TRASCENDIENDO

Si se aproxima el otoño en tu vida
Y de pronto te descubres vulnerable
Que llegaste a un punto de tu viaje
Y por más que empujas la barca
ya nada te alcanza para completarlo
los senderos pisas y ahora se marchitan
en el silencio mudo de un sistema
que le dice no, a tus intentos
por sentirte joven siendo… cada vez más viejo
por sentirte rápido, aunque en la prisa te volviste lento
aunque todas tus gracias de antaño
ya fueron de moda a la moda de un tiempo
y esos tus poemas que a todos gustaba
tal vez ya no causan furor sino pena
por un hombre viejo al que hay que sonreír
para que no apague sus últimas velas
y vaya a su cuarto a rezar muy quedo
que lo lleve Dios porque el mundo nuevo
ya se está acabando, aunque no haya muerto
y junto con él, todos sus intentos
de llegar más lejos en algún rincón
donde su visión apenas alcance
donde los sonidos se escuchen distantes
que el hombre y la tarde juntos se contemplen
y se abracen muy suave… como dos hermanos

más grande de todos aquel que te dice moriré mañana vengo a despedirme te veré por siempre en aquel lugar donde nuestras almas no sentirán frío. no sentirán hambre donde no hay mendigos ni miserias donde solo el alma es importante de pronto una lágrima abriga el silencio y un suspiro tenue como suave viento te empuja hacia atrás y luego descubres que era verdad fue el último abrazo en la raya misma de la vida donde se separan tu cuerpo y el suyo que si fue tu hermano o si fue tu amada daría lo mismo ya que se gastó el último aliento de aquel ser que amas y así para siempre sembrado en tu ser quedará el recuerdo cual tinta indeleble que grabó en silencio del modo bendito en que vuestras almas pactaron en cuerpo pactaron en alma que nada más nunca los alejaría del amor inmenso que sellaron juntos en aquel abrazo donde se dijeron te perdono todo. que antes de partir… quisieran darse el abrazo grande. me perdonas todo y ambos en sus ojos grabaron sus almas .

y antes de apagarse la luz se miraron dijeron intenso claro te perdono y se abrazaron mojado en sus ojos y se separaron casi sin notarlo y se dieron cuenta en el otro lado que ambos partieron y no habían muerto por aquel secreto bendito del cielo que al perdonarse sus almas se unieron y que aun estando muertos jamás morirían. JESUSACP 07/06/2017 .

Related Interests