José Luis Arocha Reyes nació en Tinaquillo en 1933, Estado

Cojedes, Venezuela, Geógrafo, Doctor en Ciencias "Men­
ción Geografía", Ingeniero Geodesta y Profesor Titular de
la UCV, ha incursionado en el campo de las ciencias exactas.
Se ha desempeñado como Profesor en Geografía General,
Matemáticas y Cartografía en los Institutos Educacionales:
Escuela Técnica Femenina de Caracas, 1960-65; Liceo San­
tiago Key Ayala. 1960-61; Instituto Pedagógico de Caracas.
1962 65 y el Instituto de Mejoramiento Profesional del
Magisterio, 1963-65. En 1961 egresó como Licenciado en
Geografía en la Ptomoción de Geógrafos de Venezuela
' Agustín Codazzi". Mediante concurso promovido por la
Facultad de Humanidades y Educación y realizado el 10
de diciembre de 1963, obtuvo el cargo de Instructor por
Concurso. Asciende a la categoría de Profesor Asistente
en 1965. En 1969 asciende a la categoría de Profesor
Agregado. Fue Diicctor de la Escuela de Geografía en el
período 1971-72, y desde esa misma fecha se ha desem­
peñado como Jefe de Cátedra y Jefe del Departamento
de Cartografía de dicha Institución. Además tiene el mérito de haber sido el fundador de
las Cátedras y Departamento de la Escuela de Geografía. En 1973 asciende a la categoría
de Profesor Asociado. En el año 1980, mediante la aprobación de la Tesis Jat Cartografía
en Venezuela y I.a Contribución a la Planificación y Desarrollo del País, obtuvo el título
de Doctor en Ciencias "Mención Geográfica", en la Facultad de Humanidades y Educación
de la UCV. En ese mismo año asciende a la categoría de Profesor Titular. En marzo de
1981, fue candidato a Decano de la Facultad de Humanidades y Educación y actualmente
es Profesor Jubilado de la misma Facultad. Entre los numerosos trabajos publicados, tene­
mos los siguientes: Tinaquillo, Estudio Geográfico Regional, 1966; Fundamentos de Carto­
grafía, 1968, 1974, 1978; Las escalas en el mapa y en la aerofolo, 1970, 1978; 'Sabe usted
cartografía?, 1971, 1975; La Cartografía en Venezuela y su contribución a la planificación
y desarrollo del país, Tomos I y II, 1980; La cartografía sus relaciones, evoluciones y desa­
rrollo en el tiempo y en el espacio, 1983; La cartografía básica, una disciplina esencia! en la
planificación y el desarrollo, 1985; La geografía y ¡a cartografía, dos disciplinas inseparables.
1985; El nacimiento de una nueva ley en geometría. 1987; Geografía General (coautor)
volumen 1; Materiales Instruccionales en ensayo, UPEL y UNA, Caracas, 1987; Un Ejemplo
de Cómo Elaborar una Tesis Doctoral, Caracas, 1988; Lo Maravilloso y Trascendental de la
Cuadratura del Círculo, Caracas, 1987; La Ley Universal de la Cuadratura del Círculo.
Ediciones del Autor Jolar, en proceso de impresión. Caracas; 'Q ué es la Dirección de Geo­
grafía y Cartografía de las Fuerzas Armadas? Digecafa. Ponencia II Congreso Venezolano
de Geodesia. Maracaibo, Estado Zulia, 1989; El mapa topográfico y su representación. Edi­
ciones de lá Biblioteca. E.B.U.C., Caracas, 1989; Los sistemas multicirculares como una
Extensión de la Geometría Euclidiana. Ediciones del Autor-Jolar en preparación; la Escala
en el mapa y en la aerofoto. Ediciones de la Biblioteca. Segunda Edición Caracas. 1991.

UCV 3127203 ISBN 980-00-0505-6 P.V.P. Bs
JOSE LUIS AROCHA REYES

ÍGB
coaiciomi* ' wí líi
vt 9M wjrfxunsia

VC
P n b d UVYIISMBAINA
Encuentra más libros en:
www.librosdejoe.com
gr\inr#¿cn ru: L R »
UNIVERSIDAD CENTRAL DE VENEZUELA

•NB3 E D IC IO N E S DE LA B IB LIO TE C A. C AR AC AS, 1991
Jairo Mejía
Geógrafo
C.C.V. N°898

FUNDAMENTOS
DE CARTOGRAFIA
QU INTA EDICION

CARACAS - VEN EZU ELA
1991
r* «jfA

FU ND AM ENTO S DE CAR TO G R AFIA

Primera Edición 1968, Ediciones del Autor-Jolar

Segunda Edición 1971, Ediciones del Autor-Jolar

Tercera Edición 1974, Ediciones del Autor-Jolar

Cuarta Edición 1978, Ediciones del Autor-Jolar

Quinta Edición 1991, Ediciones de la Biblioteca

Copyright 1991 by Ediciones del Autor-Jolar y
Universidad Central de Venezuela
INDICE GENERAL

PROLOGO ................................................................................ 13

Capítulo I

IN TR O D U C C IO N AL ESTUDIO DE LA CARTO G RAFIA

A. Generalidades............................................................. 15
B. Concepto y objetivo de la Cartografía ....................... 16
C. El Mapa y la Geografía .............................................. 16
D. Evolución histórica de la Cartografía en el mundo y su
desarrollo en Venezuela ............................................. 17
a) Etapa prehistórica ................................................ 17
b) Edad antigua ........................................................ 22
c) Edad m edia............................................................ 26
d) Renacimiento ....................................................... 27
e) Edad m oderna....................................................... 29
f) Edad contemporánea ............................ 31
g) Desarrollo de la Cartografía en Venezuela............ 33
E. Relación de la Cartografía con la G eo gra fía ............... 53
a) Algunos conceptos de la Geografía que destacan la
relación funcional conla Cartografía..................... 53
b) Las características significativas, las interrelaciones
locales y la diferenciación en el área de estudio .. . 56
c) El mapa y el punto de vista geográfico ................. 56
d) El Cartógrafo y el problema que confronta para car-
tografiar geográficamentela superficie.................. 57
6

Capítulo II
LA ESFERA CELESTE Y SUS APLICACIONES

A. C on cep to............................................................. 59
B. Elementos de la esfera celeste............................. 59
a) Eje del m undo....................................................... 59
b) Polos celestes ....................................................... 60
c) Paralelos celestes .................................................. 60
d) Vertical de gravedad ............................................. 62
e) Cénit y nadir ......................................................... 62
f) Plano vertical ....................................................... 63
g) Plano horizontal.................................................... 63
h) Puntos cardinales.................................................. 64
i) Meridiana ............................................................. 65
C. Sistemas de Coordenadas ........................................... 66
a) Generalidades ....................................................... 66
b) Concepto .............................................................. 66
c) Clasificación de los sistemas de coordenadas ce­
lestes .................................................................... 66
1. Sistema de coordenadas horizontales .............. 66
2. Sistema ecuatorial lo c a l................................... 68
3. Sisteina de coordenadasecuatoriales absolutas 73
4. Sistema de coordenadas eclípticas .................. 74
5. Sistema combinado de coordenadas celestes___ 76
D. Triángulo de posición
a) Lados del triángulo ............................................... 79
b) Angulos del triángulo ........................................... 80
E. Fórmulas trigonométricas aplicadas al triángulo de
posición ...................................................................... 80
F. Relaciónentrelalatitudgeográficaylaalturadelpolo .. . 85
G. Determinación de la altura del Polo sobre elhorizonte 87
7

Capítulo III

ASPECTO FISICO MATEM ATICO DE LA TIERRA

A. Generalidades............................................................. 89
B. Forma de la Tierra ..................................................... 91
C. Dim ensiones............................................................... 93
D. Propiedades físicas ..................................................... 93
E. Movimientos reales..................................................... . 95
F. Consecuencia de los movimientos .............................. 96
a) Rotación ............................................................... 96
b) Traslación............................................................. 97
G. El eje terrestre............................................................ 97
H. Cálculo de la velocidad derotación.............................. 98

Capítulo IV

EL TIEMPO COMO U N A CONSECUENCIA

A. Generalidades.................................. 101
B. Eclíptica del sol .......................................................... 102
C. El sol verdadero.......................................................... 102
D. El sol ficticio ............................................................. 102
E. El sol medio ............................................................... 103
F. Medida del tiempo ..................................................... 103
G. Ecuación del tiempo .................................................. 106
H. Husos horarios............................................................ 106
I. Línea internacional de lafecha o del tiempo .............. 108
J. Hora local .................................................................. 109
K. Hora oficial o le g a l..................................................... 109
L. Conocimientos que debe tener una persona para resolver
un problema de husoshorarios .................................. 111
8

Capítulo V
REPRESENTACIONES DE LA TIERRA

A. Generalidades.............................................................. 117
B. Formas gráficas de representación.............................. 117
C. Clasificación de los mapas .......................................... 121
D. Elementos del m ap a.................................................... 129
a) Escala.................................................................... 129
b) Proyección ............................................................ 129
c) Información marginal ........................................... 130
d) Signos convencionales .......................................... 130
e) Colores convencionales ........................................ 130
f) Toponimia ............................................................ 132
g) Títulos, recuadro y detalles complementarios....... 132
E. Etapas en la confección de un Mapa o Carta ............. 132
a) Planeamiento de vuelo .......................................... 132
b) Proceso de laboratorio.......................................... 133
c) Control terrestre .................................................. 133
d) Aerotriangulación ................................................ 133
e) Restitución............................................................ 133
f) Separación de c o lo res............... , .......................... 134

Capítulo VI

LA ESCALA Y SU A PLIC AC IO N

A. Generalidades.............................................................. 135
B. Concepto .................................................................... 136
C. Expresión de la escala ................................................ 136
D. Ampliación y reducción de la escala ........................... 137
E. Clasificación de las escalas .......................................... 139
F. Reducción de la fórmula de la escala y sus a fin e s ....... 147
G. Métodos de ampliación y reducción de escalas .......... 153
9

Capítulo VII
ELEMENTOS DE PROYECCION DE MAPAS

A. Generalidades.............................................................. 157
B. Concepto .................................................................... 158
C. Construcción de proyecciones....................... 158
D. Propiedades de la esfera que reúnen algunas proyec­
ciones ......................................................................... 158
E. Clasificación de las proyecciones ................................ 159
F. Algunas proyecciones importantes ............................ 168

Capítulo VIII

SISTEMAS DE COORDENADAS LOCALES
Y SU APLICACION

A. Generalidades.............................................................. 171
B. Concepto .................................................................... 171
C. Clasificación ............................................................... 171
a) Sistema de coordenadas absolutas......................... 172
b) Sistema de coordenadas relativas ......................... 172
D. Sistema de coordenadas geográficas ........................... 172
a) Concepto .............................................................. 172
b) Constitución del sistema ............. 172
E. Determinación de la latitud y la longitud geográfica....... 174
a) Las coordenadas geográficas en la carta o mapa .. . 174
F. Teorema fundamental ................................................ 178
G. Aplicación práctica del teorem a ................................. 180
H. Sistema de coordenadas reticulares............................ 180
a) Concepto .............................................................. 183
b) Descripción .......................................................... 184
I. Cuadriculo Mercator Transversal Universal (U.T.M.) 190
J. Lectura, designación y localización de la cuadrícula Mer­
cator (U.T.M.) ............................................................ 195
10

K. Sistema de coordenadas rectangulares ....................... 201
a) Concepto .............................................................. 201
b) Constitución del sistema ...................................... 201
c) Problemas básicos ................................................ 202
L. Sistema de coordenadas polares ................................. 202
a) Concepto .................................. 202
b) Constitución ................................................ 202
c) Problemas básicos ................................................ 203
Capítulo IX

REPRESENTACION DEL RELIEVE

A. Generalidades.............................................................. 207
B. Métodos de representacióndel relieve ......................... 207
a) Concepto .............................................................. 207
b) Clases de métodos ................................................ 207
C. Distancia .................................................................... 208
a) Concepto .............................................................. 208
b) Clases de distancia................................................ 209
D. Método de curvas de nivel ....................................... 209
a) Concepto ............................................ 209
b) Tipos de curvas..................................................... 209
c) Características de las curvas de nivel .................... 212
E. Determinación déla altura o cota de un punto en el Mapa
Topográfico ............................................................... 214

Capítulo X

ESTUDIO DE LA PENDIENTE Y EL PERFIL DE TERRENO

A. Generalidades.............................................................. 219
B. C o n c ep to .................................................................... 219
C. Deducción de la gradiente o pendiente ...................... 220
D. Métodos cuantitativos paraexpresar la pendiente ____ 220

i
11

a) En porcentaje .................................................. 220
b) En milésimas ......................................................... 221
c) En grados ..................................................... 222
d) En quebrado ordinario .......................................... 226
e) En metros pork ilóm etros.............................. 226
E. Estudio del perfil y su trazado..................................... 230
a) Concepto .............................................................. 230
b) Clases de perfil ..................................................... 230
c) Indicaciones para el trazado de unperfil ............... 230
F. Construcción de la escala vertical delperfil ................ 231
G. Ejercicios prácticos del trazadode un p e r fil................ 232

Capítulo X I

UNIDADES DE MEDIDAS ANGULARES

A. Generalidades.............................................................. 235
B. Angulo ........................................................................ 235
a) Concepto .............................................................. 235
b) Angulo vertical y ángulo horizontal...................... 236
c) Medida de los ángulos....................................... 237
í. La brújula ...................................................... 237
2. El clisünetro ......................................... 237
3. El sextante....................................................... 237
4. Los teod olitos.................................................. 237

C. Direcciones bases ....................................................... 238
a) Generalidades ........................................ *.............
b) Clases de direcciones.............................................
D. Sistemas de medidas angulares ................................... 240
12

a) Concepto ..........................................................
b) Clases de sistemas ................................................
E. Relación entre los sistemas de medida angular .......... 245
F. Problemas relativos a la reducción de un sistema a otro 249
G. Problemas para resolver ............................................. 251

Capítulo X II

EL MAGNETISMO TERRESTRE Y SU APLICACION

A. Generalidades.............................................................. 252
B. Concepto ..................................................................... 253
C. Factores principales del campo magnético terrestre....... 253
D. Elementos de origen m agn ético.................................. 253
a) Los polos magnéticos ............................................ 253
b) Ecuador magnético ............................................... 256
c) Meridianos m agnéticos................................... 256
E. Declinación magnética................................................ 257
a) Concepto .............................................................. 257
b) Variación .............................................................. 258
F. Variación de la declinación magnética en Venezuela....... 259
a) Variación diurna.................................................... 259
b) Variación anual...................................................... 259
c) Variación secular .................................................. 262
G. Método de referir la carta al terren o........................... 263
PROLOGO
El presente trabajo tiene su origen en la GUIAS DE CARTO­

GRAFIA, que preparé para el In stitu to de Mejoramiento Profesional

del M in iste rio de Educación. Estas Guias han servido por espacio -

de vario s años a lo s Cursos de Formación Profesional para Docentes

de Educación Media.

La fa lta de un texto de Cartografía Elemental, que abarca

ra lo s p rin cip io s de la ciencia cartográfica, me obligó a re visa r

y ampliar el contenido de mis Guías y sobre todo enriquecerlas con

diagramas, tab las, dibujos y mapas. Como puede observarse, núes -

tra intención tan sólo ha sido recopilar en parte datos y medidas

de otros autores, y de adaptarlo al conocimiento c ie n tífic o hasta

el nivel de estudiante, profesores y profesionales.

Esta contribución no es más que una introducción al estu­

dio de la Cartografía; la cual podría considerarse como un escalón

preliminar para encarar estudios a un nivel más avanzados. A con­

secuencia de la adaptación del contenido a un primer escalón del -

conocimiento cartográfico, hemos creído conveniente om itir capítu­

lo s y renglones por considerarlos de naturaleza especializada. La

bondadosa acogida que han tenidos la s tres primeras ediciones de -
FUNDAMENTOS DE CARTOGRAFIA, ha dado motivo a ampliar y co rre gir

algunos capítulos del lib ro , con el fin de proporcionar una ma­

yor información actualizada en el campo de la ciencia cartográ­

fica.

Quiero expresar mi estimación y gratitud a todos aque­

llo s que han sido mis alumnos, por haberme motivado y estimula­

do a e s c rib ir esta obra.

Finalmente, deseo manifestar que la presente contribu -

ción expresa el propósito de co n trib u ir al conocimiento geográfi_

co-cartográfico en Venezuela.

EL AUTOR

Caracas, 30 de Marzo de 1978.
Capitulo I
INTRODUCCION AL ESTUDIO DE LA CARTOGRAFIA

A. GENERALIDADES. La Cartografía, hoy día se basa en gran parte en
la Fotogrametría; la ciencia que nos permite ha­
cer mediciones del terreno por medio de la fotografías aéreas y
terrestres. La participación de ésta disciplina en la fase car­
tográfica ha dado un mayor impulso e inportancia a los levanta-
tamientos terrestres.

Los levantamientos del terreno, que en un tiempo pasado fueron
un proceso largo, costoso e impreciso, se convirtieron en un -
procedimiento rápido y exacto, de múltiples ventajas, como es
la manera de u tiliz a r los métodos estereofotogramétricos (1) -
aplicados a la consecución del material cartográfico. Estos mé­
todos representan la vía más segura y económica, en donde la ma
yoría del trabajo se realiza en e l gabinete.

Los procesos modernos estereofotogramétricos que se eaqplean pa
ra los levantamientos terrestres están ligados al uso de instru
mentos de restitución aerofotogramétrica de mediana y gran pre­
cisión, como son: los Múltiples, los Estereotipos, los Terragra
gos, los Planimat, los Planicarte, los Estereoplanígrafos y los
Ortoprqyectores.

Los Cartógrafos y los Fotogrametristas, no son los únicos profe
sionales que están en condiciones de hacer un mapa, carta o pía
no, no son e llo s , los que ejercen tanto monopolio; hay otros -
profesionales tales como: los Geógrafos-Cartógrafos, e l Ingenie
ro Geodesta, e l Agrimensor y e l Topógrafo, que no son expertos
en técnicas cartográficas, sin embargo pueden trazar o confeccio
nar mapas, valiéndose para e llo de métodos y a r tific io s que le
proporcionan la Cartografía Temática, la Topografía y la Geode­
sia.

La Cartografía Temática constituye hoy día una rama de especia-
lización en e l campo de la Geografía. El Geógrafo, como especia
lis t a de la Geografía, debe estar adecuadamente informado y
adiestrado en Cartografía, en Fotogrametría y Fotointerpretación.

TT5 Son aquellos métodos indirectos que permiten obtener e l mapa,
la carta o e l plano, mediante instrunentos de restitución.
16

B. CONCEPTO Y OBJETIVO DE LA CARTOGRAFIA. La C artografía es la cien­
c ia que tra ta de las nor­
mas y procedimientos d irig id o s a l estudio y confección de los ma­
pas, cartas y planos. E lla tien e como o b je tiv o reunir y an alizar
datos toponímicos (2 ) y medidas de las diversas áreas d e l plane­
ta , con e l f in de lle v a r la s a una escala reducida sobre una super
f i c i e plana, con su correspondiente rela ción b i- ó tridimensional",
de modo que todos sus elementos naturales y cu ltu rales sean cla ra
mente le g ib le s .

EL MAPA Y LA GEOGRAFIA. El mapa es la expresión o b je tiv a d e l p a i­
saje geográ fico en un momento determinado;
es la herramienta y e l arma de la descripción c ie n t ífic a de la -
T ie rra ; es e l elemento a u x ilia r más e fe c tiv o d el Geógrafo, y su
o b je tiv o , es ayudar a l hombre a adaptarse a l medio en que v iv e , -
s ir v e además de instrumento de la p la n ific a c ió n y en la p ráctica
se emplea para hacer accesibles los productos de las diversas re­
giones de la T ie rra y de estím ulo, para emprender nuevos campos -
de in vestigación . Los Doctores: S.W. Wooldridge y W.G. East, han
dicho: "E l mapa constituye la herramienta por excelen cia d é l Geó
gra to , tanto en la in vestigación de sus problemas como en la p ie -
sentación de sus resultados; e llo s no s ig n ific a d e c ir , ciue só lo a
e l incunben los mapas, puesto que son parte del equipo cle la vid a

b ér". ” ('3J.

Los mapas en la in vestigación tienen dos funciones: la primera, es
que constituye la base de re g is tro más importante en la obtención
de datos geo grá fico s, ya sean éstos, recopilados en e l canpo ó en
la b ib lio te c a ; la segunda, abarca la comparación de dos o más ma­
pas para encontrar de una manera práctica la s páutas de d is trib u ­
ción de los fenómenos estudiados, los cuales pueden proporcionar
relaciones e s p ecífica s de gran s ig n ific a d o geográ fico. El doctor
H.R. M ili, ha expresado una verdad en forma de axioma, " l o que no
puede ca rto g ra fia rs e , no puede ser d e s c r ito ", d el mismo modo, que
no hay una descripción geográ fica , sin una exp licación que le dé
e l sentido. De ésta forma llegamos áfirm ar que lo s mapas, cartas
y planos son la base de la Geografía.

(2) Este término se r e fie r e a los nombres propios que reciben los
elementos naturales y culturales d el terren o, como nombres de
r ío s , montañas, ciudades, caserios y otros.

(3 ) S ign ificad o y Propósito de la Geografía. E d ito r ia l Nova. A r­
gentina, 1957. P.74.
17

D) EVOLUCION HISTCRICA CELA CARTOGRAFIA EN EL MUNDO Y SU DES­
ARROLLO EN VENEZUELA.

La Cartografía nació en el hombre como una necesidad. Su ori­
gen se remonta a épocas pretéritas, cuando el primitivo habitante (fe la
tierra era acosado por los elementos de la naturaleza. Tal afirmación
puede demostrarse por medio de las primeras manifestaciones cartográ­
ficas hechas por los pueblos primitivos, los cuales llegaron a utilizar
croquis y mapas rudimentarios, sin tener el leve conocimiento de la
escritura. Sin embargo fue sorprendente su habilidad en el trazado de
los mapas.

El doctor Erwin Raisz, escribió: "La historia de los mapas es rrás
antigua que la Historia misma, y el hacer mapas es una actitud innata
en la humanidad ■ Los pueblos primitivos que vivían como guerreros
y como cazadores, tenían que moverse continuamente y a veces. era
cuestión de vida o muerte el conocer la dirección y las distancias de
sus recorridas; a sí sintieron la necesidad de comunicarse unos a otros
el conocimiento del terreno y así nacieron los primitivos mapas “ .

La evolución histórica de la cartografía la podemos sintetizar en
los siguientes períodos:

a) Etapa Prehistórica
b) Edad Antigua
c) Edad Media
d) Renacimiento
e) Edad Moderna
f) Edad Contemporánea

a) Etapa PrehistóricaXn la etapa primitiva se pueden destacar seis
hechos de gran significación y de marcada evolución:

1. Cartas de los Antiguos Primitivos de las Islas Marshall

Las cartas marinas de los primitivos pobladores de las Islas Ma£
shall en el Océano Pacífico (10°00'00" N y 165°00,00"E), pueden
ser consideradas como los mapas prehistóricos más interesantes. Ellos
estaban representados por medio de conchas de moluscos colocados so
bre un enrejado de fibras de palma. Por mucho tiempo se dudó acerca
de su objetivo, pero luego se comprobó que se trataba de cartas mari-
18

ñas. Se puede apreciar en estas cartas, la introducción (fe uia retícu­
la ortogonal, representada por
un enrejado de fibras de pal­
ma; también se puede observar
la presencia de accidentes gso
gráficos tales como: islas y
frentes de olas en sus vecinda^
des, las cuales la sintetizaban
por medio de conchas marinas
y fibras curvadas.

2. Mapas Esquimales.
Los esquimales mostraron bue
na habilidad y precisión en la
elaboración de mapas. El ha­
llazgo más antiguo de estos
mapas, está representado en
el mapa de las Islas Belcher,-
en la Ba h í a de H u d s o n
(54<>22,30"N y 80°1S'00"W)
Este mapa sin embargo se con
sidera entre los más anti­ shall.
guos, ha sido comparado con
las cartas hidrográficas actua­
les de la misma área y han
coincidido de modo sorprenden
te.

Los mapas en madera,
construidos por los esquimales
a punta de cuchillo, represen­
tan verdaderas tallas artísticas
en donde mostraban islas, fio_r
dos y demás accidentes cost¿
ñeros. Véase parte del mosa_i
co polar en la Fig. N° 1 b.

3. Mapas Indígenas de
América ■ Los mapas de los
indios americanos nó pueden Fig. N° 1 b. Mosaico esquimal <fe
compararse en cuanto a su de un perfil litoral Polar.
lineamiento con los mapas e ¿
quimales. Los Aztecas fueron grandes artífices de jeroglíficos y este
19

arte lo expresaron en sus mapas; mientras, los esquimales daban im­
portancia a los detalles topográficos en sus mapas, los aztecas en cam
bio lo hacían en atención a su habitat y a hechos guerreros y religiosos.
Los mapas aztecas eran esen­
cialmente realistas y un tan­
to decorativos;pero puedan cía
sificarse en cuatro qrtpos: Ma­
pas de ciudades o planos ur­
banos, Mapas guías de caza
y pesca , Mapas catastrales
y fiscales y Mapas de re­
latos históricos.

Las relaciones sobre la
existencia de los mapas azte­
cas e incaicos nos han llega­
do a través de las crónicas de
la penetración española en A-
mérica, que detuvo el ciclo e-
volutivo de las civilizaciones
indígenas más grandes de Amé
rica.

Consumada la penetración española, hacia la mitad del siglo XVL
la Cartografía azteca recibe un fuerte impulso. Para ese entonces em­
plean el papel europeo en la confección de mapas, sin abandonar, por
ello , el léxico indígena y la tradición pictórica azteca. Entre los e -
jemplos de mapas aztecas del Siglo XVI, tenemos:

El mapa de Cuanhtinchán , que representa una descripción topo­
gráfica de la región de Puebla,caí su red de caminos y ríos. Se encum
tra en el Museo Nacional de Antropología de México.

El plano urbano de la ciudad de Tenochtltlán . que representa la
estructura de la ciudad junto con sus acequias y caminos vecinales, y
el plano de San Juan de Teotihuacán, legendaria ciudad del Quetzal- -
cóatl; los cuales se conservan: uno en el Museo Nacional de Antropo­
logía de México y el otro en el Museo Americano de Historia Natural
de New York.

En cuanto a la cartografía Inca podemos decir que tuvo un desarro
lio muy parecido a la azteca, un ejemplo cartográfico lo tenemos en la
"Piedra de Saihuite" , que fue hallada en el Perú, cerca de Cuzco, en­
20

tre Abancay y el rio Apurimac. La Gran Piedra de Andesita representa
una ciudad incaica en alto relieve, con su red de calles y estructura de
su habitat. Tal manifestación artística nos revela la extraordinaria téc
nica y el conocimiento cartográfico que poseían.

4. Los Mapas Babilónicos. El mapa más antiguo del mundo
que se conoce en la actúali —
dad, se debe a los babilóní —
eos, data más de 4 . 500 años,
el cual fue descubierto m las
excavaciones de las minas de
la ciudad de Ga-Sur, a unos
300 km al norte de Babilonia .
Este mapa se encuentra en el
Museo Semítico de la Unlver -
sidad de Harvard (EE. U U . ) , y
está dibujado sobre una placa
de barro cocido de más o me­
nos 7 cm, un ella se represen­
ta el valle de un río encajado
entre montañas. Es muy pro­
bable que el rio en cuestión -
sea el Eufrates que termina en
un delta de tres brazos. El
detalle más importante de e s ­ Ftg. N“ 1 d. Mapa Babilónico
te mapa, aparte de su valoreo
mo arte cartográfico de gran antigüedad, es el hecho, de que se orien­
ta en función de los puntos cardinales.

5. Los Egipcios y las Primeras M ediciones. Las primeras me­
diciones del terreno, indudablemente se hicieron en el antiguo Imperio
Egipcio. Los faraones y sacerdotes para poder sufragar los gastos ad
ministrativos del Imperio, lo hacían imponiendo impuestos sobre la tie­
rra parcelaria. Esto dio origen a mediciones catastrales con fines tri
butaríos. Fue Ramses II, de 1.333 a 1.300 a. de J .C ., quien inició
las primeras mediciones sistemáticas de la tierra de sus dominios, y
es de suponer que tales datos y medidas fueron trasladados a los ma­
pas egipcios. Entre los primeros mapas que se conservan, merece
citarse "El mapa de las Minas de Oro de Nubia", que fue realizado por
Sesostris, y se encuentra en el Museo de Turin (Italia).

Es conveniente recordar que siglos después de las mediciones e -
gipcias, Eratóstenes (en Grecia), utilizó esas primitivas mediciones
21
para determinar la circunferencia terrestre.

6. Los Chinos y los Primeros M ap as■ Cuando los europeos lte
garon a la China, este vasto país ya contaba con mapas de todas las re
gion es del Imperio. Desde época muy remota, los mandarines chinos
tuvieron gran interés en la descripción y demarcación del territorio, de£
crípcion es éstas que fueron siempre acompañadas de mapas. La prime­
ra referencia que se hace del arte cartográfico chino, se remonta al año
227 a . de J.C . Fue Pei H sin , el iniciador del movimiento cartográfico
en China, actividad e in iciativa que le m ereció el nombre de: "Padre
de la Cartografía C h in a". Este notable cartógrafo chino v iv ió entre los
años 224-273 después de J.C . Como pionero, introdujo una serie de
principios en la con fección de los mapas, los cuales pueden enunciar­
se a sf:

a) Introdujo las d ivisio n es reticu lares o cuadriculares
(cuadrícula o can evás) para la lo ca liza ció n de lug¿
res. La cuadrícula Pei H sin , no puede compararse
con e l sistema de meridianos y p a ra lelos, pues los
chinos representan la Tierra como una su p erficie fia^
na, con China en e l centro.

b) E stableció la orientación como medio direcclon al.

c) Introdujo la forma de medir distancias precisas.

d) Determinó altitudes y nombres toponím icos de
lu gares, e igualmente

e) Determinó rumbos y direccion es para referir cursos
de caminos.

El más famoso entre los cartógrafos ch in os, se llama C h ia T a n , -
que v iv ió entre los años (730-805) d. de J .C .; tuvo la tarea de repressi
tar cartográficam ente c a s i toda e l A s ia , pero desafortunadamente este
mapa no se co n serva , pero en su lugar ex is te una losa de piedra del s_l^
g lo X II, la cual se supone pertenece a una parte d el mapa C h iaT h n . En
la losa de piedra están representados la Gran Muralla China y aspectos
del terreno: en é l se aprecia que los objetos y fenómenos cartografiadcs
se encuentran en una proporción bien lograda.

Los mapas chinos alcanzaron un alto n iv e l, sin duda el empleo
de la cuadrícula o canevás marcó e l verdadero com ienzo c ie n tífic o de
la cartografía.
22

Un hecho importante y de gran sign ifica ción fue la llegada de los
jesu ítas en el s ig lo XVI, a l te
rritorio chino. Fueron e llo s
los que dieron noticia del uso
gen eralizad o del mapa y del
extenso material cartográfico
existen te sobre la totalidad del
Imperio. Con la presencia (fe
los je s u íta s , la cartografía to
mó influencia europea; sin em
bargo ha conservado de c ie rto
modo datos y sistem as a n t i ­
guos.

b) Edad Antigua . La Edad
Antigua como etapa cartográfi­
c a , puede resumirse en 5 a s ­
pectos d iferen tes, a saber;

1. Influencia Tónica. -Fig. N ° 1 e . Losa de Piedra .del
Todo cuanto se conoce acerca s ig lo X II. Basado probablemente
de la geografía g rie g a , nos ha en e l mapa de Chia Fan del año 801
llega d o a través de los geógra^ d. de J.C.
fos y cartógrafos jón icos;elias
contribuyeron de manera muy e sp ecia l al desarrollo de la cartografía.

Las primeras ideas sobre redondez de la Tierra, posición de los
p olos, ecuador, tróp icos, sistem a de longitud y latitud y otros a s p e c ­
tos cartográficos de gran s ig n ific a c ió n , fueron desarrollados y afirm a­
dos por e llo s . Los geógrafos ió n ic o s , consideraban a la Tierra de muy
diversas formas y esto ha contribuido a que sus mapas ofrezcan p o c o
interés cartográfico puro; pero s í, un gran valor histórico y a rtístico . -
Los primeros en darnos un conocim iento sobre la geografía griega y sus
alrededores, fueron Heródoto y Estrabón . Según e llo s , Amaximandro -
de M íleto construyó "un mapa de todo e l ámbito de la Tierra, con todos
sus mares y ríos ".

Hecateo, geógra fo jó n ic o , fundamentado en las aguas del océano,
consideró a la Tierra completamente plana y en forma de d isco; tam­
bién p erfeccion ó e l mapa de Amaximandro e hizo una descripción del
mundo antiguo, de los cu ales se conservan algunos fragmentos. Dura£
te los s ig lo s II y III a. de J.C . , se formularon muchas hipótesis absur
das e iló g ic a s , acerca de la forma de la Tierra; hasta que en el sig lo
i
23

IV, aparece una idea apoyada por principios filosóficos, que establece:
"la esfericidad de la Tierra", cuyo autor realmente se desconoce, su­
poniéndose que hayan sido: Pitáqoras o Parménides.

Fue Aristóteles, en el año 350 a. de J.C. , quién demostró y com
probó realmente la forma esférica del planeta. También determinó la
oblicuidad del eje terrestre y estableció los conceptos de ecuador, po­
los, trópicos, latitud y longitud y dividió a la Tierra en zonas climáti­
cas: Tórrida, Templada y Frfa.

El mundo conocido de los griegos del siglo V a. de J .C ., abarca­
ba desde el río Judo hasta el Océano Atlántico.

2. Medida de la Tierra. Eratóstenes de Cirene, Director de la
Biblioteca de Alejandría, se dio a la tarea de medir la longitud de la tte
rra, que ya otros habían intentado. Pero fue é l, e l primero en aplicar
el conocimiento astronómico y matemático para el cálculo de la medida
de la Tierra; para ello se basó en la tradición que hablaba de un pozo
en Siena (Asuan) en cuyo fondo llegaban los rayos del sol entre los días
del 20 al 22 de junio, esto le indicaba que Siena estaba en el trópico
de Cáncer y como ya se sabía la distancia entre Siena y Alejandría por
mediciones efectuadas por los egipcios, y suponiendo que Alejandría -
quedaba al norte de Siena; sólo bastaba medir el ángulo de los r a y o s
solares al mediodía de la fecha indicada para conseguirlo, de modo
que logró determinar un ángulo de 7o y por lo tanto un meridiano debe­
ría medir 50 veces más. Una vez efectuados los cálculos, el resulta­
do fue de 45.000 km, a pesar de que el procedimiento era correcto, los
cálculos estaban errados por estar asentados sobre conocimientos equi^
vocados, sin emba^
go unos errores se -
compensaron con o -
tros y al final, el r¿
sultado fue un tanto
satisfactorio.

Eratóstenes
también representó el
mundo conocido de la
época por medio deim
mapa-mundi, cuya e ¿
tructura estaba deter_
minado por 7 parale -
los y 7 meridianos «s Fíg. N° 1 f. Mapa de Erastótenes
24

paciados a intervalos desiguales. Un siglo después, Poseidonio de Apamea,
midió la longitud de la circunferencia terrestre, utilizando un procedi­
miento mejorado lleg ó a un resultado poco satisfactorio, in fe rio r al de
Eratóstenes cuyo resultado fué de 28.000 Km. para la longitud de la Tie­
rra.

El astrónomo y matemático Hiparco, contrapuesto a la concepción de Era­
tóstenes sobre e l mundo habitado de la época, establece un sistema de me
ridianos y paralelos, para la representación del mundo de la época, funda
mentalmente en e l Eratóstenes. Este sistema divide a l mundo conocido en -
once (11) paralelos y once (11) meridianos a igual equidistancia. Hiparco
plantéo la necesidad de medir la longitud terrestre, mediante los e c lip ­
ses de luna.

Podemos resumir los aportes de Hiparco a la cartografía, de la forma s i­
guiente :

a) Perfeccionó e l sistema de latitud y longitud.

b) Determinó longitudes por medio de observaciones
simultáneas de eclipses de luna.

c) Enpleó las proyecciones cónicas, y el

d) Uso del Astrolabio.

3. La obra geográfica de Ptolomeo. Entre los geógrafos griegos, e l pe£
sonaje más notable e inportante, fue sin duda Claudio Ptolomeo. Su dedi­
cación al estudio de la Geografía y la Cartografía le m ereciótal distin
ción.

Ptolomeo estableció los principios de la Cartografía, de la Geografía, de
las matemáticas, de las proyecciones y de los métodos de observaciones as
trónomicas, en su obra " Geographia" y específicamente en su último volu­
men (Tomo V I I I ). Igualmente considera algunas instrucciones sobre la fo r­
ma de construir un mapa-mundi, describe también dos proyecci'nes cónicas
modificadas.

El mapa-mundi de Ptolomeo está construido sobre una proyección cónica; so
bre é l se puede apreciar por los lados superior, in ferio r y derecho, la
graduación en grado correspondiente a la longitud y a la latitud y del
lado izquierdo la escala de climas. Los mayores errores que presenta e l
mapa-mundi de Ptolomeo, se encuentran en e l extremo oriental y meridional
aunque e l mayor de todos fue e l haber c o n s id e r a d o la me di da de l a
25

Tierra muy por debajo
del valor aproximado
calculado por Eratós-
tenes; es decir,había
empleado e l valor cal_
culado por Poseidonio.

La Geografía y la Ca£
tografía griega anti­
gua, alcanzan su pun­
to culminante con Pto
lomeo, al mismo tiem­
po que la decadencia
del mundo antiguo. La
obra de Ptolomeo va
a representar más tr
de un punto de part_
da del conocimiento -
geográfico en e l s i­
glo XV, su repercusión Fig. 1 g.- Mapa-mundi de Ptolomeo
fue notable; se toma­
rá como base para impulsar y renovar e l horizonte geográfico y cartográfi_
co del Renacimiento.

4. La Cartografía Griega y su influencia. En principio hay una gran d ife
rencia entre e l conocimiento griego y e l conocimiento romano. Los primeros
pusieron toda su ciencia al servicio del conocimiento geográfico y carto
gráfico; los segundos, en cambio, e l conocimiento aportado por los griegos,
lo adoptaran para sus propósitos m ilitares y de conquista. Los romanos em­
plearon en sus mapas la antigua concepción jónica de la Tierra, es decir,
plana y de forma de disco. Dentro de este disco encontrábamos e l mundo ha­
bitado (ORBIS TERRARLM) y a semejanza de los chinos situaban en é l e l cen
tro de su inperio, ocipando desde luego e l mayor te rrito rio .

Como obra cartográfica romana, merece citarse la llamada "Tabla de Pentin-
g e r", en realidad no es un mapa, sino más bien una especie de cartograma -
en donde se representan rotas inperiables. En e lla se aprecia un resumen -
gráfico de distancia y de puestos m ilitares de todo e l Imperio romano.
26

c) Edad Media. En la Edad Media se resolvió u tiliz a r e l mapa-mundi
circular, adornados con notas religiosas. El ORBIS TERRARUM d
los romanos, en este periodo, sufrió muchas modificaciones, de
ta l forma que perdió su originalidad.

El mapa típ ico de la Edad Media fue llamado T en la 0, (Fig. 1h)
donde Asia ocupaba la mitad
superior del disco terrestre
y en la parte in fe rio r, Euro
pa y A frica, ocupaban la
cuarta parte del disco,res­
pectivamente. Los hechos más
resaltantes del período son:

1. Los mapas más importan­
tes de lá Edad Media. Los -
mejores mapas medievales co
rresponden a los de Hereford
y a l de Edsdorf. elaborados
a fines del sig lo XV, época
culminante del e s tilo gótico,
los cuales presentaban gran
riqueza en d etalles. En ellos
se notan como en todos los
mapas del medievo, e l simbo
lismo cristiano. Fig. Ns 1 h-Mapa de T en 0
(ORBIS TERRARJUM

2. Las cartas de navegación. A las cartas de navegación, para ese
entonces,se les llamó "Cartas Portülanas", se cree fueron ideadas
por los Almirantes y Capitanes de la flo ta genovesa a fines del si_
glo X III. El ejespío más antiguo de estas cartas, lo tenemos en la
"Carta de Pisa". El perfeccionamiento de estas cartas fue tal,que -
se generalizó su uso por espacio de tres siglos. Todavía para e l -
año 1620 se empleaban para navegar por e l Mediterráneo. El detalle
más característico de las Cartas Portülanas, es e l enpleo de la ro
sa de los vientos. Con» elemento fundamental de la orientación.

3. La cartografía árabe y su influencia griega. Los árabes alcan­
zaron un gran conocimiento de astronomía, matemáticas y geometría,
y es de suponer que fueron hábiles Geógrafos y Cartógrafos, ayuda­
dos quizás por e l "mapa-mundi" y e l texto de "Geographía" de Pto-
lameo, conservado por aquellos,durante siglos.
27

Los árabes se orientaron a la manera seguida por los griegos, tam­
bién ello s calcularon la longitud de im (1) grado en una forma -
bastante aproximada, ajustada a la forma antigua. Desarrollaron e¿
feras celestes y estudiaron las proyecciones.

En la cartografía árabe se observa su tendencia a usar las formas
geométricas para las representaciones de la superficie de la T ie­
rra, características que muchas veces deformaba la realidad espa­
c ia l. Además del uso común que tenían los mapas, lo utilizaban en
muchos casos para fines educativos.

La obra más irportante de la
cartografía árabe fué e l "Ma
pa-mundi de E d risi",construr
do en 11S4 a basede una pro
yección rectangular, en don­
de se destacaba en la parte
superior, la posicién sur,
característica muy generali­
zada en los mapas islámicos.
Un s e llo común de los mapas
árabes era la notable influen
cia griega de Ptolcmeo.

d) Renacimiento. No sólo es la
época de los grandes inventos
y descubrimientos, sino tam­
bién la etapa de gran inpul­
so en e l canpo del saber: -
ciencia, arte, literatu ra, y
otros aspectos.
Fig. Ns 1 i . Mapa árabe de la
En este período que encontra- Edad Media,
mos los notables representantes de la Geografía y la Cartografía.-
Sustancialmente e l Renacimiento está fundamentado en e l conocimien
to griego antiguo. Desde e l punto de v ista cartográfico este b r i­
llante período puede d ividirse a i 5 aspectos importantes que han
contribuido a l desarrollo de la Cartografía, ello s son:

1. La Antigüedad Griega y su influencia. Para fines del s ig lo XIV
y sig lo XV uespués de muchos años de Cartografía y poca notabilidad,
reaparece de nuevo e l mapa-mundi de PtQlomeo y su texto " Ge o era-
28

phia " en el mundo occidental. Este mapa no estuvo perdido en los
confines del medievo, sino como es sabido estaba en manos de los ára^
bes, el cual habían aprovechado al máximo como patrón de e s t u d i a
Ciertamente la recuperación de esta obra, dio un notable impulso al a£
te cartográfico; gracias a la traducción que hicieron los humanistas ita^
líanos en 1405, y posteriormente en el siglo XV fue copiado en numero­
sos manuscritos y en ediciones impresas, que comprendías mapas gra­
bados en madera y cobre.

2. El mapa-mundi de Ptolomeo y sus errores. Cuando Ptolomeo
estableció la medida de la Tierra para la construcción de su mapa-mun­
di; consideró cifras muy por debajo de la verdadera. Este error, fue
de cierto modo beneficioso para la época; en consecuencia los navegan
tes tenían por tal motivo la convicción de poder llegar fácilmente a Asia
navegando por el O este. La forma alargada que Ptolomeo le asignó al
Mediterráneo, hizo que algunos cartógrafos renacentistas calcularan
mal la longitud de un grado, de modo que llegaron a múltiples correccio
nes sobre la longitud del Mediterráneo, y en el mapa de Mercator l le ­
gaba a 53°; pero posteriormente Képler en 1630, había corregido el va­
lor dado por Mercator. Todavía en 1700 se seguía cometiendo el error
sobre la longitud del Mediterráneo, el mapa de D elisle publicado en la
misma fecha, no daba la verdadera longitud de 42° para la cuenca del
Mediterráneo. Como conclusión, el error de Ptolomeo fue factor d eci­
sivo en las ideas de Colón, que trajeron como resultado los grandes <te^
cubrimientos geográficos.

3. Los grandes inventos cartográficos. A sí como anotamos an­
teriormente "La vuelta a Ptolomeo", como un hecho que contribuyó al
renacimiento de la cartografía; la imprenta y el grabado representa el
segundo hecho importante que permitió tan extraordinario progreso. Tal
invención facilitó reproducción de miles de copias de material cartográ
fico y publicaciones diversas a precios económicos, lo que permitió -
que dicho material fuese adquirido por las clases de menores recursos.

Al comienzo los mapas se imprimieron en papel y madera, pero
muy pronto fueron sustituidos por placas de cobre, procedimiento q u e
se aplicó por espacio de tres siglos.

4. Los grandes descubrimientos. Los últimos hechos del R e ­
nacimiento que contribuyeron al resurgimiento de la cartografía, fueron
sin duda, los grandes descubrimientos realizados. Para que se lle v a ­
ra a cabo dicha empresa fue necesario el conjunto de aportes tales c o ­
mo; el perfeccionamiento de la brújula y el astrolabio y la fabricación
de embarcaciones para grandes recorridos.
29

Los primeros descubrimientos importantes que se hicieron fueron
los de la Costa Occidental Africana, realizados por los portugueses, -
luego se suceden los grandes descubrimientos: Cristóbal Colón descu^
bre América, en 1492; Vasco de Gama inaugura la ruta marítima de las
Indias, en 1498; Pedro Alvarez Cabral de modo involuntario descubre
al Brasil en 1500, y otros descubrimientos de menor importancia. Pero
fue en 1522, cuando el viaje de Magallanes determinó la caída del co­
nocimiento geográfico de Ptolomeo; se localizó América en su posición
precisa en el Globo y se conoció la inmensidad del Océano P acífica E£
tos descubrimientos realmente fabuloso? aparecen en el " Mapa de Juan
de la C osa", en 1500, en el mapa-mundi de Leonardo de V in ci, en
1513-16, en el "Globo de luán SchOner'.' en 1515, en el "mapa de Ri —
vero" , 1529, en el "mapa de Apiarco", en 1551, en el "mapa-mundi
de Abraham Ortelio (Theatrum Orbis Terra cu m), en 1570, en el mapa­
mundi de Mercator, en 1587 y en el "mapa de América de Sansón", en
1658. Los tres últimos bastante bien logrados.

5. Mapa-mundi Mercator . Gerard Kramer (Mercator) es el nom
bre del verdadero padre de la cartografía holandesa (1512-1594). Su
principal mérito radica en haber liberado la influencia de Ptolomeo. El
elaboró el mapa de Europa, en donde determinó 53° para la longitud del
Mediterráneo, corrigiendo de esta forma el mapa-mundi de Ptolomeo.En
el año 1569, creó un sistema de proyección de paralelos horizontales y
meridianos verticales, para la representación de su gran mapa-mundi.-
Una característica importante de esta proyección, es que los rumbos -
magnéticos son líneas rectas que cortan a los meridianos en ángulos -
constantes, resultando este tipo de coordenadas muy útil para la nave­
gación aérea o terrestre. El Atlas de Mercator no fue publicado sino
en 1595, después de su muerte.

e) Edad Moderna ■ El siglo XVIII, además de ser un siglo de explo­
ración y reconocimiento de los océanos, también fue un período de ela
boración y desarrollo de material cartográfico y de las ciencias físicas
y naturales, las cuales abren el horizonte de la geografía moderna.

1. Restauración de la cartografía . La restauración de la Carto­
grafía tuvo su comienzo en 1696 y se inició con la determinación de
longitudes. Fue la Academia Francesa, a fines del siglo XVII, quién
actualizó las medidas terrestres, basándose en las observaciones s i­
multáneas en diferentes puntos de la ocultación de los satélites de Jú­
piter. El resultado de todo ello , fue un mapa-mundi, que fue elabora­
do en el Observatorio de París en 1862 y constituye uno de los mapas
30

fundamentales de la Historia. Para fines del siglo XVII, los franceses
desplazaron a los holandeses en el campo de la cartografía. Los prime^
ros fueron hombres de ciencia, pertenecientes a veces a la nobleza, y
su trabajo estaba financiado por el propio Rey; en cambio, los segun­
dos, elaboraban los mapas en función comercial y no obedecían a nin­
gún plan científico riguroso.

La nueva cartografía desarrollada por los franceses requería de
nuevos y modernos instrumentos. Las antiguas alidadas y escuadras -
fueron reemplazadas por el octante y el sextante, con el cronómetro de
Harrison; instrumento que permitía calcular fácilmente la longitud y la­
titud de un lugar cualquiera. En cuanto a los levantamientos terres­
tres, se perfeccionó el sistema de red de triangulación y más tarde pa­
ra fines del siglo XVIII, se inventó el teodolito con anteojo.

2. Cartógrafos notables. Entre los cartógrafos que influyeron-
en la restauración o reforma de la cartografía, podemos citar a;

Guillermo D elisle. fue.él quien determinó el verdadero ta­
maño del Mediterráneo, en función de la longitud y la latitud, rompien­
do de esa forma la tradición Ptolomeica.

Juan Bautista BouísqüiqncnD'Anville, otro cartógrafo impor­
tante, quien demostró en sus mapas que se ignoraba mucho del interior
de Asia , Africa y América .

César Francisco Cassini , fue el primer hombre de ciencia
que realizó un levantamiento topográfico nacional de Francia. Cassini
se dio a la tarea de trazar una red de triangulación formada por 2.000 -
triángulos y 18 bases de triangulación, de este trabajo formaba p a r t e
una tabla de latitudes y longitudes de ciudades francesas. Su obra
cartográfica se vio obstaculizada en varios momentos, uno de ellos fue
el empobrecimiento del Estado Francés, para ese entonces, trajo como
consecuencia la suspensión de su obra. Pero mediante suscripción
y parte de dinefo de su propio peculio, pudo continuar su obra cartográ­
fica. Su muerte impidió que éste continuara su trabajo; pero su h<jo
Jacobo Domingo terminó la obra comenzada por su padre, en el período -
de la Revolución Francesa.
31

La "Carte Geometrique de la France". como se llamó la obra de
Cassini, se compone de 182 hojas a escala 1:86.400; en ellas se pue­
den apreciar una gran cantidad de detalles de distinta naturaleza. Un
defecto notorio que se observa en las cartas, es la mala utilización tfel
método de sombreado aplicado a las montañas.

3. Mapas Mundiales. Para el siglo XIX, sólo existían grandes
mapas bien confeccionados en escala nacional. Pero al incrementarse
los adelantos en la aviación, radio, viajes, e tc ., en el siglo XX, el
mapa nacional del siglo anterior se hizo insuficiente y apareció el ma­
pa mundial o internacional. La construcción del mapa-mundi interna­
cional a escala 1:1.000.000, la presentó al Congreso Internacional de
Berna, el profesor Albrech Penk, en el año de 1891. Esta obra d e b í a
constar de 1. 500 hojas aproximadamente y sobre una proyección cónica
modificada; pero fue para comienzo de la Segunda Guerra Mundial cuan
do quedó concluida tan gigantesca obra. The American Geographical -
Society terminó los trabajos concernientes a Iberoamérica y posterior—
mente fue terminado y completo por el Army Map Service y el U.S.C oast
and Geodetic Survey.

f) Edad Contemporánea . El siglo XIX es la época de la revolución.
El maquinismo influyó de modo positivo en el desarrollo de la cartogra­
fía. Los levantamientos topográficos que se hicieron de las grandes
redes ferroviarias, aportaron un caudal de información y material e n /el
campo de la cartografía, agregado a todo esto, el tendido de cables s.ii>
marinos, con el cual sé inició los levantamientos topográficos del fon­
do del mar. El telégrafo daba la hora de Greenwich, lo que facilitaba
la determinación de la longitud del lugar.

Las técnicas del blanco y negro de los mapas antiguos, fueron
sustituidos por signos verdaderamente representativos y en colores, ya
que la litografía, el grabado y el fotograbado adquirían un desarrollo en
gran escala. No obstante, estos mapas más depurados y de más preci­
sión, se producían a precios más bajos que los mapas de los siglos an
teriores.

1. La cartografía comercial. Los grandes avances científicos,
el maquinismo, el desarrollo de la tipografía y el grabado dio un gran
impulso a la expansión comercial de la cartografía. La demanda de ma
terlal informativo, inició la producción de mapas y afines en escala co
mercial y oficial. Se publioaron mapas geológicos, topográficos, tex­
tos y Atlas de Meteorología, Oceanografía, Biología, Etnografía y en
32

otras especialidades científicas.

En el siglo XIX los alemanes fueron grandes productores de mapas
y Atlas con fines comerciales; todos ellos se caracterizaron por la gran
cantidad de detalles de precisión. Otras naciones también publicaron
excelente material cartográfico; ejemplo de ellos tenemos: Los Atlas
franceses de Vidal de la Blache y de Vivien de St. Martin, más represen
tativos que los alemanes, y los Atlas Ingleses, los c u a l e s tuvieron
gran difusión.

Otro hecho de gran importancia para la Cartografía del siglo XIX,
fue el nuevo significado y carácter científico que Humboldt le imprime
a la Geografía.

Para comienzo del siglo XX, el invento de la aviación, y el apor­
te de la fotografía aérea, dio a la cartografía una nueva fuente de infor
mación de gran precisión. Las fotografías aéreas permiten elaborar rra^
pas, cartas y planos de cualquier área del planeta, en corto tiempo, a
poco costo y de elevada precisión.

2. La Segunda Guerra Mundial y su aporte a la Cartografía. Du­
rante la Segunda Guerra Mundial, la cartografía experimentó su mayor
progreso después de los tiempos de los grandes descubrimientos. La
gran demanda del material cartográfico con fines militares dio m o t i v o
a tan notable impulso. Las grandes potencias como: Inglaterra y los
EE. UU. , organizaron sus programas cartográficos; siendo la División
de Geografía Militar la encargada de centralizar el servicio de mapas.-
Las demás naciones participantes en la guerra desarrollaron también
sus programas de Cartografía. Los EE. UU. organizaron en 1942 el
Servicio de Mapas del Ejército, llamado el A .M .S . "Army Map Service”
Los trabajos de esta organización eran muy variables, se prepararonca
tas a escalas reducidas del mundo entero; se rehizo y se expendió el na
pa a escala 1 .000.000. Se completó el Mapa de! Pacífico occidental
a escala 1:500.0 00 y el de China, Corea y Japón a escalas 1:250.000.
Igualmente se elaboraron mapas de Africa del Norte con aeroproyectcr .
Los presentes trabajos constituyeron una de las más grandes empresas
cartográficas de todas épocas. Un hecho de gran significación fue la
adopción de un sistema de canevas o reticulado para el mundo entero,
para lo cual se generalizó la retícula transversal Mercator.

Durante el período de la Segunda Guerra Mundial se prepararon -
además de lo nombrado, innumerables tipos de cartas y mapas, entre
ellos: cartas aeronáuticas, fotoplanos, mapas de relieve, mapas obje
33

tivos, pianos de población, mapas de radar, cartas marinas y otros de
especialidades distintas.

Como destacamos anteriormente, la Segunda Guerra Mundial de­
terminó un notable incremento en la cartografía mundial, hasta el extre
mo que se concibe como un hecho sorprendente sin precedente en su hfe
torta.

g) Desarrollo de la Cartografía en Venezuela. Los mapas rudimenta­
rios del Nuevo Continente se remontan a la época del descubrimiento; -
en ellos aparece por primera vez el contorno costero de lo que pccteriqr
mente sería el territorio venezolano. JUAN DE LA COSA, experto nave
gante cántabro, acompañó al Descubridor de las Indias Occidentales en
su segundo viaje, oportunidad que le permitió elaborar el primer ma pa
de las costas de A-
mérica; el mismo
vegante acompañó
a Vespucio en su se
gundo recorrido por
el Nuevo Continen­
te, y esta experien
cia le sirvió para -
mejorar el conocí —
miento de las t i e -
rras descubiertas y
en consecuencia, pi£
blicó el mapa en el
año 1500.

El s e g u n d o
mapa conocido, fe ­
chado en 1507, se
debe al cosmógrafo alsaciano Martin Waldseemüller; en dicho mapa a-
parecen por primera vez las Américas del Norte y del Sur como p a r t e
de un mismo Continente; iban en él incluidas las tierras descubiertas -
por Colón y fueron bautizadas con el nombre de América, en honor deA-
mérico Vespucio.

En los años 1513-16 y 1513, aparecen entre otras, las cartas en
forma de globo de Leonardo de Vínci y el Globo de Juan Schbner, en den
de las Américas del Norte y del Sur aparecen separadas en la porción -
correspondiente a la América Central y enormemente desfiguradas, el
p rim ero más qu e en e l segu n d o .

Más completo que los anteriores, fue un mapa trazado en 1829 -
por el cosmógrafo real Diego de Ribero, quien destaca en é l, la nueva
configuración geográfica del mundo, al delinear el estrecho de Magalla
nes y la vas­
ta inmensidad
del Océano -
Pacífico.

En el
año de 1551 -
se publica el
mapa de Apia
no, en donde
aparece de
nuevo la con­
tinuidad d e l
continente a-
mericano y su
contorno de
continentes y
islas m e j o r
conformado. -
En lo que to­
ca a Venezue­
la aparece el
entrante correspondiente al Lago de Maracaibo.

Desde 1635 hasta 1794 sale a publicidad una serie de mapas de
nuestro territorio, dibujados por cartógrafos europeos y que son a l g o
más imprecisos, pero mejor conformado; entre ellos merece destacarse
la Carta correspondiente a la Costa de Tierra Firme, desde Cartagena
hasta el Golfo Triste, trazado por Thomas Jeffierys.

De 1806 a 1814, los naturalistas F. Depons, Humboldt y Bom-
pland, se encargaron del estudio de la América Tropical, y en especial
de Venezuela. Las descripciones y relaciones del paisaje, la deternú
nación de puntos geodésicos y mediciones cuidadosas, el levantamien­
to de planos de población trazados de cursos de ríos importantes (Río
Orinoco, y otros), fueron su principal objetivo. Cumplido este nuevo
período del conocimiento geográfico extensivo de nuestro país, se prac
ticaron otros levantamientos de mayor precisión, y a sí como en 1817 m
36

Madrid, España, se publica una serie de mosaicos de cartas de las ccs
tas de Tierra Firme e Islas adyacentes, comprendidas entre los meridia_
nos 68°30‘ y 68°44' al oeste de Cádiz. Viene esto a ser el resultado
de la expedición efectuada por la Segunda División de Bergantines, al
mando del Brigadier Don Joaquín Francisco Fidalgo, por recomendación
del Rey de España. Debe hacerse notar que el mosaico abarca toda la
posición costera de Venezuela con bastante exactitud, y se le conside­
ra como la más exacta expresión del perímetro litoral del vasto territo­
rio venezolano que se había elaborado hasta ese momento.

El continuador de la obra humboldtiana, es el Coronel de Ingenie^
ros Agustín Codazzi. Separada Venezuela de la Gran Colombia y esta­
blecida la Tercera República, la Constitución de Valencia, por m e d i o
del Decreto del 14 de octubre de 1830, autorizó al Ejecutivo para em­
prender en el campo de la Geografía, trabajos científicos tales c o m o :
Levantamientos de planos, formación de itinerarios y cuadros estadísti­
cos del Estado; para tal empresa, de máxima importancia para Venezue­
la, se comisionó a Agustín Codazzi. Diez años después del Decreto-
Ejecutivo, presentó su contribución: EL PRIMER MAPA GENERAL DE VE­
NEZUELA , el cual ofrece una idea precisa de la conformación geográfi­
ca y política de Venezuela. Entre otros trabajos realizados y de gran
trascendencia merecen destacarse los siguientes:

1) Resumen de la Geografía de Venezuela
2) Atlas Físico y Político de la República de Venezuela
3) Memoria de la Asamblea de Barinas
4) Catecismo de la Geografía de Venezuela

Con otros trabajos realizados, tales como: El Atlas de la Repú­
blica de Colombia, e l geógrafo-militar Agustín Codazzi, sitúa a Vene -
zuela en el momento histórico oportuno, dentro de un plano nacional e
internacional del conocimiento geográfico moderno. Se cumple iría me^
va etapa de orden trascendental en el aspecto geográfico-cartográfico
Esta obra inmortal tendrá proyección directa en años inmediatos.

Para el 27 de junio de 1904 y mediante Decreto Presidencial, se
ordena un nuevo levantamiento del Mapa Militar de la República. En
esta forma se inician los trabajos cartográficos del Siglo presente. El
12 de junio de 1904 se constituye una Junta integrada así: JESUS MU­
ÑOZ TEBAR, Director; FELIPE AGUERREVERE, Sub-Director; HERRERA TO
VAR y RICARDO RAZETTI, Ayudante; LUIS UGUETO, Adjunto, en su ca­
rácter de Director del Observatorio Cajigal. Se acordó que el levanta^
miento debía hacerse en dos fases:
36

1. Una que comprendiera el conjunto Territorial.

2. Otras secciones de dicho territorio, de modo que co­
rrespondieran dos a cada Estado y uno al Distrito F¡e
deral.

Al tomar posesión, la Junta o Comisión dispuso la recolección de
los materiales técnicos y bibliográficos necesarios para proceder a la
tarea encomendada.

De inmediato se procedió:

a) Reducir los trahajos realizados a tres clases de ma­
pas, asi:

1. Plano General a la escala 1:1.000.000.

2. Planos por Estados o Secciones, a las escalas
1:250.000.

3. Cartas Militares a las escalas 1:50.000

b) Usar el esferoide de Clarke para los cálculos geodé­
sicos .

c) Establecer dos clases de Comisiones: Astronómicas
y Topográficas; la primera para la determinación de -
las coordenadas geográficas del mayor número de pin
tos importantes del país, y la segunda para el levan­
tamiento pormenorizado del terreno, como también p¿
ra el dibujo de los mapas y cartas.

d) Adoptar como primer meridiano del país el que pasa -
por la ciudad de Caracas (exactamente por el Obser­
vatorio C a jiga l), para los efectos de cálculos.

Cuatro años después, esta comisión presentó al Gobierno: veinte
planos, algunos de ellos inconclusos, a la escala de 1:50.000, los
cuales abarcaban aproximadamente 12.000 kilómetros cuadrados; cua­
dros de alturas; observaciones meteorológicas; declinaciones magnéti­
cas, y sesenta cartas a escalas 1:250.000, basadas en el mapa de A-
37

gustfn C o d a zzi.

El I o de junio de 1909, el Gobierno N acion al dictó un nuevo D e­
creto por e l cual se ordenó continuar y ampliar los trabajos cartográfi -
eos anteriores, bajo e l nombre de " Mapa F ísico y P o lític o de V enezue­
la " , cuyo ob jetivo primordial era la construcción de un mapa completo
del país a una esca la 1:1.000.000, y para e llo debfa u tiliza r los traba
jos realizad os hasta entonces para el plano M ilita r. Para ta les traba­
jos se nombró una Segunda Com isión e l 14 de junio del mismo año, cu­
yo Presidente fue e l Dr. Felip e Aguerreverre y , como miembros integran
te s , los doctores: Santiago Aguerrevere, Francisco Duarte y otros
in gen ieros.

El primer paso de la Com isión fue determinar e l sistem a de pro­
yección e sp ecia l que debfa tener e l Mapa F fslco y P o lftic o ; adoptándo­
se la proyección cón ico secante compensada. La presente proyección
nos permite desarrollar los elem entos del geoide sobre un cono de revo_
lución c o a x ia l con e l elip s o id e y secante a dos paralelos directores, lo
ca liza d os a los 10° y 4o de latitud norte, respectivam ente.

El Dr. Márquez B u stlllos, Presidente Provision al dé la República
de V enezuela, por D ecreto del 1° de Julio de 1916, crea un Departameti
to denominado "OFICINA DE CARTOGRAFIA NACIONAL" anexo a la Es­
cuela de C ien cia s F ís ic a s , M atem áticas y Naturales, que para ese en^
tonces era dependiente del M in isterio de Instrucción Pública. Esa O -
ficin a se encargaría de efectuar los cálculos y dibujos d e l Mapa F ísico
y P o lític o de la R epú blica.

Entre los años de 1916 y 1931, e l Dr. Vicente Lecuna, basándose
en las Cartas elaboradas en 1904 y 1914, preparó un ATLAS DE VENE —
ZUELA, e l cual estaba integrado en su mayor parte por cartas geográfi -
c a s a esca la s 1:250.000 y 1.500.000, respectivam ente, En ella s se
observa una extensa información toponímica de todo e l país.

Bajo la Presidencia del General Juan Vicente G óm ez, y mediante
e l Decreto de 27 de marzo de 1925, la "O FICINA DE CARTOGRAFIA NA­
C IO N A L" fue adscrita al M in isterio de Relaciones In teriores, p r e c e d i­
da por un Ingeniero Jefe. Dicha oficin a se encargaría de la extinguida
OFICINA DEL MAPA FISICO Y PO LITIC O , y tendrá como función los tra­
bajos que ordene el M in isterio de R elacion es In teriores, y dará cumpli­
miento a las instrucciones emanadas de dicho organismo.
38

Transcurrido e l tiempo reglam entario, la Com isión del 14 de ju­
nio o Com isión A guerrevere, presentó e l MAPA GENERAL DE VENEZUELA,
a escala 1 :1.000.000, y en é l , aparecen los lím ites territoria les actua­
le s . La primera ed ición se publicó en 1928; la segunda en 1937. En
ambas edicion es aparecen las d ivisio n es p o lítica s y las porciones oro-
g rá fica s, con sus e leva cio n es acotadas, y una información general.

Por D ecreto P residen cial del 24 de ju lio de 1935, la O FICINA DE
CARTOGRAFIA N ACIO NAL, pasó a denominarse SERVICIO AEROFOTOGRA-
F IC O , adscrita al M in isterio del Interior y , como ta l in ic ió sus labores
a erofotográficas en febrero de 1936, con la toma de 972 aerofotos a es^
cala 1:17.000, correspondiente al Río de Oro (Edo. Z u lia ), y cuya su­
p erficie cubierta fue de 4.000 km^-aproximadamente; e s te primer vuelo
se denominó M isión N° 1.

Es a partir de é s te momento, cuando se in icia por primera v e z en
Venezuela los levantam ientos cartográficos a base de a e ro fo to s . Para
e l mismo año se efectuaron los sigu ientes vu elos a e ro fo to g rá fic o s :

a) El primer vu elo sobre C a ra c a s , con e l objeto de tomar fo ­
tos aéreas para la restitu ción d el mapa de Caracas y sus
alred ed ores. Escala 1: 5.000

b) I Vuelo sobre M aracaibo a e s ca la 1: 5.000

Entre los trabajos concluidos a partir de 1936, figuran:

1. El plano de M aracaibo a e s ca la 1: 5.000

2 . El plano de la Guaira a e s c a la 1: 10.000

3. Los planos de Ocumare y Cúa a 1: 10.000

4. El plano de Valencia (Zona Este) e s ca la 1: 5 .0 0 0 , p a r a
fin es de rie g o y otras a c tiv id a d e s .
39

Un año más tarde, e l General Elezar López C on treras, Presidente
de los Estados Unidos de V en ezu ela , por Decreto del 26 de ju lio de 1937,
ordenó adscribir e l SERVICIO AEROFOTOGRAFICO (Antigua OFICINA DE
CARTOGRAFIA) al M in isterio de OBRAS PUBLICAS, con la denominación
d e: DIRECCION DE CARTOGRAFIA NACIONAL. nombre con e l cual ha f i ­
gurado hasta la fe ch a .

La actual DIRECCION DE CARTOGRAFIA NACIONAL, es e l úni c o
organismo o fic ia l e s p e c ific o , que se encarga de la elaboración de pla­
nos . cartas y mapas de nuestro p a ís .

El presente organismo está estructurado de la forma siguiente: Ura
D irección y Seis departamentos denom inados: DIVISION DE AEROFOTO­
GRAFIA. DIVISION DE GEODESIA. DIVISION DE RESTITUCION. DIVISION
DE CARTAS , DIVISION DE PUBLICACIONES Y DIVISION DE ADMINISTRA -
C IO N . (Véase organograma correspondiente al D . C . N . ) . Sin embargo
hay algunos M in isterios , que tienen dependencias o seccion es que se
encargan de la con fección de mapas topográficos y mapas especializada»
Por ejem p lo , e l M in isterio de Minas e Hidrocarburos . que cuenta c o n
una sección de C artogra fía , dedicada a levantam ientos de áreas minera
liza d a s y la elaboración de mapas g e o ló g ic o s de diferentes zonas d e i
p aís; también tenemos entre otro s, e l M in isterio de LA DEFENSA, a tra.
vés de su S ección de GEOGRAFIA, cumple un exten so programa en e 1
campo ge o g rá fic o y ca rtográ fico, que puede resum irse a s f: elaboración
de monografías re g io n a le s , descripción de ciudades y pueblos desde el
punto de v is ta g e o g rá fic o m ilitar, con fección de cartas topográficas con
su hipsometrfa y mapas de uso de la tierra de áreas urbanas y rurales.
Además podemos nombrar algunas empresas privadas que se encargan de
levantam ientos aerocartográficos, cuyos s e rv ic io s son contratados p o r
compañías petroleras radicadas en e l país y especialm ente e l Gobierno
N acion a l, mediante algunos M in isterios e Institu tos, com o: M in isterio
de Obras P ú b lic a s , con su D irección de Cartografía N acion al ( D . C . N . ) ,
M in isterio de Agricultura y C r ia , con e l Departamento de suelos del Caí
tro de In vestig a cio n es Agronómicas ( C . I . A . ) ; Instituto Agrario NacionaL
con su Centro de In vestig a cio n es Aplicadas a Reforma Agraria (C .I .A .R .
A . ) ; C pnsejo de Bienestar Rural (C . B . R . ), Corporación Venezolana d e
Guayana ( C . V . G . ) , C .A . Administración y Fomento E léctrico (C .A .D .A .
F . E . ) , e tc . Son tres las empresas privadas que trabajan con levanta
mientos cartográficos por en cargo, u tilizan do en su consecución los pro
cedim ientos modernos aerofotogram áticos, e lla s son: SERAVENCA C . A . ,
TRANARG C .A . y T . I . A . V .
40

.
41

La D irecció n de C artografía N a c io n a l, com enzó su labor com o o r­
ganism o ca rto g rá fico en 1937, desarrollando un nuevo programa de traba
jo orientado hacia lo s sigu ien tes a sp e c to s :

a) A e ro fo to g rá flc o . D esd e e l punto de v is ta d el recubrim iento aerg_
fo to g rá fic o de nuestro territo rio : la D irecció n de C artografía N a cion al
( M . O . P . ) * desde 1936 hasta 1967, por interm edio de su Dfcrislai cb Aero
fo to g ra fía , ha re a liz a d o s e tec ien to s (700) vu elo s fo to g rá fic o s a esca
las que varían desde 1: 5.000 hasta 1: 6 0 .0 0 0 . En sus arch ivos fot&
g rá fico s s e encuentran alred edor de trescien to s mil (300 .000) n ega tivo s,
de los cu a les corresponden entre o tros: a fotogram as v e r tic a le s y o b li­
cuos , fo toín d lC es, fotom osalcos , fotocroqu ls y fotom apas.

El recubrim iento a ero fo to g rá flco de nuestro país para e l momento
a c tu a l, a lca n za aproximadamente a l 75% del territorio.

b) G e o d é s ic o . En lo que resp ecta a lo s levan tam ien tos g e o d é s ic o s
re a liz a d o hasta 1967 por la D irecció n de C artografía N a c io n a l, median­
te la D ivisió n de G e o d e s ia , se puede resumir de la forma sig u ie n te:

1. Se ha determinado un conjunto de redes de trian gu lación
de primer orden , que cubre una exten sión de 130.220 Km^, o sea e l 14%
de la su p erficie tota l d el p a ís . En sen tido longitu din al dich a re d , abq-
ca una ex ten sión de 6.165 Km.

La red n acion al de triangulación en referen cia consta d e 725 v é r­
t ic e s , id en tifica d o s por postes (v é a s e Tabla N# 1 ), y 31 bases de trian
g u la cló n . Se han medido además 8.100 v é r tic e s de 3er orden.

2. En cuanto astronomfa se r e fie r e , se haideterm lnado 40 pq_
sic lo n e s lo c a le s de ler.orden para levantam ientos de p recisió n con a c i
mutes la p la cea n os (v é a s e Tabla N° 2) y 206 p o sicio n e s de segundo -
orden d irigid o s hacia fin es ca rto gráficos prelim in ares.

3. Respecto a n ivela ció n g e o g é s lc a de le r orden , se han tr£_
za do un conjunto de lín ea s que cubren una extensión de 15.466 K m ., y
está com puesta por 6.188 postes debidam ente esta b le c id o s y d istrib u i­
d o s , forman la red de n ivela ció n n acion al de le r orden (V éase Tabla N°
3 ). Igualm ente se han determ inado 387 alturas sobre el n iv e l d el mar,
que corresponden a importantes ciudades d el territorio n acion al (V éase
Tabla N«> 4 ). .
4 Transformado a p a r t ir d al «os do a b r il de 1977» en e l M in isterio d el
Ambiente j lo s Recursos Naturales Renovables ( H.A.R.N.R ) #
42
TABLA N° 1

DISTRIBUCION DE LOS VERTICES DE TRIANGULACION
DE PRIMER ORDEN
C la s ific a d o s por Entidades

Entidad N° de V értices

Estado Apure 117

Estado Bolívar 73
Estado Guárico 66
D is trito Federal 63
Estado Anzoátegui 53
Estado Zulla 49
Estado Monagas 40
Estado Falcón 35
Estado Portuguesa 29
Estado Lara 27
Estado Miranda 20
Estado Táchira 20
Estado Carabobo 17
Estado Yaracuy 17

Estado T ru jillo 16
Estado Sucre 15

Estado Barinas 14
Estado Aragua 13
Estado C ojed es 12
Estado M érida 11
Territorio Amazonas 9
Estado Nueva Esparta 6
Territorio D elta Amacuro ___5
TOTAL 725

Datos Num éricos: INDICE CARTOGRAFICO 1967 - D . C . N . (MOP) ,
43

TABLA N° 2

DISTRIBUCION DE LAS POSICIONES ASTRONOMICAS DE PRIMER ORDEN
C lasificadas por lugares

N° Lugar Latitud Longitud Acimut Año

i Buena Vista 10“ 01 '40 ;*87 68® 11*29 758 229°46*52754 1947-49
2 Maracay 10° 12*34','14 67®32*32/94 281° 40*15799 1947
3 Loma Quintana 10°30'25710 66° 56*05707 316°01*49786 1948
4 Barquis imeto 10°04'48721 69“ 21'30710 27°05*46725 1948
s San Mateo 9°41*S3 ros 67°32'36724 346°43*18746 1949
6 Ureña 7® 54* 19'/50 72®27*18745 221°43*57'/22 1949
7 Monay 9® 38*17/61 70°25*39710 110°38*23778 1949
e Coroso 9®40'4S:77 63°26*06779 269° 53*01735 1950
9 Soledad 8° 11*11/92 63°34*26'/04 158° 01 *47 733 1950
10 El Temblador 8° 58'33rSl 62°46*34750 288° 38*19782 1950 •
n El Callao 7°22'Si797 61°36'54774 95°22*05770 1950
12 Camaguán 8°06'45797 67°36*35770 164°51*30722 1950
13 Las Flores 8° 56*36727 67°21'29*,*09 214° 44*42716 1951
14 El G allo 8°21'58'/64 62®38*36726 314°52*21702 1950
15 Coro 11°24'34?32 69°43'18733 355°37'48',*14 1950
16 La Canoa 8°34'197SS 63° 51 *35779 144° 11 *50/25 1951
17 Maraca ibo 10®42'21717 71°39*53718 137° 58*40791 1952
18 Machlques 10°03'59723 72®30'52',*73 104°43'03/88 1960
19 El Algarrobo 7°04'17753 63°2S'29*/S9 181°28‘47768 1960
20 Palmarlto 7°37*21/93 70®09'25729 313°33*11775 1961
21 Samán 7° 52'31/56 68°44'40726 340°14 *55787 1961
22 Las Botellas 7®42'38/72 65°05'35713 39° 11 *26 778 1961
23 C a jigal X - l 10°30'22705 66°55*44720 112° 11 *39/34 1962
24 Turen 9°05'53763 69°03 *04/35 3 57° 04 *32 787 1963
25 Luz 1 (U -Z .) 10®40'2974 5 71®37'21705 157° 10*25726 1963
26 La Pascua 6® 16*20720 68° 13 *54747 81°31*35720 1964
27 Boca de Monte 7® 18*36763 71° 13*30735 291°58*26740 1964
28 La Pascua 8° 56*32 761 65° 53 *40 754 171°27'49/51 1964
29 Sinaruco 6° 28*09 742 67®25'58708 91° 11*21754 1964
30 Túmulo 8” 54*57 741 64°23‘ 23700 158°37*59750 1964
31 Higuerote 10°25’ 56789 66°02'44 774 131° 59 *34','20 1965
32 Calabozo 8” S5'59782 67°23'47785 158° 10*50 726 1965
33 La Tortuga 10® 53*12717 65° 18*34713 122°28'43/28 1965
34 Tucupita 9®04*53779 62°03'23758 188° 02 *05748 1965
35 Antioquía 6°05'41 737 69°25'18757 268°38*50 782 1966
36 Algarrobo 6® 16*38785 68°48*14756 280°01*05790 1966
37 Alcornoquito 4°27'06745 66°46*36781 267° 16*16755 1966
38 Broco 7®00*16777 70°43'07'755 281°01'40*;96 1966-67
39 Caujarito 6°53*50 797 70° 10*46719 236°27*38725 1966
40 Samancito 9“ 06*53 708 68° 15*41710 267°38*37738 1967
~ i tos Numéricos: INDICE CARTOGRAFICO 1967 - D .C .N . (MOP)
TABLA N ° 3

D ISTRIB UCIO N DE LAS LINEAS DE NIVELACION
DE PRIMER ORDEN
C la s ific a d a s por E ntidades

Entidad N ° de P ostes

E stado G u á rico 616
Estado A n z o á te g u i 524
E stado Aragua 523
Estado M iranda 494
E stado Zulla 469
E stado Apure 459
E stado Lara 447
E stado Falcón 424
E stad o M ona gas 386
E stad o B olívar 246
E stado Táchira 245
E stado Sucre 234
Estado Cara bobo • 231
E stado M érid a 203
E stado Barinas 185
E stad o Portuguesa 150
E stado C o je d e s 129
E stado T ru jillo 106
E stado Yaracuy 103
T e rrito rio D elta Amacuro 14

TOTAL 6. 188

D atos N u m érico s: IN D IC E CARTOGRAFICO 1967 - D . C . N . (M O P)
45
TABIA N ° 4

DISTRIBUCION DE ALGUNAS POBLACIONES DE VENEZUELA SEGUN SU ALTURA
N iv e la c ió n G eo d ésic a

Población Entidad U bica ció n 1 Cota (en
| metros)
C aracas D istrito Federal P laza B olívar 917.52
Maraca ibo Estado Zulla - N
6.17
Valen cia Estado Carabobo Plaza Sucre 479,84
Barquisimeto Estado Lara P laza B olívar 566,88
M aracay Estado Aragua - •
445,57
Los Tequ es Estado Miranda " - 1.1 74,17
Coro Estado Falcón C atedral 19,13
San C a rlos Estado C o jed e s P la za Figueredo 152,51
Puerto C a b e llo Estado Carabobo Ig le s ia 0.9 3
Puerto La Cruz Estado A nzoátegu i Plaza Bolívar 2,32
V a lle La Pascua Estado G uárico - - 194.35
V illa de Cura Estado Aragua H *
521.68
Yaritagua Estado Yaracuy " " 377.78
Va lera Estado T ru jillo " 538,73
Turmero Estado Aragua Plaza Marifto 468,27
Tucupíta D elta Ama curo Plaza Miranda 4,1 6
T in a qu illo Estado C o jed e s Plaza B olívar 418,72
Tin a co Estado C o jed e s P la za Miranda 160,93
T e je ría s Estado Aragua Plaza Bolívar 494,13
Santa Bárbara Estado Bar i ñas • 187,60
San Joaquín Estado Carabobo " 436,31
San Femando Estado Apure " 46,49
Tocu yito Estado Carabobo " H 451.47
San F élix Estado Bolívar - 13,23
San Felipe Estado Yaracuy P laza Sucre 267,41
San C ristób al Estado Táchlra Plaza Bolívar 817,93
Puerto Pá ez Estado Apure Aeropuerto 52,40
O spin o Estado Portuguesa P laza Bolívar 193,95
Ocumare d el Tuy Estado Miranda P laza Rivas 199,05
Nirgua Estado Yaracuy Plaza B olívar 798,08
Maturín Estado Monagas " 67,82
Mucuchíes Estado Mérida Entrada de Mérida 2 .9 5 7 ,3 5
M acuto D istrito Federal Puente Río Ayacucho 3,7 7
La V ictoria Estado Aragua P laza B olívar 558,45
La Vela Estado Falcón ■ 2,4 8
Lagunillas Estado Zulla " •• 2,41
La Fría Estado Táchira Aeropuerto 114,54
La Canoa Estado A nzoátegu i Ig le s ia 112,35
Jusepín Estado Monagas O fic in a C reó le 149,14
Higuerote Estado Miranda P laza Bolívar 0,92
Guana re Estado Portuguesa H «
165,29
Cumaná Estado Sucre - - 4 ,1 5
Chara lia ve Estado Miranda - M 312,74
C atia La Mar D istrito Federal Escuela N áutica 11,54
C a s tille te Estado Zulla
Carúpano Estado Sucre Plaza B olívar 15,95
Ciudad B olívar Estado B olívar » « 40,66
Carora Estado Lara Plaza Agu inagalde 412,45
Cabimas Estado Zulia P la za B olívar 3 , SI
C araballeda D istrito Federal Ig le s ia 72,76
Campo de Cara bobo Estado Carabobo Monumento 478,62
Acarlgua Estado Portuguesa P laza B olívar 224,64
Datos Num éricos: IN D ICE CARTOGRAFICO 1967 - D . C . N . ( M . O . P . )
46

4. En cuanto a levantam ientos de áreas urbanas, correspon­
dientes a ciudades Importantes d el p a ís , se han medido un total efe 1.409
v értices y 1.212 puntos de restitución (Véase Tabla N ° 5 ); también se
han obtenido 13.312 puntos de restitución como referen cia para e l le\ai
tamlento de 267 mapas (1 ); los cuales están fundamentados en triangu­
lacion es y p oligon ales de 3er orden.

5. En lo referente a topon Imia o sea la reco lecció n de la no
menclatura geográfica que debe contener cada m apa, carta o p lan o, es
un aspecto por demás Importante, que no tien e ninguna relación con la
precisión y calidad d el mapa; pero en e l establecim iento de una Toponl
mía errada y con fu sa, e l mapa pierde su valor g e o g rá fic o como medio da
in v e s tig a c ió n , a s í e s té su estructura hecha con gran p recisión . Ha sl_
do a mediados de 1960 cuando com enzó a funcionar en la D irección de
Cartografía N a c io n a l, en forma e s p e c ífic a , una sección de Toponimia a.
nexa a la D ivisión de G eod esia. Fue a partir de e s e instante cuando
com ienza una gran preocupación por la in vestigación toponím ica, y has.
ta la fecha se han c la s ific a d o 4.800 aerofotos a esca la s que oscila n en
tre 1: 50.000 y 1; 60.000 en su gran mayoría y en mayor cuantía la co
rrespondiente a e sca la 1: 25.000.

De la misma form a, se han c la s ific a d o aerofotos y am pliaciones
a esca la 1: 5 .0 0 0 , correspondiente a 45 áreas urbanas.
2
El trabajo de c la s ific a c ió n cubre una superficie de 262.850 Km .
aproximadamente; o sea e l 28,84% de la superflce total de Venezuela.

6. En lo que atañe a los levantam ientos geom agn étlcos, la
D irección de Cartografía N acional ha e sta b lecid o 74 estaciones de o b ­
servación m agnéticos a todo lo largo y ancho de V en ezu ela.

Fue a partir de 1950, cuando en realidad comenzaron las instala­
ciones , las observaciones y anotaciones del mayor número de e s ta c io ­
nes geom agnétlcos. La determinación de dichas estacion es han contri
buido a la obtención de valores reducidos para la con fección de cartas
m agnéticas; las cuales se han construido un sin número de e lla s , de a.1
gunas zonas del p aís.

(1) Indice cartográfico 1967. D irección de Cartografía N acional (M.O.
P .)
47

TABU N ° 5

DISTRIBUCION DE VERTICES Y PUNTOS DE RESTITUCION
POR AREAS URBANAS
Levantamientos Terrestres

Puntos de
Areas Año Vértices
Restitución

Barquis imeto 1964 30 27
Nlrgua 1964 10 8
Belén 1964 11 9
Duaca 1964 15 12
Rubio 1964 43 39
Coro 1965 30 24
María ra 1965 25 19
Puerto C abello 1965 32 25
San Antonio 1965 31 24
La Vela 1965 16 13
GüigUe 1965 16 14
San Joaquín 1965 28 21
Pampa tar-Porlamar 1965 14 25
Urefta 1965 12 9
Daba juro 1965 28 22
El Amparo 1965 32 11
Puerto La Cruz 1966 130 100
V illa de Cura 1966 34 30
Valera 1966 50 42
Tocuyito 1966 58 52
Colonia Tovar 1966 14 20
Caracas 1966 260 202
GUirla 1966 14 24
Guacara 1966 32 43
Carora 1966 26 21
San Mateo 1966 21 15
Morón 1966 25 23
La Grita 1966 13 10
Ocumare del Tuy 1966 49 45
Valle de La Pascua 1966 35 34
Maturín 1967 75 94
Cabinas 1967 63 56
Lagunillas-Tía Juana 1967 110 76
Tocuyo 1967 25 23

TOTAL 1.409 1.212

Datos Numéricos: INDICE CARTOGRAFICO 1£67 - D .C .N . (M .O .P .)
48

7. En lo que respecta a las estaciones gravim étricas, se ha
instalado hasta 1966, un total de 2.208 puntos gravim étricos; de los -
cuales 1.208 se han establecido en toda la República y el resto , o sea
1.643 , corresponden al Datum "La Canoa" .

El Datum "La Canoa" , está ubicado en el Estado Anzoátegui, en
el sitio La Canoa, en la cercanía del pueblo del mismo nombre. El pre
sente DATUN GEODESICO está constituido por una superficie circular, cu­
yo centro es el vértice La Canoa, y su radio vector es de 150 Kms. El
área correspondiente al Datum está dividida en tres zonas concéntricas
cuyos radios son: 25, 75 y 150 K m s., respectivam ente.

A la esfera concéntrica de los 25 Km. se ha denominado zona "A";
la de 75 K m s., zona "B" y la de 150 Kms. , zona " C " . Actualmente e_s
tá en estudio la ampliación del Datum de los 150 K m s., a un Datum d e
los 250 K m s., y con e llo .se incluiría una cuarta esfera concéntrica que
delimitaría una superficie que se llamaría zona "D " . Todo e llo sería
con el propósito de conseguir mejores resultados.

Los trabajos de ampliación del Datum de los 250 Kms. , comenza.
ron en 1962 y hasta e l momento se henobservado 406 puntos; de e l l o s ,
63 corresponden a puntos de n ivelación , 105 a vértices de triangulacfcn,
231 a estaciones gravimétricas y 7 a estaciones de empresas petróleos;
también se transformaron 130 estaciones de las Compañías petroleras en
el Delta del Orinoco y e l G olfo de P aria.

Cada una de las zonas en particular, hay un gran número de estg_
clones gravim étricas. Por ejemplo: en la zona "A " se determinaron y
observaron 85 estacion es; en la zona "B" se establecieron 237 estacig.
nes y en la zona "C " construyeron 183 estaciones aproximadamente, de
e lla s , 113 fueron fabricadas sobre vértices de triangulación, 33 encima
de postes de nivelación y las 37 restantes ubicadas sobre e s t a c io n e s
gravimétricas de las Compañías petroleras, con el objeto de conseguir
un coeficien te de reducción de ellas con relación al sistema empleado
por cartografía n acional. Junto con e llo s , fueron transformadas 495 -
estaciones de gravedad de las Compañías petroleras.

En la zona "A " y "B" también se observaron con gravedad 643 pjn_
tos de n ivelación y 441 vértices de triangulación y 1.838 K m s., de nive
lación para fa c ilita r control horizontal y vertical a las estaciones cons_i
deradas.

El origen del Datum Horizontal "La Canoa" , lo encontramos en la
49

necesidad que había de corregir e l punto in ic ia l de nuestras triangula­
ciones por m edio del método gravim étrico (desviación de la v e r tic a l). A
fin es de 1949, se p rocedió a seleccio n a r una zona d el p a ís , que tu v ie ­
ra un campo gravim étrico apropiado y fue después de muchas conjeturas
que se es c o g ió la estación La Canoa. El ob jeto primordial era corregir
la latitud astronóm ica, longitud y e l acimut d el lugar señalado, para
esta b lecer e l e fe c to de d eflex ió n en e l meridiano y e l primer v ertica l,

El Datum "La C anoa" esta b lecid o con carácter prelim inar, ha ser
vido para encadenar tramos de redes de triangulación geo d ésica s cb p aí
ses situados a l norte y a l sur de Venezuela (1).

M ás tarde en 1956, la esta ción "La C a n o a ", par razones de natu
raleza técn ica , de ubicación y perturbaciones mínimas en e l área, ha
sido considerado como: "El Datum sudamericano Provision al"o"D atu m
G ravim étrico Internacional" y para Venezuela será e l Datum G eod ésico
d efin itivo para su control horizontal y v e rtic a l. Para e l Datum "La Ca
noa" se han obtenido los valorqs sigu ientes:

a) I Gravedad 978,099 G al.

b) En la longitud de los 150 km: se apreciaron para e l com­
ponente en e l meridiano: 6','37 p o s itiv o (+) y para e l com
ponente en e l primer vertica l: 0)'15 n egativo (-)

Posición geográfica en e l elip so id e Internacional de
Hayford:
Latitud de "La C anoa" 8 °3 4 '1 7 ri7 N
Longitud de "La C anoa" 63° 51'34” 88 W
Acimut a Farellones 144° 11 '48)'55

(1) Otros antecedentes rela tivos con e l Datum H orizontal "La C anoa"
Revista G eo grá fica , Instituto Panamericano de G eografía e H is ­
toria. Año 1964. Año 13. N ° 13.
Fuente: Army Map S ervice U .S .A .
50

8. La S ección de M areograffa, perteneciente a la D ivisión
de G eodesia de la D irección de Cartografía N a cio n a l, se encarga de -
r e a liz a r estudios sobre:

a) N iv e l medio del mar

b) M edia marea

c) Bajamares medias

d) Bajamares inferiores

e) Bajamar mínima observada

f) Pleamar máxima observada

g) Pleamares superiores y

h) Pleamares medias

M ediante las s e is (6) estacion es m areográficas, ubicadas en:

M a ra c a ib o .............a lo s 10°41‘ de latitud aorte y los 71°35' de lo n g i­
tud oeste
Amuay..................... a lo s 11°45' de latitud norte y los 70° 13' de lo n g i­
tud oeste
La G u aira...............a los 10°37' de latitud norte y los 66°S6' de lo n g i­
tud oeste
Cumaná................... a los 10° 28' de latitud norte y los 64° 12' de lon gi­
tud oeste
Carúpano................. a los 10° 40' de latitud norte y los 63° 15' de lo n g i­
tud oeste
G U ir ia ..................... a los 10o34' de latitud norte y los 62°17‘ de lo n g i­
tud o e s te .

Los datos obtenidos son para esta b lecer los planos de referencia
que se u tilizan como base para el control v e rtic a l del p aís; además de
ser empleados en navegación y trabajos de In gen iería, etc.
51

c) Cartográfico. En lo que respecta a la labor cumplida en el aspe£
to cartográfico por el D . C . N . , desde 1945, se puede resumir así:

1. Levantamiento del MAPA FISICO Y POLITICO a e s c a l a
1:2.000.000, en e l año de 1945, el cual incluye los pri­
meros trabajos efectuados en base a la actual red efe trian
gulación geodésica.

2. Desde 1946 hasta 1967, se ha cubierto un área cte 670.300
km2, con mapas preliminares a escalas pequeñas, que re
presenta el 73,5% de la superficie total del país.

3. En los años de 1947, 1950 y 1955, respectivamente se pu^
blicaron ediciones del MAPA FISICO Y POLITICO DE LA RE
PUBLICA, a las siguientes escalas: 1:2.000.000 y
1:1 . 000 . 000 .

4. Se han cartografiado regiones importantes del país a esca^
las: 1:25.000 y 1:50.000. Un resumen del m a t e r i a l
impreso es el siguiente:

a) En escala 1:25.000, se han restituido estereoscópica­
mente 171 cartas, que cifore uia superficie de 25.838
km2 (Desde julio de 1966 hasta julio de 1967).

b) En escala 1:50.000, se han producido 33 cartas en pro­
yección U. T . M. , de las cuales 23 pertenecen al Distiú
to Federal y al Estado Miranda y 10 al Estado Táchira.

5. Se han elaborado 33 cartas geográficas a escala 1:230.000
en proyección cónico-secante, y la carta general de la Re
pública a escala 1:2.000.000, correspondiente a las edi­
ciones: 1964, 1965 y 1966.

6. En cartas especiales: se han elaborado dos (2) mapas ISO
gónicos de Venezuela, uno a escala 1:4.000.000 y el otro
a escala 1:2.000.000. Cinco (5) cartas hidrográficas a
escalas grandes; entre ellas: las Cartas Hidrográficas de
los puertos de La Guaira y Carenero y del Litoral Central.
También un Mapa Sinóptico Meteorológico de América.
52

7. En cartas geográficas preliminares a escala 1: 100.000 ei
proyección cónico-secante, se han elaborado 102 cartas,
que incluyen los Estados: Apure, Bolívar, Barinas Cara-
bobo, Cojedes, Falcón, Lara, Yaracuy, M érida, Fbrtugue
sa. Zulla, Táchira , Sucre y Territorio Amazonas. Igu a l­
mente se han producido 16 cartas geográficas a escala
1: 100.000; pero en proyección U . T . M. y cubren g r a n
parte de los Estados: Monagas, Sucre y Territorio Federal
Delta Amacuro.

8. En lo que a la aeronaútica respecta , se han impreso:

a) Un (1) mapa Aeronaútico de la República a e s c a l a 1:
2.0 0 0 , 0 0 0 _____________________________

b) Cuatro (4) .mapas aeronaúticos a escala 1: 1.000.000

c) | Ocho (8) cartas de rutas aéreas a escalas 1: 250.000

d) j Veintiuna (21) hojas detallada del Manual del Piloto

e) Veintiuna (21) cartas a escalas 1: 25.000, 1: 100.000
y 1: 250.000 de los aeródromos más importantes d e l
p aís,_________________

f) Seis (6) cartas aeronaúticas seccionales a escala 1:
500.000, que comprende parte del Noreste de la Repú­
blica y el Norte del Estado Zulia.

y finalmente se ha dado comienzo a mapas aeronaúticos a
escala 1: 1.000.000 según las normas de la O .A .C .1.,
en colaboración con la República de Colombia, y d é l o s
cuales ya se han elaborado un gran número de e llo s .

9. Se han producido planos (Areas Urbanas) de las principa­
les ciudades del país , a escalas 1: 5.000 y 1: 10.000 ,
53

Además de los levantamientos de áreas urbanas efectuadas en
años anteriores, se han cartografiado recientemente una se­
rie de planos a escalas 1:2.500 y 1:5.000. Entre los ejecu­
tados a escala 1:2.500 se hallan los de: UREÑA, SAN ANTONIO
SAN MATEO, VALERA, MORON, OCUMARE DEL TUY, DABAJURO, CARORA,
VALLE LA PASCUA, PUERTO LA CRUZ, BARCELONA y LA GRITA; y a
escala 1:5.000, tenemos: PUERTO CABELLO, GUIGUE, CORO, GUI-
RIA y CARACAS, y está por terminarse en corto plazo un gran
número de ellos.
Para concluir, debemos poner de relieve la labor de la carto
grafía privada,por ejemplo, los trabajos aerocartográficos -
realizados por: Seravenca (AEKCMAPAS SERAVENCA C.A.); T.I.A.
V. (TOPOGRAFIA-INGENIERIA-AEROFOTOGRAFIA VENEZOLANA); Tranarg
C.A.; Fotogrametrla aérea Venezolana C.A. (F0TQAVE); Cartogra
fíca Mercator C.A.; Oceanográfica Mercator C.A. (OMERCA); C.A.
Técnica Cartográfica; Saprolate y las Compañías Petroleras, -
han contribuido al desarrollo de la cartografía en nuestro -
país en los últimos diez años.
Mención especial merece, la contribución de la cartografía -
privada en la elaboración del PRIMER MAPA FISICO DE VENEZUELA,
en alto relieve y a escala 1:1.250.000, confeccionado en 1948
por la Corporación de Servicio Aéreo de Filadelfia, por recomen
dación de la Creóle Petroleum Corporation de Venezuela. Para
su elaboración, se utilizaron datos cartográficos y estadísti
eos del Mapa Mundial al millonésimo preparado por la SociedaJ
Geográfica Americana.

E) RELACION DE LA CARTOGRAFIA CON LA GEOGRAFIA. Se trató en la prime
ra parte de éste Ca­
pítulo, la Cartografía como ciencia, ahora nos ocuparemos de la co
nexión de la Geografía con la Cartografía. Muchos de los conceptos
que nos proponemos enunciar, probablemente no satisfaga a muchos -
Geógrafos, sin embargo, no es nuestra intención halagar a unos u
otros, pero lo cierto del todo, es que algunos de éstos conceptos
que se expondrán a continuación reflejan incuestionablemente aspee
tos de gran significación en e l desarrollo mismo de la Geografía -
en sus diferentes épocas del pensamiento geográfico. Es d ific il en
contrar una definición completa que cubra el campo y alcance de la
Geografía de una manera simple y sintética; ésto se debe a la mis­
ma complejidad de los hechos estudiados y la vasta frontera de la
ciencia geográfica.

a) ALGUNOS CONCEPTOS DE GEOGRAFIA QUE DESTACAN LA RELACION FUNCIO­

NAL CON LA CARTOGRAFIA.

1. La geografía es una disciplina desde la cual se estudia la
tierra y la huella del hombre sobre la superficie.
(Relaciones del hombre con el medio).

Un concepto básico, es que la Geografía tiene como fundamen
to la localización de hechos que tienen legar sobre la super
fic ie y tales hechos pueden a menudo revelar la existencia de
54

in terrela cion es s ig n ific a tiv a s (Relaciones d el mapa con e l medio).Otro
concepto básico d e l punto de v is ta g eo g rá fico , es que e l núcleo de can
paración y a n á lis is es e l que viene dado por e l estudio de las comple­
ja s relacion es recíprocas que intervienen en lo s fenómenos d el área in
vestigada; en donde e l mapa es l a base de r e g is tr o de datos, sean es­
tos recolectados en e l cairpo o en la b ib lio te c a . De esta forma e l mapa
nos proporciona la fuente de comparación y nos permite o b je tiv a r las -
pautas de d istrib u ción del fenómeno o de lo s fenómenos estudiados.

2 . La Geografía como e l estudio de las relacion es espaciales de
lo s fenómenos.

La Geografía se ha considerado siempre como una d is c ip lin a que
estudia la lo c a liz a c ió n de los fenómenos f ís ic o s , humanos y b io ló g ico s
Según V idal de La Blache, la Geografía es "LA CIENCIA DE LOS LUGARES".
El campo de in vestigación de los objetos localizad os y d istrib u id o s,se
extienden desde las llamadas MICRDREGIONES hasta la lo c a liz a c ió n de
las GRANEES AREAS DE RELATIVA IiCMOGEM:!l.)At)~. Esa in vestigación se consi^
dera no solamente en volünen, sino también en calidad a través de una
extensión extremadamente amplia de hechos y fenómenos fís ic o s y socia­
le s . Estos fenómenos que o tra ciencias disocian para su a n á lis is en
la experimentación, la Geografía los estudia en e l orden concreto de -
las cosas, en su íntima rela ción de causa e fe c to . Aquí se puede r e a fir
mar lo que han dicho muchos Geógrafos: "LA GEOGRAFIA NO PUEDE DIVIDIR
LO QUE LA NATURALEZA UNE".

3. La Geografía es e l estudio de la distribu ciones

En lo s estudios g eo grá fico s, e l Geógrafo aporta la d is trib u ­
ción o r ig in a l de una in v e s tig a d 'ir en equipo, de t a l forma que la r e ­
presentación de los elementos y ..enómenos sobre e l mapa, son e l resu l­
tado d e l a n á lis is e in terpretación geográ fica .

4. La G eografía es una cien cia de s ín te s is

E l Geógrafo como estudioso de la T ie rra , an aliza sucesivamen­
te lo s más variados elementos (NATURALES Y CULTURALES) y los fenómenos
observados sobre la s u p e rfic ie te rre s tre (área o campo e s p a c ia l).
56

destacando sus características, causas de su localización, caricias
y evolución en e l espacio y en e l tienpo y sus consecuencias a los
cuales han dado origen. Una de las grandes dificultades que se pie
senta en Geografía, es considerar a ésta cómo una síntesis, puesto
que a l hacer esta adaptación se corre e l riesgo de convertir la -
síntesis en un léxico o enciclopedia. El mayor peligro de dicha -
consideración estriba particularmente en su aplicación al canpo de
la geografía regional.

la síntesis geográfica tiene un gran valor en la investigación, -
cuando revela la interdependencia entre los hechos naturales y los
hechos humanos, de modo de destacar las relaciones entre ello s.

5. I La Geografía como ciencia de la organización del espacio.

Para e l Geógrafo, cada paisaje representa un espacio organizado,que
puede ser expontSneo (natural) o dirigido (controlado).

El hcnbre como exponente de cultura, ha organizado e l medio en que
vive y e l espacio en donde se mueve, en función de sus necesidades,
de su técnica y de sus posibilidades. "EL PAISAJE HUMANIZADO CONSTI­
TUYE POR LO TANTO, LA EXPRESICM VISIBLE Y GEOGRAFICA EE UNA CIVILIZA­
CION. ES DECIR DE TODA LA VIDA ECONOMICA Y SOCIAL" (1)

La riqueza del material cartográfico disponible en las oficinas de
planificación póblica o privada, constituye una preciosa fuente de
información de incalculable u tilidad para cualquier tipo de estudio
geográfico. Un instrunento de primerísima importancia en la organiza
ción del espacio, además del mapa, carta y plano, es sin duda, la íó
tografía aérea; los cuales representan las imágenes más perfectas dé
la superficie de la Tierra.

6 . No es un descubrimiento, a l afirmar, que la mayor parte de las
definiciones y conceptos de Geografía, no manejado por Geógra­
fos, son o han sido un tanto contradictorios, como variados son
los tratados que salen a la luz póblica.

El mayor ndmero de definiciones encierran e l concepto del estudio de
la superficie terrestre, sus características, los criterios por las
cuales la Geografía puede ser delimitada, las diferencia entre las
partes, lo mismo que entre sus áreas.

(1) UNESCO. Método para la enseñanza de la Geografía. Editorial
Teide S.A. Barcelona - España, 1966, pág. 50.
56

b) EN TODA AREA DE ESTUDIO, LAS CARACTERISTICAS SIGNIFICATIVAS.
LAS INTERPELACIONES LOCALES Y LA DIFERENCIACION DE IOS FENO­
MENOS, SE CONSIGUEN MEDIANTE:

1. Una expresión g r á fic a y que solamente puede h a lla rse
en los mapas y en la s aerofotos.

El mapa, es la herramienta y e l arma más inportante d el Geógra
fo . Es e l instrumento de la descripción c ie n t ífic a de la T ie ­
rra . El mapa, es e l elemento básico de la C artografía y e l me­
d io fundamental de la representación g rá fic a .

2. El mapa es una representación s e le c tiv a de una parte ma
yor o menor de la s u p e rfic ie de la T ie rra en una proyec­
ción ortogonal sobre un plano.

En dicha representación, la escala estab lecid a constituye la ra
zón matemática entre e l mapa y e l terren o, en rela ció n a l área
trazada, la cual puede ser representada en forma bidimensional
o tridim ensional, según sea la fin a lid a d que se persigue.

3. Para e l Geógrafo, e l mapa es e l instrumento de trabajo
por excelen cia y sin e l cual no podría conducir ningu­
na forma de in vestiga ción ; d el mismo modo, que un teles
cópio y un microscopio tienen la misma importancia para
e l astrónomo y b a c te rió lo g ic o , respectivamente y sin -
los cuales no podrían in v e s tig a r.

c) EL MAPA Y EL PUNTO DE VISTA GEOGRAFICO.

1. El estudio de la rea lid a d y la d ife re n c ia c ió n de
áreas requiere a n á lis is .
57

Un análisis que lógicamente separe las partes del todo, para la con­
veniencia de la investigación. Los mapas de una área, sintetizados y
convertidos por e l Geógrafo en un instrumento de análisis.están en reía
cion directa con los fines o propósitos que estos persiguen. Por esta ~
razón, los mapas constituyen un instrunento práctico, en e l cual se
cumple un proceso de selección.

2. Para cartografiar los resultados del estudio geográfico, se
requiere sín tesis, con e l objeto de fusionar y coordinar
las partes más sign ificativas de la realidad espacial y su
diferenciación.

al mismo tiendo se necesita caracterizar y registrar los resultados -
del análisis geográfico. Por consiguiente, en toda investigación geo­
gráfica se cumple un proceso de análisis y de sín tesis, siendo ambos
de igual grado de importancia y fundamental en todo método geográfi­
co.

Para seleccionar un mapa, de acuerdo con e l punto de vista geográfico,
hay dos vías principales, que son: la del mapa básico y la del mapa
temático.

d) EL CARTOGRAFO Y LOS PROBLEMAS QUE CONFRfNTA PARA MAPEAR GEOGRAFICAMEN-
TE LA SUPERFICIE TERRESTRE.

1. Determinar la escala apropiada que debe tener e l mapa para
fa c ilit a r su estudio.

Además hacerse las interrogantes siguientes:

¿ QUE SE VA A CMITIR? i QUE SE VA INCLUIR?

Ambas preguntas, nos destacan abiertamente e l proceso de selección -
que debe aplicarse para la obtención de la representación cartográfi_
ca de cualquier fenómeno geográfico.

2. Expresar en dos dimensiones la realidad espacial.

\
58

Para la confección del mapa, se enplearán los métodos más signi
ficativos de la representación del relieve.

3. El enqpleo de una simbología local o internacional,
apropiada según la escala.

Para representar los fenómenos fís ic o s y sociales, que por lo -
común expresan relaciones mutuas, implicados por la interacción,
cambio, movimiento, acción, transición o asociaciones de dichos
fenómenos.

4. Expresar más de un conjunto de hechos simultáneos, que
tengan íntima relación.

De esta forma tendríamos los llamados mapas de sín tesis, en la
cual la condición fundamental es que conserve en lo posible, la
interrelación de los fenómenos, de una manera geográficamente -
simple.
Capitulo II
LA ESFERA CELESTE Y SUS ELEMENTOS

A) CONCEPTO. La esfera celeste:

es la figura ideal, convencional y de radio variable (finito e in­
finito, según los casos) en cuyo centro se encuentra el ojo del
observador o e l centro de la Tierra.

La esfera celeste tiene un movimiento aparente en sentido Inverso
al movimiento de rotación de la Tierra, el cual realiza de Este a Oeste
alrededor de un e je denominado Eje del Mundo.

B) ELEMENTOS DE LA ESFERA CELESTE. Se ha convenido en llamar elanen
tos, a todos aquellos planos, pin
tos o líneas que pueden ser identificadas sobre la esfera celeste y que
tienen gran importancia por tener semejanza con otros elementos que se
localizan sobre la Tierra y que estudiaremos a continuación:

a) Eje del Mundo

Se llama Eje del Mundo a la línea imaginaria en torno a la cual
gira ¡a esfera celeste en su movimiento aparente;
60

también se le define como:

la prolongación del eje de la Tierra hasta cortar la esfera ce le ¿
te en dos pantos diametralmente opuestos, denominados polos
ce le s te s .

La inclinación del eje del mundo con respecto al eje de la e clíp ti­
ca terrestre es de 23°27' y con relación al plano que determina la e c lí¿
tica es de 66°33'. El eje del mundo al igual que el eje terrestre se pre
senta paralelo a s í mismo a lo largo del año y su excentricidad norte -
puede considerarse tocando la Estrella Polar, o bien un punto en el in­
finito; siendo evidentemente una consecuencia del radio mayor o menor
de la esfera celeste considerada.

b) Polos Celestes

Se llaman polos celestes a dos puntos diametralmente opuestos
que vienen determinados por el eje del mundo al cortar la e s fe ­
ra celeste.

A estos dos puntos fijos se le da el nombre de: Polo C eleste Nor­
te o Boreal y Polo C eleste Sur o Austral.

c) Paralelos Celestes

A todo el conjunto de círculos perpendiculares al eje del mundo,
es lo que se ha convenido en llamar: paralelos celestes.

De acuerdo a su longitud y posición en la esfera celeste, se c la s i­
fican en:

1. Paralelos máximos o mayores. El único paralelo máximo,
es el Ecuador C eleste, el cual se le define como un círculo máximo pe£
61

pendicular al eje del mundo. Tiene la propiedad de dividir a la esfera
en dos partes iguales, llamados: Hemisferios. Uno de ellos es el te
misferio Norte o Boreal y e l otro hemisferio Sur o Austral.

2. Paralelos mínimos o menores. Se da este nombre a los
círculos paralelos al Ecuador. Sus diferencias entre sí, sólo se redu­
cen a su posición y longitud. Entre ellos se cuentan los llamados pa­
ralelos notables: los trópicos y circuios c e lestes. También se consi­
dera como paralelo notable al Ecuador.

Los trópicos celestes están localizados a los 23° 27' al Nor­
te y a í sur del Ecuador. El que está al Norte del Ecuador se llama Tró
pico de Cáncer y el que está al sur se denomina Trópico de Capricornio.
Ambos círculos son la consecuencia de la posición extrema del sol en
su recorrido anual aparente; cuando éste toca a los solsticios (puntos
máximos considerados en su recorrido anual).

Los círculos celestes se diferencian de los círculos anterio­
res por su ubicación astronómica que corresponden a los 66 °33' al Nor­
te y al Sur del Ecuador respectivamente. El circulo localizado al Norte
recibe el nombre de Polar Artico y e l que está al sur Círculo Polar Antá¿
tico.

3. Meridianos C elestes. En la esfera celeste también eii
contramos otras líneas que van de polo a polo y se denominan meridia­
nos celestes, los cua­
les son perpendicula­
res a los paralelos. Se
le define a los meridia_
nos celestes como:

semi-círculos máxi­
mos que van de polo
a polo;

por lo que no hay ra­
zón para confundirlos
con los circuios meri­
dianos del observador,
que. están constituidos sus elementos
62

por dos semi-meridianos o semi-círculos máximos. Uno de ellos se dj§
nomina meridiano del observador o simple meridiano y el otro, meridia­
no opuesto o antípoda, y ambos forman un círculo máximo que pasa por
el lugar de observación y a menudo se le llama círculo meridiano del lu
gar o del observador.

Los círculos meridianos son círculos máximos que pasan por los
polos y el cénit del lugar;

y en el caso del primer círculo meridiano, es aquel que contiene al me­
ridiano de Greenwlch o meridiano cero y tiene la propiedad de dividir a
la esfera celeste en dos partes iguales denominadas: Hemisferio O cci­
dental y Hemisferio Oriental.

d) Vertical de Gravedad. Se llama también Vertical del Lugar,
y se define diciendo:

Es la dirección de lá fuerza de gravedad en cualquier lugar de la
superficie de la Tierra y viene expresada por la línea CENIT-
NADIR o línea de la plomada, y no es más que la línea perpen­
dicular al plano del horizonte del lugar considerado.

La vertical de gravea—
dad en la esfera c e le ¿
te determina dos pun­
tos díametralmente o-
puestos, llamados:
CENIT y NADIR.

e) CENIT y NA­
DIR. Estos puntos no
tables son el resultado
de la intersección de
la vertical del lugar o
vertical de gravedad -
con la esfera celeste.
Al Cénit y al Nadir se
les define indistinta —
Fig. N° 2
mente de la manera sj_
La línea Cénit-Nadir y el pleno
guíente:
63

Es el punto de intersección de la vertical de gravedad con la
esfera celeste en su posición por encima o por debajo del -
plano del horizonte del lugar de observación.

f) Plano vertical. Se denomina plano vertical:

Al plano que contiene a la vertical de gravedad

Todo plano vertí -
cal es normal al hori­
zonte y su intersec­
ción con la esfera c e ­
leste nos determina un
círculo máximo llama­
do: círculo vertical.

g) Plano horl -
zonta i. Se denomina
horizonte de un lugar;

al plano que pasa por
el centro de la esfe­
ra celeste y es per­
pendicular a la ver—
tica! del lugar. Fíg. N° 3
Plano vertical y Plano horizontal

Se consideran cuatro tipos de horizontes a saber; horizonte sensible,
horizonte racional, horizonte matemático y horizonte geocéntrico.

Horizonte sensible (SS‘) . Es la línea de contacto (alcance -
de nuestra vista) de la superficie de la Tierra con una superficie cóni­
ca tangente a la esfera terrestre cuyo vértice coincide con e l ojo del
observador.
64

Horizonte raíclon al. (RR*) Es el plano perpendicular a la ver
tical del lugar que pa­
sa por el ojo del obser_
vador o la retículo del
anteojo del teodolito.

Horizonte -
matemático. (MM.).Es
el plano perpendicular
a la vertical de grave­
dad que pasa tangen—
cialmente a la superfi­
cie terrestre en el pun
to considerado.

Horizonte -
geocéntrico. (GG >). Es
el plano perpendicular
a la vertical del lugar
que pasa por el centro
de la Tierra o al centro Fig. N° 4
de la esfera celeste. Los cuatro tipos de Horizontes

Al comparar las grandes distancias de las estrellas con respecto a
la Tierra y su radio, es prácticamente despreciable su longitud y en can
secuencia, también descartables los distintos horizontes que hemos a -
nalizado. A tal efecto pueden considerarse coincidente todos los horl
zontes con el geocéntrico, cuando se trata de estudiar cuerpos celes —
tes más cercanos a nuestro planeta, tales como la Luna y Marte. Las
observaciones practicadas a dichos astros, se hacen en función del ho
rizonte racional y que luego se refiere al horizonte geocéntrico.

h) Puntos cardinales. Cuando el círculo meridiano del observa^
dor o plano meridiano corta al horizonte del respectivo lugar, se origi­
nan los puntos cardinales. Los dos puntos cardinales Norte y Sur, se
encuentran uno por encima y el ‘otro diametralmente opuesto al primero.

Los otros puntos cardinales. Este y Oeste, son consecuencia del
corte del primer vertical con el plano del horizonte. Se llama primer -
vertical de un lugar, al plano vertical perpendicular al meridiano del
observador.

Los puntos en que el primer vertical corta al horizonte se llama E¿
te , o sea el que tendríamos de frente al extender la mano izquierda ha­
65

cia el Norte y Oeste al opuesto.

Los cuatro puntos cardinales que dividen al horizonte en c u a t r o
cuadrantes, se designan por las iniciales: N, S, E y W , para señalar
el Norte, Sur, Este y O este, respectivamente.

i) Meridiana . Se denomina meridiana;

a la linea Norte-Sur determinada por la intersección del círculo
meridiano del observador con el plano horizontal.

Se dice, igualmente que:

la meridiana es la proyección del eje del mundo sobre el plano
del horizonte.

En la figura N° 5 pueden distinguirse los elementos siguientes:

ZZ, = vertical de gra_
vedad y círculo
vertical

PnPs = Eje del mundo

NZSZ= Círculo meridia_ N
no del observa­ -Mtriduna
dor

NS = Plano Horizontal

NTS = NERIDLANA

T = Tierra Fig. N° 5. La Meridiana
66

C) SISTEMAS DE COORDENADAS CELESTES

a) Generalidades. En matemáticas para fijar la posición de un
punto sobre un plano, se utilizan: el sistema de coordenadas cartesia­
nas o el sistema de coordenadas polares; en astronomía se usan los di­
ferentes sistemas de coordenadas celestes o astronómica: /para ubicar
un astro en el espacio.

b) Concepto. Se entiende por sistema de coordenadas astronó
micas :

al conjunto de líneas circulares que nos permiten determinar la
posición absoluta de un astro en el espacio con exactitud mate
mática.

c) Clasificación de los sistemas de coordenadas celestes. Ateit
diendo a los diferentes planos que se han tomado como referencias, se
han considerado cinco sistemas a saber:

1. Sistema de coordenadas horizontales.
2. Sistema Ecuatorial Local o sistema de
coordenadas horarias.
3. Sistema de coordenadas absolutas.
4. Sistema de coordenadas eclípticas.
5. Sistema combinado de coordenadas
celestes.

1. Sistema de coordenadas horizontales . Este sistema se divi­
de para su estudio en planos fundaméntales y coordenadas propiamente
dichas.

Los planos fundamentales son: Plano Horizontal, Círculo Meridia­
no del lugar o del observador y el círculo vertical.

El Plano Horizontal , o también llamado horizonte del lugar o
del observador (N R S ), es el plano o círculo máximo de la esfera cele£
te perpendicular a la línea Cénit-Nadir o vertical de gravedad.

El círculo meridiano del lugar o del observador (ZSZ'N) . Para
algunos este plano es denominado simplemente meridiano. Al círculo
meridiano del observador se le define como el círculo máximo o plano
67

que pasa por el eje del mundo y la vertical del lugar (o bien que p a s a
por los polos del mundo, el cénit y el nadir).

El círculo vertical o vertical del astro (Z M R Z ') .Es el cfrc¡¿
lo máximo que pasa por el cénit, e l nadir y e l astro considerado.

Las coordenadas son:
el acimut del astro y
la altura del astro. Z

El acimut del a s t r o
(A) se d e f i n e asf

al ángulo diedro for
mado por el círculo
vertical que pasa -
por el astro (M) y
el círculo meridia­
no del observador

El acimut se mide de
0 a 360° a partir del
norte sobre el h o r i ­
zonte, en la F ig . 6 se
representa por el ar­
co ÑR o bien por án- Fig. N° 6
guio 'S . Sistema de coordenadas horizontales

La altura del astro. Se llama así

al ángulo (h) formado por la visual dirigida al centro del as­
tro (M) y el plano del horizonte.

También se define como:

el arco de círculo vertical (Mil) comprendido desde el centro
del astro y e l plano del horizonte.
68

La altura del astro se mide a partir del plano del horizonte en gra­
dos, minutos y segundos de 0o a 90° y sobre el círculo vertical. Ella
es positiva cuando está por encima del horizonte y negativa cuando e£
tá debajo de é l. En este sistema de coordenadas horizontales también
puede considerarse otro elemento importante: la distancia cenital, que
no es otra cosa que el complemento de la altura del astro. La distancia
cenital se define como:

el arco de círculo vertical comprendido entre el centro del as
tro considerado y el cénit del lugar.

o bien

el ángulo comprendido entre la visual dirigida al centro del
astro y el cénit del lugar.

El sistema horizontal se considera de gran importancia porque sus
coordenadas se pueden determinar por medio del teodolito, es decir que
nos da directamente el acimut y la distancia cenital, o complemento de
la altura. De esta forma se puede escribir:

ha = 9 0° - De

siendo (ha) la altura del astro y (De) la distancia central del astro.

"La altura del polo sobre el horizonte es igual a la latitud (lf) del lugar!'

2. Sistema Ecuatorial Local o Sistema de coordenadas horarias.
Al igual que el sistema anterior, se divide en planos fundamentales y
coordenadas propiamente dichas.

Los planos fundamentales son: El plano ecuatorial, el círculo me­
ridiano del observador y los círculos horarios ■

El plano Ecuatorial. Se da este nombre:

al plano que contiene al Ecuador celeste, y por tal motivo es
perpendicular al eje del mundo.
69

El círculo meridiano del observador. Tal denominación se refiere
al círculo máximo que pasa por los polos del mundo, el cénit y el nadir
del lugar de observación. También se le puede dar el nombre de meri_
diano del observador, pero en este caso, se define como un semi-círcu
lo máximo que pasa por el cénit o lugar de observación y se dirige a
los polos del mundo.

El circulo horario. La diferencia entre el cfrculo horario y el
círculo meridiano del observador, es que el círculo horario pasa el a s­
tro y el otro no. Entonces se define como círculo horario al círculo -
máximo que pasa por los polos del mundo y el centro del astro.

Las coordenadas del sistemas son: El ángulo horario y la declina­
ción del astro.*

El ángulo horario. Se
denomina ángulo ho­
rario de un astro: .

al ángulo diedro (t)
comprendido entre
el círculo meridia­
no del observador y
el cfrculo horario
que pasa por el as-
;tro (A).

El ángulo horario (t)
se mide sobre el fcu¿
dor celeste de 0 o a
360° o de 0 horas a
24 horas,'en sentido
inverso al movimien­
to de rotación de la Fig. N° 7
tierra. Sistema de coordenadas horarias

La declinación del astro. Se denomina declinación de un astro:

al ángulo (£) formado por la visual dirigida al centro del as­
tro (A) con el plano ecuatorial (EE1)

También se puede definir como:

70

el arco (fift) del círculo horario comprendido entre el astro (A)
y el plano del ecuador.

La declinación se mide a partir del ecuador de 0o a 90° sobre el
círculo horario, y puede ser positiva o negativa, será positiva cuando
se considera por encima del plano del ecuador y negativa por debajo de
él.

En el sistema ecuatorial local también se puede considerar otro ele
mentó que viene siendo el complemento de la declinación del astro, que
recibe el nombre de: Distancia Polar. La cual nos permite establecer
la relación siguiente:

¿ = 90 - Dp

En donde ( 6 ) es la declinación del astro y (Dp) la distancia polar.

La importancia de este sistema de coordenadas horarias es que nía
de sus coordenadas (la declinación) nos permite establecer la relación
fundamental entre la latitud ( <¡p ) del lugar con la distancia central del
astro (Z) que se puede escribir:

6 = + Z

En vista que la declinación del astro no se puede obtener directamente,
debido a que el ecuador no es visib le, se determina en forma indirecta
aplicando la relación fundamental anterior, la cual se verifica cualquie
ra que sea el lugar de observación y la posición del astro.

En efecto, considerando que el lugar de observación está en el he­
misferio norte, se tendrá en cuenta que:

a) La latitud ( (Q ) de los puntos del hemisferio norte es positiva
y negativa para el hemisferio sur.

b) La Declinación de los astros AE, situados en el hemisferio ñor
te es positiva y negativa en el otro hemisferio.
71

c) Los valores de
la distancia ce
nital (Z) de los
astros por con­
vención son po
sitivos para los
astros situados
al norte del C£
nit y negativos
en el caso con­
trario.

En el caso de nuestro he
misterio norte la posi­
ción del astro (A) viene
indicado en la Fig. N°
7 a., y la anotación de
la relación fundamental Fig. N° 7a
sería la siguiente: Relación fundamental 6= +z

EA =+ 6 (El astro se encuentra en el hemisferio Norte)

EZ =+ (El lugar se encuentra en el hemisferio Norte)

ZA =+ Z (El astro se encuentra al Norte del cénit)

Luego podemos establecer:

EA = EZ + ZA

y reemplazando cada término por su valor, tenemos:

+ S = + Z

6 = ^ + Z

La latitud ((p ) es el ángulo formado por la línea cénit-nadir y el plano
del ecuador. Se mide en arco de meridiano de 0o a 90° a partir del e-
cuador a los polos celestes.
72

La colatitud ( ^ ) es el complemento de la latidud ( ( f ) y se egresa
como el ángulo formado por la línea cénit-nadir con el eje del mundo,
el cual se indica en la Fig. N° 7 a por el ángulo (ZTPn)

Tal relación nos permite establecer:

Determinación de la declinación de un astro. Siendo la declinación
( ¿ ) una de las coordenadas del sistema ecuatorial local o sistema de
coordenadas horarias, es conveniente saber su resolución:

Para determinar la declinación ( S ) de un astro (A), cualquiera , se pro
cede de la forma siguiente:

a) Se mide la distancia
polar meridiana, o sea
el ángulo A , que se in
dica en la Fi£^ 7 b con
el ángulo A o Pn. En
otras palabras, e l ángji
lo formado por la visual
dirigida al astro con el
eje del mundo, en el iré
tante de su paso por el
meridiano del lugar. En
vista de que los ángulos
A y6 son canpleman
tarios, es decir:

A + ° = 90°

Se deduce de la anterior
relación, que:
Fig. N° 7 b
Determinación cb la declinación de un astro

b) El ángulo A , se obtiene por medio del círculo Mural o bien con el
Anteojo Meridiano. De tal forma que se encuentra la diferencia entre
la colimación polar (Cp), es decir la lectura que se hace en el círculo
73

graduado al visa r con e l anteojo e l p olo c e le s te y la colim ación del as­
tro (C a ), o sea la lectura que se hace en e l círcu lo graduado a l visar
e l astro (A) en e l momento de su paso por e l meridiano del lugar. Es
decir se tendrá:

c) En vista de que e l e je del mundo no es visiblem ente determ inable,
la colim ación polar (Cp) se determina visando una estrella circumpolar
en sus p osicion es s y s ' correspondientes a sus pasos por e l meridia­
no d el observador y e l meridiano opuesto. Por d efin ición tenemos que
e l e je del mundo es perpendicular a los paralelos c e le s te s , y como
consecuencia resulta que éste es b isectriz del ángulo s o s ' y por lo
tanto la colim ación del polo (Cp) será la media aritm ética de C s y C g ,
correspondiente a las p osicion es de s y s*. De tal forma que obten­
dremos:

Cs + c s.
Cp
2

3. Sistema de coordenadas ecu atoriales ab solu tas. En este sis
tema pueden distinguirse tres partes p rin cip a les, a saber: los planos
fundamentales, un punto de referencia y las coordenadas propiamente
d ich as.

El plano ecuatorial y los círculos horarios se definen de la mis­
ma manera que en los sistem as anteriores.

El punto de re fe re n c ia . Se refiere al punto de partida para la
dida de la ascensión recta , que recibe el nombre de punto Vernal o
Equinoccio de Prim avera. Entendiéndose como ta l, a l punto de inter­
sección de la E clíptica con e l ecuador c e le s te aproximadamente para
la fecha del 31 de marzo.

Las coordenadas propiamente dichas son: La ascen sión recta y
la declin ación .
74

La ascen ción recta.
Se denomina ascención
recta del astro (A):

al ángulo diedro forma­
do por e l circu lo hora­
rio que pasa por el as­
tro y e l círcu lo hora­
rio que pasa por e l pin
to vernal.

También se puede decir
que:

es e l arco de ecuador
(PvR) que v ie n e deter -
minado por e l ángulo
(cí-) central e l cual es­
tá formado por e l círcu
lo horario que pasa por
e l punto vernal o equi­ Sistema de coordenadas ecu a­
n occio de primavera. toriales absolutas

Se mide en sentido directo, es decir en e l mismo sentido de rotación
de la tierra, o bien en sentido inverso a las agujas d el r e lo j, de 0 o a
360° a partir del punto vernal.

La declinación del astro ( £ ) . Esta coordenada se define y se descrT
be de la misma manera que en e l sistema de coordenadas horarias.

4 . Sistema de coordenadas e c líp tic a s . En e l sistem a de coord£
nadas absolutas, lo mismo que en el sistema de coordenadas e c lfp t i—
c a s , las coordenadas propiamente dichas de un punto o astro en e l es_
pació no depende de la posición o lugar de observación , por lo cual
se denominan sistem as absolutos; en cambio en el sistem a de coorde­
nadas horizontales y e l sistema de coordenadas horarias ya estudia—
das, son de naturaleza lo c a l, es decir, depende de la posición del
observador. El sistem a de coordenadas e c líp tic a s , que es e l que nos
toca an alizar, está formado también por tres partes p rin cip a les, a sa^
75

ber: Planos fundamentales, Punto de Referencia y las Coordenadas -
propiamente dichas.

Los planos fundamentales lo forman: El plano de la e clíp tica y
los círculos de longitud.

Se denomina e c líp tic a , a la órbita o curva descripta por e l sol ai
su movimiento aparenta anual. El plano de la e clíp tica sería en este
c a s o , e l círcu lo o plano que determina e l sol en su movimiento apa-e

C l <D
te anual. Este plano se mueve aparentemente alrededor de un e je qu
recibe e l nombre de Eje de la E clíp tica , e l cual corta a la esfera c e ­
le s te en dos puntos diametralmente opu estos, denominados polos de
la eclíp tica ( 1Tn y TTs ).

C írculos de Longitud. Reciben este nombre: a

los círcu los máximos que pasan por los polos de la eclíp tica

Punto de R eferen cia . Al
igual que e l sistema an
terior, tien e como punto
de referen cia: e l punto
vernal o equ inoccio de
prim avera.

Las coordenadas propia­
mente dichas son: la
latitud astral ( 1) y la lcn
gitud astral (L ).

Latitud Astral (1). La
latitud astral de un a s ­
tro (A ), es:

e l ángulo formado por
la visu al dirigida a l as
tro y e l plano de la e -
c líp tic a ; F ig. N ° 9
Sistema de coordenadas ec líp tic a s

también se puede decir que es;
76

e l arco de círcu lo de longitud comprendido entre e l astro
(A) y e l plano de la e c líp tic a .

Se mide a partir del plano de la e clíp tica de 0o a 90° . La latitud
astral es positiva o boreal, si e l astro está en e l hem isferio que con
tiene al polo norte de la e clíp tica y negativa o austral si e l astro e s ­
tá en el hem isferio opuesto.

Longitud Astral (L). Se denomina longitud astral de un astro (A):

al ángulo diedro comprendido entre e l círculo de longitud
d e l astro y e l círcu lo de longitud que pasa por e l pun­
to vernal

o bien

al arco de ec líp tic a comprendido entre el punto vernal (Pv)
y el punto de in tersección de la e clíp tica con e l círcu lo cb
longitud que pasa por e l astro

Se mide en sentido d irecto, es decir contrario al movimiento de la s a -
gujas del relo j y de 0o a 360° a partir del punto vernal.

5. Sistema combinado de coordenadas c e le s te s . El presente ste
tema no es más que la unión de dos de los sistem as de coordenadas >a
estudiados: El sistema de coordenadas horizontales y el sistema de
coordenadas horarias.

Se puede decir, que es e l más empleado en astronomía y su com­
binación como resultado, nos determina: e l triángulo de posición o
astronóm ico, que vien e delim itado por tres puntos: e l cén it del lugar,
e l Polo Elevado y e l Astro considerado. El sistema en cuestión tam­
bién está constituido por dos partes prin cipales:

a) Planos o círcu los fundam entales. Los cuales han sido -
definidos, anteriormente y son los sigu ientes:
77

- Plano Ecuatorial
- Plano Horizontal
- Círculo Vertical
- Círculo Meridiano de lugar o del
observador

b) Coordenadas propiamente dichas

- Altura del Astro
- Acimut del Astro
- Declinación del Astro
- Angulo Horario del Astro

IDENTIFICACION DE LOS ELEMENTOS EN EL SISTEMA COMBI­
NADO DE COORDENADAS CELESTES

ANOTACIONES

PnAZ = Triángulo de
Posición

O = Centro de la
Esfera C e le s ­
te

Z = Cénit

Z^ = Nadir

Pn = Polo elevado

A = Astro conside­
rado Sistema combinado de coordenadas celestes
78

PLANOS O CIRCULOS FUNDAMENTALES

EFE, = Plano Ecuatorial

NRS s Plano Horizontal

ZARZ j = Círculo Vertical

PnAFPs = Círculo Horario

PnEPsE j = Círculo meridiano del observador

COORDENADAS

ík = Altura del Astro

ÑR = Acimut del Astro

ÁF 3 Declinación del Astro

e7 f 3 Angulo Horario

D) TRIANGULO DE POSICION O ASTRONOMICO

Se denomina triángulo de posición

al triángulo esférico formado por el Polo, el cénit y e l a s­
tro observado
79

Como se dijo anteriormente, es la consecuencia de haber combinado-
dos sistemas de coordenadas: Horizontal y Horarias.

El triángulo de posición debe su nombre a que su ubicación depen
de de la posición del observador.

Fig. N° 11. Triángulo de Posición (PnSZ)

El triángulo de posición (PnSZ) que se puede observar en la Fig. N° 11
está constituido por los elementos siguientes;

a) Lados del triángulo (PnSZ)

- Distancia Cenital de polo = PnZ = 90° -
- Distancia del Astro al Polo = PnS = 90° - £
- Distancia Cenital del Astro = ZS = 90° - h
80

b) Angulos del Triángulo (PnSZ)

- Acimut del Astro = A

- Angulo Paraláctico
o de posición = S

- Angulo Horario = t

OTROS ELEMENTOS IMPORTANTES EXCLUIDOS DEL TRIANGULO
DE POSICION

Distancia Cenital del Ecuador o
Latitud Geográfica EZ = y

Altura del Polo sobre el Horizonte P„H
n n = y*

E) FORMULAS TRIGONOMETRICAS APLICADAS AL TRIANGULO DEPOSICION

Sea el triángulo de posición
(PnSZ) que aparece en la Fig.
N° l i a , cuyos lados y án­
gulos representamos por:
(90° - l¡) ) , (90° - h) ,
(90» - ¿ ) y S t , res
pectivamente

Triángulo de Posición

Podemos escribir:
81

1. Cálculo del Perímetro

(90 - V ) + ( 90 - £ ) -t- (90 - h)
( 1)

2. Cálculo de la superficie

A A
“A + s + t
( 2)

3. Cálculo de un lado del triángulo en función de dos lados
y un ángulo

a) eos (90° - ) = eos (90° - h) eos (90° - ¿ ) +

sen (90° - h) sen (90° - S ) eos 1s

Como el coseno de un ángulo es Igual al seno del
complemento, se tiene:

Sen = sen h. sen {, + eos h eos & eos S) (3 a)

b) eos (90° - = eos (90° - <f ) eos (90° - h) +

sen (90° - ^ ) sen (90° - h) eos "A

sen £ = sentasen h + cos(^ eos h eos A (3 b)
82

c) eos (90° - h) = eos (90° -l^ ) eos (90° - ¿ ) +

sen (90° - (^) sen (90° ) eos ^

^e^^^^e^^Te^^^^^Q ^^eoT^^os^^J (3 c)

Cálculo de un ángulo del triángulo en función de dos lados y
un ángulo .

^ sen (90° - (? ) _ sen 'S
sen (90° - h ) sen "í

Como el seno del complemento es igual al coseno del án­
gulo, se tiene:

eos ( f sen S-
eos h sen'F (4 a)

sen §
A eos ? . sen t

eos h

A
sen (90° ~ ¿ ) sen A
sen (90° - h ) — 75: ■
sen t

A
eos A sen A
eos h sen " í

A A
sen t =
eos h sen A
eos ¿
83

A
sen (90° - & ) sen A
c) sen (90° - ( f ) sen"?

eos S _ sen A (6 a)
eos p sen

/ A
-<s eos A . sen S (6 b)
sen A = ____ " __________
eos

Cuando el ángulo paraláctico S — 90°, el seno s = 1
la nueva fórmula será:

A eos £
sen A = _____ í _ (6 c)

S. cálcu lo de un ángulo del triángulo en función de tres lados y
dos ángulos.

a) eos (90° ) sen (90° -((>) = sen (90° eos (90° -l^)

eos í + sen (90° - h) eos A

A
¿ eos 1^ = eos ¿ sen ^ eos t + eos h eos A

eos h eos A = sen £ eos - eos £ sen<p eos t

A sen/ eos (P — c o s ¿ s e n í eos t (7 a)
; A = —— —-------»------- -------------*---------
eos h
84

Cuando el ángulo horario t = 90°, el coseno t = 0 y se ten­
drá:

os A*
sen S eos <P
eos h

b) eos (90° - h) sen (90° - ¿ ) = sen (90° - h) eos (90° - ¿ )

eos "s- + sen (90° - ^ ) eos 't'

sen h eos ¿ = eos h sen £ eos S + eos ^ cos^t

eos (^ eos t = sen h eos & - eos h sen ¿ eos

(7 c)

Cuando e l ángulo paraláctico s = 90°, el coseno s = 0
y tendremos:

___■C _ sen h eos ¿
eos p
85

c) cos(90“ -1^) sen(90° - J ) = sen(90° - ) cos(90« - ¿ )

A A
eos t + sen(90° - h) eos S

sen (() eos í> = eos (p sen ^ eos t + eos h eos S

Cuando el ángulo paraláctico S = 90°, el coseno S = 0o
entonces la fórmula anterior resultará:

sen eos í = eos sen & eos t

__= sen*^ eos ¿

A f
e os t t g (|j . cotg ¿ (7 e)

F) RELACION ENTRE Lft LATITUD GEOGRAFICA Y LA ALTURA DEL POLO SO­
BRE EL HORIZONTE .

TEOREMA. La Latitud geográfica de un lugar es Igual a la
altura del polo sobre el horizonte.

HIPOTESIS. (Véase la Fig. 12)

PnPs = Eje del mundo

EE’ Plano Ecuatorial

HH' Plano Horizontal
86

Fig. N° 12
DEMOSTRACION

1) Ang. PnCZ + Ang. ZCE —90° ........ por ser PnPs (perpendicu
tara) EE'
2) Ang. PnCH' + Ang. PnCZ = 90° . . . Por ser ZZ' (perpendicu­
lar a) HH'
3) Luego Ang. PnC = Ang. ZCE (Por tener el mismo complemento
Ang. PnCZ)

4) l.q .q .d . (Lo que queríamos demostrar).
87

G) DETERMINACION DE LA ALTURA DEL POLO SOBRE EL HORIZONTE

TEOREMA. La altura del polo sobre el horizonte, es igual a
la semisuma de las alturas de una estrella circum
polar en su culminación superior e inferior.
Véase la Fig. N° 13.

HIPOTESIS

PnPs

EE'

HH1

C

ZZ'
gravedad h g . N« 13
A y B Estrella circumpolar en su culminación superior e
inferior

PnC Ps = La bisectriz del Ang. ACB, que nos dá la dirección
del eje del mundo

PnCH‘ = Altura del Polo sobre el Horizonte

Ang.PnCA = Ang.PnCB (por serPnCPs, la bisectriz)

TESIS

PnCH' „ ACH' + BCH'
2
88

DEMOSTRACION

1) Como PnCA = PnCB (por ser el eje del mundo perpendicu_
lar al paralelo descrito por la estre­
lla y porque PnC es la bisectriz del
Ang. ACB)

2) ACH' = PnCA + PnCH'

3) BCH* = PnCH' - PnCB-----
a miembro las i-
gualdades 2 y 3
tenemos

4) ACH' + BCH' = PnCa + PnCH' + PnCH' - PnCB
(Sumando a lge—
brálcamente se
tiene):

5) A C H '+ BCH’ = 2PnCH' (Despejando se
tiene):

PnCH' = ACH* + BCH'
(L .q .q .d )
2

\
Capitulo III

ASPECTO FISICO-MATEMATICO DE LA TIERRA

GENERALIDADES. Durante miles de años la humanidad se equivocó sobre
la forma, naturaleza y estructura de la Tierra y del
lugar que ocupa en e l Universo. Si no hubiese sido por e l desarrollo
de la astronomía, la geología y otras ciencias, aún se estaría en la
ignorancia del conocimiento sobre nuestro planeta y del espacio que
nos rodea. Como se sabe, la astronomía es la más antigua de las cien
cias, que nace mucho antes de inventarse la escritura y de conocer­
se la h istoria, como se demuestra con las ligeras y simples observa­
ciones del c ie lo y la construcción de calendarios. Los resultados de
las primitivas observaciones se han perdido en las guerras y revolu­
ciones que han experimentado los pueblos; sin embargo todavía se con­
serva entre otras, algunas referencias de las observaciones hechas -
por los chinos, tales como:la aparición de una estrella nova en e l -
año 2.379 a. de J.C. y la de un cometa en e l año 2.316 de la misma -
era; la constancia de que en e l sig lo XI a. de J.C ., e l sol en e l sois
t ic io de invierno, se encontraba cerca de la estrella que llamamos -
Acuario, a unos 40° del punto que ocipa actualmente. Otros pueblos co
mo los egipcios, perfeccionaron e l calendario para e l año 4.200 a. de
J.C. y que ya habían u tilizado durante milenios; estableciere*! e l -
período de 365 días para la duración del año c iv il.

Las más antiguas indicaciones cosmográficas de los griegos se en­
cuentran en las poesías homéricas (800 a. de J. C .); para ese tiem
po, se creía que la tierra estaba rodeada por e l r ío Ckeamos que
ocupaba la mitad in ferio r de la esfera del mundo, mientras que la
otra mitad se extendía por encima, y que Helios, e l sol apagaba -
cada tarde sus rayos para volver a encerlos por la mañana después
de haberse bañado en las profundas aguas del océano. Hesiodo,
90

contemporáneo de Homero, creía que la Tierra tenía forma de d isco y
estaba situada a igual distancia del c ie lo y de la región de los infier­
nos. Estas ideas dominaron mucho tiempo; sin embargo merece d e s ­
tacar los conceptos que tuvieron los filó s o fo s jo n io s, a l formular los
primeros criterios c ie n tífic o s acerca de la Tierra y sus fenómenos;qaie
nes además de otras c o sa s, opinaban que nuestro planeta era un d is ­
co redondo que flotaba sobre un mar inmenso.

Los primeros defensores que conocemos de esta -
hipótesis fue Pitágoras (571 a 497) a. de J.C . y sus seguidores; más
tarde Aristóteles (384 a 322) a. de J . C . , fundamentado en e l aspecto
g e o fís ic o formula la esfericid ad de la Tierra, y Arguím edes. basado -
en la superficie de las aguas del océano en equ ilib rio, formuló tam­
bién su hipótesis de la forma e sférica del planeta.

Es muy probable, que se deba a D ecearco, la pri­
mera medición del arco terrestre comprendido entre Siena y Lysimacrta
del Helesponto que s irv ió de base para alcanzar un r e s u l t a d o d e
300.000 estadios (54.000 km) para la circunferencia total terrestre; -
medio s ig lo después, hacia e l año 310 a. de J . C . , se propuso Eratós-
te n e s . erudito Director de la Biblioteca de A lejandría, calcu lar la cir­
cunferencia terrestre a partir de la distancia comprendida entre Siena
(Asuan) y Alejandría y como resultado obtuvo un valor de 252.000 es­
tadios o sea 4 5.000 km aproximadamente; un s ig lo después, P osld o—
nio de Apamea calculó la circunferencia máxima terrestre en base a la
distancia considerada entre Radas y A leja n d ría , cuyo v a l o r f u e de
180.000 estadios que corresponde a 29.000 km, a pesar de que e s t e
último cálculo fue menos sa tisfa cto rio que e l de Eratóstenes, sus de­
terminaciones se realizaron más correctamente.

Durante c a s i dos mil años los astrónomos fueron
observando las revolu ciones aparentes de los astros y descubrieron -
poco a poco número de irregularidades y fenómenos in e x p lic a b le s , has
ta e l día en que empezaron a dudar s i estarían equivocados sobre la
inm ovilidad de la Tierra, de la misma manera que antes erraron, a l su
poner asentadas sus hipótesis sobre sólid os cim ientos. Fue Copérni-
c o , en e l s ig lo XVI, quien formuló y d iscu tió la forma y movimientos
de la Tierra como planeta perteneciente a l sistema solar. Pero, desde
que e l v ia je de M agallanes demostró la redondez del planeta y la in ­
mensidad del Océano P a c ífic o , se empezaron a m odificar y a corregir
lentamente los primeros resultados de las dimensiones terrestres.
91

En Francia, Picará, con ayuda del t e l e s c o p i o
calculó con gran aproximación el radio terrestre, en 6.372 km, valor
que utilizó Newton para calcular la intensidad de la gravedad. Hasta
entonces se consideraba la Tierra como una esfera perfecta; pero New
ton asentó la hipótesis de que nuestro planeta era un elipsoide de re­
volución achatado en los polos y abultado en e l Ecuador por efecto de
la fuerza de gravedad y la fuerza centrífuga debido a la rotación. Des_
de entonces han surgido comisiones científicas en todas las épocas y
países para encontrar las verdaderas dimensiones de la Tierra cuyos
resultados han sido aproximados, pero nunca coincidentes; actualmen
te suelen admitirse como tipos de elipsoides: El de Bessel (1841) y
el de Struve en Europa; el de Clark (1886 a 1890), Helmert (1901) y
el de Hayford (1909) en los Estados Unidos. Este último adoptóse co
mo elipsoide Internacional en la conferencia celebrada en Madrid en
el año de 1924.

FORMA DE LA TIERRA■ El hombre de ciencia, no se ha conformado -
con decir que la Tierra tiene forma esférica, -
sino que de acuerdo a sus características físicas o matemáticas le ha
asignado las siguientes formas;

a) su forma verdadera
b) de esferoide o esferoidal
c) de geoide
d) de elipsoide de revolución

a) Su forma verdadera. Es la forma que viene dada por la es ­
tructura irregular de la superficie terrestre, destacando sus acciden­
tes naturales y su discontinuidad oceáiica, y ro es otra cosa que la ima^
gen que se forma el observador.

b) Forma de esferoide. Es esta una figura muy parecida a la
esfera , pero que presenta achatamiento en los polos y abultamiento -
en el Ecuador. Por eso se indica que la Tierra tiene forma de esferoi­
de; sin embargo no tiene representación geométrico-matemática.

c) Forma de G eoide. Generalmente, se acostumbra a decir -
que la Tierra es un Geoide. Esta forma no es más que una figura icteal
que viene expresada por una superficie imaginaria que sigue el nivel
de los mares en equilibrio (Reposo) hasta cortar los continentes; ob­
teniéndose a s í, un cuerpo que no tiene una superficie regular, ni tan
siquiera simétrica, no pudiendo por lo tanto, representarse por una -
92

fórmula matemática y en todo caso no se adaptaría al trabajo cartográ­
fico o geodésico. Sin embargo goza de una propiedad importante:
Que todo plano tangente a un punto cualquiera sobre la superficie del
geoide es normal (perpendicular) a la dirección de la gravedad.

d) Forma de Elipsoide de Revolución. Teóricamente esta for­
ma se obtiene: animan
do la superficie de tria
masa de aqua por me­
dio de un movimiento
de rotación y sometida
a las atracciones de
sus partes, según la
ley de Gravitación U-
niversal, y en la prác­
tica, es el sólido, en­
gendrado por la ro ta --
ción de una elipse a l­
rededor de un eje; el
cual su eje menor coin
clde con el eje terres­
tre y el eje mayor con
el diámetro ecuatorial Fíg. N° 14. Formas de la Tierra

Se ha comprobado que:
¡
a) La superficie terrestre es un elipsoide de revolución, acha­
tado en los polos y
abultado en el Ecua­
dor.

b) El eje de la T ie ­
rra es el eje de rota­
ción del elipsoide.

c) La vertical de -
gravedad es perpen­
dicular a cada punto
de la superficie del
elipsoide.

La forma de elip soi­
de de Revolución es
93

una expresión geométrico-matemática de la superficie de la Tierra y
como tal se emplea en los trabajos geodésicos y cartográficos.

C) DIMENSIONES. Las dimensiones de la Tierra, según Hayford, obte­
nidas de su elipsoide de revolución, son:

a) Volumen 1.082.000.000.000 Km3
b) Superficie 510.000.000 Km2
c) Peso 5.875 trillones de Tons.
d) Densidad 5,52 _ a_
cm3
e) Masa 525 x 1025 g
f) Circunferencia Ecuatorial 40. 102,84 Km
g) Circunferencia Polar 40.035,64 Km
h) Diámetro Ecuatorial 12.756,76 Km
i) Radio Ecuatorial 6.378,38 Km
j) Diámetro Polar 12.713,80 Km
k> Radio Polar 6.356,90 Km
1) Achatamiento o excentricidad 1
297
m) Valor de 1° de Longitud en el Ecuador 111,321 Km
n) " Latitud ” 110,573 Km
o) Longitud a los 45° 78,80 Km
P) " Latitud “ 1 1 1 ,1 1 Km
q) Latitud en los polos 111,69 Km
r) Distancia que la separa del sol 149.500.000 Km

PROPIEDADES FISICAS. Las propiedades físicas de la Tierra que más
interesa a la Cartografía son:

a) La Gravedad Terrestre
b) El Magnetismo Terrestre

a) Gravedad Terrestre. Se entiende por Gravedad Terrestre, a
la fuerza con que los cuerpos son atraídos por la Tierra y hacen q u e
éstos caigan verticalmente con movimiento uniformemente acelerado -
hacia su centro. Esta dirección permanece constante para cada puii
to del globo, y se llama vertical del lugar, que viene dada en la prác­
tica por medio del hilo de la plomada.
94

La Gravedad Terrestre, es un caso particular de la gravitación -
universal, hoy teoría general de la Relatividad de Einstein. Esta ley
no solamente rige la caída de los cuerpos sobre la superficie sino
también la atracción y caída de los meteoritos, el movimiento de la -
luna alrededor de la Tierra, e l de los planetas en torno al sol, los mo
vimientos de las estrellas en las galaxias y posiblemente, los movi—
mientos de las galaxias en los cúmulos galácticos.

En la superficie terrestre, esta propiedad presenta ciertas an o­
malías, que ha permitido descartar la falta de esfericidad del globo. -
Estas anomalías se atribuyen a la distribución irregular de la masa en
la corteza terrestre. El estudio de las variaciones de la gravedad en
los distintos lugares del planeta ha contribuido al conocimiento de la
verdadera forma de elipsoide. La ciencia que estudia el fenómeno <fe
la gravedad se denomina “Gravimetría " y los instrumentos que la re­
gistran se llaman gravímetros.

b) Magnetismo Terrestre. Es la propiedad que tiene la tierra
de comportarse como un gigantesco imán, cuyo eje sigue la línea que
une a los polos magnéticos norte y sur respectivamente. En él se pro
duce la mayor intensidad magnética y por lo tanto adonde se dirige la
aguja imantada de la brújula.

Los polos geográficos no coinciden
con los polos magnéticos

La Tierra se encuentra envuelta por un campo magnético someti­
do a continuos cambios por efecto de las llamadas "tormentas magné­
tic a s ", que generalmente aparecen sobre la superficie y que muchas -
veces vienen acompañadas por las auroras boreales o australes y tam
bién por la aparición de las manchas solares en la superficie del sol;
igualmente por las variaciones diurna y anual que se experimentan.

Existe una estrecha relación entre la frecuencia de las manchas
solares y la aparición de las auroras polares, producidas como se
cree por el lanzamiento de conjuntos de partículas cargadas que tras­
mite el sol al espacio y que al aproximarse a nuestra alta atmósfera -
sobre los polos se produce el fenómeno de las luces polares.
95

La causa del campo magnético terrestre no se conoce con precia
sión, sin embargo se cree que se debe a la rotación del gran núcleo -
metálico de la Tierra oue se comporta como un dinamo autoexcitatrlz.
es decir que produce la suficiente corriente eléctrica para crear un -
campo magnético. Nuestro planeta no es en modo alguno, el único -
cuerpo magnético del espacio; sino también el sol tiene un campo maj
nético cuya fuerza es aproximadamente equivalente a la de nuestro -
globo; pero tiene además campos magnéticos muy localizados y de iir
tensidad mayor asociados a las manchas. Es bastante sorprendente
que un cuerpo 1.300.000 veces mayor que la Tierra tenga un campo -
magnético menor; ahora bien, algunas estrellas tienen campos magné­
ticos intensos, miles de veces mayor que la de nuestro elipsoide.

El conocimiento y estudio del magnetismo es de gran importan —
cia, no solo a la navegación marítima o aérea, sino incluso a la Car­
tografía, geodesia, topografía, geología, cosmología, agronomía, me
teorologfa y astronomía. La ciencia que estudia el geomagnetismo -
con su mayor extensión y aplicación es la Geofísica; pero e l levanta­
miento y confección de las cartas magnéticas le corresponde a la Ca¿
tograffa.

Se consideran tres tipos de cartas magnéticas, ellas son;

a) Cartas Isoqónicas (son las que representan -
las líneas de igua 1 declinación magnética).

b) Cartas Isodinámicas (son las que indican las
líneas de igual intensidad vertical y de igual
intensidad horizontal).

c) Cartas Isócllnas (son las que incluyen las -
líneas de igual inclinación magnética).

Los instrumentos que se encargan de registrar el magnetismo en
sus distintas fases son: el magnetómetro y el declinatorio.

E) MOVIMIENTOS REALES. La Tierra presenta tres movimientos principa­
les, a saber:

a) El de rotación alrededor de su e je, que lo realiza en sentí
do oeste-este, en un período de 23 horas, 56 minutos y 4 segundos.
Su velocidad de rotación en el Ecuador es de 465 m/seg aproximada­
mente.

.
96

b) El de traslación alrededor del sol, que lo efectúa también -
en sentido oeste-este en un período de 365 días, 6 horas, 9 minutos
y 11 segundos, o bien 365,25636 días y a cuyo intervalo de tiempose
le denomina Año Sideral: también se considera otra unidad de revolu­
ción que es el Año trópico que tiene un período de 365 días, 5 horas,
48 minutos y 46 segundos. La velocidad de traslación es de 107. 000
km/h o sea 30 Km/seg.

Con respecto a una revolución completa (o Sea 365 d, 6 h, 9
min y 11 seg) de nuestro planeta alrededor del sol, sucede que cada
cuatro años existen tres años de 36 5 días y uno de 366 días; este úl­
timo recibe el nombre de año bisiesto y que resulta de agregarle un
día al mes de febrero.

c) Y el movimiento que realiza la Tierra al acompañar al Sol -
en su recorrido alrededor de la Vía Láctea.

Se pueden considerar otros movimientos que son: los de preci­
sión y nutación de la Tierra.

F) CONSECUENCIAS DE LOS MOVIMIENTOS*1

a) Rotación

1- Da origen al día como unidad de tiempo.

2- Sucesión de los días y de las noches.

3- El achatamiento y abultamiento que se experimenta
en los Polos y el Ecuador.

4- Diferencias horarias entre los distintos lugares de
la Tierra.

5- Da origen a dos fuerzas: Centrífuga y Centrípeta,
que actúan en función de equilibrio.
97

b) Traslación

1- Da origen al año como unidad de tiempo.

2- Las esta cio n es.

3- La distinta duración de los días y de las noches.

4- La determinación de los llamados paralelos nota­
b les: El Ecuador, los trópicos y los círcu los.

5- La formación de las cin co grandes zonas clim áti­
cas sobre la su p erficie de la Tierra.

G) EL EJE TERRESTRE. Es aquel en torno al cual gira la tierra y determ i--
na dos ( 2 ) puntos diametralmente opu estos, lia ra
dos polos g e o g rá fi­
cos. Su in clin a - -
ción con resp ecto -
al eje de la órbita -
o elfp tica terrestre
es de 23° 27' y con
relación al plano -
que determina la e -
lfptica es de 66 ° 331
El eje terrestre s i­
gue paralelo a s f
mismo a lo largo -
del año y su extre­
midad norte señala
constantemente la
estrella polar; pero ECLIPTICA
por e fe c to de la pre
cesión del e je , éste
d escribe un círculo,
en e l esp a cio cada
26.000 años y por Fig. N ° 16. Inclinación d el Eje Terrestre
lo tanto no siempre
señalará la misma e s tre lla . Se ha calculado que dentro de 13.000 -
98

años, e l e je de la Tierra habrá girado 90° y como consecuencia se in­
vertirán las esta cion es.

H) CALCULO DE LA VELOCIDAD DE ROTACION. C onociendo las dimen­
siones de la Tierra y -
e l tiempo que tarde en efectuar una revolución completa (tiempo medio)
alrededor de su e je , podemos determinar la velocid ad de rotación pa­
ra cualquier latitud.

a) Velocidad de rotación en e l Ecuador (dim ensiones según
Hayford)

Fórmula a aplicar: V = - 2 - = - £sPa c io . -2 2 -
t Tiempo seg

1- e = 2TTR (longitud de la circunferencia en e l Ecib
dor)

2- e = 2(3,1416) x 6.378 Km = 40.102 Km =

-------------------------------- -- 40.102.000 m

3- t = 24 h(tiempo medio de revolución de la Tierra)

4- t = 24 x 60 x 60 seg = 24 x 3.600 seg

— ---------------------------- -- 86.400 seg

R eem plazán dolos valores (2) y (4) en la fórmula, tenemos:

V = e = 40. 102.000 m = 4 6 4 14 m ( Rotación en.
t 86.400 seg ' seg e l EC

b) Velocidad de Rotación a los 45° de Latitud

Fórmulas a aplicar; V = y r = R. C os ¿
99

1- e = 2T(r (Longitud de la circunferencia a los 45°cfe
Latitud)

2- r = R. Cos ¿ (Radio del paralelo a cualquier latitud)

3- r = 6.378 Km x Cos 45° (Radio del paralelo a los
45° de Latitud)

4- r = 6.378 Km x =llH l x 1,42 = 4.2®,38 Km

5- Sustituyendo el valor del radio obtenido a los 45° -
de Latitud, en la igualdad (1), tenemos:

e = 2 (3,1416) x 4.528,38 Km = 28.453,32 Km

6- t = 86.400 seg (tiempo medio de revolución en s¿
gundos)

7- Luego reemplazando en la fórmula, los valores obte
nidos (5) y ( 6 ) , escribiremos:

v _ _e_ _ 28,453,32 Km = 28.453.320 m
t 86.400 seg 86.400 seg

V = 329,31 — — (Velocidad de rotación a los 45°
Seg de Latitud)

c) Velocidad de rotación a los 90° de Latitud (o sea en los Po*1
los)

Fórmulas a aplicar: V = y r = R. Cos fl

1- e = 27Í r (longitud del paralelo a los 90° de Latitud)

2- r = R. Cos fí (Radio del paralelo a cualquier Latitid)

3- r = 6.378 Km Cos 90° (Radio del paralelo a los 90°
de Latitud)
98

a ñ os, e l e je de la Tierra habrá girado 90° y como consecuencia se in­
vertirán las esta cio n es.

H) CALCULO DE LA VELOCIDAD DE ROTACION. C onociendo las dimen­
siones de la Tierra y -
e l tiempo que tarde en efectuar una revolución completa (tiempo medio)
alrededor de su e je , podemos determinar la velocid ad de rotación pa­
ra cualquier latitud.

a) Velocidad de rotación en e l Ecuador (dim ensiones según
Hayford)

e _ Espacio m
Fórmula a aplicar: V
t Tiempo seg

1- e = 2TTR (longitud de la circunferencia en e l Ecia
dor)

2- e = 2(3,1416) x 6.378 Km = 40.102 Km =

-------------------------------- = 40.102.000 m

3- t = 24 hftiempo medio de revolución de la Tierra)

4- t = 24 x 60 x 60 s eg = 24 x 3.600 seg

------------------------------- -- 86.400 seg

R eem plazán dolos valores (2) y (4) en la fórmula, tenemos:

V = e _ 40. 102,000 m = 4 6 4 ,1 4 ni ( Rotación en,
t 86.400 seg ' seg e l EC

b) Velocidad de Rotación a los 45° de Latitud

Fórmulas a aplicar: V e^
y r = R. C os fí
t

k
99

1- e = 2 ffr (Longitud de la circunferencia a los 45°<fe
Latitud)

2- r = R. Cos ¿ (Radio del paralelo a cualquier latitud)

3- r = 6.378 Km x Cos 45° (Radio del paralelo a los
45° de Latitud)

4- r = 6.378 Km x -~ y ~ = — x 1,42 = 4.2SB.38 Km

5- Sustituyendo el valor del radio obtenido a los 4 5° -
de Latitud, en la Igualdad (1), tenemos:

e = 2 (3,1416) x 4.528,38 Km = 28.453,32 Km

6- t = 86.400 seg (tiempo medio de revolución en se
gundos)

7- Luego reemplazando en la fórmula, los valores obte
nidos (5) y (6) , escribiremos:

v = _e_ _ 28.453,32 Km _ 28.4 53.320 m
t 86.400 seg 86.400 seg

V = 329,31 — — (Velocidad de rotación a los 4 5®
Se® de Latitud)

c) Velocidad de rotación a los 90° de Latitud (o sea en los Po*1
los)

Fórmulas a aplicar: V = -2 - y r = R. Cos ¡í

1- e = 2Tf r (longitud del paralelo a los 90° de Latitud)

2- r = R. Cos /f (Radio del paralelo a cualquier Latitud)

3- r = 6.378 Km Cos 90® (Radio del paralelo a los 90°
de Latitud)
102

B) ECLIPTICA DEL SOL

"I.a curva descrita por el sol en su movimiento aparente anual"
(PP.)

C) EL SOL VERDADERO. Se entiende por sol verdadero (Sv), aquel que
describe su eclíptica
con velocidad angu- PN
lar variable, en tal
sentido su movimien­
to no es u n i f o r m e .
por lo que el día sol
verdadero no es una
unidad constante. Por
esta razón, el tiempo
solar verdadero no
puede ser seguido -
por los relojes comu­
nes construidos me­
cánicamente, en cam
bio son sustituidos - PS
por los relojes sola­
res. (Véase la Fig. Figura N° 17
N° 18). Recorrido aparente del Sol

D) EL SQL FICTICIO. Es un s o l h i p o t é t i c o (Sf) que reco-

PN rre la eclíptica

con velocidad an

guiar constante ,

E en t a l f o r ma que

pasa por e 1 p e r i -

geo y el apogeo

PS conjuntamente

Fig. N" 18 - Tipos de Soles; con el s o l verda-
Sol verdadero (S v), Sol ficticio (Sf) y
Sol medio (Sm) d e r o . (Véase Fig. 18)
* I

103

EL SOL M EDIO. Se denomina s o l medio (Sm ), a un astro ideal que re
corre e l ecuador c e le s te con velocid ad angular core
tante y cuyo movimiento es uniforme. Una característica que presen
ta e l sol medio es que su ascensión recta es igual a la longitud del
sol fic t ic io . Debido a los inconvenientes y d ificu ltades que presen­
taba la medida del tiempo mediante el sol verdadero (S v ), se e s ta b le ­
c ió la medida del tiempo por medio del sol medio (Sm). El tiempo me
dio es constante y es registrado por los re lo je s y cronómetros corrien^
te s . (Véase la Fig. N ° 18).

F) MEDIDA DEL TIEMPO - UNIDADES USUALES. En astronomía se u tili­
zan varias categorías -
de días y de años para la medida d el tiempo.

a) El día y su con cep to. Es e l período de tiempo empleado por
la Tierra para dar una vuelta completa alrededor de su e je , para lo -
cual es n ecesario estab lecer un punto de referencia para que s e pro—
duzca e l in tervalo com pleto. Este concepto incluye e l día de luz y
la noche, como una sola unidad, dependiendo de su duración y carac_
te rfs tic a s , por e fecto s de la p osición del sol en la esfera c e le s te y
naturalmente a la latitud del resp ectivo lugar. Los diferentes tipos -
de días son:

1) Día e s te la r . Se denomina a s í, a l intervalo de tiempo
transcurrido entre dos pasos consecu tivos de una estrella por e l meri­
diano del lugar. Este comprende 24 horas igu ales; cada una de las
cu ales se denominan horas sid era les. La hora sideral tien e 60’ (mi­
nutos) y e l minuto 60” (segundos) sid era les.

2) Día Sideral o S id éreo . Es e l intervalo de tiempo transcu^
rrido entre pasos su cesivos del equ in occio de primavera o punto v e r­
nal por e l meridiano del lugar considerado. El día sideral no es rigu
rosam ente igual al día e s tela r como consecuencia de que e l punto vejr
nal avanza en la esfera c e le s te 5 0 ",2 5 (segundos) por año, o sea
136 m ilésim os de segundos por día.

El día sideral tien e 23 horas, 56 minutos y 4,091 segundos -
de tiempo m edio. Esta d iferen cia tan pequeña con e l día estelar ha^
ce que en la práctica se considere como equ ivalen tes.

El tiempo sideral es e l ángulo horario d el punto vernal
104

3) Dfa Solar Verdadero. Es el periodo de tiempo transcurrí^
do entre dos pasos su cesivos d el s o l verdadero por el meridiano del
re s p e c tiv o lugar. Anteriormente se d ijo que no representaba e l tiem ­
po ex a cto , debido a la traslación y a la diferencia orbital de nuestro
p lan eta, como consecuencia del carácter e líp tic o de su órbita.

El dfa solar verdadero, se divid e en 24 horas que se cuentan
de 0 a 24 horas a partir del mediodía verdadero.

El tiempo verdadero (Tv) es e l ángulo horario del sol
verdadero en e l instante considerado

4) Dfa Solar M e d io . Es el intervalo de tiempo transcurrido
entre dos culm inaciones su cesivas del sol medio por e l meridiano del
lugar. El dfa solar m edio se d ivid e en 24 horas y se in icia a la media
noche.

El tiempo medio (Tm) es e l ángulo horario del s o l me­
dio en e l instante considerado

5) Dfa M edio C iv il. N o es más que el dfa solar medio o -
dfa m edio astronóm ico, aumentado en 12 horas, con la misma fecha
que e l astronóm ico, s i la suma no lle g a a las 24 horas; o la del dfa -
sigu ien te s i exced e de 24 horas.

Para complementar vé a s e e l ejem p lo a continuación:

El 20 de mayo, son las 6 horas de tiem po medio astronómico,
o sea las 18 horas de tiem po medio c iv il con la misma fecha p o ste—
rior; es d ecir 6 h + 12 h = 18 horas del 20 de mayo.

Si e l 20 de mayo son las 18 horas de tiempo m edio astronó—
m ico, será ig u a la 6 horas de tiempo m edio c iv il con fecha 21 efe maya

Este dfa c iv il com ienza a medianoche media y se cuenta de
0 a 24 horas y se le d efin e como e l in tervalo de tiempo transcurrido -
entre dos pasos su cesivos del s o l m edio por e l meridiano opuesto o
posterior del re s p e c tiv o lugar.
105

El tiempo medio c iv il es el ángulo horario del sol me­
dio en su paso por el meridiano opuesto

Desde 1925 todas las efemérides astronómicas emplean la ho­
ra c iv il.

b) El año y su concepto. Es el período de tiempo empleado por
la Tierra para dar una vuelta completa alrededor del sol; en todo caso
debe tomarse un punto de referencia para considerar el intervalo com
pleto, y que dependiente del punto que se haya tomado como base, -
surgen los siguientes tipos de años:

1) Año Sideral o Sidéreo. Se denomina así, al intervalo de -
tiempo que emplea el sol en recorrer los 360° de su eclíp tica, o dicho
de otra forma, es el período de tiempo transcurrido entre dos pasos sij
cesivos del sol por el mismo punto del cielo , tomando como referen—
cia una estrella.

El año sideral expresado en tiempo medio representa 365 días,
06 horas, 09 minutos y 09,5 segundos.

2) Año Trópico. Es el intervalo de tiempo transcurrido entre
dos pasos sucesivos del sol medio por el punto vernal o equinoccio -
de primavera. A consecuencia de la retrogradación de los equinoccios,
el punto vernal se mueve sobre la eclíptica a razón de 50", 25 en un
año trópico en sentido contrario al movimiento anual del sol; por lo -
que el año trópico no es constante, sino más bien variable y disminu­
ye 10 segundos cada 2.000 años como consecuencia de la precesión-
que no es proporcional al tiempo. El año trópico medido en tiempo -
corresponde a 365 días, 5 horas, 48 minutos y 46 segundos y se em­
plea en la vida práctica.

3) Año C iv il. Es el-período de tiempo convencional, de uso
en la vida diaria y construido por un cierto número de días enteros
elegidos de manera que coincida con el año trópico lo más exactamen
te posible.

4) Año Anomalfstico. Se denomina así, al intervalo de tiem­
po transcurrido entre dos pasos consecutivos del primer sol ficticio -
por el perigeo. El año anomalfstico medido en tiempo medio represen^
106

ta 365 días, 06 horas, 13 minutos, 53 segundos y resulta más largo -
que el año sideral, con una diferencia de 05'.

G) ECUACION DEL TIEMPO. Se entiende por ecuación del tiempo a la
diferencia entre el tiempo sol verdadero y
el tiempo solar medio. El tiempo solar verdadero puede ser determi­
nado, observando la posición del sol verdadero; en cambio el tiempo
sol medio debe ser calculado, que como sabemos es imaginario.

La ecuación del tiempo se utiliza para la corrección que debe
aplicarse a uno de los tiempos para obtener el otro; dependiendo d i­
cha corrección de cuando el sol verdadero está delante o atrás del -
sol medio. En las efemérides o anuarios astronómicos, los valores -
del tiempo viene expresado para todos los días del año. Dicha ecua­
ción se anula cuatro veces al año, como consecuencia de que el sol
verdadero y el sol medio coinciden en su paso por el meridiano, sus
fechas de encuentro corresponden al: 15 de abril, 15 de junio, 20
de septiembre y al 26 de diciembre.

La ecuación del tiempo es el intervalo de tiempo que s e ­
para al mediodía verdadero del mediodía medio

Et = Tv - Tm

H) HUSOS HORARIOS . El uso de la hora local se opone la conveniencia
de unificar la hora de un país para las variadas
necesidades que implican las comunicaciones aéreas, marítimas ferro
vlarias y telegráficas, en tal sentido para evitar diferencias y confu­
siones, se procedió en primer término, a la unificación de la hora den
tro de cada país y luego se impuso cierta ordenación internacional, -
medíante los llamados HUSOS HORARIOS, estableciéndose una hora -
tipo que reglamentará e l camoio de hora de un lugar a otro; fue en el
año 1883, cuando el Ing° Sandford Fleming, Jefe del Ferrocarril Pací­
fico de Canadá, propuso dividir el globo en 24 husos, para solucio—
nar los inconvenientes que implica las diferencias horarias.
107

El sistema de husos horarios se estableció en base a la relación -
entre el dfa solar medio y la rotación completa de la Tierra alrededor efe
su eje. En esa rotación completa recorre los 360° de longitud de su -
circunferencia máxima en 24 horas (tiempo medio); en tal forma se con­
sidera el ecuador terrestre dividido en 24 huros o zonas iguales, que
tiene 15° de amplitud en el sentido de la longitud y orientado de polo a
polo o sea de norte a sur.

Podemos razonar, diciendo;

En 24 horas 360°

En 1 hora

Luego, cuando la Tierra gira 15°, transcurre una de tiempo, o bien
transcurre una hora de tiempo con respecto a un punto tomado como re­
ferencia. Entonces la superficie del planeta quedará dividida en 24 -
husos esféricos de igual amplitud.

Por conveniencia Internacional se consideró como origen del siste
ma, el huso bisectado por el meridiano de Greenwich o meridiano cero,
el cual en cada sección delimitada por la bisección tiene una amplitud
de 7° 30' al Este u O este del meridiano central. Los husos se identi­
fican de I a XXIII a partir del origen establecido en el sentido O e s te -
Este; correspondiendo al primer huso la denominación 0, o XXIV.

En el huso 0, de polo a polo, se emplea el tiempo universal (tiem­
po c iv il), cuyo dfa comienza a contarse a partir de la medianoche me­
dia de Greenwich y tiene una duración de 24 horas.

Comunmente se confunde el tiempo universal con el tiempo m edio-
de Greenwich. El tiempo medio de Greenwich debe contarse a partir -
del mediodía medio; el dfa es de 24 horas y comienza a mediodía y no
a medianoche. El tiempo que se usa está adelantado doce (12) horas -
respecto al tiempo medio y como se dijo anteriormente se llama tiempo
c iv il.

El tiempo medio nunca se emplea en la vida cotidiana, solamente-
se usa en los observatorios; en los años 1928 y 1948, la Unión Astronó­
mica Internacional anuló el empleo de la sigla T. M .G . (tiempo medio -
de Greenwich) y en su lugar recomendó usar la sigla T . U . , que quiere
decir tiempo universal. Sin embargo se sigue cometiendo el error de -
nombrar una alocución por otra, sobre todo en los artículos periodístí —
108

eos por la ignorancia de lo que significa.

Tiempo Universal, es el ángulo horario del sol medio
en su paso por Greenwich más doce horas

Cada pafs adopta la hora del huso en e l cual se encuentra com­
prendida la mayor parte de su territorio; sin embargo, esta regla se -
pierde muchas veces debido a las exigencias de tipo político, econó­
mico y social, como por ejemplo en Venezuela, que últimamente se -
estableció como meridiano oficial (Punta Barima) el de 60°W de Greeii
wich que se encuentra en el extremo oriental de nuestro territorio; En^
tonces tendremos en la actualidad una diferencia de 4 horas con res —
pecto al meridiano de Greenwich, lo que significa 1/2 hora de adelan­
to con relación a la hora oficial anterior que venía dada por el meri—
diano de Villa de Cura y localizado a los 67°30'W de Greenwich.

LINEA INTERNACIONAL DE LA FECHA O DEL TIEMPO. Esta línea es -
donde comienza el nuevo día del Calendario, está localizada aproxi­
madamente a los 180° de longitud terrestre y coincide con el meridia­
no 180° en las por­
ciones correspon—
dientes a las zonas
polares y al p acífi­
co norte. Esto se
hizo para evitar cm
fusiones en ciertos
grupos de islas o en
los continentes por
los que pasa el m¿
ridiano citado y a
la vez por conve—
niencia de tipo po­
lítico o mercantil.

Cuando, por cual—
quier circunstancia
se atraviesa la l í ­
nea Internacional -
del cambio de fecha Fig. N° 19
(Date Line), debe Línea Internacional de cambio de fechas
109

aumentarse un día s i lleva la dirección E ste-O este. Es d ecir, al oes­
te de la línea es un d ía, y al Este es e l día anterior. (Véase la Fig. -
N ° 19).

]) HORA LOCAL. Se dejó asentado anteriormente, que esta hora es un
gran lrtconveniente para regir la vida cotidian a, ya que es d iferen te -
para cada región; en su lugar se e sta b leció la hora lega l u o f i c i a l . -
que vien e expresada por el huso correspondiente.

La hora lo ca l es aquella que expresa la relación entre el
meridiano de Greenwich y e l meridiano de un lugar cu al­
quiera

Veamos un ejem plo de lo que se entiende por hora local:

Como sabemos todas las ciudades y pueblos de nuestro país ten
drán la misma hora le g a l u o fic ia l que regula e l meridiano 6 0 °W .0 (m¿
ridiano Punta Barima); en es te caso M aracaibo lo c a liza d o a los 71°36'
00" W tien e la misma hora o fic ia l que la del meridiano 60°W ; pero la
hora lo ca l será la que le corresponde a l meridiano 71°36'00" W .

K) HORA OFICIAL O LEGAL. Todo p a ís , estado o región tiene su tiempo
le g a l u o fic ia l, que esta b lece la hora que deben señalar sincrónica —
mente todos los relo jes d el territorio en relación al de Greenwich to —
mada como referencia y que a su v e z está regida por un meridiano l e ­
g a l u o fic ia l del lugar considerado.

La hora lega l y la hora lo c a l solamente coin cid e en e l punto o
zona donde pasa e l meridiano le g a l, en nuestro caso e l que pasa por
Punta Barima.

La hora le g a l u o fic ia l es aquella que expresa la r e la ­
ción entre e l meridiano de Greenwich y el meridiano -
central del huso horario en e l cual se encuentra el
país o la zona considerada
110

El territorio de los EE. UU. se encuentra d ivid id o en cin co (5) -
Husos que se rigen por cin co (5) meridianos diferentes que son:

a) El meridiano del Atlántico 60°W de Greenwich
b) El meridiano del Este 750W "
c) El meridiano Central 90°W ••
El meridiano de las Montañas II
d) 105°W
El meridiano del P a cífico M
e) 120°W

Cada uno de estos Husos tienen una diferencia con Greenwich de 4,
5, 6, 7 y 8 horas respectivam ente.

TABLA DE COMPARACION

Longitud (Hrs) Hora
Hora local
Ciudades
hrs min seg hrs min seg le g a l
00 00 00 00 00 00

Caracas 4 27 30 W 7 22 40 8 am

W ashington 5 08 16 W 6 51 44 7 am

C h icago 5 50 26 W 6 09 33 6 am

S. Francisco 8 09 42 W 3 50 17 4 am

Berlín 0 53 34E 12 53 35 1 pm

París 0 09 21 E 12 09 21 12 m

Tokyo 9 18 58 E 21 18 58 9 pm

Greenwich 12m 12 m
111

L) CONOCIMIENTOS QUE DEBE TENER UNA PERSONA para resolver los
problema s referen -
tes a diferencias -
horarias entre dos - PN
puntos de la Tierra:
1) Si las longitudes
dadas se encuen—
tran en un mismo -
hem isferio (Este u
O e s te ), se restan -
las longitudes.
Ejem plo: Si las Ion
gltudes de dos pun­
tos son:
A) 25° de longitud
Este; y
B) 30° de longitud
Este.
Se restan:
30 - 25a = 5° Figura N " 20
(Será e l arco de paralelo máximo comprendido entre los dos puntos -
con siderados). (Véase la Fig.. N ° 20).

PN 2) Si las longitudes
dadas se encuentran
en distintos hemisfe
rios (Este u O e s te ),
se suman las lo n g i­
tudes .

Ejemplo: Si las Ion -
gitudes de dos pun—
tos son:
D) 75° de longitud
O este; y
E) 90° de longitud
Este.
Se suman:
75a + 90' 165'
112

(Será e l arco de p aralelo máximo comprendido entre los dos puntos). -
(Véase la Fig. N° 21)

3) C onocer la relación que dice: En una hora se recorre 15° de ar­
co de ecuador terrestre o sea e l valor de un huso horario:

4) Como consecuencia del movimiento de rotación de la Tierra que -
se efectúa de O este a E ste, todos los puntos d el planeta que estén -
loca liza d o s en e l hem isferio (Este u O rien tal), la hora correspondien­
te será más adelantada que todos los puntos lo ca liza d os en el hem is­
ferio (O este u occidental) y v ic e v e rs a .

Ejem plo: La ciudad de Caracas que se encuentra en e l hem isferio -
O este (W ), su hora será más atrasada que la hora correspondiente a
la ciudad de París, que se encuentra en e l hem isferio Este (E ). Lo
que implica que la diferencia de horas, entre dos puntos se sumará o
se restará de acuerdo esté al Este o a l O este. *1

Problema (a ): Si una ciudad está localizad a a los 25° de longitud E¿
te y , son las 9 pm del día ju eves. Qué hora lo c a l será en otra ciu —
dad localizad a a los 15° de longitud Este?

1) Como están en un mismo hem isferio, se restan las longitu­
des:

25° - 15° = 10° (arco de longitud comprendido entre las
dos ciudades)
113

2) Luego se aplica el valor del huso horario a la diferencia de
arco entre las dos longitudes en la siguiente forma:

1 h = 60 min

60mh ------ 15°

10°

Diferencia de hora -
x _ 60rrthx
15 °
10 ° = 600mh
15
= 43^
[entre las dos ciuda­
des

3) Como la ciudad a la cual le vamos a buscar la hora local -
está menos al Este que la otra ciudad, significa que su ho
ra es más atrasada y habrá por lo tanto que restarle a la -
hora dada la diferencia de hora calculada(40min) entre las
dos ciudades.

Se puede hacer de dos formas:

Primera forma (Utilizando la anotación civil de la hora) o -
sea:

9 pm = 8h 60n#i(pm) y luego restamos:

8h60rrin (pm) - 00h40mh = 8h 20n*i(pm)

Segunda forma (o bien transformando la anotación c iv il de
la hora en anotación militar de la hora*) o sea:

9 pm = 21 h = 20 60h y luego restamos:

20 60 h - 40mh = 20 20 hrs

La hora y el dfa deseado será: 8 y 20 pm del dfa jueves,o
también: 20 20 hs del dfa jueves.

(*) Anotación militar de la hora: Conresponde a la división del dfa
a partir de la 0 1 h hasta las 24 h.
114

Problema (b): Si un punto de la Tierra está situado a los 6 5° de lon­
gitud Este y son las S am del día lunes. Qué hora será en otro pun -
to de la Tierra situado a los 10° de longitud oeste?

1) Como los dos puntos están localizados en distintos hemfe
ferlos se suman las longitudes:

65° + 10“ = 75“ (arco de paralelo máximo comprendido
entre los dos puntos)

2) Empleamos la relación del huso horario, para hallar la di—
lerenda de hora entre los dos puntos; estableciendo la s i­
guiente proporción:

1 h 15“
1 h x 75°
5 hrs
x 75“ 15“

3) Como el punto a la cual le vamos a calcular la hora está -
al Oeste, resulta que su hora es más atrasado, tendremos
que restar dicha diferencia obtenida (5 h) a la hora del
punto dado. Para que sean las 5 am habrá pasado un d ía
o sea 24 hrs y tendremos un número de horas de: 29 hrs

Luego: 29 hs ---- 5 h = 24 hs

o sean las doce de la noche del día domingo.

Problema (c ): Cuál será la hora legal de Venezuela cuando en Green
wich sean las 0.700 hs del día 21 de marzo de 1965?1

1) Considerando que el meridiano oficial para el establecimien
to de la hora legal de Venezuela es el de 60“ 00'00" W de
Grenwích, y conociendo la relación:

1h t u m i ji> 15“

como expresión del valor de un huso horario.

2) Entonces tendremos que encontrar la diferencia de horas e£
tre Venezuela y Greenwich que será:
116

1 h ------ 15°
x ~ 1 h Te-60 = 4 h OOmln OOseg
x ------ 60° 15

3) En vista que Venezuela está al Oeste de Greenwich, la ho
ra nuestra está atrasada (es decir más temprano) coi respec_
to a Greenwich y se procederá a restar la diferencia de ho­
ras de la hora dada:

07 00 horas - 4h OOmin OOseg = 03h OOmin OOseg

4) Luego la hora legal de Venezuela será:

03h OOmin OOseg o sea 3 am dél dfa 21 de marzo de 1965

Problema (d): Cuál será la hora local para Villa de Cura que está lo ­
calizado a los 67° 30' 00" W de Greenwich, cuando la hora legal de
Venezuela corresponde a OOhOlrrin 05seg d=i dfa sábado 17 de octubre de
1965.

1) Obtenemos la diferencia de arco entre los dos puntos:

67° 30' 00” - 60° 00' 00" = 07° 30' 00" = 7?5

2) Encontramos la hora de diferencia entre los dos lugares

60 m ----- 15°
60min x 7° •>_ 493mh 30 mÉD
15° = 15
x ----- 7° 5

3) Como el punto al cual le vamos a calcular la hora local es
tá más al Oeste que el otro punto considerado, resultará -
entonces que su hora estará atrasada (más temprano) y
tendremos que restarle a la hora dada la diferencia de ho­
ras entre los dos puntos; como ha pasado un dfa con reía —
ción a la hora dada (OOhOlrrin OSseg), se ¡e agregará a dicha
hora un dfa, o sea:

24h + OOh Olmin OSseg - 24h Olmin 05seg

y luego se le restará la diferencia (30min)
116

23h Olmta OSseg = 23h6l!rin05sag

23h 61rr*i OSseg - 30mfri OOseg = 23h 31 nti 05seg

4) La hora local de Villa de Cura será 23 31 OS h, o sea 11 y
31 min, 05 seg pm del día viernes 16 de octubre de 1965.

PROBLEMAS

Problema (e)

Si al momento del despegue de una avioneta de un aeropuerto
son las 05h 58 min 03seg del lunes I o de enero de 1965, que está ubi_
cado a los 123° 37' 05" de longitud oeste, dicha avioneta lleva undes
tino preciso hacia otro aeropuerto de una ciudad situada a les SB°15‘00"
de longitud oeste. ¿Cuál será la hora, la fecha y el año en el aero­
puerto adonde se dirige la avioneta?

Problema (fl

Si un punto de la Tierra está localizado a los 82° 30' 16“ efe lo¿
gitud este y son las 04 24 03 h (hora militar) del día domingo. ¿Qué
hora será en otro punto de la Tierra ubicado a los 121° 24' 00" de Ion
gitud oeste?

Problema (q)

Si una ciudad está situada a los 1651 00‘ 4S" de longitud oeste
y son las 7.30 pm del día martes 14 de marzo de 1945. ¿Qué hora se
rá en otra ciudad situada a los 45° 00' 00" de longitud Este?
Capitulo V
REPRESENTACIONES DE LA TIERRA

(La Eolera y El Mapa)

A) GENERALIDADES: Sería un tanto problemático estudiar la geografía -
de nuestro planeta, sin disponer de las representa_
ciones cartográficas adecuadas de la totalidad de nuestro globo, o de
una superficie por muy pequeña que esta sea. En esta forma nació -
la necesidad de emplear: esferas, mapas, cartas planos, croquis, -
dibujos, diagramas, fotografías aéreas y terrestres; los cuales son in
dispensables para la comprensión, descripción y análisis científico -
de la tierra. Nos limitaremos en este capítulo a describir la esfera y
el mapa; la primera, por ser la representación esferoidal del globo te
rráqueo, y la segunda, por ser la representación total o parcial de la
superficie de la tierra sobre un plano. Con respecto al mapa y a la
esfera se ha dicho muchas veces que intentar aprender geografía sin
e llo s , es como querer aprender a nadar sin agua.

B) FORMAS GRAFICAS DE REPRESENTACION. Hay dos maneras clásicas -
de representación de la t
<ulo

rra, ellas son: por medio de la esfera o globo y por medio del mapa
carta.

La primera, es la expresión esferoidal del planeta y como tal es
la imagen más perfecta. Uno de los aspectos más importantes es, -
que conserva la forma y superficie real del geoide, naturalmente ajus­
tado a la escala que conviene usar.

En la utilización de la esfera, podemos destace' ventajas y des
ventajas; entre las cuales tenemos:
118

Ventajas

1. Representa en forma tota l la configuración del geoide
Sobre una superficie esférica.

2. Presenta la misma semejanza en cuanto a la forma y su
p e r fic ie , cono corresponde al esferoide terrestre. ~

3. Los paralelos y meridianos están espaciados en su ver
dadera magnitud como los correspondientes sobre la ~
tierra .

4. Las direcciones y distancias están representadas en -
su forma real.

S. Los contienentes y océanos ocupan su verdadera posi­
ción geográfica y astronómica.

6. Se pueden destacar solamente los accidentes y fenóme­
nos de carácter general, tales como: las grandes cor­
d illera s montañosas, extensas llanuras, ríos importan
tes por su gran tamaño, corrientes marinas, vientos -
planetarios y otros.

7. Se puede delimitar perfectamente los 4 hemisferios e
indicar la posición geográfica y astronómica de los -
polos y al mismo tiempo señalar la oblicuidad del eje
terrestre.

8. Nos dá una lig era idea de conjunto, lo bastante amplia
de la realidad fís ic o -p o lític a de la Tierra.

En las desventajas, podemos considerar las siguientes:

1. No sirve para destacar los elementos naturales y cultu­
rales de pequeñas áreas de la superficie terrestre.

2. No permite observar fenómenos geográficos a l mismo tiem
po en distintos hemisferios.

3. Las esferas son muy costosas y muy poco manuables.
119

4. Los fenómenos de carácter local o regional no pue­
den ser representados, para lo cual habrá necesidad
de hacer una muy grande, la cual resultaría muy po
co funcional.

Con respecto a su construcción, su desarrollo consiste en rqsro
ducír vji volumen esferoidal, cuyas dimensiones vienen a ser proporcio—
nales a las del esferoide terrestre. La esfera representa a la Tierra -
en tal forma que sus diámetros tienen una misma magnitud, es decir,
que el diámetro ecuatorial y el diámetro polar son de un mismo valor;
aunque en la práctica esto sea falso, si consideramos que nuestro
planeta es un elipsoide de revolución, cuyo diámetro ecuatorial y el
polar, según Hayford son de: 12.756,8 km y 12.713,8 km respecti­
vamente. Según esto la Tierra presenta una excentricidad o ach ata--
miento de 1/297 , que se obtuvo de aplicar la siguiente fórmula:

Rm - rm 6.378.38 - 6.356.9 1
Rm 6.378,38 297

donde;

e = excentricidad o achatamiento

Rm = Radio Ecuatorial (radio mayor del delipsoide)
rm = Radio Polar (radio menor del elipsoide)

Para los fines prácticos de la Cartografía, es suficiente consi­
derar a la Tierra como un elipsoide de revolución, y en mapas menos
exactos se comete un error depreciable cuando se considera la Tierra
esférica ■ Un ejemplo que viene a colación, es la representación de
un globo de 50 cm de diámetro, en la cual el diámetro polar con res —
pecto al ecuatorial tendría una diferencia de 1,7 mm cuya diferencia -
a la escala representada no se notaría, al igual que no se observaría
el abultamiento ecuatorial y el achatamiento polar.

La segunda forma de representación que conviene analizar es el
mapa, que no es otra cosa, que la expresión plana de la Tierra en su
mayor o menor parte de ella; pero concretando más podemos decir,
que el mapa es la representación total o parcial, convencional y grá­
fica de la Tierra o de la estera celeste, en forma tal que lo represen­
tado guarde su mayor semejanza con lq ¡papeado o cartograflado.
120

Esta definición debe ampliarse por una, un poco más geográfica
que dice: El mapa es la expresión plana de una mayor o menor parte
de la superficie del qeoide que además de la situación e interrelaciói
de los elementos naturales y culturales del paisaje, considere tam —
bién las relaciones bi o tridimensionales del terreno maneado o carto-
grafiado de tal manera que los objetos y detalles sean claramente v i­
sibles -a una escala dada.

la s ventajas del mapa, con respecto a la esfera son muchas, -
sin embargo, merecen destacarse las siguientes:

1. Representa en forma total o parcial la configuración
del geoide, sobre una superficie plana.

2. Según el área, mayor o menor de representación, se
podrá observar o localizar los fenómenos geográfi­
cos de carácter general o regional, con bastante -
previsión y exactitud.

3. La planimetría y la altimetría en mapas de escalas
grandes y medianas, están acopladas al valor real
del terreno, es decir, que las dimensiones plani—
altimétricas se aproximan más a la realidad.

4. Es mucho más manuable e importante que la esfera,
por múltiples razones obvias.

Las desventajas son muy pocas, y entre ellas tenemos:

1. Su conformación plana, provoca deformaciones de -
distinta naturaleza y solamente en mapas de áreas -
pequeñas, como cartas y planos, estas deformacio­
nes carecen de importancia.

2. De acuerdo al tipo de proyección empleada sobre el
mapa, habrá mayor o menor anamorfosis, las cuales
pueden ser: de áreas o superficies, de distancias
y de forma o configuración de lo representado.
121

C) CLASIFICACION DE LOS MAPAS. Existen muchas clasificaciones de
los mapas y unas un tanto contradíc
torias, sin embargo nos limitaremos a nombrar algunas de ellas:

!• C lasificación, atendiendo a la escala mayor o menor

Se divide en:

1. Mapas Geográficos Concretos. Son los que expresan la
realidad de lo representado. Comprende:

a) Mapas topográficos especiales. Son aquellos que se
ubican entre las escalas 1:1000; 1:5000, e tc ., hasta
1:25.000. Representan los objetos y detalles sin exa­
geración, tal cual como se encuentran sobre la super­
ficie de representación.

b) Mapas Generales o Sinópticos. Tales mapas están -
comprendidos entre las escalas: 1:50.000 hasta
1:200.000. Se acostumbra a incluir los grupos a y b
dentro de los mapas topográficos propiamente dichos -
lo cual no es correcto porque los mapas topográficos -
son aquellos que mejor muestran la disposición real de
lo representado y son los que más interesan al geógra­
fo .

2. Mapas Geográficos Abstractos. Son aquellos que resaltan
lo esencial de un fenómeno, desconectándolo de lo causal,
expresando en forma intuitiva y generalizada lo represente
do. Es decir, se descarta lo secundario y se incluye lo
más importante y necesario. Entre ellos tenemos:

a) Mapas Coroqráficos. Los mapas corográficos son a-
quellos que prácticamente muestran el aspecto orográ-
fico en forma muy general, por medio de una simbolo—
gfa convencional y están comprendidos entre las esca­
las 1;1.000.000 hasta las más pequeñas. En otra for
ma, son aquellos que en la vida cotidiana se llaman -
de pafses y que erróneamente se llaman "mapas geográ
fic o s ". Una observación muy importante es: que si
los mapas topográficos son fuentes de primer orden. -
los corográficos son de segundo o tercer orden u otro -
más bajo.
122

b) Mapas de aplicación. Se les llama a sí porque son u-
na transición de los mapas geográficos concretos y es^
tán comprendidos entre las escalas 1 : 2 0 0 . 0 0 0 y
1:500.000. En vista de las escalas empleadas, es ne
cesario utilizar una variada simbologfa convencional
para la representación del fenómeno en cuestión, ta­
les mapas pierden su base topográfica y se convierten
de mapas geográficos concretos, en mapas coroqrá f< - -
eo s .

IJ) Clarificación de los mapas atendiendo a la superficie represen­
tada y a la menor o mayor cantidad do elementos y detalles con­
siderados; ?e livlden en los siguientes:

1. Mapas Geográficos. Se llaman mapas geográficos aquellos
que cubren grandes extensiones de la superficie del geoide,
como por ejemplo: un continente, un país, y en lo cual su
contenido, está limitado a una información muy generaliza­
da de los elementos naturales y culturales del paisaje.

2. Mapas Corográficos o Cartas. Tales mapas abarcan exteni
siones no muy grandes de la superficie del geoide, como -
por ejemplo, un estado, una provincia, un departamento o
un distrito.

Estos mapas en cuanto se refiere a la planimetría y altime-
trfa, a la representación de los elementos naturales y cul­
turales, están desarrollados e indicados en formas más pre
cisas.

3. Planos ■ Son aquellos que representan extensiones muy re
ducidas de la superficie del geoide, tales como: una ciu­
dad, un pueblo o un minícipio. En cuanto a la inclusión -
de la planimetría y la altimetría y la serie de elementos na^
turales y culturales están localizados y detallados en for­
ma más precisa y exacta que las anteriores.

III) Clasificación de los mapas atendiendo a su utilidad práctica.

Comprende:

1. Mapas especiales topográficos. Los mapas especiales to
pográficos son aquellos que se utilizan para estudios eco—
123

nómicos y ca ta stra les. Estos mapas están hechos a esca­
las muy grandes, un ejem plo de e llo tenemos en e l nuevo -
mapa alemán a escala 1:5.000, denominado "mapa econ ó­
m ico".

Mapas de países. Son todos aquellos mapas generales
sin ópticos y corográficos que permiten una información
oriei.tación de tipo muy general.

Mapas fís ic o s . Comprenden los sigu ien tes:

a) Mapas qenerales

b) Mapas esp ecia les

Entre los mapas gen erales se encuentran;

1) Mapas de Geognosia
2) Mapas de G eología
3) Mapas G eológicos-agron óm icos
4) Mapas E dafológicos
5) Mapas H idrográficos
6) Mapas O rográfíeos
7) Mapas G eom orfológicos

A los mapas e s p e c ia le s pertenecen los sigu ien tes:

1) Mapas geom agnéticos (cartas Is ó -
gciñas - cartas Isó clin a s y cartas
Isodinám icas)

2) Mapas m eteorológicos (Mapas Is o y é ti -
eos) - Mapas Isotérm icos y Mapas
Isobá ricos)

3) Mapas clim áticos (Clim ogram as, e t c .)

4) Mapas oceanográficos (Cartas marinas-
Cartas Batimétricas y Cartas Náuticas) IV
)

IV) C la s ific a c ió n de los m apas, atendiendo a su e s c a la . Se d iv i­
den en tres grupos, a saber;
126

1. Planos o mapas de escalas grandes. Son mapas compren­
didos entre las escalas 1:2 hasta 1 ; 2 S. 0 0 0 .

2. Cartas o mapas de escalas medianas. Son aquellas Car­
tas que oscilan entre las escalas 1:2 5.000 hasta 1:333.000.

3. Mapas de escalas pequeñas. A diferencia de los anterio­
res, son los mapas comprendidos e n t r é l a s e s c a l a s -
1:500.000 hasta 1:10.000.000 o más.

V) C lasificación de los mapas, atendiendo a su Finalidad. Se
consideran dos grandes grupos, ellos son:

1. Mapas esp eciales. Se llaman.asf, aquellos mapas que -
persiguen objetivos bien definidos, distinto del uso común
que tienen los mapas. Son mapas especiales los siguien­
tes:

a) Atlas mundiales
b) Atlas nacionales
c) Atlas escolares
d) Mapas murales
e) Mapas de población (urbanos, rurales)
f) Mapas de comunicaciones (mapas de
carreteras, de ferrocarriles, mapas
de rutas aéreas, cartas aeronáuticas
y cartas marinas)
g) Mapas turísticos
h) Mapas objetivos
i) Mapas de relieve
j) Fotoplanos
k) Mapa de aterrizaje
l) Mapas de salvamento
mj Mapas históricos.

2. Mapas estadísticos. Son todos aquellos mapas que nos -
representan una distribución superficial de un cierto elemen
to en forma cualitativa o cuantitativa. Se agrupan en dos
tipos:

a) Mapas Cualitativos. Son aquellos que indican la
distribución superficial de un cierto elemento, sin
126

tomar en cuenta la densidad de distribución del fe ­
nómeno. De acuerdo a la técnica empleada se a -
grupa en dos tipos:

1) Mapas corocromáticos: Los que representan -
el fenómeno por medio de parches o colores o
también por medio de la escala convencional -
de colores, según el caso. Ejemplo de estos
mapas tenemos:

-mapas geológicos
-mapas edafológicos o de suelos
-mapas geomorfológicos
-mapas de selvas y bosques
-mapas climatológicos
-mapas políticos
-mapas de cultivos
-mapas de uso de la tierra
-mapas de idiomas
-mapas zoogeográfleos
-mapas religiosos
-mapas botánicos o fitogeográficos
-mapas de razas

2) Mapas coroesquemáticos: Son aquellos que se
representan por medio de símbolos convenció—
nales y entre ellos se encuentran los mismos -
mapas que se consideran corocromáticos pero
hechos a base de una simbología especial.

b) Mapas cuantitativos: Son los que consideran la -
distribución superficial de un cierto elemento toman
do en cuenta la densidad de distribución, la varia­
ción del valor o la cantidad del fenómeno represen •
tado. Como ejemplos de estos mapas tenemos:

-Mapas meteorológicos - (mapas pluviomé
tríeos o mapas isoyéticos, mapas isobá
ricos, mapas isotérmicos.
-Mapas climatológicos
-Mapas topográficos
-Mapas demográficos
-Mapas hipsométricos
127

-M apas coroplétxcos
-M apas de densidad de población
-M apas de intensidad de tráfico
-M apas de m igraciones
-M apas isocrónicos
-M apas isotáqu icos
-M apas is e fó d ic o s .

La mayoría de estos mapas se hacen atendiendo a las siguientes
formas de representación: isop letas . isaritmas . punteados . corople —
ta s , is o h ip s a s . diagram as, cartogram as, isocrom as. isefó d ica s . e
iso tá q u ica s.

a) Is o p le ta s . Son líneas que en el mapa unen puntos que tienen e l
mismo valor o igual densidad de distribución. Un ejem plo de a —
plicación es: cuando las lin eas unen puntos que tienen una mis­
ma cantidad de lluvia ,*se llaman is o y e ta s , etc.

Para algunos ge ó g ra fo s , el término Isopletas está referido s o la —
mente a las lfneas que unen puntos de igual densidad de pobla —
ción: otros, en cam bio, dicen que son las lfneas que indican e l
promedio de valores aislad os como la densidad de población o la
distribución su p erficial de algunos productos a g ríc o la s . Para o -
tros, emplean e l término "isogram a" según E. R a isz este término
no se ajusta a su em pleo, ya que e l su fijo qram s ig n ifica mas
bien un dibujo com pleto, (diagrama, econograma) que una sola l f
n ea.

b) Isarltm a. También se emplea es te término para señalar en e l
mapa, las lfn eas que tienen un valor continuo, como la tempera­
tura o la altitud tanto las Isaritmas como las isóp letas se trazan
de igual modo, pero su sign ifica d o matemático es completamente
distin to. Sin embargo para e l cartógrafo, no ex is te gran d iferen ­
cia entre estos dos tipos de lfn eas.

c) Punteados ■ Se llaman a s f, a la forma de representar sobre un -
mapa la densidad de distribución de un elem ento, por medio de -
puntos de igual tamaño. El tamaño de los puntos y el valor que
representa debe e s c o g e rs e , en tal forma, que se agrupen forman­
do una masa homogénea en las zonas de mayor densidad, todo lo
contrario en los demás s itio s que se ajustan en forma proporcio­
nal, de acuerdo a su densidad.
128

La distribución de los puntos deben estab lecerse en atención al
conocim iento bien formado de la distribución del elemento que
se trata de representar. Otras v e c e s e l método del punteado, se
emplea en forma combinada con círcu los proporcion ales, o tam—
bién con esferas p roporcion ales.

d) C o rop leta s. El término co rop lético se refiere a la representación
de la cantidad de un fenómeno en relación a la su p erficie que a -
barca y se esta b lece pintando las zonas o territorios con colores
cuya intensidad vien e siendo proporcional a l va lo r representado -
o también d ivid ien d o la superficie en cuadrados que se colorean -
proporcionalmente a l valor del tema representado.

e) Isoh ip sas. Son aquellas líneas que en e l mapa unen puntos que
tienen igual altitu d, o dicho de otra forma, son las líneas que so
bre e l mapa unen puntos que tienen una misma altura sobre e l ni_
v e l del mar; a estas líneas comúnmente se las llama "curvas de
n iv e l"

f) Diagram as. Son las que representan intuitivam ente los números
en forma geom étrica, mediante puntos, lín e a s , su p erficie y volú ­
menes; lo^ dos últimos se refieren para valores m edios. Existen
muchos tipos de diagramas que se emplean en geografía; podemos
nombrar los sigu ien tes:

1) Diagrama de barras (histogram a, polígon o de
frecu en cias, polígono de frecuencias acu ­
muladas, g rá fico s de barras).
2) Diagrama polar o gráfico en estrella
3) G ráficos de fajas
4) G ráficos logarítm icos
5) G ráficos circulares
6) G ráficos triangulares
7) Climograma
8) G ráficos unitarios
9) G ráficos su p erficiales o de dos dimensiones
10) G ráficos p ictóricos
11) G ráficos rad iales (Esquemas econ ográficos)
12) G ráficos volum étricos

g) Cartogram as. Se da este nombre a las representaciones e s t iliz a
das y más o menos abstractas, cuyo objeto es exponer una idea -
sen cilla de modo diagram ático y son m agníficos au xiliares para
129

la geografía moderna. Los cartogramas pueden ser: esguemátl -
eos y superficiales.

Los cartogramas esquemáticos son los que expresan una idea o
algún fenómeno en forma simplificada y en los detalles que intere
san y los cartogramas superficiales, los que sirven para indicar
regiones, países o continentes integrados en pequeñas áreas que
se representan por medio de rectángulos proporcionales al valor -
representativo.

h) Isócromas. Son las líneas que indican la rapidez o velocidad efe
los via jes, o el tiempo necesario para el transporte de correos, -
mercancía y turismo, e t c ., también estas líneas pueden represen^
tar la velocidad de las ondas sísmicas, el avance de las olas en
las mareas.

i) Isofódicas. Son las líneas que sobre el mapa unen puntos que
tienen igual costo de transporte o viaje.

j) Isotáquicas. Se refiere a las líneas que unen puntos que tienen
la máxima velocidad de los transportes en cierta extensión super_
ficia l.

D) ELEMENTOS DEL MAPA. Se llama a sí a las partes esenciales e inte­
grantes del mismo. Entre ellas tenemos:

a) Escala
b) Proyección
c) Información marginal
d) Signos convencionales
e) Colores convencionales
f) Toponimia
g) Títulos, recuadro y detalles complementarios.

a) Escala. Es una de las partes más importantes, que establece la
relación entre las dimensiones tomadas sobre el papel y las equ¿
valentes sobre el terreno; en otras palabras representa la plani—
metría del terreno.

b) Proyección. Se denominará a sí, a la red de paralelos y meridia
nos. Estos elementos se materializan sobre la carta o mapa por
medio de líneas que indican la estructura de apoyo de lo represen
tado, naturalmente en función de una escala dada.
130

c) Información marginal. Viene representada por la serie de datos
que sirven para completar el carácter gráfico-descriptivo del na
pa, entre los cuales se cuentan;

1) Clase de mapa
2) Area o lugar señalado
3) Referencia del mapa
4) Fecha de la confección del mapa
5) Agencia encargada de la confección del mapa
6) Escala gráfica o numérica
7) Nombre del sistema de proyección
8) Intervalo entre curvas de nivel
9) Dato vertical
10) Dato hidrográfico
11) Indice de ubicación
12) Diagrama de situación relativa
13) Diagrama de límites
14) Diagrama de compilación
15) Diagrama de declinación en su variación anual
16) Indice de hojas adyacentes
17) Identificación del área levantada según el
reticulado empleado.

d) Signos convencionales. En el mapa o carta se cumplen una serie
de pequeños dibujos que sirven para expresar e indicar los elemer
tos naturales y culturales del terreno, los cuales a medida que -
crece o aumenta la escala se asemejan más a lo mapeado.La sim
bología puede ser de carácter convencional-local o también ccrven
cional universal.

e) Colores convencionales. Al igual que la simbologfa en algunos
casos tiene carácter local, en la cual todos los elementos natu­
rales y.culturales del paisaje tiene su color característico que lo
define como tal. Para algunos elementos el color concuerda cor.
el color natural del medio ambiente. Los dolores predominantes
que abarcan la mayoría de los elementos naturales y culturales -
son:

1) Azul En sus diferentes tonalidades para indi
car; océanos, mares, lagos, ríos, que
bradas, torrentes y lagunas.
I
132

Para indicar el relieve en sus difen-
tes formas por medio de las curvas de
2) Marrón o sepia - nivel u otra manera de representación.

Para las vías de comunicaciones en sus
3) Rojo diferentes categorías y también para
resaltar los contornos de las grandes
ciudades.

Sirve para representar algunos elemen­
tos culturales. Ejemplos: ciudades pue
4) Negro blos, población discriminada, vías fé­
rreas, cuadrícula, escala, arrecil»,,
farallón y otros.________________________

En sus diferentes tonalidades para in­
5) Verde dicar: vegetación de diferentes tipos,
áreas de cultivos, etc.

6) Anaranj ado Para representar arena o cualquier otra
forma de acumulación

fj Toponimia. Se refiere a los nombres que reciben las distintas ciuda­
des, pueblos, caseríos, sitios y a otros elementos natura
les y culturales del paisaje.

g) Título, Recuadro y Detalles Complementarios. El título, no es más que
el nombre del mapa. En -
cambio el recuadro viene representado por uno o varios mapas a escala
mayor o menor de acuerdo a su importancia absoluta o relativa y los -
detalles complementarios son aquellos agregados que persiguen una fi­
nalidad, como es la de complementar la información del mapa.

E) ETAPAS EN 1A CONFECCION DE UN A CARTA. Obtener una carta es un proceso su
ficientemente largo que incluye -
los siguientes pasos:

Planeamiento de Vuelo. Conprende el plan y la ejecución del vuelo
para la toma aerofotogramétrica del terreno
que se desea levantar; los vuelos se realizan con aviones especial­
mente equipados, con una o más cámaras métricas para la toma de las
aerofotos verticales, consecutivas y en fajas, los cuales deben te­
ner una superposición longitudinal de un 601 y entre la unión de
dos fajas longitudinales debe haber una superposición lateral de
133

un 30% aproximadamente. El área común que aparece en cada foto-aérea
como consecuencia de la superposición,se denomina par estereoscópico
y que nos permite la v is ió n estereoscópica, o sea e l realzado d e l -
r e lie v e , t a l como se v e ría s i fuéramos en e l avión en e l memento de
la toma de las a ero fo to s.

b) Proceso de Laboratorio. Una vez tomadas las v is ta s de la zona en
cuestión, se llevan a l la b o ra to rio los negativos en donde se reve­
lan , cod ifican y numeran. Luego con todas la s aerofotos de la
misión de vuelo se elaboran los fo to -ín d ic e s , es d e c ir , se ensamblan
las fo to s aéreas con su correspondiente superposición lon gitu din al y
la t e r a l. También se preparan copias de contacto para trabajos de -
con trol te rre s tre .

c) Control T errestre. El establecim iento de lo s puntos de con trol te-
rre s tre sobre la a ero fo to , son fundamento para cualquier levanta­
miento c a rto g rá fic o , e l cual nos permite establecer la rela ción mate
mática entre e l área foto gra fia d a y e l terreno. Los puntos de con­
t r o l te rre s tre se lo c a liza n en las cuatro esquinas d e l par estereos-
c íp ic o , que luego en e l campo se id e n t ific a en d e ta lle que sea c ía
ramente v is ib le y bien determinado en la aerofoto y en e l terreno -
para luego conectarlo a m sistema de coordenadas. Las coordenadas
del punto o de los puntos se determinan aplicando cualquiera de los
métodos clá sicos top ográficos, como son P o ligo n a l, radiación y trian
gulación.

4) Aerotriangulación. Es la operación que consiste en o rien ta r e l nKxte
lo aero fo to grá fico en función de lo s puntos de con trol te rr e s tr e -
usando para e l l o los aparatos estereoscópicos. Los errores de coor­
denadas resultantes de las uniones óptico-mecánicas de la s v is ta s , -
son de carácter sistem ático y son corregidas por compensación an a lí­
t ic a y programada para e l cálculo ele c tró n ic o . Lógrase a s í, la deter
minación de las coordenadas geodésicas de los plintos de con trol néce
sarios para la orien tación y re s titu c ió n de cada modelo (a ero fo to -d la
p o s it iv a ); todo e l l o nos permite descartar en gran parte e l trabajo
de campo.

e) Restitu ción. La re s titu c ió n de los modelos a erofotográ ficos se ha
ce en aparatos estereoscópicos de p recisión va ria b le de a cuerdo
a la exigencia y c a t e g o r í a d el mapa que se desea, la escala re­
glamenta t a l p recisión . E x i s t e n va ria s categorías de a p a
r at os p a r a l a re s titu c ió n - a e r o f o t o g r a m é t r i c a , entre -
e llo s se cuentan? El n u ltip le x (3 e r.o rd é n );e l estereoplan ígrafo(2do.y
134

primer orden); e l estereocartógrafo W ill A8 (1er. orden) y e l autó­
grafo de Precisión Wild A7 (1er. orden). En los aparatos más modernos
una vez obtenida la orientación del modelo se procede a la re s titu -
ciónde los d e ta lle s p la n i-a ltim étrico s por medio de las marcas de re
feren cia, los cuales se transmiten automáticamente a lá p iz sobre una
mesa de dibujo a d ic io n a l).

f) Separación de co lo res. Una vez obtenidas las cartas o rig in a le s res­
restitu id a s se procede a dibujarlas y agregar
le la información de campo referen te a la toponimia. L is to este proce
so se comienza a la separación de colores, es d e c ir, introdu cir en -
la carta los d is tin to s colores convencionales que le dan su colorid o
c a ra c te rís tic o ; consiste en dibujar cada elemento de la carta o mapa
con su co lo r respectivo sobre láminas separadas y que luego dicho ma­
t e r ia l procesado pasaría a la etapa fin a l de impresión.
Capítulo VI
LA ESCALA Y SU APLICACION

A) GENERALIDADES. En todo mapa, carta o plano, la escala es una de
las partes más importantes que expresa matemáti­
camente la reducción de cualquier distancia sobre éstos, con re¿
pecto a las mismas distancias equivalentes en e l terreno.

Se dice generalmente que la proyección o reticulado
es la armazón matemática para la construcción del mapa, y la esca
la representa las dimensiones de esa estructura de apoyo. Para eT
cartógrafo, el geógrafo o sinclemente e l dibujante, la elección -
de la escala que conviene emplear depende en primer lugar de las
características del país o región cuyo mapa se desea trazar y en
segundo lugar, de los usos a que esté destinado. Estos factores -
determinan e l ntinero de detalles que deben incluirse o desecharse
y éstos a su vez son e l elemento principal que determinan la elec
ción de la escala. Un ejemplo de la aplicación de estos factores
podría ser: e l complicado aspecto de una ciudad, cano caracas, pa
ra la adecuada representación de todos los detalles naturales y
culturales que integran la región, y que exige por lo tanto, e l -
uso de una mayor escala, de la que se usaría en otro caso, tratán
dose de una región relativamente desprovista de tan variados y -
distintos rasgos. Específicamente, e l cartógrafo ha de proceder de
acuerdo con las consideraciones expuestas haciéndose principalmen
te esta pregunta: Qué níinero de datos es posible in clu ir en cier
ta escala, y hasta que punto es dado e l generalizar?.

La generalización es e l arte de distinguir entre lo
que es verdaderamente esencial y lo que no lo es, desechando y -
considerando lo que debe incluirse. De lo expuesto, se deduce la
relación que existe entre la generalización y la selección de la
escala.
136

B) CONCEPTO. Se define algunas veces la escala como relaciSn exis­
tente entre la dimensión o distancia que separa a dos

rreno. Segün esto, podríamos establecer la relación siguiente:

i™ .... _ Dimensiones en e l mapa papel _ 1
Dimensiones en e l terreno terreno d

Otras veces se define: como la relación o razón geométrica cons-
tante entre las dimensiones consideradas en é l mapa y las corres-
pendientes dél terreno.

Un concepto que se aplica en la construcción de las pro­
yecciones, es e l fundamentado en la proporcionalidad de los ar­
cos y radios pertenecientes a la esfera ideal que se desea cons­
tru ir y en forma equivalente a otra esfera real, que para noso­
tros es la Tierra, con un radio como sabemos de 6.378,4 Km (según
Hayford), es e l que establece que la escala es una fracción cuyo
nijnerador es la unidad y cuyo denominador es el~cociente de d iv i­
d ir e l radio terrestre por e l radio de la esfera de proyección. '
Se expresa así:

¥
Sea un ejemplo de aplicación: Si deseamos construir una esfera de
proyección (Rp) de dos centímetros de radio y sabiendo que e l ra
dio terrestre (Rt) es de 6.378 Km igual a 637.840.000 cm, la esca
la de la figura resultante será:

FSTAIA = 1 1 1
-------HEt- = 637.840.000 = 318.920.000
“¥ 2

C) EXPRESION DE LA ESCALA. Como se d ijo anteriormente, la relación -
entre las dimensiones consideradas en e l
papel y las dimensiones en e l terreno es lo que s ig n ifica la esca­
la y se indica por medio de una fracción 1/d, y en la cual e l nune
rador es la unidad que representa e l valor papel y cuyo denominador
es e l factor de reducción o módulo (d) que representa e l valor te­
rreno.
137

La relación geométrica se expresa por medio de:

Es decir, cualquier longitud sobre el mapa o carta se reduce a 1
y se compara entonces con la expresión en el terreno, designado me­
diante el término d^ o M,
que es el denominador de
la escala, llamado factor
de reducción o módulo. -
Este factor o módulo seña^
la el valor por el cual se
ha de multiplicar una dis­
tancia en el mapa para -
que sea igual a la del te ­
rreno. Sea por ejemplo -
una distancia de 3 cm re­ R = 2 Cm.
presentada sobre una car­
ta a escala 1 : 2 0 . 0 0 0 , e- ESCALA 1:318.920.000
quivale a 600 m en el te ­
rreno; o sea el producto - Fig. N° 22
de: Representación de la Tierra a escala

3 x 20.000 = 60.000 cm = 600 m

inversamente, se obtiene la longitud considerada en la carta, d iv i- -
diendo la longitud del terreno por el módulo; aplicando el caso ante—
rior sería:

60.000
3 cm (dimensión sobre la carta)
20.000

La escala se refiere a elementos lineales, nunca a superficies

D) AMPLIACION Y REDUCCION DE LA ESCALA: Una cosa muy sign ifica­
tiva, es el menor o ma­
yor valor absoluto del módulo y que se traduce en el aumento o dismi-
nución de la escala.

k
138

Se puede afirmar que cuanto mayor es e l módulo, menor es la es­
cala y cuanto menor es éste, mayor es la escala del mapa.

El ejemplo a continuación presenta la ampliación de la escala;
Si la escala de una carta es 1/d, al multiplicar por n el numerador -
(l/d x n ), obtenemos una nueva escala que será n/d es decir n
veces mayor que la anterior.

Véase el siguiente ejemplo numérico: Sea la escala 1/40.000,
multiplicamos por dos e l numerador de la misma (1/40.000 x 2), la
nueva escala será 2/40.000 o sea 1/20.000 (el doble de la anterior}

Si multiplicamos por cuatro e l numerador (1/40.000 x 4), la
nueva escala será cuatro veces mayor 4/40.000 o sea 1/10.000 y al
multiplicar por cinco el numerador (1/40.000 x S), la escala es cin­
co veces mayor o sea 1/ 8 . 0 0 0 .

Todo lo contrario, si queremos reducir la escala, bastará multi­
plicar el módulo por el número de veces que se piensa reducir la mis­
ma, o dicho de otra forma, dividiendo la fracción que expresa la esca
la por el número de veces que se desea reducir ésta. Por ejemplo:

La escala l/d la dividimos por n (número de veces que se de­
sea reducir la escala) l/d : n y obtendremos una nueva escala
l/d x n, n veces menor que la primera.

Aplicando un ejemplo numérico tendremos:

Sea la escala 1/10.000, multiplicamos por dos el denominador
( 1/ 1 0 .0 0 0 x 2 ) , la nueva escala es 2 veces ménor que la propuesta o
sea 1/20.000 y si al multiplicar el módulo o denominador por 3, por
4 y por 5, la escala resultante será 3, 4 y S veces menor, o sea:

1 1 1 1
10.000 X 3 30.000 ' 10.000 x 4 " 40.000

1 _ 1
10.000 x 5 50.000
139

E) CLASIFICACION DE LAS ESCALAS, De acuerdo con su forma de expre
sión, podemos agruparlas en tres
clases:

a) Escala numérica o fraccionaria
b) Escala gráfica
c) Escala de palabras y cifras

a) Escala numérica: Es aquella que indica la relación entre el mapa
y el terreno mediante una fracción, en la cual el numerador es la
unidad y cuyo denominador es e l módulo.

Normalmente se expresa así:

1
o 1:45.000
45.000

En lenguaje corriente al leer estas expresiones se dirá:

Uno sobre cuarenticinco mil
o
Uno es a cuarenticinco m il

Pero inmediatamente nos preguntamos "Q u é? ", pues bien, en -
nuestro sistema métrico decimal pueden ser: Km, Hm, Dm, M,
dm, cm o mm, y entonces se expresaría empezando por la unidad
más pequeña, diciendo:

Un milímetro es (equivalente) a cuarenticinco mil milímetros; un
centrfmetro es a cuarenticinco mil centímetros..........; y por últi­
mo, un kilómetro es a cuarenticinco mil kilómetros.

De seguida surgirá otra pregunta: "Qué significa e s to ? ” , quiere
decir;

Que un mm, dm, m, Dm o Hm, o la unidad que se considere co ­
mo numerador y que representa la unidad medida en el mapa, e -
quivale a otra que es e l módulo expresado en la misma unidad de
la misma especie medido en e l terreno.
140

Dicho de otra forma con respecto a la escala 1/45.000 y haclerrb
referencia a la unidad papel que es el centímetro decimos así:

Que un centímetro en el papel o en la carta es equiva­
lente a cuarenticlnco mil centímetros en el terreno

Las escalas numéricas o fraccionarias, según el módulo o deno­
minador de la escala, podemos considerarlas subdivididas en dos
categorías:
\
1) Escalas decimales
2) Escalas diversas

1) Escalas decim ales, son aquellas cuyo módulo es un -
múltiplo de diez. Por su carácter son las más utilizadas, debi­
do a que facilitan al máximo los cálculos operaciona le s .

Ejemplo:

2) Escalas diversas ■ son aquellas cuyo módulo es un nú­
mero cualquiera, no múltiplo de diez y por lo tanto dificulta los
cálculos; su uso es muy limitado y sólo se emplea en circunstan­
cias especiales.

Ejemplo:

1 1
435'
1:15.566; 1:35.475; ^ 4^

b) Escalas gráficas. Estas se clasifican en tres tipos de acuerdo
a su finalidad específica, a saber:1

1) Escala gráfica simple
2) Escala de pasos
3) Escala de tiempo
141

1) Escala gráfica simple: Es aquella que indica la rela­
ción existente
entre el mapa y
el terreno por
medio de una
sencilla regli-
üa convenien­
10 0 10 20 30 40 50 60 70Km.
temente gradúa
da. Véase la
Fig. N° 23. Es.
ta reglilla cons^
ta de dos par­
tes principales TOLON CUERPO
llamadas cuer­
po y talón. El Fig. N° 23
cuerpo común­ Escala Gráfica
mente se d ivi­
de en unidades enteras apropiadas, que se representan en kilóme
tros o en cualquier otra unidad. (M illas terrestre); en cambio el
talón se subdivide en unidades más pequeñas que corresponde a
la décima parte de la unidad en que se ha dividido el cuerpo.

a 1) Construcción de la escala gráfica simple. Es suma­
mente sencilla, véase como ejemplo la construcción de una esca^
la gráfica para una carta, cuya escala numérica es X: 59.000

1.1 Se trazan tres rectas paralelas (AA1, BB1 y C C 1) a
una distancia conveniente respecto a la exigencia
de la escala a usar. Véase la Figura N° 24.

a b

Fig. N° 24. Escala Gráfica
142

1.2 Se dividen las rectas en partes iguales que repre —
senten cada una un kilómetro.

Para ello debe razonarse la escala propuesta de la
siguiente manera:

Como la escala es 59.000 ( entonces se interpreta
que

1 cm = 59*000 cm = 590 ¡n

Luego, si 1 cm = 590m; 1000 ir. corresponderá a
l»Vcm; en consecuencia cada parte debe medir 1.7 en

Esta distancia da origen al cuerpo y al talón, a los
que en el ejemplo se representa con las letras a
y b.

1.3 Se divide el talón (a) en diez partes iguales y cada
parte será la décima parte de cada una de las d iv i­
siones del c e r p o , o sea que cada divisioncita co ­
rresponde a 100 m, o en cinco partes y cada diví —
sioncita será de 200 m.
1.4 Se coloca el valor numérico correspondiente a cada
una de las partes del cuerpo y del talón, partiendo
de cero (0 ) hacia la derecha y de dero (0 ) hacia la
izquierda.

1.5 Empleo de la escala gráfica simple. En todo mapa
o carta, además de la escala numérica, aparece la
escala gráfica como parte inseparable. Ella sim­
plifica las operaciones de tal manera que se obtie­
nen las dimensiones del terreno en forma directa, -
se presentan dos casos:

El primer caso consiste en determinar el valor de -
una distancia rectilínea entre los puntos A y B en
el mapa; para lo cual se toma un trozo de pábilo o
una cinta de papel de extremo a extremo de la dis —
tanda AB y luego se lleva sobre la escala gráfica a
partir de cero ( 0 ) a la derecha o como se quiera, de
tal manera que si no coincide esa porción con las
divisiones del talón y de esta manera se determina
143

la distancia AB en kilómetros, correspondiente a la
dimensión terreno. El segundo caso trata de dete£
minar una distancia sinuosa entre dos puntos, que
bien podría ser, el cauce de un río, p a r a lo cual
se procede midiendo distancias parciales en línea
recta entre los puntos considerados hasta medirla -
completamente, al obtener la distancia total, se
lleva la misma sobre la escala gráfica como en el
caso anterior y se obtiene a sí la distancia en km
deseada. Véase para ambos casos las figuras N°
25 y 26.

2) Escala de pasos: Es aquella escala gráfica especial
que permite expresar una distancia en función de la longitud del
paso.

La escala de paso es de gran utilidad en aquellas oportuni­
dades en que no disponemos de instrumentos de medición y nece­
sitamos recurrir al paso cartaboneado, para determinar una distan^
cía; ella nos evitará el trabajo innecesario de estar efectuando -
reducciones continuas de pasos a metros y viceversa, mediante -
un sencillo procedimiento gráfico.

a2) Construcción de la escala de pasos. Su construcción
puede realizarse en atención a dos procedimientos distintos:

2.1 Para cada 100 pasos dobles
2.2 Para el número de pasos dobles en
100 metros
2.1 Para cada 100 pasos dobles. Para demostrar este
caso, daremos un ejemplo para construir la escala
de pasos a 1:12.000, para un individuo que da 50
pasos dobles en 100 metros.

1) Determinamos el número de metros en
100 pasos dobles, mediante una regla
de tres; diciendo:

50 p.d. 100 m
100 p.d. x
144

i r
A B
H*----------------- 1.700m.------------------
FIG.N«25. APLICACION DE LA ESCALA GRAFICA
145

_ 100 m 100 pd _ 10.000 m _ 200 m
3) pd SO

2) Reducimos estos metros (200 m) a la
escala numérica dada ls 12 . 000 / pa­
ra conocer la longitud de su representa
ción gráfica.

Según la escala numérica, tenemos:

1 mm = 12.000mm = 12m

Luego estableciendo una segunda regla
de tres:

1 mm ------------ 12 m
x ------------ 200 m

x
1 mm x 200 m
= 17 mm
12 m

Lo que quiere decir: que los 100 p.d. corresponde a 200 m
y éste a su vez es equivalente a 17 mm

3) Entonces construimos la e s c a l a em­
pleando para ello dos reglillas gradua­
das (una en metros y otra en pasos)

-La reglilla superior (de color negro) re
presenta la escala 1 1 12.000

-La reglilla inferior (de color blanco) re
presenta la escala de pasos. Véase -
la Fig. N ' 27
146

100 O 200 400 600 800 1.000 m

P0.

Fig. N° 27. Escala gráfica combinada

Obsérvese que está graduada de 100 en 100 pasos y cuyo v a l o r
calculado es de 200 metros, que corresponde a la escala i , 12.000
en una dimensión de 17 mm.

2.2 Para el número de pasos dobles en 100 metros. Us¿
remos como ejemplo la construcción de una escala
gráfica de pasos a 1:10.000, considerando que un
individuo da 60 pasos dobles en 100 metros.

1) Construiremos la escala gráfica simple
correspondiente a la propuesta como el
caso anterior.

2) Acoplamos a ella la escala de pasos -
poniendo en sus divisiones el número -
de pasos a cada 100 metros.

3) Escala de Tiempo. Es una escala gráfica especial qje
permite expresar una distancia en función del tiempo empleado -
en recorrerla. Su uso está referido estrictamente al campo m ili­
tar, por lo cual no la trataremos.

c) Escala de palabras y cifras. Es aquella que viene expresada
por una igualdad y que relaciona las dimensiones consideradas -
en el mapa y las correspondientes en el terreno.
i

147

Ejemplo:

1) 3 cm = 3 km
2) 2 cm = 5 km
3) 1,5 c m = 1 km . . .

REDUCCION DE LA FORMULA DE LA ESCALA Y SUS AFINES. La razón
de reduc
ción se refiere por una parte al meridiano y por la otra, al radio te ­
rrestre. Como ambas cosas están relacionadas, toda relación de
cualquier elemento lineal de la superficie se encuentra en íntima rela_
ción con el radio del globo al que pertenece y naturalmente es propor­
cional a la de la tierra.

Si l^m^iqos:

Rt = al radio terrestre (o sea las dimensiones en el terreno)

Rp = al radio de la esfera de proyección o radio del globo
(es decir las dimensiones sobre el papel o la carta).

1 = al numerador de la escala
d = al factor de reducción o módulo

Demostración

a) Relacionando el radio de la esfera de proyección con el ra_
dio terrestre, obtenemos la siguiente razón de relación:

(por definición de escala)
Rt

y que se puede escribir de esta manera:

-± - o
148

b) Igualmente sabemos que la escala es una fracción que se
expresa pea: medio de:

__ 1_
d

c) Igualando las fracciones tenemos:

_1 ___ 1
(de donde)
Rt d
Rp

Despejando los denominadores se tiene:

Rp. d = l.R t

e) Luego deducimos los valores respectivos:

Rt
1. Rp = -j- ; también se puede escribir:

©

2. d = ; también se puede escribir;
Rp

©
3. Rt = Rp. d; también se puede escribir:

T = P.D.
©
149

De esta forma surgen los tres problemas b ásicos con r e la ­
ción a la escala y que se pueden enunciar de la forma s i­
guiente:

1) Calcular la dimensión o distancia que hay entre los
puntos A y B en la carta, conociendo la escala y

la distancia equ ivalen te en e l terreno.

Problema referente a l enunciado: Se tien e una car­
ta a esca la 1:25.00 y sobre ella se quiere determ i­
nar la distancia en cm que hay entre A y B, sabieii
do que sobre e l terreno se ha medido la misma d is ­
tancia equ ivalen te cuyo va lo r es de 2 km. Calcúte
se dicha distancia AB sobre la carta.

1) Aplicam os la fórmula (a) que nos permite
calcu lar la dimensión en la carta, según el
problema propuesto.
T

2) Reducimos los valores dados a una común me
di da, antes de efectuar operaciones:

2 km = 200.000 cm

3) Como la esca la no vien e expresada en ningu­
na unidad, aplicam os entonces la fórmula y
nos queda que:

También se puede efectuar e l problema utilizando -
la relación 1:25.000, en esta forma:
150

1) Como se dijo en e l párrafo F (a ), la fracción
que representa la e s c a la , no está expresada
en ninguna unidad e s p e c ífic a ; pero se le pue
de asignar una misma unidad a l numerador y
a l denominador de la e s c a la , en nuestro caso
la unidad centím etro. Es decir;

1 cm (P) = 25.000 cm (T)

2) Se reducen los valores dados a la unidad to ­
mada en la fracción . Ejemplo:

2 km = 200.000 cm (T)

3) Luego se esta b le c e una regla de tre s , en es -
ta forma:

1 cm (P) ------------- 25.000 cm (T)
x (P) ------------ 200.000 cm (T)

x _ 1 cm x 200.000 cm _ g cm (pj
25.000 cm

2) C alcu lar la escala del mapa, si se con oce una d is ­

tancia entre A y B en e l mismo y la distancia -
equ ivalen te en e l terreno.

Según e l enunciado, interprete e l problema a con ti­
nuación;

Si se considera una distancia entre dos puntos en -
un mapa que tien e 3 ,4 cm y la equ ivalen te medida -
en e l terreno es de 1.088 km. C a lcú lese la e s c a ­
la del mapa en cuestión
151

Desarrollo

1) Aplicando la fórmula que nos permite calcular
el módulo o denominador de la escala

2) Reducimos los valores dados a una común me­
dida y se tiene:

T = 1.088 km = 108.800.000 cm

P = 3,4 cm

3) Reemplazando los valores en la igualdad teñe
mos:

108.800.000 cm
d 32.000.000
3,4 cm

y como la escala se expresa 1/d, se tiene -
que la escala del mapa es 1/32.000.000.

Otra forma de resolver el mismo problema es apll —
cando el concepto de proporcionalidad entre las di­
mensiones consideradas en el terreno y las corres -
pondlentes en el terreno.El cual se puede estable­
cer en la siguiente relación:

1) Se reducen los valores dados a una común -
medida. Ejemplo:

1.088 km (T) = 108. 800.000 cm (T)
»
3,4 cm (P) = 3,4 cm (P)

2) Luego se establece una regla de tres y es co
mo sigue:
152

3.4 cm (P)------ 106.800.000 cm (T)

1 cm (P )-------- x (T)

1 cm x 108. 800.000 cm
x 32.000.000 cm
3,4 cm

o sea que un centímetro e n la c a r t a e s i g u a l
32.000.000 cm en el terreno y que omitiendo las
unidades en que están expresadas se puede escribir

1
1 : 32.000.000 o también
32.000.000

3) Calcular la distancia en el terreno conociendo la
escala de la carta y una distancia AB entre dos pun-
tos sobre la misma.*1

Problema según el enunciado: Sea una carta a e s ­
cala 1:15.000 y sobre ella se ha tomado una distan
cia de 2,5 cm entre dos puntos A y B. Averigüe­
se la distancia equivalente en el terreno.

1) Aplicamos la fórmula que nos permite calcu—
lar el valor terreno (en metros o en kilómetro^

T = d.P

2) Sustituyendo en la igualdad los valores dadcs
tenemos:

T = 15.000 x 2,5 cm = 37. 500 cm = 0,375 km
153

Otra forma de efectuar e l problema es aplicando la
fracción de reducción, o sea:

1 cm (P) -------------- 15.000 cm (T)

2,5 cm (P) ------------ x (T)

2 ,5 cm x 15.000 cm1
x = 37. 900 cm = 0,375 km (T)
1 cm

NOTA: El lector debe proponerse varios e je r c i—
cio s igu ales a los anteriores.

G) METODOS DE AMPLIACION Y DEDUCCION DE ESCALAS. Una de las
operaciones
más corrientes en Cartografía es e l cambio de esca la para reducir o
ampliar mapas o cartas; para las cuales se dispone de varios métodos
a saber;

a) M étodo de cuadrícula
b) M étodo Pantográfico (o del Pantógrafo)
c) M étodo Fotográfico.

a) Método de cuadrícula. Es e l más antiguo que se conoce pa
ra la am pliación y reducción de mapas. Este s e considera aún s a tis ­
fa cto rio , aunque con cierto margen de error y se usa en la actualidad
para trabajos que no requieren gran p recisión . C on siste en trazar en
e l mapa que se trata de ampliar o reducir, una cuadrícula cuya separa
ción entre lín eas debe ser de 1 cm, o también se puede colocar sobre
el mapa un papel transparente o lámina de celu lo id e que tenga dibuja­
do la cuadrícula con la separación antes dicha; lu ego en e l papel s o ­
bre e l cual se va a dibujar e l mapa, se traza una cuadrícula sem ejan­
te , pero con separación mayor o menor entre las lín eas que forman e l
reticu lado de acuerdo a la escala que se va a usar. Véase la Fig. -
N ° 29.

b) M étodo Pan tográfico. Este método co n siste en el uso del -
pantógrafo como instrumento de am pliación y reducción de e s c a la . Se
basa en el principio del paralelógram o articulado.
154

Una de las ventajas d el procedim iento pantográfico sobre e l foto­
g rá fico , es que mediante su uso se puede eliminar con fa cilid a d todo
d eta lle in n ecesario, que s i se empleara e l proceso fotográ fico; pero
hay casos en que puede prestar mejor s e rv ic io la fo to g ra fía . Los pan
tógrafos dan mejor resultado para reducción que para am pliación, ya
que a este último c a s o , cualquier movimiento irregular de la mano
puede también am plificarse en la reproducción.

c) Método fo to g rá fic o . H oy, con las cámaras de am pliación -
fo to g rá fica s, ha perdido importancia y relegado a un segundo plano e l
uso del pantógrafo, ya que la mayoría de las am pliaciones y redú celo
nes que se hacen en las oficin as cartográficas se lleva n a cabo fo to ­
gráficam ente. Para la am pliación de mapas o aerofotografías se em­
plean cámaras e s p e c ia le s ; también es p osib le ampliar o reducir ma­
pas con esp ejo s o prism as.
APLICACION DEL'METODQ DE CUADRICULA
CONTINUACION

165

§

§
3

S|

í
&

YIG,
----------------------------------------------------------.

156

"APLICACION DEL METODO DE CUADRICULA
OLÍ

%
3

i
Capítulo Vil
ELEMENTOS DE PROYECCION DE MAPAS

A) GENERALIDADES. Para localizar un punto cualquiera de la superficie
de la Tierra sobre un plano, es necesario un con­
junto de lineas denominadas: Meridianos y paralelos. A este con­
junto que nos representa la estructura del mapa, se le da el nombre efe
proyección cartográfica.

Pero el término proyección no se emplea en cartografía en el uso
corriente con la debida propiedad, ya que muchas de las proyecciones
comunes no merecen tal denominación, si analizamos el problema en
un sentido estrictamente geométrico; sin embargo se seguirá llamando
sistemáticamente proyección, al procedimiento de desarrollar la supe¿
ficie del geoide sobre una figura geométrica desarrolla ble, o la forma
de proyectar directamente la configuración superficial del globo terrá­
queo o aquella que sigue un riguroso análisis matemático.

Al querer proyectar la superficie curva del esferoide sobre un pía
no, surgen una serie de deformaciones y contracciones que reciben el
nombre de ANAMORFOSIS. En las proyecciones según sea el método
seguido, sólo se logrará conservar algunas de las propiedades del e ¿
feroide terrestre, nunca será posible que dichas propiedades coinci—
dan en un mismo sistema de proyección; o bien que todos los parale­
los o solamente los meridianos u otras ciertas líneas pueden ser ver­
daderos, es decir de igual longitud que los correspondientes en un -
globo de igual escala. Entonces, en los mapas, las líneas (PARALE­
LOS MERIDIANOS) son demasiado cortas o demasiado largas y si suce
de que las líneas mencionadas son verdaderas, tendríamos por lo tan­
to una esfera y no un mapa. Cuando la extensión de representación
es pequeña, como ocurre con los mapas topográficos, las deformado
nes surgidas son mínimas y despreciables, entonces e l mapa es un
fie l reflejo de la superficie del terreno.
158

B) CONCEPTO. Las proyecciones son un conjunto de paralelos y meri­
nos que nos permite dibujar un mapa.

C) INDICACIONES PARA LA CONSTRUCCION DE PROYECCIONES

En todo sistema de proyección se cumple como condición funda­
mental que solamente los paralelos o bien los meridianos puedan ser
de dimensión real o verdadera, es decir, de igual longitud y e s c a l a
que las lfneas homologas correspondientes al globo terráqueo. Gene­
ralmente resulta que los meridianos o los paralelos son d e m a s i a d o
largos o demasiado cortos; pero nunca se cumple en ninguna proyec­
ción que todas las lfneas sean verdaderas, porque de lo contrario teit
driamos una esfera y no un mapa-mundl.

Cuando deseamos construir una proyección, la primera interrogan^
te que se nos presenta, es saber cuáles son las lfneas verdaderas por
ser éstas las primeras que hay que trazar. De esta forma surgen dos
casos; primero, cuando las únicas lfneas verdaderas en la proyec-
cción son los meridianos, éstos deben dividirse en segmentos igua­
les de 111,1 km por cada grado; segundo, cuando las únicas lfneas
verdaderas son los paralelos, éstos deben dividirse en segmentos de
longitud que viene expresado por e' producto de 111,1 km por el cose^
no de la latitud del lugar, o sea;

segmento de longitud = 111,1 km x Cos (p

Expresión que nos dá la separación entre meridianos consecutivos.

D) PROPIEDADES DE LA ESFERA QUE REUNEN ALGUNAS PROYECCIONES

Se señalan tres propiedades fundamentales, entre las cuales se
cuentan;
159

1. ISOGONISMO O PROPIEDAD CONFORME. C on siste en con
servar el valor verdadero de los ángulos de las líneas ho­
mologas (MERIDIANOS Y PARALELOS) como corresponde al
esfero id e terrestre.

2. EQUIVALENCIA . Es aquella en la cual se conservan la pro
porcionalidad de las áreas, tal cual como corresponde al
esferoid e terrestre.

3. EQUIDISTANCIA. Cuando se conserva la proporcionalidad
de las di stancias como corresponde al esfero id e terrestre.

E) CLASIFICACION DE LAS PROYECCIONES

Existen muchas c la s ific a c io n e s , pero todas un tanto contradicto­
ria s , de las cuales nos limitaremos a presentar dos tipos que a ju icio
del autor, son las que más conviene utilizar:

1. C la s ific a c ió n atendiendo a sus propiedades y sus fines

a) Proyecciones conformes o Isoqonas. Son aquellas que con
servan sobre el mapa, el verdadero valor de los ángulos for
mados por las líneas hom ologas, por lo tanto se mantiene
la forma de lo representado. Ejemplo:1

1) Proyección mercatoriana básica
2) Proyección universal transversal m erca-
tor (U .T .M .)
3) Proyección cónica conforme de Lambert
4) Proyección estereográfica
160

b) Proyecciones equ ivalen tes o equ iáreas. Ellas nos permiten
mantener la proporcionalidad de las áreas sobre e l mapa co
mo corresponde a la superficie real cartografiad a. Ejemplo:

1) Proyección cilin drica equiárea
2) Proyección sinusoidal
3) Proyección de Goode
4) Proyección azimutal equivalente de Lambert
5) Proyección M ollw eid e
6) Proyección de Eckert
7) Proyección de Khan

c) Proyecciones equ id istan tes. Son aquellas que conservan
la proporcionalidad de las distancias sobre el mapa como -
corresponde a las distancias reales consideradas sobre la
esfera terrestre. Ejemplo:

1) Proyección equidistante de p astel
2) Proyecciones ortográficas
3) Proyección azimutal equidistante
4) Proyección cilindrica equidistante

d) Proyecciones a filá c t ic a s . Son las que no poseen ninguna
de las propiedades señaladas; pero sus deform aciones se
reducen a un mínimo. Ejemplo:

1) Proyección Tissot

2. C la s ific a c ió n atendiendo a su naturaleza I.

I. Proyecciones puras. Son aquellas que dan el mapa direc—
mente proyectando e l esferoid e terrestre sobre un plano o
una figura geom étrica desarrollabie, como e l cono o e l c i —
lindro.

Se subdivide en tres grupos a saber:
161

A- Proyecciones por perspectiva o acimutales. Son las que
se obtienen directamente proyectando el esferoide terrestre
sobre un plano tangente a la superficie de representación.
Estas proyecciones atendiendo a su punto de vista (1) y a
la distancia (focal (2), se les denomina:

a) Ortoqráfica . Cuando el
. punto de vista se encuen­
tra en el infinito, o bien
que su distancia focal es
igual a infinito.

b) Qnomp.nic a p centroqráfi-
ca. Cuando el punto de
vista se encuentra en el
centro de la Tierra, o lo
que es lo mismo, su dis­
tancia focal es igual al ra
dio.

c) Estereográfica ■ El pun­
to de vista se encuentra -
sobre la superficie de la
Tierra en su posición an­
típoda con respecto al pl¿
no de proyección. 9u dis­
tancia focal es igual a <fcs
radios.

d) Escenográfica. En ésta,
el punto de vista se en­
cuentra fuera de la super­
ficie de la esfera en un
lugar finito y su distan—
cia focal es una medida - Fig. N” 30
previamente calculada. Proyecciones por perspectiva

Hay otras proyecciones acimutales: Las e q u i v a l e n -
t e s y las e q u i d i s t a n t e s , que no son más que mo
__________ difícaciones de las anteriores.
(1) Punto de vista: Es el lugar donde tienen su origen las líneas de
proyección o líneas de visión; también se le denomina Punto de
proyección.
(2) Distancia focal. Es el espacio que existe entre el plano de pro
yeccion y el punto de vista , y depende del lugar que ocupa el pin
to de vista.
160

Proyecciones equ ivalen tes o equiáreas. Ellas nos permiten
mantener la proporcionalidad de las áreas sobre e l mapa co
mo corresponde a la su perficie real cartografiad a. Ejemplo:

1) Proyección cilin drica equiárea
2) Proyección sinusoidal
3) Proyección de Goode
4) Proyección azimutal equivalente de Lambert
5) Proyección M ollw eid e
6) Proyección de Eckert
7) Proyección de Khan

c) Proyecciones equ id istan tes. Son aquellas que conservan
la proporcionalidad de las distancias sobre e l mapa como -
corresponde a las distancias reales consideradas sobre la
esfera terrestre. Ejemplo:

1) Proyección equidistante de pastel
2) Proyecciones ortográficas
3) Proyección azimutalequidistante
4) Proyección cilindrica equidistante

d) Proyecciones a filá c t ic a s . Son las que no poseen ninguna
de las propiedades señaladas; pero sus deform aciones se
reducen a un mínimo. Ejemplo:

1) Proyección T issot

2. C la s ific a c ió n atendiendo a su naturaleza I.

I. Proyecciones puras. Son aquellas que dan el mapa direc—
mente proyectando e l esferoid e terrestre sobre un plano o
una figura geom étrica desarrollable, como e l cono o e l c'i—
lindro.

Se subdivide en tres grupos a saber:
161

A- Proyecciones por perspectiva o acimutales. Son las que
se obtienen directamente proyectando el esferoide terrestre
sobre un plano tangente a la superficie de representación.
Estas proyecciones atendiendo a su punto de vista (1) y a
la distancia (focal (2), se les denomina:

a) Ortográfica■ Cuando el
, punto de vista se encuen­
tra en el infinito, o bien
que su distancia focal es
igual a infinito.
«
b) Gnomo'nica o centrográti­
ca . Cuando el punto de
vista se encuentra en el
centro de la Tierra, o lo
que es lo mismo, su dis­
tancia focal es igual al ra^
dio.

c) Estereográfica. El pun­
to de vista se encuentra -
sobre la superficie de la
Tierra en su posición an­
típoda con respecto al pta
no de proyección. Su dis­
tancia focal es igual a cbs
radios.

d) Escenográfica. En ésta,
el punto de vista se en­
cuentra fuera de la super­
ficie de la esfera en un
lugar finito y su distan—
cia focal es una medida - Fig. N° 30
previamente calculada. Proyecciaies por perspectiva

Hay otras proyecciones acimutales: Las e q u i v a l e n -
t e s y las e q u i d i s t a n t e s , que no son más que mo
_________ _ dificaciones de las anteriores.
(1) Punto de vista: Es el lugar donde tienen su origen las líneas de
proyección o líneas de visión; también se le denomina Punto de
proyección.
(2) Distancia focal. Es el espacio que existe entre el plano de pro
yeccion y el punto de v ista , y depende del lugar que ocupa el pun
to de vista.
162

Las proyecciones por pers­
pectiva o acimutales, se ­
gún la situación del plano
de proyección pueden ser
de tres tipos:

e) Normal o Polar. Cuando
el plano de proyección
se encuentra tangencia 1_
mente en algunos de los
polos (Norte o Sur), es
decir que el radio polar
es perpendicular al pta
no de proyección y tan­
gente a la superficie e£
férica. Según esto ten­
dremos cuatro tipos da
proyecciones, que de­
penden de la posición -
del punto de vista y el
lugar de tangencias del
plano de proyección:

1) Proyección ortográ­
fica polar.

2) Proyección gnomon-
tica polar.

3) Proyección estereo­
gráfica polar.

4) Proyección esceno­
gráfica.

b) Oblicua u horizontal. Es
aquella cuando el plano
de proyección es perpen
dicular a un radio que no
es ni el radio polar, ni
el ecuatorial y como -
tal tangente a la super­
ficie esférica en el lugar.
Igual que la anterior se
consideran cuatro tipos:
F ig . N ° 31
163

1) Proyección ortográ­
fica oblicua.

2) Proyección gnomo —
nica oblicua.

3) Proyección estereo­
gráfica oblicua.

4) Proyección esceno­
gráfica oblicua.

c) Ecuatorial o Transversal.
Se considera el plano cb
proyección perpendicu­
lar al radio ecuatorial y.
por tanto tangente a la
superficie esférica en
cualquiera de sus pintos
sobre el Ecuador. Igual­
mente se consideran cía
tro tipos:

1) Proyección ortográ­
fica ecuatorial.

2) Proyección gnomon^
ca ecuatorial.

3) Proyección estereo­
gráfica ecuatorial.

4) Proyección esceno­
gráfica ecuatorial.

Proyecciones por desarro—
lio. Son aquellas que nos
permiten desarrollar el e s ­
feroide terrestre haciendo
uso de superficies cilindri­
cas o cónicas, que pueden
ser secantes o tangentes a
la superficie esférica del
planeta. Estas proyeccio-
F ig . N ° 32
164

nes de acuerdo a la p o s i ­
ción del cilindro o del cono
con respecto al eje terres­
tre, dará motivo a tres ti­
pos distintos de canevásfl):

a) Normal. Cuando el eje
terrestre es coaxial con
e l eje del cilindro o del
cono; o bien que el eje
del cilindro o del c o n o
coincide con el eje del
planeta.

b) Meridiano. Cuando el
eje del cilindro o del co
no coincide su posición
• con un radio terrestre -
que no e s , ni el eje te­
rrestre, ni el eje ecuato
rial.

c) Ecuatorial o transversal.
Cuando el eje ecuatorial
coincide con el eje del
cilindro o del cono.

Las proyecciones por des­
arrollo se c la s ific a re n pro
yecciones; C ilindricas,C¿
nicas y policónicas.

Las proyecciones cilindri­
cas . son las que se obtie­
nen desarrollando el e s fe ­
roide terrestre por medio efe
un cilindro, que puede ser
secante o tangente a la su
perficie esférica. 1

(1) Se llama a si, a la red de parale­
los y meridianos que forman la
cuadricula del mapa o la carta.
F i g . N ” 33
\

165

Ejemplo:

1) Proyección de Gall.

2) Proyección cilindrica e-
quivalente

3) Proyección cilindrica -
central.

Las proyecciones cónicas ,
se consiguen desarrollando
el esferoide terrestre me­
diante un cono que puede -
ser secante o tangente, es^
tas proyecciones pueden -
ser de dos tipos:

a) Proyecciones cónicas -
con un paralelo base.

« Ejemplo:
Proyección cónica tan­
gente o de Ptolomeo

b) Proyecciones cónicas -
con dos paralelos bases

Ejemplo:
Proyección Cónico S e ­
cante de Lambert
Proyección Cónico S e ­
cante Compensada
Proyección Cónico S e ­
cante de Albert
Proyección Cónico S e ­
cante de Delisle

Las proyecciones policóni-
cas. son las que se obtie -
nen cuando la superficie es
férica se proyecta sobre va
rios conos secantes o tan­
gentes, cuyos desarrollos
F ig . N ° 34
166

CILINDRICA MERIDIANA CILINDRICA TRANSVERSAL
^ /cS .
Pn
A“" —
1 ,\ \ '\
• / "
A [ €
>7
•V
/ :!
Ps
N J/

CILINDRICA m e r id ia n a CILINDRICA TRANSVERSAL

Pn
T V ' xp
/ /
rp

& sK

CONICA MERIDIANA CONICA TRANSVERSAL

Pr

T c\ /

t ]
7
CONICA MERIDIANA CON ICA TRANSVERSAL
167

se unen después para obtener e l mapa o la carta.

d) Proyección poliédrica o natural. C on siste en d ividir la
su perficie terrestre por medio de peridianos y paralelos,
en trapecios e s férico s de pequeña extensión y que lu e­
g o se proyecta cada uno de e llo s sobre un plano directa
mente.

II. Proyecciones m odificadas. Son aquellas fundamentadas ai
las proyecciones puras, pero que se obtienen mediante arU
fic io s de distanta naturaleza para la consecución de la cai_
ta o mapa.

Entre estas proyecciones podemos nombrar :

1) Proyección mercatoriana básica
2) Proyección mercator transversal universal
3) Proyección de Gauss
4) Proyección de M ollw eid e
5) Proyección equ ivalen te acimutal de Lambert
6) Proyección de Bonne
7) Proyección de Goode
8) Proyección p olicón ica rectangular (carta
norteamericana)
9) Proyección sinusoidal I.

III. Proyecciones calculadas o a n a lític a s . Son aqu ellas que -
se obtienen bajo un desarrollo matemático, y en las que la
correspondencia entre los puntos homólogos del mapa y de
la Tierra, deja de ser geom étrica para transformarse en
a n a lític a .

Ejemplo de e lla s :

1) Proyección C assin i
2) Proyección cónica conforme de Lambert
168

F) ALGUNAS PROYECCIONES IMPORTANTES

1* Proyección mercatorlana básica (o mercator propiamente dicha)

a) C on cepto. Eáta proyección deriva su nombre del ap elati -
v o latino usado por Gerhard Kramer, su autor.

Teóricam ente, esta proyección se considera como e l d es­
arrollo del esfero id e terrestre mediante un cilin d ro, cuyo
e je es c o a x ia l con e l e je terrestre; pero en la práctica es
una proyección m odificada, en la cual parte de la superfi­
c ie del planeta es representada mediante d esarrollo mate—
m átlco.

b) C aracterísticas

1) Los paralelos son líneas rectas horizontales y los me
ridianos son líneas rectas v e rtic a le s , que se cortan -
en ángulo recto.

2) Los meridiános equidistan entre s í, colocados en tal -
forma, que en e l Ecuador guardan su equidistancia
verdadera de acuerdo a su esca la correspondiente.

3) Las cuadrículas a medida que se alejan del Ecuador, -
van deformándose.

4) Las deform aciones producen variacion es en la escala -
y en la forma de lo representado, de lo que se deduce
que esta proyección no es equ ivalen te, ni quidistante.

5) Los paralelos tienen todos la misma longitud, lo que
quiere decir que cada p aralelo está aumentado en la
secante de la Latitud

1/cos Q = sec Q

6) En un paralelo cualquiera, la distancia que lo separa -
del Ecuador es igual a la suma de las secantes de las
Latitudes, es decir;
169

| ^ jí^ = ^ s e c ^ l^ ^ s e c ^ 2 ^ j-^ ^ ^ ^ s e c ^ ^

7) Es una proyección conforme (para extorsiones reducidas).

8) Aparecen algunos continentes de mayor tamaño.

9) La propiedad más importante de esta proyección que es
el único SISTEMA en que todos los rumbos o loxodrómi—
cas (1) son líneas rectas.

c) U so. En navegación aérea y marítima, mapa mundi. La pro
yección es excelente para representar regiones ecuatoriales.

2. Proyección mercator transversal universal (U .T .M .)

a) Concepto. Teóricamente se diferencia de la anterior en que
el eje del cilindro no es coaxial con el eje del planeta; sino
más bien perpendicular a él. Es una proyección cilindrica
modificada, en la cual parte de la superficie del esferoide -
es representada mediante desarrollo matemático.

b) Características

1) Los meridianos son sinusoides (2) .

2) Los paralelos tienen forma ovalada.

3) El meridiano de tangencia y el Ecuador son perpendicu­
lares entre sí.

4) A partir del meridiano de tangencia (o meridiano cen- -
tral), las cuadrículas se deforman tanto en LATITUD co
mo en LONGITUD, esto hace que la proyección no pueda
considerarse como equivalente y solamente para áreas -
ubicadas a los 30° de Longitud Este u Oeste del meridtó
no de tangencia priva dicha propiedad.1

(1) Son las líneas que sobre el globo tienen rumbos constantes y cor­
tan a todos los meridianos en ángulos iguales.
(2) Se llama así, a la curva cuyas ordenadas son proporcionales a los
senos de las abscisas correspondientes.
r
170

5) Es una proyección conforme; pero las rutas loxodrómi—
cas no interceptan a los meridianos en ángulos constan­
tes, es decir que las líneas de igual rumbo dejan de ser
rectas.

c) Uso. Se emplea para levantamiento de pequeñas porciones
de la superficie del planeta. En nuestro país se utiliza en
la confección de cartas a escala 1:100.000 y 1:25.000.

3. Proyección cónico secante compensada

a) Concepto■ Se obtiene desarrollando el esferoide terrestre -
mediante un cono secante a los 4° y 9o de Latitud respecti -
vamente y el plano de desarrollo es el tangente al cono se ­
gún la generatriz correspondiente al meridiano de Longitud -
67° 30' Oeste de Greenwich. Esta proyección es especial
para Venezuela, inicialmente se usó para el lavantamiento -
del mapa físico y político de la República de Venezuela, que
se remonta al año de 1909.

b) Características

1) Nos permite representar la parte más poblada y desarro­
llada del país con menos deformaciones.

2) No presenta anamorfosis exageradas en ninguna parte -
del territorio.

3) No es ni conforme, ni equivalente.

4) Los meridianos quedan representados por líneas rectas -
convergentes y los paralelos por circunferencias concen
tricas.
5) Presenta una gran uniformidad en la escala.
6) Las menores deformaciones se presentan en los parale­
los extremos del país.

Uso. Es una proyección local y su empleo está restringido
a Venezuela, al levantamiento de mapas, cartas y planos; -
pero hoy día, en nuestro país su uso está limitado y en su
efecto se emplea la PROYECCION MERCATOR TRANSVERSAL -
UNIVERSAL (U .T .M .)
Capitulo VIII
SISTEMAS DE COORDENADAS LOCALES Y SU APLICACION

GENERALIDADES. La geometría nos enseña a fijar la posición de uipin
to mediante ciertas magnitudes lineales o angulares
que se llaman coordenadas. Estas magnitudes están relacionados a
elementos geométricos fijos que se denominan ejes de coordenadas o
ejes de sistemas. A este conjunto de elementos lineales o angulares
y de elementos geométricos fijos es lo que se ha convenido en llamar -
"Sistema de Coordenadas" y que dependiendo de su empleo y caracte­
rísticas propias reciben distintos nombres a saber: Sistema de Coor—
denadas Astronómicas, Sistema de Coordenadas Geográficas, Sistema
de Coordenadas Reticulares, Sistema de Coordenadas Rectangulares y
Sistema de Coordenadas Polares. De una y otra manera estos sis te ­
mas nos permiten localizar matemáticamente la posición de un punto -
en forma absoluta o relativa. Como las coordenadas astronómicas fue
ron estudiadas anteriormente en el Capítulo II, nos limitaremos exclus_i
vamente a los cuatro sistemas restantes.

CONCEPTO. Los sistemas de Coordenadas locales son los métodos me
diante los cuales nos permiten expresar la posición abso­
luta o relativa de un punto en la superficie terrestre por medio de sus
coordenadas.

CLASIFICACION. De acuerdo a su posición relativa o absoluta que ca
racteriza al sistema, se han clasificado en:

a) Sistema de Coordenadas Absolutas
b) Sistema de Coordenadas Relativas
172

a) Sistema de Coordenadas Absolutas. Es aquel cuando la localiza -
ción de un punto se hace con relación a determinados elementos es
pecfficos e indispensable y como tal reconocido y usado universa^
mente.
\
Comprende:

1) El Sistema de Coordenadas Geográficas
2) El Sistema de Coordenadas Reticulares

b) Sistema de Coordenadas Relativas. Se dice de aquel cuya lo ca li­
zación de un punto se hace con referencia a elementos no especí­
ficos, señalados por conveniencia.

Comprende:

1) El Sistema de Coordenadas Rectangulares
2) El Sistema de Coordenadas Polares

D) SISTEMA DE COORDENADAS GEOGRAFICAS.

a) Concepto. Es aquel que nos permite localizar en el terreno o en -
el mapa en forma absoluta y matemática la posición de un punto -
en grados, minutos y segundos a partir de un meridiano origen y
el Ecuador.

b) Constitución del Sistema. Comprende los siguientes elementos:

1) Círculos o semi-circulos fundamentales

-Paralelos geográficos
-Meridianos geográficos
173

2) Coordenadas

-Latitud geográfica
-Longitud geográfica

- P a ra lelos. Son círculos menores p aralelos al Ecuador, e l cual -
a su v e z es un paralelo máximo (o base) que d ivid e al glob o terres^
tre en dos H em isferios: Norte y Sur respectivam ente. Entre lo s
paralelos tienen particular importancia los trópicos y los círculos
polares que reciben e l nombre de paralelos notables por d ivid ir as^
tronómicamente a la tierra en las cin co grandes zonas clim áticas:
una Inter-Tropical; dos templadas: la del norte y la del sur; y des
G la c ia le s correspondiente: al Artico y a l Antártico. Los trópicos
son; El de Cáncer a los 23° 27' de Latitud Norte y e l de C apricor­
nio a los 23° 27* de Latitud Sur.

Los círculos son: El Polar Artico a los 66° 33' de Latitud Norte y
e l Polar Antártico a los 66°33' de Latitud Norte y e l Polar Antártico
a los 66°33‘ de Latitud Sur. El Ecuador, paralelo máximo que es­
tá situado a 0° Latitud.

- M erid ian os. Son sem icírculos máximos que van de p olo a p olo .
Un meridiano junto con su semimeridiano (anti-m eridiano) dividen
a la Tierra en dos porcion es igu a les. Convencionalm ente e l me­
ridiano origen y el semimeridiano 180° dividen al globo terrestre -
en dos H em isferios: Este u O este (O riental u O ccid en tal). El
meridiano origen , es aquel que se ha estab lecid o como punto de
partida para la medida de la longitud geográfica y tien e un valor -
de cero grado (o °) longitud y también como línea de referencia pa^
ra e l establecim iento de los husos horarios. Dicho meridiano pa^
sa por la ciudad de Londres (Inglaterra) igualmente recib e el nom­
bre de meridiano cero o meridiano de Greenwich.

- Latitud G eográfica Qá). Es e l arco de meridiano medido en gra­
dos, minutos y segundos desde e l Ecuador a cualquier punto de la -
Tierra. La Latitud puede ser: Norte (Boreal o Positiva) o Sur
(Austral o N ega tiva ). Se entiende por latitud norte, a l arco de -
meridiano medido por arriba del Ecuador al punto considerado, y
Latitud Sur, al arco de meridiano medido por debajo del Ecuador al
174

punto considera­
do. La latitud -
varía del 0o a
90° y es igual -
para todos los -
puntos situados
sobre un mismo
paralelo; tanbién
s e define la La­
titud, como elán
guio (*0 que fo r­
ma la vertica l efe
gravedad en el
punto considera­
do con e l plano-
del Ecuador.

-Longitud G eo —
gráfica ( Es
e l arco de para­
le lo máximo ( o Fig. N° 37
ecuador terres— Coordenadas G eográficas ( )
tre) medido en grados, minutos y segundos desde e l meridiano
origen (o meridiano de Greenwích) a cualquier punto de la Tierra. -
La longitud puede ser; O este (O ccidental) o Este (O rien tal). Se
entiende por Longitud O e s te , e l arco de paralelo máximo medido a
la izquierda del meridiano origen y Longitud E ste, e l arco de para­
le lo máximo medido a la derecha del meridiano origen.

La longitud varía de 0o a 180° y es igual para todos los puntos sj^
tuados sobre un mismo meridiano; también se puede definir la lon ­
gitud, como el ángulo diedro formado por e l meridiano del lugar
considerado y e l meridiano origen tomado como referen cia.

E) DETERMINACION DE LA LATITUD Y LA LONGITUD GEOGRAFICA.

a) Las coordenadas geográficas en la carta o mapa. El sistema de
coordenadas geográficas está representado en todas las Cartas
modernas , que tienen además una red de cuadrícula reticu lar, que
vienen dadas por magnitudes expresadas en grados, minutos y s e -
175

gundos, localizados en los cuatro extremos en que se cruzan la s
líneas que limitan la superficie dibujada en la Carta. Queda a s í
formado un cuadro que bordea los extremos de la Carta que recibe
el nombre de " Marco Geográfico". Este marco en las cartas está
dividido en segmentos, los cuales a su vez están subordinados a
los valores extremos del marco (véase la Fig. N° 50). Generalmai
te cada segmento tiene un valor de un minuto (1‘) de arco, y uni—
dos entre sí generan una red de cuadrículas geográficas sobre la
Carta.

Procedimiento gráfico para determinar las coordenadas geográficas
de un punto en el mapa o Carta.

I Determinar la latitud y la longitud de un punto (P ). Véase la -
Fig. N° 38.

Procedimiento

1) Se identifica o se trazan los paralelos del mapa o Carta, en
donde se encuentra el punto cuya latitud se desea conocer.
(En nuestro caso el punto P ).

Ellos son:

11°00" y 11005"

2) Se obtiene el intervalo entre paralelos; restando el paralelo
menor del mayor

11°05' - 11°00' = 05'

05 x 60" = 300"

3) Como existe una separación de 300" entre paralelo y parale­
lo y entre meridiano y meridiano, conviene repartirlo en for
ma arbitraria en un número de divisiones exactas que más -
convenga. Si lo repartimos entre 150 divisiones de la regla
graduada, cada división de un milímetro valdrá dos segundes.

I
)i
J
r
$

Resulta de d ivid ir:

300"
tsü - '
02” 1 mu = 02"

4) Se coloca e l cero de la regla graduada sobre e l paralelo de me­
nor valor y la división ciento cincuenta (150) en e l paralelo -
de mayor valor.

5) Se mantiene e l cero y e l ciento cincuenta divisiones entre los
dos paralelos y se desliza la regla suvamente hasta que e l bor­
de numerado se una al punto deseado (o punto P).

6) Se lee el nünero de divisiones que hay desde e l cero de la re­
gla hasta e l punto considerado (o punto P, y éste corresponde -
al nCmero de segundos que hay entre esos dos extremos (P y 0):

Como hay 41 divisiones tendremos por lo tanto 82" o sea:

41 x 02" » 82"

7) Luego, e l paralelo de menor valor se le añade e l número de se­
gundos obtenidos y resulta:

,11o00' + 82" = 11o00'82 = 11°01, 22"

8) Entonces la latitud del punto (P) en la Fig. N238 ( será de

11 01 22
° ' "

II) Procedimiento para determinar la Longitud

1) Se id en tifica o se tran los meridianos del mapa o la Carta
en donde se encuentra el punto cuya longitud se desea conocer
(En nuestro caso e l punto P).

Ellos son:

63°S0' y 63°55’
178

2) Intervalo ya calcu lado (300")

3) Valor obtenido de una d ivisión ;

02" o sea (1 mm = 02" )

4) Se coloca el cero de la regla sobre el meridiano de menor va
lor y la d ivisió n cien to cincuenta con e l meridiano de mayor
valor.

5) Se mantiene el cero y el cien to cincuenta division es y se -
d esliza en la regla suavemente hasta que e l borde numerado
se una a l punto deseado o punto (P ).

6) Se lee e l número de d ivision es que hay desde cero hasta el
punto considerado o punto (P) y éste corresponde al número
de segundos que hay entre los dos extremos (P y 0);

Como hay 81 d ivision es tendremos 162" o sea;

81 x 02" = 162"

7) Luego al meridiano de menor va lo r se le añade el número de
segundos obtenidos y resulta:

63° 501 + 162" = 63° 50*162" = 63°52'44"

8) Entonces la longitud del punto (P) será:

630 52 ' 44"

NOTA: -En un mapa cualquiera practique e l método de obtener
gráficam ente las coordenadas geográficas hasta que
se fije el procedim iento.

F) TEOREMA FUNDAMENTAL. La longitud total (lt) de un paralelo cual —
quiera es igual a la longitud de la circunfe
rencia por e l cosen o de la latitud ( fí) del lugar.
179

Pn Ps J. PP*
PP' I L EE*

Tesis

lt = 2 T f R. Cos ¿

Demostración;

a) Si r es el radio del paralelo ( LL)PPi, podemos decir que la -
longitud total del paralelo en cuestión es 2 Tf r o sea:

© lt = 2 TT r Por
|pc definición de circunferencia de radio
3
180

b) Pero como: r — R.Cos ¿ | Por la relación coseno, Cos -
t]
c) Reemplazamos el valor del radio (r) en la igualdad , tenemos:

lt = 2 TT (R. Cos ¿)

lt = 2 r f R.Cos ¿ L •q . q . d .

Del teorema anterior surgen también tres fórmulas más, a saber;

1 _ 2TTR ~ j Longitud de un grado ('°) d e j
360 ' jjsaralelo a la latitud /

2)
, 2TTR ,-.__j
“ 360 x 60 ' ° S
|Longitud de minuto ( ’) de
[^paralelo a la latitud ¡6
]
2 Tí R I Longitud de segundo {")
*M 360 x 60 x 60 'C os p paralelo a la latitud /áj

G) APLICACION PRACTICA DEL TEOREMA

a) Si la longitud de un circulo máximo (o circunferencia máxima) vale
40. 102,84 km. Calcúlese la longitud total (lt) del paralelo que
se encuentra a los 60° de latitud.

Fórmula a aplicar:

lt = 2 TI R.Cos /

1) Siendo: 2 r f R = 40. 102,84 km

2) Según ei problema el ángulo / vale 60° y el Coseno de 60°
es igual a un medio (1/2) o se busca en la tabla de funcio—
nes naturales.
181

Es decir:

Cos 60° = —

3) Luego se reemplaza en la fórmula los valores de 2 Tf R y el
ángulo / y tendremos:

lt = 40.102,84 km x Cos 60°

lt = 40. 102,84 km x —

Longitud total del paralelo
lt = 20.051,42 km

[a los 60° de latitud

b) Si la longitud del Ecuador es igual a 40. 102,84 km. Determínese
la longitud de 1“ de paralelo a los 30“ de latitud.

Fórmula a aplicar:

, _ ZTfR •Cos ¿
A“ ~ 360°

1) Si 2 T r R = 40. 102,84 km

2) Según el problema el ángulo / es igual a 30°, y el valor del
Coseno de 30° es igual a raíz cuadrada de tres sobre dos.

Es decir;

Cos 30“ Ü
2

3) Luego se reemplaza en la fórmula los valores de 2 T( R y
del ángulo fi , y tendremos:

40.102,84 km
1 x Cos 30'
360'
182

40.102,84 VT
lo =
360°

\Í3
111,32 km x sK = 1,73

1 = 55,66 km x 1,73

longitud de I o de paralelo

[a los 30° de latitud

c) Si 111,32 km es el valor de I o de longitud de ecuador terrestre y -
la latitud de un punto A es 10° norte o sur. Determínese la longi­
tud de un minuto de paralelo a la misma latitud.

Fórmula a aplicar:

2 TT R
1. = x Cos íi
360 x 60

Entendiendo que 111,32 es el cociente dé dividir 2 T| R por
360° o sea:

2 TI R
111,32 km
360°

Según el problema, el ángulo es igual a 10° y el valor del
Coseno de 10° se busca en la tabla de funciones naturales,
se tiene:

Cos 10 0,984298
183

3) La longitud de 1' de ecuador, será:

111,32
= 1,855 km
60

4) Luego reem plazando en la fórmula, tenemos:

2 TT R x Cos ¿
1. =
360° x 60

1. = U y 2- x Cos 10»

1, = 1,855 x 0,984298

Longitud de 1' de paralelo

I a los 10» de latitud J

d) Si 1» de longitud en e l Ecuador va le 111,32 km. C a lcú lese la
longitud total de un paralelo a los 45» de latitud.

e) Si la longitud de un círcu lo máximo es 40. 102,84 km. Determíne
se la longitud de un segundo de paralelo a los 23»27’ .

f) Si un grado en e l Ecuador v a le 111,32 km y sabiendo que un punto
A tien e 80» de longitud oeste y otro punto B que tien e 150» de lon_
gitud o e s te . Determ ínese la distancia entre A y B.

H) SISTEMA DE COORDENADAS RETICULARES

a) Concepto. Es aquel que nos permite determinar la p o sició n abso­
luta de un punto por medir de una abscisa y una ordenada, las cuales -
vienen expresadas en unidades del sistema métrico decim al y referidos
a un punto tomado como origen.
184

b) D escripción. El sistema está integrado por una red de cuadrfcu —
la s , formadas por lín eas rectas equidistantes entre s f, que se cortan -
en ángulo recto, orientadas de Norte a Sur y de O este a Este y que r e ­
ciben el nombre de retlcu lado. Las lfneas que forman e l reticulado
son perpendiculares y paralelas al meridiano g eo grá fico central de la
región que se ha esta b lecid o como referencia para la construcción de
las C artas, perdiéndose esta propiedad en cualquier otro punto que no
sea e l Centro de la zona.

Este sistem a tien e algunas ventajas sobre el Sistema de Coordenadas
G eo g rá fica s, e lla s son:

1) Que todas las cuadrículas que forman e l en rejilla d o
son de una misma forma y tamaño.

-) Que las coordenadas se expresan en medidas lin ea les
o longitudinales y no en medidas angulares.

3) Que nos permite tomar un meridiano origen distinto
del meridiano de Greenwich.

En nuestro p a fs, e l estab lecim ien to del reticulado de las Cartas se ha
hecho en base a un origen de coordenadas reticu la res, cuyo punto v ie
ne dado por la intersección d e l Ecuador con e l meridiano 67°3 0 ,00"
o e s te de G reenw ich, que pasa por V illa de Cura (población del Estado
Aragua). La in tersección de e s te meridiano y e l Ecuador determinan -
cuatro cuadrantes (I, II, III y IV ), véa se la Fig. N° 39. El e je de las
a b scisa s es el Ecuador y e l e je de las ordenadas es e l meridiano de
V illa de Cura.

Como resultado nuestro territorio tien e ordenada p o s itiv a , mientras que
otras porciones del mismo, tendrán abscisa positiva o n ega tiva , según
que se encuentre al Este (I Cuadrante) o al O este (IV Cuadrante) del
meridiano que es considerado como origen .
185

• T • * 0 ' OO* W

0
ECHADO#

FTG . 39

1
186

Otras v eces se ha hecho referencia para e l levantam iento d el cuadricula
do, de la intersección originada por e l paralelo 10°31'00" de Latitud -
Norte con e l meridiano 66°56'00" de Longitud O este. Dicha in tersec­
ción determina la formación de cuadro cuadrantes (I, II, III y IV ), v é a ­
se la F ig. N ° 41. En este ca so , e l e je de las ab scisas es e l paralelo
10°31‘00" N . y e l e je de las ordenadas es el meridiano 6 6 °5 6 '0 0 " W.
que pasa por Caracas (M eridiano de Loma Quintana).

En lo que respecta a las ab scisas y ordenadas de un punto estarán a-
fectadas del signo que le corresponde de acuerdo al cuadrante a que -
pertenece.

c) Constitución del sistem a. Comprende los sigu ien tes elem entos:

1) Ejes del sistema

-E je de la x o e je de las a b scisa s.
-Eje de las £ ° e je de las ordenadas

2) Origen del Sistema u Origen de Coordenadas *1

3) Coordenadas

-Abscisa
-Ordenada

1) Ejes del sistem a ■ El eje de las ab scisas está orientado en
sentido horizontal y e l de las ordenadas en forma ve rtic a l; -
ambos se cortan en ángulo recto (9 0 °). El e je de las absc¿
sas (x x ,), es la línea a partir del cual se mide la ordenada -
del punto, y el e je de las ordenadas, es la línea a partir
del cual se mide la abscisa del punto considerado.

I
187

«•••*'«o* •

ÍTG. N“ 41
188

2) Origen de coordenadas. Es e l punto de corte o intersección
del eje de
las a b s c i­
sas con e l
e je de las ES Y
ordenadas.
El origen -
(o) divide
a cada eje
en dos se
© ©
m ie je s , los
cuales in ­ ED
dependie^
temente - X, o X
son posiU
vos y necp
tiv o s . Los
sem iejes -
p o s itiv o s -
©
son: (oy)
y (ox) y -
E3 Y
los negati
vos son: Fig. N° 40
(oy,) y
(o x ,). También e l origen determina cuatro cuadrantes: (I,
II, III y IV),

3) Coorde nadas ■ La ab scisa es la distancia que e x is te entre -
un punto considerado y e l e je de las ordenadas (y y , ). Esta
puede ser; p o sitiva o n ega tiva . La abscisa es p o s itiv a , -
cuando ésta se toma a la derecha del origen de coordenadas
y n e g a tiv a , cuando se toma a la izquierda del origen de
coordenadas. La ordenada . es la distancia que e x is te en­
tre e l punto y e l e je de las ab scisas (x x ,). Esta puede ser:
positiva o n egativa. La ordenada es p o s itiv a , cuando ésta
se considera por arriba del origen de coordenadas y negativa
cuando se considera por debajo del origen de coordenadas.

Sea por ejem plo los puntos A , B, C y D (Véase la F ig. N ° 42)
cuyas coordenadas son las sigu ientes:
189

Y
IZQUIERDA ■^DERECHA

A ( x ,y)
D i- * .* ) ARRIBA
r
i
i
t !i t
X, ¡ o
1 ¡ i
i i ▼
i IABAj O
i - - f 00 1
C K -r)
i
i
l
i
i
1
i >=

X
1

Fig. N ° 42

Abscisa positiva (x)
I) Punto A (x , y)
y ordenada p ositiva (y)

Abscisa p ositiva (x)
II) Punto B (x, -y ,)
y ordenada negativa (-y ,)

Abscisa negativa (-x )
III) Punto C ( - x , -y ,)
y ordenada negativa (-y .)

Abscisa negativa (-x)
IV) Punto D (- x , y)
y ordenada positiva (y)
190

d) A plicación del Sistema de Coordenadas Reticulares o Sistema Cua­
dricular. Desde e l in ic io de la Primera Guerra Mindial (1914-1918)
se ha usado en las Cartas e l cuadriculado o retícula m ilitar, y a
partir de entonces se ha empleado en gran e s c a la , debido a que fa^
c ilita calcu lar sin pérdida de tiempo las distancias entre dos pun­
tos cuyas coordenadas reticulares se conocen, e igualmente deter­
minar e l acimut de una línea que une a dos puntos cualesquiera
dentro del alcan ce de la a rtille ría , y por lo tanto es muy útil para
operaciones m ilitares. Para la Segunda Guerra Mundial (1939 —
194 5) se extendió su empleo en todo tipo de operacion es, sin em­
bargo se produjo un confusionism o, a l aparecer en e l teatro de los
acontecim ientos una s erie de cartas con la implantación de d istin ­
tos sistem as de cuadriculado y algunos muy antiguos. Esto dio -
lugar más tarde a la consecución y establecim iento de una red cua^
driculada en escala mundial. Entre los variados sistem as con oci­
dos tenemos los sigu ien tes:

Las Coordenadas de Gauss-Krüger o Bandas M erid ion ales, usado -
en la con fección de Cartas por e l Instituto Topográfico de Berlín -
(Alemania); e l C anevás Progresivo M ilitar de los EE. U U . , emplea^
do en la elaboración de Cartas por el S ervicio G eod ésico y de C o£
ta de los EE. U U .; e l Cuadriculado Francés de Lambert; e l Cuadri­
culado In glés; e l C anevás P o licó n ico U n iversal, usado por e l Ser­
v ic io G eo d ésico de los EE. U U .; e l Cuadriculado de Mercator
Transversal U niversal y otros. Este último por ser un sistema
conforme que se presta a cálcu los s en cillo s fue adoptado en d e fi­
nitiva como una cuadrícula universal.

La u tiliza ción de la cuadrícula nos permite una orientación segura
y una determinación precisa del lugar, lo cual tiene gran importan­
c ia , tanto para e l m ilitar como para e l geógrafo.

I) CUADRICULA MERCATOR TRANSVERSAL UNIVERSAL ( U . T . M . ) . La Cua­
drícula
M ercator fue diseñada para e l uso mundial y cubre ca s i toda la superfi
c ié del g e o id e , tanto en e l sentido de la latitud como en e l sentido de
la longitud; en la forma primera abarca desde los 80° Norte hasta 80°
Sur, y la segunda, de los 180° O este a los 180° Este, es d ecir, cubre
toda la longitud terrestre.

Para e l establecim iento de la red se ha considerado como meridiano on
gen e l de los 180°W de Greenwich. A partir de este meridiano y s i-
191

guiendo la dirección Oeste-Este, o mejor dicho en el mismo sentido -
del movimiento de Rotación de Tierra, se ha dividido los 360° de lonc¿
tud del globo en 60 partes iguales, llamadas Zonas o Husos, cada una
de las cuales tiene una amplitud de seis grados (06°) y están referidos
al meridiano central de la Zona.

En Venezuela dichas zonas se encuentran repartidas en la forma siguien
te; (Véase la Fig. N° 43).

Zona N° 20: entre los 60° y los 66° de longitud
0 !

2, Zona N° 19: entre los 66° y los 72° de longitud 1

3) Zona N° 18: entre los 72° y los 78° de longitud

El hecho de utilizar la intersección del Ecuador terrestre con el meridta
no central de cada zqna, como punto de origen, conduce a usar los pre
fijos Norte o Sur para las latitudes y Este u Oeste para las longitudes,
cuestión que resulta recargada e incómoda; este inconveniente ha que­
dado subsanado asignando al origen o intersección valores numéricos -
que facilitan el manejo del cuadriculado en la zona en cuestión, asf el
meridiano central tiene un valor de 500.000 metros qa e recibe el nom—
bre de Abscisa Falsa y el Ecuador terrestre tendrá un valor 0 metros pa^
ra las latitudes nortes y 10.000.000 metros para las latitudes sur; e s ­
tos últimos valores se denominan Ordenadas Falsas.

Es conveniente saber que las abscisas falsas aumentan de Oeste a Es­
te y las ordenadas falsas crecen desde 0 metro (en el Ecuador) hasta -
el polo Norte y disminuye desde 10.000.000 metros (en el Ecuador) ha¿
ta el Polo Sur (Véase la Fig. N° 44).

La cuadrícula Mercator transversal universal, para localizar y diferen­
ciar las porciones que abarca, establece zonas de seis grados (06°) de
longitud por ocho grados (08°) de latitud, los cuales se identifican
mediante combinaciones de números y letras. (Véase la Fig. N° 44 a).

La amplitud total del cuadriculado en sentido de la latitud es de 160°
de norte a sur, o sea (80°N + 80°S), esto hace que haya zonas de 08°
de latitud que se identifican de norte a sur por letras del alfabeto des-
192

FIG. No 43
*
193

•O* WOUTC

F if l. N * 4 4
194

_LA S 6 0 Z O N A S EN QUE S E HA D IV ID ID O LA
T IE R R A . SEG U N LA PRO Y EC C IO N
U.T.M.

% - 2 ______
180? S
NA*

•''■ío X 9 N \ ' , ? $ / / ?%
L j > i- / '* 9 / *
A„

102 Í 3 X ^ " '/ / ^
14 ^ ¿
9«--Z_--- 99 ' >
9 0 -^ - 93
16 --- 87
84----
17
,78 ^
3 - ^ ''X < /

• >y
o* c°*'

v
V'l A ' / " «V ^ * \ n e \
K ', / f 7 » *> „ <i> «* 'v \ \ 7 \ %,
* * / *s L , / /

X -Oí 0 'X > « ‘
x -J
o (
Números de los Zonas < N- K
9 Números de las Zonas
cr.

KCG» ií** /J+ a
195

de £ hasta x, omitiendo solamente las letras £ y o.

La identificación de las zonas con relación a la longitud es la misma -
que le corresponde por ubicación a la zona o huso y siempre el número
del huso seguirá a la letra que indica la latitud.

Cada zona cuadriculada está dividida en cuadrados o cuadrículas de
100.000 metros por lado, cuya identificación se hace por medio de com
binaciones de letras. A partir del meridiano 180°W de Greenwich y s£
guiendo la dirección oeste-este, los 360° de longitud e c u a t o r i a l se
han dividido en 20 zonas de 18° , en la que cada ordenada de 100.000-
metros se designa portes letras del alfabeto desde A hasta la Z, om í--
tiendo las letras £ y o. La identificación de las abscisas de 100.000
metros en latitud se hacen también mediante letras del alfabeto desde
la A hasta la V, omitiendo la ^ y la o.

LECTURA, DESIGNACION Y LOCALIZACION DE LA CUADRICULA MERCA-
TOR (U.T. M .). La designación y ubicación de la cuadrícula (U .T.M .)
se hace por medio de la iptersección del eje de abscisa (x) con el eje -
de ordenada (y); esta intersección determina particularmente el origen-
de medición de cada cuadrícula, el cual se ha convenido en designar -
por la referencia numérica de los ejes intersectados en le esquina Sur-
Oeste de la cuadrícula y cuya distancia se lee a la DERECHA y hacia
ARRIBA de los ejes de referencia. Así por ejemplo en la Fig.45, la cua
drícula (1) se designa por (60-00) y la cuadrícula (2) se d e s i g n a por
(52-92); pero en la localización de un punto (P) en la misma Fig. 45 se
designa así; P(256—1. 100) o sea las coordenadas reticulares del pun­
to (P) expresadas en kilómetros (km) y en esta otra forma expresadas en
metros (m):

P(256.000 - 1.100.000)

En nuestras Cartas a escala 1:100.000 la cuadrícula (U .T .M .) tiene -
por lado 4 km = 4.000 m, y abarca una superficie de 16 km2 o sea
16.000.000 m2; en las escalas 1:50.000 (U .T .M .) cada cuadrícula tte
ne por lado 2.000 metros (m) y cubre una superficie de 4.000.000 m2 y
en la escala 1:25.000 (U .T .M . y Cónico Secante Compensada) cada 1¿
do de la cuadrícula tiene 1.000 metros o sea que representa una super­
ficie de 1.000.000 m2.
196

Tanto en las Cartas 1:100.000, 1:50.000 y 1:25.000, se observan que
los ejes de abscisa y de ordenada representan valores que vienen de­
signados por cifras escritas en mayor y menor tamaño, los cuales se re
fieren a los dos o tres dígitos correspondientes a la unidad, decena o
centena de millar (Véase la Fig. N° 45 y la Fig.SO) (52, 56, 60 y 64-04,
00, 96 y 92); denominándose dígitos principales y se escriben de un -
mayor tamaño. Los otros dígitos corresponden a la unidad, decena y
centena simple y también a la unidad de millón o centena de millar y
se escriben en menor tamaño.
197

Un ejemplo para demostrar lo dicho (véase la Fig.4 5): 1.002*000 mN -
(Esto quiere decir que e l e je de abscisa correspondiente se encuentra -
1.092.000 metros al norte del Ecuador) y 2 ^ 2 * 0 0 0 mE (Expresa que -
el e je de ordenada se encuentra 252.000 metros al este del meridiano
central tomado como origen de coordenadas reticulares (Meridiano Villa
de Cura: 67°30')

Se presentan dos tipos de problemas para trabajar con el sistema de -
coordenadas reticulares, e llo s son:

a) j peterminar las coordenadas retlculares d e^ n ^i^to^

b) Localizar un punto conociendo sus coordenadas*1

a) Determinar las coordenadas reticulares de un punto. Es indispen­
sable la escala de coordenadas o escalímetro rectangular. Para -
la solución gráfica véase la Fig. N° 46.

Se trata de determinar las coordenadas reticulares de un pun
to que viene dado por la intersección que forma el límite en
tre el Distrito Falcón y e l Distrito Miranda (Edo. Falcón)
con la carretera Coro-Punto Fijo.

1) En primer término, la división horizontal del escalímetro se
hace coincidir con el eje de abscisa (71) y al mismo tiempo
se hace coincidir e l borde de la d ivisión vertica l con e l pun­
to deseado; en nuestro caso: límite D istrito-Carretera, que
se encuentra en la cuadrícula (20-71).

2) Como se puede observar el intervalo entre coordenadas es 5
km, o sea la diferencia entre:

76-71 * 5 km ; 2 5-20 = 5 km

El cual viene expresado por la escala 1:100.000 (Expresión
planimétrica del terreno; donde cada 1 cm en la Carta equi­
vale a 1 km, entonces los:

5 km = 5 cm
198

*— " >■ — . — U 1. loo.ooo

Coordenados Reticulares------- Inteiseooion (424000-1.275.600)

Flg. N* 46
199

3) En la figura 46 se aprecia que el punto lntersectado se en —
cuentra; a 20 + 4 = 24 km a la derecha del e je de ordena­
da (20) y a 71 + 4,6 * 75,6 km hacia arriba del e je de abs_
cisa (71).

4) A los valores obtenidos de la abscisa y ordenada se le agre­
ga la cifra pequeña que se encuentra a su margen izquierda
o sea:

abscisa 424 km y ordenada 1.275,6 km

5) Luego se expresa en metros y se representa en su forma c o ­
rrecta, primero la abscisa y después la ordenada, así:

(424.000 - 1.275.600)

b) Localizar un punto conociendo sus coordenadas

Como ejem plo, se trata de loca liza r un punto (P ), cuyas coqr
denadas son las siguientes: (Véase la Fig. N° 4 7)

(65.275 - 1. 141.625)

1) Se ubica la cuadrícula simple donde se encuentra el punto -
(P), sea:

(64 - 140)

2) Se busca la relación de cuadrícula con respecto a su valor -
expresado en centímetros (cm) y su valor expresado en me —
tros (m) o en kilómetros (km), atendiendo a la escala corres­
pondiente: En nuestro caso la escala es 1:25.000.

Cada cuadrícula tiene 5 cm por lado, que corresponde a 12 50
metros

5 cm = i. 250 m
1 cm 3 250 m

3) Hacemos coincidir el borde de la división horizontal con el
eje de abscisa (140) y e l borde de la división vertical con -
e l e je de ordenada (64).
200

O'- " Lo:: «alcid oa onum n::oüor. un l a c a rta o rig in a l a e sc a la l s 25.00'.-

Coordenadas Reticulares del punto(P) (65.275 — 1.141.625)

Fig. N2 47
201

4) Luego apreciamos sobre la d ivisió n horizontal del es c a li,
tro la graduación 775 y sobre la d ivisió n v e rtic a l la gradúa
ción 875, los cu ales sufhados con los valores de las a b s c i­
sas y ordenadas nos reproduce las coordenadas dadas; enton
ces de las graduaciones anotadas se levantan sendas perpen^
diculares y donde se corten será e l punto deseado cuyas
coordenadas son:

(65.275 - 1. 141.625)

K) SISTEMA DE COORDENADAS RECTANGULARES. Como es te sistema está
referid o estrictam ente al
campo m ilitar, nos limitaremos a describ irlo solam ente.

a) Concepto. Es aquel que nos permite determinar la posición re la ti­
va de un punto mediante dos distancias consideradas a partir de -
una dirección fundamental y a un punto base.

b) Constitución del sistem a . Está constituido por dos elem entos de
referencias u tilizados como base y dos distancias empleadas cano
elem entos de lo c a liza c ió n .

1) Elementos de referen cias 2

Una dirección fundamental o base, que puede ser
la Norte-Sur M agn ética, la Norte-Sur Reticular o
la Norte-Sur G eo grá fica .

Un punto base u origen

2) Elementos de ubicación o de lo ca liza ció n

Una d istan cia, que corresponde a la medida tomada
entre el punto base y la intersección que forma la
dirección base con su perpendicular trazada que pa
sa por e l punto problema.
202

Una distan cia, que representa la medida tomada s o ­
bre la perpendicular a partir del punto problema y su
intersección con la dirección fundamental.

c) Se presentan dos tipos de problemas en e l sistem a rectangular,
e llo s son:

1) Determinar las coordenadas rectangulares de un punto.
2) L oca liza r un punto, conociendo sus coordenadas rectangula­
res .

L) SISTEMA DE COORDENADAS POLARES*1

a) C oncepto. Es aquel que nos permite lo c a liz a r un punto tanto en -
la Carta como en e l terreno mediante un ángulo y una d istan cia, -
los cuales se encuentran referidos a una dirección base (o e je po­
lar) y a un punto origen.

b) Constitución del sistem a . Está constituido por los sigu ientes ete
mentos:

1) Lfnea de referencia o Eje polar, que puede ser cualquiera de
las direcciones bases o fundam entales.

2) Punto de referencia u origen de coordenadas, o sea e l v é rti­
ce de donde parte e l ángulo.

3) Coordenadas o elem entos de lo ca liza ció n

Una d is ta n c ia . que va desde e l punto origen
a l punto problema.

Un ángulo, que está formado por la dirección
fundamental y la lfnea que parte del origen y
llega hasta e l punto problema.
203

c) Igual que en las coordenadas rectangulares se presentan dos pro—
blemas, ello s son:

1) Determinar las coordenadas polares de un punto.

2) Localizar un punto dadas sus coordenadas p ola­
res.

1) Determinar las coordenadas polares de un punto. Sea p o r
ejem plo que deseamos determinar las coordenadas polares de
un punto (P ), que aparece en la Fig. N° 48. Para lo cual va_
mos a escoger un punto (A) como base y la dirección del ñor
te reticular.

1) Se traza el paralelo y e l meridiano reticular (o sea el
e je de abscisa y 'e l eje ordenada) del punto (A), en
base a los ya existen tes.

2) Se une por medio de una línea el punto (A) y el punto
(B ), al que le vamos a determinar las coordenadas po
lares.

3) Colocamos el transportador haciendo centro en e l pin
to (A ), en tal forma que coincida el cero del transpor
tador con la norte-sur reticular (o e je de ordenada).

4) Medimos el ángulo comprendido entre la norte-sur re
ticulada y la línea que va del punto (A) a punto (P) y
marca en e l transportador 12°30' o sea el acimut re ­
ticular. (Véase la Fig. N° 48).

5) Después medimos la distancia que hay entre el punto
(A) y el punto (P) y que medido con e l escalím etro co
rresponde a 7,4 cm. Dicha distancia relacionada
con la escala 1:100.000 de la Carta en cuestión:
equivale 7.400 m (valor terreno).

6) Entonces las coordenadas polares del punto (P) con
respecto al punto (A), será:

(Az. 12°30' - dist. 7400)
204

Coordenada» PO LARES d*l punto (P) (Ai. 12*30' - Dl»t.7.400m.)

NOTA s Los c a la d o s están basados caí l a corta o r ig in a l a es ca la 1: 100*000

F lg . N * 4 8
205

2) Localizar un punto dadas su coordenadas polares. Sea por ejem ­
plo las siguientes coordenadas polares: (Az. 19 5° - dist. 6000 m)
de un punto (P) con respecto a otro punto (C ). Para resolver grá fi­
camente este problema véase la Fig. N° 49.

1) Se traza el paralelo y el meridiano reticular (e je de abscisa -
y e l e je de ordenada) del punto (C) en base a las líneas ya -
existen tes, como en el caso anterior.

2) Haciendo centro con el transportador en el punto (C) y en tal
forma que el eje de ordenada coincida con el cero del trans­
portador, verificando su coincidencia se procede a medir el
ángulo 19 5°, del cero (0) a la derecha sobre e l transportador,
y en la división correspondiente se marca un punto auxiliar.

3) El punto (C) y el punto auxiliar se une por medio de una línea
continua y prolongada.

4) Luego se lleva la distancia (6.000 m) dada, que corresponde
de acuerdo a la escala 1:100.000 de la Carta en cuestión a
6 cm por medio del escalímetro a partir del punto (C) hasta -
la prolongación de la línea y donde coincida la correspondió
te medida (6 cm ), a llí estará la posición del punto (P) o sea
que el punto (P) (Az. 195° - dist. 6.000 m).

Nota: En los dos casos tomando como referencia la n o rte --
sur magnética o la norte-sur geográfica se efectúa lo s m is­
mos procedimientos anteriores.
206

ílOTAi Los cá lcu los están basados en l a ca rta o r ig in a l es ca la l t 100.000

Coordnnodo» P O L A R E S d«l punto “P* (Az. 196* — 01»*.6.000 m.)

Fig.N * 49
Capitulo IX
REPRESENTACION DEL RELIEVE

GENERALIDADES. La representación de las formas del relieve, como:
montañas, mesetas, llanuras y depresiones ha sido
uno de los grandes problemas de la cartografía práctica. La reproduc­
ción de estos accidentes como se aprecia en la naturaleza sólo es fac­
tible mediante una gran reducción de escala.

En el mapa o la carta, para expresar la realidad espacial debe señalar
los elementos naturales y culturales del terreno de tal forma que su re
producción sea clara y objetiva. Del mismo modo la representación -
realizada de la superficie será más fie l cuanto mayor es la escala utiU
zada.

METODOS DE REPRESENTACION DEL RELIEVE

a) Concepto. Son los modos o maneras de reproducir la imagen real
de la superficie mediante semejanza a una escala reducida.

b) Clases de métodos1

1) Método del sombreado con trazos o Método de Lehmann
2) Método del sombreado plástico
3) Método de curvas de nivel
4) Método de tintas hipsométricas
5) Método estereográfico
6) Método de curvas de nivel con iluminación oblicua
7) Método cantográfico
8) Método de Kitiro
9) Método morfográfico
208

En este capítulo sólo nos referiremos al método de curvas de nivel por
considerarlo el de mayor importancia.

C) DISTANCIA

a) Concepto. Es el intervalo existente entre dos puntos, planos o
cosas.

b) Clases de distancias. Se pueden destacar cuatro tipos de distan
cías fundamentales, a saber:

1) Distancia geométrica (AB y BC). Es el intervalo en línea -
recta que existe entre dos puntos en el terreno, y en la prác
tica viene indicada por la retícula del teodolito. Su impor—
tancia radica exclusivamente en el cálculo geométrico de las
demás distancias. Solamente en el terreno plano la distan­
cia geométrica coincide con la distancia horizontal (Véase -
la Fig. N° 51).

2) Distancia horizontal o topográfica ( ADy D C ). Es la proyec­
ción lineal resultante de la distancia geométrica. En el ma
pa, la carta y el plano, una de las distancias más importan­
tes es la distancia horizontal, que viene expresada por la es
cala, y ésta a su vez indica las dimensiones planimétricas -
del terreno (Véase la Fig. N° 51).

3) Distancia real (a). Es el espacio sinuoso seguido entre des
puntos, es decir aquella que incluye todas las ifregularida —
des que encuentra a su paso. Tiene su importancia en el es
tudio de la pendiente o gradiente de un río (véase la Fig. N°
51).

4) Distancia vertical (BD). Es el intervalo o altura comprendi­
do entre dos puntos que tienen diferencia de nivel; en las -
cartas o planos la dis —
tancia vertical es muy
importante, y se obtie­
ne haciendo la diferen­
cia entre la cota de ma^
yor altitud (curva de ni­
vel de mayor valor) y
la cota de menor altitud
(o curva de nivel de m¿
ñor valor).
(Véase la Fig. N ' 51. - P*9. íl" 51
209

La relación entre la distancia vertical y la distancia
horizontal nos da el valor de la pendiente del terreno

D) METODO DE CURVA DE NIVEL

a) Concepto. Es aquel conjunto de lineas cerradas que representan
las distintas alturas sobre el nivel del mar. El plano de referen­
cia que se toma para el trazado dp dichas curvas, es el nivel me­
dio del mar en el lugar considerado. Las lfneas o curvas de nivel
son el elemento más importante de la representación del terreno; a
éstas también se le denomina, Isohipsas■ (1)

b) Tipo de curvas que integran el sistema

1) Curvas fndices. Son las lfneas más gruesas y cerradas que
encontramos en el sistema de curvas. Se establecen a inte¿
valos iguales, de tal manera que la separación entre curvas
o equidistancia entre curvas consecutivas, depende de la e:s
cala del mapa, de la importancia del relieve y de la preci —
sión del levantamiento.

En nuestras cartas escalas 1:100.000 y a 1:25.000, la equi­
distancia entre curvas índices son de 200 y 100 metros res­
pectivamente; además son las únicas que tienen valores nu­
méricos expresados en metros de las distintas altitudes, to­
das las otras se les deduce su medida.

A las curvas fndices también se les llama Maestras o Bases
(Véase la Fig. N° 52)

2) Curvas intermedias. Son más delgadas o finas que las cur­
vas fndices, y su intervalo está supeditado a éstas (Véase -
la Fig. N° 52).

3) Curvas interpoladas. Son líneas cerradas y discontinuas,
pero del mismo grosor que las anteriores. Su trazado está1

(1) Se le da el nombre a las lfneas que en el mapa unen puntos de igual
altitud o igual altura sobre el nivel del mar.
210

está sujeto a la curva más cercana. (Véase la Flg. N° 52).

4) Curvas dudosas. Son aquellas
que se representan mediante
puntos en forma continua y c e —
rrada. Como su nombre lo indi­
ca, son curvas levantadas a ba^
se de datos dudosos. (Véase la
Fig. N° 52).

También se considera en el sistema efe
curva de nivel, las llamadas: curvas
de depresión. Este tipo de curva se
representa igualmente mediante cur—
vas cerradas y continuas, pero a dife
rencia de las anteriores, su perímetro
interior tiene unas rayítas o segmen­
tos perpendiculares a la curva. Nos
representan las depresiones del terre­
no, cuando están encuadradas dentro
de grandes o pequeñas elevaciones. -
En la combinación de las curvas de -
elevación con las curvas de depresiái,
se siguen las siguientes reglas:

a) Toda curva de elevación que en
cierra a una curva de depresión
ambas tienen e l mismo valor o
cota y viceversa.

b) Toda curva de depresión que en
cierra otra curva de depresión ,
la curva contenida tiene menor
valor que la curva envolvente.

Otro tipo de curva, es la llamada de
profundidad o isobatas, que represen­
tan puntos de igual altura debajo del
nivel del mar. Estas líneas cerradas
211

y continuas, se expresan en brazas o en metros (1 braza - 1,83 -
metros). Los mapas batimétricos son la manifestación de las cur
vas de profundidad o isobatas de las grandes extensiones marinas.

ESCALA: 1:20.000
Intervalo entre curva Indice
Intervalo entre curva Intermedia

Curva índice o maestra
__________ Curva intermedia
Curva interpolada
............... Curva dudosa
................. Curva de depresión
212

c) Características de las curvas de n ivel. Las más Importantes son -
las siguientes;

1) Son lineas cerradas de trazado regular y uniforme.
2) Tienden a ser paralelas entre s í, especialmente en los va —
lies amplios.
3) Presentan forma de U con la convexidad hacia el terreno tejo
o llano en las crestas (Líneas de Fe ).
4) Presentan forma de V con el vértice hacia arriba en las zonas
de drenaje (líneas de thalweg).
5) Presenta la forma de M en la unión de dos crestas.
6) Excepto en los relieves abruptos, jamás se tocan o confundas.
7) Jamás se bifurcan.
8) La equidistancia entre curva tiene un valor absoluto que se -
mantiene constante; pero depende de la escala del mapa, de
la importancia del relieve y de la precisión del levantamierto.

EN EL GRAFICO. Véase algunas de las características de las curvas -
de nivel.

Fíg. N° 54
ESCALA: 1:4.000 Equidistancia entre curva; 20 m.
"HHHMH Forma de U con la convexidad hacia la parte menos baja
A Forma de V invertida, con e l vértice hacia la parte más alta
nota ;
í^ 7 s , u s curvas de nivel c o r s e o as coUs de . . . * . * • *
214

E) DETERMINACION DE LA ALTURA O COTA DE UN PUNTO EN EL MAPA TO­
POGRAFICO .

La obtención de la cota de un punto en el mapa topográfico se hace en
función de las curvas de n ive l. Esencialmente se presentan tres c a ­
sos, a saber:

a) Cuando el punto deseado queda sobre alguna de las curvas bases o
maestras, en este caso sólo será necesario seguir con la vista la
curva hasta que aparezca la cota de elevación.

b) Cuando e l punto deseado queda sobre alguna de las curvas interme
dias, se halla su elevación por referencia a la curva maestra, y

c) Cuando el punto en cuestión se encuentra en medio de dos curvas,
hay necesidad de interpolar. Para este caso, daremos un ejemplo
a continuación:

Se quiere determinar la cota de un punto (E ), mejor dicho interpolar
una curva (c) entre dos curvas conocidas, para lo cual se procede
de la manera siguiente:

1. Se traza un segmento de recta AB, perpendicular a las dos cur
vas conocidas, que pase por el punto de cota desconocida. -
(Véase la Fig. N° 55).

2. Medimos so -
bre el segnen
to AB, la dis­
tancia (d .), -
igualmente -
medímos la -
distancia (d)
comprendida
entre el pun­
to (E) y la cur
va (c.) más -
cercana (Véa­
se Fig. N° 53

3. En la Fig. N°
56, el trián­
gulo A B D es Fig. N° 55
215

sem ejante con el triángulo A E C , por lo tanto se puede e s c r i­
bir:

AB _ BD d, BD

ÁE CE d x

Despejando e l valor de x , tenemos:

x - d. (BD)
d>
(1)

Fórmula que nos permite calcu lar e l intervalo entre la cota de
mayor o menor valor y la cota d escon ocid a .

4. En la fórmula
(1 ), la distari
cia (d) es la ELEVACION
considerada
entre el punto
(E) y la curva C2
más cercan a,
que se mide
en centfm e—
tros o en
m ilím etros.

5. La distancia
(d ,) es la com
prendida en ­
tre las dos -
curvas cono­
c id a s , tam­
bién se mide
en cen tím e- -
tros o en m ií
m etros. Fig. N ° 56

6. El factor (BD), es la diferencia de n ivel que hay entre las dos
curvas con ocidas, o bien la diferencia entre las curvas de ma
yor y menor valor ( 0 2 - C j ) , o sea que BD = (0 2 - C jh Este -
factor también es llamado distancia vertica l y viene expresado
216

7. El valor x , es e l intervalo entre la cota más cercana y e l pin
to (E); pero la cota defin itiva del punto, se logra aplicando el
procedimien -
to s ig u ie n te :
Cuando el pui_
to (E) o cota
i PLANTA 1
desconocida
está más cer­ ¿O
cana a la cur
va de menor -
valor, dicho
intervalo (X) —
se le suma a
\
la cota de me
ñor valor; si
por e l contra­
rio e l punto -
(E) está más
cerca na a la
curva de ma­
yor v a lo r, se
le restará di Fig. N ° 57
cho in tervalo (X) , y en esa forma se encontrará e l valor de la
curva deseada.

Sea e l sigu ien te ejem plo numérico (Véase F ig . N ° 57).

Si d, = 2,7 cm

d = 1,1 cm

15 = (C 2- C j ) = (850 - 700) = 150 m

Aplicando la fórmula;

x = d (BD) 1,1 cm ■ 150 m
d, 2,7 cm

165
x =
2,7
61 m r Intervalo
. entre la curva C
[pu n to (E)
217

Como el punto (E) está más cerca de la curva de menor valor
o sea la curva de 700 m, habrá que sumarle el intervalo de
61 m, o sea:

700 + 61 = 761 metros

El valor resultante, es la cota exacta del punto CE) en cues­
tión.
218

QUEBRADA DE CHARALLAVE
V •• 7 * «• 3 * 4 * 3* 2 * r O*
E D ICIO N 1961 L i ¿ i . i .l .i .i. i.i .i . i . n i , ,,i . ,.i, t,i

i
Capítulo X
ESTUDIO DE LA PENDIENTE Y EL PERFIL DE TERRENO

A) GENERALIDADES. El grado de inclinación que tiene la superficie del
terreno, viene dada por la relación entre dos distan
cias fundamentales: la distancia vertical y la distancia horizontal.
El estudio de la inclinación o pendiente del terreno (1) se cuenta -
entre los aspectos más importantes del relieve, que no sólo interesa
a la Cartografía, sino también a otras ciencias, como: Geografía, Geo
logia, Geomorfología, Agronomía y la Ingeniería Civil.

Cada una de estas ciencia en particular, persigue po r sí sola
un fin determinado en la obtención de la pendiente, por ejenplo en -
Agronomía nos sirve para seleccionar las zonas útiles para un deter­
minado tipo de cultivo, lo mismo para la construcción y disposición -
de los canales de regadío; en los trabajos de ingeniería de campo nos
permite seleccionar la línea pendiente e n las zonas montañosas, que -
es indispensable para el trazado de carreteras y vías férreas; en car
tografía para la confección de los mapas de pendientes que tienen su
aplicación en distintos campos profesionales. El estudio de la pendier
te es tan amplio, que se le considera como una ciencia (1)

En general, la pendiente del terreno nos faculta para hacer
uso racional de la superficie de la Tierra, es decir, que su aprove­
chamiento depende de su mayor o menor inclinación.

Bj CONCEPTO. Pendiente del terreno es la relación geométrica constante
entre la distancia vertical y la distancia horizontal o to
pográfica. 1

(1) La pendiente del terreno, también recibe el nombre de gradiente;
pero algunos autores, este término lo usan para referirse a la
pendiente de un río.

(2) Erwin Raisz. Cartografía. Ediciones Onega S.A. Barcelona, 1953.
220

C) DEDUCCION DE LA GRADIENTE O PENDIENTE

Si llamamos:

p = gradiente del terreno

DV = distancia vertica l

DH = distancia horizontal

P o d e m o s escribir p o r defini c i ó n d e p e n d i e n t e , que:

D) METODOS CUANTITATIVOS PARA EXPRESAR LA PENDIENTE

Hay muchas formas de expresar la in ­
clin ación del terreno, e lla s son;
B
a) En porcentaje
b) En m ilésim os
c) En grados
d) En quebrado ordinario o una
fracción decim al
e) En metros por kilómetros
(m/km)

a) En p orcen ta je. Es aquel cuando
la relación entre la distancia ver
tic a l y la distancia horizontal se Fig. N ° 58
expresa en tanto por c ien to . Una pendiente d el 1% s ig n ific a , que
por cada 100 metros de distancia entre dos puntos hay 1 metro d e -
desn ivel (o sea 100 metros de distancia horizontal por 1 metro de
distancia v e rtic a l).
221

REPRESENTACION GRAFICA DE UNA PENDIENTE DEL 101

100
np
1000

FORMULA PARA EL CALCULO re LA PENDIENTE

DV p i p \m x 100
m iw

EJEMPLO NUMERICO. Se mide una distancia entre dos puntos en el
terreno (distancia horizontal), la cual co­
rresponde a 46S metros, y la diferencia de nivel (distancia ver
tical) entre los puntos considerados es 20 metros.

Calcúlese la pendiente del terreno en porcentaje.

P 1 = — -— x 100 = 4,3t
46 S

Qué significa una pendiente de 4,31 ?

2. En milésimos. Se establece cuando la relación entre la distan­
cia vertical y la distancia horizontal se expresa en tanto por
mil. La pendiente en milésimas se emplea mucho para usos milita
res. Una pendiente del 1 °/oo(uno por mil) quiere decir que -
por cada 1000 metros de distancia entre dos puntos hay 1 m e ­
tro de desnivel. Una milésima es igual a una inclinación de -
cero uno por ciento (0,H).

REPRESB'ITACIQN GRAFICA DE UNA PENDIENTE DEL 100 •/*>«

100

1.000

—nr
222

FORMULft PARA EL CALCULO DE LA PENDIENTE EN TANTO POR MIL
(% o )

DV _ P % ,
DH 1000

EJEMPLO NUMERICO. Se mide una distancia entre dos puntos en
la carta (distancia h orizon tal), que según la escala corresponde a
465 metros y la diferencia de n ivel entre las dos cotas es 20 me­
tros. Determínese la pendiente en m ilésim os.

20
P °/oo x 1000 = 43 (m ilésim os)
465

Se puede observar en e l ejem plo numérico que la pendiente en mi­
lésim os es igual a 10 v e c e s la pendiente expresada en tanto por
cien to. (pendiente anterior 4,3 % x 10 = 43 m ilésim os)

Qué s ig n ifica una pendiente de 43 m ilésim os?

c) En g ra d o s. La pendiente en grados la podemos expresar de tres -
modos distintos:

1) Por medio de la relación tangente
2) Por medio del ángulo central terrestre
y el arco subtendido
3) Por medio de la relación 20 m/km = I o 08' 45" 1

1) Por medio de la relación tangente. La pendiente se obtiene -
en este método mediante la relación del cateto opuesto (dis­
tancia vertica l) y e l cateto adyacente (distancia horizontal)
y vien e expresada por un ángulo formado por la visu al dirigida
al punto más alto y e l plano horizontal que pasa por e l punto
más b a jo, o sea:
223

o C = arctg. DV
DH

El grado de inclinación del terreno es igual arco tangente del
cocien te de d iv id irla
distancia v ertica l •-
por la distancia hori­
zonta 1.

EJEMPLO NUMERICO.
Se tien e un terreno -
montañoso cuya dife­
rencia de n ivel entra
dos puntos es 127,021
metros y la distancia
en proyección h ori- - Fig. N ° 59
zontal entre los mismos es 220,000 metros. C a lcú lese la par
diente en grados del terreno montañoso.

© ¿ = arctg A27i Q2L ; = arctg. 0,57736
220,000 ______________

o í = 30°

Luego se busca e l valor de la tangente en la tabla de fu n cio—
nes naturales y nos dá un ángulo de treinta grados (o ¿ = 30 °i
que es la pendiente averiguada.

2) Por medio del ángulo central terrestre y e l arco subtendido. La
pendiente del terreno, se logra en este método mediante la
consideración de un ángulo central que subtiende un arco, c ij
ya medida tiende a s e r igual a la cuerda correspondiente
(Véase Fig. N° 60).
224

w - = n f r ; pero como: ™

£ ‘ fl ; y
R « DH

tonces:
oC DV o¿ x 2 ff R = D V X 360°
3'60u
2 IT R

DV 360°
o¿. = -25L-x S7,3
■ “ BT x T f T DH

Esta fórmula nos dá el valor de la pendiente directamente en grados.Se
aplica para determinar pendientes muy pequeñas. No debe usarse para -
calcular pendientes mayores de 20?

EJEMPLO NUMERICO: Se tiene dos puntos, cuya diferencia de nivel entre
los mismos es 30 metros y la distancia en proyección horizontal es de
100 metros. Determinar la pendiente en grados.

(Recuérdese que la fórmula a aplicar se usa para pendientes muy peque
ñas).
225

aC = ------- x 57,3 ; o C = 0,30 x 57,3 = 17°.19
100

= 17° 11' 24"

3) Por medio de la relación- 20 m/km corresponde a un ángulo
de 1° 08' 45"

Este método nos determina directamente la pendiente en g r a - -
dos y se u tiliza cá lcu los ex p ed itivo s.

20(m/km) N(m/km) _ 1° 08' 45" x N(m/km)
1° 08’ 45" ” 20(m/km)

1° 08' 45"
oó x N o O í = 0,0573 x N
20

EJEMPLO NUM ERICO. Si la p e n d i e n t e d e un t e r r e n o
es 45, 5 m/km. Cuál es la correspondiente pendiente de gra­
dos?

Si N es igual a 4 5,5 m/km, reemplazando en la
fórmula se tiene:

o C = 0,0573 x 45, 5

o L = 2°,60715

© 6 = 2° 36' 25", 7
226

Es decir que la pendiente de 45,5 m/kra es igual a otra pen —
diente expresada en grados de 2o 36' 25". 7.

d) En quebrado ordinario o fracción decim al. Se acostumbra a deno­
minarla gradiente, pero no es muy correcto. Se expresa haciendo
la relación entre la distancia vertica l y la distancia horizontal o
v ic e v e rs a , de la forma siguiente:

DV _ 5 1
DH ÍS- “ 3

Quiere decir entonces que la relación entre la distancia vertical y
la horizontal, para este caso: 1 es a 3. Se aplica este método -
para pendientes muy fu e rte s .

También se puede expresar asf:

DV 70 1 „ „
------- = ------- = ----- = 0,2
DH 3 50 5

La pendiente resultante es de 0,2.

e) En metros por k ilóm etros. Es e l método en el cual se expresa la -
distancia vertica l en metros y la distancia horizontal en kilómetros
y que luego se relaciona con la longitud de un kilóm etro, como di£
tancia horizontal base.
, DV(m)
Form u la ................... Pm/km --------------
DH(km)

EJEMPLO NUMERICO. La distancia entre dos puntos en e l terre —
no es 2 50 metros y la diferencia de n ivel de los puntos es 12,5 me_
tros. Determínese la pendiente del terreno en m/km.

DV = 12,5 metros
DH = 2 50 metros = 0 ,2 5 km
Reemplazando los valores

DV 12,5 m
50 m/km
DH 0, 25 km

La pendiente determinada es 50 m/km

PROBLEMAS PARA RESOLVER

1) C a lcú lese la pendiente, en grados, en porcentaje, en m/km, en
gradiente y en m ilésim o de un terreno cuya distancia horizontal eirc
tre dos puntos es 753 metros y la diferen cia de n ivel considerada
es 3 5 metros.

2) C alcular la gradiente de un rio , comprendido entre las cotas 72 5 m
y 475 m, la distancia entre los puntos es 15,8 cm y la esca la del
mapa es 1:15.000.

3) Se tien e una carta a escala 1:25.000, sobre la cual se han c o n s i­
derado dos puntos cuyas cotas resp ectiva s son: 1.7 51 metros y
648 metros. Cuál es la pendiente en grados y en m/km, si la d i¿
tancía topográfica es 2 ,5 kilóm etros.

4) C alcu lar la pendiente de un rfo , comprendido entre las cotas 850 y
3 75 metros, si la distancia horizontal es 3,7 Hm.

UN EJEMPLO PARA EL CALCULO DIRECTO DE LA PENDIENTE SOBRE LA
CARTA O MAPA

En e l plano topográfico N°61 c a lc ú le s e la pendiente en porcentaje de -
una porción de terreno comprendido entre A-B, cuyas cotas según la
carta son: 400 metros y 380 metros respectivam ente. La distancia -
horizontal medida con e l escalfm etro entre A y B es 2,7 cm.
228

PASOS A SEGUIR

1) Se encuentra la distancia v e r tic a l, haciendo la diferencia entre las
dos cotas o curvas de n iv e l, así;

DV = 400 - 380 = 20 metros

2) Como la distancia medida entre A y B es 2,7 cm, se encuentra el
valor correspondiente en el terreno, haciendo uso de la escala del
mapa, en la siguiente forma;

■ a) Mediante una regla de tres

1 cm (P) 4.000 cm(T)
2 ,7 cm (P) x

2,7 cm x 4.000 c/h
x 10.800 cm
1 cpf

x = 108 metros

Otra forma serfa;

b) M ediante la fórmula de la escala

T = d. P ; T = 4.000 x 2,7 cm

T = 10.800 cm

T = 108 metros

3) Luego se aplica la fórmula de la pendiente en porcentaje:

„ DV 20
P % = ------- x 100 P% x 100 = 18, S %
DH 108
229
EJERCICIOS PROPUESTOS PARA EL CALCULO DE LA PENDIENTE DEL
TERRENO

Fig. N “ 61
I

230

LA PENDIENTE DE A-B ES DE 18,51

En la misma carta N23 61, calcú lese las pendientes: C-D ; E-F; y G-H.

ESTUDIO DEL PERFIL Y SU TRAZADO

a) Concepto. Son los cortes v e r tic a le s del terreno que se consideran
a p a r tir de un plano h orizon tal cualquiera, o dicho de
otra forma, son las intersecciones del terreno con respecto a un
plano v e r t ic a l.

b) Clases de p e r file s . Se consideran 6 tipos de p e r file s , de los cua
le s nos referirem os tan só lo a los más usa­
dos, que son:

1) P e r f il n atu ral.Es aquel en donde se emplea la misma escala -
d el mapa para representar la distan cia v e riti_
c a l y la d istan cia h orizon tal d el p e r f i l . Se cumple la condi -
ción sigu ien te.

Escala Mapa = Escala (DV) = Escala (DH)

2) P e r f il realzado. Cuando la escala enpleada en la d istan cia ver
t i c a l es mayor que la u tiliz a d a para la distan
c ia h orizon tal y ésta igual a la escala d e l mapa. Se cúmplela
condición sigu ien te:

Escala (DV) ^ Escala (EH) = Escala Mapa

c) Indicaciones para e l trazado de un p e r f i l

1) Se señala la zona d el trazado del p e r f i l , mediante una lín e a -
h orizon tal o lín ea de corte.

7) Se construye la escala v e r t ic a l d el p e r f i l .

3) E l in te rv a lo (en metros) entre las curvas de n iv e l, es e l que
se u t iliz a para la separación uniforme entre las líneas hori
zontales que forman la escala v e r t ic a l; cada lín ea h o rizo n ta l
231

correspondiente tiene e l mismo valor que la curva intersectada por
la línea de corte y su espaciamiento en milímetros está delaciona-
da con la escala que conviene usar.

4) Las líneas de proyección procedentes de la intercepción de las cur
vas de nivel con la línea de corte, se dirigen hasta hacer e l con­
tacto con las líneas horizontales de la escala v e rtic a l que tiene
e l mismo valor correspondiente.

5) El contorno del p e r fil viene dado por la intercepción de las líneas
de proyección con cada una de las líneas horizontales, y luego d i­
chas intersecciones se unen por medio de una línea más o menos -
gruesa. Entonces hemos obtenido e l p e r fil correspondiente de la zo­
na en cuestión.

F) CONSTRUCCION DE LA ESCALA VERTICAL DEL PERFIL
I
a) Sea por ejemplo una carta a escala 1:50.000, cuya separación entre
curvas de n ivel son: 100 metros. Se piede,

- Construir un p e r fil natural de una zona previamente indicada, en
la carta, cuya condición e s l a siguiente:

Escala (DV) = Escala (DH) = Escala Mapa

Desarrollo: Se busca la relación en metros con respecto a la escala
de la carta, de esta manera:

Si: 1 mm (P) = 50.000 nm (T) (1)

1 mm (P) = 50 metros (T) ( 2)

Luego,la igualdad(2) se compara con e l intervalo o separación entre cur
va de nivel en la carta diciendo: s i 1 nm es igual a 50 metros; 1OtT
metros, de intervalo de curva corresponderá a 2 mn. Esto quiere decir
que la separación entre las líneas horizontales que conforman la
232

escala v e r t ic a l, deben tener un espaciamiento uniforme de 2 nm.

Para e l mismo caso, cuando e l in te rv a lo entre curvas es 200 metros,
la separación de las líneas h orizontales que forman la escala v e r t i ­
c a l tienen un espaciamiento de 4 nm, cotí rela ción con la misma esca
la d e l mapa. —

b) Sea por ejemplo una carta a escala 1:100.000, cuya separación entre
curvas de n iv e l, es: 200 metros. Se desea,

- Construir un p e r f i l realzado a l a escala 1:25.000, de la zona indica
da en la carta. La condición de este tip o de p e r f i l es:

Escala (DV) Escala (DH) * Escala Plano

D esa rro llo :
Se busca la rela ción en metros cotí respecto a la escala 1:25.000,
dada para e l p e r f i l .

Se procede de la misma forma a n terior:

1 nm (P) = 25.000 nm (T) (3)

1 mm (P) = 25 metros (T) (4)

La igualdad (4) se conpara con e l in te rv a lo de curva, en nuestro caso
es 200 metros. Entonces se d ice: 1 nm es igual 25 metros; 200 metros
equivaldrán a 8 nm. Este v a lo r s ig n ific a que la s lín eas horizontales
que forman la escala v e r t ic a l, tienen un espaciamiento uniforme de 8
m ilím etros.

G) EJERCICIOS PRACTICOS DEL TRAZADO DE UN PERFIL

Trácese e l p e r f i l A-B, en la fig u ra Ns 62 (caso p e r f i l n a tu ra l).

- Como la escala del mapa es 1:20.000. Se tra ta de aju star e l in terva ­
lo entre curva con respecto a la escala d el mapa. /
233

Se tiene:

1 mm(P) = 20.000 mm(T)

1 mm(P) =20 metrc6(T)

Luego los 100 metros
de intervalo corres —
ponderé 5 mm, que
después se trazan -
las líneas horizonta­
les con este espacia­
miento, como se ob­
serva en la figura N°
62. Una vez termina^
do el proceso se pro­
yectan las intersec­
ciones entre las cui
vas de nivel y la l í ­
nea de corte sobre la escala vertical construida, inmediatamente
después se traza el contorno del perfil.

Trácese el perfil C - D , en la figura N° 63 (caso del perfil realzado)

b) Sea una carta a esca­
la 1:100.000, en el
cual se va a trazar -
un perfil C - D a una
escala 1:2 5.000.

Se procede en la mis
ma forma anterior, di
ciendo:

1 nm(P) = 25.000 nm(T)

1 mm(P) = 25 metrcs (T)

Como en este c a s o
el intervalo entre cur
va es 150 metros, e¿
ta cantidad en metros
234

corresponderá 6 mm, que será el espaciamiento de la escala verti­
cal. Luego se proyectan las intersecciones como en el caso ante­
rior.

c) Véase otro eiemplo en la íigura N° 64.
d) Construya los perfiles que se indican en la Fig. N° 54.
1) Perfil C - D 2) Perfil C - F 3) Perfil C -E

Fig. N° 64
Capitulo XI
UNIDADES DE MEDIDAS ANGULARES

A) GENERALIDADES. En trigonometría, lo mismo que en geometría, la ma^
nitud de un ángulo depende de la amplitud de su a -
bertura; pero esta amplitud, que en geometría se considera casi siem —
pre limitada, o por lo menos no superior a una vuelta, puede ser ilim i­
tada en trigonometría. Los ángulos planos a que nos referiremos son
el acimut y el rumbo. que se toman a partir de una dirección base. C a­
da uno de .ellos presenta características propias.

B) ANGULO

a) Concepto. En geometría, ángulo es la abertura formada por dos rec
tas que se cortan en un punto llamado vértice (Véase Fig. N° 65),
y en trigonometría es la abertura comprendida entre la posición ini_
cial y la posición final de una recta que ha girado alrededor de
uno de sus puntos, permaneciendo siempre en el mismo plano.
90° .
9O’

,'360°
au

270°
Fig. N° 65
| Angulo geométrico f Fig: N° 66
|_Angulo trigonométricoj
t

236

b) Angulos horizontales y Angulos verticales. Teóricamente se en­
tiende por ángulo horizor-
ta l, al que se toma a pajr
tir de cualquiera de las
tres direcciones bases -
(norte geográfico, norte
magnético y norte reticu­
lar) sobre el plano hori­
zontal del respectivo lu­
gar; en este caso un ángir
lo horizontal (cC^) podría
ser; el del acimut o el
rumbo (Véase la Fig. N0
67) y un ángulo vertical -
(h) sería aquel que se mide por encima o por debajo del plano hori­
zontal del respectivo lugar al punto considerado; un ejemplo prácti
co que viene a colación, es la altura de una montaña a partir de un
plano horizontal (HH.) cualquiera, o también la altitud de montaña
cuyo plano horizontal está formado por el nivel medio del mar (Véa^
se las figuras N ° 68 y 69).

Fig. N° 68 Fig. N° 69
! ángulo vertical (h)J ^ángulo vertical (h)]
237

c) Medida de los ángulos. Para medir los ángulos en e l terreno, se
utilizan;

1) La Brújula. Es el Instrumento más sencillo para la medida de
ángulos horizontales, aparte de su uso común, como medio <fc
orientación. La brújula consta de una caja metálica, en cuyo
interior encontramos una aguja magnética sostenida por un pi
vote.

2) El Clisímetro. Se usa para medir ánbulos verticales. Es
esencialmente un nivel de mano, provisto de un telescopio, - '
un transportador y un vemier. El más popular de los clisíme-
tros es el "ABNEY".

3) El Sextante. Por medio de este instrumento se puede determi_
nar la latitud geográfica de un lugar, midiendo e l arco del
círculo comprendido entre el horizonte y la posición central -
del sol al mediodía. En los equinoccios, los rayos solares -
caen verticalmente sobre el Ecuador, y la latitud de un lugar -
cualquiera se puede calcular restando de 90° , el ángulo leido
en el sextante; pero en otra estación que no sea el equinoc—
ció, hay que corregir los resultados obtenidos, valiéndose pa
ra ello de tablas. También se pueden determinar las latitudes
por observación directa de la estrella polar. Igualmente pue
de emplearse para medir ángulos horizontales inferiores a 120°.
Dicho instrumento consiste en un espejo del Indice , fijo a un
eje que se puede hacer girar en el eje que lleva el trazo del
vemier que se apoya contra la escala graduada de 0o a 120°;-
además un segundo espejo fijo, llamado de horizonte, una ca^
ja metálica y un telescopio.

4) Los Teodolitos. Instrumentos de precisión que se usan para
medir ángulos horizontales, ángulos verticales y distancias -
cortas (usado como taqufmetro). A primera vista el teodolito
moderno aparece como un aparato complicado; sin embargo bá^
sicamente consiste: en un telescopio y dos transportadores,
uno para medir ángulos horizontales y otro para medir ángulos
verticales; a sí como los demás refinamientos que lleva con -
el objeto de aumentar la precisión de las observaciones. Es­
to último lo hace diferenciarse del tránsito, instrumento que
sirve para la misma función. Se puede decir que los teodoli­
tos son tránsitos, porque los telescopios pueden girar con li
bertad alrededor de un eje horizontal. Hoy dfa el teodolito se
usa con mayor frecuencia en los trabajos topográficos o geodé^
sicos; sin embargo se emplean nuevos instrumentos, que se
238

fundamentan en principios electrónicos, tales como: el geodf-
metro y el telurómetro.

El primero sirve para medir distancias y se basa en la propaga
ción, reflexión y en la subsecuente recepción de ondas lumi­
nosas, y e l segundo, realiza la misma operación, pero a dife­
rencia del geodímetro, se basa en la recepción de ondas de ra
dio de alta frecuencia o microondas.

C) DIRECCIONES BASES (FUNDAMENTALES)

a) Generalidades. Se entiende por direcciones bases, aquellas If—
neas imaginarias y convencionales que se trazan
sobre el terreno y que se materializa sobre el mapa o la Carta. Estas
lfneas son de dirección fija y conocida, han sido aceptadas mundial—
mente y en consecuencia constituyen el origen de todas las mediciones
angulares que se llevan a cabo sobre la carta o el teneno.

b) Clases de direcciones: Se consideran tres tipos de direcciones:

1) La norte-sur geográfica o astronómica
2) La norte-sur magnética
3) La norte-sur reticular

1) La norte-sur geográfica. Es la dirección que viene determina­
da por la unión de los dos polos geográficos, norte y sur respecti­
vamente.

Los polos geográficos son la consecuencia de la intersección del
eje terrestre con la superficie del elipsoides en el lugar considera
do o los puntos donde concurren los meridianos terrestres. Sus po
siciones son fijas y su empleo en el campo cartográfico está referí
do primordialmente a levantamientos y orientaciones que exigen -
gran exactitud. En los mapas o Cartas esta dirección se represen
ta por los meridianos geográficos; en el margen izquierdo o iníe—
rior de las Cartas aparecen asociadas las tres direcciones funda —
mentales y a ese conjunto se le llama "diagrama de declinación",
en la cual la dirección analizada viene representada por una linea
recta concurrente, en cuyo extremo superior, encontramos una e s -
239

trella suspendida y complementada con la sigla NG o NV (Véase la
Fig. N° 70).

2) La norte sur-magnética. Teóricamente está dirección viene da^
da por la unión de los polos mag­
néticos de la Tierra, o sean los
puntos donde se produce la mayor Y
intensidad magnética. En la prác
tica, está indicada por la aguja -
magnética de la brújula, cuando-
no está sometida a desviaciones-
ocasionales, por la presencia de
cuerpos metálicos u otros fenóme
nos conocidos, y en conjunto d i­
cha dirección se materializa en
las Cartas o mapas por medio de
los meridianos magnéticos (agóni
eos e isogónicos). La dirección-
en cuestión, se usa normalmente Fig. N° 70
entre los trabajos que se realizan (Diagrama de Declinación)
en el campo, o sean, a los levan
tamientos de orden topográficos o geodésicos; a diferencia de la
dirección geográfica, está sujeta a variaciones, lo que implica
que habrá que someterla a correcciones periódicas.

En el diagrama de declinación está representada por una línea rec­
ta concurrente, en cuyo extremo superior encontramos media cabe­
za de flecha con las iniciales NM (Véase la fig. N° 70).

3) La norte-sur reticular. A diferencia de las demás direcciones
anteriores, ésta viene representada por medio de los meridianos re
ticulares (ordenadas de la Carta), cuyos extremos indefinidamente
se confunden en e l infinito, esto hace que entre los meridianos
geográficos y los reticulares se origine un ángulo llamado "Conver
gencia meridiana"; el cual se cumple con todos los meridianos
geográficos, excepto con el meridiano base (Pn-Ps), que se ha to­
mado como referencia para el levantamiento de la cuadrícula de la
Carta que se desee; en este caso el meridiano geográfico y el re —
ticular coinciden (Véase la Fig. N° 71)
240

A igual que las otras direcciones, está representada en el diagrama
de Declinación por -
medio de una linea -
recta vertical, en cu^
yo extremo superior -
se encuentra una ca­
beza de flecha o no,
complementada con
la sigla NR o Y (Véa­
se la Fig. N° 70).

D) SISTEMAS DE MEDIDAS -
ANGULARES

a) Conoepto. Son aque­
llos sistemas que nos per
mite expresar el valor ab­
soluto de un ángulo, por
medio de sus respectivas
unidades.

b) Clases de sistemas:
Se consideran cuatro s is ­
temas de medidas angula­
res, a saber

1) Sistema sexagesimal
2) Sistema centesimal
3) Sistema circular o Radian
4) Sistema milesimal o milésimo

1) Sistema sexagesim al. Este establece que la circunferencia se ha
dividido en 360 partes iguales y a cada parte igual se denomina grado
sexagesimal, que no es otra cosa que la trescientos sesentava parte -
(1/360) de la circunferencia a que corresponde. En este sistema el
grado sexagesimal corresponde a sesenta minutos (1° = 60')

circunferencia = 360°
241

AB = I o ; 1* » 601 ; 1 ’ - 60"

Grado sexagesimal, es e l arco
cuya amplitud es igual a la
360 ava parte de la circunferai
c ia .

Para expresar el valor de un ángulo en
grados sexagesimales se procede de
la manera siguiente:

a) Se usa un pequeño cero para ano­
tar el grado sexagesimal, eiem —
pío: 28°.
Circunferencia sexagesimal
b) Para anotar las fracciones de gra_
dos, se usan los minutos, que se expresan por medio de una conú
lia, ejemplo: 11'.

c) Luego para significar las fracciones de minuto, se emplea los se ­
gundos, que se indican por dos com illas, ejemplo: 08".

d) Por último, para separar las fracciones de minuto, se usa una co ­
ma, ejemplo: 08 “3.

e) El valor angular completo en el sistema sexagesimal se expresa -
asf:
28+ 11' 08i'3

2) Sistema Centesimal. Es aquel que considera dividida la circunfe­
rencia en 400 partes iguales y a cada
parte igual se le denomina "grado caí
tesim al" y que viene siendo la cuatro
cientava parte (1/400) de la circunfe­
rencia. El grado centesimal se d ivi­
de en cien minutos centesimales
(1 G = 100 C) y a cada minuto cente­
simal corresponde a cien segundos -
centesimales (1 C = 100 C C ).

Circunferencia = 400 G
1
400
AB = 1 G ; IB = 100C; 1C = 100 CC Circunferencia centesimal
242

Grado centesimal es el arco cuya amplitud es igual
a la 400ava parte de la circunferencia

Para expresar un valor angular en grados centesimales, se hace de la -
forma siguiente:

a) Se emplea la sigla G, para señalar los grados centesimales, ejem­
plo : 14,0817 G (se lee, 14 grados centesimales, 08 minutos cen­
tesimales y 17 segundos centesimales) .

b) Para significar las fracciones de grados centesimales, se usa los
minutos centesimales, que se expresan por la sigla C , ejemplo:
08C.

c) Luego para representar las fracciones de minutos centesimales que
se denotan por la sigla CC, ejemplo: 17CC.

d) También las fracciones de grados centesimales, se consideran a
partir de la coma, sea por ejemplo: 14.0817G .

e) El valor angular completo en el sistema centesimal, se expresa
así: 14G 08C 17CC o también 14,0817G.

3) Sistema circular. En el sistema radian o circular, la circunferen­
cia se ha dividido en 6,2832 radianes, como una consecuencia de la re
lación entre la circunferencia y el radio. Como la longitud de cual- -
quier circunferencia es: 2 1Y R podemos escribir lo siguiente:

C = 2 f f R (C = circunferencia, ÍT = P1 y R = Radio)

= 2f)f (Relación entre la circunferencia y el radio)
R

£ = 2(3,1416)
R

Expresión que quiere decir que el radio se pue­
= 6,2832 de llevar en longitud sobre su correspondiente
R circunferencia: 6,2832 veces, o sea 2T f ra­
dianes .
243

El radian se expresa por medio de sigla R, sea por ejemplo: 1.4853R
(radianes)

Circunferencia (C) = 360°

ÁB = 4dU
(

AB = ÁO = BÓ

ÁB = R

— = 6,2832 radianes
R

El radian es la medida natural del ángulo y se define
como el arco cuya amplitud es igual al radio de la -
circunferencia correspondiente o también, es el ángu
lo cuyo arco rectificado es igual al radio.

Valor de un radian;

R _ X •
R. 360 = 2 TT R.X
2 TI R 360»

R x 360» 360° 180°
57,2956»
2Tf R 2TÍ Tí

Un radian = 57° 17' 44,2
244

4) Sistema mllesimal. Es aquel que establece que la circunferencia
se encuentra dividida en 6.283,2 milésimos, como consecuencia de
que e l radio es igual a la milésima parte (R/1000 ) y a cada parte igual
se le llama "milésimo verdadero" Como la longitud de cualquier cir­
cunferencia es: 2 TI R-

Podemos escribir:

C = ’ H R

R = 1000 milésimos (reemplazando este valor)

C = 2Tf . 1000

C = 2(3,1416). 1000 milésimos

C = 6,2832. 1000 milésimos

— = 6.283,2 milésimos
R

Este valor de 6.283.1 recibe e l nombre de milésimos verdaderos y por
tener una cifra decimal no se presta
para los efectos de cálculo, se ha
convenido en considerar a la circun­
ferencia dividida en 6.400 partes -
iguales, a cuyas partes iguales se
le denomina milésimo ordinario o
artillero.

El milésimo verdadero u ordinario se
expresa por medio de la sigla rn, -
sea por ejemplo: 824, Sm

Circunferencia (C) = 360°

AB =
1000 AO = 1000 BO

AB
/

245
DI oí

= 6. 283, 2 milésim os verdaderos

M ilésim o, es e l arco cuya amplitud es igual a la
milésima parte del radio de la circunferencia c o ­
rrespondiente.

E) RELACION ENTRE LOS SISTEMAS DE MEDIDA ANGULAR

a) Relación entre e l sistema sexagesim al y e l sistema centesim al

1) Si llamamos (NS) a l número de grados sexagesim ales y (NG),
a l número de grados cen tesim ales.

2) El valor de un cuadrante en e l sistem a sexa gesim a l, es de:

-2 4 2 1 =90-
4

y en e l sistem a centesim al es de:

100 G

3) Expresando los dos sistem as en una proporción,tenemos:

360°
NS = 4 NS _ 90 . NS = 9
NG 400 ' NG 100 ' NG 10
4

4) Igualando los miembros, se tiene:

NS. 10 NG . 9
246

5) Donde, e l número de grados sexagesim ales es igu al, al nú­
mero de grados centesim ales m ultiplicado por nueve décimos
(9/10), o sea:

NS = NG.-
10

6) El número de grados cen tesim a les, es ig u a l, a ! número de -
grados sexagesim ales m ultiplicado por d ie z novemos (10/9),
o sea;

NG = NS.
10

b) R elación entre e l sistema circular o radian y e l sistem a m ilesim al
(m ilésim o ordinario)

1) Si llamamos (NR), al número de radianes y (Nm) a l número efe
m ilésim os.

2) El valor de un cuadrante en e l sistem a radian es de:

2 rr _ tí
4 2

y en e l sistema m ilesim al es de:

6400
1600
4

3) Expresando los dos sistem as en una proporción, tenemos:

JE L
NR _ NR 2 NR _____ t f
Nm 6400 Nm 1600 Nm 3.200
247

4) Igualando los miembros:

NR x 3.200 = Nm x Tí

5) Donde, e l número de radianes es igual, al número de milési_
mos multiplicado por el cociente de dividir la constante pi
(T í ) por tres mil doscientos , o sea

Tf = 3,1416 NR = Nm x tr
3.200

6) El número de milésimos es igual, al número de radiarías mul­
tiplicado por el cociente de dividir tres mil doscientos por la
constante pi ( T f ), o sea:

3.200
Nm = NR
rr

c) Relación entre el sistema sexagesimal y el sistema radian

1) Si llamamos (NS), el número de grados sexagesimales y (NR),
e l número de radianes.

2) Valor de un cuadrante en el sistema sexagesim al:

360° _
90°
4

3) Valor de un cuadrante en el sistema radian:

4 2

4) Expresando los dos sistemas en una proporción tenemos;

NS NS _ 90 . NR _ IRQ
NR TT_ NR ' NR TV
4 2
248

S) Igualando:

NS. fjT = NR. 180

6) Donde, el número de grados sexagesimales es igual al núme
ro de radianes multiplicado por el cociente de dividir ciento
ochenta por la constante de pl < t f ), o sea

180
NS NR.
tf

7) El número de radianas igual, al número de grados sexagesi­
males multiplicado por e l cociente de dividir la constante pi
( Ti ), por ciento ochenta, o bien:

TT
NR = NS.
180

d) Relación entre el sistema centesimal y el sistema mileslmal

1) Si llamamos (N G ), al número de grados centesimales y (Nm)
el número de milésimos.

2) El valor de un cuadrante en el sistema centesimal es;

400
— — = 100 G

3) El valor de un cuadrante en el sistema milesimal es:

6.400 , „„„
---- z---- = 1.600 m4

4) Expresando los dos sistemas en una proporción, tenemos:

400
NG _ 4 NG = loo . JJG
Nm ” 16
6.400 1.600 ’ Nm
4
249

5) Igualando los miembros:

NG . 16 = Nm . 1

6) Donde el número de grados centesimales es igual al número
de milésimos multiplicado por un d ieciseis-avo (1/16), o
bien

NG = Nm / l 6

F) PROBLEMAS RELATIVOS A LA REDUCCION DE UN SISTEMA A OTRO.*1

a) Determinar el valor del ángulo 10°2S'12" en grados centesimales

1) Reducimos e l valor angular dado a una misma unidad, en este
caso a grados:
25 12 °
10 ° + -rz-
60 +
3.600
10° + 0,416 + 0,033

-= 10“ 449

10
2) Aplicamos la fórmula: NG = NS.

3) Reemplazando valores

10
NG = 10,449 9 = = H ,61G

b) Expresar en radianes el valor del ángulo 364° 25' 54"

1) Reducimos el valor del ángulo en una misma unidad, en este
caso a grados:

360° + - ü l + - 4" = 364° + 0,416 + 0.015
60 3.600
364°431
250

2) Aplicamos la fórmula: NR = Ns . - Í L

3) Reemplazando valores:

3,1416
NR = 364,431 x 364,431 x 0,017 =
180
6,195327 Radianes

NR = 6,195327 radianes

c) Expresar en milésimos ordinarios, el valor del ángulo centesimal
48,5420 G

1) Aplicamos la fórmula: Nm = NG . 16

2) Reemplazamos valores;

Nm = 48,5420 . 16 = 776,6720 m

Nm = 776,6720 m

d) Determinar en grados sexagesimales, el valor de un arco de 3,8
radianes

180
1) Aplicamos la fórmula: NS = NR .
3,1416

2) Reemplazando los valores:

180
NS = 3,8 . = 3,8 x 57,2 = 217?36
3,1416
251

3) Luego para obtener los minutos, multiplicamos fracción deci_
mal de grados (0,36) por 60, así:

0,36 x 60 = 21)60

4) Para obtener los segundos, se multiplica la fracción decimal
de minutos (0,60) por 60, en esta forma:

0,60 x 60 = 36“

5) Resultará entonces:

ns = 2 i7 ° 2 i,36"

G) PR O B LE M A S PARA RESO LVER

a) Expresar en grados sexagesimales en ángulo de 3.500 milésimos
(mj.

b) Determinar el valor del ángulo 105,1620 G, en grados sexagesima­
les ,

c) Expresar en centesimales, e l valor de un arco de 7,8 radianes.

d) Determinar en milésimos ordinarios, el valor de un ángulo de
142° 24 ‘05".
Capitulo XII
EL MAGNETISMO TERRESTRE Y SU APLICACION

A) GENERALIDADES. La Tierra, ya sea porque realmente actúe como ui gi
gantesco imán, o bien porque su núcleo metálico e ¿
tá sometido a rotación, lo que hace que esta se comporte como un dina­
mo autoexcitatriz, o sea aquella propiedad de producir a s í misino la su
fíciente corriente eléctrica para originar el campo magnético que envuel
ve a nuestro planeta. Anteriormente en el Capítulo n i, se dejó asen­
tado que el magnetismo terrestre estaba sometido a continuos cambios
o variaciones, de los cuales unos son irregulares u ocasionales de a-
preciable magnitud, denominados " Fomentas magnéticas", y que gene
raímente vienen asociados a las auroras polares, o a las manchas sola
res; otras en cambio son periódicas y se refieren a las variaciones:
diurnas, anuales y de siglo en siglo.

La determinación de la intensidad y dirección del campo magnético
en cualquier lugar de la superficie del geoide, es lo que constituye la
medida del campo magnético terrestre o la distribución de los fenómars
geomagnéticos (en función de declinación, inclinación, e tc .) que sobre
un plano dan origen a varios tipos de cartas: isogónicas, isóclinas, -
isodinámicas e isopóricas.

Las cartas en las cuales se encuentran representadas tanto las l í ­
neas isogónicas, como las isóclinas e isodinámicas reciben el nombre
de "Isomagnéticas",

\
253

B) CONCEPTOS DE MAGNETISMO TERRESTRE

El magnetismo terrestre es la propiedad que tiene nuestro plañe
ta de ejercer una acción sobre la aguja imantada de la brújula,
de tal forma que se oriente en dirección de la Norte-Sur magné­
tica.

C) FACTORES PRINCIPALES DEL CAMPO MAGNETICO TERRESTRE

Hoy día con el adelanto de la ciencia geofísica se ha podido a se­
verar que la acción del campo magnético se debe a los factores siguleri
teá:

a) A las propiedades magnéticas locales de la corteza terres­
tre y simultáneamente a los efectos de la acción electromag­
nética (de dinamo) en el núcleo fluido del geoide.

b) A los efectos de las corrientes que fluyen en la ionosfera —
principalmente como consecuencia de fuerzas electromagné­
ticas inducidas por movimientos de flujo y reflujo (mareas
atmosféricas), los cuales también se producen en la atmósfe_
ra superior, y

c) A los efectos de corrientes inducidas por e l campo terrestre
en corrientes de gas ionizado disparados desde el sol, que
en una y otra forma fluyen en forma de corriente eléctrica a
medida que atraviesan el espacio.

D) ELEMENTOS DE ORIGEN MAGNETICOS

Se denominan elementos magnéticos a los puntos y líneas de ori­
gen geomagnéticos que se pueden determinar y trazar sobre la superfi­
cie de la Tierra. Considérense entre ellos:

a) Los Polos Magnéticos . Se le llama así:
254

a dos puntos perfectamente definidos en donde se ejerce la ma­
yor intensidad magnética, o bien los sitios en donde convergen
una serie de lineas designadas con el nombre de " Meridianos
Magnéticos "

La posición de estos puntos notables no es fija , sino variable, co
mo consecuencia de sus considerables fluctuaciones de naturaleza muy
diversas. Se sabe que desde 1770 a 1888, los polos magnéticos se a -
cercaron individualmente a los polos geográficos, en un poco más de
600 kilómetros, para luego alejarse nuevamente. Jasnes Ross, en 1831,
localizó el polo norte magnético a los 70° de latitud Norte y 97° de Ion
gitud Oeste de Greenwich; investigaciones canadienses realizadas en
el período de 1946-1947, ha fijado la posición del polo Norte Magnéti­
co entre los 73° de latitud Norte y los 100° de Longitud Oeste; otras
investigaciones llevadas a cabo en 1948 y años posteriores, han descu^
bierto fortísimas anomalías en las altas latitudes, que se extienden a
través de una estrecha faja por toda la cuenca del Artico. (Véase Fig. -
N° 77). Tales investigaciones en el Artico Centrai llegaron a conclu­
sión final, de la existencia de un segundo polo magnético (1) distinto
del tradicional hasta ahora conocido, que es el ubicado cerca de la pe­
nínsula de Boothia (extremo septentrional de la América del Norte); en
cambio e l otro ha sido localizado aproximadamente a los 86° de latitud
Norte y a los 180° de longitud O este, más o menos al Nordeste de las
islas de Nueva Siberia.

La existencia del polo magnético tradicional y el segundo polo des
cubierto ha dado origen a una faja de muchos kilómetros de longitud en
donde los meridianos magnéticos se aproximan y forman un haz de l í ­
neas casi paralelas, la cual ha sido definida como una zona de anoma­
lías magnéticas (Véase Fig. N° 7 7 ). En el punto del presunto segun­
do polo, la inclinación de la aguja magnética de la brújula con respec­
to al horizonte no fue de 90° sino de 88°05; pero en lo que respecta al
Polo Sur magnético está menos estudiado, y se considera situado en el
Antártico a los 71° de latitud sur y a los 151° de longitud Este.1

(1) V. Burjanov. Nuevas investigaciones soviéticas en el Artico.
Ediciones en Lenguas Extranjeras. Moscú, 1956.
I

255

Fiq. Ns 77 Mapa Isogónico de la región del Polo Norte,en
donde se observa la estrecho faja de anomalías magnéticas
en lo Cuenca del Artico. Expedicio'n Ruso 1950
256

b) Ecuador M agnético

Se denomina Ecuador M agnético a la línea cerrada e irregular
que une a todos aquellos puntos de la Tierra que tienen incü
nación magnética igual a cero.

También se puede decir que el Ecuador M agnético es la línea que
une a todos los puntos en donde la aguja imantada (colgada libremente)
con respecto a l plano del horizonte tiende a buscar su horizontalidad, y
en consecuencia e l ángulo de inclinación magnética es nulo o igual a
cero. En los P olos, este fenómeno es todo lo contrario, la aguja efe la
brújula tiende a buscar su verticalidad, y en consecuencia el ángulo efe
inclinación maqnética es igual a 90°, similar a los demás elementos -
m agnéticos, é l Ecuador M agnético tiene una localización muy variable
sobre la superficie terrestre y se desplaza por encima y por debajo del
Ecuador G eográfico.

c) Meridianos Magnéticos

Se da el nombre de Meridianos magnéticos a las líneas que van
de polo a polo y unen puntos sobre la Tierra que tienen (cual efe
clinación magnética.

Estas líneas de fuerzas o magnéticas no tienen e l caráctei de s e -
m i-círculos máximos como los meridianos geográficos, sino de lineas
irregulares.

Los meridianos magnéticos vienen representados por las lineas ag6
nicas e isogón icas.

Las líneas agónicas son aquellos meridianos que unen puntos
que tienen una misma declinación magnética igual a cerc;sien
do el resultado de coincidir e l meridiano geográfico y e l meri
diano magnético y por lo tanto su declinación es nula.

1
257

Las lín eas isogón icas en cam bio, son los meridianos que unen
puntos de una misma declinación magnética distinta efe cero; en
es te caso e l meridiano g eo g rá fico y e l meridiano m agnético no
coin cid en , sino que forman un ángulo entre los d o s, que esm a
yor que cero.

E) DECLINACION MAGNETICA

a) C oncepto

Se entiende por d eclin ación m agnética, e l ángulo formado por
el meridiano m agnético y e l meridiano geo grá fico del lu ^ r c m
siderado.

Este ángulo se mide a partir del Norte G eográfico (NG) o Norte A s­
tronómico (NA) o también llamado
Norte Verdadero (N V ), en aten ­
ción a su ubicación con resp ecto
al meridiano ge o g rá fic o , puede
ser p o sitivo o n egativo. La d e­
clin ación magnética es positiva
cuando e l Norte m agnético (N M )o
p olo Norte de la brújula se dirige
hacia e l Este del M eridiano g e o ­
g rá fic o , y será negativo cuando
cambia a l O este del M eridiano en
cu estión . Para la medida de la
d eclin ación magnética se usa el
d eclin a torio, también se emplea
otro instrumento que la calcula en
forma combinada con la línea de
fuerza h orizon tal, denominado -
magnetometro. Fig. N ° 78. D eclinación este ( ¿ E )
258

b) Variación de la declinación magnética

l a declinación magnética se considera como una consecuencia del
magnetismo terrestre, y como tal
está som etido igualmente a una
serie de variaciones a través del NG
tiempo y e l esp a cio . Las va ria ­
cion es de acuerdo a su naturale­
za se c la s ific a n en:

1. Irregulares u ocasiona­
le s . Se llaman variaciones irre­
gulares aquellas que se producen
en forma imprevista o casual; las
cuales a su v e z se dividen ai dos
tipos:

a) L o c a le s , son aqu£
lias que tienen oportunidad de pr£
ducirse en el terreno, debido a
la acción magnética desarrollada Fíg. N° 79. D eclinación o e s te (/ w )
entre la aguía imantada de la brú­
jula y algunos elem entos terrestres que constituyen focos perturbadores
en la determinación de la dirección del Norte m agnético y la declinación
m agnética. Los elementos que producen trastornos en una y otra fo r ­
ma son: las lfneas ferroviarias, tuberías, estructuras m etá lica s, con ­
ductores e léctrico s y la acción de rocas y minerales m etálicos.

b) M e te ó ric a s , son aquellas que se producen en nuestra at­
mósfera como una consecuencia de las tormentas m agnéticas, las cua­
les se originan como se d ijo anteriormente por la aparición eventual de
las manchas solares y la presencia de las auroras polares. Tales v a ­
riaciones son in evitab les y de gran magnitud, las cuales se dejan sen ­
tir por medio de movimientos bruscos de la aguja magnética en ambos
sen tidos, de derecha a izquierda y v ic e v e rs a . Este tipo de variación -
puede producirse en el intervalo de unas hohas hasta varios d ía s, de
tal forma que origina cambios en la declinación magnética del orden de
1 a 2 grados.
259

2. Estacionales o S istem áticas■ Son aquellas variacion es que
se producen con cierta regularidad en una unidad tiempo que puede ser
diurna, anual y de s ig lo en s ig lo . El origen de estas variacion es es
posible encontrarlo en los cambios de temperatura, en la influencia del
Ecuador Solar con respecto a la posición de la Tierra, a los movimien­
tos de la luna, a la influencia de la radiación solar y otros fenómenos.

La variación diurna de la declin ación , se ha dicho que es la
consecuencia del movimiento de las capas superiores de la atmósfera
que se suponen cargadas de electricid a d y reside en el aumento de la
intensidad de la corriente a determinadas horas del día. Normalmente
dicho aumento se produce entre 0900 y las 1400 horas del día.

Las líneas de igual variación anual reciben el nombre de iso p o -
ras y al mapa sobre e l cual se trazan dichas curvas se denomi­
na: carta o Mapa Isop órico,

F) VARIACION DE LA DECLINACION MAGNETICA EN VENEZUELA

a) Variación Diurna. En Venezuela la variación diurna de la- de­
clin ación estriba en un aumento de la intensidad de la corriente eléctrh
ca a horas fija s durante e l día. Generalmente dicho incremento se pro
duce entre las 9 de la mañana y las 2 de la tarde.

La Figura N ° 80 muestra conjuntamente la variación diurna de la efe
clin ación en Santa Elena de Uairén, Caracas y San Fernando de Ataba —
po, para los años 1954 y 1951 respectivam ente. En la gráfica se pue­
de observar que la declinación mínima ocurre aproximadamente e n t r e
las f a .m . y las 10 a . m . , en cambio la declinación máxima se produce
entre las 3 p.m . y las 6 p.m .

b) Variación Anual . La declinación magnética de nuestro t e ­
rritorio desde 1.800 a 1912 ha sido Este y su variación anual media ex
perimentada lle g ó a 5 ',0 5 ; pero desde 1922 hasta nuestra época ha s i ­
do O este y la variación anual media aproximada ha alcanzado un prome^
dio de 6o , 07 (según el cálcu lo rea liza d o a base del cuadro N° 1).
260

VARIACION DIURNA DE LA DECLINACION MAGNETICA

EN DISTINTAS LOCALIDADES DEL PAIS

7°3 7W

7o 2 5'

7o 23,'
< i* 1954
7o 21°

** V7A.Í
7o 19'

3o 52'

r — •N
3 o 50'
-■A \

3° 48'

3 °4 6 '
ur \
s
3o 44 ’ íiPOl 350

3 °0 2 1 1
CN
o
o
O
CM
O
00
LO

1° 56W

7h 8 9 10 11 12 13 14 15 16 17 18 19h
HORA LEGAL DE VENEZUELA

Figura N° 80
261

CUADRO N° 1

DECLINACION MAGNETICA Y SU VARIACION ANUAL EN VENEZUELA

VARIACION
AÑO OBSERVACION DECLINACION DIRECCION
ANUAL

1700 Halley 7044. Este -

1800 Kumboldt 4°38' l',9

1893 Busca leone 2°30‘ •• r ,4

1905 F. y S. Aguerrevere 1° 33 ’ •1 4', 8

1912 D. C. Sowers 0o 02' 12', 1

1922 S. Aguerrevere 1° 4 21 Oestev 10’ ,9

1931 E. Hanson CIW 2°06‘ ” 21',5

1942 U. S. Coaste II
2o 58’ S',0
Geodetics

1946 U.S. Coaste
3*21' 5',9
Geodetics

1950 Cartografía Nacional 5',6
3°46'
(MOP)

1954 « 4°09' •• S',9

1959 4°37' » 6',4
262

c) Variación Secular. Llámase así, aquella variación que se -
produce de siglo en siglo. Una de las primeras observaciones realiza­
das en Venezuela en 1.700, se debe a H alley, cuya declinación magné_
tica fue de 7°44' (Este). La segunda se realizó en 1.800 y se atribu­
ye a Humboldt, la cual alcanzó a 4°38‘ (Este), acompañado a una va­
riación de 1',9. La tercera observación se debe a F. y S. Aguerrevere
en 1905, quien determinó una declinación magnética Este de 1°33' y
una variación en el mismo sentido de 4 ',8 ; pero a partir de 1922 la de­
clinación magnética tomó una dirección O este, la cual ha permanecido
hasta ahora, con la misma dirección. En el cuadro N° 1, se puede a-
preciar que desde la primera a la quinta observación se ha producido u-
na declinación este o positiva con un intervalo de incidencia o de tiem
po de 212 años,y cfescb fe sexta y la doceava observación la declinación
ha permanecido O este, con un intervalo de tiempo que llega aproximada^
mente a 46 años.
263

G. METODO DE REFERIR LA CARTA A L TERRENO

(Orientación)

E l p r o c e d i m i e n t o de r e f e r i r la c a r t a al t e r r e n o s e lla m a -
o r i e n t a c i ó n de la carta. H a y dos formas de h a c e r l o s : p o r i n s p e c ­
c i ó n y p o r m e d i o de la b r ú j u l a .

E l p r i m e r m é t o d o cons i s t e e n i d e n t i f i c a r los e l e m e n t o s n a t u
r a les y c u l t u r a l e s de l terreno, q u e a p a r e c e n en la carta, de t a T
m a n e r a q u e los e l e m e n t o s c o n s i d e r a d o s que se e n c u e n t r a n e n el te
rreno, q u e d e n e n l í nea r e c t a co n los o b s e r v a d o s en la carta, y
de e s t a for m a la c a r t a e s t a r á orientada.

E l s e g u n d o m é t o d o , es m á s fácil q u e el p r i m e r o , y la o r i e n ­
t a c i ó n s e h a c e m e d i a n t e la brújula.

E n t o d a c a r t a se t i e n e n líneas re c t a s v e r t i c a l e s q u e a p u n ­
tan e n d i r e c c i ó n del norte, las cua l e s p u e d e n c o r r e s p o n d e r al m e
r i d i a n o r e t i c u l a r o al m e r i d i a n o g e o gráfico. E n el m a r g e n infe--
r i o r izq u i e r d o de la c a r t a se e n c u e n t r a u n g r á f i c o denominado: -
D i a g r a m a de D e c l i n a c i ó n , el cual e s t á f o r m a d o p o r tres d i r e c c i o ­
ne s fundam e n t a l e s a saber: l a d i r e c c i ó n del p o l o m a g n é t i c o la di
r e c c i ó n d e l p o l o g e o g r á f i c o y la d i r e c c i ó n d e l p o l o reticular. —
(Véase Fig. 81.

L a l í n e a d e m a y o r i n t e r é s e n el d i a g r a m a de d e c l i n a c i ó n es
la d e l n o r t e m a g n é t i c o , l a cual e ¿
tá s o m e t i d a a v a r i a c i ó n o c a m b i o a
través d e l tiempo, y d e b e s e r corre
gida o a c t u a l i z a d a p a r a el m o m e n t o
de la o r i e n t a c i ó n de l a c a rta en d
terreno. Las d e más d i r e c c i o n e s ap a
r e c e n i n variables e n el diagrama.

E n la Fig. 81 se p u e d e d i f e ­
r e n c i a r v a r i o s á n g u l o s q u e s o n de
s u m a importancia: el á n g u l o r e t i c u
l a r - m a g n é t i c o ( oí ), la declinación
r e t i c u l a r { ( i ) y la d e c l i n a c i ó n -
m a g n é t i c a (oí+ 0 ).

El án g u l o r e t i c u l a r - m a g n é t i c o
es el án g u l o f o r m a d o p o r el meridia
n o r e t i c u l a r ( Y ) y el m e r i d i a n o
magnético ( W ) , e s t e á n g u l o n o s per Fig. 81 D i a g r a m a de d e c l i n a c i ó n

i
264

mite fijar la dirección del polo magnético en la carta, haciendo uso
de la escala graduada en grados y el punto pivote (Punto de apoyo),
Fig. « 83.

La declinación reticular es el ángulo formado por el meridiano
geográfico ( NV ) y el meridiano reticular ( Y ); a este ángulo tam
bien se le llama: convergencia meridiana, la declinación magnética -
es el ángulo formado por el meridiano geográfico (NV) y el meridiano
magnético (NM).

El procedimiento para orientar la carta con la brújula se con­
sigue de la manera siguiente:

1. Primer m é t o d o : Se toma
la carta y se pone sobre el te­
rreno en una superficie lisa y -
encima de la línea del norte m a ¿
nético proyectado, se acomoda la
brújula; luego se procede a gi­
rar la carta hasta que la aguja
imantada y la línea de la media-
flecha o dirección del polo m a g ­
nético formen una sola línea rec
ta (o sean coaxiales). De esta
forma la carta estará orientada.
Cuando el ángulo de declinación
magnética tiene un valor de 3 o o
menor de 3o , el método aplicado
no dá buen resultado y en conse­
cuencia no debe aplicarse (véase
Fig. 82).
Fig. 82. El diagrama y la brújula.

2. Segundo mé t o d o : Algunas veces en las cartas se consigue -
una escala graduada en la parte superior y en la parte interior un
punto denominado punto pivote. Ambos elementos podrán utilizarse p<i
ra orientar la carta, en vez del diagrama de declinación. Para fijar
la dirección del polo magnético se lée el número de grados en el dia
grama, entre la línea del norte magnético (NM) y la línea del norte
reticular (Y), el cual se ha convenido en llamar: ángulo reticular -
magnético. Este valor angular se marca en la escala superior y luego
se traza la línea indicadora del polo magnético a partir del punto -
pivote. En la Fig. 83, 3o 15' es el ángulo reticular-magnético que
debe fijarse en la escala mencionada y luego se une el punto pivote
(P) por medio de una línea con el valor marcado en dicha escala. Co­
mo en la declinación magnética se producen variaciones en períodos -
cortos, medianos y largos, dichas fluctuaciones afectan al ángulo re
ticular magnético, y en consecuencia, habrá necesidad de corregir el
valor del ángulo que hay que fijar en la escala superior de la carta;
y con ello se logrará actualizar la declinación magnética para el mo
mentó de la orientación.
265

3. Forma de actualizar la declinación magnética y el ángulo reticu­
lar magnético. Se procede de la manera siguiente:

a) Se toma la
carta y se anota la fecha
de confección de la misma
(fecha de edición).

Para un ejemplo:

Carta Turen. (Fig. 84).
Escala 1:100.000.
Edición 1 - D.C.N. 1964.

b) Se v a al
diagrama de declinación
y se observa la declina­
ción magnética y la v a ­
riación anual de la d e ­
clinación del área seña­
lada:
en la carta.

Carta Turen:
Declinación magnética: 3°17' al oeste ( W )
Variación anual : + 6' ( W )
Angulo reticular - Magnético: 3°15' W

c) Luego se calcula la declinación magnética actualizada para
el año deseado. Sea por ejemplo para el año 1970, según la zona indica­
da, de esta manera:

M j Diferencia de años entre la fecha de edición (confec­
ción) de la carta y la fecha de actualización de la
declinación, asi:

1970 - 1964 = 6 años

(?) Variación de declinación magnética en los seis años:

6' x 6 = 36' W

£ 3} La actualización de la declinación magnética para 1970,
será:

Declinación magnética de 1964 + variación en los 6
años

3° 17' + 36 3 o 53' W
%

266

d) El án g u l o reticul a r - m a g n é t i c o , q u e es el q u e se f i j a r á
la escala, s e r á igual:

Declinación magnética actualizada - declinación
reticular = ángulo reticular magnético

3 o 53' - 0 o 02' = 3 o 51 W

O t r a f o r m a m á s r á p i d a d e obte
n e r el á n g u l o r e t i c u l a r - m a g n é t i c o
a c t u a l i z a d o es la siguiente:

D i f e r e n c i a e n áíos
e n t r e las dos £ 'echas:

1970 - 1964 = 6 años

c a en los
© V a r i a c i ó n magnéti

36’ W

( © C á l c u l o de áng u l o
r e t i c u l a r - m a g n e t i c o actualizado, se
rá:

3 o 1 5 ’ + 3 6 ’ = 3 o 51 W

Fig. 84. D i a g r a m a d e d e c l i n a c i ó n
c o r r e s p o n d i e n t e a la C a r t a d e Hnái.

el cual se m a r c a r á en l a e s c a l a y se u n i r á c o n el p u n t o p i v o t e y así se
o b t e n d r á l a d i r e c c i ó n de l p o l o m a g n é t i c o a c t u a l i z a d o p a r a 1970. L a o r i e n
t a c i ó n de la c a r t a se c o n s i g u e p o n i e n d o la b r ú j u l a s o b r e d i c h a l í n e a y ~
luego se m o v e r á l a c a r t a e n s e n t i d o c i r c u l a r h a s t a q u e la d i r e c c i ó n de­
t e rminada c o i n c i d a co n la a g u j a d e la brújula, e n e s t e p r e c i s o m o m e n t o
la c a r t a e s t a r á p e r f e c t a m e n t e orientada.

Ejercicios R e s u e l t o s

1) S e tiene u n a c a r t a de la c i u d a d de V a l e n c i a c o n f e c c i o n a d a en
1942; e n el d i a g r a m a d e d e c l i n a c i ó n se o b s e r v a un ángulo de 3 o 3 6 ’W
(ver Fig. 86)

6 anos:
267

correspondiente a la declinación magnética, la variación anual 5' W y
la declinación re­
ticular es de 0 3 'W
calcular la declina 5“ 4° 3° 2 ° 1° 0 '
ción magnética y 3 «|M 1 1 1 i l|
Sngulo reticular - \
magnético para 1971 \
Solución:
\

m
Diferencia en
años:
1971-1942=29 a.

Variación mag­
nética en los
29 años:
t Direcci ’n del
Polo M iqnetlco
i

l v
------
29 x 5' =145W= _____ \ P
= 2° 25' W 89 88 87 86 85

(T ) Actualización
de la declina­
ción magnética: Fig. 85. La carta orientada (la aguja de la
brújula coincidiendo con la dirección del po
lo magnético.

30 36' W + 2° 25» W = 4 o 61' W = 5o 01' W

(T) Determinación del Sngulo reticular magnético:

o í - = 5 ® 0 1 '-03' = A ° 58' W

2 ). Se tiene una carta del Es_
tado Cojedes confeccionada en 1951 y
se observa en el diagrama de declina
ción que el Sngulo reticular-magnétT
co es 3°45'E y la declinación reticu
lar 0°25'E. La variación anual 1 °221E.
Calcular la declinación magnética ac
tualizada para el año 1970.

Solución:

(T) Diferencia de años:

1970 - 1951 = 19 años. Fig. 8 6 . Diagrama de declinación
de la carta de Valencia corregida.
268

Variación magnética en los 19 años:

19 x I o 22’ = 25° 58' E

La declinación magnética actualizada será:

2S°S8' + 3o 45’ + 0o 25' = 30° 08' E

3. Se tiene una carta del Estado Miranda, cuya declinación m a g ­
nética en el diagrama de decli­
nación es 3o 54' W, la variación
anual de la declinación es de
3o OO'OO "E; la declinación re
ticular es de 01'lf. Determinar ~
la declinación magnética y el án
guio reticular magnético p a r a
1972, siendo el año de edición
de la carta 1966,

Solución:

(T) Diferencia de años:

1972 - 1966 = 6 años. DECLINACION M AG NETIC A
Para 1970
Variación magnética en los
ó aóos: Fig. 87. Declinación magnética corre­
gida para la carta del Estado Cojedes.
6 x 3 o * 18“ E

(T) Declinación magnética para 1972:

18° E = 17° 60' E -
3 o 54' W
H° t)6 ‘ E
(í) Angulo reticular magnético:

01' + 14° 0 6 L = 14° 07'
2G9

GRAFIOi INICIAL
1

\¿ . .
VIN l
54 W

Fig. 88. Diagrama de
inclinación para 1966.

4 En una carta, la declinación magnética es de I T 20" W, la
variación anual 3' 10" E y la declinación reticular 1o Este. Actuali­
zar la declinación para 1970, si la fecha de elaboración de la carta
fué 1950.

Solución:
n^) Diferencias de años: 1970 - 1950 - 20 años.

Variación magnética en los 20 años:

3’ 10" x 20 = 60* 200" = 63* 20" « 1o 03' 20" E

Declinación magnética para 1970:
0 I o 03' 20" E - 11' 20" W = 63' 20" E - 11' 20" = 52* E

0 Angulo reticular magnético:

1° 00' 00" - 52' = 08'

declinación para 1970.
270

5. Se tien e un mapa del Estado Miranda, que fue elaborado en
1959 y cuya declinación magnética para la misma fecha fué de 3o 05' W
y la declinación r e tic u la r correspondió a 0o 16' a l oeste del m eridia­
no geográfico. Cuál será la declinación magnética y e l ángulo re tic u la r
magnético para 1970, s i la variación anual es de 45' 30" E. Dibujar la
g rá fic a in ic ia l y la fin a l.

Solución:

(T } D iferen cia de años:

1970 - 1959 = 11 años

(T ) Variación en los 11 años:

45' 30" x 11 = 8o 20’ 30" E

Declinación magnética para 1970:

8°20‘ 30" E - 3o 05' 00" W = 5o 15' 30" E

(T ) Determinación del ángulo re tic u la r magnético para 1970:

5o 15' 30" E + 0o 16' W = 5o 31' 30" E

Fig. 92. Diagrama de Fig. 93. Diagrama de
declinación para 1959 declinación para 1970.
271

E i e r c i c io p ropuesto

1). Se tien e un mapa del Estado Mérida que ha sido elaborado en 1955
y cuya declinación magnética para la misma fecha fue de 3°35' E
y la declinación r e tic u la r correspondió a 0o 12' (a la derecha
d el meridiano g e o g rá fic o ). Cuál será la declinación magnética y
e l ángulo r e tic u la r magnético para 1959, s i la variación anual -
es de 1o 25 W. Dibujar la g rá fic a in ic ia l y la fin a l.

2 ). En una carta d el Estado Portuguesa, fechado en 1933, la d eclin a­
ción magnética fue de 1o 45' 35" W. La variación anual observada
para la misma área correspondió a 00° 15' 04" E. Calcúlese d e c li­
nación magnética para e l año 1964.

3) Se tien e una carta de un sector denominado El Papelón, en e l cual
la declinación magnética es de 1o 45' 00" E. Para e l año 1950. La
variación anual para e l mismo lugar es de 00° 06’ 00" E. Se desea
saber la declinación magnética corregida para 1960.

4) En e l mapa d el Estado B olíva r, elaborado en e l año 1942 se tien e
una declinación magnética de 02° 36' 06" E. La variación anual
de la declinación para la misma área fue de 00° 03' 30" W. Cal­
cular la declinación para 1974, s i la declinación r e tic u la r fué
de 0° 27' E.

5) Se tien e un mapa d el Estado Barinas, que ha sido elaborado en -
1936, y cuya declinación magnética para la misma fecha fue de
2° 45' 30" W y la declinación re tic u la r correspondió a 0° 42'
30" E. Cual será la declinación magnética y e l ángulo re tic u la r
magnético para 1962, s i la variación anual es de 0o 15' 30" E.
Dibujar e l diagrama in ic ia l y fin a l.

6) Se tien e una carta del Estado Nueva Esparta que fue confecciona
da en 1959 y cuya declinación magnética para la misma fecha fue
de 3o 43' 03" W y la declinación geográfica o re tic u la r corres­
pondió a 0o 23' 00" E. Cuál será la declinación magnética y el
ángulo re tic u la r magnético para 1965, s i la variación anual es
de 45' 30" W. Dibujar e l diagrama in ic ia l y fin a l.
.

V

'
p

B I B L I OGRA F I A

AROCHA REYES, José Luis GUIAS DE CARTOGRAFIA. In s titu to de MejiD
ramiento P rofesion a l. Departamento de -
Educación Media. M.E. Caracas, 1965.

AROCHA REYES, José Luis ' TINAQUILLO'’ . Estudio geogr á fic o re g io ­
n a l. U .n V . Caracas, 19o6. 6

AROCHA REYES, José Luis IA ESCALA EN EL MAPA Y EN LA AEROFOTO.
Caracas, 1970.

AROCHA REYES, José Luis ASPECTOS FISICOS MATEMATICOS DE LA TIE­
RRA. Caracas, 1971

AROCHA REYES, José Luis LA PROYECCION MERCATORIANA BASICA. LAS
VAMA¿MNEg;BE ESCALA V Su CCNSTRlICClbN.
Caracas, 19H.

AROCHA REYES, José Luis ¿SABE USTED CARTOGRAFIA?. Caracas, 1971

AROCHA REYES, José Luis EL PLAN DE DESARROLLO REGIONAL Y LA NECE­
SIDAD' DE IK PkOYECÍO V CONTRATÓ"VüELo
AEROFOTOGRAFICO. Publicaciones de la Es
cuela de Geografía, N2 4, Caracas, 1972.

ALCARAZ Y MIRA, Enrique PROBLEMAS ELEMENTALES DE COSMOGRAFIA, Im
prenta de la Ciudad Lin eal. Madrid, 1925"

AMERICAN SOCIETY OF
PHOTOGRAMMETRY MANUAL OF PHOTOGRAM4ETRY. Washington D.C.
1952

AMERICAN SOCIETY OF
FHOTOGRANMETRY MANUAL OF PHOTOGRAMMETRY. INTERPRETATION.
Washington D .C., 1960.

1
274

BIROT, Pierre TRATADO I* GEOGRAFIA FISICA GENERAL.

Editorial Vicens-Vives. Barcelona,
19S2.

BISHOP, Margaret S. SUBSURFACE MAPPING. John Wiley fi Sons,
New York, 1960.

BROEK, Jan O.M. "GEOGRAFIA" SU AMBITO Y SU TRASCIENDEN-
CIA . llnión Tipográfica Editorial Uis
paño Americana. México, 1967.

BITTER, Francis IMANES. Editorial Universitaria de -
Buenos Aires. Argentina, 1963.

CRONE, G.R. HISTORIAS DE LOS MAPAS. Fondo de la Cul-
tura Económica. México, 1956.

CLOZIER, René LAS ETAPAS DE LA GEOGRAFIA. Salvat Edito
res S.A. México, 1956.

COUDERE, Paúl LAS ETAPAS DE LA ASTRONOMIA. Editorial
Universitaria de Buenos Aires. Argentina.
1962.

CALCANO D., Luis LECCIONES ELEMENTALES DE FOTOGRAMETRIA.
Litografía y Tip. del Comercio. Caracas,
1943.

CARTOGRAFIA NACIONAL XXX ANIVERSARIO (1935-1965). M.O.P. Cara
DIRECCION.
cas, 1965.

CARTOGRAFIA NACIONAL,
DIRECCION EL PROCESO AEROCARTOGRAFICO. Caracas,
1958.
275

Comisión Preparatoria de la IV CARTOGRAFIA HISTORICA DE VENEZUELA
Asamblea del Instituto Paname­
(1635-1946). Caracas, 1946.
ricano de Geografía e Historia

CARTOGRAFIA NACIONAL, DIRECICN INDICE CARTOGRAFICO 1967. M.O.P.

Caracas, 1967.

CHAMBERLIN, Wiliman PIE ROUND EARTH ON FLAT PAPER. Na­
tional Geographic Society. Washin¿
ton, D.C., 1950.

CHESTNOV, F.I. LA IONOSFERA Y SUS ENI(MAS. Edito­
rial Lautaro. Buenos Aires, 1950.

DEETZ, OI. y ADAMS, 0. ELEMENTOS DE PROYECCION DE M A P A S .

Publicación T.C. 289. Washington,
D.C., 1944.

DEETZ, Charles H. CARTOGRAPHY. U. S. Department of -

Comerce. Washington, D . C . , 1943.

IXJDLFY STA'J , L. GEOGRAFIA APLICADA. Editorial Uni­

versitaria de Buenos Aires. 1965.

DAUS, Federico A. QUE ES LA GEOGRAFIA. Editorial Colum

ba. Buenos Aires, 1961.

ECKERl', Max CARTOGRAFIA. Unión Tipográfica Edi­

torial Hispano Americana. México,
1961.

ERICKSON, Hirst GUIA DE ESTUDIO. Universidad de Bos

ton. U.S.A. 1963.

FINCH, V.C. y TEEWARTHA GEOGRAFIA FISICA. Fondo de Cultura

Económica. México. 1954.
276

GANDARIAS, V i c e n t e G E ODESIA E HIDROGRAFIA. Editorial

D o s s a t S. A. M a d r i d , 1956.

H034ER, Go e r g e P R A C T I C A L ASTRON Q M Y . J o h n W i l e v S

Sons, Inc. N e w Yor. 1946.

INTERNATIONAL YEARBOOK R a n d M e N a l l y § Cía. Co., U.S.A.
OF CARTOGRAPHY 1963.

KENDAL, G L E N D I N N I N G y INTRODUCTION T O GEC .. 'HV. H a r court.
M A C FADDEN
B r ace § Worl, Inc. N e w York, 1962.

KRETSGWER, Konrad H I S T O R I A D E L A GEOGRAFIA. Editorial

L a b o r S.A. Barcel o n a , 1930.

KULITOV, K.V. EL D E S P L A Z A M I E N T O D E L O S P O L O S D E -

L A TIERRA. S e r i e C i e n c i a y Técnica.

Moscú. 1958.

K E LLAKAY, G o e r g e P. MAP. P R O Y E CTIONS. E.P. Dutton 8 C o . .
Inc. N e w York, 1962.

LIBAULT, A n d r é L A CARTOGR A P H I E . P r e s s e s Uni v e r s i -

taires d e France. París, 1962.

LECUNA, V i c e n t e A T L A S DE VENEZU E L A . Prólogo. Cera-

cas, 1921.

MASGIERONI, G o e r g e G. C U R S O D E GEODESIA. Librería v Edito

rial Alsina. Buenos A i r e s , 1952

O I MEDO, M a r t í n N O C I O N E S D E CARTOGRAFIA. Biblioteca

d e l Aviador. Madrid, 1949
277

PASINI, Claudio TRATADO DE TOPOGRAFIA. Editorial
Gustavo Gili S.A., Barcelona.
1957.

ROMERO, Adolfo C. NOTAS SOBRE MAGNETISMO TERRESTRE
Y SU CARTOGRAFIA. Dirección de -
Cartografía Nacional M.O.P. Cara­
cas, 1961.

RAISZ, Erwin PRINCIPLES OF CARTOGRAPHY. McGraw
Hill Book Company, Inc. New York,
1962.

RA1SZ, Erwin CARTOGRAFIA. Ediciones Onega S.A.
Barcelona, 1953.

RQSSIER, Paúl GEOGRAPHIE MATHEMATIQUE. Sedes. Pa
ris. 19S3.

ROMERO, Adolfo SITUACION ACTUAL DE 1A CARTOGRAFIA
EN VENEZUELA. Dirección de Cartogra-
fía Nacional M.O.P. Caracas

ROBINSON, ELEMENTS OF CARTOGRAPHY. John Wiley
6 Sons, Inc. New York, 1953.

SANDOVER, J.A. TOPOGRAFIA. Compañía Editorial Conti-
nental S.A. México, 1964.

SCKREUDER, Gerard J. MANUAL DE FOTOGRAFIA FORESTAL. Centro

de Enseñanza e Investigación. Costa Ri
ca, 1964

TOPFER, F. y PILLEWIZER, W. THE PRINCIPLES OF SELECTION. The XX

International Geographical Congress.
London, 1964.
278

TRANARG, C.A. FOLLETO ILUSTRATIVO DEL PROCESO
rotoPáT0GRAMETRÍC0~- 'Caracas. 1561

UCUETO, Luis LECCIONES ELEMENTALES DE GEODESIA
Y ASTRONOMIA PRACTICA.

UNESCO METODO PARA IA ENSEÑANZA DE LA GEO-
GRAFIA. Colección Unesco. Paris.
1966.

VELA DE ARMAZON AEROFOTOGRAFIA. Biblioteca del Avia-
dor. Madrid, 1949.

VERUETE, Jesús NOTAS SOBRE FOTOCRAMETRIA Y FOTOIN-
TERPRETACION. I.A.N., Caracas, 1971

VILA, Pablo C O UAZZI, HUMBOL0T. CALDA. Dirección
de Cultura. Publicaciones y Relacio
nes Públicas de I.P.N. Caracas, 1960.

VICENS, BOSQUE Y WAGNER GEOGRAFIA GENERAL. Editorial Vicens-
Vives. Barcelona. 1965.

VOOLDRIDGE, S.W. y SICWIFICADO Y PROPOSITO DE LA GEOGRA-
GORDEN EAST, W.
FIA. Editorial Mora. Buenos Aires.
1957.

WDRKME1STER, P. TOPOGRAFIA I y II. Editorial Labor.

S.A. Barcelona, 1947.

Aerofotografía A érea. Tranarg. C.A. 82 Congreso Venezolano de Ingenie­
ría. Caracas, 1969.

Manual of Photogrammetry. American Society of Photogrammetry. Washingtoi
D.C., 1952.

Manual of Photoerammetry. American Society of Photogrammetry. Washington
D.C., 1960.
IMPRESO EN NOVIEMBRE DE 1991
EN LA IMPRENTA UNIVERSITARIA
DE LA UNIVERSIDAD CENTRAL
DE VENEZUELA
«
RECIENTES LIBROS PUBLICADOS
Y EDITADOS DEL AUTOR

La Cartografía y la Geografía: dos disciplinas inseparables. Edi­
ciones de la Facultad de Humanidades y Educación. Caracas, 1985.

Nacimiento de una nueva Ley en Geometría. Consejo de Profe­
sores Universitarios Jubilados, UCV. Caracas, 1987.

Lo maravilloso y trascendental de la Cuadratura del Círculo. Edi­
ciones de la Biblioteca, UCV. Caracas, 1987.

Un ejemplo de cómo elaborar una tesis doctoral. Ediciones del
Autor-Jolar. Serie Bibliográfica Jolar. Caracas, 1988.

El mapa topográfico y su representación. Ediciones de la Biblio­
teca, UCV. Caracas, 1989.

La escala en el mapa y en la aerofoto. Ediciones de la Biblio­
teca, UCV. Caracas, 1991. Segunda edición.

DATO HISTORICO IMPORTANTE

Según Decreto Presidencial N " 278, del 7 de junio de 1989, se
crea el Servicio Autónomo de Geografía y Cartografía Nacional, con
rango de Dirección General Sectorial, dependiendo jerárquicamente
del Ministerio del Ambiente y de los Recursos Naturales Renovables
( m a r n r ) , el cual sustituye toda la competencia que estuvo atribuida
a la Dirección de Cartografía Nacional. Gaceta Oficial, viernes 9 de
junio de 1989, N ? 4.106, Extraordinario.