You are on page 1of 8

search by...

| volume | author | word | > menu

DE DOS O TRES HERESIARCAS

w

Marcelo Abadi

¿ Qué edad tendría el heresiarca de Uqbar cuando condenaba los
transportes más dulces y las imágenes más inocentes? ¿Cómo
sería su cuerpo, su rostro, su andar? Se puede imaginar que era
mayor que el Bioy del cuento y aun que el Borges; pero menor que el
padre de éste y su amigo Herbert Ashe. Un aire adusto, y sin em-
bargo atractivo. En todo caso, él hablaba a cara descubierta, sin velo
ni máscara alguna. Y si hubiera sido de aspecto desagradable, sus
declaraciones habrían causado pena o risa; nadie las habría entendi-
do más que como una muestra de impotencia.
No ha de ser casual que “Tlön, Uqbar, Orbis Tertius” omita pro-
veer de rasgos físicos a los pobladores de las zonas que reseña, aun a
los herejes más notorios. El primero es recordado por una sentencia;
el segundo, por un sofisma. Y si (como sospechamos) hay un tercero,
sólo se revela, por así decirlo, en filigrana.
El heresiarca de Uqbar aparece en la primera página de Ficciones.
Es el que, según Bioy Casares (“un tal Adolfo Bioy Casares”, dice
Sebald, cuando relata el episodio de Ramos Mejía), pronunció aque-
lla sentencia, acaso más refulgente que profunda, pero en todo caso
imposible de olvidar: “los espejos y la cópula (copulation and mirrors,
había recordado Bioy) son abominables, porque multiplican el núme-
ro de los hombres”. El universo, sostenía el gnóstico, es una ilusión
que no debe ser reproducida, un sofisma que no debe divulgarse.

Variaciones Borges 15 (2003)

una realidad ima- ginaria. search by. Vive en Tlön. eso es lo que está diciendo el melancólico varón de Uqbar. sí son “congénitamente” idealistas. no po- seen movimiento propio. Sólo se ven. que asciende. digamos. Son menos que un muñeco y mucho menos que el muñeco de aquel rabino de Praga. para ser tomado por heresiarca hay que hacer un esfuerzo casi contra natura y profesar el materialismo. somos un oxímoron viviente. de región de país falso. y ni siquiera sus- tantivos. sólo tiempo. afilada y despectiva. una doctrina que es dema- . a entero planeta. adorador de los mundos sensibles u oníricos. sin necesidad. y que más vale terminar con su historia falaz.. Pero se apresuran quienes interpretan que la inclinación por un arte alejado de la rea- lidad implicara un idealismo sistemático. sucesión. El heresiarca se limita –no es que sea poca cosa. ¿Qué sostendrá el herético de un tal planeta? Resulta claro que en Tlön. Los reflejos especulares no tienen volumen ni consistencia. En la narración. que allí las leyendas y epopeyas versaban sobre regiones ima- ginarias. Un mundo de Hume. de acuer- do con su sentencia. no hay sustancia. Cualquier cosa puede suceder. Para los tlönianos no hay materia.. mientras “procrean los caballos salva- jes”. | volume | author | word | > menu 12 MARCELO ABADI ¿Cuál era la doctrina dominante a la que se oponía el heresiarca? Se sabe que la literatura de su vago territorio era de carácter fantás- tico. un Hume que ni siquiera supone esas costumbres que. Bidimensional o tridimensional. Las na- ciones de este planeta.a repudiar ese vértigo y aquella reproducción especular. en un país de desenfreno en el que. Que el hombre es una ilusión. equipara a los hombres con meras imágenes visuales. poco importa. Ni siquiera lo implicaría el hecho de que Uqbar era un país imaginario. y eso con suerte. a falta de causa- lidad. Su sentencia. pero de un Hume extremado. todo puede desapare- cer. mucho más normal a los ojos del lector que a los de sus compatriotas. sólo palabras. pronto aparece un segundo hereje. no hay espacio. permiten relacionar entre sí los fenómenos de la naturaleza. una de las cuales era llamada Tlön. Los naturales de Tlön viven en un mundo sin causalidad. los humanos saludan viciosamente a sus dobles en los espejos y se abandonan al vértigo fornicador sin preocuparse por las conse- cuencias demográficas de sus impulsos. Bien podría haber sido concebido idealista en materia artística pero habitado por un pueblo hiperrealista.

fundar psicológicamente las ciencias y mantener la religión. Pobre heresiarca. Consiste en asegurar que hay un so- lo sujeto que es al mismo tiempo todos los seres del Universo. una tradición con escasas vertientes. amigo del . ya explicó el origen de su in- formación sobre Tlön. search by. Leibniz los llamó “monopsiquistas” (monopsychites). y nadie lo com- prendió. Hay que reconocer. que esta doctrina. pero de tradición ortodoxa”. constitu- ye. por ejem- plo Angelus Silesius. aun cuando nadie las vea.. Da por sentado que hay una realidad exterior. Borges la desig- na como “panteísmo idealista”. Tan feliz es esta idea. El lector recuerda sin duda a Aureliano y Juan de Panonia. un escritor ilustre del siglo XX (según el sistema decimal) hizo un uso tan intensivo como eficaz de estas imprevistas identificaciones. un delirio metafísico. La fuente (involuntaria) fue un ingeniero in- glés retirado de los ferrocarriles del Sur. este audaz pensador del siglo XI (que en el sistema duodecimal de Tlön no es el undécimo de nuestra era). “no menos brillante que el heresiarca. escandaliza con lucubraciones inauditas. traidores y héroes. Y. en cambio. servicial en la resolución de ficciones. Indiferente a la abominación o a la celebra- ción de la cópula y los espejos. Herbert Ashe. Como se sabe. Claro: X es Z. los pájaros y el Simurg. que las cosas son. No es la menor de las ventajas de esta doctrina la de disipar la paradoja de las nueve monedas: Z descubre unas monedas porque recuerda que se le perdieron a X. a esta altura.. | volume | author | word | > menu DE DOS O TRES HERESIARCAS 13 siado sutil para el vulgo. A sus seguido- res. que muchos siglos después se la podrá encontrar en los textos de un “lúcido y apasionado” filósofo alemán. el narrador. una idea que permite evitar el solipsismo. mencionó entre ellos desde sabios persas hasta cabalistas y místicos. ¿Qué afirma el tlöniano brillante pero de tradición ortodoxa? Formula una idea feliz. conjetura que aquellas nueve monedas perdidas un martes y vistas ya avanzada la semana son las mismas monedas. Cruz y Fierro. es de empleo mucho más aventurado en filosofía. Cien años después (cien años de Tlön) surge un pensador. por si hiciera falta. Es también. Y si bien registra adeptos ilustres. guerreros y cautivas. que continuaron existiendo sin que nadie las estuviera viendo o pensando. para decirlo con brevedad. Por cierto. Quizás toda su vida sólo quiso decir eso.

la tinta. mejor dicho que es The First Encyclopae- dia of Tlön. Ashe. había anotado la narración de Borges. el ingeniero “pa- deció de irrealidad”. de quitarnos la tierra de debajo de los pies. en la realidad. el papel.. el fan- tasmal inglés. (El padre de Borges. un tercer mundo. Con o sin derecho. Y son sólo los primeros signos del fin. | volume | author | word | > menu 14 MARCELO ABADI padre del propio narrador. Esos dos hombres. He aquí que. muerto.) Unos días antes de morir. Como en un sueño. Ashe muere de la rotura de un aneurisma cerebral. search by. Comienzan a irrumpir entre nosotros objetos del planeta inventado. Este volumen sería. formaba parte de una sociedad capaz de irrealizar nuestro mundo. uno de los miembros secretos del proyecto Orbis Tertius. habían trabado una muy poco conversada amistad y se acompaña- ban taciturnos jugando horas al ajedrez en el hotel de Adrogué (of all places!). nos atrapan. un cono de dimensiones reducidas pero peso enorme. El narrador. digamos. una enciclopedia. . en esta tierra. también tuvo esa muerte. y luego los por ellos designados para continuar la obra. los lomos. Pronto. meses después. ve- nían configurando desde hacía siglos. como lo indicaba claramente el hecho de que había recibido en Adrogué este tomo extraordinario. En su portada se leía el nombre de Orbis Tertius. comienzan a producirse hechos ominosos.. Ashe y Borges padre. una enciclopedia creada para pulular en las mentes de las personas. nos confunden. lo encuentra abandonado en el bar. Provenía del Brasil y traía un libro. una mañana. digamos. no el que la Argentina dejó atrás al pasar al primero. todas las palabras y todos los nombres de Tlön explicados proviso- riamente en inglés. sino un mundo que miembros bien intencionados de una dispersa sociedad secreta. si es lícita la referencia. esas in- fatigables mentes verbeantes del hemisferio austral y poli-adjetivantes del boreal. nos asaltan. el inglés había recibido en el hotel un paquete sellado y certificado. se descubre que fue nada menos que uno de los conjurados. hojea el volumen ajeno y casi en trance ad- vierte que versa sobre Tlön. Tlön no podría producir. fabricar. para ser esas mentes. En rigor. ¿Su material? Esas palabras. En vida. Una tarde es una brújula con inscripciones en caracteres tlönianos. la metáfora de una enciclopedia sin soporte material.

contribuía a forjar el planeta fantástico que ahora estaba sustituyen- do a lo que llamábamos la realidad. posee un tesoro duradero. esa zona por la cual ahora él había caminado hasta el agotamiento. siente el narrador. o fui yo un juguete. como decía el otro. en la costa Este inglesa. antes del cristianismo y aún durante el cristianismo. “quien tie- ne las cenizas de su amigo. escribió con una prosa extra- ordinaria. fueron incinerados.) Sebald. avanza día a día y pronto no nos quedará la memoria de haber sido ni. ¿toda esa felicidad fue de juguetería. padre? Los ilimitados libros ingleses. aquel médico inglés del siglo XVII que. el fantasmal. es cierto. la proliferación de lo real es difícilmente manejable. los hábitos.” ¿Y si un tal tesoro hubiera recaído en Borges padre? . un decepcionante juguete? ¿Cuánto habrá sabido. search by. según anota. Callado. y ni qué hablar de aquélla a la que se suman objetos emitidos por el temor o la esperanza. las enciclopedias. entre otros textos. Como un cáncer. Browne desenterró gran cantidad de vestigios de quienes. un libro sobre las vasijas de las urnas funerarias que encontró apenas unos pies bajo tierra en la zona de Norfolk y Norwich. y plagada de fallas. el saber entero. A esta proliferación nos estaríamos enfrentando. el irreal ingeniero. hace unos diez años. los idiomas. cuánto habrá intuido el amigo de Ashe? ¿Y dónde están los restos del inglés? Si fueron cremados..” Ashe. | volume | author | word | > menu DE DOS O TRES HERESIARCAS 15 Como se sabe. Se avecina la derrota total en la confrontación con un planeta imaginario que va desplazando nuestras ciencias. la multiplicación de los en- tes ideales no es menos abrumadora. las aporías y los poemas. apuntó ya algún intérprete. se manifiesta deslumbrado por Thomas Browne. Ha co- menzado la intrusión de Tlön en este mundo que. tablero de ajedrez por medio? ¿Tú también. teníamos por nuestro. Todo indica que la invasión no cesará. después de una temporada de hospital. Según él (en frase no citada ni por Sebald ni por Borges). amáramos o de- testáramos. puesto que bastó una enciclopedia pa- ra empezar a borrarla. era un demiurgo. Bien poco firme debía ser ella. ¿quién guardó las cenizas? (Ashes significa cenizas.. ¿Y esa tímida sombra con la que el británico se sentaba gentilmen- te. aun en una fracción reducida de espacio. “el dolor de ya no ser.

no es la fama. Quiere asegurarse de que no esté cerca. (¿Para qué la publicaría. en el último párrafo. (O la muerte que dicen que el autor de Tlön pla- neó para sí cuando. Lo más alto. como Tzinacán. la traducción a un español quevediano. | volume | author | word | > menu 16 MARCELO ABADI Ese montón de huesos y cenizas es tal vez el objeto de la búsque- da del narrador. un heresiarca de tradición ortodoxa. las vastas enci- clopedias. unos años antes de escribir esta ficción. Se ha sentido él también. Pero advierte que las palabras construyen palacios inhabi- tables. el caos y el cosmos. dice. fantasmal y menguante. tomó en el hotel de Adrogué una habitación a la que llevó un revólver que no se animó a disparar). Su destino fueron las letras. search by. Será.” Decir que finalmente llegó a esa realidad por la vía de las palabras. en el laberinto. como Herbert Ashe. o un ortodoxo de tradición heresiarca. las palabras de los queridos volúmenes de la biblioteca paterna. ha dejado de estremecerse por el fin de nuestro mundo y emprende. “sino sen- cillamente ser admitidos/como parte de una Realidad innega- ble. ya sabe este traductor que él no podrá salir del encierro de letras al que fue arrojado por su propio padre y el inglés Ashe./como las piedras y los árboles. Su autor se ha desinteresado de las evidencias de penetración de Tlön. Marcelo Abadi Buenos Aires . su deleite. ¿Cómo liberarse? Por el silencio.. una traducción que no piensa dar a la imprenta. o la soñada por Dahlmann. un giro brusco. del Urn Burial de Thomas Browne. descubre que enciclopedias inventadas y traficadas manejan a aquellos que creen manejarlas. explorará los límites. de que no lo contamine.. El relato da. había anotado en “Llaneza”. Denunciará las grietas. Mezclará los géneros. preguntará bien Efraín Kristal. que también conocerá Tzinacán. O por la muerte. quién sabe si valiente o cobarde. en el hotel de Adrogué. si el español está. como los otros idiomas de la tierra. Quizás una muerte atropellada como la de Asterión. cavará túneles en busca de la luz. pondrá a prueba los muros. combinará “el álgebra y el fuego”. o la calculada por Lönnrot en Triste-le-Roy. en proceso de desaparición?) De todos modos.

Lengua y literatura en Borges. 1987. Barcelona: Emecé. Essais de Théodicée. Obras completas [OC]. 2002. search by. Kristal. Leibniz. 1983. 1995). Paris: Garnier-Flammarion. 2000. London: Dent & Sons. Echavarría. Brown. Frankfurt: Eichborn. Efraín. La filosofía de Borges.W.. Invisible Work. 1969. | volume | author | word | > menu DE DOS O TRES HERESIARCAS 17 BIBLIOGRAFÍA Borges. W. The Religio Medici and Other Writings. Juan. Nashville: Vanderbilt Uni- versity Press. Sebald. Jorge Luis. G. Los anillos de Saturno. 1989-1996. Barcelona: Ariel. Arturo. Thomas. 4 vol.. México: Fondo de cultura económica. Nuño. (Original: Die Ringe des Saturn.G. Madrid: Debate. . Borges and Translation. 1947.

. | volume | author | word | > menu ..search by.