1. Chantaje emocional.

2.
Al término de una relación, tanto alguno de los padres o los hijos, tienden a querer manipularse
ya sea para obtener más bienes materiales, o la custodia del hijo.
Un ejemplo marcado de esto se da al momento de decidir el régimen de visitas al hijo, en donde
se debe tomar la decisión de que días y horarios les corresponden a los padres para estar con sus
hijos, tal como menciona Maganto (2004) “Se regulan los días de la semana, fines de semana y
vacaciones. Conviene que los niños sepan qué va a ocurrir, cuándo tienen que cambiar, qué
harán, etc. Deben poder anticipar lo que ocurrirá y recoger sus cosas, quedar o no con sus
amigos, planificar sus hobbies... Son periodos especialmente difíciles para los hijos los que
preceden al cambio, así como los inmediatamente posteriores. Las situaciones más comunes y
conflictivas son:
 Querer la exclusividad a cualquier previo, utilizando manejos emocionales con los hijos y
chantajes.
 No cumplir lo pactado, no asistir a buscarlos, hacerlo antes de tiempo o en otros
momentos.
 Desinteresarse progresivamente y no compartir la custodia.
 Desvincularse de la familia extensa del progenitor no custodio.” (Pág. 88)

Estas consecuencias comienzan a dañar más la relación que tienen los padres entre sí, pero a la
vez dañan la relación que el hijo tiene con alguno de los padres, esto se debe a que en ocasiones

3. Miedo

Bibliografía

Maganto, C. (2004), Consecuencias psicopatológicas del divorcio en los hijos. En C. Maganto
(Ed.) Mediación familiar. Aspectos psicológicos y sociales. San Sebastián-Donostia: Curso de

pdf . 5. 83-104). (Cap. pp.es/ptwmamac/Capi_libro/40c. Recuperado de: http://www.ehu.sc.Especialista de Mediación Familiar.