimos todos de acuerdo en que este tiempo diagnóstico es un instrumento valiosísimo para poder evaluar la indicación o la contraindicación de un tratamiento. prescindían del tiempo diagnóstico. quienes los llevaban directamente con indicación para terapia. Son trastornos de funciones que ya habiéndose logrado sufren una regresión (el niño vuelve regresivamente a situaciones previas). también de la pulsión instintiva. la entrevista diagnóstica era obviada. Pienso que no es el momento de decir qué estrategia emplearíamos para actuar sobre este tipo de problemáticas. quieren conocer la causa por la cual esto está aconteciendo y cómo puede modificarse el retraso o la variación que se está dando. etcétera. se trata de los trastornos transitorios del desarrollo. donde la consulta corresponde a momentos en los cuales los padres. permita trazar una estrategia y una orientación terapéutica. una mudanza. con distintos niveles de alteración de la evolución y de la conducta en el niño. o sea de distintos especialistas que pueden hacer aportes útiles para la solución de la problemática. Es evidente que en una situación de esta naturaleza la exploración histórica de la evolución del niño. . El hecho de pensar al niño psicoanalíticamente hace que cada vez más se reconozcan con mayor frecuencia distintos tipos de disturbios. creo que nos vamos a encontrar yendo desde las manifestaciones menos comprometidas a las más comprometidas. del superyó y. Me refiero aquí a la intervención del neurólogo. Sin ir más lejos y en un ejemplo muy simple. Hay otro tipo de trastornos que pueden ser rubricados y que son frecuentes en la consulta. eventualmente. si rastreáramos los casos que Melanie Kein trae en su libro Psicoanálisis de niños. un niño que atrasa su deambulación o retrasa su lenguaje o su control de esfínteres es muy a menudo objeto de una consulta. Pensar psicoanalíticamente en el niño. que no han consolidado una patología neurótica sino que son alteraciones de la conducta o manifestaciones psicosomáticas transitorias. Nos damos cuenta de que no podemos encuadrar en la indispensabilidad de un tratamiento psicoanalítico propiamente dicho todas las consultas que se nos dispensa en relación con síntomas o conductas conflictivas que el niño pone de manifiesto. Llegamos así a los trastornos en los cuales notamos una estable y continua regresión o detenimiento del desarrollo del yo. Esto impone una evaluación diagnóstica previa. tenemos que aceptar que en estos momentos el criterio de indicación o contraindicación del tratamiento psicoanalítico para un niño y el criterio de analizabilidad de un niño deben ser evaluados en función de un tiempo diagnóstico. implica pensar en él desde el punto de vista metapsicológico. en la forma en que interacciona con el medio ambiente. veríamos que son niños que han pasado directamente a un tratamiento psicoanalítico. Esto nos conduce a pensar en la utilidad de la creación de un perfil diagnóstico que nos permita adecuar la estrategia del tratamiento en cada caso particular. vamos a tropezar con variaciones del desarrollo evolutivo normal. la función se va a integrar. Esto que de alguna manera constituyó un consenso en esta mesa. pensar en él desde el punto de vista de las características evolutivas en cada una de sus etapas de estructuración y. a su vez. los pediatras o los educadores consideran que determinado logro evolutivo se está demorando. Analizaban niños que eventualmente provenían de otros colegas o de hijos de analistas. del cual pienso que constituye una de las clasificaciones psicopatológicas más psicoanalíticas que están a nuestra disposición. el psicolingüista.

Pienso que las distintas estrategias deben tomar en cuenta también las terapias que incluyen una estrategia familiar y el abordaje de las situaciones vinculares (intrafamiliares). tanto en términos del desarrollo del yo como del superyó y del ello. Hizo referencias a las distintas perspectivas teóricas y a las dificultades que pueden llevar a caer en eclecticismos o en posturas demasiado opuestas. sino también todo lo que puede tener que ver con respecto al psicoanálisis y las distintas corrientes. los analistas nos preocupamos por cifrar determinado autor y nos quedamos en esos ciframientos. tales como la disfunción cerebral. pero son estrategias derivadas del tratamiento psicoanalítico. descifrando. una regresión que facilite una reestructuración y resignificación de la conflictiva del niño. para después proceder a la discusión. De la exposición de María Esther. una eventual restitución de la organización del aparato psíquico. inspirados en un enfoque psicoanalítico (en el más amplio sentido de la palabra) pero de hecho no con una estrategia psicoanalítica tal como la recomendamos en un niño con un trastorno neurótico. es el abordaje terapéutico ideal para la psicopatología infantil. sus contenidos oníricos. Pienso que en este nivel de patología el tratamiento psicoanalítico es el único elemento que puede asegurar una reversibilidad de la patología. sobre todo en púberes y en adolescentes. No quisiera terminar esta exposición sin volver al tema de la aplicación del psicoanálisis de niños con distintas estrategias. Otro nivel más grave lo constituyen aquellos trastornos que implican un compromiso orgánico.Un apuntalamiento psicoanalítico diferente de la técnica que Freud usó con Juanito. como ya he dicho. sus ensueños. creo que uno de los puntos básicos que ella toma es cómo escuchar el pedido. una psicopatía o un niño con trastornos de tipo psicopático. La terapia grupal. el tratamiento psicoanalítico individual no es suficiente. desde dónde y cómo resolverlo. y se instala incluso una neurosis de transferencia. pues podemos abordar distintas situaciones conflictivas con estrategias que eventualmente no son las de un tratamiento psicoanalítico propiamente dicho. Creo. sin embargo. su conducta en general. Es decir. ya sea dentro del rubro de las psicopatías. mímico o con todas estas expresiones alternativas y concomitantes. interpretarlas a través de la verbalización a partir de una situación transferencial que se instala indefectiblemente. y a partir de ahí determinar las estrategias. en el cual el niño puede desplegar (así como lo haría un adulto) sus fantasías. En estos casos es muy compleja la configuración de la estrategia de abordaje terapéutico. porque. pensar psicoanalíticamente en el niño nos abre una compuerta que es un privilegio de nuestra época. Avanzando más en la patología. está hoy a la orden del día como lo están también los tratamientos de tiempo y objetivos limitados. como descubriendo algo muy importante. de las perversiones y de las psicosis. Licenciado Eduardo Mandet: Realmente las exposiciones han sido profundas. En nuestra época. demuestran sintomatologías que pueden ser agrupadas. a ella le interesa sobremanera el tema del estudio diagnóstico profundo del paciente. como para nombrarlos y pensar las cuestiones que cada una de las exposiciones abren. verbal. Generalmente. creo que es muy interesante cómo vos podés ir tomando. A veces. Voy a intentar buscar ciertos puntos nodulares de cada una de las exposiciones. la epilepsia. gráfico. que un tratamiento con un encuadre estable en una relación bipersonal que permita establecer una relación transferencial y contratransferencial. las disfunciones perceptivas de distintos niveles (hipoacusias. Es misión del terapeuta poder comprenderlas. la orientación terapéutica hecha a los padres es una estrategia nada desdeñable. que conjuntamente con el seguimiento y la observación periódica del niño puede ser de enorme utilidad. Con respecto a Silvia son muchos temas y muchas las preguntas. hablaremos de aquellos chicos que presentan una regresión intensa de su aparato psíquico. independientemente de que ésta esté expresada a un nivel lúdico. un tratamiento en el cual se crea un espacio terapéutico con todo lo que esto implica desde el punto de vista del consentimiento de los padres y de la creación de un encuadre. una caracteropatía. y nos . Se refirió también a la importancia de poder tener en cuenta no sólo lo que puede ser todo lo que tenga que ver con la historia del paciente. pero también en niños con distinto tipo de somatizaciones y con distintos tipos de conflictivas en la conducta. y se requiere de atención interdisciplinaria y atención del grupo familiar. porque implica la convocatoria de un equipo de trabajo en el cual el tratamiento psicoanalítico per se está indicado en concomitancia con otros abordajes interdisciplinarios. Hemos visto a través de reiteradas observaciones y experiencias que esa neurosis de transferencia se instala y que también existe una fuerte corriente contratransferencial. trastornos de la visión) y otros elementos de compromiso orgánico que tienen una trascendencia enorme sobre la organización del aparato psíquico. distintas corrientes teóricas.

Al respecto. Y considerando este último caso quisiere preguntarte si podemos realizar aplicaciones del análisis sin que pensemos que eso es un análisis en el sentido estricto de aplicación del método psicoanalítico. Otro tema importante de tu exposición es la aplicación del psicoanálisis a otras áreas. respecto de la teoría. pero es para intentar un primer abordaje. Hacer trabajar la teoría quiere decir someter la teoría al juego de sus propias exigencias. en la cual no sólo tengo que dar cuenta de las fallas de la estructuración de las funciones. Voy a tomar el ejemplo de los trastornos de aprendizaje para plantear de qué manera yo podría coincidir y discrepar con algo de lo que plantea Susana. la idea es hacer trabajar la teoría. Doctor Ezequiel Jaroslavsky: Silvia. a partir de distintas escuelas. y cómo actuar si es un paciente no analizable. yo te quería preguntar: ¿cómo se puede guardar cierta especificidad del psicoanálisis cuando se aplica en otras áreas? Les pido disculpas por el recorte que hice. pasaje del ejercicio pulsional puro a la sublimación. Coincido totalmente con la preocupación respecto de los trastornos evolutivos y creo que hay que volver a recuperarlos como problemática central del psicoanálisis de niños. sino de su funcionamiento normal. las cuales no sólo incluyen a lo psicoanalítico sino también a otros campos. en el esquema te referís a que hay un momento de constitución desde los padres. la sublimación como problema central de la constitución infantil. ¿Cómo se efectuaría ese proceso de desilusión inconsciente? Con respecto a Susana creo que hay dos puntos importantes: el enfoque metapsicológico y evolutivo (con respecto al paciente. es una inhibición en el sentido planteado por Freud (en Inhibición. Creo que hay dos temas que te preocupan y que desarrollás: el tema de la temporalidad –la memoria– y el de la ética. cómo actuar. ir encontrando distintos caminos. me planteo: ¿qué es lo que no me permite compartir la forma en que es visto el trastorno de aprendizaje como trastorno sintomal o no? Entonces señalo lo siguiente: intento trabajar desde una perspectiva freudiana. de Jaroslavsky: Un elemento remarcado por Susana es la realidad externa. Un punto que me gustaría que vos desarrollaras más es cómo te manejás con esos momentos míticos a los cuales hiciste referencia y sobre ciertas metabolizaciones que el chico tiene que hacer de esas determinaciones que partirían desde los padres. Si es una paciente analizable. efecto de la operancia de la represión. La vuelta proyectiva hacia el exterior. me gustaría que pudieras desarrollar más el tema de la desilusión inconsciente. en el cual se arma la fantasmática. parto de la idea de que las funciones no se constituyen por evolución. o es un trastorno en la constitución del aparato. síntoma y angustia). además. Licenciada Susana V. donde hay fallas en el proceso secundario y a partir de las cuales se producen los trastornos del pensamiento y de la lógica. ¿De qué manera aparecería en tu gráfico la interrelación del grupo familiar en la constitución del niño y toda la situación psicosocial en donde está inmerso ese niño? Doctora Silvia Bleichmar: La primera cuestión. vos tratás de descifrar para. En la medida en que está en juego. Entiendo que hay una verdadera preocupación por poder trazar un perfil diagnóstico del chico. Con Laplanche y con otros psicoanalistas. A partir de esta cuestión.ceñimos exclusivamente. Así. Es como si vos desmitificaras de alguna manera todo este proceso a partir de lo que puede ser el pedido de los padres y desde lo que puede ser el saber que se supone tiene el psicoanalista. es decir. ¿es un espejo o hay un proceso? Doctora Silvia Bleichmar: Ahí está la metabolización. pero fundamentalmente a partir de la propuesta de Laplanche. con respecto a la familia) y cómo se interrelaciona con el crecimiento armónico del niño. . sino que se constituyen por producciones del aparato psíquico en la instauración del proceso secundario. la estructura psíquica. También el tema de cómo actuar con el paciente que viene a la consulta. Cuando me encuentro con un problema de aprendizaje (retomando la preocupación de Alberto) dentro del campo analítico me planteo una primera bifurcación. en función de distintas áreas que van a dar lugar a distintas estrategias. la importancia que tiene el proceso y la creación de ese espacio que se tiene que ir dando. no es algo que se me ocurre a mi. En este sentido. Creo que fue una preocupación central de Anna Freud y de la gente que ha trabajado en relación con ello.

no tengo problemas severamente psicóticos con el niño.Ésta es una preocupación que Melanie Klein nunca podría haber tenido porque. Laplanche me decía un día charlando sobre Hans: si Freud hubiera tratado . pero sí puedo dar cuenta de que tengo una preocupación muy marcada en este momento por recuperar dos problemas en el interior del psicoanálisis. y creo que dan origen en el plano de la salud al orden de la creencia. en mi opinión. Yo no comparto las propuestas actuales acerca de la docta ignorancia y la reificación del analista como el inverso del sujeto supuesto saber. Y es a través de la simbolización de lo innombrable que se termina de constituir el aparato. pero yo me planteo desde una perspectiva metapsicológica cómo hago jugar estos momentos descubiertos en la constitución del aparato. hasta que no tenga claro qué es lo que está operando en ese trastorno: trastorno en la constitución de la estructura del aparato o síntoma con inhibición en caso del aparato constituido. creo que para dejar de jugar a creer saber tenemos que empezar a saber. no como momentos de desarrollo sino como momentos de estructuración a partir de la elaboración de las instancias. Ahora bien. ¿Anabilizabilidad o qué? Cuando marco en el gráfico este movimiento constitutivo. . y cuando se estructuran como patológicos a la renegación (o a la desmentida como lo planteó Freud). que en realidad es una antiética de la pulsión de muerte. desde mi punto de vista. y entonces me preocupa centralmente el problema de la historia y la memoria. En la medida en que se ligaba la fantasmática. para ella. entonces hay un periodo en que tendré que trabajar con binomio. Eso en relación con el problema de la teoría. Comparto en ese sentido con Valeros la preocupación de la diferencia entre saber y creer saber. se pasaba a la posición depresiva y la pulsión de muerte dejaba de disgregar al aparato. debo saber dónde opero. Y a partir de aquí. En segundo lugar. ¿cuál es la determinación actual del síntoma con inhibición? Luego. yo te podría decir que tomando esta cuestión de la exigencia teórica todo desarrollo teórico se juega entre algo que es la motivación inconsciente y algo que es del orden de la racionalidad. y una mala lectura además en última instancia de Lacan. ¿Entienden cómo voy planteando el movimiento teórico? Entonces. De manera que cuando me encuentro con un trastorno en la constitución de los grandes movimientos defensivos previos a la represión originaria. Pero no puedo decir que esto sea análisis. El sujeto supuesto saber es la imaginería del conocimiento del analista. Ahora bien. el problema de la ética. pero que permita operar con un índice de conocimiento donde el analista. o es un producto de que algo desencadena en los modelos pedagógicos esta imposibilidad de aprender. sino formas de simbolización de lo innombrable. Yo no voy a dar cuenta acá de mis motivaciones inconscientes. Quiero explicitarlo porque en ningún momento Lacan lo ha planteado así en su Seminario de la ética. Uno es la expulsión del acontecimiento y la historia a partir de la impronta del formalismo lógico en estos años (el formalismo estructuralista). si yo no tengo una falla en la estructuración del aparato estamos salvados: estoy frente a una estructura neurótica. con lo cual nunca se le hubiera planteado el problema de la problemática del proceso secundario. es alguien que sabe lo que sabe y no sabe lo que no sabe. por ejemplo. la memoria y la ética que vos planteás. veo precursores que van a dificultar esta instauración y tengo que operar. si hay síntoma con inhibición. en la medida en que se ha subordinado la ética de la práctica terapéutica a una supuesta ética del deseo. como un cambio de colegio. porque entonces no puedo trabajar como decía Freud rellenando las lagunas mnésicas y haciendo consciente lo inconsciente. en el caso de estos abrochamientos previos donde nosotros tenemos una predominancia a veces del engolfamiento en la estructura materna. sino que tengo que operar de manera que aquello que está en el orden de la confusión pase al inconsciente o al preconsciente y se simbolice. que no haga caer en la ilusión mágica del analista que propone determinaciones. pero algo sabe. pero el analista sabe lo que sabe y hay cosas que no sabe. a la escisión y al clivaje longitudinal del yo. Entonces. Ésta es la preocupación. Hablé de la transformación en lo contrario y la vuelta contra la persona propia como los primeros grandes movimientos defensivos. intento por supuesto otorgar una forma de racionalidad al diagnóstico. el análisis no es sólo una interpretación que devele lo inconsciente. el inconsciente opera desde los orígenes. en este momento? Pero yo tengo que hacer todo un deslinde previo para no proponer acciones. desde aquí yo digo: Anna Freud descubre una preocupación importante en el análisis de niños. Yo considero que no son sólo defensivos sino estructurantes. Pero tengo que tener claro para crear las condiciones de analizabilidad que ninguna falla estructurante del aparato queda sin secuela y que el pasaje de una psicosis simbiótica tendrá derivaciones fóbicas graves y posteriormente obsesivas severas. retomando la cuestión de los problemas de aprendizaje. yo tengo que plantearme: ¿de qué es producto esta inhibición? ¿Es producto de ejercicios de las contracargas de una represión que opera de tal modo que no posibilita el aprendizaje. en relación con el problema de la temporalidad.

¿Por qué? Porque el aparato tiende a soldar aquello que no puede reestructurar y así yo tengo que prever en el momento del diagnóstico los posibles movimientos reestructurantes. éste es un concepto que retomo de Laplanche. Martín había tenido una hipsaritmia de lactante. al cual llamaremos Mario. habrá posibilidad en determinado momento de constituirse la pérdida de las heces y el control de esfínteres. Doy un ejemplo: para mí. una epilepsia grave que trae habitualmente un daño cerebral importante si no es atendida adecuadamente con antiepilépticos y cortisona. orienté a Martín hacia un tratamiento neurológico. Mario (el hermano menor) presenta logros evolutivos acelerados para su edad cronológica y una sintomatología tal como es la enuresis. Cuando cuatro años atrás había sido consultada por Martín (Mario tenía 4 años en aquel entonces) sufría de un trastorno muy significativo del desarrollo. muy querido por sus pares. porque pienso que éstas son los movimientos constitutivos de los primeros ataques de angustia y de las primeras simbolizaciones de la angustia. trastornos de las funciones cognoscitivas y trastornos del desarrollo en general. Pero al mismo tiempo retomo la preocupación de Anna Freud por las fobias infantiles. para que el sujeto pudiera enfrentarse a la no desestructuración del aparato. si ustedes quieren.al Hombre de los Lobos en el momento de Hans. psicopedagógico y psicoterapéutico. exitoso. de Ferrer: Yo creo que por más diversidad de criterios que nosotros tengamos. tenemos más coincidencias que discrepancias. Entonces tengo que crear condiciones de analizabilidad a futuro. Como contrapunto a esta situación. al cual llamaremos Martín. En distintos momentos fui consultada por dos hermanos (con un intervalo de cuatro años entre una consulta y la otra) a los fines de un psicodiagnóstico y de una orientación terapéutica para cada uno de ellos. pero dar cuenta de su metapsicológica. sino precisamente su falla. Retomo la cuestión del desarrollo evolutivo porque pienso que es la forma en que en lo real se plasman los movimientos de la estructura. Doctora Susana L. Digo aparentemente porque en realidad lo que vimos que motivó la consulta fue que se sospechaba una malformación renal en él (que no tenía nada que ver con la enuresis. se hubiera encontrado también con una fobia y si lo hubiera tratado después con una neurosis obsesiva grave. cuando reflexionamos en torno a un material clínico como el que trajo José. incluyo entrevistas con padres. Finalmente. incluyo binomio. ni mucho menos un deseo de la madre. Martín tenía 9 años. con trastornos del lenguaje. al punto que el urólogo mismo indicó . Martín tuvo una excelente evolución. y ésta debía exponer al niño a una exploración de tipo diagnóstico (endoscópico) bastante traumática. y considero el negativismo como un movimiento precursor de la identidad. en fin. si hay posibilidad de estructuración de las pérdidas a partir de la estructura del Edipo. Esta situación había que articularla con la consulta de cuatro años atrás por el hermano mayor. el no (la constitución del no) es definitiva en la constitución del aparato psíquico. a tal punto que en estos momentos es un niño que transita por una escolaridad normal (con un desfasaje de un año solamente con respecto al nivel de escolaridad que le correspondería por su edad cronológica). Ella planteaba que el superyó no era el reflejo del superyó de los padres. pero esas condiciones de analizabilidad tienen que pasar por la terminación de constitución del aparato. Creo que en esto Melanie Klein era muy sabia. entonces retomo esta preocupación de Lacan por la constitución sexual en el interior de la estructura del Edipo. de alguna manera. es retomar esta preocupación. sino que es algo que se recompone y vuelve sobre lo real. es decir. Entonces. se enuncia que la preocupación era su enuresis primaria a los seis años. La idea es que el inconsciente del niño no es el reflejo de la estructura edípica. desde ya). Hay procesos complejos de recomposición metabólica y lo que se reproyecta sobre la estructura inicial no es idéntico a lo que se plasmó. entre las pulsiones y las modalidades defensivas. En ese sentido. lo voy definiendo según cómo se van produciendo las circulaciones edípicas. lo que intento. loo cual obligaba a complejos movimientos defensivos muy severos. Uno de los niños. pero pienso que hay determinantes intersubjetivos de las modalidades de las renuncias pulsionales. yo también había traído un material clínico que me pareció especialmente ilustrativo. Trae trastornos evolutivos concomitantes. En relación con la metábola. Esto no es directo ni inmediato. que motiva aparentemente la consulta de los padres en esta oportunidad. En el momento de la consulta por Mario. Ahí opero con otras técnicas. En aquella oportunidad. Yo tengo una preocupación fundamental por entender de qué modo lo que aparece como síntoma del desarrollo es síntoma de la constitución general de la estructura. presentaba un desarrollo que fue definido por la madre como acelerado: un niño aparentemente brillante. Había padecido una situación sumamente diferente. muy gratificante en el hogar en el cual se desarrollaba. traía como contrapunto la problemática de Mario. y. como lo planteó Susana.

además. ya que está en juego la organización psíquica del niño. y cualquiera fuese su traba hay que ayudar al desbloqueo. cuán encubiertas son en cuanto al orden de prioridades que tienen. en todo caso. si hemos utilizado el tiempo para realizarlo. que envía al niño a un psicopedagogo sin mediar el paso por un psicoterapeuta. éste deberá poder apreciar todas las problemáticas existentes y orientar hacia su atención específica. conjuntamente con el desbloqueo afectivo pediría un entrenamiento de tipo psicopedagógico. con una seria perturbación de su organización y de su estructura psíquica. de una enorme dispersión. en las entrevistas diagnósticas. con una gran dificultad para organizar cualquier tipo de secuencia lúdica que pueda implementar con los elementos que están a su alcance. Porque a veces el que decide es el pediatra. Asimismo aconsejaría un tratamiento de tipo psicolingüístico. bueno. Licenciado Eduardo Mandet: Ahora yo estaba pensando que hay algo en común en las tres presentaciones que tiene que ver con desmitificar el lugar del terapeuta. No conozco ningún profesional que se tome el tiempo que nos tomamos nosotros para la confección de una historia evolutiva y evaluar los matices del funcionamiento de un niño con su mundo objetal. tenemos que dispensar toda esta orientación. la brillantez de este niño que definen como un enurético primario (a los 6 años de edad) y donde el motivo angustioso de la consulta está centrado en torno a la proximidad de una exploración. donde hay una tarea creativa que es la que vos proponés en ese trabajo de reconstrucción. Si a determinada edad un chico no opera al nivel que le correspondería por su edad cronológica. y análisis en el más estricto sentido de la palabra. cómo lo primero que los padres manifiestan es la aceleración de Mario. con un disgrafismo notorio. un hijo sano que tiene una demora en su control de esfínteres (que es la enuresis) y que. que como ustedes saben se rige con una técnica completamente distinta a la psicoterapéutica. en su forma concomitante o consecutiva o aun previo a nuestro abordaje psicoterapéutico. Vean ustedes cuán polifacéticas son las motivaciones de la consulta. es nuestra responsabilidad hacer una orientación completa hacia sus oportunidades terapéuticas (aunque trasciendan nuestra área). que nos obliga a hacer indicaciones precisas. Cuando yo hago las entrevistas diagnósticas con Mario me encuentro con un niño hiperkinético. Pienso que cuando un niño tiene la oportunidad de una entrevista diagnóstica o de un tiempo diagnóstico por parte de un especialista de nuestras características. sí. . de Ferrer: De acuerdo. un tratamiento de apuntalamiento de la psicomotricidad (fina o gruesa según se trate) si las circunstancias lo requieren. tiene un estancamiento o una demora en sus logros evolutivos. con una gran dificultad en su concentración. de su historia (y tanto de su historia muestran los padres). Doctora Susana L. Un tiempo diagnóstico es algo así como una radiografía muy penetrante del funcionamiento de un ser humano en evolución. en donde no necesariamente a veces es un psicoanalista que aplica exactamente el método psicoanalítico. Planteo una situación que es la siguiente: cuando un niño y una pareja parental han promovido la oportunidad de una consulta con un terapeuta. Entonces.psicodiagnótico a fin de ver en qué medida se podía preparar al niño para que esta exploración fuera menos traumática. muestra tanto de su funcionamiento. En el psicodiagnóstico vemos que este niño no se desenvuelve bien para su edad y que. Yo indicaría concomitantemente un tratamiento psicopedagógico al ver que un niño está trabado en su operatoriedad. podemos consultar quién puede proseguir la investigación. La aparente brillantez en su desarrollo es una especie de restitución ilusoria que los padres quieren hacer. indefectiblemente me llevaba a decir que este niño con futuras exploraciones o sin futuras exploraciones requería análisis. pero si tenemos la suerte de tener una visión panorámica de ciertas disciplinas que atañen al niño. En este caso es indicado el tratamiento psicoanalítico. Doctor Ezequiel Jaroslavsky: Pero de todas maneras remarcarías que el campo estaría más determinado desde el terapeuta que desde una subespecialidad. va a ser sometido a una endoscopía: "Tantos chicos son sometidos a una endoscopía". para dar cuenta de que han tenido un hijo enfermo y ahora tienen un hijo brillante. o sea que la concentración de la información estaría por parte del especialista en niños. Vos lo traés en relación con lo que pueden ser las áreas propias del psicoanalista. que de por sí resulta truamática y sumamente preocupante tanto desde el punto de vista del niño como desde el punto de vista de los padres.

Haciendo lo más que . para ella. son cuestiones distintas. Yo pienso que sí. Es decir que no tendría todas las preguntas de entrada ni tiene que darlas inmediatamente en determinado momento sino en un proceso. y si le puedo ayudar un poco más. creo que desmitificar es una cosa y entrar en el plano de la incredulidad es otra. Por eso me gustó tu libro. puedo decir que tengo una idea de las preocupaciones teóricas de Silvia. no sé qué son en la clínica. todos nos hemos formado y aprendido a través de lo que nos enseñaron los libros. A mí me interesa enormemente rendir servicio al paciente por el cual se me consulta. tendría que ver cómo trabaja. de Ferrer: Yo tengo la impresión de que con el tema que nos convocó esta noche pusimos de manifiesto también ciertas propuestas que cada uno tiene en cuanto al alcance de la efectoriedad y de la utilidad del tratamiento psicoanalítico para un ser humano en evolución (ya sea un niño o un adolescente). ¿verdad? Freud nos cuenta Juanito. Esto es lo que tratamos de decir sobre el proceso psicológico de la indicación. Doctor José Valeros: Yo no renuncié. que podría repetir quizá los planteos esenciales que hizo sobre la evaluación (el sistema conceptual que ella utiliza para evaluar a un chico y su definición de psicoanálisis). me pasa cuando viene el paciente y la familia. Para llegar a saber las cosas que a mí mismo me importan yo necesito mucho tiempo.. Doctora Susana L. comentando el punto de la desmitificación. Creo que si desde la perspectiva psicoanalítica tratamos de sofisticar mucho la conceptualización de lo que está ocurriendo. es mejor que si le ayudo un poco. entiendo que estamos viviendo en un mundo que conduce a la incredulidad pero creo que el psicoanálisis pasa precisamente por poder recuperar la credulidad. Doctor José Valeros: Voy a tratar de volver a explicitar la misma idea que está en este trabajo. me gustó tu libro porque entiendo que abre las puertas de la credibilidad psicoanalítica. Ahí es donde entra el problema de la ideología. que este pequeño ensayo es un intento de desmitificar algo. o sea que acepto totalmente la fractura de la omnipotencia: si le puedo ayudar un poco. vos contás Mary. la idea de que sólo se puede creer cuando uno ve es algo altamente discutido epistemológicamente. Tendría que ver chicos con Silvia. y contacto personal y directo. Entonces. Pero estoy convencido de que yo no sé.Creo que vos lo traés con relación a que el psicoanalista tiene que ir dándose todo un tiempo para poder ir pensando. Por ejemplo: si yo tomo lo que nos ha dicho Silvia. tendría que verla para saber lo que ella dice. trato de mostrarlo en la clínica". yo no sé cómo trabaja Silvia. Doctora Silvia Bleichmar: No. Es decir. yo creo que podría repetir esto bastante bien. creo que la única forma de llegar a saberlo es a través de un contacto personal y prolongado. y muchas no las voy a llegar a saber nunca. Doctor José Valeros: Podría estudiar el libro. ese algo yo creo que lo puedo volver a tratar de decir en términos de lo que pasó esta noche acá. dije que me va a llevar mucho tiempo. pero mi propuesta es poder poner mi conocimiento teórico y mi experiencia al servicio de este ser por el cual se me consulta. Yo no sé hasta dónde vamos a poder llegar. las evidencias y las situaciones psicológicas que va a evaluar como manifestaciones o presencia de la represión secundaria.. qué es para mí esto. cuando digo "No digo esto. Lo que tratamos de decir en este trabajo es que lo mismo que me pasa a mí con tu aporte. La interacción entre ambos polos (el polo terapéutico y el polo sufriente o el polo consultante) dirá hasta dónde podemos llegar. para saber qué es todo esto que vos decís. creo que me voy a mover mitológicamente pues yo no sé esto. Si yo me fuese a mi casa a tratar de evaluar un chico en base al hecho de cuánto o cómo yo encuentro la instauración del aparato psíquico (en los términos que ella dice de la represión secundaria). Yo estoy convencido de que para saber lo que aporta Silvia tendría que tener un contacto muy prolongado con ella. Susana tiene sus textos. Doctora Silvia Bleichmar: No. Doctor José Valeros: Es exactamente igual. No es porque yo tenga incredulidad. creo que hay una diferencia entre poner a jugar el saber en la clínica o renunciar al saber. es mejor que si no le ayudo nada. Licenciado Eduardo Mandet: Es lo que vos comentabas en tu trabajo. en mi opinión. pero. estoy de acuerdo pero doy por sentado algo que es que yo tengo todo un libro donde muestro cómo hago esto. nos quedamos sin rendir servicio.

presentaba una problemática sin salida. El hecho de que en la actualidad los maestros manden a la consulta psicodiagnóstica a un chico agresivo en lugar . con todos los parámetros que vos dedujiste de esa conducta y que me parecen totalmente legítimos. María Esther García Arzeno. Haría lo mínimo posible. más bien de esnobismo psicoanalítico. producto del irracionalismo de un sector importante de los psicoanalistas. aunque me consta que no es lo ideal. mal tratados. pues estoy totalmente de acuerdo con la idea de la enorme responsabilidad que como especialista de nuestro quehacer contraemos. de pronto. eventualmente. Pero pienso que hay otra responsabilidad ética. que es la omnipotencia analítica. que la conducta antisocial que está ejerciendo es algo que va muy en contra de él y que progresivamente le provocará más escollos de los que ya le significaba esa conducta. Quiero además decir que la forma en la cual se fue desarrollando y difundiendo el pensamiento psicoanalítico nos permite hoy en día vislumbrar una ampliación del campo de acción del psicoanálisis de niños de significativa importancia en cuanto a la prevención primaria y a la atención primaria en salud mental. Se ha producido una disociación en el campo psicoanalítico que ha llevado a la reificación de un teoricismo abstracto. Porque los efectos que estamos viendo es un descreimiento cada vez mayor del campo analítico. por otro. el desarrollo del pensamiento psicoanalítico da lugar también a diferentes estrategias que hoy en día se utilizan por motivos de la más variada índole. cuando yo traigo el problema de la rigorización de la clínica a través de la metapsicología. mientras que el chico iniciaría un tratamiento psicoanalítico. otro es respecto del mundo analítico donde creo que tenemos que abrir discusiones que desmitifiquen seriamente el esnobismo y apuntar al rigor en el trabajo. coincido totalmente con lo que plantea Susana respecto de la responsabilidad terapéutica y apelar a toda la artillería en el mejor de los sentidos. y les dejaría un tiempo para que lo pensaran. este niño es tratable". un avance muy severo de otras estrategias no psicoanalíticas irracionales totalmente. capaz de dramatizar su problemática. la historia y la problemática por la cual se me consulta psicoanalíticamente. Yo creo que al tomar una propuesta así adquirimos una mayor comodidad en el abordaje del paciente y una mayor creatividad en la estrategia que vamos a desarrollar. que no pasa solamente por la que asumimos con el paciente. de todas maneras. planteaba el caso de niños tratados. yo debo decir: "Vea. desglosaría ese diagnóstico. o en qué medida podemos utilizar nuestro instrumento de trabajo de una manera no artística sino artesanal. que no es lo absoluto. o a un empirismo práctico. de pensar la temática. y desde allí poder sugerir la orientación terapéutica que le voy a dar. con malas indicaciones terapéuticas en un grupo familiar con deterioro esquizofrénico posterior. parto de su texto. capaz de establecer un vínculo. Entonces. Pienso que.pueda aunque ese más que pueda. Yo indicaría una orientación de padres. por un lado. este niño se está mostrando sintomáticamente en la entrevista diagnóstica de una manera mucho más frondosa de lo que se mostraba en el motivo de consulta (porque tenía su ensoñación y tenía todas las manifestaciones aparentemente incluso delirantes y paranoides que vos mencionaste). de Ferrer: Yo quería decir algo en relación con lo que mencionaba Silvia recién. Lo comparte porque lo muestra en su trabajo. pero que sea lo menos conflictivo posible aunque el conflicto no es posible de ser ahuyentado totalmente. pero si me propongo hacer lo posible (y no lo imposible) y veo cómo actúa ese niño en las entrevistas diagnósticas. con mucha honestidad. Por ejemplo. En primer lugar. Para nosotros sería que este niño es analizable. Aquí se plantea un doble problema ético. en mi opinión. y hacer todo lo posible que podemos hacer con este instrumento. sino porque estamos sufriendo los estragos de vicios no teoricistas. Voy a esto: en qué medida la indicación terapéutica apunta a una situación ideal en la cual revertimos el conflicto y restituimos ad integrum la organización de esta estructura psíquica. La situación de pronto aparece muy tremenda y como un callejón sin salida. Entonces yo me plantearía que a estos padres hay que mostrarles que el niño es tratable. es porque me planteo que tengo un doble problema de responsabilidad psicoanalítica: uno es respecto de mis pacientes y concuerdo totalmente. no sea un tratamiento psicoanalítico propiamente dicho sino la posibilidad de pensarlo psicoanalíticamente. ese panorama. lo que pasa es que hoy ha venido a poner el dedo en el ventilador con un tema que a todos nos inquieta. Doctora Susana L. creo que en última instancia José también lo comparte. que no es lo totalmente restitutivo y que a lo mejor esta familia tiene un futuro problemático y conflictivo por delante. de a ratos me parecía que el paciente que José traía. entiendo que acá hay un doble entroncamiento de responsabilidades: ante nuestros pacientes y ante el campo analítico en general. Entonces. Doctora Silvia Bleichmar: Yo quisiera tomar un problema previo: hace años que clínicos y teóricos no discuten seriamente.

me gustó porque pensando en la ponencia de Silvia creo que da lugar a una desmitificación de ciertas modas teóricas. comenta con respecto a nuestra tarea como psicoanalistas que no somos reformadores. Doctor Ezequiel Jaroslavsky: Yo quería. Esto no se debe a las falencias de nuestra praxis. En este sentido. de que padres consulten porque el niño está agresivo o porque el chico está apático. tratando de dar cuenta del mismo desde las diferentes escuelas psicoanalíticas. en ese sentido. sino que es un logro de nuestra praxis. Y también hay una desmitificación que Susana L. Susana Ferrer. En nombre de la Comisión de Publicaciones y de la Escuela de Psicoterapia. Al escuchar a José Valeros yo me encontré con otra desmitificación que es la del campo de la escucha. quiero recordar cuando Freud. cuadros borderline. tanto teóricos como clínicos. psicopedagogos. José Valeros. es un problema de conciencia que es muy. agradecer a los expositores: García Arzeno "ausente". etcétera. ya sea en el niño. García Arzeno piensa que el niño que ha enfermado antes del advenimiento de la palabra.de castigarlo. y por lo menos una entrevista familiar diagnóstica y una entrevista de devolución a los padres. la recomendación de tratamiento psicoanalítico es imprescindible. de que los pediatras manden a una consulta psicodiagnóstica a un chiquito que tiene manifestaciones alimenticias o trastornos respiratorios de distinta naturaleza. la clara discriminación de cuándo una indicación psicoanalítica del tratamiento psicoanalítico es pertinente y cuándo no. Licenciado Eduardo Mandet:Ahora que vos decís esto. la prevención en función de un pensamiento psicoanalítico. que implica el tratamiento de un niño (como el tratamiento de un adulto). cuestionamientos. Silvia Bleichmar. DESCRIPTORES: NIÑOS / PSICOANÁLISIS / PSICODIAGNÓSTICO / DIAGNÓSTICO / ANALIZABILIDAD / CONTRAINDICACIONES / INDICACIONES / ENTREVISTA / ESTRATEGIA TERAPÉUTICA / CASO CLÍNICO / ÉTICA / INTERDISCIPLINA / SUJETO / METAPSICOLOGÍA / FAMILIA Resumen María Esther García Arzeno María Esther García Arzeno considera que el tema de las indicaciones y contraindicaciones en el tratamiento psicoanalítico de niños nos conduce a realizar minuciosos análisis. necesitará una terapia de "holding" hasta que se hayan creado las condiciones óptimas para los fenómenos transicionales (Winnicott). en una de las conferencias de Conferencias de introducción al psicoanálisis. Porque ninguno de nosotros desconoce el esfuerzo enorme de tiempo. Su propuesta es realizar un diagnóstico lo más minucioso posible. como coordinador de la Comisión de Publicaciones. la pareja o la familia. Storti y Alicia Muzzio por la organización de esta mesa redonda. es un reconocimiento comunitario de ayuda que el pensamiento psicoanalítico ha brindado para el mejor desarrollo de los integrantes de nuestra sociedad. ala coordinación de Eduardo Mandet. Yo creo que. Cuando el diagnóstico supera los límites de las neurosis y entramos en el terreno de las psicosis. la desmitificación del Jugar del analista como un supuesto saber y la posibilidad de la posibilidad de escuchar con cierta "ingenuidad" (entre comillas) al paciente y su familia. teniendo siempre en cuenta la especificidad del niño. Esto es algo que hoy estuvo presente en esta mesa. Sostiene que un factor importante en todos los casos es tener en cuenta la edad cronológica. muy importante tener en cuenta. Una pequeña reflexión: a mí la palabra desmitificación me gustó. psicopatías y perversiones. es necesaria y muy importante. creo que nos hemos enriquecido todos. enfermedades psicosomáticas. en cuanto a desmitificar el lugar del analista como un ser omnipotente. señalando el tratamiento de los niños prelatentes aun en ausencia de sufrimiento mental. ella incluye tests proyectivos. que a veces puede evitar un tratamiento y otras lo hace necesario. así lo indica. como así también a las licenciadas Lydia G. En el psicodiagnóstico. pero si hay algo que es indiscutible con respecto al analista es la observación y sobre todo la observación crítica. al hijo y/o a toda la familia. muy. . García Arzeno da indicaciones muy precisas respecto al centramiento del conflicto. de Ferrer nos aporta. muchas gracias. objetivos. dando lugar a la posibilidad de incorporar el aporte de lingüistas. Entonces. el esfuerzo económico. el esfuerzo anímico.

estaría más relacionada con la magia. Susana L. Nos dice que. y lo ejemplifica por medio de una consulta. a través de un diagnóstico. de un aparato psíquico clivado definido por la represión originaria y por el enfrentamiento de las instancias psíquicas. Ella hace hincapié en las diferentes escuelas y estrategias psicoanalíticas. conocerse cabalmente las complejidades que encierra la indicación de un tratamiento. Esta última postura. y sí someter las premisas clínicas a la metapsicología. y nos dice que un enfoque evolutivo en un tiempo diagnóstico permite trazar un perfil incluyendo la orientación terapéutica. ella comenta un material clínico para ilustrar lo polifacético que puede ser una consulta. es lo ideal.Silvia Bleichmar Silvia Bleichmar sostiene que el tema de esta mesa redonda nos enfrenta con la problemática de la responsabilidad analítica. de Ferrer expresa la total legitimidad del tratamiento psicoanalítico en niños. Destaca que los conocimientos del paciente. de Ferrer considera que.org. para José Valeros. Notas *Mesa redonda realizada en la sede de la Asociación Escuela Argentina de Psicoterapia para graduados en mayo de 1987. es decir. para las indicaciones y las contraindicaciones del análisis. Este espacio de evaluación permitiría. de Ferrer Susana L. y a partir de aquí plantearse en la consulta ante qué formaciones neuróticas nos encontramos y cuáles son las posibilidades de operar en torno a ellas. que permite establecer una relación transferencial y contratransferencial. cuando hay trastornos severos. expectativas y motivaciones son muy parciales y tentativos. Esta postura tentativa. comprometida en el proceso de la cura. Califica el tiempo diagnóstico como una "radiografía penetrante" y como una oportunidad valiosa para hacer una orientación lo más completa posible. una regresión que facilite una reestructuración y resignificación de la conflictiva. poniendo en evidencia los interrogantes que dicha consulta contiene. siguiendo a Anna Freud. Otro aspecto señalado por Silvia Bleichmar es que la práctica analítica no puede quedar subordinada a la demanda. de relativo desconocimiento. situación que obliga a establecer parámetros con los cuales operar y así evitar los excesos teórico-prácticos. Luego. Destaca que un tratamiento con un encuadre estable en una relación bipersonal. un tratamiento sería insuficiente. ofreciendo de esta manera la oportunidad para ayudar al niño a resolver las trabas de su evolución. Ella parte de considerar al niño como un sujeto psíquico en formación. sus padres. la coerción o el control mutuos. diferenciar los distintos cuadros psicopatológicos. el cual estará determinado en su singularidad por la estructura edípica.ar . © Esta publicación es propiedad de la Asociación Escuela Argentina de Psicoterapia para Graduados (CDHA1425)Julián Alvarez 1933.Ciudad de Buenos Aires. es necesario tener en cuenta el carácter altamente específico del niño en tanto sujeto psíquico. Susana L.Argentina Tel: (54-11) 4866-1602 email: psiayeryhoy@elpsicoanalisis. José Valeros El doctor José Valeros comienza su exposición diciendo que la indicación de tratamiento en niños es una parte del proceso analítico y desarrolla sus características distinguiéndolo del tratamiento en sí mismo. necesitándose un abordaje familiar y a veces interdisciplinario. Desarrolla la forma en que se producen las formaciones sintomáticas teniendo en cuenta las diferentes teorías y considera la posibilidad de analizabilidad a partir de un conflicto intrasubjetivo. sería opuesta a una que considere que puede.