Medicina Universitaria 2009;11(43):134-40

Ética, filosofía e historia de la medicina

La medicina y la enfermedad en Alfonso Reyes
Yuliana Montserrat Medina-López,* Patricia Chávez-Robledo,* Nallely Villarreal-Marroquín,* Alicia Reyes,**
Jorge Valdez-García,*** Carlos Jair García-Guerrero***

Resumen

En este ensayo se analizan los síntomas, las enfermedades y las terapias que sufrió el escritor mexicano Alfonso Reyes, reconocido como
uno de los escritores más importantes de habla hispana. Se revisa su biografía, que muestra la evolución de sus síntomas cardiovasculares
y se documentan las patologías principales que tuvo a lo largo de su vida. Algunas de las enfermedades que sufrió Alfonso Reyes influyeron
en su creación literaria, y su condición de enfermo constante lo llevó a reflexiones nada casuales, siendo un ejemplar paciente.
Palabras clave: Alfonso Reyes, literatura.

Abstract

In this essay, the symptoms, diseases and therapies that the Mexican writer Alfonso Reyes suffered are analyzed. In addition, his biography
is reviewed, which shows the evolution of his cardiovascular symptoms and the main diseases and surgeries that he had throughout his life.
The diseases suffered by Alfonso Reyes influenced his literary creation and, because of his constant diseases, he made very non-casual
l reflections. He was also an exemplary patient.
Key words: Alfonso Reyes, literature.

…el mexicano que siendo profundamente nacional,
se movió en el mundo de las ideas con el señorío
de un hombre universal.
Ignacio Chávez

P
or su naturaleza, la vida de los escritores se ha intenciones diagnósticas o aun terapéuticas. El mismo
relacionado con la soledad, la locura o la luci- Reyes habló de la ciencia literaria, que en este ensayo
dez. Cada pensador y creador en letras puede analiza la ciencia médica.1 Además, la literatura es útil
estudiarse según se interese su vida u obra: la para la enseñanza de la medicina.2
biografía de los poetas nos brinda una puerta para inter- Los poetas, encargados de hablar por el corazón, no están
pretar sus creaciones. exentos de enfermedades cardiovasculares. Además de Re-
La medicina es ciencia y arte, y se permite incursionar yes, se sabe que Xavier Villaurrutia, Jaime Sabines, Emilio
en el análisis de datos subjetivos como los literarios, con Carballido, Francisco Casabella, Walt Whitman, Teodoro
Césarman, Pablo Neruda, Bertolt Brecht y Luis Cernuda,
entre otros, padecieron arritmias, insuficiencia cardiaca,
* Facultad de Medicina y Hospital Universitario Dr. José Eleuterio
González de la Universidad Autónoma de Nuevo León, UANL. infartos de miocardio u otra enfermedad cardiaca.3,4
** Capilla Alfonsina, INBA, Ciudad de México. En el caso del considerado Regiomontano universal,
*** Escuela de Biotecnología y Salud, Tecnológico de Monterrey.
Alfonso Reyes, se han escrito numerosas páginas que
Correspondencia: Dr. Carlos Jair García Guerrero. Centro Médico estudian su monumental obra literaria; en este trabajo se
San Francisco, Despacho 5, Avenida Loma Grande 2717, colonia
Lomas de San Francisco, CP 64710, Monterrey, Nuevo León,
analizan las evidencias clínicas en su obra para contem-
México. Correo electrónico: jairgarcia@doctor.com plarlo como paciente.
Con motivo del 120 aniversario de su natalicio y el 50
Este artículo debe citarse como: Medina-López YM, Chávez-
Robledo P, Villarreal-Marroquín EN, Reyes A y col. La medici- de su fallecimiento que se cumplen en el 2009, se realizó
na y la enfermedad en Alfonso Reyes. Medicina Universitaria este trabajo como un pequeño homenaje a la vida y obra
2009;11(43):134-40.
La versión completa de este artículo también está disponible en: del más grande de los escritores regiomontanos, con la
www.nietoeditores.com.mx, www.meduconuanl.com.mx intención de que el gremio médico se acerque a su obra,

134 Medicina Universitaria  ISSN 1665-5796

con su esposa e hijo. Al cumplir su misión. Tras el asesinato de su padre. XIII de España. el médico Alfonso Reyes Mota (figura 2). Ahí fundó. Figura 2. 2009 135 . el 17 de mayo de 1889 a las nueve de la noche. VIDA DE ALFONSO REYES Alfonso Reyes Ochoa nació en Monterrey.10 nuela G Viuda de Sada. coautora de este ensayo. Núm. México. Nuevo León. Nuevo León. marcó el inicio de la llamada Decena Trágica de la Revo- lución Mexicana. abril-junio. el Instituto de Varones de Jesús de Posteriormente lo reinstalaron en el Servicio diplomático Loreto y el Colegio Bolívar en su cuidad natal. que culminó con la muerte del entonces presidente de México. Éste fue un periodo de casi diez años de conspiraciones y golpes de Estado. DF.8 (figura 1). quien gobernó el estado durante tres periodos alternos entre 1885 y 1909. año en que recibió Isidro Fabela. lo suspendieron de su cargo a causa Figura 1. Un año después se inscribió en la Universidad Honorario del Ateneo de Ciencias y Artes. en la Ciudad de San Nicolás de los Garza. También se revisó material de la otra “capilla”: la Capilla Alfonsina de la Universidad Autónoma de Nuevo León. se trasladó a la Cuidad de México para En 1924. bajo la presidencia de Ve- nustiano Carranza. viajó a París donde quez Ureña. español. padre de Alfonso. ña. y más adelante Autónoma de México en la carrera de Leyes. a cargo de su nieta la doctora Alicia Reyes.6 Para título profesional el 16 de julio de 1913.9 En ese país publicó Cuestiones estéticas. y se desempeñó como Segundo Secretario de la Legación Mexicana. pero tras al Club Internacional de Escritores. institución parteaguas de la cultura de Francia. lo nombraron Ministro Plenipotenciario en egresar de la Escuela Nacional Preparatoria. 43. Antonio Caso. La medicina y la enfermedad en Alfonso Reyes considerada solamente entre la de los gigantes. misión confidencial para entrevistarse con el Rey Alfonso junto con un grupo de jóvenes entusiastas (Pedro Henrí. General Bernardo Reyes. y de doña Aurelia Ochoa de Reyes7. de la primera Guerra Mundial. Francisco I Madero. La prepara.5. Alfonso escribió su célebre poema 9 de febrero de 1913. permaneció con ese título hasta 1927. Genaro Fernández McGregor. por lo que viajó a Espa- Sus estudios iniciales los realizó en las escuelas Ma. de México. huyó del país con rumbo a Francia.11 un año y medio. En 1911 contrajo la revisión bibliográfica y de material del escritor. Regresó a México donde fue elegido Miembro mexicana. obtuvo su nombrado Embajador Extraordinario y Plenipotenciario Volumen 11. En 1914. Retrato de la familia Reyes Mota. se matrimonio con Manuela Mota y una año más tarde nació contó con el apoyo de la Capilla Alfonsina de la Ciudad su único hijo. Colección Capilla Alfonsina. Fue hijo del General porfirista Bernardo Reyes. durante este tiempo escribió La Saeta e ingresó toria la realizó en el Colegio Civil de Monterrey. La súbita muerte del general Bernardo Reyes por una ráfaga de ametralladora ocurrida el 9 de febrero de 1913. donde se dedicó a su labor periodística y literaria. Eduardo Bravo Betancourt) el Ateneo de la condecoración de Comendador de la Legión de Honor la Juventud en 1909.

acababa de tirarme con una pesada piedra caliza. González y Leal. En los siguientes años se le la nuca. México y recibió el grado honorífico de Doctor en Leyes me desinteresé del juego y volví la espalda. correspon- diente al Centro Literario de Monterrey. En el año de 1958 recibió lavados nasales con agua boricada o agua de sal. concedió el Premio Nacional de Literatura en México. en donde Lázaro Cárdenas. Por ello. Estábamos de a reflexionar que detrás del autor de Ifigenia cruel. en 1951 padeció otro infarto de miocardio doctores Steel. causado por una pedrada cuya lesión regresó a México. Bandeira y escribió Romances de Río de Janeiro.14 La indicación de reali- –el cuarto–. y creí que el mundo bailaba. y en los últimos ocho años de de “toques e inhalaciones” durante un mes. sin pérdida de la conciencia. al ser presidente Pascual Ortiz Rubio.13 Se trata de una contusión significativa que está documen- El 21 de mayo de 1936. –incluso. consecutivamente se le tunidad lo hice. el jardinero Filosofía y Letras de la Universidad Nacional Autónoma de –sin malicia ninguna– jugaba a tirarme arenitas. en ese país se relacio. se hallaba un ser humano de carne y comunidad intelectual. cuando 136 Medicina Universitaria  ISSN 1665-5796 . el pequeño Alfonso Reyes fue inter- Causa de las Universidades de Michoacán y Princeton.Medina López YM y col. entre sus amigos era apodado como “el Ronqui- to”–. además de su vida se dedicó a la literatura. sentí que se me En esa época sufrió su primer infarto de miocardio. de un evento de fue miembro de la Junta de Gobierno de la Universidad alivio espontáneo que no le dejó secuelas neurológicas Nacional de México y académico de Honor de la Academia que hubieran mermado su genio literario. nombraron Embajador Extraordinario y Plenipotenciario Las enfermedades. pero yo recibí el mazazo Alfonsina) para trabajar en la obra Perfiles del hombre. en el cerebelo. creyendo que yo distinguió como Doctor en Letras Honoris Causa en la lo veía. y que como todo niño. En mala opor- por la Universidad de California. Sin duda la tiró sin A su regreso. cargo que desempeñó en los periodos Alfonso Reyes y que aquí se han incluido suman nueve. en la casa de un amigo. A de 1930 a 1932 y de 1935 a 1936. recibió el Doctorado Honoris Causa de la Uni. en Argentina. y creo que también me salía por la nariz. del doblaban las piernas y me arrojé en los mismos brazos del que tuvo una recuperación exitosa gracias a los cuidados pobre hombre para que me sostuviera. De pronto. El mismo Reyes. más grande que sus dos manos juntas. incluidos algunos pasajes nó con los poetas brasileños Cecilia Meireles y Manuel en los que el mismo Reyes comentó su experiencia clínica. Él. A su llegada. se afincó en su casa-biblioteca (Capilla fuerza. lo designaron nuevamente a la Embajada expuso un accidente sufrido en la niñez. molestias y terapias que padeció de México en Brasil. en las casas del Mirador. La sangre me bañó del médico Ignacio Chávez. en ese preciso instante. venido quirúrgicamente de una adenoidectomía por los Posteriormente. París. lo urinarias. lo nombraron Presidente fue momentánea. en la Ciudad de México.12 hueso que comía. sus padres decidieron llamar a los doctores ALFONSO REYES Y LA MEDICINA para realizarle el procedimiento. cargo que desempeñó hasta 1939. muchos años después. mientras Sus afecciones recurrentes de garganta mal tratadas le estaba recostado en su sillón verde en la Capilla Alfonsina de habían dejado una tos y un “carraspeo nervioso” crónico la colonia Hipódromo Condesa. impartió cátedra en la Facultad de (…) Sólo una vez. En el año de 1933 la Universidad de Nuevo León le otorgó el Traumatismo craneoencefálico a los ocho años Doctorado Honoris Causa. donde mantuvo estrecha relación con la de ese genio inmortal. Reyes la de la Junta de Gobierno del Colegio de México. naturalmente. zarle el procedimiento fue luego de un tratamiento fallido versidad Nacional de México. continuación se expone cada una. afortunadamente. cuando grar profusamente. Al parecer se trató. cuenta así: Para el año de 1941. porque estaba cerca de mí. también se descalabró. costumbre su último Doctorado Honoris Causa por la Universidad de que siguió a lo largo de su vida. Nacional de Historia y Geografía de México. relata este momento de su vida: El repaso de las enfermedades de Alfonso Reyes nos invita A mí nada me dijeron. Al siguiente año falleció el 27 de diciembre. detrás veraneo en la montaña. que en algún momento tuvo dificultades En 1930. recibió el Doctorado Honoris A los nueve años. que le hizo san- de Argentina. Universidad de Harvard y en la de Tulane. Su adenoidectomía de 1898 Al transcurrir el año 1950. bajo el gobierno del presidente tada en su libro Memoria de la facultad (1931).

que vómito. doctor.14 vivo en éxtasis. 43. Volumen 11. anorexia. agazapado y ame- alta. durante el sueño piadoso de la morfina. Núm. taladrándome el punto fino del vientre. El mal dura un mes. el General portable. con verdadera desesperación. y a los cuatro días me dio de aunque el dolor estaba todavía allí. Su circuncisión de 1905 A los 16 años. Para Reyes. despierta. La medicina y la enfermedad en Alfonso Reyes vi llegar tres médicos a caballo (…). Desde la cama. con una temperatura que oscila- chocarme la insistencia con que el cirujano me lavaba ba rabiosamente entre 35 grados y 42 grados de fiebre. año 1915. Ni un solo dolor –fuera de las Su posible peritonitis en 1910 incomodidades de los enemas diarios– y ni siquiera mi Alfonso Reyes relató que a los 21 años sufrió un cuadro clásica jaqueca. pero La situación mundial que se vivía en el año de 1915 se supone que se trató de una infección intestinal. Su la muerte todavía iba a tardar mucho. Alfonso Reyes cedimiento no está documentada. 2009 137 . y la resigné a todo. y como me fiebre amarilla. en un estado de ecuanimidad y hasta de placer indescriptible.14 ya podía respirar y dije: “Ya no me muero. y desvanecido como por ensalmo. Reyes relató que después como lo expuso el mismo Alfonso Reyes: de aplicársele morfina durmió y.14 Además Reyes mencionara su frecuente cefalea. Yo. y la muerte no venía. y aun recuerdo Cuando los dos médicos se me acercaron. ya vencimos”. Comen. que causa ictericia. Reyes fue intervenido de una circuncisión Su fiebre tifoidea de 1915 por el doctor Urrutia. agua con bacilos. ¿Habrase visto una fiebre amarilla más bien educada? nazante. pasaje: lloso de la firmeza y regularidad de su voz. Reyes lo de enfermedades infecciosas. y ese día recaigo parecía lo más natural del mundo. vi que Sólo quiso dejar tarjeta en la casa del gobernador. Ello es que los ojos. Yo trataba de sentir sus Bernardo y su hijo Alfonso aparentemente contrajeron pasos. al despertar. tratamiento principal incluye medidas de soporte. se sentía orgu. conjeturaba. abril-junio. como consecuencia de incluso pensó morir. Esto se demuestra en el siguiente todas sus afecciones laríngeas infantiles. de peritonitis. En 1915. que predisponía a este tipo zó como un dolor transfictivo en el epigastrio. cosas de la vida pobre y el Aún recuerdo con sumo desagrado aquella sorpresa. No se estableció con claridad la causa. Pero el dolor se hacía inso- Durante el periodo reyista en Nuevo León. El tratamiento que la cosa era conmigo. todas aquéllas cosas servían para cortar. Me contaron que sólo se traba de limpiarme indicación de un régimen de hielo puro por alimento. este dolor abdominal lo impactó tanto que El mismo Reyes afirmaba que. y y desinfectarme la garganta. pero yo –que había aprendido hielo en el vientre. La indicación de realizarle este pro. me di cuenta de que mi naturaleza ya había a los 2 días el médico declaró que los síntomas se habían vencido. El ya no era acechado por la muerte: médico declaró que los síntomas eran claros. Con mi docilidad natural. se me ocurre afeitarme. la rabadilla. percibió que (…) Mi padre y yo caímos con fiebre al mismo tiempo. Hubo que confesarme de dolor sufría náusea. nea que duró apenas una noche. yo abrí que habló de la descomposición de la orina (…). hecho que escribió en su libro los minutos previos a su cirugía. la deseaba ya como un alivio urgente. cuando se le realizaba Memoria de la facultad:15 una asepsia: Madrid. aunque no dejó de para otro mes (…). Ésta es una enfermedad que produce daba cuenta de que todavía mi conciencia estaba muy un virus de la familia flaviviridae. vómito y anorexia. tifoidea. durante su estancia en Madrid. Alfonso Reyes describió padeció fiebre tifoidea. me para el dolor fue un par de inyecciones de morfina. pero en Su dolor abdominal fue un evento de curación espontá- estos personajes el cuadro se alivió de manera espontánea. puede explicar la insalubridad. cefalea. Es notable que en este pasaje describió como un dolor fino como una aguja. veía yo los originales de mi libro (…) y me decía con tristeza que iba a morir sin ver siquiera Su probable fiebre amarilla de 1904 mi primera obra publicada. y cuando ya casi Ser bien lavado y afeitado antes de la operación me me levanto. mialgias y otros síntomas. y me ordenaron que me mantuviera a conocer los instrumentos del doctor Steel– contesté que inmóvil boca arriba.

tal vez por no ser especialista. pactó con el doctor marzo de 1944. No se sabe si éstas guardan relación con una cirugía previa de circuncisión. con lavados calientes.Medina López YM y col. y cocos grampositivos. mente ciertas páginas de intención filosófica que aún con el transcurso del tiempo su agudeza visual se fue dete. sus médicos tratantes y la terapia coli. al parecer. Fotografía de Alfonso Reyes en la Capilla Alfonsina. (…) A poco –tal regularmente después de los 40 años (figura 3). y que no sufría de manera significa.14 A los cinco años (1924) refirió una recaída en la que sufrió una “humedad matinal clara y ligera” curada. al parecer. 138 Medicina Universitaria  ISSN 1665-5796 . También se observa que su El diagnóstico no resultó ser orgánico. no he llegado a recoger (creo se llamarán Perfiles del riorando. La causa de estas uretritis Figura 3. convaleció de su primer infarto Alfonso Reyes decidió realizar un pequeño anecdotario y usó ese tiempo para corregir las pruebas para la publi- designándolo Cuando creí morir en el que expresó algunos cación de El deslinde. el brazo izquierdo empezó a dolerme de una unas gafas.16 irradiado al pecho. y más tarde flujo y sangre. como tratamiento se le recomendó descanso. que es la amenaza del mal crónico. se sugieren bacilos gramnegativos aerobios. En su ensayo Memoria de la facultad (1931) expuso la evolución de sus síntomas urológicos. a las tres de la madrugada. El primer infarto de miocardio que sufrió fue el 4 de tiva. uno de los cuales le causó fiebre. un par de anteojos. el comienzo de los síntomas con dolor en el brazo izquierdo médico solía apodarlo Fakir. pero al considerar la instrumen. tación a la que fue sometido en diversas ocasiones. del cual se extrajo el siguiente pasaje: Recuerdo que cuando otra vez crucé la frontera contra España.15 infecciones urinarias. de México. Todos estos padecimientos. A las Su presbicia tres de la madrugada. ante esto. síntomas. En esa época se trasladó a Cuernavaca donde. entre marzo y La evolución de sus infartos junio de ese mismo año. mientras yo escribía afanosa- A pesar que Reyes siempre reflejó una excelente visión. Comencé a curarme en Madrid con mi médico de cabecera que. de la Ciudad me afectaba ya el pecho. manifestando presbicia. ocurrida hace Él mismo creía que sus incomodidades no las causaban cincuenta años. funcional. lo que hace sospechar presbicia. sino puramente graduación fue progresiva.14. Sus síntomas urológicos de 1919-1925 Se sabe que Alfonso Reyes padeció molestias urinarias alrededor de sus treinta años. descrito en el siguiente pasaje:14 Recibí el primer aviso el 4 de marzo de 1944. Describió el Margáin contarle cuentos al mismo tiempo. con recurrentes es imprecisa. sin desterrar del todo la clásica gotita clara. noté las primeras extrañezas. En la primera mitad del siglo pasado los anteojos eran adueñándose de mi voz a pesar mío: era yo mismo. la evolución. en especial E. ya men- cionada. Tomada por Juan Guzmán en 1959. por el grosor de las lentes. y también por operar en casa y sin una instalación adecuada. además. fue mi impresión– oí que alguien gritaba dentro de mí. En algunas fotos se observa al escritor portando hombre). durante sus sondeos. a sólo de vidrio y los de Alfonso Reyes. que éstos le proporcionaron hasta su muerte. eran tratados con sondeos y lavados uretrales. sólo logró –des- pués de ponerme en cama y a dieta de leche pura– mitigar el mal. La presbicia aparece forma que me era imposible moverlo. y poco después había una como leve película. también lo eran. expuestos en la efectos de la pena que se había vuelto agudísima y ahora galería de su Casa-Museo Capilla Alfonsina.

tomas de presión arterial. que. la inmovilidad. Liceaga. Alfonso se sintió asfixiado y se dejó caer en DISCUSIÓN el diván donde duerme para no alejarse de sus papeles. cerca Siguió trabajando en el Polifemo de Góngora. En una de sus sentir nuevos trastornos. el propio año de 1947. un ahogo. preparaba Camacho le recomendó a Reyes cuidar su corazón. cuando regresaba de Francia. Yo me morí en 1951. Alfonso Reyes detalló sus terapias: favorecía la relación médico-paciente (se sabe que fue un La deshidratación a la que fui sometido como precau. en el mes de junio. Nunca preocupados por su salud. padeció quiere aconsejarnos: “Acuérdate de tu corazón”. y se consideraba a sí mismo “no aprensivo”. El día 7. la dieta sin sal. yo trabajaba en el fricciones de alcohol y mudas de ropa haciéndome rodar Polifemo de Góngora “muy quitado de la pena” como a uno y otro lado.14. Sus Comprendí que nuestro mayor y auténtico placer físico molestias continuaron en marzo. profunda huella en la vida del Regiomontano universal. mañana del miércoles cuatro.18. Volumen 11. en mi Diario. en su hijo Alfonso y su nieta Alicia. plato roto. medicamentos. Al otro día. Ambos padecían trombosis coronaria. No interrumpí mis labores. al parecer. que viene a ser un aviso providencial y como que mos al cine Metropólitan. abril-junio. en compañía de los matrimonios Ávila Camacho. Pudimos La gravedad de esta lesión es evidente y dejó una acabar de ver la película. en 1947. en la correspondencia con su amiga Émile Noulet. alguna vez expresó:18 Fournier. 5 de agosto. Fui. condición que Por su parte. Lo curioso de la crónica sobre la vajilla es que Ese mismo año. cuando sobrevino un nuevo ataque. son descritos por su esposa. Por Doctorado Honorario en letras (lo que pudo ser el año de esta anécdota escribió: 1950). Suárez. el cual un viaje a la Universidad de Princeton para recibir el metafóricamente refería como su plato o jarrito rajado. Reyes apuntó: de isquemia miocárdica. entre otros). ésta incluía un revelaron el primer ataque de trombosis coronaria. electrocardiogramas. diversos estudios que revelaron un ataque de trombosis El expresidente de México Manuel Ávila Camacho coronaria. pues. y por marzo caí en cama resuel. Sucedió. el único sobreviviente de sus piezas fue ataque. por lo que se sometió a no está en el amor. Nos trajeron trombosis coronaria. y aún tardé días en abandonar mi reclusión. con aquel gravísimo ataque de mos a casa no antes de las 8 de la noche. Eduardo ción de edema pulmonar. 2009 139 . donde detalla: inyecciones. en total. sufrió su tercer con el tiempo. Alfonso es vida. Núm. sino en la respiración. entrañable amigo de los médicos Ignacio Chávez. Al subir la escalera de la biblioteca. De este evento Alfonso Reyes escribió: intercambió amistad y correspondencia con Alfonso Re- Desde mediados de Febrero. del hombro. (…) Volvi. Esta vez mi mal era orgánico. fuimos a almorzar a casa del doctor Ignacio Chávez. los piquetes. Ávila A comienzos de junio. Lo atendió de urgencia nuestro hijo. (…) empecé a yes. los cuatro días siguientes tres meses de quietud en el lecho. y los exámenes vajilla que trajeron de Londres. Villaseñor. El día 6 viene La enfermedad acompañó a Alfonso Reyes en toda su Ignacio Chávez muy de mañana.19 No temía a la enfermedad llegó a perder el sentido. 43. y mi mujer deja los siguientes apuntes: tré algún tiempo ese dolorcillo en el brazo izquierdo. Baz. Se puso de pie y pasó la molestia. Muchos de sus amigos le escribían con frecuencia ya edematizados. Ávila Camacho le contó una anécdota sobre una tamente. el 3 de Agosto. Salvador Zubirán. ¡Qué juguete el corazón! (…) Sólo hacia fines de agosto empecé a recobrarme muy ¡Pobre jarrito rajado! lentamente. que cuidaron más por su rotura previa. desaparece Ya lo saben todos los cardiacos: después del alivio. los Villaseñor en su auto. descrito en el siguiente fragmento: este plato. visitas. Incluso. Martínez Báez. Alfonso Reyes narró solamente el Un mes bajo la tienda de oxígeno y. ¡Cerro mío: te lo doy!17 Del cuarto infarto. arras- mi letra. cerca de comienzo del cuadro clínico. las pruebas de sangre. suele decirse: y al día siguiente. A media función. las uñas y labios cianóticos. La afición médica el suero. La medicina y la enfermedad en Alfonso Reyes A mediados de febrero de 1947 tuvo de nuevo síntomas Después de sus ataques. todo eso lo de Reyes probablemente anidó el amor por este noble arte soporté con resignación. e influyó en su actividad de creación y promoción trasladado al Instituto de Cardiología con los pulmones literaria. exactamente la ¡El corazón! Urna rota.

México: Universidad tritis. México: FCE. en la Ciudad de México. médica. Garza G. 2005. Stanton A. Tomo XXIV. Humanismo mexicano en el siglo XX. por facilitar el material llenó su prosa clínica nos ayuda a entenderlo como pacien. 2008. México: FCE. Genio y figura de Alfonso Reyes. 140 Medicina Universitaria  ISSN 1665-5796 . 2005. lograsen mejorar su asistencia 10.Medina López YM y col. 7. 9. no habría sido tan humana como lo fue. y es esta fraternidad la que da el 4. compiladores. adscrita al Instituto Nacional de Bellas 20. y el paciente que 16. Noulet É. Obras Completas. dromo Condesa. 2007. 1995.24(4):195-200. México: FCE. compilador. Medicina y literatura en la formación Alfonso Reyes siempre promovió la simpatía que el del médico residente de medicina interna. Cavazos-Garza I. Alfonso Reyes no sólo es el Regiomontano universal por Tomo XXIV. México: FCE. la obra literaria de Reyes es tan íntima que se puede literarios. Reyes A.20 Reyes afirmó la hermandad entre la 3. médicos en la Ilíada. Saladino-García A. y hasta consi- deraciones para que los médicos en formación se preparen 1. Monterrey 400. Trazos para una bibliografía comentada de Alfon- so Reyes. Fallece el cardiólogo Teodoro Césarman. México: FCE. Además. México: Jus. Barbado-Hernández FJ. México: FCE. 1998. 2. 5. 1989. su literatura. 2001. todos los médicos quisieran tener. México: Universidad Autónoma de se documentó el conocimiento del abordaje terapéutico Nuevo León. Fundación Octavio Paz. UNAM. medicina y la literatura. el autor de Sol de Monterrey comentó sus Referencias terapias. nografía. El Norte/México. de Alfonso Reyes. En sus Burlas Veras sobre Los Madrid 2007. México: Océano de México. La riqueza de argumentos médicos con los que Reyes Artes. Tomo XIX. 1998. su literatura. An Med Interna médico y el escritor tienen. Reyes A. Martínez JL. tono de camaradería. las razones de sus enfermedades. 2000. para desarrollar el presente ensayo. Alfonso Reyes: Ico- quizá. Castañón A. influida por sus constantes enfermedades. en sus Obras Completas. et al. Correspondencia Alfonso Reyes/Octavio Paz. 1989. Reyes A. Pineda-Buitrago S. De Rojo A. afirmar que sin todos estos eventos médicos. Obras completas. Treviño-Cantú J. Reyes A. La máquina de pensar y otros diálogos días. y hasta la enfermedad cardiovascular de sus últimos Autónoma de Nuevo León. 1999. Ya sea intervenido quirúrgicamente o sólo consultado de sus síntomas. representante del encamado enfermo. médicos. Antología de Alfonso Reyes. México: Universidad Autónoma de México. Memoria a la facultad. gracias a sus accidentes infantiles. México: FCE. Journée poétique o historia de una traduc- ción. 11. Cuentos. México: Dirección médicas para que los galenos se enteraran cómo sufren General de Publicaciones. México: El Colegio Nacional. terapias y sus 12. 1990. Se puede concluir que 14. sátira e incluso burla a sus apuntes México: FCE. Agradecimientos 19. los enfermos y. 1990. Guzmán-Urbiola X. en sus variados volúmenes dedicados a la gastronomía. Es evidente su larga lista de producción literaria 1998. 15. La musa crítica: Teoría y ciencia literaria y sean mejores en su ejercicio profesional. CONCLUSIÓN 2004. Al personal de la Capilla Alfonsina de la colonia Hipó. Reyes A. México en una nuez: y otras nueces. Misión diplomática. Reyes A. te. Perea H. 17. Rangel-Guerra A. Reyes A. 6. su ure. Reyes Alicia. Apuntes para la teoría literaria. Introducción. Reyes A. nutricional que conocía y ejercía. 1990. Reyes A. con ello. México. Memorias. Así. es incluso el “paciente universal”: un digno México: FCE. reflexiones sobre el actuar de sus facultativos. 10 de septiembre1997. Reyes A. Borges JL. México: El Colegio Nacional. Díaz-Arciniega. 2008. 13. con especial atención a su postergada antología Sin duda Alfonso Reyes escribió todas sus anécdotas mexicana: En busca del alma nacional. 18. México: FCE. 8. Tomo I.