1

CONTRIBUCIONES PSICOANALITICAS AL DESARROLLO DE
LA PERSONALIDAD

MARGARET MAHLER: FASES Y SUBFASES DEL DESARROLLO DEL NIÑO
HASTA LOS 3 AÑOS
Liliana Pualuan de Gomberoff (*)

A MODO DE INTRODUCCION

Margaret Mahler (1,2,3,4,5,6) basa el desarrollo del niño y la constitución de su
personalidad en la dependencia emocional que éste tiene respecto de la madre.
Esta simbiosis madre-hijo, está basada en el hecho de que el niño no está
psicológicamente preparado para sobrevivir sin ayuda. El camino que el niño
recorre para la salida de esta simbiosis es el proceso que Mahler ha llamado de
separación-individuación.

La separación y la individuación, las concibe Mahler (4,5) como dos desarrollos
complementarios. La separación consiste en la emergencia del niño de la
relación simbiótica con ella, que incluye la diferenciación del niño con la madre,
la formación de límites y la desvinculación con la madre, es decir, la conciencia
de la separación corporal. La individuación consiste en los logros que el niño
alcanza en sus propias características individuales, como por ejemplo, la
evolución de la percepción, de la memoria, la cognición, la prueba de la realidad y
la evolución de la autonomía intrapsíquica, es decir, el desarrollo del
funcionamiento autónomo e independiente.

Los principales logros psicológicos de este proceso ocurren en el período que va
desde los primeros meses hasta aproximadamente los tres años.

En esta exposición de la teoría de Mahler vamos a examinar las fases que
conforman el proceso de separación individuación.

Los estudios e investigaciones cuidadosas de Mahler y colaboradores (4) de un
grupo de madres promedio con sus niños, que fueron seguidos por distintos
observadores en un ambiente lo más libre y natural posible, son los que nos
permiten seguir paso a paso algunos de los fenómenos y acontecimientos de
estos momentos evolutivos, con cierta continuidad.

El estudio se centró en la conducta expresiva del niño pequeño, los gestos, los
movimientos, las conductas de llamada, de aproximación y de distanciamiento
entre el niño y su madre. La frecuencia y la continuidad de las observaciones, y la
posibilidad de corroborar con distintos observadores y pautas de observación, en
un ambiente libre y poco estructurado, permitieron el estudio de las fases de
separación-individuación.

Dentro de los hallazgos estos investigadores describen las fases autista y
simbiótica, como dos primeros estadios de no-diferenciación. Ambas ocurrirán

1

Diferenciación 4 a 6-8 Ejecución 6 – 8 a 10 .24 Hacia la constancia 24 . que se convierten en señales de llamada para la madre por lo que. como estructura funcional. predominando así los procesos fisiológicos más que los psicológicos (llantos. Es decir. Los cuidados de la madre para reducir sus tensiones no son diferenciados de los esfuerzos propios. los mecanismos que utiliza el bebé para desembarazarse de una tensión desagradable son defecar. al ser aliviadas vuelve a dormirse. por ejemplo.36 Objetal FASES DEL DESARROLLO FASE AUTISTA ( 3. El efecto de estos fenómenos expulsivos. pasando de estos primeros estadios de no diferenciación a los estadios de separación e individuación objetal. los cuidados de la madre evitan que sea invadido por fuertes estímulos internos y externos. que de otra manera generarían un estado de "pánico organístico". evolucionando hacia una entidad separada. 2 . toser. estornudar. lo ayudan con el tiempo a diferenciar lo placentero y "bueno" de lo displacentero y "malo". orinar. CUADRO RESUMEN DE LAS FASES Autismo Primeras semanas No-objetal Estadios de No Diferenciación Simbiosis Pre-objetal Aproximadamente 1 – 2 a 5 meses. si el bebé despierta por hambre u otras tensiones provocadas por necesidades.12 Locomotriz Estadios de Separación Aproximación 15 . como señalábamos. en el cual la satisfacción de las necesidades parece pertenecer a sí mismo sin diferenciar que viene de otro. 4. 2 dentro de una matriz indiferenciada madre-niño. 5) Dura aproximadamente desde el nacimiento hasta un mes de edad. pataletas). que se va haciendo evidente por la emergencia de un Yo rudimentario. Consiste en un estado como de somnolencia y casi ajeno a los estímulos externos. así como la gratificación alcanzada y los cuidados de la madre.

El inicio de este proceso lo denomina Mahler. "el emerger del huevo". El bebé comienza gradualmente a diferenciar las experiencias "agradables". y es prerrequisito para la formación de un Yo corporal. caracterizado por una falta de conciencia respecto de la existencia de un agente maternante. va seguido por un estadio de oscura conciencia de que por sí mismo no puede proveerse la satisfacción necesaria. "la barrera a los estímulos externos" que existía durante la fase autista ya no se mantiene de la misma forma.3. pero también es selectivo y receptivo y protege al Yo rudimentario del bebé de tensiones prematuras. proceso que ocurre por el efecto que tiene el alivio de las descargas de sus impulsos y las atenciones de la madre a sus necesidades y llamados.4. es la mirada hacia la cara de la madre. El infante se comporta como si él y su madre formaran parte de una "unidad dual" dentro de un límite común y en la que la madre en esta unidad hace de escudo protector contra los estímulos. "malas". El Yo rudimentario se complementa con el cuidado materno. que Wolf (citado por Mahler) describe como estado de "inactividad alerta". y el cambio de estas catexias a la periferia. "la ruptura del cascarón". es un gran escalón en el desarrollo desde el punto de vista de la imagen corporal. Por lo que se puede inferir. reemplazando la inicial incapacidad del niño para postergar las descargas. hay una cierta respuesta. sino que ésta proviene de algún lugar de fuera de sí mismo. Esta función de la madre sirve de "barrera" a los estímulos internos y externos que podrían abrumar al bebé. que es la que contribuye a la continuidad entre estas fases y las siguientes. FASE SIMBIOTICA NORMAL ( 1. Así.6. facilita la transición gradual desde los procesos internos del cuerpo a la de los órganos de los sentidos sobre la superficie del cuerpo y de allí a una mayor conciencia sensorial del mundo externo. Aunque la fase autista como decíamos. En la etapa autista predominan las catexias propioceptivas y enteroceptivas. Este estado. Y dentro de esta matriz de dependencias 3 . el Yo se irá moldeando por el impacto de la realidad y por el impacto de los impulsos. Es la madre la que promueve la conciencia sensorial del ambiente y el contacto con él. se caracteriza por esta relativa ausencia de respuesta a los estímulos externos. 3 La madre sirve entonces de "Yo-auxiliar externo". Consiste en un estado de fusión del bebé con la madre en el que el Yo no se ha diferenciado todavía del No-Yo y el "dentro" y el "fuera" se van captando sólo gradualmente como diferentes. "buenas" de las "desagradables". "dolorosas". El indicador de que la atención está ya dirigida hacia el exterior. hacia las catexias sensorio-perceptivas.) Se extiende aproximadamente desde el primer mes hasta el quinto.5.

en niños en que la confianza básica no ha sido tan óptima. pero usándola como punto de orientación. está dirigida hacia la madre fundamentalmente. y es esta parte del proceso de la fase simbiótica la que se puede denominar propiamente. "la inactividad alerta" que mencionamos en la fase anterior. el proceso de la 1 El desarrollo de la confianza básica marcará la adaptación del sujeto en los distintos roles que le corresponda desempeñar. La madre transmite un marco de referencia durante los primeros meses del niño. del comienzo del "Yo y de un objeto simbiótico". es muy probable que su modo adaptativo sea hostil o retraído. se aprecian reacciones de ansiedad ante los extraños. Y esto ocurre. si el desarrollo de la confianza básica es deficitario. 4 . Las sensaciones internas van formando el núcleo de su "sí mismo" desde donde se va a desarrollar el sentimiento de identidad. Pero estas experiencias serán todavía algo vagas y la madre todavía será percibida como objeto parcial. Este proceso de romper el cascarón se puede observar en la forma como dirige su atención hacia el exterior: mirando más allá de la madre. inestable. Hay pautas conductuales que dan cuenta del apogeo de la fase simbiótica y de los comienzos de la "diferenciación". 1 En la fase simbiótica hay una selección mutua de señales que crean una configuración determinada.g. como parte de él mismo. 4 fisiológicas y psicológicas en relación a la madre comienza la diferenciación estructural. si la madre es capaz de discernir las señales que el niño emite. signo muy importante porque da cuenta que ya se ha establecido un vínculo específico entre el infante y su madre. que se transforma gradualmente en específica. v. Ya puede responder diferenciadamente a estímulos de fuera y de dentro (por ejemplo. La atención. es posible hablar al mismo tiempo. Cuando las necesidades ya no son tan imperativas y cuando el infante es capaz de esperar satisfacción confiadamente. una luz y un retortijón de hambre).. la ruptura del cascarón. incluso en la vida adulta. En los niños que han tenido una fase simbiótica óptima se observa curiosidad y asombro ante los extraños. experimentar en forma distinta. Si es estable. Una fase simbiótica satisfactoria es como un prerrequisito para el paso a la siguiente fase. Los procesos de maduración y el cuidado maternal juntos traen al niño un aumento de la conciencia sensorial de la periferia de su cuerpo y paralelamente una conciencia sensorial progresiva del mundo exterior. dice Mahler. Un indicador de este paso es la sonrisa social inespecífica. como decíamos. dirigida especialmente a la madre. esto facilitará el desarrollo de la identidad del niño. si hay compatibilidad entre las señales del niño y las respuestas de la madre. Si es hostil. impredecible. Durante los meses de la fase simbiótica el bebé se ha familiarizado con la unidad maternante de su Yo simbiótico.

mira también más allá de la madre. son actividades que contribuyen a la creación de una imagen del cuerpo y de sí mismo. movido y manejado por su madre. collar. FASE DE DIFERENCIACION Abarca desde el 5º al 9º mes. Una de las manifestaciones conductuales más importante de este fenómeno es el estudio detallado del medio cercano y lejano que lo rodea. Tira del pelo. la experiencia de mover partes de su propio cuerpo no es lo mismo que su madre lo mueva. Cuando sus experiencias en autoestimulación y automovimiento ocurren junto con las experiencias de ser tocado. Los juegos con su madre también sirven para delinear la imagen de su propio cuerpo y diferenciarlo de su madre. Desde los 6 a 7 meses es la cima de la exploración manual. Similarmente. de manera de tener una mejor visión de ella. A medida que avanza esta fase. también en la investigación de su propio cuerpo. táctil y visual del rostro de la madre y cualquier apéndice inanimado como anteojos. y compara el rostro del extraño con el de su madre y con la "imagen interna" que ya tiene de la madre. empieza con una exploración visual y táctil del rostro de los otros.empieza a tener un placer activo en el uso de su propio cuerpo. Antes era movido. lentamente llega a saber que las experiencias son diferentes. Estos comportamientos son conductas que revelan memoria porque empieza a reconocer lugares y objetos. levantado por la madre. resbalándose desde su regazo. se pueden observar intentos a una separación física de la madre . aros. a través de apegarse. Esta capacidad de comparar con la madre es un indicio muy importante del desarrollo emocional y cognitivo normal en relación a este proceso de separación-individuación. el infante comienza también a disfrutar de los juegos de ocultar la cara (de la sabanita) iniciados por la madre. La experiencia de palpar su propio cuerpo no es igual a la experiencia de ser palpado por su madre. lo que puede generar un trastorno en la cohesión interna y en el sentimiento propio del ser. indican un mayor grado de diferenciación entre el self y el objeto. moldearse y ponerse tieso en los brazos de la madre. Una vez que el niño está lo suficientemente diferenciado para reconocer y familiarizarse él mismo con el rostro de la madre. Estos juegos pasivos y luego activos. el infante comienza a percibir vagamente la diferencia entre el alivio de tensión interna por su madre y su propio esfuerzo por consolarse. El intercambio de señales desde las primeras fases entre madre e hijo asienta las bases para la comunicación y el lenguaje. jugando en el suelo cerca de ella . Además.retirándose. orejas y nariz de la madre. ahora él trata de experimentar con movimientos y tocarse. Se destaca en el bebé una atención e interés más permanente y constante hacia el mundo exterior. que posteriormente son iniciados por el niño. estira el cuerpo lejos de la madre que lo tiene en brazos. 5 individuación se desarrollará sin un marco de referencia para reexaminar perceptual y emocionalmente a la compañera simbiótica. Y es a 5 .

ve. el moverse activamente y explorar segmentos y sectores más amplios de la realidad. de sus límites y de sus funciones. etc. aprende más y más sobre sí mismo y de su relación con 6 . Están en ejercitación todas las funciones del Yo (percepción. se sorprenden de que la mamá no esté para levantarlos inmediatamente. ejercitación motora. memoria. o que le quiten un objeto. el mundo externo cada vez se hace más accesible para la exploración del niño. Hay madres que estimulan la independencia y la autonomía. libidiniza los límites corporales del niño que está en la subfase de práctica. madres inmaduras que pueden utilizar a los hijos como apéndice de ellas mismas sin facilitar el crecimiento independiente. de mirar. Si la relación simbiótica con la madre ha sido insuficiente y displacentera. Si las condiciones son favorables. tocar y conocer. Otras que los empujan más allá de lo que pueden manejar con los recursos que tienen los niños en ese momento. El encuentro del niño con objetos inanimados en el medio ambiente estabiliza y delinea los límites de su propio cuerpo. El infante expresa un placer activo en el uso de todo su cuerpo. Este momento es descrito por Mahler y otros autores como un "diálogo amoroso con el mundo".4. etc. la madre al cuidar a su hijo. FASE DE PRACTICA (3.5. hacen como que leen. usa y juega con sus manos y sus pies. imitan gestos. lenguaje. A medida que el infante explora su mundo animado e inanimado con todas sus modalidades sensorias. Y esto va en expansión. toca. se sientan como él.6) La cima. el deseo de conocer se amplia y es acompañado incluso de una tolerancia a ciertas frustraciones como pequeñas caídas. 6 la vez una muestra de una relación sólida y buena con la madre. Con el caminar erecto.) Al mismo tiempo empieza más claramente a imitar y a identificarse con los objetos queridos. Sólo ocasionalmente necesita ir donde la madre para "reabastecerse emocionalmente" y continuar con sus nuevas experiencias sensoriales. que revela una confianza básica. otras que desaniman estos intentos del infante tratando de prolongar una relación simbiótica. etc. La presión maduracional innata hacia la individuación y autonomía se ve más claramente durante la subfase de práctica. escucha. se observará incomodidad y temor a los extraños y a lo nuevo. Ejemplo: los niños que caminan como el papá. los niños en este período no están muy conscientes de que la madre no es parte de ellos mismos si se tropiezan y caen. Van aprendiendo de su propia capacidad innata y de las actitudes de los padres. Al parecer. el punto cumbre del "romper el cascarón" parece coincidir con la expresión de la locomoción activa que el aumento de la presión maduracional de acción trae consigo para ejercitar el caminar. Al mismo tiempo. Desde el comienzo de esta subfase se observa un gran interés en el infante en ir desde la madre hacia los objetos inanimados.

Comienza a hablar de sí mismo en primera persona y usa su propio nombre. inexorable y a veces dañino. el niño puede reemplazar la omnipotencia mágica por el progresivo conocimiento y aceptación de lo que la realidad le ofrece.6) Se extiende desde los 16 a 24 meses. y reconoce a su madre y a sí mismo en fotografías. Aparece una conducta negativista y coercitiva y pataletas. contribuyen al esquema de desarrollo de su self (si mismo: autoconcepto) corporal y mental. Es muy importante en este momento del desarrollo. Aprende que puede extender sus brazos y piernas a medida que se impulsa a sí mismo en el espacio. Se aprecia una disminución de la ejercitación y exploración y ya no es tan impermeable a los golpes y caídas y puede alterarse mucho al darse cuenta de su estado de separación. que la madre pueda tolerar esta ambivalencia del niño. o siente pasivamente al mundo exterior como duro. Distingue a otras 7 . tendencia a deprimirse. la obstinación característica de la fase anal y reacciones ante las diferencias sexuales y anatómicas. FASE DE APROXIMACION (RAPPROCHMENT) (3. y este aparentemente andar por el mundo sin preocuparse si la madre está o no está cerca. Se aprecia alegría y descontento. Siente placer o dolor a medida que toca y explora. Se reconoce a sí mismo como una persona en el espejo. dificultades para dormir y alteraciones del sueño. Está el deseo de estar cerca. son señales de peligro. y por otra.4. junto con el querer separarse. Lentamente comprende que sus deseos no coinciden con los de la madre y empiezan los conflictos con ella. sus descubrimientos con la madre: hay una necesidad del amor de la madre y una constante preocupación por su paradero. ansiedad de separación. su fuente mayor de placer son las interacciones sociales. unidas a las identificaciones del infante. con la demanda insistente para que la mamá comparta sus logros. el niño ha solidificado los aspectos cognoscitivos del sentido del self. amenazan su creencia en la omnipotencia mágica. Cuando estas conductas son extremas. La locomoción libre y el comienzo del pensamiento representacional llevan al niño a tener conciencia de su estado de separación. Aparecen más abiertamente los celos. Estas experiencias. el querer complacerla y el enojarse con ella. Solo de este modo. La madre a menudo está perpleja por la irascibilidad de su hijo queriendo ser más independiente por una parte. En esta subfase. la posesividad. Surgen todo tipo de mecanismos para contrarrestar la sensación de separación junto al deseo de comprobar su autonomía. Cerca de los 18 meses de edad o antes. 7 el mundo exterior. El reconocimiento del niño de su estado de separación y de sus propias limitaciones. es reemplazado por una activa conducta de aproximación para compartir sus habilidades.

usando pronombres. el Yo ha ejercido un control substancial sobre el impulso agresivo y los aspectos "bueno" y "malo" del self. que una relación satisfactoria con el padre es muy importante para la resolución de esta crisis. se pone celoso del interés que la madre pueda demostrar a los otros niños y tampoco ésta puede devolverle su sensación de unión con ella y de omnipotencia. como Yo. Los conflictos interpersonales. entiende los pronombres "yo" y "tú" y está consciente de sí mismo como persona. las representaciones internas de la madre se hacen inestables y la ansiedad de separación se hace intensa y el niño trata coercitivamente que la madre permanezca cerca de él y fracasa o se altera la posibilidad de introyectar un objeto bueno y protector. El padre está asociado con la realidad externa. que en ese momento es fundamentalmente importante. Los conflictos persisten en la mente del niño. Parece ser. La ansiedad y la agresión se generan internamente. Si la agresión es más fuerte que lo amoroso. El niño ha integrado más coherentemente las partes del cuerpo. no puede evitarle el sentimiento de soledad y desamparo. los deseos. La crisis del rapprochment ocurre en el momento en que el desarrollo emocional motor y cognoscitivo del niño permite un conocimiento más preciso del self como distinto del objeto y una demarcación más precisa de las representaciones del self y del objeto. Bajo condiciones favorables para el desarrollo. 8 . y el padre parece experimentarse como un aliado. A los tres años ha adquirido cientos de palabras. Esto reduce los conflictos intrapsíquicos. Las tendencias regresivas y la intensa ambivalencia parecen estar más específicamente ligadas a la madre. junto a la relación con el padre. también los ha integrado con sus actividades y los sentimientos. llegan a ser representadas mentalmente y persisten en la mente por tiempos progresivamente más largos. tanto del self como del objeto. Si esto no ocurre pueden facilitarse problemas narcisistas y limítrofes e interferir en la resolución del conflicto edípico y permanecer el uso de mecanismos primitivos en vez de la represión y la sublimación. Más o menos a la edad de dos años puede hablar en frases cortas. progresará hacia la cuarta fase. Aprendiendo los nombres de las cosas es más capaz de internalizar simbólicamente su medio ambiente como para hacer posible su manipulación imaginativa. y predominan identificaciones positivas con sus padres. no tan contaminado como la madre y es el que alienta el desarrollo autónomo del niño y es una figura muy importante de identificación. de ser problemas externos se transforman en intrapsíquicos. La disponibilidad emocional de la madre es extremadamente importante en la tercera subfase. Si resuelve con éxito esta crisis. ni estar donde quiere. 8 personas de sí mismo por el nombre. Empieza a reconocer que hay sucesos independientes de sus deseos y necesidades. Los sentimientos. y utiliza frases de 12 a 15 palabras. según las investigaciones. las prohibiciones. no puede tener a la madre el tiempo que quisiera. No puede tener lo que quiere.

9 . En esta subfase se estabiliza la estructura intrapsíquica y el Yo puede ejercer un control sobre los impulsos agresivos y se ha logrado una mejor integración del self y del objeto.6) Se observa desde los 24 a 36 meses El establecimiento de la constancia objetal es un proceso lento. 4º SUBFASE: HACIA LA CONSTANCIA OBJETAL (2. de memoria. Cuando las condiciones para el desarrollo son desfavorables. "división" y conflicto intrapsíquico. se producen introyecciones e identificaciones favorables. l975) . modulación y fusión de los impulsos libidinales y agresivos. Esto significa que ha logrado la individuación y que puede permanecer más tiempo separado de la madre. o pueden ocurrir síntomas borderline en la lactancia y adolescencia. la crisis de rapprochment no puede ser resuelta satisfactoriamente. la resolución de conflictos edipales se hace más difícil. Puede convertirse en un punto de fijación. en la crisis de rapprochment. y puede desarrollar síntomas neuróticos de la variedad narcisista. y las experiencias reales de gratificación y frustración en la vida del niño. la calidad de la interacción madre-hijo (Mc Devitt. el desarrollo del Yo. Se han dado los pasos principales en la línea de integración. Este mayor nivel de integración unido a la constancia objetal. como hemos señalado anteriormente. particularmente este último. y ambos son ahora percibidos y representados en más íntima armonía con la realidad. Como resultado. El logro de la constancia objetal es un proceso continuado y cada fase va contribuyendo a que esto sea posible. particularmente el grado de disponibilidad emocional de la madre. La constancia objetal sólo se empieza a adquirir en el tercer año de vida y está basada en la disposición intrapsíquica de la madre.4. las funciones adaptativas y defensivas. con la persistencia del exceso de ambivalencia. diferenciación del self y del objeto. La neurosis infantil puede tener su precursor obligatorio si no su primera manifestación. el logro de la constancia del self y del objeto y el desarrollo de la estructura psíquica son obstruidos. 9 están muy integrados. incluyendo los aparatos perceptual. lo alivia de las amenazas de desamparo y soledad características de la crisis del rapprochment. En base a estos desarrollos. complejo y multideterminado. La capacidad de mantener y utilizar efectivamente una representación mental estable del objeto libidinal es producto de una relación interdependiente entre la maduración. El logro de la constancia objetal implica representaciones estables del sí mismo y del objeto. Hay también integración de los aspectos bueno y malo. e integración del esquema corporal.

por la presencia de una imagen interna que permanece relativamente estable. 10 Las tres tareas principales de esta cuarta subfase son: El alcance de cierto grado de constancia objetal. Las representaciones internas se hacen disponibles y congnitivamente estables si se ha resuelto la crisis de raprochment. y el desarrollo de una estructura psíquica estable y durable. siempre que la ausencia no sea muy prolongada. La adquisición de la constancia objetal es un proceso continuo. Hacia el fin del tercer año de vida. Por ejemplo. de la latencia y de la adolescencia. el logro de una individualidad diferida. cuando la madre decide dejar al niño por un breve tiempo. 10 . Y esta resolución se produce por procesos de internalización. está más capacitado para tolerar su ausencia. que tiene su origen en el comienzo de la vida del niño. En la cuarta subfase. El niño pequeño es así capaz de comprometerse en una variedad de actividades independientes de la madre. habitualmente dará una respuesta sencilla sin necesidad de buscarla. si a un niño muy concentrado en el juego se le pregunta dónde está su mamá o si la echa de menos. Cada fase y subfase hacen su contribución y comienza a lograrse alrededor del tercer año de vida y continúa desarrollándose a través de la infancia. aún cuando está ausente. La madre puede ser ahora sustituida durante su ausencia física por lo menos en parte. corrientemente se ha alcanzado un grado suficiente de constancia de objeto para que el niño tolere la separación bastante tiempo como para estar listo para entrar el jardín infantil y aún para beneficiarse al hacerlo. La madre real que servía de base segura para explorar en la subfase de práctica. se representa ahora cada vez más por una estable y segura imagen mental.