En el sexto episodio de Cadena Áurea de Filosofía nos

vestimos de gala (con indumentaria para penetrar el adytum) y
jugamos el papel de hermeneutas del texto fundamental de la
filosofía hermética: el Poimandres. En este texto legendario,
Poimandres (la Mente Universal, la Vasija Divina, el Pastor de
Hombres) le revela al adepto Hermes Trismegisto los secretos
de la creación en una entrañable narrativa que iguala en
profundidad mística y riqueza interpretativa al Génesis o
al Timeo de Platón. A diferencia de estos textos cosmogénicos,
el Poimandres no sólo expone cómo fue creado el mundo (y las
claves del supremo artificio) sino que revela también cómo
desandar la creación y expone un esquema para que lo creado
pueda regresar a la unidad espiritual con el Creador. Una
escalera dorada de siete escalones o planetas, cada uno un
guardián de un aspecto del alma humana. En este sentido el
texto es un vehículo, como los grandes cuerpos de
conocimiento budistas, compuesto para permitir al alma
escapar de la ilusión material y alcanzar la iluminación. En esto
resuenan también ecos de la tradición escatológica y
soteriológica egipcia. Siendo un cruce único de tradiciones,
probablemente compilado en Egipto alrededor del siglo II a. C.,
en el Poimandres se avala la aseveración de Frithjof Schuon,
exponente de la escuela perenne de filosofía, quien mantuviera
que el esoterismo comprueba "la unidad trascendente de las
diferentes religiones". ElPoimandres es, sin lugar a dudas, uno
de los lugares privilegiados para empezar la larga aventura a
través de los misterios. Un texto que, como señala Manly P.
Hall, no sólo lleva la estampa del hombre, lleva la estampa del
cielo, y que se merece el apelativo de "Divino" que lo ha
acompañado a lo largo de los siglos.