UNIVERSIDAD NACIONAL AUTÓNOMA DE MÉXICO

ESCUELA NACIONAL DE ARTES PLÁSTICAS
POSGRADO EN ARTES VISUALES

“UNA HISTORIA DE LA FOTOGRAFÍA EN EL
MANICOMIO GENERAL LA CASTAÑEDA 1910-
1968”

TESIS QUE PARA OBTENER EL GRADO DE
MAESTRO EN ARTES VISUALES

PRESENTA
ENRIQUE RIVERA BARRÓN

DIRECTORA DE TESIS
DRA. LAURA GONZÁLEZ FLORES

MÉXICO D.F., AGOSTO 2011

Agradecimientos

A la Dra. Laura Gonzáles Flores por la paciencia en dirigir esta investigación, por sus
atinados comentarios y las lecturas a los diversos borradores. Sin los cuales el texto
definitivo no habría visto la luz. Muchas gracias Laura.

A la Dra. Cristina Sacristán quien leyó una última versión de este trabajo e hizo
contribuciones y recomendaciones muy precisas y valiosas, especialmente en lo que se
refiere a diversos aspectos históricos de La Castañeda.

A las Dras. Claudia Canales Acha y Deborah Dorotinsky por sus lecturas y acertados
comentarios durante la elaboración del presente texto.

Al Lic. Félix Alonso Gutiérrez del Olmo, a José Manuel Alcocer Bernés, y al historiador
Rogelio Vargas por las entrevistas concedidas1.

A todo el personal del Archivo Histórico de la Secretaria de Salud (AHSSA) por el
profesionalismo, dedicación y puntualidad con que brindan el servicio y dan atención al
público.

1
Quienes rescataron entre 1982-83 bajo las ordenes del Dr. José Meljen Moctezuma el Fondo Manicomio
General La Castañeda.

Son innumerables las personas con las que compartí información y a quienes robé mucho
de su tiempo con mis historias, especulaciones y conjeturas sobre esta investigación.
Siempre habrá ausencias y si la presente lista remite alguna, quiero darles las gracias a
todas y todos ellos. Pues su atención y sus palabras siempre generaron en mí nuevas
preguntas. Aprendí que es posible eliminar la obviedad por aplastante que sea y a no tratar
siempre de ver claro.

A mi padre Enrique Ernesto Rivera Lozada

A mi madre María Elena Barrón

A los dos, por darme la vida, su amor y su confianza

A mis hermanos Ernesto. Efrén y Efraín

A Martha, Eleonora y Mariana

Por haberme ayudado a construir este hueco que abrí en nuestra vida cotidiana,
y en donde los agobiantes días interminables de trabajo me enseñaron a
revalorar y apreciar el tiempo que pasamos y vivimos juntos. Sin el amor de
ustedes simplemente todo habría sido aun más difícil. Gracias por estar aquí
conmigo.

ciencia y control social Fotografía. ÍNDICE Introducción I-XXIV CAPÍTULO I Fotografía. ciencia y control social 1 Concepción de la fotografía en el Siglo XIX 2 Fotografía y ciencia 6 El positivismo 8 Fotografía y antropología 10 Fotografía y control social en México 1868-1913 12 Por qué exigía el retrato la ISMP 24 Cómo funcionaba la ISMP 29 Control social y medicina 30 De cómo el realismo fotográfico se vio controlado por el hiperrealismo científico 34 Forzados a situarse frente al objetivo 36 Aparecer tal y como son 39 Puntos de intersección entre el método Bertillon y las fotografías en la Castañeda (retratos) 41 Conclusiones 49 CAPÍTULO II La fotografía y el nacimiento de la Castañeda .

métodos. Fotografía y medicina 50 Fotografía y psiquiatría 57 Posar es inventarse 58 Apariencia y comportamiento 66 La prueba fotográfica de Leopold Szondi 61 Un manual de psiquiatría 63 Nacimiento de la Castañeda 65 Para qué hacer fotografía en la Castañeda 68 Fotografía en el Manicomio ¿1910 ó 1913? 68 Ser fotógrafo de la Castañeda 72 Conclusiones 93 CAPÍTULO III Técnica. usos y aplicaciones de la fotografía en la Castañeda El gabinete de fotografía en la Castañeda 94 Materiales fotográficos que se surtían al Manicomio 96 ¿Cómo se realizaban los retratos en el Manicomio? 98 ¿Cuando se equipó el gabinete fotográfico en La Castañeda? 100 El reglamento para la fotografía en la Castañeda 103 El principal uso de la fotografía dentro del Manicomio 106 Los informes del fotografía (7 Usos y aplicaciones) 106 El informe fotográfico de un médico del Pabellón de Observación (Otro uso a la fotografía) 116 Expectativas para otras aplicaciones a la fotografía en el Manicomio 118 Sobre la falta de materiales fotográficos en La Castañeda 120 Dactiloscopia y fotografía 132 Conclusiones 137 .

los reingresos 178 Las clases sociales y la construcción visual de la locura 181 El tema fotográfico del antes y el después 182 Conclusiones 186 CAPITULO V El ocaso de la fotografía en la Castañeda ¿Los retratos eran indispensables? 187 Los formatos de los retratos 190 Sobre la iluminación y el trabajo de laboratorio 198 Sobre los distintos fondos que aparecen en los retratos 199 Un libro de registro de empleados de la Beneficencia Pública o el reverso de la moneda 203 Conclusiones 205 . CAPITULO IV Libros de registro y expedientes clínicos: El Archivo Visual Usos de la fotografía en La Salpêtrière 141 El uso del retrato en el manicomio de Ciempozuelos. Madrid 146 El retrato en La Castañeda 147 Expedientes clínicos 157 Análisis a las fotografías de los libros de registro 160 Retratos simples 163 Retratos con poses no sugeridas por el fotógrafo 166 Retratos contra la voluntad 169 Personas que evitan la cámara fotográfica 174 Fotografías a los pensionistas de 1ª o distinguidos 175 Fotografías inusuales 177 Fotografías de cadáveres 177 Otros retratos.

Equipos fotográficos y materiales de laboratorio 218 APENDICE II Los Directores de La Castañeda 1910-1968 229 FUENTES Y BIBLIOGRAFÌA Archivos consultados 231 Libros 231 Revistas 237 Tesis 241 . CONCLUSIONES GENERALES Conclusiones generales 206 APENDICE I Inventarios.

Arder en deseos. En esos usos es donde se hallan las razones de su aplicación. Gustavo Gili. I . Estos son los usos a los que me referiré en adelante. Introducción Este trabajo pretende analizar los usos1 de la fotografía que se realizó en el Manicomio La Castañeda de la ciudad de México. p. y dado lo extraordinario de la implementación de la fotografía en éste tipo de establecimientos. Si bien estos retratos son los que explican la mayor aplicación que tuvo el aparato cámara fotográfica y la fotografía. 3 Geoffrey Batchen. España. Víctor Burgin y Abigail Salomon Godeau y Geoffrey Batchen. En su libro Arder en deseos Geoffrey Batchen3 habla de dos posiciones o paradigmas para historiar la fotografía. Hay diferencias y modos de concebir visualmente a la enfermedad mental muy particulares entre ellos. 255. en especial la generada por algunos fotorreporteros2 me interesa dejar claro que no trataré de éste tipo de imágenes. 2 Actualmente trabajo en un manuscrito sobre El fotoperiodismo y La Castañeda. específicamente lo que han planteado John Tagg. Allan Sekulla. es decir. no fueron los únicos en los que tuvo un uso explicito. 2004. Con ello trato de argumentar que son los usos los que explican las necesidades fotográficas generadas al interior de La Castañeda. Pues hay cerca de 5 fondos/fotógrafos que realizaron imágenes al respecto. la creación de un gabinete fotográfico y un reglamento que aplicó para éste trabajador dentro del manicomio. en donde Szarkowsky expone que la postura hacia el problema 1 El uso común que se da a toda fotografía en general es para verla o mirarla. Mi interés no es sólo saber si estos registros persiguieron fines científicos. En México. Aunque refieren visualmente al manicomio lo hacen desde otros parámetros. Dado que existe toda una iconografía fotográfica periodística ya clásica del tema. Trato de evidenciar las aplicaciones que se ordenaron desde el cargo laboral del fotógrafo. es importante saber al menos para qué o con qué fines se recurrió a ella. precisamente todas las fotografías están hechas para ver en ellas lo que quienes las producen o las ordenan quieren que veamos o que no veamos. Elegir la película o placa fotográfica a utilizar Para hablar de la historia de fotografía he decidido elegir un marco que se desprende de algunas teorías incipientes sobre las formas en que se plantea actualmente cómo abordarla. la razón es muy simple pues esta fotografía obedece a otros usos y aplicaciones muy definidas por sus autores y productores. Especialmente la realizada a los pacientes entre 1910 y 1958 año en que se cancela éste tipo de registro visual. si en algún momento se cruzaron la fotografía y la psiquiatría.

Comp. En contraposición Tagg se refiere a una historia de la fotografía totalmente opuesta. el encuadre. Es decir. el tiempo y el punto de vista) con los que sería posible considerar la historia de la fotografía. Un poder expectante para el que al parecer se tenían pensadas un sin fin de aplicaciones4 Por su parte. sin embargo este reduccionismo hace aparecer a la fotografía como algo natural/neutro. la fotografía amenaza y confirma el orden establecido del capitalismo. por ello después de la reproducción fotográfica tales relaciones de poder han ubicado en la fotografía un nuevo elemento/sistema de poder. pues dice que la fotografía no se explica por sí misma. prácticas y habilidades se tradujo en un nuevo poder. partiendo incluso desde el punto de vista de la progresiva consciencia de los fotógrafos respecto a las características y problemas inherentes al medio. Szarkowsky expone cinco conceptos (el objeto mismo. aquí es donde radica la fascinación y la fuerza social de la fotografía. Antropología y Colonialismo 1845-2006. que desde entonces padece ser el blanco visual del quehacer fotográfico. pues para él. sutil y efectivo. Antes de la fotografía. 4 Ver Juan.principia al ubicar a la fotografía como la esencia del problema. del cual al parecer nadie se percató. Fotografía. si no que ésta se encuentra determinada por su uso y función de acuerdo al campo y relaciones de poder de las instituciones que se establecen alrededor y al centro con cada una de ellas. el detalle. Gustavo Gili. aun esta aparente objetividad muestra diferencias de clase. contrastes históricos y antinaturales. La fotografía como todo sistema de conocimientos. Naranjo. Ed. empero. en donde está condicionada por los valores-verdad del positivismo. En sus inicios la fotografía fue un elemento de consumo caro y daba prestigio social. sobre todo para una población-miserable-desvalida- minoritaria-sumisa/objetivo. la fotografía es en sí misma una totalidad. novedoso a mediados del XIX. además de constituir un procedimiento de creación de imágenes radicalmente nuevo. las instituciones han establecido instancias de poder. II . como lo son normativas y reglamentos muy específicos. Este sistema es esencialista y formalista. para pasar después de eso a la implementación de un sistema de vigilancia y control. por lo que su análisis depende de la destreza o sensibilidad de quienes se acerquen al medio fotográfico. 2006. Allan Sekulla señala que la subjetividad de las personas representadas y al mismo tiempo sus relaciones sociales quedan plasmadas en la fotografía y se confirman cuando se les reduce a un objeto visual. pues ubica que la historia de la fotografía debe ser abordada única y exclusivamente desde y por la misma fotografía.

en tanto el otro apela por el arte y la estética. La fotografía no puede poseer una historia autónoma. mientras el otro se detiene en la naturaleza inherente de la fotografía como medio. Ellos subrayan la mutabilidad y contingencia. Por último. es por eso que el significado se ubicará en lo social y psíquico del autor/espectador. los esencialistas consideran que la fotografía tiene historia propia sólo a partir de sus imágenes. Burgin. La revisión al texto de Batchen plantea lo opuesto entre los dos sistemas. Burgin opina que el estudio de la historia de la fotografía no debe recaer sobre la imagen en sí misma. pues él ve que las practicas de significación que la preceden y rodean condicionan lo que otorga significado a cualquier imagen. sino la historia de los usos fotográficos. ni mucho menos una sucesión de imágenes fuera de lo ordinario. ni la identidad fija. Solomon). Señala que si bien es cierto que los posmodernos amplían dentro de su teoría todas esas variables socio-culturales que podrían III . Afirma que la historia de la fotografía no es la recitación de los nombres de unos hombres extraordinarios. Sekulla. Cargar la película en la cámara fotográfica Batchen al final de su texto hace una importante reflexión respecto a los dos sistemas. Pues considera que ambos quedan truncos como sistemas separados al intentar explicar o replantear una concepción histórica de la fotografía. mientras los otros apuntan valores eternos. Toda imagen es una complejidad intertextual. pues no existe una esencia de la fotografía sino muchas fotografías. que es a lo que llamamos hechos dentro de la cultura y la historia concretas. siempre se halla vinculada a uno o varios discursos que otorgan su significado y valor social. nunca es neutral. La imagen cumple una función. el esencialista (Szarkowsky) y el posmoderno (Tagg. y los posmodernos suponen que posee lugares predeterminados en la historia. un grupo se interesa por las prácticas sociales y políticas. pero ésta no aparece de forma directa. Abigail Solomon Godeau ubica a la fotografía como un componente de una estructura más amplia en donde es posible examinar los usos y determinaciones contextuales. y dicho significado se refiere como una constante a las estructuras sociales y psíquicas del autor/lector.Cualquier fotografía es una manifestación de tensiones internas del capitalismo. pues permanece latente en la imagen y sólo puede leerse a través de ella. en donde un grupo considera a la fotografía como algo que debe ser revisado desde un amplio contexto cultural y social.

Esto me ha pasado al tratar de atisbar a lo fotográfico en La Castañeda. como el inicio para el abordaje que pretendo dar. como éste en especial sobre la fotografía producida por las autoridades del manicomio complementar ambas teorías. un significado. la historia de la fotografía no inicia con Daguerre como el único inventor de la fotografía. Por ello muchos textos que tratan de explicar la historia de la fotografía no son si no cronologías y compendios de nombres y fechas. Y si ya tenemos contaminado lo que creíamos era el origen. si bien esta postura señala también hacer un corte estético desde lo que contiene la misma. de la que es necesario partir para explicarla. señala para ello que contrario a lo que hemos aprendido y creído. Por todo esto decidí intentar hacer el ejercicio de mostrar con esta investigación que es posible en algunos casos. pero la necesidad no la quiero ubicar en ver y analizar solamente las interminables series de retratos y abundar en toda la retórica de los aspectos del arte. Llanamente necesito la cosa para poder hablar de ella. Pero no puedo negar la fotografía. una narrativa lineal. de momento lo dejo pendiente. sin ella no encuentro mi primer elemento documental del cual partir para saber de su uso. pues literalmente reducen con sus ideas la esencia (la fotografía). En otras palabras sin la presencia literal de la fotografía es imposible o incomprensible la suma o entretejido de variables sociales que la atraviesen y la expliquen. al dar tanto peso a lo anterior.explicar lo histórico del medio fotográfico. De la teoría esencialista requiero a la fotografía literalmente. añade que hubo por lo menos otros 20 autores en la época en la que se hizo el reconocimiento oficial en Francia. Las herramientas históricas tradicionales que tratan de esclarecer un origen. Lo anterior nos obligaría a replantear el origen del medio y con ello otra historia. pues no pretendo explicarla desde estos parámetros. Por lo que él propone que ambas se complementen. pues ese planteamiento lo descarto al menos en esta investigación. pues creo que eso ya debiera ser parte de otra investigación. Batchen apunta y argumenta en gran parte de su texto otro origen histórico de la fotografía. El texto que aquí se presenta retoma el discurso posmodernista pero lo ubico en la gran producción retratistíca como la única generadora de un discurso o hilo narrativo y IV . no lo es menos el tratar de determinar un sólo significado para cada fotografía. se rompen cuando se llevan al terreno fotográfico. asimismo no hay narrativa lineal que explique lo fotográfico. se olvidan del medio que se pretende historiar.

6 Se pretendió en la Salpêtrière realizar un proceso objetivo de registro del desarrollo de la enfermedad a través de la fotografía pero. Seleccionar el campo visual a fotografiar Por lo que encontré en los archivos de La Castañeda no pude referir ningún uso clínico. Otra 5 Hospital para enfermos mentales situado en Francia construido en el siglo XVII de gran prestigio y en donde Charcot llevó a cabo diversos estudios sobre la histeria. ¿Qué se podría pensar de una fotografía de alguien que es retratado por sorpresa al encenderse la luz y recibir en ese instante un choque de corriente eléctrica? La mirada de sorpresa del retratado.explicativo del campo en donde se planeó y ejerció esta práctica del retrato. La invención de la histeria. algunas de sus imágenes fueron cuestionadas en la década de los años ochenta del siglo XX por Georges Didi Huberman. España. 2007. Son estas últimas en las que profundiza en su libro. las de patologías relacionadas con el padecimiento y las del proceso de la enfermedad. Las razones obedecen a que si bien existen más de 48 000 retratos de enfermos mentales capturados en los 103 libros de registro. pues la repetición y la trampa como se hacían no permitían la objetividad. si no desde la capilaridad del poder que los ordenó. los que los realizaron (fotógrafos del manicomio) y a quienes se retrató. y señaladas más que como procesos objetivos de ver la enfermedad. V . 427 pp. El texto de Huberman cita tres tipos de fotografías. Para hacer entrecruzamientos entre aquellos que ordenaron el retrato (las autoridades médico-administrativas). como lo señala Huberman. el poderlos ver no explica mucho. El primer uso que tuvo la fotografía en La Castañeda fue insertar el retrato en libros de registro al momento en que el enfermo ingresaba o reingresaba al manicomio. realizados durante algunas décadas de la vida del manicomio. pues si bien la Salpêtrière5 había llegado a un grado de perfección y control únicos con su Departamento de Fotografía. Todo lo anterior posibilita construir un entramado de relaciones que permiten conocer esa construcción visual del enfermo mental. son casi fotografías. es tramposo y lleva una intencionalidad hacia la que se delimita este tipo de fotografía en ese manicomio. Cátedra. como una necesidad de actuar y disfrazar lo relacionado con las afecciones mentales. 6 Georges Didi Huberman. las de identificación. Además de otras investigaciones. Son necesarias explicaciones no sólo de su visualidad. aunada a lo atípico de sentir la corriente eléctrica recorrer el cuerpo.

es decir no hay mediciones específicas en los diferentes tamaños de estos formatos (casi 20 distintos) que permitieran sugerir un método que permitiera identificar ni rostros. Es importante plantear si esta conjunción podría definirse con el desarrollo de la psiquiatría en México. Para qué o en qué ayudó el uso de la fotografía dentro del universo patológico de las enfermedades mentales. La decisión de los alienistas de elegir tan novedoso instrumento a principios del siglo veinte no es del todo clara. 2005. por citar el más elemental: el retrato de frente y de perfil.aplicación fue dejar en los expedientes clínicos7 de los enfermos tres copias del mismo retrato. por lo que mi investigación se centra en evidenciar cuál fue el uso o usos que tuvo la fotografía en este establecimiento. ni su aplicación se usaron en el gran manicomio de la Ciudad de México. 8 Se puede ver para esto el libro editado por Claudia Agostoni y Elisa Speckman Guerra. pp. M/G. Ni las más mínimas medidas de control en estos retratos fueron consideradas. Estas imágenes no guardan una metodología desde lo fotográfico. ni enfermedades. De normas y transgresiones: Enfermedad y crimen en América Latina (1850-1950). Abordar el binomio fotografía y psiquiatría equivaldría a colocar en esta relación hipótesis que podrían y deberían sostenerse en aspectos del uso y aplicaciones del aparato cámara fotográfica y medio. la marcha que siga la enfermedad. B/P. Para la época se sabe que había fotógrafos en México que sabían utilizar esta técnica8 y que sin embargo ni estos formatos. UNAM. construcciones fotográficas que sí utilizó la Salpêtrière. Exp 35. Ambos 7 En el reglamento del manicomio y en el apartado que reza De los médicos. fotografía. C/L 3. una narración de los síntomas que hay presentado. el artículo 68 dice: Los médicos tienen la obligación de llevar por escrito las historias clínicas de sus enfermos. al menos los primeros 20 años. México. En cada historia constarán además del retrato del asilado y de sus generales. No hay en ellos algo que sugiera homogeneidad. 1910-1968 la doctora Cristina Sacristán analiza el contexto sobre el cual se desarrolló la práctica psiquiátrica en el siglo XIX y XX. Aborda estos períodos debido a que los antiguos hospitales coloniales de mujeres y hombres dementes son el antecedente directo a la construcción de La Castañeda. 83-108 y 225-254 VI . o la autopsia y el diagnóstico del anfiteatro. el tratamiento que se haya puesto en práctica con los resultados observados y finalmente el desenlace y salida del pabellón. La contribución de La Castañeda a la profesionalización de la psiquiatría mexicana. E/H. Conocer el tema que se va a fotografiar En su artículo. el diagnóstico probable. En ARCHIVO HISTÓRICO DE LA SECRETARÍA DE SALUD Y ASISTENCIA (A partir de aquí y por sus siglas AHSSA) En AHSSA.

473-480. Hay incluso en esta década modelos de salud alternativos que ya critican el encierro13.-dic. pp. 11 Ibidem. etc. 9 En Cristina Sacristán “La contribución de La Castañeda a la profesionalización de la psiquiatría mexicana 1910-1968” En Revista Salud Mental. La Unión Médica de México. México. La Gaceta Médica de México. los paseos. 13 AHSSA. El Estudio y El Semanario de Ciencias Médicas. la herbolaria mexicana. D/G. pp. la musicoterapia. 476. Vol. el magnetismo. la escasez de personal y su mala formación y la casi absoluta ausencia de investigación”12 Hacia 1934 se edita la primera revista especializada La Revista Mexicana de Psiquiatría. D. pp. la hidroterapia. la sugestión. pp. Este tipo de tratamiento era muy antiguo y suponía que al alejar al enfermo de aquellos factores y sectores que lo enfermaban. menciona la publicación de 400 textos y diversas formas en que algunos médicos se plantearon posibles tratamientos9. se dejó sin diagnóstico entre 1914 y 1916 a un 25% de enfermos situación que aumento a un 45% entre 1917 y 1920. nov. 478. El hipnotismo. Exp. No hubo durante este siglo publicaciones especializadas sobre la psiquiatría. la terapia de luz. como apunta Sacristán en su texto. Y sin embargo algunos datos de 1941 contrastan con estos adelantos. VII . El Dr. 2. 10 Ibíd. en 1935 el manicomio ya contaba con un laboratorio clínico. 12 Ibidem. 2010. 6.11 Tal vez por eso en 1925 se realizó una evaluación de la que se concluyó que el casi nulo avance en La Castañeda obedece “a tres factores: las deficientes historias clínicas que llevaban los médicos. la electroterapia. Neurología y Medicina Legal. EL observador Médico.14 Los avances son pingües y el retroceso o estancamiento en los servicios son mayúsculos.10 El paradigma científico más socorrido en los primeros años del funcionamiento del manicomio lo constituyó el encierro y aislamiento de los enfermos.proyectos fueron cada uno en su época la base para la atención de la salud mental en México. No. 3. la producción de artículos de esta índole se incluía en diversas ediciones médicas. Sobre la investigación incipiente del alienismo o psiquiatría en el XIX. La Escuela de Medicina. 476. Lo grave era que en sus primeros años la especialidad psiquiátrica del manicomio dejaba grandes huecos y lagunas. B/P. Es el caso del Dr. en 1936 también se publicó un boletín oficial llamado Manicomio y se habían inaugurado en esa misma década los pabellones de Psiquiatría Infantil y de Toxicómanos. Adolfo Santibáñez quien en 1933 solicita a la Beneficencia Pública le apoye para construir un hospital homeopático para enfermos mentales. la tranquilidad. y los colores. en estos años también se dio un giro al implementar la terapia ocupacional. actividades recreativas e incluso productivas podrían incidir en una mejoría. C/L 2.

El grupo había disminuido sólo llegaron 75. 3 15 Cristina Sacristán. Caja 792. 16 Cristina Sacristán. pp. Desde 196518 se había planeado Santibáñez argumenta en diversos textos que la psiquiatría no cura nada. pues la gran inversión realizada así lo anticipaba. Esa fue la expectativa que se vivió en este primer momento. y allí seguirán hasta que pueda darles asilo el manicomio general. Sin embargo como señala Sacristán. que al contrario los enfermos mentales más se agravan al continuar en reclusión. En AHSSA. ADM. Sin embargo los epilépticos llegaron a Mixcoac años después en un carro especial de ferrocarril que se arrendó desde Texcoco en noviembre de 1910. En Secretaría de Gobernación/Beneficencia Pública/Hospitales. Revista Espacio Plural. pero la permanencia de los enagenados le es perjudicial. Precisa que cuando los enfermos de los hospitales coloniales de San Hipólito y de la Canoa fueron trasladados17 a La Castañeda. 14 El administrador de La Castañeda en ese entonces. Hospital de epilépticos 1906 A fin de desembarazar un poco el hospital de Hombres dementes se formó con el numeroso grupo de epilépticos una categoría especial la cual se mandó instalar en una hermosa quinta que para el efecto se arrendó en la vecina población de Texcoco. llegaron a una nueva institución que prometía mejores expectativas. Expediente 1. Brasil. M/G. Titular para darnos a conocer la opinión de la señora María Zárraga Hurtado de esta ciudad. 477. Entre 1910 y 1925 había pocos médicos interesados en la especialidad de la psiquiatría y como lo anota en su artículo Cristina Sacristán el exdirector de La Castañeda Miguel Lasso de la Vega en 1926 apunta que para generar una mejora en el manicomio era importante difundir más los conocimientos psiquiátricos “para despertar el entusiasmo por una ciencia de por si ingrata. Con tinta negra y manuscrito el texto encimado dice El numeroso grupo de enfermos epilépticos (178) ha continuado en la hermosa quinta que para albergarlos se arrendó en la vecina población de Mixcoac. Exp. Ibíd. el oficio número 3253 que nos envía el Secretario Particular del C. 2010. 17 Del hospital de epilépticos también se trasladó a su población. Esto en negritas aparece a maquina y fue tachado con lápiz Los enfermos se trasladaron a dicho edificio desde febrero de 1905 y allí continuarán hasta que pueda darles asilo el Manicomio General. pp-11-23. por lo obscura y lo difícil de aplicar en la práctica. éstas se desprenden de sus enfermos llevándolos a los manicomios. Galería 5. José Luís Patiño Rojas de parte de la Dirección General de Neurología Salud Mental y Rehabilitación un oficio inusual que dice: A continuación transcribo a ud. C/L 33. el segundo momento que se realizó en 1968 con el cierre del manicomio general. Alfredo Orozco Morales reporta al director el 21 de enero de 1941 que Es necesario acabar con los roedores. característica que permite la existencia de los manicomios” Como los dementes son muy molestos y peligrosos en el seno de sus familias. sólo logró repetir la historia. 18 El 7 de agosto de 1962 llegó a manos del director de La Castañeda Dr. AGN. Ser o no ser modernos La salud mental en manos del Estado mexicano. quien manifiesta haber visitado ese VIII . que da lugar a que en el gremio científico sea mirada con más indiferencia que otras de rendimiento más productivo e inmediato”15 En otro texto16 Sacristán refiere de nueva cuenta estos dos momentos cruciales para la salud mental en el país. 1861-1968. pues se dio el triste caso en el anfiteatro de este establecimiento de que a un cadáver le comieron todo el labio inferior y por desgracia no hubo ni quien se diera cuenta. un avance en la atención para las enfermedades mentales. N° 22.

desarrollar trabajos manuales. No. ADM. La burocracia institucional se mueve lentamente. nov.-dic. Sólo la primera tuvo nexos con La Castañeda. Salud Mental. pp. IX . Algo importante de mencionar sobre esto es la cantidad de años que pasan entre la primera granja y la segunda. La granja de San Pedro del Monte: los primeros años de una institución modelo. Vol. Sacristán no hay voluntad política de fomentar una reforma asistencial auténtica para los enfermos mentales. N° 22. Lo que Sacristán resalta y no es poca cosa. 19 Al respecto y sobre las propuestas de granjas se puede consultar de Cristina Sacristán “La contribución de La Castañeda a la profesionalización de la psiquiatría mexicana 1910-1968”. cuya traducción podría ser desmantelar y desalojar La Castañeda. pasaran muchos años para que los encargados del sector salud lo retomen. Festeja la apertura de instituciones creyendo ver en éstas la solución a los problemas de la nación. En 1910 la inauguración del gran manicomio quedó registrada con muchas fotografías pues La nosocomio a su cargo pudiéndose dar perfecta cuenta de los sufrimientos de las personas ahí recluidas. 473-480. No. C/L 33. 57-65. Se puede consultar sobre este tema y de la misma autora “Ser o no ser modernos. México.en 1968. movido por una gran fe en las instituciones como portadoras de cambio por si mismas. Gradualmente los dos mil ochocientos enfermos fueron poco a poco llenando las granjas y modernos hospitales psiquiátricos construidos entre 1965-196819. sugiriendo se les aplique la Eutanasia. así que cuando al fin decide poner en marcha aquellos proyectos que podrían impactar de forma positiva resulta que ha pasado tanto tiempo que el proyecto ya es obsoleto. 3. pero una vez echadas a andar las abandona y caen en la incuria para ser refundadas de nuevo. [el Estado] crea la sensación de instaurar una nueva era en salud mental. Conforme las granjas van apareciendo por decreto se augura una nueva época para la rehabilitación y cura de los padecimientos mentales. 26. es la forma en que el Estado hace grandes inversiones para proyectar fastuosas construcciones como el surgimiento de la Castañeda en 1910 o planes de rehabilitación –como en el caso de las granjas. En Revista Salud Mental. Otras granjas se fueron construyendo en 1958 se construyeron dos más en Guadalajara y en Morelia. trabajar en las hortalizas y lo que fue muy importante. situación que no operó en La Castañeda. M/G. entre 1959 y 1964 se abrieron 6 más en el Estado de México. pp. junio 2003. Brasil. esto se explica por que como argumenta Sacristán muchas veces un proyecto innovador como lo fue la primera granja no es atendido para su replica en tiempo y forma. 1945-1948". 2010. 3. 2010. La salud mental en manos del Estado mexicano” 1861-1968. En AHSSA. modelos terapéuticos efectivos que no hallaron en su momento ser escuchados por los grandes tomadores de decisiones del sector salud para aplicarlo. Vol. 6. 3. El modelo de las granjas inicia en 1945 en Guanajuato. la limitante es que con el transcurso de los años los proyectos que en su tiempo pueden ofrecer mejores resultados no se pueden mantener dentro de este contexto siempre. Exp. Tabasco. Tiempo después el ciclo se vuelve a repetir ¿Hasta cuando? pp-23 Estas dos fechas significativas fueron registradas con imágenes. los enfermos recibían un beneficio económico. se inserta a algunos enfermos en otra rutina en la que al menos el encierro no fue la constante. Entre 1965 y 1968 se abrieron 4 más. Revista Espacio Plural. Oaxaca.la Operación Castañeda. Y esto fue una buena intención pero nada más. Sonora y el Distrito Federal.11-23 y “Reformando la asistencia psiquiátrica en México. Como una extensión de La Castañeda. pp. Valiéndose del recurso de atacar a las instituciones existentes para justificar su cierre y la apertura de otras. De esta manera enfatiza la Dra.

es de las primeras historiadoras-investigadoras que ha notado el gran hueco o laguna que existe sobre la historia de la psiquiatría y su profesionalización en México. E/H. y en las que se definía el permiso de filmar o fotografiar siempre y cuando un inspector o médico de La Castañeda acompañará al visitante para señalarle que si y que no podría registrar. Espacios en los que ha comenzado a trabajar. pasarán cerca de 20 años para que lentamente la psiquiatría retome el impulso que tenía a fines del XIX. Voluntad había. Ahí se encuentran los permisos para realizar este documental. 21 Notable documentalista y cineasta mexicano. Por instrucciones del C. recursos no. Sin embargo había una necesidad por reorganizar y darle peso a la investigación. ADM/. hace mucha falta investigar lo que fue el staff de médicos o psiquiatras en La Castañeda sobre los cuales no se tiene actualmente nada escrito. y en AHSSA. 7. Un perfecto círculo vicioso. haya como consecuencia abandonado al manicomio a su suerte en varios aspectos en esa primera década. en los hechos se trata de un montaje. SSA. En 196020 un documental que probablemente se proyectó en los cines de la época realizado por Francisco del Villar21 mostraba los nuevos espacios psiquiátricos que sustituirían al viejo establecimiento de Mixcoac. M/G. que el período de lucha armada. dejaron paradójicamente en el olvido las pretensiones no sólo de crear más investigación. Exp. Con los textos de Sacristán22 es posible entender que la psiquiatría mexicana estaba a fines del XIX redefiniéndose. Y es algo curioso. 22 Es importante señalar que la Dra. 1 X . M/G. Firma Dr. Sin embargo el periodo posrevolucionario. Creo que esto es un poco a lo que alude Sacristán. Exp. C/L 16. Especialmente la época que abarca a La Castañeda. 10. Exp. el período de vuelta a la normalidad. En esta autorización dirigida al director de la Castañeda José Luís Patiño y Rojas dice: Ruego a usted proporcionar toda clase de facilidades al Sr. generado por los discursos y avalado por las imágenes. se condenó a La Castañeda23 a la marginación en que vivió no sólo durante la revolución sino 20 AHSSA. C/L 1. B/P. que posteriormente el período revolucionario impactó en todas las instituciones de todo tipo y ésta en particular no fue la excepción. pues como lo señala Sacristán. Y como ella ha comentado. C/L 39. SUB/A. Manuel Velasco Juárez. FRANCISCO DEL VILLAR para que pueda visitar en distintas ocasiones esta institución y escoger con toda libertad los distintos aspectos que sean de su preferencia para la realización de un estudio documental. Los discursos que acompañan a las imágenes serán la prueba de la forma en que se decreta la desaparición de antiguos tratamientos mentales para pasar ahora si a tratamientos efectivos y modernos. la reorganización como país que tuvo México y el discurso de la modernidad. 23 En AHSSA. Secretario del Ramo debe proporcionarle autorización bastante para el mejor logro de su cometido. Cristina Sacristán. desarrollo y progreso en todas las esferas.Castañeda inicio con los festejos del centenario de la Independencia en ese año. la creación de instituciones. De esta forma se enuncia lo que se hace y se patentiza con la visión esta supuesta mejoría. Que dicen contrario a lo que acostumbraban indicar en otras situaciones similares.

ya que estudiar. Llevar la antropometría era de segundo orden. 25 Ibídem 26 George Didi Huberman.26 Y no es raro. alimentos. No hay evidencias de una fotografía con aplicaciones psiquiátricas o reportes que expliquen padecimientos o describan objetivamente el proceso de la enfermedad. En La Invención de la Histeria. en especial la histeria. Al parecer. Ver respectivamente expedientes citados arriba.aun después de ésta. 427 pp. José Gómez Robleda en 1931 detalla como en el pabellón de Observación nada es funcional. Si bien es cierto que la medicación era un elemento científico. Es contundente que la prioridad no buscó elementos científicos o en todo caso éstos fueron aplazados debido a las necesidades más elementales. 1916. Ver apéndice 9 y 10 La ficha fotográfica en la Salpêtrière. E/H. equipos. la cantidad de enfermos es muy por arriba de la que originalmente se planeó. Las que comenta más profundamente en su texto Huberman son las que refieren el proceso de la enfermedad. Cátedra. El director de La Castañeda le envió una misiva al director de la Beneficencia Pública. desde recursos humanos. de patologías y del proceso de la enfermedad reúnen tres aspectos distintos del uso clínico. Es decir que los tiempos más difíciles del manicomio se ubicaron en las últimas décadas Hubo intentos por llevar aspectos científicos a la Castañeda. Un ejemplo de ellos es Falta por investigar más las décadas de los 40’s. B/P. 50’s y 60’s en La Castañeda. El director de la Beneficencia Pública le respondió: “Si llenadas con desahogo las necesidades de alimentación y medicación de los alienados hay excedente de fondos. incluyendo a la fotografía. sería 25 útil el funcionamiento de la Antropometría Física”. 2007. a quien le señaló: “Debiendo existir en este manicomio un departamento de Antropometría Física para completar el examen y la historia de los asilados. 24 Obviamente en esta lista aparece la cámara fotográfica. Exp. 24 AHSSA. he de merecer a usted se sirva dar sus superiores órdenes para que se provea a este establecimiento de los instrumentos anotados en la lista que acompaño”. comparar. 31. materiales. XI . en todos sus servicios. por ejemplo en 1916 surgió la necesidad de crear un Departamento de Antropometría Física. medir. De haberlos los expedientes clínicos darían cuenta de ello. se deberá considerar que medicar era un fin asistencial.. C/L 6. España. A diferencia de la Salpêtrière sus fotografías de identificación. En lo poco que yo pude conocer y basándome en diversos informes que dan cuenta de la situación del manicomio lo que puedo concluir es que son épocas de mucho descontrol. Por ejemplo se pueden consultar el informe del Director Francisco Núñez Chávez quien en 13 cuartillas en enero de 1948 al tomar el cargo no deja espacio en el manicomio que no se vea atrofiado en sus diferentes áreas pasando por todos los rubros. analizar parece que fue algo que en ese tiempo y por las condiciones del desabasto era un gasto exagerado que no podían darse. en Latinoamérica sólo aplicaron la fotografía al registro de pacientes. M/G.

la escasa o nula preparación profesional del personal médico y paramédico. lo que sobrepasaba en mucho su capacidad. a cumplir funciones meramente asistenciales. 2008. convertido en depósito de la pobreza.un libro de mujeres. a mostrar sus deficiencias y fracasos como institución terapéutica: el constante aumento de los internos que pasaron de cientos a unos cuantos miles pocos años después de su inauguración. de manera muy rápida. No es una excepción el encontrar expedientes prácticamente vacíos.. la imposibilidad de establecer una neta separación entre las funciones terapéuticas y las de control. tiempos de revolución”. y. Uruguay. no han sido jamás medicados. Importante. No hay contra lo que se podría pensar fotografías que registren este binomio salud-enfermedad. en primer lugar: no reciben tratamiento alguno. “La relación médico-paciente en el manicomio de La Castañeda entre 1910-1920. B. Entender la relación médico-paciente en La Castañeda es algo casi imposible de reconfigurar desde lo fotográfico. XII . por qué los usos que encontré dejan sin abordar estas relaciones que son las que desde lo fotográfico darían precisamente sentido y significado a cualquier establecimiento de éste tipo. cada vez más. Coloquios. el infortunio y de las formas más repetidas de desviación en el país: el alcoholismo.revues.29 La mayoría de los pacientes hacen patente el abandono. con 500 retratos del Manicomio de Montevideo. 2007. 28 María Inés García Canal.org/14422. Nueva York. Abandono también de la familia que quiere olvidarse de ellos. The Burns Archive Press. la falta cada vez más acuciante de recursos. Ibidem. María Inés García Canal señala acerca de la relación médico-paciente en el manicomio: Este espacio comenzó. el manicomio se fue restringiendo. fechado en 1905. 29 María Inés García Canal. han pasado meses en el pabellón de observación. de los reglamentos y disposiciones gubernamentales y de los intentos de transformarlo en un moderno hospital escuela.28 Muy a pesar de las expectativas que levantó. De la institución. en que sólo aparece la ficha de admisión que abre el expediente para cerrarse inmediatamente con el certificado de defunción… una vida transformada en vacío y nada. porque no bienes á berme (sic) á darme lo que necesito asta (sic) cuando piensas darme mi libertad aquí es ensierro (sic) y el ensierro no copera nada á mí salud ó me enterraste biba (sic) 27 Burns. siempre enmarañadas y el complejo entrecruzamiento de sus finalidades médicas con las de carácter asistencial. Nuevo Mundo Mundos Nuevos. puesto en línea el 2 de enero 2008: URL: http://nuevomundo. S. en detrimento de las clínicas.27 lo cual permite llegar a esa conjetura. Seeing Insanity. muy especialmente. no han tenido consulta con ningún médico tratante. que intenta alejarlos… Una jovencita de 15 años le escribe a su madre: “Lla mero (sic) te digo mamá porque eres tan descuidada conmigo.

se complementaron en su trato cotidiano para el abordaje de los diagnósticos. pp. Y también puede consultarse de la misma autora La Castañeda. México 1910-1930. núm. México. como la vida de todos los días. XIII . 61. Nunca me vienen a ver y además no tengo noticias. Como dice Ríos al manicomio llegaban tanto pobres como ricos. México. 2001. relaciones 30 Op cit. una aproximación más a esa díada médico-paciente. El Colegio de México. injusta o no. Si puedes hacer algo por mí te ruego des algunos pasos. Por la salud mental de la nación: vida cotidiana y Estado en el Manicomio General de La Castañeda. Otras historiadoras como Cristina Rivera32 plantean sobre esta relación médico-paciente la forma en que tanto psiquiatras. México. 32 Notable historiadora y escritora que cubre con sus investigaciones los primeros 20 años de La Castañeda. De esta manera conjunta señala Rivera “en una cercanía tensa y activa. Tusquets. sus idiosincrasias. En Revista Secuencia Para una historia de la psiquiatría en México. 2009. Sin embargo ¿Cómo interpretar a aquellos enfermos analfabetas. 1910-1930. La entrevista psiquiatrica.Capítulo III. 33 Leer a Cristina Rivera Garza. Mi mamá no se preocupa pero recordará quien soy. 51. Rivera Narra lo cotidiano dentro del manicomio de una forma en que nos presenta esa vida. pues he vivido muchos años lejos de ti. enfermos y familiares de éste. 2010. para formar la realidad de la locura y sus tratamientos en el México moderno” 33. Ríos reconstruye basado en estos documentos y en toda una serie epistolar que los enfermos escriben. Instituto Mora. México. Narrativas dolientes desde el Manicomio General. Queridísimo papacito —escribe un joven estudiante de 18 años internado en 1916— tanto tiempo ha pasado de tristeza en mi ánimo que no es posible resistir a esta odiosa vida en que me encuentro. Los primeros años del manicomio General La Castañeda 1910-1920. estos personajes negociaron sus conocimientos y experiencias. pero nunca en la misma proporción. para ello argumenta que quienes encierran a los enfermos son sus familias. aunque espero estarán bien. respecto a que el Estado construyó el manicomio con la exclusividad de controlar a la población de enfermos mentales. 31 Andrés Ríos Molina La locura durante la Revolución Mexicana. Quiero saber algo nuevo que todo esto es tan viejo que tengo ganas de estrellarme contra un muro…30 Por otro lado Andrés Ríos en su tesis doctoral31 abunda respecto a lo necesario que es recorrer el velo que ha inundado el imaginario colectivo acerca de esa idea foucaltiana dice él. El zorro y el ganso. su tesis se centra en los 10 primeros años del Manicomio General de la Ciudad de México. A éste respecto su trabajo revisa algunos expedientes clínicos de los que sobresalen dos personas a quienes su permanencia en La Castañeda incluso les ayudó a conseguir trabajo en el establecimiento. indigentes de quienes sólo existen una o dos hojas con su historia clínica? Y quienes siempre fueron mayoría dentro del manicomio.

el más apegado al sentido común. Una valoración sobre el fracaso del Manicomio de La Castañeda como institución terapéutica. 1910-1944 en Revista Secuencia. el más creíble…. 1910- 1930.35 Cristina Sacristán agrega: La Beneficencia Pública del Distrito Federal tuvo conocimiento de estos y otros hechos en sucesivas y prolijas cartas que el doctor Millán envió sobre el cupo del establecimiento. Ella comenta sobre un expediente clínico Cada documento incluido en el expediente contradecía por completo. Tusquets. La Castañeda se transformó rápidamente en una institución periférica. Estoy convencida de que. Publicación del Instituto Mora. En La Castañeda. pp-241 35 Cristina Rivera Garza. o revisaba de manera radical. En lugar de convertirse en un moderno establecimiento de tratamiento e investigación psiquiátrica. con el pasado. “Por la salud mental de la nación: vida cotidiana y Estado en el Manicomio General de La Castañeda. en su misma disposición paradójica. Narrativas dolientes desde el Manicomio General. si no podemos encontrar la versión única y auténtica de esta vida es porque dicha versión original no existe. 51. el verdadero. 2010.pp XIV . 51. en Revista Secuencia. Lo que existe es este paradójico material que. México. mostraban de manera palpable la triste situación que vivía el manicomio.pp 36 Cristina Sacristán. no necesariamente relacionado en términos lógicos. de hecho.36 Sobre el movimiento de pacientes que se han restablecido en La Castañeda y los que han optado por abandonar el manicomio 34 Cristina Rivera Garza. núm. en resumen: el Único. Cada documento. y se transformaba el llamado texto original en sí mismo. núm. que en 1937 eran atendidos por trece médicos. México.interpersonales que se ven trastocadas en ese universo mitificado. Publicación del Instituto Mora. la versión del pasado alguna vez asumido como factual. el Manicomio General enfrentó serias limitaciones financieras. por todo lo que estos investigadores aportan podría decirse que según las épocas cada individuo vivió su propio manicomio. México. 2001. una y otra vez. México 1910-1930”. En cuanto inició la revolución mexicana. 2001. se resiste a la narrativización lineal. Los 2 890 internos. Otras investigaciones ayudan a entender por qué una de las aristas más débiles de La Castañeda fue el estudio y la investigación científica dentro del manicomio. aunado a la imposibilidad de atender a la sobrepoblación de enfermos. sobreimponía un nuevo significado. México. pues el escaso personal con el cual funcionaba el hospital tenía nulo entrenamiento especializado.34 Es difícil hacer un corte y decir que esta relación entre psiquiatras y enfermos fue o se circunscribió a un cartabón.

¿Cuáles fueron los usos que dieron origen a su aplicación? ¿En qué medida se definió u operó una metodología fotográfica al interior? ¿Cómo y para qué se hacían los retratos? Pero no pretendo hacer figurar el origen como fechas a celebrar o momentos a recordar. mi fin es tratar de esclarecer este tipo de prácticas y entender un poco más cómo se insertan estas prácticas dentro de la narrativa de la historia de la fotografía en México. César Comas Llaberia. pero salieron de La Castañeda. Lo anterior me permite considerar que si bien los retratos en el manicomio por si solos. XV . en lo fotográfico es difícil aceptar que se haya dado. pues en una buena parte de pacientes curados reingresó. 39 Libros de registro de 1910 y hasta 1944. pues el retrato fue obligatorio para todos los que ingresaban. Disparar el obturador Es necesario definir que mi objetivo principal es develar cuáles fueron los usos aplicados a la fotografía en el manicomio general La Castañeda. como ya dije. España. Por ello se cuestiona la curación. no explican mucho. Entre 1910 y 1944 de La Castañeda han salido 825 pacientes curados. XX. Especialmente entre fines de los años cuarenta y cincuenta del siglo XX. A diferencia como establece un borrador de Reglamento para la fotografía de 1878 en Barcelona40. Para mí es importante saber que en México y en determinados momentos durante el funcionamiento del gran manicomio La Castañeda. donde se precisaba que si el enfermo no consentía a ser retratado. 629.” 39 Cabría preguntarse si hubo una ética que mediara en la relación médico-paciente. 38 En los respectivos libros de registro y en el apartado de “Alta” se puede leer: “No se sabe”. en los cuales se especifica los motivos que generaron las salidas de los enfermos de La Castañeda. tratando de incorporar aquellos discursos científicos que posibilitaron su aplicación. para ello realizaré un recorrido tratando de ubicar un origen sobre este tipo de prácticas. en el caso de 969 enfermos.38 315 salieron de permiso y ya no regresaron. conocer la forma tan obstinada en que se obligó a hacer este tipo de registros. sólo deja en claro que las intenciones institucionales veían en ese 37 Al consultar los libros de registro. 100 se fugaron y de 85 enfermos no se sabe qué pasó con ellos. 70 fueron trasladados a granjas en los 40´s del S. 2004. la familia optó por llevárselos de ahí.37 Al mismo tiempo han muerto ahí 1 238. se cruzaron la fotografía y la psiquiatría. los reingresos durante algunos años son mayores a los ingresos. 40 Francesca Portolés Brasó Tesis doctoral en Bellas Artes. Fotografía y radiología en la obra del Dr. Universidad de Barcelona. pp. la imagen simplemente no se hacía.

registro interminable de enfermos, un requerimiento poderoso e insoslayable, mismo que al
menos durante los primeros 40 años no dejó de ser utilizado.
La fotografía gracias a su desplazamiento que se rige desde el tiempo y el espacio que
la circunda, la envuelve y la reposiciona en cada época, no puede dar cuenta
exclusivamente del momento capturado. Ese momento invita a que lo fotográfico pueda ser
revisado desde los parámetros que la produjeron, pero de manera inevitable también nos
invita a darle lecturas desde los tiempos actuales, las fotografías no cuentan una historia si
no muchas historias, y esto dependerá de los cuestionamientos que se puedan plantear para
explicarla.41
Con este trabajo intento aplicar lo que nos señala Batchen acerca de unir las dos teorías
que tratan de definir la historia de la fotografía, planteó en algunos apartados un poco del
gran mecanismo burocrático médico-administrativo que dio origen dentro del manicomio a
relaciones de poder que encontraron en la aplicación de la fotografía un pretexto visual para
dar nombre a ese nuevo territorio humano y construir la cartografía del mapa de la
enfermedad mental. Si bien como señalé dejo a un lado lo estético, ubico en la institución y
en su reglamento el poder que definió desde la fotografía misma los cruces, intersecciones
y correlaciones que la produjeron y en cómo la realizaron.
Incluyo ambas teorías citadas por Batchen, de la esencialista abordo y parto literalmente
de la fotografía que se produjo en La Castañeda, ubico en ella resistencias, poses
inexplicables, diferencias visuales entre los retratos, que me impiden dictar homogeneidad.
Sólo a partir de la fotografía puedo incluir a la teoría posmoderna. Al abordar ambas
(fotografías y relaciones que las dictan, clasifican, utilizan y definen) no puedo dejar de
atarlas a un sin fin de nudos institucionales originados desde y por el manicomio. Me
parece que sería imposible no considerar a la fotografía como esencia de lo que pretendo
develar. Pero obviamente tampoco el campo con sus diversas variables que determinaron su
aplicación.

41
Victor Burgin, en Mirar Fotografías, Capítulo del libro Indiferencia y Singularidad La fotografía en el
pensamiento artístico contemporáneo, España, Gustavo Gili, 1997, pp 23-36. Señala que: La inteligibilidad
de la fotografía no es una cuestión sencilla; las fotografías son textos inscritos en términos de lo que
podríamos llamar “discurso fotográfico”, pero este discurso como cualquier otro, origina discursos que van
más allá. el “texto fotográfico” como cualquier otro, es el entorno de una “intertextualidad” compleja, una
serie de textos previos superpuestos que se dan “por sentados” en una coyuntura histórica y cultural
determinada. pp.25

XVI

Puedo sugerir que hacen falta el estudio y análisis de otras dimensiones fotográficas
para entender un abanico más amplio de la historia de la fotografía manicomial. Para
ampliar el tema de la historia de la fotografía del manicomio existen otras vertientes desde
lo fotográfico que podrían ayudarnos en su construcción, por ejemplo el fotoperiodismo y
La Castañeda, fotografía de familiares fotografiando a sus enfermos o bien pagando para
que fuesen fotografiados dentro del manicomio. Pero esto implicaría otras dos
investigaciones más. Por ello al plantear mi objetivo éste se ubica únicamente en la
fotografía que se hizo dentro del manicomio y exclusivamente por los fotógrafos que ahí
trabajaron. Los otros dos temas tendrían que definir cómo sería su abordaje. Toda es
fotografía pero precisamente éste trabajo me ha enseñado que no es posible hallar un
discurso histórico-fotográfico que la consideré de manera global, pues en cada una hay
usos, aplicaciones y necesidades que la determinan.

Imagen latente
Paso a definir mi construcción de control social fotográfico. Lo relevante me parece, es
la forma en que a partir del surgimiento de la cámara fotográfica y por ende su medio, ésta
tuvo aplicaciones directas en la elaboración de controles que ya no se ciñeron al estricto
control mediante registros textuales y estadísticos. Desde el nacimiento de las ciudades el
control social esta implícito, los censos estadísticos de población y todas sus variables de
trabajo, educación, salud, etc., definen a ese control. Pero aplicar un control de este tipo y
agregarle la fotografía para dirigirlo a minorías muy específicas es lo que me parece
importante de rescatar.
En México y a mediados de los años 60´s del XIX el control social fotográfico
esgrimido por la Inspección Sanitaria42 de Mujeres Públicas decidió que las prostitutas
acompañaran su registro con retratos. El control social mediante el que se quería establecer
variables que permitieran el acotamiento de estas personas, instituyó éste uso de la
fotografía. De esta manera el retrato tuvo una utilidad para que aunada a los registros
nominales, socioeconómicos y/o estadísticos, pudieran desde esa época contener rostro y en

42
En los expedientes del Archivo Histórico de la Secretaria de Salud y Asistencia respectivos, se maneja tanto
Inspección Sanitaria como de Sanidad de Mujeres Públicas

XVII

algunos casos el cuerpo también de las personas que serían acotadas o excluidas de la
ciudadanía.
Que éste control haya funcionado para esta Inspección y más aún, casi en la última
década del XIX hubiese desechado los retratos elaborados en los distintos estudios
fotográficos como lo venía haciendo desde 1864, para pasar a construir y equipar el que me
parece fue primer gabinete fotográfico institucional43 que se estableció en dicha oficina, es
otro cambio, ordenar nuevos retratos, más específicos, hechos por el fotógrafo de la
Inspección. Ya no más retratos de estudio, este hecho tan trivial yo lo interpreto como el
nacimiento de un nuevo control social en el que operó una aplicación novedosa para la
fotografía en México. No refiero a la fotografía de criminales que me parece merece otro
tratamiento, pues no hay comparación entre prostitución y delincuencia, en los términos en
que se elaboró su fotografía.
Saber que desde 1910 se retrató a todo enfermo que ingresara a La Castañeda, me
dejaba una duda lógica. ¿Como se originó en éste tipo de instituciones esta gran necesidad
tan apremiante de controlar mediante la fotografía a estos pacientes? Mi pregunta halló un
poco la respuesta en lo que he referido respecto a la Inspección Sanitaria de Mujeres
Públicas. Gracias a eso descubrí que éste tipo de controles al menos ya se habían llevado a
cabo, con una población a la que se retrataba para que pudiera ejercer el oficio de la
prostitución. El origen del control social fotográfico en México quedaba para mi un poco
resuelto, pues prostitución y enfermedad mental refieren poblaciones que no son desde lo
jurídico y por este único hecho sinónimo de delincuentes o criminales. Aunque es cierto
que dichos conceptos con el fin de discriminar a hombres y mujeres asi lo han establecido.
Al tratar de comparar estas poblaciones encuentro similitudes que se basaban en
explicaciones que como en el caso de las prostitutas señalaban en su reglamento de 1867
citas como por ejemplo. No siendo posible, sin gravísimos inconvenientes evitar la
prostitución, la autoridad la tolera y obliga en tal virtud…..Creo que en el caso de la
enfermedad mental también habría que acostumbrarse a vivir con ella. Tolerar no implicaba
reconocer y dar trato de igualdad a todos los ciudadanos que vivieran a fines del siglo XIX
en la Ciudad de México. Acotarlos mediante el nuevo control social fotográfico como parte

43
Sin contar obviamente el control fotográfico carcelario.

XVIII

de una estrategia de exclusión me parece que definió las razones del uso y aplicación de la
cámara fotográfica.
Los datos con los que comúnmente las instituciones hacían su registro y control se
basaban en los datos socioeconómicos de primer orden, referían el nombre, la edad,
originario de, oficio, en ocasiones el nombre de su padre y de su madre, en el caso de las
prostitutas y ocasionalmente en algunos registros aparecen las razones por las que las
mujeres se dedicaron a éste oficio. Son datos podría decirse exclusivamente cuantitativos, y
muy poco cualitativos. La gran interrogante es ¿Qué aportó la fotografía a todos estos
datos? Llanamente parece que lo único fue añadir un rostro y un cuerpo que habitaba en
identidades muy específicas. No fue una trivialidad haber hecho uso de la cámara
fotográfica, pues al desprenderse el retrato de la forma tan novedosa en que a fines del S
XIX se concebía lo fotográfico, lo que se tiene es una serie de reproducciones de rostros y
cuerpos interpretados en sus fotografías como reales, no son las razones estéticas ni
afectivas las que dan sustento a esta retratistíca, el retrato fotográfico otorgó la posibilidad
ya no de ver un dibujo del señalado o señalada, si no simplemente tener una copia real del
cuerpo que era cruzado por la forma en que sus comportamientos los habían colocado en la
pertenencia a grupos minoritarios de ciudadanos, a quienes al parecer se hizo necesario
desde ciertas instituciones otorgar y diseñar una nueva apariencia. Por todo esto cuando
hago referencia al control social, estoy refiriendo lo que para mi significa el control social
fotográfico.
En éste trabajo al tratar de establecer los orígenes no pretendo dejar constancia
únicamente de fechas y nombres pues como lo ha señalado Foucault
La arqueología no esta a la busca de las invenciones, permaneciendo insensible a
ese momento (emocionante lo admito) en que por primera vez alguien ha estado
seguro de determinada verdad; la arqueología no intenta restituir la luz de esas
mañanas de fiesta. Pero no es para dirigirse a lo fenómenos medios de la opinión y a
lo anodino y apagado de lo que todo el mundo, en cierta época podría repetir. Lo que
busca en los textos de Linneo, o de Bufón, de Petty o de Ricardo, de Pinel o de
Bichat no es establecer la lista de los santos fundadores, es poner al día la
regularidad de una práctica discursiva.44

Y para mi la fotografía del manicomio lo fue. Conocer el origen es necesario para saber
cómo, cuando y porqué estas prácticas se han insertado en la obviedad y normalidad con

44
Michel Foucault, La arqueología del saber. México, S.XXI, 1979. PP-242-243

XIX

que se llevaron a cabo. Un discurso que inicia en 1910 y que se cierra hasta fines de los
50´s, un discurso que se abre y se cierra, que no deja espacio para verdades, deja rastros
visuales de fisonomías, deja literalmente posiciones de cuerpos forzados a ser retratados,
deja en ese tiempo y ese espacio la huella de nosotros mismos retratándonos una y otra vez
como seres humanos.

Errores comunes en la toma fotográfica
Como advertencia me gustaría comentar lo siguiente. Sobre la creación y la idea
extendida que se tiene de los manicomios: su personal, sus pacientes, su encierro, su
aislamiento, su control o su no control, existe toda una retórica que coloca a los discursos
que de él se hacen en posturas que pretenden hablar mal del poder que los originó. Apenas
en las dos últimas décadas diferentes historiadores-investigadores reconsideran en sus
trabajos dar un peso a todas las determinantes más aproximadas a lo que fue el sentido y el
significado que tuvo La Castañeda. Me refiero a que es imposible decir y generalizar que
todo paciente que ingresó fue maltratado, que todos los llamados pacientes distinguidos
recibieron siempre los mejores tratos, me parece que falta mucho aun por investigar. El
problema al hablar de La Castañeda es que inmediatamente corre a nuestra mente, el
hórrido lugar de maltrato y tortura en que popularmente se ha pensado. Imposible definir si
lo fue para todos los que lo vivieron, porque la subjetividad y la forma en que cada persona
estructura su locura/enfermedad no es igual para todos, no puede serlo. Las relaciones
interpersonales que se destruyen y se construyen al entrar o abandonar La Castañeda no
pueden ser las mismas para todos. Para algunos al huir del maltrato familiar a que eran
sometidos encuentran en el manicomio un respiro. Otros, abandonados y arrancados por su
propia familia hallaron un vacío tan grande, que víctimas de la depresión se abandonaban
ellos mismos, otros más al abandonar el manicomio se encontraban de pronto con un
sinsentido fuera de él, es por eso que por voluntad propia decidían regresar. De modo que
sugiero al leer esta investigación que se piense no sólo en blanco y negro si no como en
una fotografía de este tipo con todas las tonalidades probables de grises que van de un color
a otro.

XX

los motivos para la aplicación de la fotografía. el capítulo V muestra que las fotografías no eran indispensables. Quizá estos temas estén alejados del objetivo principal. Asimismo. usos y aplicaciones fotográficas desarrolladas en La Castañeda. analiza también cómo eran los libros de registro los expedientes clínicos y su clasificación. con el propósito de segmentar a la población. Habla de cómo poco a poco se suprimió la fotografía de registro de los enfermos que llegaban a La Castañeda. Revelado. y la exclusión de prostitutas. pero tomando en cuenta que La Castañeda no fue una concepción del siglo XX. El capítulo II aborda cómo la medicina y la naciente psiquiatría concebían el uso de la fotografía. y cómo se recurrió a un nuevo método de identificación. quiénes fueron los fotógrafos del manicomio y cómo desempeñaban su labor. y se hace una XXI . Además. El capítulo III se centra en conocer las técnicas. revisa lo que la antropología y la fotografía ubicaron como su objeto de estudio que en resumen refieren la diferenciación cultural que hizo occidente con las demás culturas. Finalmente. Además. fijado y secado de la película fotográfica El recorrido inicia con el capítulo I. La fotografía es un elemento de ella a fines del XIX. Por otro lado en México el control social fotográfico buscó la clasificación. el reglamento para la elaboración de los retratos. las consecuencias. sino de las últimas décadas del XIX. se describen brevemente las condiciones que dieron origen a La Castañeda. pues no todos los enfermos en los libros las tienen. se examina cómo a través de las fotografías del manicomio se reflejaba la clase social y sus diferencias. El capítulo IV hace un repaso al uso que tuvo la fotografía en otros manicomios. pues algunas imágenes buscaron ser algo más que sólo registros o retratos de identificación. sustentada en los principios científicos de la época. los cuales se apoyaron en la fotografía para justificar sus comprobaciones. Éstas refieren un modelo del antes y el después con el cual se construye la idea de que la fotografía sirvió para eso. los motivos por los cuales escaseó el material fotográfico. es posible hilar que su funcionamiento estuvo influenciado por lo que en la época se entendió como una transición a la modernidad. en especial La Salpêtrière. Refiere una descripción de cómo se concebía la fotografía a fines del siglo XIX. Además. Uno de los discursos fue el de la “fisiognómica” y la “frenología”. se aborda la práctica fotográfica que Alphonse Bertillon ideó para clasificar rostros y cuerpos.

pues no habrá en la mayoría de estos retratos algo que nos lleve a esa conclusión. la imaginación se ha vuelto alucinación. No nos atrevemos a romper con esta forma en que ya está programada nuestra visión por ello nuestra mirada se ha visto contaminada y a ella han contribuido las ideas visuales y escritas que nos circundan respecto al tema. Vilém Flusser XXII . si no que vive en función de ellas. Cuando alguien nos invita a ver retratos de un manicomio. Vilém Flusser apunta que gracias a la forma en que programamos nuestra mirada es cómo aprendemos a usar la cámara fotográfica. si no que visualizamos las situaciones y momentos en los que la usaríamos. El hombre se olvida de que produce imágenes a fin de encontrar su camino en el mundo. ahora trata de encontrarlo en éstas. la mirada esta sentenciada y programada a lo que deseamos ver. Pero lejos de esta apreciación no puedo soslayar la forma mecánica y serial en que se obligó a los enfermos a sentarse o a ser sujetados frente al fotógrafo de La Castañeda. para hoy verlos como huellas de una práctica poco ética e incluso. así que no sólo predeterminamos los lugares a los que la llevaríamos. no a lo que podemos encontrar en esa visualidad fotográfica que hoy nos ocupa. Ya no descifra sus propias imágenes. yo diría que violenta. Lo que esperaríamos ver en las fotografías sería algo así como el rostro de la locura.comparación entre los retratos del libro de registro de los trabajadores de la Beneficencia Pública con los mismos de La Castañeda. pero nos desilusionaríamos.

Pese a que se me autorizó su uso en junio de 2008. 5. 46 Barnard. Alicia e Irma Betanzos. ¿Si este es el procedimiento establecido.46 45 Elaboré un listado en donde tengo la descripción visual de 2754 retratos. México CONACULTA-INAH. XXIII . sólo me entregó 48 retratos de una lista de 27045 que solicité para ser considerados en este trabajo. por qué no me lo advirtieron cuando me autorizaron la entrega en junio de 2008 ni me entregaron los 222 retratos restantes que yo había contemplado para mi investigación? El lector puede consultar material no censurado en un artículo escrito por la propia Lic. la dirección del archivo niega cualquier tipo de reproducción sobre ellos. respecto a las restantes fotografías que se comprometió a entregar. La razón principal es que el Archivo Histórico de la Secretaría de Salud. no. Película fotográfica velada. pp. Alegando confidencialidad sobre los rostros de los enfermos que están en los diversos libros de registro. Los retratos se solicitaron previa explicación de que podían ser retocados y difuminar los rostros para no contravenir dicha confidencialidad. Lic. Su historia y su contenido en imágenes”. Betanzos en coautoría y publicado en la revista Alquimia. imágenes que por lo que muestran contrastan con la mayoría de los retratos elaborados. Irma Betanzos Cervantes. Son pocas las fotografías que pudieron conseguirse para esta investigación. todavía en octubre de 2009 no hubo ninguna respuesta por la titular del archivo. 41-43. Los 48 retratos que me entregaron en el mes de diciembre de 2008 contenían etiquetas amarillas pegadas sobre los rostros de los enfermos. “El archivo histórico de la Secretaría de Salud. pese a que resguarda para su consulta un patrimonio histórico de incalculable valor. Revista Alquimia. 1999.

¿En qué momento esta tarjeta fotográfica dejó de ser útil para el control institucional? y sobre todo es lógico pensar ¿Por qué los primeros registros 1 Beaumont Newhall. y el novedoso uso del control social fotográfico en la Ciudad de México. de 10x15cm famoso tamaño postal hasta nuestros días. Historia de la Fotografía.. Proporciones naturales. El retrato en cuestión reflejaba cuerpos enteros que mostraban un poco su derredor con toda una utilería -atrezzo. Sin embargo pareciera no haber un origen acerca de este tipo de fotografías. es necesario abordar tres temas: la concepción de la fotografía a partir de la segunda mitad del siglo XIX. Recurre a fotografiar al retratado de cuerpo entero. orgullosos de sus logros y posesiones. el pintor con sus pinceles y caballete en plena tarea. De esta manera Disdéri retrataba arquetipos más que a personas. su confección descansa en una elaboración muy cercana o emparentada a la famosa tarjeta de visita popularizada por André Adolphe Eugène-Disdéri1 en Francia a mediados del siglo XIX. fue para cubrir las necesidades en el interior de la institución. ciencia y control social Primero. Gustavo Gili. a la manera de los grandes aristócratas de antaño. olvidando su rostro. Disdéri como teórico de la fotografía definió lo que todo retrato fotográfico debía contener y reflejar. Capítulo I Fotografía.que reflejaba el oficio del retratado aparece así el escritor rodeado de libros y papel mientras escribe. Detalles en los oscuros. su práctica con fines científicos. el registro. Surge entonces la idea de inmortalizarse. Estas ideas dejaron una impronta en la visión fotográfica. para hablar de la fotografía de enfermos mentales. Este formato cubrió en un primer momento las necesidades pictóricas de la alta burguesía que era la que podía pagar estos retratos. 1 . España. Volviendo a nuestro tema. a través del retrato pictórico. Dicho retrato de 9 por 12 centímetros fue el furor fotográfico en Europa. es decir. La finalidad de la fotografía producida en el manicomio de la Ciudad de México. El formato Cabinet. Nitidez general (nada de juegos de luces y sombras). Fisonomía agradable. popularizó otro formato que gozó de mayor éxito. En 1863 la famosa tarjeta pierde popularidad cuando la firma inglesa Windsor & Bridge Co. Belleza. Conforme los costos del retrato se abarataban el modelo se hace cada vez más popular. 2002 pp. y también ser reconocidos entre los de su clase social. al científico con sus instrumentos. Cap 5 Retratos para millones. muchos de estos individuos querían reafirmar su posición social y poderío económico. básicamente. Sabemos que en México hay fotografías que pretendieron controlar a las prostitutas. 59-72. para incluir todo el atrezzo.

quienes fueron en última instancia los que tenían el poder de dominar el instrumento: cámara fotográfica. G. Schwartz2 asegura que son dos los discursos que definieron las ideas sobre la fotografía. por lo tanto. con una gran ventaja. 2 . (1845-2006). principalmente desde la astronomía. en todos ellos aparece esa mezcla de discurso entre ciencia y arte. confirma lo mismo al citar cartas de escritores. pp. Joan M. la arqueología. Journal of Association of Canadian archivists. gradualmente se confeccionaron usos específicos para dirigir el retrato bajo circunstancias y características institucionales. Canadá. las imágenes trascendían el tiempo y el espacio. 2006. la ciencia y el arte3. políticos y científicos en el momento en que describen la fotografía. Roy Porter. Berkeley: University of California Press. Archives. Todos estos discursos se interrelacionan en dos ejes: el primero consiste en la posibilidad de ampliar el poder de la visión-observación. Sin embargo los usos que le denominan las instituciones a la fotografía están en ciernes a fines del XIX. la criminología y las nacientes antropología y etnografía4. Sander Gilman. 2000. Con la fotografía. 3 Al respecto. Ver Sander Gilman. S. Editor Juan Naranjo. Concepción de la fotografía en el siglo XIX Fotografía y realidad En su texto Registros de verdad y precisión: fotografía. la biología. del cual quedan las miles de fotografías fijadas en estos formatos y que sólo lo realizaban los fotógrafos de estudio. pues si los viajes no contaban con un fotógrafo. filósofos. and Elaine Showalter. las incursiones no tenían sentido. Schwartz Records of simple Truth and Precision: Photography. poetas. de la realidad.fotográficos para un control social se basan en este formato? ¿Y por qué se ordena su elaboración en estudios fotográficos de la época? Habrá sido que durante estos años esta construcción visual obedeció a un retrato generalizado. El otro aspecto es que todos los discursos científicos utilizaban a la fotografía como prueba irrefutable del hecho. and the illusion of control. archivos y la ilusión de control. La influencia de la fotografía abarcaría gradualmente todos los campos: el científico. en “The image of histeric”. Fue la manera como el ilusionismo-óptico del realismo fotográfico insistió en que la fotografía se producía mediante un aparato. La idea generalizada de que la mano del hombre no intervenía en la 2 Joan M. Helen King. las expediciones dejaron de considerarse un fin en sí mismas. la geografía. La fotografía sustituía la mirada del ojo. Gustavo Gili. Barcelona. la medicina. 345-436 4 Véase Fotografía. especialmente en la segunda mitad del siglo XIX. Rousseau. “The image of the Hysteric” (EU. Archivaria. 1993). antropología y colonialismo. Hysteria Beyond Freud.

cuando se le asoció al floreciente campo de la ciencia. a la fotografía se le consideró también como un dispositivo de la memoria. Además. 3 . Este supuesto refleja la inclinación de la cultura occidental por la visión. 1864. debido a que el discurso científico occidental buscó volver homogéneas. 6 Constance Classen. En Revista Internacional de Ciencias Sociales. 1997. la función de la vista en la sociedad occidental se amplió aún más con la aparición de tecnologías visuales tan importantes como la fotografía y el cine. La cámara del fotógrafo tiene esas cualidades: la aproximación de la visión y la comprensión instantánea y detallada para observar minuto a minuto. como lo llama Schwartz. pp. UNESCO. Con este testigo fotográfico. Constance Classen fundamenta en su trabajo cómo se le otorgó predominancia a la visión. habría que tomar en cuenta el impacto que generó considerar a la fotografía como un sustituto de la memoria. Lo que se busca en un testigo es la capacidad y oportunidad para la observación totalmente honesta. donde la mirada estaba inmersa antes de la fotografía. Se considera que la vista es el sentido más importante y el que está más estrechamente relacionado con la razón… La vista comenzó a distanciarse considerablemente de los demás sentidos en cuanto a su importancia cultural apenas a partir de los siglos XVIII y XIX. debido a los medios visuales anteriores. J.6 ¿Cómo se dio ese peso al sentido de la vista? Como se ha comentado. Por ello.confección de la imagen proporcionó los elementos para erigir el medio como una constancia de verdad. conocer todo el mundo sin necesidad de un viaje. fue posible describir. la mirada inquisitiva y penetrante del científico se convirtió en la metáfora de la adquisición de conocimientos… A fines del siglo XIX y durante el siglo XX. clasificar. desde su percepción. La tradición de sujetar la visión a una ventana 5 Reverendo. a las culturas disímbolas. la cual se realizaba por medio de un instrumento en donde sólo la luz del sol bastaba para imprimir la placa fotográfica. En ese momento. “Fundamentos de una antropología de los sentidos”. acostumbraron a mirar de otra manera. Por ello advierte que: El segundo supuesto que ha dificultado este desarrollo es el que sostiene que la vista es el único sentido que reviste una importancia cultural decisiva. Morton. Photography as an Autorithy. estudiar. H. Traducción del autor. Citado por Swartz en su texto. 401-412.5 La fotografía cubría las necesidades de la observación. ordenar.

en los albores del siglo XXI. se involucra la relación que la mirada establece con la realidad. 2005. un grabado. Esta es la relación que el sujeto ve y a la cual se ha sometido. La definición de Visión Objetiva la asume González como lo relacionado al sentido de la vista. 31. los pintores parecen trabajar dentro de un vacío de valores. El carácter óptico-visual en que se basa la producción pictórica de la Visión Objetiva se concibe como algo natural y no como producto de la sociedad. a partir del predominio de una cualidad de objetividad que surge de las nociones de racionalidad. Fotografía y pintura: ¿dos medios diferentes?. las cuales están determinadas por la “Visión objetiva”. Al predominar una relación aparentemente objetiva. op cit. todo tiene cuatro lados. Gustavo Gili. retomando a Jonathan Crary.8 7 El término “Visión objetiva” señala Laura González hace referencia a la manera como se ha definido el canon artístico.) En su libro Fotografía y pintura: ¿dos medios diferentes?. Barcelona. unicidad. aun ahora. 33. universalidad. la investigadora ubica a tres autores que han definido el predominio del mismo: Tatarkiewicz. Bryson y Camilla Paglia. así. un dibujo o. p. incluso. Al respecto. así lo visual pasa por el reconocimiento. La “Visión objetiva” funciona en la medida en que se codifica la relación entre el sujeto y la realidad. Pareciese que lo visual está dominado por la perfección con que se realizan las re- presentaciones.monocular implicó muchas épocas (ya fuera un cuadro. 4 . logicidad. el cual refiere las formas como la mirada del observador se posiciona y se posesiona de las formas visuales representativas. El efecto acumulado de tantos siglos de representación natural/óptica´ es tal que. 8 Laura González Flores. que observar no sólo significa mirar algo. Por ello. por ejemplo. Laura González comenta que en el constructo “visión objetiva”7. sino “ser el siervo” de una serie de normas de visión. El ojo corrobora el parecido y la comprobación visual del efecto y el objeto. y la representación exacta y fiel de la fruta. como percepción visual y como cosmovisión ideológico-cultural. una manzana. científica y/o natural con la realidad óptica. p. Laura González asevera. Fotografía y pintura: ¿dos medios diferentes?. Dicha representación de las imágenes ha permanecido casi inamovible en los últimos dos mil años. pues entre más parecido guarde la representación de la imagen se considera más real. persiste la misma actitud de comprender las imágenes ´realistas´ como algo natural: las imágenes funcionan como ´presentaciones´ y no como representaciones de la realidad. el visor de la cámara fotográfica. En: Laura González Flores. la producción y recepción de imágenes se concibe como un reflejo del mundo. una litografía.

Abundemos: la cámara necesitaba de la luz como elemento primordial para imprimirse en la placa negativa. 11 Vilem Flusser. La razón: las imágenes mostraban tal cual los modelos reales. pues parecería que los distintos medios visuales se hubiesen encadenado. Trillas. Esto generó en los espectadores la percepción de transparencia y. pues consideraban que ésta no mentía. et. Es clara la manera de hacer alusión a la modernidad. 10 Sander Gilman. porque les garantiza una verdad absoluta. como si fuesen eslabones. donde un medio es mejor que otro por su forma de representar la realidad. como el grabado. no la realidad. Además. op cit. otra justificación usada fue la perfección de la máquina. La idea romántica de que la fotografía no requiere de la mano del hombre para elaborarse se sustentó en las ideas positivistas de que la máquina no miente. en el visor de la cámara se ubica la mirada de quien toma la fotografía. La creencia de que la fotografía la producía una máquina y no la mano del hombre contribuyó para que se considerara como prueba confiable.9 La cámara y la fotografía cumplieron varias de estas expectativas. Son los argumentos de quienes usan la fotografía. por extensión. pp. No hay una imagen inocente. En ese proceso está implícito un programa de visión que no es neutral o inocente. Hacia una filosofía de la fotografía. Se convierte en una específica porque en su producción denota esa forma específica de construcción. El autor refiere que la fotografía fue considerada como una prolongación de otras artes visuales. México. No se toma en cuenta que si bien la luz y la cámara fotográfica trabajan de manera autónoma. objetiva e inmediata. 1990. Las fotos suplieron a casi todos los medios visuales10 de representación. al. como si la imagen hubiese sido el medio deseado para competir con las anteriores formas gráficas. al explicar su visión. las variaciones en la línea dominante de producción de imágenes de la Visión Objetiva a lo largo del tiempo se entenderán como una simple mejoría técnica o como una mayor destreza en la traducción de la realidad”. pp. 5 . la investigadora comenta que “en consecuencia. ¿Quién la construye? ¿Quién la utiliza? ¿Quién la paga? Esto define intersecciones entre la fotografía y el propósito de realizarla. En ese sentido. en la cual el individuo no tenía injerencia. 345-436. es decir. con lo cual elaboraron un discurso de la continuidad. las personas que por primera vez miraban una fotografía. No consideran que la visión objetiva sea un programa11 con el cual se acostumbró a mirar. Cabe precisar que la imagen presenta una realidad. pues el sujeto 9 Ibid p. Se refiere al dispositivo (obturador) que controla el paso y la cantidad de luz para imprimir las placas negativas. se consideraba neutral. tienden a una descripción generalizada de ésta.. imparcial. 35.

Toda percepción. principalmente imágenes”. al mirar cuerpos de éstos. o rostro cero. Lavater todavía no habla como científico. pp-13. Esa mirada es una construcción cultural. Y de ahí también que el retrato mantenga una relación inseparable con el ideal. Sólo el artista puede retener las características individualizadoras de un rostro pero. derivado de lo estético. sólo él puede proveer de las imágenes ideales a partir de las que orientarse en el bosque de las facciones humanas…. Por ejemplo. pero de una realidad elegida. no busca sino confirmar la tranquilizadora 12 Martin Jay cita a Marx Wartofsky de quien dice “llega a la conclusión de que la visión humana es ella misma un artefacto producido por otros artefactos. es el resultado de cambios históricos en la representación. acomodada. 2007. pues existe la convicción de que la visión es natural. 6 . construida. Fotografía y ciencia Fisiognomía y frenología En el siglo XVIII surge la idea de asociar las facies del rostro con el comportamiento de las personas. Derivada de las teorías de Joahann Caspar Lavater (quien definió a la fisiognomía como la ciencia que descubre el carácter a través de los rasgos faciales). En Ojos Abatidos La denigración de la visión en el pensamiento francés del siglo XX. el paladín del estudio de la individualidad física. aun empleando métodos que el propio Lavater gustaba de considerar científicos. instaura modelos idealizados para demostrar que con la cámara se obtienen copias de la realidad. En consecuencia la visión es un relato intencionado que se traduce en una construcción cultural. sostiene. es decir. Akal Estudios Visuales. con la visión estética difundida desde su concepto de visión para el cuerpo. aun más que eso. España. Las primeras fotografías causaron desazón.busca reflejar su objetivo con ayuda del medio y su soporte. fuera también un perseguidor incansable de la representación perfecta del rostro humano. ¿No es extraño que para las primeras fotografías hechas por los inventores de la fotografía se busque emular composiciones pictóricas? Y ¿que lo que denotan fue el peso de la forma particular como habían construido su visión? El peso que arrastra la mirada12. La investigadora apunta: De ahí que precisamente Lavater. Rosa Sala señala que para el desarrollo de ese postulado se partió de un rostro ideal. Su afán empirista por el estudio de los rostros humanos. el cual se estableció como modelo a seguir. pues sólo a través de éste el retratado puede definirse a sí mismo y establecer los límites de su propia individualidad. sino como teólogo. pero no se considera como tal.

Consideraban que ésta no sólo significaba recordar o tener huellas del pasado. del mismo modo en que el hombre feo es amoral. las líneas de las manos separadas. los pómulos pronunciados. consistiría únicamente en su contribución para el establecimiento de estas gradaciones. vol. 135. España. creado a imagen y semejanza de su creador. En Revista Humanitas. podía ver todo el problema de la naturaleza del criminal: un ser atávico cuya persona reproduce los instintos feroces de la humanidad primitiva y de los animales inferiores. Cesare Lombroso —el más famoso continuador de la fisiognómica y la frenología— narra cómo la visión fue definitiva en su búsqueda de la diferencia. 337-344. Estas construcciones pseudocientíficas buscaban argumentos. 4. “De la materialización del yo a la materialización del ideal humano: la fisiognómica. Toda la ciencia fisiognómica de Lavater. su persistente tanteo de las revelaciones contenidas en uno u otro tipo de rasgo facial. sino que los vestigios llevaban adheridos el sentido y el significado en su decodificación de un discurso pseudocientífico. p. sino un destello de inspiración. El hombre bello es necesariamente virtuoso. cambió el estudio de los rasgos faciales por las formas del cráneo. se hallan los instintos y las emociones humanas. Al contemplar aquel cráneo. me pareció que de golpe.13 Franz Joseph Gall. 1. enfermos mentales y otros grupos minoritarios excluidos. define varias zonas del mismo donde. 2003. no sorprende que en su primera época se concibiera a la fotografía como un dispositivo de la memoria. 2005. el gusto por las orgías y el ansía irresponsable de la maldad por sí misma. la extrema agudeza de la vista. según él. 14 Citado por Stephen Jay Gould en “La medición de los cuerpos”. En 1870. hipótesis según la cual la naturaleza entera no es sino el lenguaje cifrado de Dios. Así se explicaban anatómicamente las enormes mandíbulas. la frenología y el arte”. 7 . extendió la mirada más allá del papel. en el capítulo IV de su libro La falsa medida del hombre. a las ideas. el gran tamaño de las órbitas y las orejas en forma de asa que se observan en los criminales. en su afán por dar continuidad a esta teoría. Crítica. nos afeará también físicamente. p. Por ello. apunta: “No era una mera idea. los arcos superciliares prominentes. núm. uno de éstos fue establecer la relación entre fisiognomía-frenología para determinar en ellos cuáles podrían ser los rasgos típicos de los criminales. la insensibilidad ante el dolor. y fue más lejos. la debilidad por los tatuajes. Fundación Medicina y Humanidades Medicas. lo llevó al discurso.”14 Esta visión científica tomó cuerpo en la fotografía. al definir una anatomía del criminal y del loco. 13 Rosa Sala Rose. le corresponde el papel protagonista. iluminado como una vasta llanura bajo un cielo resplandeciente. un lenguaje en el que el rostro del hombre. Cualquier pecado o vicio al alejarnos de la imagen de Dios. España. los salvajes y los monos.

Por ejemplo 200 negativos superpuestos uno con otro de criminales –por ejemplo ladrones. A partir de sus ideas científicas.16 anclado en sus premisas de orden. al parecer. Su idea científica estaba basada más en la fisonomía y la frenología. Si a partir de la idea científica inicial (la ciencia es igual a observación y ésta puede ser fijada y controlada por la fotografía. 16 Michel Serres. Este es. leyes. El positivismo Uno de los primeros sistemas que consideró útil el uso de la cámara y la fotografía fue el positivismo. 15 Ingles precursor de la estadística quien se obsesionó con la medición que creía podía arrojar la fotografía. al igual que los científicos. varios fotógrafos y científicos iniciaron en la segunda mitad del siglo XIX la producción fotográfica para medir cuerpos y rostros. quien confeccionó un método para identificar criminales. modelo filosófico francés que supeditaba el conocimiento a un rígido y dogmático modelo científico. Antropología y Colonialismo se cita un capítulo de Sir Galton. Quizá el más sofisticado fue Sir Francis Galton15 . pero sólo unos lo hacían más que otros. entonces con las imágenes se obtendrían las diferencias) fue posible establecer que las diferencias podían ser registradas por la visión. México. trataron de poner orden y lograr entonces la libertad. Siglo XXI. pp. alegatos pseudo científicos de la época basados en el estudio de los rostros y las formas de la cabeza. el programa en el cual se sustentó la fotografía científica para aplicarse en enfermos mentales y grupos excluidos. 198-277. El primero se declaraba positivista y científico a ultranza. También se abocaron a ello Albert Londe —fotógrafo en jefe de la Salpêtrière— y Bertillon. Durante los años de la fiebre positivista en México (1867-1910) los políticos formados en estas ideas. Su texto se encaminó a pretender medir el comportamiento en base a rostros promedio. progreso. enfermos mentales descubrió que la fotografía no servía para eso. pues la fotografía sólo fijaba una ampliación. En el texto Fotografía. Buscando en estas minorías los rostros promedio de ladrones. un estudio y mayor control de la observación. homicidas. Consideró a la fotografía como la herramienta ideal para asumir cualquier postura que se buscara comprobar. 8 . Los beneficiados: políticos que traficaban con concesiones industriales y los grandes latifundistas. mientras los segundos se enriquecían bajo los presupuestos darwinistas de que todos los mexicanos tenían derecho a enriquecerse. Historia de la filosofía.daban como resultado un solo rostro promedio del ladrón. Lo que hacía era sobreponer una cantidad de negativos con los rostros de minorías bien identificadas. Lombroso buscó medir las diferencias entre criminales y enfermos. clasificaciones. Porfirio Díaz tomó el poder político y la burguesía el económico. observación y medición. La filosofía en el siglo XIX. 1983.

desde el positivismo se justificó a la clase social que lo planteó. si algo caracterizó a este periodo fue la falta de un paradigma que aglutinara el pensamiento médico sobre la etiología (tenemos posiciones organicistas. aunque sí hay consenso sobre la necesidad de construir un manicomio”. sino también un código de valores. V-1-2005. S/J. el expediente S/P. merece ser explicado. considerada como la clase mejor adaptada en su lucha contra el medio ambiente. Además. es la que debe tener todos los derechos. 22. Además. Exp. 81. México. El filósofo concluye respecto de dos escritos de Manuel Ramos:17 La sociedad es un campo de lucha en el que triunfan los más aptos. Quienes reclamando cientificidad elaboraron un discurso sobre la enfermedad mental durante el Porfiriato (1876-1910). no sólo compartían los postulados del positivismo. FCE. “En esta forma es como nuestra burguesía pretende justificarse como clase privilegiada: cubriendo sus actos con una ideología que presume ser científica y demostrable. Colección Lecturas Mexicana. Citado por Leopoldo Zea. sólo así se puede estimular a los mejores…. pp. legal y literario sobre la locura en las décadas previas a la inauguración de La Castañeda.7 del AHSSA del 26 de enero de 1950 consigna la fecha en que el manicomio General de La Castañeda cambiaba su nombre por Instituto Nacional de Neuropsiquiatría. ambientalistas y psicologistas) y la terapéutica de la locura (somáticas o psíquicas). “Al Estado no le queda otro quehacer que el de vigilar que se respeten las conquistas de la burguesía mexicana. Op cit. Los preparatorianos llegaron a ser en poco tiempo líderes de la administración pública y directores de la actividad intelectual. los inadaptados no merecen ni siquiera la limosna pública…. Revista de historia de la psiquiatría. del liberalismo y del darwinismo social. 19 En Historiografía de la locura y de la psiquiatría en México. El positivismo y la circunstancia mexicana. De la hagiografía a la historia posmoderna. España.18 Quizá este pensamiento influyó en los protopsiquiatras19 mexicanos que consideraron que la fotografía podía tener alguna utilidad científica. desde donde interpretaban lo que este código les permitía observar. La burguesía. porque son el resultado del esfuerzo personal realizado por dicha clase. criminológico. C/L 39. aquéllas procedentes del discurso médico. de Cristina Sacristán: en “Frenia”. Es importante señalar que las primeras generaciones de estos médicos especialistas se formaron en México desde 190620. señala que el “condicionamiento social y cultural de la psiquiatría ha sido analizado también con otras fuentes. Por otro lado. 18 Leopoldo Zea. durante los años que al inicio consideramos como la proto-psiquiatría o las décadas del alienismo en México. En El positivismo y la circunstancia mexicana. Leopoldo Zea aborda detalladamente cómo esta filosofía se afanó en legitimar y explicar todo lo que según ésta. Cambio que en los hechos nunca se llevó a 9 . pp. La misión del Estado es la de proteger a ésta y no la de estimular a clases de calidad biológicamente inferior. Gabino Barreda fundó la Escuela Nacional Preparatoria. Son los miembros de esta clase los que han adquirido las mejores posiciones sociales. núm. cuna de las nuevas ideas y el gran semillero de los hombres influyentes del país. es decir. vol. En la sociedad mexicana la clase más apta es la burguesía. 168-180. 17 Miembro de la Sociedad Metodófila “Gabino Barreda”. 1985. el ethos burgués.

Revista de Neuro-Psiquiatría del Perú. No.23 Fotografía y antropología Fueron muchos los campos técnicos y científicos que a través de la fotografía intentaron plasmar sus necesidades requeridas. noviembre-diciembre 2010. la dirigieron los doctores Manuel Guevara Oropeza y Mario Fuentes Delgado. “Prensa psiquiátrica latinoamericana”. cuando fallece su fundador. Universidad Michoacana de San Nicolás de Hidalgo. La contribución de La Castañeda a la profesionalización de la psiquiatría mexicana. 10 . Lo circunstancial es que si bien se denomina el término psiquiatría para toda una serie de publicaciones y literatura médica. La contribución de La Castañeda a la profesionalización de la psiquiatría mexicana. Revista Salud Mental. Vol. la cual duraba seis meses. de octubre de 1959 hasta 1969. en los hechos es hasta los años cincuenta cuando la institución buscó utilizar esta nomenclatura. 2007. fue cambiando de titulo bajo diferentes directores editoriales. 2000. pionero de la psiquiatría en Michoacán y fundador del hospital psiquiatrico de Morelia”. que se publicó regularmente hasta 196922. Revista Salud Mental. “Ponciano Tenorio Montes. 21 César Campos Farfán. nació en la UNAM en 1952. La mayoría de estos médicos trabajaron en La Castañeda como directores o como médicos encargados de pabellones. 6. núm. núm. No. 1910-1968. El artículo de Cristina Sacristán sobre la profesionalización de la Psiquiatría podría ser más contundente respecto al uso de la palabra y a la denominación profesional que instituye su uso al menos en los primeros 30 años en la Castañeda.21 En la década de los cuarenta del siglo XX existía la posibilidad de realizar esta especialidad en La Castañeda. 23 Cristina Sacristán. Este nuevo ribete ya daba inclusión a ideas y nombres distintos “Instituto Nacional de Neuropsiquiatría”. el doctor Samuel Ramírez Moreno fundó la revista Psiquiatría. Neurología y Medicina Legal. p. En 1937 surge la revista con el título Archivos de Neurología y Psiquiatría de México. 99. 33. El doctor Ramón de la Fuente la publicó como Archivos Mexicanos de Neurología y Psiquiatría entre 1951 y 1954. Un ejemplo de cómo las ciencias sociales de la cabo. Revista de Estudios Históricos Tzintzun. 1910-1968. Con el uso del término psiquiatría se dieron dos circunstancias: la primera ubica el manejo del concepto en una publicación de 1934. 46. Vol. 33. como especialidad. la cual se publicó hasta 1951. En 1934. noviembre-diciembre 2010. 6. La otra es que la psiquiatría. 22 Javier Maríategui. Y el doctor Dionisio Nieto la publicó bajo el título de Neurología- Neurocirugía-Psiquiatría. 3- 4. 20 Cristina Sacristán. Morelia.

atrasadas y salvajes. ya no había necesidad de que los dibujantes reprodujeran lo que veían y copiaban con sus lápices. se utilizó como prueba para certificar que eran inferiores. Su característica: ciencias que basan su cientificidad en comprobar las diferencias entre razas. Sólo unas cuantas disciplinas dejaron constancia de su interés por extender un método fotográfico que diera más soporte a la fotografía y a la ciencia que la practicó o intentó hacerlo. estudios y formas de análisis. Fotografía. Por eso los atuendos y viviendas eran un claro ejemplo del atraso o de la ignorancia 24 Juan Naranjo (edit. en la actualidad. Esta recreación que se describía con las fotografías. 354.). A mediados de los años cincuenta muchos de los usos de la fotografía se enfocaron principalmente a ser parte de las expediciones. Otra dificultad fue la superficialidad con que se reprodujeron.segunda mitad del siglo XIX abordaron estos usos se recoge en Fotografía.24 El texto describe las incipientes ciencias sociales (antropología y criminología. Ésta fue una de las conclusiones que parecía apuntalar la fotografía: ellos son distintos. pues sólo denotaban la anatomía o el rostro y en algunos casos la vestimenta. Si bien el discurso es el mismo que el de los exploradores y conquistadores del siglo XVI en que describieron en sus cartas y crónicas. porque sus formas de vida y vestimentas no encajaban con la cultura occidental. la fotografía proporciona un aporte que aquellos relatos no podían replicar. 11 . 2007. Así. Gustavo Gili. con la fotografía se construyó la diferencia sobre todos los aspectos en los que la cultura occidental no hallara reflejos de sí misma. definiciones y métodos que buscan estructurar el argumento de la superioridad y la inferioridad. con ello. España. pero la diferencia no bastaba y se aplicaba el término inferiores y salvajes. antropología y colonialismo (1845-2006). principalmente) y explica cómo se usó a la fotografía como una prueba-testigo para sus investigaciones. idealizaron y. p. Muchos retratos se enfocaron a la antropología de otras razas. antropología y colonialismo. pero al intentar que estas imágenes tuvieran sentido. El nuevo uso se enfocó en la realización de otros mapas. Y el derredor en donde y cómo se vivía. aquella referencia decimonónica de que la fotografía posibilitaba la elaboración de los mapas cumplió con su fin y utilización. crearon identidades estereotipadas.

Barcelona. 2005. 1933. que tenía por objeto 25 Oliver Debroise. Control Social Fotográfico en México. Francis Galton. antropólogos como Malinowski. Prantl y Groso informan de que había tan pocos criados inscritos en esa sección. H. se preocuparon por utilizar a la fotografía como una técnica- científica y establecer un solo modelo. respecto de la fotografía criminal de frente y perfil. 69-78. En Fernanda Núñez. Se basaba en el levantamiento de datos del delincuente. pues en muchos casos las fotos no fueron realizadas por antropólogos. Arthur Batut y Alphonse Bertillon se preocuparon por la falta de un método fotográfico que facilitara la información. el cual data de 1890. se alejaron de los objetivos que pretendían a finales del siglo XIX y principios del XX. 27 Las fotografías supuestamente exigidas en el caso de las empleadas domésticas son referidas por Fernanda Núñez como un reglamento que tuvo muy pocos resultados: “En 1901. y Adrián Quirós Rodiles. aunque se refieren otro tipo de fotografías27. se generalizó. p. Fuga mexicana. El libro es por demás curioso. la comparación y evidenciara lo diverso. desconocían cuál era el objetivo que pretendía ubicar la antropología en las fotografías. La prostitución y su represión en la ciudad de México (siglo XIX) Prácticas y representaciones. Gedisa. Mead. Bateson. y que éstos tampoco veían la utilidad de registrarse”. y no digo más a este respecto”. Es conveniente precisar cómo operó el método creado por Alphonse Bertillon.106. señala que “en la biblioteca del Departamento de Salubridad. debido a los cambios en la conceptualización de la antropología. T. Barcelona.en que estas personas vivían. existe el primer libro de inscripción de las primeras prostitutas que acatando la ley se inscribieron en el registro. La hechura de las primeras descansó en formas y habilidades para realizar un retrato para la época. basados en la antropología. Gustavo Gili. 75. Un recorrido por la fotografía en México. 26 Ídem. 1854-1913 La fotografía hecha en el manicomio se desprendió de los incipientes controles a los cuales se sometió a criminales25 y prostitutas26 en México. México. Esta colonización fotográfica mostró errores graves. alejadas de las ideas del progreso y desarrollo al cual se supondría debían aspirar. p. quien en Breve historia del Hospital Morelos. se crearon sesgos. John Lamprey. 12 . lo que indica seguramente que los amos no estaban tan asustados por las supuestas atrocidades cometidas por los sirvientes. A consecuencia de lo anterior. se intentó estandarizar las fotográficas científicas. pp. para realizar este tipo de fotografías. Sin embargo.73. Huxley. Por ello. sigue vigente. La prueba es que el método de Bertillon. Además. Collier buscaron métodos. desde la segunda década del siglo XX y hasta 1967. Departamento de Salubridad de México. 2002. p. se transmitió una visión parcial. en la Novísima guía universal de la capital.

donde se anotaban las medidas. el número de centímetros correspondiente a esta medida. pues se medían partes del cuerpo que se mantendrían inalterables con la edad: talla. Luego. se le tomaban los diámetros del largo y ancho de la cabeza. barba.determinar sus caracteres métricos. posteriormente. para lo cual se utilizaba un compás más pequeño. Luego se medía la braza o longitud de los brazos puestos en cruz. del pie izquierdo. índice. y con la ayuda de un compás metálico de espesor. Después se le tomaban fotografías de frente y perfil. braza. en una escuadra de tela encerada y graduada métrica y verticalmente. se pegaban en una ficha llamada signaléctica. Con ese mismo se le medía el largo de los dedos medio y anular de la mano izquierda y el antebrazo izquierdo apoyado en la mesa. lunares y tatuajes. de corredera. se levantaban los datos cromáticos y las señas particulares. tronco. metálico. En otro taburete. por lo que se sentaba al individuo en un banco fijo en la pared y a la derecha del antropómetro. del dedo medio de la mano izquierda. Los datos métricos se complementaban con los cromáticos (color de ojos. ambos brazos extendidos horizontalmente con el dedo medio de la mano derecha señalaba. Se levantaba al sujeto para que colocara el pie izquierdo encima del taburete y se tomaba con un compás el largo del pie. Se empezaba por tomar la talla del individuo de pie y descalzo. cromáticos y sus señas particulares. del auricular izquierdo y del antebrazo izquierdo. diámetros bizigomático. se colocaba a la persona lo más cerca posible del aparato para que el antropometrista —a través de una escuadra movible de madera— marcara en el listón fijo el número de milímetros correspondiente. medio y anular de la mano derecha. Para la realización de las medidas se recurría a un aparato llamado antropómetro. se imprimían en el reverso de las fotografías las huellas de los dedos pulgar. seguido del largo y ancho de la oreja derecha. cabello y piel) y con señas particulares como cicatrices. Los primeros fueron los más importantes. longitud de la oreja derecha. Después se medía el pecho. El individuo medido debía colocar el dedo medio de la mano izquierda en un punto determinado del antropómetro y. 13 . longitud y anchura de la cabeza. Se trataba de un listón de madera con una graduación métrica unido verticalmente en la pared a un metro sobre el nivel del suelo.

pp. Veamos un ejemplo del cabello. las cejas. en ese lapso aplicó otros usos con la fotografía. le llevó a Bertillon casi 20 años. Fuente: Alphonse Bertillon. Chicago.28 Diseñar el método. Signalectic Instructions — traducción del francés al inglés— incluyó más de 200 fotografías. en su libro System Bertillon of identification. la barba. únicamente con la toma de las fotografías. Están tomadas a la misma distancia. 2005. y de la frente. 14 . Fotografía Número 1. 28 Juan Miguel Sánchez Vigil. el cabello. las orejas. por lo que no utilizó ningún acercamiento. En 1896. la boca. 1896. medidas reales del rostro de la persona. “La fotografía como documento de identidad”. los labios. como las formas de la cabeza. con base en este nuevo aparato. peculiaridades de la nariz vistas de frente y perfil. las arrugas. los párpados. 460 pp. Revista Documentación de las Ciencias de la Información. Signalectic Instructions. los ojos. Bertillon lo complementó con otro instrumento para controlar en la fotografía la perspectiva y obtener. España. pues lo único que cubre la fotografía es la cabeza a partir del cuello. The Werner Company. las cuales permiten deducir cómo realizó dichas imágenes. New York and London.189-195. En 1907. System Bertillon of identification.

Signalectic Instructions. System Bertillon of identification. nos ayudará a establecer una línea que se enlaza con la fotografía hecha en el manicomio. 15 . The Werner Company. Señalar algunos puntos del método que diseñó para la hechura fotográfica nos permite deducir el origen de la utilización de la fotografía como control social en México. Abajo se pueden ver los ejemplos de las mediciones y las de una ficha signaléctica. Chicago. No así en la de los enfermos mentales ni la de las prostitutas. los retratos se hacían sólo de frente. Dibujo y fotografía número 2 y 3 Fuente: Alphonse Bertillon. Op cit. New York and London. La fotográfica policiaca en 29 Olivier Debroise señala la fecha en que se reglamentó la fotografía judicial. especialmente después de la primera mitad del siglo XIX. Cuando en México se comenzó a utilizar la fotografía judicial o policíaca29 para identificar a un criminal. 460. pp. 1896. 69-79. pp.

La dimensionalidad. 19. 26. El formato de tres cuartos ya mostraba una dimensión distinta. 2007. Turner-INAH-CNCA. parece no llamar la atención. Fotografías realizadas a delincuentes en 1854. “Fotógrafo de cárceles”. 16 . México. 10. pues pareciera que al igual que en los lienzos de la pintura sólo existen en la fotografía dos planos.31 Fotografía núm. Tomadas del libro de Oliver Debroise.30 En 1854 los retratos de reos se hacían de frente. La implementación de un archivo. Es hasta 1887 cuando se elaboran fotografías de frente y de perfil. 4. . el formato se aproximaba a las facies (Ver ejemplos abajo). En El Impacto de la modernidad. los primeros intentos por identificar 30 Un dato que llama la atención. no basta para la identificación. como señala Allan Sekula en su libro El cuerpo y el archivo. vol. Fotografía criminalística en la ciudad de México. núm.nuestro país inició sin un método. el rostro y el fondo. publicado en Nexos. p. Por esta razón. que es una ventaja de la fotografía. En 1895 se introdujo el método Bertillon en la cárcel de Belén. 31 Jesse Lerner cita para esto el artículo de Rosa Casanova y Olivier Debroise. Fuga mexicana.

Gloria Picazo/Jorge Ribalta. evitar la prostitución. 36 Indistintamente aparecerá en algunos documentos citada como libreta y en otros como libreto. Lo anterior es entendible si se toma en cuenta que en un año se levantaban hasta 70 mil retratos. 2003. pp. filiación. dependiente del Consejo Superior de Salubridad. S/P. “El cuerpo y el archivo”. donde trabajaba Bertillon. además se le entregará un ejemplar impreso de la parte de este reglamento que le corresponda para que en ningún caso alegue ignorancia. Reglamentos posteriores en diferentes 32 Allan Sekula. trató de reconocer a algún delincuente.35 Noviembre de 1867 La única mención a la fotografía en este reglamento es el artículo 7º: Toda mujer pública al inscribirse será visitada por un médico de la sección en el término de 24 horas y estando mala de mal venéreo u otra enfermedad contagiosa será inmediatamente remitida al hospital. España. 1867. I/AV. Alquimia. pp. Un ejemplo. 34 Existen citados otros dos reglamentos. Dice Sekula que cuando el Departamento de Policía francés. la autoridad la tolera y obliga en tal virtud á todas las personas comprendidas. en esta clase de la sociedad á la sujeción estricta de cada uno de los artículos de este reglamento. uno de 1862 y otro de 1865. En Indiferencia y singularidad. De esta manera. C/L 1. 33 A partir de aquí y por sus siglas ISMP. no reportan nada acerca de la reglamentación de la fotografía. certificado de la visita médica y nota de la cuota de inscripción y de la que debe pagar mensualmente. y aunque sólo se tuvieran retratos de frente. sin gravísimos inconvenientes. sin embargo. 17. No siendo posible. SINAFO-INAH. 17 . Gustavo Gili. tardó semanas en ubicar la fotografía para saber si era reincidente. En el artículo de Silvia Cano y Arturo Aguilar “Registros de prostitutas en México. En el caso contrario recibirá una libreta36 que contenga el retrato fotográfico de la interesada. México. 37 El subrayado es mío.37 su nombre. Bertillon ideó un método práctico y fácil de consultar. 35 AHSSA. En el caso de la fotografía realizada a las prostitutas es necesario recurrir al único reglamento al respecto.no fueron prácticos ni fáciles. salta a la vista lo complicado que fue poner en práctica este archivo32.133-200. exp. el reglamento les exigía entregar dos retratos para su libreto o libreta. 2003. Eds. En realidad hay muchos argumentos para sospechar que las fotografías fueron pagadas por las prostitutas. Y esto dista mucho de un control social. 1. núm. 6-14. el Archivo Histórico de la Secretaría de Salud Inspección Sanitaria de Mujeres Públicas (ISMP33). El reglamento de noviembre de 186734 señala: Artículo 1º. Por ello. Puebla: del segundo Imperio al Porfiriato”. En varios expedientes consultados la ISMP aparece citada como Inspección Sanitaria para Mujeres Públicas o como Inspección de Sanidad para Mujeres Públicas.

de medio cuerpo o de cuerpo entero. tres. concesiones. el cual se fue modificando. No se puede establecer si las fotografías debieran ser de frente. Esto bosquejó los propósitos y objetivos de las disciplinas que a través de las instituciones ejercieron un control. los retratos se hacían en los estudios fotográficos. servirán para cubrir los gastos de la oficina de la ISMP y médicos. Posteriormente. Un ejemplo es cómo se concebía en la ISMP a la fotografía y cómo su discurso se va modificando.40 Un control que sólo ordenaba entregar los retratos a las instancias sanitarias imposibilitaba cubrir las necesidades de salud que la institución debía establecer a través del registro sistemático. cuatro y hasta seis retratos a las diferentes Inspecciones de Sanidad. como el de Aguascalientes. Las fotografías de las mujeres públicas muestran que no hubo especificaciones para realizar los retratos. 39 He decidido dejar los textos tal y como los encontré escritos. en un inicio. Exp. en los años veinte los carnets de prostitutas incluirán los retratos de frente y perfil. C/L 1. y los rostros se fueron acotando hasta llegar a las fotografías de frente y perfil. de tres cuartos. 41 Es necesario señalar que para la época. tal vez llevar a cabo un método fotográfico no fue tan importante. I/AV. Quizá por esa razón sólo se conocen los formatos y hechuras con que los fotógrafos de estudio trabajaron el retrato. Es importante señalar que estos impuestos permiten la existencia de la ISMP.estados de la república señalaban que la interesada debía entregar dos. las necesidades de identificación se vieron disminuidas con los diferentes tipos de retrato. multas.2 1867-1871.41 38 Se refiere a reglamentos similares o. inscripciones. Entregar retratos implicó pagar por ellos. las fotografías realizadas en los estudios fotográficos obedecieron a que éstas reflejaban la realidad. hasta llegar a tener su propio fotógrafo y gabinete fotográfico durante la primera década del siglo XX. cuotas. 40 AHSSA. Y por ende de sus reglamentos el de Tlaxcala por ejemplo copió textualmente el del Distrito Federal. lo hubiera sido si los controles se ceñían al control que se pretendió. no importaba cómo estaban hechos. Esto presupone la confección gradual de un método de control fotográfico. recargos. Con el tiempo. es posible señalar que. dando 181/2 centavos por cada enferma que remita la oficina”. Por ello. Únicamente establecía que la interesada se hiciera y entregara los retratos. que copió literalmente el de la capital del país. de busto. 18 . del sobrante se pagarán los que se eroguen39 en los hospitales. S/P. en su caso. iguales al de la ciudad de México. Por ello. pues como señala el siguiente documento: “De todo lo recaudado. O no era importante definir alguna especificidad en su elaboración. A principios del siglo XX existen réplicas38 de la Inspección Sanitaria de la Ciudad de México en varios estados de la república.

La fotografía durante el imperio de Maximiliano. . 5 y núm. Realizadas en 1865. integradas en el Primer libro de registro de prostitutas. 19 . tomadas del libro de Arturo Aguilar Ochoa. 6.Abajo Ejemplos de estas fotografías Fotografías núm.

20 .

La fotografía durante el imperio de Maximiliano En el primer libro de registro42 se aprecia cómo alrededor de las mujeres se colocaban enseres estéticos. son tantas coincidencias entre los diferentes estudios fotográficos. además todos los retratos son de pie y de cuerpo entero. 1996. como lo disponían los estudios fotográficos de la época. 7. UNAM-IIE-INAH. que hacen dudar de los controles sanitarios. tomadas del libro de Arturo Aguilar Ochoa. Estos son los retratos de las damas de la corte de Maximiliano de Habsburgo. Es probable que la ISMP haya sugerido a las mujeres algunas instrucciones para el fotógrafo. 21 . pues hay similitud entre todos los retratos de prostitutas. Fotografías núm.) Fotografías núm. Damas de la corte de Maximiliano. Fotografías realizadas en 1865. tomadas del libro de Arturo Aguilar Ochoa. La fotografía durante el imperio de Maximiliano. 42 Arturo Aguilar Ochoa cita el primer libro de registro de prostitutas y varias fotografías del mismo en su texto La fotografía en México durante el imperio de Maximiliano. Fotografías realizadas en 1865 en el Primer libro de registro de prostitutas. 8. (Ver ejemplos abajo de retratos de las damas de la corte de Maximiliano. México.

Fotografías realizadas entre 1868 y 1869. ¿por qué en ese primer libro de registro todas las prostitutas casi aparecen iguales? De hecho. Ciudad de México. Fotografías núm. Juan José Baz. ya hay un acercamiento a los rostros. 22 . y en su hechura se cuidara y se homogenizaran las fotografías? Cuando se observan ambos libros. 9. las tomas son similares a otras mujeres que no son prostitutas. En el segundo libro se registraron los retratos que se coleccionaron para el gobernador del Distrito. no hay duda de que los formatos cambiaron en pocos años. del álbum Colección de prostitutas del gobernador Juan José Baz. ¿por qué? ¿Cuáles fueron las razones para que ese primer libro de registro se convirtiera en una especie de ritual de iniciación visual. ¿cómo es que otras fotografías de prostitutas tomadas entre 1868 y 1869 no funcionen para la visión de la misma manera? Esta es la gran interrogante. En esta fuente se aprecian las similitudes con las primeras fotografías de presos en 1854. Tomadas con la autorización de la Biblioteca Sebastián Lerdo de Tejada de la Secretaría de Hacienda y Crédito Público. Pero.

De hecho. gobernador Juan José Baz. parecidos a los del primer libro de registro. Sin embargo. Si bien son más pequeños se pretendió dar continuidad al retrato de cuerpo entero y medio cuerpo con la decoración típica de los estudios fotográficos. Fotografía núm. 10. Esto muestra el incipiente interés de controlar las señas de apariencia e identidad. de las 480 fotografías de este libro. Tomadas con la autorización de la Biblioteca Sebastián Lerdo de Tejada de la Secretaría de Hacienda y Crédito Público. la mayoría son acercamientos a los rostros. al igual que la mayoría de las fotografías de prostitutas del libro hecho entre 1868 y 1869. Ciudad de México. Las diferencias y similitudes más notables en las fotografías tanto de presos como de prostitutas son tres: la primera es que en los retratos de delincuentes realizados en 1854 se centran en los rostros. Fotografías del álbum Colección de prostitutas del C. 1868. Es el inicio en la confección de un control. pero los retratos del primer libro de registro de estas mujeres 23 . en el mismo libro aparecen otro tipo de retratos (ver ejemplo abajo).

pareciera que la idea fue que cuerpo y rostro exhibidos juntos mostraban la armonía visual del sujeto. Dicha situación cambió.44 esto es una diferencia crucial respecto de otras imágenes de clasificación y control. abarcan todo el cuerpo. Es difícil imaginar que los controles penitenciarios o psiquiátricos utilizaron estudios fotográficos para su control. Y por esta razón obedecen más al modelo de la tarjeta de visita de Disderi. pero éste no precisaba cómo se debían hacer las fotografías. es importante resaltar que si la ISMP no requería más especificaciones acerca del retrato fotográfico es porque no fue necesario. ¿Por qué exigía el retrato la ISMP? El registro y control obedeció a que entre más prostitutas fueran identificadas. ¿Era posible que con estás imágenes hechas en estudios fotográficos se pudiera tener un control social? Para la época es probable que sí. p. pues la partida presupuestal provenía de las cuotas exigidas a las trabajadoras sexuales. Es lógico suponer que así servían. Se debe considerar también la idea generalizada en la época. mayor sería el ingreso de recursos45 para la Inspección de Sanidad46 de Mujeres Públicas. pues para la época las fotografías de identificación son similares.hecho en 1865 no lo hacen.43 estos retratos deben interpretarse de esta manera. La segunda característica es que todos los retratos se realizaron en estudios fotográficos. nadie cuestiona que no sean reales. pues sin adelantarnos a lo que posteriormente se conocerá como fotografía de control social. que definirá cómo se hacen las fotografías de delincuentes. y que quienes los hacían fueron los estudios fotográficos. y la tercera es la intención por darles un sentido estético. 44 Arturo Aguilar Ochoa. Por ello. Las fotografías las pagaron las mismas prostitutas. Además. 90. al menos en las de los dos libros de prostitutas citados anteriormente. Un primer argumento que puede apoyar esta hipótesis es la manera como fue redactada la función de la fotografía en el reglamento de 1867. Op cit. Esta es la idea concebida desde los poderes que la ordenaban. que los retratos funcionaban de la misma manera.. Por qué hacer fotografías sólo del rostro si en esos años los retratos se conceptualizaban tal y como se muestran. 43 La referencia es al Método Bertillon. 24 .

. es de dudarse que ése fuera el único interés. debían pagar por ser prostitutas. Juan Viveros alteró las fechas en que estas mujeres sufrieron el reconocimiento facultativo cobrándoles un peso a cada una”. multas. u otro testimonio que refiere que “el ex agente C. pues el libro en cuestión refiere licencias para ejercer como prostituta. quienes. inscripciones. El reconocimiento de las aisladas se hará á domicilio por los médicos de la sección. cuotas. pues se resistían a ser examinadas como las mujeres que trabajaban en casas de asignación.00 por cada una”.2 1871. Exp. 48 Un inspector de la ISMP señaló: “Encontré en una casa que se me indicó que se recogían los libretos a todas la pupilas. En AHSSA. Exp. S/P. 46 En varios expedientes aparece como Inspección Sanitaria para Mujeres Públicas o como Inspección de Sanidad para Mujeres Públicas. 47 Al parecer. La fotografía no sólo fue una imagen estética de control. pues algunas fuentes documentan que los médicos se corrompían. lo cual arroja dudas de si en verdad se buscó desde la Salud Pública regular esta la actividad. se busca que no llenen. C/L 2. S/P. ni hagan filas frente a la oficina de la ISMP”. En AHSSA. Por ello. Estas visitas se harán por riguroso turno. El control sanitario para contener la sífilis. que se quejaron ante el gobernador. 27.. C/L 1. sino la herramienta y prueba de que las mujeres retratadas (a quienes se les entregaba —como marcaba el reglamento— un libreto o libreta con su retrato pegado en la primera hoja) eran mujeres públicas. S/P. dos veces por semana en los días y horas designadas por este reglamento. En Silvia Cano y Arturo Aguilar Ochoa. 6-14. 2.48 También hubo prostitutas independientes o aisladas. recargos servirán para cubrir los gastos de la oficina de la ISMP y de los médicos. demandaban se les revisara en sus domicilios. avalando que estaban sanas sin haberlas examinado.47 Por eso. la inspección tendría más recursos. en Puebla. extendían o sellaban el libreto o libreta de la prostituta. I/AV. 26 1880-1927. Gobernador acordó reformar este artículo proponiendo que el reconocimiento se haga en los domicilios y en los burdeles. I/AV. el registro fotográfico tuvo un uso llano: identificar para vigilar y cobrar a quien no cumpliera. concesiones. es decir. si bien fue una justificación positiva del poder del Estado. Por ejemplo. en 1887 éstas se registraron en un libro titulado: Licencias y giros comerciales. exp. 25 . controlar los comportamientos de los cuerpos. Op cit. una vez inscritas. en otros estados de la república no fue el control sanitario lo que motivó el registro de las prostitutas. el gobernador propuso sustituir el siguiente artículo: “Están obligadas a concurrir a la visita médica de reconocimiento en el local designado (ISMP) para con este objeto. La fotografía contribuyó a que entre más mujeres estuviesen controladas por la ISMP. Las prostitutas son tantas que se les nota la prostitución. consideraban que para ellas debía existir un trato diferenciado. I/AV. I/AV. Ver AHSSA S/P. Exp. C/L 1. Por el que señala el C.49 45 De todo lo recaudado. Se propone equipar con instrumental médico dos burdeles y ahí hacer la revisión de las aisladas que no lo quieran en su domicilio. se negaban a acudir a la ISMP como las demás prostitutas. se llevaban al médico y las firmaba mediante el pago de $2. del excedente se pagarán los que se eroguen en los hospitales dando 181/2 centavos por cada enferma que remita la oficina. pp. Ver AHSSA. 49 En 1871. C/L 2.

lo fue) una violación. estuvo destinado a la identificación. pues más que control el registro impuso pánico social. pero la vigilancia fue burlada. capítulo IV. 34. al parecer. es decir. S/P. práctica insultante para las mujeres. las prostitutas evadían el control panóptico. Los delincuentes permanecían encerrados. éste se diluía sin el control físico. C/L 2. la inscripción de mujeres públicas fue una mascarada. Exp. El trato en el hospital no fue el más adecuado. como lo sugiere el siguiente informe: Otra parte importante es que las asiladas del Hospital Morelos no se les trate con el régimen penitenciario. mujeres que pedían licencias por enfermedad y solicitaban se les dispensara las cuotas y las multas. 117-144. las prostitutas no. “El mundo de la tolerancia oficial”. En el caso de las prostitutas. I/AV. S/P.51 El uso de la fotografía. C/L 2. En la utilización de la fotografía de criminales o prostitutas hubo diferencias. 17 1873-1876. pp. Si bien no hace falta encarcelar para vigilar. adonde van a hacer que se vayan con ellas algunas de las enfermas”. una persona no identificada dirigió una misiva a la ISMP: “Mucho estimaré a usted se sirva decirme cómo conseguir que las dueñas de casas de asignación se retraten para impedirles la entrada al Hospital Morelos. a mujeres que no pagaban. pese a que el poder del Estado las obligaba. La fotografía de delincuentes operó no sólo desde la exclusión.. El retrato fue una medida de inspección y vigilancia dentro y fuera de la cárcel. sino desde la reclusión. 51 AHSSA. El miedo al registro logró que las prostitutas se cambiaran de burdel o casa de asignación. En otro expediente se consigna la persecución a prostitutas. El pánico que más influyó para huir del registro fue la secuestración en el hospital. remitidas al hospital Morelos. Al parecer. los controles no fueron homogéneos. las que han estado aquí toman aversión al Establecimiento y hacen que lo odien todas las mujeres de su 50 AHSSA. pues como sucede actualmente.50 En 1922. pues las mujeres no eran encerradas. 52 Fernanda Núñez Becerra. I/AV. Es difícil determinar cuántas burlaron el control fotográfico. pues si la mujer estaba enferma la encerraban en el Hospital de San Juan de Dios —llamado Morelos a partir de 1872— hasta que sanaba. Para conocer cómo operó el control sobre las prostitutas. la reclusión. 26 . 1922. la fotografía se usó para la inspección. Quizá los usos determinaron la práctica fotográfica. El temor lo generó la revisión ginecológica. Op cit. Exp. quienes veían en éste (de hecho. Fernanda Núñez52 lo explica de manera pormenorizada.

que ni es enfermera y no cumple ecuánimemente como jefe. C/L 2. Brasil. Sala M. sumando el terror social. Durante ese tiempo. Director apoyara esto y ordenará le inyectará a dicha enferma .90 de neo-salvarsan y necesitando por prescripción médica guardar reposo. H/M. no es eso lo que admira sino que el Sr. les ordena que así lo hagan con las asiladas cuando cometen leves faltas.53 Esta práctica de la secuestración se puso en funcionamiento a finales de los años sesenta del siglo XIX. Ortega: 39 catres. por una pequeña falta que cometió se le ha echado inmediatamente por orden del Sr. I/AV. a la que por castigo sacaron de la Sala Ortega. Brasil. es una injusticia tratarlas como presidiarios. clase. la semana pasada. pues el encierro podría durar meses o años. Asimismo. pero. Robredo: 37 catres. Nº 22. Señala en su texto que algunos congresos internacionales sobre la Sífilis anteriores a 1910 sugerían que los servicios sanitarios de la prostitución fueran absolutamente gratuitos. 55 Ana María Carrillo En Control sexual para el control social: La primera campaña contra la sífilis en México. Pasalagua: 24 catres. Otra enferma libre que se encontraba en la Sala Macías. Generaba en las prostitutas más que temor. habiéndosele inyectado 0. las salas que llevaban los nombres de insignes médicos indicaban de manera discriminatoria la clase. Revista Espacio Plural. 21 de la Sala Robredo. 2010.04 gms de morfina y una inyección de pituitrina. Una de las razones fue que el cobro de la inspección sanitaria fue oneroso para ellas. C/L 1. debían apoyar con los trabajos en el hospital. sala Armijo: 28 catres. Nº 22. sala P. se le maltrató. por otra parte. PP 65-77. las clases y distinciones se hacían presentes en el Hospital Morelos. B/P. 53 AHSSA. La sala de pensionistas estaba reservada a quienes pagaban por su estancia y contaba con 18 catres y un cuarto (no gabinete) de curaciones de distinguidas. 38. Caso concreto el ocurrido con la enferma no. pero como respondiera mal a la Sra. de nombre María Rivas. En Control sexual para el control social: La primera campaña contra la sífilis en México. y si su salud lo permitía. lo cual generó que las mujeres no se sometieran a la revisión médica para controlar y curar la sífilis. Director. 2010. Todas las estancias contaban con gabinete de curaciones. Es injusto que siga esta conducta con las pobres asiladas. no se hubieran cobrado cuotas por la revisión o la Beneficencia Pública55 no hubiera creado un aparato burocrático y cobrado impuestos. sala M. Exp.54 Si el control sanitario hubiera sido solamente una cuestión de salud pública. E/H. 34. sería conveniente que no se les reprendiese a empujones y malos modos de los mozos a quienes la actual jefe de enfermeras. sin necesitarlo en absoluto. sala A. Jefe. Revista Espacio Plural. PP 65-77 27 . S/P. Escobedo: 38 catres. 54 Inventario del Hospital Morelos de 1881 Ver AHSSA. Exp.

máximo órgano sanitario del país en ese tiempo. 28 . las notas del médico y su estado de salud.58 Hacia 1880 el Consejo Superior de Salubridad. el sello de la ISMP. En caso de perder el libreto pagaban por el duplicado el doble de lo que costaba. exp. 5 y 2 pesos. quizá ésos son los únicos que se conservan. Por ello. Después del periodo expirado se debía pagar por otro. 1. 56 Había tres clases de prostitutas: primera. I/AV. pagaban por mes. 1867. en las hojas centrales se publicaba el reglamento vigente que toleraba la prostitución. No fueron los únicos. decidió poner por fin vigilancia a la Inspección Sanitaria. Al final. “El Consejo criticaba el hecho de la referida oficina. en páginas posteriores. el referido en el texto de Aguilar Ochoa. En caso de no asistir a practicarse la revisión médica el día estipulado se les cobraba una multa de un peso o de 50 centavos. segunda y tercera clase. el Emperador. primero debía expresar su voluntad de ejercer la prostitución y dejar tres retratos en formato de tarjeta. si no que el control se hacía en los estudios fotográficos de la época. En caso de no cumplir con el pago mensual se les castigaba con una multa que ascendía a cuatro veces la cuota mensual estipulada. El libreto tenía en la primera página el retrato de la interesada y su nombre. la cuenta corriente de sus pagos mensuales. 2 o 1 peso. Por ejemplo. I/AV. 12. S/P. El libreto tenía una vigencia anual.59 Retomando las fotografías del segundo libro60 hallado es posible afirmar que no fueron hechas por un fotógrafo especializado en retrato de identificación. Ibíd. cuyo título completo es Registro de Mujeres Públicas Conforme al Reglamento Expedido por S. fueron más de dos libros. 1873 58 Todo en Reglamento de 1867 AHSSA. S/P. se hubiese convertido en una instancia recaudadora”. C/L 2. C/L 1. más que ocuparse de asuntos sanitarios. y según su categoría y por ejercer el oficio: 4. Dependiendo la categoría.M. una mujer que pretendía dedicarse al oficio. Entre esas primeras fotografías de control social del primer libro de registro (1865) de prostitutas y las que forman el álbum 56 AHSSA. a resguardo en la Biblioteca de la SHCP Miguel Lerdo de Tejada. y el otro libro: Álbum Colección de Prostitutas del Gobernador Juan José Baz. Pp 68. su inscripción o libreto costaba 10. Una de estas fotografías se solicitaba para pegarse en los libros correspondientes. respectivamente. Exp. pues el primero indica al final la leyenda “Continúa”.57. 60 Si bien sólo es posible citar para la ciudad de México dos libros. En 1907 algunos informes reportan mensualmente la hechura de las fotografías que se entregaban. Diversos documentos dan cuenta de que en 1893 las fotografías seguían haciéndose. Además. 59 Ana Maria Carrillo.

Cambios muy rápidos en la hechura de las fotografías. algunos expedientes que encontré para esta investigación permiten sugerir esta idea. en burdeles o en domicilios particulares. menos de la tercera parte del total. 62 Ana Maria Carrillo. La primera se dedicaba a visitar las casas de asignación o burdeles y solicitar los libretos al corriente. La segunda sección realizaba los reconocimientos o revisiones ginecológicas a las prostitutas. La ISMP fue instaurando un poder vertical. probablemente. PP 65-77. Brasil.Colección de Prostitutas del Gobernador Juan José Baz. En 1868 en los retratos aparece un fondo neutro. Cómo funcionaba la ISMP La ISMP funcionaba con dos secciones: una denominada policía sanitaria y otra de médicos. es notorio que entre 1868 y 1869 hubo una nueva confección del retrato en la presentación de las prostitutas61. Revista Espacio Plural. 29 . Nº 22. cómo se burlaba y como es que lejos de establecer un control sanitario se creó un verdadero temor a ser registradas. en las libretas se anotaba el día de revisión. como prioridad.62 61 Si bien es cierto que los decorados. Además. su tamaño más pequeño define que los costos fueron menores. el costo lo que influyó en estas modificaciones. Ver Control sexual para el control social: La primera campaña contra la sífilis en México. el fotógrafo ya dirigía las miradas de las mujeres hacia la lente de la cámara. escenarios. 2010. El texto de Fernanda Núñez relata el celo con que durante la primera década de vida de la ISMP. pero se debe considerar que es el uso y. Las tareas de los médicos estaban definidas por el reglamento vigente. es posible afirmar que ese control no guarda ninguna correspondencia con los controles fotográficos posteriores. Además. ya fuera en la propia ISMP. En su texto aporta muchos detalles de cómo se vivía la persecución. los poderes de la Inspección se enfrentaban continuamente con el poder jurisdiccional del gobernador del Distrito. el rostro. En otro tipo de controles sociales no había ni hay oportunidad de elegir ni la ropa ni la apariencia ni el estudio fotográfico ni siquiera la pose. Es por estas razones que al mirar las fotografías de prostitutas y tratar de ubicar su uso en lo que se denomina control social. en cantidad son muy pocas. los años sesenta del siglo XIX. Las fotografías resaltaban. Las dos secciones descritas fueron supervisadas por inspectores de la ISMP. jarrones y columnas no dejan de aparecer. como el de las cárceles y el del manicomio de La Castañeda.

1918 y 1920. pues la institución. Eso explica por qué la fotografía formó parte de la ISMP y que los estudios fotográficos de la ciudad de México antes de 1907 ya no confeccionaron los retratos de las prostitutas. sino para regular y controlar el oficio. sino hechuras que obedecieron a causas particulares. Zacatecas y Ciudad Juárez. 63 Al respecto. que no fue exclusivamente un control sanitario. pues desaparecieron los libros de registro. Los poderes fueron adoptando medidas para controlar. contienen retratos que se siguieron haciendo en los estudios fotográficos. Esto es. amparado y justificado en el control sanitario. 1917. pueden cotejarse otros libros de registro de prostitutas de Puebla. al acotar al individuo. incluso. permitió. La manera como los poderes y las instituciones se afianzaron. como veremos más adelante. ni siquiera se conservaron las fotografías que debían entregarse mensualmente por ese gabinete. Fue la única63 oficina en su tiempo (a excepción de las cárceles) en el país que contó con un gabinete fotográfico. gradualmente. Esta Inspección logró que en un periodo anterior a 1907. Ambas aplicaron el control de los cuerpos. La ISMP fue la única interesada en ese propósito. 30 . al recurrir a un fotógrafo especializado y a un lugar específico en el interior de la misma institución. por cierto. pues a la medicina no le interesó la fotografía de las prostitutas. sino en la misma ISMP. Es en este punto. pero sus fines fueron distintos. que el control social no inició únicamente con la disposición de entregar retratos a estudios fotográficos. del cual. inició sus propios medios para hacerlo. los libros de 1900. No hubo en los médicos del Hospital Morelos interés de controlar por medio de la fotografía a las mujeres públicas. Sin embargo. Sorprende que la ISMP fuera la instancia que promovió el quehacer fotográfico como una especialidad de control institucional. Oaxaca. Control social y medicina La medicina ejerció su poder de conocimiento ante las infecciones de transmisión sexual y la ISMP asumió a las mujeres públicas como un territorio propio para el pago de cuotas e impuestos. el cual ya no se elaboraba en los estudios fotográficos. cuando el control social toma cuerpo. que pueden consultarse. los retratos ya no fuesen fotografías de estudio. confeccionar un control fotográfico. en las últimas dos décadas del siglo XIX estas pugnas se fueron diluyendo. sólo existen documentos textuales.

las cuales se tradujeron en más poder.1892. 65 En AHSSA. E/H. El hospital fue el convento de San Juan de Dios. 3 El pretexto usado para cambiar la ubicación de la ISMP fue que los vecinos se quejaban de las largas filas que hacían las mujeres públicas al acudir al reconocimiento médico y argumentaron que daban un mal ejemplo para los niños. El director argumentó las razones. 92 pp. pues entre éstas se encontraban muchas amas de casa y criadas. Un primer paso para evidenciar el poder de la ISMP ante a las autoridades médicas del Hospital Morelos64 fue que la Inspección65 solicitó ocupar la parte baja del frente del hospital. Exp. la más convincente fue la confidencialidad. Actualmente. Un expediente narra la manera como en 1892. el inspector esgrimió más poder y solicitó al director que las enfermas que fueran dadas de alta deberían pasar primero por su oficina para decidir si estaban sanas. Pese a que el médico explicó la necesidad del anonimato. D/G. pues el inspector se quejó con el gobernador y exigió los nombres. El director explicó al inspector que no todas las mujeres que contraían la enfermedad eran prostitutas. Actualmente se les denomina Infecciones de Transmisión Sexual (ITS). 31 . Posteriormente se mudó a la parte baja del frente del hospital. pues los inspectores de la ISMP creían que todas las mujeres que padecían sífilis eran prostitutas. el inspector en turno de la ISMP se enfrentó al director del Hospital Morelos. Es paradójico que la ISMP exigiera el uso de la cámara fotográfica y a la fotografía como implementos modernos de control. La verticalidad del poder fue grande. 66 AHSSA. H/M C/L 2.66 ¿Cuánto conocimiento tenían acerca de lo que controlaban o creían controlar quienes trabajan en la Inspección de Sanidad? Se evidenciaba más esa necesidad de poder a la cual la fotografía socorría. ese inmueble es ocupado por el Museo Franz Mayer. pero durante muchos años le fue negado. Estas sutiles modificaciones acotaron y reclamaron para esa instancia burocrática más acciones. de la orden de los Juaninos. Exp. 31. contagiadas por sus maridos o por sus patrones. El cambio se aceptó el 7 de octubre de 1880. porque éste le negó la entrega de los nombres de todas las enfermas de sífilis. En 1875 se le cambió el nombre por Hospital Morelos. también fue conocido como Hospital de San Juan de Dios. México. Existía una divergencia entre saber y poder. que un verdadero conocimiento sobre las llamadas enfermedades venéreas. pues dicha oficina perteneció al hospital hasta 1880. Todavía hoy es posible leer los números que ocupaban las camas del antiguo hospital. su parte trasera daba al callejón de la Santa Veracruz. B/P D. Departamento de Salubridad de México. Estuvo ubicado en la Avenida Hidalgo. 64 Andrés Quirós Rodiles En Breve historia del Hospital Morelos. C/L 7. B/P. a un costado de la Alameda Central de la Ciudad de México. 1933.

un sillón de madera perforada viejo. 10 cortinas azules. que a la vez suban hombres con las mandádas de la Inspección de Sanidad a retratarse. I/AV. dos pantallas reflectoras. un vidrio rojo. 1º de marzo de 1893. una silla de madera perforada vieja. por lo que debía haber una salita de espera para las esas mujeres. un banquillo) a no ser que esto se explique debido a la cantidad de retratadas. no han dejado de venir los mencionados empleados.” Llama la atención que en el gabinete hubiera tantas sillas y bancas (tres bancas. un cuarto de madera para retratar á las prostitutas inscritas en la Inspección de Sanidad. “Lo que tengo la honra de poner en conocimiento de esa Superioridad. C/L 15. por lo inconveniente que és . un banquillo de madera. 28 cortinas blancas. pues ésta unión produce. para el mismo objeto. En AHSSA. 32 . En AHSSA S/P. un estante con vidrieras viejo. cuando tienen que permanecer mientras los van retratando. un sillón. y debido a lo que generó dicho atelier fotográfico. una cortina negra. 1º de julio de 1913. según los términos de la concesión.1907. una mira. cuatro sillas de bejuco viejas. 37. 1913. un perchero de madera corriente. 37 fotografías de las mujeres públicas que se inscribieron a esta oficina durante el mes de enero próximo pasado” Sin embargo del total se han regresado 20 fotografías. cada mes el inspector en jefe entrega mediante un oficio las fotografías realizadas. Exp. El director otorgó el permiso pero. D/G. pero ahora están mandando también á empleados de teléfonos y á otros. se concedió el permiso y desde ésa fecha se habían estado retratando a dichas mujeres. 69 Inventario de la Inspección de Sanidad de Mujeres Públicas: “Fotografía: Una banca de madera con pies de fierro. no sorprendería que este gabinete fotográfico pasara sin fecha precisa a la oficina de la ISMP. El texto dice En bulto por separado. Ver: AHSSA B/P E/H H/M C/L 2 Exp. 30. jarra y cubeta de peltre. cinco sillas. una mesa grande muy usada. B/P. Se le hizo presente al fotógrafo que no estaba permitida la entrada al Establecimiento á hombres. Gobernador pero hasta la fecha. En 1893. necesariamente. un apoya cabezas de fierro. un lavamanos. Esto argumentó: “Hace algún tiempo que el Gobierno del Distrito pidió permiso para poner en uno de los corredores altos. supuesto que se trataba de las mismas mujeres que se asisten en éste hospital. Es posible detallar el contenido de su gabinete en 1913. un tripie para la cámara. así como también.”67 Debido a las quejas. 68 Este expediente da cuenta de un total de 532 fotografías realizadas durante 1907. él mismo se quejó. el gobernador del Distrito solicitó al director del Hospital Morelos permiso para instalar lo que pudo ser uno de los primeros gabinetes fotográficos para fines de control social y realizar las fotografías de las prostitutas. ciertas libertades y con ellas un verdadero desacato al Establecimiento. en número hasta de diez juntos. un aguamanil de fierro. el permitir que suban hombres á los corredores en donde hay mujeres prostituidas. Exp 29. C/L 2. no habiendo inconveniente para su petición. para que se vuelvan a realizar. un escritorio de madera corriente viejo. una cámara multiplicadora 5x7. una banca de madera chica. un vidrio amarillo. por la clase de mujeres que en él se asilan y más aun . D. ofreció hacérlo así presente al C. un fondo claro oscuro. posteriormente. en un hospital como el que ésta á mi cargo.69 Es importante 67 Nota del director del Hospital Morelos al gobernador del Distrito Federal. y que el mismo rindiera informes68 de las fotografías hechas en 1907. tengo la honra de remitir a ud. una banca chica con pies de fierro. 1893.

21.constatar que en 192470 estaba registrado un fotógrafo en las listas del personal de la ISMP. México. S/P S/J. 71 Por lo que es fácil saber que el control fotográfico de esta Inspección se extendió al menos hasta ésta tercera década del S. I/AV. En 1933 a las prostitutas se les controla con un carnet con dos fotografías. p. 2. Exp. 70 AHSSA.73 año en que falleció. Alfaro participó en uno de los proyectos del manicomio en 1896. Un último dato: uno de los médicos que realizaron anteproyectos72 para el manicomio fue Manuel Alfaro. núm. De hecho. una de frente y otra de perfil. Manuel Alfaro fue jefe del Departamento de Hombres en La Castañeda entre 1911 y 1913. el doctor propuso el uso de la fotografía en el manicomio. 73 AHSSA.8. XX. Exp. B/P D D/G C/L13 Exp. galeno que durante la década de los años sesenta del siglo XIX fue inspector de la ISMPM. El proyecto y la construcción del Manicomio General de La Castañeda. Se insistía en que esto permitiría que los facultativos vigilaran mejor y constantemente a los pacientes. 3.19-25. 33 . 72 Todo en Blanca Ramos de Viesca y Carlos Viesca. 36. su gestión coincidió con la implementación de la fotografía de cuerpos y rostros de las prostitutas. 71 AHSSA. C/L 30. En Revista Salud Mental. vol. Quizá por su experiencia en la ISMP. S/P. el cual propuso que los médicos jefes de los departamentos de hombres y mujeres estuvieran en el pabellón central o de servicios generales. C/L 2. 1998.

inconmovible. severo.76 El discurso de estas últimas señalaba que la realidad científica no podía contener líneas estéticas. se puede ver el capítulo de Monique Sicard: “La fotografía entre ciencia y arte”. Se pueden definir dos sistemas de fotografías: la que se hacían antes de ser inscritas en la ciencia. rígido. cuyo objeto fue determinar caracteres métricos y cromáticos.102. recio. debían sugerir un hiperrealismo sin 74 Alphonse Bertillon. inflexible. inexorable. España. Es importante reconocer cómo los controles y poderes científicos en ese momento establecieron una bifurcación inédita sobre la dimensión fotográfica. preciso. disciplinado. es decir. longitud de la oreja derecha. es decir. los descubrimientos de la ciencia contemporánea permiten dar de ellas una demostración más rigurosa. longitud y anchura de la cabeza. sobrio. 76 Al respecto. frío. puritano. quien a los 26 años fue auxiliar en el servicio de ficheros de la Prefectura de París. Gustavo Gili. sólido.75 Aseguraba que se debía segmentar el cuerpo. La confusión de los géneros en fotografía. pues son tan viejas como el arte. implacable. extremado. En Valerie Picaudé y Philippe Arbaizar (Eds. “La fotografía judicial (1890)”. inquebrantable. lunares y tatuajes. elaboró un manual fotográfico: Fotografía judicial— argumentó por qué la fotografía destinada a clasificar delincuentes debía evadir lo estético. meticuloso. El método se basaba en la compilación de información del delincuente. cabello y piel) y todas aquellas señas particulares como cicatrices. pero la ciencia las convertirá en reflexiones más rigurosas. rudo. tronco. pero en 1914 fue abandonado. 2004. porque lo estético estaba de más. gélido”. exacto. Los datos métricos se complementaban con los cromáticos (color de ojos. inclemente. pues no favorecía la objetividad científica. optó por añadir una imagen de una joven bella para adornar el realismo grotesco de su modelo científico. 34 . p. intenso.192. Alphonse Bertillon.). ¿Cuántos de estos sinónimos son o pueden ser aplicados a la fotografía desde el rigor científico? Riguroso 75 El método de Alphonse Bertillon fue un sistema antropométrico muy complejo. Alphonse Bertillon —creador del Sistema signaléctico de identificación. intolerante. En México se estableció desde 1895. tenaz. Antropología y Colonialismo. y las que se desarrollaron a partir de esa nueva categoría. un médico y fotógrafo realizó imágenes científicas. fiel. p. Por riguroso debemos entender como lo señala el diccionario: “duro. firme. así como señas particulares del cuerpo. austero. la talla. cruel. en Fotografía. Cómo lo señala Bertillon. minucioso. las reflexiones que sustentará son tan antiguas como el arte. Las reflexiones que vamos a recordar en las siguientes líneas no pretenden en modo alguno ser novedosas. 189074 De cómo el realismo fotográfico fue controlado por el hiperrealismo científico En esta parte se revisarán cómo algunos discursos científico-fotográficos pretendieron separar lo estético de la fotografía. barba. la objetividad de la ciencia criminalística. pero al recibir críticas sobre su modelo “Qué feo es”. en especial aquellas que después de cierta edad permanecían inalterables. crudo. ideó y aplicó su método antropométrico. Op cit. intransigente. áspero. Simplemente. estricto. La autora señala que a fines de los años cincuenta del XIX. la braza. del pie izquierdo. detallado. Bertillon.

Pues en estos casos y salvo las hechuras específicas ya referidas en el citado primer libro de registro de mujeres públicas. acercamientos) a los rostros de los enfermos de La Castañeda. tres situaciones la definirían como algo novedoso para la época. prostitutas y enfermos mentales fueron en sus retratos. o sea. La segunda son los Close-up (tomadas cerradas. Esta idea estableció las convergencias y divergencias que definirían la separación entre fotografía científica y estética. Inmediatamente después de la invención de la cámara fotográfica y del soporte de la imagen producida. Sin embargo a partir de la segunda mitad del XIX la confección de diferentes maneras de hacer aparecer al sujeto retratado como un individuo adornado o estetizado. prostitutas o enfermos mentales. Es decir. el director Arcady Boytler realizó una película (1935) en La Castañeda: Celos. La trama es un estereotipo de la locura. sino porque dicha separación significó que al retratar a delincuentes. Claro. impidió crear retratos como los que se produjeron en los estudios fotográficos. En México. Partiré de un ejemplo. las actuaciones de los ataques de locura son pésimas. un elemento discordante con la realidad. entre el glamour de la famosa tarjeta disderiana y el retrato acotado. pero se debe enfatizar que la eliminación de lo estético no se aplicó porque representara un estorbo visual. Boytler no fue más allá del encasillamiento. esto se entiende y se lee como la realidad. simple y llano. posteriormente. Por eso delincuentes. la culpa de los celos es una mujer. De hecho. estereotipadas y cargadas de prejuicios.embellecimiento. La primera es que lejos de achacarles la demencia a las sempiternas mujeres protagonistas del cine mexicano. la literalidad de retratar a la persona tal cual es. al suicidio. el origen de un discurso visual más real. éstos no podían aparecer con una dimensión estética. Cuando el 35 . Saber de la confección de estos retratos en este libro de prostitutas nos ubica en esos límites. sin embargo. lo los muestra como poco reales si son comparados sin aditamentos que les confiere el fotógrafo en su estudio fotográfico. ¿Cuál era la finalidad de todo esto? ¿Hacer más realista la película? Se debe tomar en cuenta que la cinta se filmó en 1935. Espacio de representación en el cual sí pueden transitar los individuos “normales”. el personaje (un médico) sufre un ataque de celos que lo lleva al manicomio y. como afirmaba Bertillon: que los rostros aparecieran tal y como eran. Lo anterior hacia aparecer a los individuos más reales.

se incorporó a la cárcel de Belén como fotógrafo de criminales. 26. lo lógico para él fue mostrar a enfermos mentales reales. En El impacto de la modernidad. jardines. ellas decidieron realizarse fotografías como acostumbraba la burguesía: “Con las imprescindibles decoraciones propias del retrato burgués en tarjeta de visita”. 80 Jesse Lerner sostiene que en 1896 Antíoco Cruces. 81 Es importante hablar de las dicotomías entre ciencia y arte de la época. bardas (exhibe lo bajas que eran y lo fácil que era fugarse). argumentó que fueron fotografías que acostumbró una clase social pero.77 La tercera: es la primera película en la historia del cine mexicano que además de abordar un tema urbano. No muestra nada de los quehaceres cotidianos de los enfermos y los médicos. México. de Arcady Boytler filmó con Cantinflas Así es mi tierra. Fotografía criminalística en la ciudad de México. Ochoa lo justificó. 1935. reconocido fotógrafo de estudio. Los close up de Boytler buscaron justificar y contextualizar su película. pues su método aplicado a la fotografía judicial proporciona 77 Existen otras películas mexicanas posteriores: La loca y Manicomio. sólo los rostros. acto seguido. pues fotografiarse presuponía para la época obtener un rostro y cuerpo real. ADM. posterior a Celos. Turner-CNCA-INAH. C/L 24. este es el tipo de realismo fotográfico que surge indirectamente con todo lo que hacen científicos como Bertillon. ¿son falsas esas fotos? En la actualidad se sabe que los retratos solicitados a las prostitutas para el registro fueron la prueba fehaciente de la clase o categoría a la cual pertenecían.79 En ésta se aprecian tomas donde la cámara recorre pabellones. el rostro se le descompone. otro éxito de taquilla. M/G. Bertillon planteaba la separación del arte de los rostros. Lo más rescatable de esta cinta es que muestra cómo culturalmente formamos ideas e imágenes respecto de aspectos que desconocemos. Aguilar Ochoa intentó responder precisamente a lo mismo. Una deformación cultural con la que el cine también construyó miradas sobre la locura. realizadas en los años cincuenta del siglo XX. éxito comercial. La película que antecedió a Celos fue La mujer del puerto. 78 De acuerdo con Emilio García Riera. Es pertinente recordar cómo se interpretó la fotografía en esos años. ataca a un niño. el de las prostitutas. ya que ningún dibujo o grabado podía igualar tantos detalles como la fotografía. Más que referirse a la locura muestra el estereotipo construido alrededor de los enfermos mentales. Exp. De hecho. entonces. Forzados a situarse frente al objetivo ¿Hay diferencias entre un fotógrafo artístico y un fotógrafo de rostros y cuerpos?80 Bertillon81 sugiere que sí. la época de los treinta fue para el cine mexicano el melodrama y la comedia ranchera. p. 79 AHSSA. trata de desorbitar los ojos y.protagonista sufre una crisis. su reflexión aducirá que en el caso de las prostitutas. pues si la trama abordaba el tema de la locura. Si bien Bertillon planteó eliminar el arte. 8. no retocarlos. 36 .78 atacó las enfermedades mentales. ¿Para qué mostrarlos? ¿Para enseñar la locura? ¿Los enfermos mentales se ven así? ¿Ése fue el empeño del director? En mi opinión. 2007. Es también la primera cinta autorizada a filmar dentro de La Castañeda.

83 Él proponía crear una imagen no artística para que la imagen fuera lo más cercana al sujeto real: Conocedores y usuarios de la fotografía artística más autorizados que nosotros ya han tratado en la ´Biblioteque photographique´ la parte relativa a la pose y a la expresión que debe adoptar el modelo. como ocurrió de forma particular con la fotografía. En 1903 lo consiguió: “Cabe destacar que los principios de las instructions signalétiques no fueron aplicados de forma sistemática. basta con dejar de lado toda consideración estética y ocuparse únicamente del punto de vista científico y. En la fotografía judicial. En “Fotografía. la fotografía podía considerarse científica.82 Bertillon señalaba que la fotografía con fines de identificación no debía parecer un trabajo artístico. México. 83 Sin embargo. Ubicó varias: • La pose • La apariencia o aspecto • La iluminación Respecto de la pose. En “El retrato fotográfico en los inicios de la antropología física”. Lo anterior permite conocer posturas en las cuales dependiendo de ciertas características. INAH. para luego dejar de funcionar por razones administrativas”. John Tagg y Sander Gilman describen el uso científico que el psiquiatra Hugh Diamond intentó hallar en el uso de las fotografías. 85 De hecho. policial. poses) 84 Alphonse Bertillon. escenarios. el método y sus mediciones nunca se utilizaron completamente.. Este gabinete se conservó hasta 1914.argumentos que confirman que la fotografía es un medio para realizar registros (artísticos). sobre todo. Op cit. la imagen fotográfica aún obedece a la forma en que arrastramos la mirada. para obtener un resultado claro y preciso. El método Bertillon se basaba en mediciones del cuerpo y del rostro. desde 1890.85 pertenecer al mundo de las ideas y de las instituciones. núm. Bertillon afirmaba que la limitante más grande en cualquier fotografía es que el solicitante lo único que deseaba era un buen retrato. sin el uso de la silla fotográfica- métrica diseñada por Bertillon. pp. 45. 37 . Bertillon abordó en La fotografía judicial las dificultades a las cuales se enfrentaba el fotógrafo que pretendía realizarlas. ya que los retratos se hicieron al arbitrio del fotógrafo en turno. La fotografía judicial 1890.102. Sólo que para hacer válida esta pertenencia se debía hacer a un lado lo estético o lo artístico. revista Alquimia. al retirar de esa fotografía ese canon artístico. sino a anular la decodificación del significado en los elementos estéticos dentro de la fotografía (implementos o adornos. Por eso. aplicaba fotografías para la identificación de frente y de perfil.84 (1890). En el retrato 82 Ignacio Gutiérrez Ruvalcaba precisa que Ignacio Hernández Ortigoza. 16-25. se reafirma lo de la Visión Objetiva. antropología y colonialismo. En México se utilizó el retrato de frente y de perfil. retoques. luchó por establecer un gabinete de antropología en la cárcel de Belén. Éstos es posible adecuarlos para crear otros más. como los de filiación e identificación. pues Bertillon no se refería a una forma de mirar y de esclavizarnos a esa visión. p.

1990. pero aun con ello. Esto fue posterior al descubrimiento de la fotografía. España. Bertillon argumentaba que entre más rápido se hiciera el retrato (la fotografía de la cara debía capturar la expresión natural de la fisonomía) y se aprovechara la crisis moral del delincuente. la fotografía sería más real y parecida al natural. p... pues si eran delincuentes. el infractor se reservaba para sí las causas y explicaciones de su crimen. 87 Alphonse Bertillon. expectativa jamás cubierta. 109. pues en estas fotografías “el cliente (léase delincuente o enfermo mental) forzado a situarse frente al objetivo. no tiene que manifestar sus preferencias en materia de gusto y. lo conminan a que les diga cuál es la razón de su proceder. Pero el efecto sólo dura un instante.106. hay que saberlo aprovechar tomando en primer lugar el retrato de la cara”.judicial esto no representaba ningún obstáculo. así. los cuales se mostraban al momento de hacer la fotografía. la idea de esa época. pues la orientación de la cara podía cambiar en las fotografías. p. Op cit. en La vida de los hombres infames. Aquí está nuevamente el realismo fotográfico: si las fotografías fueron tomadas como reflejos de la realidad. Otro comentario importante de Bertillon fue el de hacer visibles las subjetividades.. que la cámara fotográfica podía mostrar los sentimientos. 88 Lo indiferente o lo pasional. pp. ya que la finalidad de la fotografía judicial es únicamente hacer una imagen fácil de reconocer. Op cit. indiferentes o pasionales”87. Al respecto. La Piqueta. Como parte de las instrucciones para realizar el retrato en su método. por el énfasis en que Bertillon los ubicaba. lo vuelven a interrogar y no dice nada. la imagen sería más real y parecida al natural. Bertillon sostenía que lo que se debía buscar en ésta era adivinar en el rostro “la naturaleza de los sentimientos. por lo tanto. nada obliga al hombre a confesar y al fin de cuentas ése es el poder que puede esgrimir un delincuente. el hombre guarda silencio. porque a finales del siglo XIX Bertillon aseguraba que si se eliminaban las preferencias del gusto del cliente. estos dos extremos anímicos o afectivos pretendían. 86 Bertillon. como dice Foucault. cuando se refiere a la naturaleza de los sentimientos —indiferentes o pasionales88 — parece invitarnos a creer que. referido antes en Op cit. en su rostro se esperaría una respuesta anímica como parte de la fotografía. y al parecer se concebía como una práctica común. pues desaparece la mayor dificultad”86. La fotografía de frente o tres cuartos del rostro corría el riesgo de confundir. Cuando los jueces interrogan a un homicida y violador. Algo que refuerza la idea de lo que pretendía Bertillon se refuerza en esta cita: “El ánimo de estos desgraciados se coge a ellas cuanto más aislado se encuentre y cuanto más lamentable sea su situación moral. En “La evolución de la noción de individuo peligroso en la psiquiatría legal”. determinar en la fotografía una especificidad gestual que enlace a esos sentimientos con el retrato. 105. 38 . Foucault argumentó que en el siglo XVIII se configuró esa asociación de peligroso y enfermo mental. Michel Foucault precisó que el poder judicial creó las penas carcelarias y todo un andamiaje de sometimiento. p. efectivamente. 231-306.

Bertillon especifica que ésta debe ser uniforme. él imaginó que el estado emocional del delincuente. y apuntó que si se hacía sólo de frente se podía engañar a la policía. de realizar la fotografía: • No hablarles del hecho-caso delictivo. si se utiliza una luz frontal para el rostro y dos laterales para disminuir las sombras. decía Bertillon. 20-35. Las indicaciones deberían aplicarse al delincuente o al guardia que le acompañara. Sin embargo. Es muy difícil determinar en un rostro y su gestualidad lo que un individuo siente al momento de ser fotografiado. 89 Se puede leer de José Luis Díaz “La estructura de la emoción humana: un modelo cromático del sistema afectivo” Revista Salud Mental.89 los estados de ánimo eran emociones estereotipadas. miedo. pp. Con el propósito de reforzar la idea anterior. José Cortés y Alejandro Díaz. Bertillon pretendió capturar mediante la fotografía la crisis moral del delincuente. 4. series de retratos de aspecto idéntico”. Si se hace una lectura de un rostro en las fotografías. enojo. la iluminación siempre deberá usarse de esta manera. Bertillon afirmaba: “La uniformidad en la manera de iluminar el modelo es uno de los puntos más importantes para llegar a reproducir. vergüenza. por ejemplo. esto no se aprecia en las fotos. México. Aparecer tal y como son Estas son algunas instrucciones que Bertillon sugería para hablarle al criminal al momento. formas primarias de interpretar lo que la cara de una persona puede denotar: tristeza. Revista Salud Mental. • Sobre el estado del tiempo o clima. o previo. 39 . • Disposiciones espaciales del local. • Bromear acerca del arte de la fotografía. lo capturó al momento de tomar la fotografía. 2001. en “El reconocimiento de la expresión facial de las emociones”. Bertillon abundó en cómo debe hacerse la fotografía de rostros. bastaba “para relajar los semblantes más apenados”. Referente a la iluminación en el retrato. y Héctor Pérez Rincón. 17-29. lo cual impidió que fuese reconocido. con esto. pena. núm. pp. núm. como arrepentimiento. en su manual ejemplificó el caso de una persona que adoptó gestos distintos unos de otros. México. alegría-felicidad. 1. 1999. en épocas y locales distintos.

p. permitía determinar. Gustavo Gili. que. Esta recomendación parece superflua. el sujeto de la foto fuera el mismo sin importar las muecas que hiciera ante la cámara o el paso de los años o. que el delincuente entre una y otra fotografía apareciera con cicatrices que antes no tenía. las arrugas. 90 Alphonse Bertillon. la fotografía de perfil. aquí la exactitud se convierte en la primera y única cualidad. • El fondo. incluso. son los medios más útiles para la identificación. pero la mayoría de fotógrafos judiciales de provincia no la siguen. encauzado a la búsqueda de un método de medición perfecto.91 No hay que olvidar que la posición de Bertillon fue hecha desde la institución jurídica y que él —antropólogo criminalista. Op cit.”90 Al parecer. en la fotografía artística hay otros elementos que aparecerán en la fotografía de identificación. las manchas pigmentarias y los nervus llamados también lunares. efectivamente. Destruirla o atenuarla con un retoque constituye casi un delito”. la toma de la fotografía de perfil es la manera como no se puede engañar a la cámara: “Es la única que debe utilizarse para las identificaciones. de acuerdo con las mediciones de frente. 91 Alphonse Bertillon.109. España. • El formato. A Bertillon le preocupaba el retoque: “Ya que las cicatrices. respecto de cómo trabajarán esta especialidad Bertillon aducía: “El punto de vista cuando se trata de un retrato judicial es muy distinto. se refería específicamente a: • Las condiciones de la moda. En Fotografía. mentón. Desgraciadamente. pensando en un intervalo de tiempo amplio”. Por ello. “La fotografía judicial (1890)”. las fotografías no deben ser objeto de ningún retoque bajo ningún pretexto. Sin embargo. Bertillon señalaba que éstos son únicamente accesorios de los que no es necesario preocuparse. no fue fácil construir un método fotográfico para la identificación de criminales y lograr consenso entre los fotógrafos.. 40 . explicaba Bertillon. 2006. orejas. asistido por el soporte que de la fotografía— pretendió encontrar en ésta la fórmula que todo intento científico busca para aprehender de mejor forma su objeto de estudio. antropología y colonialismo. El método Bertillon. su deseo de producir fotografías hermosas les lleva a menudo a maquillar sus imágenes de forma penosa.

Por lo tanto. pues esto significa que cada enfermedad tiene su aspecto. de Alphonse Bertillon. Exp 35. tienen los ojos más o menos prominentes y un aspecto general del dolor que tiende a hacer que se vean iguales. de las piernas. 1913. Quizá el único principio que se aplicó en el manicomio. 93 Alphonse Bertillon.”92 Esta similitud es únicamente de índole fotográfica. Signalectic Instructions. Todos los jorobados. la 2ª dice obtener diariamente de cada uno de los asilados. según el modelo escogido por la dirección”. El método implementado en Francia buscó identificar más fácilmente a los criminales reincidentes. largo de los brazos. E/H. The Werner Company. Pero en ningún caso el parecido patológico es más sorprendente que cuando es el resultado de alguna malformación de los huesos. Esto no se hacía únicamente con las fotografías. el corte de la barba y el pelo. Including the theory and practice of anthropometrical identification. 450 pp. Chief of the judicial identification service of France. cráneo. 249-251. B/P. el traje. y las semejanzas generales derivados de ella son mayores en proporción dependiendo de cómo esté afectado el organismo. pero como método fotográfico de identificación implicó fases en su hechura bien definidas para los retratos de este tipo. En AHSSA. En el apéndice de la “Fotografía Judicial” de su libro The Bertillon System of Identification. 1896. los gestos. y entregar 4 copias positivas sin retoque. pues el control del método cruzaba medidas del cuerpo. 94 Alphonse Bertillon. este formato o retrato ´profesional´ desaparece cuando se realiza una fotografía anatómica. 41 .93 Al respecto. New York. se parecen entre sí. tal como lo indicaba Bertillon.. M/G. “Por lo tanto. refiere que las semejanzas eran fáciles de acotarlas: “En los retratos ´profesionales´ éstos se definen por el aspecto general que muestran en su hechura. etcétera. Bertillon destacaba que era fácil confundir los retratos. London. pp. tuberculosos. Op cit. tomando a la mayor brevedad posible después del ingreso del enfermo.94 92 El artículo 112 señalaba “Obligaciones del fotógrafo. asmáticos. C/L 7. Puntos de intersección entre el método Bertillon y las fotografías en La Castañeda (retratos) El método signaléctico de Bertillon nunca se puso en práctica en La Castañeda. etcétera. fue elaborar las fotografías “sin retoque. • El tono. pero establecía ciertas diferencias que los definen. y con las fotografías se realizaba una comparación que medía especialmente el largo de la nariz y las formas de los oídos. por ejemplo. como dicen los médicos. todas las personas cuya respiración se ve afectada. Chicago.

de tres cuartos. la iluminación y el fondo donde aparecen los rostros de los enfermos no fue una constante. lo mismo ocurrió con la iluminación y los fondos. la lejanía o cercanía. pero que la distancia entre la primera toma y la segunda fueran siempre las mismas. lo cual pone en duda la aplicación completa del método. la intención de incorporar la fotografía a los registros fue para que los rostros pudieran verse. Esto se hizo especialmente en el retrato de perfil. pero en esos casos no existió interés por ubicar las reincidencias. Se consideró para el sometimiento del 95 Ignacio Gutiérrez Ruvalcaba. Pero no fue así. Cit. En la cárcel de Belén de la ciudad de México sólo se utilizó la fotografía de frente y de perfil. Esta circunstancia no fue considerada en el Manicomio de La Castañeda. sino en un mismo libro de registro hay diversas formas del retrato: de frente. sin importar el derredor. como las ya descritas. Respecto de La Castañeda. se consideraban los lineamientos que creó el francés respecto del retrato. se les llamaba “reingresos”. Como todo modelo fotográfico de identificación. Los retratos hechos en La Castañeda no se utilizaron para decodificar o clasificar enfermedades mentales. por problemas administrativos. el de Bertillon implicó indicaciones. situación recurrente al momento de hacer los retratos de frente y de perfil. 42 . sentados. Por ejemplo. cuando se realizaban los retratos en La Castañeda. Bertillon aducía cumplir este lineamiento. En su libro. que siempre se realizó con el sistema de Bertillon. Op. Posteriormente. no sólo entre épocas. por supuesto que hubo reincidentes. de medio cuerpo. Quizá por eso en cada “reingreso” se hacía un nuevo retrato al enfermo. Bertillon abordó la creación de una silla para “posar” con la cual resolvió los problemas generados por la distancia que debe existir entre la cámara fotográfica y el sujeto. conservar la distancia. lo mejor era hacer una nueva foto.. y si se pretendía corroborar algo de esa cara. de pie. Retratos. las fotografías de un padecimiento guardarían similitudes. por lo regular. Sin embargo. Por ello. pues de haberse cumplido con una metodología. Al parecer. pues los retratos se practicaron solamente diez años. hechuras y enfermedades no tienen una lógica que explique por qué se ordenaron dichos registros. la cámara se colocara a la altura de su rostro. Esto cambió muchas veces. se canceló en 191495. decía que al momento de realizar la primera fotografía de una persona.

las poses de los individuos varían mucho entre las épocas. en 1938. Lo anterior permite sugerir lo complejo que fue establecer un control fotográfico homogéneo que mostrara los retratos de las personas “tal y como eran”. en el mismo libro. Por las fechas se establece que entre 1937 y 1938. Enfermedad y crimen en América Latina. acuda a otros pabellones a realizar fotografías. 43 . Éstos muestran que algunos fotógrafos conocían y se especializaban en técnicas de clasificación. México. ADM. 8. En el manicomio. Menores delincuentes en la ciudad de México (1884-1910)”. “Médicos y pedagogos frente a la degeneración racial: la niñez en la ciudad de México. M/G. El texto expone la necesidad de la medicina y la pedagogía por hacer dichas clasificaciones. La fotografía institucional del manicomio no reglamentó una hechura única. la población a la que se aplicó fue solamente a niños del hospicio de pobres. recurre también a retratos en su texto “Infancia es destino. 225-253. en 96 Alberto del Castillo Troncoso. como recomendaba Bertillon. 2005. no hubo algo semejante al frente-perfil inventado por Bertillon. El mismo expediente señala que los enfermos no pueden pasar a otro pabellón si no han sido fotografiados en observación. 98 AHSSA. 1876-1911”.98 Esto debió hacerse con custodios. Diferencias y similitudes entre los retratos hechos en La Castañeda y el método de Bertillon En las fotografías del manicomio la pose no debió importar mucho. Aparece un pase para que el fotógrafo. Si ya existían lineamientos y formas de hacer fotografías profesionales para clasificar. pues de acuerdo con los formatos hallados. pues realizarla en otras instituciones hubiera requerido del consentimiento de los padres.96 por qué no se aplicaron en los retratos de La Castañeda. UNAM-IIH. pp. los enfermos dejaron de ir al gabinete del fotógrafo. el fondo lo constituyen las paredes con mosaicos blancos del Pabellón de Observación de hombres y mujeres. Asimismo. 1935-1968.retratado la participación de guardias u otros enfermos. pues a partir de estos años. Me refiero a la técnica fotográfica que este autor muestra en su texto al utilizar retratos de 1910 y 1914. existen fotografías que si bien muestran el rostro.83-107. Sin embargo. En De normas y transgresiones. C/L 24. ¿de qué hubiera hablado el fotógrafo con sus retratados? ¿Del clima? ¿Bromeó con ellos sobre el arte fotográfico o comentaría acerca de lo reducido que era su gabinete? ¿O fue incapaz de mantener un diálogo con personas que le habían advertido que eran peligrosas? A los enfermos y enfermas se les extendía un pase en el Pabellón de Observación97 y eran llevados a retratarse. la mejor prueba es que. pp. Exp. Elisa Speckman Guerra. Op cit. Había para hombres y mujeres. La técnica de frente y perfil se aplicaba a criminales a inicios del siglo XX. La pregunta es: ¿cuál fue la razón por la que el manicomio no cubrió este requerimiento técnico? ¿Por qué contar con fotógrafos que hacían de los libros de registro una auténtica torre de Babel respecto del lenguaje fotográfico? 97 Dicho Pabellón en La Castañeda tenía la función de mantener ahí a todos los enfermos o enfermas que llegaban hasta que los médicos realizaran un diagnóstico para pasar a conducirlos a un pabellón especifico y relacionado con el padecimiento.

15 de agosto de 1994. En varios retratos se percibe la tristeza.ocasiones. las miradas. El fotógrafo preparaba las placas negativas. si bien podría argumentarse que ésta es subjetiva. ajustaba el enfoque de la lente de la cámara y hacía los retratos. pues como indicaba el reglamento del manicomio para el fotógrafo. cuando el paciente se resistía. pues para ellas significaba la entrada y permanencia en el manicomio. y a pesar de ello son forzadas a posar. El contexto que brinda la fotografía cambia cuando se está en situaciones fotográficas distintas. ¿Quién querría presumir una fotografía hecha en el manicomio? Fue muy distinto retratarse en un estudio fotográfico o fotografiarse con la familia101 en casa y hacer una representación de la misma identidad. incrustada de elementos que incidan en lo que se quiere mostrar o aparentar. C/L 7. La resistencia de las personas a ser retratadas. a los pabellones. no dejan otra explicación. 101 Conferencia de Patricia Masse. los gestos. Los retratos tomados en esas circunstancias reflejaron esos estados emocionales instantáneos. “El retrato tarjeta de visita como fuente de la historia de las mentalidades”. En muchas fotografías se aprecia el interior del gabinete fotográfico y en otras los exteriores del manicomio. las poses. por ningún motivo. su conocimiento al respecto no fue profundo.99 Incluso. sin embargo. por ejemplo cuando algún paciente fallecía. en varias fotografías se aprecian dos guardias sujetando al enfermo. 102 Ver fotografías del capítulo IV. 1913.100 Retomando el método de Bertillon y sobre la situación emocional que vivían los enfermos. 44 .102 Elementos citado por Bertillon y cómo influyeron en los retratos que se hicieron en La Castañeda La iluminación Los fotógrafos del manicomio sabían que la iluminación era importante. 35. Impartida durante el diplomado “La fotografía como fuente para el análisis histórico y antropológico”. Exp. El fotógrafo tenía prohibido acudir a los pabellones a realizar su trabajo. pues la fotografía revela en muchos retratos el momento vivido al ingresar al manicomio. ADM. el cadáver debía fotografiarse. M/G. aparecían manos y brazos uniformados de blanco. En AHSSA. lo hacía por órdenes específicas. No pasaba. el fotógrafo no pudo hacer nada por disminuirlo. 100 El reglamento del fotógrafo le prohibía entrar a los pabellones o permanecer en ellos más tiempo del necesario para ejecutar los trabajos encomendados. como cuando las personas retratadas no deseaban que se les hiciera una fotografía. La explicación es que en 99 Ver fotografías del capítulo IV.

En 1910. habría una explicación al desorden visual y sería fácil saber por qué los enfermos. puertas o muros. 45 . El reglamento no especificaba cómo debían ser fotografiados los enfermos. la cual servía de fondo para los retratos. después de cierta hora. aparecen con ropas de calle o con uniformes. así. muros de ladrillo. los enfermos estaban en un momento de impasse. De haber sido así. esperaban en el Pabellón de Observación para ser diagnosticados y canalizados a determinadas áreas. en algunas fotografías. por qué a veces están con cabellos largos o rapados.103 La vestimenta. con una manta de color gris claro o blanco. debido a un exceso de luz. una pared blanca o gris. Otro detalle es que los rostros quedaban sobreexpuestos. esto obligó a que el fotógrafo saliera y ubicara puntos donde la luz pudiera incidir sobre los rostros y cuerpos. a las ropas u otros elementos en los que no se reparó al momento de confeccionar los retratos. las caras morenas se tornan blancas. otros no. Se debe considerar que al momento de ser fotografiados. Un fotógrafo de finales de los años cincuenta utilizaba flash con tan mal conocimiento del mismo. los fondos de la manta cambian por ladrillos. en ocasiones. Pero no fue así. la luz exterior se disipaba. Se supone que las ropas de calle no debían aparecer en los retratos. éste tenía un gabinete de fotografía. Por ejemplo. muchas fotografías de registro muestran enfermos uniformados y rapados. la indumentaria ayuda a establecer las condiciones y códigos de clase de los internos que poblaron el manicomio. Sin embargo. Tal vez el uniforme les era entregado hasta llegar al pabellón definitivo. que la mayoría de las personas fotografiadas cerraban los ojos por la intensidad de la luz. Por eso. gracias al fondo. sino únicamente los uniformes reglamentarios que proporcionaba el manicomio.el gabinete. hasta llegar a los mosaicos blancos que se colocaron 103 Se conoce como sobreexposición cuando en una fotografía el objetivo aparece más blanco. cuando se inauguró el Manicomio General de La Castañeda. Posterior a esto y ocasionalmente se insertó como fondo una puerta. el fondo y otros Es posible reinterpretar las imágenes realizadas en el interior del manicomio.

quedó como telón de fondo el deambular de otros enfermos. El fondo para Bertillon no fue importante. En todo caso podría decirse que para efectos de registro e identificación si hubo durante varias décadas una preocupación por elaborar todos estos retratos. Es importante resaltar que el fondo desapareció. considero que el fondo es fundamental para establecer algunas líneas acerca de cómo operaron los controles. como conocer que en muchas ocasiones los mismos enfermos ayudaban al fotógrafo a sujetar a quien se resistía a ser fotografiado. se suprimió el puesto del fotógrafo. como el sugerido por la fotografía institucional del manicomio. el fotógrafo Enrique Díaz realizó todo un reportaje que abarcan esos años donde pueden verse imágenes de la demolición y hasta la reinauguración del pabellón Ver AGN Fondo Fotográfico Díaz y Delgado 46 . No obstante. Por ello es difícil argumentar que con todo ese desorden fotográfico se pudiera hilar una relación entre psiquiatría y fotografía.durante los años treinta con la remodelación del Pabellón de Observación de hombres y mujeres. Imaginemos que los fotógrafos del manicomio hubiesen sido exageradamente profesionales y cuidaron los fondos. También es posible ver que otros internos ayudan al fotógrafo a sujetar a alguien que no se dejaba retratar. con el tiempo. En ocasiones aparecía una persona que sostenía la manta. Gracias a los fondos de los retratos es posible comprobar que la importancia de la fotografía en La Castañeda disminuyó. 104 La fecha puede establecerse entre 1934 y 1937. pues de tener un gabinete fotográfico. rostros y ojos que se asoman por encima de la cabeza del retratado. La lectura de los fondos que aparecen detrás del retratado en La Castañeda permite varias deducciones. Pero esto depende exclusivamente del uso que él pensó para su manual y su fotografía. visible en algunas fotografías. Por ello — gracias a los retratos que hicieron dos fotógrafos que enviaba la Secretaría de Salud— podemos conocer el Pabellón de Observación. lo más probable es que las imágenes no permitirían observar otras cosas. En la década de los cincuenta desapareció el fotógrafo de planta.104 La mayoría de las fotografías del manicomio se hicieron dentro del gabinete fotográfico. y de fondo aparecían en las fotos los Pabellones de Observación de mujeres y hombres.

en la cárcel de Belén. Por ejemplo. cuando analizamos los retratos del manicomio no es posible asignarles un límite a las imágenes. a través de este método. En 1895. una frontera que delimite lo que buscaron connotar. Bertillon —al referirse a las semejanzas entre subgéneros del retrato. Pareciera que las intenciones del retrato estaban definidas por la manera como dichas diversidades aparecen y desaparecen. como señalaba Bertillon. en La Jornada Semanal. Una señala 1903 como el inicio del método. escribió: “La aplicación de la fotografía como instrumento de control social se fue haciendo cada vez más elaborada en las prisiones. anatómica. 105 Los investigadores establecen dos fechas distintas respecto de la inserción del método de Bertillon. un complicado sistema de identificación basado en la medición y la fotografía”. y sólo consideró la fotografía de frente y de perfil. 15 de noviembre de 1992. p. es decir. Señala que el método se dejó de usar en 1914. 47 . obedecen a lo que cualquier fotografía de identificación podría sugerir. de encontrarle usos específicos. El método tiene correspondencias e intersecciones que si bien no son literales a las planteadas por Bertillon. la fotografía carcelaria”. Mencionar el método Bertillon —al menos en lo que se refiere a la técnica de la toma fotográfica— es importante. lo que él llamó fotografía profesional. enfermedad o rasgos étnicos. al comparar fotografías realizadas en el manicomio se encontró que entre el discurso del retrato del criminal y del enfermo mental hubo condiciones en las cuales se aplicaron criterios del manual fotográfico. la búsqueda. aunque no se aplicó todo el sistema de mediciones. médica o étnica— marcó linderos que delimitaban un subgénero. Si el método se utilizó o no en el manicomio105 es intrascendente. según fuera la necesidad de ubicarlas fotográficamente. pues para el tema es una de las ideas referenciales de la época. Sin embargo. 33. Clase. en “Ver y controlar. Y John Mraz. el doctor Ignacio Fernández Ortigosa introdujo en México el gabinete antropométrico. Asimismo. pues el objetivo al citar el texto especializado es dejar en claro cuáles fueron las concepciones que de la fotografía se tenían a finales del siglo XIX. también conocido como el método Bertillon. dejando a un lado lo estético.

fidelidad e inmutabilidad (hecha por una máquina. aparentemente. La aparición de la cámara fotográfica no eliminó inmediatamente la manera de mirar de las personas. La carga visual que. Sin embargo. representaban la “realidad”. Conclusiones En este capítulo se trató de evidenciar la relación entre la fotografía. pasaron de elaborarse en estudios fotográficos a espacios de la misma institución. Quizá las atmósferas ornamentales los mostraban poco “reales”. la litografía o el dibujo. El dominio de la fotografía fue un paso previo al control social. La instancia trató de controlar con retratos de estudios fotográficos. la ciencia y la estética. En 1907. La primera institución (sin considerar la carcelaria) que contó con un fotógrafo y gabinete exclusivo fue la ISMP. el grabado. sin cortapisas. La correspondencia se generó por la influencia que dejaron en los modos de ver otros medios visuales como la pintura. Por esa razón se decidió instaurar un gabinete ex profeso para su realización. el antropólogo y criminalista francés Alphonse Bertillon diseñó un método casi infalible para realizar un proceso de identificación rápido y 48 . Los poderes jurídico. estética. acostumbradas a los otros discursos visuales. Respecto del control de la fotografía. Primero. de la creación de un ente gubernamental que usó a la fotografía con esa finalidad. en el Hospital Morelos (1893). En el siglo XIX nació la fotografía y se le concibió por su transparencia. Sin embargo. el gabinete se ubicó dentro de la oficina de la ISMP. las instituciones (como la ISMP) utilizaron los retratos como una forma de control social. pues modificaron su realización. hubo problemas con la “realidad” mostrada en esos primeros retratos. sin la mano del hombre) como un complemento de la memoria. Por ello. Por ello. se plasmó en las fotografías después de la primera mitad del siglo XIX reflejó una atmósfera ornamental. hubo algo que no agradó o no se aceptó de esas imágenes. con composición estética. se trató de subsanar con establecimientos propios. administrativo y normativo buscaron en la utilización de la fotografía el control de las prostitutas. Esto habla. se confirma que los retratos de estudio fotográfico.

Hay elementos en ésta que limitan la percepción de la realidad como estos métodos pretenden que se viera: “tal y como es”. de Fotografía. reproducir un cuerpo y un rostro. construyó y equipó su atelier fotográfico se debe argumentar que es porqué el retrato de estudio dejó de cumplir con algunas prerrogativas que el nuevo gabinete buscó definir al realizar sus propios retratos ya dentro de la institución. 49 .certero. Sin embargo. Bertillon confirmó que controlar el campo de la fotografía fue una prioridad. se consigna la fecha: 1890. A que se debe la inclusión de la fotografía como parte integrada a una institución. ¿Por qué se buscó en la fotografía una utilidad para el manicomio? Esto trataremos de esclarecerlo en el siguiente capítulo. Es la versión francesa original. Todos estos antecedentes definieron que la fotografía podía ser utilizada para el control institucional. en 1896 la traducción inglesa refiere en el mismo Apéndice un texto distinto del contenido en la versión francesa y publicado en el libro editado por Juan Naranjo. antropología y colonialismo. op cit. Pero este reclamo no lo atiende la fotografía tal y como se le concibe. 106 En “Apéndice de la fotografía judicial”. lo cual derivó en nuevas aplicaciones para un aparato y su medio. Cuando la ISMP creó. Podría decirse que al intentar controlar fotográficamente a esa minoría de la población que ejerció la prostitución se acudió a lo que hasta ese momento se consideraba hacía la fotografía. La forma en que el estudio fotográfico produjo el retrato.106 A partir de 1890. la fotografía.. llenándolo de aditamentos artísticos sugiere que no hay tal control social fotográfico.

su planeación se inscribe en las últimas tres décadas del XIX. argumentaban cuáles serían los beneficios de utilizarla: 1 Blanca Ramos de Viesca y Carlos Viesca. Sin embargo. pues este periodo define aplicaciones específicas para la fotografía. Universidad de Barcelona. 1884. como las abordadas en el apartado a Bertillon. El capítulo se complementa con una pequeña cronología de los fotógrafos que trabajaron en La Castañeda. cabe mencionar de esta tesis el caso de un grupo de médicos que al solicitar a la administración se autorizara el uso de la fotografía. 1896 y 1905. España. Capítulo II La fotografía y el nacimiento de La Castañeda En este capítulo se planteará cómo la medicina y la naciente psiquiatría elaboraron un discurso a finales del siglo XIX y principios del XX.19-25. para justificar aplicaciones y usos de la fotografía. pp. Probablemente en estos años es cuando se inserta el control fotográfico. 3. Revista Salud Mental. en “El proyecto y la construcción del Manicomio General de La Castañeda”. 2004. 3 Francesca Portolés Brasó. pues si hubo al menos tres décadas previas a la instauración del manicomio. 1998. 50 . Si bien el Manicomio General de La Castañeda se inauguró en 1910. vol. Lo anterior permite sugerir que las formas de control no fueron nuevas ni improvisadas. pues hay al menos cuatro proyectos anteriores a la construcción del inmueble:1 1878. 3 Al respecto. sino de aquellos que podían reflejar en los soportes fotográficos la enfermedad. No del universo patológico. extraña que el reglamento que le da vida al mecanismo manicomial2 se elaboró hasta 1913. 21. en 1910 se inauguró sin un reglamento que normara a la institución. núm. México. 2 En su sección VII Servicios Científicos y Auxiliares se especificaba el reglamento con obligaciones y prohibiciones del fotógrafo. tesis doctoral en Bellas Artes. César Comas Llaberia. Esto es muy importante. Fotografía y medicina La tesis doctoral de Francesca Portolés Brasó deja en claro que el nacimiento (1874) de la fotografía médica en España mostró en sus primeros años imágenes de selectos grupos de enfermos. Fotografía y radiología en la obra del Dr.

Una consideración sobre ello: se deslizan entre las manos de la juventud infinidad de libros obscenos. Johnston. Ontario.104. “Sero-logues” A collaborative aproach to AIDS photographic representation. desde las didácticas… que la fotografía puede y debe dar resultados positivos para la enseñanza de la sifilografía es cierto. Canada. “Desde el punto de vista moral tiene también mucha importancia la idea de las expresadas fotografías. pues. 1997. es 4 Francesca Portolés Brasó cita en su tesis el Expediente núm. consideraban que el uso de la fotografía daría al hospital5 lustre y prestigio. ¿no duele en el alma que al extranjero tenga que acudir en busca de medios de instrucción cuando aquí podemos tenerlos y tal vez mejores y más asequibles porque aquellos no pueden estar al alcance de todos los casos? En la fotografía no puede haber engaño. La apropiación de la iconografía de la sífilis para la representación de gente con VIH-Sida no es una casualidad. Incluían también los beneficios morales. Sección de Gobierno A. La sífilis en sus múltiples manifestaciones en la piel tiene una faz especial. imágenes generadas por los médicos del hospital entre 1874 y principios del siglo XX. tal vez latente. 17 dirigido al Gobierno del Hospital.6 En ese sentido. poco a poco unas veces y rápidamente otras. University York. Ver la manera como se fotografió a enfermos sifilíticos y de VIH-Sida. Son muchas las expectativas colocadas en la fotografía. ella ha de reproducir la cosa tal como es y. cuyas lecturas empezando por dispersar una pasión. que la fotografía reproduce perfectamente y prueba de ellos es el gran partido que para este objeto se ha sacado de ella en el extranjero y. 51 . por lo mismo. hay bastantes fotografías que se usaron para argumentar que la orientación sexual de las personas fue lo que determinó la epidemia. ciertísimo. 2. 5 Se trata del Hospital de la Santa Cruz en Barcelona. Año: 1875-1876 Asunto: “Sobre fotografiar cadáveres y operaciones”. 4 Además. todo lo que sea hacer patente en esta afección. citado por Francesca Portolés Brasó en su tesis. la conduce al camino de la perdición. que por desgracia la sífilis se ha generalizado tanto. su importancia en este caso es incalculable hoy. Llama la atención que las aplicaciones de la fotografía se centraron en comprobar visualmente alguna enfermedad. p. la tesis registra los usos de la fotografía para las enfermedades visibles. Contra la circulación de estos libros en absoluto es difícil batallar y sin pretender que el antídoto llegue a manos de todos es indudable que algunos jóvenes se han de detener en la carrera del vicio a la vista de las consecuencias gráficas a que conduce el camino de una mala… pasión. 6 P. No fue novedoso para la época que a una persona infectada de sífilis se le tomaran fotografías para ilustrar cómo se transmutaba el cuerpo del sifilítico. La ciencia y la humanidad han de agradecer.

como el cáncer de piel. 130. un seguimiento clínico a los casos. tumores. padecimientos que a través de la fotografía proporcionaban a la medicina la posibilidad de mostrar las manifestaciones patológicas. 7 Quizá el doctor Juan Giné y Partagás. por lo menos. además de lo patológico. autor del Tratado Clínico Iconográfico de Dermatología Quirúrgica (1880) fue una excepción. registradas por la fotografía. ambos casos no guardaban ninguna relación con la clínica médica. Esto se define por lo que la fotografía proporciona: una visión del antes y otra del después de la evolución del padecimiento. la tesis no muestra ninguna fotografía de este médico. son varios los tipos de encuadre.7 malformaciones generadas por lepra tuberculosa. 52 . la fotografía médica se encarga de cubrir el proceso de la enfermedad. Pero de esto no se hace referencia en la tesis citada. pero estas imágenes no describen alguna metodología u orden que precisara cómo y para qué servían éstas. p. pues su especialidad justificaba el uso de la fotografía. el mismo no deja de ser mecanicista. la sífilis. Hubo otras enfermedades que fueron idóneas de ser fotografiadas. Otras fotografías médicas registran casos de patologías severas para conocer los límites a los cuales pueden llegar los cuerpos enfermos. Lo que la fotografía reproduce es la manera como la enfermedad es contrarrestada. reflejan lo que los médicos deseaban ver y comprobar. ya sea la evolución del tratamiento o curación. Si bien actualmente mucha de la fotografía médica tiene un precepto que la define. Por ejemplo. Sin embargo. El colmo es que se consideraron fotografías médicas aquellas que mostraban pacientes con tatuajes. Lo anterior indica que. Muchas de estas fotografías delimitan su encuadre en la patología. Estas aproximaciones a la fotografía médica no siguen una metodología que transcriba literalmente cómo debían hacerse las mismas en la práctica clínica. Constituyen manuales médicos que. En éstas no se ven detalles de cómo se realizarán las fotografías o. en especial. o el caso extremo: los médicos tomaron fotografías de la arquitectura del hospital. Es necesario revisar el surgimiento y definición del concepto de fotografía médica. Citado por Francesca Portolés Brasó en su tesis. sobresalen los que ubican órganos y partes del cuerpo alterados por la enfermedad.decir. hubo otros intereses visuales en los doctores.

a que fueron fotografías hechas en el hospital. dice Portolés. más que cubrir expectativas médicas. Sin embargo. No obstante. y que el tema se ha basado más en el entusiasmo de personas que consideraron a la fotografía como una extensión de las ideas de progreso. La fotografía llenó la curiosidad de los galenos por usar este medio. “Sero-logues”. pues en México lo más que se reguló fue que la prostituta entregara sus retratos para su libreto de control. 2004. A critical account of the history of medical photography in the United Kingdom.9 Acerca de esta fotografía fue muy comentada por lo sui géneris de la patología. sugiere que los principales usos fueron exhibir lo anormal y patológico del paciente. es importante mencionar que en este hospital hubo intentos de normar mediante un reglamento la fotografía. es grandilocuente. Op cit. Se trató de establecer un reglamento10 para la práctica fotográfica. junio de 2000. sino que ésta se enfocó en la atención de la percepción médica. Tesis para la especialidad en Ilustración Médica (video y fotografía) Universidad de Gales. p. César Comas Llaberia. Londres. El método Bertillon es el mejor ejemplo de cómo la ciencia criminalista define aplicaciones y medidas para esto. tesis doctoral en Bellas Artes. como la predilección visual por la sífilis también permite sugerirlo. España. 10 Francesca Portolés Brasó. Escuela de Medicina. son una didáctica para conocer cómo y cuánto se dañaba un organismo contagiado por sífilis.104.8 En mi opinión. El trabajo sugiere que el valor de la fotografía médica nunca ha sido plenamente estudiado ni comprendido por las instituciones y autoridades de salud en el Reino Unido. Fotografía y radiología en la obra del Dr. Un ejemplo. el uso de la fotografía en éste hospital español surge por necesidades clínicas en las que no hay un método definido para hacerlas. España. sino como una rareza. aunque en lo clínico no existiera una finalidad. En 1878 en el hospital de la Santa Cruz en Barcelona. y cuya inclusión obedece. La exageración de pretender establecer una relación entre los cuerpos tatuados con la enfermedad.basados en la fotografía. no denota sino que la fotografía fue el medio idóneo para mostrarlos. pero aun así no contribuyó a perfilar qué era lo que debía controlarse con la 8 Kattie Jane Mc Fall. 53 . Dicho método debería estar enfocado a los aspectos técnicos de la fotografía. pero la foto no adquiere un sentido didáctico. 9 Johnston P. Este pretexto visual confirma que no hubo una intención metodológica para la fotografía. el caso de una mujer retratada de cuerpo entero sobre una cama del hospital. la cual mostraba su tumor hepático. Universidad de Barcelona. señala que el tema debe ser tratado como una aportación valiosa de la medicina moderna. pues la deformación del abdomen debido al crecimiento exagerado del hígado..

Ya fuera por su comportamiento o por sus enfermedades. Dicha selección permitía enriquecer el Museo 11 Francesca Portolés Brasó. 54 . en México la prostituta no podía elegir si se fotografiaba o no. 138-140. Al escoger los reglamentos y los métodos para entender cómo por medio de éstos se pretendía controlar la voluntad de las personas. lo que se pretende averiguar es cómo esta necesidad de la fotografía implicó un trato diferenciado a las personas. pero no fue lo esencial. pp. Ven en la fotografía el mejor aval de la realidad “En la fotografía no puede haber engaño”. fue obligada a hacerlo si quería trabajar.11 Esos lineamientos no constituyeron un método. es importante conocer algunos reglamentos. El control sanitario fue un argumento válido. Respecto a la fotografía médica en Barcelona es necesario señalar la concepción que se tiene del medio.fotografía. Las imágenes no sólo implican una enseñanza médica. Op cit. La normativa se centró en aquellas fotografías que serían parte del Museo Patológico del Hospital de la Santa Cruz en Barcelona. En el hospital español fueron reglas para el control de las fotografías de los pacientes. pues en su redacción se especifica lo que se quería controlar. pero estas gráficas también pueden reeducar y mostrar a quienes se disipan en la sexualidad formas a las que se arriesgan con ello. Por ello. La fotografía podría enseñar los cambios en un cuerpo y un comportamiento contagiado de sífilis. en España a los pacientes que no deseaban ser fotografiados se les respetaba su decisión. Por ejemplo. Lo anterior genera algunos cuestionamientos. pues el reglamento no señalaba técnicamente cómo debía realizarse la foto. lo que permite sus expectativas. En La Castañeda la fotografía era obligatoria para todos. Todo lo anterior nos permite elaborar una idea acerca de los usos de la fotografía en los campos clínicos. sino para aquellos que por su padecimiento merecían estar en el Museo Patológico. pero además la fotografía sirve como catalizador de la sexualidad para modificar las conductas que ponen en riesgo la salud. si no una educación moral ya en general para los jóvenes. En cambio. es como se pueden establecer algunas diferencias importantes entre ellos. Si bien prostitución y patologías son muy distintas. pues la práctica de la fotografía no fue para todos los pacientes.

Patológico del nosocomio. o sólo la parte enferma. un oído. pues luego de tomarse el retrato se eliminaba el negativo. No definía qué tipo de cámara se debía utilizar. Dejaba abierta la posibilidad de retratarse en un estudio fotográfico. Esto daba privacidad al enfermo. qué tipo de encuadre para determinada parte del cuerpo. el enfermo debía dar su consentimiento para ser fotografiado. pero la segunda deja una duda. ¿Serviría así la fotografía? El reglamento no fue un método sino medidas para controlar. siempre y cuando el estado del paciente lo permitía. En el caso del hospital de La Santa Cruz en Barcelona se justifica la práctica fotográfica. Otro punto es qué debía contener el reverso de la foto. el diagnóstico y las firmas. ¿tenía alguna utilidad que la administración archivara esa fotografía? Aparte de poseerla y de su control. se señala que debía ser una práctica ofensiva para el paciente. En principio. Esto implicaba que la fotografía se realizará de acuerdo a este canon. sobre todo si se trataba de detalles. una extensión de la piel. La tercera regla se refiere a la oportunidad de fotografiarse en estudio. El siguiente paso era entregar las dos copias autorizadas. los dedos. El reglamento se refería a generalidades. la iluminación y el fondo. 55 . Un cuarto punto se enfoca al control de quién decide qué fotografiar en un paciente. pues al aplicar su uso debió enfrentar los mismos obstáculos que la antropología al tratar de aplicar la fotografía. El reglamento no especificaba cómo deberían hacerse las fotografías abarcando todo el cuerpo. una al museo y otra a la administración. parece que no. así como la autorización y el sello del hospital. tampoco señalaba cuál era la distancia adecuada. la boca o los dientes. Pero definir con qué metodología operó es difícil. El segundo punto es que había un gabinete para ser fotografiado. aparte de cuidar la región que se fotografiaba. El último punto reseñado en este reglamento se refiere a la intencionalidad hacia el fotografiado. como un ojo. Es decir que si era posible se llevaba al hospital una fotografía de estudio. La primera se entiende para qué. quién lo autoriza y quiénes deberían estar presentes en la elaboración fotográfica. pues es lo que sustentó un origen médico-fotográfico. pero un método no es específico. autorizar y supervisar lo que debía aparecer en la fotografía. o si era necesario el rostro. la historia clínica.

esto los sitúa a ambos como adelantados pioneros de la fotografía médica en México”. cómo esta élite científica halló en la fotografía un interés para su aplicación. en 1870 había técnicas fotográficas más rápidas que el uso del daguerrotipo. No es raro que un selecto grupo de profesionales. Ni de personas con traumatismos. el agregado es mio) dispuso que cuando lo exigiera el interés de la ciencia médica. 131 pp. Aunque no había una metodología. No son fotografías. el 12 Fernando Quijano Pitman. Hechos notables de la medicina potosina. No media ni se refiere algún reglamento. sino placas negativas que permiten la transparencia del cuerpo. 1996. México.15 No hay fotografías de enfermos con otro tipo de patologías. 1870-1911. como las enfermedades digestivas o respiratorias. Es probable que éstos hayan desanimado o disminuido la preferencia visual médica por la fotografía. Los Rayos X fueron el lenguaje ad-hoc para la medicina. Revolución y Masificación de la imagen: Fotografía y Control social en Morelia. pues la elaboración del daguerrotipo implicaba para la impresión de la placa mucho tiempo de exposición. la afición por la foto y su uso se ceñía al registro de lo que se veía. dio un giro a la práctica médica. a fines del siglo XIX fueran aficionados a la fotografía. El desarrollo de ellas se debe a la aparición de la película de acetato. pasara al Hospital Civil el encargado del taller de fotografía de la Escuela de Artes a tomar retratos de todos los enfermos que presentaran “casos raros” como lo fue el de la niña Nislao Ariche que nació con un quiste congénito. 14 María Guadalupe Chávez Carbajal. ni sobre ataques de migraña o jaquecas. 13 Otro dato sobre esta afición o necesidad se sustenta en la tesis de María Guadalupe Chávez Carbajal14 En 1893 Aristeo Mercado gobernador del estado (Michoacán. De hecho. Ningún otro invento desarrolló tanto la práctica médica como los Rayos X. Tesis doctoral en Historia y Estudios Regionales. Universidad Veracruzana. De hecho. los médicos potosinos Gregorio Barraoeta y Esteban Olmedo12 realizaron un daguerrotipo: “Otra notable operación fue la extirpación de un meningocele en 1874. como los médicos. Universidad Autónoma de San Luis Potosí. México. 13 El dato debe ser confirmado. lo muy notable fue que tomaron un daguerrotipo de la enfermita de cinco años de edad. 2009. este descubrimiento que no tiene relación con la medicina. Visualmente y de nueva cuenta llama la atención eso de “los casos raros” porque parece que esa dimensión de la rareza era la que justificaba la aplicación de la fotografía. En México. estas técnicas son las que determinaron que la fotografía llegase a ser tan conocida y utilizada por diversos campos científicos. Podría decirse que antes de crear métodos fotográficos se pretendió controlar lo que la cámara fotográfica producía. El dato confirma en parte. Por ejemplo. 56 . el poder residía en el interés de la ciencia médica vía el poder fáctico del gobernador. pp-82 15 Los Rayos X los descubrió accidentalmente Roentgen en la última década del siglo XIX.

. 57 . pp. Op cit. 16 John Tagg. 51-80. Al enfermo convencional se le respeta su individualidad.reglamento del hospital barcelonés puso énfasis en un discurso que elegía. Si bien ambos ubican a enfermos. concebía a los enfermos no mentales como individuos que debían tener consideraciones. informaba. Op cit. Al citar este reglamento lo que pretendo es establecer líneas que se crucen entre lo que se considera una clínica fotográfica de fines del siglo XIX y un manicomio que utilizó la fotografía. 19 John Tagg. digamos humanas. Ed. Gustavo Gili.16 quien en 1856 sorprendió a la Royal Society Scientific de Londres con una ponencia (posteriormente se publicó como artículo en la prestigiada revista The Lancet17) acerca del uso de “La fotografía en la fisonomía de las enfermedades mentales”.. Esto ubica un nivel de diferenciación. señalaba. ¿hay una relación con la fotografía de los enfermos mentales y de quienes padecieron otras enfermedades? La correspondencia se establece en la manera como se concibe a los individuos. éstos tenían diferencias notables. Incluso Diamond llegó a la exageración visual de afirmar que los retratos de enfermos mentales eran la mejor prueba de su enfermedad. 345-436. Son espacios diferentes. 22 de enero de 1859. 2005. Diamond and the origin of Psyquiatric Photography. 17 The Lancet. 1976. director residente del Departamento de Mujeres del manicomio del Condado de Surrey. no así al enfermo mental. Entre ellos. pp. recababa. uno que realizó fotografías de sus pacientes fue el médico psiquiatra Hugh Well Diamond. “Ensayos sobre fotografías e historias”. Gilman explica cómo Diamond reseñó su tratamiento. Sander Gilman18 y John Tagg19 hicieron un recuento de los descubrimientos fotográficos. Barcelona. Pero en La Castañeda la fotografía fue desde su reglamento una situación obligada para todos los enfermos que llegaran. autorizaba y fotografiaba. New York. Recordemos que dicho reglamento respetaba al paciente que no deseaba ser fotografiado. En El peso de la representación. 18 Sander Gilman. Fotografía y psiquiatría Muchos científicos fueron fotógrafos aficionados. Citado por Gilman en The Face of Madness: Hugh W. Por ejemplo. El reglamento de Barcelona fue claro en eso. 103 pp. Brunner/Mazel. Helen King.

La novedad de la fotografía fue lo que hizo efectivo. Cuando le mostró las imágenes. era frecuente escucharla hablar de lo que miraba en sus fotografías. Es interesante signar esta idea de Diamond en donde la expectativa científica de una curación se plasmó en el hecho de ver fotografías. Ver las imágenes de uno mismo debió implicar. debido al efecto que ésta generaba en sus pacientes.20 Como los enfermos no se curaban totalmente. que se rompió radicalmente en todos los sentidos con otras formas o modos visuales de representación. Como señala Gilman: esto de mirarse a sí mismo en medios visuales que no eran pinturas ni dibujos ni grabados fue de un impacto tal. A. una mujer de 20 años. se dedicó a ver repetidamente sus retratos. Helen King. después de cuatro meses fue dada de alta perfectamente curada. De esta manera. que la 20 Sander Gilman. Op cit. su curación fue gradual. sin embargo el hecho de haber considerado esto permite atisbar y sugerir que quienes lo hicieron creían que había posibilidades de que se lograra. tuvo un shock-sobresalto (se refiere a lo que significó para los enfermos verse por primera vez en una fotografía) explicable por la novedad del medio fotográfico. Posar es inventarse De la fotografía que se realizó con la mirada de los psiquiatras en 1880. pues llegó a ser miembro de la Real Sociedad de Fotógrafos de Londres. El caso fue el de A. no sorprende que Diamond se abocara a la fotografía. D. P. Regnard y Charcot. un sobresalto. Reía espontáneamente de sus antiguas imaginaciones registradas por la cámara fotográfica. Más aun en pensar que los retratos de enfermos mentales podrían ayudar a curar enfermedades mentales.21 Por ello. D. No fue la fotografía sino el paciente que se veía por primera vez en las imágenes fotográficas. como dice Gilman.. el método de Diamond fue cancelado. sino que mostraban alguna mejoría. quizá el mejor ejemplo de “cientificidad” lo fue Albert Londe. ella se sobresaltó al mirarlas. 21 Mirar fotografías por primera vez fue impactante. parcialmente. lo que constituyó el tratamiento. Diamond la fotografió durante estos trances. quien se creía una reina dueña de grandes riquezas. dicho tratamiento. Una expectativa frustrada. 58 . o como lo definiría Diamond.

posteriormente.24 Huberman apunta que el rostro fue el objetivo de la cámara fotográfica debido a lo que habían dejado la fisiognómica y la frenología. La Salpêtrière. George Shuttleworth. a principios del siglo XX estudiaban al débil mental. mostraban cómo eran los enfermos desde la fotografía. 25 El autor define procesos pasivos al momento en que se hace la fotografía. 24 Georges Didi-Huberman. p. son sólo casi fotografías. Este reconocimiento asignaría una apariencia o identidad. 23 Georges Didi-Huberman. pues considera que es un momento de cancelación de la voluntad de los individuos. fomentaron que estos procesos pasivos25 determinaran la existencia de la realidad como un modelo para su propia 22 Este hospital francés fue a finales del siglo XIX un manicomio que albergó a 4000 mujeres consideradas incurables o locas. primero con la exclusión y. Influencias pseudo-científicas que colocaron como premisas la relación entre las facies y el alma. o bien el rostro y el comportamiento.75. la falta de explicación médica a los huecos que dejan los diagnósticos psiquiátricos sobre las enfermedades mentales son llenados por las imágenes fotográficas. una filiación. puntualiza que la descripción pictórica. Alfred Tredgold. Otros médicos-psiquiatras como Charles Pager Lapage. Mark Jackson los cita en su obra The Borderland of Imbecility. con el retrato. en general. pp-64-69.22 Este lugar contaba con un gabinete fotográfico23 altamente equipado y sofisticado para la época. pues no hay certezas debido a la manera como se obligó al paciente a posar. así dejan de ser invenciones. Op cit.. en particular.llevaron a cabo en la Salpêtrière. De este modo. Durante 20 años tomaron fotografía. Estos rostros y cuerpos fueron un territorio a colonizar. como cita Huberman. servicio fotográfico. sino en demostrar cuáles eran las diferencias entre lo normal y lo anormal. Charcot y la iconografía de la Salpêtrière. intentaron otra manera de aplicar la fotografía a los enfermos mentales. y la fotográfica. Cátedra. que al ser registrado proporcionaría un código de rostros. imágenes que. La diferencia radicó no en inscribirla como medio terapéutico. La invención de la histeria. 2007. España. 59 . El problema que resolvió la fotografía a la psiquiatría fue que antes de explicar los diagnósticos y enfermedades desde el conocimiento científico.

1984. 408 pp. Manchester University Press. 22 de enero de 1859. Citado por John Tagg en El peso de la representación. 7. posteriormente. p. p. 89. 2000.26 Comenta Jackson. que las fotografías debieron ser admiradas no sólo como emanaciones mágicas. donde la representación visual fue una moda atractiva para informarse científicamente en este periodo. “Veins of resemblance: photography and eugenics”. 104. numb. una división social como una minoría que era excluida de la sociedad. debilidad o idiotez. pp.formación (de los alienistas y. En este rubro. 30 Hugh Well Diamond. con la imagen delante. elaboró un discurso donde alude que “la fotografía de enfermos mentales no necesita de ningún lenguaje que la explique. célebre por sus fotografías curativas para enfermos mentales (hechas por él mismo). Feeblemindedness in Children of School-Ag. 29 Análisis que podría extrapolarse a muchos otros libros y revistas de corte científico que utilizaron el discurso visual de la fotografía para enfatizar las diferencias en las primeras décadas del siglo XX. Comenta que lo que otorgó la imagen (fotografía o cualquier otra representación visual) a las ramas de la medicina fue llenar un hueco en las imprecisiones verbales30 que 26 Mark Jackson. retomando a John Tagg. el silencioso pero elocuente lenguaje de la naturaleza (…) la imagen habla por sí misma con la más notoria precisión e indica el punto exacto que se ha alcanzado en la escala de la infelicidad entre la primera sensación y su máxima altura alcanzada. psiquiatras).29 Entre ellos destaca que un primer uso fue emplearlas en textos médicos. 2005. académicas y técnicas”. por fuerzas específicas (poderes que ordenan la fotografía en el manicomio). “Images of deviance”. sino como productos materiales realizados a partir de un aparato (cámara fotográfica). Inglaterra. España. 1911. 89-128.27 Apariencia y comportamiento Lo que Jackson encuentra en las imágenes de débiles mentales en el libro de Lapage28 son varios niveles de análisis. sino que prefiere escuchar. Inglaterra. facilitar la clasificación y tratar de demostrar una cura. Pero de manera más radical las imágenes sirvieron para establecer en el individuo que padecía disfunciones mentales. 27 David Green. En The Lancet. Gustavo Gili. pues el fotógrafo en muchos casos no necesita la ayuda de ningún lenguaje propio. Fueron utilizadas para demostrar diagnósticos. para definir propósitos. Manchester University Press. así como en los registros de la institución para ilustrar las características de los casos individuales de deficiencia. The Borderland of Imbecility. capítulo IV. David Green sugiere que en ese orden “comprender la autoridad para el inicio de la acumulación de fotografías a finales del siglo XIX es esencial para considerar las funciones de las cuales llega a servir o ser utilizada cruzando un rango de disciplinas científicas. (el manicomio. 60 . en Oxford Art Journal. por ejemplo). 28 Charles Pager Lapage. colocado para trabajar en contextos específicos.

Fondo de Cultura Económica. 1998. 34 Milton R. Los rostros de la locura: viendo anormalidad a través de la fotografía. maestros.31 Como señala Foucault. sociólogos. Una descripción morfológica basada en la discriminación fisonómica (son deformes). Madrid. Filadelfia. Op cit. 31 Mark Jackson. entre más deforme más deficiente. Panel en Asociación Americana de Antropología. pues con la representación visual las deformidades físicas parecían medir el nivel de deficiencia. donde dirigió un laboratorio de psicología entre 1927 y 1941. teoría que continuó desarrollando en libros tales como “Triebpatologie” (1952) “Ich-Analyse”. El modelo teórico del test se basa en una teoría genética de las pulsiones. Las 48 imágenes muestran lo que según este autor (Szondi) son retratos de los diferentes tipos de enfermedades mentales. Cit. clase del 15 de enero de 1975. buscaba una supremacía profesional reclamando para sí la detección. quien inicia sus investigaciones acerca del desarrollo de las pulsiones en la Universidad de Budapest (Hungría). 39-59. permitiendo descubrir lo que Szondi denominó inconsciente familiar y personal del sujeto. con la visualidad de la fotografía.33 pues fueron expertos en leyes no en enfermedades mentales.. Al respecto el autor del test es Leopold Szondi. 61 . La prueba fotográfica de Leopold Szondi Revisé la famosa prueba psicológica proyectiva de Leopold Szondi34 basada en el psicoanálisis y creada entre 1926 y 1927 en Hungría y que funcionó tomando como base 48 retratos35. Las categorías fueron arbitrarias. La Piqueta. “Schicksalsanalytische” (1963). dimensión donde no había podido llegar el derecho. De los cuales él sugiere son las principales ramas primigenias de la enfermedad. el médico-psiquiatra debía diferenciarse de otros profesionales como. Machuca. 33 Ver Michel Foucault. Machuca. psicólogos. México. EUA. criminalistas y juristas. 35 Milton R. 231-264. el diagnóstico y el manejo exclusivo de los enfermos mentales. En su texto señala que los retratos utilizados son de principios del siglo XX y probablemente de enfermos mentales confinados en manicomios de Hungría.éstas tenían y que fueron llenadas. Capítulo 12. La psiquiatría. 1990. Agrupó ocho padecimientos: homosexualidad. La vida de los hombres infames. señala Jackson. Op. “La evolución de la noción de individuo peligroso en la psiquiatría legal”. antropólogos. 2000. trabajadores sociales. sobre todo. 32 Michel Foucault. Los anormales. En especial.109. Fue una herramienta decisiva en los intentos por descifrar al débil mental. Universidad de Temple. pp. Dicha investigación concluyó con su “Tratado experimental diagnóstico de las pulsiones”. El test se desarrolló como un intento de demostrar la importancia de los genes en las estructuras y conductas psicopatológicas. el cual fue editado por primera vez en 1947 en Berna por Hans Huber. La cultura: la Antropología de la comunicación visual.32 la psiquiatría a fines del siglo XIX exigió para sí la asignación de la enfermedad mental en los aspectos jurídicos y legales. Según Szondi la elección de las fotografías las realiza el sujeto a partir de la tensión pulsional que se ha configurado a partir de la estructura genética heredada de los antepasados familiares. p. pp.

Es cuestionable la práctica de tomar un retrato al que se ha asociado con un padecimiento mental. esta codificación refería a los 8 padecimientos clasificados.sólo él que aplica la prueba lo sabe. La aplicación del test proyectivo de Szondi se realizaba de la siguiente manera. La tercera pareja de factores está compuesta por la Catatonía y Paranoia y se agrupan en el vector yo. ético o paroxismal. Machuca Op. epilepsia. quien lleva el test anote las respuestas elegidas por el enfermo. En un lapso de 24 horas el mismo candidato a enfermo repetía el ejercicio hasta diez veces. sexual. Al final y según las técnicas proyectivas sugeridas por Szondi. La proyección psicológica sugiere que ante lo simpático o 36 Milton R. En cada una de estas 10 sesiones el paciente debía elegir cuatro retratos. el factor Sadismo la necesidad de “Controlar y amar progresivamente”.sadismo. el factor Depresión “Someter a los objetos” y el factor Manía la necesidad de “Apegarse a los objetos”. histeria. Los factores se agrupan en parejas que definen 4 vectores básicos de personalidad. Cada uno de estos tenía una clasificación con letras y números. Cit. lo que se expresa es una necesidad distinta para cada factor. Es fácil saber actualmente que estas enfermedades fueron etiquetas psiquiatritas y que hoy al menos una de ellas ni siquiera es considerada como tal. Estas fotografías avalaron. depresión y manía. el factor Catatonía la necesidad de “Permanecer apartado de los otros”. Para eso servían las letras y números debajo de cada retrato. Quien ve los retratos no sabe que significan –de hecho en eso radica la proyección. catatonia. el factor Paranoia la “Fusión de pensamientos con otros”. Es decir. La segunda pareja de vectores incluye la Histeria y Epilepsia y se agrupan en el vector paroxismal. esquizofrenia paranoica. 62 . no con el lenguaje como lo sugiere el psicoanálisis de Freud. del yo y del contacto. La primera pareja de factores incluye la Homosexualidad y el Sadismo y se agrupan en el vector sexual. Las series de retratos corresponden a factores instintivos relacionados con 8 tipos de patologías: homosexualidad. esquizofrenia catatónica. paranoia. Para que al hacer la elección. es decir demostraron que las enfermedades son típicas y quienes las padecen se ven como lo muestran tales retratos. Pues no es posible determinar en base a una fotografía estas enfermedades. El factor Homosexual representa la necesidad de “Ser amado con ternura por otro”. si el paciente ha escogido al concluir las diez aplicaciones una elección mayoritaria sobre la depresión o la histeria. depresión y manía36. Cada uno de los 8 factores representa tendencias instintivas diferentes. Parecería la asociación libre. los dos más simpáticos y los 2 más antipáticos para el o ella. Se solicitaba al presunto enfermo que viera los 48 retratos de enfermos mentales divididos en 6 hojas. 8 por cada una. histeria. se hace un balance y se promedia el número mayor de repeticiones. La cuarta pareja de factores incluye la Depresión y la Manía y se agrupan en el vector contacto. si no con imágenes. el factor Histeria la “Expresión de emociones”. el enfermo es candidato a ese padecimiento. sadismo epilepsia. el factor Epilepsia el “Control de la agresión”.

demencia final 63 . algo neutro.38 en su elaboración hay de todo 37 Antonio Vallejo Nágera. proporcionaron un modelo para elegir de manera inconsciente la propensión a la enfermedad mental. 1276. algo que no miente y se sabe que no es así. todos de enfermos mentales de principios del siglo pasado. al rostro que obviamente rompía con los rostros promedio. Manual de Psiquiatría. la muestra de 48 enfermos que pasaron a la posteridad en estás 6 láminas de registro fueron seleccionadas de entre miles de retratos en algún o algunos manicomios de Hungría. De ser así la imagen se ha tomado como algo incuestionable. Salvat. lo antiestético. Esta es la que permea para obtener un posible diagnóstico. Según Szondi al ver las imágenes tendemos a identificar por nuestros instintos y pulsiones. Sin embargo algo importante de rescatar para nuestro tema es la forma en que estos 48 retratos. lo estético. pero lo que pretendo aquí es la búsqueda de evidencia de la aplicación y los usos que pudo tener la fotografía dirigida por el saber y poder psiquiátrico. La prueba sigue vigente y se utiliza para medir no sólo a enfermos.antipático que puedan aparecer las imágenes para quien las elige. pp. una elección. facies hipomaniacas. algo objetivo. facies deprimidas. Por eso la prueba tiene esa dificultad. perplejidad esquizofrénica. la fealdad. Qué habrá conjuntado visualmente. pues se aplica en mediciones y evaluaciones de la personalidad. pienso en esas sesiones en las que Szondi ve. España. de las cuales cerca de 200 informan visualmente de los diagnósticos adjudicados a los enfermos. (Ver apéndice III. representan antes que todo. cómo llegó él a definir que en sólo 48 rostros y cuerpos se hallaba la esencia visual de la enfermedad. la lista es interminable. Algunos ejemplos de las enfermedades que acompañan a cada fotografía: Alucinado auditivo. mira registra y selecciona sólo 48. Un manual de psiquiatría En 1944 en España se pública un Tratado/Manual de Psiquiatría37 bajo la autoría del psiquiatra Antonio Vallejo Nágera. retratos de Szondi) En México al menos en La Castañeda esta prueba nunca fue aplicada. 38 Op. la belleza. 1944. Cit. Como conclusión de esta pequeña parte. una proyección inconsciente de nuestro padecimiento. Al ver las fotografías se ve que hubo una disposición a lo deforme. Al texto se integran más de 250 fotografías e ilustraciones. esquizofrenia. presenta imágenes que son al parecer una verdad de la cual se parte para definir enfermedades o diagnósticos.

Manual práctico de exploración y examen de las facultades mentales. estupor psicógeno. alcoholismo injertado en oligofrenia. demencia senil. cuadros clínicos muy bien observados de esa “gran simuladora” que es la histeria. La gran mayoría de fotografías ya aparecen en otro texto en 1924. parálisis general embotamiento estúpido. euforia maniaco psicógena. demencia precocísima. esclerosis tuberosa con adenoma sebáceo. delirio cocaínico. acercamiento a los rostros. hábito pícnico autista. insipidez fisonómica del esquizofrénico hebefrénico. esquizofrenia paranoide. maniaco representando su papel. melancolía esquizofrénica. constituida por 52 maravillosas fotografías. depresión agitada. J. esquizofrénico demenciado analfabeto. imbécil profundo. fotografías de ¾. esquizofrenia agitada. psicosis epiléptica biotipo atlético macizo. epilepsia. Marzo. De entre los muchos valores de la presente obra destaca principalmente la parte iconográfica. catatónico. amaneramiento esquizofrénico. sobrevaloración exógena de la personalidad en un hipomaniaco. esquizofrenia procesual inactiva. 40 Antonio Vallejo Nágera hace la reseña del Manual práctico de Psicoterapia hipnótico-sugestiva. idiota profundo. depresión endógena. depresión melancólica ansiosa.39 Por lo que al menos se ha considerado que en un lapso de 20 años estas facies avalan y legitiman la forma en que visualmente se ven las enfermedades mentales. demencia paralítica. morfinómano crónico. idiota heredoluético. euforia estúpida. pp197-199 64 . mirada inquieta del ansioso. psicópata epileptoide. demencia epiléptica profunda. parálisis general forma expansiva. Madrid. distimia eufórica. epilepsia injertada en oligofrenia endógena. cuero cabelludo vesiculoso. Sobre el trabajo fotográfico del Dr.fotográficamente hablando. pues ahora se borran los datos mínimos de identidad del enfermo. oligofrénico hipocondríaco. epilepsia esencial. Corcin. Lo anterior permite inscribir un uso poco ético a la fotografía. parafrenia sistematizada. oligofrenia y epilepsia injertada prognatismo. psicópata epileptoide. heboidofrenia. amaneramiento afectivo del esquizofrénico. Imprenta A. España. en otros casos el texto personaliza y apunta. para pasar a ubicarlos como representantes de las enfermedades. melancolía psicógena. epilepsia endógena. paramimia y paratimia. espasmos de histérica. hipomanía. Camino. La mayoría de las fotografías son autoría del médico militar y psiquiatra español Julio Camino Galicia y otras del Dr. 7. parálisis general forma expansiva hipomaniaca. de cuerpo entero. esquizofrenia procesual. microcefalia mongolismo. esquizofrenia hebefrénica. 39 Camino Galicia. oligofrenia endógena. del doctor Julio Camino Galicia. esquizofrenia injertada sobre una oligofrenia exógena. psicosis epiléptica. esquizofrenia estereotipia motriz. epilepsia endógena biotipo hipoplásico. esquizofrenia catatónica. esquizofrenia paranoide. fisonomía estática del histérico. estupor catatónico. desconsuelo esquizofrénico. euforia esquizofrénica. idiota endógeno. pues así los presenta el psiquiatra Antonio Vallejo Nágera al inicio de su manual. estupor esquizofrénico. expresión aterrorizada en delirium tremens. cretino. Algunas de ellas reproducen escenas de esquizofrénica. psicosis de Korsakow. epilepsia esencial con crisis agresivas. delirio epiléptico. esquizofrenia acentuada y estereotipia de lugar. alucinosis alcohólica. idiota microcéfalo. epiléptico en fase crepuscular. idiotez. parálisis general forma depresiva. En ocasiones el discurso/enunciado que intenta correlacionar enfermo y enfermedad en los pies de foto señala por ejemplo. núm. parafrenia expansiva. facies maniaca. Delirios de grandeza. 1928. Vallejo Nágera dirá en 192840 Desfilan ante nuestros ojos magníficos síndromes histéricos. en Revista de Sanidad Militar. 1924. esquizofrenia catatónica crónica. perplejidad esquizofrénica. seudoparálisis alcohólica.

42 AHSSA.impide relacionar como una ley visual general que determinadas imágenes sean consideradas bajo este concepto. Éste manual contiene diversas fotografías sobre cómo era la relación médico-paciente. Así es posible ver las fases de la aplicación de un electroshock. Hay fotografías (de técnica esplendida muchas de ellas) de mujeres con tal expresión de exaltado erotismo que podrían bastar por sí solas para apoyar sólidamente las teorías pansexualistas de la neurosis. b) Que los grabados. En ese periodo se realizaron.42 entre esta fecha y su inauguración pasaron 32 años. esto nos recuerda a Diamond. etc. ¿Tiene caso ver imágenes que sólo se verán en libros como el citado? y c) Lo maravillosa que le parece a Nágera la fotografía. Resaltan 3 puntos de esta opinión. hasta ejercicios matutinos. El manual de Nágera contiene también una buena cantidad de fotografías sobre algo que eché en falta con la fotografía de La Castañeda. entrevistas a pacientes. Significa que la imagen fotográfica es la prueba de la enfermedad. 41 La subjetividad del término erótico –dejando los estereotipos. pero como dice Vallejo desaparecieron de la especialidad médica (es decir que ya se hacían lustros atrás). 65 . Y esto es importante porque parece validar un discurso. Lo que parece que nos sugiere el Dr. El conjunto de grabados que ilustran la obra viene a constituir una especie de álbum (en parte histórico) donde el curioso. el coma insulínico. Nacimiento de La Castañeda Desde 1878 Porfirio Díaz hablaba de la construcción de un moderno manicomio. la forma en que se utilizan diferentes terapias de rehabilitación con los enfermos. como les llama Vallejo a las fotografías son un álbum donde tanto la curiosidad. para poder diagnosticar su mal. por lo menos. rancio aroma charcotiano que hace muchos lustros desaparecieron de los libros de la especialidad. quien palabras más o menos añadía en sus discursos que sólo bastaba ver al enfermo mental en su fotografía. la investigación y la medicina encuentran rarezas visuales que no hallarán en la práctica. desde las que implicaban labores u oficios. a) que al parecer y anterior a 1928 eran comunes estas fotografías charcotianas.6 1905. parece estar cercada por la formas visuales en las que el exaltado erotismo41 de algunas mujeres explican sus neurosis. más aun tratar de definir que por su exaltación podamos ubicar una enfermedad mental. que indica lo que era posible obtener visualmente con la cámara fotográfica para la práctica psiquiatrica. y esto cuestiona los fines didácticos. Nágera es que en su época se piensa y se considera que la imagen fotográfica puede llenar estos requisitos. el investigador y el médico encuentran representados casos que raramente tropezarán en la práctica. M/G ADM C/L 56 Exp.

44 Sorprende que con proyectos anteriores y desde 1884. * Donde se separan las secciones de hombres y mujeres. 47 “Construidos todos los edificios que sirvan para albergue de los enajenados en época en que no se conocía casi ninguna de las ideas reinantes acerca de la materia. y hasta establecido alguno en casa que ni siquiera estaba construida ex profeso para este fin. consignaba la necesidad de un gabinete y un especialista para la fotografía. convocó a una reunión de alienistas e ingenieros. el farmacéutico desempeñará los trabajos de fotografía”. donde se tiene adquirido un lote considerable de terreno que. un taller de fotografía y la Recámara del farmacéutico. Los proyectos requirieron de la colaboración de médicos y arquitectos. México. 49. vol. Leg. 1998. pues en su documento “Memoria sobre el Proyecto de Manicomio General para la Ciudad de México” apuntó: La farmacia irá colocada en el eje* del asilo y contendrá además de la Botica y Laboratorio. 45 AHSSA. el primer reglamento se redactó en 1913. Creemos que conviene que este empleado sea á la vez fotógrafo.19-25. los cuales redundan en perjuicio de los desgraciados á quien protege la munificencia oficial y en perjuicio también de la honra y el buen crédito de la ciudad. E/H. la cual redactó un programa que se entregó al ingeniero don Salvador Echegaray. en “El proyecto y la construcción del Manicomio General de La Castañeda”. B/P.46 En el capítulo dedicado a la “Organización General del Asilo” y con el rubro “Personal de servicio” anota: “Como dijimos en la página 32. seguramente bastará para las obras que sea necesario levantar y los anexos que puedan juzgar útiles los especialistas. municipalidad de Mixcoac. M/G. el cual no tardó en presentar un proyecto sujetándose tanto al plan ideado como a la extensión de terreno disponible. 21. 1 46 Ibíd. núm. Deseosa esta secretaría de tener el dictamen autorizado de gentes entendidas en la materia.43 Éstos proponían maneras de abordar la operación y funcionamiento del mismo. Es interesante el dato. La construcción47 del manicomio inició en 1908 y concluyó en julio-agosto de 1910. el cual como se sabe se establecerá en la hacienda de La Castañeda. A partir de esta cita textual respetaré la escritura original de los documentos del AHSSA que cite. pues la figura del fotógrafo ya es la de un trabajador cuya inclusión tiene una mención especial y además se esta citando un documento de 1905 lo que nos indica que había razones al parecer claras acerca de la inserción de este profesional como parte del equipo que dio funcionamiento al mecanismo del manicomio. 3. encargado del proyecto de La Castañeda en 1905. pp.cuatro proyectos. quienes se encargaron de realizarlo fueron tres arquitectos. desde lo médico y lo administrativo. Un reporte del ingeniero militar Salvador 45 Echegaray.44 El concepto y funcionamiento de los manicomios se retomaba de los hospitales psiquiátricos estadounidenses y europeos. Porfirio Díaz hijo. Por estas circunstancias se determinó proceder á la ejecución de un formal estudio de las obras del M/G. se resienten naturalmente de grandísimos defectos. los 43 Blanca Ramos de Viesca y Carlos Viesca. Revista Salud Mental. Ex. 66 .

Una característica de estos hospitales fue que la escena o el paisaje para los enfermos cambiaba cuando salían al patio del pabellón.encabezó. al menos en lo que se refiere al tratamiento de las enfermedades mentales. GENERAL Don Porfirio Díaz y secretario de estado y del despacho de Gobernación el Sr. los señores secretarios de Estado y del Despacho y otros funcionarios y diversos invitados al acto. 49 Acta de inauguración del Manicomio General. Presidente de la República. el Señor Presidente declaró inaugurado el Manicomio General construido en una parte de la antigua hacienda de La Castañeda de la Municipalidad de Mixcoac con arreglo al proyecto formado por el señor Ingeniero D. siendo presidente de la República el Sr. 49. M/G Leg. GENERAL D. Caja 792 Expediente 1. Entre estas construcciones asignadas a cada sexo hubo una tercera línea de edificios. el prototipo seguido en La Castañeda fue de los más austeros y económicos. pp. Inspector de las obras y de un discurso pronunciado por el director de las mismas. En el Manicomio General. ampliarlos para incrementar la cantidad de pacientes. E/H.48 Así lo demuestran las actas de entrega de los pabellones antes de su inauguración. por ejemplo. cuyo original se encuentra en la dirección del Hospital Psiquiátrico Fray Bernardino. 50 El modelo arquitectónico del manicomio obedecía al asilo de pabellones. ciudad de México. y éste lo hizo así. y sólo tenían derecho a dos vistas los enfermos. Exp. En fe de lo cual se levanta la presente acta. Salvador Echegaray. En Archivo General de la Nación. Echegaray se remitió a la Junta de Hacienda. Ignacio de la Barra. después de un informe leído por el señor ingeniero D. En 1910. una línea era para hombres y otra para mujeres. PORFIRIO DÍAZ. ubicados en medio de los pabellones. 13 y 14. fueron diseñados para internar un alto número de enfermos mentales. En Andrew Scull. 3. Berkeley. 12. en ellos se ubicaba la dirección y la administración (en el manicomio fue el edificio de Servicios Generales). la mentada inauguración del manicomio dejó en el imaginario de las personas que el país entraba a la modernidad. su característica principal refiere que fueron réplicas de bloques (pabellones) colocados en paralelo.50 La capacidad del manicomio se calculó para albergar a mil trescientos pacientes. University of California Press. en la delegación Tlalpan.49 Al comparar los modelos arquitectónicos de los manicomios construidos en Europa. 48 AHSSA. UNAM. Vicepresidente de la República Don Ramón Corral. llevándose a cabo las reformas en el plano. prototipo surgido en 1860 en la Inglaterra victoriana. Moral Architecture: The Victorian Lunatic Asylum. El primer manicomio de este tipo se construyó en Caterham y Leavesden. 67 . En Secretaría de Gobernación/ Beneficencia Pública/ Hospitales. 6. B/P. Galería 5. y reservándose la obra para estudiarla durante el próximo ejercicio fiscal y pedir la autorización del Congreso”. 1989. Estates Unites. Los espacios se podían adaptar de acuerdo con las necesidades. reunidos el Sr. la cual lo sujetó al dictamen del consejo consultivo de edificios públicos y dicha corporación a su tiempo aconsejó varias reformas de importancia. a las diez de la mañana del día primero de septiembre de mil novecientos diez. 7. y el cual se comenzó a ejecutar en veinticuatro de agosto de 1908 y se terminó el 25 de agosto de 1910 bajo la dirección del contratista de la obra señor D. En noviembre de 1960 El trabajo del Sr. Social Order / Mental Disorder: Anglo- American Psychiatry in Historical Perspective. Documento copia resguardado en la Antigua Escuela de Medicina. 9. Volvió el proyecto con las observaciones del consejo al Ingeniero proponente á fin de que lo modificará en el sentido indicado. 214-239. 8. cada bloque contenía entre 150 o 200 enfermos. Porfirio Díaz hijo.

De hecho. cap. Ver: AHSSA. porque eran “locos” y su peligrosidad los ubicaba en la misma categoría que los criminales. con la idea del control panóptico sugerido por Foucault. ¿Para qué hacer retratos de los enfermos mentales de La Castañeda? Esta pregunta que me formulé una y otra vez se respondía. deberían ser retratados para archivar su identificación por si se fugaban del manicomio fueran reaprehendidos y volverlos a encerrar. Elisa Speckman Guerra. la fotografía inició su inclusión legal y oficial en 1913. 54 Al respecto. amigos míos. 55 Este reglamento permanecerá vigente hasta mediados de la década de los años cuarenta del siglo XX. pp. en parte. entre 1983-1984. no hay ningún indicio en el AHSSA que permita afirmar esto. Fotografía en el manicomio: ¿1910 ó 1913? En La Castañeda. en un seminario. en entrevista. M/G. Hospital del Divino Salvador y el de San Hipólito) nunca consideraron el uso de la fotografía. Exp. Esto descansaba más en la imaginación que en un argumento creíble.51 Durante el funcionamiento de La Castañeda sólo se construyeron dos nuevos pabellones el de psiquiatría infantil (1932) y el de toxicómanos (sin año preciso pero en la misma década). pues los manicomios construidos antes de este último (Orizaba. C/L 10.contaba con 3 mil 217 enfermos. las fugas de La Castañeda fueron una constante hasta su demolición.52 Otra respuesta. S/F. pero respecto de la fotografía seguirá igual hasta esa década. al igual que éstos. me comentó la manera en que a finales del siglo XIX y principios del XX la construcción del concepto de criminalidad incluyó a la enfermedad mental. México. me comentó que la finalidad de la fotografía en La Castañeda fue hacer retratos de los enfermos mentales.54 Respuesta que no fue corroborada por ningún tipo de documento en el AHSSA. se menciona en el primer reglamento55 de la institución en la sección VII.53 historiador y encargado de atender a los investigadores que llegan al Archivo Histórico de la Secretaría de Salubridad y Asistencia (AHSSA).199-230. Para qué hacer fotografía en La Castañeda La inclusión de la fotografía en La Castañeda fue algo sui géneris. 53 Él formó parte del equipo que rescató el Fondo Manicomio General La Castañeda. Siglo XXI. “El panoptismo”. 900-PSI. proporcionada por varios psiquiatras y psicólogos.. 2005. E/H. Rogelio Vargas Olvera. PAT. 27. Por ello. Mérida. me indicaba la necesidad de una clasificación de enfermos y enfermedades. 68 . “Servicios Científicos y 51 AHSSA. B/P. 52 En Michel Foucault. Sufrirá algunos cambios o adendas. PMG. Vigilar y castigar.

B/P. C/L 7. los últimos meses de 1910. B/P. B/P. 59 En esta sección se encuentran el servicio odontológico. las cuales se fueron diluyendo con el tiempo. Exp. Exp. pero su contenido permite intuir que fue redactado en la segunda mitad de la década de los cuarenta del siglo XX. Exp. Exp. S/ADM. pues donde dice escrito con máquina de escribir “Manicomio 69 .. M/G. Exp.. Si se considera el periodo. Exp. Exp. C/L 19. es posible deducir cómo la fotografía generó algunas expectativas. C/L 16. M/G. los laboratorios clínicos y Rayos X. 19 AHSSA.. 3 AHSSA.57 Estas dos normas58 son inferiores en comparación con las que buscaron limitar al fotógrafo. M/G. el reglamento redactado en 1913 no establece cómo hacer los retratos. 57 Al respecto... E/H. E/H. M/G. Lo anterior genera una duda: ¿por qué se hacían fotografías desde 1910 en el manicomio? En los libros de registro número 1 y 2. E/H.60 periodo en el cual se eliminó el gabinete y al fotógrafo. 18 AHSSA. M/G. 24 56 AHSSA. Ver reglamento en el Capítulo III de esta tesis. Además. C/L 20. S/ADM. E/H. Exp. B/P E/H M/G C/L 3. 56 ¿Por qué la toma de fotografías se ejerció sin delimitar los usos y especificidades relativas a su práctica? ¿Por qué se definieron los criterios dos años después? ¿Por qué ya establecidos los lineamientos. por medio del registro fotográfico.. Exp.. E/H.. como no usar el retoque (como proponía Bertillon) y utilizar un modelo elegido por la dirección. C/L 16. 8 AHSSA. B/P. 58 Se trata de la segunda obligación reglamentada que debía obedecer el fotógrafo.. E/H. La mejor prueba es el membrete en que se incluyó a la fotografía en 1913 (“Servicios Científicos y Auxiliares”59) y en qué se convirtió entre 1948 y 1950 (Oficina de Admisión). los retratos de los enfermos que ingresaron en las primeras semanas después de la inauguración del Manicomio General ya están incluidos. 10 AHSSA. M/G. B/P. 60 Este reglamento aparece sin fecha. C/L 16. 35 AHSSA. M/G. B/P. el primer inventario que da cuenta del gabinete-laboratorio de fotografía es de 1912. las fotografías se convirtieron en una práctica banal? Como se verá en otro capítulo. 19. 18 AHSSA. Exp. C/L 14. ¿por qué la reglamentación de la práctica fotográfica se hizo hasta 1913? Incluso. M/G. S/ADM. C/L 14.. 13 AHSSA.Auxiliares”. AHSSA. C/L 4. S/ADM. M/G. Estas preguntas sin respuesta y la revisión de 60 libros de registro permiten concluir que la improvisación fotográfica fue muy común en el manicomio. Exp. el reglamento no señalaba cómo o a partir de qué modelos fotográficos la dirección elegirá un formato. M/G. sólo precisa algunas reglas. C/L 61. 20 AHSSA.

Gran parte de esta comentan quienes físicamente rescataron el fondo “Manicomio General” se destruyó o se depuró. En AHSSA M/G. “como curiosidades”. cuando se consulta la Guía núm. buscó y contrató a un fotógrafo de estudio cercano al manicomio. lo relativo a otros oficios laborales. 63 Ver plano del edifico de Servicios Generales en el cual. los expedientes clínicos de los enfermos y una voluminosa y valiosa sección administrativa. visto de frente. A partir de 1960 se dejó de hacer. para que siguiera tomando los retratos de los enfermos mentales. pero al entregarlas no supieron a qué paciente correspondía cada retrato. el archivo lo constituyen los expedientes del personal médico que trabajó en La Castañeda. 62 En tres entrevistas realizadas en 2008 al personal directivo que rescató el archivo del fondo “Manicomio General”. En AHSSA M/G ADM C/L 24 Exp. 61 Se trata de los fotógrafos Jesús Arriaga Ledezma y Ángel Martínez. que en 1916 trabajó sólo durante cuatro meses en La Castañeda. C/L 16. Por eso. España. lo único que generaron fue confusión. Este manicomio63 consideró en su General” se tacharon estas palabras con lápiz y se insertó el nombre “Hospital Neuro-Psiquiátrico”. por iniciativa propia. D/G. Exp. 11. según ellos.61 y que en 1958 el director contrató a un fotógrafo de estudio El Archivo Histórico de la SSA no guardó todos los documentos relacionados con la fotografía. 70 . en la planta alta situado en el extremo izquierdo se ubicaba el museo del manicomio. ADM. ya no hay fotografías. José Manuel Alcocer Bernés y Rogelio Vargas Olvera los tres entrevistados coincidieron en que era imposible conservar el archivo completo. En 1958. el único expediente que aparece es el de la fotógrafa María Encarnación Mendoza. por lo cual se trabajó en lo que. 8. 20. el director de La Castañeda. Se trata de José Félix Gutiérrez del Olmo. Se verá más adelante. para buscar información acerca de la fotografía y los fotógrafos que ahí trabajaron. en especial. como no tenían ningún conocimiento acerca de la clasificación y entrega de las fotografías.62 Hay un apunte en el apartado “Fotografía y medicina” que es significativo. 23. Por eso. a pesar de que en la década de los cincuenta se comisionó a dos fotógrafos de la SSA. Esto lo reportó la enfermera Sunderland en un informe al director. era más importante: rescatar lo relacionado al médico y al paciente. Exp. Esta es la razón por la cual mi investigación abarca hasta 1949. C/L 43. Fondo Manicomio. D. B/P. La práctica de la fotografía continuó en el Manicomio General con graves ausencias durante la década de los años cincuenta. pues los libros de registro entre 1960 y 1968 están vacíos. Señalaron que para todo lo administrativo se optó por dejar uno o dos expedientes. pues hicieron las fotografías. Se aplicó el mismo criterio que a la fotografía: que ésta no tendría ninguna importancia para documentar y explicar la historia desde otros parámetros. Al igual que el Hospital de la Santa Cruz en Barcelona. En AHSSA. le dio prioridad a aquellos que consideró guardaban una estrecha relación con el enfermo mental y lo médico-psiquiátrico.

C/Legajo 14. los gabinetes para la producción de retratos. En los reglamentos de 1913. Para el manicomio ya no hay indiferencia. MG. C/L 3. como ya mencioné. pues los lineamientos sólo establecían la entrega de retratos para la mujer interesada. como lo había sido para la ISMP. 66 En AHSSA B/P. al menos en 35 años. M/G. C/L 11. 67 En AHSSA B/P. El Reglamento Interior del Manicomio General65 de 1913 contiene varios artículos en los cuales se hace referencia al “Departamento de Fotografía” y al puesto del “fotógrafo”: el artículo 47 señala que “el Manicomio cuenta. 71 . y subsecuentes a 1921. Por ello. en el artículo 48 se especifica que para cumplir con su objetivo. “Servicios científicos y auxiliares”. 18.66 193367 y 1948 seguían vigentes las obligaciones y prohibiciones del fotógrafo. la Inspección. 64 La Salpêtrière tuvo el suyo y antes de que la fotografía apareciese. De hecho. E/H. El reglamento del fotógrafo del manicomio ya no demandaba sólo entregar retratos. el artículo 25 establece que “todo individuo será retratado por el fotógrafo del Manicomio”. la dependencia “debe contar entre sus empleados con un fotógrafo”. a partir de 1913 es posible saber cómo estuvo equipado su gabinete fotográfico. La referencia a la fotografía en los primeros reglamentos de la ISMP fue indiferente con su práctica. figuras de cera mostraban patologías psiquiátricas. 65 AHSS. Citado por Georges Didi Huberman Op cit. E/H. el equipo y el laboratorio fotográfico. Exp. como en el anterior de la ISMP. Como se ha señalado.64 y un reglamento exclusivo para la fotografía. se puede afirmar que la fotografía ya no fue indiferente. E/H. En todo caso. Las autoridades de La Castañeda esbozaron un control con la redacción de este reglamento. la contratación de fotógrafos. la ISMP controlaba ya la fotografía en 1907. confirman el propósito de aplicar formas de control para grupos de individuos específicos.construcción un Museo Patológico. además de los pabellones destinados a residencia de enfermos y asilados. Exp. con otros departamentos como el de… fotografía”. no buscó una utilidad científica sino un fin práctico. M/G.25. 3. por lo que la práctica fotográfica no se modificó. sino que se insertó en una sección que delimitaba y auguraba sus aspiraciones: Sección VII. B/P. Exp. El problema es: ¿cuál fue el uso dado a la fotografía? Este es el punto que se tratará de comprobar en este trabajo.

con tres cláusulas. Por ello se cree que durante toda la vida del manicomio no hubo un fotógrafo de planta en ese periodo. Éste es el único expediente que registra a los practicantes de este oficio. es el único que explica someramente acerca de los fotógrafos. la SSA designó a dos fotógrafos para realizar los retratos de los pacientes a finales de los años cincuenta del siglo XX. El reglamento68 para el fotógrafo se dividía en dos artículos: 112. quien trabajó durante cuatro meses en 1916.70 Estos documentos dan constancia de que. y 113. ADM. C/L 24. Y en caso de fallecimiento podrá ser tomada del cadáver si se juzga necesario. con 10 cláusulas. 1935-1968. Encarnación Mendoza. semejante acto resulte peligroso para su vida. Otro expediente de la misma Guía 23 contiene: Los oficios.69 En este apartado se consigna la orden que obligaba tomar las fotografías a todos los enfermos sin excepción. Exp 8. memorandos. 72 . sino aquellos enfermos para quienes por su estado de gravedad. ¿Quiénes fueron los fotógrafos que ocuparon este puesto? ¿Cómo funcionaba el archivo de La Castañeda? ¿Cómo se utilizaba? ¿Hubo una explicación de cómo se utilizaba la fotografía? ¿Durante cuánto tiempo se hicieron retratos de los enfermos mentales? ¿Con qué fines? ¿Cuáles fueron los usos y aplicaciones de tipo de retratos? Ser fotógrafo de La Castañeda Un expediente de la Guía núm. 68 El reglamento completo se inserta en el Capítulo III. Así fue pero sólo en los últimos años de los 50’s. 23 del Fondo Manicomio General. y que sólo acudían fotógrafos comisionados a La Castañeda para hacer los retratos. Su aplicación señala: Todo individuo admitido sera retratado por el fotógrafo del Manicomio. “Prohibiciones”. M/G. “Obligaciones”. En éste aparece un nombre. En tal caso la fotografía será tomada tan pronto como sea posible sin daño para el enfermo. reportes e informes alusivos a la fotografía (sólo los de fines de los años treinta y principios de los cincuenta) son otra “curiosidad” que conservaron quienes decidieron que lo fotográfico era una mera abstracción burocrática que sólo debía ser explicada por este pequeño expediente. no serán exceptuados. 70 AHSSA. en el apartado “La Castañeda: su archivo”. por lo menos. M/G C/L 7. perteneciente al Archivo Histórico de la Secretaría de Salud y Asistencia. 35. El reglamento del fotógrafo comprueba la existencia de la fotografía en La Castañeda. 69 AHSSA B/P E/H. Exp.

los anteriores (al menos 10 de los 12) fueron nombrados o propuestos por la dirección del manicomio para su autorización a ser empleados por la Beneficencia Pública. Los expedientes se consiguieron en un catálogo sistemático que registra a todos los trabajadores de La Castañeda. Juntos suman 15 personas. Lo anterior define si no un estilo sí un formato con el cual cada fotógrafo decidió trabajar su fotografía. 74 Estos son los números de expediente designados a cada fotógrafo durante el tiempo que permanecieron en su empleo en el manicomio. en listas de nómina. este trabajo abarca sólo fuentes documentales de dos tipos: las fotográficas y las generadas por las referencias textuales de las autoridades que ordenaban las fotografías. Los datos con que se cuenta son las fechas en que laboró cada uno de ellos. de Expediente74 Fotógrafo anónimo 1910-1911 No encontrado Fanny Erdozaín 1911-1912 467 Pedro Larque Mayo a noviembre de 3291 1912 Juan Rodríguez 1912-1913 2233 Enrique Silva 1913-1916 3549 71 Los fotógrafos designados por la Ssa lo fueron en la década de los cincuenta del siglo XX. en presupuestos. en inventarios. Por esta razón. José Manuel Alcocer Bernés y Rogelio Vargas Olvera. Con base en la búsqueda de expedientes administrativos. Para realizar su trabajo recurrieron a distintas hechuras fotográficas. 73 En un libro de personal que contiene el número de expediente de las personas que trabajaron en el manicomio durante los 58 años. quienes rescataron el Fondo Manicomio General La Castañeda. C/P. Por ello. A continuación se incluyen los nombres de los 15 fotógrafos que capturaron los cuerpos y rostros de miles de enfermos. De todos. que si se hubiese conservado sería de mucho valor para esta investigación. Se abordan en casos muy específicos las técnicas fotográficas empleadas. Exp 1. En AHSSA. 73 . fue posible cotejar (ya teniendo los nombres de cada uno de los fotógrafos) el número de expediente que tuvieron durante su permanencia laboral. M/G. Los demás expedientes se basaron en lo que dijeron José Félix Gutiérrez del Olmo. y Vargas Olvera que fue entre 1983 y 1984). sólo se encuentra el de Encarnación Mendoza y el de Francisco Javier Moreno. en abasto de medicinas. Todos tuvieron un expediente. Nombre Fechas en que trabajó núm. 72 Cuando se señala “hechura fotográfica” se refiere a dos cosas: cómo acomodó cada fotógrafo a sus fotografiados y qué tipo de formato le dio a sus retratos. al revisar los libros de registro que contienen fotografías es más fácil ahora atribuir la hechura y la autoría de cada uno de los retratos.72 Debido a la inexistencia o depuración de sus expedientes73 es imposible conocer más acerca de ellos. C/L 1. fue posible construir la lista de los 12 fotógrafos de planta más los dos que designó la SSA71 y al único que fue contratado directamente por el director de La Castañeda. que fueron depurados (Gutiérrez del Olmo y Alcocer Bernés dijeron que fue entre 1982 y 1983. 1910-1968.

los fotógrafos del manicomio no se preocuparon por la exigencia estética. Encarnación Mendoza Abril a septiembre de 1828 1916 Enrique Silva 1916-1920 3549 Ernesto Parada 1920-1927 3519 Carlos Reyes 1927-1929 2863 Francisco Javier 1929-1931 3506 Moreno Mariano Peña 1931-1935 105 Genaro o Jenaro 1935-1949 3284 Olivares Gutiérrez Ángel Martínez (SSA) 1951 Fotógrafo comisionado sin expediente Jesús Arriaga Ledezma (SSA) 1958 Fotógrafo comisionado sin expediente Heriberto García 1958-59 Fotógrafo contratado Andrade por honorarios Con la información rescatada es posible establecer las interacciones que inciden en su oficio. Difícil desaprender lo que ha sido una conducta impuesta desde la aparición de la cámara y la fotografía. Un empleo extraño porque. Hombres y mujeres que durante décadas vieron desfilar frente a su cámara fotográfica a los enfermos mentales. Entre retratistas y retratados no había más vínculo que el momento en que el disparo fotográfico certificaba la elaboración de los retratos. 74 . Esta cronología trata de mostrar la historia laboral de un empleo extraño. a diferencia de los fotógrafos de estudio que buscan agradar a sus clientes entregando buenos retratos. Para dejar de acomodar un contexto y un derredor que ayuden estéticamente al retrato o incluso en retocar a los mismos. Uno tras otro.

Se hicieron retratos. En la actualidad. Instituto de Investigaciones Históricas. Eds. se archivaron en libros y en expedientes clínicos y su uso. De normas y transgresiones. Tampoco a la intención del público que la consume. incluido el historiador o el crítico. Al comentar estos retratos lo hago en dos tiempos. cuando se consultan. que aquellas fotografías que presentan y escenifican imágenes ideales para reflejar la posición social de los retratados. porque no hubo una premeditación en su confección. Los significados que una fotografía puede reflejar no son inmutables ni finitos. Sólo que en éstas la 75 Ver Claudia Agostoni y Elisa Speckman. además. 2005. Con esta producción retratistíca en el manicomio se definió que la fotografía. Me parece que no. Fue una inercia o compulsión documentadora en la que la fotografía constituyó una novedad y una fruición veloz por compilar retratos. Lo anterior lo podría argumentar en el uso que dieron al mismo retrato. pensé que si para fines médicos serviría la copia del retrato que se hizo con fines de identificación y de registro. ofrecen una lectura diferente a las razones para las cuales se elaboraron. Pues su cruce en el tiempo y espacio implicará ideas. México. Imposible creer o pensar que una fotografía encierra un solo discurso. Apunta. controles que no fueron vistos en o considerados al momento de hacerla. Enfermedad y crimen en América Latina (1850-1950). no fue más que eso: construir libros-archivo y expedientes. su significado se reitera o se diversifica”. la primera lectura me remite a la época y me dice que sirvieron para la identificar. Cada vez tienen un nuevo uso. más que un recurso que ayudara a la psiquiatría. quizá involuntario. al parecer. Y para la época podemos ver y leer y que si había fotógrafos que los realizaran75 Flora Lara Klahr comenta que “una foto no se reduce a la intención de quien la toma. conceptos. debió haber existido un retrato más específico que definiera un probable uso clínico. tienen un punto de comparación con aquellas fotografías de criminales. pp. 75 . prostitutas y enfermos mentales. UNAM. ni de quien la pública o financia. la segunda la realizó mediando para ello una distancia en décadas y me señala que esos mismos retratos reflejan otras cosas no sólo la identificación. 83-108 y 225-254. fue un medio de control social fotográfico.

en “Instrucción Pública y Bellas Artes”. “Comunícolo á usted para su inteligencia.Título: “Presupuesto del Manicomio General durante 1910”. M/G. 76 . algunos de ellos inexplicables. Caja 27. 77 Este uso involuntario se deduce. ganaba un peso 65 centavos diarios. Firma Justo Sierra. expediente 36. el manicomio contó con un fotógrafo de planta. 79 AGN. Revisadas hoy reflejan una confección amplísima y muy particular sobre la visión. Lo que intento argumentar con los diferentes usos es cómo la concepción de la fotografía fue cambiando con el paso de los años. núm. “El revés de la trama. C/L. 31. 6. Se podría decir de la locura. Libertad y Constitución.intención no es de los retratados. 78 AHSSA. sino que reflejan las aspiraciones institucionales que las ordenaron. 1999. 2. en los años cincuenta cuando ya no existe el fotógrafo de planta pero algunos fotógrafos van ha hacer los retratos ya nadie repara en solicitar los negativos. pues si hubiese sido planeado. o cambiárselo. hubo otros usos. Así lo demuestran las listas de empleados que trabajaron en La Castañeda. B/P. el reglamento que acota a la fotografía habría indicado que la utilidad de la fotografía serviría para identificar a esos cuerpos que se niegan a decir su nombre. el orden y el control de los enfermos. 11 de junio de 1909”. Acervo fotográfico de los Casasola”. Exp.78 Respecto de los sueldos es importante destacar que había una gran diferencia con otros fotógrafos. Pero son las enfermeras y los enfermeros de los pabellones los primeros que notan y se quejan por la falta de retratos. México. En éste cambio gradual lo que es posible notar es cómo la fotografía va teniendo diferentes concepciones. aseguro que el control fotográfico fue involuntario.77 Las fotografías realizadas en su momento tuvieron una finalidad: llenar los libros de registro. Silva encargado del Taller de Fotografía en 76 Flora Lara Klahr. revista México en el tiempo.76 Por ello. E/H. La fotografía cubrió este uso. en concepto de que este nombramiento surtirá sus efectos desde el primero de julio próximo. En 190979 se nombró a Gustavo F. Si bien al inicio del funcionamiento del manicomio el uso de la fotografía es la de ser una generadora de retratos de identificación paulatinamente el fotógrafo fue aplicando otros usos dentro de la institución. pues en realidad eran los que lidiaban con los pacientes. uno de los puntos hace referencia al cuidado que debe existir con las placas negativas. No es hasta que desaparecen los retratos en el manicomio. el reglamento no lo indica. Por ejemplo en el reglamento se puede notar el cuidado y control que existe sobre lo que se produce. mas no fue premeditado. En el presupuesto de septiembre de 1910 aparece el fotógrafo en la nómina. Galería 5. Los fotógrafos no se limitaron a la realización de los retratos de los libros de registro. cuando se percibe que definitivamente era útil. ¿En qué período se pierde el supuesto control y se deja sin cuidado la supuesta confidencialidad de los enfermos? Desde su inauguración.

81 pues en los primeros años de La Castañeda para este personal así estaba normado. principalmente las enfermeras82 y los guardias-vigilantes-custodios83. En Revista Secuencia para una historia de la psiquiatría en México. Sin embargo. Instituto Mora. sí de unas clases obligatorias para dichos empleados. En 1941. Entrevista a Margarita Torres Mora. refuerzo lo anterior con la siguiente cita. el estudio de los pacientes. Exp. 83 En 1948. Lo anterior representó para el fotógrafo de la Preparatoria tres pesos y 60 centavos diarios. C/L 39.la Escuela Nacional Preparatoria para el servicio de las Escuelas Nacionales con un sueldo anual de mil 314 pesos. el puesto se podría considerar mal pagado. más del doble que el sueldo del fotógrafo del manicomio. E/H. el ausentismo y la impreparación de todo el personal. 77 .60 Diario Conductor de $1.00 Diario Vigilantes $1.00 Diario Galopina $. el administrador Alfredo Orozco Morales elaboró un memorándum acerca de las enfermeras: “El mejor servicio de estos establecimientos lo obtendríamos el día en que contáramos con gente más capacitada y. pues hay casos de algunas enfermeras que no saben ni firmar y de otras que no tienen ni nociones de asepsia ni de antisepsia. Seguramente. 147-175. 9. M/G. si no de una escuela de enfermeras y enfermeros. enfermera”.50 Diario Practicantes $1. Exp. E/H. seguramente. Estuvo en la nómina con el cargo de fotógrafo y. 3. núm. B/P. 82 Mónica Martínez. pero si se compara con otros empleos del mismo manicomio. en enero de ese año. Sub/A. 6. el fotógrafo ganaba bien. 80 AHSSA. el doctor Francisco Nuñez Chávez reportó al momento de hacerse cargo del manicomio. 1948. vivió en el manicomio. “La Castañeda desde dentro. que es base fundamental de toda enfermera”. C/L 2 Exp. B/P. por lo tanto. En AHSSA. Sin embargo. En el manicomio fue normal la falta de profesionalización de su personal. 7. M/G.00 Diario cadáveres El primer fotógrafo trabajó desde febrero de 1911 y su cargo en la nómina aparece todavía en febrero de 1911. pp. 51.00 Diario (Hombres y Mujeres) Criada $. propongo se estudie la formación. C/L 5. En AHSSAM/G ADM C/L 33. septiembre-diciembre de 2001. SSA. México. 81 AHSSA.60 Diario Enfermero(a) $1. no se consigna el mes de su salida. de 1915:80 Fotógrafo $2. una serie de anomalías desde los diagnósticos.60 Diario Lavandera $. Exp.

85 Por ello. Revisar datos sobre las Escuelas de Artes y Oficios para Hombres y Mujeres. D/G. si bien estaba en ciernes. revista Alquimia. 86 Fue uno de los reveladores de mayor tradición fabricado por Agfa. la velocidad con que se acortan los procesos de elaboración de las fotografías desembocaron en usos cada vez más amplios. El reporte de su llegada —en un informe sobre el movimiento de empleados en los establecimientos de la Beneficencia Pública.84 Quizá Fanny Erdozaín fue fotógrafa desde que llegó. Apuntes sobre tecnología alternativa en la fotografía”. pero cuando entró a trabajar a La Castañeda el puesto estaba ocupado. los químicos para el revelado y fijado los prepararon los mismos fotógrafos. específicamente del Manicomio General— dice: El escribiente de 1ª. pp. que primero fue jefa de criadas. Actualmente existe la creencia extendida de que al principio del siglo XX la fotografía fue una construcción muy elaborada y artesanal.88 84 Ver “Fotógrafas en México. facilitó que la mayoría de los materiales fotográficos usados en el manicomio fueran productos industriales elaborados en serie. 1997. 78 . Sin embargo. Desde 1912 se usaba revelador Rodinal. el expediente de ellas tampoco aparece en el archivo. el 6 comenzó á hacer uso de su licencia por lo que la escribiente interina de 1ª Maria Erdozain. Conaculta-INAH. Por esa misma razón no sorprende que Fanny Erdozaín primero haya sido jefa de criadas y. 88 En el texto se aprecia que ambas personas de apellido Erdozaín guardan un parentesco. 1880-1955”. se piensa que las placas fotográficas utilizadas en estos primeros años del manicomio fueron de vidrio. mas para la época la fase de industrialización de la fotografía le facilitó el funcionamiento del aparato. 24. México. México. posteriormente. En la actualidad se sigue produciendo. el 6 tomó posesión de su empleo la jefa de criadas interina Fanny Erdozain el 6 tomó posesión de su empleo. pues había escuelas que formaban fotógrafos. En AHSSA. 17-23. 8.87 En los últimos 20 años del siglo XIX.sorprende que Fanny Erdozaín. Sin embargo. núm. Exp. 87 Ver texto de Rebeca Monroy Nasr. Pero también existe la posibilidad de que ella no haya sido fotógrafa. B/P. Enero 11 de 1911. No es raro. D. Por ejemplo. 2000. 85 Ver Apéndice I “Equipos fotográficos y de laboratorio”. extrañamente. los cuales facilitaban el dominio del aparato fotográfico. lo singular del apellido permite deducir esto. “De luz y plata. la industrialización de la fotografía. Guillermo Rodríguez. se convirtió en fotógrafa. INAH. C/L 12.86 al igual que las famosas placas fotográficas de acetato ya habían incursionado en el mercado desde 1880. ocupara el puesto de fotógrafa en 1911.

92 Fue él quien asesoró a las autoridades respecto del equipo para el gabinete fotográfico. como fotógrafa. En Secretaría de Gobernación/ Beneficencia Pública/ Hospitales. En noviembre de 1910 llegó del hospital de epilépticos un grupo de 200 enfermos. 90 Se trató de los pacientes de los antiguos hospitales para hombres y mujeres dementes. vivió en el manicomio. Las fechas son muy importantes. se instrumentó hasta comienzos de 1914. Al parecer. 89 AHSSA. Otro dato al respecto es que el reglamento si bien es de ese año. 93 AHSSA. E/H. D. Las obligaciones y prohibiciones del fotógrafo se darán a conocer un año más tarde. cuando renuncian ambas. pues en enero de 1911 el manicomio tenía cinco meses de haberse inaugurado. ella y María Erdozaín (su familiar) son interinas. 92 AHSSA. C/L 13. Exp. en un lapso de 10 meses se dio el cambio. 91 AHSSA. D. El otro dato importante acerca de Fanny Erdozaín es que ella. al menos así lo estipula el documento que prueba tanto su existencia en el cargo como su permanencia en La Castañeda. Caja 792. 3.93 En síntesis. La prueba de que hubo fotógrafo desde el inicio son las fotografías del primer libro de registro que en septiembre de 1910 consignó 752 retratos. M/G. Exp. pero Fanny ya no era jefa de criadas. B/P. C/L 4. Exp. en 1912 no había equipo fotográfico ni laboratorio completo. D/G. No se debe olvidar que para esta fecha aún no existía el reglamento del manicomio. 8. Esta es la primera referencia del nombre de Fanny Erdozaín. En una relación de empleados91 (la única que existe de 1911) y de la servidumbre del Manicomio General del día 20 de diciembre de 1911 aparece: Cargo Empleado Domicilio Fotógrafo Fanny Erdozaín Manicomio General Si Fanny Erdozaín comenzó su trabajo como jefa de criadas en enero y para diciembre ya era “fotógrafo”. D/G.90 ¿En qué fecha Fanny Erdozaín dejó de ser jefa de criadas para ocupar el cargo de fotógrafa? Desafortunadamente no hay más listados que permitan saber esto. 8. 79 . C/L 14. en abril de 1912. C/L 14.89 María seguía siendo escribiente de primera. se convirtió fotógrafa. El 1 de mayo de 1912 se le dio el nombramiento al fotógrafo Pedro Larque. Galería 5. D. Exp. Expediente 1. Lo único seguro es que ella sustituyó al primer fotógrafo de La Castañeda. D/G. 3. pero su contratación no tiene relación con la fotografía. Ver AGN.

Exp. Fue recurrente que algunas renuncias de los fotógrafos se presentaran a comienzo o a finales de año. Exp. C/L 4. finalmente. Sería injusto asegurar que todos los casos de los fotógrafos fueron así. Pedro Larque renunció a su cargo como fotógrafo. 95 Se trata del Director José Meza Gutiérrez quien inicio como director de La Castañeda el 1º de septiembre de 1910 y renuncia el 12 de abril de 1912. En AHSSA. Por ello. ganando un peso 65 centavos diarios. El fotógrafo no fue personal sindicalizado. E/H. ya que el director de esa época favoreció a este fotógrafo.99 Entró a trabajar el 4 de noviembre. No es extraño. es imposible saber cuál fue la causa. Exp.100 Durante 1916 trabajó hasta marzo e inexplicablemente (como todos) renunció. que con fecha 4 del actual. M/G. 96 El 2 de diciembre de 1912 se le dio el nombramiento a Juan Rodríguez y tomó posesión como fotógrafo el día 4. M/G. C/L 4.98 En las listas de personal de 1913 aparece el nuevo fotógrafo. 97 AHSSA. el director del manicomio informó al director de la Beneficencia Pública: “Participo a Ud. 94 Afortunadamente hubo una persona que inició como vigilante. se le consideró como personal de confianza. Exp. no ocurrió lo mismo en todos los casos. 3. en el plan presupuestal de cada año se señalaba al “Personal que conservará su empleo para el próximo año”.94 En mi opinión. Sin embargo. 27 de septiembre de 1920. E/H. luego fue practicante y. 3. Por eso. el 30 de noviembre. Este expediente permitió atisbar la vida burocrática de favores y componendas. 100 Ibid. 11. pues está clasificado como practicante y no como fotógrafo. D/G. sin embargo. pues ellas renunciaron el mismo día en que se fue el director del manicomio95. En AHSSA. D. Esto se pudo comprobar al revisar las listas del personal de los años treinta del siglo XX. C/L 14. debido a que los expedientes de personal fueron depurados. la salida se decidía con anticipación. su estancia durante 1914 está comprobada por la lista de empleados que prestaron sus servicios durante ese año. la contundencia del caso impide pasarlo desapercibido. se colocó como fotógrafo del manicomio. por eso su expediente se conservó. A finales de 1912. B/P. cuya planta quedará consignada cada año en su presupuesto que la junta someterá al Gobernador del Distrito. C/L 57. 99 AHSSA. con el cambio de directores se removían a las principales personas de la Oficina de Admisión. 23. Enrique Silva. pues el presupuesto anual determinaba su estancia. Juan Rodríguez”. M/G. 96 El artículo 3 del reglamento señalaba: “Para llenar su objeto el manicomio tendrá un personal científico y administrativo. 80 . ha cesado en su empleo de fotógrafo de este establecimiento el C.97 el 9 de noviembre de 1913. 98 Para consultar más acerca de fotógrafo ver el capítulo III: “Las hechuras fotográficas de los libros de registro”. como es el caso de las hermanas Erdozaín. El documento prueba que su permanencia fue de un año. ADM.

al parecer. Lo anterior muestra una naciente burocracia y su altero de oficios y memorandos. o Genaro Olivares. Exp. Exp. El director cesó al encargado de la cocina. Exp.19. como fue el caso de Enrique Silva. he de agradecer a Ud. si se considera que ella debía comer en el manicomio. 102 AHSSA. donde la preparación de la comida no era muy higiénica106). 105 AHSSA. que laboró durante seis años. uno de ellos consigna la recomendación para que ocupe la plaza de fotógrafo. o informar que durante un mes enfermó de tifo y luego la despidieron.19.103 Las recomendaciones. E/P C/L 26. 103 AHSSA. sólo cuatro meses en el manicomio de La Castañeda. a una cuadra de la 81 . 101 Si se realizó la famosa depuración de documentos. quien trabajó ocho años. el administrador informó al director que Encarnación Mendoza “no cumple debidamente con las labores que tiene encomendadas. de quien tengo buenas referencias”. B/P. 104 AHSSA. por lo menos hubieran dejado los expedientes más nutridos. pues vivía en la calle de San Felipe Neri número 4 (hoy República del Salvador).19. E/H.102 De ese oficio. pues no hay ninguna titulada. M/G. Sólo existe el expediente Encarnación Mendoza. 1915. El 8 de mayo de 1916 ocupó el cargo ganando dos pesos 50 centavos diarios. 1. se sirva gestionar el que sea nombrado un nuevo fotógrafo”.104 Desde el 12 de agosto se reportó todo el mes enferma de tifo105 (no es raro. en República de Uruguay. De hecho. Su contenido se traduce en 16 oficios. un documento108 reporta que una de las razones por las cuales los médicos se negaban a trabajar en La Castañeda era la distancia. en especial enfermeras. casi 15 años. 106 AHSSA. La estancia de Encarnación Mendoza fue de las más breves. sólo vale la pena rescatar “Señorita Encarnación Mendoza. En ese escrito le vuelve a mencionar que para el puesto de fotógrafo está “Propuesta la Sra. el argumento fue que “no sabe hacer bien su trabajo”. M/G. C/L 7. La explicación es que los médicos no quieran trabajar en el manicomio debido a que se perdía mucho tiempo en llegar y regresar a la ciudad de México. Pero éste aduce que la falta de vajilla es un problema. E/P C/L 26.107 Que fue lo que a ella le llevó a renunciar a su cargo ¿Impactaría en ella enfrentar todos los días a los enfermos mentales? También pudo influir la distancia entre su hogar y el manicomio. El 15 del mismo mes. C/L 7. o Ernesto Parada. 108 El documento de 1916 señala quejas por la falta de personal. El director informó a la Beneficencia Pública de las muchas razones por las que las personas enferman y mueren de enteritis. B/P. Exp. El 2 de septiembre de ese año. E/H. 25.19 . Exp. Exp.101 Ella fue recomendada por el administrador del manicomio el 5 de abril de 1916. pues fue defectuoso el reparto de alimentos a los enfermos. E/P C/L 26. dando lugar con esto a un recargo de trabajo. fueron la garantía de obtener el empleo. Sin embargo. Los documentos no guardan ninguna relación con la fotografía. que la acredita como fotógrafa. a excepción del que señala su supuesto desempeño deficiente. E/P C/L 26. Encarnación Mendoza”. 107 AHSSA. el administrador —como de costumbre— informa al director del manicomio acerca de algunas vacantes en el establecimiento.

6. Él pudo haber llenado el libro que la fotógrafa dejo pendiente. probablemente realizó las fotografías de los expedientes 4269 al 4450. lo que puede apreciarse es que una recomendación podía otorgar un puesto o cancelarlo. el fotógrafo acostumbra escribir el nombre del enfermo en la parte inferior del retrato como medida de control. pero faltan 72. había hasta tres. No sería raro si como apunta Cristina Sacristán en sus calle San Felipe Neri. Si no lo hizo es lo que me hace pensar que no eran tan necesarias. Las imágenes que faltan nunca se realizaron. su despido obedece a que no ha podido llenar los retratos correspondientes. en ocasiones. 1916. 112 Ver apéndice I Materiales Fotográficos y leer capítulo V El ocaso de la fotografía en La Castañeda 82 . Como se podrá comprobar en estos años de luchas revolucionarias y contrario a lo que se pueda pensar la cantidad de materiales fotográficos exceden en mucho a los que realmente utilizan los fotógrafos del manicomio. Aunque en algunos años. Sección EP. imágenes hechas entre el 8 de mayo y el 20 de septiembre de 1916. En ese año. E/H. 1916. los números de expediente van del 3935 al 4749. C/L 6. además de 14 reingresos. Es 1916. Después de todo. además al irse de su puesto Encarnación. Expediente 19. Leyendo el Capitulo V es posible saber que fueron muchas fotografías las que faltaron durante los primeros 10 años del manicomio. Caja 26. B/P. Este recorrido debió implicar mucho tiempo. no era tan indispensable la fotografía. Deduzco lo anterior porque actualmente en el libro de registro los espacios del retrato están en blanco. con algunos días de diferencia regresó Enrique Silva. fechas cuando inició y terminó sus labores. Encarnación Mendoza dejó varios huecos en el libro de registro núm. distinta a la Silva. para no revolver y equivocarse con las fotografías. Con los pocos datos aportados del único expediente de un fotógrafo. 110 En el Archivo Histórico de la Secretaría de Salud. Fondo: MG. pasaba el tranvía que llegaba hasta La Castañeda.36. 109 Libro que abarca de agosto de 1915 hasta abril de 1917.112 Por esto señalo que no era tan indispensable la fotografía.111 La mayor parte corresponde al mes que Encarnación Mendoza enfermó de tifo. El trabajo de Encarnación Mendoza no fue erróneo desde lo fotográfico. 111 Los enfermos que reingresaban debían ser retratados nuevamente.109 En el periodo que ella trabajó.110 El total de fotografías que ella debió tomar sería de 181. En AHSSA. Las fotografías de ella se identifican gracias a su caligrafía. Exp. M/G. pero al parecer la carga de trabajo para ella fue excesiva. pues se dedicó a continuar con el formato que manejó Enrique Silva. El reglamento especificaba cuatro copias. se utilizaron los primeros retratos del expediente clínico. en agosto de 1916. debido a la falta de materiales.

Personal. 1861- 1968. 114 AHSSA. quien más años trabajó en La Castañeda. en marzo de 1916. AHSSA. D. 15. de todos. E/H. C/L 11. 2010. 2010. D/G. y un inventario que data de 1920. AHSSA. AHSSA. 8. y en B/P E/H M/G C/L 8 Exp. D.2. E/H. 3. pues renunció el 21 de febrero de 1927. Exp. comenzó a hacer retratos el 6 de diciembre de 1920. pp-11-23. Si ni siquiera había diagnóstico ¿Cabría esperar fotografías? Enrique Silva tomó su lugar. B/P. Exp. Libro núm. el uso de la fotografía de óvalo. pues a su reinstalación su sueldo fue el mismo. No. México. D/G. ADM. Las razones por las cuales permaneció tanto tiempo no son fáciles de deducir. Posterior a la desaparición del fotógrafo de planta se sabrá de lo importante que era mantener este método. Ernesto Parada fue otro de los fotógrafos que trabajó durante una larga estancia en el manicomio. C/L29 5.10. 5. de todos los fotógrafos de esta primera década.14. C/L 42. Y es que hacer los retratos de los enfermos mentales no era hacer solamente la fotografía había todo un método para hacer las fotografías y no confundir a unos enfermos con otros. C/L 8.115 Durante su primer año ganó un peso 65 centavos. B/P. Exp. C/L 21. pp. M/G. AHSSA. a fines del mismo año. Y también Cristina Sacristán. nov. 113 Ver Cristina Sacristán “La contribución de La Castañeda a la profesionalización de la psiquiatría mexicana 1910-1968” En Revista Salud Mental. 6. 3. Ser o no ser modernos La salud mental en manos del Estado mexicano. AHSSA. Silva es. ADM. son extraños. Exp. al menos durante su periodo. realizó su trabajo durante más de seis años. Exp. después incrementó su ingreso a dos pesos 25 centavos. C/L 25. utilizó una peculiaridad para hacer las fotografías. M/G. D/ADM. Exp. y su regreso. 83 . estandarizó. B/P. Su periodo comprende casi siete años: 1913-1920. Personal. Intento hablar de una especialización que corre paralela con hacer la fotografía y con llevar un método de clasificación que no permite errores. C/L 12 Exp. B/P. Libro núm. Vol.-dic. 1. ADM. Revista Espacio Plural. 115 Todo lo de Ernesto Parada en AHSSA. Diferentes listas114 de pedidos de materiales fotográficos que abarcan los años 1917 y 1918.textos113 para 1916 un 25% de enfermos no contaban con diagnóstico y entre 1917 y 1920 la cantidad aumenta a 45%. N° 22. permiten asegurar lo anterior. B/P. 11. Brasil. Esto se vera más adelante A principios de los años veinte Ernesto Parada ingresó a La Castañeda. aunque su primera salida. 473-480. ¿Por qué los otros cinco fotógrafos no tuvieron una permanencia tan prolongada? ¿Son sus fotografías lo que determinaron su estancia? ¿Fue Enrique Silva el mejor fotógrafo? La respuesta se fundamenta un poco en su regreso. 14 y 24.

84 . fue gracias a esta investigación que su expediente puede consultarse. únicamente se le considera como un practicante de medicina. Todas las fotografías del personal son de frente o de tres cuartos). él es el único que entregó un retrato de perfil. Moreno es el otro fotógrafo de quien se puede consultar su expediente117. El 11 de marzo de 1926 pasó de vigilante a practicante numerario ganando dos pesos 50 centavos diarios. 116 El otro es Francisco Javier Moreno 117 La razón es que durante la revisión continua de la guía # 23 apareció el nombre de éste fotógrafo. 8. Veamos: el 11 de julio de 1924. el lado derecho de la fisonomía. El periodo que abarcó el ingreso y la renuncia de Carlos Reyes como fotógrafo fue de casi dos años: 17 de marzo de 1927 al 12 de febrero de 1929. Exp. el expediente que quedó como modelo para tener una idea de los fotógrafos. aunque el puesto de fotógrafo no fue la razón por la cual él empezó a trabajar en el manicomio. ser fotógrafo de La Castañeda no fue un empleo con mucho prestigio. No fue hasta que su nombre comenzó a aparecer como fotógrafo cuando se le pudo relacionar con su anterior empleo. contrario a lo que se podría pensar. En el caso de Mendoza su expediente reporta pocos datos acerca de su trabajo. finalmente en los años correspondientes se dedicó a ser el fotógrafo de La Castañeda. 119 En el caso de Encarnación Mendoza ése fue. 23. El primero ignoró este periodo y rescató el formato de Enrique Silva. tal vez. al parecer. como aconsejaba Bertillon. pero no aparece referido como tal sino como practicante supernumerario. nunca se utilizó la fotografía de perfil en los enfermos del manicomio. Porque. Francisco Javier Moreno ocupó el cargo de vigilante con un sueldo de un peso 50 centavos diarios. A Carlos Reyes no le gustó el formato de óvalo diseñado y empleado por Ernesto Parada. Francisco Javier Moreno sustituyó a Carlos Reyes. Pero en el caso de Francisco Javier Moreno. pues tal como aparece en la Guía núm.119 Es extraño cómo se establecían los sueldos. el cual pretendió una cierta similitud con la famosa tarjeta de visita. pero en menores proporciones. A excepción de Encarnación Mendoza. EP. C/ L 46. Sin embargo. pues fue estudiante de medicina y llegó al manicomio prestando los servicios de vigilante. M/G. pues permaneció únicamente cuatro meses. Reyes es uno de los dos fotógrafos de quien se puede ver su retrato116 (2 mil 500 fotografías conforman el primer libro de registro de los trabajadores de la Beneficencia Pública en 1927. Lo extraño es la manera en que renuncia. En 1929 ganaba dos pesos diarios como fotógrafo. 118 Todo lo de Francisco Javier Moreno está en su expediente: AHSSA. En el caso de Javier Moreno118 es posible obtener más información de su desempeño como fotógrafo.

nombró a usted Fotógrafo de este Manicomio por lo que se servirá pasar desde luego a tomar posesión de su empleo. El 29 de agosto de 1928 se consigna: “El C. sobre todo en el periodo cuando fue vigilante. piel blanca. fue recomendado por el director y. dos pesos 25 centavos. o quizá les asignaban su sueldo dependiendo de sus habilidades y estudios. pelo negro. Encarnación Mendoza ganó dos pesos 50 centavos. es relevado de su puesto. Probablemente fue alguien del mismo manicomio quien reportó a la Beneficencia Pública que Francisco Javier Moreno no cumplía con el perfil para ser practicante y. la recomendación fue del administrador. Documentos de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM) consignan que reprobó el quinto año de Medicina. Javier Moreno causó baja como practicante numerario del Manicomio General. para el puesto de fotógrafo se le extendió una 85 . Por ejemplo. entre 1924 y 1926. La diferencia de salarios obedeció a la inestable economía del país de la época.70 metros. Consultado su expediente se puede comprobar todas las recomendaciones que el mismo director de La Castañeda le otorgó. Sin embargo. por el mismo administrador del manicomio. Su hoja de servicios cuando ingresó como vigilante describe su filiación: 21 años de edad.” Transcurren casi seis meses en los que dejó de trabajar en el manicomio. Enrique Silva. por no ser alumno del 6º año de Medicina. Fco. la influencia de alguien interesado en ayudar a Francisco Javier Moreno logró que éste fuera nombrado practicante sin cubrir los requerimientos necesarios: cursar el sexto año de Medicina y no adeudar materias. incluso.” Llama la atención que para todos los cargos que este fotógrafo ocupó. un peso 65 centavos. que la Dirección General de la Beneficencia Pública. por ello. complexión regular. Al revisar su expediente sorprende la cantidad de licencias con goce de sueldo y permisos para no asistir a trabajar. sin señas particulares. Ernesto Parada. Al inicio ganaban un peso 65 centavos. en virtud de que se ordenó el cese del citado empleado. pero el 27 de febrero de 1929 consignan: “Comunico a Ud. con las cuales contó. en ocasiones. cuando ocupó el puesto de practicante. y Francisco Javier Moreno dos pesos. estatura de 1. Acumuló en tres años 89 días con permiso.

86 . el doctor Alfonso Priani. Carlos Reyes. las influencias y el amiguismo determinaron la salida de Carlos Reyes. Los contrataban con el régimen de plazas de confianza. Al parecer. La siguiente cita nos permite considerar esa posibilidad: Para el director de la Beneficencia Pública. es muy probable que el anterior fotógrafo. Debido a las recomendaciones. Con fecha 2 de marzo de 1929 tomó posesión del empleo de Fotógrafo de este Manicomio General a mi cargo el Sr. presidente de la junta Directiva. secretario general del director de la Beneficencia Pública. tengo el honor de proponer a usted para el indicado puesto al C. 13 de febrero de 1929. fuera obligado a renunciar. Esto permite señalar. En enero de 1931. Fco. le envió el siguiente oficio al fotógrafo: Francisco Javier Moreno Manicomio General Presente Por acuerdo del C. anualmente. pues Francisco Javier Moreno no fue un buen fotógrafo. y en virtud de la reorganización que ha sido necesario llevar a cabo en los Establecimientos dependientes de esta institución. En su expediente aparecen dos nombramientos: el 16 de febrero 1929 se le otorgó el cargo como fotógrafo del manicomio. tengo la pena de notificar a usted que no podrán continuar utilizándose 120 Se pudo comprobar con este expediente que al fotógrafo. Nunca fueron trabajadores sindicalizados (como lo fue la mayoría de los empleados luego de la creación de la Secretaría de Salubridad y Asistencia. una vez revisadas sus fotografías. que es competente para las labores de fotógrafo y ha desempeñado el puesto de practicante numerario de este mismo Manicomio. Carlos Reyes quien presentó su renuncia.para que ocupara esa plaza. se le daba su contrato o nombramiento. Lo importante de este expediente120 es comprobar que al parecer para éste fotógrafo hubo toda una serie de consideraciones en todos los cargos que ocupo dentro del manicomio Su renuncia no se decidió en el Manicomio General sino en la Beneficencia Pública. elaborados en diciembre. Por esta razón se ejercían los presupuestos anuales. Carlos Reyes. Francisco Javier MORENO. pues a Moreno le otorgaron facilidades para cubrir el puesto en agosto de 1928. Para el caso de que esa superioridad acepte la renuncia que con fecha 12 del actual (febrero) hace del empleo de Fotógrafo de este Manicomio el C. El 1 de abril de 1930 nuevamente cubre esa plaza. Del director del Manicomio General. SSA). que dicha recomendación fue exagerada. Javier Moreno en substitución del Sr.

El 11 de octubre de 1935 se le comisionó para hacer los retratos de los niños que concluían el sexto año de primaria en los siguientes establecimientos: Casa del Niño. 123 La crisis de 1929 repercutió en la vida institucional del sector salud. No es exagerado pensar que en aquella institución a alguien no le gustaron los reclamos del fotógrafo. Mariano Peña aparece como fotógrafo en varios documentos. 10. ADM. después del día 15 de los corrientes. La pregunta lógica es ¿Por qué? Si era un material importante y necesario a qué se debe la negligencia de no hacerlo. Director del Manicomio General. M/G. Doy a usted las gracias por los servicios que prestó a esta institución en ese empleo. con un horario de 9:00 am a 13:00 hrs y de 15:30 a 18:30 hrs. México DF. Exp. y le reitero mi consideración atenta. 124 AHSSA. Exp. Lo importante de resaltar es que no hay nada extraño en haber solicitado los materiales con los que se debería desempeñar una función laboral. Escuela Industrial 121 En AHSSA. La fecha cuando se decide la liquidación de Moreno corresponde al 12 de enero de 1931. sus servicios en el empleo de fotógrafo del Manicomio General. 122 El tema se revisará en el capítulo “Técnicas y métodos”. EP. 8. Francisco Javier Moreno se quejó de que no le surtían los materiales fotográficos. por los motivos expresados. M/G. Dr. dos meses después de su solicitud. La lista de empleados de La Castañeda de 1933 lo signa como fotógrafo de segunda. C/ L 46. dirigió un escrito al director de la Beneficencia Pública. fechado el 4 de noviembre de 1930.122 A partir de esos años la falta de materiales sería una constante que padecería el fotógrafo. 1925-1931.124 Entre 1931 y 1935 trabajó en el manicomio. lo anterior nos coloca en poder plantear que la falta de materiales fue una constante y que fue conocida por las autoridades encargadas de surtir estos implementos. Y esto permite bosquejar que algunas autoridades no entregaban los materiales requisitados. pero también es necesario plantear que entre 1929 y 1930 los encargados de los pabellones de observación (hombres y mujeres) se quejaron de la falta de fotografías.121 El cese fue determinante.123 para manifestar su inconformidad. Por ello. 87 . 12 de enero de 1931 Secretario General. Alfonso Priani CC. C/L 2.

Lo anterior muestra lo problemático que fue para una dependencia como ésa no contar con varias plazas de fotógrafos. La carga de trabajo es muy específica en estos años si consideramos que con el cese de Francisco Javier Moreno –el fotógrafo anterior. Exp. M/G. Lo extraño es que con la carga de trabajo en La Castañeda. C/L 15. Asilo de Mendigos. Fue el que más tiempo permaneció. Fotógrafo de 2ª de ese Establecimiento. Exp. C/L 22. Consultorio núm. Exp. ADM. Hospital Juárez. Referente a su trabajo encontré aspectos distintos a los de otros fotógrafos.132 125 AHSSA. M/G. Escuela de Huérfanos. Exp. 24. 8. C/L 15.130 Por ejemplo. los informes de las fotografías que se le ordenaba realizar cada semana y de las que entregaba un reporte mensual. Atentamente Sufragio Efectivo No Reelección El jefe de departamento Armando Romano128 Son varios expedientes mediante los cuales se constata que Genaro o Jenaro129 Olivares Gutiérrez permaneció en el manicomio como fotógrafo durante 14 años. 3. 88 . C/L 40. también existe un expediente que guarda aspectos de lo relacionado con la fotografía en general. Escuela de Ciegos. 6. Hospicio de Niños. ADM. 126 Son 15 espacios los que constituyen la Beneficencia Pública. original y copia de nombramiento del C. Exp. Exp. C/L 37. Genaro Olivares. Hospital Homeopático.6 . 127 Sobre la situación de la falta de fotografías se puede leer 128 AHSSA. 131 Esto se abordará en el Capitulo siguiente . 1. C/L 29. M/G. incluyen al Hospital General. B/P. Casas Amiga de la Obrera. Dormitorio Público. Casa de Niños Expósitos. 132 AHSSA. 6. D/G. 2. M/G. C/L 33. D. Manicomio General. 130 AHSSA. Escuela de Ciegos y Sordomudos y Casa Amiga de la Obrera 1 y 2. Director del Manicomio General Presente Anexo remito a Ud.131.se habían dejado de hacer muchos retratos. el fotógrafo fuera asignado para desempeñar una labor para la cual no fue contratado. Escuela de Sordomudos. 3. para que se sirva ordenar sea entregado el original y la copia quede al archivo del Establecimiento. Es prudente comentar que así como sólo hay un expediente de una fotógrafa.Vocacional.125 Todos estos centros dependían de la Beneficencia Pública126.127 El 5 de septiembre de 1935 se informó al director de un nuevo nombramiento para ocupar la plaza de fotógrafo: C. 3. Exp. C/L 24. 129 Firmaba indistintamente con los dos nombres. Consultorio núm. ADM. Consultorio Central. Exp. ADM. de los cuales sólo el Manicomio General contaba con un fotógrafo. Baños y Lavaderos Públicos. En AHSSA.

afortunadamente este expediente se consultó cuando ya tenía la mayoría de los datos aquí aportados. Basarse en él para explicar la historia de la fotografía en La Castañeda deja huecos. puesto o plaza de fotógrafo. el fotógrafo no vuelve a aparecer en las listas de personal. desapareció en 1937. fechado el 11 de noviembre de 1949. aparece como fotorreportero y miembro de la Asociación de Fotógrafos de Prensa A. tampoco habrá expedientes que refieran años posteriores el cargo. fue colega de Enrique Díaz y de los hermanos Mayo. ADM. departamento o taller de fotografía. Las pruebas se encuentran en dos libros: Historias para ver. Exp. M/G. como indistintamente se le nombró. fue el último fotógrafo que trabajó en La Castañeda. y a comienzos de la década de los años cincuenta hubo dos fotógrafos asignados a La 133 AHSSA. 8 89 . supongo.El problema es que dicho expediente inicia sus datos en 1935. Con este documento se constata que el puesto de fotógrafo de planta en La Castañeda se suprimió. Después de este documento. La prueba se fundamenta en el uso de otro tipo de control y clasificación. Respecto de Genaro Olivares Gutiérrez hay un dato más que es importante rescatar: siendo fotógrafo de La Castañeda. en especial de Faustino Mayo. Su lectura facilitó el entendimiento de qué hacían los fotógrafos del manicomio. El último memorando girado a Genaro Olivares Gutiérrez. Sin embargo.. dice: “Sírvase pasar a esta dirección el lunes próximo para tratar un asunto relacionado con su servicio”133. también fue fotorreportero del periódico Novedades. No obstante a la desaparición del oficio de fotógrafo dentro de La Castañeda.C. quien. el gabinete. En la página 105 del libro de esta última y en la página 278 del libro de Monroy. lo que anula 25 años (considerando que en 1910 se inauguró el Manicomio General) de labor del fotógrafo. cuando la escasez de materiales se agudizó. de Verónica Rivera Suárez. de personal en servicio. La mayoría de citas se refieren a Genaro Olivares Gutiérrez. C/L 24. de presupuesto. y México a través de los Mayo. de nómina. que se verá más adelante. de Rebeca Monroy.

138 El director propuso la contratación de un fotógrafo. M/G. Exp. Exp. ADM. se compromete a hacer el trabajo diariamente a razón de 134 Este fotógrafo fue enviado por la SSA a realizar los retratos. Quizá sea una exageración. Se trataba de Heriberto García Andrade. ambos fueron enviados por la SSA. M/G. con domicilio en Castañeda núm. se obtienen 4 032 enfermos al año. de la Dirección de Educación Higiénica. C/L 24. pues informó que él ya tenía uno. ADM. No era solamente ir y tomar retratos.137 El director respondió el 24 de abril de 1958: “No es suficiente que el fotógrafo pase un día a la semana. C/L 24. En abril de 1958. ya no se ha presentado desde el 1º de marzo próximo pasado”. 84 por semana. Exp.135 A esto me refiero cuando planteo que ser fotógrafo de una institución requería de especialización. el director del Manicomio General expuso ante su similar de la Asistencia Médica “que el fotógrafo que se había comisionado. La manera de tomar los retratos creó un caos administrativo y de identificación de los enfermos. manifestándole a este respecto que un fotógrafo se presentará los jueves de cada semana para tomar las fotografías que precise. ADM.Castañeda: Ángel Martínez134 y Jesús Arriaga Ledezma. semanas después entregaron los retratos sin haber anotado los nombres o números de expedientes. Como no supo hacer el trabajo generó bastantes problemas en la identificación de los enfermos. 137 En AHSSA. Al parecer esto. Es el director de la Castañeda de éste año 1958. 8. C/L 24. 138 En AHSSA. no sólo contar con el oficio. Ya se ha dispuesto que a partir de la semana próxima se reanude. C/L 24. 135 AHSSA. M/G. ADM. Jesús Arriaga Ledezma. por lo que no es suficiente el tiempo”. se vio en la necesidad de suspender temporalmente el servicio que se venía proporcionando al Manicomio General. ¿Para un espacio con capacidad para mil trescientas personas? 90 . C. quien dice que el promedio de enfermos es de 12 diarios. 8. 8. “fotógrafo profesional. pero a principios del siglo XX se pensaba que la fotografía en el manicomio la podía realizar cualquiera persona. 336 al mes. pues el promedio de enfermos es de 12 diarios. Exp.136 El 21 de abril recibió una respuesta: En vista de que esta Dirección ha tenido que atender numerosos trabajos de fotografía solicitados por las dependencias de la Secretaría para la Memoria que se está elaborando. M/G. 57. Entraron a los pabellones para hacer las fotografías. 8 136 Todo en AHSSA. interior 3. nadie se los dijo. Se tiene conocimiento de ellos por los informes que elaboraron para la entrega de fotografías al responsable de la Oficina de Admisión. 84 a la semana.

archivo al que no tienen acceso. 91 . M/G. C/L 24. Por lo mismo invita a una pregunta. lo anterior hace suponer que eso ya no era importante o ya nadie reparó en esto. Es una de las conclusiones que permite plantear esta investigación Algo interesante acerca de estos últimos fotógrafos es que cuando entregan sus fotografías ya nadie le pide los negativos. ¿Qué ocurrió con las miles de placas negativas utilizadas en el manicomio? Yo pienso que esas placas no fueron depuradas y que es posible que se encuentren en el archivo concentrador de la SSA. Exp. ADM. 8. Los libros de registro subsecuentes no tienen fotografías.00 por enfermo.$2. Se tiene una concepción distinta de lo que produce la cámara fotográfica y la fotografía. particulares. dos fotografías de cada enfermo con material y mano de obra por lo que el importe aproximado sería de $720.00 mensuales.”139 Se le contrató en 1958. De igual forma permite sospechar que esto ocurre por que ya no se ve en la fotografía una prueba que debiera ser controlada y archivada como lo fue en los primeros años de La Castañeda. En 1959 este fotógrafo solicitó un aumento en el precio de los retratos. 139 En AHSSA. obviamente no se autorizó. Con este fotógrafo se cerró la relación que existió entre fotografía y enfermo mental en el Manicomio General de La Castañeda.

administrativos. Manchester University Press. Capítulo IV “Images of deviance”. con ello. el desarrollo y la entrada a la modernidad. y trabajar sin un reglamento) 140 Ver Charles Pager Lapage. anunciaron la fuerte influencia de una visualidad preparada en las últimas décadas del siglo XIX. también se sirvieron del novedoso invento: el cinematógrafo. Al mismo tiempo. la elaboración de cuatro proyectos. England. Doctores como Hugh Diamond Welch creyeron haber encontrado un medio curativo si las personas se desconcertaban al mirar sus propias fotografías. No son iguales. Todas estas festividades se registraron por medio de la fotografía. 2000. el cual sirvió para establecer la diferencia y. Fue un ejercicio que despertó en muchos médicos la afición por la fotografía. 92 . En ningún caso se podría incluir las discapacidades mentales. si la cámara registraba mejorías en determinadas patologías y el proceso de curación se reflejaba en las imágenes. 408 pp. England. lo que generó fue mirar todo lo que pudiera ser fotografiado en los cuerpos. pp. Conclusiones Las formas fotográficas que se desprenden de los apartados de medicina y psiquiatría son contundentes al coincidir en que la mirada antes que determinar un saber. El Centenario de la Independencia fue el pretexto para enarbolar las banderas del progreso.140 El surgimiento pomposo del fin de una época de atraso pareció anunciarse luego de la inauguración del Manicomio General de la Ciudad de México. La concepción del manicomio fue en 1878. son deficientes y deformes. médicos. 1911. Manchester University Press. Esas fotografías se convirtieron en herramientas didácticas para conocer hasta dónde se puede enfermar un cuerpo. La negativa es cuando la fotografía alcanza parámetros de una avanzada patología que mostraba los límites de la enfermedad. considerando los aspectos arquitectónicos. 89-128. para su funcionamiento (previo a su inauguración en 1910. En la fotografía médica hay dos lecturas: una positiva. Y Mark Jackson. la exclusión. The borderland of imbecility. Feeblemindedness in Children of School-Age. Los primeros médicos alienistas o protopsiquiatras hallaron un uso primigenio en la fotografía. Fue el caso de la sífilis al final del siglo XIX.

Redactado en 1913 y aplicado en 1914 despierta dudas de cómo fue su funcionamiento. en la sección “Servicios científicos y auxiliares” colocó a la fotografía en espacios especiales. diferente a los demás empleos. es en todo lo que él sabe hacer cuando se fotografía a los enfermos. # de expediente. Podríamos concluir que ser fotógrafo de La Castañeda fue un trabajo especial.presagiaban un mal inicio. en fin todo lo que permitiera establecer las coordenadas que mediante el retrato permite aseverar que efectivamente esos datos pertenecen a un solo enfermo en particular y no a otro. El reglamento del manicomio para la fotografía y su operario rescató de la indiferencia en que se colocó la cámara fotográfica a fines del siglo XIX. La distinción proviene de su ciencia-técnica de saber hacer fotos pero en lo que realmente radica la diferencia. cuya planta quedará consignada cada año en su presupuesto”. el manicomio tendrá un personal científico y administrativo. El fotógrafo no fue cualquier trabajador. Pues debía recoger todo un orden de datos. 93 . Su inclusión. Pabellón al que será asignado. así como a la profesión de fotógrafo. pues el reglamento así lo planteó en su artículo 3: “Para llenar su objeto. nombre. tenía una especialidad.

Con toda esta información se plantean dudas sobre cómo y para qué se hacían las fotografías en La Castañeda. El análisis y los comentarios se basan en las fuentes primarias textuales de información. en apariencia. Se incluyen. lo extraño es que el año indique 1940. Es muy importante porque no existe otra fuente que certifique dentro del sistema del manicomio cómo se organizó y de quien dependía (Oficina de Admisión) el fotógrafo. Capítulo III Técnica. es posterior a 1932. Se exponen situaciones relacionadas con la confidencialidad exclusiva respecto del manejo de las placas negativas de los retratos y la paulatina falta de fotografías. se muestra el nuevo método que sustituyó temporalmente a la fotografía. En la fototeca de Pachuca y en el fondo Culhuacan con número de inventario 462033. M/G. usos y aplicaciones de la fotografía en La Castañeda En este apartado se hace un recuento de los aspectos técnicos y metodológicos relacionados con la producción de fotografías en el manicomio. Por esa razón se abordaron dos temas en esta investigación que. parecerían estar fuera del capítulo. pues hacer retratos revistió una importancia de la cual hablan las miles de fotografías de los libros de registro. Pero no es así. C/L 18. 1 AHSSA. 2 Al respecto hay una duda sobre la fecha de la inauguración del pabellón de psiquiatría infantil. Finalmente. métodos. pero por las nomenclaturas. Una fotografía muestra el día de la inauguración. procedimientos de normas mínimas que debían cumplirse para realizar los retratos. año cuando se inauguró el pabellón de Psiquiatría Infantil2. B/P. además. No se entendería su inserción si no se explica la ausencia de la fotografía. y se describen algunos usos y aplicaciones de la fotografía en La Castañeda. Exp 6. E/H. Al describir cómo la fotografía fue desapareciendo gradualmente y cómo se incorporó otro sistema para sustituirla como medio de control para la identificación de los enfermos: la dactilografía. 94 . pues en diversos expedientes se refiere la falta de fotografías. El gabinete de fotografía El único documento que encontré para saber dónde se había insertado a la fotografía aparece en un organigrama1 sin fecha.

Manicomio General de La Castañeda Cuadro Esquemático Organización Técnica y Administrativa ESCUELA DE NIÑOS DEPARTAMENTO ANORMALES DEPARTAMENTO PSIQUIATRÍA PSIQUIATRÍA NIÑAS NIÑOS GABINETE DENTAL EPILÉPTICAS TRABAJADORES OLIGOFRÉNICAS INFECCIOSOS EPILÉPTICOS PENSIONISTAS FISIOTERAPIA ELECTROTERAPÍA DE MECANOTERAPIA RAYOS X PENSIONISTAS DE 3ª 3ª LABORATORIO OLIGOFRÉNICOS PENSIONISTAS ANATOMÍA FISIOLOGÍA MICROBIOLOGÍA QUÍMICA PATOLÓGICA EXPERIMENTAL BIOLOGICA DE 2ª IMBECILES SECCIÓN DE LABORES LABORES TRABAJADORES INDUSTRIA Y ACTIVIDADES MENTALES 2ª MENTALES OFICIOS RECREATIVAS MANUALES AGRÍCOLAS DIRECCIÓN SECCIÓN 2ª SECCIÓN CIRUGÍA Y MENTALES MENTALES DERMATOLOGÍA ESPECIALIDADES GINECOLOGÍA 1ª SECCIÓN OTORRINOLARINGOLOGÍA NEUROLOGÍA QUÍRURGICA DIRECCIÓN UROLOGÍA OFTALMOLOGÍA 1ª SECCIÓN VENEOROLOGÍA BÓTICA AGITADOS Y REOS AGITADAS Y NEUROSÍFILIS PRESAS ESTADÍSTICA INTERCAMBIO TOXICOFRÉNICOS NEUROSIFILIS DIRECCIÓN Y SENILES JEFA DE JEFE DE OBSERVACIÓN ENFERMERAS ENFERMEROS PSICOLOGÍA OBSERVACIÓN PENSIONISTAS DE 1ª EXPERIMENTAL OFICINA DE ADMISIÓN FOTOGRAFÍA ANFITEATRO PENSIONISTAS DE 1ª ADMINISTRACIÓN SERVICIO DE BAÑOS DE MUJERES INTENDENCIA ALMÁCENES CONTADURIA CALDERAS SERVICIO DE ROPA LAVADO BAÑOS DE HOMBRES DESPENSA COMEDOR DE COCINA PENSIONISTAS COCINA EMPLEADOS GENERAL 95 .

19184 (4). 3 Pabellón al que llegan todos los enfermos hasta hacer un diagnóstico que permita ubicar pos su padecimiento el Pabellón 4 AHSSA. En todos los casos la marca utilizada fue Seed´s. Los pensionistas de segunda pagaban 60 pesos mensuales y no tenían cuarto individual. D/Adm. B/P Adm.8 Reportaron que mensualmente se entregaban 144 placas (12 docenas). 3. B/P A/B ACM C/L 42. En éste. porque fue la encargada de recibir las copias positivas (retratos) de parte del fotógrafo. the Eastman Kodak Company acquired the business and good 96 . 7 AHSSA. pp. Exp. 1-68. El pedido de diciembre de 1929 únicamente cubrió tres docenas. 2. por lo menos en América: “On May 31. 8 AHSSA. Entre 1910 y 1926. 7. La diferencia entre los tres tipos de pensionistas radicó en las comodidades y las cuotas que debían pagar.5 19226 (4). 2007. 19247 y 1929. las distinciones fueron menores. cuando monopolizó el control y producción de los materiales fotográficos. Exp. 1921. Exp. Cuántos materiales fotográficos se surtían al Manicomio Existen 16 reportes de los implementos utilizados. quizá unas seis personas. 1892. sólo 36 placas.1. Es posible que la crisis de ese año determinara la escasez de los materiales para realizar los retratos. Ponencia-Coloquio. Exp. 4. E/H M/G C/L 8. ordenaba que una de las copias se pegara en los libros de registro y las copias restantes las entregaba para que se anexaran al expediente clínico a los encargados correspondientes del pabellón en el cual estaría ubicado el enfermo. Se enviaba a los enfermos al gabinete del fotógrafo.14. El comisario como se le llamaba al jefe de esta oficina. Fisk. 28. lo cual representó un total de 144 placas. los pensionistas distinguidos o de primera pagaban 150 pesos mensuales. B/P A/B ACM C/L 42. 7 y 9. además de la atención personalizada de una enfermera o enfermero. contaban con un cuarto individual. y B/P A/B ACM C/L 43. 9 En Catherine L. Cuando esta oficina recababa todos los generales que acompañaban al retrato en el libro de registro se enviaba al paciente al Pabellón de Observación3. Seed´s fue una pequeña marca absorbida por Kodak a principios del siglo XX. por lo menos entre 1912 y 1924. C/L 21. “Corporate Management of Science and Scientific Management of Corporations 1890-1930. Los de tercera pagaban 30 pesos. Exp. UCLA. 6 AHSSA. pernoctaban con otros enfermos. EU”. B/P A/B ACM C/L 73. Exp. La Oficina de Admisión tenía vínculo directo. Exp. el médico encargado remitía al fotógrafo la lista de personas a fotografiar con su número de expediente. Estos corresponden a 1912 (4).9 Es posible concluir que entre 1910 y 1924 se surtieron 12 docenas de placas mensualmente. 5 AHSSA B/P E/H M/G C/L 10. B/P.

resulta un total de 6 mil 912 negativos de aproximadamente 6. Louis was acquired under restrictive covenants that its officers should not engage in the business of manufacturing photographic dry plates within a period of 10 years without the consent of the Eastman Kodak Company 97 . En realidad. Por los informes del fotógrafo se sabe que se realizaron pocas placas y copias en tamaño 5 x 7´´. hay formatos más grandes. es probable que se desperdiciara mucho papel y placa. In August. si ésta se multiplica por cuatro negativos. aunque no exclusivo. of Lewiston. Si se reportaron 144 placas mensuales. De hecho. fue un formato utilizado. entre ellos. y dado que las placas no podían ser divididas con estas proporciones. de 7 x 10 cms. al multiplicarlas por un año se obtienen mil 728 placas anuales. 1902. Utilizadas en el manicomio hasta 1929. the M. por ejemplo. la placa 5 x 7´´ fue dividida en cuatro partes. Fotografía No. Seed Dry Plate Company of St.12 Empaques de 1924 de las placas negativas de la marca Seed´s manufacturadas por Kodak. later moving the machinery and merchandise to its plant at Rochester. A. will of the Standard Dry Plate Company. Son muy pocos libros los que tienen estas características. and in 1907 the Standard Company was dissolved by order of the court. En este caso.5 x 9 cms. al año. entre 1910 y 1920. Esto corresponde exactamente con algunos formatos encontrados en los libros de registro. los tres primeros. Sin embargo.

por ejemplo. por lo que los materiales fotográficos entregados permiten sustentar que estos eran abundantes. Pero. Debido a las cantidades de material fotográfico entregado. los libros de registro del número 1 al 9 abarcan de septiembre de 1910 a septiembre de 1921. reportó un total de 9 mil 412 hasta 1968. la lista de los nombres de ellos y los números de expediente. Basándome en estos informes es como fundamento que el material fotográfico. no son tantos. un expediente refiere cuántos reingresos hubo en La Castañeda. principalmente. además. este fue más que suficiente durante casi 20 años (Se podrían haber hecho hasta 6912 retratos al año). Si bien no están los reingresos10 en estos primeros años. Esta situación se extenderá hasta los años cincuenta. fue abundante. de éste tamaño de fotografías fueron muy pocas. a quienes se les volvía a hacer el retrato. Los retratos de los enfermos se hacían diariamente. cifra muy lejana de los 69 mil 120 que se pudieron haber retratado con el material entregado en diez años. al menos hasta 1924. 98 . 11 AHSSA M/G ADM C/L 57 Exp.11. y a comienzos de la década de los cuarenta es evidente la ausencia de fotografías. ¿qué 10 Se refiere a los enfermos que regresaban al manicomio. Por lo que es posible deducir que el material se desperdiciaba mucho. Reportaron 7 mil 84 expedientes. Ni en sus peores épocas llegó a la cifra sugerida. a lo más que llegó a finales de la década de los cincuenta fue de casi 5 mil enfermos. correspondientes a igual cantidad de retratos.11 incluso restando las placas que se pudieron utilizar en el tamaño de 5 x 7 pulgadas. a finales de los años veinte y treinta. Pero al manicomio nunca llegó anualmente esta cantidad de enfermos. ¿Cómo se realizaban los retratos del Manicomio? El procedimiento fue el siguiente: el responsable del Pabellón de Observación (mujeres y hombres) enviaba a los enfermos al gabinete de fotografía una vez que el responsable de la Oficina de Admisión le entregaba los pacientes. 1968. Material que en las próximas décadas será escaso.

se presentaba el fotógrafo al Pabellón e iba pidiendo a las enfermas que llevaba anotadas. pasada a un libro en el que había además otra columna para números progresivos. M/G. El reporte es de 1951: Anteriormente.13 se apagaba y se tenía lista la impresión o positivo. 99 . Para eso. valiéndose del número progresivo y siguiendo el mismo procedimiento que se sigue en los laboratorios al hacer la reacción de Wasserman. En la parte superior de la prensa se encontraba un rectángulo (al tamaño elegido del retrato) donde se colocaba el negativo ya recortado. la cantidad de copias siempre fueron 12 AHSSA. las que controlaba por medio del número progresivo. se les aplicaba el fijador. Posteriormente. la enfermera las iba checando en el libro diario del Pabellón. Después. encima de estas fichas se puede leer la leyenda Manicomio General. en el Pabellón. se secaban e iniciaba el trabajo de impresión de copias o positivas. No todos los documentos tienen fecha. Exp. Con dicha lista.sistema seguían los fotógrafos para no equivocarse realizando tantos retratos? En un informe de una enfermera12 se encuentran algunas respuestas. se les daba un baño de paro o detenedor. Aunque en algunos años se utilizaron otros métodos. Al presentarse a la siguiente semana entregaba una copia a la Oficina de Admisión y otra. Cuando se leen y revisan cada uno es posible obtener las fechas. se colocaba el papel fotográfico encima del negativo y se accionaba la luz durante algunos segundos. el asunto de las fotografías se controlaba en la siguiente forma: semanariamente se presentaba el fotógrafo a la Oficina de Admisión. 8. y durante años. a medida que las retrataba. Por lo menos hasta fines de los años veinte del siglo XX. C/L 24. en donde se le proporcionaba una lista de las enfermas que habían ingresado durante la semana. en el manicomio se utilizaron prensas de contactos. con el número de expediente. el fotógrafo. posteriormente veía a qué enferma correspondía dicho número progresivo y anotaba en el reverso del retrato el nombre de la enferma y el número del expediente. En esta parte del proceso es cuando (en algunos años entre las primera y segunda década) el fotógrafo escribía al reverso del papel fotográfico el nombre del paciente y su número de expediente. el que nos ocupa corresponde a 1951. Eran cajas estancas (cerradas) con una fuente luminosa que se controlaba con un apagador. A fines de los cuarentas se utilizan fichas numéricas14 para ubicar los números de expedientes. Este expediente reporta docuemntos desde 1935 y hasta 1968. La mecánica se repetía dependiendo del número de copias que se necesitaran. ADM. 13 Se supondría que los distintos fotógrafos manejaban tiempos definidos para una correcta impresión. Se revelaban las placas. 14 Ver fotografías de la página 229 Capítulo V como ejemplo de las fichas numéricas. Quizá se les dio a las placas algún tratamiento para reducir la acción del fijador. revelaba las negativas.

24. Inventario realizado por Pedro Larque en 1912”. 960 grs. 24. E/H. ¿Cuándo se equipó el Gabinete de Fotografía en La Castañeda? Entre mayo y junio de 1912. después sólo se realizaron dos. Posteriormente. M/G. otro a revelar las placas. sino “laboratorio de fotografía”. 100 . Después de este proceso. E/H. baño de paro.15 Por lo descrito. refiriéndose explícitamente al material existente. Metol 1 Embudo cristal 5 Id. Exp.cuatro. Él realizó durante los primeros días en que laboró en el manicomio un inventario. Cloruro de oro 1 Agitador ID. C/L 3. 60 Id. M/G. Sulfito de sosa 1 Brocha pelo de camello 2 Cajas de papel “Artura” 1 Bote pegamento 2 Frascos de “Rodinal” 1 Cápsula esmaltada 2 Prensas 5 X 7 2 Prensas 3 ¼ x 4 ¼ 3 Estantes para secar placas 5 Cubetas porcelana varios tamaños (una rota) 1 Estufa Gasolina 15 AHSSA. 16 Nombre que se usará después para referirse al lugar donde se hacen las tomas fotográficas. se efectuó el proceso de revelado del papel. al conocer su contenido es comprensible por qué lo nombró laboratorio:17 Existencias de laboratorio de fotografía que tuvo La Castañeda antes de ser equipada18: Tengo el honor de informar a Ud que habido practicado el inventario en el laboratorio fotográfico me permito adjuntar una lista de las existencias y otra de lo que indispensablemente se necesita para poder principiar mis labores. B/P. C/L 3. fijador y enjuague con agua. Hiposulfito de sosa 1 Id. “1 Lámpara Rubi eléctrica 4 Mesas de trabajo 1 Almires cristal 1 Vitrina 1 Probeta de 1000 grs. Ver también apéndice “Equipos fotográficos y de laboratorio. 18 B/P. 100 grs. 17 Gabinete es el lugar donde se hace la toma de la fotografía y Laboratorio el lugar donde se procesa químicamente el revelado y fijado de la misma. Pedro Larque adquirió la primera cámara fotográfica y enseres para laboratorio. Larque no cita gabinete o departamento16 de fotografía. los retratos se entregaban en la Oficina de Admisión. Es difícil saber si el fotógrafo trabajó siempre de esta manera o si lo hacia dividiendo el proceso en partes (Es decir que dedicara un día a hacer los retratos. otro a imprimir las copias positivas) pues su responsabilidad fue entregar los retratos en Admisión. 2700 grs. todo lo reportado hace referencia exclusivamente a equipo de laboratorio. Revelador. semanalmente. Además. Exp. igual al de la película.

1 Balde
1 Escupidera”

La mayoría de enseres citados corresponden a lo que se necesita para procesar las
fotografías, sin embargo, las cuatro prensas no fueron usadas para ello. Éstas se montaban
en una cámara de gran formato, lo cual reducía un formato de 8´ x 10´ a un 5x7 o un 3 ¾ x
4 ¾. Con esto se deduce que la cámara utilizada fue de gran formato, si se consideran las
adquisiciones de Pedro Larque se confirma, pues compró equipo que se complementó con
el ya existente. Esto fue lo que adquirió19:
Pedido especial para útiles de fotografía 1912
1 Cámara “Empire” State núm. 2 $ 56.00
1 Objetivo “Goerz celor” con obturador núm. 5 225.00
1 Tripie “Compacts” núm. 5 12.00
5 Porta placas 11.00
5 Reductores 2,75
3 Cápsulas de porcelana 1.50
1 Lámpara de alcohol .50
1 Soporte hierro para cápsulas 3.25
1 Fondo núm. 515 de 1.50 x 1.80 4.00
1 Cortador para papel “Yngento” 8 ½ 4.00
1 Juego de vasos, cristal de resistencia 1 á 5 2.00
12 Focos cristal 750cc. Números 5 á 9 8.00
2 Cubetas porcelana 4 ½ x 5 ½ 1.80
5 grs. glisina “Agfa” 2.50
100 grs. Diamefonol 4.05
500 grs. Acido pirogálico 6.25
2 Frascos cristal cap. 4000 cc. 4.50
6 Frascos goteros 1.50
2 Pipetas cristal 1.60
1 Balanzas “Amofusco” 6.50
1 Fotocronómetro 5.50
6 Docenas de pinzas de madera 2.13
12 Hojas papel cebolla blanco .30
2 Gruesas de papel Velox “especial” 5.40
1 Kg. Carbonato sosa (anhidro) 2.00
1Kg. Carbonato de potasa 1.00
1 Kg. Bisulfito de sosa 2.75
1 Kg. Alumbre de cromo .70
7 Reductores 3 ¼ X 4 ¼ 2.80
4 Reductores 5 X 7 1.60
1 Paño para afocar 1.50
6 Paquetes tiras amofusco .90
5 Docenas placas “Stanler” Extra rápidas 10.35
Se aprueba en junio para su compra.

19
B/P, E/H, M/G, C/L 3, Exp. 24.

101

Con la adquisición de este equipo comenzó realmente la práctica de la fotografía en La
Castañeda. Lo cual permite suponer que, aun cuando había un laboratorio, no tenía cámara,
pues ésta apenas aparece en la lista del material que compró Pedro Larque.
Es confuso entender cómo trabajaron los fotógrafos anteriores, pues hasta ese año
fueron tres responsables los que se dedicaron a la elaboración de los retratos. ¿La cámara y
otros aditamentos les pertenecían y cuando se iban, se llevan sus equipos?, o ¿se habrán
robado la cámara y el equipo? 20
Respecto del equipo adquirido y algo que contrasta con los químicos anteriores es que
Larque renunció al Rodinal y prefirió hacer él mismo su revelador a partir del acido
pirogálico. Este revelado se caracterizó por su rapidez al actuar sobre la película, a
diferencia del Rodinal, cuyo tiempo fue más lento.
Afortunadamente, fue posible comprobar la compra del equipo, pues se encontró un
inventario de ese mismo año que registra su contenido. No encontré uno anterior a éste que
dé cuenta del equipo fotográfico:
Inventario del 30 de junio de 1912
1 Prensa de copiar $62.00
1 Cámara fotográfica “A. Empire” 30.00
1 Objetivo para la misma “Goerz” con obturador 180.00
1 Listado de muebles y enseres para la fotografía21

Referente al origen de la fotografía en La Castañeda —que inició en 1910 pero que se
reglamentó hasta 1913 y se aplicó en 1914—, surgen varias dudas: ¿cuál habrá sido el
motivo de dicho reglamento? ¿Los fotógrafos anteriores hicieron un mal uso de las
fotografías? ¿Las autoridades decidieron elaborar el reglamento para colocar candados en el
mecanismo de control fotográfico?, pues recordemos que en 1912 no había una normativa
al respecto.
El reglamento de las obligaciones y prohibiciones del fotógrafo permiten conocer cómo
se concebía a la fotografía, como un instrumento de poder que debía ser acotado, también
muestra cómo y para qué se hicieron los retratos. Es importante porque, una vez redactado

20
No sería raro, pues un expediente de 1917 da cuenta de que del manicomio se robaron herramientas,
enseres, muebles, un caballo, 2 pistolas, motores, 2 yeguas, maquinas de coser y de escribir y carros
desvalijado.
21
AHSSA B/P E/H M/G C/L 3, Exp 19, 1912. Al respecto y sobre este inventario la B/P envió al director las
formas correctas de realizar un inventario. Debido a que en la última parte sólo dice “Listado de muebles y
enseres para la fotografía”.

102

y aplicado, es posible conjuntar equipos, espacios, especialistas y normas. Aquí es donde es
posible hablar ya de la creación específica de un tipo de fotografía institucional, que
estipula y controla mediante una serie de normas cómo se debe para sus fines entender este
tipo de retrato fotográfico.

Reglamento de fotografía en La Castañeda. 1913
El reglamento se elaboró cuando ocupó la dirección del Manicomio General el doctor
José Mario Palacios, hasta agosto de 1913; y lo que restó del año y hasta septiembre de
1914, el doctor Heladio Gutiérrez. El reglamento no fue sólo para normar la fotografía,
pues su referencia cita sólo dos páginas de las más de 100 del mismo.
A grosso modo contiene cuál es el carácter del establecimiento: el objeto del
manicomio, las funciones del personal científico y administrativo, cuya planta quedará
consignada cada año en su presupuesto. También señala que dará cabida a todas las
personas con enfermedades mentales, además precisa un propósito secundario: la
enseñanza y otorgar instrucción a vigilantes y enfermeros para aumentar su eficiencia.
Otros capítulos hablan de los asilados, del servicio en general, del servicio médico, de
los jefes de departamento, de los practicantes, de los enfermeros, de los vigilantes y criados,
de los servicios científicos y auxiliares (como el fotógrafo y fotografía), del servicio
farmacéutico, de la alimentación, del servicio de lavandería, del horno crematorio, del
servicio mortuorio y anfiteatro, de la Oficina de Admisión y Archivo, de la Administración,
de la Dirección, de los empleados, de las penas, y disposiciones generales.22
En la revisión de este documento, todo lo referente a la fotografía se ha mostrado en los
diferentes capítulos; su práctica en el Manicomio General se relacionó principalmente con
la Oficina de Admisión y Archivo y con los Servicios Científicos y Auxiliares.23 Así consta
en la segunda cláusula: “Entregar 4 copias positivas sin retoque, según el modelo escogido
por la dirección”. Pero los contenidos del reglamento que tenían correspondencia con la
dirección o el servicio médico no hacen ninguna alusión a la fotografía. Ésta, desde un
inicio, se consideró como un requerimiento administrativo.

22
AHSSA B/P E/H M/G C/L 7, Exp. 35, 1917.
23
Dichos servicios consideran a la hidroterapia, electroterapia, fotografía, laboratorio de análisis clínicos y el
gabinete dental. En AHSSA B/P E/H M/G C/L 16, Exp.10, 1931.

103

Por ello, supongo que su inserción hubiese sido únicamente acotada desde el
reglamento correspondiente a la Oficina de Admisión y Archivo. ¿Para qué colocarla donde
se prestaban otros servicios científicos, como hidroterapia, electroterapia, análisis clínicos?
¿Qué hacía la fotografía respecto de la ciencia? ¿Dónde se justifica que se inserte en este
apartado? Valdría la pena recordar que el reglamento para el fotógrafo permaneció
inalterado hasta la década de los años cuarenta del siglo XX.
El reglamento para el fotógrafo se dividía en dos artículos: 112. Obligaciones y 113.
Prohibiciones.24
Artículo 112. Obligaciones del fotógrafo
1/a Concurrir diariamente a su departamento de las 8 am a la 1 pm y de las 3 pm a las 5 pm (Este
artículo ya establece horarios, antes de 1913 los fotógrafos vivían en el manicomio.)25
2/a Obtener el relato de cada uno de los asilados, tomando la negativa a la mayor brevedad posible
después del ingreso del enfermo, y entregar 4 copias positivas sin retoque, según el modelo escogido
por la dirección.
3/a Coleccionar las negativas, poniendo a cada una de ellas el nombre del enfermo a quien pertenezca
y el numero de orden de dicho asilado.
4/a Entregar semanariamente a la dirección del establecimiento las copias positivas de los asilados
que hayan retratado durante la semana.
5/a Recoger diariamente de la Oficina de Admisión la lista de enfermos que hayan entrado al día
anterior, con especificación de los nombres, número y orden y pabellón en que estén internados, para
poder proceder inmediatamente a sacar negativas de dichos asilados.
7/a Tener perfectamente ordenadas y coleccionadas todas las placas y negativas y demás aparatos,
útiles y substancias que a él le sean encomendadas y de las cuales es responsable.
8/a Sacar las positivas que la dirección le indique entregándolas a la misma, para ser cedicas
gratuitamente a las familias de los asilados por circunstancias especiales soliciten dichas fotografías,
y sea de accederse a tal petición.
9/a Llevar un libro de altas y bajas de los aparatos, instrumentos, útiles, substancias, etc. que estén a
su cuidado y de cuyo movimiento dará parte por escrito mensualmente a la dirección del
establecimiento.
10/a Cumplir las disposiciones que relativas a su empleo dictare la dirección del establecimiento.

Artículo 113.
Queda estrictamente prohibido al fotógrafo del Manicomio General:

24
AHSSA, B/P, E/H, M/G, C/L 10, Exp., 27
AHSSA, B/P, E/H, M/G, C/L 4, Exp., 8
AHSSA, B/P, E/H, M/G, C/L 7, Exp., 35
AHSSA, B/P, E/H, M/G, C/L 14, Exp., 18
AHSSA, B/P, E/H, M/G, C/L 16, Exp., 3
AHSSA, B/P, E/H, M/G, C/L 16, Exp., 10
AHSSA, M/G, S/ADM, C/L 19, Exp., 19
AHSSA, M/G, S/ADM, C/L 20, Exp., 13
AHSSA, M/G, S/ADM, C/L 16, Exp., 20
AHSSA, M/G, S/ADM, C/L 61, Exp., 18
AHSSA, B/P, E/H, M/G, C/L 14, Exp., 24. en estos expedientes se hallan las referencias primarias al
reglamento o anteproyectos al mismo.
25
El único aporte para señalar esto es que Fanny Erdozain vivió en el manicomio. Ver lo señalado en el caso
de Fanny en el capítulo II.

104

1/a Sacar fuera del establecimiento aparatos, útiles, etc, etc, dependencias del Gabinete de
Fotografía y propiedad del manicomio.
2/a Regalar, prestar o vender positivas a los asilados del manicomio, así como a su familia o a
cualquier otra persona.
3/a Entrar sin ningún motivo a los pabellones, o permanecer en ellos más tiempo del que sea
necesario para ejecutar los trabajos que les sean encomendados.

El reglamento especificaba para las personas que padecían disfunciones mentales, la
obligatoriedad de la fotografía, aun y si el individuo fallecía.
Todo individuo admitido, sera retratado por el fotógrafo del Manicomio, no serán
exceptuados, sino aquellos enfermos para quienes por su estado de gravedad,
semejante acto resulte peligroso para su vida. En tal caso, la fotografía será tomada
tan pronto como sea posible sin daño para el enfermo. Y en caso de fallecimiento
podrá ser tomada del cadáver si se juzga necesario.26

Sin embargo el reglamento no pudo controlar todos los aspectos que debían preverse en
su elaboración. Una disposición de 1941 enfatizó que los enfermos no podrían pasar del
Pabellón de Observación al pabellón asignado, si antes no eran retratados.27 Esta normativa
debería haberse establecido en el reglamento. No está probablemente porque cuando se
redactaron los lineamientos en 1913, no se concebía cómo sería el funcionamiento del
manicomio para los próximos 28 años.28 La disposición se debió haber implementado
cuando el hacinamiento se convirtió en una situación muy frecuente.
Diversas investigaciones sustentan que el exceso de pacientes se agudizó a mediados de
la década de los años veinte.29 Sin embargo, es posible asomarse desde la misma institución
a esta problemática. Un fotógrafo en 1930 precisó: “Hay un promedio de 5 a 6 ingresos
diarios, que en un mes dan más de 150 asilados, más lo inevitable de las defunciones”.30

26
AHSSA B/P E/H M/G C/L 7, Exp. 35, 1917.
27
AHSSAM/G ADM C/L 24, Exp. 8. En 1941, el responsable del Pabellón de Hombres reportó: “Hace
aproximadamente 30 días que no se toman fotografías de los enfermos de reciente ingreso y existiendo una
disposición que prohíbe su traslado a otros servicios sin cumplir el requisito de la Fotografía, le pongo en su
conocimiento para ver si puede remediarse esta irregularidad en servicio tan indispensable.
Atte. El médico de observación”.
28
Del reglamento muy pocas cosas cambiaron en toda la vida del manicomio.
29
Ma. Cristina Sacristán “Una valoración sobre el fracaso del Manicomio de La Castañeda como institución
terapéutica. 1910-1944”. También puede leerse de Cristina Rivera Garza “Por la salud mental de la nación:
vida cotidiana” y “Estado en el Manicomio General de La Castañeda. México 1910-1930”, ambos en Revista
Secuencia. Para una historia de la psiquiatría en México, México, Instituto Mora, núm. 51, 2001.
30
AHSSA, M/G, E/P, C/L 46, Exp. 8. Se trata de Francisco Javier Moreno.

105

etc.. 33 AHSSA.34 Los primeros fueron el archivo individualizado de las personas que llegaban al manicomio. C/L 16. A diferencia del expediente clínico. reportó la cantidad de enfermos que llegaban diariamente. el doctor José Gómez Robleda. Exp. el doctor Edmundo Buentello señaló: Durante mi gestión como director del establecimiento y en menos de quince días se han sucedido dos hechos que desgraciadamente no son casos aislados. fugas. él indicó 12 por día. vol. pues su uso y aplicación únicamente fue utilizado para el registro de pacientes. 1944.31 El doctor José Luís Patiño Rojas. éste no alcanza para describir lo hallado en los libros. Qué capacidad intelectual. que se abordará en el siguiente capítulo es cómo funcionaban. 84 a la semana. Pero el registro no fue funcional. que representan el promedio de asistencia diaria”. Si bien el uso permite saber que los retratos fueron una parte primordial de estos archivos. 40. director del manicomio entre 1958 y 1959. pues nadie lo utilizó. pero esto es poco y no resuelve en forma alguna la situación. y los segundos el instrumento con los cuales se manejaban los responsables en cada pabellón. tomar temperaturas. Veladores de este manicomio han causado la muerte de dos asilados. El responsable del Pabellón de Hombres en 1931. M/G. M/G. C/L 24. La primera describe cómo se usaba la fotografía en ellos y la otra parte. 8. La aplicación fue llenar el territorio destinado a la enfermedad. 32 AHSSA. “Asuntos varios”. Se ha decidido la separación pues al hablar del uso exclusivamente. Cuando se ven y se revisan es posible cuestionar que siempre hayan funcionado igual. Parecería a primera vista que estos hechos tienen fácil solución: consignar (como se ha hecho) a los responsables y que éstos sientan el peso de la ley penal. más de 4 mil al año.33 El principal uso de la fotografía en el Manicomio General Los retratos de mayor uso y producción en el manicomio son los de los libros de registro y los expedientes clínicos. En Archivo del Manicomio General. reportó acerca de las condiciones del dormitorio: “Está calculado para dar cabida a treinta enfermos y en él se alojan ochenta. E/H. La escasez de personal es tan importante que. atender enfermos graves. ADM. B/P. etc. Sección Administrativa. Ocupó el cargo del 16 de mayo de 1957 hasta el 15 de marzo de 1966.32 Respecto del hacinamiento. Exp 1. 34 Para hablar de los libros de registro se ha decidido hacerlo en dos partes. 35 Un archivo que no se explica su existencia. un solo velador queda al cuidado de 150 reos del Pabellón de Agitados o de 250 enfermos en el Pabellón de Epilépticos. 106 .35 Los informes del fotógrafo (7 Usos y aplicaciones de la fotografía en La Castañeda) Éste es un informe del fotógrafo: 31 AHSSA. golpes. física y humana exigimos a esos seres sobrenaturales que deben evitar riñas. en ocasiones.

: El encargado de la Fotografía Genaro Olivares Gutiérrez. para lo que haya lugar. 1935-1968 Todo lo de los informes de Genaro Olivares.del Pabellón de agitadas -orden de la dirección. Lo anterior implica directamente que los fotógrafos no eran autónomos y que estaban regidos por el tipo de fotografías que les dictaran elaborar. Elaboraba otro tipo de retratos a solicitud del director. Y esto puede hacerse revisando qué tipo de fotografías le exigían elaborar al mismo. En el caso de la fotografía sólo existe clasificado un expediente de una fotógrafa. Los usos se desprenden de las órdenes dictadas. C/L 24. Mario Fuentes 4 Lo que hago del conocimiento de Ud. El 30 de enero de 1937. ADM. Es imposible pensar que la fotografía sólo tuvo un uso. M/G. Establecer la existencia de otros es posible argumentarla gracias a los reportes mediante los cuales el fotógrafo entrega su trabajo. Es muy poco material. administrativo y sobre todo los casi 70 mil expedientes de los enfermos. expresando el número de fotografías realizadas de cualquier carácter dentro del establecimiento”. Exp. quien le ordenaba cuántas copias debería entregar de cada trabajo encargado. 8. Lo positivo. los retratos de los pacientes corresponden al descrito arriba. si no ¿qué habrían dejado? Me resulta incomprensible decidir la depuración de un archivo. de enero hasta agosto. pero permite hacer conjeturas. atte.37 36 Es extraño que en algunos expedientes se decidió dejar únicamente lo relativo a un año. Estos informes se pierden cuando quienes rescatan el archivo del manicomio deciden depurar el mismo y dejar únicamente lo relacionado al equipo médico. se rendirá un informe detallado de los trabajos que efectué durante el mes. Director 8 Copias de las mismas para el Dr. En el caso de los informes mensuales de los fotógrafos solamente hay reportes de 1937. Con esto se aduce que fueron varios los usos de la fotografía. 2 C/U Negativas y positivas tomadas de los salones y fachadas de la escuela granja 6 C/U Copias 5X7 de varios grupos orden de la administración 45 Copias entregadas a la administración 36 Negativas y positivas 5X7 de la fiesta de la Reina 8 C/U Negativas y positivas de cerebros tomadas en el anfiteatro 8 Copias de las mismas para el C. El 13 de febrero de 1937 Genaro Olivares Gutiérrez envió su primer informe del año Trabajos fotográficos efectuados durante el mes de Enero Negativas de enfermos 133 Copias de las mismas entregadas 133 Copias de las mismas entregadas a los pabellones 133 Negativas y positivas 5X7 de la enferma -su nombre. es que no se encargaron del AGN. 37 AHSSA. La principal es que el fotógrafo no hacía sólo los retratos de los libros de registro y de los expedientes (fueron las mismas copias positivas). 107 .36 el director de La Castañeda le envió un memorando a Genaro Olivares Gutiérrez: “A partir del día último del presente mes.

En este capítulo se argumentará por qué. se supone. Todos los reportes refieren los retratos de los pacientes para el libro de registro y el expediente clínico. cuyos tamaños fueron de 2 ¼ X 3 ¼40 y de 6 x 9 cms. El hermetismo con que siempre se manejó el multicitado reglamento no deja duda. pues en los expedientes38 respectivos se comprueba cómo la normativa no se le enviaba ni al director de la Beneficencia Pública. al parecer. En reportes de 1937 se constata que en esa época se entregaban las placas negativas utilizadas.5 cms) Es la convergencia a centímetros. 5. pero estos serán abordados a detalle en el capítulo IV. 8. 1935-1968. Exp. pues en estos informes se anotaban las negativas y después las copias positivas.41 las cuales no nunca se usaron.39 En ellos. situación que como ya he dicho cambio en la década de los cincuentas. C/L 24. B/P E/H M/G C/L 11 Exp. 3. se decidiera no hacer las otras dos copias. ADM. en papeles fotográficos. 41 Sin tener una fecha definida. AHSSA. 40 (5. Estos informes que citaré a continuación inician en enero de 1937 y concluyen en agosto del mismo año. pues en el reglamento se estipuló cuáles fueron las obligaciones del fotógrafo. M/G ADM C/L 6. pues como puede comprobarse en varios expedientes existen no una sino tres copias del retrato. Interesante porqué se continúa configurando un control sobre las copias negativas. Exp. es a fines de 1927 cuando se dejan de hacer los cuatro retratos o positivas. Refiere “cualquier carácter” porque el fotógrafo no realizaba sólo un tipo de fotografía. porque. Sorprende la instrucción tan específica. una copia para los libros de registro y otra para el expediente clínico. pues las medidas. están estandarizadas en pulgadas. el fotógrafo registró los habituales retratos. Son la prueba del tipo de fotografías que realizaba el fotógrafo mensualmente. Sin fecha. Es extraño. Y entre ellas estaba este ordenamiento. Hay 38 AHSSA. Sólo dos (recordemos que es 1937) y no cuatro como estipulaba el reglamento en los primeros años de su puesta en marcha. Es posible que ante la escasez de materiales. el fotógrafo sabía que una de sus actividades era elaborar un informe. Estos informes son el argumento para plantear otras aplicaciones de la fotografía. M/G.5 x 7. sino que la práctica fotográfica tenía diversos usos. Cabe la posibilidad de que dicho reglamento lo desconocieran inclusive los fotógrafos. 39 AHSSA. 108 .

En la casa de observación (no se indica cuál) intentó fugarse varias veces. Éste entregó las fotografías adjuntando los nombres de los pacientes en sus reportes. Sin embargo. pero él residía en Veracruz. Ella reingresó el 2 de junio de 1942. Al leer su historial apareció la razón por la cual se le hicieron estas nuevas fotografías. le hicieron dos retratos a esta mujer para que su hermano la identificara y. volvió a fugarse y no volvió a saberse de ella. erética. “El diagnóstico: oligofrénica de tipo medio. su hermano la buscaba. Esta es la razón por la cual fue remitida al manicomio. de quien se presume está demente. busqué en tres expedientes. El hermano envío dinero para la manutención de su hermana (en su primer 109 . que le ordenara al fotógrafo retratar enfermos específicos. pero los expedientes ni guardan las imágenes ni explican para qué se elaboró la fotografía. Dos retratos se hicieron para enfermos que pertenecían al Pabellón de Pensionistas de segunda clase. manifestaba agresividad. El expediente 19714. La persona narró al médico (consignado en su expediente) que su hermano la violó y la contagió de gonorrea. por lo que pidió al director le enviaran fotografías de quien podría ser su hermana. 15 años.otras nuevas fotografías que denotan otros usos aparte del registro y la identificación estos incluyen: 1. no fue posible localizar ninguno de estos retratos. su madrina la trajo a México y la abandonó. Un tercer nombre en el expediente describe para qué se ordenó el retrato. siguiendo los nombres de éstos y cotejando con los libros de la época. Las fotografías se mandaron a Veracruz y la enferma salió en compañía de su hermano el 30 de agosto de 1937. al frustrarse la huida entra en crisis. así como una fotografía de la misma con el fin de que sea identificada por sus familiares”. Por lo menos. regresó el 9 de octubre del mismo año. ¿Cómo hicieron los familiares para conocer su ubicación? Los documentos no lo explican. no deja dudas al respecto. Al parecer. Copias de 5 x 7 pulgadas. En los informes sólo hay 3 casos de enfermos a los que se les hizo el retrato. Enfermos especificados por su nombre y apellido Algunos médicos solicitaron al director del manicomio. se fugó en septiembre de 1946. del Pabellón de Agitadas. Por eso.

en este caso. Por ejemplo. La vigilancia y la comprobación. Pero en este caso la aplicación y el uso que se le dio al conocer a detalle para qué se realizó ya no lo permite. No es posible definir cuál fue la razón por la que al director le entregaron más fotografías que a quien llevó a cabo la investigación. uno tiende a pensar en dos posibilidades. Sin embargo saber de su existencia permite apuntalar que otro uso de la fotografía en la Castañeda fue destinado a la investigación científica. 2.ingreso) y para que le compraran zapatos. lo que se solicitó al director del manicomio fue que enviara a Veracruz las fotografías de la enferma para el reconocimiento visual de su hermano. De haber sido útiles las fotografías43 en este 42 Las citas corresponden al Número de expediente 19714. Copias de 5 X 7 pulgadas. que hace presuponer que este tipo de fotografía tendría una relación directa con la práctica psiquiátrica. sobre todo si en el único expediente que la refiere. Dar por hecho que tuvieron una función médica únicamente porque se ordenaron es muy ambiguo. No importó la historia de esa mujer. el uso que para los fines de la identificación proporcionaba la fotografía. El uso y la aplicación reposó en la vigilancia a través de la identificación. No hay argumento válido para ello. en febrero de 1937 se realizaron ocho placas negativas de cerebros cuatro copias positivas para quien las ordenó y para el director se destinó todo el conjunto de fotografías y negativas. 43 Debería considerar que hasta hace muy poco tiempo se le ha dado importancia a la imagen fotográfica. una. Mario Fuentes Delgado) recibió sólo la mitad de las imágenes realizadas.42 Si uno solo ve el reporte que ordena al fotógrafo hacer estos retratos tan específicos. la razón no guarda ninguna correspondencia con lo médico. Revisé un voluminoso expediente “Investigaciones Científicas en la Castañeda” pero no encontré en él una sola fotografía. Otro punto de discusión es que las fotografías de cerebros entregadas durante tres meses reportan que quien las ordenó (El Dr. De hacerlo esto colocaría a quienes rescatan los archivos en los únicos responsables de decidir qué si y qué no 110 . Cerebros tomados en el anfiteatro. No existe en los expedientes de los médicos que las encargaron ninguna referencia que explique el para qué se ordenaron éstas imágenes. Esta historia fundamenta. Tal vez el control administrativo o científico.

Copias de 5 x 7 pulgadas de varios grupos de enfermos. 8. ¿No deberían estar precisamente ahí? O tal vez quienes las ordenaron les daban otro uso. al entregar a quien lo indicó las fotografías debería bastar solo para argumentar que se usaba la fotografía con fines clínicos. “el doctor Mario Fuentes Delgado está comisionado por esta Dirección para desarrollar algunas investigaciones clínicas. ¿Sólo lo médico? ¿Sólo lo administrativo? ¿Otros oficios? ¿Y la fotografía? 44 La fecha la estipuló José Félix Gutiérrez del Olmo durante la entrevista realizada a él en enero de 2007. Manicomio de Mixcoac y Manicomio General. Es decir. se agruparon y se donaron al INAH entre los años 1984-85. aunque las fotografías de éste no guardan ninguna relación con las que donó el AHSSA. 45 AHSSA. ADM. M/G. debería formar parte del archivo a rescatar. el Fondo Salud Pública también contiene fotografías del Manicomio. Pues muchos de los médicos de La Castañeda fueron maestros en la Facultad de Medicina en la UNAM y muchos también publicaron en revistas de difusión sobre el quehacer de la psiquiatría desde 1934. En la actual fototeca de Pachuca. 3. Fondo. es claro que la fotografía cubrió un uso con fines de investigación. En estos reportes un documento aclara que en la investigación la fotografía ayudó a su estudio. 1935-1968 (1937) 111 . quizá sólo el constatar por estos informes que las ordenes de la Dirección fueron cumplidas. Son dos formas de hacer fotografía y por lo mismo dos usos bien especificados definidos por lo que muestran en sus imágenes. El fotodiarismo usa la imagen con otro objetivo distinto al que utilizó el fotógrafo del manicomio. ¿Clarificar para qué? Es algo que no puede ser determinado por esta investigación. En esta parte es pertinente subrayar que los usos que acota una fotografía como la realizada por esta agencia fotográfica enclavada en una especialidad muy específica como lo es la correspondiente al fotoperiodismo no permiten relacionarla con los usos en qué el fotógrafo del manicomio se vio inmerso. para cuya finalidad requiere de toma de fotografías de enfermos. Mayra Mendoza me comentó vía mail (23 de julio 2008) que no es posible definir cuáles fotografías son las que fueron donadas por el AHSSA. pues su análisis no profundizará nada en el aspecto fotográfico. Y el Fondo Casasola. en la forma que él indicara45. También debo considerar que cuando se rescata este fondo muchas fotografías fueron sacadas de su contexto. contiene al menos tres temas La Castañeda. C/L 24. Exp. pues los fondos que contienen imágenes alusivas al manicomio son al menos tres. ¿Que tipo de retratos habrá indicado el médico Fuentes Delgado al fotógrafo Genaro Olivares? No es fácil saberlo.44 No es objetivo del presente trabajo definir las trayectorias políticas o científicas de los directores o médicos que trabajaron en la Castañeda.rubro. Por orden de la dirección. Culhuacán.

fotografías recortadas. en varios libros de registro aparecen lo que bien pudieron ser fotografías de grupos de enfermos. Pero ¿Para qué hacer esto? Supongo que esto fue para ahorrarse trabajo. Pero ¿Para esto había que esperar indicaciones de un médico? 4. era más fácil hacer la fotografía con varios enfermos que realizarla a uno por uno. pareciera como si hubieran hecho la fotografía de grupo para ser recortada posteriormente (en algunos de estos retratos se pueden ver en los extremos derecho e izquierdo los hombros de otros enfermos)46. con esto después se recortaba y se pegaba el retrato. Del establecimiento para el director. La Castañeda” señalaron que cuando se realiza toda la clasificación del total de documentos se conjuntan dos cajas con fotografías y estas fueron donadas al INAH entre los años 1984-1985. sin un formato especifico. M/G. En las entrevistas realizadas al personal que participó en el rescate físico de todo lo que ahora compone el fondo “Manicomio General. Al ver la aplicación y el uso de este tipo de fotografías pareciera que la fotografía fue utilizada por algunos médicos como un discurso de la modernidad. Consultar estas décadas en los libros correspondientes. pues estos fueron grupales. No hay ninguna fotografía sobre éste tópico. Una remota hipótesis. Fuentes? ¿Qué le pudo haber proporcionado la imagen de un grupo de enfermos? ¿Cómo se veían? ¿En grupo adoptan otras posturas? Eran las terapias grupales fotografiadas para ver cómo asumían los enfermos esta terapéutica. no obedecen a los formatos tradicionales. ¿Qué enfermedad o enfermedades investigaba el Dr. Sospecho que actualmente esas fotografías están en la fototeca de 46 AHSSA. Por ello aparecen los enfermos sin una silla. Al repasar las órdenes escritas sobre estas fotografías “copias de varios grupos de enfermos” nos permite suponer que no se trata del retrato individual. Copias de 5 x 7 pulgadas. O tal vez solamente experimentar en qué aplicar la fotografía. 63. De hecho en el AHSSA y respecto al inmueble en sí se podría decir que son inexistentes. 66 Especialmente este tipo de retratos aparecen a mediados de los 30’s hasta los 50’s. También debería considerar que las razones de hacer estas fotografías distan mucho de esto que planteo como una explicación al hecho de saber que se hicieron. LRA 31. lo que supondría que los médicos sabían que buscar y que encontrar en la fotografía. 112 .

tal vez eran fotografías inclasificables. 49 La Escuela Granja no se hallaba en el interior del manicomio. etc) debió haber quedado registrada en estas fotografías. Cajas del Fondo Enrique Díaz números 31/16. con los títulos Manicomio Beneficencia. Por ejemplo el ya citado Fondo de Enrique Díaz guarda fotografías de las festividades decembrinas de ese año de 1937. Copias 5x7 pulgadas de la fiesta de la Reina Retratos del Festival de la Reina de la Primavera. Las comento como un ejemplo de cómo pudieron ser pero no son las que refiere el reporte que cito aquí. Pareciera que las fotografías de este tipo se convertían como casi en la mayoría de las citadas en la comprobación del funcionamiento de algunas áreas del manicomio. Más adelante se comentará que los fotógrafos de La Castañeda fueron comisionados a otros espacios para realizar fotografías. Y obviamente había razones del director del manicomio para indicar que se elaboraran. Lo único concreto es que reportan un uso más del quehacer del fotógrafo. Copias de 5 x 7 pulgadas. Sin embargo es posible que en diferentes fechas se realizaran algunas celebraciones más. Especialmente lugares que pertenecían a la Beneficencia Pública 113 . A qué se debió. Esta parte de los diferentes talleres de laboroterapia. Si este tipo de fotografías se ordenaban al fotógrafo ¿Cuál sería su uso para la institución? De nueva cuenta la comprobación ¿de qué? De cómo se llevaban a cabo estas celebraciones. Copias de 5x7 Pulgadas. Salones y fachadas de la Escuela Granja49 47 No puedo corroborar mi sospecha. Culhuacán y SSA. pues si bien el catalogo del INAH en Pachuca guarda imágenes de La Castañeda en al menos 3 fondos que son Manicomio. 101/9. Manicomio y Manicomio Construcción 1933-1937. 7. Traté de indagar en la Fototeca si sería posible saber cómo es que llegaron las fotografías a estos fondos pero me señalaron que no era posible saber esto. respectivamente. 5. 6. 44/7.Pachuca47 Es extraño que un archivo ceda sus materiales de investigación a otro. en donde se enseñaba a algunos enfermos oficios diversos (tapicería. El cual se celebraba en marzo de cada año. Con estos datos no puedo asegurar cuales son las que formaron parte del archivo del manicomio. De hecho el fondo Enrique Díaz en el AGN48 contiene algunas fotografías de éste tipo. 48 Ver fototeca del AGN. tejido. Por las fechas en que se hicieron estos reportes enero-agosto de 1937 el único festival que se fotografió fue el de la reina de la primavera. Muebles hechos en los talleres de laboroterapia Fotografías de los trabajos manuales que hacían los enfermos en La Castañeda. Pero éste tipo de fotografías con qué regularidad se ordenarían.

Quienes lo rescatan señalan que debió depurarse. Para que el archivo fuera abierto al público se revisaron uno a uno todos los expedientes. es decir no es posible hablar de la fotografía bajo un entendido general. Pero ¿Habrá sido sólo revisión y clasificación? Es decir. Este tipo de fotografías aluden a lugares (como la Escuela Granja) ajenos al manicomio. Al repasar estas aplicaciones bajo 7 órdenes precisas resulta fácil saber con qué sentido fueron realizadas. enfermeras o enfermeros y guardias) y quienes recibían atención (enfermos)? Saber de todos estos usos (7) es importante. Es imposible tratar de definir a partir de un solo parámetro el uso que tuvo la fotografía como una forma única de argumentar su uso o aplicación. para su clasificación y así ordenar los contenidos. pues eran tantos papeles que sólo se conservo lo esencial: el staff de atención y los pacientes. “Manicomio General”. por ejemplo ser usada para la investigación en La Castañeda. ¿no recibió además de las depuraciones el cercenamiento de otras partes? ¿Quienes establecieron los criterios -como me lo explicó el licenciado José Félix Gutiérrez del Olmo. no sufrió mutilaciones. Entre estas utilidades es finalmente un fin práctico. necesarias porque se ordenó elaborarlas. Haciendo un recuento he referido 7 tipos diferentes de fotografías que reflejan usos distintos y diferenciados para una institución psiquiátrica. Por ello al leer estos informes es posible argumentar que son los usos los que definen las aplicaciones en las que se verá implicada la fotografía. pues se ordenaron formas fotográficas bien definidas y específicas. mucho menos es posible saber si estás cubrieron necesidades desde la psiquiatría. De éstas imágenes fotográficas. habrá que referirlo no hay una sola en el Fondo Manicomio General.de que lo único importante de éste Fondo fueron quienes atendían (médicos. numeral que ampara a este Fondo. lo cual indica que el fotógrafo no sólo las realizaban en su lugar de trabajo. No es solamente hacer fotografías y dentro de esa generalidad tratar de comprender para que se hicieron. pues no hay imágenes fotográficas que cotejen el uso. Conocer si esta práctica específica cubrió las necesidades es algo por el momento indefinido. Sin embargo cabe preguntarse si este Fondo. Por ello al describir los 7 usos las explicaciones sobran. ya que es posible decir que la cámara y la fotografía tuvieron otras finalidades además del registro de los enfermos. Los motivos institucionales quedan allí en esas fotografías. Son o responden a otra utilidad. tal y como aparecen en la guía número 23. 114 .

Todos los usos obedecen a un orden institucional. cubría aspectos que sólo la cámara podía confeccionar con la fotografía. (1) retratos de pacientes para algún familiar que deseaba saber en qué condiciones se hallaba su enfermo o para comprobar que éste seguía allí. (4) de cerebros para el médico que investigaba y también para el director. (3) de la instalaciones del manicomio para el director. De manera general es posible señalar para todas éstas formas fotográficas que lo que pretende la institución es convencer con lo representado y lo que presenta en estás imágenes funciona como una prueba. Pero de éste tipo fotografías ni siquiera se ha consignado que se hicieran. Ubica retazos de lo que puede ser fotografiable y sobre todo mostrado. Es curioso que de todos estos registros y usos fotográficos no se tenga huella de un tema que por lógica debía haber sido abordado. (2) grupos de enfermos para médicos que así lo pedían al director. Si bien la fotografía fue usada como prueba incuestionable del funcionamiento de la institución. las cosas más triviales. sin embargo. Pero esta funcionalidad no descansa en retratar todo. ¿Por qué no hay imágenes del Staff médico trabajando. se realizaron para comprobar ¿Qué es lo que corroboran? ¿En qué se aplicaron? Podría señalar e intuir diversas situaciones. al desglose visual de cómo opera en éste caso un manicomio. auscultando o entrevistando pacientes? Es difícil tratar de argumentar una respuesta. La producción de las fotografías se realizó de acuerdo a las necesidades de quien las indicó (dirección). para proporcionar un símil de la realidad. (6) fotografías de las manualidades que realizaban los enfermos y (7) Fotografías relacionadas con otros espacios institucionales. 115 . pues como se ha visto se retrataba hasta el edificio y sus partes. Si lo que se pretendió con el uso la fotografía o los que se han revisado en este apartado es mostrar el progreso y el funcionamiento del gran manicomio. revisando. si algo se ha argumentado en el rescate de éste importante archivo es precisamente esa díada. fue un accesorio y la re-presentación de una realidad. O tal vez ésta no reflejaría lo que se quería (de) mostrar. los festivales. entonces puedo pensar que este tipo de fotografía no importaba. dominio de la Beneficencia Pública. aquellos en los que se encuadraba lo que se quería o debería mostrarse con estas mismas. (5) fotografías de las celebraciones que se realizaban para las autoridades del manicomio. La relación médico-paciente.

las paredes y el piso eran de cemento. el médico reportó que en esa área nada funcionaba: ni puertas ni ventanas. 52 Eran dos celdas en condiciones infrahumanas. Describe un inventario médico de 24 instrumentos. por demás inadaptados (un enfermo epiléptico encerrado allí. M/G. pero fue una apreciación errónea. Los separos estaban situados en la parte más fría del Pabellón. 51 AHSSA. encargado del pabellón. En su recorrido textual y fotográfico por el Pabellón. C/L 16. el comedor escaso para 80 enfermos que improvisa una puerta para convertirla en mesa. Al revisar los planos de los pabellones supuse que había celdas de castigo. Exp 1. como puede verse en la fotografía adjunta. Exp 1. dado que a este pabellón es adonde llegaban todos los enfermos. pero inadecuados. Describe que el Pabellón tenía una capacidad “para dar cabida a treinta enfermos y en él se alojan los ochenta que representan el promedio de asistencia diaria actualmente”. Esto evidencia de alguna manera empezaron escatimar recursos para el funcionamiento de La Castañeda. M/G. E/H. Eran inútiles semejantes separos. lugar único por donde penetraba la luz. pudo haber sufrido fractura de cráneo). El médico Gómez Robleda señaló en su informe todo lo existente en Observación. E/H. 116 . con paredes y piso de cemento. de los cuales funcionaban sólo nueve. los sanitarios tapados. B/P. hasta las paredes estaban en malas condiciones. cinco muebles y de éstos sólo uno útil. pues Gómez Robleda anotó en un reporte que eran cuartos para aislar enfermos agitados. realizó un informe50 detallado de las condiciones de dicho espacio. lo grave es la manera como esos cuartos fueron terminados. B/P. aquel espacio no era ni oficina ni consultorio. no tenían vidrios. como señaló en su escrito. C/L 16. que de acuerdo con el criterio del galeno. en espera de diagnóstico y con él el Pabellón en que se les colocaría.51 Cabría resaltar la importancia del lugar. la puerta sólo tenía un pequeño agujero con su respectiva reja de fierro. más que el despido del fotógrafo y la posterior renuncia de Robleda. el médico José Gómez Robleda. tuvieron una limitante: no fueron portadoras del olor que agobia al pabellón.52 Las fotografías para Gómez Robleda. El informe fotográfico de un médico del pabellón de Observación (Hombres) (Otro uso) El 12 de febrero de 1931. Ambos informes parece que no significaron nada. pues se debe considerar el caso del fotógrafo Francisco Javier Moreno. quien elaboró un reporte dirigido a la Beneficencia Pública quejándose por la falta de materiales fotográficos. éstos pasaban al Pabellón de Observación (Hombres y Mujeres). de reducido espacio (cuatro metros cuadrados cada una). Después de la valoración de los médicos de guardia y obtener los datos generales del enfermo. 50 Su informe está dirigido al director de la Beneficencia Pública no al del manicomio. sólo 30 catres. En AHSSA.

47/7. Las fotografías que ordenó Gómez Robleda obedecían a una preocupación. hay una coincidencia. arteria en la cual estuvieron varios estudios fotográficos desde finales del siglo XIX y principios del XX. a pesar de la hoja bond en que se pegaron me permite comprobar este argumento. que ningún director de La Castañeda mostró. Algo estaba ocurriendo entre la Beneficencia Pública y La Castañeda. Un mes después se presentó un inusual reporte con fotografías. se trata de Mariano Peña. y que los dos manifestaron su inconformidad directamente a la Beneficencia Pública. con los títulos Manicomio Beneficencia. Quizá el informe sirvió de algo. Cajas del Fondo Enrique Díaz núm.53 Otro elemento al que es posible acercarse al ver estas imágenes es la comparación entre las formas arquitectónicas percibidas desde el exterior y lo que encerraban estos pabellones. Como aproximación. al igual que Gómez Robleda. son muy puntuales para conocer más el pabellón de observación en 1931. a la construcción. Si recordamos que en noviembre de 1930 el fotógrafo Francisco J. primero a la demolición y. las imágenes permiten sólo eso. El sello al reverso de las fotos. acercarse. puedo decir que se hicieron para demostrar que el pabellón de observación no funciona. Gómez Robleda renuncia al finalizar el año. el 12 de enero de 1931. no las hace el fotógrafo del manicomio. Fue una de las áreas de mayor uso. Ver Fototeca AGN. Parte del argumento lo hallé en un texto de Cristina Sacristán. Sin embargo. 101/9. No puedo pensar que el director de la Castañeda no estuviese enterado de esto. Las fotografías de este tipo tienen otro uso. ya que se remodeló el Pabellón entre 1934 y 1937. que las imágenes y el texto fueran las pruebas para que la autoridad se enterara de las condiciones del Pabellón de Observación. 44/25. Esas fotografías las hizo un estudio no identificado. en el Centro Histórico de la ciudad de México. quien realizó todo el seguimiento fotográfico. 117 . los dos fueron despedidos. En Actores. 54 “La Locópolis de Mixcoac” En una encrucijada política: Reforma psiquiátrica y opinión pública 1929- 1933. Madero. hasta la reinauguración del pabellón. México. intuir a través de estas imágenes las malas condiciones en que se hallaban los pabellones. 1 31/16.54 ella refiere toda una serie 53 En el Archivo General de la Nación se consultó el archivo de Enrique Díaz. Sería interesante saber por qué no participó el fotógrafo del manicomio. Manicomio y Manicomio Construcción 1933-1937. Pero en su elaboración hay un sesgo. Moreno se quejó de la falta de material fotográfico. Moreno. Actualmente es la calle Francisco I. espacios y debates en la historia de la esfera pública en la Ciudad de México. a pesar de que en estos años si hay fotógrafo laborando. pues todos los enfermos llegaban allí. que se ubicaba en la calle de Plateros. posteriormente.

Exp. Seminario Internacional La Experiencia Institucional en la Ciudad de México: Esfera Pública y Elites Intelectuales 55 En AHSSA. Los médicos Enrique O. datos. M/G C/L 11. 56 La inclusión a Carl Gustav Jung no es clara. incluye un examen físico y antropológico. anomalías del tamaño de la morfología y de asimetría. o a algún enfermo que pueda ser identificado. PP 199-232. diagnósticos para determinar la enfermedad.de pleitos entre la Beneficencia Pública y La Castañeda entre 1929 Y 1933. Hay dos hojas de esta cédula que así se titulan. la cual debía ser llenada con un “examen psicológico (psicoanálisis de Jung)”. La ficha contiene pruebas. que posiblemente fuera la abreviatura de “retrato”. 2005. Aragón y Nicolás Martínez realizaron este documento en el cual lo primero que aparece es un recuadro de 6 x 6 cms para la fotografía. esta literalmente cayéndose. No Instituto Mora-UNAM-IIH. pues no hay más referencias sobre este registro en los expedientes clínicos. La conclusión es que sean éste tipo de situaciones.56 aun cuando falta confirmar su uso. 118 . pero ubicando como destinatario al director de la Beneficencia Pública. Es muy probable que el informe de Robleda se lo haya solicitado el mismo director del manicomio. ajenas al manicomio las que en ocasiones definieran su devenir y es notorio que la Beneficencia Pública se mostró negligente e indiferente ante esto. es casi seguro que éste no se llevó a cabo. Lo único que podríamos constatar es que estas fotografías no hablan de mostrar celebraciones. pero estas determinaron e influyeron incluso en la renuncia de su entonces director Samuel Ramírez Moreno. Expectativas para otras aplicaciones a la fotografía en el Manicomio En 192655 se elaboró una “Cédula para el estudio clínico de enfermos nerviosos y mentales del Manicomio General”. en cuyo interior aparece la letra “R”. o grupos de enfermos. Tal vez la máxima autoridad del manicomio ya lo había intentado y no había encontrado ningún tipo de respuesta. guardan más relación con la clasificación y medición tan en boga a fines del siglo XIX y principios del XX. Esta cédula tiene 36 hojas. B/P. Estos aspectos tienen correspondencia con la fisiognómica. Son bastante puntuales para mostrar junto con el escrito que la infraestructura física en que pernoctan los enfermos que llegan a “Observación”. con la finalidad de que viera las condiciones en que se encontraba el pabellón. 7. los mismos se generaron por cuestiones políticas.

tener conocimiento de ella y de su diseño es importante. la cual consideró partir del uso de la fotografía. Sin embargo. Sin embargo. diagnóstico final. fecha. Exp. Esto deja en claro la práctica que se pensaba dar a un retrato que ya no era para el Libro de registro ni para la identificación.existe en los expedientes clínicos algo parecido a este tipo de reportes. M/G. ¿para dar rostro a la enfermedad? La imagen se consideró en una cédula especial para el enfermo. si no para un nuevo expediente clínico. El documento dice: Para llegar al conocimiento epidemiológico de las enfermedades neuropsiquiátricas atendidas en el Manicomio haremos una reorganización en la Oficina de Admisión. Por ello. supondría y permitiría colocar los retratos agrupados en ficheros por padecimiento. pues para integrar dicha cédula. ingreso. alta y responsable con su domicilio. De esta manera. con el fin de registrar los datos de los diferentes ítems y llevar un archivo clínico expedito con fichero de identificación que permita en cualquier momento el balance ya seleccionado de los factores y condiciones. en una tarjeta que indicará su nombre. la propuesta. C/L 3. pues en éstos no hay segmentación por enfermedad. En un plan de trabajo correspondiente al sexenio de 1958-1964 hay un último intento por rescatar los retratos. ADM. 57 AHSSA. muy práctica por cierto. 119 . 8. junto con la fotografía los datos de los enfermos. sexo. la fecha cuando se realizó esta adenda al plan de trabajo distó mucho de ser realidad. edad. así como la frecuencia en intensidad del fenómeno solicitado. que presumo se elaboró con la idea de sustituir los que están en cada informe individual de los enfermos. tratamiento. José Luís Patiño Rojas 23 de febrero de 1963. se pensó en el uso de la fotografía para un uso clínico.57 En síntesis. Si bien es cierto que los libros contenían los nuevos datos. Firma el director Dr. se pensó en reorganizar la admisión. diagnóstico de presunción. su manejo como tal fue imposible. posiblemente. en la primera hoja se incluía una construcción clínica. se podría saber desde la epidemiología qué enfermedades fueron las más recurrentes y anotar causas probables para ello. por tanto. Los enfermos internados deberán ser identificados por medio de fotografía y huellas dactilares que serán foliadas en un fichero.

veamos. – Hay un promedio de 5 a 6 ingresos diarios. Con esta fecha he formulado y entregado en la oficina respectiva. – Lo anterior me permito ponerlo en el superior conocimiento de Ud. El C. Seguramente. Francisco Javier Moreno. es decir. Exp. y que es proporcional al número de enfermos que no tienen retrato en su expediente. más los meses en que no me surten los pedidos. pues su uso lo que facilitaría sería el cruce entre las distintas variables que se asociaban para conocer la prevalencia de la enfermedad. lo cual no significa que no hubiera materiales. pues se planteó en 1963 y no se realizó. Este pedido viene a sumarse a los que mensualmente hago. A pesar de esto. será retratada la tercera o cuarta parte de dichos asilados. El 14 de junio de 1968 se cerró La Castañeda y durante toda esa década los antiguos libros de registro siguieron consignando los datos alrededor del espacio para el retrato. hasta la fecha no ha sido surtido por lo cual las labores de Fotografía están paralizadas desde hace mucho tiempo. que se expresa en el pedido adjunto. Gobernador del Distrito autorizó nuestro pedido anterior. y sí. Incluso gracias a algunos reportes (ver apéndice I) se puede saber que entre 1910 y 1920 los materiales fueron más que suficientes. todos ellos que. en informe fechado el día de ayer me comunica lo siguiente: 4 de noviembre de 1930. 120 . Las siguientes citas confirman esa carencia. ¿fue necesario ver el retrato?. El 4 de octubre se autorizó surtir tres pedidos de materiales fotográficos para el manicomio. al fin un método. Ciencia y fotografía. B/P. A comienzos de los años treinta del siglo XX la falta de materiales. y lo que se me entrega cuando esto sucede. pero raramente se verá durante esos años alguna fotografía en estos libros. M/G. comenzó a sentirse en La Castañeda. C/L 8. quizá originados por la crisis de 1929. que en un mes. en el retrato. Lástima que la propuesta fue tardía. el pedido de los artículos necesarios para esta fotografía. 26 de septiembre de 1918. Del director de la Beneficencia Pública”. para justificar dicha falta de retratos y al mismo tiempo para suplicarle se sirva gestionar ante la 58 AHSSA. no corresponde en número a lo pedido. E/H. sumando estos déficits cada mes. “Atentamente suplico a Ud. pero se pensó. dan el gran número de enfermos que no están retratados. en la inteligencia de que con fecha 22 de julio del presente año a pesar de que el C. terminarían todas las variables en un punto de intersección. C. en su mayoría no me son surtidos. No se llevó a cabo. La falta de materiales fotográficos Acerca de este aspecto sólo encontré un reporte en 191858 y lo que se ha mencionado sobre las placas negativas. 14. fotógrafo de este edificio. sino que por cuestiones administrativas no se entregaban. únicamente se me da una docena de placas. dan más de 150 asilados. se sirva librar sus superiores órdenes a fin de que se proporcione a este establecimiento el material para la fotografía.

se señala: C.- Aprovecho la presente para reiterarle mi atenta consideración y respeto. pues ya se me ha acusado de negligencia en el cumplimiento de mis labores. Exp. Por lo anterior he de estimar a Ud. me permito poner en su conocimiento esta deficiencia a fin de que tenga Ud. Director del Establecimiento Presente “Siento tener que comunicar a Ud. 1930. 3 de noviembre de 1930. El director60 En otro documento. teniendo en cuenta lo inevitable de las defunciones. 121 . además de que mis deseos son: estar al corriente en mi cometido. Administrador C. ¿quiénes acusaron de negligente al fotógrafo Javier Moreno? Memorando del 14 de agosto de 1930 Del director Para el administrador Con esta fecha. por desconocimiento de lo anteriormente expuesto. bajo el sistema actual. Director59 El director envió el oficio a la dirección de la Beneficencia Pública. 59 AHSSA. Atte.C. 8. 60 Ibíd. a bien ordenar lo procedente. C/L 46. no hubo respuesta. EP. me dice: Atentamente ruego a usted se sirva dar sus respetables órdenes a fin de que el señor fotógrafo pase con regularidad a este Pabellón a tomar las fotografías de los enfermos que ingresan y así evitar las confusiones que ya hemos tenido principalmente entre aquellos enfermos negativistas o que tienen alteración de la personalidad. Superioridad la atención a mis pedidos. del 16 de junio de 1930. y esto nunca puede ser. el Médico Cirujano Francisco Núñez Chávez. encargado del Pabellón de Observación Hombres.C. Firma Francisco Javier Moreno C. se sirva amonestarlo y hacerle la recomendación de cumplir con más eficacia su cometido. sin embargo. M/G. que la mayoría de los asilados de este establecimiento carecen de retrato en los respectivos álbumes. y siendo este requisito necesario para la identificación de los enfermos. Pero.

65 61 Ibíd. 1935-1968. éstos seguían presentándose. que limitaban la exportación al país de dichos insumos. por las entregas de los retratos de los enfermos para los Álbums indicados (libros de registro). Exp. 63 AHSSA. diciéndome que le hace falta el material correspondiente. 122 . Respetuosamente El Comisario61 Otro memorando dice: Del administrador Para el fotógrafo La encargada accidental (probablemente quiera decir interina) de la Oficina de Admisión.64 Sin embargo. dos entregas me ha hecho en el presente año de muy pocos.62 Es importante señalar que durante gran parte de los años cuarenta. Lo que comunico a Ud. 1935-1968. Javier Moreno. 64 AHSSA. M/G. 65 Ibidem. la falta de material fotográfico fue constante y grave. La siguiente cita permite conocer qué sucedía por la falta de fotografías. 62 Ibíd. C/L 24. En 1940 un oficio consigna: “Hace aproximadamente 30 días que no se toman fotografías de los enfermos de reciente ingreso y existiendo una disposición que prohíbe su traslado a otros servicios sin cumplir el requisito de la Fotografía…” 63 En 1941 otro documento pide a los enfermeros y enfermeras listas de todos los enfermos y enfermas a los que les falte el retrato para que “quede subsanada dicha anomalía que se venía observando debido a la falta de material fotográfico”. para los efectos concernientes. se argumentaba que las causas se debían a la Segunda Guerra Mundial. Informa de una gran cantidad de expedientes “sin retrato y que da cabida a muchas cosas por haber enfermos que dan diferentes nombres y muchos de ellos no contestan”. ADM. Exp.. en memorando # 157 del 30 de mayo de 1930 dice: Tengo el honor de poner en el Superior conocimiento de usted que en varias ocasiones que he preguntado al C. nombrado fotógrafo dependiente de esta Oficina de Admisión. pues en Álbum último que llevamos consta de 340 anotaciones que carecen de ellos y en los anteriores falta mayor número. M/G. C/L 24. Fco. 8. ADM. 8. aun cuando este oficio estipulaba cuatro días para subsanar los problemas.

68 Será la única vez que se refieran a enfermos de esa forma. etc. que para los fines de identificar pacientes que están como “desconocidos” el frente y perfil fotográfico cumple con la finalidad de que los familiares que buscan a su enfermo puedan identificarlo. M/G.67 lo que no había eran materiales fotográficos. pues en 1943. Cabe precisar que treinta años después de ese conflicto bélico. Par eso se hace este tipo de retratos Además se le ordena al fotógrafo. C/L 2. Menos aun los vigilantes nocturnos que no manejan documentación. Otro es más específico: Con motivo de las confusiones de documentos de asilados recién ingresados. Sin embargo. Exp. Manuel Guevara Oropeza. Pero. 69 AHSSA. 10. ADM. estamos expuestos a la comisión de errores de consideración. la Primera Guerra Mundial no afectó los recursos de La Castañeda. ordena por escrito al fotógrafo realizar retratos de todos los enfermos que lleguen al manicomio como “desconocidos”68 y que los haga de frente y de perfil. C/L 24.69 Estas fotografías. Ni los enfermeros mismos están capacitados para reconocer a cada sujeto por su nombre. Los fotográficos lo fueron para la época. 8. sino en caso de accidentes. el mundo. Exp. el director de La Castañeda. agresiones. por falta absoluta de fotografías desde hace más de dos meses.66 Pero. 123 . La razón por la que el material se hizo escaso fue el aumento arancelario en todos los materiales de importación debido a la Segunda Guerra Mundial. frente y perfil nunca se hicieron para los libros de registro. como lo demuestran distintos documentos de la época. M/G ADM. en vista de la cantidad de ingresos que últimamente ha habido. incluido México. al menos en lo que se refiere a las importaciones y a la industria de materiales fotográficos. ¿quién sugirió que un familiar extraviado o 66 Ibid. La falta de materiales se enturbia un poco. ¿a qué se debía la falta de fotografías? En 1943 el fotógrafo sí estaba en nómina. había cambiado. que debía pegar los retratos en un tablero especial que se colocaría en la Oficina de Admisión para que las personas que buscaban a sus familiares pudieran identificarlos. 67 AHSSA. Es importante señalar que la carencia se dio en casi todas las épocas del manicomio pero durante fines de los treintas fue mayor y durante el período de la Segunda Guerra Mundial se agudizó. como “desconocidos”. Sin embargo bajo esta situación tan específica su elaboración deja al menos una cosa clara.

124 . Específicamente quienes maltrataron fueron los guardias y enfermeros de ambos géneros —hombres y mujeres— del manicomio. También puede leerse de Cristina Rivera Garza “Por la salud mental de la nación: Vida cotidiana y Estado en el Manicomio General de La Castañeda. Debido a que eran demasiados pacientes en el manicomio. Además. la Secretaría de Gobernación (Segob) remitió a 65 personas al manicomio.70 Fue un segmento de la población que no pagaba nada. Antes de que entraran las personas a buscar a sus familiares. ¿O había identificaciones diferenciadas? Recordemos que al inicio del manicomio no había una idea clara de cómo serían los próximos años. Fue preciso hacer retratos de frente y de perfil. fue porque su uso no estaba destinado a la identificación sino al registro. México 1910-1930”. el hacinamiento y el maltrato71 se agudizaron en las décadas de los cuarenta y cincuenta del siglo XX. 2001. Lo significativo es que para esta época al menos el fotógrafo en turno sabía hacer estos retratos. violaciones. No cabe la menor duda que la fotografía brindó servicios específicos a las autoridades del manicomio. 71 Cristina Sacristán. veían las fotografías en la Oficina de Admisión. sobre todo cuando en ese periodo inició la carencia de materiales fotográficos. Una tercera incidencia exige plantear: ¿cómo ante la escasez de 70 AHSSA. Exp. es decir. Esto no fue raro. 51. Expedientes 7697 a 8164. negligencia y homicidios imprudenciales. modelos que ayudaran a la identificación. Entonces.desaparecido pudiera estar en el manicomio? Debe entenderse que quienes buscaban a personas ausentes habían acudido a las demarcaciones de policía. De hecho. 11 de Mayo 1922 a febrero de 1923. leer las fotografías de perfil no es fácil. 14. núm. fue imposible recurrir a la identificación física. Libro de registro núm. Instituto Mora. o no fue posible por confidencialidad permitir la entrada a quienes buscaran un familiar perdido. pues se requiere de cierta habilidad para cotejar los retratos. el 22 de agosto de 1922. el manicomio tuvo una oscura y triste fama. que ingresaron en calidad de indigentes. Acerca de los abusos cometidos contra los pacientes se puede consultar: AHSSA. quizá. que controlaban. pero los libros de registro nunca incorporaron retratos de perfil. usaban y dirigían. pues con 35 años de existencia. B/P E/H M/G C/L 48. desde maltrato físico. vivía en las peores condiciones. quizá las demarcaciones aconsejaban a los familiares buscar en el manicomio. “Para una historia de la psiquiatría en México”. ¿por qué no fueron ordenados desde un principio en el manicomio? La razón. Tal vez las autoridades policíacas sugerían a los familiares buscar en La Castañeda. “Una valoración sobre el fracaso del Manicomio de La Castañeda como institución terapéutica. No encuentro otra razón para realizar un tablero especial con fotografías. ambos en Revista Secuencia. 1910-1944”. En un que sólo día.

materiales fotográficos se exigía realizar fotografías ex profeso a los desconocidos? El motivo fue evitar que las personas entraran a buscar a sus familiares. M/G. él escribió un reporte —inusual en los directores de La Castañeda— de trece cuartillas donde reporta fallas y problemas de 72 AHSSA. un director de Asistencia le pide al director del manicomio que envíe al fotógrafo a la Escuela Granja. 8. 8. pero este Establecimiento carece de material para tomar fotografías desde hace varios años. a que retrate a los niños que terminaron el sexto grado de primaria. los continuos pedidos que hemos venido formulando”. 73 AHSSA. años o fechas y con ello la identificación probablemente fuese muy fácil. Aquí es posible sustentar otra posibilidad acerca del uso que debieron tener los libros de registro. Libros que si son llenados como lo refiere el reglamento. sí había fotógrafo pero no materiales. se puede asegurar que los materiales fotográficos entregados después de 1925 fueron menos que en los años anteriores. espacio externo y sin relación alguna con La Castañeda. La prueba es el informe del doctor Francisco Núñez Chávez al tomar posesión en enero de 1948. En 1945. C/L 24.73 Esta situación continuó por décadas. M/G ADM C/L 24. por qué lo seguían contratando? ¿Sería que los materiales llegaban ocasionalmente y fueron tan pocos que no podían ponerse al corriente con la producción diaria de retratos? Otro argumento es que si la cantidad de enfermos aumentaba. no obstante. ¿Fue 1943 un año en el que hubo materiales disponibles?. Exp. Otro dato es que el director del manicomio señaló en noviembre de 1945: “Éste Establecimiento carece de material para tomar fotografías desde hace varios años”. Pero dada la orden de hacer estos retratos de frente y perfil es muy probable que los libros estuviesen vacíos (sin fotografías). es muy fácil mostrarlos a los familiares e incluso por periodos. ¿Si fue un puesto de confianza. los materiales deberían ser proporcionales a la demanda. efectivamente. me permito comunicar a usted que el fotógrafo se encuentra a su disposición. ADM. Exp. 125 . Al respecto. El director respondió: “En relación a su escrito. lo que redundaría en la imposibilidad de poder identificar a alguien. 1935-1968 (1945). 72 Esto fundamenta que. pues otros oficios reportan carencias de material.

de la fotografía comenzó en 1942. como lo muestra su informe. 74 AHSSA. 77 Este fotógrafo fue enviado por la SSA para hacer fotografías. pero el lugar para hacer los retratos ya no es solamente el Pabellón de Observación. A fines de 1950. M/G. Exp. Un oficio en 1946 señala: Hace mucho tiempo que estamos careciendo de material fotográfico. M/G. 75 AHSSA. escrito con lápiz en la parte inferior. y que había muchas enfermas sin fotografiar. M/G ADM C/L 24. En su informe no reporta nada acerca de la entrega de los negativos. por lo cual se debe considerar que el control sobre estos implementos perdió importancia. Entiendo que las causas que determinaron esta carencia han desaparecido por lo cual suplico a usted que con la mayor urgencia nos sea proporcionado. M/G.funcionamiento del manicomio. generó con sus resultados bastantes problemas en la identificación de los enfermos. 76 AHSSA. ADM. Al parecer. La ausencia de materiales y. 8. María de Sunderland. ¿quizá ya no trabajaba en el manicomio? Un memorando de la jefa de enfermeras. C/L 13. ADM. además. ADM. por ende. Lo extraño es que no fue el fotógrafo del manicomio quien hizo las fotografías. 8. 8. C/L 24. Es entendible la carga de trabajo. Exp.76 Es muy probable que ya hubiese fotógrafos comisionados desde ese año. que se presentó el fotógrafo y cumplió con el trabajo.78 En esa época es posible hablar de otro método para hacer fotografía. C/L 24. 126 . refiere que en ese año el fotógrafo se presentó cuatro veces en marzo. Como no conocía ni entendía la manera como se debía hacer el trabajo. absolutamente necesario en este manicomio. 78 AHSSA. abril. Exp. pero se desconoce los motivos por los cuales no las realizó. El informe da cuenta que este fotógrafo accedió a ocho pabellones. El oficio detalla. Sin embargo. junio y agosto. Quizá sea una exageración. pues durante muchos años no se hicieron retratos.74 En 1949 se envió un oficio75 para que dieran facilidades al señor Romero para tomar fotografías de las obras realizadas durante esa administración. son fotografías que debía tomar el fotógrafo de planta. Exp. pero en esa época se pensaba que la fotografía en el manicomio la podía realizar cualquiera que pudiera manejar una cámara fotográfica. Firma el director Leopoldo Salazar Viniegra. 1. tanto de hombres como mujeres. de agosto de 1949. aborda el tema de la fotografía en la institución: “desde hace 6 años hay un fotógrafo que cobra pero no trabaja”. en 1943 hay registros de que se ordenaron hacer retratos de frente y de perfil. el fotógrafo Ángel Martínez77 entregó juegos de dos fotografías.

El jefe de Almacén lo increpó y le dijo que no podía entregarle los materiales hasta que entregara lo que le solicitaban. a efecto de que ese Almacén Central a su cargo. que no han sido las placas las exigidas como canje. el fotógrafo del manicomio y el jefe del Almacén Central de Medicinas de la Beneficencia Pública (encargado de surtir los materiales fotográficos) tuvieron una serie de enfrentamientos. en su defecto. Jefe del Almacén Central de Medicinas. El pleito implicó cinco oficios y memorandos. 80 Ibíd. 81 AHSSA. dictar sus ordenes. quien le suscribió un acuerdo: Al C. Firma Atentamente El Director General80 El 6 de mayo de 1925. Firma el jefe del Almacén. Es necesario mencionar el control estricto con que se resguardaban las placas negativas. 8.79 La razón fue que para surtir los pedidos del material fotográfico. ADM. para lo sucesivo. Exp. 127 . el jefe del Almacén requería las placas negativas usadas. el jefe del Almacén señala:81 Tengo la honra de referirme al Superior Acuerdo de Ud. por estar así dispuesto en Circular girada por esa propia dirección. se debe considerar que por los contenidos de los inventarios del Departamento de Fotografía. Presente Por disposición de esta Dirección General se servirá Ud. C/L 24. por materiales fotográficos sin la devolución de las placas usadas. el comprobante del consumo. E/H. B/P. fue el fotógrafo el 79 Todo en AHSSA. Manifestándole que ya dispuse sean entregadas al Manicomio General las placas que pide sin devolución de las anteriores. C/L 12.como aclaración me permito manifestar a Ud. como se sirve disponer en el referido acuerdo. Ese mismo día se entregaron los materiales fotográficos solicitados. Entre el 4 de febrero y el 6 de mayo de 1925.. M/G. M/G. El fotógrafo buscó el apoyo del director. Estos documentos muestran que el control sobre las placas negativas recaía exclusivamente en el Archivo del Manicomio. número 80 de fecha 29 del mes pasado. Además. sino únicamente las envolturas o. surta los pedidos que formule el Manicomio General. El fotógrafo replicó que no las podía entregar porque eran parte del archivo de placas del Departamento de Fotografía. 5. Exp.

De hecho apegándome al reglamento lo que se puede ver es que nadie podía hacer uso de estos materiales. echó en falta. Con ese sistema se canceló el método que los fotógrafos de planta trataron de cumplir. 1989. se dejó en el olvido los negativos que antes se custodiaron con tanto rigor y esmero. lo detalló de excelente manera en su informe confidencial al director. Además. La jefa de enfermeras del Pabellón de Observación de Mujeres. pues ésta fue la época en que los precios y costos de los equipos fueron accesibles para la gran mayoría de la gente. quienes fueron comisionados ya no entregaron las placas o negativos originales. pues cada juego tiene el nombre del pabellón al cual pertenecían. El celo con que se guardaron evidencia la importancia que tienen las placas negativas hechas. La fotografía. Lo importante a mi parecer es la forma/método tan dedicada con que se resguardan estas placas negativas. un arte intermedio. 29-154 128 . Lo único que consideraron fue separar los retratos por pabellón. Describe la forma organizada y metódica cómo los anteriores fotógrafos llevaban el control de los retratos: 82 Pierre Bordieu.82 No sólo en términos de la gran producción industrial fotográfica si no también de manera directa respecto al sentido que para las clases medias llegó a significar lo fotográfico. pp. Nueva Imagen. Pierre Bourdieu abundó sobre este tema en su libro La fotografía. la concepción de la cámara y su soporte ya no fue la misma que cuando se redactó el reglamento de 1913. al recibir tantos retratos sin datos. Sunderland. México. ya no fue posible concebir al fotógrafo como un especialista. Y me parece que en está época (los veintes) y en el mismo reglamento (1913) se concibió un control sobre lo que significaban estas negativas. es hasta finales de los años cincuenta y sesenta cuando esto será realidad. pues en la última década de la fotografía en La Castañeda. es decir. un arte intermedio. Si bien desde principios del siglo XX comenzó a tomar cuerpo la idea de que quien deseara hacer fotografías las podía hacer. Método que más de una persona. sólo eso.responsable de resguardar dicho archivo. Pues a fines de los 50´s. se controla con él que nadie tenga acceso a las placas negativas originales. pues los designados por la SSA hicieron retratos sin tener en cuenta los nombres y números de expedientes. Partiendo de esto puedo entender que años después ya hay otra idea o concepción sobre estas placas y por ende de la fotografía.

el doctor Dionisio Nieto Gómez84 envió un escrito al director. los uniformes sobrantes de algunas dependencias y los excedentes o despojos en buen estado de mercados. ¡Al fin y al cabo veníamos de barrios madrileños cercanos entre sí! Ilusiones mías.83 El 6 de julio de 1956. éste. Yo ya sabía —o creía saber— a qué horrores me enfrentaría en aquel espantoso conjunto de edificios afrancesados. yo me atrevo a suplicarle a usted si nos podría conceder la adquisición de una cámara fotográfica barata para tomar fotografía a todos los enfermos y poder facilitar con ello su identificación. entre la degradación de la miseria humana. es la identificación de los enfermos. albergue de abusos y corrupción donde se escondían las más abominables deformaciones sociales. En el pabellón piloto de don Dionisio. Emilio Julio Muñoz. en general. madrileño (septiembre de 1938). aseados. Ésa fue otra razón de mi desconcierto con el maestro Nieto. además de la irregularidad con que se presenta el fotógrafo. investigador del Centro de Estudios Avanzados del Instituto Politécnico Nacional y médico de la UNAM (1970). de corte porfiriano. encontré el retrato de Eufrosina Varela. y en la Oficina de Admisión. Que fuese a clases por la mañana. pues muy bien. pretendiendo el fotógrafo y el jefe de la Oficina de Admisión que en el Pabellón se identifique a las enfermas. En el pabellón piloto los pacientes estaban decorosamente vestidos. Un ejemplo que no fue generalizado en la institución. cosa que es muy difícil: algunas enfermas ya han pasado de Pabellón o han salido por diferentes motivos y nó es posible que el Personal retenga sus fisonomías. Las pocas fotografías que son entregadas. cuya solución es urgente para que pueda haber una mínima organización hospitalaria en este pabellón. restaurantes y panaderías”. Y también era quien conseguía con su prestigio los medicamentos. por lo que en algunos casos que se ha pretendido hacer esto. el pabellón piloto funcionó de manera excepcional. no las conocen. organizaba seminarios. Y es que aquel hombre con cara-mala-leche estudiaba y nos urgía a hacer lo mismo. por el poco tiempo que han permanecido en el Pabellón. El hombre tenía un prestigio que me parecía irreconciliable con su dedicación a una institución tan carente de crédito médico y académico. Por mi parte era la única alternativa que tenía a la vista para cumplir con el servicio social y poder comenzar la maestría. no llevan ningún control de las fotografías y sólo retratan algunas enfermas nuevas al azar. ha habido errores que más tarde he podido comprobar al necesitar algún expediente del Archivo. no tienen naturalmente ningún nombre ni número. interrogaba a los pacientes. relacionado con la falta de fotografías: Uno de los problemas. fueron tratados con humanidad y profesionalismo. El maestro dirigía aquel pabellón del antiguo manicomio de la ciudad de México. Supuse que don Dionisio comprendería mi caso y sería indulgente con mi horario. 84 Eminente médico español que trabajó a cargo de un pabellón llamado piloto Un exalumno de él opina sobre su trabajo “Por fin le pregunté si me admitiría en el llamado pabellón piloto de La Castañeda para hacer en él mi servicio social. mismo que guardé para posible aclaración). al cabo de mucho tiempo. La 83 AHSSA. exigía a internos y enfermeros el cabal cumplimiento de las tareas asignadas. la quimioterapia psiquiátrica —los neurolépticos— estaba al día. Aunque se trata de un problema general del manicomio. y el constante movimiento de enfermas que hay y además. 129 . médicamente bien atendidos. 1935-1968. “El manicomio fue un verdadero infierno: hombres comiendo ratas y ratas comiendo hombres. M/G. 8. que en el expediente de Eufrosina Huerta. Actualmente. C/L 24. Además. Exp. Don Dionisio comprendió y fue flexible en cuanto a mi horario. del tiempo en que estuve de permiso (como caso concreto puedo citar. pero me hizo trabajar con creces. pero eso se pagaba con guardias de cuarenta y ocho horas los fines de semana. había un buen ambiente académico. ADM. bien comidos.

el doctor Dionisio Nieto volvió a escribirle al entonces director de La Castañeda. Otra que señaló Nieto en su segunda petición enfatiza que —al igual que la jefa de enfermeras Sunderland— no fue enterado de los motivos por los cuales se canceló la fotografía en el manicomio. Al parecer. La primera fundamenta que la ausencia de fotografías generó crisis dentro del manicomio. José Luís Patiño: Desde hace mucho tiempo se plantean problemas. 86 Ibídem. se nos facilite cuando menos una cámara para que cada enfermo de este Pabellón sea retratado. lo cual permitía una identificación adecuada. aunque se hace en cierto modo. Me permito dirigirme a usted para suplicarle que si no hay proyecto de organización general de la identificación. las dificultades que esto acarrea son de gran importancia médica y legal. pues las autoridades conocían las 85 AHSSA. ATTE. no se sabe porqué motivos. en el que solicita se adquiera una cámara fotográfica para el servicio del Establecimiento. 130 .85 El 9 de julio de 1956. Exp. ADM. M/G. además. no resuelve el problema. 86 En estas peticiones hay varias cuestiones importantes por comentar. y en muchas ocasiones no es posible llevarla a cabo con certidumbre. Hace un año plantee este problema al entonces director del Establecimiento Dr. Como este procedimiento se suspendió. pues no hay peritos capacitados para dictaminar cuando es necesario. el doctor Nieto demandaba “garantizar el mínimo funcionamiento del manicomio”. fue una cuestión que descansó en la fotografía. y me expresó su propósito de organizar el servicio de identificación ofreciéndome. Juan Cárdenas. Juan Cárdenas y Cárdenas Respecto del mismo asunto. 1935-1968. 8. Me permito suplicar a usted se sirva decirnos que marca y las especificaciones para poderla comprarla. la posibilidad de adquirir una cámara fotográfica para este Pabellón. en 1958. Esto es inexplicable. el director respondió a esta petición: Dr. toma de huellas dactilares. con el fin de que cada enfermo fuera fotografiado mientras se resolvía el problema en sus aspectos generales. y facilitar con ello la identificación de los enfermos. Director Dr. Dionisio Nieto Gómez Pabellón de trabajadores ´B´ Me refiero a su memorandum de fecha 6 de los corrientes. C/L 24. Como usted recordará. hace años se tomaban fotografías de todos los enfermos a su ingreso. con frecuencia en relación con la identificación de los enfermos. pues en su primera petición.

efectivamente. en los libros ya no aparecen retratos. C/L 40. Exp. En este mismo punto. ADM. ¿A qué aspectos se refería? A la frecuente incidencia de equivocaciones con los pacientes. cuando se masifica la compra de cámaras fotográficas y se facilita su uso. sino en recabar los datos de nombre y expediente. Errores que en los años cuarenta se agudizaron. El fotógrafo de planta en el manicomio desaparece hacia 1949. se concebía con otros parámetros. en los lugares que habían definido un control a través de la fotografía.consecuencias por la falta de fotografías y aun así no informaron que se suprimiría el servicio. Exp. para entonces. 88 AHSSA. 131 . Es extraño que cuando la fotografía se popularizó y formaba parte de la vida familiar y doméstica. la especialidad del fotógrafo radicó no solamente en saber operar la cámara fotográfica. 3. que negaban fuera el de su pariente. Situación que. M/G. M/G. A finales de los años sesentas los formatos instámatic de Kodak dominaban el mercado y la industria. como entregar cadáveres a los familiares. ADM. será realidad una década más tarde. ésta simplemente se dejara de utilizar. La prueba es que en los documentos en los cuales habitualmente se le consignaba administrativamente se dejó de incluir el cargo. pues ya no se requería de un fotógrafo especialista con capacidad para realizar el retrato y anotara los datos del enfermo para evitar errores de identificación. 87 AHSSA. La llegada de fotógrafos asignados o de médicos que proponen la compra de una cámara fueron los primeros indicios de que cualquiera podía hacer fotografías. pero éste ya no reporta al fotógrafo. En un documento87 de 1963 se asienta el personal que trabajaba en la Oficina de Admisión. C/L 50. El otro dato que puede fundamentar esta hipótesis son los libros de registro de la década de los años sesenta. En 1965 se señala cuáles eran los departamentos88 de la misma oficina. En las primeras etapas de La Castañeda en que se usó la fotografía en el manicomio. el doctor Nieto subrayó que los problemas que eso acarrearía eran de gran importancia médica y legal. ya no se menciona la fotografía. 1. La solicitud de comprar “una cámara barata” demuestra que la fotografía.

M/G. La dactiloscopía en México. falsedad de datos sobre generales etc. incoherencia. y nacionalizado argentino. Yucatán estuvo sin el sistema de identificación hasta 1929. por su función de informar. Yugoslavia. pues desde 190490 el sistema se había implantado en México? En el manicomio se realizó la capacitación sobre la dactiloscopia: Después de ocho meses de clases diarias que duró la capacitación de los empleados necesarios. señaló en entrevista que nunca ha oído hablar de esa carencia de materiales fotográficos. se debe al maestro Juan Vucetich. quien adoptó el sistema de Juan Vucetich. nacido en Croacia. externados y fallecidos. 132 . generados por la modernidad y ante la falta de fotografías de una industria supuestamente en ascenso. Exp. Se puede consultar en la dirección: http://www. Yucatán. etc. 14. un desabasto que nunca previeron. por un experto Dactiloscopista contratado al efecto por la Secretaría de Asistencia Pública. en que el gobernador Álvaro Torres Díaz estableció en la policía judicial una nueva oficina de identificación a la que llamó Departamento de Identificación Dactiloscópica. propias de estos Establecimientos por el negativismo. El primer archivo dactiloscópico en América Latina se fundó en México. 90 El sistema que se practica en México. Ante la falta de fotografías. A él se debe el sistema más universalmente aceptado en 1904. y en gran parte de América Latina. creó los cuatro tipos fundamentales de la dactiloscopía: arco. llevándose a fecha un perfecto control de identificación que facilicita al minuto conocer los casos de reingreso en enfermos que no hablan por diversas causas.91 89 John Mraz. Dactiloscopia y fotografía Aunado a la falta de materiales fotográficos. las autoridades del manicomio se vieron en grandes problemas. la cual cambió su nombre por Departamento de Registro de Identificación de Delincuencia. presilla externa y verticilo. estudioso del fenómeno del fotoperiodismo en México del periodo que abarca los años treinta hasta los noventa.net/ 91 AHSSA. el presidente de México dictó la resolución 34442. Florencia Sánchez introdujo y publicó el sistema Vucetich en México. debido a las restricciones de importaciones manufacturadas en el extranjero y tal vez a la intransigencia de adquirir dichos materiales. El 6 de mayo de 1919. En Karem Azamar Hernández. y que ha venido a acabar para siempre con el añejo problema de confusiones o dudas de identidad. En la fundación de este archivo intervino el dactiloscopista Luis Lugo Fernández. Es probable que los periódicos no la sufrieran. en los enfermos mentales. se procedió a fichar dactilarmente a todos los asilados que ascienden a más de 3 300 y desde ese momento a todos los ingresos. Este archivo funcionó poco tiempo por falta de presupuesto. en 1915 se cerró. Factores que contribuyeron al desabasto ya la necesidad imperante de hacer retratar a todo individuo que llegara a La Castañeda. por la cual se incorporaba el uso del sistema dactiloscópico en la identificación de las fuerzas armadas.dactiloscopiamexico. C/L 20. En Francia la dactiloscopia canceló en 1920 el sistema Bertillon. ¿Por qué no se utilizó la precisión de las huellas dactilares desde un principio en el manicomio.89 las autoridades del manicomio buscaron alternativas para controlar la identificación: la dactiloscopia fue el nuevo control científico. ADM. presilla interna. por obra de Ernesto Abreu Gómez en 1914 en Mérida. pues los medios de comunicación tuvieron prioridad para la dotación de materiales.

h) Tomar dactiloscopias de los que salen de alta o con permiso. m) Establecer un canje de fichas dactiloscópicas con todas las instituciones similares a este establecimiento. Fórmula dactiloscópica e impresión digital. n) Tener al día el archivo de dactiloscopia. Se legitimó mediante un anteproyecto94 de reglamento en 1944. M/G. p) Estadística mensual del movimiento habido. La inclusión en la Oficina de Admisión de dos dactiloscopistas demuestra que el sistema fue adoptado. A partir de aquí todas las citas de este apartado corresponden al mismo expediente. fallecimientos anotarse en la tarjeta nomástica correspondiente. La eficiencia del nuevo método de control se registró en documentos. c) Proceder a confrontar las fichas dactilares para saber si hay otros ingresos. Exp. j) Atender todos los casos de confusión o duda para aclarar la identidad personal de los enfermos de los pabellones. g) Abrir tarjeta. r) Queda estrictamente prohibido sacar documentos fuera del gabinete. Exp. o) Altas. fórmula dactiloscópica e impresión del pulgar derecho o en su defecto el izquierdo. Nombre. tardíamente (se reglamentó hasta 1913. Su reglamento coincide en todo lo que se marcó para la fotografía: la identificación de enfermos. ADM. se instauró la dactiloscopia en 1942. 93 AHSSA. dos años después de su inauguración). Número de expediente. C/L 22. permisos. como uno que expone que entre enero y junio de 1944 el gabinete dactiloscópico fichó a 3 mil 810 enfermos. constataron la identificación de 589 enfermos que salieron del manicomio. para confrontar en archivos y certificar su identidad. 11.13. e) Solicitar a las autoridades antecedentes o información de aquellos negativistas.92 Esta información corresponde con la falta de fotografías reportadas en la década de los años cuarenta. M/G. M/G ADM C/L 20. 133 . C/L 20. igual que la fotografía 30 años atrás. f) Hacer las siguientes anotaciones a la hoja de ingresos. i) Toma de las impresiones digitales de los fallecidos. d) Sólo en estado de agitación se pospondrá la toma de identificación dactilar. La dactiloscopia como método de identificación se colocó en el mismo nivel científico. mudos que no quieran dar sus generales. b) Tomar impresiones de los enfermos que ingresen. Exp. 94 “El gabinete de dactiloscopia estará encargado bajo control de empleados especializados y divididos en 2 turnos” sus obligaciones: a) Tomar impresiones digitales de todos los enfermos. 92 AHSSA. (Esto nunca se consideró para la fotografía). ADM. afásicos. se confrontaron 146 cadáveres con sus respectivas huellas dactilares. Además.13.93 De la misma manera en que se dio cabida a la fotografía. q) No se permitirá el acceso al gabinete sino a los encargados únicamente. l) Suministrar a las autoridades judiciales y policíacas datos sobre la identidad de asilados que se requieran (Esto nunca se consideró para la fotografía). Número de registro. k) Prestar su trabajo a cualquier investigación científica. Este sistema debió ser más barato que realizar fotografías y más seguro para identificar. En AHSSA.

13. Leyéndolas detenidamente. M/G. con otras instituciones similares y policíacas. 1944 Firma Manuel Magaña y Pérez. C/L 20. ADM. Este nuevo reglamento estableció las aplicaciones de las fichas dactilares que se utilizaron para la identificación de enfermos. legitima y otorga nuevos conocimientos. 95 Michel Foucault. como dice Foucault. de los que salieron de permiso. La Piqueta. pues se generó la idea que la ciencia avala. Al menos en un inicio y exactamente igual que con la fotografía. Dos puntos que no existieron para la fotografía: “Suministrar a las autoridades judiciales y policíacas datos sobre la identidad de asilados que se requieran” y “establecer un canje de fichas dactiloscópicas con todas las instituciones similares a este establecimiento”. 1991. por los que el presupuesto anual del manicomio se preocupaba. Pero además creó nuevos empleos. Una más refiere “prestar su trabajo a cualquier investigación científica”. 134 . y hoy mismo he consultado la opinión técnica del C. que ha impedido retratar a cientos de enfermos. Hubo una confianza extrema en el “desarrollo” para la dactiloscopia. para crear nuevos poderes. Director del Manicomio y opina que debe continuar dicho sistema de identificación ahora más que nunca debido a la escacés de material fotográfico en el mercado libre. Sugieren la explicación de por qué se necesitaba otro medio de control y de identificación. España.95 La importancia del nuevo sistema hizo que se modificara el reglamento. Microfísica del poder. 1942. Estas dos adendas para las actividades de los dactiloscopistas fueron una novedad. 96 AHSSA. buscan más control pero ahora hacia el exterior. pp 175. de los que fueron dados de alta. de los que fallecieron. Jefe interino de la oficina de Admisión96 Son los años en que no hubo fotografías por la falta de materiales fotográficos durante casi seis años. al igual que en su tiempo con la fotografía. de los que ingresaban. Un ejemplo: 1º Se necesita conservar los dos dactiloscopistas que actualmente existen en virtud de ser un servicio de identificación indispensable en está clase de Establecimientos en que se presta a tanta confusión de asilados por su propia naturaleza. Esto nunca se consideró para la fotografía. Exp.

había que tocarlos y abordarlos. por lo que le suplico se ordene a quien corresponda se cumpla con lo anterior. Pero. se invertía más tiempo. no dio resultado. Dice la queja: Desde hace más de 3 semanas carecemos de este servicio de elementos de identificación de los enfermos (fotografías y huellas dactilares) que antes se venían supliendo con regularidad. es indispensable que contemos con dichos medios. pues sus deberes estaban formulados en una sola cláusula: 97 M/G ADM C/L 24 Exp. pero las fichas con las huellas digitales y a pesar de que había trabajadores capacitados para ello. Tomando en cuenta el intenso movimiento de pacientes en este Servicio. Es difícil establecer el mismo control con las huellas dactilares. Fco. Una fotografía la puede ver cualquiera y adjudicarle un sentido. al contrario. Estaban asignados a la Oficina de Admisión porque ahí nació el primer gran control de registro. ya sin el reglamento de 1913. Pero lo que aún más sorprende es que al redactar el anteproyecto que incluía a la dactiloscopia. Por ello. aunque. no es raro que aun cuando se pensó en este nuevo sistema para identificar. con la fotografía se podía identificar a la distancia. En este caso. Berrón Navarrete97 Parece que al final de esa década ni fotografías ni dactiloscopia se aplicaban. 8. se necesitaba un perito experto que lo hiciera. Con las huellas dactilares. al parecer. el puesto de fotógrafo se mantuvo. Si bien se contrataron dos dactiloscopistas para la Oficina de Admisión. Además. 135 . 1935-1968. al parecer. El siguiente escrito permite suponer esto. se trataba de la identificación. la fotografía se siguió empleando en los años siguientes. Pabellón de Observación de Hombres Dr. El retrato posibilitó el control simplemente viendo la copia y a los enfermos. ¿por qué desde un inicio no se hizo esto para la identificación de los enfermos? Hay varias hipótesis. no hay referencias que los especialistas pudieran estar en todos los pabellones y ayudaran en la identificación de las personas. Si bien las huellas dactilares proporcionan la identificación. El control útil del retrato con los pacientes se llevaba a cabo con la fotografía anexada a su expediente clínico. no tiene fecha pero relacionando el inicio de la dactiloscopia y luego de la escasez de fotografías es posible sugerir los finales de los años cuarenta.

De hecho. 13. 136 . ADM. Por eso. 98 AHSSA.98 Con estas órdenes se dio fin al largo listado de obligaciones y prohibiciones de 1913. El fotógrafo tomará las fotografías de los enfermos “el mismo día de su ingreso” y los entregará tanto a la Oficina de Admisión. por lo mismo. 1942. así hubiese sido su inserción desde el inicio del manicomio. Exp. M/G. C/L 20. de haber pensado en la fotografía como un aspecto meramente administrativo. como al pabellón a que el enfermo fuere enviado. ¿no es esto una prueba de que en 1913 se espera algo más de la fotografía? Pero en los años cuarenta no tuvo el mismo significado y. Rendirá un pare mensual al jefe de la Oficina. dando cuenta de sus actividades de placas y demás útiles fotográficos para el siguiente mes. el reglamento se redujo a estas indicaciones. que los colecciona en los álbums de movimiento de pacientes. aquellas ansias de controlar a la cámara y la fotografía ya no se perciben.

ésta. las necesidades fotográficas del personal. las fotografías de los grupos de enfermos que varios médicos solicitaron. éstos. la fiesta de la coronación de la reina de la primavera. Ayudan más a que lo que dice o hace una institución cobre cuerpo en una fotografía. sólo se encuentra aquello que tuvo un sentido y significado muy especial para la autoridad que ordenó las imágenes. ordenan reproducir imágenes con la idea y el sustento de que lo fotografiado pueda constituir la narración perfecta de lo acontecido. cómo operaba el reglamento y algunas disposiciones que la controlaban. Además de cómo se recurrió a la fotografía para reportar las condiciones como se encontraba el Pabellón de Observación (hombres). Sobre los usos ya comentados en este capítulo (7) refieren lo que generalmente siempre se ha aplicado en la fotografía dentro de las instituciones. en los informes del fotógrafo. Es posible dividirlos en dos grupos uno muestra imágenes fotográficas de las instalaciones del establecimiento. los muebles que se hacían. como lo señalé. festivales. pues la fotografía se utilizó como una prueba. Son un simulacro de verdad. Me parece importante señalar que estas órdenes al fotógrafo. las fachadas del establecimiento. enseres y utensilios que elaboran los enfermos en los talleres. las fiestas). la cámara. ésa. qué reportaba el fotógrafo en sus informes (registró enfermos. espacios del manicomio. He dado cuenta de 7 usos porque se encontraron las pruebas de que se hicieron. las fotografías de cerebros para la investigación del doctor Mario Fuentes y el director. muebles. pero no por eso sus acciones son más o menos ciertas. éstas. cadáveres. Tratar de comprobar esto implica citar también lo que no está en imágenes. el otro grupo refiere enfermos muy específicos y 137 . con todo lo que registró. Pensemos en estos usos específicos y directos sobre lo que se pide fotografiar por órdenes de la autoridad manicomial. los cadáveres de los enfermos fallecidos. elaboró una especie de narración. éstos. la Escuela Granja. Conclusiones Se ha abordado cómo se hacía la fotografía. Al parecer. de la reina que personifica a la primavera. qué usos tuvo. no se registran indicaciones para hacer fotografías que dieran cuenta de la forma en que se estableció la relación médico- paciente. Pues al revisar estos 7 usos no se halla en ellos un sustento integral del funcionamiento. un testigo certificando: Así es. ésos son los rostros de los enfermos. aquéllas. se tradujeron en fotografías. Consignan hechos. investigaciones. pero creo que igual de importante es ubicar lo que no está y debiera estar.

El peso de la representación: Ensayos sobre fotografías e historias. Al respecto y con esta cita de Tagg. Su función como modo de producción cultural está vinculada a unas condiciones de existencia definidas. Su posición como tecnología varía con las relaciones de poder que la impregnan. Ambos grupos de fotografías intentan denotar un orden No es necesario del todo tener las fotografías. tal vez sea esto lo que debemos esperar ver acerca de la relación médico- paciente. Su historia no tiene unidad. y en algunos casos fisonomías e incluso morfologías. Lo único que une los distintos ámbitos donde se lleva a cabo la fotografía es la propia formación social: los espacios históricos específicos de representación y práctica que constituye. escribiendo él mismo en su reporte y al momento de entregarlas. 138 . como señaló J. Barcelona. Por todo esto me parece que no tengo en estos casos las imágenes fotográficas 99 John Tagg. p. Es un revoloteo por un campo de espacios institucionales. y sus productos son significativos y legibles solamente dentro de usos específicos que se le dan. pues en la introducción anoté que requiero partir de la existencia física de las fotografías. Gustavo Gili. para hablar de ellas. quien las ordenó y para qué se hicieron. Lo que debemos estudiar es ese campo no la fotografía como tal. en el caso de los cerebros fotografiados. Al descubrir los informes tan específicos y detallados del fotógrafo de La Castañeda. arquitectónica. Sólo indicaciones para retratar a algunos enfermos que dan cuenta de un discurso médico –del que ellos daban las indicaciones al fotógrafo.las fotografías carecerían de significado al no saber de donde son. 2005. ¿Para qué? Lo determinante es la posibilidad de escudriñar acerca de los usos en qué se aplicó. Su naturaleza como práctica depende de las instituciones y de los agentes que la definen y la ponen en funcionamiento. Ya que la teoría posmoderna intenta definir una historia de la fotografía. si no como él dice.para poder decir así funciona el manicomio con los enfermos. Pero estas particularidades no añadirían nada a nuestro análisis.cerebros . Tagg:99 Lo que comenzamos a visualizar es la aparición de una moderna economía fotográfica. parece que no es negarla del todo. no es tan difícil establecer cómo fueron estas fotografías. pues si recordamos los posmodernos tratan en ocasiones de negar la fotografía –como cosa literalmente. según la cual la fotografía como medio carece de significado fuera de sus especificaciones históricas. Verlas nos daría la exactitud espacial. Ed. 85. llegando en algunos casos a señalar que no es tan determinante tenerlas frente a los ojos. Parecería una contradicción. En algunos casos –como éste del manicomio. La fotografía como tal carece de identidad. celebratoria. quien los ordenó y qué tipo de campos visuales son los qué registró..

los rubros de capacitación y todos los demás servicios que se supondría otorgan un espacio dedicado al restablecimiento de la salud. deja de manera incomprensible muchos cabos sueltos. la fotografía no refleja. 139 . es lo que debería ser estudiado. De todo esto. la operación del manicomio está interconectado con un sinfín de variables que tienen relación principalmente con los presupuestos asignados. especial énfasis en el cuidado y confidencialidad del archivo de los negativos u originales. si no un cúmulo de instituciones públicas y privadas. Sin estos reportes ni siquiera habría podido plantear estos usos. Pero al ver que algunas secciones administrativas ponían al menos y en alguna época. Tagg sostiene que es por el uso y la función que la fotografía puede ser explicada. ya que no se le podían entregar a nadie. Al hacerlo. pero si sé al menos lo que se fotografío. Pues en algunos años de la década de los 50’s a los fotógrafos comisionados ya nadie les exigía los negativos. La institución psiquiátrica usó a la fotografía para diferentes fines. Es decir. Entonces se entiende que no todo el tiempo se tuvo este material bajo estos parámetros de control. como dice Tagg. pírricos resultados hablando de curación o rehabilitación. es claro que la fotografía fue instaurada como un elemento necesario para las autoridades del manicomio. Tagg lo ha señalado las fotografías son legibles y tienen significado dentro de los usos específicos que las generaron. lo anterior puede hacerse evidente. Las relaciones evidenciadas por un sinnúmero de documentos administrativos. unidad sino partes. sólo entregaban los retratos. no hay unidad en su historia. su campo. Creo que con los informes se llenan los requisitos para poder hablar de ellas. lo que no se ha podido establecer es la forma definida de estas funciones. El campo. revisar cómo aplica la fotografía en esos campos es lo que ayudara a ubicar líneas que expliquen su historia.literalmente. para desarrollar profesionalismo y responsabilidad de quienes detentan la autoridad. pero el control no era tan rígido. Si bien se han delimitado las aplicaciones. la fotografía sólo ubica retazos de una gran maquinaria que se mueve lentamente para lograr dicho sea de paso. permiten ver que la práctica fotográfica estaba sujeta o controlada. al ver las formas y el desorden en qué se elaboraron los famosos libros de registro. como señala Tagg. esto de alguna manera es tenerlas. pero su función en cada uso no ha quedado del todo clara.

esto implicó mayor especialización para su lectura. 140 . Con la escasez de los materiales fotográficos se hacen evidentes dos situaciones: la necesidad que cubría la fotografía dentro del manicomio. donde los objetos presentados en las imágenes. Es importante preguntar: ¿por qué no se consideró desde un inicio esta forma de control? Quizá porque las huellas dactilares no muestran ni representan lo que el retrato sí hace. La falta de materiales fotográficos y de retratos en los libros de registro provocó que durante un tiempo se recurriera a otro método de control más barato. le dieron al gran mecanismo del manicomio su marcha y su apariencia. pero. la dactilografía. El uso de la fotografía para esta institución se convirtió en una prueba. Pero al hacerlo y posteriormente desechar esta forma de identificación se hace patente que a pesar de tener un sistema tan preciso como el de las huellas dactilares. se hayan inclinado por la necesidad de continuar con la fotografía. y por sus usos específicos. por eso buscan suplirla con la dactiloscopia. al mismo tiempo.

en Springfield. unos con bigotes y barba. Finalmente hago una clasificación tratando de incluir de manera general a todos los retratos hechos en el manicomio. A partir de 1851 Hugh W. sin embargo La Salpêtrière fue la clínica que elaboró estos sistemas por lo menos durante los últimos 20 años del XIX1. Diamond en el Surrey County Asylum. lentes oscuros. sombreros. Literalmente los mismos retratos fueron usados en la confección de los expedientes clínicos2. de las que es posible desglosar por añadidura una vertiente cultural que apuntaba a la clase social. para eso recurro al trabajo de Georges Didi Huberman La invención de la Histeria. Para ello es necesario conocer cómo y en qué se aplicaban estos retratos. El problema es que muchos pacientes al momento de ser obligados a posar para la cámara lo hacen con sus ropas y aspecto personal (cabello e implementos) exteriores. otros con gorras. realizó los 1 Georges Did-Huberman La invención de la Histeria. Cátedra 2007. Servirá de algo hacer retratos de facies que una vez uniformadas y rapadas pasaran a perderse en el anonimato colectivo del pabellón. Pp. Usos de la fotografía en La Salpêtrière La Salpêtrière confeccionó los retratos de sus pacientes. basándome para ello en lo que denotan y connotan única y exclusivamente para la mirada. Hubo otros manicomios en Europa que realizaron fotografías de sus enfermos. ya suscita dudas sobre la forma de concebir el retrato ¿No debería haber diferencias? Es decir. el retrato ¿sirve para dos fines? Si bien se trata de la misma persona. ¿A quien le servirá cotejar estas entidades tan diferenciadas? 141 . (Primera edición en francés 1982) 2 Usar el mismo retrato para identificar y para armar el expediente clínico. Se pegaban en los libros de registro junto a toda una serie de variables médico- socio-económicas. Hubo varios. Desde la segunda mitad del XIX establecimientos de éste tipo se concentraron en realizar retratos. Capítulo IV Libros de registro y Expedientes clínicos: el archivo visual Me parece importante iniciar éste capítulo revisando si hubo en otros manicomios un tipo de registro similar al del La Castañeda y si hay una explicación o argumento al uso de éste novedoso sistema de registro. por lo que es necesario describir asimismo cómo son estos reportes. Charcot fue tal vez la concreción de esta fruición por obtener imágenes fotográficas. boinas. es importante citar que desde 1880 el departamento de fotografía de esta insigne clínica realizaba un registro fotográfico de sus enfermos. También abordaré una explicación a la forma más frecuente en que la fotografía brindó un servicio al manicomio. España. Charcot y la iconografía de la Salpetriere. 45-90. en diferentes retratos vemos a pacientes con el pelo extremadamente largo. otros aparecen rapados. los retratos se hicieron sin un orden acerca del aspecto del enfermo.

como el Bethlem Royal Hospital de Beckenham. España. el caso es que la necesidad visual por hacer retratos y consumirlos fue bastante amplia. Hay durante esta época un infatuación como dice Huberman en su texto por un accionar de las cámaras fotográficas en especial de poderes institucionales muy concretos como el médico y jurídico sobre los rostros de enfermos mentales y criminales. 1996. 2007 pp. Cátedra. En La Salpêtrière la fotografía se realizó y aplicó desde 1875. Son los años entre 1875 y 1880 cuando las emulsiones de celulosa aportan un consumo masivo de estos materiales. México. creado por William Fox Talbot. El furor no fue sólo en estos rubros pues de manera general la famosa tarjeta de visita de Disderi creó y cubrió toda una necesidad de consumo con éste tipo de retratos. Pues para la época no había si no daguerrotipos de los cuales no era posible obtener las negativas.000 retratos de Benito Juárez5 al momento de morir. El caso concreto se da gracias a Bertillon quien ideó en ése año su método. La Invención de la Histeria. Georges Didi- Huberman4 abunda un poco en señalar otros. pues éste manicomio iniciaba en 1910 y la mayor parte de los manicomios europeos que aplicaron la fotografía lo hicieron desde 1851 llegando hasta 1880 a un clímax. lo anterior lo puedo argumentar en base a que anteriormente a éste año no es posible ubicar un método en la aplicación del retrato. El daguerrotipo era un positivo único. 4 Georges Didi-Huberman. pp. La fotografía durante el imperio de Maximiliano. es decir que éste registro recayó sobre las mismas aristas que daban 3 El calotipo es un método fotográfico. pero no fue si no hasta que el método del registro fotográfico del frente y perfil propuesto en 1880 se aplicó en los enfermos mentales.25 142 . Si bien admito que son situaciones que debo diferenciar entre un consumo visual comercial y una producción retratística institucional. y entonces de esa manera se comenzó a tener un orden. UNAM-IIE. Tenía la característica de aportar el primer negativo (en papel). basado en un papel sensibilizado con nitrato de plata y ácido gálico. o el Hospital de San Clemente en Venecia colección que guarda miles de registros fotográficos. fue puesto en circulación a fines de los 30´s del XIX. Por ejemplo y al respecto en México se comercializaron 20.primeros retratos (calotipos3) de enfermas mentales (sólo mujeres). Newhall en su libro sobre la historia de la fotografía lo señala muy bien en un apartado en que habla sobre Disderi y el cual no pudo tener mejor titulo que Retratos para millones.60 5 Arturo Aguilar Ochoa. Hoy las pruebas que podrían confirmar lo dicho son las colecciones que aun se guardan en los archivos y fondos documentales correspondientes. mismo que trataría de regular el caos visual que existía alrededor del retrato institucional. Sin embargo la colección de retratos que nos ocupa de La Castañeda no coincide con ésta época.

14.Encuadrar la imagen. que el sujeto se encuentre sentado lo más recto posible.. 12. con relación al sujeto. así como para el de perfil. la cabeza apoyada en el reposacabezas. 15. Para la de perfil se evitará el frecuente desplazamiento de los ojos hacia un lado. Está rigurosamente prohibido el acto de embellecer y de rejuvenecer la imagen borrando sobre el cliché las arrugas... ya sea con una goma elástica (únicamente para el posado de perfil). lado derecho. permaneciendo la mitad derecha en relativa penumbra. se deberán hacer de nuevo. 10.. dirigida directamente al frente. 4. Está terminantemente prohibido tanto el acto de “lanzarse” como el de “levantar la nariz” hacia el objetivo.El enfoque de la cámara para la fotografía de frente debe establecerse sobre el ángulo externo del ojo izquierdo..Las orejas siempre deberán aparecer despejadas de la cabellera. siguiendo diariamente un orden numérico. invitando al sujeto a mirar un blanco.Es absolutamente indispensable que las dos poses de las fotografías judiciales para la identificación se tomen mostrando al sujeto la cabeza totalmente descubierta. Lo que sorprende es como se desglosa la técnica fotográfica. misma que va directamente a explicar cómo deben hacerse los retratos en la Salpêtrière Cito: 1.En el servicio fotográfico de la Comisaría de Policía y para evitar confusiones en la transcripción de los estados civiles y para facilitar la ulterior clasificación de los clichés. con los hombros a la misma altura.La pose de perfil estará iluminada por una luz que caiga perpendicularmente a la figura del sujeto.Los clichés no deberán sufrir ningún tipo de retoque. bastaría fijar de una vez por todas sobre el entarimado del taller dos pequeñas cuñas que permitirían reinstalar de inmediato la silla y la cámara en sus respectivas posiciones.Las fotografías de perfil en las que no parezca por completo el contorno de la oreja.La escala de reducción adoptada para el retrato judicial de frente.Para la pose de frente. la mirada horizontal.. 13.Si por motivos particulares a la instrucción del caso fuese necesario que el sujeto fotografiado también con el sombrero puesto.20 metros de altura más o menos. a excepción de agujeros o picaduras en la gelatina que provocarían sobre la prueba manchas negras similares a lunares o cicatrices. Dicho de otro modo... 6.. Al menos así lo consigna Didi-Huberman en su texto ya citado. 7. este último posado debería ser objeto de un tercer retrato que deberá tomarse de pie.Se ha de cuidar. correspondiendo estas dos partes respectivamente a la disposición mediana mejor iluminada de cada pose. es decir..forma al retrato judicial o policíaco. b) de reducción.Cada sujeto debe ser fotografiado 1° de frente y 2° de perfil. que se colocará en sentido al perfil lo más lejos que permita la longitud del taller y a la misma altura que el objetivo. lo que generalmente no entraña ninguna dificultad. o mejor un espejo. Los números impresos 143 . tanto para la pose de frente como para la de perfil. ya sea con un cordel. es de un séptimo.. tanto en la de perfil como en la de frente. 2. 11. y d) de formato.. Para obtener dicho resultado en algunas cabelleras enmarañadas y rebeldes. se deberán dirigir los ojos del sujeto a mirar hacia el objetivo.Para evitar titubeos en sesiones posteriores. 5. 9. en dirección al fotógrafo.. a 1. mientras que para la de perfil se tomará el ángulo externo del ojo derecho. en ocasiones será necesario sujetar los cabellos. en las siguientes condiciones: a) de iluminación.. 3. se atribuye un número provisional a cada uno. 8..La pose de frente estará iluminada por la luz del sol que entre por la izquierda. c) de pose. cicatrices e imperfecciones de la piel. el número del objetivo debe elegirse de tal manera y la distancia que separa el objetivo de la silla de posado organizada de tal forma que una longitud de 28 centímetros posando verticalmente por el ángulo externo del ojo izquierdo del sujeto al que ha de fotografiarse dé en el cliché una imagen reducida a 4 centímetros. conforme a las prescripciones que se darán en el párrafo 25. con margen de un milímetro más o menos (4x7 = 28).

Inmediatamente después se anota la fecha de la confección del cliché. consultando la lista del día. hacia la derecha. Me gustaría dejar claro que no cuestiono la patología que muestra la imagen. no explican que lo que se busca es diferenciar entre lo enfermo y lo sano.. anteriores a la manifestación de los síntomas de la locura. Se ven y se ordenan fotografías. en la parte superior del respaldo vista de lado. cuerpos y rostros. encontrar de inmediato el nombre del sujeto. aparecerá grabado de la misma manera el número de orden general que determinará el emplazamiento de cada cliché en los archivos. Su evidencia visual parece ser el motivo por el cual fueron hechas. en etiquetas movibles de aproximadamente 3 centímetros de longitud se introducen en un sobrecillo colocado en un lateral de la silla. ¿Para comparar qué? Todo esto remite a una intencionalidad y un propósito que al parecer son visibles gracias a la cámara fotográfica y la fotografía. se antoja un poco la fabula del vestido del rey. es decir que la enfermedad se hizo visible gracias a la fotografía. El antes y el después. éste no ha bastado para hacernos ver lo que los que la utilizaban veían. año. por ello Charcot anota “Procurarse. Por último. Aquí refiero cómo se ordenaban las fotografías de las patologías. 16. pareciese como si el uso de la fotografía descansara en lo que todos podemos ver. Acaso pretendería coleccionar fotografías de los enfermos. una fotografía anterior al sujeto”. si fuese posible. más lejos. que podríamos esperar de cualquier otro diagnóstico en que Charcot se animara a solicitar el servicio fotográfico. Si consideramos que lo anterior se aplicó a un cuerpo que se contractura en todo o alguna de sus partes. Es inexplicable esta solicitud ¿De qué puede servir un retrato del paciente sin la contractura? ¿Le ayudará al paciente ver esto? ¿Al médico? ¿No es ésta aplicación una prueba o demostración de que lo visual ayuda a hacer evidente un padecimiento? ¿Lo patológico y lo no-patológico. formulada en cifras en el orden seguido. además de las extensas series fotográficas sobre los procesos que describían enfermedades como la histeria. que entonces se inscribe con las letras al revés sobre la gelatina por debajo del perfil. se ordenan 3 negativas o clichés. Un caso que refiere una contractura histérica. otras órdenes de trabajo que incluían imágenes de patologías visibles en los cuerpos. pero esta visión se desprende de 144 . si no la forma en que se aplica la fotografía a éste padecimiento y la solicitud de buscar otra fotografía para ver al paciente sin el segmento visual enfermo.Esta indicación reproducida sobre el cliché por la propia fotografía permite. mes. Ver y observar estas fronteras o límites que da la visualidad fotográfica. Hay una visualidad en la imagen que mostró un cambio en alguna parte del cuerpo. El servicio fotográfico en la Salpêtrière realizaba además de la identificación de los pacientes. habitualmente: día. Hay un gran interés por este medio y aun cuando hay un método para fotografiar. la contractura histérica.

2005. 145 . Duboise Sala: Duchene de Boulonge Núm. Enfermedad y crimen en América Latina (1850-1950). pp. En México es posible ver algunos retratos cuya manufactura refleja que había un manejo profesional acorde con lo que reporta la famosa clínica francesa en el texto que compilan Claudia Agostoni y Elisa Speckman6. Eds. Pruebas 2 de cada cliché. pero sólo a principios de los 40´s. 1511. El punto 16 indica una forma muy 6 Claudia Agostoni y Elisa Speckman. Le sobrevino como consecuencia de una emoción violenta. Si acaso médico y antropológico. una fotografía anterior (a la contractura) del sujeto. 83-108 y 225-254. Estas amplias citas me permiten argumentar que el uso y al menos una aplicación médica se conocían a fines del XIX. Estereóscopo Edad 27 años. Universidad Nacional Autónoma de México. . Orden Núm. es el mejor referente para cultivar esa parte del método experimental que sesga sin la menor duda desde un solo parámetro. Observaciones La contractura se mantiene desde hace dos meses. pero estas fotografías no refieren un uso psiquiátrico. Diagnóstico Contractura Histérica. Me gustaría resaltar sólo algunas pequeñas partes de los 16 puntos de esta metodología aplicada por Charcot. 10. SERVICIO FOTOGRÁFICO Ficha para fotografiar a M. 1512. Charcot. De normas y transgresiones. Procurarse. México. de cliché 1510. son otras de las grandes prerrogativas que le han pretendido dar un argumento a la fotografía. Instituto de Investigaciones Históricas.paradigmas fotográficos que se entrelazan para la época en considerar que la imagen fotográfica no miente. el observar. 6 de diciembre de 1891 El médico. el antes y el después. si fuese posible. comprobar los límites entre lo sano y lo insano. Por ejemplo el punto 8 que refiere la necesidad de que el enfermo aparezca con sombrero es muy enfático al indicar que se hará un tercer retrato con el implemento en la cabeza. Proyección Domicilio: Rue de I´Entrepôt. La forma en que el punto 15 señala el uso de etiquetas para colocar esos números a un lado de la silla para evitar confusiones fue algo que se utilizó en La Castañeda. 72.

. XIX? En este manicomio se habla de más de 12000 registros fotográficos.510. Es como si en el departamento de fotografía del manicomio se estuviese experimentando siempre. en especial sobre el manicomio de Ciempozuelos (Madrid). así en la copia seca e impresa aparecerá con el nombre del portador. M/G. 479-550. Sin embargo el uso de la fotografía que se hizo en ese 7 Los libros de registro # 7 y # 8 guardan esta particularidad. En relación con la enfermedad mental. Y no sólo aparece el nombre del enfermo. señal que deja fuera cualquier equivocación. LRA núm. Si ya había con esa técnica un poco más de seguridad de no confundir al enfermo. Resulta muy extraño pero en varios libros de registro7 de La Castañeda y por ende en los expedientes. España. 8 Manicomio español que inicio sus actividades en 1871 (hombres) y en 1881 (mujeres). Páginas. Pero el hecho de que sólo algunos libros lo reflejen abre más las dudas. Lo anterior sugiere que probablemente se sabía de la aplicación del método. Sin embargo estas especificidades no se hallan en todos los retratos que él realizó. Ver AHSSA.artesanal para escribir el nombre al revés del enfermo en la emulsión fotográfica cuando ésta no se ha secado del todo. Archivo Hospitalario ISSN: 1697-5413. para argumentar el uso de la cámara fotográfica y la fotografía como sustitutos de algo que las otras patologías no han necesitado. Entonces por que no funcionó así siempre. 2008. ¿De qué han servido todo el mar de imágenes que han archivado diversos manicomios desde el S. pero igual desaparecen. El uso del retrato en el manicomio de Ciempozuelos.499. Es difícil establecer que fue lo que lo definió así. No confundir a los pacientes. avala y da a la psiquiatría un lugar en donde él dice. que los que se hicieron en Ciempozuelos han servido para configurar “el uso de la fotografía e ilustrar los diagnósticos y demostrar la posible influencia de los rasgos en las patologías” pp. 7 y 8. pero luego se abandona. Lo grave es que se dejan formas útiles para ser sustituidas por otras inoperantes. Lo relevante es que el texto se anuncia como “Aportación y uso de la fotografía en el diagnóstico de la salud en la orden hospitalaria” Lo anterior es de mucha relevancia dado que dentro del universo de las enfermedades al parecer las mentales han sido una predilección visual. especialmente los hechos durante la primera década del manicomio así fueron hechos. A veces si y a veces no. Lo anterior permite suponer que esa forma de escribir al revés en los negativos se hizo por una razón. sus médicos y sus portadores. Plumed argumenta apenas en el 2008.” pp. también su # de expediente y su diagnóstico. pero no haberlo implementado del todo genera más extrañeza y dudas. “con frecuencia se ve una progresión evolutiva. 146 . Madrid8 En un texto Calixto Plumed Moreno9 sugiere una cronología sobre la historia de la psiquiatría en España. A veces el retrato con fines de identificación alcanza la perfección. 9 Calixto Plumed Moreno “Aportación y uso de la fotografía en el diagnóstico de la salud en la orden hospitalaria”. Acerca de la fotografía con muchas situaciones ocurre lo mismo. Los realizó Enrique Silva. El texto abarca un discurso que justifica. algunas metodologías para no confundir parecen lograrlo..

M/G. los retratos son un galimatías.502). Concluye diciendo que la fotografía ha servido para la docencia y la formación de profesionales internos y externos. Luego entonces han servido. gente sentada. Este formato se modificó entre 1910 y 192011 por uno más grande (7 x 10 cms y será la única vez en toda la vida del manicomio que el formato crezca).lugar y a esos enfermos ha sido por demás contundente. no así el formato o tamaño de los retratos. Si vemos algunas historias clínicas incluidas en su texto todos los retratos difieren. ¿Son estas fotografías las que ayudan a confeccionar diagnósticos? ¿Cómo lo hacen? Por otro lado al referir estos expedientes. Otro dato de este texto es que ese manicomio nunca tuvo un espacio físico para la fotografía (pp.5 cms.5 cms. de ancho por 9. El tamaño es semejante a la famosa tarjeta de visita de Disderi10. de pie. señala o le da más importancia a las fechas (1881- 1882) en que estas historias ya tenían pegado el retrato que a lo que habría podido contribuir la fotografía y como nunca refiere en su artículo explícitamente en qué ayudó o cómo se aplicó la fotografía.5 cms de alto. 1 y 2. sólo el rostro. retratos de cuerpo completo. Es decir que sólo le ha bastado anotar que había fotografías. sus libros de registro incluyen el retrato de cada uno de los enfermos y enfermas. lo que es posible considerar es que aun hoy en día continua esa idea de que el moderno implemento y su aplicación se explica a si mismo únicamente por haber sido utilizado. cómo las personas van gradualmente 10 Ver nota 1 del primer capítulo sobre las tarjetas de Disderi. Hasta 1968 el recuadro para el pegado de la fotografía se conservó intacto en sus dimensiones. no es posible eludir con este discurso visual de los diferentes tamaños fotográficos. no hay como en La Castañeda un formato único. pp-1 11 Ver AHSSA. ya que Plumed induce que los retratos ayudaron a la confección de diagnósticos y a identificar rasgos.5 x 2. que llegaron a ser casi 19 distintos. 147 . pero recurrir a esta confección fotográfica para luego convertirla en el soporte o argumento de lo que se pretende comprobar. pero no señala o indica cómo era posible hacer esto con las fotografías. LRA núm. Pero no dice en qué formas El retrato en La Castañeda Pasando a La Castañeda. eso ya difiere bastante. medio cuerpo. en los cuales se colocaba la fotografía en un recuadro de aproximadamente 6. de esto podría añadir que el formato casi siempre se fue empequeñeciendo por lo que resulta significativo abrir estos libros con el tamaño casi idéntico a las tarjetas disderianas y llegar gradualmente a un tamaño de 2.

y asientan los datos en el recuadro de ejemplo aquí mismo 12 En AHSSA. Otros retratos llegaron a incluir en la parte superior del mismo además del nombre: el padecimiento o diagnóstico. Ya que durante estos años se escribió directamente en el papel fotográfico. sin embargo este objetivo si bien pudo haber ayudado a esto. Los datos que están contenidos en cada recuadro. El archivo contiene miles de retratos con documentación e imágenes. ya que al utilizar el retrato como una hoja de datos. Hubo especialmente en la primera década de la vida del manicomio formas para asegurarse de no cometer errores con el enfermo retratado. #6. Agosto 1915-abril 1917 (6). los retratos en los que aparece el nombre. para no confundir a un enfermo con otro. M/G. éstos le servían al fotógrafo para no confundirse. sobre la emulsión del papel y en la parte inferior se anotaba el nombre y el número de expediente. tal vez sin proponérselo. Los libros de registro no están ordenados por clases sociales.viéndose disminuidas. # 4. En estos libros es posible cotejar esos datos que acompañaron a la fotografía. desde 1910 siguen un orden progresivo hasta el 14 de junio de 1968. decidió dejar el número de expediente. y de octubre 1918 a abril 1920 (8). El total de libros de registro es de 103. así pasamos de un medio cuerpo bien visible en los inicios del manicomio a ver 40 años después únicamente el rostro. son sólo de identificación. el cruce entre el dueño del retrato y la etiqueta psiquiátrica. # 3. Sin embargo. 148 . número y enfermedad. sin ningún otro dato. abril 1917 a octubre 1918 (7). noviembre 1912 a enero 1914 (4). abarcan los ingresos de los enfermos desde septiembre de 1910 hasta junio de 1968. El mismo fotógrafo. Es recurrente esta forma de colocar etiquetas a los retratos. generó una contaminación visual en las fotografías. # 5. tomas posteriores. enero 1914 a agosto de 1915 (5). el número de expediente y el padecimiento son una confección que los muestra aún más descarnados. ni siquiera la fotografía carcelaria llegó a colocar etiquetas sobre los retratos. las fotografías delimitan. éste se convertía en un discurso completo sobre a quien contenía la fotografía.12 Sin embargo. con éstos es posible establecer varios discursos. # 7 y # 8. acotando en ellos las razones por las cuales a los presos se les encerraba en la prisión. entre ellos. un territorio donde el rostro tiene nombre. Los datos no refieren indicaciones médicas. LRA # 2. cuando cerró La Castañeda. Entre septiembre de 1910 y septiembre de 1911 (2) y septiembre 1911 y noviembre 1912 (3). ni por oficios ni por enfermedades.

siempre con los mismos datos. 149 . o quizá porque esos libros se imprimieron con anticipación. Lo que se percibe es que dicho orden médico-administrativo estuvo destinado a no cambiar en más de 57 años.14 Lo anterior anticipaba la existencia de estos formatos por lo menos durante casi 58 años. ¿No es esta previsión una muestra al parecer infalible de la forma como se concebía un uso médico para aportar un orden manicomial de más de medio siglo? Es decir. hacer y tener formatos que se utilizarán por más de 50 años. pues tomemos en cuenta que cada una de estás fichas de registro consignan o presumen un diagnóstico de enfermedad mental. con el paso de los años. algunos datos consignados13. tanto los datos solicitados como el llenado de los mismos. pues ya estaban listos para su uso. por ejemplo. ¿Para qué? ¿Sólo para consignar la 13 Los primeros dos libros de registro están escritos a mano. el espacio/recuadro para la fotografía nunca se alteró. que se utilizaron así. 14 Lo que sugieren es que estaban hechos con mucha anticipación y nunca hubo necesidad de modificarlos. Pues el tipo de datos consignados no tuvieron modificaciones. 9 Cms. probablemente se mandaron a hacer demasiados libros y después fue imposible deshacerse de ellos. El tamaño de los retratos sí cambió constantemente. tanta. lo anterior obedece tal vez a que así fueron útiles. ¿No permite esto atisbar ya a un orden metodológico médico- administrativo? tal vez emparentado con la epidemiología. entonces. Los libros presentan sin variación de tamaño el mismo recuadro de datos y retrato. de orden Departamento de Nombre Edad Estado Civil Nació en Residía en Ocupación Admitido por orden y en calidad de Examinado por el interno doctor Entrada al pabellón de y fecha ALTA Fecha Tiempo que duró el internamiento: 6. de largo Diagnóstico No.5 Cms. de ancho Es importante mencionar que aunque este recuadro sufrió algunas modificaciones. ¿por qué el recuadro para los enfermos se dejó igual? Tal vez porque los datos escritos en cada uno de ellos necesitaba que el espacio tuviese estas dimensiones.

ya que después de pasar por el Pabellón de Observación no vuelven a ser revisados. 7. Pero. Sub/A. “Los médicos de guardia (uno cada ocho días por 24 horas) contratan a otros compañeros para que los cubran. Faltas de 5 o 6 días en un mes).llegada de los enfermos? Se pensará que lo administrativo así es. en enero de 1948. robo de víveres y de instrumental. La propuesta no fue tomada en cuenta. C/L39. Los formatos no se modificaron porque fueron funcionales. 1948. con el registro de los enfermos que llegaban al manicomio. Y esto ya presupone que si se valoró que el viejo registro no estaba cumpliendo con su cometido. Su informe da cuenta del desorden y la desorganización que privaban en el manicomio. C/L 3. M/G. Por lo que el seguimiento es nulo. “Los enfermos que pueden trabajar en alguna labor o taller. hortelanos o guardianes y es por simpatía personal. ADM. Aquí uno de ellos: al tomar posesión de la dirección del Manicomio General. Pero ese aparente éxito del registro de enfermos contrastó con algunos documentos que reportaron el funcionamiento del manicomio. El registro entonces fue un éxito. Exp. ¿dónde y para quién fue eficiente? Con los recuadros. que no es posible sustituir estos datos. no tuvo cuestionamientos durante los años en que estuvo en funcionamiento. de quienes entraban y salían de La Castañeda. 8. SSA. los diversos pedidos para las necesidades del manicomio siempre llegan cercenados o incompletos. 16 AHSSA. actividad deportiva o auxiliar en las labores del aseo del manicomio.” En el aspecto administrativo reportó: “robo de las ropas-uniformes a enfermos. el doctor Francisco Núñez Chávez elaboró un diagnóstico de cómo se encontraba La Castañeda. sin embargo un médico en 1963 sugerirá realizar otro tipo de clasificación15 para el registro en la oficina de admisión. asistencia irregular del personal (ausentismo exagerado a todos los niveles. Este sistema de recolección de datos fue tan efectivo que durante más de 57 años se registró con él a los enfermos. no son seleccionados para estas actividades por el médico.” 16 Sobre la organización de los libros de registro y la fotografía apuntó: 15 Ver AHSSA. sino que la selección la hace “el más inculto de los mozos. La razón de esto dicen los médicos es la carencia y escasez de todo insumo. En el aspecto médico señaló: “El estudio de los enfermos es deficiente. Exp. 150 .

¿cómo eran los registros de enfermos mentales antes del surgimiento de La Castañeda? Uno de los libros de registro del Hospital de San Hipólito para Hombres Dementes. “No está establecida una labor estadística con base científica: ni siquiera existe un procedimiento de identificación por fotografías o huellas digitales. la utilización de la fotografía en La Castañeda para sus libros de registro no cumplió una función específica más allá de acompañar a quien se tachaba de enfermo mental. para hombres y mujeres dementes respectivamente. en los antiguos hospitales no fue necesario el registro de enfermos mentales con fotografía y no existió problema con esta decisión. La referencia explícita en el reporte de 13 cuartillas del doctor Núñez es que en 1948. y desde hacía seis años. según se me informa. ya que en muchos casos los pacientes se olvidan hasta de sus nombres o no contestan a ellos. no sustituyó a la fotografía. Como consecuencia de esto se han dado casos penosos de que al transcurrir de los años. es la fotografía. 151 . a pesar de lo económico. La gran ausente en los registros del Hospital de San Hipólito y del Divino Salvador. Exp. se escribía a renglón seguido. por orden de quién había ingresado y su diagnóstico. Al parecer. a pesar de que ya se utilizaba con las prostitutas. No tenían un recuadro para el llenado de esos datos. por lo menos durante estos años. E/H. en que sean entregados unos cadáveres por otros a los familiares que los solicitan. su oficio. Y ha habido ocasiones. ¿Cómo pudieron entonces funcionar 17 Ibíd.19 Los libros de registro de La Castañeda utilizaban un recuadro para cada enfermo. Pero. el cual consideró para el registro algunos de estos datos y otros más. 19 AHSSA. y cuando se anotaba otro registro se dejaban algunos renglones en blanco y se anotaba el más reciente. Lo que corrobora que este método. entonces los libros de registro y los expedientes clínicos de esos años (el periodo de escasez abarcó de 1942 a 1948) dejaron de ser funcionales. C/L 4. con la deformación natural que el envejecimiento de los enfermos o la transformación física que sufren como consecuencia del padecimiento mental. B/P. nombres de los padres. lugar de nacimiento. HSH. los enfermos no pueden ser identificados.”17 La falta de fotografías18 causó grandes estragos. 19. 18 No es sólo de falta de fotografías sino también de la dactilografía. había un fotógrafo que cobraba pero no trabajaba (Genaro Olivares Gutiérrez). 20 Los detalles de los libros se abordarán en “Análisis a las fotografías de La Castañeda”. en 1886 inscribía de forma manuscrita nombre.20 Lo menciono porque son dos tipos de archivos diferenciados.

De momento. situación distinta al consultar un expediente clínico. trató de conjuntar. Es importante mencionar que los libros de registro del manicomio no explican un uso definido. Y lo hizo con un moderno método fotográfico basado en los puntos técnicos necesarios a tomar en cuenta cuando se pretendió llevar a la fotografía como una extensión científica. En el caso de la fotografía sólo para confirmar una práctica: la observación. 152 . Éste último fue manejado por el médico o enfermera en cada pabellón. dejo fuera los datos del registro de los enfermos. en ese sentido. Aquí se aborda el primero. no es posible imaginar a un empleado (jefe de la Oficina de Admisión) yendo a cada pabellón a constatar que efectivamente los enfermos se encontraban en sus áreas asignadas. Quizá implementar la fotografía obedeció más a la moda científica de excluir y segmentar grupos de individuos que fueron considerados como anormales. Es imposible plantear que desde la Oficina de Admisión se pretendiera controlar la identificación. partiendo del positivismo de principios del XX. y el expediente clínico de cada uno de ellos. La hipótesis es que partiendo de que hubo dentro del manicomio 20 pabellones y que estos libros agruparon a todos los enfermos. donde estaban todos los ingresos al manicomio. debe considerarse cómo se concebían ambos conceptos. Algo que en La Castañeda nunca ocurrió. Fueron dos sistemas: el libro de registro. poderes que decidieron confinar miles de retratos en la ficha del registro. pues este archivo —integrado por 103 libros de registro— es el principal referente que hay acerca del uso de la fotografía en el manicomio. Todo esto se entendía como el ingreso al desarrollo y progreso. de territorializar.estas fotografías para quienes las ordenaron? Desde el poder que da erigirse en una especialidad médica que detenta un saber y conocimiento. de re-nombrar al enfermo mental con una díada discursiva basada en el retrato-diagnóstico. Para la época esto no sería una exageración. debido a que plantea varias interrogantes que merecen ser discutidas. la práctica y la teoría deberían estar aparejadas con la instauración de instrumentos científicos que sostuvieran el prestigio de los discursos médicos. entonces ¿Qué dato o utilidad médica o administrativa puede arrojar ver un retrato? Hemos visto que la Salpetriere nunca trazó un sentido fotográfico psiquiátrico.

ya sea de la fisionomía o de la frenología. 8. A esto se agrega la influencia de las teorías científicas de la época. al portador de la enfermedad. en una tarjeta que indicará su nombre. Gustavo Gili. Pero contrario a lo que se podría esperar no guarda ninguna relación con la epidemiología. con el fin de registrar los datos en diferentes ítems y llevar un archivo clínico expedito con fichero de identificación que permita en cualquier momento el balance ya seleccionado de los factores y condiciones. Para hacerlo se necesitaría encontrar fotografías con un orden. 1963.22 pero no es así. “Retratos Compuestos”. Como las que planteó Francis Galton en su texto “Retratos compuestos”. algo que opaca esta hipótesis es la posible influencia científica. tratamiento. Para ello. antropología y colonialismo. M/G ADM C/L 56 Exp. especialmente con la redacción del reglamento que definiría los usos de la misma. Esto sí es epidemiología. cuáles fueron los diagnósticos. En este punto es apremiante plantear si la fotografía fue necesaria para los análisis que informaban cuántos eran. por qué salían. cuando se inauguró el manicomio. alta y responsable con su domicilio”. edad. ¿cuál fue el uso del registro? ¿Para qué elaborar un archivo tan exhaustivo? No guarda relación más que con prácticas que podrían considerarse estadísticas21 y de observación. ADM/. los enfermos internados deberán ser identificados por medio de la fotografía y huellas dactilares que serán foliadas en un fichero. Expediente que muestra estadísticas por año. datos solamente. 64-79. Proyecto que no prosperó. en la Salpêtrière o de las sugeridas por Galton. pero sí está presente la visión médica que buscó incrustar las fotografías en los registros para darle un rostro a la locura. 8. un plan de trabajo señala que “para llegar al conocimiento epidemiológico de las enfermedades neuropsiquiátricas atendidas en el Manicomio haremos una reorganización en la Oficina de Admisión. diagnósticos. reingresos. El método fotográfico practicado en La Castañeda fue fallido. si no hubo una aplicación científica de la fotografía como las usadas en Europa —por ejemplo. diagnóstico final. sistema de clasificación o medición. En Juan Naranjo (editor). Por ello. ¿En materia estadística podría la fotografía tener alguna función? Cabe mencionar que la estadística nunca señala qué tratamientos dieron mejores resultados. Lo referente a 1963 se puede consultar en AHSSA. Al ser un archivo que se confeccionó con la inclusión de todos los enfermos. de ingresos. fecha de ingreso. el material hallado no guarda ninguna relación con alguna metodología. 22 Francis Galton. Sin embargo. Exp. basadas en una metodología 21 AHSSA. 153 . 2006. pues no se encuentran en los retratos. C/L 3. El cuestionamiento de cómo se utilizó la fotografía se fundamenta en que en los libros no hay argumento que la sostenga. por décadas. M/G. Esto parecería una respuesta. ni métodos ni mediciones que confirmen que efectivamente se realizó este tipo de retratos. España. así como de la frecuencia en intensidad del fenómeno solicitado. Fotografía. diagnóstico de presunción. pp. En 1963.

un archivo en la sombra que abarca todo un dominio social mientras sitúa a los individuos en dicho dominio. “El cuerpo y el archivo”. todos los archivos darían una aproximación a lo que se busca esclarecer. Claro que administrativamente así se hacía. pero después de 100 años. Si se considera que “administrativamente así era” y no se tejen hipótesis. Indiferencia y singularidad. líderes. Gustavo Gili. no se requiere ningún parámetro científico para ello.”23 Lo anterior no tiene ninguna intención de sugerir que los archivos son maneras nostálgicas de recuperar el pasado. como el de los pobres. para eso se crean los archivos. no encuentra respuesta. la historia no tendría sentido. los criminales. Este archivo contiene otros archivos subordinados. Lo que Sekula afirma es que los archivos se construyen con parámetros sociales. Si fue así. 2003. las minorías raciales. El archivo general. territorializados: archivos cuya independencia semántica queda habitualmente oscurecida por la coherencia y la exclusividad mutua de los grupos sociales incluidos en cada uno de ellos. España. celebridades. los locos. etcétera. ejemplos morales. sólo entender que todo ha sido como nos muestran los archivos. Tal vez si recurrimos a otras formas que expliquen cuáles fueron las intenciones inconscientes de hacer un archivo es posible fundamentar un poco más esta respuesta. el que los incluye a todos. y tampoco sostiene que las personas que los hicieron fueron malintencionadas. Hay una labor de registro minuciosa.en las mediciones para realizar los retratos— la pregunta para qué fotografiar a los enfermos. 154 . darles rostro a esas manifestaciones de la desviación. En Gloria Picazo y Jorge Ribalta (Editores). el uso no puede explicarse con 23 Allan Sekula. quién los empezó a usar. 140 pp. sabríamos cuándo empezaron a usarse. Cada segmentación que se archiva parte de un uso con el cual es posible entenderlo. los enfermos. las mujeres y demás encarnaciones de lo indigno. Allan Sekula comenta: “Podemos hablar de un archivo generalizado. Es posible que la fotografía insertada en los libros de registro cubrió un sólo uso: personalizar la enfermedad. sólo la mirada médica. Si fuera posible verlos en conjunto: unos abarcan a otros y uno los contiene a todos. cómo cambiaron. Si viéramos las aplicaciones de los Rayos X en un archivo clínico. contiene necesariamente tanto el rastro de los cuerpos visibles de los héroes.

iluminación y distancia focal. para este lugar tan especial nadie propuso una aplicación científica. 24 Los reglamentos no informan de la fotografía. Por eso la incluyó en un apartado del reglamento general de 1913. Seeing Insanity. pero. por qué en 1910 se decidió que la fotografía podría tener alguna utilidad. Lejos de la obviedad del registro de enfermos y enfermedades mentales. Nueva York. la coincidencia es la similitud que esos retratos tienen con las realizadas en La Castañeda. por lo menos hasta 1925. tomadas entre 1905 y 1906. Fotografías que desde su elaboración no consideraron distancia. Si los libros de los hospitales de hombres y mujeres dementes24 nunca consideraron la aplicación de la fotografía. qué se haría con ellos. S. y lo más importante.estas respuestas. de los Rayos X. entender esa necesidad por retratar y ver lo que se coleccionó. 25 Burns. sólo que lo anterior devela la segmentación de partes de la población en grupos minoritarios. al parecer. The Burns Archive Press. fondo. Una vez llenado cada uno de los libros y guardarse. quienes por el tipo de enfermedad merecían estar en estos libros. Me parece que el argumento tiene que ver con el prestigio que da el usar un aparato tan moderno como en su época lo fue la cámara fotográfica.. ¿no es clara y lógica la intención de encerrar a las personas en sus fotografías para construir el mapa de la psiquiatría? Dicha confección no tendría nada de reprobable. Quizá la visión médica esperaba algo más de la fotografía. pues no se percibe. qué significado podrían guardar esas colecciones. la consideró en la categoría de los análisis clínicos. Y si la construcción de este mapa cubría una necesidad de los médicos. ¿Qué necesidad se cubrió? ¿Fue un cerco sanitario que separó a individuos normales de anormales? ¿Sería la necesidad social del bien común de la ciudadanía planteada por la medicina de la época? No sorprende que en estos retratos no se aplicó para ellas un método científico. independiente de la de vigilar y castigar. tal vez haga falta reflexionar exactamente igual que las ideas científicas de la época. altura. como un método para la elaboración de fotografías especializadas.B. 155 . El archivo Burns25 compró 500 fotografías del manicomio de Uruguay. 2007. No es raro que las fotografías de La Castañeda no fueran las únicas que se hicieron con desorden.

Pero una vez cubierto el registro. enfermeras. guardias. Geoffrey Reaume26 abundó en esa imposibilidad de saber lo que vivió el enfermo con la estigmatización social y la carga emocional de llevar una etiqueta que te muestra como “loco”. y cómo los parámetros narrativos de éstas historias han sido planteados por el staff que atendió al enfermo: médicos. guardar y coleccionar lo que pretende controlar. si no por el discurso de quienes directamente han padecido éste tipo de discriminación. Geoffrey Reaume asevera que hasta la aparición de estas cuatro biografías en las décadas de los setenta y ochenta del siglo XX. qué uso y función guardan esos archivos. 2000. 93-125. y pudieron narrar su experiencia en el confinamiento. núm. pp. es que se les dio voz directa a los enfermos mentales. Su verdadero uso fue como el de cualquier archivo que busca registrar. es posible hablar de un control que se revirtió y mostró claramente la manera como fueron desagregados los individuos que por padecer enfermedades mentales. 156 . 17. etcétera y por los historiadores. pues en su texto habla de la manera como se ha historiado la enfermedad mental. historias de primera mano 26 Geoffrey Reaume. Se ubica entonces que en muchas narrativas son ellos los que hablan por los enfermos mentales. la enfermedad y el trato con que se les atendió. Por eso su texto se me hace relevante. Por lo anterior. Canada. pero no por medio de estos narradores. ¿No concentran un vestigio de formas retratísticas y concepciones acerca de los individuos y las enfermedades mentales? En este caso. “Portraits of People with Mental Disorders” Canadian Bulletin of Medical History. Por esa circunstancia se les encerró en el manicomio. aunque el vulgo los consideró “locos” y “locas” o en plural: “loquitos”. Señala en su texto al menos 4 autobiografías escritas por pacientes canadienses que vivieron el encierro. pues en él señala la importancia que tiene el conocer cómo se ha vívido el estigma. tratamiento o rehabilitación. donde se confeccionó el registro desde la entrada. pero el estigma de la enfermedad definiría al enfermo como anormal. formaron parte del territorio que los marcó como ciudadanos enfermos. pues con el registro se les excluyó socialmente. las personas dejaban de ser ciudadanos para convertirse en enfermos mentales. Su nuevo territorio fue el manicomio. espacio que no contribuía a su curación. eso es lo que fotográficamente ha quedado consignado allí.

Al respecto dice: “Y ha habido ocasiones. Esto evidenció la utilidad de la fotografía en los reportes clínicos. en que se han entregado unos cadáveres por otros a los familiares que los solicitan”. especialmente durante los primeros 25 años de la vida del manicomio) se pegaba en el expediente clínico de los pacientes. Escritas por quienes vivieron el encierro. se utilizaba a la fotografía para identificar a los enfermos. Las autoridades entregaban determinado cuerpo a los familiares. Pensemos: si el enfermo que fallecía era identificado sólo al momento de morir por gente que se supone lo reconoce. al imponer la identidad de enfermo mental es a lo que se refiere la gran cantidad de reingresos en La Castañeda. El director Francisco Núñez Chávez. SSA. Durante los primeros veinte años de La Castañeda parece que esta identificación no fue un problema. Los expedientes clínicos La otra parte de este archivo lo constituyen los retratos. Las quejas y reportes aparecen a finales de los años treinta época en que la población del manicomio comenzó a aumentar y a rebasar los límites con que fue construido. de los cuales una copia (en realidad en muchos expedientes se dejaron tres. pero ya no desde los libros de registro. 157 . sino de cadáveres27. ahora si en cada pabellón en donde se supone está confinado el paciente. 7. A mi parecer esto. sin ningún intermediario. el estigma. que en 1949 hizo un extensivo informe sobre las situaciones problemáticas del manicomio. éstos se quejaban de que no era el de su familiar. desafortunadamente esto ocurrió cuando el material fotográfico fue más que escaso. según se me informa. si no de expedientes clínicos que estaban. pues la sobrepoblación creó la necesidad de contar con los retratos en los expedientes para identificar a los enfermos. Agrega que el gran problema es la categoría psiquiátrica construida con estas personas. Exp. que las presupone indignas de la mínima confianza para dar credibilidad a lo que escribieron. SUB/A.de parte de quienes fueron estigmatizados. C/L 39. como se puede constatar en el apartado sobre la falta de fotografías. ¿cuánto tiempo llevaba sin ser 27 AHSSA. Pues al no haber retratos los enfermos eran confundidos unos con otros sin embargo el craso error no es la confusión de enfermos. Aquí es cuando los retratos se hicieron más útiles. El problema grave con las identificaciones se presentó a fines de las décadas de los treinta y los cuarenta.

señalando su especificidad en torno exclusivamente de los manicomios o psiquiátricos. se cambian de nombre. 1981. pues fue una función de primer orden al pasar lista. Este uso. estas situaciones se explican con la ausencia de la fotografía. España. pp-88 29 Uno de los mayores descontroles se dio por lo que los médico-psiquiatras denominaron “el negativismo” de los enfermos. que refiere entidades policíaco-médicas han sido abordadas por Foucault28. sobre todo por la época en que se determinó esa práctica.identificado? ¿Cuántos enfermos a quienes sus familiares abandonaron permanecían con otro nombre. pues al revisar los rostros era imposible saber con certeza quién era el enfermo. la identificación del paciente en su pabellón respectivo. 158 . con los expedientes o tal vez carnets. ¿Y los años anteriores? ¿Una fotografía para identificar al paciente?29 ¿La fotografía no guardó ninguna relación con los criterios y normas médico-psiquiátricas? La fotografía cobró importancia por la necesidad de que los enfermos fueran identificados en sus pabellones correspondientes. Pues durante la misma. Alianza Editorial. Acerca de este raro binomio en el sector salud. éstos se cambiaban de nombre o no hablaban. se fundamenta. Por eso en esta época de falta de materiales para hacer la fotografía. otra fotografía u otro número de expediente? Imposible tratar de responder. pero es trascendental para hablar de la necesidad de la fotografía en el manicomio. descubren que no es tan fácil tratar de aprenderse la fisonomía de 300 o 400 personas y que sin los retratos es difícil tratar de ubicar a los enfermos. Este argumento es endeble. por lo imprescindibles que fueron los retratos. Es significativo porque demuestra que los enfermos fue un grupo inusualmente grande. Algunas enfermeras se inconforman al darse cuenta de que los retratos no se hacen como antes. Por estas situaciones la fotografía cumplió un papel muy importante en los expedientes: fueron otro archivo. vigilar e identificar con la fotografía parece ser el uso más frecuente. Ante este discurso imagino que las posibilidades para anotar esto se ubican en un pase de lista. no existen hospitales de ningún tipo que recurran a la fotografía para identificar al paciente. Es débil porque no hay lógica que explique la exigencia de reconocer a un grupo de enfermos confinados a un pabellón. 28 Ver Michel Foucault Un dialogo sobre el poder. Pero habría que plantear que el manejo del retrato no deja de ser un aspecto extraño. Por ello argumento que hubo una conjunción policiaca y médica en este manicomio. además de ser funcionales y necesarios. señalan en sus quejas que varios enfermos se niegan a dar su nombre o peor aun. Sin embargo. en donde ellas cotejan el nombre y lo que aparece en el retrato. A finales de los años treinta descubrieron que la fotografía ayudó a identificar al paciente pero. Esta situación impidió que pudieran ser identificados.

homosecsualidad . parálisis general. geolocia adquirida. alcoholismo crónico. psicosis alcohólica. hipomanía. hipomaniaco. éstas se enmarcaron en las fotografías exclusivamente como algo involuntario. psiconeurosis. histeria de conversación”. esquizo-paranoide. síndrome orgánico demencial. delirium tremens. ¿Por qué en años anteriores no se reportaron casos similares? A fines de los treinta y hasta 1959. amencia alucinatoria. ataque de dipsomanía. estado paranoico. síndrome esquizofrénico. epilepsia oligofrénica. maniaco-psicomotor. dipsomanía. el retrato en los expedientes clínicos fue acompañado por un discurso científico. que a través de diversas nomenclaturas definió diagnósticos mismos que dejaron huellas de la concepción de las enfermedades mentales. psicosis de embarazo. neurolues. Una situación que no deja de ser curiosa. psicosis alucinatoria. epilepsia. Si lo que buscaron fue la identificación. reacción psiconeurotica. Por ejemplo. la 159 . demencia precoz. acceso melancólico depresivo. neurosis de angustia. demencia etílica. confusión mental. demencia senil. ¿la fotografía sirvió únicamente a fines de los treinta para corroborar la identificación? Una diferencia es el reglamento de 1913. Pero. esquizofrenia maniaco. demencia precoz. oligofrenia en grado de idiocia por encefalopatía. escitación . manía crónica. paranoia. Con el paso del tiempo y con la sobrepoblación del manicomio descubrieron que la fotografía era necesaria para identificar a los enfermos. hebefrenía. confusión mental etílica. demencia precoz paranoide. psicosis reactiva. tendencia suicida. confusión mental. Las enfermedades: “Locura intermitente y anormal. dilución paranoide. amnesia etílica. histerismo. contar o no con los retratos de los pacientes colocó al manicomio en una situación interna muy crítica debido a la falta de los mismos. psicosis maniaco depresiva. pues a fines de la década de los treinta fueron tantos que se confundían o los enfermos no daban nombres o se los cambiaban. Desde lo textual. parálisis general progresiva. debilidad mental. oligofrenia profunda. psicosis de Korsakoff. demencia posepiléptica. por lo menos alguna alusión habría en este reglamento y especificado esa finalidad. El abanico fue muy extenso. Parafraseando a Didi-Huberman ¿Seguimos? Si bien encontré diferencias revisando los oficios y viendo los retratos. PGP. imbecilidad. psicosis situacional. alcoholismo cerebral. insanidad moral. que ubicó a la fotografía en los apartados “científicos y auxiliares”.

costurera. Análisis a las fotografías de los libros de registro Algunas fotografías contenidas en los diversos libros de registro de prostitutas. empleado. tejedor. guardan diferencias muy marcadas. herrero. limosnero. Por ejemplo. militar. profesora. músico. panadero. 31 También había pabellones de segunda y de tercera. jornalero. En estos retratos las poses. Lo único que parecería no estar acorde con la hechura de la fotografía son algunas miradas esquivas. 160 . rebocero.indumentaria de alguien que fue fotografiado con ropas lujosas contrastaba con una persona que portaba andrajos de camisa o sin camisa. El manicomio funcionó con un pabellón de pensionistas31 de primera clase. aguador. albañil. médico. ferrocarrilero. artista. Y éste en especial no funcionaba igual para todos los recluidos. pintor. viajero. casi todas las personas fueron retratadas con una pose corporal en la cual se aprecia que esperaban el disparo fotográfico para plasmarlos en sus retratos. sastre. podría decir que son retratos de personas de una época antigua. mendigo. tejedor. enterrador. referidos en el primer capítulo. Además en la hechura de las fotografías. empacadora. comerciante. agricultor. que no quisieron enfrentar a la cámara. abogado. carpintero. mandadero. taquígrafa. por los distintos códigos de clase. fotógrafo. 30 Hay muchos ejemplos. Lo anterior permitió comparar las divergencias. Involuntario por parte del fotógrafo. chofer. contador.30 Las diversidades obedecen a la vestimenta. tortillera. denotan códigos de clase. soldado. zapatero. electricista. las vestimentas. hojalatero. telegrafista. lavandera. operario. hortelano. sus hechuras muestran cuerpos enteros. labrador. Los formatos implicaron que entre más chico fuera el retrato menos costoso. Los de segunda y tercera clase compartían dormitorio y tenían una alimentación distinta. boticario. abogado. dentista. son sólo una muestra. Todas estas distinciones tenían un costo. estudiante. Algunos oficios: Ocupación: obrero. molendera. talabartero. Respecto de los oficios y la indumentaria es posible cruzar los datos. fogonero. cohetero. alimentación y una enfermera (o) exclusiva para la atención de ellos. los de primera pagaban y tenían a su disposición un cuarto con todos los servicios. peón del campo. pulquero. cargador. sirviente. chocolatera. compárense el expediente 6811 y 12122. peluquero. bustos y rostros. no así para la mayoría de enfermos. mecánico. carnicero. La diferencia es grande. Fuera de eso. pero que brinda mucha información. empleado. recordemos las del libro Colección de prostitutas del gobernador Juan José Baz. profesor. impresor. corredor. doméstica. un parámetro que el fotógrafo no sugirió: las ropas de los enfermos. algunos más emblemáticos que otros. platero. encuadernador. quienes eran catalogados como indigentes. motorista. medios cuerpos. colegial. litógrafo.

¿Cómo dejar pasar la oportunidad en la que aparte de sus datos generales. el título del libro Colección de prostitutas… sincroniza imagen y texto. Las personas retratadas no obtienen un beneficio por ser fotografiadas. En el caso de los retratos de los libros de registro del manicomio es diferente. Los enfermos mentales su condición y asociación de ser considerados criminales peligrosos32 generó que fueran fotografiados. 161 . Puedo comentar acerca de estos libros de prostitutas que desde su elaboración se aprecia por los mismos retratos que nadie se resistió o a nadie se obligó para que fuese fotografiado. Utilizar a la fotografía como un elemento modernizador de la época y no dedicarle una función más allá de la identificación sugiere ese cruce entre dos instituciones muy disímbolas entre sí. números. esto es que. Es muy difícil desagregar que son sólo retratos de mujeres. sino la institución. etcétera. aunque fueran o no literalmente peligrosos debían ser retratados. quizá dejar de enunciar y escribir nombres. fechas. No hay pruebas de otros sectores de salud que se dedicaran a fotografiar a sus pacientes. ¿Para qué utilizar la fotografía? Algún hueco debió llenar para las instituciones. Pues el título ya agrega para estas mujeres una categoría que segmenta. pues en los de estos últimos se elaboró un discurso donde lo judicial y lo médico se conjuntaron. podían tener al enfermo exactamente como debió haber sido? 32 Me refiero a la generalización que se hace en la época de que loco es sinónimo de peligroso. si la fotografía podía citar exactamente a Juan Pérez tal como era. El beneficio fue para la institución que buscó con la fotografía sacar del territorio y concepto del progreso de la ciudad a esos individuos que padecieron disfunciones mentales. sabían que necesitaban el retrato para su registro y su libreto para la autorización del ejercicio de su oficio. El manejo y la intención de fotografiar a las prostitutas para su registro y control fueron muy diferentes a la aplicación y sentido que se le proporcionó a los retratos de enfermos mentales. Sin embargo. Esta forma de constreñir y correlacionar se da desde la manera como se conjuntan los retratos para anunciar y clasificar a estas mujeres. La fotografía no fue la que los segmentó. diagnósticos.

33 La diferencia de otras solicitudes aplicadas en el pasado34 es que fueron autoridades político-gubernamentales las que también solicitaron el ingreso. Como bien lo señaló Foucault: la jurisprudencia se vio limitada para comprobar la salud mental. Contiene cuatro capítulos. Definitivamente. B/P E/H HDS C/L 18. SUBSy A. donde se encuentran las fotografías de los enfermos que poblaron La Castañeda. del Hospital del Divino Salvador (para hombres dementes) señala que quienes podían ordenar la admisión eran la Secretaría de Gobernación.35 ambos se mezclan en el contexto. incluso. El médico legal eliminaba que el internamiento fuera con un certificado médico que avalaba la enfermedad mental. pero no tenía el poder de ingresar enfermos. No refiere aún el término psiquiatra. Un reglamento. 5. sobre todo si recordamos que no existía una forma confiable de diagnosticar en esa época. En La Castañeda fue indispensable mostrar un certificado médico que avalara que se padecía alguna enfermedad mental. aunque inconscientemente con esos libros generó otras posibilidades. 1949. símbolos o. El poder de la medicina se había constituido. 162 . Es un proyecto de reglamento de sanatorios e instituciones neuro-psiquiátricas. Lo que rescata la visión de conjunto de varios libros de registro es que la fotografía no operó igual para todos. Estas fronteras contenidas en las fotografías corresponden a la diferenciación social. qué situación se produjo al realizarse la fotografía (descripción). La internación en La Castañeda descansó en una endeble certificación médico-legal hecha por un médico general. sin año. en el universo de individuos hacinados en La 33 AHSSA. colores cambian su significado en cada país o cultura. Planteó que a partir de 1949. 35 Hay una parte “objetiva” de la connotación. cuándo se hizo (datación) y con qué otros acontecimientos se puede relacionar lo que se ve en ella (contexto). En los antiguos hospitales para hombres y mujeres dementes el médico atendía y curaba. La lectura de la imagen pasa por la memoria colectiva. Exp. válida en un determinado contexto cultural: ciertos gestos o actitudes. el gobernador de la Ciudad de México y los jueces del Distrito Federal. 34 AHSSA. Para su elaboración recurrí a los conceptos de la denotación (lo que se ve) y el de la connotación (lo que sugiere la fotografía). Quizá sólo fue un afán modernizador que concibió en la fotografía la manera de complementar la ficha de cada enfermo. 35. el ingreso debía ser avalado por el certificado de dos médicos y uno de ellos debería ser alienista. Lo anterior plantea quién y qué aparece en la fotografía (identificación). donde tiene lugar la imagen (gabinete fotográfico del manicomio). C/L20. SSA. A continuación presento un resumen y una clasificación del tipo de retratos encontrados en la revisión y consulta de los libros de registro. Exp.

retratos de medio cuerpo. donde no todos los enfermos formaron parte de ella. El uso de bigote o barba en los hombres. como signo de masculinidad. ¿Qué es lo que se deja para los retratos de quienes sí lo fueron? La creación de un nuevo aspecto al crearse esta nueva apariencia. En el siguiente apartado comprobaré esta hipótesis. o la necesidad de las mujeres de tener cabello largo como un rasgo de feminidad. ¿a quién le interesó que esto no fuera así? Definitivamente. ¿así se vieron las personas que padecieron disfunciones mentales? El control fotográfico eternizó. no hay ninguna señal en las fotografías que permita afirmar que la imagen perteneció a un enfermo mental. Los retratos de las diferentes épocas de personas comunes. el calzado. si a algunos enfermos se les excluyó del uniforme y no se les obligó a raparse por su condición social. muchas de estas imágenes (con las reservas pertinentes) podrían pasar por retratos hechos en cualquier estudio fotográfico. Hubo quienes por su distinción no fueron obligados a usar uniforme o raparse. del rostro.Castañeda. se considera se construyó una visión de la locura. de busto. los datos anotados junto al retrato establecieron una relación directa al leer cualquiera de los diagnósticos y mirar las fotografías. adustos. Esta idea busca plantear que la fotografía ayudó a la construcción visual de la locura para diferenciar a los normales de los anormales. como cuerpos y rostros serios. 163 . a la institución. la que cada quien guarda de sí mismo. Es preciso entender lo que trato de diferenciar. mediante algunos trucos. lo que comunican es que sirvieron para una clasificación de las diferentes enfermedades mentales. Es interesante ver la manera como se pierde la apariencia cotidiana al alterar nuestra imagen. Retratos simples Los he denominado así porque presentan retratos formales. la imagen de nuestro rostro. la locura tuvo niveles y códigos de clase. los demás enfermos que sí lo fueron. La ropa que solemos utilizar. el cabello como rasgo que lo complementa. Sin embargo. una imagen que no correspondía con la del individuo o con las señales identitarias mínimas. ¿Qué habría pasado de no obligar a las personas a ser rapadas o uniformadas? Posiblemente se hubieran visto como cualquier persona pero. ¿a qué se debió? ¿Porque fueron enfermos mentales? La clase social a la cual pertenecieron lo determinó. Por eso. Pero.

el cual se los proporcionó la cámara fotográfica y su soporte. EU. al ingresar al manicomio se trastocaba. The image of the Hysteric. si se considera que junto a ellas hay un “diagnóstico”. 164 . Gilman precisa que estas características no son precisas. más bien nos permiten conocer las intenciones de quienes reconocieron que la locura es lo retratado. gestos. Esas fotografías que yo denominé como simples no lo son tanto. para ser visto y leído en los diferentes libros de registro. identificaran y la etiquetaran. Eso se perdía al llegar al manicomio. pues no sabemos dónde se sitúa la línea entre nuestra normalidad del mundo real. la condición física de los cuerpos. Berkeley University of California Press. para observar no al paciente. para que los médicos aprendieran. de la de un mundo minimizado por nuestros miedos. El uniforme. S. una categoría que nacía con el nuevo aspecto. ¿eso no tenía importancia? Los sujetos retratados fueron obligados a formar parte de una construcción visual específica. cabello despeinado. En Sander Gilman. es desconcertante. se perdían todos los rasgos que habían construido una autoimagen. Esa nueva construcción visual fue un cambio total en la persona. sin tener la certeza del padecimiento. Queremos –no necesitamos–. lo terrible y lo agresivo. El impacto que recibimos de los enfermos mentales es que no son como nosotros. dice Gilman. esa modificación del aspecto individual e identitario fue un golpe demoledor a la autoestima. pp. Y por si no bastara había que asumir un rol nuevo. la mirada extraviada. “Hysteria Beyond Freud”. Un cúmulo de asociaciones que giraban en torno a la pérdida de la salud mental: la locura. 36 Sander Gilman lo explica así: “Un icono clave para entender la construcción visual de la locura es el retrato de una persona salvaje. Rousseau. La noción que cada persona guardaba de sí fue modificada. La banalidad de la enfermedad mental entra en conflicto con nuestra necesidad de identificar a la locura como algo diferente a nosotros mismos. Helen King. Roy Porter. El florecimiento de la fotografía psiquiátrica en la segunda mitad del siglo XIX es el testigo de la locura mostrando sus diferencias en apariencia. Este momento. sino lo que éste representa. G. Como eran enfermos mentales. el corte de pelo. el vestir andrajoso. los mitos que los harán diferentes.37 Esto prepara y dispone el discurso etiquetado de la enfermedad mental. cuando decimos “ellos no son como nosotros”. Todo esto. el de enfermo mental. Sugiere que nuestra necesidad para reconocer a la locura como una diferencia es elaborar o subrayar un mensaje tranquilizador a la devastación de la enfermedad mental en la cual no es probable que ésta nos ocurra a nosotros o a la gente que nos rodea. por ejemplo– de su realidad. forcejear”. Capítulo V. Elaine Showalter. que la locura sea la diferencia. tener marcados rasgos o señas visuales de locura. así creamos lo que nos gusta –las fotografías. 37 Diagnóstico nada certero. En los retratos hay un cuerpo y un rostro con nuevo aspecto.36 Es inexplicable que el control fotográfico se haya establecido desde la llegada al manicomio. 1993. pues en varios libros de registro se reportó la alta de una persona por no padecer ninguna enfermedad mental. Una vez que les daban su bata u overol y los rapaban —lo mismo a hombres que a mujeres—. ese mundo en el cual nos acecha lo espantoso. reforzó el discurso de los cuerdos por definir la imagen de la locura. 345- 436.

y su probable diagnóstico.El enfermo es un objeto para la mirada médica. una parte del proceso en que se registró su aspecto. Residía en Tulancingo Ocupación Rebocero Admitido por orden de SU ESPOSA y en calidad de INDIGENTE Examinado por el interno Doctor Samuel Ramírez Moreno Entrada al pabellón de y fecha Agitados 14/09/1910 ALTA Por no regresar de permiso Fecha 25-10-1935 Tiempo que duró el internamiento: 25 años Fotografías núm.F. Ocupación Comerciante Admitida por orden de SU ESPOSO y en calidad de INDIGENTE Examinada por el interno Doctor Manuel Oropeza Entrada al pabellón de y fecha TRANQUILAS 05/04/1918 ALTA Por no padecer ninguna enfermedad mental Fecha 12-12-1938 Tiempo que duró el internamiento: 28 años y meses 165 . de orden 27698 Departamento de MUJERES Nombre Leticia Saavedra Rodríguez Edad 33 Estado Civil Casada Nació en Patzcuaro. Residía en México D. pero están basados en los textos de los mismos libros de registro. el individuo fue sólo el recipiente donde se contuvo la locura. Diagnóstico Locura racional No. sus datos generales. Los retratos simples después de esto. Diagnóstico Demencia Moral No.F. 13 y 14 Los datos son ficticios porque no pertenecen a una persona en lo específico. Mich. de orden 15678 Departamento de HOMBRES Nombre Francisco Gutiérrez Mora Edad 47 Estado Civil Casado Nació en México D. ya no fueron tan “simples”.

2. pues en éstas se pueden identificar enfermos llorando. lo que confirma que a nadie le interesó que cubrieran las características mínimas para la identificación. cerrando los ojos. Ver también en Revista Cubana de Medicina General Integral. 3. Es necesario conocer los efectos psicológicos que provocó el padecimiento de la enfermedad. el artículo de María de Lourdes Rodríguez Campuzano y Laura Frías Martínez. la incertidumbre por la impredictibilidad de los acontecimientos. El mensaje codificado para la época fue que el enfermo mental era sinónimo de peligroso. la temida pérdida del control y las amenazas a la autoestima.38 son inconsistencias en el retrato. “Algunos factores psicológicos y su papel en la enfermedad: Una revisión”. volteando al momento del disparo fotográfico. funcionaron para la institución. como si lo estuviesen mordiendo o haciendo muecas. ¿el diagnóstico incidió en el estado emocional de algunos enfermos? Ese estado se ve reflejado en las fotografías. 2004. rezando. 39 Consultar el artículo de Simon Cross. núm. gritando. “Visualizing Madness Mental Illness and Public Representation”. en qué condiciones se puede fotografiar a los enfermos. la depresión causada por el diagnóstico médico repercute en el enfermo. pp. El miedo. Universidad Veracruzana. 2005. No se debe olvidar que es un archivo de fotografías que se usó única y exclusivamente por quienes controlan el manicomio. la falta de información. pues el prejuicio de 38 Muchas de estas fotografías lo que connotan es miedo y tristeza. et al. pero haberlas dejado en el libro de registro. 2000. Lo que podría explicar por qué no se realizó el retrato como a los demás enfermos es el significado del enfermo mental en el cual trabajó el fotógrafo. 197-216: “La enfermedad mental. si bien estas subjetividades es difícil reflejarlas a través de la cámara fotográfica. el agregado es mío) que es en gran parte. Como están. debido a las experiencias negativas directas e indirectas. donde la seriación de rostros uniformes contrasta con una mujer que esta haciendo la señal de la cruz ante la cámara. se debe considerar el impacto emocional de las personas al ser recluidas en el manicomio. pp. Si las fotografías están pegadas en los libros de registro. Xalapa. llevándose a la boca el puño de la mano. “Procesos psicosociales en la educación en salud y en la prevención del cáncer”: “El papel de las emociones está en el impacto psicosocial del cáncer (locura..39 Por eso el fotógrafo no interviene. núm. 169-185. lo primero que se altera es el estado emocional. es decir. es extraño. pues el contexto visual dado por las actitudes de los enfermos no permite cumplir con esa utilidad. el artículo de Wilfredo Guibert Reyes. la ansiedad. pero saber que se padece locura. núm. haciendo la señal de la cruz. Retratos con poses no sugeridas por el fotógrafo Estos retratos son formas fotográficas involuntarias al fotógrafo. la depresión y la ira son emociones negativas que están estrechamente relacionadas con estados de enfermedad”. se entiende que fueron aceptadas así pero más aun los mismos retratos acompañaron los expedientes clínicos. A partir del binomio salud-enfermedad se encontraron en diversos estudios psicológicos que en cualquier enfermo diagnosticado con una enfermedad crónica y degenerativa (las más comunes son diabetes o hipertensión arterial).V. Con la distancia pertinente. Para los fines del control que pretendía identificar. 2. en Journal T. & New Media. por cambios en la imagen corporal. esas fotografías podrían considerarse mal hechas. desde el significado 166 . La Habana. México. EU. Ver en revista Psicología y Salud.

Llevan una doble carga el rol de enfermo mental y la etiqueta con que son estigmatizados”. tenía prohibido el contacto con los enfermos. popular de la locura. además. los distintos diagnósticos de la enfermedad mental parten de este concepto falso. Traducción de Enrique Rivera Barrón. no trata de modificar lo que los retratados reflejan. Tal vez por eso. Por lo que estas personas etiquetadas son vistas como criminales y peligrosas. p.no acercárseles o hablarles se lo impiden. En consecuencia. el sólo hace lo que le pidieron. 167 . ¿Cómo habrán sido las sesiones fotográficas? ¿Hablaba con ellos? ¿Les dirigía la mirada a la lente de su cámara? Lo más probable es que la interacción se diera dependiendo del paciente. portadoras de un mal impredecible. se amparó en la espeluznante imaginación gótica del horror y la fantasía. 198. la fotografía. el fotógrafo dejó que los enfermos se mostraran con esa imagen.

The Burns Archive Press. 168 . 15 Datadas en 1905. Nueva York. Los retratos no reflejan la enfermedad. ¿Qué 40 S. Burns. 2007. condiciones físicas en las cuales se vivía. situación anímica con la que se retrató.Fotografías núm. que sufren. Paraguay. B. Mujeres del Manicomio de Montevideo.40 Corresponden en hechura exactamente a las encontradas en La Castañeda. Seeing Insanity. rostros serios. si no códigos de clase. Se exponen como ejemplos debido a que el AHSSA se negó a proporcionar las reproducciones.

como las tomadas en Paraguay en 1905. pareciera que fueron puestas allí sin su consentimiento. voluntariamente. locura sifilítica o alcohólica. pues son fotografías de grupo. El cabello sin peinar de algunas es quizá el símbolo de su abandono. son las distinguidas clases sociales. “La fotografía como documento de análisis. Burns (Seeing Insanity. a fines del siglo XIX. Uno de los pocos textos que pude encontrar acerca de la fotografía en otros manicomios. es importante para su análisis entender la relación estrecha entre marginalidad y algunas etiologías psiquiátricas. En el manicomio. ambos grupos excluidos sabían que debían ser fotografiados. Es difícil aceptar que las fotografías son de grupo porque la comunidad excluida. Estos diagnósticos no son atribuidos o especulativos. 991-1012. Pobreza y mestizaje se repite en la fotografía. El código tácito de embellecerse para una fotografía aquí está doblemente ausente.” Estos comentarios abordan puntos que en las correspondientes de La Castañeda ya se indicaron. es decir. El hecho de que en estos establecimientos se utilizaron. pp. ahora ésta se individualizó.Manguinhos. The Burns Archive Press. dado el lugar en el que se asignan (archivo) cuerpos y rostros. el término para referirse a los médicos encargados de los enfermos mentales fue “alienista”. 2007. por romper el orden social y delinquir. Algunas sonríen otras eluden la mirada fotográfica. por eso el desgano y la apatía. son los que más se repiten entre 1890-1930 en las cuentas de la Casa de Orates de Santiago de Chile. lo cual contribuye a que en la época existió una concepción distinta de lo colectivo y lo individual. en Revista Ciencias de Saúde. En la Casa de Orates en Chile (1852-1900) se hicieron algunos registros sobre grupos de hombres y mujeres. su higiénica belleza. muchos rostros no fueron retratados voluntariamente. En 1949. Lo que no es posible encontrar en este artículo y sus fotografías.muestran estas fotografías? ¿La demencia moral? ¿Simple confusión emocional? Confusión. porque a la llegada al manicomio y a diferencia de la cárcel. 169 . Hay similitudes con las de La Castañeda. cuyas fotografías las publicó S. Por ejemplo. ya no se intenta mostrar al conjunto anónimo de cuerpos representando a la locura. Aborda la fotografía pero desde retratos de grupo. eluden la mirada fotográfica. se quiso tomar una fotografía. 2007). B. Están abandonadas. se sabía cuándo se entraba pero nada garantizaba la salida. La hizo la institución y no quiso gastar en retratos individuales. encontré otras fotografías41 y datos que refuerzan mi planteamiento de que a los enfermos no les agradaba retratarse. Las hechuras son idénticas a las realizadas en La Castañeda. No importa. Nueva York. pues son fotografías de grupos. Sin embargo. con las diferencias guardadas. Retratos contra la voluntad La utilización de la fotografía como elemento que ayudó a la identificación de delincuentes o de prostitutas no fue extraño. por eso el desgano y la apatía. porque aún no se desarrollaba la psiquiatría que reclamara a las autoridades esa práctica. las segundas. Tal vez son de grupo porque hacer una sola fotografía fue más barato que tomar treinta retratos individuales. son individualizados los retratos. Pero lo que es importante comentar es lo que muestran esas fotografías. Veamos el comentario de una fotografía tomada a un grupo de mujeres: “Este registro nos muestra mujeres pobres. La descripción que se hace de ellas refuerza mi planteamiento. incluso la asociación de mestizaje a locura hereditaria y degeneración que hegemonizaron la psiquiatría y el racismo científico de fines del siglo XIX. en los retratos de La Castañeda sí se refleja. mestizas y algunas con fuertes rasgos indígenas. tenía rostro. Río de Janeiro. tienen un aspecto de marginalidad. imágenes grupales sugiere que todavía no era necesario el retrato del individuo. Otro dato de la elaboración y el tipo de fotografías es el del Manicomio para Mujeres de la Asunción Paraguay. por la 41 Ver el artículo de César Leyton Robinson y Andrés Díaz Caballero. La experiencia del Museo Nacional de Medicina Enrique Laval”. las (os) retratados fueron puestas allí sin su consentimiento. su ropa nos indica su origen popular. ni el fotógrafo ni las modelos-pacientes reparan en modificar su aspecto para aparecer mejor. cuerpo y medicina: teoría. Al respecto. Los diagnósticos psiquiátricos no son conocidos. método y crítica. están locas. Los primeros. nadie se preocupa de su belleza pública. Y lo que es visible en un grupo de hombres.

Son intersticios visuales de cómo el poder. Los retratos de La Castañeda son únicos en la historia de la fotografía del control social en México. La resistencia del enfermo al sometimiento y la fuerza que lo obligó a mostrar el rostro es totalmente diferente por lo menos en la fotografía judicial y en la de la Inspección de Sanidad con las prostitutas. no se hacía el retrato. En estas imágenes se ve al enfermo sometido por varias manos. muestran a los mismos pacientes ayudando a sujetar a otros enfermos. literalmente. El reglamento del Hospital de la Santa Cruz en Barcelona. influyó en qué en el manicomio la consideración a los enfermos mentales fuese distinta. de 1878. señal de que no les agradó retratarse. el uso de la fuerza física para realizar la fotografía a quienes se resistían a ella fue una constante.necesidad de obtener su libreto para su registro. incluso si éste fallecía. algunas. jalándolo hacia atrás para que el rostro se muestre. esto probablemente. Con estas fotografías se percibe cómo el poder institucional forzó a las personas a ser atrapadas en la fotografía. Se colocaba el brazo alrededor del cuello para inmovilizar al retratado. El sometimiento implicó varias técnicas: • Sujetar al enfermo por el cuello (dos manos) y/o por los cabellos (dos manos) en la misma imagen. señalaba que si el paciente no deseaba ser fotografiado. en distintas épocas. En el manicomio. • Sujetado por el cabello. • Sujeción con manos y brazos. con el propósito de que muestre el rostro a la cámara. la institución está representada por guardias del establecimiento. La diferencia radicó en que el hospital español fue un hospital general. también por los médicos. Los retratos de las prostitutas son comunes. otras fotografías muestran a enfermeras y enfermeros ayudando en esa técnica. años más tarde. En estas fotografías. lo más significativo es que varias mujeres desvían la mirada. El reglamento especificaba que todo enfermo debería ser retratado. hasta por otros enfermos que ayudaron a sujetar a aquellos que serían retratados. 170 . incluso. obligó y quebró voluntades. es evidente la capilaridad del poder.

es que sí estaban dementes. ¿fueron utilizadas para la identificación de los pacientes? Estos retratos con lo que muestran dificultaron la identificación. La imagen fotográfica nos cuestiona acerca de cómo es que es funcional o de que sirve hacer o haber dejado así estos retratos. La explicación más obvia de que se haya decidido dejarlas. porque si miramos las fotografías sólo como parte de un proceso administrativo es fácil no reparar en ellas y considerarlas como un dato más del libro de registro y del expediente. con pacientes forzados a retratarse) se insertaron en los libros. el funcionamiento riguroso de un orden que no aspiraba a otra cosa que a elaborar retratos. efectivamente. Tiene razón Lara Klahr cuando señala que este tipo de fotografía. Esa característica permite afirmar que fueron hechos para consumo interno. lo que pretende mostrar son las aspiraciones de las instituciones. su existencia podría corroborar que. Este punto es muy importante. fue la prueba de su locura. las fotografías. lo justificaría su peligrosidad. Las fotografías que (mal tomadas y. lo cual contrasta con las “simples”. Al parecer. la resistencia obedeció a que no deseaban ser fotografiados. 171 . en ocasiones. los que denominé como “simples”. Lo interesante es que muchos de los diagnósticos no incidieron para que a esos pacientes se les asignara al Pabellón de Peligrosos. para que nadie fuera del grupo de control de La Castañeda pudiera ver las fotografías. los negativos y sus soportes originales fueron extremadamente confidenciales. por ejemplo. pero si las comparamos con otros retratos. éstas reflejan algo sorpresivo: son “retratos” de personas sometidas.

1935 y 1916.Fotografías núm. 1935. Fotografías de arriba a abajo y de izquierda a derecha 1914. 16. Las etiquetas en los rostros las colocó personal del AHSSA. 172 .

Fotografías de arriba a abajo y de izquierda a derecha 1913. 1935 y 1911. 173 . 1914. 17.Fotografías núm. Las etiquetas en los rostros las colocó personal del AHSSA.

En revista Secuencia. Personas que evitan la cámara fotográfica Estos son retratos donde muchos de los enfermos miran hacia arriba o hacia abajo. Consultar el capítulo “La evolución de la noción de individuo peligroso en la psiquiatría legal”. por ello.43 fue una estrategia para inmovilizar al enfermo. pero utilizando sábanas. ¿habrían llegado al gabinete fotográfico sin ser sometidos? Incluso hay una fotografía que muestra al enfermo amarrado a la silla.42 La marca fotográfica que los distingue es que fueron llevados al gabinete con camisas de fuerza o ensabanados. 1990. Las etiquetas en los rostros las colocó personal del AHSSA. Es discutible. España. Un ejemplo: Fotografía núm. Mujer con camisa de fuerza 1915. pp. desvían la mirada. Para una historia de la psiquiatría en México. Arcady Boytler. 43 “La Castañeda desde dentro”. Instituto Mora. núm. es necesario considerar algunos aspectos que sugieren que no fue así. 231-306. pues si esos pacientes fueron peligrosos por su locura. 42 Michel Foucault proporciona los argumentos acerca de cómo desde el siglo XVIII se configuró esa asociación de peligroso y enfermo mental. intentaron no reflejarse en la fotografía. En estos retratos con sábanas o camisas de fuerza se percibe una medida preventiva para mostrar al enfermo peligroso ante la cámara fotográfica. sept-dic. en una escena aparece un paciente- actor ensabanado. Lo que se percibe es que estos enfermos conocían el significado de las fotografías. 18. es de suponerse que los enfermos sujetados para tomar la fotografía se volvieron locos o peligrosos justamente en ese momento. 147-175. enfermera del manicomio. 51. en La vida de los hombres infames. pp. Si estas fotografías se sustentaron con la peligrosidad de la locura. 174 . Ver también película Celos (dir. 1935). La Piqueta. se voltean. entrevista a Margarita Torres Mora. Entonces. México. 2001. El primer argumento es que hubo individuos peligrosos que fueron fotografiados en otras condiciones. la resistencia a posar para la cámara. No únicamente se resistieron a ser fotografiados. cierran los ojos.

abrigos. Sin exagerar. Su incorporación en los libros sugiere que no hubo interés en el ordenamiento del tipo de retratos que. refiriéndose al libro Jurisprudencia criminal. Si partimos de esta premisa. parecen sugerir lo que ha dicho Sekula44 respecto de la desviación y respetabilidad. devolvieron la mirada al fotógrafo y permitieron atisbar cierta complicidad. Cabría agregar que posterior a la descripción del criminal. 145. pero también de manera maniquea adjuntó retratos de individuos anglosajones no criminales para contrastar las diferencias. bigotes. se refleja un cuerpo y un rostro dispuesto a ser fotografiado. las hechuras fotográficas no importaron. como en cualquier foto de la época. corbatas. pues todos fueron retratados. pues las diferencias dadas por los no criminales —sus ropas— simplemente ya los hacía lucir distintos. Op cit. En ese sentido. 175 . Concluye que “parece claro que la descripción del cuerpo criminal llegó primero”. Retratos muy distintos a los de quienes no fueron pensionistas. Fotografías a los pensionistas distinguidos o pensionistas de primera clase o libre- pensionistas Son el mejor ejemplo de retratos donde los enfermos posaron. En la fotografía aparecen sin ninguna explicación ropas finas de calle. 45 Publicado por Eliza Farnham en 1846. sin excepción se les fotografió. Resalta de la misma forma y en el caso de las anteriores fotografías como es que no se pidió que se volvieran a hacer. el reglamento funcionó. estaban reglamentados. Es importante señalar que la condición social logró que los retratados confrontaran la cámara. la de los enfermos mentales llegó después. barbas. hasta flores adornando las vestimentas. el cual cita Sekula en su texto. anteojos. sombreros. debido a que los asilados pensionistas pagaban por su estancia y alimentación. gorras. Pero también es cierto que dicho reglamento no dispuso cómo se debería hacer el retrato. trajes.45 que incluyó fotografías de criminales. su fotografía quedó como huella y en la mayoría de los casos. se supone. p. se debe hacer una lectura de los contrastes hallados en el 44 Allan Sekula. Estas fotografías son el argumento puntual de que en el Manicomio General hubo clases y distinciones sociales.

Al respecto. la heroína y la morfina. esto no los eximió de la enfermedad mental. aunque cabe la precisión de que no se ha hecho un estudio de los expedientes de los pacientes. estudiantes. por eso pagaron para tal distinción. Esto se puede atribuir a que la población que padeció esta “enfermedad” no pertenecía al común de la gente. Las principales adicciones fueron la cocaína. Lo mismo ocurre con los enfermos diagnosticados como toxicómanos. profesores. cuando un grupo de distinguidos no fue retratado con el aspecto al que se forzó a los demás. no fueron obligados a hacer nada contra su voluntad. la cual denota cierta bonanza económica. pues su actividad profesional también fue un código social y de clase. su egreso del manicomio fue posible en la medida en que los efectos de la droga a la cual eran adictos no tuvieran repercusiones en su comportamiento. fotógrafos. con vestimenta de calle. en su mayoría. Obviamente. Los oficios o profesiones permiten asegurar lo anterior. 176 . mecánicos y prostitutas. pues sólo abordo la distinción que se percibe en los retratos. La diferencia entre los toxicómanos y los indigentes estuvo dada por las características. el sobrenombre de libre-pensionista significó dentro del manicomio ser un individuo libre. En estas imágenes los individuos aparecen. entre los internos toxicómanos hubo abogados.archivo del manicomio.

Quizá fueron hechas a grupos de personas y. en otras aparecen con la cabeza apoyada en la almohada o la cabecera. Lo que refuerza que el retrato de conjunto fue mutilado. En algunas de éstas fotografías aparecen otros hombros junto al rostro de la persona. 19. posteriormente. 177 . el enfermo está en el suelo o en la plancha de la morgue. se hicieron tiempo después. Fotografías inusuales Estas fotografías se caracterizan porque no se realizaron cuando el paciente ingresaba al manicomio. se recortaron para dejar sólo los rostros. algunos fueron levantados y sostenidos en pie para hacer el retrato. Mujer del manicomio de Paraguay. bastante similar a las fotografías de pensionistas de La Castañeda. o el cadáver es sujetado por otras personas.Fotografía núm. se podría deducir que fueron hechas años después de ingresar al manicomio. en ocasiones. Retratos de cadáveres Hay fotografías que muestran a un sujeto postrado en su cama y alguien le levanta la cabeza. debido a que este formato resulta tan distinto al que aparece en estos libros de registro.

Cada vez que el enfermo regresaba al manicomio se le dejaba su antiguo número de expediente. Su existencia en diferentes periodos del manicomio es fácil 178 . debido. debía hacerse una nueva fotografía. Los enfermos reingresaban a La Castañeda continuamente. quizá. lo 46 Nadie proporcionó información del destino que tuvieron las placas negativas del manicomio. fue una constante en la vida de La Castañeda. la cotidianidad de la muerte. sobre todo si estos enfermos fueron frecuentemente abandonados. para medir la reincidencia del criminal. no así el portador de la enfermedad mental. el retrato se mostraba a los familiares como una comprobación del hecho. siempre se buscó presentar el rostro. Totalmente lo opuesto a lo que sugería Bertillon. Conocer esas imágenes ayuda a la elaboración visual de la muerte. Ver ejemplos: Retratos y reingresos Estos retratos se tomaban a todos los pacientes que reingresaban a La Castañeda. Portar la etiqueta de loco fue una de las consecuencias más nefastas para las personas que vivieron recluidas en el manicomio. entonces. por eso aparecen manos anónimas que sujetan o levantan al cadáver. por la escasez económica. Para el caso que nos ocupa esto no interesó. También constituyen la “prueba irrefutable” de la muerte. Por su reingreso. como marcaba el reglamento. Lo que caracteriza a estas fotografías es que como en todas. sin embargo el estigma creado por haber sido huésped de la Castañeda contribuyó a que si había sido considerado loco una vez. pues a él le interesaba y de hecho por eso había diseñado su método. al estigma creado en sus redes sociales más cercanas. Estas imágenes permiten establecer la manera como indistintamente se extendió el control fotográfico. Las personas que rescataron físicamente el archivo (entre 1982 y 1983) y lo concentraron para su clasificación. indicaron que no había archivos de placas ni negativos. Lo único que se ordenaba al fotógrafo en estos casos fue volver hacer el retrato en cada reingreso. para presentarlo a la lente de la cámara. algunos fotógrafos buscaban en el archivo de placas negativas46 el retrato de quien reingresaba para obtener los positivos necesarios. pero son inexplicables si se les quiere relacionar con algún uso específico. podría ser considerado loco o loca siempre. El descuido en que se encontraban los enfermos graves. pues el criminal era libre de delinquir las veces que él quisiera. Le interesaba judicialmente saber cuantas veces podría regresar a la cárcel un delincuente. Sin embargo.

pues en la búsqueda específica de los materiales fotográficos no se encontró nada parecido. Esta hipótesis es menos verosímil porque. Respecto del celo con que se protegían se puede consultar en el Capítulo III. por los usos que tuvo para obtener del negativo original fotografías para los reingresos. menos verosímil.Fotografía núm. Esto habría generado una catapulta de otros textos oficiales. 179 . Fotografías de arriba a abajo y de izquierda a derecha 1913. Es posible señalar dos hipótesis: una. que las placas se perdieron. 1950. 1950 y 1912. estos implementos se enterraron en terrenos del manicomio. Las etiquetas en los rostros las colocó personal del AHSSA. que tal vez las placas se traspapelaron en el archivo concentrador del AHSSA. comprobarla. Los inventarios del Departamento de Fotografía también mencionan los lotes de placas negativas del archivo. pues hasta las bacinicas inservibles necesitaban de un oficio para enterrarse. Quizá esa documentación fue parte de lo que depuró el equipo que rescató el archivo. y otra. 20. en el penúltimo apartado. pues en varios inventarios de cosas inservibles. ¿para qué guardar placas negativas usadas durante años y después deshacerse de ellas? Lo que podría reforzar esta hipótesis es la aparición de un oficio del manicomio solicitando permiso a la Beneficencia Pública o a la SSA para su traslado o desaparición.

180 . España. pp-288. sólo por una razón. cuál es el sentido que encierra esta forma de registrar las reincidencias. cubrir una necesidad estrictamente visual de contar con el retrato tantas veces como reingresos tuviera la persona. Qué pretende el registro fotográfico del reingreso. Estos aspectos permiten sospechar de una necesidad por hacer retratos muy exagerada o como diría Didi Huberman una fruición por capturar y ordenar este tipo de fotografías. Es probable que tuvieran algún sistema de clasificación. Gustavo Gili. la fotografía no era necesaria. obligar al enfermo a ser retratado una vez y otra y las veces que sea necesario. esta contraparte opera a la inversa cediendo a sus retratados la poca fortuna de ser etiquetados como dementes.cual muestra el uso que tuvo el archivo de placas negativas. La fotografía en el pensamiento artístico contemporáneo. Revisar capítulo de Allan Sekula “El cuerpo y el archivo” pp-133-200. los enfermos quedaban con el mismo número de expediente con el que habían ingresado la primera vez. por lo que. no se entiende cómo el fotógrafo apuntó el nombre y el número de expediente (siempre fue el mismo) y buscó el negativo para hacer una nueva fotografía del reingreso. Un último comentario que me parece importante. Pero esto contravenía las órdenes de hacer un nuevo retrato a cada nuevo reingreso. se completó después de años de investigación47. La Castañeda en sus registros nunca implementó estas características. el método Bertillon en el control fotográfico del retrato frente y perfil. el rito de la toma fotográfica en el manicomio tiene un sentido y significado muy especial desde lo negativo. 47 Gloria Picazo y Jorge Ribalta (Eds) En Indiferencia y singularidad. visualizar lo más rápidamente posible la reincidencia del criminal. incluso para llevar éste control de los reingresos. a ese que reincide. Si el retrato de estudio otorga prestigio y belleza. ¿Cuáles fueron los motivos para hacer esto? ¿Se podría culpar a alguna persona por reingresar al manicomio? claro que no. pues cuando era el caso. antes que ciudadanos. Son las contradicciones una forma en la que hay que deambular para en ocasiones tratar de entender como funcionaba la gran maquina manicomial. de otra manera. Esto sólo se puede interpretar como alguna necesidad de la mirada que controla el manicomio. sin embargo aplicaba a todos aquellos enfermos que reincidían y a los que llamó “reingresos” una nueva fotografía al momento de regresar al manicomio.

Bayer. Exp. Todo esto se hizo en los años cincuenta el siglo XX. pues en estas imágenes se percibe cierta complicidad entre el fotógrafo y el fotografiado. algunos fotógrafos proporcionaban anteojos oscuros. posiblemente. se les retrataba con sus ropas de calle. Los primeros años del Manicomio General La Castañeda. lo cierto es que en ninguna época estos segmentos de población se igualaron. aparecen. El expediente de estas investigaciones es AHSSA. Lo anterior se debe. como ya se comentó. C/L 29.50 como Ernesto Parada. salvo el caso de autorización del tutor encargado del pensionista”. La mayoría de oficios enviados por los laboratorios Shering. saben posar para una fotografía. 2006. esta vestimenta expone un trato diferenciado. La respuesta a esto es que los pensionistas. sólo fueron dos contra los otros 18 pabellones que alojaban a todos los indigentes. Los individuos de este pabellón recibieron otro trato. Genaro Olivares Gutiérrez. Las clases sociales y la construcción visual de la locura En varios registros de los pensionistas y los toxicómanos se nota un cambio fisonómico en las fotografías. no fueron forzados a usar uniforme ni a raparse. De manera que cuando se revisan los libros de registro salta a la vista la vestimenta de los pensionistas. lo cual los excluyó del reglamento que sí operó para los indigentes. simplemente habrá que revisar que estos pabellones de hombres y mujeres llamados también de distinguidos. pp. es que fue la manera poca ética como se aplicaban nuevos fármacos a determinados pacientes. Roche. según el reglamento. Como no se modificó la apariencia. 35. México. En AHSSA B/P E/H M/G C/L 3. 254. Al respecto. M/G. con sus ropas civiles del diario y su postura a la cámara es diferente. Eso reforzó las distinciones sociales en los retratos. pusieron a disposición de los médicos del manicomio diversos psicofármacos para ser experimentados en los pabellones. El reglamento establecía: “Quedan excluidos para servir de estudio en la clínica psiquiátrica los asilados pensionistas.48 La fotografía en estos enfermos operó de otra manera. 1927-1968. en cuyos libros de registro aparecen algunos adictos con gafas. que contrasta con la de los indigentes. Y aunque historiadores como Andrés Ríos49 señalan que hubo pobres y ricos en La Castañeda. a este grupo. Exp. 1910-1920. Volviendo a la indumentaria como símbolo de status social también se debe considerar por la ropa. Tesis doctoral La locura durante la Revolución Mexicana. COLMEX. a que ellos o sus familiares pagaron por el internamiento. 9. Pero esta 48 Los libre-pensionistas no podían ser utilizados en ningún experimento clínico. 49 Andrés Ríos Molina. Lo único que se pudo constatar en el expediente de “investigaciones”. 50 Otro grupo al que se le proporcionaban estos anteojos oscuros fue al de enfermos extranjeros. que se puede tratar de toxicómanos. Smith. 181 . ADM. Este tipo de fotografías muestra que las características entre un grupo y otro están delimitadas por la imagen.

¿será el padecimiento o las condiciones y el trato en que se vive el encierro? 182 . Pensé que. En medicina. como consecuencia del padecimiento mental. en éstas lo que se ve es el deterioro gradual. en el recuadro de su expediente. comerciantes. esto las coloca en niveles patológicos distintos. Pero si hay fotografías en las cuales se forzó la voluntad. Si lo comparamos con las fotografías del después. Pero. Una de las especialidades de la cámara y la fotografía es cómo cruzan el tiempo y el espacio para definir “El antes y el después”. Lo que podría sospecharse es que no recibieron el mismo trato que los indigentes. pues dependiendo sus oficios.distinción. ¿no impedía la identificación? Lo que sí se puede confirmar mediante las fotografías es que son los mismos anteojos oscuros los que usaron en varios enfermos. Si los retratos fueron ordenados por la dirección. ¿éstas solaparon o fueron indiferentes a que los toxicómanos se retrataran con anteojos. Así es. lo que aparece en la fotografía es un rostro y un cuerpo en condiciones que podríamos considerar buenas. se debían a lo que la fotografía se ha encargado de demostrar. En el caso de personas que tienen más de una fotografía en sus expedientes observamos el antes. Es por eso que al observar diversos retratos de un solo enfermo. Y es importante aquí señalar que los oficios de los toxicómanos refieren abogados. pues la fotografía comprueba una mejoría después de la intervención médica. Incluso un director (Francisco Núñez Chávez) en 1948 se refirió a cómo cambia el aspecto físico. raramente prostitutas y estos no son precisamente trabajos como los de varios indigentes. seguramente. médicos. El tema fotográfico del antes y el después Al consultar los libros de registro. esta condición es la que más se adapta para medir procesos de curación y enfermedad. lo que enfatizan esos retratos no es un proceso curativo. encontré varias situaciones inexplicables: algunos pacientes. Todos diferentes. debido a que los formatos pertenecían a épocas posteriores al internamiento. estudiantes. alguien repararía en ocultar los ojos hinchados o enrojecidos por los efectos de la droga. pues en la mayoría de los casos lo que se muestra es lo contrario. 51 Claro que me refiero a enfermedades mentales.51 Sin embargo. tenían de dos a seis retratos. al parecer se consideraban respetables o no. físico y anímico. pues impedían la identificación? Quizá se tomaron de esta manera para no delatar las señas de la toxicomanía. consideré que podían mostrar el proceso donde el “antes” habla de la enfermedad y el “después” sugeriría la rehabilitación.

que va en contra de la idea de la modernidad. con objeto de poder proporcionar los datos que necesite esa Secretaría. la fotografía los va mostrando. por lo tanto. 15755 y 26112.53 Es una paradoja visual. 34296. como lo apuntó en 1941 el administrador Alfredo Orozco Morales:52 “Hay expedientes antiguos de asilados en que las fotografías de éstos no tienen semejanza con la actualidad y. 34285. 34400. pues el trabajo psiquiátrico no marchó en paralelo con lo que la cámara fotográfica y su soporte reproducían. y hasta he ordenado. que se haga el Pedido de materiales. en la cual el “antes” fue mejor que el “después”. En ocasiones. 3. creo conveniente. 183 . Casi todos estos enfermos salieron de La Castañeda para inaugurar nuevos hospitales psiquiátricos en 1968. 53 Los expedientes donde se pueden comprobar estos cambios fisonómicos son: 7038. hubo dificultad para comprobar que se trataba de la misma persona. se tomen las fotografías de cada uno de dichos enfermos. 52 AHSSA M/G ADM C/L 33 Exp. pues los cambios físicos que sufrieron el cuerpo y el rostro se registraron en las imágenes. otra paradoja fue el progreso. 34216. pues debió ser difícil identificar a una persona que se fotografió en 1913 y tratar de reconocerla con la misma imagen treinta años después.” La posible explicación de las fotografías múltiples es el cambio del aspecto físico del paciente después de varios años. Los estragos del tiempo en reclusión que vivieron los enfermos.

Estos ejemplos son del Manicomio Nacional de Montevideo. Y como toda fotografía sugiere un simulacro. barba. cabello corto o largo. ni los pensionistas ni los toxicómanos fueron alterados en su imagen.55 Si lo que se pretendió fue identificarlos. Las fotografías permiten establecer los cambios en el aspecto de los enfermos. En un primer retrato aparecen con ropa habitual. y con las señas específicas del rostro: bigote. pero en periodos54 de tiempo muy cortos. 184 . Otra situación generada por el “antes” y el “después” fueron los libros de registro en los cuales hay dos retratos del mismo paciente. El segundo retrato muestra a los mismos enfermos uniformados y rapados.Fotografías 21. Nótese que las manos que sujetan a la enferma en la fotografía que dice A LA ENTRADA tienen la prenda de vestir que posteriormente porta la enferma en la fotografía que dice A LA SALIDA 1905. y antes de pasar a un pabellón específico se le tomó otra fotografía. Las dos fotografías de enfermos indigentes muestran la llegada al manicomio. 55 Las primeras fotografías se hicieron mientras el paciente estaba ubicado en el Pabellón de Observación. ¿qué retrato funcionó mejor para 54 El argumento para demostrar esto es que obedecen al mismo formato con que trabaja el fotógrafo que los realizó. Se incluyen para reforzar la idea del antes y el después. debido al sesgo social. Será posible entender por qué algunos enfermos son retratados dos veces y casi a un mismo tiempo. Archivos Burns. como una prueba de la enfermedad y la curación.

así es como llegan y el después. queriendo significar (de hecho. la obviedad de pensar a partir de dos ejes: el antes. Difícilmente el fotógrafo tuvo autonomía. para ubicar nuestro sentido visual con un así es como quedan. Sin embargo. lo significa). 185 . al revisar estas imágenes. Estás imágenes reflejan los periodos en que. Sin embargo este tipo de situaciones genera la idea de que se veía la funcionalidad de estos retratos ¿Para qué hacer retratos de personas que sufrirían cambios fisonómicos? La hipótesis a comprobar es que las intenciones de hacer estos retratos descansaron en formas visuales que pretendieron integrar todo. no se pueden generalizar. es casi seguro que el nuevo retrato para identificarlo sería posterior a la modificación de la apariencia. obviamente.esto? ¿De qué sirve conocer el aspecto de las personas antes de ser transformadas? Si el aspecto reciente no guardaba relación con el anterior. se recurrió a ese paradigma que sólo la fotografía puede construir. hubo un poder que ordenó las imágenes. Como llegaban los enfermos y como eran transformados Para ello. ¿tendría caso hacer las dos fotografías? Quizá sólo por eso se hicieron muy pocos retratos con este esquema. pues no fueron funcionales. pues los informes presentados por los fotógrafos remiten órdenes de trabajo específicas e indicadas por las autoridades del manicomio. Es posible que sólo hayan sido intentos por establecer un orden y la prueba es que sólo fueron muy pocas fotografías. que pretende brindar a través de las imágenes ejemplos visuales de la locura: lo normal y lo anormal. Por eso. lo que parece ser más claro es la manera como se ordena un discurso como el de la psiquiatría. Llama la atención que esto sólo ocurriera en algunas fotografías. alguna autoridad sugirió esta fórmula. entonces.

buscaron demostrar algo más que simples registros con el antes y el después fotográfico. pues ésta se relacionaba directamente con el nombre. para poder identificar a un enfermo se recurrió a la fotografía. con algunos ejemplos de ellos. cuya fotografía guardó o no ningún parecido con el individuo enclaustrado en el pabellón de epilépticos por ejemplo. muchos retratos tienen implementos que enrarecen la identificación por lo que podría concluir que en estos casos la fotografía no era útil para éste propósito. Tal vez el retrato en estos casos no guardaba ningún parecido con el paciente pero la suma de todos estos elementos posibilitaba ya una entidad definida. el trazo hecho desde la llegada de los enfermos al insertar sus datos personales y los del diagnóstico de la enfermedad se codificaron con una nueva nomenclatura. Esto también podría definir que la fotografía en algunos casos. Se reflexionó acerca de la construcción visual de la locura y de algunas fotografías que. Por una razón. se realizó un pequeño análisis a algunas fotografías. Sin embargo. Sería difícil no reconocer a quien se llama X con un número de expediente determinado. esto dependió de que la cantidad de enfermos en el manicomio no fuera muy grande. Es decir. 186 . me parece. Pero como se ha señalado en este capítulo. Conclusiones Se presentó cómo funcionaba el retrato en los libros de registro y en los expedientes clínicos. se abordaron los distintos retratos de los libros de registro. pese a los obstáculos fuera posible. no era tan necesaria para conseguir éste fin. expediente y enfermedad o pabellón. Es probable que la identificación. como se podrá ver a mayor detalle en el siguiente capítulo.

señala algunos puntos del trabajo de laboratorio y su repercusión en los retratos. Comprobar esto con documentos textuales de la institución es imposible. Capítulo V El ocaso de la fotografía en La Castañeda El capítulo aborda la forma en que la fotografía se fue deteriorando con el paso del tiempo dentro de La Castañeda. por lo que retomo la referencia directa a las mismas fotografías para ubicarlas como elemento narrativo que posibilita al poder ver la gran producción de retratos hechos en el manicomio. pero es imposible. 2 No se consideran los reingresos. al manicomio entraron 7 mil 841 enfermos. M/G. En otras ocasiones no aparecerá la palabra reingreso. lo que repercutió incluso con el expediente clínico. los primeros nueve libros de registro abarcan de septiembre de 1910 hasta septiembre de 1921. se indicaba textualmente. por ejemplo: 310. 311. entidad reguladora de La Castañeda y muestra esas tenues diferencias entre un retrato de estudio fotográfico con los producidos por el departamento fotográfico institucional del manicomio. Es apremiante saber cómo hacían para identificar un reingreso. pues los números de expediente son progresivos. que era otro uso para la misma fotografía. si nos guiamos por los expedientes. Los retratos contenidos en los libros de registro fundamentan cómo la fotografía en La Castañeda desde su inicio. Quizá los retratos para identificar a los enfermos fue una opción. 312 y ver aparecer 167. Refiere cómo los tamaños (formatos) de los retratos durante toda la vida del manicomio se fueron haciendo progresivamente con el paso del tiempo cada vez más pequeños. su primer número de expediente se repetirá en el libro. Consignan más de una década. pero al llevar una secuencia en el libro. se sabe que el 167 era un reingreso. pues con la 187 . y de manera progresiva se fue deteriorando. 313. En caso de un reingreso. ¿Los retratos eran indispensables? Eso dependió según las épocas. muestra la importancia de referir los fondos o cicloramas que acompañan a muchos enfermos al momento de ser fotografiados. Expone que desde un inicio hubo libros de registro en donde algunos enfermos nunca tuvieron el retrato. LRA 9.2 De siete de estos 1 AHSS. Finalmente se menciona el libro de registro de los empleados de la Beneficencia Pública.

libros se realizó un análisis. Lo primero que me planteé al revisarlos fue saber, ¿Si todos los
enfermos tuvieron retrato en sus registros? Encontré que no; hay muchos recuadros para la
fotografía vacíos.
De hecho, las cantidades son bastante significativas, pues sin revisar el libro número 13
y el número 7, descubrí que al libro de registro número 2 le faltan 249 retratos; al libro
número 3, 559; al número 4, 108; al número 5, 525; al número 6, 126; al número 8, 56; y al
número 9, 494, juntos suman 2 mil 117 enfermos sin retratos en los libros ni en su
expediente clínico, contra los 7 mil 84 expedientes de esos 11 años.
Representan casi la tercera parte del total, pero si consideramos que dos libros no se
integraron a éste análisis, podría haber obtenido probablemente un poco más de esta
cantidad.
Pero a qué tipo de enfermos son a los que les falta el retrato. Por ejemplo, en el libro
número 64 está registrado que los pensionistas de primera fueron 17; los de segunda, 14; los
de tercera, 6, y los indigentes o no pensionistas 86, en total suman 126.
Al parecer, el grupo al que menos se le hicieron retratos fue el de los indigentes.
También se debe considerar que fue el grupo que continuamente ingresaba al manicomio.
De escoger un grupo para que no se le hiciera la fotografía, por su condición social, sería el
de pensionistas de primera, pero no fue así, la ausencia de retratos no tiene un origen con
base en esta característica, más bien obedeció al orden como llegaban los enfermos al
manicomio. Fueron más los indigentes que otras categorías de pensionistas.
Lo anterior no explica por qué faltan fotografías, pero la intención no fue beneficiar a
un grupo exonerándolo de la obligación de ser retratado. La falta de fotografías, al menos
en los primeros once años, permeó a todos los niveles y clases de enfermos. Esto no afectó,
pues los pabellones que no contaron con retratos en los expedientes clínicos de estos
enfermos no tuvieron problema para identificarlos sin el retrato. De no ser así, es muy
difícil explicar por qué faltan tantos retratos.

ausencia de un método semejante al de Bertillon (retrato de frente y perfil) se buscó en el archivo de
negativos. Esto no fue funcional. Tal vez por ello el estigma de la locura es lo que motivó el regreso del
enfermo.
3
Libro que es el ejemplar más solicitado y se ha maltratado bastante. Por lo mismo ya no se presta y en su
lugar entregan el libro fotocopiado para la consulta. Debido a que mi interés era la fotografía no creí que
viendo fotocopias me pudiera ayudar.
4
En este libro faltan más enfermos sin fotografía; se refieren sólo 126 para los fines de clasificar el tipo de
enfermos que no tuvieron fotografías. El libro abarca de agosto de 1915 a abril de 1917.

188

Yo sugiero que como fueron pocos los enfermos en esos once años,5 el control visual se
hizo por medio de la memoria fisonómica; no fue compleja su identificación. Fueron 20
pabellones, 700 enfermos en promedio al año; 35 enfermos por pabellón. La capacidad del
manicomio se respetó y el número de enfermos no rebasaron el límite; su control se basó
solamente en la visión. De hecho, por eso se recurrió al modelo de pabellones, para que en
el interior de ellos se ubicara fácilmente a los enfermos.6
Por ello infiero, que en ese periodo no hubo confusión por la falta de fotografías. Como
se recordará, la confusión inició con la sobrepoblación de enfermos en el manicomio. Lo
que confirma que la fotografía fue imprescindible cuando la cantidad de enfermos se
excedió, pues a fines de los cuarenta casi se triplicó.
En otros libros de registro, y en épocas posteriores, también faltaron retratos; existen
informes7 de los expedientes y registros sin fotografías, pero al consultarlos, las fotografías
aparecen. Esto significa que se elaboraron porque eran necesarios8 (fueron tantos enfermos
que se confundían).
Sin embargo, en los libros de la primera década del manicomio siempre les faltaron, y
hoy se puede constatar que faltan esos retratos, nunca se hicieron, pues la identificación se
hizo con el control visual de la mirada. No fueron indispensables los retratos; no había
confusiones con la identificación de los enfermos. Lo anterior también sugiere que al no
ordenar las fotografías, éstas no prestaban algún sustento o argumento para el uso médico.
De haberlo sido sin lugar a dudas que se habrían prescrito.

5
Andrés Ríos Molina, en su tesis doctoral La locura durante la Revolución Mexicana. Los primeros años del
Manicomio General La Castañeda, 1910-1920, consigna durante la primera década la cantidad promedio de
650 enfermos al año.
6
Sólo había dos vistas en los pabellones: el interior (dormitorios, baños, comedor y celdas de castigo) y el
exterior (patio). A los enfermos se les ordenaba estar en el patio a determinada hora y ocupar los demás en
tanto fuese necesario.
7
AHSSA, M/G ADM C/L 24, Exp. 8. Un informe de 1940 cita 21 expedientes sin fotografía, otro de 1941
señala que debían entregarse listas de los asilados sin fotografía en sus expedientes; entre 1910 y 1920 no se
hicieron retratos.
8
No hay duda, se hacen en los años cuarenta del siglo XX, cuando los materiales fotográficos escasearon
más, lo cual da mayor peso al argumento, pues el material es poco y aun así deciden completar libros de
registro (una exageración del llenado de estos archivos-libros, que continuará hasta el último fotógrafo de La
Castañeda) y expedientes clínicos. La necesidad de no equivocarse de enfermo lo justificó. En cambio, los
libros a los cuales les faltan fotografías y quedaron vacíos, señalan que están así porque no fueron necesarias.
Recordemos que hay otro argumento: los materiales de 1910 son más que abundantes (ver apéndice sobre
equipos y materiales fotográficos). Los retratos no desaparecieron por la falta de materiales, sino porque no
fueron necesarios.

189

En esta primera década tampoco encontré algún expediente que registrara problemas de
confusión de los pacientes. Por lo anterior, es posible considerar que la fotografía en esta
primera época no fue tan imprescindible.
Dos argumentos sostienen esta hipótesis:
• Los materiales en 1910 fueron más que abundantes (ver apéndice de los equipos y
materiales fotográficos y el apartado de “Técnicas y métodos utilizados en la
fotografía de La Castañeda”). Los retratos no se dejaron de hacer por falta de
materiales, sino porque no fueron necesarios. Se pueden cotejar los siete libros de
esta primera década y ver que en todos, exceptuando tal vez el primero, faltaron
retratos.
• Que en la década de los cuarenta del siglo XX, cuando los materiales fotográficos
escasearon más en el manicomio, algunos retratos que no se hicieron en su
momento, años después, se pudieron hacer. Lo anterior me sugiere que con años de
retraso las fotografías se realizaron porque eran necesarias, pues como he señalado
había muchos errores y equivocaciones ocurridos con los enfermos en los años en
que no hubo retratos.
A qué se debe que cuando el material fotográfico sobra no haya libros de registro con
sus fotografías completas. Y por otro lado cuando los materiales eran escasos, pasa mucho
tiempo, pero se trata de llenarlos con los retratos correspondientes. Infiero qué esto es así
por la sobrepoblación que tuvo el manicomio a finales de los 30`s, 40`s y hasta los 50`s9

Los formatos de los retratos
Si algo agrupa a todos los formatos del retrato es la presentación del rostro, tomas de
cerca o de lejos. No hay fotografías de cuerpo completo, como sí las hubo con los registros
de prostitutas. Pareciese como si la exigencia de hacer estos retratos descansó en cumplir
este requisito mínimo. La ausencia de retratos de cuerpo completo pudo haber significado
que el rostro se alejaba y el control se desviaba de la pretensión de verlos de cerca. ¿Será
por eso que no hay un solo retrato de cuerpo completo?

9
AHSSA, M/G, ADM, C/L 56, Exp 8. En 1953 los pacientes que no tienen retrato son 626. En 1954 ,730. En
1955, 878. 1956, 978.En 1957, 907. 1958, 840. y en 1959, 745.

190

Lo anterior lo confirma, las formas exclusivas de acomodar a los enfermos en los
retratos: los rostros no podían alejarse mucho del control de la visión de la cámara
fotográfica.
Hay en el recorrer de la vida del manicomio casi veinte tamaños distintos de retrato en
las hechuras de la imagen fotográfica de los enfermos; lo que se aprecia es una variedad en
la confección de las mismas, ¿A qué se debió tal diversidad? Como se ha señalado, el
reglamento10 estipulaba que la dirección ordenaría el modelo para hacer los retratos, el
artículo 112 y la segunda cláusula lo confirman:
2/a. Obtener el relato de cada uno de los asilados, tomando la negativa a
la mayor brevedad posible después del ingreso del enfermo, y entregar 4
copias positivas sin retoque, según el modelo escogido por la dirección.

Hubo –como ya he reiterado- distintas formas en las que las fotografías de los libros de
registro impedían la identificación, sobre todo en las cuales se permitió el uso de
indumentarias y enseres como anteojos, gorras, rebozos y sombreros. Con esta
circunstancia se pone en duda que la dirección haya supervisado o sugerido los modelos del
retrato.
En este punto es necesario preguntarse: ¿los directores de La Castañeda tenían
conocimiento de cómo se hacían los retratos? Se sabe de la afición de un estudiante de
medicina que llegó a ser guardia, practicante y finalmente fotógrafo del manicomio. Los
médicos son una elite que desde mediados del XIX crean sociedades o grupos de
fotógrafos, he citado algunos médicos españoles que se aficionaron a la fotografía, pero no
hay ningún vínculo de este interés entre los directores de La Castañeda.
Si se hubiera buscado la cercanía a la identificación de las facies del rostro, se hubiese
continuado con la fotografía de óvalo, que duró casi seis años, pero la cancelación de este
formato por otro más pequeño no explica un interés por identificar.

En la primera década, en los libros ya referidos (número 2, 3, 4, 5, 6, 8, y 9), los
formatos no cambiaron, pues manejaron todas las medidas de 7 x 10 cms o bien el de 6.5 x
9 cms. Lo que modificaron fueron las hechuras, es decir la forma de ubicar espacialmente

10
AHSS, B/P, E/H, MG, C/L 3. Exp. 25.

191

al sujeto a retratar. Es posible agruparlas en tres grandes divisiones: retrato de busto; retrato
del rostro; y retrato de tres cuartos. Ocasionalmente en estos años se usó un formato de
ovalo muy alargado que es muy diferente al que confeccionó Ernesto Parada.
¿Cuáles fueron los modelos de retrato elegidos por la dirección? Si se atribuye tal
elección, y por los retratos vistos, se puede sugerir que fueron bastantes. En este punto es
necesario plantear que el modelo de retrato implicó el formato11 y la hechura12.
El formato del retrato inició con un tamaño de 7 x 10 cms, muy aproximado a la tarjeta
de visita13 (Ver fotografías # 22) y al finalizar la práctica de la fotografía en el manicomio
ésta medía 2.5 x 3.5. Entre ambos existieron por lo menos 15 tamaños más; lo único que
constatan es la manera como se minimizó a la fotografía y de manera simbólica a lo que
representaba. La economía del manicomio parece reflejarse en reducir los costos de la
misma.
Entre 1910 y 1921, el tamaño utilizado fue similar al de 7 x 10 y 6.5 x 9 cms. En
diciembre de 1920, con la llegada de un nuevo fotógrafo (Ernesto Parada) y en menos de
cuatro meses de haber asumido el cargo, decidió cambiar éste formato por el óvalo; su
aplicación tuvo correspondencia con la necesidad de la identificación. Ver fotografías # 23

11
El formato será referido como el tamaño.
12
La hechura refiere la manera como el fotógrafo dispone o acomoda espacialmente en el retrato a la persona.
Si no lo hizo es porque eligió retratar la pose elegida por la persona retratada.
13
Beaumont Newhall. Historia de la Fotografía. Cap 5 Retratos para millones, España, Gustavo Gili, 2002
pp. 59-72. El retrato en cuestión reflejaba cuerpos enteros que mostraban un poco su derredor con toda una
utilería -atrezzo- que reflejaba el oficio del retratado aparece así el escritor rodeado de libros y papel mientras
escribe, el pintor con sus pinceles y caballete en plena tarea, al científico con sus instrumentos.. Recurre a
fotografiar al retratado de cuerpo entero, olvidando su rostro, para incluir todo el atrezzo. De esta manera
Disdéri retrataba arquetipos más que a personas. En 1863 la famosa tarjeta pierde popularidad cuando la firma
inglesa Windsor & Bridge Co. popularizó otro formato que gozó de mayor éxito. El formato Cabinet, de
10x15cm famoso tamaño postal hasta nuestros días.

192

Fotografías de arriba a abajo y de izquierda a derecha 1919.Fotografía núm. la de 1911 puede ser del primer fotógrafo que trabajó en la Castañeda o de Fanny Erdozaín quien lo sustituyó 193 . Las 3 primeras son de Enrique Silva. 22. 1920 y 1911. 1914.

Fotografía núm. 1922 y 1921. 23. se puede apreciar la forma en que con el ovalo sólo da énfasis al rostro. Fotografías de arriba a abajo y de izquierda a derecha 1923. Todas son autoria de Ernesto Parada. 194 . 1923 (reingreso).

todos aparecen blancos u oscuros. La fotografía de óvalo cortaba en los hombros y daba énfasis al rostro. gracias al acercamiento de la cámara. ¿Qué contextualiza al retratado?. Realizó mediante el revelador un alto contraste para borrar los fondos. Hizo bien su trabajo. de los fondos). que abría visualmente la fotografía. o los hombros. Ernesto Parada lo implementó casi desde su llegada hasta la última fotografía que realizó. de 1914 y 1922. Se puede ver la forma en que el ovalo se presta más a la identificación. Esto que parece insignificante pero proporciona varias pistas: él dejó de usar el formato de tarjeta de visita. nótese que aunque detrás de las personas no hay nada. En sus fotografías. en él es casi imposible encontrar 195 .Fotografía núm. que a diferencia de algunas especificidades halladas en otros fotógrafos. su fotografía bosquejó y aproximó al uso requerido de identificar al enfermo mental. Si bien en libros anteriores a ese año se usó ocasionalmente la fotografía de óvalo. Parada dio especificidad al rostro (sin mostrar como los anteriores formatos. Tanto. sus libros son de los más completos. que involuntariamente proporcionan detalles de la vestimenta. de esta manera se podían ver los medios cuerpos de la cintura hacia arriba. 24. es imposible saber qué acontecía alrededor. el énfasis en el rostro es más directo para estos fines. y a diferencia de otros formatos. se presume que sabía para qué se usaría su trabajo y lo resolvió bastante bien.

ésta debió indicar al nuevo fotógrafo (El que sustituyó a Parada) el mismo formato. Si bien proporcionaron los requerimientos de la institución —los rostros— dejaron en la fotografía huellas involuntarias. pero no sucedió de esa manera. su elaboración permitió la rápida identificación de los enfermos. Al parecer. Otros ejemplos: Ver fotografías número 23. todo un registro visual de las personas y el contexto. los formatos anteriores se diferencian del nuevo retrato. En el transcurso de once años en La Castañeda. si lo hizo alguna autoridad médica. ¿por qué no le gustó? ¿Será que el óvalo sólo mostraba un rostro y ésta fotografía debía exhibir más? Este formato se utilizó casi seis años. Pero. quizá se debió a que éstos y las hechuras la sugería el fotógrafo en turno. el nuevo responsable de fotografía sólo tomó un formato anterior a la llegada de Ernesto y continuó lo que él creyó conveniente rescatar. Desechar los formatos propuestos por Parada. Se podría suponer que no fue el fotógrafo Ernesto Parada quien sugirió el óvalo. Las imágenes del fotógrafo que sustituyó a Parada retomaron el famoso tamaño de la tarjeta de visita. Su fotografía es una forma casi pura de identificación. el fotógrafo que sustituyó a Parada decidió no retomar el formato de óvalo y continuar con el anterior a la llegada de Parada. las poses. ¿Qué diferencias hay con los otros formatos. entonces. característica del formato de óvalo. Es clara la manera como las ideas acerca del control social fotográfico son asumidas. es fácil entender fotográficamente hablando lo que esto 196 . en el supuesto de que consultó los anteriores libros de registro. Con estas fotografías se nota una preocupación por encaminar su trabajo hacia la identificación.detalles visuales involuntarios.En el tamaño de tarjeta de visita se aprecia no solamente el rostro. con el óvalo esto se perdía. se desconoce qué ordenaron se fotografiara. sino casi medio cuerpo: la indumentaria. Esto me permite considerar que aun cuando el reglamento señalaba que las fotografías las indicaría la parte médica. También es muy probable que otros fotógrafos consultaran las fotografías de archivo y decidieran con qué formato trabajar. Por eso. En cambio.

parece simple pero su manejo en el contraste y la profundidad de enfoque son aspectos primarios que el fotógrafo sustituto no dominaba. En 1927. casi todos iguales. Sin embargo. Pero suprimirlo en las décadas posteriores sugiere que éste no agradó. Otra es que a alguna autoridad no le gustó el formato de óvalo. el cual estuvo adelantado a su época. casi imperceptible. No existen datos de cómo y cuándo se estandarizó el óvalo en los estudios fotográficos en México. Una más: el nuevo formato ahorraba materiales fotográficos. por lo menos en las fotografías de prostitutas y enfermos mentales. en 14 La técnica alude a un alto contraste que elimina literalmente lo que hay detrás del retratado. Éste tuvo la particularidad de homogenizar el retrato durante casi siete años. Incorporar el formato de óvalo. pues el tamaño era más pequeño que los otros. busto y rostro. Es posible plantear diversas hipótesis: el trabajo técnico de Enrique Parada no pudo ser emulado. La fotografía se convirtió en un elemento que podía denotar más la apariencia. dejó nítido el rostro. Ver ejemplo. Si alguien reparó en la estética de la imagen es posible que cancelara el óvalo. fue un cambio en lo conceptual —ver de otra forma los rostros—. El uso primordial de la fotografía en el manicomio fue la identificación. El óvalo. de ahí el nuevo formato de óvalo. es decir. Al parecer. Es un paso a la modernidad fotográfica en las instituciones. no hubo un concepto ni definición del retrato del sujeto. 197 .3 x 7 cms. al ser editado en la parte del cuello. es el principio de un orden. como si estas tres formas de elaborar retratos fuesen iguales y mostraran lo mismo: al individuo. Es necesario acotar que modificar o elegir un cambio de formato obedeció a lo que el fotógrafo entendió o le sugirieron aplicar. Se debe tomar en cuenta un detalle.significó. eliminó hasta los hombros. Al mirarlos en conjunto dejan una sensación de observar series interminables de rostros. Puso énfasis con la profundidad focal. quizá. el formato para retratos medía 4. la concepción fotográfica del sujeto retratado. con la renuncia de ese fotógrafo a principios de 1927 se perdió el formato. La adopción de ese formato durante esos años generó un orden explícito en el retrato y un control fotográfico más puntual. por lo cual sólo expone los rostros. La novel práctica fotográfica elegida —el óvalo y la técnica14 con que se trabajó— ubica a los libros de registro de 1921 a 1927 como los que tenían los mejores retratos para identificar. coincide en las hechuras de medio cuerpo.

Exp. En el libro. mensualmente recibían sólo tres docenas de placas.17 en plena crisis económica. Exp. pues en muchos casos los retratos presentan un rostro sombrío. hasta llegar en 1958 al tamaño 2. el rostro. 198 . proyecta sombras.5 cms. Lo que hace dudar de estas posibilidades es que otras fotografías en tonos sepias del mismo libro (las menos) conservan la tonalidad. se diluyeron. El papel fotográfico tenía las mismas dimensiones que la placa negativa. la mayor parte de las fotografías están en tono sepia. 15 AHSSA B/P E/H M/G C/L 10. desde 191215 y hasta 1924. lo cual explica la reducción del formato. los detalles y buen contraste. 28. en el libro número 9 se aprecia que la manera como se utilizó el fijado fotográfico no fue la mejor. pues el contraste faltó desde la toma original o bien con el paso del tiempo se han dañado. ya que la principal fuente de iluminación entraba por una ventana del lado derecho de los retratados. hay muy poco detalle. se perdía iluminación. algunas imágenes se están diluyendo. Por ejemplo. Sin embargo. muy poco contrastadas. pero conforme la luz se disipaba. Pero en diciembre de 1929. en varios pedidos de materiales fotográficos. 53. los pedidos se redujeron. material más que suficiente (véase apéndice “Equipos fotográficos y de laboratorio”). 4. Así comenzó a reducirse la fotografía. pues algunos de sus retratos. 18. Con el nuevo tamaño se obtenían seis negativos de 4. Sobre aspectos de iluminación y el trabajo de laboratorio Los manejos del trabajo de laboratorio fotográfico no siempre fueron los más óptimos.3 x 7 cms y un sobrante. De hecho. dejando el soporte fotográfico ennegrecido. Otro error fueron las fallas de iluminación. se utilizaban para cuatro negativos de óvalo una placa completa. Exp. 29.comparación con el tamaño de la placa de 5 x 7 pulgadas.5 x 3. el lado derecho del rostro carece de iluminación. Si bien se ahorró material se perdió lo que los retratos buscaban denotar. 66 y 83). con el tiempo. Los tamaños se redujeron todavía. En 1927 aún no estallaba la recesión económica. 28. se economizaba en placa y papel. 63. 7. 16 AHSSA. 17 AHSSA. B/P A/B ACM C/L 42. En los siguientes libros se encuentran la mayoría de los diversos tamaños (libros núms.16 se entregaban al mes 12 docenas de placas y su equivalente en papel. B/P A/B ACM C/L 73.

de haberlo sido. Muchas fotografías aparecen con poco contraste. o bien que éstos ya estaban vencidos. de origen. En la actualidad. el fotógrafo se retrasaba en la producción de retratos y afectaba los ritmos acostumbrados. Quizá por ello. En el manicomio hubo periodos de escasez de materiales fotográficos. 199 . en conjunto. que unas fotografías estén en buenas condiciones y otras no. aunque posteriormente se surtieron a la institución. al igual que el papel. La explicación a esto es que los manejos del laboratorio no fueron homogéneos. ¿Qué hay detrás de los individuos fotografiados? Al principio. los fondos utilizados fueron mantas claras u oscuras. Otro factor pudo haber sido que no se dio el tiempo mínimo a los químicos que actuaban en el revelado y fijado de la imagen. Los ejemplos parten del libro número 9 (que abarcan de 1920 a 1921). pero libros posteriores. en su momento. en menor o mayor grado. en conjunto generaron errores. en los primeros diez años del manicomio. lo cual generó una sobrecarga de trabajo. la acumulación de retratos sin hacer. reflejan que el trabajo en el laboratorio se descuidó. lo mostrarán. Por ello. Esto permite plantear algunas consideraciones: es probable que el material (papel y químicos). el fotógrafo decidió tomar los retratos en el exterior para conseguir una fuente de iluminación. Gradualmente este deterioro se hizo más patente. si a esto se le agrega la falta de materiales. pero con el paso del tiempo sólo quedaron aquellas que en realidad estuvieron bien hechas. las imágenes aparecían bien contrastadas. es posible que esto influyó en las capacidades de los fotógrafos y provocó errores de laboratorio. obviamente el trabajo se acumuló. generaron una producción descuidada. Aunado a la producción de fotografías diarias. Sobre los distintos fondos que aparecen detrás de los retratos Otra situación que puede ilustrar el deterioro de la fotografía lo representan los fondos. debía tomar los retratos que se habían rezagado. todas las fotografías aparecerían o bien o mal resueltas. no estuviera en buenas condiciones. debido a problemas de iluminación. lo cual se pudo deber a la gran producción de fotografías diarias. ¿De qué sirve saber esto? Me parece que es el inicio del deterioro para identificar con fotografía. o una silla blanca con un gran respaldo. que el papel hubiera caducado o el fijador estuviera desgastado. otros fondos fueron circunstanciales.

En el gabinete sólo hubo una incidencia de luz a través de una ventana. De haber utilizado bien la técnica. pues algunas tienen una buena lectura y resolución a las altas luces. todas las fotografías aparecerían bien resueltas y no con la falta de contraste y tonos grises. sacar un promedio y hacer el retrato. En el libro número 38 (que abarca de agosto a diciembre de 1937) se registraron la primera parte de retratados con un fondo de manta clara. en caso no saberlo utilizar. pues los sujetos aparecen con poco contraste debido a las altas luces. ¿Qué habrá pasado? Tal vez dejó de ser práctico retratar a tantas personas todos los días en el espacio del fotógrafo. Pero no lo hizo. Esto fundamenta que el deterioro gradual de las formas antiguas de hacer los retratos se fue modificado al desaparecer el gabinete. Esto sorprende porque el 200 . estas personas durante ese periodo fueron fotografiadas de pie. Cuando hablamos de fotografía en blanco y negro. medirá las altas luces (fondo blanco) o las bajas luces (fondo oscuro) por lo que el sujeto quedará muy blanco o muy negro. el fotógrafo debió visitar el Pabellón de Observación para hacer los retratos. Con la ausencia de un gabinete. lo que se pretende es encontrar en una imagen los dos tonos extremos: blanco. Los demás retratos tienen como fondo el mosaico blanco. que muy poca relación tienen con el blanco y negro. medir la luz del muro. Un buen fotógrafo sabe que tanto los fondos oscuros o blancos pueden dejar un contraste no deseable. la mitad de las fotografías del libro número 53 tienen dicho problema. negro. Si bien el fotógrafo eligió un muro blanco de fondo. y quizá en días nublados o cuando se tuvieron que hacer muchos retratos fue necesario compensar la luz y tomarlos en el exterior. esto representó una dificultad que se refleja en las fotografías. Por ejemplo. y la gama tonal de grises que hay entre estos dos extremos. El gabinete desapareció en estas fechas. No hay documento que lo avale. la lectura del exposímetro o fotómetro. Por ello eligieron que el fotógrafo fuera al pabellón. Lo que debió hacer el fotógrafo fue acercarse a medir cuánta luz incidía en el rostro de la persona. pero en los libros subsecuentes los retratos ya no tienen esos fondos característicos. No es el caso de las fotografías de dicho libro. en el libro número 53 las imágenes muestran esa limitante. En este caso. pero otras no.

dicho documento registró demasiados reingresos. En 1950.fotógrafo de este libro. numerales intercambiables. Para configurar el número de expediente. si no en recabar los datos correspondientes de los retratados Este libro inicia con el expediente número 36 mil 682 y concluye con el 37 mil 522. El fondo fueron otros enfermos.18 En estos retratos el fondo de los mosaicos blancos se modificó. Los fotógrafos enviados sólo hicieron fotografías. fechado entre 1942 y 1943. fue el mismo de libros anteriores. Por ello no importó que el contraste fuera un aspecto a considerar. pues desapareció la especialidad del fotógrafo del manicomio. el fotógrafo se dedicó a retratar al enfermo donde lo encontrara. Especialidad que incidía no sólo en saber hacer fotos. únicamente a 222 personas les tomaron fotografías. En ese libro su habilidad no es cuestionable. algunos que miraban curiosos detrás del retratado. Ver ejemplo: 18 En el libro falta una gran cantidad de retratos. con ello se descuidaron los detalles. Por lo que debía de haber un registro de 840 retratos pero de ese total. la SSA envió un fotógrafo a La Castañeda para que tomara algunas fotografías para el libro número 66. otros ayudaron a sujetar a quien se resistía a la fotografía. Debajo de los números se aprecia la leyenda: “Manicomio General”. pero a éstos enfermos no se les abrió un nuevo expediente. Con la cantidad de series por realizar. lo importante fue tomar el retrato para cumplir con las cuotas fijadas. quizá hacer el retrato se convirtió en algo mecánico. Con esta circunstancia el deterioro se acentuó. 201 . Al parecer. menos de la mitad. como el número 38 de 1937. el fotógrafo se saturó y lo rebasó la presión. que da un total de 840 ingresos. Otro dato es que en estas fotografías se colocó en los individuos. la sobrecarga de trabajo provocó que las fotografías se hicieran rápido. similares a los números del retrato judicial.

o para describir y ubicar un mapa. Considerando los altos costos que representaba el uso de la fotografía. si acaso tienen un aspecto simbólico y son prueba de las formas de una institución como La Castañeda. Lo anterior habría significado darles prioridad a todas las personas que por su enfermedad deberían pasar una larga temporada. Lo único que se puede comentar es que durante más de cuarenta años se elaboraron miles de retratos para los expedientes clínicos. para darle cuerpo y rostro a la “enfermedad mental”. no hubiera sido más práctico hacer el retrato sólo de aquellos enfermos que se quedarían internados durante mucho tiempo. ésta ya no tuvo cabida en el manicomio. Libros que nunca guardaron una aplicación. Es extraño que cuando la fotografía se modernizó. Fotografía 25 Izquierda 1950 y Derecha 1940 El deterioro de la fotografía en La Castañeda no se desarrolló tan rápido. llevó décadas el proceso de relegar la manera de hacer retratos. y de manera involuntaria. no hacerlo. implicó un trato discriminatorio desde lo fotográfico para ellos. 202 . para llenar un territorio. ¿Formas de aspirar a qué? Tal vez. Una forma de relacionar el uso de las fotografías en el manicomio es que durante décadas se retrató a todas las personas que llegaban al manicomio. ¿Por qué se canceló si era útil? La pregunta es difícil de esclarecer.

Casa Amiga Obrera de Tacubaya. D. 3. 203 . 4. No sólo fueron los del manicomio. aunque ésta fuera inexistente en algunas personas. quizá la comparación entre la fotografía de los enfermos mentales y los trabajadores de la 19 AHSSA. realizado a finales de los años veinte del siglo XX. Si la ropa y las poses dieron prestigio. 9. 1. Asilo de Ancianos. pues en años posteriores se crearon las credenciales personales de cada establecimiento y de cada trabajador de la Beneficencia Pública. 5. denotando y connotando a la enfermedad mental. sino de los catorce establecimientos de la Beneficencia Pública. Un libro de registro de empleados de la Beneficencia Pública o el reverso de la moneda En el único libro de registro19 de los empleados de la Beneficencia Pública. hubo urgencia por categorizar a la enfermedad desde el retrato. Hospicio de Niños. abrigos y sombreros. D/G C/L 44. joyas. Agrupa a casi todo el personal que trabajó en los trece establecimientos de la Beneficencia Pública. Hacer fotografías de todos los enfermos sin excepción sugiere un uso prioritario. que incluye al Hospital Juárez. Dormitorio de Niños y el Manicomio General. la fotografía avaló. Casa Amiga de la Obrera. las mujeres con vestidos. Personal. Las personas (en su mayoría hombres) aparecen con traje y corbata. Estas fotografías contribuyeron en la construcción y representación visual de los hombres y mujeres normales. el manicomio sólo fue uno de ellos. Otro elemento que brindan estas fotografías es que no hubo confusiones entre hombres y mujeres. Por lo tanto. cuando desapareció la Beneficencia Pública— un organigrama de la institución. la utilidad de la fotografía no descansó exclusivamente en la identificación del individuo. 12. se presentó a todos en los libros como un producto terminado. En este libro se aprecia el reverso del uso de la fotografía de control social. se encuentran los registros de los empleados que trabajaron en esa institución. B/P. 20 En AHSSA. B/P. El cruce con lo textual induce oficios no diagnósticos de enfermedades mentales. 2. pues todos los retratos de este libro son de estudio fotográfico.20 suman un total de 2 mil 675 fotografías. Libro núm. Con estas fotografías observamos el nacimiento de la credencial de identidad laboral institucional. Consultorios núms. Exp. Las fotografías reflejan elementos que dieron identidad y prestigio a quien se retrató. Escuela Industrial. aparece en un expediente sin fecha —pero debió haber sido antes de 1935. Dormitorio Público. ADM. reconoció y otorgó una nueva apariencia individual para quienes la adoptaron. Casa de Cuna. Es importante su mención.

con dos entradas en el cabello. mientras la otra desprestigio. Su retrato no es diferente a lo que muestran la mayoría de los empleados de la Beneficencia Pública. sólo apariencias 21 AHSSA. 9. con saco. pero es la mejor muestra de cómo una cámara y la fotografía sirvieron para distintos fines: una dio prestigio. corbata. pero a diferencia del de Carlos Reyes —que únicamente fue fotógrafo—. perfil derecho tal como lo recomendaba Bertillon. “anormalidad”. practicante de medicina y fotógrafo. pulcritud. anteojos. Hay otro retrato de un fotógrafo (en su expediente de personal). nariz regular. discriminación. dignidad y poder. Moreno desempeñó en el manicomio otros oficios: vigilante. aparece trajeado. ADM. ¿Por qué? ¿Con esto quiso demostrar su habilidad en lo fotográfico o prefirió no mostrar su rostro completo? ¿Tenía alguna cicatriz? ¿O ser fotógrafo del manicomio fue un oficio que no daba prestigio? Su retrato muestra a un hombre joven de entre 25 o 30 años.Beneficencia Pública pueda parecer exagerada. pelo recortado. acerca de las 2 mil 675 fotografías de los trabajadores de la Beneficencia Pública es que el retrato del fotógrafo de La Castañeda Carlos Reyes21 fue el único presentado de perfil. Un aspecto curioso. 204 . Esto es lo que quizá rescata el prestigio de no ser sólo el fotógrafo del manicomio. B/P. el de Francisco Javier Moreno. Personal. rostro largo. Libro núm.

En un inicio. aquellas que la han definido. Con los libros de registro se documenta ese proceso. un cruce muy cercano con las instituciones que la idearon. se realizó sin muchos problemas. además de asentar que hubo periodos en que se dejó de hacer fotografía en el manicomio. pero en la medida en que la población del manicomio aumentó. desde las aspiraciones que les dieron cuerpo y forma. como dice Lara Klahr. que las formas fotográficas buscan y esperan al momento de ser reinterpretadas. 205 . como señala Tagg. No exclusivamente desde la fotografía sino. la capacidad rebasó no sólo el aspecto médico. lo cual da como resultado una comprobación general del deterioro en la manera de hacer fotografías en La Castañeda. sino a toda una serie de prácticas que le ayudaran a sostenerse. No es raro. entre ellas. el retrato. La manera de abordar lo fotográfico marcó la necesidad de correlacionar desde todas las posibilidades. Al relacionar lo anterior con los usos es posible determinar que la decadencia de la fotografía no fue algo constante. Conclusiones En esta última parte se muestra cómo al revisar los libros de registro es posible concatenar partes que se han abordado en los capítulos anteriores.

que los espejismos de la razón no han logrado del todo asir nuestros pensamientos. no asombrarnos nada más por lo que vemos. Conclusiones generales I No quiero comenzar esta conclusión citando lo que la mayoría de colegas refiere al momento de hablar de la fotografía y su visualidad. un proyecto incompleto” En La posmodernidad. Y como dicen no hay día que no veamos estas imágenes. “La modernidad. En casi todas las partes del trabajo recurro a elementos que postulan ambas teorías. Decía que hacer el ejercicio entre la complementación de la teoría esencialista y la teoría posmoderna de lo fotográfico sobre esta producción realizada en La Castañeda sería mi meta. México. En el capítulo I se mencionan las formas en que algunas ciencias se apropiaron para sí de la Fotografía. jugar. ¿A donde se fue el orden.como bola de nieve a las épocas que le sucedieron. la cuestión es saber si tienen o no un sentido y más allá. 19-36 206 . el progreso. rebasar la belleza. por arriba por abajo. la forma. Kairos. la composición. Esa referencia de que hoy estamos plagados de imágenes a diestra y siniestra. Baudrillard. con las dos teorías que tratan desde lo fotográfico de establecer una historia sobre el aparato y su medio. y arrastra –el fracaso. Las fotografías y el entramado de condiciones que las posibilitan o no.1 se ha podido apenas escudriñar como una visión borrosa e inacabada porque nuestra mirada aun no termina por verlo todo. Mi compromiso planteado en la introducción de éste texto fue experimentar. sin embargo como pudimos ver algunos de los primeros 1 J. por todos lados nos circunda un mar de fotografías. Cierto. Hal Foster y J. las preguntas lógicas que se desprenden de estos movimientos civilizatorios nos interrogan ahora. el orden que una idea del arte y de la visión han dejado de manera atemporal en la fotografía. el desarrollo? ¿Llenó a caso únicamente las expectativas de esa clase dominante que esgrimió estos paradigmas como argumento e intención de adueñarse del mundo? ¿Eran la razón y el conocimiento esas dos piedras angulares que le darían sentido a nuestras vidas? Nos lo seguiremos preguntando durante mucho tiempo aun y comprobaremos también cada vez que lo necesitemos saber. un significado que nos permita vernos. 1988. El gran fracaso de la Ilustración como señala Hubermas. pp. Habermas. el paradigma fotográfico de la época había colocado en la palabra fotografía el sinónimo de realidad.

partiendo de estas dos premisas. avalada por un gobernador de fotografiar los casos patológicos visualmente raros. Sobre las teorías acerca de la historia de la fotografía (esencialista y posmoderna). Vemos entonces el inicio tal vez un poco tardío – en comparación con Europa o Norteamérica. sin embargo gradualmente el retrato va siendo acotado al construir y ordenar gabinetes fotográficos que ya funcionan dentro de las instituciones que pretenden hacer uso de esta fotografía. aun no definen qué controlar en ese tipo de retratos. la elijen como un método infalible para apropiarse de un sustituto de la memoria. basados en lo que creen se debe fotografiar. Un ejemplo de esto es la necesidad supuestamente médica. Pero estas órdenes nos hablan de esas relaciones en las que se ve 207 . por eso en un principio la fotografía que se exige a las prostitutas es cubierta por algunos estudios fotográficos de la época.retratos pretendidamente de control social. en el capítulo II es interesante ver cómo las relaciones que se tejen alrededor de de las ciencias o instituciones que la reclaman. Con esto ya es posible comenzar a realizar cruces. Me parece que es aquí donde se definen las relaciones sociales e institucionales que originan el uso de la fotografía para ser aplicada en segmentos de población como a la que se confinó en el manicomio. concluye de manera certera de qué es de lo que hay que apropiarse fotográficamente con la aplicación de la cámara. Como señalan los esencialistas se requiere la fotografía y como agregan los posmodernos. que aparezcan como son indica el criminalista francés. Con todo esto se muestran las formas en que la fotografía fue encaminada a cubrir aspectos muy particulares en los casos de las instituciones que la reclamaban para sus propósitos y objetivos. La posibilidad de construir un modelo de fotografía de identificación que se diferencia de la otra fotografía. no es de ninguna forma del interés del retrato institucional.de las formas en que el control social fotográfico comienza a operar. Al mismo tiempo y con el método Bertillon se establece que la fotografía de identificación debe separarse de la otra fotografía (la de estudio) pues su incidencia en hacer aparecer más estéticos los rostros o cuerpos de los retratos. Se crean fotografía y relaciones que la sustentan en ámbitos bien definidos. de alguna manera ya habla de un campo muy definido a poblar con producciones fotográficas muy distintas a las creadas en los estudios fotográficos. Ellas dictan de alguna manera la necesidad de fotografiar. Si consideramos lo anterior entonces el retrato de identificación pasó a ser una fotografía hiperreal. se necesita el campo en que se va a ejercer la misma.

inmersa la fotografía. El caso de las prostitutas no habla de un reglamento. En el capítulo IV señalo el mayor uso que tuvo la fotografía y realizo un pequeño análisis a esta producción del retrato. Lo anterior nos permite hablar de la menos 15 formas de hacer éste tipo de retratos. Saber de un reglamento específico. Sin poder ver las diferentes fotografías no podría completar esas ideas acerca de lo que encuentro en ellas. las hubo. no es sólo una aportación arqueológica y curiosa. Como señalé no pretendí utilizar la teoría esencialista para correlacionar estos retratos con el arte o con alguna de sus teorías. la forma en que se concibe como una normalidad que todos los enfermos deban ser retratados. nos permite ver con esa normativa. Y se debe decir que su ejercicio era el de cualquier operador técnico. he podido bosquejar lo que muestran esos retratos. pero esto me impide el tratar de generalizarlas. No es que no haya fotografía. aun contra su voluntad. no había más detalles. he llegado a ellas por documentos textuales del manicomio que las citan literalmente. La cronología de los fotógrafos ubica a manera de línea en el tiempo que el cargo existió al menos hasta 1948-49. Pero el caso de La Castañeda ya dicta otra cosa. Sin contar con ellas pero al leer los campos visuales sobre los que operan. una necesidad de acotar el sentido y el significado de lo que producen las fotografías. Desconozco si hubo un reglamento para la fotografía carcelaria en México. si no de la necesidad de que estas mujeres entregaran única y exclusivamente sus retratos. Recurro a ella por qué como dice Batchen es imposible trazar una historia de la fotografía sin citar el referente directo que es la fotografía. la prueba son los informes del fotógrafo que dan constancia de lo que se le pedía –informar sobre las fotografías que tomaba-. Esta parte adolece de imágenes. Y al hacerlo trato de ver y mostrar una variada gama de niveles administrativos y psiquiátricos que la ordenaron. Esto dibuja toda una serie de relaciones que las autoridades controlaban dependiendo del tipo de fotografías que ordenaran al fotógrafo en turno. pues éste define en concreto la aplicación de la fotografía bajo aristas muy particulares. al que de manera vertical se le dan órdenes que debe cubrir. Por eso con casi la mayoría de los libros de registro revisados. esto no impide que se pueda establecer algunas respuestas acerca de su aplicación. Difícil poder 208 . podría revisar sólo algunas. con eso ha bastado para bosquejar su aplicación. En el capítulo III señalo 7 usos que tuvo el medio fotográfico aparte del uso principal que es el retrato de registro que se llevó a cabo durante casi 48 años.

209 . si bien es más trabajo. Es complejo poder hablar de la fotografía sin tener estos referentes directos. Y esto obedece a la subjetividad fotográfica de cada autor. depende qué sea lo que busquemos en ese productor. a su concepción que tienen del medio fotográfico y para qué va a servir. en el caso del manicomio sorprende que el blanco visual de los fotoreporteros siempre hayan sido el manicomio (como contenedor-recipiente de la locura) y sus enfermos. Algo también muy importante a considerar en cualquier tema es lo que no se ve o no se muestra en las fotografías. Si se quisiera estudiar o revisar algún fondo o fotógrafo dedicado al fotoperiodismo. también es cierto que en particular este archivo se presta para poder hacer las intersecciones entre fotografía y documentación. sería necesario ubicar un grupo de fotógrafos a revisar. Aunque el tema es el mismo. ángulos. hacer una selección de sus trabajos y estudiar las formas en que hacen su trabajo. ubicación de la cámara y lo más importante. Pero el hilo conductor son las fotografías. ubicar los medios en que publicaron. el problema es mayor. no hay como tampoco la tuvo la fotografía hecha por los fotógrafos del manicomio imágenes que hablen de la relación médico-paciente. por lo que llevar el método a otro tipo de fotografías dependerá del fondo que se requiera estudiar. tal vez sólo los más importantes. si se pretendiera revisar los cambios que éste tuvo en los últimos 100 años. Así pasaríamos de imágenes de simple registro a formas en las que se nota el prejuicio y la discriminación que asumen algunos autores en base exclusivamente al tipo de fotografías que realizaron. Se tiene desde el fotodiarismo fotográfico una idea de cómo estos fotógrafos entendieron y construyeron imágenes de la locura. Épocas distintas entre uno y otro. Sobre el fotoperiodismo. En el caso de La Castañeda y el fotoperiodismo hay al menos 5 fondos con materiales sobre el tema. En este caso la forma en que construyen la fotografía es determinante.esclarecer sin verlos lo que denotan esas imágenes. Y aquí de nueva cuenta entra la teoría esencialista de la fotografía. al ver únicamente esos dos referentes fotografiados pareciera que había razones por las cuales el staff médico no deseaba aparecer en esta cotidianeidad fotográfica. pues en esos casos no hay mucha documentación que sugiera o explique esa fotografía. la construcción de imágenes es diferente entre los 5 fondos. Por ejemplo en este caso muchas respuestas se hallaron no sólo en las fotografías si no en la documentación que se generó gracias a ella en La Castañeda. que nos dicen sus imágenes. cómo construyen su fotografía.

que hago con un libro de registro de empleados de la Beneficencia Pública muestra cómo las formas que se eligen en un estudio fotográfico y en el interior del departamento de fotografía del manicomio producen fotografías diferentes. Imposible encontrarla. Podría resumir que si sólo tuviese acceso a ver exclusivamente las fotografías que se generaron en La Castañeda dejando de lado las partes textuales y documentales no podría en muchos casos explicar su producción. Y sin embargo debo apuntar que no es mi fin llegar a una verdad absoluta acerca del origen. Si con la fotografía de estudio se aludía a la realidad con la de control institucional. Incluso los equipos fotográficos han permitido establecer líneas para poder hablar de los tamaños manejados y cómo se trabajaba lo técnico en el laboratorio. Hiperrealismo porque al adoptar el corte que propuso Bertillon es posible referirse a dos momentos: uno. Es clara la diferencia entre las dos maneras de hacer retratos. que después de todo no en todos los libros el llenado de fotografías fue completo. esta se dirige visualmente a una cuestión hiperreal. pero por lo que hemos visto no resultan en formas equiparables o iguales. para la fotografía que se hizo en las instituciones de control y eliminó lo estético. en ambos casos se supone que se trata de la identificación de personas. la fotografía que no se realizó en las instituciones. Ésta no tuvo problema para elaborarse de acuerdo con el gusto del retratado. los retratos buscaron esa finalidad: mostrar un hiperrealismo de cómo fueron aquellos rostros y cuerpos fotografiados. el otro. el uso y la aplicación que tuvo este tipo de fotografía. en la producción de los retratos. Y de nueva cuenta son las fotografías o su ausencia las que permiten sustentar lo que ahí se dice. El capítulo V señala en la ausencia de los retratos que debieron acompañar a los respectivos libros de registro. hay un sesgo muy marcado en la fotografía cuando se trata de identificar enfermos mentales. II Si bien la fotografía fue considerada como un modelo de realidad infalible. dependiendo de quién los ordenó. 210 . Una comparación -tal vez un poco tramposa. pero debo señalar también que la conjunción de las relaciones que se establecieron al interior del manicomio y la cosa fotográfica misma me permiten juntas una aproximación sólo un poco más clara sobre lo que hemos revisado.

la muerte. Quizá la autoría sea lo de menos. Quizá ser fotógrafo del manicomio no fue tan fácil. Fueron varios los usos y aplicaciones que tuvo la fotografía en La Castañeda. La contundencia visual de sus fotografías demuestra que no cualquier persona podía desempeñar su empleo. confirmar que estos empleos con sus respectivas prácticas existieron. por lo menos hasta 1959. Con las pruebas aportadas de la dotación de materiales fotográficos —al menos hasta 1927— se deduce que la elaboración de fotografías se realizó a gran escala. sin embargo. me parece lo más rescatable. Saber sus nombres comprueba la existencia de los mismos y el trabajo que realizaron. Los fotógrafos fueron trabajadores de un empleo sui géneris. esas superficies impresas fueron entendidas como 211 . enfrentar diariamente los cuerpos y rostros de los enfermos que pasaban frente a su cámara dependió de mucho carácter o de insensibilidad. Esto. se hizo en la misma institución que pretendió el control. aunado a lo médico. el AHSS y el fondo “Manicomio General Guía número 23” adolece de fotografías. quizá. no fue lo mismo el retrato del estudio fotográfico y el del gabinete institucional. el abandono? No hay pruebas de un método fotográfico. Uno de los elementos importantes en la fotografía de prostitutas es que si bien el control se rigió en la fotografía hecha en los estudios fotográficos. Agrupar el texto-diagnóstico médico junto a cada uno de los retratos permitió que a esos rostros se les definiera como el territorio de la enfermedad. el anonimato se desvanece y se identifica quién hizo qué retratos. lo cual sugiere que para las autoridades de La Castañeda no fue importante. posteriormente. no fue premeditado. No obstante. Uno de ellos: los libros de registro que. ¿Qué habrán sentido al fotografiar el dolor. la desesperación. debido a la gran cantidad de retratos. el control médico y administrativo refleja en estos retratos otras posturas en las que seguramente no se pensó. son muy escasos los expedientes administrativos que las guardaron. tal vez único en la historia de la fotografía en México. la tristeza. los cuales necesitaron del texto para conocer la ubicación de un lugar. que ayude a definir cómo se debían elaborar los retratos. se convirtieron en las superficies para inscribir los nuevos mapas. Sin embargo. En la actualidad. pues los enfermos y la atmósfera de un manicomio influyeron en los retratos que tomaron. Al parecer. Por lo tanto.

Todos los festivales. pese a todo. ¿En qué momento se llenaron? Tal vez se hicieron para evitar los problemas que generaba la ausencia de imágenes. sin poder distinguir a los individuos. para saber cuántos eran y dónde estaban. sirvieron para un propósito: mostrar un rostro. Entonces. vestidos con andrajos. La retórica del control social nos convence que lo que buscó el poder fue tener un ojo que todo lo veía y todo lo controlaba. porque generó que el personal confundiera a los enfermos. sin considerar que el control es sutil. Pues al no haber en ellos retrato de identificación tampoco la había en los expedientes clínicos. para entregar sólo dos retratos. La ausencia de fotografías en el manicomio cuestionó y debilitó a quien la usó. fueron tantos que debió ser imposible leer las fisonomías de cada uno. y la falta de material fotográfico obligó a que se concentrara en estos documentos. no crea sociedades de ficción. como en la novela 1984. un medio para demostrar. de la certeza de una clasificación de enfermedad mental al reconocimiento de los rostros.un todo. 212 . la apariencia. fachada del manicomio. manualidades. con sus deficiencias y falta de criterios. en verdad fue un dilema. por eso confundir a los enfermos en ésta época fue una constante. Indistintamente. Sin embargo. la serialidad (serie) los hizo ver a todos iguales: rapados. requerían de la fotografía. ¿Qué fue una prueba? Un ensayo. genera sospechas por qué los libros. de George Orwell. La fotografía en el manicomio se destinó para la ciencia y la administración. con acercamiento o alejado. un intento. porque los retratos tomados. investigaciones fotografiadas sirvieron para comprobar y demostrar que el manicomio funcionaba. Si el retrato sólo fue útil en el expediente clínico. en 1937 se canceló la entrega de cuatro copias positivas. pues no tenían ninguna utilidad práctica. uno de ellos siempre fue para el libro de registro. ¿por qué la necesidad de continuar el llenado de estos libros? Por lo visto sirvió como archivo para documentar los ingresos al manicomio. Es extraño que ante la necesidad práctica de retratos se continuara con esa gran necesidad de control para llenar los libros de registro con fotografías. porque ya están hechas. El fotógrafo registró todo lo que podía constituir una prueba. una huella. Los libros de registro de los años cuarenta del siglo XX actualmente están integrados por sus correspondientes fotografías.

¿Qué se podría decir entonces de todos los rostros fotografiados? También son una
prueba, el testigo visual de la enfermedad; considerar a la fotografía como una prueba
obedeció a una concepción utilitaria. Ése es el gran aporte de la fotografía —pensaron—.
Es exactamente lo mismo como cuando se pensaba que la fotografía era un reflejo de la
realidad. Lo que no se reflexiona es que las pruebas avalan sólo lo que se quiere o no
comprobar.
Durante toda la historia del manicomio, la concepción y la práctica de ser fotógrafo se
transformó con los años. De ser un trabajo especializado se convirtió en la toma de retratos
solamente. Esto refleja un cambio en la percepción de lo fotográfico. En 1910 se concibió a
la fotografía como parte de la sección de “Servicios científicos y auxiliares”, para terminar
como una extensión de la Oficina de Admisión.
Las cámaras fotográficas y sus soportes evolucionaron (a diferencia de las condiciones
de la fotografía en 1910), se volvieron más pequeñas y rápidas, en cincuenta años las
empresas fotográficas crecieron exponencialmente, por ello, la industria y las instituciones
determinaron nuevos usos.
Son dos ideas alejadas entre sí por el tiempo, que las hicieron concretas. En los
primeros años de La Castañeda, el uso y la obligación del retrato se hicieron con un aparato
que se destinó para uso científico. Al final, se eliminó la fotografía de la vida institucional
del manicomio, lo cual presupone que la fotografía no fue necesaria.
Es inexplicable cómo se llenaron ochenta libros de registro durante cincuenta años para
después suprimir la fotografía en la última década de vida de La Castañeda.
Finalmente, quedan abiertas varias líneas para investigaciones posteriores. Algunas de
ellas son: investigar más acerca de la fotografía con usos científicos en la segunda mitad del
siglo XIX en México; abordar cuidadosamente el uso que la medicina buscó en la
fotografía en México a finales del siglo XIX y principios del XX; revisar las fotografías de
reos y tratar de hallar similitudes con las de La Castañeda; y encontrar los vínculos entre los
fotógrafos de planta y las autoridades del Manicomio General.
Las fechas cuando se inició y cerró La Castañeda son emblemáticas, tanto, que es un
tema en la historia del México moderno sin la cual es imposible explicarse el nacimiento de
diversas instituciones, como fue el manicomio.

213

Fueron 58 años entre la inauguración y la clausura. El 14 de junio de 1968 cerró el
manicomio; se abrieron nuevos hospitales psiquiátricos en la periferia de distintas ciudades
circunvecinas al Distrito Federal. La mayoría de ellos se establecieron en la carretera para
ocultarlos y hacerlos visibles sólo para quienes deben llegar allí.
Antes de que empezaran las olimpiadas, el 12 de octubre de 1968, se demolió en su
totalidad la fastuosa construcción de estilo francés,2 símbolo de vanguardia y del
mejoramiento de la salud mental, la cual nunca llegó.
Pasó más de medio siglo para constatar que la Revolución mexicana (si bien empezó
dos meses después de inaugurada La Castañeda), su devenir, su influencia, su desarrollo,
su triunfo y sus logros mostraran —como señaló en 1946 su director, Edmundo
Buentello— la manera como el movimiento armado incidió en el Manicomio General.
“En los 35 años de gobiernos revolucionarios justo es reconocer que no se ha hecho
nada en cuanto respecta a la asistencia psiquiátrica, fuera de usar y acompañar en su ruina
al Manicomio Porfiriano. Los adelantos psiquiátricos se han infiltrado lentamente a través
de las bardas, sólo por lo que se refiere a la cultura de los Médicos especializados. Son
moles de granito que nadie puede atreverse a mover, a riesgo de morir aplastado bajo la
mole.”3

III
Con la revisión de miles de retratos se activan otros modos de relación con los mismos;
otras formas de percibir y recibir esas imágenes fotográficas: se inventan formas de
expresión. Implican nuevas políticas acerca de la subjetividad y de cómo a través de la
fotografía nos relacionamos con el mundo, con la otredad.
Se trata de una nueva configuración del inconsciente en un campo determinado por un
manicomio. Un mapa donde se colocó inconscientemente miles de rostros que delimitarían
un lugar y a una población. En la actualidad, ese antiguo mapa puede trazar otra cartografía.

2
La fachada del edificio de Servicios Generales o Pabellón central se desmontó piedra por piedra, se enumeró
cada una y fue reconstruida en un paraje cercano al municipio de Amecameca, Estado de México.
Actualmente es un edificio que pertenece a los Legionarios de Cristo, allí se llevan a cabo retiros espirituales.
De manera irónica, en la fachada hay una placa dedicada al arquitecto que la reconstruyó, de lo que significó
socialmente ese lugar no existe mención alguna.
3
AHSSA, SSA, SUB, S/A, C/L 3, Exp. 14.

214

Puedo concluir que vi fotografías en dos tiempos: primer tiempo, observo miles de
imágenes que pertenecen a una seriación, hombres y mujeres son cruzados por retratos que
explican sus antecedentes y sus enfermedades. Esto es la percepción.
Atisbar en un archivo fotográfico no implica mirar en su totalidad toda la serie de
registros fotográficos de éste, con la constante revisión presupone un nuevo índex donde el
retrato representa un filtraje, no de una época, moda o eficiencia médica —aunque es
posible historiar esas fases—, con la revisión de los retratos como uno solo se esclarece la
relación que se mantiene en el binomio retrato-individuo.
Es muy simple la explicación, el acto fotográfico se impuso a la voluntad de las
personas, esto dejó huellas de resistencia. Las personas retratadas en La Castañeda
representan vestigios de la humanidad de finales del siglo XX, que se rompe y quiebra en
toda esta gran serie de fotografías.
Segundo tiempo. La sensación al mirar estas fotografías permite sacar a flote las
subjetividades. Esa gran fabricación visual y fotográfica de elaborar retratos como si fuesen
tuercas y tornillos, hoy permite —cuando se revisan esas piezas supuestamente acabadas,
retratadas— apreciar que no todas son iguales, se salen del cartabón institucional porque al
ser retratados y retratadas, algunos opusieron resistencia.
Por eso, estos retratos, símiles de copias fotostáticas —todas iguales—, rompen en
algunos casos con la pretendida idea de orden y progreso. La consulta de este archivo no
permite particularizar desde la percepción entre un individuo u otro, ayuda, desde la
sensación, a la conformación de otra mirada, lejana de la idea original de aplicar la
fotografía y extenderla para dominar con la visión al otro.
¿Bastará mirar estas fotografías para crear certeza? ¿Se abarcará con ellas una totalidad
o esencia? Como todo retrato, revela las dos condiciones con las cuales ahora entendemos a
la fotografía: verdad y ficción, latentes siempre en la imagen fotográfica.
Así que debo hablar también de la imposibilidad de la fotografía al respecto. No basta
observar los retratos para que, con base en esta representación, se pueda señalar que son la
esencia de La Castañeda.
Me parece que la verdad es irrepresentable y no por ello deja de ser cierta. Los retratos
muestran resquicios de la realidad ante la imposibilidad de mostrarlo y comprenderlo todo;

215

son al mismo tiempo reflejos de ficciones. Se desbarata la posibilidad de confianza pero no
de sentido.
IV
Como bien señala Martin Jay, el concepto cultura visual a últimas fechas se ha
convertido en el imperio que aglutina todo significado. El término Cultura Visual, si bien
tampoco es del todo preciso e incluso, poco adecuado -como él dice- , ha implantado una
permanencia que va a resonar durante mucho tiempo. Desde éste concepto ya no se trata de
desmenuzar desde las posiciones teóricas clásicas y seculares del arte o desde la
especialización de éstos medios –historia de la pintura, de la fotografía, del cine- la única
explicación de sus orígenes o un recuento anecdótico sobre la vida y facetas de sus
productores, y por supuesto de sus productos.
Esa era mi preocupación al iniciar esta investigación, pues uno de mis principales
cuestionamientos era desde qué marco teórico la podría ir acotando. ¿Desde la historia del
arte? ¿Por qué? Si tal disciplina no guarda mucha cercanía con este tipo de fotografías.
Obviamente que para tejer un entramado sobre la estética de la locura, las imágenes
rebasarían cualquier posibilidad, es decir, podrían hallarse similitudes en muchas de ellas
con otro tipo de imágenes, no necesariamente fotográficas. Veríamos ahí una vez más cómo
el peso de los medios visuales (visión objetiva) anteriores a la fotografía dejaron esa
impronta visual con la que hasta hoy día carga la fotografía, en especial esa que se ha
denominado retrato. Sería un repaso por todo medio visual que se encargó de dibujar,
bosquejar, pintar, esquematizar la figura y el rostro humanos. Al hacerlo de alguna manera
colocaríamos esa idea de la imagen humana en un palimpsesto. Los retratos de una u otra
época delimitan su realización en cartabones premeditadamente visuales. Siendo así, el
cuerpo y el rostro van permaneciendo, mientras aparecen y desaparecen todo tipo de
señales visuales de distintos ciclos de tiempo. Pero el ser, el individuo, la esencia de la
persona no se borra, permanece. Tal trivialidad llega a definir en imágenes fotográficas o
pictóricas el paso necesario para concebir ideas acerca de nosotros mismos.
Las diferencias entre los retratos del manicomio y los de cualquier otro tipo radican en
las condiciones bajo las que se realizan. Un retrato, como lo dice la palabra, es un relato
¿ficción o verdad?, pero el fotográfico como en todas sus épocas, es un relato sesgado,
acomodado y representa no una verdad de sí mismo, si no un aparecer o aparentar

216

aspiraciones representadas en pedazos de papel y con la ayuda de la cámara o de la destreza
del pintor se tiene una idea acerca de la verdad. El retrato del manicomio deja en muchos
casos las aspiraciones de la persona, por una obvia razón, pues fue obligada a retratarse. La
ruptura de la voluntad permite descubrir entre otras cosas otro acercamiento visual, no a la
verdad si no al Ser. Vistos los retratos de manera general, entre lo que exhiben y entre lo
que son obligados a exhibir, muestran un pasaje visual en donde quedan plasmadas sus
aspiraciones

217

B/P E/H HDS C/L 20. 960 grs. Metol 1 Embudo cristal 5 Id. 60 Id. hiposulfito de sosa 1 Id. Ver revista Secuencia. 2 B/P.00 Existen fotografías tomadas a grupos de enfermas. fechado el 1 de julio de 1905. C/L 3. es en otro inventario. donde se menciona que la dirección del hospital contaba con: 1 Cámara fotográfica. 20. materiales fotográficos y de laboratorio Equipo fotográfico en el Hospital del Divino Salvador1 En un inventario general y valorizado de muebles. instrumentos. incompleta $20. núm. Exp. Instituto José María Mora. 24. 51. útiles y enseres que datan de 1896 no aparece nada relacionado con la fotografía. M/G. 218 . Primer equipo fotográfico en La Castañeda2 Equipos fotográficos y de laboratorio Inventario realizado por Pedro Larque en mayo de 1912: “1 Lámpara Rubí eléctrica 4 Mesas de trabajo 1 Almires cristal 1 Vitrina 1 Probeta de 1000 grs. Cloruro de oro 1 Agitador ID. E/H. Apéndice I Inventarios. 100 grs. Exp. equipos. 2700 grs. ropa. Sulfito de sosa 1 Brocha pelo de camello 2 Cajas de papel ´Artura´ 1 Bote pegamento 2 Frascos de ´Rodinal´ 1 Cápsula esmaltada 2 Prensas 5 X 7 2 Prensas 3 ¼ x 4 ¼ 3 Estantes para secar placas 5 Cubetas porcelana varios tamaños (una rota) 1 Estufa Gasolina 1 Balde 1 Escupidera 8 de mayo de 1912 Firma Pedro Larque” Con este oficio se reportó al director de la Beneficencia Pública el inventario y una lista de materiales necesarios para realizar las fotografías: 1 AHSSA.

00 12 Focos cristal 750cc. E/H. Carbonato sosa (anhidro) 2.50 6 Docenas de pinzas de madera 2.00 1 Objetivo ´Goerz celor´ con obturador núm.60 1 Paño para afocar 1.05 500 grs.00 1Kg.50 1 Fotocronometro 5. C/L 3.90 5 Docenas placas ´Stanler´ Extra rápidas 10.50 1 Lampara de alcohol .70 7 Reductores 3 ¼ X 4 ¼ 2.35” 3 B/P. así mismo de todo aquello que es indispensable para dar principio á los trabajos en el ramo de fotografía. 4000 cc. 5 $ 225.50 6 Paquetes tiras amofusco . Carbonato de potasa 1.13 12 Hojas de papel cebolla blanco .00 1 Cortador para papel ´Yngento´ 8 ½ 4. 4. de los útiles y neceseres existentes en el laboratorio fotográfico de este manicomio.80 5 grs.25 1 Fondo núm.25 2 Frascos cristal cap. 24.60 1 Balanzas ´Amofusco´ 6. el inventario.00 1 Tripie ´Compacts´ núm.50 2 Pipetas cristal 1. transcribiéndole á Ud.50 100 grs.50 6 Frascos goteros 1. Acido pirogálico 6.75 1 Kg. la comunicación que dicho fotógrafo remitió: “Tengo el honor de informar a Ud que habido practicado el inventario en el laboratorio fotográfico.50 x 1. Exp.00 5 Reductores 2. 2 $ 56. 515 de 1. glisina “Agfa” 2.00 5 Porta placas 11. que el fotógrafo de este establecimiento (Pedro Larque) me remite.00 2 Cubetas porcelana 4 ½ x 5 ½ 1.40 1 Kg.80 4.00 1 Juego de vasos. “Tengo la honra de adjuntar á Ud. M/G. Alumbre de cromo . Números 5 á 9 8. 219 . cristal de resistencia 1 á 5 2. Firma Pedro Larque 9 de mayo de 1912” Lista de implementos para la realización de fotografías: Pedido especial para útiles de fotografía 19123 “1 Cámara ´Empire´ State núm. 5 12.00 1 Kg.30 2 Gruesas de papel Velox ´especial´ 5.80 4 Reductores 5 X 7 1. me permito adjuntar una lista de las existencias y otra de lo que indispensablemente se necesita para poder principiar mis labores.50 1 Soporte hierro para cápsulas 3. Bisulfito de sosa 2.75 3 Cápsulas de porcelana 1. Diamefonol 4.

1 probeta de cristal cap. Inventario de 19124 El inventario del 12 junio de 1912 refiere todo lo antes detallado por Pedro Larque. 1 Cubeta de porcelana 250 gramos tamaño 4 x 5 1. B/P E/H M/G C/L 3. 5 Zeiss Grolar No.Estuche de pasta para 2 Prensas de madera de 3 1 Cubeta de porcelana la anterior ½x4½ tamaño 11 x 14 1.Cámara fotográfica de 1 Prensa de madera de 6 1 Cubeta de porcelana 6½x8½ ½x8½ tamaño 8 x 10 1. 1 5x7 a 6 ½ x 8 ½ litros c/u Con tapón de cristal 6. 5 AHSSA. Empire´ $30.Blero para placas 1 probeta de cristal cap. Exp.Tripie de madera 1 Cuchilla de madera 1 Cubeta de porcelana tamaño 6 ½ x 8 ½ 12. cromo 4 AHSSA.Lente Gorz Cerlo No.Reductores de madera 1 Mortero de cristal 1 Frasco de cristal Cap.00 1 Cámara fotográfica ´A.00 Ampire State 1 Lente Goerz $180.00 1 Listado de muebles y enseres para la fotografía” Inventario del Gabinete de Fotografía realizado en septiembre5 de 1920 Con motivo de la entrega del establecimiento a una nueva dirección se realizó este inventario: 1.Lente Bansch Lomb 2 Embudos de cristal 3 Frascos de cristal Cap. En junio se aprueba el listado para su compra. B/P E/H M/G C/L 10.Fondo de manta 4 Agitadores de cristal Matraz Cap.19. 1 Porta embudos de fierro 7 Frascos de cristal Cap.Ghrom Phometer 2 Pipetas de cristal de 100 1 Libra de alumbre de C.00 1 Objectivo para la misma ´Goerz´ con opturador $180. 27. 3½x4½ a6½x8½ 60 gramos con gotero 1. 1271723 litros c/u 9.00 Varios Útiles y Enseres para la $300. 12 Pinzas de madera 229117 30 gramos 1.C. donde dice “Varios No especificados” 1 Cámara fotográfica $50.Paño de afocar 1 probeta de cristal cap.Chasises 1 probeta de cristal cap. Exp. F/61. 220 .Reductores de madera. 2 Caballetes de madera 60 gramos para secar placas 1. 1 litro 1. 1 1 Cubeta de porcelana litro tamaño 5 x 7 1.97 No especificados fotografía En el inventario del 30 de junio de 1912 se incluyó la prensa de copiado y se modificó el precio de la cámara: “1 Prensa de copiar $62.

restirador) seca películas 1 Silla de madera 1 Lavabo fijo porcelana El inventario está firmado por Enrique Silva. 221 .00 encino 4 Mesas de Diversos Mediano 7.Prensas de madera 5x7 1 Cubeta de porcelana 1 Pomo Clicyni de 20 tamaño 6 x 20 gramos 500 Gramos de Bisulfito 1 Lavabo fijo fierro de sosa esmaltado 150 Gramos de Fierro 1 Tintero y manguillo prucito 1 Balanza con cinco pesas 1 Tohalla de 5 a 50 gramos 1 Lámpara eléctrica con 1 Caballete de madera un foco 1 Lámpara de petróleo 1 Satinador de fierro 1 Lote placas del archivo 1 Estante con cuatro vidrieras 4 Mesas de madera 3 Cortinas paño negro 1 Restirador (P.00 madera tamaños 1 Silla Estilo Mediano 3.00 1 Balanza C/ 6 piezas Mediano 5.25 1.00 1 Estante C/Vidrieras Mediano 60.00 45.50 3. Inventario de 1923 Fotógrafo Ernesto Parada6 El inventario de 1923 presentó otro tipo de equipos. quien trabajó en el manicomio de 1913 a 1921.00 28. que no señala el de 1920. B/P E/H M/G C/L 44. 9.00 Americano UTILES $ 4 Agitadores Cristal Mediano 0. Departamento Gabinete-Fotográfico: Existencia Artículo Detalle Estado Valor de Total de uso unidad MUEBLES $ 2 Escupideras Esmalte Mediano 1. Es de suponerse que fue el mismo Ernesto Parada quien se encargó de adquirir los implementos descritos a continuación. Exp. 2. pues fue su último año con el cargo de fotógrafo.00 blanco 3 Cortinas Paño negro Mediano 15. debido a que éste fue redactado por Enrique Silva.00 6 AHSSA.

00 3 Frascos de Cap.00 cristal litros 7 Frascos de Cap. 1 litro Bueno 2.00 1 Chasis Madera Bueno 4.00 madera 1 Probeta Cap.00 porcelana 222 .00 5 x 10 1 Cubeta Porcelana Mediano 5. 5 Mediano 2.00 12. 1 Probeta Cap.00 madera 1 Prensa de 3½ x4½ Mediano 1.00 cristal gr.00 2. 1 Cubeta de 4x5 Bueno 4.00 cristal C.00 cristal 1 Probeta Cap.00 5 x 14 2 Caballetes Para placas Mediano 1.00 cristal 2 Pipetas Cap.50 3.00 Bausach Zalas # Bausch 1271743 1 Lámpara 1 mechero Mediano 15.00 2. 60 gr.00 madera 1 Cápsula Peltre Mediano 2.00 primus 5 Porta placas De 5x7 Mediano 8.00 2 Prensas de 6½ x8½ Mediano 1.50 1 Estuche la Cámara Mediano 5.75 cristal grms 1 Lente Goera Carlo # Bueno 40. Bueno 1.50 cristal 1 Frasco de Cap. 1 litro Mediano 0. 60 Mediano 0.00 para 2 Embudos Cristal Mediano 0. 100 Bueno 1. 30 gr.50 3.75 1.00 de madera 1 Caballete de Para placas Bueno 3.50 1 Prensa Grande Mediano 3.00 6.00 Goerz 229117 1 Lente Lenb Bueno 30.50 1 Fotometro Mediano 5.50 cristal 1 Probeta Cap.00 2.Existencia Artículo Detalle Estado Valor de Total de uso unidad 1 Cubeta Porcelana Mediano 5. Bueno 1.C.30 41. 230 Bueno 2.00 12 Chasis Madera Mediano 1.

parados. pues las condiciones de la luz interior no permitían una buena toma fotográfica. pero fue por la dificultad de contar con las condiciones mínimas de iluminación para trabajar la fotografía.00 satinar 1 Tripie Madera Mediano 5. La fotografía desde lo técnico se impuso. aunque no hubiera orden. de la cintura hacia arriba.20 5. porque los guardias los controlaban. La razón fundamental del fotógrafo fue que tomara fotografías.00 sistema 5x7 Lente Bausch Lomb tessar 5. no hay razones estéticas o clínicas. el de 1912 y el de 1920 tienen muchas diferencias. con cabellos largos o a rape. se buscó conseguir la imagen. esto dificultaba su operación. o los muros de piedra y ladrillo. con los enfermos mentales fue más peligroso. sin importar si estaban sentados. Este es el último inventario que pudo rastrearse en el AHSSA.00 hierro 1 Máquina Para Malo 3. En este caso. pues no se sabe cuándo atacarían. pues para la otra cámara de 6 ½ x 8 ½ se debían colocar reductores. obtener una iluminación adecuada modificó el escenario. Varias fotografías son diferentes a los demás retratos. sobre todo porque éste plantea la existencia de una cámara graflex 5 x 7.60 1 Restirador Madera Mediano 2. Por ello se explican las tomas fotográficas donde aparece una puerta detrás del sujeto. de busto. aunque no hubiera formato.00 APARATOS 1 Aparato Instantero Mediano 3. tres cuartos.# 3140787 1 Cámara Fotográfica Mediano 30. en los libros de registro aparecen fotografías tomadas en exteriores.00 embudos 25 Reductores Madera Mediano . Por eso. la prioridad fue hacer imágenes. 1 Mortero Cristal 117 Bueno 12.25 cd.00 1 Tintero Cristal Bueno 0. Nunca hubo un sistema de iluminación. con ropa de calle. Por las condiciones críticas de la luz se optó por modificar la forma de presentar el retrato.60 El inventario lo firmó Ernesto Parada el 31 de diciembre de 1923.00 6½x8½ 1 Cuchilla Madero y Mediano 5. es decir. con uniforme. lo cual facilitó la utilización de las placas de 5 x 7. Es decir.00 $956. 223 . la mayoría de las fotografías se hicieron con la luz del día. si se hacían close-up.x8.00 1 Cámara Graflex Bueno 540. pero no incidió en preceptos o en una clínica adecuada. 1 Porta Hierro Mediano 2. lo técnico determinó que las imágenes fueran distintas. Con los criminales fue fácil.

80 1 Caja Papel ´Artura 5 X 7 el precio es muy bajo. pues sólo trató de cumplir con su trabajo: hacer retratos. Exp.25 de 40 ½ X 53 Hidroquinona 250 2. B/P. En los primeros libros de registro.38 14. Materiales fotográficos pedidos en enero7 de 1912 La partida 4 mil 672.30 8. en los retratos aparece el enfermo de frente.25 22.65 13 pntgs Cantidad Precio Precio Importe Papel “Artura” 2 10. quizá. Methol 100 4. B/P.65 7. muestra el material para hacer las fotografías Cantidad Precio Importe Rodinal frascos 3 2.” Materiales fotográficos pedidos en octubre de 1912 7 AHSSA.80 11.95 Papel “Artura” 2 4. debía diferenciarse de lo que la pintura había mostrado siempre: el hiperrealismo fotográfico. Papel filtro # 33 1 1.05 Sulfito de Sosa 2 453 . C/L 3.95 1.60 14 x 17 Placas “Seed” 6 2. 24. lo cual presentaba sólo dos dimensiones. Exp. C/L 3. M/G.25 grms. E/H. pues la fotografía de la época debía demostrar que no era como la mayoría de otras representaciones. gastos diversos.00 “Carter” botes de 225 grms En gastos diversos (7 de febrero de 1912) 6 Gruezas Papel ´Artura´ 3 ¼ x 4 ¼” Materiales fotográficos pedidos en mayo8 de 1912 “1 Caja Papel ´Artura´ 6 ½ x 8 ½ $10. Ésta es.50 6½ X8½ Pegamento 2 . 224 . E/H. este formato refleja tres dimensiones del cuerpo. En otros aparece el sujeto en postura de tres cuartos. La condición novedosa enfrentó al fotógrafo a adoptar distintos formatos elegidos. éste tomó retratos sin ningún criterio.85 Lts. da más profundidad al rostro. M/G. Como no hubo un involucramiento directo de los psiquiatras con el fotógrafo.00 2. la explicación. 24. 8 AHSSA.28 dna Bandeja Grande 1 12.

Tamaño 4x5 $13. 28. El pedido se avaló con la firma del administrador. Exp. 50 Doc. Placas negativas “Seed” Número 5X7 a 2. Exp. 14. Placas negativas “Seed” Número 6½x8 a 3. B/P E/H M/G C/L 8.80 6 Docenas Paquetes filme pak 4x5 13.00 5 Onzas Hidroquinona $3. B/P E/H M/G C/L 10.75 5 Kilos Hiposulfito de sosa $2. Placas negativas “Seed” Número 3¼x4 a 1. 10 AHSSA.20 1 Gza Papel “Artura”.00 $50.50 x8 ½ 5 Onzas Acido pirogálico $5. 225 .80 27 ½ Pedidos de materiales fotográficos en 1918 Pedidos para la fotografía del Manicomio General hechos por Enrique Silva9 El 24 de septiembre de 1918 se realizó el siguiente pedido: 6 Docenas Placas Seed. Tamaño 6 ½ 14. Pedidos para fotografía del Manicomio General hechos por Ernesto Parada10 en 1921 El 17 de mayo de 1921 se hizo un pedido: “Abastos fotográficos y de Ingeniería” Junio de 1921 Ácido Acético Litros 1 1 Ácido Pirogálico Gramos 125 Ácido Sulfurico Gramos 125 Bromuro de Potasio Gramos 100 Alumbre de Cromo Libra 1 Alumbre Blanco Libra 1 Carbonato de Sosa Libra 3 Carbonato de Potasa Libra 3 Hidroquinona Gramos 250 Metol Gramos 50 Papel Artura fuerte 5x7 Cajas 2 Placas Seed 5x7 Docena 12 Sulfito de Sosa Libra 3 9 AHSSA.00 Lo firmó “El fotógrafo Enrique Silva”.00 27 4 Doc.00 27 ¼ 6 Doc.70 $14.50 $15.

Exp. Clase. 12 AHSSA. B/P A/B ACM C/L 43. B/P A/B ACM C/L 43. 14 AHSSA.1 y B/P Adm D/Adm C/L 21. 13 AHSSA. 226 . tamaño Unidad Consumo promedio mensual Ácido Pirogálico Grms 125 Hidroquinona Grms 125 Papel “Artura” fuerte de Cjs. tamaño Unidad Consumo promedio mensual Ácido Pirogálico Grms 125 Hidroquinona Grms 250 Papel “Artura” fuerte de Cjs. B/P A/B ACM C/L 42. 2 5x7 Placas “Seed” de 5x7 Doc. 3. 7. Exp. 2 5x7 Placas “Seed” de 5x7 Doc. 2 5x7 Placas “Seed” de 5x7 Doc. marca. Exp. Exp. tamaño Unidad Consumo promedio mensual Acido Pirogálico Grms 125 Hidroquinona Grms 250 Papel “Artura” fuerte de Cjs. marca. marca. 12 Sulfito de Sodio Grms 250 Pedidos de material fotográfico para el Departamento de Fotografía14 1922 11 AHSSA. 12 Sulfito de Sodio Grms 250 Pedidos de material fotográfico para el Departamento de Fotografía13 en 1922 El documento dice: “Pedido de Abastos Fotográficos y de Ingeniería para el mes de mayo de 1922”. Clase. Exp. B/P A/B ACM C/L 42. 9. Clase. 4. 12 Pedidos de material fotográfico para el Departamento de Fotografía12 1922 El documento dice “pedido de Abastos Fotográficos y de Ingeniería para el mes de abril de 1922”. Pedidos de material fotográfico para el Departamento de Fotografía11 1922 El documento dice: “Pedido de Abastos Fotográficos y de Ingeniería para el mes de febrero de 1922”.

2 $8. Exp. tamaño Unidad Consumo Costo Total promedio mensual Papel “Artura” fuerte Cjs.08 $48. 17 AHSSA. Exp. B/P A/B ACM C/L 42.32 $16. Clase. Clase.60 Entregas de material fotográfico para el Departamento de Fotografía15 en 1922 El documento dice: “El 15 de agosto de 1922 se surtieron”. El documento dice: “Pedido de Abastos Fotográficos y de Ingeniería para el mes de agosto de 1922”. marca.64 de 5x7 Placas “Seed” de 5x7 Doc. marca.32 $16. 2 5x7 Placas “Seed” de 5x7 Doc. 16 AHSSA. 12 Sulfito de Sodio Grms 250 Pedidos de material fotográfico para el Departamento de Fotografía17 1922 El documento dice: “Pedido de Abastos Fotográficos y de Ingeniería para el mes de octubre de 1922”. marca. B/P A/B ACM C/L 43. 6. Clase. tamaño Unidad Consumo promedio mensual Ácido Pirogálico Grms 125 Hidroquinona Grms 250 Papel “Artura” fuerte de Cjs. tamaño Unidad Consumo promedio mensual 15 AHSSA. 12 $4. marca.08 $48.64 de 5x7 Placas “Seed” de 5x7 Doc. tamaño Unidad Consumo Costo Total promedio Unidad mensual Papel “Artura” fuerte Cjs. 5. Clase. 227 .60 Pedidos de material fotográfico para el Departamento de Fotografía16 1922 El documento dice: “Pedido de Abastos Fotográficos y de Ingeniería para el mes de septiembre de 1922”. Exp. 2. 2 $8. B/P A/B ACM C/L 43.96 $65.96 $65. 12 $4.

Alumbre de cromo Grms 500 Cloruro de potasio Grms 100 Placas “Seed” de 5x7 Doc. B/P A/B ACM C/L 73. 12 $4. B/P A/B ACM C/L 42. 4. Exp. 19 AHSSA. 18 AHSSA. 7. Éste es el último reporte encontrado de los pedidos de materiales fotográficos. 2 $8. marca. tamaño Unidad Consumo Costo promedio Unidad mensual Ácido Pirogálico Grms 25 Metol Grms Papel “Artura” fuerte de Cjs. Exp. 2 5x7 Sulfito de Sodio Grms 250 Pedidos de material fotográfico para el Departamento de Fotografía18 1924 La lista del mes de febrero de 1924 Clase. 228 . el Manicomio General hizo el siguiente pedido: Placas “Eastman” Kodak 3 cajas 5x7 Papel “Artura” Azo 1 caja El almacén remitió al M/G el 31 de enero de 1930 el pedido.32 5x7 Placas “Seed” de 5x7 Doc. 12 Papel “Artura” fuerte de Cjs.08 Pedido y entrega de material fotográfico19 Almacén Central de Medicinas en 1929 El 5 de diciembre de 1929.

Apéndice II Los directores del manicomio de La Castañeda Nombre Exp. Carrillo 4125 28/11/17 2/12/17 9 Agustín Torres 3460 1/12/17 10/4/18 1460 Bernardo Martínez 2845 11/4/18 31/5/18 62 Baca Agustín Torres 3460 1/6/18 30/11/18 Miguel Lasso de la 2840 1/12/19 6/8/20 834 Vega Ruperto Serna 2453 7/8/20 21/10/20 112 Enrique E. Uribe 3212 22/10/20 10/5/21 Miguel Lasso de la 2840 11/5/21 31/12/21 834 Vega Ricardo Rodríguez 3813 1/1/22 13/1/22 32 no médico Manuel Sunderland 3818 14/1/22 24/5/23 1035 Nicolás Martínez 3171 25/5/23 9/12/26 Roberto Morales 23 10/12/26 2/1/27 75 Huerta Nicolás Martínez 3171 3/1/27 21/1/29 Samuel Ramírez 762 21/1/29 20/4/30 2747 Moreno Oscar León Puig 18 21/4/30 31/5/30 74 Samuel Ramírez 762 1/6/30 30/11/30 Moreno Roberto Morales 23 1/12/30 10/12/30 Huerta Samuel Ramírez 762 11/12/30 9/2/31 Moreno Guillermo Dávila 7 10/2/31 10/4/31 Samuel Ramírez 762 11/4/31 20/12/31 Moreno Manuel Guevara 1 21/12/31 31/12/31 7574 Oropeza Samuel Ramírez 762 1/1/32 20/9/32 Moreno 229 . Año de Termina Número de enfermos inicio su gestión durante su gestión José Maza Gutiérrez 763 1/9/1910 12/4/1912 1852 José Mario Palacios 2042 13/4/1912 21/8/1913 966 Heladio Gutiérrez 3801 22/8/1913 31/9/14 781 Lorenzo Sepúlveda 3816 1/10/14 20/11/14 232 Nicolás Martínez 3171 21/11/14 28/12/14 4759 Tomas Valle 3821 29/12/14 11/3/15 39 Lorenzo Sepúlveda 3816 12/3/15 14/7/15 Nicolás Martínez 3171 15/7/15 12/11/15 Fernando Mier 3743 13/11/15 15/11/16 493 Agustín Torres 3460 16/11/16 28/11/17 1460 R.

de las cuales 31 personas ocuparon la dirección durante 48 ocasiones. El total de enfermos fue de 61 mil 469 y 9 mil 412 reingresos. C/L 57. ADM. Toda la lista en AHSSA. 230 . 11. Exp. Nombre Exp. Sin embargo como ha señalado Cristina Sacristán. lo que da un total de 70 mil 881 internos durante los años en que funcionó el manicomio: 57 años cinco meses y catorce días. del 10 de septiembre de 1910 al 14 de junio de 1968. algunos de estos directores fueron interinos. es el caso de los que aparecen durante la gestión de Samuel Ramírez Moreno. quien se ausentaba principalmente debido a licencias que se le autorizaban para acudir a congresos o situaciones académicas similares. M/G. Año de Termina Número de enfermos inicio su gestión durante su gestión Manuel Guevara 1 21/9/32 31/7/34 Oropeza Alfonso Millán 10 1/8/34 20/6/37 4141 Maldonado Mario Fuentes 16 21/6/37 5/10/37 2142 Delgado Alfonso Millán 10 6/10/37 28/8/38 Maldonado Manuel Guevara 1 29/8/38 28/2/44 Oropeza Edmundo Buentello 12 1/3/44 14/8/45 756 y Villa Leopoldo Salazar 8 15/8/45 30/4/47 4313 Viniegra Augusto Sangines 6496 1/5/47 31/5/47 127 Leopoldo Salazar 8 1/6/47 31/12/47 Viniegra Francisco Núñez 763 1/1/48 16/11/54 9358 Chávez José Chávez 6745 16/11/54 30/4/56 2109 Almazán Juan Cárdenas y 5649 1/5/56 5/4/57 1524 Cárdenas Ignacio Sierra 5835 6/4/57 10/3/57 177 Macedo José Luis Patiño 16/5/57 15/3/66 13089 Rojas Mario Fuentes 16/3/66 8/6/67 Delgado Agustín Caso Muñoz 9/6/67 29/6/68 113 En total fueron 48 gestiones.

(M/G) Manicomio General (ADM).H. Bibliografía Ackerknecht. Universidad de Buenos Aires. Hospital del Divino Salvador. Manicomio General. Expedientes de personal. Dirección General. Argentina. (B/P) Beneficencia Pública (ADM). (SSA) Secretaría de Salud y Asistencia (Sub/A). 2005 231 . (B/P) Beneficencia Pública (E/H). 1962. Abastecimiento (ACM). Enfermedad y crimen en América Latina (1850-1950). Subsecretaría y Asistencia. Libros Registro de Asilados. México. Instrucción Pública y Bellas Artes. Establecimientos Hospitalarios (H/M). (M/G) Manicomio General (LRA). Establecimientos Hospitalarios (HDS). Investigaciones Antivenéreas. (M/G) Manicomio General (E/P). (B/P) Beneficencia Pública (D). Serie Administrativa. Almacén Central de Medicinas. (B/P) Beneficencia Pública (E/H). Dirección Administrativa. Eds. Universidad Nacional Autónoma de México. Archivo General de la Nación (AGN). 71 pp. (B/P) Beneficencia Pública (A/B). E. Agostoni Claudia y Speckman Elisa. Breve historia de la psiquiatría.. (B/P) Beneficencia Pública (E/H). Hospital Morelos. Secretaría de Gobernación/Beneficencia Pública/Hospitales. Administración (D/ADM). Archivos Consultados Archivo Histórico de la Secretaría de Salud y Asistencia (AHSSA) (S/P) Serie Prostitución (I/AV). Establecimientos Hospitalarios (M/G). De normas y transgresiones. Instituto de Investigaciones Históricas. Serie Dirección (D/G).

Chicago New York and London. Geoffrey. Robert M. 1973. 207 pp. España. La cámara lúcida. Gustavo Gili. 2002. 1982. 219 pp. Alphonse. 255 pp. 127 pp.Aguilar Ochoa. Ed. Bordieu. Baudrillard. Historia de la fotografía. Gustavo Gili. España. Belaval. Bertillon. México. Itaca. Buffington. Siglo XIX. Belaval. 190 pp. Gustavo Gili. Barthes. La fotografía. 460 PP. España. 1979. 2001. 1971. 335 pp. 2003. Siglo XXI. México. 381 PP. Gastón. Texto incluido en Indiferencia y Singularidad. Ed. Historia de la Filosofía. Criminales y ciudadanos en el México moderno. Anagrama. España. Gustavo Gili. 170 pp. Yvon. Beaumont. México. Jean. 1981. Ed. Gloria Picazo-Jorge Ribalta. España. Gedisa. Amorrortu. Eds. Benjamin. Argentina. La fotografía en México durante el imperio de Maximiliano. México. Siglo XXI. 205 PP. System Bertillon of identification. 119 pp. España. 1983. Andolfi. La filosofía en el siglo XIX. España. Bachelard. La filosofía en el siglo XX. 2006. pp. España. Detrás de la máscara familiar. 425 pp. 476 pp. Nueva Imagen. Gustavo Gili. Bachelard. Amorrortu. Por una función crítica de la fotografía de prensa. Alphonse. 360 pp. 232 . José. 2001. Ed. España. 177 pp. 1896. Argentina. Barcelona. Ed. Becerra Núñez. 2002. La filosofía del no. 1989. 1996. Pierre. Roland. Epistemología. Gastón. Signalectic Instructions. 249 pp. un arte intermedio. Fernanda. Ed. Arder en deseos. España. La fotografía judicial (1890). México. Sekula. Newhall. The Werner Company. 133-200. 2004. Siglo XXI. “El cuerpo y el archivo”. 1989.. Gustavo Gili. M. Yvon. 180 pp. La obra de arte en la época de su reproductibilidad técnica. El espejo de la producción. Walter. en Fotografía. La prostitución y su represión en la ciudad de México. Historia de la Filosofía. Arturo. 2003. Gedisa. Batchen. Balza. Antropología y Colonialismo. Allan.. Bertillon. UNAM-IIE.

209 pp. 2007. 352 pp. México. UNAM. Jonathan. 1987. Visto y no visto. 233 . 294 pp. 1898. Hacia una filosofía de la fotografía. Las últimas cuatro década. 375 pp. Fondo de Cultura Económica. 288 pp. Mediterráneo. Omar. Peter. Dickie. México. 293pp. La era neobarroca. Michel. La Salpêtrière. El arte moderno en la cultura de lo cotidiano. Barcelona. Calabrese. servicio fotográfico. Cátedra. 259 pp. 295 pp. México. y Paul Rabinow. Anagrama. Dubois. Cassany. Gustavo Gili. México. Daniel. Madrid. España. Didi-Huberman. España.). 2002. España. Cómo se lee una obra de arte. 2002. Juan (et. 187 pp. Al. La posmodernidad. 1988. Olivier. Fondo de Cultura Económica. Georges. Philipe. 370 pp. 411 pp. George. 427 pp. 2006. Ramón de la Fuente. México. México. José. La invención de la histeria. España. 1997. 1984. Tras las líneas. Culler. Historia de la locura en la época clásica. Paidós. Debroise. Dreyfus. El resplandor intelectual de las imágenes. Siglo XXI. España. 1999. 2001. 147 pp. Michel. 1986.Burke. Thomas. México. Omar. Hal. 2005. El uso de la imagen como documento histórico. Paidós. 78 pp. Foucault. España. 1974. Michel. 242 pp. México. Barthes. Hubert L. Foucault. 238 pp. 1990. Kairos. Ed. Fondo de Cultura Económica. UNAM. El acto fotográfico. 154 pp. El círculo del arte. “Los anormales”. 2000. 1964. España. Crítica. Crow. Trillas. Vilém. 285 PP. Estudios de emblemática y literatura novohispana. México. Michel Foucault. UNAM. Pascual Buxó. Cátedra. Foucault. Fuga mexicana: un recorrido por la fotografía en México. Charcot y la iconografía de la Salpêtrière. 2001. España. Cátedra. Cómo hacer buenas fotografías. más allá del estructuralismo y la hermenéutica. Foster. La evolución de la medicina en México. Calabrese. Andreas. 104 pp. Akal. Flusser. Feininger. 2005. Vigilar y castigar.

Instituto Cultural de Aguascalientes. Inglaterra. Jackson. Fotografía y pintura: ¿Dos medios diferentes?. 2007. Huberman Didi. 1993. Michel. Crítica. Ed. Hysteria Beyond Freud. 1990. Positivismo y Neopositivismo. 234 . Freeland. La falsa medida del hombre. Pueblo Nuevo. 1997. Mark. Lo fotográfico por una teoría de lo desplazamientos. España. 246 pp. Lerner. 229 pp. Destino. La Piqueta. 135 pp. Jeffrey. 207 pp. 175 pp. King Gilman Sander. Henningsel. El impacto de la modernidad. Michel. México. Barcelona. Siglo XXI. Giséle. España. 320 pp. 1997. Pero. Lo maravilloso y lo cotidiano en el occidente. Ledesma Fernández. 187 pp. Jay. Foucault. Estética fotográfica. Michel. La invención de la histeria. Ian. Krauss. Cátedra. 116 pp. 161 pp. Rousseau y Elaine Showalter. 1981. Cátedra. La Piqueta. 1991. La voluntad de saber. La vida de los hombres infames. México. Jesse. 388 pp. El abogado de las brujas. 1999. España. La fotografía como documento social. Enrique. 237 pp. Ed. 1950. España. Berkeley University of California Press. 478 pp. 159 pp. Gedisa. Ed. Gallo Miguel. Ed. Michel. España. Helen. España. 1990. Historia de la sexualidad. Fontcuberta. ¿esto es arte?. EU. 315 pp. UNAM-INAH-Océano. 287 pp. Le Goff. S.. Foucault. 2003. González Flores. España. Cynthia. Laura. 2007. Gustav. México. The borderland of imbecility. Rosalind. 318 pp. Microfísica del poder. Gustavo Gili. La Piqueta. Volumen I. Jacques.Foucault. México. 399 pp. España. Georges. España. Gould Stephen. G. Foucault. Gustavo Gili. 427 pp. 1990. 1976. 2001. Gustavo Gili. 1991. 1975. Roy Porter. 2000. 273 pp. Gustavo Gili. Freund. La fotografía. Manchester University Press. Joan. España. Alianza Universidad. España. España. A. La vida de los hombres infames. La gracia de los retratos antiguos. 2005.

España. 2004. CNCA- INAH-Océano. España. 2002. Fotografía. 136 pp. 106 pp. Sexto Piso. Gustavo Gili. Cátedra. Mayayo. México. 374 pp. Diego. al. Rebeca.). 208 pp. Nacho López y el fotoperiodismo mexicano en los años 50. Feeblemindedness in Children of School-Age. Mraz. 192 pp. Valerie y Philippe Arbaizar (Eds. Lizarazo. Buenos Aires. 1998. Masse Zendejas. 2007. IMSS. México. Fernanda. Barcelona. Ed.). México. El impacto de la modernidad. Monroy Nasr. Historias de mujeres. La prostitución y su represión en la ciudad de México (siglo XIX). 1911. Prácticas y representaciones. 1973. Pager Lapage. Simulacro y elegancia en tarjetas de visita. España. España. Gedisa. 2003. Una introducción a la cultura visual. Historias para ver: Enrique Díaz. Augustus. 2003. Nicholas. 228 pp. 141 pp. 1982. México. 89 pp. Fotografías de Cruces y Campa. Pérez. Ruth. Paidós. Moreno. 353pp. De luz y plata. 235 . Sociología histórica de las instituciones de salud en México. A quien los dioses destruyen. La mirada inquieta. 1982. INAH. Monroy Nasr. 1991. 2004. Cueto (et. La certeza vulnerable. INAH. England. Jesse. Gustavo Gili. John. México. Apuntes sobre tecnología alternativa en la fotografía. 1997. David. 184 pp. México. Patricia. México. 2005. La confusión de los géneros en fotografía. Picaudé. Historias del arte. Fotografía criminalística en la ciudad de México. Paidós. El Kitsch. Gustavo Gili. Ed. Rebeca. UNAM- IIE. 2007. 354 pp. 312 pp. México. 249 pp. 98 pp. 1999. 2003. Juan (Edit. 408 pp. 291 pp. John. CONACULTA. fotorreportero. 407 pp. Mirzoeff.). Núñez. España. Patricia. 2007. Argentina. Padel. Charles. Napier.Lerner. Moles. El nuevo fotoperiodismo. Sociedades icónicas. Naranjo. Amorrortu. Ed. El crisol de la familia. México. Manchester University Press. antropología y colonialismo (1845-2006). Turner-INAH-CNCA. Mraz. Abraham. 26 pp.

Carlos. Tusquets. México. Senté. 364 pp. La filosofía en el siglo XIX. Orígenes históricos del concepto de neurosis. Ribalta. La cultura del nuevo capitalismo. El concepto de lo mental. Scull. Ed. María José. 2005. 185 pp. México a través de los Mayo. Gustavo Gili. 131 pp. Teoría de los sentimientos. 151 pp. Fondo de Cultura Económica. Ante el dolor de los demás. Alfaguara. Pino Castilla. 2005. 304 pp. La falsa medida del hombre. Social Order / Mental Disorder: Anglo-American Psychiatry in Historical Perspective. España. Alianza Universidad. 2000. Paidós Ibérica. ed. Adrián. Alianza. Universidad Autónoma de San Luís Potosí. AGN. Rosen. Departamento de Salubridad de México. Cátedra. Gloria y Jorge Ribalta (Eds. Richard. España. Carlos.Picazo. Edhasa. Gould Stephen. Fernando. Siglo XXI. Apariencia e identidad masculina. 2003. George. España. Indiferencia y singularidad. 1983. 201 pp. España. Crítica. Argentina. España. 2006. México. Madrid. Breve historia del Hospital Morelos. Gilbert. 150 pp. Serres. 1981. Hechos notables de la medicina potosina. 116 pp. México. Sontag. 1989. Susan. Quijano Pitman. España. 236 . 367 pp. 360 pp. México. 2004. Quirós Rodiles. Locura y sociedad. 1996. Susan. España. Soulags. 1974. 2004. 1983. Sánchez. 180 pp. 353 pp. 135 pp. España. Piñero López. 217 pp. Efecto real. Reyero. 247 pp. El silencio. Sontag. España. Andrew. Michel. 2005. 1992. México. 1999. Anagrama. Jorge. 92 pp. 286 pp. Pino Castilla. Carlos. Sobre la fotografía. 1974. México. España. Alianza Universidad. 2002. EUA: Berkeley: University of California press.). Francois. La lucha en México contra las enfermedades mentales. 378 pp. Rivera Suárez Verónica. Historia de la filosofía. 1933. Cátedra. Ryle. Estética de la fotografía. Gustavo Gili. Jay. 377 pp. Héctor.

Laura. 5. Leopoldo. “Ponciano Tenorio Montes. núm. 1985. 6-14. Urías Horcasitas. Casajús. pp. Blanca y Carlos Viesca. Universidad de San Pablo. 280 pp. “Una propuesta para el estudio de la fotohistoria: el método iconográfico”. 1998. “El proyecto y la construcción del Manicomio General de La Castañeda”. Gustavo Gili. núm. Steve. Revistas Acevedo. Manual de Psiquiatría. núm. México. Puebla: del segundo Imperio al Porfiriato”. Campos Farfán. Arturo. revista Alquimia núm. 2005. México. 2007. UNAM. “Registros de prostitutas en México. 2007. 1995. 146 pp. Fondo de Cultura Económica. 33-37. Betanzos. CONACULTA-INAH. 205 pp. 215-230.Suárez y López Guazo. revista Estudios Históricos Tzintzun. 2003. revista Doxa. CONACULTA-INAH. Historias secretas del racismo en México (1920-1950). “Retratos de la memoria”. Colección Lecturas Mexicana núm. Su historia y su contenido en imágenes”. 89-128. España. 81. revista Alquimia. España. Beatriz. 2005. 19-25. Salvat. INAH. pp. México. España. pp. Universidad Michoacana de San Nicolás de Hidalgo. Valdez Marín. El peso de la representación ensayos sobre fotografías e historias. Silvia y Aguilar Ochoa. España. 46. pp. I. Juan Carlos. núm. México. revista Alquimia. Antonio Vallejo Nágera. John. México. 3. 2005. CONACULTA-INAH. 1944. Tusquets. pp. 237 . Manual de conservación fotográfica. “El archivo histórico de la Secretaría de Salud. Eugenesia y racismo en México. Poéticas del espacio. 311 pp. México. 3. México. núm. Jorge. Yates. 2005. Cano. El positivismo y la circunstancia mexicana. 1999. César. Barnard. A.. Ed. Concha. México. Tagg. 1276. Ed. 41-43. pionero de la psiquiatría en Michoacán y fundador del hospital psiquiátrico de Morelia”. 1997. Zea. Ramos de Viesca. revista Salud Mental.181 pp. Morelia. Gustavo Gili. pp. 311 pp. 17. pp. 24.

Canadá. núm. núm. P. Cházaro. Classen. pp. frecuencias y cálculos estadísticos”. numb. María Guadalupe. 2002. núm. México. 2004. núm. Una aproximación”. núm. 401-412. México. & New Media. 14. Ignacio. 2004. “El éxito del comercio fotográfico”. Constance. 2002. Wilfredo. CONACULTA-INAH. Revista Internacional de Ciencias Sociales. 3. Green. pp. Deborah. 15-22.. Casanova. Revista Espacio Plural. núm. Gutiérrez Ruvalcaba. pp. “Prostitución y fotografía en Morelia”. pp. Thesis for the negree of master arts. UNESCO. pp. 15-48. México. “Imágenes de la población mexicana: descripciones. CONACULTA-INAH. pp. al. Consuelo.V. México. revista Alquimia. Ana María.192 238 . México. núm. México. núm. “El retrato fotográfico en los inicios de la antropología física”. Control sexual para el control social: La primera campaña contra la sífilis en México. 15-22. Oxford Art Journal. 15-18. CONACULTA-INAH. revista Alquimia. pp 65-77. University York. 1999. México. Colegio de Michoacán. et. 88. 1984. pp. 1999. 5.. Ignacio. revista Relaciones. pp. 29-35. Inglaterra. 1997. Dorotinsky. núm. 2001. revista Alquimia. 16-25. 197-216. 2003. Rosa. “Procesos psicosociales en la educación en salud y en la prevención del cáncer”. 14. pp. 2008. Gutiérrez Ruvalcaba. Brasil. Journal T. 26-31. pp. revista Alquimia. Chávez Carvajal. Johnston. “Notas sobre el origen y práctica de la fotografía científica en México”. N° 22. EU. Guibert Reyes. CONACULTA-INAH. A collaborative aproach to AIDS photographic representation. pp. CONACULTA-INAH. 24. Revista Cubana de Medicina General Integral. 2010. La Habana. pp. México. “Fundamentos de una antropología de los sentidos”. Simon. 2004. “Ingenioso descubrimiento: apuntes sobre los primeros años de la fotografía en México”. 186-193. Casanova. Ontario. núm. 2000. “Veins of resemblance: photography and eugenic”. 45. revista Alquimia.Carrillo. Ignacio. 24. David. “La fotografía en la historia de la biología en México”. 1997. 2. CONACULTA-INAH. revista Alquimia. Cuevas Cardona. revista Alquimia. CONACULTA-INAH. 6. pp. “Los tipos sociales desde la austeridad del estudio”. “Antropólogos y agrónomos viajeros. “Sero-logues. Laura. CONACULTA-INAH. “Visualizing Madness Mental Illness and Public Representation”. Rosa. 14-26. Gutiérrez Ruvalcaba. núm. 17. 27-34. revista Alquimia. 7. México. Cross.

Massé. 17-23. Actas de la III Jornada de la Curie. revista Alquimia. México. Mora Santacreu.Lara Klahr. Emilio Luís. México. 8. España. 2005. 5. Patricia. Lara López. “Ver y controlar. revista Jornada Semanal. p. México. Mónica. 991-1012. “Mujeres en el proceso fotográfico (1880-1950)”. 2000. César y Andrés Díaz Caballero. “La fotografía como documento histórico artístico y etnográfico: una epistemología”. 1996. 51. 7-14. La experiencia del Museo Nacional de Medicina Enrique Laval”. 111-131. CONACULTA-INAH.Manguinhos. 1999. 2007. México. 3-4. Flora. Luís. México. “El revés de la trama. 15 de noviembre de 1992. “La fotografía como documento de análisis. enfermera. Revista de Antropología Experimental. pp. En Arte. pp. núm. 1994. Realidad y actualidad de las prostitutas mexicanas fotografiadas en 1865. revista Alquimia. Para una historia de la psiquiatría en México. En Revista Política y Cultura. Río de Janeiro. Acervo fotográfico de los Casasola”. Mraz. Javier. Revista Ciencias de Saúde. pp. 31. cuerpo y medicina: teoría. pp. 14. Leyton Robinson. CONACULTA-INAH. México. pp. núm. 147-175. núm. 28 León. “La exagerada práctica de la fotografía en México”. México. sep-dic. revista México en el tiempo núm. pp. Intercambio de experiencias de física y química. Revista de Neuro-Psiquiatría del Perú. España. Cuauhtémoc ¿Identidad o identificación? La fotografía y la distinción de las personas. revista Secuencia. Universidad de Jaén. historia e identidad en América Visiones Comparativas : XVII coloquio internacional de historia del arte. España. 2000. 1999. método y crítica. Vol. “Prensa psiquiátrica latinoamericana”. 239 . núm. “Evolución de los procesos fotográficos a lo largo del siglo XIX”. “Algunas aplicaciones de la fotografía”. 41-43. Instituto Mora. núm. sept-dic 2001. UAM Xochimilco. núm. Un caso oaxaqueño. 24. 2005. la fotografía carcelaria”. pp. Massé. Maríategui. II Problemáticas de las esuelas nacionales. 2002. 138-152. Patricia. John. Luís G. “La Castañeda desde dentro”. Martínez. Medina. Rebeca. pp. CONACULTA-INAH. N° 6. revista Alquimia. 611-628 Monroy Nasr. entrevista a Margarita Torres Mora.

Rivera Garza. 51. 2003. 2004. 35-40. revista Secuencia. Cristina. Universidad Autónoma de Madrid. “Portraits of People with Mental Disorders”. Archivo Hospitalario ISSN: 1697-5413. 33. Ramírez Sevilla. Los kikapoos en el segundo imperio”. Revista de Estudios de Historia Moderna y Contemporánea de México. 2. María de Lourdes y Laura Frías Martínez. siglos XIX y XX”. 2007. Xalapa. pp. Colombia. núm. revista Alquimia. pp-11-23. 24. Calixto. Revista Relaciones. Para una historia de la psiquiatría en México. Fernanda. núm. núm. Cristina. pp. “Por la salud mental de la nación: Vida cotidiana y Estado en el Manicomio General de La Castañeda. “Una valoración sobre el fracaso del Manicomio de La Castañeda como institución terapéutica. “Ahora aquí. Luís. “¿Quién me metió en el manicomio? El internamiento de enfermos mentales en México. núm. Sacristán. pp. 10. pp. Cristina. pp. 94. España. Ortega. 2002. 76-99. Reaume. Instituto Mora. 51. México. Rodríguez Campuzano. 31. CONACULTA-INAH. núm. Cristina. pp. 1910-1944” revista Secuencia. 1998. Colegio de Michoacán. 2010. Geoffrey. revista Investigación y Desarrollo. Ser o no ser modernos La salud mental en manos del Estado mexicano. pp. “Una propuesta para el análisis de las imágenes científicas en la formación del profesorado: Una aproximación epistemológica”. México 1910-1930”. núm. México. María Luisa. 91-120. Universidad del Norte. 203-233. pp. “Los secretos para un feliz matrimonio: género y sexualidad en la segunda mitad del siglo XIX”. ahora allá. Revista Espacio Plural. México. Colegio de Michoacán. México. Rodríguez Hernández. N° 22. núm. revista Tarbiya de Investigación e Innovación Educativa. 5-32. revista Psicología y Salud. Instituto Mora. María Luisa. Georgina. 2005. conocimiento y educación. Canadá. 74. núm. “Algunos factores psicológicos y su papel en la enfermedad: Una revisión”. núm. 93-125. 2001. 57-89. 2002. 2000. México. Brasil. México. 240 . México. “Imágenes.Núñez B. pp. Reflexiones desde la historia de la representación visual en las ciencias”. 17. revista Relaciones. Para una historia de la psiquiatría en México. núm. Plumed Moreno. 2001 pp. Ortega. 2008. “La vida fugaz de la fotografía mortuoria: notas sobre su surgimiento y desaparición”. España. pp. 163-198. “Aportación y uso de la fotografía en el diagnóstico de la salud en la orden hospitalaria”. Sacristán. Sacristán. Canadian Bulletin of Medical History. Universidad Veracruzana. 169-185. 11-38. 479- 550. 1861-1968.

Cristina. “Records of simple Truth and Precision: Photography. México. Vol. Valdez Marín. 1910-1920.Sacristán. Sánchez. 254. Fotografía y radiología en la obra del Dr. Paper given in the Department of Cultural Policy and Management. pp. núm. núm. Images of illness on the museum’s walls: representations of disease in contemporary visual arts. pp. 6. No. Rose. César Comas Llaberia. Andrés. En revista Salud mental México. Brasó. México. la frenología y el arte”. pp. Salud Mental. España. 6. Tesis doctoral Revolución y masificación de la imagen: Fotografía y control social en Morelia 1870-1911. COLMEX. 241 . Tesis doctoral en Bellas Artes. and the Illusion of control”. J. 1. Universidad de Barcelona. vol. “El daguerrotipo en la ciencia”. pp. Vol. Effie. 337-344. Londres. Ríos Molina. 2003. 2010. No. 2006. 2006. 2004 pp. School of Arts. 8. Sacristán. Tesis doctoral La locura durante la Revolución Mexicana. 57-65. “De la materialización del yo a la materialización del ideal humano: La fisiognómica. Schwartz. 1910-1968. 26. 26-30. 17-23. 4. Tesis Chávez Carbajal Ma. 2009. pp-219. “La fuerza evocadora de La Castañeda”. 2000. pp. Universidad Veracruzana. mayo 9. Inglaterra. La granja de San Pedro del Monte: los primeros años de una institución modelo. Fundación Medicina y Humanidades Médicas. revista Alquimia. revista Alquimia. Carlos. Reformando la asistencia psiquiátrica en México. 3. núm. Komninou. nov. Archivaria Journal of Association of Canadian archivists. México. Archives. La contribución de La Castañeda a la profesionalización de la psiquiatría mexicana. Portolés. Cristina.México. Mejorada Alicia. 1999. pp. CONACULTA-INAH. CONACULTA-INAH. 1945-1948. pp. Los primeros años del Manicomio General La Castañeda. 1-40. Francesca. junio 2003. Canadá. Joan M. 629.Guadalupe. City University. México. 473-480 Sala. España.-dic. revista Humanitas. 2000. 3.