ESTATUTOS

DE LA

Fervorosa Hermandad Sacramental y Cofradía Penitencial de La Sagrada Entrada de Jesús en Jerusalén, Nuestro Padre Jesús Nazareno, Cristo de la Sangre, Santo Entierro, Nuestra Señora de los Dolores y Soledad de María

Manzanilla

(Huelva)

Preámbulo
A gloria y honra de la Santísima Trinidad, Padre, Hijo y Espíritu Santo; y de Nuestra Señora, la Santísima Virgen María, Señora y Abogada nuestra, nosotros los hermanos de la Fervorosa Hermandad Sacramental y Cofradía Penitencial de La Sagrada Entrada de Jesús en Jerusalén, Nuestro Padre Jesús Nazareno, Cristo de la Sangre, Santo Entierro, Nuestra Señora de los Dolores y Soledad de María, recordando y agradeciendo “la Redención que del género humano hizo Dios mediante su Preciosísimo Hijo” (RHVS), el cual, siendo Dios y hombre verdadero, “inmortal e impasible fue servido de entregar su sacratísimo Cuerpo en sacrificio y muerte de Cruz” (RHVS); para que “lo sirvamos con limpias voluntades y rectos corazones” (RHS) y para que “alcancemos merecimiento delante de su Divina Majestad” (RHS) logrando así, de su Gracia, la Vida Eterna; sabiéndonos “flacos y miserables e indignos de saber y entender el agradecimiento que a tan gran e inmensa obra debemos” (RHVS), pero “confiando en la Gracia y Virtud del Espíritu Santo” (RHVS); acordamos hacer y establecer, mediante estas Reglas, “una cofradía y hermandad para que perpetuamente haya memoria entre nosotros de tan grande beneficio y merezcamos gozar de el según su santa voluntad”(RHVS). En este empeño queremos hacer memoria y recoger la tradición de las Hermandades y Cofradías Penitenciales que en esta Villa de Manzanilla existieron y que han llegado hasta hoy en nuestra Hermandad. En primer lugar recordamos la cofradía de Nuestra Señora de la Soledad, de la que hay constancia de su aprobación en 1565, y de la que conservamos reglas copiadas en 1669. Esta Cofradía de flagelantes, que hacía estación de penitencia el Viernes santo en la tarde, promovió en Manzanilla tanto el recuerdo y memoria de la pasión redentora de Jesucristo como el cariño filial a Nuestra Madre la Virgen María. De ella nos viene la muy querida advocación de la Santísima Virgen en su Soledad y el recuerdo y conmemoración del Descendimiento de su Divino Hijo. Esta Hermandad de la Soledad se desarrolló, más adelante, como Hermandad del Santo Entierro de N.S.J.C. y Soledad de María, con reglas
-2-

conocidas y aprobadas en 1876. La devoción al momento del Santo Entierro de Nuestro Señor Jesucristo ha sido legada hasta nuestros días. Recordamos también la Hermandad de Animas del Purgatorio con Reglas aprobadas en 1587 y conservadas hasta nuestros días, y que se transformó en Hermandad del Santísimo Sacramento y Animas Benditas en 1877. De esta Hermandad queremos recoger el respeto, culto y adoración a Jesucristo en el Santísimo Sacramento del Altar así como la oración y sufragio por los difuntos que esperan la Resurrección. No olvidamos a la Santa Cofradía de la Veracruz y Sangre de Nuestro Maestro y Redentor Jesucristo con Regla confirmada en 1699 y renovada en 1819 y que tuvo capilla propia en nuestro pueblo. Esta Hermandad, tan antigua y presente en los pueblos del Antiguo Reino de Sevilla, introdujo en Manzanilla la contemplación y devoción de la Vera Cruz de Cristo y de los beneficios obtenidos por el derramamiento de su Preciosa Sangre. El título y devoción del Cristo de la Sangre ha permanecido en nuestra Hermandad como signo identificativo de la misma. La seriedad, rigor y honda contemplación que en sus días inició esta Cofradía permanecen en los cultos y actividades que hoy realizamos. Sus disciplinas, en la estación de penitencia que realizaban el Viernes Santo por la mañana, nos han de recordar cómo hemos de unir nuestra vida y nuestros sacrificios a los padecimientos de Cristo. Finalmente recordamos y heredamos de manera directa la Hermandad de Nuestro Padre Jesús Nazareno y Nuestra Señora la Virgen de los Dolores que, sin hacerlo de manera oficial, fue recogiendo la tradición y devociones de estas hermandades hasta convertirse en la única Hermandad “de Semana Santa”, como se dice en nuestra querida Manzanilla, haciendo dos estaciones de penitencia (Miércoles y Sábado Santos) en diversos períodos del siglo XX. Con estas intenciones y confiando en la bondad y gracia que Dios Padre, por la pasión, muerte y resurrección de su Divino Hijo nos ha concedido; y nos renueva y sigue otorgando en la presencia del Espíritu Santo; y poniéndonos en manos de Nuestra Señora y Madre la Virgen María, hacemos y nos comprometemos a guardar y cumplir las siguientes Reglas de nuestra Hermandad.
RHVS = Reglas de la Hermandad de la Vera+Cruz y Sangre de Cristo RHS = Reglas de la Hermandad de la Soledad

-3-

CAPÍTULO I. TÍTULO, NATURALEZA, FINES Y SEDE SOCIAL DE LA HERMANDAD

Art. 1.- Nombre de la Hermandad. Esta Hermandad recibe el nombre de: Fervorosa Hermandad Sacramental y Cofradía Penitencial de la Sagrada Entrada de Jesús en Jerusalén, Nuestro Padre Jesús Nazareno, Cristo de la Sangre, Santo Entierro, Nuestra Señora de los Dolores y Soledad de María. Art. 2.- Naturaleza. 1.- La Fervorosa Hermandad Sacramental y Cofradía Penitencial de la Sagrada Entrada de Jesús en Jerusalén, Nuestro Padre Jesús Nazareno, Cristo de la Sangre, Santo Entierro, Nuestra Señora de los Dolores y Soledad de María es una Asociación Pública de Fieles de la Iglesia Católica que recoge la tradición de las hermandades penitenciales y sacramental de Manzanilla tal como se explica en el preámbulo a estos Estatutos: 1º) Cofradía de la Soledad; 2º) Cofradía de la Vera-Cruz y Sangre; 3) Hermandad del Santo Entierro de Nuestro Señor Jesucristo y Soledad de María; 4) Hermandad del Santísimo Sacramento y Animas Benditas; 5) Hermandad de Nuestro Padre Jesús Nazareno y Nuestra Señora de los Dolores. 2.- La Hermandad está constituida principalmente por seglares de uno y otro sexo, pudiendo admitir a ministros sagrados. 3.- Todos los hermanos, en cuanto fieles, participan de la triple dimensión (cristiana) del profetismo, sacerdocio y realeza de Cristo. 4.- Esta Hermandad se rige por las disposiciones del Código de Derecho Canónico, por el derecho particular, por las normas diocesanas y por los presentes Estatutos. 5.- La Hermandad obtendrá el reconocimiento civil de su personalidad jurídica mediante su inscripción en el Registro de Entidades Religiosas del Ministerio de Justicia, o en el que dispongan las leyes concordadas. Se compromete al fiel cumplimiento de las leyes civiles y de las obligaciones fiscales, acogiéndose a cuantos beneficios pueda conceder la legítima autoridad. Art. 3.- Fines. 1.- La Hermandad tiene los siguientes fines: promover el culto público a la Eucaristía, a Jesucristo y a la Santísima Virgen, especialmente en las advocaciones de Nuestros Titulares (cn. 298 § 1), la confraternidad de sus miembros, la formación, el apostolado y el ejercicio de la caridad. 2.- Para conseguir estos fines, las Hermandad ayudará a sus miembros a: a) Fomentar el espíritu de conversión personal y una vida cristiana más profunda. b) c) Avanzar en una formación cristiana que responda a las necesidades actuales y a la necesaria integridad de fe y vida. Asumir con espíritu misionero los compromisos apostólicos, sociales y caritativos que en el campo familiar, profesional y social debe desarrollar un católico consciente, dentro de la pastoral diocesana y parroquial.
-4-

3.- Sea pues la Hermandad, lugar de fe para afirmar la identidad radical cristiana, lugar de esperanza afirmada en Cristo, vivencia plena del Reino de Dios y lugar de caridad, amor a Jesús y a los hermanos. 4.- La Hermandad ha de promover y atender la adoración y el culto al Santísimo Sacramento, intensificar la vida sacramental de sus hermanos, distinguiéndose en el amor filial a la Santísima Virgen, primer sagrario de la Humanidad y Madre de toda la Iglesia, y atender a los enfermos e impedidos de la Parroquia, la parte más débil del cuerpo místico de Cristo. Para ello ha de fomentar en sus hermanos un profundo espíritu sobrenatural y estilo sacramental de la vida cristiana, ofrecimiento diario de nuestros trabajos y padecimientos, instar a la oración personal a ser posible en la presencia de Jesús Sacramentado, la participación en la Santa Misa, al ser la Eucaristía Jesús vivo y operante, al servicio de los hombres y de la comunidad, estimulando a todos los hermanos para que en su entorno lleven una vida eucarística, como signo de amor al Corazón de Cristo. 5.- Sencillez, generosidad y entrega en la tarea de construir el Reino, han de ser virtudes que caractericen la Hermandad. 6.- Para lograr estos fines, la Hermandad organizará y realizará los ACTOS y CULTOS que a continuación se reseñan: a).- La Hermandad, al ser una asociación pública de fieles incardinada en el seno de la Parroquia de Santa María de la Purificación, de Manzanilla, estará al servicio de ésta para colaborar tanto pastoral como socialmente en todo cuanto se la requiera. b).- La Hermandad realizará todos los años las Estaciones de Penitencia con sus Titulares los días tradicionales con la solemnidad y el recogimiento necesarios y de acuerdo con la Parroquia. c).- La celebración anual, durante la cuaresma, de un Solemne Triduo en honor de Nuestro Padre Jesús Nazareno y Nuestra Señora de la Soledad, así como una Función Principal de Instituto de la Hermandad el Domingo siguiente al de finalización del triduo, en la cual los hermanos harán pública protestación de fe. d).- La Hermandad, al tener igualmente como titular a Nuestra Señora de los Dolores, exhorta a todos los hermanos a que asistan a la Eucaristía que la Iglesia celebra cada año con motivo de las fiestas litúrgicas de nuestros citados titulares, así como promoverá el culto al resto de los titulares de la hermandad. e).- La celebración anual de una misa en sufragio por el eterno descanso de todos los hermanos difuntos, llevándose a cabo en el mes de Noviembre. f).- Podrá igualmente la Hermandad acordar procesiones o salidas excepcionales o extraordinarias con alguna de sus veneradas imágenes titulares, con motivo de algunas efemérides o situación de relevancia importante. Para ello, habrá de solicitarse y obtenerse las oportunas licencias, tanto eclesiásticas como civiles. En todas las celebraciones litúrgicas, así como en la Estación de Penitencia, habrá de observarse las disposiciones de la Iglesia al respecto. Para la correcta organización de los cultos, así como de la Estación de Penitencia, esta hermandad, en estrecha unión con su Director Espiritual y conforme con las disposiciones de la Iglesia, elaborará un Reglamento de Orden Interno en el que se detallen las directrices a tener en cuenta para este tipo de actos. Art. 4.- Sede y domicilio social. 1.- La Hermandad tiene su sede canónica en la Parroquia de Santa María de la Purificación, y su domicilio social en la plaza de España número 1 de este municipio de
-5-

Manzanilla, provincia de Huelva. 2.- La Junta de Gobierno podrá determinar el cambio de domicilio social, con la obligación de comunicar dicho cambio al Ordinario del lugar. Art. 5.- Signos distintivos. 1.- El escudo de la Hermandad de Nuestro Padre Jesús Nazareno lo constituyen: Una corona de espinas que representa la realeza humillada de Nuestro Titular, Nuestro Padre Jesús Nazareno y la Soledad de Ntra. Stma. Madre. En su interior, en la parte superior, la representación del Santísimo Sacramento, como símbolo de la Hermandad Sacramental. La parte central e inferior, consta de la representación gráfica del Monte Calvario coronado por tres cruces, situándose a los pies de la Salvadora Cruz central, los tres clavos que sujetaron a Nuestro Salvador a su Santo Madero, que recuerda a nuestro Cristo de la Sangre y Santo Entierro. Este escudo se halla envuelto por dos ramas, una de palma y otra de olivo en representación del momento de la Entrada de Jesús en Jerusalén. 2.- El estandarte representa oficialmente a la Corporación. Ostentará, bordado en oro, el escudo de la Hermandad. Figurará siempre en lugar preminente en los actos corporativos, asistidos de hermanos que le den guardia de honor y portado por el Secretario de la Hermandad, o persona en quien éste delegue. 3.- La medalla que deberán ostentar los hermanos en las ocasiones que en estas Reglas se indican. Será de plata o metal plateado. En el anverso figurará la efigie troquelada de nuestro escudo anteriormente descrito en el punto primero de éste quinto artículo. En el reverso, también a troquel, el nombre de la Hermandad. La medalla del Hermano Mayor será en oro o metal dorado. 4.- Las varas de hermanos ostentarán el escudo de la Hermandad troquelado a doble cara. 5.- Estos signos distintivos no podrán ser entregados más que a los miembros de la Hermandad.

CAPÍTULO II. MIEMBROS DE LA HERMANDAD

Art. 6.- Miembros. 1.- Podrán ser miembros de la Hermandad todos los fieles que lo soliciten, siempre que cumplan los deberes comunes de todos los católicos, y se comprometan a observar los propios de la Hermandad. 2.- En ningún caso podrán ser admitidos los que hayan abandonado la fe católica
-6-

públicamente, se hayan apartado de la comunión eclesiástica, o hayan incurrido en excomunión impuesta o declarada 3.- Es competencia de la Junta de Gobierno la admisión de nuevos miembros de la Hermandad. 4.- Los aspirantes seguirán, con carácter previo a la admisión, el plan de formación a que se refiere el artículo 37 § 3 de los presentes estatutos. Junto con la solicitud oficial de admisión, que será facilitada por la Hermandad, los aspirantes presentarán el documento nacional de identidad, partida de bautismo y matrimonio canónico, en su caso, y el aval recomendatorio de dos hermanos que pertenezcan a la Hermandad, tengan una antigüedad de dos años y sean mayores de edad. 5.- Los candidatos aceptados, participarán en un acto, que comenzará con la celebración de la Eucaristía o celebración de la Palabra y terminará con una oración a Nuestros Titulares. En esta ceremonia, en la que figurará el Estandarte y que oficiará el Director Espiritual, deberán estar presentes miembros de la Junta de Gobierno. Los aspirantes se situarán delante de las Imágenes de Nuestros Titulares, y por el Secretario de la Hermandad se procederá a hacer pública protestación de Fe a todos los hermanos y aspirantes, con la siguiente formula: “Creemos con fe firme y profesamos todas y cada una de las cosas contenidas en el Símbolo de la fe, que son: Creemos en un solo Dios, Padre todopoderoso, Creador del cielo y de la tierra, de todo lo visible y lo invisible. Creemos en un solo Señor, Jesucristo, Hijo único de Dios, nacido del Padre antes de todos los siglos: Dios de Dios, Luz de Luz, Dios verdadero de Dios verdadero, engendrado, no creado, de la misma naturaleza que el Padre, por quien todo fue hecho; que por nosotros, los hombres, y por nuestra salvación, bajó del cielo, y por obra del Espíritu Santo se encarnó de María, la Virgen, y se hizo hombre; y por nuestra causa fue crucificado en tiempos de Poncio Pilato; padeció y fue sepultado, y resucitó al tercer día, según las Escrituras, y subió al cielo, y está sentado a la derecha del Padre; y de nuevo vendrá con gloria a juzgar a vivos y muertos, y su reino no tendrá fin. Creemos en el Espíritu Santo, Señor y dador de vida, que procede del Padre del Hijo, que con el Padre y el Hijo recibe una misma adoración y gloria, y que habló por los profetas. Creemos en la Iglesia, que es una, santa, católica y apostólica. Confesamos que hay un solo bautismo para el perdón de los pecados. Esperamos la resurrección de los muertos y la vida del mundo futuro. Amén Creemos, también, con fe firme, todo aquello que se contiene en la palabra de Dios, escrita o transmitida por la Tradición, y que la Iglesia propone para ser creído, como divinamente revelado, mediante un juicio solemne o mediante el Magisterio ordinario y universal. Aceptamos y retenemos firmemente, asimismo, todas y cada una de las cosas sobre doctrina de la fe y las costumbres, propuestas por la Iglesia de modo definitivo.
-7-

Nos adherimos, además, con religioso obsequio de voluntad y entendimiento, a las doctrinas enunciadas por el Romano Pontífice o por el Colegio de los obispos cuando ejercen el Magisterio auténtico, aunque no tengan la intención de proclamarlas con un acto definitivo”. A continuación, procederá a tomarles juramento de acuerdo con la siguiente fórmula reglamentaria: SECRETARIO: En el Nombre del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo. Amén. Para su mayor Gloria y de la Santísima Virgen María. ¿Deseáis ser recibido como Hermano de nuestra Hermandad y jurar el cumplimiento de sus reglas y reafirmar vuestra creencia en cuantos dogmas, sacramentos y misterios nos enseña la Santa Iglesia Católica, Apostólica y Romana?. HERMANO: Sí, es mi deseo. Y con éste Acto, me comprometo a cumplir las Reglas de esta Hermandad, en cuanto me ataña. SECRETARIO: ¿Estáis dispuestos a fomentar el Culto y Devoción a sus Sagrados Titulares, así como ejercitar la caridad cristiana con cuantos hermanos os rodean?. HERMANO: Sí, lo estoy. SECRETARIO: Pido a Nuestro Padre Jesús Nazareno, que, por Mediación Intercesora de Nuestra Señora de los Dolores, os dé fuerzas para cumplir vuestros compromisos, a fin de que llevando una vida cristiana, podáis gozar un día de la Gloria Eterna. Amén. Si así lo hacéis, Dios os lo premie, y si no, os lo demande. Seguidamente, el Hermano Mayor, les impondrá la medalla de hermano. 6.- Los hermanos admitidos serán inscritos en un Libro de Registro, en el que figuren la fecha de alta; nombre y apellidos, fecha de nacimiento y domicilio; y, en su caso, fecha de baja. 7.- Los hermanos se distinguirán por: a) b) c) Su clara adhesión a la fe católica, al magisterio de la Iglesia que la interpreta y la proclama, y a la disciplina de la Iglesia. Su empeño en realizar una íntima unidad entre su fe cristiana y su vida. Su comunión con el Obispo diocesano en cuanto principio y fundamento visible de unidad en su Iglesia particular. (Cfr. Concilio Vaticano II, Lumen Gentium 23, a). La disponibilidad a colaborar con las demás asociaciones y movimientos, nacidos en virtud del pluralismo asociativo que la Iglesia reconoce y fomenta.

d)

Art. 7.- Tipología de los fieles. Los fieles pueden incorporarse a la Hermandad en calidad de hermanos.

Art. 8.- Clases de hermanos. Son hermanos de pleno derecho, todos los miembros de la hermandad, mayores de
-8-

edad, que hayan cumplido la antigüedad de tres años y, según sus circunstancias personales, están dispuestos a participar activa y plenamente en la vida de la Hermandad y en las responsabilidades que le pueda encargar la Hermandad. Tienen derecho de voz y voto en los cabildos generales de la Hermandad. Serán hermanos sin pleno derecho, todos los miembros de la hermandad, menores de edad, aún habiendo cumplido un año de antigüedad y los mayores de edad que no hayan cumplido un año de antigüedad.

Art. 9.- Derechos y deberes de los hermanos. 1.- Los hermanos de pleno derecho, tienen los siguientes derechos: a b) c) d) e) f) Voz y voto en los Cabildos Generales. Ser electores y elegibles para los cargos directivos, con las únicas limitaciones que se señalan en estos Estatutos. Participar en todos los Cultos y actividades organizadas por la Hermandad. Utilizar las insignias o distintivos propios de la Hermandad como derecho exclusivo de los miembros. Utilizar y disfrutar las instalaciones y servicios de la Hermandad, de acuerdo con las disposiciones que al respecto dicte la Junta de Gobierno. Recibir información de las actividades de la Hermandad. 2.- Los hermanos de pleno derecho, tienen los siguientes deberes: a) b) c) d) e) f) g) h) i) Participar en los cultos que organice la Hermandad, tanto de carácter periódico como ocasional. Asistir a los Cabildos Generales. Aceptar los cargos para los que sean elegidos, salvo razones objetivas que justifiquen lo contrario. Asistir con regularidad a las sesiones de formación programadas y organizadas por la vocalía y el Director Espiritual o Párroco. Participar en las actividades de tipo caritativo o apostólico que organice la Hermandad, de acuerdo con sus propios fines. Secundar y defender las directrices emanadas de la Autoridad Eclesiástica competente. Colaborar en la pastoral diocesana y parroquial siguiendo las directrices del Obispo y el Párroco. Abonar las cuotas correspondientes. Dedicar alguna parte de su tiempo a la vida de Hermandad, trabajando o participando en cualquiera de sus actividades. Aceptar la autoridad y directrices del Hermano Mayor y de su Junta de
-9-

j)

Gobierno, exponiendo con sencillez lo que según su criterio podría mejorarse

Art. 10.- Proceso electoral. Censo de miembros electores . 1.- En las elecciones previstas en los presentes Estatutos son electores todos los hermanos de pleno derecho. Para ello, la Hermandad presentará, para su aprobación, ante la Autoridad Eclesiástica, el censo electoral con los datos de los electores que figuran en el libro de hermanos, tras ser expuesto al conocimiento de los hermanos durante un plazo de 20 días naturales después de la celebración del Cabildo de convocatoria de elecciones y sea definitivamente aprobado por la Junta de Gobierno una vez resuelta por la misma las eventuales reclamaciones de los interesados. 2.- Inmediatamente después de aprobado este censo, y garantizada la autenticidad de los datos, se dará a conocer a todos los hermanos exponiéndolo públicamente, tanto en la Casa Hermandad como en la sede canónica de la misma. Todos los hermanos tienen derecho a que se les facilite la consulta del censo. 3.- Todo hermano que no conste en dicho censo, o en las legítimas modificaciones incorporadas al censo, en el momento de las elecciones no podrá ejercer su derecho a voto.

Art. 11.- Miembros elegibles . 1.- Los cargos de responsabilidad de la Hermandad, tales como Hermano Mayor y miembros de la Junta de Gobierno, deberán ser ocupados por aquellos hermanos que se distingan por su vida cristiana personal, familiar y social, así como por su vocación apostólica. Ellos deben dar ejemplo y ser estímulo para los demás hermanos, participando cada Domingo en la celebración de la Eucaristía, recibiendo con frecuencia el sacramento de la Penitencia, siendo esposos y padres ejemplares. (Cfr. Obispos del Sur de España. Carta Pastoral a las Hermandades y Cofradías, 1988, nº 37). 2.- Son miembros elegibles los hermanos que reúnan las condiciones del apartado anterior y además: a) b) Tengan tres años de antigüedad. No pertenecer a la Junta de gobierno de otra Hermandad.

3.- Tanto para el Hermano Mayor, como para los demás miembros de la Junta de Gobierno, se tendrá en cuenta lo preceptuado en el artículo 32 de las Normas por las que han de regirse las Hermandades y Cofradías de la Diócesis de Huelva, que no ocupen puestos directivos en algún partido político, o ejerzan cargos públicos a nivel central, autonómico, provincial o local.

Art. 12.- Presentación de candidatos . 1.- Desde el momento del anuncio de elecciones, quedará abierto un plazo de un mes para la presentación de los candidatos. Transcurrido dicho plazo, se enviará a la Autoridad Eclesiástica la lista de todos los hermanos que han ejercido su derecho a ser candidatos.
- 10 -

2.- Una vez aprobada la lista de candidatos por la Autoridad Eclesiástica, la Hermandad hará pública dicha aprobación, para que sobre ella se puedan confeccionar las candidaturas oportunas durante el mes anterior a la fecha designada para la celebración del Cabildo de elecciones. 3.- La votación se efectuará mediante candidatura cerrada. Se entiende por candidatura cerrada, aquella que no es susceptible de variación por parte de los electores. Si la papeleta de votación a este tipo de candidaturas presentase enmiendas, será computada como nula.

Art. 13.- Cabildo General de Elecciones . 1.- Para la elección de la Junta de Gobierno y de Hermano Mayor, se citará a Cabildo General, en sesión extraordinaria, a todos los hermanos con derecho a voto, al menos con un mes de antelación. 2.- El Cabildo General de elecciones se celebrará en el lugar, fecha y hora que determine la papeleta de citación, y que con anterioridad haya sido acordada por la Junta de Gobierno, debiéndose comunicar a la Autoridad Eclesiástica para su conocimiento. 3.- Para la validez de este Cabildo se requiere la participación de un veinte por ciento del censo electoral. Si no se alcanzase, quedaría anulado y se convocaría un nuevo Cabildo en un plazo no superior a quince días, que deberá alcanzar el mismo quórum del veinte por ciento. Si tampoco se alcanzase el quórum del veinte por ciento en la segunda convocatoria, el Sr. Cura Párroco propondrá al Ordinario la composición de la Junta de Gobierno y el nombre del Hermano Mayor para su nombramiento. 4.- En los dos primeros supuestos se requiere: a) Si se presenta una sola candidatura, será elegida si alcanza la mayoría absoluta de los votantes. b) En caso de que se presenten varias candidaturas, resultará elegida la que obtenga la mayoría, al menos simple, de los votos válidos. 5.- Para que el Cabildo General de Elecciones sea válido, deberá estar presidido por los dos hermanos de mayor antigüedad no candidatos que estén presentes y el párroco como representante de la Autoridad Eclesiástica, quien velará por el fiel cumplimiento de las presentes normas, pudiendo suspender el Cabildo si su desarrollo no se ajustase a las mismas. 6.- La votación habrá de realizarse personalmente, mediante presentación del DNI. u otro documento de acreditación fehaciente, según normas que la Junta de Gobierno publique en su momento para tal propósito. 7.- Finalizada la votación, se procederá al recuento de los votos por los miembros que presidieron las votaciones, levantándose acta de los resultados, que serán enviados a la Autoridad Eclesiástica para su confirmación, no pudiendo tomar posesión de sus cargos hasta ese momento.

- 11 -

8.- En caso de empate, se tendrá por elegido el candidato a Hermano Mayor de mayor antigüedad en la Hermandad. Las dificultades que se puedan presentar serán resueltas conforme a los cánones 164-179. 9.- Una vez recibida la confirmación por parte de la Autoridad Eclesiástica, y en un plazo máximo de diez días, la nueva Junta de Gobierno, tomará posesión de sus cargos, en un acto que comenzará con la celebración de la Eucaristía e invocación del Espíritu Santo, de acuerdo con las normas que se establecen en estos Estatutos.

Art. 14.- Duración de los cargos . 1.- Los cargos directivos lo son para cuatro años, a partir de la fecha del decreto de confirmación por parte del Ordinario. 2.- El Hermano Mayor podrá ser nombrado, como máximo, dos periodos sucesivos de cuatro años. 3.- Los restantes cargos podrán ser designados, como máximo, para dos periodos sucesivos.

Art. 15.- Cese de los hermanos. 1.- Los hermanos causan baja en la Hermandad: a) b) Cuando así lo soliciten por escrito. Por incumplimiento reiterado o injustificado de las obligaciones contenidas en estos Estatutos, si, después de ser amonestados por la persona que designe la Junta de Gobierno, no rectifica su conducta. En todos los casos, la Junta de Gobierno deberá abrir un expediente, donde se explique, de forma objetiva, las causas del cese, después de oír al interesado. Por reiterada falta de pago injustificada de las cuotas, por un espacio de tiempo no inferior a dos años, después de que el hermano haya recibido aviso de su impago y de las consecuencias del mismo. A causa de su fallecimiento.

c)

d)

2.- La Junta de Gobierno, en sesión ordinaria o extraordinaria, y siempre con la asistencia del Director Espiritual o Párroco, puede declarar cuándo un miembro ha perdido su condición de hermano, de acuerdo con los párrafos anteriores. Esta resolución necesita del visto bueno del Ordinario del lugar y contra la misma cabe recurso al Obispado diocesano.. 3.- Los hermanos que causen baja, perderán automáticamente su antigüedad, que no podrán recuperar en ningún caso.

CAPÍTULO III. ÓRGANOS DE GOBIERNO.

Art. 16.- Órganos de Gobierno. Los órganos de gobierno de la Hermandad son el Cabildo General y la Junta de
- 12 -

Gobierno.

Art. 17.- El Cabildo General o Asamblea General de Hermanos. El Cabildo General es el más alto órgano deliberante y decisorio para configurar la legislación propia de la Hermandad. Sus acuerdos son vinculantes para todos lo miembros de la Hermandad sin excepción alguna. Los Cabildos Generales pueden ser: a) Ordinarios. Estarán preparados previamente por la Junta de Gobierno o al menos por una comisión, en la que no pueden faltar, el Hermano Mayor, el Director Espiritual y el Secretario. Serán citados, de orden del Hermano Mayor, con la antelación debida y por escrito, el Director Espiritual y todos los hermanos que reúnan los requisitos exigidos. En alguna ocasión urgente, dicha citación podrá hacerse a través de notas en los medios normales de comunicación sociales, al menos con tres días de anticipación. Serán dirigidos por el Hermano Mayor. Comenzarán, como todas las reuniones, con la invocación del Espíritu Santo y una oración en común. Tras la lectura y aprobación, si procede, del Acta del Cabildo General precedente, se pasará al orden del día preestablecido. Terminadas las intervenciones en cada punto y hechas las aclaraciones pertinentes, se pasará si fuese necesario a efectuar la correspondiente votación. Los acuerdos se tomarán en primera votación por mayoría absoluta de los asistentes, y en segunda por mayoría simple, pudiendo el Hermano Mayor decidir en caso de empate. La votación puede ser secreta, de viva voz o por mano alzada. b) Extraordinarios: Se convocará Cabildo General Extraordinario: Cuando exista una causa justa, a criterio del Hermano Mayor. Cuando lo soliciten un número de hermanos, mayores de 18 años y con un año de antigüedad en la Hermandad y en un número no inferior a 50, expresando los motivos por lo que lo hacen y previo acuerdo de la Junta de Gobierno.

El mecanismo de convocatoria y todo lo demás, será del mismo modo que cualquier Cabildo General y en el orden del día, solamente constará el asunto o asuntos objeto de la reunión, que han de ser de su competencia, de acuerdo con los presentes Estatutos, sin que pueda debatirse otro asunto distinto.

El Cabildo General estará constituido por los hermanos asociados. Para su constitución, se requiere el veinte por ciento del censo en primera convocatoria. En segunda convocatoria, se
- 13 -

constituye con los asistentes.

Art. 18.- Funciones del Cabildo General Ordinario. Son funciones del Cabildo General Ordinario: a) Conocer, aprobar y evaluar el Plan Pastoral de cada curso, así como los restantes proyectos de la Hermandad, a propuesta de la Junta de Gobierno. b) c) Participar en la elección del Hermano Mayor según lo que determinan los presentes Estatutos. Aprobar el balance final de cuentas de cada ejercicio, el presupuesto ordinario de cada año, los posibles presupuestos para gastos extraordinarios y las propuestas de enajenaciones, adquisiciones, préstamos, conservación de las sagradas imágenes titulares, adquisición de nuevas imágenes, y del patrimonio de la Hermandad. Los balances, presupuestos y propuestas los presentarán, siempre con el visto bueno del Director espiritual o Párroco, el Hermano Mayor al Ordinario, quien podrá confirmarlos o rechazarlos. Fijar las cuotas obligatorias de los hermanos y las cuotas extraordinarias. Nombrar a los dos Consejeros de asuntos económicos, a propuesta de la Junta de Gobierno. Proponer la modificación de los Estatutos o de parte de ellos, para su aprobación, según las normas del derecho (cn.314; cfr. art. 20 § 2). Aceptar las donaciones que se reciban, previa licencia del Ordinario en los casos de mayor importancia, y en el caso de que las mismas estén gravadas por una carga modal o una condición (cn.1267 § 2). Solicitar la autorización del Ordinario para realizar las cuestaciones que sean acordadas en Cabildo General Aprobar los reglamentos de régimen interno y la constitución de comisiones de trabajo para la ejecución de los acuerdos tomados.

d) e) f) g)

h) i)

Art. 19.- Periodicidad de las reuniones del Cabildo General . 1.- El Cabildo General se reunirá con carácter ordinario, al menos, una vez al año. 2.- Se desarrollará Cabildo General Extraordinario: a) b) c) d) e) Cuando lo estime conveniente el Ordinario. A propuesta del Hermano Mayor o del Director Espiritual o Párroco. A petición, por escrito, de, al menos, 50 hermanos asociados. En el supuesto de modificación de los Estatutos. En el caso de elecciones a Hermano Mayor y Junta de Gobierno.

Art. 20.- Acuerdos del Cabildo General . 1.- Para la adopción de acuerdos se requerirá la mayoría absoluta de los asistentes. En
- 14 -

caso de empate, decide el voto de calidad del Hermano Mayor. 2.- La modificación de los Estatutos debe ser aprobada por el Cabildo General en un único escrutinio válido, con la mayoría de dos tercios de los votos. Dichas modificaciones tienen que ser sometidas después a la aprobación del Obispo diocesano.

Art. 21.- Junta de Gobierno . Componen la Junta de Gobierno el Hermano Mayor y los vocales designados en el art. 26. Todos ellos tienen voz y voto. Siempre debe ser convocado a la Junta de Gobierno el Director espiritual o Párroco, que no tiene voto, pero sí voz, conforme al art. 41.

Art. 22.- Confirmación de los cargos . Los cargos de la Junta de Gobierno deberán ser confirmados por el Ordinario.

Art. 23.- Cese de los cargos . 1.- Los miembros de la Junta de Gobierno, una vez confirmados por el Ordinario, no podrán ser cesados sin autorización expresa del mismo, a no ser que sean cesados por incurrir en las faltas que se recogen en el art. 15 § 1, b. 2.- En caso de que se produzcan ceses, dimisiones o sustituciones, el Hermano Mayor podrá designar para los cargos vacantes a otros hermanos, con el Vº Bº del Director espiritual o del Párroco, debiendo comunicarse a la Autoridad Eclesiástica para su conocimiento.

Art. 24.- Funciones de la Junta de Gobierno . Corresponde a la Junta de Gobierno: a) Determinar y acordar, dentro de las normas aprobadas por el Cabildo General, lo que sea más oportuno y conveniente para el cumplimiento de los fines, desarrollo y progreso de la Hermandad. Acordar la convocatoria de las reuniones ordinarias y extraordinarias del Cabildo General. Acordar las directrices para que el Tesorero elabore los presupuestos anuales y extraordinarios, así como las propuestas de enajenaciones, adquisiciones, empréstitos y conservación del Patrimonio. Elevar al Cabildo la propuesta de los dos Consejeros de asuntos económicos procedente del Hermano Mayor. Examinar el balance final de cada ejercicio, el presupuesto ordinario del ejercicio siguiente, los posibles presupuestos extraordinarios, y las propuestas de
- 15 -

b) c)

d) e)

enajenaciones y aquéllas que deban ser sometidas al Cabildo General para su aprobación y su posterior presentación ante el Ordinario. De las consecuencias de cualquier tipo, derivadas de actos de administración extraordinaria realizados por la Junta de Gobierno sin las debidas autorizaciones, responderán solidariamente frente a los perjuicios, todos los miembros de la Junta de Gobierno, excepción hecha de aquellos cuya oposición consta documentalmente. Si el acto fue realizado por uno o varios miembros de la Junta de Gobierno sin contar con el resto, el actor o actores responderán personalmente o solidariamente. f) g) h) i) j) k) Solicitar las autorizaciones oportunas a la Autoridad Eclesiástica en los actos de administración extraordinarios, a tenor de los Cánones vigentes. Admitir a los miembros que pidan incorporación a la Hermandad. Instruir expediente y decidir si se dan las condiciones para que un hermano cese como tal, a tenor de los presentes Estatutos. Asesorar al Hermano Mayor, y colaborar con él. Solicitar licencia del Ordinario para iniciar un litigio o contestar a una demanda en el fuero civil. Organizar todos aquellos actos que se consideren convenientes en orden a fomentar una vida cristiana más perfecta y a la formación de sus miembros para el ejercicio del apostolado. Preparar con la mayor diligencia todos aquellos actos necesarios para llevar a cabo el culto a las sagradas imágenes titulares de la Hermandad. Buscar los medios para la participación activa de todos los hermanos. Asistir a las sesiones de Cabildos de forma habitual, pudiéndose en caso de inasistencia sin causa justificada relevarle del cargo, una vez que se produzcan tres faltas seguidas o seis alternas y cubrir su vacante de la forma que establecen estos estatutos. Conservar con diligencia el patrimonio artístico de la Hermandad.

l) m) n)

o)

Art. 25.- Periodicidad de las reuniones de la Junta de Gobierno. 1.- La Junta de Gobierno se reunirá con carácter ordinario una vez al mes. Podrán convocarla con carácter extraordinario el Director Espiritual o Párroco, el Hermano Mayor, o a propuesta de dos tercios de sus componentes. Es un órgano deliberante y ejecutivo, para dirigir, gobernar y administrar a la Hermandad. 2.- Para la constitución válida de la Junta de Gobierno se requiere que asista la mayoría absoluta de sus miembros, y para que los acuerdos sean igualmente válidos se requiere la aprobación de la mayoría absoluta de los asistentes. 3.- Se citarán con suficiente antelación, al Director Espiritual y demás componentes de la Junta de Gobierno y mediante cédula personal. 4.- La Junta de Gobierno resolverá los asuntos de trámite sometidos y aquellos otros de carácter extraordinario que por su urgencia no admitan espera hasta un Cabildo General, sin perjuicio de dar cuenta de la resolución adoptada. 5.- Comenzará con la invocación del Espíritu Santo y una oración en común y se desarrollará el orden del día preestablecido.

- 16 -

CAPÍTULO IV. CARGOS DIRECTIVOS Art. 26.- Cargos directivos . La Hermandad, debe tener, al menos, los siguientes cargos directivos: a) b) c) d) e) f) g) h) i) j) k) l) m) Hermano Mayor. Teniente Hermano Mayor. Secretario. Vicesecretario. Tesorero. Priostes. Vocalías para cada priostía. Diputado de Cultos, Formación y Caridad. Mayordomo. Vocal de Mayordomo. Diputado delegado de juventud. Diputado Mayor de Gobierno Director Espiritual.

Art. 27.- El Hermano Mayor . 1.- Para ser candidato a Hermano Mayor se requiere una especial ejemplaridad de vida y de costumbres, una afectuosa relación con la Iglesia y con sus Pastores, así como un conocimiento de la programación pastoral diocesana y parroquial. (Cfr. Obispos del Sur, Normas para la renovación cristiana de las Hermandades y Cofradías...,1993,§' 1,3 b.). 2.- El Hermano Mayor, en cuya elección no debe contar nunca el criterio de poder o de influencia social, deberá ser reconocido especialmente por su sentido cristiano y eclesial, cuidando que la Hermandad colabore con la parroquia y con la Diócesis, así como con las demás Hermandades y Cofradías. Deberá procurar especialmente la formación cristiana integral de los hermanos, y, singularmente, de los más jóvenes, a los que debe prestar la mayor atención. 3.- El Hermano Mayor estará al frente de la Hermandad, con todos sus derechos y deberes, desde el momento en que la Hermandad reciba notificación escrita de la confirmación del Obispo diocesano. 4.- El Hermano Mayor representa a la Hermandad en todos los asuntos jurídicos y oficiales. En las relaciones con los organismos civiles, debe contar con el parecer del Ordinario, del Párroco, y del Consejo Parroquial donde lo hubiere, según la importancia del asunto.

- 17 -

Art. 28.- Funciones del Hermano Mayor . Las funciones del Hermano Mayor son: a) b) c) d) e) Convocar, presidir y moderar las reuniones del Cabildo General y de la Junta de Gobierno. Proponer al Cabildo General los planes de actuación de la Hermandad. Proponer a la Junta de Gobierno dos Consejeros de asuntos económicos. Presentar al Cabildo General el estado de cuentas, los presupuestos ordinarios y extraordinarios, y las propuestas de enajenaciones. Proponer al Cabildo General cualquier restauración a que deban ser sometidas las Sagradas Imágenes Titulares. Dichas restauraciones tienen que estar aprobadas, por escrito, por la Autoridad Eclesiástica (cn. 1189). Coordinar las distintas vocalías. Representar oficialmente a la Hermandad en los asuntos económicos y jurídicos, conforme a las legítimas atribuciones que le confiera el derecho y le encomiende la Asamblea General de Hermanos. Delegar representante en los asuntos que proceda. Cumplir y hacer cumplir los Estatutos. Proponer al Ordinario los cargos directivos de la Hermandad. Establecer, asistido por el Secretario, el orden del día de las reuniones del la Junta de Gobierno. Dirimir los casos de empate en las votaciones mediante el uso del voto de calidad. Proponer las personas para cubrir las vacantes en la Junta de Gobierno.

f) g)

h) i) j) k)

l)

m)

Art. 29. Nombramiento de Hermano Mayor . El Hermano Mayor es nombrado por el Obispo diocesano. Este nombramiento se produce por confirmación del elegido o propuesto por el Cabildo General.

Art. 30.- Término del mandato . 1. El Hermano Mayor ejerciente comunicará al Ordinario la finalización de su mandato, con seis meses de antelación. Si transcurrido un mes, el Ordinario no dispone otra cosa, se iniciará el proceso de elección, según lo establecido en los presentes Estatutos (arts. 12-15). 2. En caso de cese, por dimisión, por sanción o por otra causa legítima, ocupará la presidencia de la Hermandad el Teniente Hermano Mayor, quien deberá iniciar de inmediato el proceso electoral, según lo establecido en los presentes Estatutos.

- 18 -

Art. 31.- El Teniente Hermano Mayor . Las funciones que corresponden al Teniente Hermano Mayor, son: a) b) c) Sustituir al Hermano Mayor en los casos de ausencia de éste. En el caso de cese legítimo del Hermano Mayor, presidir la Hermandad hasta la elección del mismo (cfr. art. 30 § 2). Si el Hermano Mayor se presenta a nueva elección, presidir la Hermandad desde seis meses antes de finalizar el mandato de la Junta de Gobierno, hasta la conclusión de las elecciones y confirmación de la Junta electa. Ayudar al Hermano Mayor en el desempeño de sus funciones ordinarias.

d)

Art. 32.- El Secretario de la Hermandad . El Secretario actúa como Notario de la Hermandad. Son sus funciones las de: a) b) Levantar acta de las reuniones y hacer las comunicaciones pertinentes. Tramitar todo lo relacionado con la correspondencia, citaciones y documentación de la Hermandad, así como la custodia y conservación del archivo, en especial de los libros de actas y registro de hermanos. Todo esto se conservará en la sede canónica o Casa de la Hermandad, nunca en la casa particular de ningún hermano. Llevar al día el libro registro de hermanos, en el que constará la fecha de alta y baja. Publicar el censo y, con suficiente antelación, las candidaturas presentadas válidamente. Mantener al día la documentación oficial y la legalidad de la Hermandad, tanto en sus relaciones con la autoridad eclesiástica como con las autoridades civiles. Realizar las funciones que le encarguen o deleguen el Hermano Mayor y los asuntos que le encomiende el Director espiritual. Realizar y mantener actualizado el inventario de todos los fondos documentales de la Hermandad. Copia de este inventario se entregará en la Cancillería del Obispado, debiendo comunicar posteriormente las variaciones que se produzcan.

c) d) e) f) g)

Art. 33.- El Vicesecretario . Ayudará al Secretario en los asuntos que éste le encomiende, y lo sustituirá en caso de ausencia o enfermedad.

Art. 34.- El Tesorero . 1.- Al Tesorero corresponde llevar a cabo los actos encaminados a la conservación y mejora del patrimonio económico, a la recepción y administración de donativos y cuotas, a la producción y empleo de sus frutos y rentas, y aquellos otros mediante los cuales se modifica el patrimonio estable con la adquisición de nuevos bienes o la pérdida o disminución de los mismos, bajo la supervisión y directrices señaladas por el Cabildo General y la Junta de
- 19 -

Gobierno. 2.- Las funciones del Tesorero son: a) b) c) d) Elaborar los presupuestos ordinarios y extraordinarios. Llevar al día los libros de contabilidad. Ejercer el cobro diligente y oportuno de las cuotas. Elaborar el balance final de cada ejercicio, que será presentado, por años naturales, al Ordinario para su aprobación, y deberá contar con el Vº Bº del Director espiritual o Párroco (cfr. cn. 1287). Elaborar las propuestas de adquisiciones, créditos y enajenaciones, que el Hermano Mayor ha de presentar a la Junta de Gobierno y al Cabildo General. Disponer, ordenar y archivar diligentemente los títulos de propiedad y los documentos económicos que afecten a la Hermandad. Los libros de tesorería, una vez terminados, serán depositados en el archivo de la secretaría de la Hermandad. Disponer, junto al Hermano Mayor, de los fondos necesarios para la ejecución de los acuerdos. Realizar y mantener actualizados el inventario (según el modelo oficial) de cuantos bienes inmuebles y muebles posea la Hermandad. Una copia de este inventario estará en la secretaría de la Hermandad, y otra copia del mismo entregará el Hermano Mayor y el Secretario en la Cancillería del Obispado, debiendo comunicar posteriormente las variaciones que se produzcan (cn. 1283).

e)

f) g)

3.- Para el cumplimiento de sus funciones será auxiliado, al menos, por dos Consejeros, que serán propuestos por la Junta de Gobierno. Estos Consejeros podrán asistir a las reuniones que celebre la Junta de Gobierno, siempre que así lo acuerde ésta, con voz pero sin voto.

Art. 35.- Priostes. Sus funciones son: a) Cuidar los enseres, objetos de Culto y en general, cuantos objetos bienes muebles tenga la Hermandad o pueda tener en lo sucesivo, conservándolos adecuadamente, proveyendo su limpieza y dando cuenta en aquellos casos de los que precisen ser reparados, restaurados o sustituidos. Velar con especial celo el adecuado cuidado de las Imágenes de los Sagrados Titulares. Procurar que los Altares de la Hermandad estén limpios y con la debida ornamentación de cera y flores, recabando la colaboración que para ello precise. Montar y desmontar los Altares especiales para Cultos, “pasos” para la salida Procesional y cuanto al respecto pudiera determinarse en los Cabildos Generales. Proceder al acondicionamiento de todas las insignias correspondientes a la Hermandad para la realización de la Estación de Penitencia, manteniéndolas en todo momento en perfecto estado de conservación. Distribuir entre los miembros de Junta de Gobierno los cirios o insignias que le correspondan en los distintos Actos de Culto, Procesiones, etc, así como el
- 20 -

b) c) d)

e)

f)

g) h)

lugar, que debe ocupar en éstos, a excepción de la Estación de Penitencia. Cualquier otra actuación relacionada con su cargo para lo que mantendrá estrecha colaboración con el Diputado de Cultos. Podrán realizar las labores de las Camaristas a falta ellas.

Art. 36.- Vocalías de Priostía. Sus funciones son las de ayudar y asesorar a los priostes en las funciones que éstos les encomienden en relación a sus cargos. Sustituirán a los Priostes en caso de urgencia o necesidad.

Art. 37.- Diputado de Cultos, Formación y Caridad.

El diputado de Cultos, Formación y Caridad será responsable de las mismas ante el Hermano Mayor y Junta de Gobierno, y estará sometido a la coordinación que se determine.

- Dentro de la Formación, se encargará de: 1.- La organización de las actividades de la Hermandad que contribuyan a la formación cristiana de los hermanos, en orden a conseguir la madurez, de la persona humana y al mismo tiempo conocer y vivir el misterio de la salvación (cfr. cn.217).

2.- Bajo la supervisión del Hermano Mayor, está especialmente obligado a cuidar de que los miembros de su asociación se formen debidamente para el ejercicio del apostolado propio de los laicos (cfr. cn. 329). Este apostolado, que es derecho y deber de todos, solamente puede conseguir su plena eficacia con una formación multiforme y completa ( cfr. Concilio Vaticano II, Apostólicam Actuositatem, 28-32). 3.- La Hermandad, a través de esta Vocalía, y en coordinación con el Director Espiritual, cuidará de todo lo relacionado con la puesta en marcha y ejecución del plan de formación que organice cada año, para facilitar a los aspirantes la formación necesaria para su admisión y a los que ya son miembros, una formación cristiana integral. Colaborará en las actividades de formación de otros fieles, dentro de la respectiva parroquia. 4.- Facilitar información e instrucción a los nuevos inscritos en la Hermandad. 5.- Cuidar la educación de la fe en el seno de la Hermandad, promoviendo la participación de los hermanos en la acción evangelizadora de la Iglesia. - En lo concerniente al Culto, sus obligaciones son: 1.- Llevar a la práctica uno de los fines de la Hermandad, el de promover el culto público (cfr. art. 3 § 1), ser lugar de encuentro de los hermanos con Cristo. Por tanto, favorecerá y cultivará la fe de sus miembros, tratando de que la Palabra de Dios, la oración y los sacramentos fundamenten la espiritualidad de sus miembros. 2.- La Diputación promoverá los actos concretos a través de los cuales se alimenta y
- 21 -

expresa la vida espiritual, que son, entre otros: a) b) c) d) e) f) g) h) i) j) La Eucaristía, de modo especial la dominical. Adoración al Santísimo Sacramento. La Liturgia de las Horas. La preparación de Navidad y Triduo Pascual. Las celebraciones comunitarias de la Penitencia, sobre todo en los tiempos fuertes de la liturgia (Adviento, Cuaresma y Pascua). El Vía Crucis. La devoción a la Santísima Virgen. Los retiros y ejercicios espirituales. La celebración de Titulares. Las manifestaciones públicas a que se refieren los siguientes párrafos del presente artículo.

3.- La Diputación de culto y espiritualidad se responsabilizará de la programación, organización, ejecución y posterior revisión de los actos de culto y espiritualidad previstos en los Estatutos o que, sin estarlo, se consideren convenientes para la vida cristiana de los hermanos. Procurará igualmente, que se fomente la espiritualidad de la Hermandad. Esta vocalía de modo especial, contará siempre con la ayuda, consentimiento y asesoramiento del Director Espiritual o Párroco. 4.- Velará por la estación de penitencia, para que sea válida catequesis para el pueblo fiel, por su dignidad y devoción cristiana, evitando siempre el excesivo gasto por ostentación (Cfr. Plan Diocesano de Evangelización, 35). 5.- Se le encomienda la relación con las autoridades civiles, para aquellos aspectos de las manifestaciones externas de culto que puedan afectar al orden público, tráfico, circulación y seguridad ciudadana. 6.- Para las salidas procesionales no establecidas en los Estatutos de la Hermandad, necesariamente deberá contar con la aprobación del Cabildo General, y con la autorización expresa de la autoridad eclesiástica y de las autoridades civiles. - En lo relativo a la Caridad, serán sus cometidos: a) b) Crear verdaderas relaciones fraternas entre los hermanos. Velar por la aplicación de la norma del artículo 49 §1 de estos Estatutos y concretar las ayudas, en colaboración con Cáritas Parroquial o Diocesana, o con alguna otra entidad eclesiástica. Organizar aquellos actos internos que fomenten la vida social y cultural de los hermanos y mantener vivo el espíritu de fraternidad y solidaridad con los necesitados. Organizar actos de convivencia para conocerse mejor entre sí, conocer los problemas que afecten a todos o algún grupo en especial y fomentar la participación, desarrollando tareas comunes, sobre todo teniendo en cuenta las fechas, lugares o acontecimientos relacionados con la Hermandad y programando tales reuniones con un orden del día establecido para que sean provechosas.
- 22 -

c)

d)

Art.38.- Mayordomo. Funciones del mayordomo: a) b) c) Llevar la administración de toda clase de bienes de la Hermandad. Recaudar las cuotas, firmando con el Secretario los oportunos recibos. Atender las obligaciones de carácter ordinario de la Hermandad, precisando del acuerdo de la Junta de Gobierno para hacer frente a aquellos otros que sean de carácter extraordinario, tales como reforma, adquisiciones no normales, restauraciones, etc. Solicitar proyectos y presupuestos de cuantas reformas, restauraciones o adquisiciones se acuerden por la Junta de Gobierno. Concertar aquellos contratos que hayan sido aprobados previamente por la Junta de Gobierno, si bien para su formalización se necesitará la intervención del Hermano Mayor, como representante de la Hermandad. Llevar un libro de inventario en el que consten todos los objetos propiedad de la Hermandad y en el que habrán de anotarse anualmente las altas y bajas justificadas, con la asistencia del Tesorero y el visto bueno del Hermano Mayor. Distribuir las papeletas de sitio, juntamente con el Secretario y el Diputado Mayor de Gobierno, con la colaboración de los restantes miembros de la Junta de Gobierno. Realizar todas aquellas funciones que se deriven de las presentes Reglas. Presentar, al cesar en su cargo, debidamente comprobadas, todas las partidas, así de cargo como de data.

d) e)

f)

g)

h) i)

Art. 39.- Vocalía de Mayordomo. El Vocal de Mayordomo, ayudará y asesorará al Mayordomo en las funciones que éste le encomiende con respecto a su cargo. Lo sustituirá en caso de urgencia o necesidad.

Art. 40.- Diputado delegado de juventud. El Diputado delegado de juventud, será un miembro que recibiendo las directrices de la Junta de Gobierno, asista a las reuniones periódicas del grupo joven de la Hermandad para guiarles, junto al Director Espiritual, en los fines propios de este grupo. Informará a la Junta de Gobierno de los acuerdos tomados en las reuniones del grupo joven.

Art. 41.- Diputado Mayor de Gobierno. 1º.- El Diputado Mayor de Gobierno, se encargará de la correcta organización en lo referente a las Estaciones de Penitencia. 2º.- Velará por el fiel cumplimiento de las normas relativas a los “nazarenos” y “penitentes”. 3º.- Asistirá, en las Estaciones de Penitencia, a los “nazarenos de tramos u orden” y servirá de enlace entre ellos. Asimismo, se responsabilizará del cumplimiento de los horarios de las cofradías.
- 23 -

Art. 42.- El Director Espiritual . 1.- El Director Espiritual es nombrado por el Obispo diocesano, conforme a los normas del Derecho (cn.317 § 1). Cuando el Ordinario no haya provisto de otra forma, el Director espiritual será el Párroco de Manzanilla. En el supuesto de no ser el Párroco, debe conectar con la programación pastoral de la Parroquia (cn. 571). 2.- El Director espiritual de la Hermandad, como maestro, sacerdote y pastor, tiene la misión de alimentar, con el anuncio del Evangelio y la administración de los sacramentos, la vida espiritual y el sentido apostólico de los hermanos, de modo que éstos se encuentren con el Señor y sean capaces de tratar y ordenar, según Dios, los asuntos temporales (cfr. Concilio Vaticano II, Lumen.Gentium, 31). 3.- El Director espiritual fijará un plan de formación y un programa de profundización en la vida religiosa al comienzo de cada curso. Ayudará a los hermanos para que se purifiquen de las adherencias no evangélicas. Orientará apostólicamente el espíritu y actividades de la Hermandad. Igualmente, promoverá la unidad dentro de la Hermandad y en las relaciones de ésta con otras y con la Iglesia (cfr. Concilio Vaticano II, Apostólicam Actuositatem, 25). 4.- El Director Espiritual tiene derecho a participar en todas las reuniones del Cabildo General y de la Junta de Gobierno. 5.- En las reuniones tendrá derecho de voz, pero sin voto, salvo el derecho a veto en lo referente a la fe y a las costumbres y en todo aquello que se oponga a las Normas diocesanas y a los Estatutos de la Hermandad, salvo que sea hermano, en cuyo caso gozará en los Cabildos Generales, tanto Ordinarios como Extraordinarios, de los mismos derechos y obligaciones que los demás hermanos. 6.- En cumplimiento de su misión, asesorará a los órganos de gobierno de la Hermandad, cuidando del cumplimiento de los Estatutos y de las disposiciones del Ordinario. Así mismo, asesorará a los predicadores de los cultos de la Hermandad en lo referente a la línea pastoral de la Diócesis y de la Parroquia. 7.- Prestará una especial atención, en estrecha colaboración con la Junta de Gobierno y Vocalía de formación, a los miembros más jóvenes de la Hermandad para la maduración de su vida cristiana y para la promoción de vocaciones al sacerdocio y a la vida consagrada. 8.- Asesorará a los Diputados de Cultos en todo lo necesario para la correcta realización de sus funciones. 9.- Dentro de la Hermandad, será el primero en dignidad, por lo que su puesto será siempre el principal, ocupando el centro de la Presidencia y ostentando honoríficamente ésta en los Actos de la Corporación a los que asista.

CAPÍTULO V. GRUPO JOVEN DE LA HERMANDAD

Art. 43.- Definición. La Hermandad acepta y promueve la creación o existencia de un grupo joven dentro de la misma.
- 24 -

Art. 44.- Fines del Grupo Joven. 1.- Dinamizar la Hermandad. 2.- Extender la devoción de los Titulares de la Hermandad entre la juventud. 3.- Promover y desarrollar el culto de La Sagrada Entrada de Jesús en Jerusalén entre los jóvenes de la localidad. 4.- Cualquier otro fin apropiado a la naturaleza de dicho grupo y aprobado por la Junta de Gobierno de la Hermandad.

Art. 45.Para conseguir estos fines, el grupo joven realizará reuniones periódicas, independientes de la Junta de Gobierno de la Hermandad a las que asistirán, como norma general, el Director Espiritual de la Hermandad y un miembro de la Junta de Gobierno elegido para este fin, que en un principio será el Diputado delegado de juventud.

Art. 46.- Miembros. Podrán ser miembros del Grupo Joven de la Hermandad todo aquel que, siendo hermano de la Hermandad, cumpla con los siguientes requisitos: a) Tener una edad inferior a 21 años. b) Asistir a catequesis y actos religiosos regulados en las disposiciones internas del Grupo Joven. c) Sean fieles observadores de los presentes estatutos. Art. 47.Los miembros del Grupo Joven tendrán los siguientes derechos: a) Pertenecer a la Junta Directiva del Grupo Joven. b) Autonomía en la organización interna de su grupo, siempre con el asesoramiento del Director Espiritual y del Diputado delegado de juventud. c) Participar en los actos religiosos que organice esta Hermandad. d) Organizar las procesiones de la Sagrada Entrada de Jesús en Jerusalén, titular de esta Hermandad. e) Participar, con su propio guión, en las Estaciones de Penitencia de esta Hermandad. Así mismo, tendrán las siguientes obligaciones: a) Las Generales recogidas en los presentes estatutos. b) Las particulares de su régimen interno y que serán elaboradas con el asesoramiento del Director Espiritual de la Hermandad y del Diputado delegado de juventud.

- 25 -

CAPÍTULO VI. ADMINISTRACIÓN DE LOS BIENES

Art. 48.1.- En lo referente a la economía de la Hermandad, se observará lo dispuesto en el Libro V del Código de Derecho Canónico sobre administración de los bienes eclesiásticos. 2.- Para todo lo relativo a la administración de los bienes, se creará un Consejo de Asuntos Económicos, que estará compuesto por miembros de la Junta de Gobierno elegidos en votación. 3.- La Hermandad podrá adquirir, retener, administrar y enajenar bienes temporales, de acuerdo con los Estatutos y el Derecho Canónico vigente. 4.- Podrá adquirir bienes temporales mediante donaciones, herencias o legados, que sean aceptados por la Asamblea General. Si tales adquisiciones suponen un gravamen patrimonial o una servidumbre, deberá obtener previamente licencia del Ordinario, conforme al art. 18. g. 5.- Constituye el Patrimonio de la Hermandad los bienes inmuebles y muebles adquiridos por cualquier medio legítimo, así como los derechos de imagen y de propiedad intelectual a que hubiera lugar. 6.- De todo ello existirá un registro, en el cual el Mayordomo irá reseñando las altas y bajas que se puedan ir produciendo. Estas últimas que pueden ser por deterioro, destrucción o enajenación, necesitarán aprobación de la Junta de Gobierno, Cabildo General, así como licencia de la Jerarquía Eclesiástica. 7.- Para el mantenimiento del patrimonio, ampliación del mismo así como la celebración de cuantas acciones quedan reflejadas en estas reglas, la Junta Gobierno con la necesaria aprobación del Cabildo General, establecerá unas cuotas cuyo importe y forma de pago se acordará en cada momento. Todo ello independientemente de la cuota de salida que deberá abonar todo hermano que realice la Estación de Penitencia, si bien y siendo un Acto de Culto más dentro de la Hermandad, todos los hermanos están obligados a colaborar en las misma, dentro de sus posibilidades. 8.- Asimismo, se podrán establecer, en circunstancias especiales, unas cuotas extraordinarias, cuyo importe y forma de pago necesitaría igualmente de la aprobación del Cabildo General.

Art. 49.La Hermandad es una institución eclesiástica sin fin de lucro, equiparada civilmente a las fundaciones de interés general. Los medios económicos, con los que cuenta para la consecución de sus fines, son las cuotas de los hermanos, y los donativos con motivo de las actividades propias de la Hermandad. Estos donativos deberán ser destinados a la finalidad que el donante indique, no pudiéndose en ningún caso, darle otro uso contrario a la voluntad del donante.

- 26 -

Art. 50.1.- La Hermandad destinará, obligatoriamente, al menos un quince por ciento de sus ingresos ordinarios para obras de caridad y para las necesidades de la Iglesia Universal y Diocesana, participando generosamente en las Campañas del Domund, Iglesia Diocesana, Seminario, Cáritas, etc. 2.- Contribuirá a atender las necesidades de la parroquia con ocasión de los cultos realizados en ella, conforme a los aranceles diocesanos. Participará a sufragar los gastos que se originen en la conservación, usos y servicios comunes del templo. 3.- Prestará atención prioritaria a la conservación y restauración de los bienes muebles e inmuebles que posee o que utiliza.

Art. 51.Los bienes patrimoniales de la Hermandad deberán estar inscritos a nombre de la entidad. Las cuentas bancarias estarán abiertas a nombre de la Hermandad, con dos firmas reconocidas.

CAPÍTULO VII. ESTACIONES DE PENITENCIA

Art. 52.Las Estaciones de Penitencia dan carácter a nuestra Hermandad, siendo en cierto modo símbolo de la Iglesia peregrina por el mundo y constituye un mensaje de preparación para la Pascua. Es un valioso instrumento de evangelización y catequesis, no sólo de los Misterios de la Pasión, sino en su significado de reconciliación; supone un acto esencial y profundamente religioso comunitario de todos los hermanos unidos en el misterio que veneran, dando así un testimonio público de Cristo como testigos de la Verdad. Son la expresión externa y pública de la conversión interior que el pueblo ofrece al Señor, con toda la solemnidad de una súplica litúrgica, como signo de contestación en un mundo secularizado. Son la exteriorización de una Protestación de Fe, manifestada y renovada cada año en el Templo, con expresión plástica del mensaje evangélico de la Pasión de Jesús y de la compasión de María.

Art. 53.Las salidas procesionales se harán desde la parroquia de Santa María de la Purificación. Art. 54.Por razones de mal tiempo u otras de fuerza mayor y previa deliberación de la Junta de Gobierno, las Estaciones de Penitencia, pueden ser sustituidas por actos religiosos celebrados dentro del templo.
- 27 -

Art. 55.Todos los hermanos que realicen las Estaciones de Penitencia, como nazarenos, acólitos, costaleros, integrados en acompañamiento musical, etc. vendrán obligados a satisfacer las cuotas de Salida que se acuerden en Cabildo General. Art. 56.La Hermandad facilitará al hermano, al presentar éste la papeleta de sitio, el cirio o la cruz correspondiente, si sale de nazareno.

Art. 57.Los hermanos con cirios ocuparán el lugar que por antigüedad le correspondiese, no pudiendo, en ningún caso, ceder el puesto a otro hermano o persona ajena. Art. 58.Las Estaciones de Penitencia podrán realizarlas tanto los hermanos varones como las mujeres, quienes procurarán participar en ella, en actitud de fidelidad al espíritu de estas reglas. Para participar en las Estaciones de Penitencia, los hermanos vestirán la túnica de la Hermandad conforme a las normas que dicte la Junta de Gobierno.

CAPITULO VIII. DISTINCIONES.

Art. 59.La Hermandad, a cuyo servicio deben estar todos los hermanos, tal y como se recogen en nuestras Reglas, debe disponer de los cauces necesarios para hacer presente ante todos la entrega desinteresada de distinciones por los servicios y obras que a lo largo de los años de vinculación a la misma, puedan haber hecho efectiva determinados hermanos. Art. 60.Por ello e independientemente de las acciones que se puedan tener hacia aquellos hermanos con vinculación de 25, 50, 75 o más años y que en cada momento y en atención a las causas que puedan concurrir, se establece una normativa para la concesión de honores, dentro de la mayor sencillez, a aquellos hermanos que se hayan podido hacer merecedores de ellos. Art. 61.1º.- Existirán solamente dos distinciones: A) Nombramiento de Hermano de Honor, que podrá hacerse extensible al cargo en el que hubiese actuado de forma muy especial. B) Concesión de la Medalla de Honor de la Hermandad.
- 28 -

2º.- Estas dos distinciones podrán llevarse a efecto: A) Por acuerdo de los 2/3 de los componentes de la Junta de Gobierno, previa petición formulada al efecto por la mitad más uno de sus miembros. B) Cuando así lo soliciten un número suficiente representativo de hermanos, mayores de 18 años y tras posterior acuerdo de la Junta de Gobierno, bajo las mismas condiciones que en el apartado anterior. 3º.- No podrá caer ningún tipo de nombramiento honorífico sobre hermanos que estén desempeñando cargos en la Junta de Gobierno. 4º.- Los acuerdos que al respecto tome la Junta de Gobierno deberán ser ratificadas por el Cabildo General. 5º.- Las distinciones concedidas por la Hermandad deberán quedar recogidas en un libro de registro abierto al efecto y en el que quedarán reflejadas todas las ya efectuadas. Art. 62.Al mismo tiempo, la Hermandad, hacia aquellos hermanos o personas no vinculadas de forma directa a la misma y que por alguna causa o circunstancia prestase un servicio excepcional, podrá previo acuerdo de la Junta de Gobierno en la forma recogida en los apartados A y B del punto 2º del art. 60 de la presente Regla, hacerle algún presente, que en su momento se determinaría.

CAPITULO IX. EXTINCIÓN DE LA HERMANDAD

Art. 63.1.- La Hermandad podrá ser suprimida por decisión tomada por causas graves por el Obispo diocesano, después de oír al Hermano Mayor y a la Junta de Gobierno. El Cabildo General podrá solicitar esa supresión por dos tercios de los votos contados en un único escrutinio valido. 2.- La Hermandad se extingue también si cesa su actividad por espacio de cien años (cn. 120). 3.- En caso de extinción de la Hermandad, sus bienes pasarán a la Parroquia de Santa María de la Purificación, de Manzanilla, quedando a salvo la voluntad de los donantes y los derechos adquiridos (cn. 123).

- 29 -

Fdo. D. Antonio Juan Fernández Sánchez Hermano Mayor

Fdo. D. Manuel Jesús Almonte Hijón Secretario

Vº. Bº. D. Pedro Alberto Jiménez Quintero Párroco

- 30 -

ÍNDICE PREAMBULO CAPÍTULO I
TÍTULO, NATURALEZA, FINES Y SEDE SOCIAL DE LA HERMANDAD.

2

4

Art. 1.- Título o nombre de la Hermandad. Art. 2.- Naturaleza 4 Art. 3.- Fines. 4 Art. 4.- Sede y domicilio social. 5 Art. 5.- Signos distintivos. 6 CAPÍTULO II

4

6 Art. 6.- Miembros. 6 Art. 7.- Tipología de los fieles. 8 Art. 8.- Clases de hermanos 8 Art. 9.- Derechos y deberes de los hermanos Art. 10.- Proceso electoral. Censo de miembros electores 10 Art. 11.- Miembros elegibles 10 Art. 12.- Presentación de candidatos 10 Art. 13.- Cabildo General de Elecciones 11 Art. 14.- Duración de los cargos 12 Art. 15.- Cese de los hermanos 12
MIEMBROS DE LA HERMANDAD

9

CAPÍTULO III 12 Art. 16.- Órganos de Gobierno 12 Art. 17.- El Cabildo General o Asamblea General de Hermanos. Art. 18.- Funciones del Cabildo General 14 Art. 19.- Periodicidad de las reuniones del Cabildo General 14 Art. 20.- Acuerdos del Cabildo General 14 Art. 21.- Junta de Gobierno 15 Art. 22.- Confirmación de los cargos 15 Art. 23.- Cese de los cargos 15 Art. 24.- Funciones de la Junta de Gobierno 15 Art. 25.- Periodicidad de las reuniones de la Junta de Gobierno. 16
ÓRGANOS DE GOBIERNO

13

CAPÍTULO IV 17 Art. 26.- Cargos directivos 17 Art. 27.- El Hermano Mayor 17 Art. 28.- Funciones del Hermano Mayor 18 Art. 29.- Nombramiento de Hermano Mayor 18 Art. 30.- Término del mandato 18 Art. 31.- El Teniente Hermano Mayor 19 Art. 32.- El Secretario de la Hermandad 19 Art. 33.- El Vicesecretario 19 Art. 34.- El Tesorero 19
CARGOS DIRECTIVOS

- 31 -

Art. 35.- Priostes 20 Art. 36.- Vocalías de Priostía 21 Art. 37.- Diputado de Cultos, Formación y Caridad Art. 38.- Mayordomo 23 Art. 39.- Vocalía de Mayordomo 23 Art. 40.- Diputado delegado de juventud 23 Art. 41.- Diputado Mayor de Gobierno 23 Art. 42.- El Director Espiritual 24 CAPITULO V
GRUPO JOVEN DE LA HERMANDAD 24

21

Art. 43.- Definición 24 Art. 44.- Fines del Grupo joven Art. 45.- 25 Art. 46.- Miembros 25 Art. 47.25 CAPÍTULO VI
ADMINISTRACIÓN DE LOS BIENES

25

26

Art. 48.Art. 49.Art. 50 .Art. 51.-

26 26 27 27

CAPÍTULO VII ESTACIÓN DE PENITENCIA 27 Art. 52.- 27 Art. 53.- 27 Art. 54.- 27 Art. 55.- 28 Art. 56.- 28 Art. 57.- 28 Art. 58.- 28 CAPITULO VIII DISTINCIONES Art. 59.- 28 Art. 60.- 28 Art. 61.- 28 Art. 62.- 29 CAPITULO IX Art. 63.- 29 ***FIRMAS***

28

EXTINCIÓN DE LA HERMANDAD

29

INDICE

31

- 32 -