You are on page 1of 45

México

Argentina
Joyería contemporánea

MÉXICO-ARGENTINA
índice
Introducción . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 6
Artistas . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 7
Mayte Amezcua . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 8
Elvira Bessudo . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 10
Raquel Bessudo. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 12
Sandra Bostock . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 14
Lorena Lazard . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 16
Carol Neumann . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 18
Jackie Roffe . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .20
Laura Elena Sánchez . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 22
Martacarmela Sotelo . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 24
Carolina Bernachea . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 26
Cecilia Capisano . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 28
Mercedes Castro Corbat . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .30
Ana Hirsch . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 32
Laura Leyt . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 34
Lucia Mischquila Brichta . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 36
Micaela Mornaghi . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 38
Sandra Tamborini . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 40
Ana Weisz . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 42
Créditos . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .44
Caminar a mirada viva, a mirada nueva, a mirada propia de un lugar, de un recorrido.

¿Cómo es que pequeños movimientos pueden sorprendernos tanto?

¿Qué sensación, reflexión se nos despierta cuando nos encontramos con rincones de belleza
inadvertida u objetos cargados de significados inadvertidos?

Sólo hace falta bajar la marcha, ir lentamente y ampliar o afilar la mirada.

Lo contamos desde el cuerpo, desde objetos que viajan sobre el cuerpo.

Son estas piezas, las que darán sentido a esta muestra donde 18 joyeras de Argentina y México
exhiben los resultados del foco puesto en el vertiginoso movimiento que nuestras ciudades poseen.
ar t istas
Mayte Amezcua Carolina Bernachea

ARGENTINA
Elvira Bessudo Cecilia Capisano
Raquel Bessudo Mercedes Castro Corbat
MÉXICO
Sandra Bostock Ana Hirsch
Lorena Lazard Laura Leyt
Carol Neumann Lucia Mishquila Brichta
Jackie Roffe Micaela Mornaghi
Laura Elena Sánchez Sandra Tamborini
Martacarmela Sotelo Ana Weisz
Mayte Amezcua
El carro de supermercado es un
ícono internacional. Lo inesperado
de él en la Ciudad de México es
verlo transformado en una tienda
móvil que pasea por las calles, ya
sea como un restaurante ambulan-
te, un puesto de semillas o inclu-
so una juguería. Este objeto está
adornado con distintos materiales
para camuflar su esencia y pasar
inadvertido: un colorido mantel,
salsas que cuelgan, un tanque
de gas para cocinar, un paraguas
contra el sol, letreros promocionales
del producto que venden… Cada
uno de esos vehículos se torna en
un inesperado lugar al que la gente
acude y en el que satisface sus
necesidades cotidianas.
Carrito I
Broche construído 2015
Alpaca, cobre, mantel

MÉXICO
y cuerda de plástico
6.5 x 7 x 8 cm
Elvira Bessudo

En la metamorfosis urbana la atención
visual hacia una ventana comienza un
diálogo del cual entramos y salimos
constantemente. Muchas veces nos sor-
prende y nos divierte, pero también llega
a ser totalmente desapercibido.
Párpado Citadino I
Dije construído 2015

MÉXICO
Hierro y acrílico
9 x 9 x 1.5 cm
Raquel Bessudo

En una urbe como la Ciudad de México
los lugares de estacionamiento son pre-
ciados. Para apartarlos, se utilizan desde
objetos fabricados con esta finalidad
hasta cualquier otro que esté a la mano;
como un comercio de telas que en vez
de utilizar los rollos vacíos de producto
vendido, como lo hacen otros, vistió una
silla buscando así, promocionarse. O
cómo, en vez de utilizar un bote lleno de
concreto, sembraron pasto
dentro de éste. En otra ocasión encontré
una banca de madera utilizada con ese
propósito privándola de su función.
Con esta serie busqué resaltar el
ingenio y recursos del mexicano, enon-
trando una estética especial en esta
cotidianidad.
No Estacionarse I
Collar construído 2015
Madera, cobre, plástico, hilo de cañamo,
hilo encerado, esmalte, listón de organza,

MÉXICO
esmalte vinílico, aceite de linaza
10 x 19 x 2 cm
Sandra Bostock

El caos urbano pasa desapercibido y
forma parte de la vida cotidiana
de los que habitamos en grandes
ciudades. Cuando nos detenemos para
observar, asimilamos esta perfección.
Existe un sentido diferente de apreciar
lo que por definición no es bello o
agradable.
El entorno, el material, el uso y la
composición de objetos comunes, lle-
gan a ser bellos por el simple hecho de
estar y funcionar. El caos tiene orden
y belleza. Usar materiales que resisten
el entorno urbano con una función le
da a una pieza de joyería un aspecto
diferente y al mismo tiempo artístico.
Caja Eléctrica III
Collar construído 2015
Cobre, cable eléctrico, latón,

MÉXICO
nylon, pintura acrílica
11.5 x 16 x 2 cm
Lorena Lazard

La ciudad de México es el
centro de todo lo que sucede.
En ella el pasado y el presente se
confunden; el orden y el caos se
mezclan para crear nuevas
realidades. Es en esta realidad
donde vivimos y sobrevivimos
de forma cotidiana.
En la Cd. de México
Prendedor construído, 2015
Imágenes de mapas antiguos y
modernos de la Ciudad de México

MÉXICO
transferidos en barro polímero, hierro, mica.
9 x 11.5 x 0.5 cm
Carol Neumann

La escasez de empleos ha dado origen
a actividades alternativas que se han
convertido en el sustento económico
de muchas familias mexicanas.
Ser taquero ambulante no es un
oficio particularmente reconocido, pero
permite cubrir las necesidades bási-
cas de una familia. El instrumento de
transporte y de trabajo es su bicicleta.
Decenas de taqueros salen todos
los días muy temprano para llegar a
sus puntos de venta. Las bicicletas
van cargadas de una canasta repleta
de tacos, así como de todas las he-
rramientas y condimentos necesarios
para su elaboración y consumo.
En marcha II
Collar construído 2015
Plata pura, plata sterling,

MÉXICO
hierro, partes de bicicleta
5 x 7 x 1.5 cm
Jackie Roffe

Las burbujas de Chapultepec son las
mejores de la ciudad. Y no es que du-
ren más o huelan rico. Son tan bonitas
como todas. Pero son mis favoritas
porque, cuando se ve a través de ellas,
uno percibe cómo encapsulan mundos
fantásticos e inesperados por unos
cuantos segundos. Permiten observar
la exageración de lo efímero.
Cuando alguien pasa por detrás, la
burbuja atrapa su imagen y ese mundo
esférico captura una realidad. Sus refle-
jos se intersectan y por unos segundos
conviven en el aire. Los problemas se
hacen leves y se los lleva el viento.
Quise capturar estos momentos
en piezas que buscan ser burbujas de
Chapultepec.
Buenota
Collar construído 2015
Plata, hierro, lupas de vidrio,

MÉXICO
acrílico, figura, perlas
5.8 x 3.7 x 1.5 cm
Laura Elena
Sánchez

Al quedar sin una pierna, Don
Esteban Trejo encontró en el oficio
de tejer bejuco un medio para
sobrevivir. Todos los días se ubica
en un camellón de una colonia
residencial para desarrollar su
técnica.
Lo que más le solicitan es repa-
rar objetos de arte que alguna vez
fueron comprados en un mercado
de pulgas por coleccionistas.
Son pocos los automovilistas
que no aprecian a Don Esteban
tejiendo, como si estuviera deteni-
do en el tiempo.
Banquito plegable
Broche construído, 2015

MÉXICO
Cobre, latón, pátina, manta, cornalinas
10 x 6 x 1 cm
Martacarmela
Sotelo
Me asombra el constante tránsito de carre-
tas y carretillas en el Centro Histórico de la
ciudad de México, ya que genera una fuerza
de trabajo llamada “los diableros”. El nombre
surge de su herramienta de trabajo: la carretilla
o “diablito”. Los llamados “diableros” forman
parte de la escena cotidiana y su labor es
agilizar la movilidad de las mercancías. Hay
estibadores que llegan a cargar hasta 700 kg,
el volumen de los productos sobrepasa al me-
dio mismo. Para hacer los recorridos recurren
a cuerdas, cajas, cartones, bolsas y arpillas.
Hay incluso quienes ya tienen adaptada a la
carretilla toda la mercancía, para poder instalar
su puesto ambulante y las estructuras de metal
que conformarán a éste.
Amarres Diablero
Collar construído 2015

MÉXICO
Alpaca, pintura electrostática, cuerda
30 x 23 x 7 cm
Carolina
Bernachea

“Anónima huella dejada en su vuelo,
que estampa indiscretamente la
belleza de mi vestido de seda azul.
Desconcierto, Risas, Fobias…
Suerte! Suerte! dicen por ahí.”
“¡Suerte!”

ARGENTINA
Broche construído, 2016
Papel de seda, acrílico, plata 925, acero inoxidable
17 x 13 cm
Cecilia Capisano

Buenos Aires…
Un Tango añejado en champagne….
Velo gris…
Resabios de oro que añoran la Ópera…
Buenos Aires, Tesoro en naftalina…

Luego de más de 20 años de total abandono edilicio,
se anuncia el inicio del proceso de Reconstrucción
de la Confitería del Molino. Este proyecto plantea un
brindis con fragmentos de cristalería de época, para
celebrar dicho acontecimiento.
Champagne

ARGENTINA
Collar construído, 2016
Modelado en resina, cadena de bronce
15 x 15 x 13 cm
Mercedes Castro Corbat

Una isla que se mueve,
que va trayendo cosas.
Y que en su trayecto,
va enganchando, enganchándose con otras.
Camalotes

ARGENTINA
Collar construído, 2016
Madera, tela, pintura acrílica, grafito
70 x 50 x 4 cm
“…una puerta tiene un pequeño agujero. Igual de grande es la cotidianeidad de entrar siempre a la misma
casa, que el hecho de espiarla una sola vez…”
Ana Hirsch

Tribu

ARGENTINA
Collar construído, 2016
Cartón, acrílico, resina, monedas argentinas
50 x 50 x cm
Laura Leyt

Transito enmarcando las cambiantes
y duras superficies de las veredas,
improvisando caleidoscopios con olor
a plástico quemado.
voy por las calles atando cordones y
líneas de colores,que le ponen algo
de brillo al gris del asfalto caliente.
lenta y pacientemente camino y
encuadro: la ciudad es una gran
pinacoteca de cuadros geométricos a
cielo abierto.
Sin título o no sé....

ARGENTINA
Collar construído, 2016
Plástico reciclado, fundición
49 x 31 x .5 cm
Lucía Mishquila Brichta

Transitar la ciudad en bondi es un hecho cotidiano,
pero, ¿cuánto nos disponemos a observar los pequeños gestos de la gente que nos rodea?.
El tiempo de viaje se convierte así en un espacio de convivencia en el que hay gente que lee, que tiene
conversaciones por teléfono, que se maquilla, que juega, que conversa, que se besa. Gente que se duerme
sobre el hombro de otro, que se babea, que se golpea con el marco de la ventanilla. Gente que almuerza, que
mira por la ventana, que llora. Gente que le presta la¨sube¨ a otra gente. Gente que roba, que canta, que hace
exhibicionismo. Gente que está apurada, gente que espera horas. Gente que se conoce en el bondi, que cruza
una mirada, que se enamora. Gente que putea al colectivero, gente que saluda, gente que toca mucho el tim-
bre. Gente que cede el asiento, gente que no, gente que se hace la dormida.
Gestos

ARGENTINA
Serie de 21 broches construídos
Construcción y tallado, reutilizando caucho de neumáticos
Medidas variables entre 2 x 5 cm y 3 x 10 aproximadamente
Mica Mornaghi

Tiempo extraño
viento suspendido
mareo de color seco
me desoriento, hace calor, hace frío
caen, dejan huella
vuelve el calor, vuelve el frío
fósil.

Durante el verano hubo una oleada de calor
intenso y de un día para el otro nos sacudió
un clima otoñal muy fuerte durante varios
días. Lo más sorprendente, además del
cambio de temperatura, fue la temprana caída
de las hojas de los árboles. Como punto de
partida, tomé este material para manifestar la
inesperada aparición de un clima que todavía
no se esperaba.
Verano
Hojas I, collar construído
Hojas de ginkgo biloba, resina, bronce, Hojas III, broche construído
acero inoxidable, cinta de algodón Hojas de ginkgo biloba,
8.5 x 37 cm resina, bronce, acero inoxidable
Hojas II, broche construído 10 x 12.5 cm
Hojas de ginkgo biloba, resina, bronce, Hojas IV, broche construído
acero inoxidable Hojas de ginkgo biloba, resina, bronce, acero inoxidable
17 x 9 cm 9 x 10 cm
Sandra Tamborini
En esta gran urbe .......
¿Puede ser lo inesperado de lo
cotidiano el vacío de la ausencia?
¿En qué instante la ausencia de un otro
me sorprende y revela lo importante
que es para mí su presencia?
¿Cómo me dejo afectar por la
presencia-ausencia de ese otro?
¿Puede el vacío generar vínculos?
Y ese espacio, su espacio, colmado
de su nada condensa el aura
de la presencia-ausente.

Indago sobre la potencia que tienen ciertos espacios urbanos “ aparentemente deshabitados ” y su capacidad
de crear vínculos a través de la huella que dejaron quienes lo habitaron. Realizo una serie de acciones en un
espacio del barrio de Nuñez que fue utilizado durante 4 años como lugar de venta por un inmigrante de Ban-
gladesh. El resultado de estas acciones intentan marcar la pregnancia de aconteceres y vínculos gestados por
él diariamente casi a modo de ritual.
“¿ Puede el vacío generar vínculos ?”

ARGENTINA
Broches colgantes
Arcilla cocida, hilo de algodón, transferencia de textos
6 x 12 a 3.5 cm x 5 cm
Ana Weisz

...La ceremonia se lleva a cabo en las
profundidades ... De vez en cuando
en la superficie ella nos revela
un paisaje efímero,
un fragmento del ritual…
Ceremonia
Collar construído, 2016
Rejilla antigua, lata, hierro, bronce,

ARGENTINA
cobre, alpaca, pintura,
técnicas clásicas de joyería
55 x 5 x 6 cm.