PIZARRA

La pizarra es una roca metamórfica homogénea formada principalmente por la
compactación de arcillas, es decir es una roca metamórfica de origen sedimentario.

ORIGEN:

Se forma cuando los minerales que componen las rocas lutitas, de grano fino, como
arcillas, limos, se transforman en mica. Esta transformación tiene lugar en los bordes
de las zonas donde se crean montañas, en los puntos donde el calor y presión son
relativamente bajos (Metamorfismo Regional de Bajo Grado). El Metamorfismo
Regional es un tipo de metamorfismo en donde actúan por igual tanto la presión
como la temperatura. Es una Roca metamórfica foliada.

COMPOSICIÓN:

Los minerales básicos contenidos en la pizarra son el cuarzo y la moscovita (mica).

La biotita, la clorita y las hematites están presentes muchas veces como minerales
accesorios.

El apatito, el grafito, el caolín, la magnetita, la turmalina y el circonio pueden
aparecer como minerales accesorios secundarios.

CARACTERISTICAS:

Su principal característica es la división en finas láminas o capas (hasta milímetros de
espesor) pues presenta una estructura foliada (pizarrosidad).

Es una roca densa de grano fino.

No sufre de meteorización, es decir, no se descompone por acción del viento o del
agua.

Posee amplia resistencia, durabilidad, versatilidad e impermeabilidad.

No posee brillo, puede ser de color negro-azulado o negro-grisáceo pero se conocen
variedades con tonos verdosos o marrones.

USOS Y APLICACIONES:

Hace décadas, la pizarra era elemento importante en las aulas, se utilizaba para
escribir sobre ella y exponer las clases. Las pizarras estaban hechas con pizarra.

Actualmente se utiliza en construcción de viviendas, murallas, elementos decorativos.

Debido a su estructura e impermeabilidad la pizarra se utiliza en la construcción de
tejados, así como recubrimientos de muros y pisos.