You are on page 1of 4

1

HACE 141 AÑOS…
Queridas compañeras; queridos compañeros:
Una vez más, y de nuevo junto a los combativos
compañeros de la Construcción, llega el Centro de
Extensión e Investigación Luis Emilio Recabarren,
CEILER, a rendir homenaje a nuestro maestro y guía.
Hoy, con motivo de haberse cumplido, hace tres
días, 141 años de su nacimiento.
Venimos a rendir homenaje a Recabarren, el
obrero tipográfico que recorrió Chile, desde la
pampa calcinada hasta Punta Arenas, sembrando la
roja semilla.
Recordamos su esforzada obra, que fructificó en la
segunda década del siglo XX, cuando amplios
sectores de trabajadores maduraron y adquirieron
conciencia de clase, cuando surgió el Partido
Comunista de Chile el 4 de junio de 1912, y culminó
el proceso de forjar un movimiento sindical
revolucionario, con la creación de la Federación
Obrera de Chile, FOCH, el 25 de diciembre de 1919.
Y con ello, gracias a la abnegada y sacrificada labor
de Recabarren, la clase obrera pasó a transformarse
en una clase para sí y el movimiento obrero
2

comenzó a jugar un papel cada vez más importante
en la historia de Chile.
Hoy, compañeros, Luis Emilio Recabarren no es una
pieza de museo. No es un frío monumento. No.
Por el contrario, él sigue combatiendo. Está
presente en cada lucha de nuestro pueblo.
Luis Emilio Recabarren enseñó que los trabajadores
no pueden ser apolíticos, sino que deben participar
activamente en la lucha política, que es el principal
aspecto de la lucha de clases de los explotados
contra sus patrones.
Por algo, fundó el Partido Comunista. Por algo, él
mismo fue candidato a la Presidencia de la
República en 1920.
Recabarren educó a los trabajadores a utilizar el
voto contra sus explotadores.
Compañeros, seamos consecuentes
recabarrenistas.
Este año 2017, debemos decidir los chilenos si
continuamos realizando cambios, para ir superando
los amarres antipopulares dejados por la dictadura
fascista o si permitimos que los explotadores,
3

además de ostentar su poder económico y el
dominio sobre los medios de comunicación,
tengan también en sus manos el poder Ejecutivo y
el Legislativo.
Para los trabajadores no puede ser indiferente
quien está en La Moneda ni quienes ostentan la
mayoría en el Parlamento.
Por tanto, debemos tomar muy en serio las
elecciones del 19 de noviembre de este año, porque
las elecciones son, en esta etapa, una forma que
adquiere la lucha de clases, son el camino para
avanzar a la toma del poder.
A no dejarnos engañar, compañeros, con los cantos
de sirena de la cruel derecha reaccionaria ni de
quien se dice ser de izquierda, pero que se atreve a
lanzarse contra Salvador Allende y el mejor
gobierno que ha tenido Chile.
La tarea del momento, entonces, es apoyar
decididamente la candidatura presidencial de
Alejandro Guillier, reuniendo firmas para inscribirlo
como candidato independiente. Como también
buscar votos para los candidatos a diputados y
senadores de izquierda.
4

Ello, a lo Recabarren. O sea, en base a una diaria
lucha ideológica, explicando a los trabajadores
quienes son los que representan realmente sus
intereses.
No es, compañeros, una tarea fácil. Nos
enfrentamos a un enemigo muy poderoso.
Pero estamos convencidos que, a final de cuentas,
prevalecerán las ideas que sembró el maestro a
comienzos del siglo XX.
Conquistar este año un Presidente progresista y un
Parlamento con mayoría de izquierda, es el mejor
homenaje que este año podemos hacer al 141
natalicio de Luis Emilio Recabarren.

Por Iván Ljubetic
Santiago, 9 de julio de 2017