You are on page 1of 4

“Excelente maestro es aquel que, enseñando poco, logra despertar en al alumno

un gran deseo de aprender”

CELEBRACIÓN EUCARÍSTICA
POR EL DÍA DEL MAESTRO
CELEBRACIÓN EUCARÍSTICA
06 DE JULIO
(DÍA DEL MAESTRO)
MONICIÓN DE ENTRADA.

¡Alaba sea Jesucristo!, ¡por siempre sea alabado!

Hoy hacemos un alto en el camino, para compartir unos momentos de reflexión y oración.
Dios tiene que ser el fundamento primero y último de nuestro quehacer educativo. La Buena
Noticia de Jesús tiene que ser el soporte, desde las Bienaventuranzas y el mandato del
Amor, más aun Dios se nos hace presente en el cariño, la paciencia y el amor que nuestros
maestros reflejan.

Pocas veces, como estudiantes, oramos por nuestros maestros, pero hoy vamos a orar por
todos los ellos y ellas; por aquellos que no están físicamente a nuestro lado y por aquellos
que hoy nos acompañan en nuestro caminar educativo, para no dejen de indicarnos el
camino que nos llevará al maestro por excelencia y al único, que es Jesús.

Con el espíritu lleno de gozo y la alegría de nuestros corazones, nos ponemos de pie para
recibir a nuestro celebrante, cantando…

SACERDOTE: En el nombre del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo. Amén.

ACTO PENITENCIAL

Desde el fondo de nuestro corazón pidamos perdón al Señor por todas nuestras culpas, por
haberlo ofendido, así podremos participar dignamente de este privilegio que es, “La Santa
Eucaristía”.

Hacemos un momento de reflexión en silencio.

(El padre luego expresa una oración y luego manifiesta..... Nos lleve a la vida
eterna.....AMEN)

(Canto: Señor Ten Piedad)

LITURGIA DE LA PALABRA

Ahora, es momento de preparar nuestro corazón, para interiorizar la palabra de Dios:

“Señor, hoy quiero escuchar tu Palabra y producir fruto abundante,
que tu Santo Espíritu limpie el terreno de mi corazón
para que tu Palabra crezca y se desarrolle,
purifica mi corazón para que esté bien dispuesto”.
Señor, estoy aquí para escuchar lo que quieres decirle, hoy, a mi corazón.
Háblame, Señor, yo te escucho.
MONICIÓN DEL EVANGELIO (MATEO 9,32-38)

El evangelio de hoy, el evangelista Mateo hace un resumen de la actividad apostólica de
Cristo, que “recorría todas las ciudades y aldeas, enseñando en sus sinagogas, anunciando
el reino de Dios y curando todas las enfermedades y todas las dolencias”, como lo hace un
gran maestro.

Escuchemos al Celebrante que proclama el evangelio para nosotros, pero antes cantamos el
aleluya...

PROCLAMACIÓN DEL SANTO EVANGELIO (Celebrante)
"32.Apenas se fueron los ciegos, le trajeron a uno que tenía un demonio y no podía hablar. 33.Jesús
echó al demonio, y el mudo empezó a hablar. La gente quedó maravillada y todos decían: «Jamás se
ha visto cosa igual en Israel.» 34.En cambio, los fariseos comentaban: «Este echa a los demonios
con la ayuda del príncipe de los demonios.» 35.Jesús recorría todas las ciudades y pueblos;
enseñaba en sus sinagogas, proclamaba la Buena Nueva del Reino y curaba todas las dolencias y
enfermedades. 36.Al contemplar aquel gran gentío, Jesús sintió compasión, porque estaban
decaídos y desanimados, como ovejas sin pastor. 37.Y dijo a sus discípulos: «La cosecha es
abundante, pero los trabajadores son pocos. 38.Rueguen, pues, al dueño de la cosecha que envíe
trabajadores a recoger su cosecha.»"
Palabra de Dios

HOMILÍA (Celebrante)

5. ORACIÓN DE LOS FIELES

Elevemos ahora nuestras peticiones a Dios Padre y respondamos a cada una de ella:
“ESCÚCHANOS SEÑOR...”

1. Te pedimos Señor por el papa Francisco, por los sacerdotes, religiosas y misioneros;
y en especial por nuestras hermanas religiosas Mercedarias y nuestro celebrante,
para que continúen con la misión de evangelizar y llevar la alegría a los hombres que
no conocen a Dios.
(Todos: “ESCÚCHANOS SEÑOR...”)

2. Te rogamos por la paz en el mundo, para que encuentren en “Jesús Salvador” la
fortaleza y con mayor intensidad el amor y la solidaridad.
(Todos: “ESCÚCHANOS SEÑOR...”)

3. Oramos por los educadores y educadoras de todas las instituciones educativas y de
forma especial de nuestra institución, para que, con libertad y desde la libertad, nos
muestren siempre su amor, entrega, paciencia... a los niños y jóvenes que Dios ha
puesto en sus manos.
(Todos: “ESCÚCHANOS SEÑOR...”)

4. Te pedimos Señor, por las familias de nuestros maestros, de todos los estudiantes y
las personas que nos acompañan en esta Santa Eucaristía, para que no perdamos el
rumbo y el sentido evangélico que queremos vivir.
(Todos: “ESCÚCHANOS SEÑOR...”)
5. Te pedimos Señor por quienes tanto lo necesitan, hombres y mujeres, niños y niñas,
adolescentes y jóvenes de los países más pobres de nuestro mundo.
(Todos: “ESCÚCHANOS SEÑOR...”)
PADRE NUESTRO:

(Después de rezar el Padre Nuestro, se hace la intercesión a la paz)

“En este momento trae a tu memoria a la persona o personas que más daño te hayan ocasionado
durante la vida, para que las abraces junto a tu pecho y les digas de corazón:

“En el Nombre de Jesús, yo te perdono y te deseo la paz.
En el Nombre de Jesús, te pido perdón y deseo mi paz”

Perdona, perdona de corazón y pide perdón a todos los que te han lastimado alguna vez, para sentir
la paz del Señor.

(Hacemos un breve silencio, el cual será sugerido por el celebrante. Luego el celebrante hará la
oración para la paz)

LA PAZ

(COMUNIÓN)

DESPUES DE COMULGAR:

Después de comulgar dile así al Señor:

Gracias, Señor Jesús,
Tú, mi Dios y Señor,
te has hecho Pan de Vida para nosotros.

Haz bajado tu Divinidad hasta mi pobre humanidad
para elevarme hacia Ti.

Gracias Señor mío y Dios mío.
Concédeme la gracia de amarte y servirte,
cada día de mi vida, según tu voluntad.

MONICIÓN DE DESPEDIDA

Jesús, tú eres el Buen Maestro, guía nuestros pasos, oriéntalas hacia la conversión y con tu Santo
Espíritu enriquece la vida de cada uno de nosotros y en especial el de nuestros Maestros, para que
reflejes en ellos el Amor Misericordioso de Dios Padre. Nos despedimos no sin antes decir con viva
voz, ¡Que viva Jesús Maestro! ¡Que viva María! ¡Que vian nuestros maestros Cervellinos!. Nos
despedimos cantando con mucha alegría……...