El trabajo en grupo

te ofrece múltiples ventajas físicas, sociales y anímicas. Si bien es cierto que
puedes establecer rutinas de trabajo individual y cumplirlas rigurosamente, no lo
es menos que las clases colectivas en la gimnasia resultan mucho más
estimulantes y poseen un carácter socializador muy provechoso. Así, la formación
de grupos de trabajo deportivo compuestos por personas de edades, características
físicas y objetivos similares resulta extremadamente motivadora y da lugar a una
cohesión e influencia grupal entre los deportistas que favorecen el logro de las
metas establecidas.

Una de las mejores formas de ejercitarse es hacerlo en grupo por muchas razones
y no solo por el ejercicio en sí mismo. Somos seres humanos y por lo tanto seres
sociales. Poseemos instintivas tendencias a participar en grupos sociales. Por eso
es que gozamos de los eventos, restaurantes, bailes y así sucesivamente.
Buscamos la interacción social, nos conformamos con tener solo gente alrededor.es
así con el fitness grupal. Cuando usted se ejercita con otros se hace mas divertido.
En una clase de fitness grupal el relacionamiento con los demás no es de una
forma critica o amenazadora, cada uno esta ahí para dar lo mejor de si, nadie esta
ahí para juzgar si tiene un cuerpo perfecto o si puede hacer bien los movimientos.
Cada uno da lo que tiene en conjunto, la música la energía y toda la clase
compartiendo la experiencia.

Acondicionamiento físico

Es el desarrollo de las cualidades físicas mediante el ejercicio, para obtener un
estado general saludable.
Las cualidades o capacidades físicas del ser humano son la resistencia, la fuerza,
la flexibilidad y la velocidad. Todas ellas están interrelacionadas entre sí, y su
desarrollo conlleva a un mejor acondicionamiento físico integral.
El ejercicio físico lo configuran aquellos movimientos que de una forma repetitiva
activan los sistemas cardiovascular, neuromuscular, óseo, etcétera,
obteniéndose la mejoría de éstos, en mayor o menor proporción, de acuerdo al
trabajo e intensidad con que se realicen los mismos.
Calentamiento
El calentamiento es la activación del organismo por medio de movimientos
músculo-articulares que tienen como fin preparar al cuerpo para poder realizar
entrenamientos fuertes así como evitar lesiones durante las sesiones del
entrenamiento.
Movimientos de cuello
Estando de pie movemos suavemente el cuello de un lado hacia otro, que la barbilla
se encuentre a nivel de un hombro y después hacia el otro, de cinco a siete
repeticiones, después en giros grandes hacia un lado y hacia otro, y de frente y
hacia atrás con las mismas repeticiones.
Muchas personas realizan algún deporte de forma esporádica o con cierta
continuidad (senderismo, tenis, paddel, carreras populares, ciclismo, etc). El
problema que se suele presentar es la falta de preparación física adecuada a esas
disciplinas, por lo que las lesiones, agujetas y el cansancio físico extremo, son
situaciones muy habituales. No se trata solamente de trabajo muscular, que es
necesario, sino de preparar todo el cuerpo (músculos, tendones, articulaciones)
para que pueda recibir el impacto de ese ejercicio esporádico.
El Método Pilates, por su metodología y objetivos globales, está especialmente
indicado para servir de refuerzo y base física imprescindible a aquellos deportistas
que practican deporte de vez en cuando.
Con más razón debería de ser practicado, al menos dos veces por semana, por
aquellos deportistas que practican deporte de manera continuada, tonificando la
musculatura de forma general y dotando a sus musculos y articulaciones de una
mayor elasticidad y flexibilidad.

El movimiento
no sólo forma parte del niño sino que es el propio niño: Niño y movimiento son
inseparables. La motricidad representa un fundamento y una condición importante,
no sólo para el desarrollo físico, sino también para el desarrollo intelectual y socio
afectivo.
Cualquier limitación o descuido del aspecto motor tiene efectos duraderos en las
demás dimensiones de la personalidad; por el contrario, si incentivamos,
organizamos y dirigimos temprana y adecuadamente la actividad motriz del niño,
estimularemos el desarrollo multilateral de su personalidad.
El movimiento, cualquiera sea su forma de presentación: tarea motora, juego,
deporte, danza, o cualquier otra forma del mismo, constituye en nuestra área el medio
o los medios para la educación, pero nunca será un fin.

¿QUE ES MOVIMIENTO?
El movimiento, como forma de existencia de la materia, es tan variado, como variado
es el mundo. En principio el movimiento humano no fue para este importante, ya que
su realización fue de manera inconsciente, pero dentro del desarrollo histórico del
hombre, se ha manifestado gran interés por determinar sus características y la
manera de descifrar su complejidad; el movimiento así como el lenguaje para el
hombre son los medios más importantes, y a su vez más perfectos para relacionarse
con el medio ambiente e intervenir en el activamente.
No hay duda de que el hombre se mueve, pero no podemos llevar el movimiento del
ser humano a la simple definición de que es una variación de lugar y posición de
cuerpo humano o segmentos del mismo en su entorno, ya que el hombre durante los
movimientos de locomoción observables produce desde el interior infinidad de
procesos que los debemos incluir dentro del movimiento.
estructura en el proceso de ejecución.
Orígenes y condiciones
 Proceso de percepción sensorial
 Procesos de estimulación psíquica
 Procesos de asimilación cognitiva
 Proceso de dirección y regulación nervioso central energética y funcional anatómica
 Fuerzas.
FACTORES QUE DETERMINAN EL MOVIMIENTO
LA COORDINACION
Es la capacidad de regular de forma precisa la intervención del propio cuerpo en la
ejecución de la acción justa y necesaria según la idea motriz prefijada. (Regulación y
organización del movimiento).
Se trata de una capacidad compleja, que engloba a un conjunto de factores tales
como: agilidad, equilibrio, control, fuerza, flexibilidad, visión periférica, concentración
e inhibiciones de acciones innecesarias.
La Coordinación es una de las responsables de proporcionar calidad al movimiento
mediante la consideración de los siguientes factores:
 Precisión: dosificación de la velocidad y dirección espacial.
 Eficacia: resolución de las acciones intermedias y finales.
 Economía: utilización de una óptima energía nerviosa y muscular.
 Armonía: complementariedad de los estados de contracción y descontracción.
El nivel de desarrollo de cada una de las cualidades coordinativas condiciona al
mismo tiempo la adquisición de destrezas motrices, lo cual se expresa especialmente
en el tiempo de aprendizaje, el que depende siempre del nivel inicial de las
capacidades coordinativas y en parte también de las cualidades de la condición física.
Las cualidades coordinativas son requisitos indispensables para el rendimiento en
una amplia categoría de tareas motrices. Esto significa que una capacidad
coordinativa jamás es el único requisito para obtener un determinado rendimiento,
sino que la estructura condicionante consta siempre de varias cualidades
coordinativas que se encuentran en relación estrecha entre sí y, a menudo, también
actúan en combinación con capacidades o cualidades intelectuales, volitivas o de la
condición física.
La coordinación es la cualidad que ordena, sincroniza y armoniza todas las fuerzas
internas de la persona y las pone de acuerdo con las fuerzas externas para lograr
una solución oportuna a un problema motriz determinado, en forma precisa
equilibrada y económica.
Toda coordinación gestual, supone la organización de diferentes acciones motrices
en función de un objetivo preciso. La coordinación es un proceso que desemboca en
la producción de un gesto estructurado en el espacio y el tiempo en diferentes fases
sincronizadas que deben tener en cuenta todas las acciones musculares bien
reguladas en su esfuerzo, su duración y velocidad y además integrarse con otros
elementos que participan e influencian la realización de la acción motriz como son, la
inercia, el peso de los implementos, los rozamientos, las resistencias exteriores y
también la presencia de compañeros y adversarios.
El cerebro recibe continuamente por medio de las percepciones sensoriales,
múltiples informaciones sobre el éxito o fracaso de las actividades motrices; esto,
obliga a ajustar constantemente los movimientos según los cambios de situación; los
impulsos originales tienen que modificarse y reajustarse en la dinámica temporal y
espacial adaptándose sin cesar a las exigencias del momento.
Con una buena coordinación se logran respuestas más rápidas y precisas, economía
de esfuerzo, mejor utilización de la capacidad neuromuscular, gestos más puros y
exactos, mejor utilización de otras propiedades físicas como son la velocidad, la
fuerza, la resistencia, etc. La coordinación es el requisito básico para el posterior
desarrollo del rendimiento motor y deportivo. Una buena coordinación de
movimientos presenta las siguientes cualidades:
Precisión del movimiento: Dominio de la dimensión espacial, movimientos
rectilíneos hacia el objetivo, equilibrio corporal seguro.
Economía del movimiento: Equilibrio en el gasto energético, magnitud de
inervación moderada con impulsos adecuados a la situación.
Fluidez del movimiento: Equilibrio en la dimensión temporal, impulsos
musculares adecuados (ni abruptos, ni retardados, cortados, pesados o lentos).
Elasticidad del movimiento: Equilibrio en la elasticidad muscular, aplicación
eficaz y adaptada de la fuerza muscular, aplicación eficaz y adaptativa de la fuerza
muscular de tensión y freno para absorber elásticamente los impactos del cuerpo y
los objetos, por ejemplo: en los saltos, en la recepción.
Regularización de la Tensión: Equilibrio de la tensión muscular, relajación
máxima de los grupos antagónicos, cambio rápido entre tensión y relajación.
Aislamiento del movimiento: Equilibrio de la elección de músculos, inervación
de los grupos musculares necesarios con seguridad máxima del impulso (evita
impulsos fallidos y movimientos superfluos).
Adaptación del movimiento: Reacción sensomotriz equilibrada, buena
capacidad de adaptación y cambio según la situación del momento percibida por los
sentidos.
A través de muchos pasos evolutivos, primero con el aprendizaje ensayo-error, luego
con la valoración de lo que está mal o bien ejecutado, se va consiguiendo una
disminución de los errores y se va mejorando en aciertos y exactitud.
Entre el nacimiento y el cuarto año de vida el desarrollo de las cualidades decide
sobre la calidad M comportamiento motor. La mayoría de las perturbaciones
coordinativas se inician en esta fase. Las mejoras coordinativas experimentan su
mejor grado de crecimiento entre los 4 y 7 años, debido a las necesidades de¡ niño
de moverse, su curiosidad, los impulsos de jugar, de intentar, de probar; los
movimientos superfluos disminuyen convirtiéndose en acciones más claras y bien
orientadas.
La etapa escolar posibilita los buenos rendimientos coordinativos porque el niño ha
aumentado sus capacidades de percepción y observación lo que le posibilita
aprender copiando un modelo. El desarrollo casi completo de su percepción muscular
(analizador cinestésico), le permite hacer un seguimiento interno de los movimientos
observados siendo capaz de interiorizarlos.
Las capacidades coordinativas, tienen el desarrollo más intensivo hasta el inicio de
la pubertad (11-12años), después disminuye la disposición para el aprendizaje motor
espontáneo a favor de los procesos más racionales en la adolescencia.
¿Cómo se debe trabajar para lograr coordinación?
 Ofrecer al niño las condiciones óptimas para la realización de sus ensayos y errores
que le permitan descubrir, mediante un "tanteo experimental" la solución más
adecuada en el logro de un objetivo, como lanzar una pelota, saltar un obstáculo, etc.

 Hacer repeticiones del gesto que corresponda.
 Conocimiento y representación mental exacta del movimiento a realizar.
 Realizar el gesto en la velocidad y ritmo que corresponda a una situación real
(deporte).
 Utilizar sesiones repetidas pero cortas; evaluación de los gestos, corrección y fijación
de los esquemas ideomotores.

Los patrones motores "maduros" de locomoción, manipulación y equilibrio revelan
una coordinación normal en un niño de 7 8 años, ya que desde un punto de vista
biomecánico son ejecutados con armonía, precisión, equilibrio, fluidez, elasticidad y
ahorro de energía.
Una "mala coordinación o debilidad de coordinación", constituye una modera
alteración cualitativa de los movimientos que produce una disminución leve en el
rendimiento motor, debido a las diferencias individuales o también a una lenta
maduración en el sistema nervioso o trastornos cerebrales leves y que puede ser
corregida con ejercicios especiales dentro de la clase de Educación Física.
La "incoordinación", es una grave alteración patológica de la capacidad del
movimiento y causa de un gran deterioro del rendimiento motor; debe ser evaluada
por un médico especialista que indicará un tratamiento adecuado.
Correr, saltar, escalar, trepar y salvar obstáculos, no ejercitan sólo los órganos y la
musculatura, constituyen al mismo tiempo realizaciones fundamentales de
coordinación temporal, espacial y dinámica. Todos los ejercicios de resistencia y
velocidad surten al mismo tiempo un efecto "temporal-coordinativo", la fuerza
explosiva obra en forma de un modo dinámico-coordinativa", y los ejercicios de
precisión del movimiento de un modo "espacial coordinativo".
Por lo anterior, trabajar la coordinación en un niño, debe seguir una secuencia de
crecientes exigencias coordinativas que corresponden a la diferenciación próximo-
distal y céfalo caudal de la motricidad humana, que va desde el dominio de los
movimientos amplios hasta la motricidad de precisión en un espacio
reducido. Primero hay que aprender a dominar el cuerpo en el espacio amplio antes
de poder controlar los movimientos de los miembros en un espacio pequeño. Primero
los ojos tienen que dominar la tarea de llevar al cuerpo, con seguridad, a través del
espacio y sus obstáculos y adaptar sus movimientos a las cambiantes circunstancias
espaciales (coordinación ojos-cuerpo).
Mucho más tarde se desarrolla el control visual sobre los movimientos de los
miembros (coordinación ojos-manos-pies). Sólo con una suficiente aptitud funcional
lograda por variadas experiencias motrices en conjunto con el desarrollo de los
sentidos en lo visual, acústico, táctil, podrá formarse una representación precisa del
propio cuerpo; esa conciencia del propio cuerpo es a su vez condición previa para el
desarrollo de una "conciencia espacial". Quien no ha logrado un esquema
diferenciado del cuerpo y no sabe distinguir entre derecha o izquierda o arriba y abajo
tendrá dificultades con la coordinación de la motricidad de todo el cuerpo.
Una buena coordinación depende en gran medida de la capacidad para organizar los
movimientos en el tiempo y en el espacio. El sentido de la vista va ayudar al niño a
orientarse en el espacio y su relación con respecto a los demás, a sí mismo ya los
objetos.
Las nociones de arriba y abajo, izquierda y derecha, adelante y atrás, deben estar
acordes para el niño de 6-7 años tomando su propio cuerpo como referencia, y hacia
los 8 años con respecto a los demás y a los objetos. La apreciación de distancias e
intervalos en que el niño logre las nociones de corto-largo, junto-separado, cerca-
lejos se traducirá en la ejecución de un adecuado gesto global.
La apreciación de trayectorias y velocidades tanto de los objetos como de los
compañeros y de sí mismo son claves para una buena coordinación dinámica de todo
el cuerpo o de ojo-manos y ojo-pies. El oído es el sentido que permite apreciar junto
con los analizadores cinestéticos, tiempo, sucesión, ritmo y medida. La estructuración
temporal no sólo actúa a nivel perceptivo sino también en el plano de la ejecución
motriz. En lo que respecta a la coordinación del movimiento, la importancia de
la "ordenada sucesión de los tiempos, la duración y ritmo", son fundamentales.
La secuencia evolutiva a seguir en el proceso enseñanza-aprendizaje debe respetar
la consumación de niveles funcionales de la biología evolutiva; cada uno de estos
niveles constituye la base del siguiente:
La experiencia sensorial (conciencia visual acústica y táctil).
La experiencia corporal (capacidad de representación estructural del tronco,
cabeza, miembros).
Experiencia del espacio amplio (coordinación corporal de la motricidad gruesa
especialmente).
La experiencia del espacio reducido (coordinación de los miembros,
primordialmente motricidad fina).
Los ejercicios de coordinación simultánea de miembros y cuerpo, con la necesidad
de una concentración doble o múltiple, implican enormes exigencias para el sistema
nervioso central. La coordinación es un "rendimiento nervioso" propiamente dicho;
acelerar el rendimiento en los niños saltándose etapas sólo puede provocar inquietud,
irritabilidad y desencanto; aquí es donde valen los antiguos principios metodológicos,
de lo fácil a lo difícil, de lo simple a lo complicado. Primero con globos, luego con
pelotas de espuma liviana, para seguir con pelotas de voleibol, y por último, de tenis
o las superpelotas de gran rebote.
EL EQUILIBRIO
La capacidad de asumir y sostener cualquier posición del cuerpo contra la ley de
gravedad.

Podemos diferenciar dos clases evidentes de equilibrio:

Equilibrio estático. Equilibrio dinámico.

Con cierta importancia en el mundo Con una importancia más directa
deportivo, sobre todo en algún sobre la mayoría de los deportes, se
ejercicio de la gimnasia artística, o define como la capacidad de mantener
de la escalada, se puede definir la posición correcta que exige
como la capacidad de mantener el la actividad física (esquí, ciclismo,
cuerpo erguido o en cualquier deportes de equipo), a veces realizada
posición estática, frente a la acción en el espacio (aire) (voleibol,
de la gravedad. acrobacias,…), a pesar de la fuerza de
la gravedad.

Para que una acción, gesto o movimiento pueda ser lo más equilibrado y eficaz
posible, deberemos afrontar ejercicios de complejidad y dificultad adecuadas a
nosotros, calcular sobre la marcha o incluso antes de ella, la dirección, magnitud,
volumen etc., de las fuerzas que sobre nosotros van a actuar, por ejemplo un pase
de balón. Asimismo, tendremos que estar descansados, ya que la fatiga le afecta
muy negativamente.
Factores que Intervienen en el Equilibrio

Los factores que intervienen en el equilibrio de una forma especial son los
sensoriales, es decir, los sentidos, y sobretodo la vista, el oído, el tacto y los

órganos
kinestésicos.
La vista. A través del ojo podemos observar las distancias de los objetos y establecer
referencias y contrastes.

El tacto. Interviene informando de las diferentes posiciones que experimentamos a
través de las presiones, distensiones, etc.

El oído. A través de los canales semicirculares y el aparato vestibular situado en el
oído interno, nos informa constantemente de nuestra posición.
Órganos Propioceptivos Kinestésicos. Estos órganos están situados en los
músculos y los tendones y nos informan constantemente sobre qué músculo debe
flexionarse, extenderse en cada movimiento.

EL RITMO
Se designa como ritmo, que proviene del vocablo griego que traducimos literalmente
por fluir, el retorno regular de los mismos elementos o estructuras dentro de distintos
periodos temporales. Frente al metro fijo y mecánico, el ritmo tiene un carácter más
libre y fluido. El ritmo a diferencia de la simetría, se aplica a las artes temporales,
sobre todo a la danza, la música y la poesía. Y en la antigüedad también a las artes
espaciales (el orden de las columnas, por ejemplo).
El ritmo designa un orden agradable, en el equilibrio de distintos elementos y en la
disposición de distintas unidades de tiempo en unidades formales dinámicas.
Disciplinas en la Educación Física que trabajan con el ritmo
 Aeróbica.
 Ballet.
 Natación.
 Nado Sincronizado.
 Karate.
 Gimnasia Artística.
 Ciclismo.
 Danzas (Salsa, Merengue, Folklore, entre otros.)
 Gimnasia Rítmica.
 Máquinas (pesas).
 Marcha.
 Carreras de Fondo.
 Kayak.
El ritmo y la coordinación van de la mano.
CONCLUSIONES
El movimiento como se ha dicho es indispensable para el cuerpo, todo acto que se
vaya a ejecutar sea reflejo o sea dirigido, es imprescindible el movimiento para
ejecutarlo.
La coordinación es uno de los factores que intervienen en el movimiento, ella es la
cualidad que ordena, sincroniza y armoniza todas las fuerzas internas de la persona
y las pone de acuerdo con las fuerzas externas para lograr una solución oportuna a
un problema motriz determinado, en forma precisa equilibrada y económica.
Otro de los factores importantes que interviene, es el equilibrio; este tiene la
capacidad de asumir y sostener cualquier posición del cuerpo contra la ley de
gravedad.