Cristóbal Colón y sus sucesores fueron los héroes que nos inculcaron la

civilización y si no hubiese sido por ellos, hoy estaríamos viviendo en las
chozas de algún pueblo muy cerca de lo que los españoles llamarían barbarie.

Desde que los europeos pisaron nuestras tierras, solo había una intención:
enriquecerse ellos a costa de todo, incluso de los indios, llamados así desde un
primer momento, por la confusión de Cristóbal de creer que había llegado a
alguna de las islas de Asia Oriental.

América fue víctima de la colonización y de la conquista europea. Las armas
fueron la clave para vencer al territorio americano, y una sola cosa opuso la
diferencia entre unos y otros: la pólvora, desconocida por los nativos
americanos.
Expedicionarios avanzaron sobre lo que encontraban en busca de plata y oro.
Y eso fue lo que encontraron en Potosí, en la actual Bolivia, y en Zacatecas y
Guanajuato, en la actualidad territorio mexicano. La ciudad de Potosí fue la
cabecera de toda Sudamérica por largo tiempo y llegó a tener más cantidad de
habitantes que Sevilla, Madrid, París y la misma cantidad que Londres.
Simplemente destruyeron estas minas. Y fue tanto el afán por la plata que a los
colonizadores no les preocupaba tener que comer ratas, gatos y perros, porque
no había quien siembre las tierras, ya que la mayoría de los esclavos
trabajaban en las minas hasta más allá del cansancio y explotados.

Se llevaban la plata rumbo a España, pero no se quedaba allí. Esta riqueza
pasajera hacía una parada en la Corona española, que estaba hipotecada. Los
ingresos que ella obtenía, se convertían en capitales alemanes, franceses,
genoveses e ingleses. El reino español estaba en deudas con los bancos
alemanes y las mismas fueron canceladas con las riquezas que venían en
barco desde América Latina. Mientras en la península Ibérica había más ricos,
también se multiplicaban los pobres. Los mendigos eran una postal cotidiana
en los recovecos de las calles españolas. La tan mala administración política
en esos años llevó a reducir ampliamente los horizontes industriales, de tal
manera que de los 16 mil telares que había en Sevilla en 1558, a la muerte de
Carlos V, quedaban tan solo cuatrocientos cuando murió Felipe II. Y si
hablamos de la ganadería en Andalucía, las ovejas se redujeron a 2 millones

Todo se compraba. Los mismos que incentivaron el contrabando de esclavos. Las Antillas eran conocidas como las islas del azúcar. que en el mismo lapso de tiempo. Sin embargo. y francesas no se quedaron atrás a la hora de la cosecha de la dulce plantación. La inflación subía. la cantidad de habitantes se vio reducida a la mitad. Lo que bajaba. mucho caucho por extraer. ¿cómo lograría abastecer a sus colonias del otro lado del charco? Pero volvamos a América: los españoles no buscaban solamente metales preciosos en ese gran territorio descubierto por ellos en 1492. ese progreso tuvo un lugar: Inglaterra. y consistía en pasar a los esclavos a obreros pagos. Las especias escaseaban en el viejo continente y la caña de azúcar comenzó a adueñarse de las islas caribeñas. era su población: en poco más de 200 años. convirtiéndose en una gran potencia. pero los compradores seguían siendo los mismos. de contrabando. las inglesas. se había duplicado. no tenía solamente todos sus intereses puestos en la caña de azúcar: el caucho asomaba allá por el sur de la Selva Amazónica y parecía tener un gran auge en todo el mundo. todo. Y si hablamos del Brasil. . africanos esclavos que serían también los propulsores del desarrollo europeo. hacía que la isla produjese a cantidades mayores.cuando había 7 millones. con el objetivo de que estos tengan su propia plata y puedan comprar los productos “Made in England”. un siglo después lo criticaban. la colonia portuguesa. Y de a poco. muchas plantaciones de azúcar. y de manera rotunda. De esta manera. e igualaba a Inglaterra. proveniente del nuevo continente. Los indígenas servían como mano de obra barata y abundante. Y no solamente las colonias españolas comenzaron a producir: las holandesas. si España no podía abastecerse ella misma. la primera ley brasileña se promueve gracias a los ingleses. La pregunta era. fueron apareciendo. pero con una falencia: crecía su producción. donde se produjo la primera Revolución Industrial: mucha materia prima. Y a ese nombre quedaron sometidas: todavía hoy son condenadas al monocultivo y siguen padeciendo la desocupación y pobreza. Y a alguna cabecita británica se le ocurrió una gran idea: asalariar a los esclavos. no se podían producir si no había quien las trabajase. Y así fue que.

ayer europeas. ¿Qué hubiera ocurrido si nuestro territorio no contase con tantas ventajas? (si se puede decir así) ¿cuál hubiese sido el destino de América Latina sino se encontraba las minas de plata? ¿Y el de Europa? Estas preguntas son difíciles de responder. ya que el gran progreso europeo no se hubiera podido llevar a cabo sin la sobreexplotación de un suelo que no les pertenecía. Luego de las respectivas independencias. más allá de que el Tratado de Tordesillas decía lo contrario. fueron derrocados por juntas militares y estas incrementaron las deudas externas haciendo de las economías nacionales muy vulnerables y dejando como resultado una democracia débil y un Estado dependiente de todo tipo de potencias. como venimos mencionando.Habíamos dicho que América Latina fue víctima de la colonización y conquista española. hoy estadounidenses. Porque resulta irónico decir que el subdesarrollo latinoamericano se debe a sus suelos ricos en materia prima. En fin. los gobiernos de turno pensaron solamente en sus bolsillos y no han contribuido con el sueño de todo latinoamericano. sino culpable. se resume en pocas palabras: Cinco siglos igual . y los que podían haber hecho algo. América hoy todavía paga todas estas agresiones y resulta un tanto complicado pensar un continente libre política. no fue solo víctima. social y económicamente. pero cabe destacar que.