Introduccion del coeficiente f de Darcy en las ecuaciones de la distribucion de

velocidades.

 En el libro de Arturo Rocha en el capítulo II se establece una ecuación la cual es:

Donde:

En la ecuación anterior nos muestra que en tubería la diferencia entre la velocidad puntual y la
media depende de la distancia al contorno. Es independiente de que el contorno sea
hidráulicamente liso o rugoso.

Igualamos las ecuaciones:

Entonces se obtiene:

Si se reemplazan más formulas ya definidas para ajustar con los resultados experimentales, se
obtiene:

De aquí se puede obtener la relación entre la velocidad máxima y la velocidad media. La

velocidad máxima, que se desarrolla en el eje, corresponde a h = 2R. Luego,

La fórmula donde se reemplazan las formulas ya vista anteriormente es muy útil para la
obtención del coeficiente de Darcy de la velocidad media a partir del conocimiento de la
distribución de velocidades. Si en una tubería se miden los valores puntuales de la velocidad a
diferentes distancias del eje, se obtiene experimentalmente, para una caso partículas, la ley de
distribución de velocidades. Esto puede hacerse por medio de un tubo de Pitot.

A partir de los valores obtenidos para la velocidad a la distancia h en función de h es posible
calcular f y V por medio de la ecuación donde se reemplazan las formulas ya definidas.

Si los valores medidos hubieran sido obtenidos con gran precisión y alta confiabilidad, bastaría
con tomar dos de ellos y obtener dos ecuaciones con dos incógnitas y resolver el sistema,
hallando asi f y V. Sin embargo toda medición implica un error. Es preferible obtener f y V a
partir de todos los valores medidos, haciendo un gráfico en papel semilogaritmico.

La fórmula de reemplazamientos puede escribirse de la siguiente manera (refiriéndola al radio r

de la tubería).

Que presenta una línea recta cuya expresión es de la forma:

Siendo,

Los valores de m y b se obtienen del gráfico. Resolviendo las dos ecuaciones se consigue los
valores de f y V.

Transición entre contornos lisos y rugosos. Formula de Colebrook – White.

Hemos señalado y discutido ampliamente el concepto relativo a la naturaleza del contorno.

Desde el punto de vista hidráulico no podemos decir que un determinado contorno es en si liso
o rugoso. Depende también de las características del escurrimiento. Un contorno puede
comportarse como liso frente a un flujo, pero como rugoso frente a otro flujo. Todo depende
de la relación entre el tamaño de la rugosidad y el espesor de la subcapa laminar que podría
desarrollarse.

En el gráfico de Nikuradse se ve claramente que las tuberías más lisas requieren de un número
de Reynolds mayor para adaptarse de la ecuación general de las tuberías lisas. Podríamos, pues
decir que las tubería dejan de comportarse como lisas para el mismo valor de relación de

En las tuberías de rugosidad natural (no homogénea, diferente tamaño. Basta la presencia de
algunas protuberancias mayores que la media para alterar la subcapa laminar.

Los valores de f en la zona de transición entre tuberías lisas y rugosas se obtienen por medio de
la fórmula de Colebrook y White. Sabemos que en

Combinando ambas expresiones se obtiene de Colebrook y White.

Esta viene a ser la formula general para hallar el factor de fricción de Colebrook y White.