B.

LAS CLASIFICACIONES EN FUNCIÓN DEL CONTENIDO
La clasifi cación de los delirios se ha centrado casi siempre en
los temas o contenidos sobre los que pueden versar, aspecto
que además se utilizó en muchas ocasiones para defi nir síndromes
psicopatológicos, como el de Capgras, Clerembault
o Fregoli, por poner tres ejemplos ilustrativos. El contenido
de los delirios (que se suele denominar «tema») puede ser
bastante variado, y existe una amplia variedad de este tipo
de clasifi caciones. Aquí hemos recogido la propuesta por el
DSM-III-R (APA, 1988, pp. 472-473).
1. Delirio de ser controlado: Idea delirante en la que los
sentimientos, los impulsos, los pensamientos o los actos son
vividos como si no fuesen propios y estuviesen impuestos
por alguna fuerza externa. Delirios típicos de esta categoría
son la alienación del pensamiento, el robo del pensamiento
o la transmisión del pensamiento. Sin embargo, mientras que
el DSM-III-R opta por incluir bajo una misma categoría
todos estos fenómenos, Reed (1972) establece una distinción
atendiendo a sus distintos matices (alienación, robo,
transmisión) y las incluye bajo el rótulo «experiencias de
pasividad», categoría que incluye a su vez en el área de «psicopatología
del sí mismo». Si el paciente no especifi ca la
naturaleza de la fuerza exterior que le manipula, Reed los
denomina experiencias de pasividad; pero si el paciente da
una explicación delirante y determina la naturaleza de esa
fuerza externa, los denomina delirios de pasividad.
2. Idea delirante corporal: Idea delirante cuyo contenido
principal se refi ere al funcionamiento del propio cuerpo.
Ejemplos: el cerebro está podrido; una mujer está embarazada
a pesar de estar en la menopausia. También pueden ser
consideradas ideas delirantes corporales algunos juicios de
valor extremos acerca del propio cuerpo. Ejemplo: una persona
insiste en que su nariz está muy deformada a pesar del
desacuerdo de los observadores. Las ideas delirantes hipocondríacas
son también ideas delirantes corporales cuando
implican cambios específi cos en el funcionamiento o la estructura
del cuerpo, en lugar de la creencia insistente de tener
una enfermedad.
3. Idea delirante de celos: Convicción delirante de que la
pareja sexual es infi el.
4. Idea delirante de grandeza: Idea delirante cuyo contenido
implica una exagerada valoración de la importancia, el
poder, el conocimiento o la identidad personales. Puede ser
de naturaleza religiosa, corporal o de otra clase.
5. Idea delirante de pobreza: Idea delirante de que el sujeto
ha perdido o perderá todas o casi todas sus posesiones
materiales.
6. Idea delirante de referencia: Idea delirante consistente
en que los acontecimientos, los objetos o las personas próximas
del ambiente del sujeto tienen un sentido particular y
no usual, por lo general de tipo negativo y peyorativo. Si la
idea delirante de referencia se articula en una temática persecutoria,
entonces puede hablarse también de delirio de persecución.

9. Un paciente se da cuenta de que el número de despacho de su terapeuta coincide con el de la habitación del hospital donde murió su padre y siente que todo es una conspiración para matarle. Idea delirante persecutoria: Idea delirante cuyo tema central es la convicción de que una persona (o grupo) es ataca da. «no necesito comer porque estoy hueco ». engañada. perseguida o víctima de una conspira ción. Idea delirante nihilista: Idea delirante en torno a la no existencia del yo (o de alguna de sus partes). del grupo o de la institución está relacionada con el motivo de la persecución. como delirios primarios. A esta clasifi cación habría que añadir: el delirio de culpa (el paciente se siente culpable y responsable de todo tipo de miserias). Idea delirante extravagante: Falsa creencia cuyo contenido es claramente absurdo y sin base real posible. el delirio de Sosías o síndrome de Capgras (el paciente cree que personas importantes en su vida están siendo usurpadas por un impostor. Ejemplo: «el mundo se ha terminado». aun a sabiendas de que tienen la misma apariencia) y el delirio de amor o síndrome de Clerembault (el paciente cree que alguna otra persona está locamente enamorada de él). «nunca más tendré cerebro». 7. cuando se transmite música de baile quiere decir que ha de dejarlo todo y ponerse a bailar. de los demás y del mundo. siguiendo a Jaspers. acosada. . cuando radian recetas de cocina quiere decir que ha de preparar algo para su hijo y que ha de dejar de comer bombones. Una idea delirante corporal puede ser nihilista si pone énfasis en la no existencia del cuerpo o parte de él. 8. Este tipo de delirios es básicamente igual a los que hemos catalogado. e incluso que ha de ir a clases de ballet. Por lo general la naturaleza del individuo. IV. Ejemplo: un hombre cree que cuando le extirparon las adenoides en la infancia le colocaron un dispositivo en la cabeza con cables a través de los cuales puede oír la voz del gobernador.Ejemplos: una mujer está convencida de que los programas de radio van especialmente dirigidos a ella.