You are on page 1of 3

Universidad Abierta Para Adultos

(UAPA)

Asignatura
Educación para la paz
Tema
Tarea 6

Participante
Lucia Gálvez Duran

Matricula
14-1646

Facilitadora
Viotil Luna

Fecha De Entrega
Recinto Nagua
06 de Abril del 2017
En esta ocasión leeremos el documento Democracia y Formación
Ciudadana de la autora Teresa González Luna página 15-35
disponible en los recursos de la unidad para la realización de una
síntesis crítica de la misma.

Yo pienso que la formación ciudadana comienza tempranamente, desde el
nacimiento, como parte del proceso de socialización de los individuos, y su
propósito fundamental es ofrecerle al ser humano una serie de valores éticos que
le ayuden en su desarrollo pleno como parte indisoluble del lugar donde vive. Esta
dotación incluye la puesta en práctica de comportamientos que permitan una
convivencia armónica, donde se espera que las personas sean más conscientes
del valor que representa vivir unidas a sus congéneres y aportar lo mejor de sí al
desarrollo comunal.
El logro de tal aspiración pertenece al trabajo conjunto de todas las instituciones y
organizaciones, y las iglesias presbiteriana-reformadas cubanas, que vienen
creciendo paulatinamente a partir de 1990, pertenecen a este grupo y ejercen una
indiscutible labor educativa en la comunidad. Esta condición debe alertarlas en su
responsabilidad de contribuir a la formación ciudadana, colaborando así a que las
personas se preparen para asumir su función como parte inseparable de la
colectividad. En lo que concierne a la niñez, esta cuestión ocupa una mayor
importancia, ya que todos los espacios educativos - formales e informales -
contribuyen a tal finalidad.
En el caso específico de algunas de estas iglesias, a veces se presentan
contradicciones, porque prevalece una interpretación dicotómica de la relación
existente entre los cristianos y el mundo, la cual puede propiciar que el feligrés le
reste importancia al lugar donde vive, desestimando así el medio sociocultural. Por
otro lado, se observa que las niñas y los niños muestran, a veces, conductas
inapropiadas en lo que respecta a la educación formal en el tiempo que
permanecen en las iglesias, lo que revela la urgencia de encontrar alternativas que
perfeccionen situaciones como estas.

Leer la Ordenanza 3-99 disponible en los recursos de la unidad y
emitir un comentario sobre la enseñanza de Educación Moral y
Cívica en la República Dominicana.
Con la apertura del nuevo año escolar es bueno reflexionar sobre cuál fue el
motivo político estratégico para que se excluyera la clase de moral, cívica y
política del currículo educativo dominicano. En la vida personal o nacional siempre
hay un motivo, un porqué y también hay consecuencias.
La exclusión de la enseñanza de moral, cívica y política del currículo dominicano
ha generado ciudadanos apáticos, empresarios indolentes, líderes de doble moral,
seres egoístas viciados en su desarrollo personal, sin juicio político ni aspiraciones
de crear un país decentemente gobernable, económicamente estable e
inclusivamente democrático.
Es urgente que el sistema educativo dominicano reincorpore la enseñanza de los
valores y el civismo con fundamento sociopolítico que nos identifique como
nación. Hoy más que nunca hay que tomarle la palabra al Presidente de la
República que en su discurso ante la Asamblea Nacional propuso la creación de
una ley que retome la moral, cívica, ética y los valores fundamentales del país.
¿Por qué se le ha entregado a organizaciones partidistas la guía y enseñanza
política de nuestros ciudadanos patrocinada con los recursos del Estado y que no
cumplen con la formación cívica ni ética para hacerlo? Es un derecho de cada
ciudadano tener ideas claras del régimen cívico-político que nos gobierna.
Es tiempo de reflexionar y exigir que los niños y jóvenes aprendan más moral,
civismo y política dominicana en las escuelas. Conceptos básicos como el Estado
de Derecho que sustenta nuestra Constitución, el perfil del sistema de gobierno
democrático-participativo, deben enseñarse en las escuelas a fin de desarrollar el
juicio cívico- político de los ciudadanos. Cuando el pueblo ignora las bases de su
idiosincrasia es más fácil de manipular y más de fácil de mal gobernar.
Es tiempo de legislar a favor de la enseñanza sistémica de moral, cívica y política
de manera que nuestros educandos puedan participar inteligentemente en el
debate del destino de la nación para fortalecer la soberanía dominicana, centrada
en la doctrina cristiana que encabeza nuestro lema: “Dios, patria y libertad”.
A través de la educación moral, cívica y política, la sociedad hace más fuertes los
lazos comunitarios, creando una identidad colectiva que genera una forma de vida
alrededor del bien común, donde la pluralidad del Estado de Derecho Social y
Democrático que establece la Constitución se exprese y fortalezca.

¡Es hora de conocer nuestra realidad cívico-política como país! ¡Es hora de
insertarse como ciudadano responsable, apercibido con los fundamentos morales
y cívico-políticos para crear la nueva República Dominicana que todos
anhelamos!