Módulo 1

Aspectos
generales de las
armas

0
1. Armas. Conceptos
generales y evolución
histórica. Armas blancas
Introducción
La materia que a continuación vamos a comenzar a desarrollar tiene una gran
importancia en la carrera que estas cursando. La investigación de la escena del
crimen no es algo que debemos tomar a la ligera. En la mayoría de los casos,
cuando hay intervención de un arma blanca o un arma de fuego, seguramente
habrá una víctima herida o fallecida.

Por esta importante y fundada situación es que te invitamos a recorrer el
interesante mundo de las armas de fuego, las armas blancas y la balística legal
o forense.

A lo largo de la materia podrás ir conociendo poco a poco, pero de manera
científica y a paso firme, la importancia todos los temas que vamos a tratar
aquí, y verás que un arma puede ser cualquier elemento que con su correcta (o
incorrecta) utilización provocará daño sobre las cosas.

Te proponemos que comiences este interesante recorrido. El objetivo de estas
lecturas es que encuentres todas las herramientas para construir un
conocimiento útil al respecto.

1
1.1. Organización de la materia

La materia está desarrollada en cuatro módulos raíces, los que a su vez se
dividen en distintas unidades temáticas, formando un total de nueve.

En virtud de los contenidos y para lograr una dinámica y amena lectura, las
unidades se han ido organizando de acuerdo a su amplitud y profundidad.

Como primera medida, aprenderás todo lo concerniente a las medidas de
seguridad con respecto a la manipulación de las armas de fuego, ya que la
seguridad es lo primero que debes incorporar. Luego, comenzarás a transitar
un recorrido de conocimientos técnicos e históricos relacionados a la evolución
de las armas de fuego en general, para de a poco entrar en tema.

En el módulo dos conocerás los elementos auxiliares de las armas y la balística
tales como la pólvora, la vaina, la capsula fulminante, el calibre de las armas de
fuego, como así también la nomenclatura de las mismas.

En lo referente a la balística, aprenderás la clasificación general (interior,
exterior y de efectos), así como lo que abarca cada una de ellas. Dentro de este
conocimiento se observarán las marcas que producen las armas sobre distintos
materiales (vidrio, madera, chapa, etc.).

En el siguiente módulo, también se desarrollará la temática relativa a balística,
pero específicamente en relación a los efectos que produce sobre tejidos vivos
(también llamada “balística forense”), donde abordaremos las improntas o
efectos que las armas producen desde el punto de vista forense. Esta parte de
la materia es sumamente importante, ya que su aprendizaje te permitirá
dilucidar en un primer momento (es decir, en el lugar del hecho), si realmente
las “marcas o signos” hallados en el cadáver se corresponden con las armas
encontradas en la misma escena o, por el contrario, nada tienen que ver. Este
conocimiento formará parte de lo que conocerás como el “análisis de la escena
del crimen”, aspecto que seguramente profundizaras en la materia
Criminalística.

Finalmente, pero no menos importante, se describirán y explicarán los métodos
actuales para analizar distintas superficies y para determinar si en ellas hay o no
residuos de pólvora. Esto comúnmente se conoce como “dermotest”. También
se enunciará brevemente lo relativo a la fabricación de armas caseras que, por
supuesto, se encuentran prohibidas por nuestra legislación, pero que muchos
delincuentes utilizan diariamente para cometer sus ilícitos.

2
Medidas de seguridad para la manipulación de las
armas de fuego
Antes que nada, es necesario conocer las medidas de seguridad que se deben
respetar para la correcta manipulación de las armas de fuego. Su
internalización es más que importante, ya que la seguridad personal y la de los
demás está en juego. Por favor, presta atención a los siguientes puntos y
apréndelos rápidamente.

Para manipular de forma segura un arma de fuego, se deben respetar las
siguientes medidas de seguridad, de manera taxativa. En adelante, las
llamaremos: los ocho puntos de seguridad con armas de fuego.

1) Considerar que toda arma está cargada, aun sabiendo que no lo está.
Nunca confiar en la memoria.

2) Inspeccionar el arma visual y físicamente.

3) No dirigir la boca del cañón hacia alguien o algo que no se quiera herir o
dañar. Dirigir siempre el arma hacia el suelo o superficies absorbentes
(tierra, masetas, arena, pasto, agua, etc.). Esto se fundamenta en que si
se efectúa un disparo, el mismo no provoque un daño.

4) Mantener siempre y en todo momento el dedo índice fuera del arco
guardamonte. Sólo se introducirá en el momento justo del disparo.

5) Nunca dejar el arma fuera del propio resguardo.

6) En la situación en que no se pueda descargar el arma manualmente (por
daños o roturas de la misma) y la única manera de asegurar la misma es
realizando el disparo del cartucho que lleva dentro, se deberá efectuar
el mismo sobre lo referido en el punto 3, evaluando previamente lo que
hay delante, detrás y a los costados de donde se va a realizar el disparo.

7) No ingerir bebidas alcohólicas, drogas ni medicamentos que puedan
afectar la concentración y la sana crítica racional al momento de
manipular armas de fuego.

8) La manipulación del arma debe ser efectuada por una sola persona,
hasta que la misma se encuentre asegurada (descargada).

3
1.2. Armas: definición, clasificación
Un arma, es todo elemento que permite aumentar el poder ofensivo o
defensivo del hombre. La Real Academia Española (2014) define arma como:
“instrumento, medio o máquina destinado a atacar o a defenderse”
(http://goo.gl/E5qlZc). Sin lugar a dudas, esta clasificación resulta muy general,
ya que cualquier elemento se puede convertir en un arma. Para que se
entienda mejor, la palabra ofensivo resulta de generar una ofensa a alguien o a
algo, es decir, de una actitud violenta. Ejemplo de ello sería: pegar con un palo
a una persona o disparar un arma contra un animal. Por su parte, el término
defensivo se refiere justamente a defenderse en una situación violenta.
Retomando el ejemplo anterior, sería el caso en el que cuando una persona
quiere pegarme con un palo (arma), yo me defiendo con una silla como escudo
(que será, en esa situación, también un arma). Como aclaramos antes, todo
elemento, si es utilizado de manera impropia (ampliar con lectura de párrafo
siguiente), es decir, para lo que no fue construido y de manera ofensiva o
defensiva, se convertirá en un arma.

Ahora bien, sabiendo ya la definición general de arma, tenemos que señalar
ahora que existen dos tipos de armas: las armas propias y las impropias. Las
armas propias son los elementos que fueron construidos con el fin de ser
armas; por ejemplo: revólver, pistola, escopeta, fusil, cañón, etcétera. Ya verás
más adelante que, por ejemplo, no cualquier persona puede tener un chaleco
antibalas, ya que es justamente un arma defensiva. Por su parte, las armas
impropias son los elementos que fueron construidos con otro fin, (pero que se
utilizan de modo ofensivo o defensivo contra algo o alguien); por ejemplo: una
silla se construyó para sentarse y no para golpear o defenderse, es decir, no se
fabricó con el mismo fin de las armas de fuego. Cualquier elemento puede
convertirse en arma impropia, ya que justamente el uso defensivo u ofensivo lo
convierte en tal.

Habiendo ya hecho la clasificación de armas propias e impropias, vamos a
analizar la clasificación de las armas propias. Ellas son:

 Armas blancas (que veremos ampliamente en el punto 1.6).

 Armas de proyección: son las armas que permiten arrojar algo al blanco
para que cause un daño; por ejemplo: arco, ballesta, onda, etcétera.

 Armas arrojadizas: son armas que producen un daño cuando se arrojan
las mismas sobre el blanco; por ejemplo: boleadora, jabalina, búmeran,
lanza, etcétera.

 Armas de acción neumática o gas carbónico: son armas que utilizan gas
comprimido (aire o dióxido de carbono) para arrojar balines de
diferentes dimensiones y formas. Por ejemplo: rifle de aire comprimido,
pistola de CO2, etcétera.

4
 Armas de fuego: son las que utilizan los gases producidos por la
deflagración de la pólvora para lanzar un proyectil a distancia.

Dentro de las armas de fuego tenemos una sub-clasificación que
veremos a continuación:

o Armas de lanzamiento: son las que disparan proyectiles
autopropulsados. Por ejemplo: granadas, munición química o
explosiva. También se encuentran dentro de esta clasificación los
lanzallamas, cuyo alcance sea superior a los tres metros.

o Arma portátil: son las armas de fuego y lanzamiento que
normalmente puede ser transportada y operada por un hombre,
sin la ayuda animal, mecánica o de otro hombre.

o Arma no portátil: son las armas de fuego y lanzamiento que
normalmente no puede ser transportadas y operadas por un solo
hombre, sin la ayuda animal, mecánica o de otro hombre.

o Arma de puño o corta: es el arma portátil que normalmente
puede ser operada por una sola mano, sin ser apoyada en otra
parte del cuerpo. Por ejemplo: revólver, pistola.

o Arma de hombro o larga: es el arma portátil que normalmente
requiere que se utilicen ambas manos y ser apoyada en el
hombro del tirador. Por ejemplo: escopeta, carabina, fusil,
etcétera.

o Arma de carga tiro a tiro: son las armas que no tienen almacén
cargador, por lo que obligan al tirador a realizar la carga del arma
luego de cada disparo que efectúa.

o Arma de repetición: son las armas de fuego que poseen almacén
cargador, pero que para realizar la carga-descarga de la recámara,
el tirador debe efectuar la operación de manera manual. Por
ejemplo: escopeta de un caño.

o Armas semiautomáticas: son las armas de fuego para cuyo uso es
necesario oprimir el disparador para efectuar cada disparo, pero
el ciclo de carga y descarga se realiza de manera automática por
el arma. Por ejemplo: revólver, pistola.

o Armas automáticas: son las armas de fuego que, con solo
mantener presionado el disparador, efectúan los disparos de
manera continua y, por supuesto, cuyo ciclo de carga-descarga se
efectúa de manera automática. Los disparos se interrumpen si se
libera el disparador o si se agota la munición. El ejemplo más
común es el de una ametralladora. (Guzmán, 2000)

5
Para comprender mejor la sub-clasificación de las armas de fuego, observa el
gráfico siguiente:

Figura 1: Armas de fuego

Armas de fuego

Longitud
Manejo Funcionamiento
de cañón

De carga tiro a
Portátil De puño o corta
tiro

De hombro o
No portátil De repetición
larga

Semiautomática

Automática

Fuente: elaboración propia.

Para ejercitar lo aprendido, haz lo siguiente: una
pistola 9 mm es portátil, corta y semiautomática.
¡Analiza esos aspectos!

6
1.3. Balística. Conceptos generales
La balística se encuentra definida por el Diccionario de la Real Academia
Española (2014) como la ciencia que estudia el movimiento de los proyectiles
disparados por las armas de fuego, su trayectoria y los efectos que estos
producen. Sin embargo, R. J. Locles (2003) nos enseña que existen autores
como Sáenz que entienden por la balística la “ciencia que estudia el
movimiento de los cuerpos lanzados al espacio, específicamente de los
proyectiles durante todo su recorrido” (p. 81). De esta manera, se amplía el
concepto de balística a todo cuerpo lanzado al espacio. Viendo las necesidades
recientes sobre pericias balísticas, podemos afirmar que esta descripción es la
más acertada, ya que, por ejemplo, en hechos actuales como el lanzamiento de
una piedra o de un trozo de un caño de hierro desde una tribuna de fútbol, fue
necesario realizar una pericia balística sobre esos objetos, efectuando los
mismos procedimientos que si hubieran sido balas.
Ampliaremos con mayor profundidad las ramas de la balística en la unidad 5.

1.4. Reseña de su evolución hasta la
aparición de las primeras armas de
fuego
Como todos sabemos, a uno de los grandes inventos, como es la pólvora, se lo
debemos a los chinos en el siglo XI, aunque su uso no era bélico por ese
entonces (concepto que veremos específicamente en la unidad 4). Tal
descubrimiento trajo aparejada, con el tiempo, la fabricación de las primeras
armas de fuego que, aunque con fecha poco exacta, ronda por los inicios del
siglo XIV. Fue el famoso Roger Bacon quien nos legó una cuantiosa descripción
sobre ello.

7
Figura 2: Cañón Bombarda

Fuente: Profesor en línea, s. f., http://goo.gl/VgqWNh

En esa misma época, surgen los primeros cañones, que eran muy rudimentarios
y sumamente peligrosos para sus operadores. Uno de ellos es el llamado
“bombarda”, usado en Suecia hacia 1350. Luego, en las primeras guerras
europeas, se comienzan a ver las primitivas piezas de artillería que estaban
construidas con trozos de maderas y hasta con las más diversas aleaciones. Ya
avanzado el siglo XIV, se hallan escritos sobre el uso bélico de pólvoras más
potentes.

A la referencia más antigua la encontramos en el tratado de
Marco Greco, que describe la composición de la pólvora negra,
aunque existen referencias más fidedignas en dos manuscritos
de Walter de Milimete, capellán de Eduardo III de Inglaterra, que
se remontan a 1326 y que describen lo que actualmente se
consideran los modelos más antiguos de armas de fuego. (Mora
Chamorro, 2012, pp. 337-338).

Una de las primeras armas de fuego portátiles, que tiene su origen aparente en
Alemania, es la llamada “Trueno de Mano de Morko”. Esta consistía en una
pieza de metal que tenía uno de sus extremos cerrados y arriba un orificio por
donde se iniciaba el disparo. Su carga era como en todas las armas de
“avancarga”: se colocaba la pólvora y luego el proyectil o los proyectiles para
finalmente utilizar estopa o papel para comprimir todo con una baqueta. De
esta forma, el arma ya se encontraba apta para el disparo.

8
Figura 3: Cañón de mano de Morko

Fuente: Profesor en línea, s. f., http://goo.gl/VgqWNh

Si bien su forma, funcionamiento y sistema de disparo eran muy rudimentarios,
era todo un avance para la época, ya que hasta ese entonces solo se utilizaban
espadas y escudos.

1.5. Las primeras armas de fuego.
Armas de fuego de avancarga a
retrocarga: análisis de los diversos
sistemas. Evolución de las armas de
fuego.
Como nos enseña Carlos Guzmán en su sitio de internet
http://www.carlosguzman.com.ar/, la evolución de las armas de fuego se
encontró sujeta a la evolución de los sistemas de ignición, y no fue hasta la
aparición de la “retrocarga” que se dio un salto significativo en cuanto a
evolución tecnológica de las mismas. Es por ello que no debemos dejar de
conocer los primeros orígenes y sistemas de ignición de las históricas armas.
Entre ellos podemos mencionar:

La llave de mecha: aquí aparece el llamado “serpentín”, que consistía en un
hierro en forma de “S” o “C” invertida, ubicado al costado derecho del arma,
donde en la parte superior se ubicaba un trozo de mecha, la cual se encontraba
encendida, y con solo presionar la parte inferior del hierro, por balance, la
mecha tocaba el “oído”, que es un orificio que comunica la parte externa del
arma con la “recámara”, que es donde se encuentra la carga de propulsión, es
decir, la pólvora.

9
Figura 4: Llave de mecha

Fuente: Gato, s. f. http://goo.gl/KS2aL1

Este procedimiento generaba el inicio de esa carga y, por lo tanto, el disparo.
Aquí el tirador ya podía tomar el arma con ambas manos, situación que antes
no era posible. Este sistema era toda una novedad, pero tenía el inconveniente
de que la pólvora que se encontraba en el oído se caía, o la humedad no hacía
muchas veces efectivo el disparo. En virtud a ello, nace la “cazoleta”, que era
un orificio que contaba con tapa y evitaba los inconvenientes antes
comentados. Este sistema perduró bastante en el tiempo y resultó ser bastante
eficaz, aunque los soldados se encontraron con una gran desventaja práctica y
estratégica, que era que la mecha encendida delataba sus posiciones. A raíz de
ello, aparece una solución adecuada a la época. Esta es el arma que sigue.

La llave de rueda: aquí entra en juego el eslabón, un elemento de hierro que
permitía frotar una pirita o sílex. Este sistema generaba gran cantidad de
chispas y era limpio; además, se evitaba tener una llama constantemente
encendida como ocurría con el sistema anterior.

Figura 5: Llave de rueda

Fuente: Club de armas, s. f., http://goo.gl/s8s3JO

El pedernal: surge como evolución del sistema anterior, ya que el mismo (llave
de rueda) resultaba ser bastante costoso en cuanto a su fabricación como así
también en su eficacia, ya que se trababa cuando le ingresaba barro o arena.

10
Por tal problemática, surge el nuevo sistema, y su eficacia resultó ser bastante
importante.

Figura 6: Sistema pedernal

Fuente: García del Pino, 2008, http://goo.gl/KuJOZr

Perfumero: finalmente nace el sistema llamado “perfumero” o “frasquito de
perfume”. Se denominaba así porque el sistema tenía forma similar al nombre,
y su novedad consistía en que se le colocaba el iniciador o “cápsula fulminante”
(como hoy todavía se la denomina) sobre el aparato en cuestión y de esa forma
se podía iniciar el disparo. Evidentemente la evolución de este sistema dio
origen a los sistemas actuales en cuanto a la ignición del disparo.

Figura 7: Sistema de ignición "perfumero"

Fuente: Guzmán, 2011, http://goo.gl/01he0x

11
1.6. Las armas blancas. Introducción.
Antecedentes históricos. Clasificación
pericial
Las armas blancas son las que deben ser empuñadas por un sujeto y actúan por
fuerza y manejo (destreza, habilidad) de quien la posee. Se dice que su nombre
tiene origen incierto y que de acuerdo al color de su hoja (gris o blanca) se las
denominó así.

Las primeras armas blancas que surgen en el mundo fueron las lanzas de piedra
con su punta envenenada. Luego, con el descubrimiento del cobre, se
originaron las primeras armas de metal, pero debido a que perdían su filo
rápidamente, este material fue reemplazado por el sílex. Más tarde, con el
descubrimiento de otros metales, se comenzó a fabricar espadas, tridentes,
lanzas, escudos y todo tipo de armas rudimentarias. Las armas blancas poco a
poco fueron mejorándose con el pasar del tiempo y se han ido perfeccionando
hasta nuestros tiempos actuales.

En cuanto a lo que nos compete, es importante conocer la clasificación que las
armas tienen de acuerdo a su mecanismo lesivo. Ellas son:

Cortantes: son las que solamente producen una lesión por filo. Por ejemplo:
gilette, bisturí, etcétera.

Figura 8: Arma cortante (gillete)

Fuente: Medicina forense, s. f., http://goo.gl/EJc50b

Punzantes: son las que producen principalmente la lesión por penetración. Por
ejemplo: destornillador, pica hielos, etcétera.

12
Figura 9: Arma punzante

Fuente: Martínez, 2013, http://goo.gl/iDKED1

Inciso-contusas: son las que originan una lesión combinada entre corte y golpe.
Por ejemplo: hacha, pala.

Figura 10: Arma inciso-contusa

Fuente: Admin, 2014, http://goo.gl/iDnsTn

Punzo-cortantes: las que se caracterizan por provocar una lesión que implica un
corte y penetración. Por ejemplo: cuchillo, daga.

13
2. Ley Nacional de
Armas y Explosivos
Nº 20.429
Introducción
En la presente unidad, vamos a referirnos a la parte legislativa en relación a
todo lo que comprende a las armas de fuego en nuestro en Argentina. Aquí
conocerás las principales definiciones legales y disposiciones dictadas por el
máximo organismo nacional de control: el R.E.N.A.R. (Registro Nacional de
Armas), dependiente del Ministerio de Seguridad y Derechos Humanos de la
Nación.

Dentro de la legislación referida a armas de fuego, la Ley Nº 20.4291 se
considera la “ley madre”, junto al decreto reglamentario 395/752, su principal
aliado. De estos escritos se desprenden modificaciones y otros decretos y
reglamentaciones, pero todos en virtud de la base que se encuentra,
principalmente, en la ley en cuestión.

2.1. Leyes y decretos. Generalidades
Para comprender de manera acabada lo que vamos a desarrollar en esta
unidad, primero debemos entender qué es lo que significa el término ley y qué
es lo que significa la expresión decreto.

La Real Academia Española (2014) define a ley como “precepto dictado por la
autoridad competente, en que se manda o prohíbe algo en consonancia con la
justicia y para el bien de los gobernados” (http://dle.rae.es/?w=Ley&o=h). Cabe

1
Ley Nacional del Armas y Explosivos, N. º 20.429, Bs. As., 21/5/73. Honorable Congreso de la Nación
Argentina. Véase: http://infoleg.mecon.gov.ar/infolegInternet/anexos/15000-19999/19953/texact.htm
2
Reglamentación parcial del Decreto Ley 20.429/73 sobre Armas y Explosivos, Bs.As., 20/2/1975; B.O.,
3/3/ 1975. Honorable Congreso de la Nación Argentina. Véase:
http://infoleg.mecon.gov.ar/infolegInternet/anexos/35000-39999/38821/texact.htm

14
destacar que la ley, en sentido formal, se refiere justamente a las leyes dictadas
por el poder legislativo. Nos detenemos sobre dicha aclaración, ya que es
justamente en ello donde radica la diferencia con el decreto.

El decreto es de inferior categoría que las leyes; generalmente, es un acto
administrativo emanado del Poder Ejecutivo y tiene un contenido normativo
reglamentario. Por eso decimos que el Decreto 395/75 es el decreto que hace
de manera práctica (es decir, que reglamenta) a la Ley Nº 20.429.

2.2. RENAR (Registro Nacional de
Armas). Resoluciones. Disposiciones
RENAR, como mencionamos anteriormente, significa Registro Nacional de
Armas. Precisamente, este registro tiene el fin de controlar todo lo referido a
armas y explosivos en todo el territorio nacional. Como ejemplo, podemos
mencionar: el control y fiscalización de armerías y polígonos de tiro, los
depósitos de pólvora y municiones, las fábricas de armas, el control de la
pirotecnia, el otorgamiento de tenencia y portación de armas a los legítimos
usuarios, etcétera.

Recomendamos visitar el sitio: http://www.renar.gov.ar y observar todos los
trámites que allí pueden realizarse. Además, en la pestaña legislación,
encontrará la opción Disposiciones RENAR. Allí usted podrá conocer todo tipo
de textos relacionados a esta cuestión.

2.3. Análisis de la Ley 20.429 y el
Decreto Reglamentario 395/75.
Modificaciones
Como la Ley Nº 20.429 es muy extensa, aquí vamos a ver los puntos
importantes y destacados que serán útiles para el desempeño de la carrera.

La Ley posee un total de ocho capítulos y consta de 49 artículos, los que vamos
a mencionar a continuación:

Capítulo 1: Disposiciones generales.
Capítulo 2: De las armas de guerra.
Capítulo 3: De las pólvoras, explosivos y afines.

15
Capítulo 4: De las armas de uso civil.
Capítulo 5: Limitación temporaria.
Capítulo 6: De las infracciones a esta ley y su sanción.
Capítulo 7: Registro Nacional de Armas.
Capítulo 8: Imputación presupuestaria.3

De los capítulos precedentes, ampliaremos algunos de ellos. Recomienda la
lectura de los restantes.

En el capítulo 1, se hace referencia al ámbito de aplicación de la Ley, que es
justamente todo el territorio nacional. También se incluyen los materiales que
se encuentran comprendidos; entre ellos, se menciona en su art. 1:

La adquisición, uso, tenencia, portación, transmisión por cualquier título,
transporte, introducción al país y e importación de armas de fuego y de
lanzamiento a mano o por cualquier clase de dispositivos, agresivos químicos
de toda naturaleza y demás materiales que se clasifiquen como arma de guerra
pólvoras, explosivos y afines, y armas, municiones y demás materiales
clasificados de uso civil.4

En este aspecto se ponen de manifiesto claramente todos los materiales que
son ámbito de la presente ley. Sin embargo, cabe recalcar que los materiales
que sean de uso por parte de las Fuerzas Armadas no se encuentran
comprendidos dentro de esta ley (nos referimos a su regulación), como así
tampoco las armas blancas y contundentes que no formen parte de un arma de
guerra. Es decir que las armas blancas en general no se encuentran reguladas
por la presente ley.

En los puntos siguientes analizaremos partes destacadas de los capítulos de la
Ley.

El decreto reglamentario 395/755 es el decreto que regula la aplicación de la
Ley N° 20.429. En él se destaca la clasificación de las armas (civil, civil
condicional, de guerra y de uso prohibido). Además se establecen los tipos de
legítimos usuarios y los requisitos para serlo. Al análisis particular de estos
puntos lo veremos de manera específica en puntos siguientes y exclusivos para
ello.

3
Ley Nacional del Armas y Explosivos, N. º 20.429, Bs. As., 21/5/73. Honorable Congreso de la Nación
Argentina.
4
Ley Nacional del Armas y Explosivos, N. º 20.429, Bs. As., 21/5/73. Honorable Congreso de la Nación
Argentina.
5
Reglamentación parcial del Decreto Ley 20.429/73 sobre Armas y Explosivos, Bs.As., 20/2/1975; B.O.,
3/3/ 1975. Honorable Congreso de la Nación Argentina.

16
Se recomienda la lectura de la Ley Nacional de Armas y Explosivos
20.429; como así también del Decreto Reglamentario 395/75, para
una mejor comprensión.

2.4. Armas de fuego. Clasificación
Anteriormente vimos la definición de arma y su clasificación. Por otra parte,
también definimos lo que es un arma de fuego. Ahora conoceremos las
distintas armas que de acuerdo a su forma de fabricación y sistema de
funcionamiento, y ellas son:

1) Fusil: Es el arma de hombro, de cañón estriado, que posee una recamara
formando parte alineada permanentemente con el ánima del cañón. Los
fusiles pueden ser de carga tiro a tiro, de repetición, semiautomáticos, y
automáticos (pueden presentar estas dos últimas características
combinadas, para uso opcional mediante un dispositivo selector de
fuego).

2) Carabina: Arma de hombro de características similares a las del fusil,
cuyo cañón no supera los 560 mm de longitud.

3) Escopeta: Es el arma de hombro de uno o dos cañones de ánima lisa, que
se carga normalmente con cartuchos conteniendo perdigones, postas o
monopostas.

4) Fusil de caza: Es el arma de hombro de dos o más cañones, uno de los
cuales, por lo menos es estriado.

5) Pistolón de caza: Es el arma de puño de uno o dos cañones de ánima lisa,
que se carga normalmente con cartuchos conteniendo perdigones.

6) Pistola: Es el arma de puño de uno o dos cañones de ánima rayada, con
una recámara alineada permanentemente con el cañón. La pistola
puede ser de carga tiro a tiro, de repetición o semiautomática.

7) Pistola ametralladora: Es el arma de fuego automática diseñada para ser
empleada con ambas manos, apoyada o no en el cuerpo, que posee una
recamara alineada permanentemente con el cañón. Puede poseer
selector de fuego para efectuar tiro simple (semiautomática). Utiliza
para su alimentación un almacén cargador removible.

8) Revolver: Es el arma de puño que posee una serie de recamaras
(alveolos) en un cilindro o tambor giratorio montado coaxialmente con
el cañón. Un mecanismo hace girar el tambor de modo tal que los
alveolos son sucesivamente alineados con el ánima del cañón. Según el

17
sistema del accionamiento del disparador, puede ser de acción simple o
de acción doble. (RENAR, s.f., http://goo.gl/MkcnUC).

2.5. Armas cortas y largas. Armas de
ánima lisa
Anteriormente definimos la diferencia entre las armas cortas o de mano y las
armas largas o de hombro. Lo que no mencionamos es que estas pueden ser de
ánima lisa o ánima rayada. Esto significa que hay armas que poseen estrías en
su cañón con el fin de darle una dirección, precisión y velocidad adecuada para
poder lograr un tiro preciso. Como ejemplo, podemos mencionar una pistola,
un revólver o un fusil. Por otro lado, tenemos las armas de ánima lisa, que son
generalmente las escopetas, esto hace que su disparo sea efectivo a no mucha
distancia, pero con un gran poder de fuego.

2.6. Mecanismos de carga y disparo
Dentro de este punto podremos conocer la importancia de los elementos
principales que permiten el disparo y, por otro lado, los que lo evitan
(mecanismos de seguridad).

A continuación se mencionan las principales piezas de un arma de fuego,
teniendo en paréntesis un número, que se corresponde con la pieza que se
encuentra en el gráfico de la figura 14.

 Cañón (1): es por donde va a salir el proyectil o los proyectiles en las
armas multipostas (escopetas).

 Ánima de cañón: es el trozo comprendido entre la recámara del arma y
la boca del cañón en su parte interior. En las armas de ánima rayada, es
donde se encuentran los campos y macizos.

 Recámara: es donde se aloja el cartucho para luego ser disparado. En los
revólveres, se le denomina alveolo.

 Aguja percutora (8): es un dispositivo mecánico que al ser golpeado por
el martillo en su zona posterior, su otro extremo (zona anterior), se
asoma por el oído del espaldón y acciona la cápsula fulminante del
cartucho.

 Martillo (12): es un dispositivo mecánico que, una vez liberado por el
fiador, acciona la aguja percutora en su extremo posterior.

18
 Fiador (29): es una pieza que permite montar y desmontar el martillo. El
seguro de fiador es un elemento que hace que esta pieza no se mueva y,
por ende, no se pueda liberar el martillo.

 Cola del disparador (58): es lo que se conoce generalmente como gatillo,
aunque esta denominación no es correcta. Mecánicamente, este
dispositivo se encuentra conectado al fiador, lo que permite que bascule
y se produzca la liberación del martillo para que se pueda producir el
disparo.

 Arco guardamonte: es una pieza que cubre la zona de la cola del
disparador a los fines de evitar su uso accidental.

 Corredera (56): es la parte móvil de una pistola donde se encontrarán el
guión, el alza, la aguja percutora, el cañón y el resorte recuperador.

 Retén de corredera (57): es una pieza que tiene como función mantener
la corredera “hacia atrás” del arma, es decir, abierta. Se le denomina
retén, ya que su extracción permite realizar el despiece primario del
arma (separar la corredera de la armadura).

 Armadura: es donde se ubican las piezas principales del arma (cola del
disparador, fiador, martillo, alojamiento del cargador, seguros). En las
armas largas, se lo denomina “cajón de mecanismos” y tiene igual
función.

 Resorte recuperador y guía del resorte recuperador (23 y 24): es el
conjunto que le da tensión a la corredera. Es decir, permite que una vez
que se efectúe el disparo, la corredera vuelva a su posición inicial por
tensión de este resorte.

 Muelle real (13): es el muelle que le da tensión al martillo, es decir, lo
que hace que el martillo tenga la fuerza suficiente para impactar con la
aguja percutora y producir el disparo.

 Botador (2): es una pieza que tiene como función que cuando la vaina o
el cartucho es traído hacia atrás por la corredera y la uña extractora, este
golpee en dicha pieza y, por lo tanto, salga hacia el lado opuesto donde
pega.

 Extractor o uña extractora (5): es una pieza que toma la vaina o el
cartucho por el reborde y la tira hacia atrás de la recámara.

 Aparato de puntería (55 y 53): es el conjunto comprendido por el guión
y el alza del arma. Su correcta alineación permite apuntar el arma.

 Seguro de fiador: permite “trabar” el fiador evitando que este se mueva
y, por lo tanto, se libere el martillo. En algunas armas es ambidiestro.

19
 Retén de cargador (18): es una pieza que tiene como función mantener
el cargador dentro del arma. En algunas armas en ambidiestro.

 Seguro automático de aguja percutora: es un seguro que evita que el
operador pueda manipular. Tiene como función que si no se presiona la
cola del disparador, la aguja percutora no se mueve. Esto evita que si un
arma se encuentra con cartucho en recámara y cae de boca, salga el
disparo.

Para comprender mejor estas piezas, visualiza las imágenes que a continuación
te presentamos:

Figura 11: Piezas de arma de fuego

Fuente: Policía de la Provincia de Córdoba, 2010, p. 5.

Figura 12: Piezas de arma de fuego

Fuente: Policía de la Provincia de Córdoba, 2010, p. 4.

20
Figura 13: Piezas de armas de fuego

Fuente: Policía de la Provincia de Córdoba, 2010, p. 5.

21
Figura 14: Despiece de pistola Browning 9 mm Hi-Power Auto

Fuente: Murtz, 2005, p. 83.

En la página donde se describe cada pieza, el número en paréntesis al lado del
nombre de la misma corresponde con la imagen precedente.

22
2.7. Diferencias entre armas de guerra y
de uso civil condicional
Con respecto a esta situación, hubo durante mucho tiempo una gran confusión.
En un momento se definió que las armas de guerra eran un subgrupo de las de
uso civil condicional. Esto no es así. Hubo decretos que tampoco dejaron bien
clara la diferencia. En realidad, lo que establece la diferencia principal es si las
armas presentan alguna marca o señal (escudos) de que pertenecen a alguna
de las Fuerzas Armadas o de Seguridad o se encuentran inventariadas en esas
instituciones. Es por ello que el RENAR tiene la función de llevar un padrón de
las armas que pertenecen a esos organismos o que han sido dadas de baja.

Vamos a dar un ejemplo para que se entienda mejor el concepto. Si una
persona posee una pistola 9 mm y esa arma se encuentra en el inventario de la
Fuerza Aérea, tendría en su poder un arma de guerra. Por el contrario, si esa
persona tiene un arma de igual característica, pero que ha sido dada de baja de
ese organismo, será un arma de uso civil condicional.

Para comprender mejor este concepto, se recomienda leer la página N. º 380
de Locles (2003).

2.8. Armas de uso civil
Para mencionar las armas de uso civil debemos transcribir de manera directa lo
expresado en el art. 5 del Decreto Reglamentario 395/75, el cual dice lo
siguiente:

Art. 5 (*) A los fines de la ley y la presente reglamentación se
considerará armas de uso civil a las que con carácter taxativo, se
enuncian a continuación:

1) Armas de puño:

a) Pistolas: de repetición o semiautomáticas, hasta calibre
6,35 mm (.25 pulgadas) inclusive; de carga tiro a tiro, hasta
calibre 8,1 mm (.32 pulgadas), con excepción de las de tipo
"Magnum" y similares.

b) Revólveres: hasta calibre 8,1 mm. (.32 pulgadas) inclusive,
con exclusión de los tipos "Magnum" o similares.

c) Pistolones de caza: de 1 o 2 cañones, de carga tiro a tiro
calibres 14,2 mm (28), 14 mm (32) y 12 mm (36).

23
2) Armas de hombro:

a) Carabinas, fusiles y fusiles de caza de carga tiro a tiro,
repetición o semiautomáticos hasta calibres 5,6 mm. (.22
pulgadas) inclusive, con excepción de las que empleen munición
de mayor potencia o dimensión que la denominada "22 largo
rifle" (.22 LR) que quedan sujetas al régimen establecido para las
armas de guerra.

b) Escopetas de carga tiro a tiro y repetición: Las escopetas de
calibre mayor a los expresados en el inciso 1º, apartado c), del
presente artículo, cuyos cañones posean una longitud inferior a
los 600 mm pero no menor de 380 mm se clasifican como armas
de guerra de "uso civil condicional", y su adquisición y tenencia
se regirán por las disposiciones relativas a dicho material.

3) Los agresivos químicos contenidos en rociadores,
espolvoreadores, gasificadores o análogos, que sólo producen
efectos pasajeros en el organismo humano, sin llegar a provocar
la pérdida del conocimiento y en recipientes de capacidad de
hasta 500 cc.

4) Las armas electrónicas que solo produzcan efectos
pasajeros en el organismo humano y sin llegar a provocar la
pérdida del conocimiento. Las credenciales de tenencia emitidas
en legal forma sobre armas de fuego cuya clasificación legal se
hubiera modificado por aplicación de lo establecido en el
presente artículo, gozarán de plena validez mientras el material
permanezca en poder de sus titulares.

(*) Texto sustituido conforme Decreto 821/96 (B.O. 22 AGO
96).6

2.9. Armas de uso civil condicional
Para que puedas comprender cuáles son las armas de uso civil condicional,
deberás primero conocer lo que dice el art. 4 del Decreto Reglamentario
395/75. Allí podrás observar la clasificación que se hace sobre las armas de
guerra, las armas exclusivas para las instituciones armadas, las armas de uso
exclusivo para la fuerza pública; armas, materiales y dispositivos de uso
prohibido y luego los materiales de usos especiales, para finalmente poder
analizar las armas de uso civil condicional, tema que nos ocupa en este punto.

6
Reglamentación parcial del Decreto Ley 20.429/73 sobre Armas y Explosivos, Bs.As., 20/2/1975; B.O.,
3/3/ 1975. Honorable Congreso de la Nación Argentina.

24
Art. 4: Son armas de guerra todas aquellas que, contempladas en
el artículo 1º no se encuentran comprendidas en la enumeración
taxativa que de las "armas de uso civil" se efectúa en el artículo 5
o hubieran sido expresamente excluidas del régimen de la
presente reglamentación.

Las armas de guerra se clasifican como sigue:

1) (*) ARMAS DE USO EXCLUSIVO PARA LAS INSTITUCIONES
ARMADAS: Las no portátiles, las portátiles automáticas, las de
lanzamiento, las armas semiautomáticas alimentadas con
cargadores de quita y pon símil fusiles, carabinas o
subametralladoras de asalto derivadas de armas de uso militar
de calibre superior al .22 LR, con excepción de las que
expresamente determine el Ministerio de Defensa.

Estas armas únicamente podrán ser poseídas y utilizadas por
personal de las instituciones armadas de la Nación en actos de
servicio.

Todas las restantes, que siendo de dotación actual de las
instituciones armadas de la Nación, posean escudos, punzonados
o numeración que las identifique como de pertenencia de las
mismas.
(*) Texto conforme Decreto 64/95 (B.O. 20 ENE 95).

2) ARMAS DE USO PARA LA FUERZA PUBLICA: Las adoptadas
para Gendarmería Nacional, Prefectura Naval Argentina, Policías
Federal y Provinciales, Servicio Penitenciario Federal e Institutos
Penales Provinciales, que posean escudos, punzonados o
numeración que las identifique como de dotación de dichas
instituciones.

3) ARMAS, MATERIALES Y DISPOSITIVOS DE USO PROHIBIDO:
a) Las escopetas de calibre mayor a los establecidos en el inciso
2º, apartado c), del artículo 5º (conforme Decreto 821/96 la
remisión debe interpretarse al art. 5°, inc.1° apartado c), cuya
longitud de cañón sea inferior a los 380 mm.
b) Armas de fuego con silenciadores.
c) Armas de fuego o de lanzamiento disimuladas (lápices,
estilográficas, cigarreras, bastones, etc.).
d) Munición de proyectil expansivo (con envoltura metálica sin
punta y con núcleo de plomo hueco o deformable), de proyectil
con cabeza chata, con deformaciones, ranuras o estrías capaces
de producir heridas desgarrantes, en toda otra actividad que no
sea la de caza o tiro deportivo;

25
e) Munición incendiaria, con excepción de la específicamente
destinada a combatir plagas agrícolas.
f) Dispositivos adosables al arma para dirigir el tiro en la
oscuridad, tales como miras infrarrojas o análogas.
g) Proyectiles envenenados.
h) Agresivos químicos de efectos letales.
i) (*) Armas electrónicas de efectos letales.
(*) Apartado agregado conforme Decreto 1039/89 (B.O. 12 JUL
89).

4) MATERIALES DE USOS ESPECIALES: Los vehículos blindados
destinados a la protección de valores o personas. Los
dispositivos no portátiles o fijos destinados al lanzamiento de
agresivos químicos. Los cascos, chalecos, vestimentas y placas de
blindaje a prueba de bala, cuando estén afectados a un uso
específico de protección.

5) ARMAS DE USO CIVIL CONDICIONAL: Las armas portátiles no
pertenecientes a las categorías previstas en los incisos
precedentes. Pertenecen también a esta clase las armas de
idénticas características a las comprendidas en los inciso 1º, 2º
párrafo, y 2º del presente artículo, cuando carecieran de los
escudos, punzonados o numeración que las identifique como de
dotación de las instituciones armadas o la fuerza pública.
Asimismo, son de uso civil condicional las armas que, aun
poseyendo las marcas mencionadas en el párrafo anterior
hubieran dejado de ser de dotación actual por así haberlo
declarado el Ministerio de Defensa a propuesta de la institución
correspondiente y previo asesoramiento del Registro Nacional
de Armas. Este último mantendrá actualizado el listado del
material comprendido en la presente categoría.7

2.10. Legítimos usuarios

Es la condición legal que otorga el Estado para que una persona pueda poseer
armas en su domicilio y realizar prácticas deportivas (tiro al blanco, caza,
torneos, etc.). Existen dos tipos: legítimo usuario de uso civil y legítimo usuario
de uso civil condicional. Esta clasificación corresponde a lo visto en puntos
anteriores.

7
Reglamentación parcial del Decreto Ley 20.429/73 sobre Armas y Explosivos, Bs.As.,
20/2/1975; B.O., 3/3/ 1975. Honorable Congreso de la Nación Argentina.

26
Figura 15: Credencial de legítimo usuario

Fuente: Policía de la Provincia de Córdoba, 2010, p. 48.

El encargado de emitir tal credencial es el RENAR. La credencial es de color
verde y tiene cinco años de vigencia. Luego de este período, el titular deberá
efectuar y reunir los requisitos pertinentes para mantener la condición. La ley
exige que el legítimo usuario realice el trámite de renovación 90 días antes del
vencimiento de la credencial.

De manera automática, los miembros de las Fuerzas Armadas y de la Policía
Federal, Gendarmería Nacional, Prefectura Naval y de las Policías y Servicios
Penitenciarios de las provincias son legítimos usuarios en relación a las armas,
municiones y todo el material autorizado por el RENAR para esos organismos.
Esto no aplica cuando se trata su uso de modo particular. Por ejemplo, si un
policía federal quiere tener armas a su nombre, deberá tramitar la credencial
de legítimo usuario, como cualquier ciudadano.

Son requisitos indispensables para tener la condición de legítimo usuario:

 Ser mayor de 21 años;

 El peticionante no debe presentar anormalidades físicas o psíquicas;

 Acreditar domicilio y medio legal de vida;

 No poseer antecedentes penales (RENAR, 2001).

Se agregan requisitos especiales (aparte de los mencionados anteriormente)
para los miembros de poblaciones aisladas, miembros de embarcaciones,
aeródromos, miembros de asociaciones de tiro, etcétera.

27
2.11. Tenencia y transporte
La acreditación de ser legítimo usuario permite al titular de la credencial:

 tener armas de fuego en su lugar de residencia;

 transportar las armas registradas, en condiciones especiales (sin
munición en cargador o tambor), es decir, descargadas y separadas de su
munición;

 adquirir y tener municiones;

 reparar las armas o piezas sueltas;

 entrar y salir del país con las mismas.

Hay que tener en cuenta que aparte de la credencial de legítimo usuario, el
poseedor tendrá una credencial de color rosa por cada arma que posea. Esa
credencial se denomina credencial de tenencia y no tiene vencimiento. En ella
figuran los datos del titular del arma, como así también las características
técnicas de la misma.

Figura 16: Credencial de tenencia

Fuente: Policía de la Provincia de Córdoba, 2010, p. 48.

Además de estas dos credenciales, el legítimo usuario tendrá otra más que le
servirá para adquirir municiones de los calibres autorizados por el RENAR, es
decir, por las armas que tenga registrada. Esta credencial de color verde se
denomina “credencial de consumo de munición” y no vence. Se renueva
cuando se llena la misma (tiene varios renglones para las determinadas
compras). Por ejemplo, si una persona tiene dos armas calibre .22 PLG y un

28
arma 9 mm, tendrá dos credenciales para la compra de munición: una para el
calibre .22 y otra para el 9 mm.

Para comprender mejor esto de las credenciales, vamos a dar un ejemplo:

Un legítimo usuario de armas de uso civil condicional tiene:

 una pistola calibre .22 PLG;

 dos revólveres calibre .38 PLG;

 una escopeta calibre 12 UAB.

Este legítimo usuario tendrá:

 una credencial de legítimo usuario color verde;

 cuatro credenciales de tenencia de color rosada (una por cada arma que
posee);

 tres credenciales de consumo de munición: una para el calibre .22 PLG,
otra para el calibre .38 PLG y, finalmente, otra para el calibre 12 UAB.

2.12. Portación

La portación de un arma de fuego consiste en disponer de un arma de fuego en
condiciones de uso inmediato (cargada) en lugares públicos o de acceso
público. La portación de armas de fuego en Argentina es eminentemente
restrictiva; sólo se otorga a personas que, por su función (por ejemplo, los
policías), puedan tener armas propias en esas condiciones. En Estados Unidos la
portación de Armas de Fuego es un derecho constitucional para quienes
puedan poseer armas. En Argentina se pena en el Código Penal la portación de
un arma de fuego.

29
Figura 17: Credencial de portación

Fuente: Policía de la Provincia de Córdoba, 2010, p. 59.

En caso de que un legítimo usuario (volvamos al ejemplo del policía) desee
tener la portación, el RENAR le va a otorgar las tres credenciales anteriores y
además una credencial de color celeste. En esta se autoriza al legítimo usuario a
portar cualquiera de las armas cortas registradas. Cabe aclarar que en nuestro
país no se otorga portación de armas largas a particulares. Esta credencial
tendrá vigencia por un año, durante el cual el legítimo usuario tendrá que
acreditar la condición por la cual requiere la portación. Por ejemplo, el policía
solicitará una constancia de servicio, es decir, de que pertenece, por ejemplo, a
la Policía Federal) para que el RENAR justifique la emisión de la misma.

2.13. Jurisprudencia de la Corte
Suprema de Justicia de la Nación
A continuación vamos a conocer algunos fallos relacionados a las armas de
fuego.

AGUILERA, Sebastián Horacio

Tribunal Oral en lo Criminal nº 23 | 12 de marzo de 2012 |
Causa nº 3338

 Hechos

Una persona cometió un robo valiéndose de un arma de fuego
descargada para intimidar a la víctima. El fiscal solicitó que el
hecho, además de ser subsumido en el delito de robo agravado
(art. 166, inc. 2º, párr. tercero), sea encuadrado en la figura de

30
tenencia de arma de fuego de uso civil (art. 189 bis, inciso 2º,
primer párrafo, del Código Penal).

 Sumarios

1. ARMAS DE FUEGO. Tenencia y portación.

Tanto la agravante contenida en el art. 166, inc. 2º, segundo
párr. del Código Penal, como la conducta contemplada por el art.
189 bis, inciso 2º, primer párr. del Código Penal, reclaman la
acreditación, como elemento típico, de un “arma de fuego”, lo
cual no equivale al elemento “arma de fuego no apta para el
disparo” o “arma de utilería” (art. 166, inciso 2º, tercer párr. del
Código Penal), sino que debe tratarse de un arma apta para sus
fines específicos, esto es, al momento del hecho debe poseer
aptitud de disparo, para lo cual es necesario no solo un
funcionamiento del elemento arma que así lo permita, sino
también que contenga munición en su interior que resulte, a su
vez, apta para producir disparos (voto del juez MAGARIÑOS, al
que adhirió el juez JANTUS).

2. ARMAS DE FUEGO. Tenencia y portación. Inconstitucionalidad.

Aun cuando se aceptare la legitimidad de la prohibición de la
mera tenencia de objetos en sí peligrosos, sobre la base de la
consideración de una finalidad potencial de uso delictivo de ese
elemento en un estadio anterior a la tentativa de algún delito —
cuestión está altamente discutible, debido a que la prohibición
así concebida se sustenta en una “pena de sospecha”—, la
interpretación que pretende atrapar también, como prohibida,
la tenencia de armas no aptas para el disparo, se apoya en una
“doble pena de sospecha” que vence las barreras establecidas
por el artículo 19 de la Constitución Nacional, dado que aleja la
punibilidad del estadio de la tentativa hasta tal extremo que
abarca también la mera tenencia de objetos no peligrosos en sí,
pero listos para ser puestos en condiciones de ser convertidos en
riesgosos inmediatamente, con independencia de que luego se
verifique o no una finalidad delictiva ulterior (voto del juez
MAGARIÑOS, al que adhirió el juez JANTUS).8

-------------------------------------------------------------------------------------

8
Ministerio Público de la Defensa. Secretaría General de Capacitación y Jurisprudencia. Defensoría
General de la Nación. (noviembre de 2013). Aguilera, Sebastián Horacio (TOC nº 23). Boletín electrónico de
Jurisprudencia, p. 34. Recuperado de http://goo.gl/Vsc6mf

31
CONTRERAS, Alfredo Ezequiel

Tribunal Oral en lo Criminal nº 27 | 7 de diciembre de 2012 |
Causa nº 3764

 Hechos

El autor de un robo utilizó un elemento cortante únicamente
durante el forcejeo que mantuvo con un policía para impedirle
que lo detuviera.

 Sumarios

1. ROBO. Agravante por la utilización de un arma.

A diferencia de lo que ocurre con el tipo básico del robo, en el
que expresamente se contempla que la violencia física que
caracteriza a ese delito pueda tener lugar después de cometido
el hecho, no se ha previsto una regla similar con relación al
empleo de armas como circunstancia agravante del robo, por lo
cual si el arma es utilizada para “procurar la impunidad” después
de la ejecución del hecho, ello no da lugar a la aplicación del tipo
penal agravado del art. 166 inc. 2º del Código Penal, que
requiere que el arma sea usada “para cometer el robo” (voto en
disidencia del juez DE LA FUENTE).9

BIBIANO, Fernando Nicolás

Tribunal Oral en lo Criminal nº 17 | 3 de octubre de 2013 |
Causa nº 3973/4018

 Sumarios

1. ROBO. Agravante por la utilización de un arma. Armas en
sentido impropio.

La utilización de una botella para intimidar en el contexto de un
robo no da lugar a la aplicación de la circunstancia agravante
contemplada en el artículo 166, inciso 2°, primer párrafo, del
Código Penal, dado que esta cláusula solo abarca a las llamadas

9
Ministerio Público de la Defensa. Secretaría General de Capacitación y Jurisprudencia. Defensoría
General de la Nación. (noviembre de 2013). Contreras, Alfredo Ezequiel (TOC nº 27). Boletín electrónico de
Jurisprudencia, p. 32. Recuperado de http://goo.gl/Vsc6mf

32
armas propias, es decir, aquellas que lo son por definición (voto
concurrente del juez GIUDICE BRAVO* ).10

DIEGO, Leandro

Tribunal Oral en lo Criminal nº 17 | 5 de octubre de 2012 |
Causa nº 3771

 Hechos

Dos personas le exigieron a otra sus pertenencias amenazándola
con unos pedazos de botella de vidrio que llevaban consigo,
luego de lo cual le efectuaron cortes en su rostro con dichos
objetos. El Tribunal consideró inaplicable la calificación de robo
con armas.

 Sumarios

1. ROBO. Agravante por la utilización de un arma. Armas en
sentido impropio.

La expresión misma de “arma impropia” encierra una clara
contradicción, pues la impropiedad remite siempre a la falta de
propiedad en el uso de las palabras, por lo que el
reconocimiento de aquel concepto supone necesariamente que
el objeto sobre el que se aplica dicho rótulo carece de las
cualidades convenientes para ser denominado de ese modo
(voto del juez VEGA, al que adhirió el juez MARTÍN).

2. ROBO. Agravante por la utilización de un arma. Armas en
sentido impropio.

La utilización de unos pedazos de botella de vidrio para intimidar
a la víctima en el contexto de un robo no da lugar a la aplicación
de la circunstancia agravante contemplada en el artículo 166,
inciso 2°, primer párrafo del Código Penal (voto del juez VEGA, al
que adhirió el juez MARTÍN).11

Agravamiento del robo por utilización de arma descargada.
Delitos Contra la Propiedad - Jurisprudencia Nacional
Causa N° 33.690 “Márquez Ariel Cristian s/procesamiento”.

10
Ministerio Público de la Defensa. Secretaría General de Capacitación y Jurisprudencia. Defensoría
General de la Nación. (noviembre de 2013). Bibiano, Fernando Nicolás (TOC nº 17). Boletín electrónico de
Jurisprudencia, p. 12. Recuperado de http://goo.gl/Vsc6mf
11
Ministerio Público de la Defensa. Secretaría General de Capacitación y Jurisprudencia. Defensoría
General de la Nación. (noviembre de 2013). Diego, Leandro (TOC nº 17). Boletín electrónico de
Jurisprudencia, p. 12. Recuperado de http://goo.gl/Vsc6mf

33
Juzgado de Instrucción N° 37 de Capital Federal. rta. 22 de
noviembre 2007.
Poder Judicial de la Nación
Causa N° 33.690 “Márquez Ariel Cristian
s/procesamiento” Interlocutoria Sala VI (3) Juzgado de
Instrucción N° 37

Buenos Aires, 22 de noviembre de 2007. Y VISTOS; Y
CONSIDERANDO:
I.-) Llegan las actuaciones a estudio del Tribunal en virtud del
recurso de apelación interpuesto por la defensa de Ariel Cristian
Márquez -ver fs. 130/131-contra el auto de fs. 98/102 mediante
el cual, en su punto dispositivo I, se resolvió decretar el
procesamiento del nombrado por considerarlo “prima facie”
autor penalmente responsable del delito de robo calificado, en
concurso real con tenencia ilegítima de arma de fuego de uso
civil (arts. 45, 55, 166 inciso segundo, tercer supuesto y 89 bis
inciso segundo, primer párrafo del Código Penal).

II.-) Conforme se desprende del auto de fs. 132, el
Sr. Juez de grado concedió el recurso de apelación sólo respecto
del procesamiento del imputado en orden al delito de robo
calificado (art. 166 inciso 2°, tercer supuesto del Código Penal),
no haciéndolo en lo atinente al delito de tenencia ilegítima de
arma de uso civil (art. 189 bis, inciso 2°, párrafo primero del
Código Penal) por entender que no estaba motivado, habiendo
esta última decisión quedado firme.

Dicho recurso fue interpuesto en legal tiempo y forma y
mantenido de la misma manera ante la Alzada -ver fs. 137 vta-
habiendo la parte expresado agravios a través del informe de fs.
143/145 en el que solicitó la revocación del auto en crisis.
Sostuvo para ello que su impugnación se basaba en dos puntos
centrales. En primer lugar, la analogía “in malam partem”
practicada por el Sr. Juez de grado y en segundo término en lo
atinente a la consumación del delito.

Respecto del primer agravio sostuvo la recurrente que si bien el
arma secuestrada resultó apta para producir disparos, se
encontraba sin municiones en su interior, por lo que la
calificación legal escogida en el auto en crisis encuentra sustento
en una analogía “in malam partem”, lo cual se halla vedado por
nuestro ordenamiento legal ya que el robo mediante el uso de
un arma descargada no está previsto en la ley, y ante dicho vacío
legal corresponde calificar la conducta como constitutiva del
delito de robo simple. Respecto del segundo agravio, sostuvo

34
que el hecho analizado ha quedado en grado de conato pues el
imputado en ningún momento ha podido disponer libremente
del bien sustraído del negocio de Rivera ya que en todo
momento Márquez fue observado, en un primer momento por el
denunciante, y posteriormente por el personal policial que luego
procedió a su detención.

III.-) Se encuentra acreditado en autos, y no discutido por la
defensa, que el día 4 de octubre de 2007 aproximadamente a las
0:30 horas, el imputado Ariel Cristian Márquez habría ingresado
al comercio denominado “Servicio Técnico TSS”, sito en la
Avenida Francisco Beiró 5235 de esta ciudad, cuando el
damnificado, Diego Gastón Rivera se hallaba en su interior
probando un equipo reproductor de CD marca “Fujitel”. Acto
seguido el imputado, previo a exhibirle a Rivera un arma de
fuego que extrajo de entre sus ropas, le exigió que envolviera
dicho aparato a la vez que le manifestó “hacé de cuenta que ya
lo pagué, no digas nada” (sic), para posteriormente salir del local
a paso apresurado.

Así las cosas, y pasados unos segundos, el damnificado egresó
del local, y al advertir la presencia policial a escasos metros, le
hizo señas al Cabo Pawluc, quien concurrió hasta dicho sitio en
donde le fue informado por el damnificado lo sucedido instantes
antes, mientras el imputado ya había doblado por el Pasaje
Ibarrola.

En ese contexto el uniformado, previa solicitud de apoyo,
comenzó a perseguir al imputado observando cómo ascendía a
un rodado estacionado en dicho pasaje y en el que se
encontraba sentado al volante el sobreseído Ríos, procediendo
finalmente a la detención de Márquez y al secuestro de los
elementos detallados en el acta labrada en la oportunidad (ver
fs. 6).

Poder Judicial de la Nación

Causa N° 33.690 “Márquez Ariel Cristian s/procesamiento”
Interlocutoria Sala VI (3) Juzgado de Instrucción N° 37

IV.-) La defensa no cuestiona ni la materialidad del hecho ni la
participación en el mismo por parte del imputado, sino que lo
que cuestiona es la calificación legal asignada en el auto en crisis
por el Sr. Juez de grado.

35
V.-) Del delito de robo calificado (art. 166, inciso segundo, tercer
supuesto del Código Penal).

a.) El Sr. Juez Luis María Bunge Campos dijo: Tal como ya lo
sostuviera (ver en este sentido causa N° 27.141, “Vargas Leis,
Williams”, rta.: 02/06/05) la conducta de robo con un arma de
fuego descargada, debe encuandrarse en la figura legal de robo
simple (art. 164 del C.P.).

Si bien son ciertas las críticas efectuadas a la reforma del art. 166
del C.P., la que, entre otros casos, no trata específicamente el
supuesto de robo con un arma de fuego habiéndose acreditado
que ésta se encontraba descargada, no puede el juez interpretar
analógicamente dicha agravante. Si la letra de la ley no
contempla específicamente el caso de un arma descargada, a
diferencia de los demás supuestos que sí específica, no puede
entenderse que el arma descargada quede incluida de todas
formas en la agravante.

La vinculación de la interpretación al límite del tenor literal no es
en absoluto arbitraria, sino que se deriva de los fundamentos
jurídicos-políticos y jurídico-penales del principio de legalidad.

Una aplicación del Derecho Penal que exceda del tenor literal
vulnera la autolimitación del Estado en la aplicación de la
potestad punitiva y carece de legitimación democrática. La
prohibición de la aplicación analógica es la derivación del
principio de legalidad de mayor complicación e incidencia
práctica y consiste en la decisión de un caso penal no contenido
por la ley y la extensión del texto legal a casos que éste no
contiene importa la creación de derecho, lo cual viola el principio
de división de poderes.

Aptitud para el disparo puede referirse únicamente al
mecanismo del arma, con lo cual los dos primeros casos que se
plantearon como dudosos (robo con arma cuando su carga o
idoneidad de sus proyectiles no pudiera tenerse por ningún
modo acreditado y el robo con arma descargada) no podrían
encuadrar en el nuevo art. 166, inc. 2.3. Teniendo en cuenta que
los párrafos 1 y 2 exigen un arma ofensiva, no quedaría otra
alternativa que considerar el robo con un arma descargada o
cargada con cartuchos inaptos como un robo simple.

Es por ello que entiendo que le asiste razón a la defensa en

36
cuanto a este tópico se refiere y el hecho analizado constituye el
delito de robo simple.

b.) El Dr. Julio Marcelo Lucini dijo:

De las constancias de autos surge que si bien el arma incautada
se encontraba descargada, resultó “apta para producir disparos y
de funcionamiento normal” (ver pericia de fs. 88/89), y por ello,
entiendo que el auto recurrido debe ser homologado.

Ello así, toda vez que el revólver en cuestión, si bien no poseía
municiones en su tambor y por ende no podría ya ser
considerado un arma de fuego con entidad para agravar la figura
en ese sentido, sí seguía presentando externamente las
características definitorias de tal elemento, siendo por tal motivo
perfectamente equiparable por su destino a aquéllos que
intentan imitarlos para simular la violencia de un
desapoderamiento armado -los llamados de juguete o utilería-,
justamente por generar una mayor intimidación en la víctima. Y
más aún, al haberse acreditado en el sumario que el arma en
cuestión resultó apta para producir disparos (ver en este sentido
causa N° 31.636 “Páez, Cristian”, rta.: 16/02/07).

No debe soslayarse que la reforma al artículo 166 del Código
Penal, introducida por la ley 25.882, tuvo por fin terminar con la
Poder Judicial de la Nación causa N° 33.690 “Márquez Ariel
Cristian s/procesamiento” Interlocutoria Sala VI (3) Juzgado de
Instrucción N° 37 discusión existente en torno a la utilización de
armas que no provocaban un peligro real, ya sea por no ser
aptas para producir disparos, ya sea por no estar cargada, o por
no ser verdadera -de juguete o utilería-. Tal afirmación surge
claramente del mensaje del Poder Ejecutivo del 3 de diciembre
de 2003 al señalarse que “La voluntad del legislador es
establecer una escala penal que va de 3 a 10 años para castigar
este tipo de hechos, es decir, cuando se utilice algo que parezca
arma aunque no lo fuere. ¿Por qué?. Por el mayor poder
intimidatorio que ello tiene. De lo contrario, sólo deberíamos
castigar esta conducta con la norma del artículo 164, es decir,
con el robo simple, la figura básica” (ver exposición del diputado
Damiani).

Esta conclusión, en definitiva, de modo alguno afecta el principio
de legalidad (nullum crimen sine lege) contenido en el art. 18 de
la Constitución Nacional, ya que la figura prevista en el artículo
166 inciso 2° último párrafo -a mi entender-es sumamente
descriptiva y precisa, alejando así la posibilidad que la

37
equiparación entre un arma de juguete, una de utilería y una
auténtica descargada o no apta para el tiro, sea el resultado de
la aplicación de reglas analógicas.

Refuerza más este argumento, la idea ya expresada que en esta
categoría siempre van a quedar incorporados todos aquellos
elementos que por sus características sean visualizados como
armas de fuego y que -como claramente refiere el tipo legal-por
cualquier circunstancia “no pudiera tenerse de ningún modo por
acreditada” su aptitud para el disparo.

Por lo expuesto entiendo que el auto apelado debe
ser homologado en este sentido.

c.) El Dr. Gustavo A. Bruzzone dijo:

Tal como he sostenido anteriormente (Sala I, causa N° 26.664
“Cardinello, Fernando”, rta.: 05/09/05), “la utilización de un
arma descargada para amedrentar a las víctimas y procurar el
desapoderamiento buscado encuadra en el tipo penal de robo
agravado por el uso de armas, puesto que el legislador, al
introducir las modificaciones receptadas en la ley N° 25.882, no
sólo ha tenido en cuenta el poder ofensivo de tales instrumentos
sino también el temor que aquéllos puede provocar en la víctima
del delito ...”.

Por ello, considero que debe confirmarse el auto apelado.

VI.-) De la consumación del hecho:

Conforme se desprende de lo manifestado por el damnificado
Diego Gastón Rivera -ver fs. 15 y 54-, luego de que Márquez
egresara de su comercio, él esperó unos segundos y también
salió tras el delincuente, y al ver que a escasos metros del lugar
estaba el Cabo Pawluc, lo anotició de lo sucedido. Ante ello el
preventor comenzó a perseguir al imputado observando como
éste, luego de hacer una cuadra, ingresó al vehículo en el que
finalmente fue aprehendido.

Por su parte, el Cabo 1° Rubén Darío Pawluc (ver fs. 1 y 52)
indicó que luego de que Rivera le informara lo sucedido
comenzó la persecución del imputado a quien detuvo luego de
que ascendiera al vehículo que estaba al mando del ahora
sobreseído Ríos.

Tiene dicho la doctrina al respecto que “hay apoderamiento en

38
el preciso instante en que el ladrón tiene la disponibilidad física
de disponer del objeto ... una vez transcurrido ese momento, el
delito está irrevocablemente consumado, aunque en realidad el
ladrón no lo haya dispuesto o haya sido impedido de hacerlo por
su ulterior detención con secuestro de la cosa; nada de esto
modifica la consumación ya acaecida” (Frias Caballero, Jorge, “La
acción material constitutiva del delito de hurto”, Ed. Abeledo
Perrot, año 1962, pág. 42/43, citado en la causa N° 33.565 (Cozio
Ortíz, Marcelo”, rta.: 25/10/07).

Poder Judicial de la Nación

Causa N° 33.690 “Márquez Ariel Cristian s/procesamiento”

Interlocutoria Sala VI (3) Juzgado de Instrucción N° 37

De las constancias de autos no surge que Márquez hubiera
tenido la libre disponibilidad del bien que intentara sustraer ya
que desde el momento de su egreso del local en cuestión fue
perseguido por el personal policial que posteriormente procedió
a su detención.

Es por ello que entendemos que el hecho analizado ha quedado
en grado de conato.

Por ello, el Tribunal RESUELVE:

Confirmar el auto de fs. 98/102 en todo cuanto fuera materia de
recurso, debiéndose modificar su calificación legal a la de robo
calificado en grado de tentativa (arts. 166 inciso 2°, párrafo
segundo y 42 del Código Penal). (Pazos Crocitto, s. f.,
http://goo.gl/w8wZIq).

39
2.14. Actualización de la Ley Nacional de
Armas y Explosivos Nº 20.429
Existen varias actualizaciones en referencia a la Ley 20.429. Mencionaremos de
manera sintética dichas modificaciones.

 Ley 21.470 (1976): modificación del valor de multas.

 Ley 21.829 (1978): modificación del valor de multas.

 Decreto 302 (1983): reglamentación parcial de la Ley 20.429 en relación
a pólvoras, explosivos y afines.

 Resolución 499 (1988): actualiza el valor de las multas.

 Resolución 1382 (1988): actualiza el valor de las multas.

 Resolución 565 (1989): actualiza el valor de las multas.

 Resolución 961 (1990): actualiza el valor de las multas.

 Resolución 364 (1991): actualiza el valor de las multas.

 Resolución 544 (1995): actualiza el valor de las multas.

 Ley 24.492 (1995): prohíbe la trasmisión de todo tipo de armas de fuego,
ya sea a título gratuito u oneroso. Requisito para la obtención de la
condición de legítimo usuario.

 Decreto 306 (2007): establece los puntos por donde se debe exportar e
importar explosivos.

 Resolución 373 (2013): esta resolución, si bien no modifica la Ley 20.429,
establece que cualquier ciudadano o entidad se puede oponer a la
autorización que el RENAR otorga a ser legítimo usuario o a tener la
portación de un arma, con razones fundadas.

 Disposición 311 (2013): esta disposición establece la digitalización
(solicitudes electrónicas) de trámites para la obtención de la credencial
de legítimo usuario como así también de la credencial de consumo de
municiones.

 Disposición 23 (2014): En esta disposición se establecen los lugares y las
condiciones de seguridad donde se resguardan todos los materiales
controlados por el RENAR. Es decir que el lugar donde un legítimo
usuario o comerciante guarde sus armas, pólvoras, municiones, etcétera,

40
debe reunir determinadas características (caja fuerte, cuarto seguro,
armario para armas, etc.).12

2.15. Nuevas Resoluciones y
Disposiciones. SIGIMAC

En el año 2012, mediante la disposición N. º 643/12, se crea el “Sistema de
Gestión Integral de Materiales Controlados”13. Este sistema pretende, de
manera digital, tener un registro de todos los materiales controlados por el
RENAR. Este sistema se encuentra vigente tanto para los legítimos usuarios
como así también para los comerciantes. De esta manera, el RENAR permite
tener un control más dinámico de todo el movimiento de armas, explosivos y
afines en todo el territorio nacional.

Figura 18: Imagen del sistema SIGIMAC

Fuente: Policía del Chaco, s. f. http://goo.gl/nIJBhO

Para comprender mejor este sistema, destacaremos los artículos más
importantes de la disposición Nº 643.

Tipo de Norma: Disposición

12
RENAR. Véase:
https://www.renar.gov.ar/index_seccion.php?seccion=legislacion_visualizar&m=3&ley=280&disp=si
13
RENAR. Véase:
https://www.renar.gov.ar/index_seccion.php?seccion=legislacion_visualizar&m=3&ley=269&disp=si

41
Número de Norma: 643/12
Emisor: Renar
Referencia: Creación del Sistema de Gestión Integral de
Materiales Controlados (SIGIMAC)

ARTÍCULO 1°.- Créase el Sistema de Gestión Integral de
Materiales Controlados (SIGIMAC), para toda la operatoria del
Registro Nacional de Armas, el cual se integrará por Módulos
según los diferentes Usuarios y Servicios, los cuales se
implementarán de manera gradual de acuerdo a la capacidad de
desarrollo y necesidad técnica de los distintos sectores
intervinientes del Organismo.

ARTICULO 5° -. Apruébense la puesta en marcha del Módulo
de Servicios Solicitudes Electrónicas (MoSSE) del Sistema de
Gestión Integral de Materiales Controlados (SIGIMAC), para las
solicitudes contempladas en la Disposición RENAR N° 520/12, las
solicitudes de Tenencia de armas de fuego de Uso Civil
Condicional y las solicitudes de Tarjeta de Control de Consumo
de Munición cuando se realice en forma conjunta a las
solicitudes anteriores y del Módulo de Servicios Gestión de
Usuarios y Contraseñas (MoSGUC) del SIGIMAC.
ARTICULO 6º:- Apruébese el Manual de Operaciones del
SIGIMAC cuya Estructura General, Apertura Temática y
Codificación se agregan en el ANEXO II que forma parte
integrante de la presente Disposición.

ARTICULO 9°.- Establézcase que la carga inicial de las existencias
de armas de fuego y repuestos principales en poder de los
Legítimos Usuarios Comerciales vigentes deberá efectuarse en el
período comprendido entre el 22 de octubre de 2012 y el 21 de
diciembre de 2012.

ARTICULO 10°.- Se entenderá por existencias, a los efectos del
artículo anterior, a todo material clasificado como arma de fuego
y repuesto principal que se encuentre en poder del Legítimo
Usuario Comercial, independientemente del título o causa que
haya originado su ingreso.

ARTICULO 12.- El cumplimiento de lo indicado en el artículo 9°
deberá realizarse en forma electrónica en el SIGIMAC
(www.renar.gob.ar/sigimac), a través del cual el Legítimo

42
Usuario Comercial ingresará, con carácter de Declaración Jurada,
los datos identificatorios y de origen de la totalidad de las
existencias de armas y/o repuestos principales con que contare
al 21 de octubre de 2012 inclusive.

ARTICULO 13.- Prescríbase que la declaración de las
existencias de los materiales precedentemente mencionados a
partir del 22 de octubre de 2012 estará sujeta a la aprobación
del registro de los datos por parte del REGISTRO NACIONAL DE
ARMAS, momento en el cual el Organismo otorgará a cada
material declarado el Código Único de Identificación de Material
(C.U.I.M.), de conformidad a lo establecido en la Disposición
RENAR N° 390/12.

ARTICULO 14.- Establézcase que a partir del 22 de octubre de
2012 los fabricantes de armas y repuestos principales deberán
informar diariamente la producción que ingresen a su stock a
través del SIGIMAC, específicamente mediante el Módulo de
Usuarios Comerciales, que cumplirá la función de Libro de
Registro Oficial de Operaciones en formato electrónico.

ARTICULO 20.- Las presentaciones referentes a Apéndice IV a
la Directiva 21 RENAR por parte de Usuarios Comerciales así
como las armas y repuestos principales dejadas en consignación
para su venta, deberán informarse vía electrónica mediante el
SIGIMAC y su aprobación estará sujeta a la acreditación de la
conformidad del anterior poseedor, a cuyos efectos es de
aplicación lo dispuesto en el artículo 23 de la Disposición RENAR
N° 752/10 mediante la presentación de UN (1) Formulario Ley
23.979 tipo 05 por cada arma de fuego, u otro Formulario Ley de
igual valor.14

Como vemos, la idea y puesta en marcha de este sistema; permite al RENAR, no
sólo actualizar de manera virtual y dinámica las bases de datos relacionadas al
tema de armas y repuestos, sino que en tiempo real, se puede contar con esa
información. Esto evidentemente es una clara puesta de manifiesto que el
correcto uso de la tecnología, permite la implementación de sistemas eficaces.

14
RENAR. Véase:
https://www.renar.gov.ar/index_seccion.php?seccion=legislacion_visualizar&m=3&ley=269&disp=si

43
2.16. Ley 25.938. Armas. Registro y
destrucción

La presente Ley, sancionada en el mes de septiembre de 2004 hace referencia a
la registración de armas, materiales controlados, secuestrados o incautados.
Nace de la importancia de la regulación de todo el material controlado por
parte del RENAR en relación a hechos delictivos. Es decir, cuando una autoridad
secuestre un elemento controlado (arma, munición, explosivo, etc.) en relación
a una causa; esta, deberá informar al RENAR sobre tal situación y adoptar las
medidas necesarias para poder contener dichos materiales hasta tanto se
resuelva su situación (devolución, decomiso o destrucción).

44
Referencias
Admin. (15 de abril de 2014). Ejemplos de armas blancas [imagen que acompaña el
artículo]. Mundo Ejemplos [Blog]. Recuperado de
http://mundoejemplos.com/ejemplos-de-armas-blancas/

Club de armas. (s.f.). Carga de un arma con llave de rueda [artículo en línea].
Recuperado de http://clubdearmas.com/novedades/ver/carga-de-un-arma-con-llave-
de-rueda

García del Pino, J. E. (2008). Imagen sin título [Imagen que acompaña al artículo].
Revista BienMeSabe.org [en línea], (597). Recuperado de
http://www.bienmesabe.org/noticia/2008/Junio/juan-cristobal-pepe-y-camilo-
herreros-i

Gato, O. (s.f.). Mosquete de mecha [fotografía que acompaña la publicación en línea].
Recuperado de
http://www.osvaldogatto.com.ar/index.php?lang=es&view=product&pid=37

Guzmán, C. A. (2000). Manual de criminalística. Buenos Aires, Argentina: La Rocca.

Guzmán, C. A. (21 de julio de 2011). Criminalística, Ciencias Forenses e Investigación
Criminal [publicación en línea]. Recuperado de
http://www.carlosguzman.com.ar/breve-historia-sobre-el-origen-de-las-armas-de-
fuego/

Locles, R. J. (2003). Tratado de Balística. Buenos Aires, Argentina: La Rocca.

Martínez, S. D. (20 de julio de 2013). Atacan a hombre con picahielo [Imagen que
acompaña al artículo]. La Crónica.com [Digital]. Recuperado de
http://www.lacronica.com/Edicionenlinea/Fotos/Policiaca/676704-N.JPG

Medicina forense. (s.f.). Heridas por armas blancas [imagen que acompaña al artículo].
Recuperado de http://www.criminalistica.com.mx/areas-forenses/medicina-
forense/496-heridas-por-armas-blancas

Ministerio Público de la Defensa. Secretaría General de Capacitación y
Jurisprudencia. Defensoría General de la Nación. (Noviembre de 2013). Boletín
electrónico de Jurisprudencia. Recuperado de http://goo.gl/Vsc6mf

Mora Chamorro, H. (2012). Manual del Vigilante de Seguridad, tomo 2 (3ª ed.).
Alicante, España: Club Universitario. Recuperado de https://goo.gl/vvBWwH

Murtz, H. A. (2005). Exploded Gun Drawings. EE.UU.: KP Books.

Pazos Crocitto, J. I. (Dir.). (s.f.). Agravamiento del robo por utilización de arma
descargada [Fallo en línea]. Instituto de Estudios Penales. Recuperado de
http://www.iestudiospenales.com.ar/parte-especial/delitos-contra-la-

45
propiedad/jurisprudencia-nacional/111-agravamiento-del-robo-por-utilizacion-de-
arma-descargada.html

Policía de la Provincia de Córdoba. (2010). Manual de Uso Racional de Armas.
Córdoba: Policía de la Provincia de Córdoba.

Policía del Chaco. (s.f.). División REPARCH [Imagen que acompaña al artículo].
Recuperado de http://policia.chaco.gov.ar/index.php/ecmPagesView/view/id/96

Real Academia Española. (2014). Diccionario de la lengua española (23ª ed.). Madrid:
Espasa. Recuperado de http://www.rae.es/

RENAR. (s.f.). Disposiciones [publicación en línea]. Recuperado de
https://www.renar.gov.ar/index_seccion.php?seccion=legislacion_visualizar&m=3&ley
=269&disp=si

RENAR. (s.f.). Nomenclador de Armas de Fuego [publicación en línea]. Recuperado de
http://www.renar.gov.ar/index_seccion.php?seccion=nomenclador&m=2

RENAR. (2001). Manual Registral RENAR [versión digital]. Recuperado de
http://www.aicacyp.com.ar/disposiciones_legales/2010manualregistral.pdf

46