El medallón elemental

Esta es la historia de un joven llamado Darius , el nació con una habilidad especial muy inusual , él
podía controlar el fuego , el agua , el rayo , la tierra , el viento y el hielo . Tiene una personalidad
tranquila aunque un poco espontanea, él vive en un tranquilo suburbio en Ciudad Azafrán, donde
todos lo conocen.

Un día, dando un paseo por la zona se encontró a un hombre misterioso, el cual le entrego un libro
y se fue sin decir nada. Darius por su parte no le siguió, solo se fue a casa diciéndose – ¿que será
esto? , al llegar a casa Darius se fue a su habitación y leyó el libro. En el libro se contaba la historia
de un medallón místico que permitía a su portador controlar los 6 elementos a la vez, se
necesitaban 6 fragmentos y una cadena que solo había una en el mundo. La cadena se encontraba
en la parte trasera del libro, pero los fragmentos se encontraban repartidos en diferentes
ubicaciones, después de pensárselo bien decidió ir a por esos fragmentos haci que se encamino a
su primer destino, El monte cenizo.

Era una cumbre muy escarpada con varias fosas de lava, le tomo 1 hora en llegar a la cima,
encontró una pequeña piedra color rojo intenso, se dijo – bueno, este debe ser el fragmento- . Al
bajar de la montaña reviso el libro para ver la siguiente ubicación, fue directo a la Cueva
Cardumen.

Era una cueva gigantesca ubicado 4000 metros bajo el agua en donde era fácil perderse, pero
Darius con su intuición no le tomo mucho tiempo encontrar el fragmento, era una piedra color
azul marino y dijo – Excelente el fragmento de agua- al salir reviso el libro para ver el siguiente
destino era el Monte Trueno, el no dudo y de inmediato fue a ese lugar.

El Monte Trueno era una montaña más alta que el Monte Cenizo, en ella impactan muchos rayos,
a los 15 minutos de subida un rayo casi impacta contra Darius, se dijo -¡PERO DE LA QUE ME E
SALVADO! - .Encontró entre una piedras otro fragmentos y dijo –Bien solo me falta la mitad- , sin
embargo al bajar un rayo pulverizo por completo su libro, intento lo más que pudo recordar las
ubicaciones pero no le resulto.

Al volver a casa colgó los fragmentos y la cadena en su pared y se dijo a si mismo –Esta bien, fue
divertido mientras duro - .

Fin

Related Interests