You are on page 1of 83

See discussions, stats, and author profiles for this publication at: https://www.researchgate.

net/publication/308063915

COMPORTAMIENTO DEL SISTEMA SUELO-
FUNDACIÓN SOMETIDO A CARGAS DINÁMICAS

Thesis · December 2011
DOI: 10.13140/RG.2.2.28240.30728

CITATIONS READS

0 89

1 author:

Rodrigo F. Herrera Valencia
Pontificia Universidad Católica de Valparaíso
18 PUBLICATIONS 2 CITATIONS

SEE PROFILE

Some of the authors of this publication are also working on these related projects:

Teamwork of engineering students View project

Aplicación Lean six sigma en construcción. View project

All content following this page was uploaded by Rodrigo F. Herrera Valencia on 14 September 2016.

The user has requested enhancement of the downloaded file. All in-text references underlined in blue are added to the original document
and are linked to publications on ResearchGate, letting you access and read them immediately.
PONTIFICIA UNIVERSIDAD CATÓLICA DE VALPARAÍSO

FACULTAD DE INGENIERÍA

CARRERA DE INGENIERÍA CIVIL

COMPORTAMIENTO DEL SISTEMA
SUELO-FUNDACIÓN SOMETIDO A
CARGAS DINÁMICAS

RODRIGO FERNANDO HERRERA VALENCIA

Memoria para optar al Título de

INGENIERO CIVIL

Profesor Guía:

EDGAR GIOVANNY DÍAZ SEGURA

2011
ÍNDICE GENERAL

1 INTRODUCCIÓN 1

2 OBJETIVOS 3

2.1 OBJETIVO GENERAL ............................................................................... 3

2.2 OBJETIVOS ESPECÍFICOS ...................................................................... 3

3 ANTECEDENTES GENERALES 4

3.1 MÁQUINAS VIBRATORIAS ....................................................................... 4

3.2 TIPOS DE CIMENTACIONES PARA MÁQUINAS VIBRATORIAS ............. 5

3.3 MATERIAL DE LAS CIMENTACIONES ..................................................... 7

3.4 COMPORTAMIENTO DE LOS DISTINTOS TIPOS DE SUELO
FRENTE A UNA SOLICITACIÓN DINÁMICA ............................................. 8

4 CARGAS GENERADAS POR LA MÁQUINA VIBRATORIA 10

5 PROPIEDADES DINÁMICAS DEL SUELO 15

5.1 MEDICIONES DE LAS PROPIEDADES DINÁMICAS DEL SUELO ..........15

5.2 COMPORTAMIENTO ESFUERZO-DEFORMACIÓN DE SUELOS
CICLICAMENTE CARGADOS ..................................................................16
5.2.1 Modelo lineal equivalente............................................................. 16
5.2.2 Modelo elasto-plástico perfecto de Mohr Coulomb....................... 24
5.2.3 Modelos cíclicos no lineales ......................................................... 25

6 MÉTODO PARA OBTENER DEFORMACIONES DE FUNDACIONES
SUPERFICIALES BAJO LA ACCIÓN DE CARGAS DINÁMICAS
SEGÚN ARYA ET AL (1979) 27

6.1 DETERMINACIÓN DE RESORTES EQUIVALENTES ..............................29

6.2 DETERMINACIÓN DE LAS RAZONES DE AMORTIGUAMIENTO ...........31

6.3 RESULTADOS ENTREGADOS POR EL MÉTODO ..................................33

7 MODELACIÓN DE SISTEMA SUELO-FUNDACIÓN-MÁQUINA
VIBRATORIA MEDIANTE ELEMENTOS FINITOS 36

i
7.1 CALIBRACIÓN NUMÉRICA ......................................................................38
7.1.1 Calibración del dominio de suelo ................................................. 39
7.1.2 Calibración de la densidad del mallado ..........................................40
7.1.3 Calibración número de ciclos de carga dinámica ...........................41

7.2 CALIBRACIÓN DEL MODELO CONSTITUTIVO DEL SUELO ..................42

8 CASOS A ESTUDIAR 48

8.1 ANTECEDENTES DE LOS CASOS EN ESTUDIO ...................................48
8.1.1 Elección del modelo constitutivo del suelo ................................... 51
8.1.2 Giro en el sello de fundación ..........................................................54

8.2 ANÁLISIS DEL MODELO 1 .......................................................................54

8.3 CAMBIOS DE COMPORTAMIENTO A VARIACIONES DE LA
CONDICIONES DE CARGA .....................................................................58
8.3.1 Cambios de comportamiento a variaciones de la frecuencia
de excitación ..................................................................................58
8.3.2 Cambios de comportamiento a variaciones de la amplitud de
la fuerza dinámica ..........................................................................62

8.4 CAMBIOS DE COMPORTAMIENTO A VARIACIONES
GEOMÉTRICAS DE LA FUNDACIÓN.......................................................63
8.4.1 Cambios de comportamiento a variaciones del ancho de
pedestal ........................................................................................63
8.4.2 Cambios de comportamiento a variaciones de la profundidad
de empotramiento ..........................................................................65

8.5 CAMBIOS DE COMPORTAMIENTO A VARIACIONES DEL TIPO
DE SUELO DE FUNDACIÓN ....................................................................66

9 CONCLUSIONES 69

10 BIBLIOGRAFÍA 72

ii
ÍNDICE DE FIGURAS

Figura 3-1: Esquema de fundación de bloque. .............................................................. 5

Figura 3-2: Esquema de fundación de pedestal elevado............................................... 6

Figura 3-3: Esquema de fundación profunda. ............................................................... 7

Figura 4-1: Masa rotante de máquinas centrifugas (Arya et al., 1979) ........................ 11

Figura 4-2: Modos de vibración del sistema ................................................................ 13

Figura 4-3: Esquema simplificado en el plano de fuerzas solicitantes ......................... 14

Figura 4-4: Esquema en el plano de fuerzas a nivel del sello de fundación ................ 14

Figura 5-1: Esquematización módulo de corte secante y módulo de corte tangente. .. 17

Figura 5-2: Esquematización curva estructural ........................................................... 19

Figura 5-3: Esquematización curva de reducción del módulo de corte........................ 19

Figura 5-4: Degradación del módulo de corte en relación a la deformación angular, en
arenas (Seed et al., 1986) .......................................................................................... 21

Figura 5-5: Razón de amortiguamiento en arenas (Seed et al., 1986) ........................ 23

Figura 5-6: Curva estructural hiperbólica (Kramer, 1996)............................................ 26

Figura 6-1: Modelación del sistema suelo fundación máquina vibratoria (Arya et al.,
1979) .......................................................................................................................... 28

Figura 6-2: Coeficiente geométrico de fundaciones rectangulares (Whitman y Richard,
1967) .......................................................................................................................... 30

Figura 6-3: Variación razón de amortiguamiento geométrico con el módulo de Poisson
................................................................................................................................... 33

Figura 6-4: Deformación corregida en función de la razón de frecuencia .................... 34

Figura 7-1: Esquema de las cargas aplicadas en el sistema fundación-máquina
vibratoria con las fuerzas dinámicas ........................................................................... 37

Figura 7-2: Malla de elementos finitos obtenida para calibración numérica................. 41

Figura 7-3: Esquema de probeta para ensayo de corte simple cíclico ........................ 43

iii
Figura 7-4: Degradación del módulo de corte arena SMB (Matasovic y Vucetic, 1993)
................................................................................................................................... 43

Figura 7-5: Esquema de probeta usada para la modelación del ensayo de corte simple
cíclico ......................................................................................................................... 44

Figura 7-6: Deformación angular en el tiempo, Calibración del suelo.......................... 46

Figura 7-7: Esfuerzo de corte en función de la deformación angular, Calibración del
suelo. .......................................................................................................................... 47

Figura 8-1: Esquematización sistema suelo fundación máquina vibratoria, modelo 1 . 49

Figura 8-2: Desplazamiento vertical en el tiempo usando diferentes modelos
constitutivos ................................................................................................................ 52

Figura 8-3: Desplazamiento horizontal en el tiempo del modelo 1 .............................. 55

Figura 8-4: Desplazamiento vertical en el tiempo del modelo 1 .................................. 55

Figura 8-5: Esfuerzo vertical en el tiempo en el centro y esquina de la fundación,
modelo 1 ..................................................................................................................... 57

Figura 8-6: Esfuerzo horizontal en el tiempo en el centro y esquina de la fundación,
modelo 1 ..................................................................................................................... 57

Figura 8-7: Esfuerzo de corte en el tiempo en el centro y esquina de la fundación,
modelo 1 ..................................................................................................................... 58

Figura 8-8: Diferencias de desplazamiento horizontal de un modelo, utilizando las
frecuencias naturales de vibraciones obtenida con el método de Arya et al (1979) .... 59

Figura 8-9: Diferencias de desplazamiento vertical de un modelo, utilizando las
frecuencias naturales de vibraciones obtenida con el método de Arya et al (1979) .... 60

Figura 8-10: Diferencias de desplazamiento horizontal de un modelo utilizando la
frecuencia natural de vibración obtenida con la ecuación 8-1 ..................................... 61

Figura 8-11: Diferencias de desplazamiento vertical de un modelo utilizando la
frecuencia natural de vibración obtenida con la ecuación 8-1 ..................................... 62

Figura 8-12: Aumento de desplazamientos horizontales cuando se aumenta la
magnitud de la fuerza dinámica en el doble ................................................................ 63

iv
Figura 8-13: Aumento de desplazamientos verticales cuando se aumenta la magnitud
de la fuerza dinámica en el doble ............................................................................... 63

Figura 8-14: Esfuerzo vertical para fundaciones con distinto ancho de pedestal ........ 64

Figura 8-15: Esfuerzo horizontal para fundaciones con distinto ancho de pedestal .... 65

Figura 8-16: Esfuerzo vertical para fundaciones con distinto ancho de pedestal ........ 65

Figura 8-17: Aumento del desplazamiento vertical al disminuir la profundidad de
empotramiento ............................................................................................................ 66

Figura 8-18: Mantención del desplazamiento horizontal con suelos de diferente grado
de compactación......................................................................................................... 67

Figura 8-19: Disminución del desplazamiento vertical del suelo a medida que se
disminuye la densidad relativa del suelo ..................................................................... 67

v
ÍNDICE DE TABLAS

Tabla 3-1: Módulo de Elasticidad dinámico del hormigón según grado estructural
(Indian Standard 2974-Part 3, 1993) ............................................................................... 8

Tabla 4-1: Excentricidad dinámica de máquinas centrifugas (Arya et al., 1979). ............12

Tabla 5-1: Valores de K2(máx) para diferentes densidades relativas (Seed e Idriss,
1970). ............................................................................................................................20

Tabla 5-3: Relación densidad relativa y ángulo de fricción de arenas (Meyerhof,
1956). ............................................................................................................................24

Tabla 6-1: Coeficiente efectivo de amortiguamiento (Richard et al., 1970).....................32

Tabla 7-1: Parámetros del suelo de acuerdo a un modelo elasto-plástico de
Mohr-Coulomb. ..............................................................................................................39

Tabla 7-2: Parámetros modelo elasto-plástico de Mohr Coulomb de arena SMB ..........42

Tabla 8-1: Parámetros geométricos de las fundaciones de los distintos modelos. .........49

Tabla 8-2: Condiciones y cargas de las máquinas vibratorias ........................................50

Tabla 8-3: Parámetros de la arenas SMB, para los distintos casos en estudio ..............53

Tabla 8-4: Parámetros del suelo propios del modelo constitutivos HSSS ......................53

vi
RESUMEN

El objetivo del presente proyecto es definir el comportamiento de un sistema suelo-
fundación, sometido a cargas dinámicas producidas por una máquina vibratoria, de
acuerdo a la deformación y esfuerzos a distintos tipos de cargas, haciendo variar ésta
última en su magnitud y frecuencia. Además analizar la inestabilidad del sistema a
frecuencias cercanas a la resonancia.

En el presente proyecto se trabaja mediante el método de elementos finitos, a través
del programa Plaxis v10 2D, en donde se propone un modelo que contiene las cargas
estáticas de la fundación y de la máquina vibratoria. Además de las cargas dinámicas
verticales y horizontales que simulan la vibración generada por la máquina vibratoria.
Para la realización de los casos en estudio se hace necesario hacer una calibración
numérica y del modelo constitutivo del suelo a ocupar, de donde se concluye: usar el
dominio de suelo igual a 10 veces el ancho real de la fundación; ocupar elementos de
6 nodos, con por lo menos 4 elementos en la base de la fundación modelada (mitad de
la fundación real, debido a la simetría). Además ocupar el modelo Hardening Soil
Small Strain para representar el comportamiento del suelo.

De los casos en estudio se puede concluir lo siguiente: los desplazamientos obtenidos
del modelo son semejantes a las entregadas por el método pseudo-estático de Arya et
al (1979), dejando en claro que se debe investigar el efecto de los giros cuando se
modela la fundación completa, es decir, sin asumir simetría. Además es importante
mencionar que el modelo por elementos finitos no evidencia la frecuencia natural del
sistema, para verificar el fenómeno de resonancia, quedando en desventaja con el
método propuesto por Arya et al. (1979).

Palabras clave: Suelo, modelo constitutivo, elementos finitos, solicitación dinámica,
desplazamientos, esfuerzos, resonancia.

vii
ABSTRACT

The objective of this project is to define the behavior of a soil-foundation system,
subjected to dynamic loads produced by a vibrating machine, in relation to the
deformation and stress to different types of loads, varying in magnitude and frequency.
Furthermore this project analyzes the instability of the system near the resonance
frequency.

This project utilizes the finite element method, applying the software Plaxis v10 2D,
which proposes a model containing the static loads of the foundation and the vibration
machine. It also contains vertical and horizontal dynamics loads, which simulates the
vibration generated by the vibration machine. For the realization of the case studies it is
necessary to calibrate the numerical and the constitutive model of the soil, where it is
concluded: use a domain of soil equal to 10 times the actual width of the foundation,
use elements of 6 nodes, with at least 4 elements in the base of the modeled
foundation (half to the actual foundation, due to the symmetry). Additionally the project
uses the constitutive Hardening Soil Small Strain model to represent the soil behavior.

The current case studies concludes that: the deformation given by the model are
similar to those given by the pseudo-static method of Arya et al (1979), making it clear
that you should investigate the effect of the spins when modeling the entire foundation
without assuming symmetry. It is important to mention that in regard to resonance, the
finite element model gives no evidence of the system’s natural frequency, therefore this
cases study suggests a disadvantage to the proposed method by Arya et al. (1979).

Keywords: Soil, constitutive model, finite element, dynamics loads, deformation, stress,
resonance.

viii
1 INTRODUCCIÓN

En obras industriales y mineras, existen máquinas que realizan diversos procesos, que
para cumplir su propósito, producen como efecto adicional un movimiento vibratorio
que genera una solicitación de tipo dinámico que se transmite al suelo, a través de la
cimentación.

Históricamente el diseño de las fundaciones que soportan máquinas vibratorias, se
realiza a través de distintos métodos pseudo-estáticos, como el propuesto por Arya et
al. (1979), Prakash (1981), entre otros. Estos métodos, agrupan investigaciones sobre
el tema de distintos autores tales como Barkan (1962), Gorbunov-Possadov (1961), en
los cuales la carga dinámica es tomada como una carga estática mayorada, además, el
suelo se considera como un medio visco-elástico, asumiendo que las solicitaciones de
la máquina mantienen en éste rango de deformación al suelo de fundación.

Existen varios tipos de máquinas vibratorias: de impacto, de rotación y de movimiento
alternativo. Las analizadas en este proyecto son las de movimiento de rotación, tales
como compresores, generadores, entre otras, ello debido a que la fuerza dinámica
asociada a este tipo de máquinas se puede caracterizar como una carga sinusoidal, lo
que no es posible en el caso de las máquinas de impacto y de movimiento alternativo.

Las fundaciones frecuentemente utilizadas, son de bloque rígido, de pedestal elevado,
y profundas. La elección de alguna de éstas, es función de la capacidad de soporte del
suelo, o la necesidad de operatividad de la máquina. En este proyecto se trabaja con
fundaciones de bloque debido a que las variables de este tipo de cimentación son
menores que otros sistemas, de esta forma se enfoca el análisis en la interacción
suelo-fundación, sin preocuparse de los distintos problemas de estabilidad estructural
que podrían presentar los pilotes o pedestales.

Por lo tanto, en el presente proyecto se abordan distintas máquinas de rotación,
cimentadas en fundaciones de bloque, diseñadas previamente por el método propuesto
por Arya et al. (1979).

El análisis de la respuesta del suelo se de aborda mediante la modelación en
elementos finitos del sistema suelo-fundación-máquina vibratoria, utilizando el
programa Plaxis v10, 2D. Finalmente, se estudia el comportamiento del sistema, como
el fenómeno de resonancia, valores de desplazamiento y esfuerzos transmitidos, los

1
cuales serán comparados con los valores arrojados por el método propuesto por Arya
et al. (1979).

2
2 OBJETIVOS

2.1 OBJETIVO GENERAL

Definir el comportamiento de un sistema suelo-fundación, sometido a cargas dinámicas
producidas por una máquina vibratoria, de acuerdo a la deformación y los puntos de
plastificación a distintos tipos de carga, haciendo variar ésta última en su magnitud y
frecuencia.

2.2 OBJETIVOS ESPECÍFICOS

Analizar la respuesta del sistema a distintas solicitaciones, teniendo en cuenta los
problemas de deformación e inestabilidad a frecuencias cercanas a la resonancia.

Desarrollar un análisis del fenómeno de resonancia y cómo afecta esta circunstancia
al sistema suelo-fundación-máquina vibratoria, presentado en este proyecto.

Analizar las diferencias y similitudes de resultados, tales como desplazamiento y
esfuerzos bajo la fundación, con el método propuesto por Arya et al. (1979) y el método
de solicitación sinusoidal y materiales caracterizados por elementos finitos, propuesto
en este proyecto.

Formular recomendaciones para modelar el sistema suelo fundación, bajo la acción de
una máquina vibratoria mediante el método de elementos finitos.

3
3 ANTECEDENTES GENERALES

El diseño de cimentaciones de maquinas que generan algún tipo de vibración, es un
problema generalmente abordado a partir de métodos pseudo-estaticos que incluyen
factores de amortiguación y de rigidez del suelo, caracterizándolo como un medio
visco-elástico. Para cumplir con el diseño de cimentación de las máquinas vibratorias
se debe verificar que los esfuerzos dinámicos inducidos en la cimentación por la
operación de la misma, en combinación con los esfuerzos debido a otras fuentes,
como, cargas muertas, sobrecargas, entre otras, no excedan los límites permisibles por
la estructura de cimentación. Además, el suelo debe ser capaz de soportar las fuerzas
periódicas que se transmiten a través de la superficie de contacto, sin sufrir
asentamientos importantes.

Para el presente proyecto se aborda el sistema suelo-fundación-máquina vibratoria con
un análisis dinámico en dos dimensiones, a través del método de elementos finitos en
el programa Plaxis v10 2D, analizando el comportamiento del sistema desde el punto
de vista de las deformaciones, puntos de plastificación a distintos niveles de
frecuencias y cargas.

3.1 MÁQUINAS VIBRATORIAS

Las máquinas producen vibraciones que son causadas por las fuerzas dinámicas. La
forma de la carga dinámica depende del tipo de máquina vibratoria que ejerza la
solicitación. Siendo así, las máquinas se pueden clasificar por tipo de movimiento, de
las cuales, las más importantes son:

a. Máquinas de Impacto.

Dentro de esta categoría se encuentran las máquinas que generan cargas de
impactos, como los martillos de forja. Su velocidad de operación está entre 60 a 150
golpes por minuto. Estas cargas dinámicas alcanzan su “peak” en intervalos pequeños
de tiempo.

b. Máquinas de Movimiento Alternativo.

Este tipo de máquinas producen periódicamente fuerzas desbalanceadas. La velocidad
de operación es normalmente menor a 600 rpm. Para el análisis de las fundaciones,

4
las fuerzas desbalanceadas pueden ser consideradas como varias fuerzas
sinusoidales. Los motores alternativos están dentro de esta categoría.

c. Máquinas de Rotación.

Estas son máquinas de altas velocidades, como por ejemplo turbogeneradores o
compresores de rotación, las cuales pueden alcanzar velocidades entre 3000 rpm y
10000 rpm.

Para efectos de este proyecto, se trabaja con máquinas de movimiento rotativo, debido
a que la fuerza dinámica asociada a este tipo de máquinas se puede caracterizar como
un par de cargas sinusoidales, lo que no es posible en el caso de las máquinas de
impacto y de movimiento alternativo.

3.2 TIPOS DE CIMENTACIONES PARA MÁQUINAS VIBRATORIAS

Los tipos de cimentaciones que generalmente son usados para los equipos vibratorios
presentados en la sección 3.1, se pueden clasificar en tres:

a. Fundaciones de Bloque: su objetivo es reducir la cota entre el punto de
aplicación de las fuerzas dinámicas y el centro de gravedad del sistema fundación-
máquina vibratoria. Es importante que la capacidad de soporte del suelo de
fundación sea buena, para el uso de este tipo de cimentación. Estas fundaciones
están compuestas por un bloque inferior que traspasa la carga al suelo y un bloque
superior o pedestal que recibe la solicitación directa de la máquina vibratoria, como
se muestra en la Figura 3-1.

Figura 3-1: Esquema de fundación de bloque.

5
b. Fundaciones de pedestal elevado: Consisten en una base de losa y
columnas verticales, las cuales sostienen un conjunto de vigas en el tope de la
estructura de fundación, que reciben la carga de la maquinaría y sus componentes.
Un esquema de fundación de pedestal elevado para maquinas vibratorias se
muestra en la Figura 3-2.

Figura 3-2: Esquema de fundación de pedestal elevado.

c. Fundaciones profundas: Se usan generalmente cuando el suelo
superficial no es suficientemente competente para soportar las cargas transmitidas
por la máquina vibratoria, o bien si las deformaciones producidas en el suelo
sobrepasan el umbral de deformación admisible. Este tipo de cimentaciones
consisten en un grupo de pilotes que son enterrados en el suelo, los cuales son
unidos por un pedestal en la cumbrera. Un esquema de fundación profunda para
maquinas vibratorias se muestran en la Figura 3-3.

6
Figura 3-3: Esquema de fundación profunda.

3.3 MATERIAL DE LAS CIMENTACIONES

Dentro de este proyecto se trabaja sólo con fundaciones del tipo de bloque de
hormigón, el cual es considerado como un material perfectamente elástico con peso
específico de 23.5 kN/m3.

El módulo de Young estático se obtiene a partir de la siguiente ecuación:

√ 3-1

Siendo: E el módulo de elasticidad; y fc’ la resistencia característica a compresión de
una probeta de hormigón cúbica en kg/cm2.

Ahora bien para el análisis dinámico se puede usar el rango de módulos de Young
mostrados en la Tabla 3-1. En el presente proyecto se ocupa un hormigón de grado
estructural M 30 (Indian Standard 2974-Part 3, 1993).

Los valores del módulo o relación de Poisson del hormigón varía entre 0.15 y 0.20
(Indian Standard 2974-Part 3, 1993). En el presente proyecto se ocupa un módulo de
Poisson igual a 0.2.

7
Tabla 3-1: Módulo de Elasticidad dinámico del hormigón según grado estructural
(Indian Standard 2974-Part 3, 1993)

2
Grade of Concrete Dynamic Elastic Modulus [kN/mm ]

M 20 25.59 - 30.00

M 25 28.50 - 34.00

M 30 31.20 – 37.00

3.4 COMPORTAMIENTO DE LOS DISTINTOS TIPOS DE SUELO FRENTE A
UNA SOLICITACIÓN DINÁMICA

El comportamiento de los suelos frente a solicitaciones dinámicas varía según el tipo
de suelo que se vea afectado.

Las gravas son suelos de partículas gruesas, que si se encuentran en estado denso,
como típicamente ocurre en el valle central de Santiago, alcanzan altas resistencias y
bajas compresibilidades, por lo tanto, no involucran grandes riesgos a la acción de
solicitaciones dinámicas.

Por otra parte, las arenas son suelos de partículas gruesas o finas, como se aprecia en
depósitos de dunas y playas, cuyo comportamiento frente a la acción de una
solicitación dinámica depende fundamentalmente de su densidad, al igual que los otros
tipos de suelo. En estado suelto son débiles y deformables, y provocan daños severos
por asentamientos y por fallas de fundaciones. Si se encuentran sumergidos pueden
sufrir licuación y fallas de flujo.

Los limos son suelos de partículas finas no cohesivas, cuyo comportamiento frente a la
acción de solicitaciones dinámicas es similar al de arenas finas, con los agravantes de
menor resistencia de roce interno y menor permeabilidad.

Las arcillas son suelos de partículas muy finas, cohesivas, que típicamente se
encuentran en depósitos de antiguos fondos de lagunas. Su comportamiento frente a la
acción de una solicitación dinámica se caracteriza por su alta deformabilidad y
consecuente efecto de filtro en las ondas dinámicas, causando movimientos de
desplazamientos amplios a baja frecuencia.

8
Una gran cantidad de máquinas vibratorias se encuentran normalmente en obras
mineras, específicamente en Chile se ubican en su mayoría en las cercanías del valle o
la cordillera de la zona norte, desde la primera a la cuarta región. En estas regiones el
suelo predominante tiene características granulares y limosas. Además las
precipitaciones en la zona no son frecuentes y el porcentaje de humedad en los suelos
es bajo.

El suelo de fundación considerado en el proyecto, es de tipo granular(es decir, arenas
de densidad relativa media o alta), homogéneo, isótropo, y no se ve afectado por la
presencia de agua, es decir, que la cota de la napa freática se encuentra
suficientemente profunda, de esta manera se evitan los posibles problemas de
licuefacción.

9
4 CARGAS GENERADAS POR LA MÁQUINA VIBRATORIA

Existen cargas de diferente origen que son traspasadas de la máquina vibratoria al
suelo por medio de la fundación. En primera instancia se tienen las cargas estáticas
tales como, el peso de la fundación, de la maquina vibratoria y sus accesorios de
operación y las solicitaciones de origen dinámico.

Existen propiedades y parámetros de la máquina que se hace necesario definir, tales
como el peso de la máquina y del rotor, la frecuencia de operación y esquemas
geométricos de la máquina, los cuales pueden ser entregados por el fabricante o
pueden ser obtenidos a partir de catálogos o manuales de ingeniería. A menudo la
información del fabricante es incompleta, debido a esto el diseño debe ser realizado a
partir de cálculos preliminares y algunos valores asumidos. Las propiedades y
parámetros requeridos para el diseño de la máquina deben ser principalmente los
siguientes:

a. Esquema de la máquina: necesario para definir el pre-dimensionamiento
del pedestal de la fundación. También es necesario conocer la función de la
máquina y sus límites de deformación impuestos durante para la operación.
Asimismo, se debe conocer la localización del centro de gravedad de la máquina y
del eje de rotación del rotor, lo que sirve para estimar los momentos solicitantes en
la base de la fundación.
b. El peso de la máquina se utiliza para conocer las cargas estáticas del
sistema y el peso del rotor se puede utilizar para obtener la magnitud de la fuerza
desbalanceada dinámica, si es que ésta no es conocida.
c. Los rangos de velocidad o frecuencia son requeridos para el análisis
dinámico debido a que estos parámetros sirven para caracterizar la carga
sinusoidal, además de revisar un posible estado de resonancia. El diseño
generalmente toma en cuenta la frecuencia de operación, sin embargo, en muchas
máquinas es importante hacer un análisis de la frecuencia en el encendido y en el
apagado de ésta, en donde se podría llegar a un estado de resonancia que afecte el
sistema.

En el caso de las máquinas centrifugas o máquinas rotativas, la fuerza de excitación
surge en el desbalance de la masa que rota como se muestra en la Figura 4-1. Las

10
fuerzas generadas por las masas rotantes desbalanceadas están dadas por las
siguientes ecuaciones:

4-1

4-2

Siendo: Fv, Fh es la fuerza sinusoidal dinámica vertical y horizontal, respectivamente; mi
es la masa rotante (masa del rotor); e es la excentricidad dinámica en torno al eje de
rotación; t es el tiempo instantáneo de aplicación de la carga; y w es la velocidad
angular de rotación.

Figura 4-1: Masa rotante de máquinas centrifugas (Arya et
al., 1979)

La masa del rotor, la excentricidad estática y la velocidad de la máquina son
parámetros entregados por el fabricante. En cambio la excentricidad dinámica, no
siempre es entregada, por lo tanto generalmente es obtenida a partir de la siguiente
ecuación (Arya et al., 1979):

4-3

Siendo: e* es la excentricidad estática; f es la frecuencia de operación de la máquina; y
fc es la frecuencia critica de la máquina.

11
Si el valor de la frecuencia crítica no es entregado se pueden utilizar los valores que se
muestran en la Tabla 4-1, en donde se propone un valor de excentricidad dinámica
dependiendo del tipo de máquina centrífuga y de su rango de velocidad. El uso de la
Tabla 4-1 tiene como desventaja que los rangos de velocidad son muy amplios, lo que
podría significar sobrestimaciones o subestimaciones de la fuerza dinámica solicitante.

Tabla 4-1: Excentricidad dinámica de máquinas centrifugas (Arya et al., 1979).

Design Eccentricities for Centrifugal Machine
For operating speeds up to 3000 rpm, we have the folowing: For motors, we have the following:
Eccentricity. in. Integral Horsepower Electric Motors:
Operating Speed*
(Double Amplitud) Peak-to-peak displacement
Speed, rpm'*
750 0.014-0.032 amplitude, in.
1500 0.008 3000-4000 0.0010
3000 0.002 1500-2999 0.0015
*Major. A. Vibration Analysis and Design of Foundations 1000-1499 0.0020
for Machines and Turbines, Alcademiai Kiado, Budapest, 999 and below 0.0025
Collet's Holdings Limited, London, 1962 '* For alternating-current motors, use the highest
synchronous speed. For direct-current motors, use the
The following are the modified API standars** for highest rated speed.
centrigugal compressors: Large Induction Motors ''*
Peak-to-peak displacement
Speed, rpm
amplitud, in.
Where a = 0.5 at installation time; 3000 and above 0.0010
a = 1.0 after several years of operation; 1500-2999 0.0020
rpm = operatin machine speed, rev/min; 1000-1499 0.0250
1 mil = 0.001 in
999 and below 0.003
** American Petroleum Institute Standard for Centrifugal
Compressors #617, Section 2.18.4, as modified by the ''* National Electrical Manufacturers Association
parameter a. Standard, "MG1-20.52, Balance of Machines," July 1969
For gear units, we have the folowing: *** Form-wounf Squirrel-cage Induction Motors |||
Double amplitud Peak-to-peak displacement
Maximum continuos including runout, mils Synchronous speed, amplitude, in
speed, rpm Shop test Shop test rpm Motor on Motor on rigid
unloaded loaded elastic mount mount
Up to 8000 2 1.5 720 to 1499 0.002 0.0025
8000 to 12000 1.5 1 1500 to 3000 0.0015 0.002
over 12000 Less than 1.5 Less than 1.0 3000 and above 0.001 0.001
***American Institute Petroleum Standard, "High Speed, |||American Institute Petroleum Standard, "Recommended
Special Purpose Gear Units for Refinery Service"API Practice for Form-wound Squirrel-cage Induction
Standard 613, August 1958. Motors,"API Standard541.

12
Los tipos de movimiento a los cuales el sistema suelo fundación se ve sometido
pueden ser verticales, horizontales, giros en ambos sentidos y giros torsionales, como
se esquematiza en la Figura 4-2.

Figura 4-2: Modos de vibración del sistema

En el caso de las máquinas de masa rotante, al tener una solicitación dinámica vertical
y horizontal a una cierta altura con respecto al sello de fundación, los esfuerzos
generados al nivel del sello de fundación serán verticales, horizontales y torque en un
solo sentido, este último se genera a partir de la componente horizontal de la fuerza
desbalanceada. Por lo tanto, dentro de este proyecto, se realiza un análisis en dos
dimensiones, debido a que los esfuerzos solicitantes se generan en el plano (Figura
4-3), los cuales son transmitidos a nivel del sello de fundación como se esquematiza en
la Figura 4-4.

Además se considera que la carga dinámica generada por el rotor se encuentra en el
centro de la máquina generando una simetría en el plano, por lo tanto la modelación
del sistema suelo-fundación-máquina vibratoria se hace más eficiente desde el punto
de vista de la velocidad de cálculo.

13
Figura 4-3: Esquema simplificado en el plano de fuerzas
solicitantes

Figura 4-4: Esquema en el plano de fuerzas a nivel del sello
de fundación

Toda estructura tiene una frecuencia de vibración, la cual puede ser por vibración
natural sin amortiguamiento o una vibración con amortiguamiento. Cuando la
frecuencia de la carga dinámica de la máquina vibratoria es igual o muy cercana a la
frecuencia natural del sistema no amortiguado, se produce el fenómeno de resonancia,
el cual, implica un incremento incontrolado de la amplitud de vibración del sistema.
Este fenómeno se encuentra normalizado por algunas normativas internacionales, en
que exigen que la frecuencia natural de vibración este alejada en un 20 por ciento de la
frecuencia de operación de la máquina (Indian Standard 2974-Part 3, 1993), y en
algunos casos más estrictos se pide que la frecuencia natural de vibración este alejada
hasta un 50 por ciento de la frecuencia de operación de la máquina (ACI 351.3R-04,
2004).

14
5 PROPIEDADES DINÁMICAS DEL SUELO

Varios problemas en la práctica de la ingeniería requieren el conocimiento de las
propiedades del suelo frente a una solicitación dinámica. Existen muchos ensayos de
campo y métodos de laboratorio desarrollados para obtener las propiedades dinámicas
del suelo, los cuales profundizaremos dentro de este capítulo.

5.1 MEDICIONES DE LAS PROPIEDADES DINÁMICAS DEL SUELO

Como se mencionó anteriormente, existe una amplia variedad de ensayos de campo y
métodos de laboratorio, y cada uno de éstos tiene ciertas ventajas y desventajas. La
mayoría de estos ensayos están orientados a tomar medidas a bajas deformaciones y
otros a altas deformaciones. La elección del ensayo a utilizar para caracterizar al suelo
se relaciona con las propiedades del suelo que se necesitan conocer para una
situación específica o con los datos que se tengan a disposición.

Las propiedades del suelo se encuentran influenciadas por la propagación de la onda
de corte y otros fenómenos producidos a baja deformación como la rigidez, el
amortiguamiento, el módulo de Poisson y la densidad. De los anteriores, la rigidez y el
amortiguamiento son los más importantes, debido a que, variaciones de los otros
parámetros como el módulo de Poisson, no son de gran relevancia en el resultado de
las deformaciones y esfuerzos en un problema de ingeniería (Kramer, 1996).

a. Ensayos de campo

Como se menciona anteriormente, existen ensayos de campo que generan bajas
deformaciones, y altas deformaciones en el suelo.

Los ensayos de campo que generan bajas deformaciones, en la mayoría de los casos,
son aquellos que miden las velocidades de onda de corte del suelo y que además se
pueden clasificar como ensayos no destructivos. Dentro de estos ensayos los más
conocidos son la reflexión sísmica, refracción sísmica y el de cross-hole, donde los
parámetros medidos son las velocidades de onda de corte que se generan en el suelo
a partir de una excitación dada, como estas velocidades de onda se generan a
pequeñas deformaciones es posible calcular el valor del módulo de corte máximo.

Los ensayos de campo que generan altas deformaciones, en su mayoría son del tipo
destructivo, entre ellos dentro de los más conocidos se encuentra el ensayo de

15
penetración estándar (SPT) y el ensayo de penetración del cono (CPT). Es posible
estimar un valor del módulo de corte máximo del suelo con el ensayo SPT, como las
relaciones para arenas que propone Seed et al. (1986), Imai y Tonouchi (1982), entre
otros. Es posible estimar el módulo de corte máximo con el ensayo CPT, como en la
relación para arenas silica que propone Baldi et al. (1986).

5.2 COMPORTAMIENTO ESFUERZO-DEFORMACIÓN DE SUELOS
CICLICAMENTE CARGADOS

En la ingeniería geotécnica es un desafío constante la caracterización de los aspectos
más importantes del comportamiento del suelo frente a esfuerzos cíclicos, buscando
siempre la forma más simple en modelos racionales. Existe una contradicción entre la
precisión del modelo y su sencillez. Normalmente, los modelos más estudiados y
discutidos son: el modelo lineal equivalente y los modelos cíclicos no lineales. El
primero de estos modelos es el más simple y más utilizado, pero a la vez es limitado en
la representación de muchos aspectos del comportamiento del suelo bajo condiciones
de cargas cíclicas. En el otro extremo existen los modelos cíclicos no lineales, los
cuales pueden representar muchos detalles del comportamiento dinámico del suelo,
pero pueden ser muy complejos y difíciles de calibrar lo que lo hace en muchas
ocasiones impracticable en problemas de ingeniería.

5.2.1 Modelo lineal equivalente

Típicamente un suelo sujeto a una carga cíclica simétrica exhibe una curva de
histéresis como la mostrada en la Figura 5-1. La curva de histéresis puede ser descrita
de dos maneras: por la trayectoria de la curva y por los parámetros que exhibe su
forma. En términos generales, dos características importantes de la forma de la curva
de histéresis son su amplitud y pendiente. La pendiente de la curva depende de la
rigidez del suelo, ésta puede ser descrita en cualquier punto durante el proceso de
carga como el módulo de corte tangente, valor que varía durante todo el ciclo de carga,
pero que tiene un valor promedio en la curva que puede ser aproximado como el
módulo de corte secante, el cual describe la inclinación general de la curva de
histéresis y se puede calcular a partir de la siguiente ecuación:

16
5-1

Siendo: Gsec es el módulo de corte secante; c es el esfuerzo de corte; y ϒc es la
deformación angular.

Figura 5-1: Esquematización módulo de corte
secante y módulo de corte tangente.

La amplitud de la curva de histéresis está relacionada con el área, donde ésta es
medida como la disipación de energía y puede ser descrita convencionalmente como la
razón de amortiguamiento interno del suelo.

5-2

Dónde: Dint es la razón de amortiguamiento interna del suelo; W d es la energía
disipada; W s es la energía asociada a la mayor deformación; y Aloop es el área
encerrada de la curva de histéresis.

El módulo de corte secante, Gsec, y la razón de amortiguamiento, D, son los parámetros
necesarios para caracterizar al suelo en el modelo lineal equivalente. Para ciertos tipos
de análisis de respuesta del suelo, el modelo puede ser utilizado directamente para
describir el comportamiento de éste, sin embargo, para otros tipos de análisis en que

17
se requieren caracterizar al suelo de una forma detallada éste modelo es insuficiente,
ya que no caracteriza efectos no lineales del suelo, tales como, la degradación del
módulo de corte, ni el aumento de la amortiguación interna del suelo a medida que las
deformaciones angulares aumentan.

Debido a que los métodos de análisis de respuesta del suelo más utilizados se
encuentran basados en el uso de propiedades lineales equivalentes, es necesario dar
principal atención en la forma de caracterización del módulo de corte secante y de la
razón de amortiguamiento interna de diferentes tipos de suelos. Es importante
reconocer que el modelo lineal equivalente es una aproximación del comportamiento
no lineal del suelo. Este modelo lineal equivalente considera que la deformación
unitaria siempre retorna a cero en cada ciclo de carga y que el material no tiene límite
de esfuerzo, por lo tanto la falla no ocurrirá. Una de las ventajas más importantes de
este modelo es que en un análisis computacional es bastante eficiente, motivo por el
cual muchas veces se opta por su uso.

Los parámetros del suelo necesarios para definir el modelo lineal equivalente,
principalmente son el módulo de corte, la amortiguación interna del suelo y el módulo
de Poisson.

a. Módulo de Corte

Ensayos de laboratorio muestran que la rigidez del suelo es influenciada por la
amplitud de la deformación cíclica, la razón de Poisson, los esfuerzos efectivos
principales, la razón de sobre consolidación y del número de ciclos de carga. El
módulo de corte secante varía con la amplitud cíclica de la deformación angular.
A bajas deformaciones, el módulo de corte secante es alto, y decrece cuando la
amplitud de deformación aumenta. El lugar geométrico correspondiente a la
curva de histéresis en que varía la amplitud de la deformación cíclica es
llamada curva estructural (Figura 5-2), la cual parte en el origen, punto en el que
se genera el máximo valor del módulo de corte. La degradación del módulo de
corte también se puede caracterizar con la curva esquematizada en la Figura
5-3.

18
Figura 5-2: Esquematización curva estructural

Figura 5-3: Esquematización curva de reducción del módulo de
corte

i. El módulo de corte máximo

Existen varios métodos para obtener el valor del módulo de corte máximo
mediante ensayos de laboratorio, de campo, o también puede ser obtenido a
partir de correlaciones con otros parámetros como por ejemplo la relación
Hardin y Black (1968), o la relación de Seed e Idriss (1970), entre otros.

A partir de varios ensayos de columna resonante se logra una relación entre
la velocidad de ondas de corte y la tensión octaédrica efectiva, con estas

19
relaciones es posible estimar el módulo de corte máximo como se presenta
en las siguientes ecuaciones:

5-3

5-4

Siendo: Gmax es el módulo de corte máximo; e0: es el índice de vacíos; y σ0 es la
tensión octaédrica efectiva.

La ecuación 5-3 se utiliza para partículas redondas y la ecuación 5-4 se utiliza para
partículas angulares (Hardin y Black, 1968)

El esfuerzo octaédrico efectivo, se puede calcular a partir de la tensión vertical efectiva
y el coeficiente de presión de tierras en reposo, este último puede ser obtenido a partir
de la ley elástica o a través de la ley de Jaky.

Una forma alternativa para estimar el módulo de corte máximo del suelo, es como se
muestra en las siguientes ecuaciones (Seed e Idriss, 1970):

5-5

5-6

Siendo: G es el módulo de corte; K2(máx) es una constante propia del suelo; y K2 es otra
constante propia del suelo.

El valor de K2(máx) varía según la densidad relativa, por lo que se recomienda utilizar la
Tabla 5-1 según Seed e Idriss (1970).

Tabla 5-1: Valores de K2(máx) para diferentes densidades relativas (Seed e Idriss, 1970).

Densidad relativa Dr(%) K2(máx)

30 34

40 40

45 43

60 52

20
Densidad relativa Dr(%) K2(máx)

75 61

90 70

A partir de la Tabla 5-1 se puede obtener una relación lineal entre la densidad relativa y
la constante K2(máx) como se muestra en la siguiente ecuación:

5-7

ii. Degradación del módulo de corte.

La degradación del módulo de corte producida cuando aumenta la
deformación angular se puede representar como el cociente entre el módulo
de corte y el módulo de corte máximo, el cual es graficado en la Figura 5-4
(Seed et al., 1986).

5-8

Figura 5-4: Degradación del módulo de corte en relación a la deformación angular, en
arenas (Seed et al., 1986)

21
b. Razón de amortiguamiento interno, D

La razón de amortiguamiento de las arenas, es un parámetro que depende de
diversos factores, tales como, el tamaño de la partícula, el grado de saturación,
la relación de vacíos, coeficiente de presión de tierras en reposo, en ángulo de
fricción interna, el número de ciclos de esfuerzo y el nivel de esfuerzo. Basado
en varios ensayos de corte simple torsional, se propone una relación entre la
razón de amortiguamiento y la deformación angular para arenas secas, como
se muestra en la siguiente ecuación (Sherif et al., 1972).

̅
5-9

Siendo: D es la razón de amortiguamiento; ϒ’ es la deformación angular; N el
número ciclos de aplicación de la carga; y F es un factor relacionado con los
granos (Das, 1993).

Además, existe una relación gráfica entre la razón de amortiguamiento para
arenas y la deformación angular para arenas como se muestra en la Figura 5-5
(Seed et al., 1986).

22
Figura 5-5: Razón de amortiguamiento en arenas (Seed et al., 1986)

El Indian Standard, propone que la razón de amortiguamiento debe asumirse en
un 2 por ciento bajo condiciones de operaciones normales de la máquina
vibratoria y un máximo de 5 por ciento en casos de cargas de emergencia
(Indian Standard 2974-Part 3, 1993). Ahora bien, muchos programas como
Plaxis v10 2D, trabajan con los parámetros de amortiguamiento 𝛼 y 𝛽 de
Rayleigh, por lo tanto es necesario buscar una correlación entre estos factores y
la razón de amortiguamiento interna del suelo.

El amortiguamiento del suelo es modelado a partir de los parámetros de
Rayleigh, en donde se discretiza la matriz de amortiguamiento como una
combinación lineal entre las matrices de masa y rigidez, como se muestra en la
siguiente ecuación:

5-10

Los coeficientes α y β, se calculan definiendo la fracción de amortiguamiento
crítico (Di), para dos frecuencias prefijadas (ωi) que definen un rango, y se
obtienen a partir de la siguiente relación:

23
5-11

La elección Di, así como el rango de frecuencias, es muy arbitrario, por lo que
se recomienda un rango en el que estén comprendidas las de excitación y las
fundamentales del sistema.

c. Módulo de Poisson

En el sistema suelo fundación, los resultados de deformaciones y de esfuerzos
traspasados al suelo, son invariables o insensibles a las distintas variaciones
del módulo de Poisson (Kramer, 1996).

5.2.2 Modelo elasto-plástico perfecto de Mohr Coulomb

El modelo de Mohr Coulomb asume un comportamiento elasto-plástico perfecto, por lo
tanto en adición a los parámetros usados en el modelo lineal equivalente como el
módulo de corte, el índice de vacíos y el módulo de Poisson, se agregan los
parámetros característicos del modelo de Mohr-Coulomb que son el ángulo de fricción,
la cohesión del suelo y el ángulo de dilatancia del suelo.

El ángulo de fricción, depende de varias características propias del suelo, como el
tamaño, forma, densidad de las partículas y distribución de los tamaños de éstas
mismas.

La densidad relativa, se utiliza para caracterizar materiales arenosos, de forma que una
densidad relativa del 0 % equivaldría a una arena suelta y una del 100 % a una arena
densa. Una arena con una densidad relativa del 90 % indica que la compactación a la
que ha llegado el material es la máxima compactación que puede alcanzar. Existen
relaciones entre la densidad relativa y el ángulo de fricción de los suelos, la que se
muestra en la Tabla 5-2.

Tabla 5-2: Relación densidad relativa y ángulo de fricción de arenas (Meyerhof, 1956).

Estado Densidad Relativa Dr (%) Ángulo de fricción (°)

Muy suelto <20 <30

Suelto 20-40 30-35

24
Estado Densidad Relativa Dr (%) Ángulo de fricción (°)

Medianamente denso 40-60 35-40

Denso 60-80 40-45

Muy denso 80-100 45

En el caso de las arenas limpias la cohesión entre las partículas es nula, pero si es
posible que se genere un efecto de cohesión aparente por la humedad de las
partículas, este fenómeno se genera en suelos no saturados, en que las tensiones
capilares generan una adherencia entre las partículas, este último fenómeno será
despreciado en este proyecto, debido a la ausencia de agua en el suelo estudiado.

El fenómeno de dilatancia se caracteriza por un valor de ángulo de dilatancia y puede
ser obtenido a partir de la expresión propuesta por Borst y Vermeer (1984).

5-12

5.2.3 Modelos cíclicos no lineales

El comportamiento no lineal del suelo, puede ser representado más precisamente por
un modelo cíclico no lineal siguiendo la trayectoria real de cada ciclo de carga. Los
modelos cíclicos no lineales son caracterizados por la curva estructural (Figura 5-2), el
comportamiento de carga y descarga, degradación de la rigidez del suelo, entre otros.
Modelos complejos incorporan reglas adicionales, lo que representa de mejor manera
los efectos de las cargas irregulares, densificación, generación de presión de poros u
otros efectos.

El desempeño de los modelos cíclicos no lineales pude ser ilustrado por ejemplos muy
simples en que la forma de la curva estructural puede ser descrita como en la siguiente
ecuación:

5-13

Siendo:  es el esfuerzo de corte; ϒ es la deformación angular; y Fbb es una función que
depende de ϒ.

La forma de cualquier curva estructural se puede vincular con dos parámetros, la
rigidez inicial a pequeñas deformaciones, Gmáx, y el esfuerzo de corte máximo a altas

25
deformaciones, máx. Un ejemplo simple de una curva estructural, puede ser descrito en
la Figura 5-6 obtenida a partir de la siguiente ecuación hiperbólica:

5-14

Siendo: Gmáx es el módulo de corte máximo; máx es el esfuerzo de corte máximo; ϒ es
la deformación unitaria angular.

Figura 5-6: Curva estructural hiperbólica (Kramer, 1996)

Alternativamente, la curva estructural puede ser construida a partir de la curva de
reducción del módulo. La cantidad del módulo de corte máximo y el esfuerzo de corte
máximo puede ser medida directamente, calculada u obtenida a partir de correlaciones
empíricas.

26
6 MÉTODO PARA OBTENER DEFORMACIONES DE FUNDACIONES
SUPERFICIALES BAJO LA ACCIÓN DE CARGAS DINÁMICAS SEGÚN
ARYA ET AL (1979)

El método de Arya et al (1979), considera el suelo como un medio visco-elástico,
además de asumir que ninguna partícula de éste llega a plastificarse, manteniéndose
todas ellas, en rango elástico (Richard et al., 1970). La carga dinámica, es tomada
como la mayor carga vinculada al esfuerzo dinámico, es decir, que la componente
sinusoidal toma su máximo valor igual a uno, por lo tanto la carga de la máquina
vibratoria se describe en la siguiente ecuación:

6-1

Siendo: F es la fuerza dinámica; mi es la masa rotante; e es la excentricidad dinámica;
y w es la frecuencia angular de la máquina vibratoria.

Los distintos movimientos generados en el sistema (en el presente proyecto se
consideran tres: vertical, horizontal y giro), se toman de forma desacoplada, pese a que
es una consideración que no se presenta en la realidad. Por otra parte, el método
asume que las cargas dinámicas y las deformaciones producidas por la maquina son
muy bajas, lo que implica que el análisis dinámico radique en la deformación producida
por la vibración y la cercanía del sistema a un fenómeno de resonancia.

Para obtener los resultados como la frecuencia, deformación y esfuerzos del sistema,
se hacen necesarios parámetros característicos del suelo, geometría de la fundación y
la máquina:

a. Parámetros de la Máquina

El centro de gravedad y de rotación del rotor, además de los parámetros para
conocer las fuerzas desbalanceadas, tales como, el peso del rotor, peso total de
la máquina, frecuencia de operación, excentricidad dinámica, entre otros.

b. Geometría de la Fundación

El ancho, largo y alto del bloque inferior de la fundación y del pedestal, también
es necesario conocer la altura de empotramiento de la fundación, el peso
específico y tipo de hormigón con que ésta se construirá.

27
c. Parámetros Geotécnicos

El peso unitario, el módulo de Poisson, que en el caso de arenas
medianamente densas varían entre 0.3 y 0.4 (Arya et al., 1979). Se debe
conocer el módulo de corte dinámico. Dentro de este método se contempla que
las deformaciones angulares son pequeñas, por consiguiente no se considera la
degradación del módulo de corte. Por último, también se debe conocer la razón
de amortiguamiento interna del suelo, Dint, este parámetro es variable con la
deformación angular, ya que a medida que aumenta la deformación, la razón de
amortiguamiento también aumenta. Ahora bien, como en este método se
consideran deformaciones angulares pequeñas, en la gran mayoría de las
oportunidades la razón de amortiguamiento alcanza un valor del orden del 5%
(Das, 1993).

Dado que el suelo es considerado un medio visco-elástico y en el sistema se genera un
movimiento vertical, horizontal y giro, éste se puede representar como dos masas,
resortes y amortiguadores equivalentes en los tres modos de vibrar, como se muestra
en la Figura 6-1.

Para conocer las frecuencias del sistema, la deformación y los esfuerzos producidos
por la vibración, es necesario conocer las constantes de los resortes equivalentes, k(x,
y, φ, horizontal, vertical y giro, respetivamente), y las razones de amortiguamiento total
del sistema, D.

Figura 6-1: Modelación del sistema suelo
fundación máquina vibratoria (Arya et al., 1979)

28
6.1 DETERMINACIÓN DE RESORTES EQUIVALENTES

Existen ecuaciones para obtener el resorte equivalente correspondiente a los modos
de vibrar vertical (z), horizontal (x) y de momento (φ) para fundaciones rectangulares.
En estas relaciones los resortes equivalentes son función de módulo de corte dinámico,
G, del módulo de Poisson, , del coeficiente de empotramiento, η, y del coeficiente
geométrico para fundaciones rectangulares, , (Gorbunob y Possadov, 1961). Como
las investigaciones trabajaron sobre la base de fundaciones circulares, se hace
necesario obtener un radio equivalente para las fundaciones rectangulares, tal como se
indica en las siguientes ecuaciones (Whitman, 1972):

√ 6-2

√ 6-3

Siendo: r0x, r0z, r0φ es el radio equivalente horizontal, vertical y de giro, respectivamente;
B es el ancho de la fundación; y L es largo de la fundación.

La rigidez del sistema en sus distintos modos de vibrar se ve afectada por el nivel de
empotramiento que tenga la fundación, es decir, que mientras a mayor empotramiento,
mayor son los coeficientes de resorte equivalente. Para aplicar este efecto se incluye
un factor de empotramiento, el cual se obtiene a partir de las siguientes ecuaciones
(Whitman, 1972):

6-4

6-5

6-6

Siendo: ηx, ηz, ηφ es el coeficiente de empotramiento horizontal, vertical y de giro
respectivamente; h es la altura de empotramiento; y  es el módulo de Poisson.

El coeficiente geométrico, , depende del ancho y largo del bloque inferior de la
fundación, de la Figura 6-2 se obtienen los valores de coeficiente geométrico para los
distintos modos de vibrar.

29
Figura 6-2: Coeficiente geométrico de fundaciones rectangulares
(Whitman y Richard, 1967)

Siendo:  x,  z , φ es el coeficiente geométrico de fundación horizontal, vertical y de
giro respectivamente; L es el lado perpendicular al giro de la fundación; y B es el lado
paralelo al giro de la fundación.

El módulo de corte dinámico máximo, Gmáx, y el módulo de Poisson son parámetros
propios del suelo que pueden ser conocidos u obtenidos a partir de correlaciones como
se explica en la sección 5.2.1. Con estos parámetros, es posible determinar los valores
de los resortes equivalentes para los respectivos modos de vibrar, como se muestra en
las siguientes ecuaciones (Whitman y Richard, 1967):

√ 6-7

√ 6-8

6-9

Siendo: kx, kz, kφ es el resorte equivalente horizontal, vertical y de giro respectivamente;
y G es el módulo de corte dinámico del suelo.

Dada una geometría de la cimentación es posible encontrar variaciones del resorte
equivalente del suelo para los distintos modos de vibrar a medida que se cambia la

30
densidad relativa del suelo. Por lo tanto se puede concluir que la relación entre el
resorte equivalente para todos los modos de vibrar con la densidad relativa del suelo
es lineal, en que la pendiente de esta relación es mayor en el modo vertical que en los
otros dos. Además, se puede evidenciar que la variación del valor del resorte
equivalente en razón al módulo de Poisson es pequeña, del orden del 6.5% en los
modos vertical y de giro, por cada 0.5 de variación del módulo de Poisson y del orden
del 3% en el caso del modo horizontal por cada 0.5 de variación del módulo de
Poisson.

6.2 DETERMINACIÓN DE LAS RAZONES DE AMORTIGUAMIENTO

Para obtener la razón de amortiguamiento, se debe considerar que este valor es la
suma entre el amortiguamiento interno del suelo y el geométrico de la fundación. Como
el amortiguamiento interno es un valor conocido, sólo es necesario obtener el
amortiguamiento geométrico. Para la obtención de éste, se deben tener como valores
iniciales el radio equivalente y el coeficiente de empotramiento usado para la obtención
del resorte equivalente, además de la razón de masa o de inercia según sea el caso y
del coeficiente efectivo de empotramiento que sólo es utilizado para el amortiguamiento
por giro de la fundación.

Para el cálculo de la razón de amortiguamiento geométrico es necesario obtener un
nuevo factor de empotramiento, los cuales se calculan según las siguientes ecuaciones
(Whitman, 1972):

6-10

6-11

6-12

Siendo: 𝛼 x, 𝛼 z, 𝛼 φ es el coeficiente de empotramiento nuevo y ηx, ηz, ηφ es el
coeficiente de empotramiento antiguo horizontal, vertical y de giro, respectivamente

La razón de masa para el movimiento horizontal y vertical, y la razón de inercia para el
giro se pueden obtener a partir de las siguientes ecuaciones (Richard et al., 1970):

31
6-13

6-14

6-15

Siendo: W es el peso total del sistema fundación-máquina vibratoria; I es la inercia del
sistema fundación-máquina vibratoria; ϒ es el peso específico del suelo; Bx y Bz es
razón de masa horizontal y vertical respectivamente; y Bφ es la razón de inercia.

El coeficiente efectivo de amortiguamiento, nφ, se aplica para el giro de la fundación, el
cual depende de la razón de inercia del sistema y se define en la Tabla 6-1 (Richard et
al., 1970).

Tabla 6-1: Coeficiente efectivo de amortiguamiento (Richard et al., 1970).

Bφ 5 3 2 1 0.8 0.5 0.2

nφ 1.079 1.110 1.143 1.219 1.251 1.378 1.600

La razón de amortiguamiento geométrico, D, se obtiene a partir de las siguientes
ecuaciones:

6-16

6-17

6-18

Siendo: Dx, Dz, Dφ es la razón de amortiguamiento geométrico horizontal, vertical y de
giro respectivamente.

El amortiguamiento interno comúnmente utilizado es de un 5%, lo que puede ser
significativo para el modo de vibrar rotacional, pero no tiene mayor relevancia para los
movimientos traslacionales (Das, 1993).

32
Dado un sistema fundación-máquina vibratoria es posible hacer un análisis de la
variación de la razón de amortiguamiento geométrico con respecto al módulo de
Poisson como se muestra en la Figura 6-3, en donde se puede evidenciar que
amortiguamiento interno sólo es un valor significativo en el modo de vibrar rotacional.

Dx Dz Dϕ

0.9
0.8
0.7
0.6
0.5
D

0.4
0.3
0.2
0.1
0
0.3 0.32 0.34 0.36 0.38 0.4

Figura 6-3: Variación razón de amortiguamiento geométrico con el
módulo de Poisson

6.3 RESULTADOS ENTREGADOS POR EL MÉTODO

Con los valores de los resortes equivalentes y la razón de amortiguamiento total del
sistema para cada modo de vibrar, es posible calcular la frecuencia natural del sistema
y la frecuencia de resonancia amortiguada, a partir de las siguientes ecuaciones:

√ 6-19

6-20

Siendo: m es la masa del sistema fundación-máquina vibratoria; fn es la frecuencia
natural del sistema fundación-máquina vibratoria; y fm es la frecuencia de resonancia
amortiguada para cada componente z, x, φ.

33
Con estos valores, en conjunto a la frecuencia de vibración de la máquina, se verifican
los criterios de resonancia, de acuerdo a los distintos códigos como son el del ACI
351.3R-04, (2004) y el Indian Standard 2974-Part 3, (1993). En la Figura 6-4 se puede
caracterizar las amplitudes que se generan cuando la frecuencia de excitación del
sistema es cercana a la frecuencia natural de vibración.

Figura 6-4: Deformación corregida en función
de la razón de frecuencia

Para obtener el desplazamiento total del suelo, es necesario las cargas dinámicas,
además de distintos factores de mayoración o minoración que aplica el método. El
factor modificador de los esfuerzos, depende de la frecuencia de operación de la
máquina, de la frecuencia natural de vibración y de la razón de amortiguamiento. Las
deformaciones se pueden obtener a partir de la siguiente ecuación:

34
6-21

Siendo: U z, x, φ es la deformación vertical, horizontal y el giro, respectivamente M z, x, φ

es factor modificador vertical horizontal y de giro respectivamente; y F z, x, φ es la fuerza
vertical, horizontal y el momento dinámico, respectivamente.

35
7 MODELACIÓN DE SISTEMA SUELO-FUNDACIÓN-MÁQUINA VIBRATORIA
MEDIANTE ELEMENTOS FINITOS

La modelación del sistema suelo-fundación-máquina vibratoria con elementos finitos se
realiza mediante el programa Plaxis v10 2D. Esta modelación cuenta de tres partes:
entrada de datos, fase de cálculo y de resultados.

En la fase de entrada de datos se considera un dominio simétrico, por lo tanto, se
trabaja con la mitad de la fundación y de la máquina en un modelo plano. Se emplean
dos tipos de condiciones de borde para el dominio:

a. Estándar Estática: consiste en apoyos deslizantes en los costados y apoyos
empotrados en la base del dominio de suelo.
b. Estándar Dinámica: consiste en bordes absorbentes de las ondas dinámicas en la
base y el costado más alejado de la máquina. Estos bordes tienen como objetivo
absorber la onda dinámica cuando ésta llega al extremo, de esta forma la onda no
se refleja.

También es importante establecer cuáles son las dimensiones del dominio de suelo
para que éstas no afecten la interacción entre el suelo, la fundación y la máquina
vibratoria, para ello se ocupa, inicialmente, la recomendación de utilizar 10 veces el
ancho de la fundación -para casos estáticos- (Díaz y Rodríguez-Roa, 2010). Sin
embargo, como en este caso se analiza el fenómeno dinámico, esta recomendación es
verificada bajo condiciones dinámicas.

Por otra parte, se considera la influencia de la densidad del mallado y la cantidad de
nodos que componen cada uno de los elementos. Se recomienda una alta cantidad de
elementos de pocos nodos. Por lo tanto, como el programa ofrece la posibilidad de
optar entre 6 y 15 nodos, se opta por usar elementos de 6 nodos. La densidad del
mallado depende de la calibración numérica.

La fundación se modela como un bloque inferior y un pedestal superior, teniendo en
cuenta que en el modelo se introduce sólo la mitad del ancho de la fundación debido a
la simetría. El material usado para modelar la fundación es hormigón clase M 30, con
las características presentadas en la sección 3.3.

La máquina centrifuga genera tres fuerzas que son necesarias de insertar en el
modelo, estas son: el peso total de la máquina y sus accesorios, la fuerza dinámica

36
vertical y horizontal. Como Plaxis v10 2D acota el ingreso de cargas externas sólo a
dos, estas dos plazas se utilizarán para las cargas dinámicas, mientras que la carga
estática del peso total de la máquina tiene que ser modelada como un material elástico.
Este material se adaptará en geometría al pedestal y a la altura de aplicación de las
cargas dinámicas, con este volumen y el peso total de la máquina se podrá obtener el
peso unitario equivalente, además el módulo de elasticidad ingresado será de 210
kN/mm2 y el módulo de Poisson de 0.2, valores característicos del acero, ya que se
espera que éste material no tenga deformación alguna.

Las cargas dinámicas vertical y horizontal se indican en las ecuaciones 4-1 y 4-2. La
modelación de estas cargas es insertando en la etapa de entrada una carga dinámica
horizontal y vertical dinámica unitaria, para que posteriormente en el proceso de
cálculo se ingresen los parámetros propios de la carga sinusoidal como la amplitud, la
frecuencia de operación y un ángulo de desfase. La amplitud y la frecuencia de
operación es la misma para la carga horizontal y vertical. Sin embargo, como el
programa trabaja con la función seno, los ángulos de desfase serán de 0° y 90° para el
caso de la carga vertical y horizontal, respectivamente. En la Figura 7-1, se
esquematiza el sistema fundación-máquina vibratoria con las fuerzas dinámicas.

Figura 7-1: Esquema de las cargas aplicadas
en el sistema fundación-máquina vibratoria
con las fuerzas dinámicas

En la fase de cálculo se usan cuatro pasos importantes de separar para un posterior
análisis: se utilizan dos fases estáticas, las cuales se dividen la instalación de la

37
fundación y de la máquina vibratoria, para lo anterior se realiza un análisis plástico. Las
otras dos fases son de carácter dinámico, la primera de ellas es la fase de encendido
de la máquina y la segunda la fase de apagado de la máquina. Los tiempos de
duración de cada una de ellas serán iguales en cada caso y depende de la cantidad de
ciclos que se espera que realice la carga dinámica (Brinkgreve et al, 2010).

Para hacer en el análisis de todos los casos en estudio es necesario antes un proceso
de calibración del sistema. La calibración cuenta de dos partes; la primera de ellas es
del tipo numérico, en donde se definen, distancias del dominio del suelo, densidad del
mallado y número de ciclos que necesita la máquina para tener una operación estable.
La segunda parte de la calibración es la que corresponde al comportamiento del suelo,
la cual se hace a partir de mediciones de esfuerzo y deformación de alguna arena con
condiciones de carga similares a las que se presentan en este proyecto. Para el
desarrollo de la calibración numérica se trabaja con sistema suelo-fundación máquina
vibratoria, mientras que para la calibración del modelo del suelo, al no tener los datos
de un sistema parecido al estudiado, debido a la baja cantidad de estudios sobre el
tema, se modela el suelo en un ensayo de corte simple directo cíclico.

7.1 CALIBRACIÓN NUMÉRICA

En la calibración numérica se ajustan valores como: distancia del dominio de suelo,
densidad del mallado, número de ciclos de carga y comportamiento rígido de la
fundación. Para realizar esta calibración se usa el ejemplo de fundación de bloque para
una máquina centrífuga propuesto por Arya et al. (1979). Para esto las condiciones de
entradas son las siguientes:

a. Se considera un modelo plano, la mitad del sistema real debido a la simetría,
elementos de 6 nodos, y las condiciones de borde expuestas en la sección 7.
b. Para el suelo se usa un modelo constitutivo elasto-plástico perfecto, además de
trabajar con arena medianamente densa y sin amortiguamiento interno. Los
parámetros del suelo son los presentados en la Tabla 7-1:

38
Tabla 7-1: Parámetros del suelo de acuerdo a un modelo elasto-plástico de Mohr-
Coulomb.

3
ϒ [kN/m ] ν Dr [%] ϕ [°] c

19.64 0.35 40 35 0

El módulo de corte utilizado es el secante, dónde no se considera degradación por
acción de la deformación angular, pero si se considera variación por profundidad
caracterizado por la ecuación 5-6.

La fundación modelada corresponde a la indicada en la Figura 7-1, la cual está
compuesta de un bloque inferior completamente embebido en el suelo de 3.8x6.1x0.6
metros de ancho, largo y alto respectivamente. El pedestal sobre el bloque es de
2.6x6.1x0.4 metros de ancho, largo y alto respectivamente.

El peso total de la máquina centrifuga es de 250 kN. La máquina se debe modelar
como un material lineal elástico, la geometría de ésta será de 2.6x6.1x0.9 metros de
ancho, largo y alto respectivamente, por lo tanto su peso unitario equivalente es igual a
17.54 KN/m3. Conocido el peso del rotor, la excentricidad dinámica y la frecuencia de
operación, es posible obtener la carga dinámica horizontal y vertical en función del
tiempo, como muestran las siguientes ecuaciones:

7-1

7-2

En la fase de cálculo se usan las cuatro fases explicadas en la sección 7, en que a la
máquina se le da un tiempo de operación, es decir que las cargas dinámicas se
encuentran activas por 15 ciclos preliminarmente, el mismo tiempo que se utiliza en el
apagado de la máquina.

Para realizar la calibración numérica es necesario verificar la deformación producida a
nivel del sello de fundación.

7.1.1 Calibración del dominio de suelo

El dominio del mallado inicialmente se hace con 10 veces el ancho de la fundación, es
decir 38x38 metros de ancho y alto. Para verificar este criterio se realizan modelos de
46x46 y 32x32 metros de ancho y alto. En ambos casos, no se presentan diferencias

39
relevantes en el desplazamiento a nivel del sello de fundación. Por su parte, en el caso
particular del modelo con dominio de 32x32 metros, tampoco se hacen grandes
diferencias con respecto a la cantidad de tiempo de trabajo del programa. Por lo tanto,
se concluye que con un dominio de 10 veces el ancho de la fundación real es suficiente
para que el modelo se comporte de manera estable.

7.1.2 Calibración de la densidad del mallado

Se consideran diversos modelos en que se varía la densidad del mallado, en éstos se
verifica la diferencia de deformación entre ellos. De esta calibración se puede concluye
que el mallado más eficiente, con respecto al tiempo, es el presentado en la Figura 7-2.
De esta fase de calibración se puede observar que para el análisis estático, en que los
niveles de desplazamientos verticales son del orden de milímetros, las diferencias
entre los mallados estudiados son del orden del 0.5%. Para el análisis dinámico, en
que los niveles de desplazamiento vertical son del orden de 10 micrómetros las
diferencias entre los mallados estudiados son del orden del 15% al 20%, cabe destacar
que variaciones muy pequeñas de desplazamientos hacen estas grandes diferencias
porcentuales. En el caso de los desplazamientos horizontales las variaciones son muy
altas entre los mallados estudiados en el análisis estático y dinámico, esto debido a
que los desplazamientos horizontales son bajos. Por lo tanto se recomienda utilizar un
mallado con un mínimo 4 elementos en la base de la fundación modelada, además de
considerar un mallado más fino (4 elementos en la base de la fundación modelada) en
las cercanías de la fundación, por lo que se recomienda hacer un sub dominio
cuadrado de dimensión igual a 3 veces el ancho real de la fundación.

40
Figura 7-2: Malla de elementos finitos obtenida para calibración
numérica

7.1.3 Calibración número de ciclos de carga dinámica

Se debe verificar con cuantos ciclos de carga dinámica la deformación se mantiene
estable, por lo tanto, como inicialmente se tomaron en cuenta 15 ciclos de carga, se
debe encontrar las diferencias cuando corremos el modelo con 50 ciclos de carga. Al
comparar el desplazamiento vertical de ambos modelos, se observa en las fases
dinámicas diferencias de desplazamiento cercanos al 20%, valor pequeño

41
considerando que los desplazamientos son del orden de 10 a 20 micrómetros. Por lo
tanto, se considera que con 15 ciclos de carga dinámica es suficiente para que la
deformación sea estable.

7.2 CALIBRACIÓN DEL MODELO CONSTITUTIVO DEL SUELO

Para realizar la calibración del modelo constitutivo es necesario tener mediciones
reales de un suelo sometido a solicitaciones dinámicas. En este caso, al no tener las
mediciones debido a los pocos estudios que existen sobre el tema, se debe trabajar
con valores entregados por un ensayo de corte simple directo cíclico no drenado de
arena de Santa Mónica Beach, SMB, (Matasovic y Vucetic, 1993), el cual sirve como
medida de urgencia para caracterizar el comportamiento del suelo. Con esta medición,
se deben comparar distintos modelos de comportamiento de suelo que posibilita el
programa Plaxis v10 2D, estos son el modelo lineal elástico, Mohr-Coulomb y
Hardening Soil Small Strains, de esta forma revisar cuál es el más conveniente para
esta solicitación.

Las propiedades de la arena considerada según el modelo Mohr-Coulomb son
mostradas en la Tabla 7-2.

Tabla 7-2: Parámetros modelo elasto-plástico de Mohr Coulomb de arena SMB

3
ϒd [kN/m ] ν Dr [%] ϕ [°] C

15.99 0.30 90 47 0

El ensayo de corte cíclico toma una probeta saturada de suelo, confinándola de forma
estática para después aplicar una carga cíclica de corte en la parte superior, como se
puede esquematizar en la Figura 7-3.

42
Figura 7-3: Esquema de probeta para ensayo
de corte simple cíclico

La solicitación aplicada en el ensayo corresponde a un esfuerzo de confinamiento
vertical estático igual a 196 kPa y a un esfuerzo de corte dinámico sinusoidal de
amplitud igual a 65.6 kPa y frecuencia de 0.1 Hz. El módulo de corte máximo medido
es de 139000 kPa y la curva de degradación del módulo de corte se presenta en la
Figura 7-4 (Matasovic y Vucetic, 1993).

Figura 7-4: Degradación del módulo de corte arena SMB
(Matasovic y Vucetic, 1993)

43
Para modelar el ensayo de corte simple directo cíclico en el programa Plaxis v10 2D,
se realiza un modelo en dos dimensiones plano con elementos de 6 nodos. El dominio
de suelo es de 10 centímetros de alto y 5 centímetros de ancho. Al trabajar con un
modelo plano, se considera que en profundidad se tiene un continuo de longitud infinita
lo que es falso en el ensayo, por tanto son esperables algunos errores debido a esto.
Además, es importante mencionar que sólo se ponen condiciones de borde estáticas y
no dinámicas, debido a que en el ensayo real no existen paredes absorbente de cargas
dinámica, por lo tanto al no ponerlas se modela de forma más fehaciente el ensayo de
corte simple cíclico . Con las condiciones geométricas descritas anteriormente y
presentadas en la Figura 7-5, se hacen tres modelos, en que la variante en cada uno
de ellos es el modelo constitutivo del suelo: empleando el modelo lineal elástico, el
modelo elasto-plástico perfecto (Mohr-Coulomb) y el modelo Hardening Soil Small
Strains. Se debe tener en cuenta que en los 3 modelos se trabaja con condiciones no
drenadas y con el suelo 100% saturado.

Figura 7-5: Esquema de probeta usada
para la modelación del ensayo de corte
simple cíclico

44
El material lineal elástico, L, tiene las características presentadas en la sección 5.2.1,
en donde los parámetros que son necesarios determinar son: el peso unitario del suelo,
γ, el módulo de elasticidad secante, E50, y el módulo de Poisson, . Es importante
mencionar que el peso específico y el módulo de Poisson del suelo es el descrito en la
Tabla 7-2, mientras que el módulo de elasticidad secante, se obtiene como la quinta
parte del módulo de elasticidad asociado al módulo de corte máximo, Gmáx,
(Triantafyllidis y Wichtmann, 2009).

El material con modelo Mohr-Coulomb, MC, tiene las características presentadas en la
sección 5.2.2, en donde los parámetros que son necesarios conocer son: el peso
unitario del suelo, γ, el módulo de elasticidad secante, E50, el módulo de Poisson, , el
ángulo de fricción, ϕ, la cohesión, c, y el ángulo de dilatancia, ψ. Los valores anteriores
son seleccionados a partir de la Tabla 7-2, sólo el ángulo de dilatancia es necesario
obtener a partir de la ecuación 5-12, tomando un valor de ψ=18° y el coeficiente de
presión de tierras en reposo, k0, es calculado a partir de la ley de Jaky.

El modelo Hardening Soil Small Strain, HSSS, tiene las características del modelo
hiperbólico no lineal expuesto en la sección 5.2.3, en donde los parámetros que son
necesarios conocer son los útiles en el modelo de Mohr-Coulomb sumados al módulo
de elasticidad edométrico, Eoed, módulo de elasticidad de carga y descarga, Eur, módulo
de corte máximo, Gmáx, y la deformación angular asociada al 70% del módulo de corte
máximo.

El módulo de elasticidad edométrico es el mismo que el módulo de elasticidad secante
(72704.84 kPa), mientras que el módulo de elasticidad de carga y descarga, se calcula
como 3 veces el módulo de elasticidad secante (Brinkgreve et al, 2010).

La deformación angular asociada al 70% del módulo de corte máximo se puede
obtener a partir de la Figura 7-4 , dónde se puede determinar que este valor es de un
0.01% (Matasovic y Vucetic, 1993).

Se extraen los datos de esfuerzo de corte y deformación angular con respecto al
tiempo del Punto “P” de la FIG ubicado en el centro superior de la probeta.

La deformación angular en relación al tiempo se representa en la FIG. El modelo lineal
equivalente, LE, tiene un ciclo de deformación sinusoidal donde al cabo de un ciclo la
deformación angular vuelve al origen, sin embargo, los modelos de Mohr Coulomb,

45
MC, y de Hardening Soil Small Strains, HSSS, en un ciclo de carga ya alcanzan a tener
deformaciones remanentes en el suelo, siendo éstas mucho más altas en el caso del
modelo caracterizado con el suelo HSSS.

Si se compara la deformación en relación al tiempo del ensayo medido, M, con la
obtenida con los distintos modelo constitutivos ejecutados, se puede llegar a la
conclusión que el modelo semejante es el lineal elástico, LE. No es común llegar a la
conclusión anterior debido a que es de conocimiento que mientras más avanzado sea
el modelo constitutivo utilizado, mayor es el nivel de acercamiento a los datos medidos
por el ensayo. Como en este caso el modelo constitutivo más simple (LE), fue el que
más se parece a los datos medidos, es un tanto apresurado decir que éste es el
modelo más adecuado para ocupar en el presente proyecto, sin embargo es importante
tener como antecedente que las deformaciones generadas por el ensayo de corte
simple cíclico son mayores que las producidas por acción de la fuerza dinámica de una
máquina vibratoria, por lo tanto, es posible que estas pequeñas deformaciones no sean
sensibles para el tipo el ensayo simple cíclico.

M LE MC HSSS

1.00

0.80

0.60

0.40
g [%]

0.20

0.00
0 2 4 6 8 10
-0.20

-0.40
t [s]

Figura 7-6: Deformación angular en el tiempo, Calibración del suelo.

La deformación versus el esfuerzo de corte se puede observar en la Figura 7-7, es
posible observar que en el caso del modelo lineal elástico, LE, se produce el
comportamiento esperado de un suelo con un modelo constitutivo de esta forma,
mientras que en el caso del modelo de Mohr-Coulomb, MC, y Hardening Soil Small

46
Strain, HSSS, se genera una alta deformación en el primer cuarto del ciclo de carga,
para después estabilizarse en los siguientes tres cuartos de ciclo.

M LE MC HSSS

-0.40 -0.20 0.00 0.20 0.40 0.60 0.80 1.00
80

60

40

20
 [kPa]

0

-20

-40

-60

-80
g [%]

Figura 7-7: Esfuerzo de corte en función de la deformación angular, Calibración del
suelo.

De la Figura 7-6 y 7-8 se concluye que el modelo que más se asemeja con las
condiciones impuestas en el programa, es el lineal elástico, LE, para el ensayo de corte
simple cíclico. Por lo tanto se puede extrapolar que para los modelos de máquinas
vibratorias a estudiar, la constitutiva lineal elástica es suficiente para representar el
comportamiento del suelo, ello, siempre y cuando el suelo no se plastifique con la
solicitación correspondiente, por tanto, se recomienda revisar si existen puntos
plastificados en los modelos a estudiar a fin de ver si el modelo lineal elástico es
suficiente o si se debe utilizar un modelo más sofisticado.

47
8 CASOS A ESTUDIAR

Dentro del presente proyecto, es necesario estudiar el comportamiento de un sistema
suelo-fundación-máquina vibratoria, donde se buscan determinar los valores de
desplazamiento vertical y horizontal, nivel de esfuerzos efectivos bajo la fundación,
entre otros.

Es importante analizar la variación de desplazamiento y esfuerzos a distintas
condiciones de carga dinámica, modificaciones geométricas de la fundación y a
cambios del tipo de suelo.

8.1 ANTECEDENTES DE LOS CASOS EN ESTUDIO

En el presente proyecto se analiza el comportamiento de un sistema suelo-fundación-
máquina vibratoria base (modelo 1), al cual se le hacen distintas modificaciones con
respecto a su condición de carga, tanto en frecuencia como en amplitud (modelos de 2
al 6), modificaciones geométricas de la fundación, tales como, cambio de ancho del
pedestal y altura de empotramiento de la fundación (modelos 7 y 8) y modificaciones
del tipo de suelo (modelos 9 y 10).

El modelo 1 tiene las condiciones geométricas presentadas en la Tabla 8-1, en donde
el ancho real del bloque inferior, Br bi, es el doble del ancho modelado, B bi; el largo
real de la fundación, Lr, no es posible de representar en el modelo plano; la altura real
y modelada del bloque inferior, H bi, además de considerar una altura de
empotramiento, Df. En la Figura 8-1, se muestra el esquema del modelo 1.

Los modelos que tienen modificaciones en su condición geométrica son el 7 y 8, en
donde los cambios son: el ancho de pedestal y la altura de empotramiento,
respectivamente.

En la Tabla 8-1 se muestran los valores geométricos de la fundación de cada uno de
los casos a estudiar, en dónde el ancho real del pedestal, Br p, es el doble del ancho
modelado, B p; además de considerar una altura del pedestal, H p.

48
Tabla 8-1: Parámetros geométricos de las fundaciones de los distintos modelos.

N° Modelo Br bi [m] Lr [m] B bi [m] H bi [m] Br p [m] B p [m] H p [m] Df [m]

1-6* y 9-10** 1.5 2 0.75 1.2 1.5 0.75 0.3 1.2

7 1.5 2 0.75 1.2 1.0 0.5 0.3 1.2

8 1.5 2 0.75 1.2 1.5 0.75 0.3 0.5

* Se varía la solicitación dinámica.

** Se varía el tipo de suelo.

Figura 8-1: Esquematización sistema suelo fundación máquina vibratoria, modelo 1

Los modelos del 1 al 6 tienen una solicitación dinámica distinta. En los modelos 2, 3 y 4
se varían las frecuencias de excitación de la máquina, f, imponiendo las frecuencias
naturales de vibración vertical, horizontal y de giro respectivamente, obtenidas a partir
del método de Arya et al (1976). En el modelo 5 se varía la frecuencia de excitación de
la máquina, imponiendo la frecuencia natural propia del suelo, obtenida con la siguiente
ecuación:

49
8-1

Siendo: fs es la frecuencia natural propia del suelo; Vs es la velocidad de las ondas de
corte del suelo; y H es la altura total del estrato de suelo.

En el modelo 6 se aumentó la amplitud de la carga dinámica, Fd, al doble que en el
modelo 1. El objetivo de estas modificaciones es evidenciar las variaciones en
desplazamiento y esfuerzos a diferentes condiciones de carga. En los modelos del 2 al
5 se espera un aumento del desplazamiento debido a que se está ocupando las
frecuencias de resonancia obtenida a partir del método convencional y en el modelo 6
se espera un aumento del desplazamiento debido a la magnificación de la fuerza
dinámica.

Es importante mencionar que al tener el peso total de la máquina, W total, la geometría
de la base que la sostiene y la altura de aplicación de las cargas dinámicas, es posible
calcular el peso unitario equivalente del material que representa a la máquina, g eq, el
cual cambia sólo en el modelo 7 debido a la disminución del ancho del pedestal. En la
Tabla 8-2 se muestras las condiciones y cargas de las máquinas vibratorias para los
distintos modelos.

Tabla 8-2: Condiciones y cargas de las máquinas vibratorias

g eq [kN/m ]
3
N° Modelo W total [kN] F d [kN] f [Hz] H ap [m]

1, 8-10 90 9 8.33 1 30

2 90 9 13.40 1 30

3 90 9 24 1 30

4 90 9 21 1 30

5 90 9 4.43 1 30

6 90 18 8.33 1 30

7 90 9 8.33 1 45

50
8.1.1 Elección del modelo constitutivo del suelo

Para determinar el modelo constitutivo del suelo a utilizar, se revisa con el modelo 1 la
diferencia que existe de deformaciones y esfuerzos, entre el modelo lineal equivalente
con y sin amortiguamiento y el modelo Hardening Soil Small Strains. Para lo anterior se
ocupa el mismo suelo que se utilizo para realizar la calibración del suelo en la sección
7.2.

Usando las cuatros fases de cálculo presentadas en la sección 7, se puede concluir de
un análisis de las deformaciones y los esfuerzos bajo la fundación, lo siguiente:

 Los desplazamientos horizontales en la fase 3 (carga dinámica actuando)
varían hasta un 55.9%, y en la fase 4 (apagado de la máquina) disminuye hasta
un 94520%, cuando se compara el modelo constitutivo del suelo lineal elástico
sin y con amortiguamiento.
 Las deformaciones verticales en la fase 3 (carga dinámica actuando) varían
hasta un 96.4%, y en la fase 4 (apagado de la máquina) disminuyen hasta un
34740%, cuando se compara el modelo constitutivo del suelo lineal elástico sin
y con amortiguamiento.

Es importante mencionar que esta amplia diferencia porcentual se debe a las bajas
deformaciones, por lo tanto es esperable que cuando las deformaciones disminuyen al
momento de apagar la máquina, las diferencias porcentuales entre una condición y otra
del modelo constitutivo lineal elástico se amplifiquen.

Además, cabe mencionar que el amortiguamiento del suelo genera una disminución
acelerada de la deformación en el instante en que las fuerzas dinámicas dejan de
actuar, por lo mismo las diferencias entre las variantes del modelo constitutivo lineal
elástico sin y con amortiguamiento se amplifican en el instante de apagado de la
máquina.

Los esfuerzos verticales y horizontales en la esquina bajo la fundación varían hasta un
3.19%, y el esfuerzo de corte varía hasta un 45.44%, cuando se compara el modelo
constitutivo del suelo lineal elástico sin y con amortiguamiento.

El esfuerzo de corte tiene una variación importante (45.44%) entre un modelo lineal
elástico con y sin amortiguamiento, esto se debe a que el esfuerzo de corte depende
de la carga horizontal dinámica, la cual genera un momento en la base de la fundación.

51
Por lo tanto, como el amortiguamiento interno del suelo (presente en el modelo lineal
elástico con amortiguamiento) tiene mayor relevancia en el modo de vibración
rotacional, es por esta razón que el esfuerzo de corte se ve más afectado a la
imposición de parámetros de amortiguamiento del suelo.

El modelo constitutivo Hardening Soil Small Strains (HSSS) en cada ciclo de carga
entrega pequeños aumentos en el desplazamiento. Es importante mencionar que no se
genera falla de los puntos por el criterio de falla de Mohr-Coulomb, sino que se
generan deformaciones plásticas en todo instante de carga, algo que es una
característica propia del modelo HSSS.

En la Figura 8-2, se muestra la deformación vertical del suelo en la base de la
fundación para el modelo 1 con las distintas formas de construir la constitutiva del
suelo, es decir, Lineal elástico sin amortiguamiento (LE), con amortiguamiento (LE+R)
y Hardening Soil Small Strain (HSSS).

Número de ciclos
0 5 10 15 20 25 30
1.0

0.5

0.0
Uy [mm]

LE
-0.5
LE+R
-1.0 HSSS

-1.5

-2.0

Figura 8-2: Desplazamiento vertical en el tiempo usando diferentes
modelos constitutivos

En la Figura 8-2 se observa que en el modelo lineal elástico con o sin amortiguamiento
las deformaciones siempre tienden a cero en la zona de apagado, algo que es
característico de este tipo de modelo constitutivo, mientras que en el modelo HSSS se
van generando deformaciones remanentes, debido a la continua ´plastificación a

52
medida que aumenta la carga, característica propia de este tipo de modelo constitutivo
más avanzado. Si estos valores son comparados con los obtenidos a partir del método
propuesto por Arya et al. (1979), la deformación total más cercana es la obtenida a
partir del modelo HSSS. Además el modelo HSSS considera pequeñas deformaciones
remanentes generadas en el suelo que si bien son pequeñas, este fenómeno de
plastificación continua se genera en todo tipo de suelo. Por lo tanto, los siguientes
casos de estudio sólo se realizan con el modelo constitutivo del suelo de Hardening
Soil Small Strain, HSSS.

En los casos estudiados del 1 al 8 se utiliza la arena de Santa Mónica Beach de
densidad relativa igual al 90% (A1, el que utilizó para elección del modelo constitutivo),
mientras que para el modelo 9 y 10 se utiliza la arena de Santa Mónica Beach de
densidad relativa igual a 74% (A2) y 50% (A3) respectivamente. Los parámetros de
estos 3 suelos se muestran en la Tabla 8-3 y 8-4 en donde los valores de los módulos
de elasticidad se obtienen por correlaciones.

Tabla 8-3: Parámetros de la arenas SMB, para los distintos casos en estudio

3
Suelo ϒd [KN/m ] ν Dr [%] ϕ [°] C

A1 15.99 0.30 90 47 0

A2 15.52 0.3 74 44 0

A3 14.86 0.3 50 40 0

Tabla 8-4: Parámetros del suelo propios del modelo constitutivos HSSS

Suelo E50 [kPa] Eoed [kPa] Eur [kPa] Gmáx [kPa] ϒ0.7

A1 72704.84 61000 218114.52 139817 0.0001

A2 61793.863 61000 185381.589 118834.35 0.0001

A3 46058.685 46058.685 138176.055 88574.39 0.0001

53
8.1.2 Giro en el sello de fundación

Dentro de las hipótesis generadas, se tiene que la carga horizontal dinámica genera un
esfuerzo de momento en la base de la fundación igual a la carga horizontal multiplicada
por la distancia entre el sello de fundación y la altura de aplicación de la carga. Para la
verificación de lo anterior se inserta un elemento plate en la base de la fundación con
una rigidez alta. A partir de lo anterior se obtiene un momento igual a 0 en el centro de
la fundación, esto se debe a la condición de borde estática que se plantea en el
modelo. Por lo tanto, es imposible bajo una condición unidimensional verificar si la
carga horizontal puesta en la máquina genera un momento en la base de la fundación.

8.2 ANÁLISIS DEL MODELO 1

El modelo 1 tiene las condiciones geométricas y de solicitación dinámica presentadas
en las Tablas 8-1 y 8-2, respectivamente. Al tener un ancho real de la fundación de 1.5
metros el alto y ancho, el dominio de suelo es de 15 metros en cada sentido. Se
considera una malla con elementos de 6 nodos siguiendo las condiciones de mallado
indicadas en la sección 7.1. El suelo usado para el modelo 1 es la arena SMB, A1, la
cual tiene una densidad relativa del 90%. Es necesario mencionar que el análisis
dinámico a realizar tiene características de un suelo no drenado, debido a la celeridad
de la solicitación dinámica.

En las dos fases estáticas de solicitación, es decir, cuando se incorpora al sistema la
fundación y la máquina vibratoria sobre el suelo, se obtienen desplazamientos
verticales cercanos a los desplazamientos producidos por la solicitación dinámica. El
peso total de la máquina y la fundación modeladas es de aproximadamente 100 kN,
mientras que la carga dinámica es de 9 kN, es decir, menos de un 10% de la
solicitación total estática y aun así se tienen deformaciones verticales muy cercanas
cuando la carga dinámica lleva 15 ciclos operando.

En las dos fases dinámicas, es decir cuando está en operación la máquina vibratoria y
cuando deja de estarlo, abarcan un tiempo total equivalente a 30 ciclos de carga,
siendo 15 ciclos de operación de la máquina y 15 ciclos de apagado de la máquina. En
las Figuras 8-3 y 8-4 se muestran los desplazamientos horizontales y verticales
respectivamente en el sello de fundación. Los desplazamientos verticales muestran un
desplazamiento remanente en cada ciclo de carga, el cual va disminuyendo a medida

54
que aumentan los ciclos. Los desplazamientos horizontales oscilan sin
desplazamientos remanentes significantes y sin grandes amplitudes, del orden de la
decima de milímetro.

Número de ciclos
0 5 10 15 20 25 30
2 E-03
2 E-03
1 E-03
Ux [mm]

5 E-04
0 E+00
-5 E-04
-1 E-03
-2 E-03

Figura 8-3: Desplazamiento horizontal en el tiempo del modelo 1

Número de ciclos
0 5 10 15 20 25 30
0.0
-0.2
-0.4
-0.6
Uy [mm]

-0.8
-1.0
-1.2
-1.4
-1.6
-1.8

Figura 8-4: Desplazamiento vertical en el tiempo del modelo 1

Si se realiza una comparación de este modelo calculado a partir de elementos finitos
por medio del programa Plaxis v10 2D, y el método propuesto por Arya et al (1979), los
desplazamientos verticales toman valores cercanos en los dos métodos con diferencias
del orden del 10% (mayores en método de Arya et al. (1979)), mientras que en el caso

55
de los desplazamientos horizontales se tiene que las diferencias entre un modelo
llegan hasta un 20% (mayores en método de Arya et al, 1979).

En el Indian Standard 2974-Part 4 (1979), se indica que los desplazamientos deben ser
menores 0.2 mm en todas las direcciones, por lo tanto, podemos visualizar que en el
caso del modelo 1 no se cumplen los criterios de deformación por servicialibidad
admisible por ninguno de los 2 métodos (elementos finitos y Arya et al, 1979). Por lo
tanto, se hace necesario verificar que se cumplan los criterios de esfuerzo.

Los esfuerzos verticales en el centro (VC) y en la esquina (VE) en el sello de fundación
se muestran en la Figura 8-5, en dónde se aprecia una mayor amplitud de esfuerzo en
la esquina que en el centro de la fundación. Sin embargo los esfuerzos mayores se
generan en el centro de la fundación, produciéndose en este caso una distribución
trapezoidal de esfuerzos verticales en el sello de fundación.

Los esfuerzos horizontales en el centro (HC) y en la esquina (HE) del sello de
fundación se muestran en la Figura 8-6, en dónde se aprecia una mayor amplitud y un
mayor valor de esfuerzos en la esquina de la fundación, produciéndose de esta forma
una distribución trapezoidal de esfuerzos horizontales en el sello de fundación.

56
Número de ciclos

0 5 10 15 20 25 30
0

-5

-10 VE
σy [kN/m2]

-15 VC

-20

-25

-30

Figura 8-5: Esfuerzo vertical en el tiempo en el centro y esquina de la
fundación, modelo 1

Número de ciclos

0 5 10 15 20 25 30
0
-2
-4
σx [kN/m2]

-6
-8
HE
-10
HC
-12
-14
-16

Figura 8-6: Esfuerzo horizontal en el tiempo en el centro y esquina de la
fundación, modelo 1

Los esfuerzos de corte en el centro (TC) y en la esquina (TE) del sello de fundación se
muestran en la Figura 8-7, en dónde se aprecia una mayor amplitud y un mayor valor
de esfuerzos en la esquina que en el centro de la fundación, e incluso en el centro de
la fundación se tienen esfuerzos de corte casi nulos, produciéndose en este caso una
distribución triangular de esfuerzos de corte en el sello de fundación.

57
Número de ciclos
0 5 10 15 20 25 30
2
0
-2
τ [kN/m2]

-4 TE

-6 TC

-8
-10
-12

Figura 8-7: Esfuerzo de corte en el tiempo en el centro y esquina de la
fundación, modelo 1

El Indian Standard 2974-Part 4, (1979) indica que los esfuerzos admisibles de la carga
estática más la dinámica de la máquina vibratoria debe ser obtenida como el 80% más
que la carga admisible estática. Esta recomendación debe ser verificada sobre todo en
este caso en que la condición de diseño por serviciabilidad no se cumple.

8.3 CAMBIOS DE COMPORTAMIENTO A VARIACIONES DE LA CONDICIONES
DE CARGA

8.3.1 Cambios de comportamiento a variaciones de la frecuencia de excitación

En los modelos del 1 al 5 se trabaja con el mismo sistema geométrico, variando
solamente las frecuencias de la máquina vibratoria. Como se mencionó anteriormente
las frecuencias utilizadas en los modelos 2 (f=13.4 Hz), 3 (f=24 Hz) y 4 (f=21 Hz) son
las frecuencias naturales del sistema calculadas a partir del método de Arya et al.
(1979), para los modos de vibrar giro, horizontal y vertical, respectivamente. Por lo
tanto, con estas frecuencias se espera que las deformaciones aumenten
considerablemente de acuerdo a los principios del fenómeno de resonancia. De los
resultados de los modelos del 1 al 4 se puede concluir lo siguiente:

A medida que aumenta la frecuencia de la máquina vibratoria, se disminuye la amplitud
de deformación horizontal y vertical de un ciclo de carga como se muestra en la Figura
8-8 y 8-9, respectivamente.

58
Al aumentar la frecuencia disminuye la deformación vertical remanente en cada ciclo
de descarga, disminuyendo la pendiente absoluta característica en los ciclos de carga.
Por lo anterior, se tiene que la deformación total disminuye al aumentar la frecuencia.
Al triplicar la frecuencia de excitación la deformación vertical disminuye 3.5 veces con
respecto al modelo 1. Con los comentarios expuestos, en conjunto con lo indicado en
las Figura 8-8 y 8-9, se puede concluir que no se generó el aumento de deformación
esperado al imponer la frecuencia de resonancia del sistema fundación-máquina
vibratoria, no llegar a este estado se puede deber a lo siguiente:

 Las frecuencias de excitación no eran las válidas para generar la resonancia en
el modelo plano.
 Al modelar la fundación y la máquina vibratoria, como un material linear elástico
y no como una estructura, es posible que el programa no lo vea como un
sistema fundación-máquina vibratoria sino que como 2 tipos de suelo.

Número de ciclos
0 5 10 15 20 25 30
2 E-03
2 E-03
1 E-03
5 E-04
Ux [mm]

0 E+00
M1(f=8.33 Hz)
-5 E-04
M2(f=13.4 Hz)
-1 E-03
M3(f=24.0 Hz)
-2 E-03
M4(f=21.0 Hz)
-2 E-03

Figura 8-8: Diferencias de desplazamiento horizontal de un modelo,
utilizando las frecuencias naturales de vibraciones obtenida con el
método de Arya et al (1979)

59
Número de ciclos

0 5 10 15 20 25 30
0.0
-0.2
-0.4
-0.6
Uy [mm]

-0.8
-1.0 M1(f=8.33 Hz)
-1.2 M2(f=13.4 Hz)
-1.4 M3(f=24.0 Hz)
-1.6
M4(f=21.0 Hz)
-1.8

Figura 8-9: Diferencias de desplazamiento vertical de un modelo,
utilizando las frecuencias naturales de vibraciones obtenida con el
método de Arya et al (1979)

Si bien el programa no evidenció el fenómeno de resonancia del sistema fundación-
máquina vibratoria, si se puede deducir que las deformaciones son variables y
dependen de la frecuencia de la carga dinámica.

Además se puede evidenciar que el desplazamiento vertical disminuye a medida que
se aumenta la frecuencia de excitación, por lo tanto es posible que en los modelos 2, 3
y 4, se esté en la parte de la Figura 6-4 en que la frecuencia de vibración es superior a
la frecuencia natural del sistema.

Con lo que respecta a los esfuerzos se puede mencionar que se mantuvo la misma
tónica que en los desplazamientos, es decir, que a medida que la frecuencia de
vibración aumenta los esfuerzos verticales, horizontales y de corte a nivel del sello de
fundación disminuyen. Sin embargo, a diferencia que en los desplazamientos, las
diferencias no tienen mayores cambios porcentuales, es decir, hasta un 20% en el
caso de esfuerzos horizontales y de corte, y hasta un 9% en el caso del esfuerzo
vertical.

El modelo 5 tiene las mismas condiciones geométricas del modelo 1 con la diferencia
que la frecuencia de excitación del sistema es la frecuencia natural del suelo (f=4.43
Hz) calculada a partir de la ecuación 8-1.

60
Con los resultados de desplazamientos horizontal y vertical que se muestran en la
Figura 8-10 y 8-11, respectivamente, se puede concluir lo siguiente:

La amplitud de desplazamiento vertical y horizontal de cada ciclo disminuye al
disminuir la frecuencia de la carga dinámica (modelo 5), además el desplazamiento
vertical remanente con cada ciclo de carga disminuye al disminuir la frecuencia de
excitación, es decir, que la pendiente absoluta característica disminuye al disminuir la
frecuencia de excitación. Por lo tanto, al descender la frecuencia de operación de la
máquina en comparación al modelo 1, se disminuye la amplitud de deformación, esto
se debe a que la frecuencia impuesta en el modelo 5, es más pequeña que la
frecuencia natural de vibración del sistema. Entonces, se puede concluir que es
complejo calcular la frecuencia natural de vibración del sistema, en donde ni los valores
propuestos para el sistema fundación-máquina vibratoria de Arya et al. (1979), ni la
frecuencia propia del suelo calculada a partir de la ecuación 8-1, son valores válidos
para evidenciar el fenómeno de resonancia.

Número de ciclos
0 5 10 15 20 25 30
2 E-03
2 E-03
1 E-03
Ux [mm]

5 E-04
0 E+00
-5 E-04 M1(f=8.33 Hz)

-1 E-03 M5(f=4.43 Hz)
-2 E-03

Figura 8-10: Diferencias de desplazamiento horizontal de un modelo
utilizando la frecuencia natural de vibración obtenida con la ecuación 8-1

61
Número de ciclos

0 5 10 15 20 25 30
0.0
-0.2
-0.4
-0.6
Uy [mm]

-0.8
M1(f=8.33 Hz)
-1.0
-1.2 M5(f=4.43 Hz)
-1.4
-1.6
-1.8

Figura 8-11: Diferencias de desplazamiento vertical de un modelo
utilizando la frecuencia natural de vibración obtenida con la ecuación 8-1

8.3.2 Cambios de comportamiento a variaciones de la amplitud de la fuerza
dinámica

El modelo 6 tiene la misma condición geométrica del modelo 1, con la diferencia que la
amplitud de la carga dinámica es el doble (Fd=18 kN) que la del modelo 1. A partir de
esto los cambios esperados es que las deformaciones aumenten.

A partir de los resultados encontrados se tiene que las deformaciones verticales
aumentan en un 85% con respecto a las deformaciones verticales del modelo 1, como
se puede apreciar en las Figuras 8-12 y 8-13, en donde se evidencia un aumento de la
amplitud de deformación vertical y horizontal, como también un aumento en la
deformación remanente.

Los esfuerzos verticales, horizontales y de corte a nivel del sello de fundación también
aumentan cerca de un 25% a 35% aproximadamente al aumentar la carga.

62
Número de ciclos
0 5 10 15 20 25 30
4 E-03
3 E-03
2 E-03
Ux [mm]

1 E-03
0 E+00
M1(Fd=9 kN)
-1 E-03
M6(Fd=18 kN)
-2 E-03
-3 E-03

Figura 8-12: Aumento de desplazamientos horizontales cuando se
aumenta la magnitud de la fuerza dinámica en el doble

Número de ciclos

0 5 10 15 20 25 30
0.0

-0.5 M1(Fd=9 kN)
M6(Fd=18 kN)
-1.0
Uy [mm]

-1.5

-2.0

-2.5

-3.0

Figura 8-13: Aumento de desplazamientos verticales cuando se aumenta
la magnitud de la fuerza dinámica en el doble

8.4 CAMBIOS DE COMPORTAMIENTO A VARIACIONES GEOMÉTRICAS DE LA
FUNDACIÓN

8.4.1 Cambios de comportamiento a variaciones del ancho de pedestal

En los modelos 1 y 7 se tienen las mismas condiciones de carga variando solamente el
ancho del bloque superior de la fundación (pedestal). De los resultados se puede
evidenciar que las deformaciones verticales y horizontales no varían en comparación al

63
modelo 1, lo que puede ser un parámetro importante de estudiar, debido a la economía
y ahorro de espacio que podría generar esto, sin embargo, es necesario decir que las
dimensiones de esta fundación son pequeñas, por lo tanto esta variación del ancho del
pedestal en fundaciones grandes si podría ser más significativo desde el punto de vista
de las deformaciones.

Los esfuerzos verticales a nivel del sello de fundación son parecidos en los modelos 1
y 7 en la fase de operación de la máquina, mientras que en el apagado de ésta en el
modelo 7 se produce una disminución del esfuerzo vertical en comparación al modelo
1, como se muestra en la Figura 8-14.

Número de ciclos

0 5 10 15 20 25 30
0

-5
M1(B p=0.75 m)
-10 M7(B p=0.5 m)
σy [kN/m2]

-15

-20

-25

-30

Figura 8-14: Esfuerzo vertical para fundaciones con distinto ancho de
pedestal

Los esfuerzos horizontales y de corte a nivel del sello de fundación si tienen
variaciones significativas en los modelos 1 y 7 como se muestra en las Figuras 8-15 y
8-16, en donde estos esfuerzos son mayores en el modelo 7 que en el 1. Al tener un
bloque modelado de 0.75x1.5 metros de ancho y alto, la parte de fundación perdida al
disminuir el ancho del pedestal es porcentualmente mayor en el ancho que en el alto,
es por eso que los esfuerzos horizontales y de corte tienen mayor variación entre un
modelo y otro en comparación al esfuerzo vertical.

64
Número de ciclos
0 5 10 15 20 25 30
0
-2
-4
M1(B p=0.75 m)
-6
σx [kN/m2]

-8 M7(B p=0.5 m)
-10
-12
-14
-16
-18

Figura 8-15: Esfuerzo horizontal para fundaciones con distinto ancho de
pedestal

Número de ciclos

0 5 10 15 20 25 30
0
-2
M1(B p=0.75 m)
-4
τ [kN/m2]

-6 M7(B p=0.5 m)

-8
-10
-12
-14

Figura 8-16: Esfuerzo vertical para fundaciones con distinto ancho de
pedestal

8.4.2 Cambios de comportamiento a variaciones de la profundidad de
empotramiento

En los modelos 1 y 8 se tienen las mismas condiciones de carga, pero con la diferencia
de la altura de empotramiento es de 1.2 y 0.5 metros respectivamente. Es esperable
que mientras más empotrada este la fundación menor serán sus deformaciones,
debido a la mayor rigidización del sistema.

65
De los resultados se puede evidenciar que las deformaciones horizontales no sufren
mayores cambios, mientras que las deformaciones verticales si sufren cambios
considerables como se puede ver en la Figura 8-17, en donde la deformación cuando
la fundación está menos empotrada (modelo 8) es cerca de un 35% más que en el
modelo 1.

Número de ciclos

0 5 10 15 20 25 30
0.0

-0.5 M1(Df=1.2 m)

-1.0 M8(Df=0.5 m)
Uy [mm]

-1.5

-2.0

-2.5

Figura 8-17: Aumento del desplazamiento vertical al disminuir la
profundidad de empotramiento

8.5 CAMBIOS DE COMPORTAMIENTO A VARIACIONES DEL TIPO DE SUELO
DE FUNDACIÓN

En los modelos 1, 9 y 10 se tienen las mismas condiciones de carga y condiciones
geométricas, sólo tienen la diferencia de que en los modelos 9 y 10 se utilizan arenas
más sueltas que en el modelo 1, es decir de densidad relativa igual a 74% y 50%
caracterizadas por la arena A2 y A3 respectivamente.

En un análisis inicial se podría suponer que en las arenas más sueltas las
deformaciones horizontales y verticales aumenten en comparación a la arena más
densa. Si ven los resultados de deformación horizontal y vertical de la figura 8-18 y 8-
19, respectivamente, se puede evidenciar que las deformaciones horizontales en las
tres arenas son cercanas, mientras que en el caso de la deformación vertical se tiene
que la amplitud de deformación es parecida en las tres arenas, sin embargo la
pendiente absoluta característica disminuye a medida que se tiene una arena más

66
suelta, produciendo de esta forma que la deformación dinámica vertical aumente
cuando la densidad relativa de la arena aumente.

Número de ciclos

0 5 10 15 20 25 30
2 E-03
2 E-03
1 E-03
5 E-04
Ux [mm]

0 E+00
-5 E-04 M1(A1)
-1 E-03 M9(A2)
-2 E-03 M10(A3)
-2 E-03

Figura 8-18: Mantención del desplazamiento horizontal con suelos de
diferente grado de compactación

Número de ciclos

0 5 10 15 20 25 30
0.0
-0.2
-0.4
-0.6
Uy [mm]

-0.8
-1.0
M1(A1)
-1.2
-1.4 M9(A2)
-1.6 M10(A3)
-1.8

Figura 8-19: Disminución del desplazamiento vertical del suelo a
medida que se disminuye la densidad relativa del suelo

Lo representado en las Figura 8-19, se puede explicar de la siguiente manera: al tener
una arena con menor densidad relativa, la rigidez del suelo disminuye, lo que a su vez
genera una disminución de la frecuencia natural de vibración, produciendo un aumento
de la razón de amortiguamiento del sistema que a su vez genera una disminución de la

67
deformación de este, si y solo si, se está en la parte de la curva de la Figura 6-4 en
que la frecuencia de excitación es mayor a la frecuencia natural del sistema.

68
9 CONCLUSIONES

Las investigaciones llevadas a cabo en el presente proyecto, han dado lugar a diversas
conclusiones relativas al problema de fundaciones de bloque cíclicamente cargadas
por una máquina vibratoria, las cuales se presentan a continuación:

a. Se ha comprobado que el modelo constitutivo Hardening Soil Small Strain, es el
que mejor representa el comportamiento dinámico del suelo. Cuando no es
posible usar el modelo HSSS por efectos de tiempo o disponibilidad de software
compatible se recomienda usar el modelo elasto-plástico perfecto considerando
los parámetros Rayleigh de amortiguamiento del suelo.
b. Se recomienda hacer un estudio más acabado de la elección de los parámetros
de amortiguamiento interno del suelo de Rayleigh debido a que la elección de
éstos depende directamente de la frecuencia de excitación, lo que no es real en
suelos.
c. En lo referente a los casos en estudio y a la calibración numérica del problema,
se recomienda usar las mismas condiciones de borde sin asumir el sistema
simétrico, sino que se trabaje con la fundación y la máquina completa, con el
objetivo de modelar mejor los giros de la fundación. Es importante mencionar
que al hacer el modelo del sistema no simétrico el tiempo de cálculo aumenta
con respecto al sistema simétrico.
d. El modelo en elementos finitos tiene tiempos de cálculo elevados (8 horas
aproximadamente), con resultados cercanos a los obtenidos a partir del método
propuesto por Arya et al. (1979), el cual tiene un tiempo de cálculo menor, por
lo tanto este parámetro es importante de considerar al momento de diseñar una
fundación para una máquina vibratoria.
e. El factor tiempo afecta en dos sentidos la elección del modelo de elementos
finitos:
 Se hace difícil hacer variaciones del sistema para efectos de estudio del
comportamiento a distintas condiciones.
 El tiempo de cálculo puede ser una desventaja a la hora de decidir si
ocupar el modelo de elementos finitos, si se considera que puede que
los datos ingresados en un proyecto pueden variar en el transcurso de
éste.

69
f. Si bien los desplazamientos obtenidos concuerdan con el método de Arya et al.
(1979), éste solo es comparable cuando en el método propuesto por Arya se
considera la mitad del sistema fundación- máquina vibratoria, debido a que
cuando se considera el sistema completo las deformaciones y frecuencias
naturales de vibración son distintas. Por lo tanto, se propone estudiar el modelo
completo no simétrico en el modelo de elementos finitos, y a raíz de esos
resultados definir si el modelo de elementos finitos es más optimo para estudiar
el comportamiento de las fundaciones de bloque sometidas a cargas dinámicas
provenientes de máquinas vibratorias de rotación.
g. El método propuesto por Arya et al. (1979), no encuentra los esfuerzos
transmitidos en el sello de fundación, sino que solo las fuerzas transmitidas,
enfocándose principalmente a la serviciabilidad por desplazamiento de la
máquina vibratoria dejando de lado la capacidad de soporte a solicitaciones
dinámicas del suelo.
h. El modelo de elementos finitos, entrega valores de desplazamiento que son
función de la frecuencia de excitación del sistema.
i. En el modelo de elementos finitos, no es posible aseverar que se produzca el
efecto de resonancia, en donde los desplazamientos aumentan de forma
incontrolada. El método propuesto por Arya et al. (1979), tampoco representa el
aumento de desplazamientos cuando se ocupan los valores de frecuencia
natural como frecuencia de excitación del sistema.
j. En el modelo de elementos finitos es imposible conocer la frecuencia natural del
sistema para corroborar con los estándares de las normas, lo que muestra
cierta desventaja en comparación al método de Arya et al. (1979).
k. Al aplicar amplitudes de carga dinámica mayores los desplazamientos
aumentarán. Al aumentar un 100% la amplitud de la fuerza dinámica el
desplazamiento vertical aumenta en cerca de un 80%.
l. El modelo de elementos finitos, evidencia la diferencia que existe en los
desplazamiento y esfuerzos en el sello de fundación, debido a nivel de
empotramiento que tengan las fundaciones por bloque, de esta forma se
reafirma la importancia del coeficiente de empotramiento impuesto en el método
pseudo-estático de Arya et al. (1979). En este caso se evidencia una diferencia
de desplazamiento vertical cercano a un 38% (aumento) cuando la profundidad

70
de empotramiento cambia del 100% al 42% de la altura del bloque inferior de la
fundación.
m. La variación del ancho de pedestal, en este caso no tuvo mayor significancia en
lo que respecta a los desplazamientos de la fundación. Lo anterior no implica
una generalización a todos los casos, por lo tanto se recomienda repetir el
análisis con fundaciones de mayor tamaño.
n. En el sistema suelo-fundación-máquina vibratoria, el comportamiento respecto
al desplazamiento no siempre mejora al poner un suelo con una mayor
densidad, sino que depende de una condición puntual en donde también es
importante la frecuencia de excitación de la máquina vibratoria. Con el manejo
de estas dos variables, es decir, la frecuencia de la carga y el nivel de
compactación del suelo, es posible estimar el nivel de desplazamiento
generado en el sistema por medio de la solicitación dinámica, como se puede
representar en la Figura 6-4.
o. El esfuerzo a nivel del sello de fundación no aumenta en más de un 60%
cuando se aplica la solicitación dinámica en comparación al esfuerzo producido
por la solicitación estática, de esta forma se cumple con lo recomendado por la
Indian Standard 2974-Part 4 (1979).
p. En una futura investigación es interesante de estudiar el caso tridimensional,
con el objetivo de revisar que los desplazamientos y esfuerzos obtenidos a
partir del caso plano en que se asume un largo de la fundación infinito son
cercanas a las del caso tridimensional, del cual se esperan resultados más
fidedignos a un problema puntual. Sin embargo, se menciona que los tiempos
de cálculo incrementan aún más que en los modelos en estudio del presente
proyecto.
q. Es importante de estudiar el efecto del agua, en los problemas de fundaciones
de bloque con solicitación de una máquina vibratoria, y como afecta la carga
dinámica a una arena saturada. Por lo tanto, se recomienda en futuras
investigaciones revisar el efecto del agua, con el fin de representar el efecto de
la licuación de arenas.

71
10 BIBLIOGRAFÍA

[1] AMERICAN CONCRETE INSTITUTE, 2004. Foundations for Dynamic
Equipment. ACI 351.3R-04.
[2] ARYA, S., O'NEILL, M., y PINCUS, G. 1979. Design of Structures and
Foundations for Vibrating Machines. Houston, Texas: Gulf Publishing.
[3] BALDI, G., BELLOTTI, R., GHIONNA, V., JAMIOLKOWSKI, M., y
PASQUALINI, E. 1986. Interpretations of CPT's and CPTU's, 2nd Part: Drained
penetration of sands. 4th International conference on field instrumentations and
in-situ measurements, 143-156.
[4] BARKAN, D. D. 1948. Dynamics of bases and foundations. McGraw-Hills.
[5] BORST, R. AND VERMEER, P.A. (1984). Possibilities and limitations of finite
elements for limit analysis. Geotechnique 34(20), 199-210.
[6] BRINKGREVE, R.B.J., SWOLFS, W.M., y ENGIN, E. 2010. Plaxis 2d 2010.
The Netherlands. Delft University of Technology y Plaxis bv.
[7] DAS, B. M., y RAMANA, G. V. 1993. Principles of Soil Dynamics. Sacramento:
International SI Edition.
[8] DIAZ, E. G., y RODRIGUEZ-ROA, F. 2010. Design load of Rigid footings on
Sand. Canadian Geotechnical Journal, 47(8), 872-884.
[9] GORBUNOV-POSSADOV, y SEREBRANJANYI. 1961. Design of Structure
upon Elastic Foundations. Proc.5th ICSMFE, 643-648.
[10] HARDIN, y BLACK. 1968. Vibrations Modulus of Normally Consolidated Glays.
Journal of the Soil Mechanics and Foundations Division, ASCE, Vol.92, (SM2),
353-369.
[11] IMAI, T., y TONOUCHI, K. 1982. Correlation of N-value whit S-wave velocity.
Proc 2nd. Euro. Symp. On Penetration Testing, 67-72.
[12] INDIAN STANDARD 2974-Part 3. 1993. Design and Construction of Machine
Foundations- Part 3 Foundations for Rotary type Machines-Second Revision.
Indian Standard 2974-3. New Delhi.
[13] INDIAN STANDARD 2974-Part 4. 1979. Design and Construction of Machine
Foundations- Part 4 Foundations for Rotary type of low frequency Machines-
First Revision. Indian Standard 2974-4. New Delhi.
[14] KRAMER, S. L. 1996. Geotechnical Earthquake Engineering. New Jersey:
Prentice Hall.

72
[15] MATASOVIC, N. y VUCETIC, M. 1993. Cyclic Characterization of Liquefiable
Sands. Journal of Geotechnical Engineering, Vol. 119 (11), 1805-1822.
[16] MEYERHOF, G. G. 1956. Penetration tests and bearing capacity. J. Soil Mech.
Found. Div., ASCE, Vol. 82, (SM1), 1-19.
[17] PRAKASH. 1981. Soil Dynamics. United States of America: McGraw-Hill.
[18] RAMBERG, W., y OSGOOD, W. R. 1943. Description of stress-strain curves
by three parameters. Washington DC: National Advisory Committee For
Aeronautics.
[19] RICHARD, HALL, y WOODS. 1970. Vibrations of Soils and Foundations. New
Jersey: Prentice-Hall.
[20] SEED, H. B., e IDRISS. 1970. Soil Moduli and Damping Factors for Dynamic
Response Analysis. E.E.R.C., Report No. 70-1.
[21] SEED, H. B., WONG, R. T., y TOKIMATSU, K. 1986. Moduli and Damping
Factors for Dynamic Analyses of Cohesive Soils. Journal of Geotechnical
Engineering, ASCE, Vol. 112 (11), 1016-1032.
[22] SHERIFF, ISHIBASHI, y GADDAH. 1972. Damping Ratio for Dry Sands.
Journal of the Geotechnical Engineering Division, ASCE, Vol. 103 (GT7), 743-
756.
[23] TRIANTAFYLLIDIS, T. y WICHTMANN, T. 2009. On the correlation of “static”
and “dynamic” stiffness moduli of non-cohesive soils. Issue Supplement 1, Vol.
86 (8), 28-39.
[24] WHITMAN. 1972. Analysis of Soil-Structure Interactions- A State-of-the-Art
Review. Soils Publications MIT, No. 300.
[25] WHITMAN y HEALY. 1963. Shear Strength of Sands During Rapid Loadings.
Transactions, ASCE, Vol. 128, Part 1, 1553-1594.
[26] WHITMAN y RICHARD. 1967. Design Procedures for Dynamically Loaded
Foundations. Journal of the Soil Mechanics and foundations Division, Vol. 93
(SM6), 169-193.

73

View publication stats