You are on page 1of 3

FF-357 Axiologia Lic.

Mario Coto
Elliott Alexander Lau Cruz Cta. 20121000801
I. Resumen de la introduccion a la etica, (traduccion por Julio Palli Bonet, Ed. Gredos)
Los escritos aristotélicos constituyen una pieza esencial en la cultura europea. Y en el corpus
Aristotélico, el tema de la ética ha sobresalido tanto por interés como por importancia, pues ningún
otro tratado ha merecido el honor de ser elaborado tres veces (en el supuesto que la magna moralia
sea auténtica), y que tengamos por ello tres versiones del estudio ético. Esto es singular en la
antiguedad. La Ética Nicomaquéa es la obra filosófica de la antiguedad mejor y más estudiada. Las
distintas polemicas y comentarios de la obra demuestran su vivo interés y pasión entre lectores y
erudítos.
Y sin embargo, esta obra duradera ha sido sometida a un proceso de momificación; las palabras de
Aristóteles se han incorporado, frecuentemente, a sus intérpretes, adquiriendo anacrónicas y
sorprendentes resonancias. Un suceso interesante en la filosofía, que el interprete de Aristóteles, al
añadirse el lenguaje aristotélico, al mismo tiempo lo niega, separándolo de su verdadero contexto.
La obra de Werner Jaeger, sobre todo su libro Aristóteles, empezó a desarticular el anacronismo que
padecía la antiguedad, así como el denominado «sistema aristotélico». Las investigaciones de
Jaeger mostraron que los escritos aristotélicos que se han transmitido están enraizados en la historia
viva de su creador, y habian experimentado distintas inflexiones, según los distintos intereses
intelectuales que orientaron sus investigaciones.
Así se pretendia disolver ese velo que llamamos «tradición»; Jaeger demostró que la estructura de
tales escritos es aparente, y que constituían un ensamblaje de textos escritos en distintos momentos,
articulados en la reflexión de la vida, en sus errores y aciertos. La forma de sus escritos se nos
aparece un Aristóteles como el primer pensador que se forjó, al tiempo de su filosofía, un concepto
de su propia posición en la historia; estrenando una forma de conciencia filosófica más responsable
y compleja.
Con Aristóteles hemos llegado a la escritura filosófica, ya no expresandose en poema o dialogo
escrito, sino en «pequeños tratados», meros recordatorios para avivar el pensamiento. Ya es ésta
palabra escrita analiza, describe y argumenta. El lenguaje filosófico empieza a adquirir objetividad
y espesor. Los tratados de aristóteles significaron la creación de la prosa científica, no dialogada,
pero si abierta, para permitir el pensamiento del lector, en el espacio abstracto de la escritura, a
modo de recuperar el espacio y contexto en que se formuló.
La cuidada elaboración, el ritmo de su lenguaje, unido al carácter peculiar de sus neologismos, le
asigna una viveza y frescura que no agota su aparente sequedad de muchas expresiones.
Perscisamente eso le da una continuación inacabada a su obra, contrario a la dogmática concepción
posterior. Con esta claridad de términos aparecen aquellos problemas en torno al sentido y la
estructura del «hacer» humano. En su Ética hace una detallada descripción de los mecanismos que
articulan la práxis y los comportamientos. Si bien Platón hace alguno de estos analisis, es con
Aristóteles y su capacidad de prescisar, con la terminologia, los distintos niveles que constituyen el
acto voluntario, la amistad y el amor, la deliberacion y la pasion, el conocimiento teórico y el
práctico, la magnaminidad y la justicia han plasmado algunas de las páginas mas valiosas en la
historia de la ética. Estos análisis son novedad, pues describe situacionees que no caen ya en el
territorio objetivo de la phýsis, sino que emergen de un dominio subjetivo, o una objetividad muy
distinta de los fenómenos del mundo exterior.

haciéndonos infelices. la felicidad del alma humana. sino que será noble debido a los bienes de su alma. Pero dado que. la felicidad implica la actividad. sino lo bueno. el que no se elige por algo más. constituirá la felicidad. Este vivir y actuar bien guiado por la razón son producto del reconocimiento que los bienes del alma son los mas importantes. en el movimiento de la vida del hombre. la buena conducta está ligada necesariamente a una buena vida. como se ha dicho. pues nunca hará lo que es malo. y la vida guiada por la virtud es capaz de alcanzar el bien perfecto. y esto. ¿Qué relación existe entre la felicidad y la virtud? Aristóteles nos explica que en primer lugar las acciones tienden a un bien. pues entendiendo las vueltas y desgracias. La conducta es un rasgo que se hace patente en la acción. pues involucran un total acuerdo con su realización. Pues la fortuna o la contingencia de los hechos no pueden suponer la verdadera felicidad de un hombre. y ese bien. sino el bien. soportando todo mal con nobleza. y esta nos lleva a la felicidad. Aristóteles. Aristóteles nos dice que tal felicidad es alcanzada en actos que van dispuestos en una función distintiva del hombre que es «cierta actividad del alma». sino que son las actividades de acuerdo con la virtud. debemos precisar como el hombre alcanza esta felicidad. con esto se refiere a la actividad racional única del ser humano. en esta intersección es donde se desarrolla la vida. . Pero además de acuerdo. De esta manera. esta felicidad no se alcanza de manera espontanea o libre de camino. identifica al hombre feliz como el que vive bien y obra bien. el hombre que conduce su vida conforme a la virtud nunca será desgraciado. será bueno. sino por si mismo. el más perfecto es el fin último y mas deseable. así como las actividades del alma son las más deseables. pues no estaremos inclinado a cometer el mal. y el ejercicio de la virtud nos procurará la felicidad. El actuar racional nos lleva a que es propio del hombre racional actuar bien. hará del hombre virtuoso comprender cada situación y actuar con moderación. Este bien es la felicidad (eudemonia). pues. Sin embargo. y el actuar bien no es otro sino el actuar conforme a la virtud. Con esto concluimos que la relación que existe entre la virtud y la felicidad es precisamente en el punto de la acción. apartados de todo bien externo fortuito. involucra entendimiento.II. como lo agradable. pues no será inconsistente. en la actividad. Ninguna otra obra humana tiene la estabilidad como las actividades virtuosas.

de acomodados e intelectuales. Pues no se necesita ser acomodado para tener un buen sentido del humor. por ser acciones humanas sujetas a la voluntad. este necesita actuar conforme a la razón y no a la pasión. se consideran virtudes propias de «ciudadanos libres». acorde a los círculos sociales que concurría Aristóteles. parecen ser más abarcante. hasta las más universales. ni un campesino la magnificencia. de comerciantes. concibo una jerarquía en las virtudes que propone Aristóteles. y es más fácil errar y fallar que lograr el mérito de obrar virtuosamente. o ser de una familia noble para ser pudoroso. en ese sentido. como modos de ser. a hombres adultos y acomodados de la Polis. ni ostentar un alto cargo para practicar la sinceridad. pues en esta elección recae la responsabilidad del bien o del mal de la acción sobre el sujeto que la ejecuta. no es tan dramática la separación socio-económica. a la posibilidad de elección. ¿Cuál es la escala de virtudes o jerarquía de valores presente en Aristóteles? La virtud y el vicio. Se puede partir de esta concepción para continuar con las virtudes que Aristóteles enumera. justo como es hoy en día. pues para lo malo no hay condiciones restrictivas. la agudeza y la vergüenza. y no dudo que todos hayan podido aspirar a una cercanía con todas las virtudes. solo estas pueden ser buenas o malas. por ser en mayor medida los más aptos a ser practicados por todos los seres humanos (también lo son la mansedumbre. y todos más propicios a caer en ellos. La valentía. Un pobre no podría ser liberal. Sin embargo. . ni la valentía por una mujer. no es practicable por un esclavo. que van desde las mas específicas a un grupo social. la templanza. la justicia. tienen el carácter de ser voluntarios. ni tanta mesura. ¿Por qué? pues la generosidad (según lo expuesto por Aristóteles).III. y la amabilidad). y deja entrever el carácter político que Aristóteles imprime en su explicación. A esto lo podemos considerar plenamente «moral». es decir. Entre los muchos valores elegí la sinceridad. Son en muchos casos dotes sociales propios de la aristocracia. En cuanto al vicio. Es así que he podido percibir tal escala.