You are on page 1of 4

CÉSAR AUGUSTO JEREZ-GARCÍA, S.J.

(1936-1991)

Brillante académico universitario, con estudios y grados de humanidades clásicas y
filosofía en Quito, de teología en Frankfurt, de sociología y ciencias políticas en Chicago,
había logrado fundir esos saberes al fuego de un amor que quería ser eficaz y creador. Y
había forjado con esa aleación un instrumento intelectual sumamente preciso y precioso
para el análisis y la transformación de nuestra realidad histórica. Como ejemplo de los
resultados que obtenía con tal instrumento, valgan estos párrafos de uno de sus últimos
trabajos, titulado Perspectivas de la doctrina social de la Iglesia y de las teologías de la
liberación sobre la comunión de bienes, la socialización y la propiedad privada, expuesto
hace dos meses en Rio de Janeiro:

Sincero revolucionario centroamericano fue el Padre Jerez, dotado de una singular
habilidad para la negociación y el arbitraje político. Siendo como era descendiente de la
nobleza española de la Capitanía General de Guatemala, su inteligencia y su corazón lo
llevaron muy pronto a echar su suerte por la causa de los que son pobres no por gusto ni
por castigo ni por destino sino por la dinámica intrínseca de la civilización del capital. Y
así, en un mismo gesto, optó por seguir al Jesús del Evangelio y optó por las causas de la
liberación de los pobres en Centroamérica. Vivió en muchos países del "primer mundo",
los conoció por dentro y habló los idiomas que en ellos se hablan, pero con los ojos
siempre puestos en Centroamérica y sin olvidar cómo se dicen las cosas en quiché o en
buen nicaragüense. Sus enemigos lo acusaron y acusan de "rojo" o de "rojinegro", para
excusarse de examinar la razón de sus opciones, pero él nunca se consideró enemigo de
nadie sino de la injusticia, del egoísmo y de la falta de inteligencia. Como todo auténtico
revolucionario, aprendiz de hombre nuevo, el Padre Jerez logró endurecerse sin perder
nunca la ternura.

Tienen total vigencia para las universidades católicas de América Latina los
planteamientos que este revolucionario consecuente hizo en su estudio El rol de las
universidades católicas en la tarea de evangelizar las culturas en América Latina
(septiembre 1990):
Ahora bien, el Padre Jerez fue un brillante académico y un revolucionario sincero desde
su vocación personal de hombre de Iglesia y sacerdote jesuita. Todo lo que fue y lo que
seguirá siendo brota de su fidelidad al compañerismo de Jesús.

Fiel compañero de Jesús, el Padre Jerez. Fiel a la llamada del "profundo misterio" (como
él decía) de Dios. Fiel al discernimiento buscado y encontrado en la soledad de los
Ejercicios, en el silencio cotidiano de la oración madrugadora y en la palabra compartida
de la acción de gracias. Y compañero, muy compañero. Compañero Padre Jerez en la
Revolución. Y Compañero Padre Jerez en la Compañía de Jesús, en cuya Compañía
está ahora más libre y liberador que nunca, trabajando una vez más con sus compañeros
Rutilio, Oscar Arnulfo, Ellacu, Nacho, Segundo, Juan Ramón, Amando y Lolo, desde el
otro lado de la vida, por el Reino que vendrá.

En ese estudio ya mencionado, El rol de las universidades católicas..., el Padre Jerez se
definió a sí mismo como académico, como revolucionario y como compañero de Jesús al

ya es vida verdadera. Una vida que ahora sí. en el corazón del Salvador. . la opción preferencial por los pobres: Ya la vida del Padre Jerez ha sido sellada por la muerte que ha revelado la verdad de su vida.exponer entonces una vez más el contenido de lo que podríamos llamar "la consigna de su vida".

Universidad Rafael Landivar Sede Quiché Facultad de Ciencias Economicas y Empresariales Tecnico Universitario en Administracion de Empresas Estrategias de Comunicación Biografía del Padre César Augusto Jerez García Juan Francisco Estuardo Chivalán Castro Carné: 24157-17 Santa Cruz del Quiché. 08 de julio 2017 .