You are on page 1of 14

DIOS UNO Y TRINO

INTRODUCCIÓN
Lo esencial al concepto de Dios: su omniperfección, su trascendencia sobre el mundo,
infinitud, inefabilidad. “como de Dios no podemos saber lo que es, sino lo que no es, tampoco
podemos tratar de Dios de cómo es, sino cómo no es” (Sto Tomás). Sin embargo es necesario
hablar de Dios, que aunque es trascendente es también cercano, y fundamento de la existencia.
Es necesario y posible hablar de Dios precisamente por la llamada trascendente que todo hombre
lleva inscrita en su corazón. Dios habla al hombre de Sí mismo.
¿Cómo Dios habla de sí? Solo se plantea decir lo que Dios ha dicho de sí mismo.
• A través de la creación
• Del espíritu humano imago Dei
• Revelación sobrenatural en el AT
• En su Hijo de forma definitiva
• Espíritu Santo, que trae memoria de lo que Cristo ha dicho (JN 14, 26)
Dos vías al conocimiento de Dios. Natural y sobrenatural. El Dios de los filósofos y el Dios de
la Revelación. En la primera se llega a afirmar tan solo la existencia de Dios, hay una Causa
primera, sin embargo no se conoce qué es en realidad. El punto de partida de esta vía es la
contemplación del ser creado, imagen de su creador, de esta forma Dios es alcanzado según la
forma y figura de algo contingente, su creación, no en Sí mismo, como Absoluto
El punto principal de la vía sobrenatural es la revelación que Dios ha hecho de Sí mismo, de su
intimidad y naturaleza. Caminar a la luz de la fe, de forma oscura, es la tiniebla luminosa que guía
en medio hacia un Dios oculto. La Revelación de Sí mismo, no anula el misterio, al mismo tiempo
que revela oculta, es la inefabilidad de Dios. W. kasper “Dios no suprime su misterio en el acto de
la revelación; no lo descifra, como si después supiéramos a qué atenernos sobre Dios. La
revelación consiste más bien en que Dios manifiesta su misterio oculto: el misterio de su libertad
y de su persona. La relevación es pues, revelación del Dios oculto como tal”
La posición de Pascal y Karl Barth, de la incompatibilidad entre el Dios de los fofos y el Dios
revelado (el de los cristianos), está muy lejos de la doctrina católica. Toda la teología católica y
doctrina de los padres ha afirmado que el hombre es capax Dei. y que la teología natural es
fundamento de la teología sobrenatural, y a su vez, la teología sobrenatural protege y preserva
de errores a la teología natural. La t. natural es preámbulo de la fe, es un presupuesto necesario
para recibir la fe. El rechazo de la t. natural volvería imposible el conocimiento de Dios por la fe.
Aunque es obvio que la t. natural no podría ni llegar a soñar con alcanzar la comprensión de un
Dios Salvador, pues la salvación depende de una iniciativa divina.
DIOS ES TRINIDAD
Dios se reveló primero en su unidad como ser personal y luego, al llegar la plenitud de los
tiempos, reveló que esa unidad se realiza en el misterio inefable de la trinidad de Personas. Es un
único misterio: el misterio de Dios. El único Dios que existe es tripersonal.
La Personas divinas son realmente distintas entre sí; las personas divinas son relativa unas
a otras. (CEC nn. 253-255). En Efecto, hay que mantener al mismo tiempo que la “confesión de
la unicidad de Dios (…) es inseparable de la confesión de la existencia de Dios” (200) y que el
misterio de la Trinidad “es el misterio de Dios en sí mismo”. Misterio que debe ser considerado en
dos vertientes: inmanente y económica. La theologia nos es revelada por la oikonomia; y la
theologia es quien esclarece toda la oikonomia. Las obras de Dios revelan quién es en Sí mismo e
inversamente, el misterio de su Ser íntimo ilumina la inteligencia de todas su obras.
En la consideración cristiana sobre Dios se trata no sólo de lo que Dios es en sí mismo, sino
también de lo que Dios es para nosotros. Dios no es un objeto de este mundo, por ello tampoco
puede entrar en ninguno de nuestros conceptos. No se trata, pues, de un concepto de Dios, porque
nuestros conceptos hacen que cuanto queremos entender se convierta en una cosa de nuestro
mundo. Lo que buscamos es al Dios real y viviente de nuestra fe.( AUER, J. Dios uno y trino)

El tratado sobre Dios en el conjunto de la teología sistemática
Dios está sobre todo conocimiento, sobrepasa toda palabra, concepto y lenguaje humano.
“Se le busca para encontrarle, porque está oculto; se le busca después de haberle encontrado,
porque es infinito”. El misterio de Dios es el centro de la Teología, como sujeto desde el cual se
ve Él mismo. Se trata de lo que Dios es en Sí mismo y de lo que es para nosotros.
“Dios no es un objeto de este mundo, por ello tampoco puede entrar en ninguno de nuestro
conceptos. No se trata, pues, de un concepto de Dios, conceptualizar es mundanizar. El Dios de
la fe, es el Dios sujeto y viviente extramundano.
Primera parte:
EL MISTERIO DE DIOS EN LA SAGRADA ESCRITURA
CAP I. EL DIOS ÚNICO Y TRASCENDENTE EN EL AT
Dios habló de muchas maneras (hebreos 1, 1) a los hombres por edio de profetas, ahora ha
hablado por medio de su Hijo. El Dios del AT es el Dios de los patriarcas, Alguien que ha salido al
encuentro de Israel revelando su voluntad (Os 1-2). Dios se manifiesta y el hombre acepta tal
manifestación. El concepto de Dios se ha formado mediante una dialéctica de revelación y acogida.
Dios en su manifestación ha revelado ciertos rasgos de sí mismo, es en esto en lo que se
centra el teólogo. Dios es libre, pues el elige a un pueblo, a un pueblo que antes ha creado.

Singularidad de la doctrina veterotestamentaria en torno a Dios
Singularidad de Israel. Afirma la soberanía de Dios, fuera y criterio de unicidad del AT, Dios
es fundamento de la creación. Dios crea, elige y hace alianza, el AT es una revelatio in fieri
progresiva de Dios. Lo que hace de Dios un Ser cercano, lo cual no le hace perder trascendencia.
Dios intercepta al hombre en su historia concreta. La Alianza es el hecho central del AT.
Gen 1-11 aceptación o rechazo de Dios por parte del hombre, es el centro de la relación bíblica,
la relación entre Dios y el hombre. Es la teología de la Alianza: carácter efectivo de la revelación
divina. Y por hacer alianza es un ser del cual se puede fiar.
La rr de Israel es una rr de la elección, no ligada a una tierra o nación, sino al Dios de las promesas,
las promesas hechas a los padres, no es un dios nacional.

Progresiva revelación que Dios hace de sí mismo
La biblia no describe a Dios, sino que describe su acción concreta en la historia de un pueblo que
Él eligió, lo cual dice de sus atributos divinos, pero no de una forma sistemática, sino especulativa
en la forma en que Dios actúa, se revela cómo es Él. La revelación es progresiva al igual que la
historia de la salvación. La imagen de Dios ha tenido un largo y complejo enriquecimiento. Cinco
entapa de desarrollo:
1. Las tribus nómadas. Protector de los patriarcas y defensor del clan. No ligado a un santuario
y sin un nombre propia aún, más que el “Dios de nuestros padres”
2. Previo al asentamiento de Israel en Canaán. Alianza de YHWH con su pueblo, El Saddai, es
El que Es, hace alianza en el Sinaí.
3. Acción de YHWH ligada a la institución política. Monarquía, dos reinos y dinastía davídica.
Los profetas mesiánicos.
4. Los oráculos proféticos, realzan la fe en UN SOLO DIOS, trascendente, poderoso,
misericordioso. Especialmente Amós-Jeremías, Ezequiel e Isaías.
5. Reflexión sapiencial de YHWH, existencia y providencia: Job, Eclesiastés, Salterio, la
teología en un buen desarrollo.

Los nombres de Dios
Dios es trascendente, inefable, innombrable, sin embargo al atribuirle la Biblia un nombre
se abre el horizonte para que pueda ser considerado como un ser personal, un Alguien, no un
algo. El nombre de Dios dice de su ser Persona “especia atenuada de encarnación de Dios” (M.
Schmaus). A este nombre le acompañan cualidades. Qadosh, gadol, terrible, incomunicable,
poderoso. YHWH, Sadday, Dios omnipotente, El Olam: Eterno Elyon: Altísimo, Adnoai: Señor. El
es el nombre genérico de la divinidad en la antigüedad semítica, para los politeístas era eso, mas
para los monoteístas designaba al Dios único y verdadero. Elohim, un plural mayestático, aplicable
tanto a YHWH como a los dioses falsos, o seres divinos.
Santidad, trascendencia, unicidad y salvación están unidas al tetragrama. Es un nombre
relacionado a la existencia. Yo soy el que soy, yo soy el que es, Yo seré el que seré, El que Es:
ego eimi ho on, Ego sum qui Sum. Este nombre se interpreta como evasiva de Dios por algunos,
también expresa un existenia activa: yo estaré contigo. Para los LXX “es” significa la afirmación
del que es por sí mismo contrapuesto a lo que es contingente. Nombre que le diferencia de toda
criatura, en girgeo tal nombre es masculino no neutro (ho on y no to on). A partir de Moisés YHWH
es el Dios que se encuentra con el hombre en medio de las vicisitudes de la historia.

Dios como ser personal
YHWH es un ser de naturaleza personal, inconfundible con una fuerza de la naturaleza. En
la Biblia todo tipo de panteísmo es lo más ajena a la revelación histórica de YHWH. La forma en
como era subrayado su carácter personal era por el uso abundante de antropomorfismos.
Dios está más allá de todo lenguaje, así como resultan inadecuados los antropomorfismos,
también es inadecuado los lenguajes teológico o filosófico. Sin embargo estos antropomorfismos
bíblicos están acompañados en la Biblia de afirmaciones de la trascendencia e inefabilidad de Dios.
Una característica del Dios revelado, de las más importantes, es que es un Dios cuyo ser
es personal. Por ello se le llama el Dios vivo.

El monoteísmo de Israel
Monolatría: la adoración a un solo dios, propio del clan, sin excluir la existencia de otros
dioses.
Monoteísmo: creencia en un Dios único, se adora a uno, con la convicción de que no hay
más Dios que él. (Is 44, 6, 24 lo declara solemnemente “Yo soy el primero y el último, fuera de
mí no hay ningún dios…”
No fue fácil que esta creencia en Israel se arraigara completamente, debido a la tendencia
de la época al politeísmo. Surge la pregunta de cómo un pueblo de nómadas, en medio de
sedentarios y demás nómadas politeístas, tuviese una convicción de la existencia de un solo Dios
verdadero, la respuesta se aclara al decir que ésta no es un descubrimiento del pueblo, sino que
tal Dios ha salido al encuentro del hombre.
El monoteísmo de los patriarcas es más una Monolatría, no es sino hasta el auge del
profetismo donde, en contra de la adoración de los dioses de los demás pueblos, los profetas
proclaman un monoteísmo teológico absoluto. Esta declaración no es fruto de una reflexión
filosófica, tampoco de una nueva revelación, sino una toma de conciencia definitiva del contenido
de la revelación del Dios de Israel.
El monoteísmo de la Biblia es fruto de la revelación, no de un proceso de reflexión,
sino la experiencia de Dios que se revela en la historia de un pueblo, y esta fe se va
abriendo camino a través de fórmulas, según la misma automanifestación de Dios.

La noción de creación y sus implicaciones en el concepto de Dios
El monoteísmo se expresa de mejor manera con el concepto de la creación ex nihilo (2 Mac
7, 26-28. Is 44, 4). Si Dios creó las cosas de la nada, Él es anterior a todo lo que existe
fuera de Él. La ética también se manifiesta de la misma manera, YHWH es soberano absoluto,
Señor y Juez. Y como juez, está sobre todo, al estar sobre todo, está cercano también a su misma
creación. Dios crea por la Palabra, esta palabra creada, es encarnación de Dios, lo que le hace
cercano a su obra, Dios crea y mantiene lo creado, YHWH es providente, pues en su creación es
su proyecto el que se lleva a cabo. (Sal 33). La Alianza es el fin de la creación, y la creación es
indispensable para la alianza. YHWH es creador trascendente y autor de la alianza
providente.

Trascendencia
Cómo es trascendente es el único, es el Creador de todo lo que hay fuera de Él.
Manifestación de la trascendencia se da en las teofanías y en sus principales atributo: santidad y
espiritualidad. Qadosh es un concepto inseparable de YHWH, qadosh haYisrael, Él es la misma
bondad, es por ello que el hombre experimenta su propia nada ante Él, y le parece morir, nadie
puede verle y sobrevivir. La Santidad de YHWH dice también de su gloria, la cual es reconocerle
como santo y poderoso, santificar su nombre es reconocerle como Dios.
Si bien el AT usa antropomorfismo al hablar de YHWH deja claro también que no es hombre.
(Sal 121, 4), no se cansa (IS 40, 28). Como no se ha manifestado en figura, no se le debe
representar con figura alguna. La espiritualidad de Dios en la Biblia tiene otra perspectiva
de la de la filosofía.
Pneuma:
“El Dios de los filósofos” es inmutable por su condición de ser espiritual
Ruah
Palabra para designar espíritu, hálito, viento en hebreo, es esencialmete dinámica. Por lo que el
Dios de la Biblia es ruah, dinámico, que se revela en la historia, no un Dios inmutable y estático.

El conocimiento natural de Dios
No hay preocupación en a Biblia por demostrar la existencia de Dios, se impone por sí
misma. Es algo tan obvio que no necesita ser demostrada, tampoco el Dios de la alianza ha podido
ser inventado por el hombre, la tentación constante de la Biblia es a la idolatría, no al ateísmo. el
conocimiento de Dios en la Biblia es en realidad el reconocimiento del mismo como suprema norma
de vid; reconocer a Dios es honrarlo. El conocimiento natural de Dios en la Biblia es intuitivo, Dios
existe y punto, ahora bien, el reconocimiento de Dios incluye una responsabilidad en el hombre
de aceptarlo o rechazarlo. El insensato es el que no busca a Dios.
Sabiduría 13, 1-9
Este libro que tiene mucha influencia griega es el único que da una demostración de Dios:”
el hombre puede y debe reconocer al artífice del mundo precisamente en la estructura del mundo”.
La belleza del mundo es una llamada a reconocerle.
Es probable que este escrito se halla dirigido a los idólatras en un ambiente tan politeísta y
bajo la inspiración de filosofías estoicas, tan atentos a la belleza y armonía del mundo. Este pasaje
afirma que al Dios que llegan los fofos es el mismo Dios del Alianza. En el texto es llamado
arquitecto. Este pasaje además presenta un camino analógico para la vía de lo divino. Lo creado
refleja lo divino que lo creó. El juicio moral es contra los que no van más allá de la contemplación
de la creación a su Hacedor, y contra ni siquiera intentar iniciar este camino.

CAPÍTULO II. LOS RASGOS DE DIOS EN LA ALIANZA
Dios es un ser personal, tiene un Nombre con el cual invocarle y al cual se le atribuyen unos
rasgos o características que lo hacen diferente de todo lo creado. Sus propios atributos no son
diferentes de su misma esencia. El hombre para conocerlo sólo puede hacerlo mediante la analogía
de los antropomorfismos. Deus quod habet hoc est. Dios es aquello que tiene. (San Agustín)
y dada su simplicidad, todos sus atributos son idénticos entre sí. Sin embargo al hablar de Dios,
nuestros conceptos deben de ser tales para explicar correctamente por medio de la analogía lo
que es Dios, sabiendo que no se podrá nunca, mediante conceptos, explicar adecuadamente qué
es Dios.
Es peligroso imaginar realidades teológicas sin la analogía con sus tres pasos:
• Afirmación de cualidades en Dios
• Remoción de todo lo que es creatural
• Eminencia abiertos y sin límites los terminas humanos de cualidades divinas

LA OMNIPOTENCIA DE DIOS
• Libro del Génesis, Dios crea por su sola Palabra poderosa.
• Especial fuerza con la que salva a su pueblo o Milagros del éxodo son prueba de su
omnipotencia
• Su poder llega hasta el sheol (lo que rompe con todo dualismo en la Biblia, Dios es más
fuerte que el mal)
• Creación, gobierno de los pueblos, juicio de los hombres.
• Gobierna fortiter et suaviter.
• Designada especialmente con su palabra, su brazo que se extiende, o mano poderosa
• NT curación de enfermo, perdón de pecadores, dominación sobre la tempestad…

Eternidad y fidelidad de Dios
Definición de Boecio: interminabilis vitae tota simul et perfecta posessio. Posesión total y
simultánea de la vida. Sin embargo esta pensamiento sobre la eternidad es ajeno al de la Biblia.
Para ellos la eternidad no es otra forma de ser, sino la prolongación indefinida del tiempo hacia
atrás y para adelante. Todo se genera y corrompe, menos la divinidad.
• YHWHW es el Dios viviente o Frente a los ídolos muertos o Por los piadosos que acuden a
él
• Existencia es inseparable de la divinidad, por ella dan por sentado su prexistencia a la
creación.
• Como YHWH no deja de existir es eternamente fiel.
• Vida y eternidad aparecen unidos. Su plenitud vital es fundamento de su eternidad, como
es la Vida no puede morir. Como vive por siempre, es eternamente fiel.
• Lo que la filosofía llega como Actus purus. Es el viviente.
• Por su eternidad tampoco es susceptible a cambio, permanece para siempre, el mismo ayer
hoy y siempre.
• Su fidelidad implica una inmutabilidad (Is 40, 8; 31, 2)
• Es un Dios dinámico, que ha utilizado antropomorfismos y antropopatismos para aclarar su
fidelidad, amor y misericordia incomprensibles, y todo esto más allá de la concepción del
actus purus.

Omnipresencia y sabiduría
• Requisitos de una verdadera omnipotencia son:
o Omniscienica o Inmensidad, inabarcabilidad o Omnipresencia
Sólo quien esté en todo, nada le abarque, y lo sepa todo, podría tener el poder sobre todo.
• Omnipresencia y espiritualidad están de la mano. La trascendencia total sobre el mundo.
o La espiritualidad no es un tema de fácil comprensión para los israelitas, y se
localiza a Dios en un punto concreto.
o Sin embargo YHWH nunca ha sido un Dios local, como los otros dioses
nacionales.
o Pero ha sido venerado en ciertos lugares especiales donde han ocurrido sus
teofanías
o Por ser un solo Dios hay un solo Templo, lugar de su presencia preminente y
orgullo del Pueblo.
• La omnipresencia de Dios también viene ligada en la Biblia a su condición creadora.
o Las cosas han llegado a ser no por emanación divina, sino por su palabra
omnipotente.
o Dios ha creado todo lo que está fuera de Él, pero no se identifica con nada.
o Job 11, 9-10. ¿Dónde escaparme de tu espíritu?, si escalo es Cielo…bajo al
abismo…al extremo del mar… ahí estás Tú.
• La omnisciencia de Dios es más destacada que su omnipresencia, así se dice que Dios
conoce el futuro, lo que sucede en todo el mundo, en el Sheol, las intenciones y corazones.
Posee la sabiduría en plenitud. Esta sabiduría está alabada en cantidad de pasajes en la
Escritura.

Textos sapienciales sobre la sabiduría y la palabra de Dios
El pueblo judío no está acostumbrado a la utilización de conceptos y formulaciones
abstractas, por lo que tiende a personificar los atributos divinos.
• sabiduría o Proverbios 8-9 la sabiduría viene a ser un ente independiente, un especial
mensajero de Dios. Una señora que invita a los hombres a obrar bien, con prudencia, con
un carácter profundamente ético.
o Eclo 1, 1-10 la sabiduría es la primera de las criaturas, que proviene de Dios.
o Sab 7, 21-27. Es un espíritu de cualidades espléndidas. Los rasgos con
los que se describe la sabiduría, van como preparando la doctrina
trinitaria, cuyo trasfondo se encuentra en textos joánicos y paulinos.
En los que se habla de Cristo como sabiduría de Dios, y palabra
santificadora.
o Estos textos no son más que una personificación poética, utilizada en
el NT como vehículo para expresar la doctrina trinitario. Un examen
atenta y se cae en la cuenta que son personificaciones literarias de una acción
o cualidad divina.
o Tal personificación es, si bien una preparación, no el comienzo de la revelación
de la doctrina trinitaria.
• La palabra.
o Realidad operante y eficaz, envuelta en dinamismo, por cuya pronunciación
Dios crea. o No es solo un mensaje inteligible, sino una realidad dinámica y
poderosa.
Palabra viva o Si bien hay una cierta hipostatización de la Palabra en el AT no
es tanto como el caso de la sabiduría. Estas ambas hipostatizaciones dan lugar a
considerarlas como mediaciones entre Dios y el mundo. Estas aclaraciones
veterotestamentarias han preparado el terreno para una ulterior doctrina dela
trinidad, luego de la revelación definitiva. Es una revelación de modo misterioso
que Dios es un ser personal.
o Estas personificaciones insinúan la riqueza de la vida íntima de Dios,
la revelación del AT es una revelación que permanece abierta, a la
espera de la definitiva revelación en el NT.

Los atributos morales de Dios
• AT: Verdad, justicia, fidelidad y amor
• NT: Deus caritas. Compendio de los atributos de Dios, y definición más perfecta de la
revelación. En la cual concurren todos los demás atributos los que no son fáciles de delimitar
debido a su identificación en la simplicidad.

Verdad y fidelidad
Ambas tienen un significado estable en toda la Escritura: firmeza, seguridad, veracidad.
Dios es fiel a lo que debe ser. La fidelidad es un concepto clave en la teología del AT, ya
que el Dios del AT es el Dios de la elección y de la alianza.
• Ex, 34, 6. YHWH es rico en émet y hesed (Verdad-fidelidad-seguridad y bondad-gracia)

Justicia divina
Sedeq es la conformidad en el obrar con arreglo a lo que debe ser. Dios es justo en todos
sus sentidos, fuente de derecho. Ligado a la alianza Dios hace justicia a Israel de sus enemigos y
establece también la justicia entre los miembros de su pueblo.
• La Justicia de YHWH va unida a su Santidad.
• En el NT la justicia es considerada como atributo divino y don para los hombres
La justicia de YHWH comprendida en el AT atribuye a Dios lo que s propia de las causas segundas,
así Dios manda a la guerra, el anatema, cómo celebrar las fiestas… hay un proceso progresivo de
la toma de conciencia de un pueblo, en lo que aprende a discernir lo que es bueno y malo.

Misericordia y amor de Dios
Dios es clemente y misericordioso, lento a la cólera y rico en piedad. Ex 34, 6. La justicia
divina es ante todo, resultado de su santidad, el ejercicio de la misericordia. La misericordia es
manifestada principalmente con los pobres, sufridos y débiles.
• La misericordia se encuentra liga a la alianza. Se siente misericordia ante una comunidad,
la comunidad de la alianza.
• Con el profetismo, especialmente Oseas, inicia una nueva forma de ver la alianza como un
pacto esponsal. También de otra forma se presenta a un YHWH con cuidados paternos hacia
su pueblo, y la ternura propia de una madre.

CAPÍTULO III. LOS RASGOS DEL DIOS DE LA ALIANZA EN EL NUEVO TESTAMENTO.
El NT hunde sus raíces en el AT, pero conlleva una gran novedad: radical novedad de una
nueva revelación, que supera infinitamente todas las revelaciones anteriores. (Heb 1,
1-2). Es una nueva revelación del mismo Dios de Abraham, pero que desvela definitivamente su
vida íntima. Ahora la revelación no consiste en palabras solamente, sino que la Palabra de Dios se
ha hecho carne y ha expresado con lenguaje definitivo la verdad sobre Dios.
Esto implica una continuidad y discontinuidad. Se trata del mismo Dios, pero revelado
en la faz de Jesucristo. (2Co 4, 6)
 La novedad implica: definitividad e inmediatez.
 El carácter definitivo consiste en que Jesús es Dios-hombre. Sus palbras son palrbas
humanas de Dios, de donde surge la inmediatez, pues quien revela al Padre es la Palabra
inmanente al Padre. Sto Tomás: en Cristo, Dios nos enseña de un modo inmediato.
• Punto culminante de la revelación es el misterio de la Trinidad. Revelación que implica la
afirmación de que no hay más que Un Solo Dios, y la afirmación de que este Dios es Padre,
Hijo y ES.(Mt 28, 19). A la vez esta revelación afirma el carácter esencial de la misión del Verbo
como mediación salvadora.

La Continuidad con el Antiguo Testamento
• El Dios del que habla Jesús, es el Dios de Abraham, Isaac y Jacob. Mc 12, 26-27. El primer
mandamiento que enumera Jesús es citado de Dt 6, 4-5.
• La continuidad se expresa claramente con la reafirmación del monoteísmo.
o La doctrina trinitaria del NT no se debe comprender como atenuación del monoteísmo,
o resultado de un monoteísmo debilitado.
• Jesús no solo confirmó el monoteísmo, sino que lo profundizó. No hay más que un solo Dios:
1Cor 8, 4

Dios es único, bueno, sabio, justo y poderoso
Estos atributos de Dios veterotestamentarios encuentran en Jesús una nueva expresión.
• NT insiste en la trascendencia de Dios sobre el mundo, a la vez que afirma la fe en la
Encarnación del Verbo, de modo más radical que la del AT.
o el Reino de Dios no está en este mundo, pero a la vez está en medio de vosotros Lc 17,
21
• Las palabras de Jesús sobre Dios, no solo encuentran eco en el AT porque se tratan del mismo
Dios, sino también porque, Jesús también utiliza antropomorfismos para hablar de Dios. Así
deja claro que Dios es un ser inefablemente personal. Dios es Alguien para alguien, un punto
de referencia en la personalidad. Un Alguien con quien relacionarse, no un algo que rodea todo
lo creado de forma abstracta e impersonal. (hijo pródigo, viñadores inicuos…)
• Los atributos de Dios en boca de Jesús y el NT son los mismos que del AT. Sin embargo la
predicación de Jesús va acompañada de: inminencia del Reino de Dios y la exigencia a la
conversión. Además del uso de la expresión Abbá para referirse a Dios.
• En el NT se repite constantemente el Credo monoteísta. Pero no se encuentra en él una
sistematización de los atributos divinos. La omnipotencia se considerar solo en relación con el
cumplimiento de las promesas y su intervención y providencia en la historia. Ahora bien, el
Dios de Jesús, más que el Dios de Israel, es el Dios de los excluidos, pecadores, despreciados.
Novedad de la enseñanza de Jesús
• Novedad principal es que llama a Dios ABBÁ y como consecuencia la revelación del misterio
trinitario. El abbá de Jesús significa una íntima relación de Jesús con Dios, y la conciencia de
su filiación divina.
• Abbá implica una nueva comprensión de la Divinidad, lo cual tiene un gran incidencia en la
cristología.
o Es forma exclusiva e intransferible. Nunca utiliza la: expresión nuestro Padre.
o En San Juan tal expresión fundamenta la afirmación de su prexistencia. (115 veces
utilizada)
El Hijo da la vida al que quiere. El Padre le ha otorgado al Hijo la vida en sí
mismo. Son los dos una sola cosa, el Padre y el Hijo
o El que los cristianos llamen Padre a Dios, solo es resultado de la conciencia de la
filiación divina de Jesús, y de la adopción gracia a los méritos de su redención.
• Abbá y la enseñanza trinitaria están indisolublemente unidos. La confesión trinitaria depende
radicalmente del credo monoteísta. Al cristiano primitivo le repudia la apoteosis, por lo que la
filiación divina de Jesús, no es fruto de tal, así cuando lo cristianos confiesan a Jesús, Señor e
Hijo de Dios antes del tiempo, no entra en conflicto la fe monoteísta. Es e Verbo eterno
encarnado, no el hombre el que ha sido divinizado.
o Ho Theós designada a Dios Padre, mientras que Theós (sin el artículo) designa al Hijo.
Tanto el Padre, Hijo como el ES, son Theós. Pero solo al Padre se le designa Ho Theós.
La predicación de Jesús como testimonio sobre el Padre
• La revelación de Jesús es ante todo un testimonio, pues él ha visto, ha salido del Padre, es por
ello que es una revelación única y suprema.
• Jn 1, 17-18. La ley fue revelada por Moisés; la gracia y la verdad vinieron por Jesucristo. A
dios nadie le ha visto, Hijo unigénito, que está en el seno del Padre, él lo ha dado a conocer.
• Al hablar de Testimonio de Jesús se refiere a la inmediatez de la revelación, novedad
del NT. Pues cuando Jesús revela es Dios mismo quien dice, con palabras humanas,
qué y quién es.
• Jesús es el resplandor de la gloria del Padre. Así Dios se hace accesible a los hombres con un
rostro humano. Si Dios es luz, el Hijo es resplandor (1Jn 1, 5) el resplandor está unido a la Luz
de forma que no se puede ver a la luz sino es por su resplandor. Por ello se confiesa a Jesús
como Hijo de Dios y luz de luz. El Hijo, resplandor del Padre, es por sí mismo y en sí
mismo.

Filiación divina de Jesús de Nazaret y el Misterio de Dios
Diferencia esencial entre ambos Testamentos, es que Jesús es el Unigénito del Padre, así
YHWH es Padre e Hijo. Esto no es una evolución del concepto de Dios, más es una nueva revelación
divina radicalmente nueva, que se lleva a cabo en Jesús de Nazaret.
• Clave de la comprensión trinitaria es la fe y comprensión de la filiación divina de Jesús. En el
Hijo comenzó la revelación trinitaria. El nombre de Padre otorgado a Dios manifiesta la nueva
concepción de la divinidad propia del NT.
• San Juan y su prólogo con el Verbo junto a Dios. Pablo en el himno cristológico de filipenses.
La fórmula con la que se administra el bautismo.

La Verdad y el amor de Dios en dimensión trinitaria
Gloria, resplandor, luz, sabiduría dicen en plenitud de Dios que él mismo es Verdad. Verdad
subsistente y primordial, vida luminosa. La vida divina se realiza bajo la forma de existencia
trinitaria. Dios es la realidad más clara e inteligible entre todas las que podemos conocer
Jn 14, 6. Dios es su ser y su entender, no sólo hay verdad en Él, sino que es la primer y suprema
verdad. (Sto Tomás)
En el NT toda la verdad de Dios se concentra en Jesús. El misterio de Dios estriba en
que se identifica a Sí mismo con la Verdad. No sólo revela sino que es tanto el sujeto
como, si vale decirlo, el objeto de la revelación. Quien revela y a quien se revela. Jesús
es camino que ilumina a los hombres hacia el Padre.
Espíritu es identificado también como el Espíritu de la Verdad. Jn 15, 26. La misión del ES
también en conducir al hombre hacia la verdad completa, la comprensión del misterio.
Si el AT insiste en el amor y misericordia de Dios, la intimidad plena de Dios se reveló en el
Hijo, Dios es amor. Y es una Amor personalizado entre el Padre y el Hijo, este amor personalizado
es el Espíritu Santo, amor del Padre hacia el Hijo:
“El Padre es para el Hijo, que es la Verdad, el verdadero origen, y el Hijo es la verdad
nacida del Padre verdadero, y el ES es la bondad que fluye del Padre bueno y del Hijo
bueno; de todo ello no se diferencia la divinidad, ni ha de separarse la unidad.”
San Agustín Sermo 7 in Mat 12, 18
• ES es la personificación de la donación de Dios, en el ES, Dios es don para el hombre, expresión
del ser-amor de Dios. Persona-don, don increado.

Monoteísmo y Trinidad
Jesús fue un judío piadoso, que no escandalizó a los fariseos por predicar un Dios diferente,
sino por afirmar ser Hijo del mismo Dios de forma eminente y arrojar sobre sí prerrogativas
divinas: perdón de los pecados, estar sobre el sábado…
• El misterio trinitario es le forma misteriosa en que el Dios Único es un Dios personal.
CEC 588591. La confesión de la unicidad de Dios viene de la mano de la confesión de la Trinidad
del mismo Dios como ser personar en tres personas. Jesús al afirma que no hay más que un
solo Señor, afirma que él mismo es el Señor. MC 12, 35-37.
• Que Jesús es Señor es lo propio del cristiano, lo mismo que el ES es Señor y dador de vida, lo
cual no introduce división en el Dios único. La afirmación del Dios único pertenece a la entraña
misma del misterio trinitario.
• La unicidad de Dios por ser máxima excluye la existencia de dioses segundos. Es la Unidad
misma. Y la Unidad máxima no solo no excluye la trinidad de Personas, sino la incluye,
afirman los Santo Padres, que sin la pluralidad en la unidad, habría un dios solitario,
supremo, pero que necesitaría del mundo y perdería así su ser divino. En cambio la
Trinidad como comunión de Personas Divinas en un Solo Ser Único, es la figura concreto del
monoteísmo cristiano, y absoluto, que afirma la trascendencia de Dios, salva guardando tanto
esta, como su inmanencia en la cosas, en cuanto Creador, Salvador y santificador. El Dios
único en Tres vive como un Ser Personal.

El conocimiento natural de (sobre) Dios
Dios está al alcance de la inteligencia humana, su gloria se manifiesta en la belleza del
mundo: Pablo en el areópago Hch 17, 22-29
• Romanos 1, 18-23. La necesidad de todo de la salvación. Todos necesitan el perdón de Dios,
la necesidad de un Salvador. o Refuerza el iter argumentativo de Sabiduría 13. La creación
remite a su Hacedor. Pensamiento paulino:
 Inteligencia humana tiene la capacidad para trascender el mundo creado y llegar
al conocimiento de Dios. La inteligencia mas que poder, está llamada a trascender
la creación para llegar a la meta. Se afirma la dimensión religiosa o
prerreligiosa de la inteligencia.
 El mundo es revelación de Dios. Dios manifestó lo invisible suyo a través de cosas
visibles, de modo que Dios se revela objetivamente en ellas.
 El hombre tiene la capacidad de conocer y reconocer a Dios. Los paganos tuvieron
algún conocimiento de la existencia de dios, pero no supieron reconocerle como a
Dios. Es un conocimiento que se traduce en tarea humana, actitud profunda del
hombre (conversión). En la revelación natrual hay ya una llamada a la conversión
personal, Dios no llama al hombre solo al conocimiento, sino a la
adoración.
• Discurso en el Areópago Hch 17, 22-29 o El convencimiento de la unión indisoluble entre
conocimiento natural de Dios y reconocimiento de Dios preside este discurso.
o Somos linaje de Dios.
o Capatatio benevolentiae (son muy religiosos los atenienses) o Revelación divina en la
creación, posibilidad del conocimiento natural de Dios, desviación pagana, llamada al re-
conocimiento de Dios a partir de las creaturas.
o No se pretende demostrar la existencia de Dios, solo explicar el verdadero ser de Dios,
para que puedan reconocerlo como Aquel que se ha revelado en su creación.
• Para la SE no solo está clara la existencia de dios y su cercanía al hombre, sino
también la capacidad que éste tiene de reconocerle y la responsabilidad por la verdad
aprisionada si no le reconocer.

CAPITULO IV
LA REVELACION DEL MISTERIO TRINITARIO
LA REVELACIÓN DE DIOS PADRE
Aquí se quiere destacar a Dios como aquel que le da origen a todos, es decir de quien a
partido todo, y la gran bondad y amor que tiene para con sus hijos, al crearlos y no dejarlos solos.
Al utilizar este término se quiere destacar, dos aspectos en el actuar de Dios: que Él es el primer
origen de todo; que él es bondad y solicitud amorosa para con todos los hombres, actuando con
ellos como lo hace un buen padre con sus hijos.

Dios no es ni hombre ni mujer, sino que es más que la paternidad y maternidad humana,
pero al mismo tiempo es la medida de toda paternidad, humana, y tomo el nombre de toda
paternidad, que es superior a la humana, porque trasciende, nuestro ámbito humano y limitado.
La sagrada Escritura enseña también que Dios trasciende la distinción humana de los sexos.

Dios como Padre en el Antiguo Testamento
Los autores sagrados presentan a Israel, como el primogénito de Yahvé. (Ex 4, 22), este
pueblo, era a quien Yahvé, adquiere como pueblo suyo, en el A.T, donde trata de guiarlo, como
un buen Padre que quiere lo mejor para sus hijos, aunque a veces el pueblo no parece entenderlo
y no lo escucha.

El padre revelado por el Hijo
Cuando Cristo enseña a los discípulos a rezar el Padrenuestro está proponiendo el
tratamiento con que el cristiano ha de dirigirse a Dios. Esto es el inicio de muchas veces que
Jesucristo, no enseñara por medio de los discípulos, que es necesario dirigirnos continuamente
al Padre, que es el origen de todo, y de donde podemos obtener todo lo que necesitamos, cada
día en nuestra vida peregrinante.
La revelación de Dios Hijo
Dios es Padre de Cristo en el más estricto de los sentidos; Jesús es Hijo de Dios con tal
propiedad y justeza que, por ser verdaderamente hijo, es de la misma naturaleza, que el Padre.
El Padre al ver a sus hijos perdido en el pecado, trata de ayudarlos de muchas maneras, para que
vuelva a encontrarse con El, y no lo hace, y por ello, tiene que enviar a su propio Hijo para salvar
a la humanidad.

Los preludios del Antiguo Testamento
En el A.T, encontramos, las prefiguraciones de Jesucristo, ya que en muchos pasajes, se
hace referencia al Hijo de Dios, que vendrá para ayudar a la humanidad que está perdida en las
tinieblas. Podemos ver a través de distintas personificaciones, que Yahvé trata de entablar un
diálogo con el hombre, para ayudarlo.

El ángel de Yahvé
Aparece bajo una forma individual, con una misión concreta. En la marcha por el desierto
es como el mensajero de Yahvé, el auxiliador de Israel (Ex 4,19).

La Palabra de Dios
La Palabra de Dios es, antes que nada, la Palabra por la que Dios la revelarse, manifiesta
su voluntad sobre Israel, al que ha elegido y constituido como pueblo suyo precisamente por su
Palabra. Por medio de ella, Yahvé, muestra el gran amor que le tiene al pueblo que El ha formado,
y que ha elegido entre una gran multitud de pueblos, para que sea posesión suya.
Luego a lo largo de la Historia, Yahvé se ha manifestado por medio de grandes hombres, a
quienes ha utilizado para comunicarse con su pueblo, en momentos de dificultad para el pueblo y
sobre todo, cuando este se ha olvidado de hacer su voluntad. Es con su Palabra, como Yahvé ha
creado el mundo (Gén 1, 3-25; Sal 33, 4-12; Sab 9, 1-4).

La sabiduría de Dios
La sabiduría de Dios es infinita e insondable, se revela en la creación (Jer 10, 12; Prov 3,
19; 8-9; Job 28; Sab 7, 22- 8, 1). Por ello, es por medio de la creación, donde el hombre ve su
finitud ante Dios, y ahí se da cuenta que depende totalmente de El y de nadie más.
Son imágenes que, en el Nuevo Testamento, serán aplicadas directamente a Cristo (Col 1,
15; Hbr 1,3). Porque en Jesucristo, vemos claramente, la infinita sabiduría de Dios, que ha enviado
a su Hijo, para poder salvar a un mundo perdido en el valle del dolor, y con ello, ha mostrado al
hombre el ejemplo de amor más grande. Y San Pablo llamara a Cristo fuerza y sabiduría de Dios
(1 Cor 1, 24).

La divinidad de Jesús
Jesús manifestó su divinidad poco a poco, de forma gradual y progresiva, mediante una
pedagogía adecuada al fuerte sentido monoteísta del pueblo de Israel. Y todo esto lo podemos ver
claramente en los diferentes momentos, de su vida, a través de la Sagrada Escritura.

Los Evangelios Sinópticos
En los evangelios sinópticos, se encuentran numerosos pasajes en lo que Jesús, asumiendo
el título de Hijo del Hombre, manifiesta poseer dignidad y poderes divinos. Jesús, como Hijo del
hombre, se presenta a Sí mismo, como objeto de la elección absoluta e incondicionada, que sólo
se debe a Dios. En los Evangelios sinópticos Jesucristo, muestra, como todo lo que él hacía,
procedía de su Padre, y con ello el Padre, le había dado una divinidad, que le lleva a ser Hijo de
Dios, es decir igual a Dios.

Las epístolas paulinas
Entre estos destaca el célebre himno de la carta a los Filipenses, que es uno de los analizados
más detalladamente por la exégesis: Tened en vosotros los mismo sentimientos que tuvo Cristo
Jesús: el cual, siendo de condición divina, no retuvo ávidamente, ser igual a Dios… (Fil 2, 5-11).
San pablo afirma con toda claridad la filiación divina de Jesús. El apóstol Pablo, después de tener
un encuentro con Jesucristo, experimenta en su vida, el amor a Jesucristo, y eso le lleva, a predicar
el Evangelio, con mucho celo y empeño, y con ello descubre en su vida, la filiación divina de
Jesucristo, es decir, que Él es el Hijo de Dios, presente antes de todas las criaturas.

Verbo de Dios e Hijo Unigénito en San Juan
Este verbo de Dios se hizo hombre; Y el verbo se hizo carne y habito entre nosotros (Jn 1,
14). Jesús se atribuye la preexistencia: antes de que Abraham existiese, Yo soy (Jn 8, 58; Jn 17,
5. 25). En las palabras de cristo recogidas en el Evangelio de San Juan, se hace patente la estrecha
unión entre lo que Cristo es y lo que Cristo hace: las obras de Cristo manifiestan que es Hijo de
Dios, igual a Dios. En el Evangelio de Juan, Él se presenta, como el Unigénito, es decir que existía
ya antes de la creación, y es anterior al Patriarca Abraham. Luego, Jesucristo, en su vida,
demuestra, su filiación con El Padre, donde por medio de la unión con su Padre, es igual a Dios.

LA REVELACIÓN DE DIOS ESPIRÍTU SANTO
Se ha escrito con razón que el Espíritu Santo es la persona más misteriosa de la Santísima
trinidad, pues al igual que en el hombre su Espíritu indica su intimidad, el Espíritu Santo expresa
la invisibilidad de Dios, su profundo secreto y su incomprehensibilidad. Aun siendo esto verdad, el
Espíritu Santo se encuentra constantemente presente en todo el Nuevo Testamento. El Espíritu
Santo, se revela al hombre, para ayudarlo, y fortalecerlo con su gracia, aunque muchas veces, se
le quiera ver, no podemos, sino que sólo podemos ver signos, del el, como el fuego, etc. Pero que
por medio de esto, vemos, que Dios padre, al revelar por medio de Jesucristo, al Espíritu santo,
lo ha hecho, con el fin de darle al hombre una gracia mayor, para que le socorra en sus afanes, y
le ayude a alejarse del mar de la oscuridad.

El Espíritu de Yahvé en el A.T
Cuando en la última cena, Jesús anuncia el envío de otro Paráclito (Jn 14, 16-17), se está
refiriendo al mismo Espíritu que ya actuó en la Creación (Gén 1,2). En fin, no es otro Espíritu que
El señor envía, en el Nuevo testamento, es el mismo que actuó en la creación, por tanto, tiene el
mismo poder y fuerza, y el mismo que le dio el soplo de vida al hombre, viene ahora a recatarlo.
En la sagrada Escritura, el significado primero de Espíritu es el viento.

Principales textos pneumatológicos en el Nuevo Testamento
a) El Espíritu de Dios como fuerza carismática.
La concepción virginal de Jesús es obra del Espíritu Santo, que cubre a María con su sombra
(Lc 1, 35). Por eso se dice que se halló que María había concebido del Espíritu Santo (Mt 1, 18).
Entonces, podemos decir, que Jesucristo, es fruto de la intervención del Espíritu en la vida de la
humanidad, de la misma manera que actuó al inicio de la Creación, también lo hace aquí, pero,
en ese momento d la humanidad, con un fin diferente, que es que se aparte del camino de las
tinieblas y vuelva al camino de la luz. Jesús es concebido de un modo excepcional, como obra
maestra de la intervención carismática de Dios en la historia. De ahí que Juan diga de Jesús que
no recibió el Espíritu con medida (Jn 3, 34).

b) La santificación obra del Espíritu Santo
Los bautizados han sido santificados por el Espíritu Santo de nuestro Dios (1 Cor 6, 11). En
efecto los bautizados son regenerados por la acción del Espíritu Santo que Jesucristo derramo
abundantemente sobre nosotros (Tit 3, 4-7). Por tanto, al ser regenerados por medio del Espíritu
Santo, tenemos después del bautismo, una gracia, que debemos de cuidar como un tesoro, porque
somos templo y morada de El.
C) El Espíritu Santo como persona divina
En numerosos pasajes del Nuevo Testamento, el espíritu Santo aparece no solo como una
fuerza divina que opera en Jesucristo, en la Iglesia o en los cristianos, sino que, además, como
alguien distinto del padre y del Hijo e íntimamente relacionado con ellos. Es decir, es una persona
en la Santísima trinidad, que actúa, no de forma aislada, sino en competa relación, con El Padre y
El Hijo, y de ahí, que sea un auxilio muy grande para el hombre, en sus momentos de desgracia.
Esta distinción personal aparece con mayores claridades en el mandato de bautizar en el nombre
del Padre y del Hijo y del Espíritu Santo (Mt 28, 19).

Personalidad del Espíritu Santo
Se encuentra una fuere insinuación de la personalidad del Espíritu Santo en aquellos pasajes
en que se habla de sus acciones. Que está presente, continuamente, en la vida del Hombre, y
también lo hizo, en la vida del Pueblo, en el A.T, y en el N.T, en la vida de Jesucristo, también se
hace presente, después de su bautismo. San Gregorio de Nacianzo, al hablar de la personalidad
del Espíritu Santo, lo define así: el A.T proclama muy claramente al Padre, y más oscuramente al
Hijo. El nuevo Testamento revela al Hijo y hace entrever la divinidad del Espíritu.

El Espíritu Santo enviado por el Padre y el Hijo
Catecismo de la Iglesia Católica, el Espíritu Santo es enviado a los apóstoles y a la Iglesia
tanto por el Padre en nombre del Hijo, como por el Hijo en persona, una vez que vuelve junto al
Padre (Jn 14, 26; 15, 26; 16, 14). Este envío del Espíritu por parte de Jesús, da pie a pensar que
el Espíritu Santo también procede del Él.

EXPRESIONES TRINITARIAS DEL NUEVO TESTAMENTO
El Bautismo de Jesús
Los primeros textos explícitos que nombran simultáneamente a las tres personas se
encuentran en la narración del bautismo del Señor (Mt 3, 13-17; Mc 1, 9-11; Lc 3, 21-22; Jn 1,
32-34). Donde es el Espiritual que conduce a Jesucristo al desierto, para hacerle ver al maligno,
que El Hijo de Dios, es mucho más fuerte que El, y para demostrarle al hombre, que el mal nunca
triunfa sobre el bien.

El mandato misional de Mt 28, 19
En los Evangelios Sinópticos, el texto más explícito en torno al misterio trinitario es la
fórmula bautismal contenida en Mt 28, 19. Enseñad a todas las gentes, bautizándolas en el nombre
del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo. En consecuencia la fórmula bautismal trinitaria puede
comprenderse, muy bien como síntesis de la catequesis bautismal que amplifica y enriquece la
innovación originaria del nombre de Jesús mediante las ideas de la filiación divina y,
correlativamente, de la paternidad de Dios y de la invocación del Espíritu. Es decir, con esto queda
de manera más clara, cual es la misión de la trinidad, en la vida del hombre, y le da al hombre
más luces, para poder acercarse un poco más en el conocimiento del Padre, del Hijo y del Espíritu
Santo.

La transfiguración
También la escena de la transfiguración del Señor parece relacionada con la teofanía
trinitaria del bautismo (Mt 17, 1-13; Mc 9, 1-12). En este momento, de la vida de Jesucristo, se
hacen presentes de manera muy puntual, las tres personas de la Santísima trinidad, a través de
signos, que nos llevan a identificar su presencia en ese momento.