You are on page 1of 14

José Alsina Clota El N eoplatonismo: síntesis del espiritualismo antiguo 1

José Alsina Clota.- Barcelona: Anthropos, 1989.-
160 p.; 20 cm.- (Autores, Textos y Temas. Filosofía; 27)
Bibliografía p. 125-127
ISBN: 84-7658-178-5

I. Título II. Colección l. Neoplatonismo
141.131

EL NEOPLATONISMO

Síntesis del espiritualismo antiguo

Primera edición: noviembre 1 989

©José Alsina Clota, 1 989
© Editorial Anthropos, 1 989
Edita: Editorial Anthropos. Promat, S. Coop. Ltda.
Vía Augusta, 64, 08006 Barcelona
ISBN: 84-7658-1 78-5
Depósito legal: B. 39.6 1 6- 1 989
Fotocomposición: Master-Graf, S.A., Barcelona
Impresión: Policrom. Tánger, 27. Barcelona

Impreso en España - Printed in Spain

Todos los derechos reservados. Esta publicación no puede ser reproducida, ni en
todo ni en parte, ni registrada en, o transmitida por, un sistema de recuperación
de información, en ninguna forma ni por ningún medio, sea mecánico, fotoquí­
IAl ��[j[J=D�@�@§
� EDITORIAL DEL HOMBRE
mico, electrónico, magnético, electroóptico, por fotocopia, o cualquier otro, sin el
permiso previo por escrito de la editorial.

que profundizó y expandió. que tiene relación con tino. Gracias a estos dos documentos pudo en su día. Final­ d) Nueva estancia en Roma. en su Vida de los sofistas. gracias a las noticias que sobre EL NEOPLATONISMO POSTPLOTINIANO él se hallan dispersas en la Vida de Plotino que es­ cribiera. comple­ menta los datos que nos faltan. Finalmente se rindió a su pensamiento. Por ej emplo. naturalmente semita. En las aulas de Longino entró en A la muerte de Plotino (270). Allí realizó una buena actividad creadora. En 263 Porfirio llega a Roma terrible depresión que pudo llevarlo al suicidio. Y las palabras con que lo retrata Eunanio (« una biblioteca ambulante y un 1 museo vivo») podrían también aplicarse a Porfirio Porfirio una vez hubo terminado su formación. a figuras como Zenón. escribir J. CAPÍTULO III Conocemos relativamente bien algunos datos de la vida de Porfirio. nacido en occidental del Imperio. sabemos Imperio romano. fenicio concretamen­ que tardó bastante en aceptar el principio plotinia­ te. No es él el primer semita que na según el cual los inteligibles están comprendidos destaca en la historia del pensamiento helénico. Porfirio se hallaba contacto Porfirio por vez primera con el platonismo. Al helenizarse. a su vez relacionado con la majestad regia. en 270. Apamea. Eunapio. la dirección de la escuela. Sabemos que duran­ que evitó Plotino. era Mal­ tino fue a Sicilia donde se instaló por algún tiempo. hace más de setenta años. ka. en Sicilia. sin ir más lejos. La vida de Porfirio puede dividirse en cuatro etapas: a) Sus estudios en Atenas. sobre todo en la parte fundador del estoicismo. bas­ en el nous. 71 72 . Porfirio se inició en Atenas en el pensa­ miento y en la erudición. que llegó a ser enciclopédica. 1 9 1 3). ta recordar. regresó a Roma para hacerse cargo de púrpura. La fecha de su nacimiento se sitúa en el e) Estancia en Sicilia. el de Basileus. Bidez su Vie de Porphyre (Gante. Era semita. A la muerte de Plo­ mente adoptó el de Porfirio. que quiere decir rey en griego. que significa rey. tomó primero. y y entra en las aulas de Plotino. Su nombre. adonde había viajado para tratar una b) Etapa romana. natural de Tiro. Por consejo del propio Plo­ año 232. o a Posidonio. Longino era un hombre de una enorme erudición. Bajo la dirección de Longino. te cierto tiempo se resistió bastante a aceptar algu­ Porfirio había nacido en la parte oriental del nas de las tesis del maestro.

conocido en parte. habían intentado reunir las notas de comentario platónico que prosiguieron los demás los cursos del maestro. parte de una gran obra rá de acumular conocimientos: éstos se pondrán al sobre la historia de la filosofía. una gran cantidad de campos. de La obra porfiriana es muy extensa. rista de Platón. finalmente. como Jámblico y Proclo. al Parménides. pero tenemos noticias de algunos de ellos: que realizara Eustocio. oraculis haurienda). según editores suelen colocar al frente de la obra plotinia­ Walzer. la Filosofía posiciones en la cuestión de la teúrgia. las Symmikta Zetemata. con dotada de sentido. 4) la Carta a Marcela. podrá Porfirio micamente contra el cristianismo. conviene hablar. al pa­ intervenir en la controversia contra los cristianos. al File­ nemos escasas noticias sobre ella. y la Carta a Anebo que la historia del neoplatonismo. Hay que citar. en una fuerza positiva (Dorrie) cha a base de textos antológicos plotinianos. pero la labor de Amelio no neoplatónicos. Sí lo era la perdido. Contra los cristianos. una interpretación alegórica de un pasa­ Porfirio se ocupó asimismo de cronografía y de je de la Odisea. 1 96 1 ) ha atribuido a Porfirio los ción. un tratado en dos firio. recer. 3) el Sobre la abstinencia. Hadot (Révue des tico. una epístola de consola­ Studes Grecques. al parecer. Vida pitagórica. por ejemplo. servicio de la escuela. al Timeo. su formación filológi­ Egipto. como ve­ que puede obtenerse de los oráculos (Philosophia ex remos. ante 73 74 . Sobre el regreso del alma. dedicado a su esposa. A partir de ahora ya no se trata­ comentarios. médico de Plotino. se transformó. Esta fue la razón de que Plotino le encargara la Porfirio se distinguió asimismo como comenta­ edición definitiva de sus obras. al Sofista y a la República. las Ninfas. gracias a sus enormes importante texto. Por otra par­ las que han llegado hasta nosotros merecen mención te. La edición de ha . Vienen luego aquellas obras sólo temas homéricos (Crónicas. a través de los textos árabes. y escrito. fragmentariamente conservadas: Las sentencias con­ La enorme erudición que le permitía dominar ducentes a los inteligibles (Aphormat pros ta noétá). pero no todo otras obras de Porfirio: un comentario a la É tica a lo que escribió ha llegado hasta nosotros. S) el Antro de por Kroll en un palimpsesto. Cuestiones homéricas). tenemos Porfirio quedó como la definitiva. en Sicilia. Se conservan también en árabe restos de una libros sobre la dieta sin carne y de contenido ascé­ parte de su Historia de la filosofía. al Fedón. noticias también. A Cau­ Para plantearnos la significación de su figura en ro. elementos de un perdido comentario de Por­ na. Se nos han era una verdadera edición. restos de un comentario al Parménides descubierto con la que se casó en edad avanzada. que los al De interpretatione aristotélico contiene. que es una introducción a la pensadores árabes: así. 2) la Vida de Plotino. el comentario de Al Farabí lógica de Aristóteles. Ya otros discípulos. entre en la lucha contra el gnosticismo e incluso tomará los tratados mejor o peor conservados. de contenido filosófico. pero te­ al Crátilo. al con­ una especie de mánual de filosofía neoplatónica he­ tacto con Plotino. ca. pueden rastrearse influjos de Porfirio en algunos especial : 1 ) la Isagoge. dirigido polé­ conocimientos histórico-religiosos. Así . Ya hemos dicho que uno de los rasgos de Porfi­ fue contestada por Jámblico en sus Misterios de rio era su enorme erudición. Fue él quien inició el método del como Amelio. De entre Nicómaco de Aristóteles. Finalmente.

que se nutre de doctrinas los dioses. En el caso de Porfirio. Agustín). Merced tados. que tanta importancia cidente. diación. Puede considerarse una forma superior de tos según se tratara de obras de Platón o de Aristó­ la magia (Hopfner). En Oc­ de Porfirio ante la teúrgia. mayor. en los comentarios a amplísimo papel en el neoplatonismo posterior. pues. el Aunque la tesis es algo exagerada. resulta necesario un auxilio. W. de su papel en la difusión del mismo. por lo menos. De su análisis resalta la gran dife­ nicos posteriores. más pesimistas sobre las posibili­ rencia de su polémica con la que en el siglo 11 sostu­ dades del alma. No hallamos ya en Porfirio las gro­ neoplatónico. Si en Plotino no se especialmente a través de los fragmentos de su Con­ exige otra cosa que interiorización. El tono general de la polémica recuerda más firio recibió su primera formación en las regiones 75 76 . dominó un neoplatonismo tendrá en el neoplatonismo posterior a él. al parecer. so­ Aristóteles. que el que exhibe Celso. como en otras de Porfirio. de Proclo. el tratado Contra los cristianos ha hecho Occidente fundamentalmente gracias al influjo de que se llamara a Porfirio el Renán de la Antigüedad. acción sobre duj o el corpus dionisíaco. dente exclusivamente gracias al influjo porfiriano. a la visión extática. La pala­ de corte porfiriano hasta que Escoto Eriúgena tra­ bra teúrgia significa. Creada. II.todo. a ella. una ayuda en los problemas religiosos del Como comentarista empleó dos métodos distin­ hombre. 9). por otra parte. ahora. por su me­ pasaron al mundo latino en el siglo IV. Por­ so. Sin acepta que. aunque hay quien la identifica teles. jugará un interés por estas cuestiones. En Porfirio se veremos más adelante. este aspecto estaba ausen­ bre todo en Jámblico y Proclo. Es un método (muy cercano a la magia. de la actitud crobio. Vida de Pitágoras) las que los espíritus superiores para conseguir. Calcidio. Jámblico fue el primero que nota un profundo conocimiento de la doctrina ata­ fundamentó la teúrgia sobre bases « científicas » . sin más (Zintzen). Como viera Celso en su Discurso verdadero. etimológicamente. puesto que la teúrgia es un caso entre seras calumnias que contra los cristianos lanza Cel­ muchos del influj o de Oriente en la filosofía. por tónicos se orientaba en la línea psicagógica (proble­ un tal Juliano en el siglo 11 (o quizá Juliano fue el mas relativos al destino del alma) dado su profundo primero en bautizarla con ese nombre). Mientras en el comentario a los diálogos pla­ con ella. hoy en día se talante del maestro ha influido notoriamente. se supera definitivamente el hiato entre el Su posición frente al cristianismo la conocemos mundo inferior y el superior. Para Damascio la te. podemos seguir bastante También se vislumbra un método más elevado en bien el vaivén del influjo oriental en el pensamiento los argumentos. desde luego. en los neoplató­ tra los cristianos. Thei­ bien el que hallamos en la que Plotino sostuvo con­ ler ha sostenido que el neoplatonismo pasó a Occi­ tra los gnósticos (Enéadas. Plotino fue conocido en embargo. sin embargo. Porfirio sobre los grandes pensadores latinos (Ma­ Conviene que nos ocupemos. y es razonable suponer que pueda deberse a las tiké) que purifica el alma y la hace apta para elevar­ diferencias existentes entre los dos autores comen­ se al mundo inteligible. de que en esta obra. Fueron sobre todo sus obras de carácter si no sinónimo de ella) de actuar sobre los dioses y moral (De abstinentia. cada. Mario Victorino. No hay duda. Cabe preguntarse por la razón de tal divergen­ teúrgia es una actividad sagrada (pragmatike hiera­ cia.

por otra parte. Hoy se considera disponernos ahora de importantes trabajos consa­ que esa preocupación central por los problemas psi­ grados a esta importante figura. los problemas su temperamento de teólogo. corno veremos. y del estudio de sus fragmentos concluye (que. pobre de pensa­ relaciones entre el alma y el cuerpo. empezando con Prachter. Hoy no podernos ya decir lo mismo. que unen religión con teúrgia. su libro De philosophia ex oraculis hau­ tendencia a simplificar. entre los modernos. pues tratado Sobre el regreso del alma. Una serie de obras suyas dela­ taba de los escasos estudios que se le habían consa­ tan esa preocupación central. la distin­ rienda (los oráculos son los Oráculos caldaicos. pesado y oscuro. a las revelaciones del del alma tenían que llevar a Porfirio a un plantea­ mundo superior que creían hallarse en él. De hecho. así como analizar los lazos tivo se ha intentado corregir en varias ocasiones. En su relacionadas con la metafísica. posterior. Ese j uicio nega­ bre con las hipóstasis. La valoración ne­ cagógicos que la investigación veía en Porfirio esta­ gativa que diera de su obra Zeller en su Philosophie ba determinada. la última. por la pérdida der Griechen provocó ciertas reacciones. como el A Cauro y el grado.D. incluso a abolir. y las del hom­ miento y ampuloso en la expresión. En todo caso.orientales. Como ha observado opinión. el tema del ascenso o retorno del alma filósofo. queda muy por debajo de Porfirio corno A. Su Carta a Anebo refleja la posición final de Porfirio frente a 2 todos esos problemas. En ella disminuyó mucho la importancia de la teúrgia. presupone una calda) compor­ que su obra no justifica la inmensa fama de que taba la necesidad de una clarificación: era preciso gozó. Se observa una pronunciada ras obras. Por­ firio rebajó el papel de la teúrgia relegando a ella lo La valoración de J árnblico por parte de la mo­ más elemental de la religión. la reacción del neoplatonisrno la escuela) y su tratado Sobre las estatuas divinas. Los re­ representada por el monumental estudio de B. Esta posición provo­ muestra de los elementos orientales penetrados en cará. y que por lo tanto no es lícito atribuirle la 77 78 . cientes estudios de Hadot han reivindicado un tan­ Larsen ( 1972). En 1 9 1 9 Bidez se lamen­ salvación del alma. que muestra una clara tendencia a au­ Pero la formación oriental de Porfirio quedó muy mentar el número de hipóstasis. Smith. hecho analizar hasta el fondo los problemas relativos a las de repeticiones. otra ción entre las tres hipóstasis. Para Zeller la autoridad de Jámblico to las aportaciones básicas hechas por Porfirio en el se debe « no tanto a sus méritos científicos corno a campo de la metafísica. Valora negativamente su estilo prolijo. rebaj ada en su contacto con Plotino. Fruto de esa iniciación fueron sus prime­ plotiniana » (Wallis). y fue contestado por Jám­ Jámblico y su escuela blico con sus Misterios de Egipto. derna investigación ha sufrido sensibles variaciones La gran preocupación de Porfirio es la sóterla. al contac­ miento metafísico de las cuestiones más candentes to que se le atribuía con Dios y los espíritus » . quien sostuvo ( 1 9 1 0) que Lo que sabemos de la metafísica de Porfirio Jámblico fue esencialmente un filósofo en sentido «muestra una decidida simplificación del sistema estricto. de sus otros escritos de carácter metafísico. la en los últimos sesenta años.

responsabilidad de haber puesto la metafísica neo­ escuela de Plotino. Fedro. su parte. que la exégesis sobre tenticidad. Filebo. sis cumplía la función representada por Proclo. Sabemos. intentó ante todo. fía postaristotélica: según su esquema. Por En el conjunto de sus tratados. en una drástica selección. Sobre la introducción aritmética de N icómaco accidental maestro. su grandiosa obra (sólo en parte conser­ destruir esta construcción dialéctica. de un tratado Sobre de 240). Hoy se por Porfirio. Jámblico re­ del análisis de otra obra (que algunos no creen de presenta el Oriente. obra (y ésta está anclada profundamente en Oriente). Nos han llegado asimismo fragmentos de un lado. por cuestiones cronológicas (Jámblico de una vasta obra titulada Perfecta teología caldaica había nacido antes de lo que se pensaba: algo antes (Khaldafke teleiotáte Theologia). por otro. que cuando Jámblico llegó a la (Peri tes Nikomákhou arithmetikes epistemes). de Porfirio). Por un lado. como ocurría ya en la Por lo que sabemos del contenido de esas obras 79 80 . El con­ escuela de Porfirio su formación filosófica estaba ya tenido del séptimo podemos más o menos deducirlo realizada y que. Sobre la ciencia mate­ blico fue discípulo de Porfirio. Este orden y esta selección co en el que la tesis era el tándem Plotino-Porfirio. como hemos indicado. su posición no fue mática común (Perl tes koines mathematikes episté­ modificada sensiblemente por las enseñanzas de su mes). sabemos algunas cosas impor­ épocas anteriores se expresaron dudas sobre su au­ tantes sobre ellos. arithmetikes. Completa ha llegado a nosotros grandes grupos de obras. por su parte. Prachter. Gor­ posición del hegelianismo a la historia de la filoso­ gias. frente a Porfirio. hechos bien establecidos » . Ante todo. y que es una blico sigue en gran medida los pasos iniciales dados respuesta a la Carta a Anebo. que ocurre es que tal selección adquiere ahora ya el Larsen. El remate final era la lectura del nismo se había desarrollado en un proceso dialécti­ Parménides y el Timeo. y de otro. aunque en de sus comentarios. en forma abreviada. había ensayado una tras­ diálogos platónicos es la siguiente: Alcibíades 1. Crátilo. hace de él un exégeta y (y el sesgo de algo escolástico. hay que señalar. Es una apasionada defensa de la teúrgia. Lo platónica al servicio de la teología del paganismo. que si bien Jám­ protreptikós eis philosophían). Como comentarista. en la escuela de Jámblico el orden de lectura de los Zeller. y Bidez señaló vada) titulada Catálogo de las ideas pitagóricas que la posición de Prachter «es inconciliable con (Synagóge tón Pythagoréón dogmátón) en diez libros. J ám­ de Egipto (puesta en boca de Abamón. Estos hechos son. Teeteto. que autor recalca esa y) un filósofo. la obra platónica se basa. Polttico. el Protréptico (Lógos modificarse en muchos aspectos. en efecto. Esta vuelta a Jámblico) conocida con el título de Theologoúmena las posiciones iniciales de Zeller están justificadas. por un conocimiento mejor de su el alma (Peri psykhes) que debió de ser muy extenso. los tratados. el neoplato­ Banquete. de Sobre las estatuas (Peri agalmátón) y Sobre los Dentro de su producción hay que establecer dos dioses (Peri theón). en última instancia. Misterios rios. por otra parte. en sín­ de los que conservamos cuatro: Sobre la vida pitagó­ tesis. que la cronología de la vida de Jámblico debe rica (Perl tou Pythagórou bíou). los comenta­ la vasta obra titulada. se mantendrán prácticamente sin modificación a lo la antítesis estaba encarnada en Jámblico y la sínte­ largo de los siglos. Sofista. Aunque sólo conservamos fragmentos acepta que esta obra es de Jámblico. Fedón.

jerarquía de las hipóstasis. y su preocupación simultá­ tirse auxiliada por la teúrgia. Lo veremos más detalladamente cuando lo irracional ». en efecto. Martano ha expresa­ que conducirá. El carácter exegético vo. las numerosas divinidades del poli­ lo importante es la especulación filosófica. ba esencialmente en la divinidad. se acep­ teísmo ». preocupación. en un sistema ordenado y sometido a que se reconoce que para el grupo Plotino-Porfirio una ley única. La teúrgia es el centro de su gran nos ocupemos de los continuadores del filósofo. La teología. Filebo y Panné­ ción neoplatónica podríamos sintetizarlas diciendo nides. El sacerdote queda elevado por encima del de su producción queda patente a partir de los frag­ filósofo. el vasto sistema de los dioses un importante papel en la historia del neoplatonis­ olímpicos. va a convertirse. Proclo y be que « la teología de Jámblico es un vasto intento todos los teúrgos (hieratikoí) ». en un ingrediente esencial de da a la magia. por nea por Aristóteles y Platón. y otros la teúrgia a) No le falta razón a De Ruggiero cuando escri­ (tén hieratikén) como Jámblico. los dé­ mo. Acepta el princi- 81 82 . Pero en él. No sin razón cisamente en su expresión del paso de una época de Witt ha podido llamar a Jámblico un precursor de predominio de lo intelectual a otra dominada por Juliano. en Juliano el Apóstata y sus continua­ do la significación de Jámblico en palabras defini­ dores. Representa. en opinión de los críticos actuales. los dioses de la religión popular. en ta como algo normal que el valor primero se conce­ manos de Jámblico. un valor decisi­ tiones referentes a la teúrgia. Lo era ya en los neoplatónicos ante­ habría establecido la separación. frente al empuje cristiano. para conseguir la satería. hacia la identificación del paganismo con el tivas: « El interés histórico de Jámblico se halla pre­ helenismo. Jámblico inauguraría una nueva época: sus sim­ manes y los héroes van a quedar como elemento patías se habrían dirigido hacia los aspectos irracio­ básico. da la exégesis de Platón con un método nuevo. Ana­ Un texto de Damascio reza así : « Unos prefieren la licemos cada uno de estos aspectos. centraba toda su fe en el auxilio divino. por un lado. Tenemos restos de comen­ aportaciones de Jámblico en el campo de la tradi­ tarios al Timeo. el carácter pitagórico del pen­ Es la fe la que nos salva.se deduce. a la teúrgia. por otro. Sólo que esta fe debe sen­ samiento de Jámblico. En él hallamos el primer paso en el camino nales y sincréticos de la época. pues. establece una diferenciación de la mente por Dillon. que su talante se acerca mucho al talante luterano. y. Alcibiades !. a la que concede. lo que a la postre se traducirá en Sentíase oprimido por el destino. Los fragmentos han sido editados reciente­ que. Dado que confiaba muy poco en los Ahora bien. abor­ corte que representa Jámblico dentro de la escuela. la aceptación de los dioses de la esfuerzos humanos . como Porfirio y Plotino. riores. en tercer lugar. y por ello confia­ una mayor división en el mundo de los principios. filosofía. mentos y citas que conocemos de sus comentarios a Si quisiéramos resumir en pocas palabras las los diálogos platónicos. así como por las cues­ la misma razón de su pesimismo. un nuevo sistema. Es decir. Podríamos decir Éste parece ser. ante todo. la sal­ religión popular impone a Jámblico la creación de vación. Jámblico sería el que su metafísica. Fedro. en tanto por abrazar. concede un La tradición neoplatónica tenía conciencia del papel decisivo a la teúrgia. la mayor aportación de Jámblico. Siriano.

y por ello Jámblico desdobla ese da por el Uno inefable (al que llama he pántós árr­ Principio inefable. Así. blico distingue. Jámblico. los ángeles. y que en 83 84 . tar el grado formado por los dioses inteligibles (theo( en dioses intramundanos (enkósmioi) y dioses ultra­ noetol) y los dioses intelectuales (noerol). una primera tríada forma­ más del universo. a su vez. comunica (metékhei) a otras cosas está precedido Se ha constituido así un vasto y complicado sis­ por una unidad no comunicable (améthektos). o casi. en efec­ meós (actividad. La de­ tes hypárxeós (poder de la realidad) y nóesis tes dyná­ cisiva valoración de la teúrgia. que distinguía entre dioses visibles y inteligible y otro intelectual). la tendencia de Jámblico -que se continua­ a la concepción del helenismo como un sistema or­ rá con Proclo.es la multiplicación de la hipósta­ denado y cerrado. que realizaría la fun­ La positiva valoración de la teúrgia. es extraño que de ese sistema se haya podido pasar Así. Tendríamos. el segundo Uno. Misterios de Egipto. luego. además. fuerza. cada uno de haciendo que su racionalismo esencial dé paso a un esos elementos se subdivida en otras tríadas: tene. así. se convierten. Pero la tenden­ to. principio se añade. al que se viene a jun­ dioses invisibles. formado por ahogará. hetos arkhe). o. Zintzen) que samiento. inicia lo que se ha llamado un proceso ce así en Jámblico como el rasgo típico de su pen­ de depravación (Depravationsprozess. además. parte Jámblico. Su pesimismo las cosas. el orden formado su metafísica. y el Intelecto o Nous. y que se continuará con los neoplatónicos La tendencia a la constitución de tríadas apare­ posteriores. por parte de mundo inteligible.). j unto a elementos orientales. las almas de los dio­ pio de acuerdo con el cual en cada orden. por tanto una tríada patrike. A ese tema que engloba. De este segundo Uno hace derivar lo inte­ explica que el Uno de Plotino se haya alejado aún ligible. en el superior. No procede una pluralidad.pio plotiniana de la emanación así como el postula­ mos. etc. todo lo que de helénico había en el otra tríada a la que llamaba el filósofo padre. de Una nueva distinción introduce Jámblico al pos­ alguna manera. Sigue. dynamis (Oráculos caldaicos. rior. el Nous es. en otros casos hyparxis (realidad). Los datos de la reli­ tular un kósmos noetós y otro noerós (es decir. los démones y los héroes. del princi­ por los dioses intramundanos. en su pensamiento. una se­ b) Más importante acaso que su metafísica es gunda unidad que se hallaría en el punto medio su positiva valoración de la teúrgia. A ello vie­ mundanos (hyperkósmioi). Jám­ mo triunfante. pensar del poder). otro: de toda unidad todo lo que la tradición griega había elaborado. cia a las tríadas hace que. aunque entre entre el Uno absoluto e inefable y la pluralidad de una y otra hay una íntima relación. sistema baj o el impulso de los elementos orientales nous. uno gión popular. el centro de gravedad del pensamiento griego. a su vez. otra dynamike y do básico de acuerdo con el cual cada grado infe­ otra noera. irracionalismo cada vez más profundo. Para elaborar mis y el demiurgo. dyna­ lución del pensamiento neoplatónico. además del Uno plotiniana. en la serie de las hipóstasis. apto para oponerse al cristianis­ sis: al aplicar los principios antes enumerados. lo que se ses. Es un paso más en la evo­ ne a añadirse otra tríada formada por nous. desplazará. que no es ción de mediador entre el principio inefable y el más que una forma elevada de magia. está contenido.

vista teórico con los cristianos. Da­ sofos. Filopono). significación de la filosofía griega y los medios de Hierocles. En resumen. conti­ del elemento irracional se combine con una impor­ nuada por Teodoro de Asine. la siríaca. Aña­ esta ciudad. Marino. estudió también en Ale­ críticos sobre el lugar donde Jámblico pasó los últi­ j andría. Proclo. había también pasado una tem­ éstos transcurrieran en Alejandría. 3 Crisancio. continuadores. sino que los pasara en Siria. Sin embargo. Los datos que damos que polemizó. hay que Atenas es Plutarco. de Jámblico eran las siguientes: la de Pérgamo. lo más probable no es que escuela ateniense. sabemos que Isidoro. que murió en 432 y fue maestro pensar que los primeros pasos estaban dados hacia de Proclo. la de tón y parte de la de Aristóteles. Y esa orientación pervivirá en la obra de sus mascio y Simplicio. en la tante labor exegética de los grandes pensadores del que se encargó de la enseñanza Amelio. asimismo. Eunapio). Hermías. que no existía propia­ discípulos que se dispersaron a la muerte del maes­ mente hablando en el pensamiento griego. y luego pasado. en especial la literatura pitagórica -Jám­ tenemos que contar con las dos importantes escue­ blico fue un profundo pitagóric�. Libanio. quien. Así. por un lado. y por otro. Y por ello insiste el mismo crítico serie de autores cristianos (David. adquiera tro. que « éste ha evaluado cuidadosamente la cuela de Alejandría hay que citar a Hipatia. Olimpiodoro y una comprenderla» . Ruelle. De entre las figuras más notables de la es­ filósofo. Marino y Da­ mascio estudiaron en Alejandría. una escuela de filosofía. Se bía establecido en Siria rodeado de una serie de explica que el concepto de fe. en tanto que Siriano. una localidad próxima a cha contra el cristianismo. hemos hablado ya. desde un punto de poseemos indican que tenía razón Eunapio. Proclo. galileos. El asesinato de toda su familia en la lucha 85 86 . que llegó a jefe de la mos años de su vida. Máximo. las escuelas existentes a la muerte ahora una importancia tan fundamental. Sinesio. la obra de Pla­ las que dieron nombres famosos . en que el trabajo más importante de Jámblico fue La primera figura bien conocida de la escuela de su labor de comentarista. en su reciente obra sobre nuestro Proclo. y De Juliano y los esfuerzos que realizó en su lu­ que fundara en Dafnis. Elías. Entre estas diversas escuelas hubo intercambios El neoplatonismo en los siglos IV-V frecuentes. en su Contra los en su vida de Jámblico afirma que el filósofo se ha. como opinaba porada en Alejandría estudiando. Otras figuras que trabaj aron en esta es­ una profunda orientalización del talante de los filó­ cuela fueron Siriano.ocasiones adoptará las formas más grotescas. Finalmente debemos reseñar la existencia de una serie de filósofos que se movieron en torno a Julia­ no el Apóstata: Salustio. la de Atenas. Con razón puede Alej andría. fun­ e) Es una paradoja de la figura de Jámblico dada por Edesio de Capadocia (de esta escuela salió -aplicable también a Procl� que esa hipertrofia el biógrafo de Jámblico. de la que salió escribir Larsen. Ammonio. Isidoro. Dexipo. que había Aunque ha existido una viva polémica entre los nacido en Constantinopla. en Antioquía. la de Apamea.

y su símbolo visible el aunque se observan en sus doctrinas las huellas de dios Helios. pues el emperador lo tenía vigilado. Elías. importante conocedora de la ciencia de su vación de las almas (arkhégón sóterías). que fundó la al paganismo: el médico Oribasio y los filósofos neo­ escuela de teología cristiana de Gaza. Él mismo polemizó teóricamen­ Jámblico y de Teodoro de Asina. La organización que esbozó de esa iglesia pa­ Marino en la Vida de Proclo. En sus cartas y sus discursos se objetiva su cupación básica parece que fue de orden psicológi­ pensamiento. Buen conocedor de la gana se inspiraba en la ya bien organizada cristia­ teúrgia. (ep'euergesía tón tede psykhón) y promotor de la sal­ a su vez. es decir. llamándole incluso padre. Su discípulo Sinesio. como señala Martano. de los atractivos del cristianismo (la resurrección). David. Su comen­ tiempo y mujer dotada de gran inteligencia. un verdadero catecismo pa­ res de la escuela. Esta serie comprende los nombres gano. a la postre. de Ammonio. cuya base noticias concretas en lo que concierne a su origen. en el corazón de Juliano. Murió tario a los textos de Platón y Aristóteles se orienta- 87 88 . Crisancio y Salustio. se puede establecer bien la serie de suceso­ teología neoplatónica. como el que llevó al asesinato del cristianismo. el alma. Su sucesor en la escuela fue Siriano.del que iba a ser el emperador Constancia determi­ asesinada por la plebe cristiana de Alejandría en nó. La primera figura te contra los cristianos en su obra Contra los gali­ bien conocida es el gran Plutarco. el Sol. sería el credo neoplatónico. Se rodeó de figuras adeptas Atenas. que culminó ral de Alejandría y maestro de Proclo. y Oriente. el brote de un profun­ marzo del año 4 1 5. se ocupó de Platón y de Aristóteles. obispo de do odio a todo cuanto oliera a cristiano. der Feind des Christentums (el ene­ Hierocles era pagano. muerto por la misma fecha que su maestra. Fue uno de los enemigos más peligrosos mentos de tensión. pues. Estéfano y Una vez hubo subido al trono imperial. normalmente amistosa pese a algunos mo­ Apóstata. te. De un lado. Su preo­ na. Ocultamen­ Cirene. y merece el calificativo con que lo de Hipatia. De aquí la paganismo y el cristianismo en Egipto por estas denominación con la que ha pasado a la historia: el fechas. Pero su gran idea fracasó.poner de acuerdo a Platón con Aristóteles. el neoplatonismo carecía alma. definiéndole como el hombre que ha venido al mun­ En la escuela de Alejandría florecieron importan­ do para ser el bienhechor de las almas de aquí tes figuras : Hipatia. como lo llama leos. al paganismo. define Geffcken. la forma material y la cristianos enseñaran filosofía a los autores paganos materia. De la escuela de Atenas no tenemos la gran tarea de renovar el helenismo. distinguía en la realidad una serie de grados: sa senso d'opportunita: su prohibición de que los la divinidad. le faltó a su empre­ tónica. intentando en este campo -el problema del chas razones. éste autor A partir de Hermias (discípulo de Siriano de de un Tratado sobre los dioses que es un manual de Atenas). un fracaso. el noüs. fue. De acuerdo con los principios de la escuela neopla­ y de otro. que habla de con su temprana muerte en una expedición contra él con gran devoción. Olimpiodoro. se convirtió es un ejemplo de las relaciones existentes entre el al helenismo. y tuvo como discípulo a Eneas. concibió Juan Filopono. discípulo de Plutarco de migo del cristianismo). hij a del matemático Teón. platónicos Máximo. y por mu­ co. natu­ resultó.

la preo­ fuesen una mistagogia secreta. Timeo. sobre los símbolos religio­ sos . y un resumen lud con privaciones exageradas. y que es una síntesis de las ideas de Platón el tiempo con sus encantamientos [ . Un resumen de ellas te afirmaba que se hallaba en el Parménides. este visionario cuya del que compuso sobre el Crátilo. y el ca (Stoikhei6sis physike). este taumaturgo 2) La Teologia platónica. lecturas que mar­ trataba incluso las propias obras científicas como si caron profundamente su espíritu. Su personalidad filo­ pasó en Janto de Licia. 3) Un grupo de obras. escrita more geometri­ que curaba los males con su plegaria y cambiaba co. me complej idad por Zeller con estas palabras : donde Siriano lo presentó a Plutarco. De aquí pasó a Atenas. artículo de la Suda. Esta puede dividirse en cinco grandes grupos dioses todos los dones de su Musa. con apa­ nosotros. Nació en Bizancio (Constanti­ nopla) el 8 de febrero de 4 1 2. escrita por su discípulo Marino. Parménides. lo constituye el fragmento titulado Sobre la técnica teúrgica de los griegos (Pert tes kath'Hél·lenas hierati­ 4 kes tekhnes). . De providentia et En Proclo habla « la última voz especulativa del fato. ticas sagradas y a expiaciones. República. Debemos a Festugiere una buena traduc­ riciones de dioses y con auxilios milagrosos. Sobre la 89 90 .ha especialmente del lado de la teología. este poeta que ofrecía a los tros. Fin de la escuela de Atenas sión latina de Guillermo de Morbeke: De decem du­ bitationibus circa providentiam. que se hacía iniciar Buena parte de su obra ha llegado hasta noso­ en todos los misterios y se consideraba ser el hiero­ fante de todo el mundo. Para el conocimiento de S) Dos manuales sistemáticos: los Elementos de su vida disponemos de dos documentos básicos : la teología (Stoikheí6sis theologike) y la Institución físi­ Vida de Proclo. De hecho. que ob­ servaba los ayunos y los cultos más variados con 1 ) Sus comentarios. Contra los cristianos). ya en edad muy avanzada. al mismo . han llegado hasta piedad era premiada con sueños proféticos. 4) Un grupo de escritos conservados en la ver­ Proclo. En Alejandría escuchó las sófica ha sido claramente definida en toda su enor­ lecciones de Olimpiodoro. así como un importante trabajo teúrgo que practicaba y enseñaba el arte de los en­ sobre sus métodos de comentarista. Sus primeros años los Murió el 4 de abril de 485. este adorador de los cupación por los problemas del alma fue siempre dioses antiguos que se entregaba noche y día a prác­ en él muy grande. con el cual leyó el De Anima de Este teólogo que creía en la revelación y que Aristóteles y el Fedón platónico. estrujar los conceptos. este ción de los mismos. cuya fuen­ teúrgia. este asceta que se (aparte sus obras literarias y sus Himnos): abstenía del matrimonio y de tomar carne. cantamientos y de los conjuros. perdidas (Sobre los símbolos míticos. De malorum subsistentia. tiempo el más incansable dialéctico que no cesa de vistas desde el punto de vista neoplatónico. ] es. en especial de Platón: Alci­ meticulosa escrupulosidad y ponía en peligro su sa­ biades !. genio helénico» (Martano).

proclaman tu gloria los seres. que todo lo que habla engendraste. Para decirlo con una sola palabra. de que tras ¿Cómo puede la mente abrazarte si no eres por la mente la unión del alma con el cuerpo nada de ella ha alcanzable? quedado en el mundo superior (arriba). todo. ha quedado separada de la divinidad. te lo imploro en mis preces. (aletheia) : «¿Qué es lo que nos unirá. un auxilio. en la línea de Jámblico. ] eúkhetai Tú que trasciendes todo (¿qué otro epíteto podría plen toú prótou. pues. mismo tiempo. Percibiendo tu huella. unido a una actitud dogmática. pues. a Ti todos dirigen sus preces. Su tesis. Un ej emplo claro de ese regreso es la ción a los dioses tenemos sus himnos. que según sus propias palabras Las penas y goces de todo lo que fuera creado (Teología platónica. Tú. la rara potencia del pensa­ miento lógico. Ente. ciertamente. Pero. excepto el Primer Princi­ pio está entregado a la oración (pánta [ . ¿Qué palabra podría exaltarte si no eres decible en Pero hay otra razón de carácter metafísico que palabras? explica la importancia que tiene para Proclo la ple­ Oh. garia. na. todo ser hacia Ti se dirige. Tú sólo no procedes de nadie. eres Todo. Por lo tanto. aun celeste podrá penetrar en tu velo otros neoplatónicos. Tú. con Él? eres de todo Tú el fin. 2 1 3 2). la fe en los dio­ aunque Tú no eres uno ni todo. Para él. al Timeo. opuesta a la de Plotino. pues. Poseía. himno. concede una extraordinaria importancia a Todo ha brotado de Ti. La unión de teúrgia y ¿cómo podré llamarte si tú sólo careces de nombre? plegaria. en Proclo. propicio. Con él puede decirse que se inicia el talante sobre todo de Jámblico y de sus maestros inmedia­ escolástico que lo convierte en el anillo que une la tos. una serie de rasgos que pueden Séme propicio. te exaltan todos los seres. Incognoscible que engendraste todo cuanto se es preciso una ayuda extraordinaria.elementos paralelos a los que sublime ? hallamos en los papiros mágicos. parecernos contradictorios. eres Uno. por otra parte. muestra.. para Proclo. una entrega a buen ej emplo su Himno a Dios: lo superior. 1 . necesita. pues. si te yergues por encima de carácter de una acción teúrgica que permite la todo? unión con lo divino. en Proclo -y en ¿Qué ente. de acuerdo con la 91 92 . pues. del que es un plegaria. un ¿con qué canto alabarte. 25) es superior a toda ciencia son sólo por Ti. ya que el alma piensa. ciona la teúrgia. su tesis del mo­ Antigüedad con los inicios de la Edad Media. dos razones explican su entrega gran preocupación fue la elaboración de una doctri­ total a esa práctica heredada de sus antecesores. Oh Ser de mil nombres. al aplicarte?). ses [he ton theon pístis] » . en silencio los seres te cantan un humana. y. Su Como teúrgo. vimiento circular y del regreso (epistrophe) de todo Como poeta que dedica los frutos de su inspira­ a su origen. La plegaria es. El hombre Mudos o sin palabra. unida al amor (eros) y a la verdad Todo en Ti permanece. Siriano y Plutarco: de un lado. 1. pero que en su tiempo Tú que trasciendes todo (¿qué otro epíteto podría iban unidos a la idea que se tenía del filósofo. la fe (pístis). Ser Inefable. como él. Se halla. Com.. Po­ aplicarte?) seía. y ese auxilio se lo propor­ dotados o no de intelecto. la plegaria asume.

formada por el con la constatación de que « toda multiplicidad par­ apeirodynamon (infinito). toda bondad a la Belleza. empero. tendentes a la afirmación de ca el desarrollo descendente de la realidad. Esa referencia. de la unidad [pan plethos tós ón (mixto). que expli­ toma otros caminos. ilumfname» . y el Bien es el principio de todas las cosas » . por otra parte. Una segunda tríada está constituida metékhei pé tou henós] » . Pero entre el Uno y el ser no podía escapar a la mente Proclo. además. precisó lógica de Proclo. que es invocado como el purificador: «Purifica­ vuelve a aquello de donde procede (epistrophe). este proceso revierte a la fuente inicial (epistrophé): 93 94 . pero todo productor queda tal como dan tales invocaciones. lleva a determinar la ley de acuerdo con la cual Uno de los rasgos de la metafísica postplotinia­ cada cosa se incardina en el todo. Este movimiento dialéctico es circular: «Todo E l rasgo característico de l a metafísica proclia­ ser que procede de otro y vuelve a él tiene una na es su tendencia a la forma sistemática. Por úl­ una unidad superior: toda pluralidad tiende a la uni­ timo está la tríada de la participación: Proclo distin­ dad. me de mi transgresión. Belleza y Uno: « No hay nada más allen­ Todo ello tendente a establecer grados entre lo in­ de el Uno. theol. El En conjunto. sa Primera. Hay. la metafísica procliana podría es­ Uno es. por la serie ser-vida-mente (ón-zóe. Todo ser procedente de algo por esencia.-nous). Sol. El problema del salto que se da lo múltiple a partir del Uno y su vuelta al Uno. la enérgeia (limite) y el ón­ ticipa. Del Uno proceden el ser y la vida. de modo que entre el Uno y el ser de un modo más concreto los puntos de esa relación. profundizando aspectos de Siriano. y entre el formulada por Plotino al proclamar el proceder de Uno-Dios y el ser. Sobre todo las invoca­ Todo ser que produce por su perfección y super­ ciones al Sol y a la luz dominan en estos curiosos abundancia de poder (dynamis). sus Elementos de teología se inician de la estructura formal de todo ser. porque el Uno y el Bien son la misma mediatamente superior y lo inferior. 33). inefable. una tríada del sistema. a su vez. Así. y ello le actividad circular» (lnst. Y en Proclo abun­ que le suceden. pero este Uno inde­ quematizarse del modo como bosquej amos en el finible se revela a nosotros en la serie de seres que cuadro siguiente. en cierto modo. se intercalan una serie de hénadas (unidades) orga­ aplicando el esquema plotiniano a todas las partes nizadas en forma triádica.. que tomamos de Dodds . Y Proclo insiste en la identidad de Cau­ pado (methektós) y lo participante (methétós ón). en su Himno al era (mone). lo partici­ Primera. todo ser a la Causa gue entre lo imparticipable (améthektos). El ritmo dialéctico del Uno adopta mentario a los Elementos de teología : una forma triádica -esencial en la metafísia de Proclo-. de su co­ emanan de Él. El Uno como fuente de vida (mané) se proyecta como ema­ nación y procesión (próodos) pero. Por ejemplo. cosa. produce los seres documentos de la época imperial. Es cierto que en na reside en el hecho de que profundiza las relacio­ sus principios esenciales dicha ley había sido ya nes entre el Uno y la Causa Primera.tesis sostenida por Eitrem.

No se le puede llamar ni generador ni no-generador. de cialmente a Darnascio y Simplicio. primeros principios en el Parménides de Platón. no podernos asignarle más que una especie de superignorancia (hyperágnoia) y decir de él que sólo lo presentimos en cierto modo (ódínein). 30-3 1). es establecer un Primer Principio más allá del Uno. a las Categorías. Se cerraba el pueda representar una orientación irracionalista y gran ciclo de la historia de la filosofía griega. se sitúa en el instante en que Justiniano cierra la escuela de filosofía de Atenas. Ni siquiera el predicado de trascendente (exéremé­ El UNO non) vale para referirnos a él: lo único que vale es Hénadas Inteligibles Ser no participado el silencio impotente (sige amekhanos) y la confesión Hénadas Ser Inteligencia (homología) de que no conocemos nada sobre su intelectuales participado divina naturaleza (De principiis. que es inefable e incognoscible. 2. acuerdo con las noticias que nos proporciona el his­ Darnascio. p. 11. Su ten­ dencia. que aún quedaba en él algo del espíritu dialéctico que había caracterizado lo griego. rey de los Persas sasánidas. discípulo de Damascio. esen­ de Cosroes. que fideísta frente al racionalismo anterior. 1 5 . intracósmicas participado divina divina divino participada participada especialmente a los textos de Aristóteles (a la Físi­ ca. y a estos rasgos participada no participada debemos una buena cantidad de noticias sobre los Hénadas Ser Inteligencia Alma Cuerpo filósofos antiguos conservadas en sus comentarios. Ruelle).). se distin­ afincar la filosofía en Persia fracasó. se destacó por Hénadas Ser Inteligencia Alma supercósmicas participado divina divina su gran erudición y enciclopedismo. etc. al De Caelo. cuya personalidad era mucho más toriador Agatias (Historia. Su obra más hallará sus continuadores en los pensadores de Oc­ importante (Problemas y soluciones relativos a los cidente y del Imperio bizantino. en el año De entre los numerosos representantes del neo­ 529. Damascio y Simplicio emigraron a la corte la alejandrina y la ateniense) cabe distinguir. 1 1 -25. Pero. cono­ cido normalmente corno De principiis) demuestra. y de la griega Los últimos neoplatónicos en general. S El fin de la filosofía neoplatónica. Su gran preo­ cupación era armonizar las doctrinas de Platón y Aristóteles. y los dos filó­ gue por su interés por los oráculos y por todo lo que sofos regresaron a Atenas el año 533. el intento de afín a la de Jámblico que a la de Proclo. 95 96 . Ante la imposibilidad de continuar sus ense­ platonismo (repartidos entre miembros de la escue­ ñanzas. y sigue en ello a Jámblico. empero. no participada Simplicio.