Amado (a

):

Que bendición tan grande ha sido para nosotros, haber compartido estos
momentos tan especiales contigo, bajo la unción del Espíritu Santo. Sabemos
que en este instante ya no eres la misma persona que vino el día de ayer,
ahora eres una persona libre, renovada y transformada por el poder del Espíritu
Santo para la gloria y honra de nuestro Señor Jesucristo.

Gracias por haber venido al retiro, por permitirnos servirte y brindarte una
ayuda espiritual. Recuerda nunca más serás igual, no importa lo que el mundo
diga, tu eres templo del Espíritu Santo, El habita en ti y a iniciado una obra que
no descansará hasta concluirla.

Declaramos, decretamos y establecemos que eres hijo de Dios, que en ti hay
sanidad interior, liberación, bendición, salud, prosperidad, vida, y libertad por
eso nos alegramos juntamente contigo y con las personas que esperan tu
retorno.
Te amamos,

Nery y Anita Ordoñez
Pastores Generales

Todo por Jesús!!!