LAS ARAÑAS

Las arañas (orden Araneae) son el orden más numeroso de la clase Arachnida,
lejanamente emparentadas con otros grupos de artrópodos, como los insectos, con los
que no deben confundirse. El orden Araneae es el séptimo en diversidad total de
especies respecto al resto de diversidad de organismos. El grupo está abundantemente
representado en todos los continentes, excepto en la Antártida. Todas son
depredadoras, generalmente solitarias, de pequeños animales. Tienen glándulas
venenosas en los quelíceros, con las que paralizan a sus presas. Producen seda (véase
Seda de araña), con la que tejen telas de araña o telarañas, que usan para construir
redes de caza, tapizar refugios e incluso hacerse llevar por el viento. Hasta la fecha se
han descrito más de 46 500 especies,1 de arañas, y 110 familias han sido recogidas por
los taxónomos; sin embargo, sigue habiendo confusión dentro de la comunidad
científica, como demuestran las aproximadamente 20 clasificaciones que se han
propuesto desde 1900.2 Sólo algunos grupos son realmente peligrosos para los seres
humanos. La especialidad que se ocupa de las arañas y el resto de los arácnidos se llama
aracnología. Hay personas que sufren de aracnofobia, es decir miedo a las arañas.
Características
La anatomía de las arañas coincide a grandes rasgos con la de otros arácnidos, es decir,
con el cuerpo dividido en dos regiones o tagmas, prosoma (o cefalotórax) y opistosoma
(o abdomen) y el mismo número y tipo de apéndices, es decir, un par de quelíceros, un
par de pedipalpos y cuatro pares de patas locomotoras.
Dimensiones
Las arañas tienen longitudes corporales que oscilan entre los 0,5 mm y los 9,0 cm que
alcanzan algunos migalomorfos tropicales, los cuales llegan a capturar pequeños
pájaros; con las patas extendidas alguno de éstos puede sobrepasar los 25 cm. Durante
el Carbonífero superior y el Pérmico existieron arañas de más de 50 cm.3 La araña más
grande del mundo es la Theraphosa blondi, o tarántula goliat que puede llegar a medir
30 cm (incluidas las patas), y es originaria de América.
Anatomía interna
Las arañas son animales depredadores que paralizan a sus presas con el veneno de sus
quelíceros. La mayoría de las arañas inyectan enzimas digestivas en la presa, realizando
una digestión externa, al menos parcial. Muchas mastican a la presa parcialmente con
dientes que forman parte del artejo basal de los quelíceros. Ahí se localizan también
comúnmente "pelos" que permiten en muchos casos filtrar eficazmente el alimento,
separando las partículas sólidas del líquido.
Al principio del tubo digestivo se sitúa una faringe o estómago de función suctora. Desde
la mitad del prosoma y hasta el final del opistosoma se extiende el intestino medio,
dotado generalmente de divertículos, que en algunos casos se extienden incluso a las
patas. La digestión química se realiza sólo parcialmente en la luz del intestino, siendo
fagocitadas partículas cuya digestión enzimática se completa de manera intracelular.