Tres  versiones  del  poema  10  de  Catulo  

 

10  
Vārūs  mē  mĕŭs  ād  sŭōs  ămōrēs  
uīsūm  dūxĕrăt  ē  fŏro  ōtĭōsŭm.  
scōrtīllum  ūt  mĭhĭ  tūnc  rĕpēntĕ  uīsŭm  est  

nōn  sāne  īllĕpĭdūm  nĕque  īnuĕnūstŭm.  
hūc  ūt  uēnĭmŭs  īncĭdērĕ  nōbīs  
sērmōnēs  uărĭi.  īn  quĭbūs.  quĭd  ēssĕt  

iām  Bīthŷnĭă.  quō  mŏdō  se  hăbērĕt.  
ēcquōnām  mĭhĭ  prōfŭīssĕt  aērĕ.  
rēspōndi  īd  quŏd  ĕrāt.  nĭhīl  nĕque  īpsīs  
nēc  praētōrĭbŭs  ēssĕ  nēc  cŏhōrtī.  

cūr  quīsquām  căpŭt  ūnctĭūs  rĕfērrĕt  
praēsērtīm  quĭbŭs  ēssĕt  īrrŭmātŏr.  
praētōr  nēc  făcĕrēt  pĭlī  cŏhōrtĕm.  

āt  cērtē  tămĕn  īnquĭūnt.  quŏd  īllīc  
nātūm  dīcĭtŭr  ēssĕ.  cōmpărāstī  
ād  lēctīcam  hŏmĭnēs.  ĕgo  ūt  pŭēllaē  
ūnūm  mē  făcĕrēm  bĕātĭōrĕm  

nōn  īnquām  mĭhĭ  tām  fŭīt  mălīgnē  
ūt  prōuīncĭă  quōd  măla  īncĭdīssĕt  
nōn  pōssem  ōcto  hŏmĭnēs  părārĕ  rēctōs.  

āt  mī  nūllŭs  ĕrāt  nĕque  hīc  nĕque  īllīc  
frāctūm  quī  uĕtĕrīs  pĕdēm  grăbātī  
īn  cōllō  sĭbĭ  cōllŏcārĕ  pōssĕt.  
hīc  īlla  ūt  dĕcŭīt  cĭnaēdĭōrĕm  

  ūtōr  tām  bĕnĕ  quām  mĭhī  părārĭm.   Yo  dije  la  verdad.   Llevóme  á  visitar  Varo  á  su  dueña.  īs  sĭbī  părāuĭt.  mănĕ  īnquĭī  pŭēllaē.   De  asuntos  varios  al  llegar  hablamos.     .   īstōs  cōmmŏdă  nām  uŏlo  ād  sĕrāpĭm   dēfērrī.   sēd  tu  īnsūlsă  măle  ēt  mŏlēstă  uīuĭs.       10   Cuando  ocioso  vagaba  por  el  Foro.   Sobre  todo  teniendo  á  la  cabeza   Un  pretor  prostituido.  á  quien  un  bledo   De  su  cohorte  le  importó  la  hacienda.   pēr  quām  nōn  lĭcĕt  ēssĕ  nēglĕgēntĕm.   Para  hacer  que  uno  allí  se  enriqueciera.   īstūd  quōd  mŏdŏ  dīxĕrām  me  hăbērĕ.  que  al  ser  de  pronto  vista.  y  de  cuánto  oro   Para  mi  obtener  pude  en  esa  tierra.   Y  entre  otros.  que  no  eran  nada.   fŭgīt  mē  rătĭō.  de  cuál  era   Su  condición  y  estado.   No  la  juzgué  sin  gracia  y  sin  belleza.quaēso  īnquīt  mĭhĭ  mī  Cătūllĕ  paūlŭm.   uērum  ūtrum  īllĭŭs  ān  mĕī  quĭd  ād  mē.  mĕūs  sŏdālĭs.   Cīnnā  est  Gāĭŭs.   Ni  el  pretor.  su  cohorte  y  los  nativos.   Una  joven.  de  Bitinia.

 a  sus  amores.  dije  á  ella.   Mas  tú  eres  tan  maligna  como  insulsa   Y  olvidadizo  ser  á  nadie  dejas.  con  cínica  impudencia.  ¿qué  me  importa?   Los  uso  cual  si  á  mí  correspondieran.  me  dijeron.   Me  equivoqué.   al  verme  ocioso.»         10   El  Varo  a  mí.   Quien  el  pie  roto  me  llevase  al  cuello).   .  de  alguna  cama  vieja.   no  en  verdad  desagradable  ni  desagraciada.  no  me  explico   Cómo  pude  decir  que  míos  eran.  desde  el  Foro:   una  ramerilla.   Tal  vez  para  llevarte  en  tu  litera   Trajiste  algunos  hombres.  como  allí  nació  la  moda.—«No  obstante.   Pero  suyos  ó  míos.   Que  aunque  mala  provincia  me  tocase   Ocho  hombres  conseguir  yo  no  pudiera.  mío.  me  llevó.   Ella  entonces.   —«No  fu!  tan  desgraciado.  la  dije.   Me  dijo:  «¿me  los  prestas.  mi  amigo  Cayo  Cinna   Fué  quien  pudo  traerlos  de  esa  tierra.  mi  Catulo?   Yo  al  templo  de  Serapis  ir  quisiera:»   «Un  momento.  como  a  mí  entonces  de  repente  me  pareció.»   (Y  esto  que  yo  ni  en  Roma  ni  en  Bitinia   Tuve  jamás.

 “a  mí  tan  malamente  me  fue   que.  una  provincia  porque  mala  me  cayera.  mi  amigo   Cina  es.  aun  así”.  recayeron  a  nosotros   discursos  varios  entre  los  cuales  qué  fuera   ya  Bitinia.  en  qué  medida  se  tenía.   para  la  litera  unos  hombres.   por  que  alguien  la  cabeza  más  ungida  trajera.  dicen.  si  de  él  o  míos.   En  verdad.   “No”.”  Yo.   Respondí  lo  que  era.   “esto  que  ora  había  dicho  que  yo  tenía.  un  poco   éstos  me  presta.  digo.  Gayo:  él  se  los  aparejó.  pues  quiero  a  Serapis   hacerme  llevar.”   Mas  yo  ninguno  tenía  ni  aquí  ni  allí   que  un  roto  pie  de  mi  viejo  diván   en  el  cuello  colocarse  pudiera.  mi  Catulo.  “a  mí.  que  nada  ni  para  nos  mismo   ni  para  los  pretores  había.Allí  cuando  llegamos.   Aquí  ella.   y  si  en  algo  a  mí  me  benefició  de  bronce.  para  ante  la  chica   uno  hacerme  más  afortunado.  dije  a  la  chica.   especialmente  los  que  tuvieran  un  mamado   de  pretor  y  al  que  no  le  importara  un  bledo  la  cohorte.  te  agenciaste.   me  huyó  a  mí  la  razón.”  “Espera”.  “lo  que  allí   natural  se  dice  que  es.   no  pudiera  ocho  hombres  aparejarme  rectos.   “Mas.  ¿qué  a  mí?   .  ni  la  cohorte.  de  cierto  que.  dice.  como  digno  era  del  más  sodomita:   “Te  lo  suplico”.

 -­‐me  dicen-­‐  comprarías  lo  que  se  dice   es  típico  de  allí:  para  la  litera  de  un  hombre  (29)..  para  hacerme  el  más  feliz  del  mundo  delante  de  la  chica.   Entonces  ella..  préstamelos  un  rato.   querido  Catulo.  insulsa.  Pero  tú  andas  por  la  vida  hecha  una  desgraciada  y   una  impertinente.  Pero."  (Y  la  verdad  es  que  yo  no  tenía  ni  uno.  qué  tal  se  estaba  allí.  según  me  pareció  al  pronto.  Respondí  tal  y  como  era:  que  ni  ellos   mismos  ni  los  pretores  ni  la  cohorte  habrían  sacado  nada  con  lo  que  volver  con  la   cabeza  mejor  perfumada.  dije:  "No  me  fue   tan  mal.  como  para  no  poder  comprar   ocho  hombres  de  buena  planta.   Pero  tú.Los  uso  tan  bien  como  si  a  mí  yo  me  los  aparejara.  con   cuánto  dinero  me  había  yo  beneficiado.  me  he  equivocado:  mi  compañero  -­‐o  sea.  ¿a  mí  qué?  Me  sirvo  de  ellos  igual  que  si   los  hubiera  comprado  para  mí.”       10   Mi  amigo  Varo  (27).  entre  las  cuales   hablamos  de  cómo  era  en  ese  momento  Bitinia  (28).En  cuanto  llegamos  allí."  "Aguarda  -­‐dije  a  la  chica-­‐.  al  menos."   Yo.  nada  sosa  ni  falta  de   encanto.  porque  hubiera  caído  en  una  mala  provincia.  "Pero.  ni  aquí  ni   allí."     .  como  corresponde  a  una  más  que  pendón.  sobre  todo  si  tenían  por  pretor  a  un  mamón  a  quien  le   importaba  un  bledo  la  cohorte.  mal  y  molesta  vives.  pues  quiero  que  me  lleven  al  templo  de   Serapis  (30).  tocamos  conversaciones  diversas.  que  pudiera  echarse  al  hombro  la  pata  rota  de  un  catre  viejo).  sean  de  él  o  míos.  dijo:  "Por  favor.  y  contigo  no  puede  uno  descuidarse.  como  estaba  yo  sin  hacer  nada.  él  es  quien   los  compró  para  sí.  una  putilla.  Gayo  Cina  (31)-­‐.  me  había  llevado  desde  el   foro  a  ver  a  su  amor.  respecto  a  eso  que  hace  poco  te  había  dicho   que  yo  tenía.   por  la  cual  no  se  puede  ser  distraído.