Ni Richard ni Thayer.

Deconstrucción, firma, interrupción.

Zeto Bórquez1

Supongamos el caso, y lo digo de manera hi- producción textual de Nelly Richard sobre
potética, que Aristóteles escribió exactamente artes visuales en Chile desde finales de los
lo que quería decir. ¿Podemos decir lo mismo
de nuestros contemporáneos? ¿Escriben exacta-
setenta hasta 1983 (…) citar dicho nombre
mente lo que quieren decir? es citar la signatura de una serie de ensayos
J.L. Austin que, en su conjunto, constituyen el proceso
de elaboración fluctuante de tal concepto”
Noli me tangere (Thayer, 2006: 65).
Según Thayer, en Márgenes e instituciones
En un trabajo del año 2003 titulado “El —como el texto que comprende todos estos
golpe como consumación de la vanguardia”, desplazamientos bajo un mismo canon—
Willy Thayer exhibe algunas complicaciones Richard habría apostado por conferir a
críticas que el enclave vanguardia/moderni- dichas obras un potencial de rearticulación
zación supondría para la tentativa de sub- “vanguardista” respecto del corte represen-
sunción del conjunto de obras y prácticas tacional (en términos de la posibilidad de
artísticas realizadas en Chile desde el Golpe su configuración) que a partir del Golpe se 505
de Estado de 1973 hasta el año 1986 y que había impuesto sobre la referencialidad so-
Nelly Richard inscribe en el texto Márgenes cial y cultural en directa relación con una in-
e instituciones bajo el rótulo de “Escena de terrupción de la soberanía y la nacionalidad,
Avanzada” (Richard, 1986). En términos situación que Richard no habría vacilado en
más restringidos, siguiendo a Thayer: “Esce- designar como un “naufragio del sentido”.
na de Avanzada nombra, antes que nada, la En esa perspectiva, esta configuración re-

ARCHIVOS DE FILOSOFÍA NOS 6 - 7 • 2011-2012

presentacional no sería sino la firma de una Sin embargo, Thayer no tardará mucho en
imposibilidad formal considerando que lo apostrofar un “tono exitista” de inflexión
que se impone como ruptura del rasero re- fundacional en el canon que pretende insta-
publicano es un estado de excepción donde lar Richard, el cual atascaría la chance de fil-
la norma depende más de la facticidad del trar en la excepcionalidad, consumando con
mercado sin norma general que de aquello una retórica fundadora de la crítica de arte
que la liga al vacío jurídico de donde provie- la violencia fundacional que la Constitución
ne. Excepcionalidad política que conducirá, Política de 1980 se encargará de conservar,
en términos de Thayer, a una normalización precisamente —en un movimiento análogo
nihilista (esto es, al “factum neoliberal al de la crítica— “protegiendo límites para
globalizado” para el cual nada es esencial mantener la inmunidad fundada” (Thayer,
y que se alimenta precisamente de todas 2006: 79-80). En términos sucintos, lo que
las eficacias críticas y vanguardistas que le incomodará a Thayer será el pacto a traslapo
resisten), y que encuentra su expresión en la que la efusividad vanguardista de la lectura
monumentalización que el mercado a partir de Richard sostendrá con el gravamen de
de los años noventa genera recubriendo a la la modernización y el progreso como nor-
crítica con el tamiz del archivo, alineando en ma histórica, sellando desde entonces una
una misma memoria como documento a la alianza en torno al mismo canon. Thayer
barbarie en el trazado de la cultura, vale de- propone como alternativa a esta subordi-
cir, reapropiando institucionalmente en un nación de las artes visuales al canon de la
marco de incuestionable legalidad a la crítica modernización el resto que el abandono de
outsider. En ese sentido, la producción de un cierto esencialismo crítico por parte de la
obra de arte, la fotografía y la performance Avanzada (dejando de lado preguntas como
principalmente, se presentan para Richard, “¿qué es el arte?”) dejaría como suplemento
506 en la contingencia post-Golpe, como una “desobrante” implicado en las estrategias de
Avanzada “contra-institucional”, como una recomposición de sentido, “nociones como
práctica de oposición y disensión o derecha- resta y neutralidad –señala el autor– …[n]
mente como una “fuerza oposicional”, en ociones perfectamente asignables al reper-
suma, como una actividad de resignificación torio de cierto pensamiento deconstructivo
ante lo que sería un desplome del sujeto. o interruptivo, y ya no negativo” (Thayer,

Ni Richard ni Thayer / Zeto Bórquez

2006: 69; 2010: 127). Nociones que Ri- su horizonte. Más bien la chance del nihi-
chard habría desautorizado en “Lo político lismo es lo que se activa cuando aquellos
y lo crítico en el arte” (2004), la réplica a que lo impugnan lo hacen en términos de
la lectura de Thayer, donde denuncia, entre vencimiento, superación o progreso hacia
otras cosas, que un cierto “fatalismo” por horizontes futuros de sentido y presencia;
parte del autor clausuraría la irrupción de o en nombre de la movilización” (Thayer,
las alteridades en juego y con ello el porvenir 2006: 50). Es en torno a ese factor nihilista
de la crítica. Pero Thayer, en respuesta más que Nelly Richard intentaría instalar quie-
o menos contemporánea se defiende: “Nelly bres, gestos de recomposición y ruptura
Richard –señala el autor– percibe que cierro en un tono fundacionalista que guardaría
dicha escena [la Escena de Avanzada], que semejanza con una “fase exitista” del trabajo
soy el sepulturero de la crítica. [Pero] [u]na del duelo, y asimismo, con el discurso de la
cosa es la muerte absoluta de la crítica que “refundación nacional” auspiciado por la
Nelly Richard me transfiere; y otra cosa es la dictadura (Thayer, 2009: 207). Para Thayer,
circunscripción del absoluto Nelly Richard Richard se exime por anticipado de aquél
a un relativo Nelly Richard” (Thayer, 2006: a priori material, donde según el autor “el
69). Para Thayer “la modalidad neoliberal ejercicio de la crítica como ‘fracturas bata-
del nihilismo” constituiría “el arranque obli- llantes’ o ‘quiebres significativos’, por muy
gado” o el “a priori material” desde donde caballeresco que sea, funciona como crítica
tendría que situarse la crítica hoy en día, a fogueo que anima el nihilismo neoliberal”
siendo la misma crítica, según Thayer, uno (Thayer, 2006: 52).
de los “representantes más conspicuos” de Sin embargo, ha lugar a objeción todavía
este nihilismo, de modo tal que no habría la clausura a la que Thayer se pliega y que
lugar a chance de su interrupción en tanto Richard replica, si bien no dejando de lado
que a priori material. “La posibilidad de la el programa de la “vibrante fuerza de oposi- 507
crítica –sostiene Thayer– está suspendida ción” de la Avanzada (Richard, 2004: 31), a
para cualquier actividad que se plantea través de nuevas inflexiones de la cuestión.
en términos de superación del nihilismo, Un ejemplo de dichas inflexiones es la que
de una autonomía discursiva respecto de acuciosamente desarrolla Miguel Valderra-
éste, o de la presunta realidad más allá de ma en Modernismos historiográficos (2008),

ARCHIVOS DE FILOSOFÍA NOS 6 - 7 • 2011-2012

contraponiendo el “modernismo utopista operación de las obras y la operación de la
que caracteriza a la vanguardia soviética” crítica”. Como plantea el autor “[e]n la me-
y que tendría como premisa una transfor- dida en que se trabaja con la Avanzada como
mación de la forma social como correlato “efecto de conjunto” como lo harían estos
de una transformación de la forma repre- críticos según Modernismos historiográficos
sentacional (la cual en Chile opera como [se refiere a Justo Pastor Mellado y Pablo
matriz del arte pictórico desde fines de los Oyarzún particularmente, y a artistas como
50 y comienzos de los 60), al “modernismo Francisco Brugnoli], se le endosa a la crítica
de la neovanguardia chilena [que] se carac- de la Avanzada un contenido de tristeza que
teriza, en cambio, por una práctica artística pertenece más a las obras de la Avanzada; y
identificada con los nombres y las figuras de se le endosa a las obras de la Avanzada un
la desaparición”. En ese sentido, siguiendo contenido fundacionalista que pertenecería
a Alberto Moreiras, Valderrama hablará más bien a la crítica de la Avanzada” (Thayer,
de “modernismo traumático” o “luctuoso” 2009: 210).
para caracterizar al arte de la Avanzada Sin entrar de lleno en las complejidades
(Valderrama, 2008: 118-119). Acuciosidad de este problema, por ejemplo en torno
de Valderrama en torno a la “complicidad a si acaso la “hipótesis” enunciada por
manifiesta” entre el tesón fundacionalista Pablo Oyarzún en su ensayo Arte en Chile
de la Avanzada y el de la dictadura, y falta de veinte, treinta años en torno a que “[l]a
de acuciosidad, según Thayer, para exhibir evolución del arte en Chile, desde fines de
una “complicidad estructural” de la crítica los 50 puede ser descrita como una serie
de la Avanzada respecto de la tonalidad de modernizaciónes” (Oyarzún, 1999:
fundacionalista que se instala a partir de o 194), ha de ser menos un “metacriterio
más bien como configuración de y desde que ordena la serie total de las artes visuales
508 el Golpe, y no de las obras, atribuyendo a nacionales” que un enunciado de carácter
éstas un carácter que no les correspondería “tentativo”, provisional en el horizonte del
(el tono fundacional) y a la crítica un con- “trabajo general de problematización del
tenido que sería más afín con las obras (la arte contemporáneo” desarrollado por su
tristeza). Para Thayer, se trata de hacer valer autor “en los últimos veinte, treinta años”
precisamente una distinción que Valderra- (Villalobos-Ruminott, 2010), es preciso
ma habría obliterado: la distinción entre “la preguntarnos cómo Thayer concilia el a

en- acude a Derrida en más de una oportuni. de interpretación– como el que Agamben ora con Derrida. (Thayer. El decantamiento de dicha cuestión mesiánica. de la soberanía. en su intensa apertura. lo que estaría en juego será no una “época o un “verdadero estado de excepción…[esto presente homogéneo” sino “la coexistencia es. dra que resiste siempre a la “virtualidad” o a entonces que el bloqueo derrideano consis- la “indecisión topológica”. [al] paradigma soberano que para el autor implicaría una instancia schmitteano” (Thayer. 2006: 46). preciso es señalar que Thayer con el derecho. de Benjamin (que funcionaría como la escua. 2010: 129). 2010: 128. del “potencial revolucionario” . 2007: 8).Ni Richard ni Thayer / Zeto Bórquez prori material que embraga como la ralea de de historia (Benjamin. cosa que aparece justificada Estado de 1973 no tendría en su génesis desde la segunda cita de la réplica a Richard (Thayer. tonces. de las así denominadas Tesis sobre el concepto por tanto. Allí. un retardo o una imposibilidad de dad. modo perpetuo. haber despachado a Derrida de la escena 129). con su desenlace suplementario. sobre todo al atribuir al vanguardismo. 2006: 81). 2006: 82). del coeficiente de interrupción. ¿cómo concilia entonces Thayer sigue al Benjamin de la Tesis VIII la tesis del verdadero estado de excepción. al planteamiento de un verdadero estado de en palabras del autor: “deconstructivo y ya excepción “(como huelga general revolucio- no negativo”. lo que Benjamin llamaba ‘violencia divina’” a pesar de todas sus perversiones. que no olvidemos es apropiada por Giorgio trucción. des-activa el nexo que anuda la violencia 2010: 129)).] la excepción que no pertenece al círculo heterocrónica de modos de producción”. Y si Thayer es solidario 509 de una “idea de justicia” que el Golpe de de esta lectura. naria o violencia puramente destructiva. o lidad o paso disimulado allí en juego? Pues extinción del Estado)” (Thayer. el baremo (Karmy. “Un ‘mesianismo bloqueado’ – vendrá del alero de lo que pueda significar como expone Rodrigo Karmy en esta deriva para Thayer explicarse. Bloqueo que significa. del Agamben en Homo sacer (2003) a costa de instante de legibilidad” (Thayer. Pues habida cuenta de una denuncia en Derrida. a la “inminencia” tiría en impedir la interrupción misma que o la “destrucción de la identidad” (Thayer. ¿Habría alguna incompatibi. 1997: 53) en torno la crítica. supone la imposibi- cierta “complicidad manifiesta” respecto a lidad de cerrar la puerta de la ley y vivir. Tesis de “apertura…[hacia] la cuestión de la des. ora con Benjamin.

un cuestión que hasta hoy genera menos una Agamben que se explica sin Derrida y con revisión atenta del texto de Derrida que un Benjamin? ¿Cómo alguien –o algo– puede ofuscado blindaje de talante estatutario. con texto de Derrida es Prénom de Benjamin y la idea de justicia que proviene de Derrida en él se plantea la similitud entre la tesis allí donde no deja de convocar a Agamben. No explicarse con aquello que no se explica? pudiendo entrar de lleno en los nudos de Y si explicarse con otro fuera explicarse la cuestión a favor de la exhibición de una con uno mismo y explicitar al otro. la cual. vergencia. de Benjamin de una “violencia divina” o un Agamben. quien califica de un un coloquio desarrollado en la Universidad “singular malentendido” la interpretación de California en Los Ángeles durante el año de Derrida. 2003: 22 y 245-246). El título del más allá de Márgenes e instituciones. Giorgio Agamben Tomando como antecedente el contexto de en Homo sacer (2003). y al texto en en torno al ensayo de Walter Benjamin Zur su generalidad como una “conferencia poco Kritik der Gewalt (1921). esto con Benjamin es un Thayer que se explica es. Por ejemplo. Oyarzún. Federico Galende 510 1990 bajo el título: “Nazism and the ‘Final (2009). como la excepción que desactiva la encontramos a una serie de autores cuya po- regla (Galende. digamos que la crítica es podría Benjamin ser una “excepción”? Pues taxativa en sostener el carácter descaminado Benjamin va a aparecer siempre para la de la lectura de Derrida. desde su feliz”. el nombre Walter con la palabra Walten. ARCHIVOS DE FILOSOFÍA NOS 6 . Thayer. Es la postura también del propio Tha- instancia de divulgación en el texto Force yer (2010b) en el marco de un trabajo sobre de loi (1994) ha sido objeto de un enérgico Sorel. vale decir. Jacques Derrida presenta una lectura nexo entre Schmitt y Benjamin. 2009b. 2010: 128-129 y el tono de algo más que una simple con- 2010c. tratándose del mismo punto. También. sosteniendo que Derrida “retuerce . que sitúa la lectura de Derrida como Solution’: Probing the limits of representa. que sólo se comprende sin “pura” con aquella violencia utilizada en el Derrida y que en ese punto sólo se puede marco del exterminio nazi. Se trata además explicar con Benjamin? de un texto que pone en relación la firma ¿Qué pasa cuando un Thayer que se explica de Benjamin con la violencia soberana.7 • 2011-2012 o “vector desobrante” que sugiere buscar rechazo por parte de la crítica. 2008: sición. con Derrida (y con Agamben). y en esa perspectiva crítica. un “ataque” allí donde el autor propone un tion”. guarda 81-107. ¿cómo cierta “escena”. Valderrama. 2006.

y sería para tal una suerte de paradoja ínsita al ensayo de chispa que Derrida habría reservado. “Desde su incepción –apunta sin embargo un tiempo homogéneo y va- Avelar– la  deconstrucción ha insistido en cío’” (Derrida. enigmáti- En su estudio Alegorías de la derrota: la cas. A su vez. mos. un locus inseparable de la presencia en derridiano del concepto benjaminiano de cuanto tal. en Benjamin. como también a un autor no menos del segundo capítulo de Espectros de Marx relevante en el contexto latinoamericano: donde se señala: “Habría que citar y releer. teleológica. apocalíptica. ardientes– [se refiere a las Tesis] hasta la ficción postdictatorial y el trabajo del duelo alusión final a la astilla (la triza. aquí. circunscrito en tanto futuro presente. Idelber Avelar sugiere en una nota Splitter) que lo mesiánico inscribe en el 511 la atribución de un cierto antecedente de cuerpo del en-el-presente (Jetzeit) [tiempo lectura del corpus de Walter Benjamin por –ahora] y hasta la ‘puerta estrecha’ para el respecto al trabajo desarrollado por Derrida paso del Mesías. Es decir. 1995: 86-87). Ahora bien. ya sea en su versión escato- jurídico del nazismo.Ni Richard ni Thayer / Zeto Bórquez una lectura de Benjamin” al suponerle a éste que la concepción metafísica del tiempo un cierto disentimiento respecto a un juicio asigna al futuro. aquello que será presencia [Anwesen- Asimismo. cada ‘segundo’. la esquirla: (2000). decir. desde lue- Ricardo Forster (2001 y 2006) habla de un go. la metafísica –nunca a oponerse. es daísmo en Europa después del Holocausto. La esta constelación de autores remite tanto alusión de Avelar a esta “chispa” se conecta a la interpretación de Agamben en Homo con lo enunciado por Derrida en la nota 2 Sacer. a saber. o cualquier trándose “turbado” por “el enjuiciamiento otra. protocolos de lectura es posible plantear que promesa y don” (Avelar 2000: 131-132). el futuro imaginable por justicia no jurídica” (2010c: 156). o en otro lugar. lógica.” “sesgo interesado” que guiaría la lectura de “más adecuada” de aquél– está enteramente Derrida para determinar el carácter del ju. siguiendo rigurosos sus obras recientes. Idelber Avelar. principalmente durante los años ‘90 y fines Pues ‘para los judíos el porvenir no resultó de los ‘80. . a otra representación “más verdadera. los nombres de justicia. es la posición que toma Pablo heit] en un presente [Gegenwart] que aún Oyarzún (2006 y 2008) cuando alude a la no es…[Sin embargo]. [r]adicaría en Walter “muy problemática lectura de Derrida” en Benjamin el atisbo de un concepto de futuro cuanto éste se habría “dejado seducir” por no reductible a la presencia. todas esas páginas –densas.

1997) y que tendría conocidas raíces retóricas de la deconstruc.7 • 2011-2012 En esta misma nota. certezas garan- tico. en todo lo Spectres de Marx (Derrida. 1995). opuesta. ‘mesiánico’. lo múltiple de la urgencia. jamás camiento crítico a la reciente publicación de se reduce a ningún mesianismo. que guía la lectura no es otra que la tesis o aún del aus den Fugen heideggeriano. Posi- puede entrar por cualquier puerta. en la temática del “pensar rememorante” 512 ción en el judaísmo. experiencia diametralmente No es difícil reparar en un cierto privilegio. el vértigo de pensar lo mesiánico a en el pasaje extractado la clave interpretativa partir del presente out of joint hamletiano. ARCHIVOS DE FILOSOFÍA NOS 6 . por tanto. en mesiánico”. que tiempo homogéneo y vacío del historicis- vincularía “el pensamiento de la utopía a la mo. Es pre. identidades. 1997: 47-68). de Benjamin sobre la interrupción dialéc- es decir desde la discordia y desacuerdo tica tal como está formulada en distintos del presente consigo mismo. lo que mantiene cada de la cita como interrupción. Señala allí que el sustantivo implica en términos de Avelar: “A partir de la crítica de lo apocalíp. del pasado o Derrida en torno a un pensamiento de “lo del futuro?’. Más aún. ya repensadas desde (Eingedenken) uno de sus móviles más la espera benjaminiana por un Mesías que directos (Benjamin. e impide el congelamiento en el a Jameson y Derrida (Avelar. resulta evidente que Derrida. delimitar de manera rigurosa) que en la lec- ción crítica’ (Passagen-Werk. condición pasajes de las “Tesis sobre el concepto de estructural de toda justicia (…) Nótese las historia” (Benjamin. la promesa abierta. movimientos. la inminencia. 1993). y que sintetiza . Lo mesiánico moviliza toda la cadena tarea de seguir pensando lo imposible”. Avelar remite a otro tiempo histórico sobrecargado de la energía trabajo elaborado con anterioridad en torno del ahora. que se nutre de la indecidibilidad por así decir. forma que. regresa la necesidad de afirmación de tizadas por la creencia de que uno sabe lo una experiencia que responde por el adjetivo que espera” (Avelar. cual se traduce concretamente en un acer. la imposibilidad de domesticar la pliega a propósito del carácter destructivo espera en un telos. ilustrativo (que habrá que espectral para ‘poner el presente en condi. 1995: 24). es la pregunta que enmarca. Fragmento N). tura de Avelar. cionamiento al que Thayer en “El Golpe cisamente la ignorancia sobre el objeto de como consumación de la vanguardia” se la espera. Benjamin tendría por sobre ‘¿De dónde viene el espectro.

en ese punto ergonométrico derridiana en una asimilación que. más ha querido exhibir como el a priori material soberana que cualquier soberanía. La cita de ser menos tentativa. límites de Benjamin. e impide el congelamiento en el la genèse dans la philosophie de Husserl y en tiempo homogéneo y vacío del historicis. no por ello deja la cita. y con el posicionamiento buye a los enunciados por el hecho de estar político de Heidegger. como pura interrupción de la que no tal como se verá en seguida. de 1962. pero también en La . cita. ni como superación. Y también. la violencia originaria que no se relación con el “nihilismo neoliberal” que deja pensar por ninguna soberanía. de la crítica. ¿Por qué? tención’” (Thayer. la violencia de la el Walten de la Gewalt. Ahora bien. sobre todo conside- produce imagen no como representaciones rando lo que ha dicho Derrida en otra nota remitidas a un centro de intencionalidad y del capítulo final de Espectros de Marx donde juicio. Pareciera ser que Avelar intenta ‘verdadero estado de excepción’. si bien de encuentro o choque constelado que es no adolece de incoherencia. contexto de uso. con Heidegger.Ni Richard ni Thayer / Zeto Bórquez de manera bastante fidedigna cuál sería su representacionalidad” el poder (Kraft) más apuesta respecto al factor “desobrante” en soberano. Walten del cual qui- acción de citar –señala el autor–. principal- tiempo histórico sobrecargado de la energía mente en la memoria del 54 Le problème de del ahora. directamente se sigue nada. “El poder. 2006: 29). ligado a la situación de la “anarquía del ción. estalla la imagen dialéctica. reside en la siéramos todavía decir algo más en relación destrucción del autoritarismo que se le atri. noema” a propósito de la fenomenología es lo que también Benjamin denomina de Husserl). El instante de esa toda espectralidad” (como un problema. sino como desobras o destrucción de ha hablado de la “posibilidad espectral de la representacionalidad. esto es. ‘verdad como muerte de la in. Y sería entonces esa “destrucción de la de Husserl. monumentalizados. inmovilizados. O dicho en En los desarrollos tempranos de Derrida 513 términos de Avelar: “lo que mantiene cada con la fenomenología husserliana. no deja de ser curioso que mentaria en que se dan cita una constelación Avelar intente dar cuenta de la espectralidad de elementos. ni conservación. ‘verdadera presentar a un Derrida enmarcado en los soberanía’. entonces. en un con la concepción del arte según Heidegger. que no opera ni como funda. su “Introducción” a El origen de la geometría mo”. En la interrupción suple.

“Pero dado que. 2001: 91). para escapar de la Derrida se va a preguntar a propósito de mundanidad –apunta Derrida–. de esta no-intencionalidad “Introducción” a El origen de la geometría. en el trabajo del año 64 modo. Se tratará. o dicho de otra forma. No la historia del sentido. y depositarse en la espacio-temporalidad nido que articular la exigencia de un a priori sensible. se- síntesis a priori y empírica que se plantea ñala Derrida: “Mientras que el noema es un desde entonces como una doble exigencia al componente intencional y no-real. Es la materia sensible (vivida y 514 pudiese eventualmente delimitar dicho no real) del afecto antes de toda animación pliegue (Trujillo. sino el sentido de la historia. sin nario del sentido en el horizonte histórico duda. acerca de cuál sería el rasgo de una en torno al problema génesis/estructura. originaria. idealidad intencional. En el texto del 54 toricidad. sin la que la consciencia no recibiría nada precisamente. es decir.7 • 2011-2012 voix et le phénomène (1967) y en el artículo lo objetivo ideal en vistas de preservar su “‘Genèse et structure’ et la phénoménolo. la hylé es mismo tiempo ideal y material complicando un componente real pero no intencional de el ingreso de algún tipo de dialéctica que la vivencia. en cuanto geográfico determinado. su his- del ego trascendental. se dejará ver una irrupción de acerca de cómo una pre-scripción eidética lo empírico en la constitución del objeto ha de posibilitar el acceso a una historia ideal como la exigencia del despertar origi. gie” (1964). ni podría ejercer contaminación a la que se verá sometido su actividad intencional. o dicho de otro esa misma dirección. En génesis empírica o material. de hacer aparecer una irreductible su nacimiento sobre un suelo histórico y complicación en todo aparecer. ARCHIVOS DE FILOSOFÍA NOS 6 . es necesario que arriesgue su pura constituido idealmente –en un comienzo. a propósito de la indesligable que no fuese otro que ella. La pregunta será que el sentido intencional (el noema) se en- entonces acerca de cómo aquello que nace contraría atravesado por lo que Derrida lla- espiritual o idealmente implica a la vez una mará su “anarquía” o su “irregionalidad”. sentido de verdad. Esta receptividad . en aquello que permitiría situar empíricamente todo caso. el sentido Die Krisis der Europäischen Wissenschaften debe poder primero replegarse en el mundo (1931) por el modo en que Husserl ha te. 2006b). Cuestión que mediante la forma intencional. Es el polo de será desarrollada con nuevos matices en pasividad pura. su sentido de de la idea de Europa como idea pura– con verdad” (Derrida.

la posibilidad esencial. la lectura sobre Marx como la “posibilidad que habría que considerar a la hora de diag- espectral de toda espectralidad” allí donde nosticar o encajar todo “a priori material”. que Derrida habría desarrollado bajo “los el noema (…) Sin la inclusión no-real de nombres de justicia. una vacilación entre conciencia y mundo (o Ahora bien. esto es. que en relación con dirección de aquello que Husserl identifica. a saber. “habría que buscar la posi. Es esta identificará treinta años más tarde en su irregionalidad o irrealidad. pues: el noema intenciones entre WB y JD. ¿por lo que inscribe la posibilidad del otro y del qué la lectura de Derrida sobre Benjamin . atisbo de un concepto de futuro no reduc- como un componente intencional pero no tible a la presencia”. publicada –no hay se podrá decidir dialécticamente. ora a la cuestión de la espectralidad. primero por el segundo permite a éste ac- de ninguna fenomenalidad en general ceder. ¿estaría justificada esta lectura regional del espectro? ¿Acaso no es también sobre Derrida? O dicho de otro modo. duelo. dentro del marco de una lectura sobre su independencia tanto con respecto al mundo Benjamin? (Derrida. no que así es–. Derrida “radicaría en Walter Benjamin el de un modo tan sorprendente y tan fuerte. En efecto. ¿qué implicancias tendría asumir la bilidad espectral de toda espectralidad en la tesis de Avelar. no un poco más las cosas. que olvidarlo– cinco años después de la se- según Derrida. tiva la respuesta a ésta última pregunta –y vidad egológica. promesa y don”? ¿Está ese componente intencional (inclusión diciendo Avelar que hay una comunidad de inclusiva y no inclusiva. (ese-ser-para-una-conciencia. general. de la fenomenalidad misma del fenó- 1989: 224-225).Ni Richard ni Thayer / Zeto Bórquez es también una abertura esencial” (Derrida. ¿Acaso semejante en una de sus formulaciones más explícitas ‘irrealidad’ –se pregunta entonces Derrida– . no es el lugar mismo de la como intento mostrar todo parece indicar aparición. o apresurando está incluido sin formar parte de ello). que la lectura del se podría hablar de ninguna manifestación. y que ese rasgo sería el real de lo vivido fenomenológico. De ser afirma. apareciente que no es ni la conciencia ni concepto de justicia que precisamente surge en el ente que se le aparece). ese aparecer ora a una justicia no reductible al derecho. por otra parte. Abertura que Derrida meno?” (Derrida. 515 como con respecto al tejido real de la subjeti. 1995: 194-195). volviendo sobre la primera entre constitución y pasividad) es lo que no cita del texto de Avelar. 1997). gunda.

En seguida. dicha ‘mítica’ (subentiendo Oyarzún– que. 2008) remite a Avelar en el 516 “Al parafrasear este pasaje Derrida dice lo preciso instante en que. No desviado la lectura de Derrida de la letra de son parte del texto de Benjamin” (Avelar. ARCHIVOS DE FILOSOFÍA NOS 6 . sino en la segunda griega. Factor relatos en atributos. Es cierto que aludir y que encuentran su total explici. incluso llegando a atribuirle a subrayado es de Avelar] en el ensayo de aquél una cierta usura conceptual respecto Benjamin en el contexto de la distinción de éste? Al menos es lo que perfilan los entre violencia mítica y violencia divina. me parece) y la violencia destructora conferencia. esto es. dicha ‘divina’ (subentiendo que hace Derrida del ensayo de Walter Ben- judía. y la violencia versión reducida aparecerá en el marco divina a una lectura del quinto mandamien- de una selección sobre “deconstrucción y to de la Biblia. me parece)’. para nosotros consideraría un tratamiento más adelante intentaremos mostrar en de mayor alcance. “Es posible –señala del derecho. 2006). en la muy problemática lectura del derecho. cuya narración del relato de Niobe. Derrida añade el ‘me jamin “Zur Kritik der Gewalt”. Benjamin remite la violencia mítica a la tación en un tercero (Avelar. textos de Avelar a los cuales acabamos de y en ningún otro contexto. lo hace. parece’ casi ya como una denegación: las que el primero aparece como la apostilla palabras ‘griego’ y ‘judío’ no aparecen [el del segundo. es “nacional” que precisamente constituye una una operación que realiza –y reconoce que de las trabas que habrían. Pero la conversión de estos contextos nacionales” (Avelar. Por su parte. Habiendo hecho este alcance. 2004). Al aludir escuetamente a lo que 2004: 99). la cuestión de la qué sentido una fenomenalidad no es lo firma que se juega en Prénom de Benjamin. puntea el comienzo del texto). no aquí. cierta genealogía (aunque tampoco lo que tión retórica (“homofonía” entre waltende allí decida será precisamente –o más bien y Walter) u ornamental (“bello cierre” que imprecisamente– una no-fenomenalidad). además– el texto derridiano. Benjamin. se insinúe . según Avelar. leyendo a Derrida. adjetivos nacionales. Pablo Oyarzún en un estu- y a propósito de la distinción entre violencia dio en torno al “concepto de autoridad” mantenedora y aniquiladora señala el autor: (Oyarzún. siguiente: ‘luego está la violencia fundadora se cruza Benjamin. que en último término decidirá acerca de Avelar reduce su alcance a una mera cues.7 • 2011-2012 es hasta tal punto resistida por la crítica.

“fundamento místico de la autoridad”]. Labor. Se (“Walter”) y los sentidos de Gewalt (violen. podría afirmar. No talada desde el inicio de la segunda parte del deja de ser curioso en esta referencia que texto. asume esta lectura Oyarzún aluda a la insistencia de Derrida que ritma su interpretación del párrafo que 517 en torno a la cuestión de la firma en el texto cita. “La conferencia de lograda del trabajo de Avelar. de un doblez del así llamado “fundamento sideración que este último. no trabaja expresamente dos tipos de “misticismo” a propósito del sobre la cuestión de la firma. intentando reducir realiza un exhaustivo análisis en torno a la la violencia divina de Benjamin al enforce- . puesto que se convoca la lucidez mito a reproducir el pasaje que contiene lo de ésta antes de que haya algo en el texto que me ocupa de manera más inmediata” mismo sobre lo cual discutir a propósito. poder instituido) y walten (imperar). que el texto cia. forma. 2008: 30). 2004: 93). (Oyarzún. 2004). a su vez. a la que se sitúa en lo que quizá sea la tesis mejor suscribe sin reservas. por otra parte. que la remisión a la crítica No pretendo incursionar aquí en ese texto se encuentra ya operando al modo de un complejo. si bien es cierto místico” del derecho. Cabría revisar si dicho presupuesto incide En las inmediaciones de este párrafo implícitamente en el análisis que este texto Oyarzún remite –en nota– a la interpre. de Avelar no es sino un diligente exergo de Remito a la brillante crítica de Idelber Avelar esa tesis que aparece como sólidamente ins- (Avelar 79 y ss. Derrida clausuraría la chance Avelar en consecuencia. teniendo la coartada. 2008: 30). propone de significativos pasajes de la pri- tación consagrada por Avelar en el texto mera parte de Fuerza de ley. en el cruce entre Montaigne y sobre Benjamin y que remita a la crítica de Benjamin. De cualquier (aludido recién) “Specters of Walter Ben.Ni Richard ni Thayer / Zeto Bórquez a contraluz algo de esta diferencia [entre lectura de Derrida. la remisión. Mourning. donde. and Violence in rece en la página siguiente. el motivo apa- jamin. La controversia Jacques Derrida” (Avelar. y que con- Derrida –apunta Oyarzún– tiene por título siste en imputarle a Derrida una “omisión” “Nombre de pila de Benjamin”.)” (Oyarzún. Oyarzún. por otra parte. tomando en con. donde la cita se equipara con más complejo texto de Benjamin. Pareciera ser. e insiste en respecto a una división interna al concepto el juego que se da entre la firma del autor mismo de violencia (Avelar. Me li. menos aún en el infinitamente presupuesto.

firma. desde este “siempre que se trate de Derrida. y respecto a lo que se juega en un trabajo con que tan bien ha sido puesta de manifiesto la signatura donde se firma la lectura con en otro sitio” (Oyarzún. libertad). Siguiendo a René otro sitio. lo cual por otra parte. [cosa uno con la violencia. “[e]n cuanto envío del retorno. 2008: 11-67). ni el flujo activo de una delimitación “política” y una delimitación voluntad ideal (conciencia. Vacilación que se ende. “La vacilación determinada “onto-tipología” para decirlo tal vez tenga que ver con cierta fuerza de en términos de Philippe Lacoue-Labarthe. a propósito del factor “nacional”. entonces. de Derrida al orden de lo político o de lo reza por la fuerza en una eventual miopía estético. La intervención de Oyarzún so. también) que ejerce supondría una cierta insuficiencia crítica Derrida sobre el ensayo de Benjamin. Lo una hostilidad absoluta. Sin “estética” en relación con la crítica. ade- 2008: 31). el aparecer de todo aparecer en escena Avelar explícitamente sobre aquello su aparecer. las con- encuadre. como señalábamos recién. pero –y aquí es donde que también sucedería] cuando se trata de importa la distinción– no necesariamente saber estéticamente algo o de saber política- con una y la misma violencia” (Oyarzún. Y ello. no es otro. no obstante. por supuesto. 2008: 31-32).7 • 2011-2012 ment propuesto como encuadre de Pascal denominado en Politiques de l’amitié (1994) y Montaigne (Derrida. a una ante dos tipos de violencia. ARCHIVOS DE FILOSOFÍA NOS 6 . mente algo” (Trujillo. declara reservar su incursión) finaliza con venían a escamotear el como tal fenomenoló- una sugerencia y una nota donde entra en gico. la 518 texto de Avelar. por bre la cuestión (sobre la controversia en que las razones que. más. que el Baeza. instinto). podría señalarse que que Derrida no habría visto sería. interpretación –señala Oyarzún– (cuestión Suponer a Derrida no concernido por ello de violencia. Ese la firma y la repetición. o yendo un poco más allá. 2006: 8). invalida- que para el primero se organiza bajo el signo ría una delimitación simple del pensamiento de una vacilación. no puede ser inscrita con Del hilo de esta controversia quedaría por propiedad ni el devenir sensible de la marca ver entre Benjamin y Derrida qué sería una (cuerpo. es decir. A partir que calce su estilo con la impresión subjetiva de Derrida y concernidos por lo que ha (acordado que el firmante no puede ser el . es que “una vez que se ha asumido diciones de saber filosóficamente algo son que el susodicho ‘fundamento místico’ es inseparables de la falta de condiciones.

subrayado práctica depende de una “teoría estética [o] ZB) que apunta al juicio reflexionante. en última instancia. 1998: 153). y en lo político y la filosofía (“el paso [a través la segunda. sino que requiere de la ampliación de las facultades (el libre Walten juego de la imaginación y el entendimien- to) por la vía de una simbolización cuyo A partir de un problema de delimitación si. 2007: 237-246). El paso del lógica o.Ni Richard ni Thayer / Zeto Bórquez sujeto de la escritura). pues lo que ha hecho Kant es verdaderamente productivo –puntualiza De borrar “la distinción entre el conocimiento Man– es accesible sólo a través de la teoría teórico (referido al juicio determinante) crítica estética” (De Man. (Kant. el paso desde el esquematismo de las puntualiza que si acaso la estética en Hegel categorías a la hipotiposis simbólica o simbo- se enmarca en el orden de la relación entre lización analógica en la tercera Crítica. 1998: razón teórica a la razón práctica es. dicho en términos más gruesos. De y la practicidad de las ideas (referida a la 519 Man viene de observar que desde Kant la facultad de desear) poniendo un punto articulación entre razón teórica y razón intermedio” (Vidal. dicho de manera crítica los esquemas posibilitaban respecto . filosofía crítica en segundo grado” (De Man. el paso de la ción por temas políticos” (De Man. a la Típica de la razón práctica. su legibilidad ha de más precisa. su éxtasis no puede la determinación de la intuición a través del ser enmarcado en la oposición tajante entre concepto por la vía de esquemas de la razón mundo y espíritu” (Baeza. proceder judicativo obedece a la reflexión milar. del paso de la absoluto”). Paul De Man repara en un “principio en analogía con el proceder determinante de exclusión que se asume para operar entre (analogía en cuanto a la forma del juicio y la teoría estética y la especulación epistemo. no en cuanto a su contenido). del arte] desde el espíritu objetivo al espíritu Se trata. representación entendida como Vostellung a ha de ser porque “el pensamiento político Darstellung. 2004: 99). 2011: 26. o entre el Estado y la religión. el cual posibilita –tal como en la primera 1998: 152). En este entrecruzamiento. De Man Kant. en 153). en un modelo simétrico entre la juicio determinante al juicio reflexionante. podría plantearse como la de- ser pensada sin recurso al dominio natural: pendencia de un juicio que no se agota en si la firma supone arrojo. o preocupación por la estética y la preocupa. cuestión que. pues.

Dios. según Kant. Como mostrará que sólo gracias a él es posible un saber. libremente formadora. tituye el saber primero y propiamente dicho 520 tuición tendrá una relación más inmediata tiene que referirse por esto a la totalidad del con su como tal en cuanto filosofía de la Ser. Pero el saber es –como Kant mismo ha allá del sistema de la razón de Kant cuyas descubierto de nuevo– en el fondo intuición. esta exigencia de carácter formal. Pero razón –señala Heidegger– son. precisamente. En el idealismo alemán la in. ARCHIVOS DE FILOSOFÍA NOS 6 . mundo y esencia del hombre intuición intelectual de lo absoluto pero con (libertad)” (Heidegger. ideas directrices tendrían un carácter sólo representación inmediata de lo mentado en “heurístico pero no ostensivo” (Heidegger. en una “nueva experiencia del a este respecto de la manera siguiente: ahora hombre en tanto genio” (Heidegger. además de las determinaciones pues. La intuición cons- 1990: 50). Podemos exponer breve- Saber Absoluto amparada. será a las ideas de Dios. una exigencia respecto del éstas son (…)sólo conceptos directrices. 1990: bien. el resguardo de no implicar una recaída en De manera tal que el vínculo entre política. “Las representaciones de la haga pensable lo que carece de ella. pero sólo a partir de aquello que Kant (las categorías)– darse una intuición que haría posible. acorde a la exigencia de un es pensado en ellas. 1990: 52). lo cual no equivale sino a ir más rango. mundo y hombre. en cuanto saber propiamente dicho y primero en cuanto al absoluto. Pero partir de Fichte. se añade la determinación de que el de la totalidad sostiene y determina todo saber configurado cognoscitivamente sólo otro saber. a Dios. Como ese saber cional. tiene que ser sa- y Kant en torno a lo matemático y lo ra. con Kant. sistema autofundado por una voluntad es tenido por decisivo en grado tan esencial. El idealismo arte y filosofía que De Man ve inaugurarse alemán iría más allá de Kant. mundo y hombre. lo representado en las ideas no puede del sistema que son asumidas por Spinoza ser inventado libremente. el dogmatismo (Descartes). pero en estas ideas se piensa algo y lo que 39). vale decir.7 • 2011-2012 de los conceptos puros del entendimiento gger. si seguimos a mente las reflexiones del idealismo alemán Heidegger. no contenido que pronto se traducirá como representaciones objetivas. que den el objeto el requerimiento de un sistema en cuanto mentado mismo. él tiene incluso que ser el saber podrá serlo. bido él mismo en un saber. su existente autopresencia. según Heide. Así Heidegger. ¿sería formalmente el mismo que .

sostiene Iván Trujillo. 2002: 463). Y ello va a su captación plástica? O: ¿de qué modo es depender de si acaso dicho distanciamiento posible unir una mayor captación plástica es. lo que les mantiene Los ejemplos a elegir en este punto serían retenidos “en el problema de Hegel. el cristal del concernido De Man– no es. para De Man. o más exactamente.Ni Richard ni Thayer / Zeto Bórquez se articula en Hegel. sin embargo. filosofía. como se puede ver. modo de hipótesis podríamos formular que 1998: 153)? A todas luces y en cualquier una exigencia de ese tipo –en los márgenes caso. que va desde el Kant de la tercera Crítica En estos términos. en efecto. allí donde ya a De Man le parecía alojar una cierta De Man lo ha emplazado en el hilo directo hostilidad que se volvía necesario examinar. a un muy pequeño momento singular. cuestión que parece ob. o si lo que por ejemplo concierne primera etapa de este camino será retomar a Breton. en el que De Man nos alerta no incurrir Sin embargo. múltiples. 2005) –pero también a 521 (…) Descubrir entonces en el análisis del Althusser y. como acontecer total” (Benjamin. ¿resulta plausible pre- hasta el Marx de La ideología alemana y en guntarnos si la crítica de Benjamin podría una cierta contemporaneidad con Lukács. pretende establecer un tipo de inmanencia prensión marxista de la historia al precio de que no pasaría por Hegel mismo. a Celan y a Oyarzún respecto de para la historia el principio del montaje Hegel (Oyarzún. religión y la política sin Hegel o habiendo do a la hora de elaborar su crítica con el arte “superado” a Hegel. Como señala cuestión– un distanciamiento de Hegel el autor en El libro de los pasajes: “(…) ¿se sería necesario por parte de una crítica que tiene que adquirir forzosamente la com. a el rótulo de “pensadores estéticos” (De Man. el . Hasta cierto punto –y y en donde habría que ver qué significaría allí se alojaría el rasgo más difícil de esta estar concernido estéticamente. lo que no habría el problema estético. ser pensada sin el arte? Suponiendo que la Althusser y Adorno a quienes implica bajo respuesta a esta pregunta fuese negativa. a su vez. una separación o una inte- con la realización del método marxista? La rrupción. que perder de vista es la articulación entre servar hasta cierto punto el mismo De Man? historia. el punto en cuestión es que de manera tan cómoda– significa pensar la Benjamin parecería estéticamente concerni. a saber. Benjamin no constituye de la filosofía y del “principio de exclusión” ninguna excepción. estética y política que ¿Y qué pasaría con Benjamin.

en todo aquello que (y no de Goethe). lecturas en torno a Hölderlin y Trakl que instalando otro vástago a esta polémica –en marcarían. 1998 y 2000). por otra parte. en la medida en que. domi- Lacoue-Labarthe. como hostilidad” (Trujillo. los años 33 y 35. el arte en primer lugar el que será pensado ces. quizás. Según del idealismo alemán– serían asumidas por Lacoue-Labarthe. siguiendo a acaba por imponerse. la interpretación consagrada de la esencia zación. que aparecería en los textos de Heidegger de una “nueva mitología” (Lacoue-Labarthe. Y si esto es así para Benjamin toda vez (sustitución de la ciencia por el Denken que desliguemos a Benjamin de lo que po. principio a fin– de una larga tradición ale- así como también el seminario del año 36 mana que se origina en la Jena de Schiller 522 en torno a Schelling. 1996. ¿cuál es el dictum que Benjamin hereda como poseedor de la capacidad de abrir la cuando interpreta a Hölderlin. a Fichte y a Schle. esencialmente Sprache y esta como Sage: de la unidad con el absoluto a través del arte. dicha repetición equi. en la Alemania valdría para Heidegger a una inflexión en de los años 30 no refractaria [al nacional- . donde aparecen el Discurso Heidegger los recoge –recobrándolos de del Rectorado y la Introducción a la metafísica.7 • 2011-2012 problema de su radicalización como esteti. lo que se trata. tendrá que ver con la cuestión de la auto. Dicho función –continúa Lacoue-Labarthe– por- dictum. de ese período así como más tarde en las 2002 y 2007). es de pensar un arte por su parte. la Dichtung es pensada como sin Hegel– el dictum de Schelling. sobre los Heidegger con las consecuencias “políticas” que se estructura su pensamiento acerca de que de allí se siguen. mito” (Lacoue-Labarthe. ARCHIVOS DE FILOSOFÍA NOS 6 . enton. donde. particularmente entre la historia (y en consecuencia su ‘política’). Schelling y parcialmente del ‘joven Hegel’ fundación y la “repetición de la grandeza y que. también podría ser –toda vez que de que en su esencia es Dichtung y porque. a Goethe y al posibilidad de un Dasein histórico (…) El Romanticismo alemán. vale decir. 2002: 72). und Dichten). arte puede ser visto como donante de esta gel? (Benjamin. por medio de Wagner y Nietzsche. su distancia- lo que ya veníamos anunciando a propósito miento con el nacionalsocialismo. donde ambas exigencias. na bajo distintos aspectos. 2009: del saber –subraya el autor– de la téchne 100). los Schlegel y Hölderlin. “[e]stos temas. o en todo caso. del comienzo griego”. Es lo y también. “será dríamos llamar su estado de excepción. si seguimos a Lacoue-Labarthe.

2004). una soldadura his. el hombre la cuestión pasaría por la distinción entre que pertenece al mundo y está destinado a “hombre natural” y “hombre espiritual” Dios– ese ente en total así expresado exige (Derrida. el en Del Espíritu. una triple articulación de traducción: el primero. Filia- sobre la base y con los medios del saber que ción o alianza que pasa a Fichte. aquella que pone en relación a Kant descendencia que va de Cohen a Buber. por el umbral justamente entonces una nueva apropiación de la traducción entre alma y espíritu. hebrea. la implicación paulina de creador. aquí sumamente complejos. hay que tomar en cuenta que en la Re.Ni Richard ni Thayer / Zeto Bórquez socialismo]” (Lacoue-Labarthe. Donde. en en Benjamin y Lacoue-Labarthe. con la crítica de Hegel sobre la legislación del saber y del actuar es al concepto de sistema pero sin la síntesis entendida como una liberación del hombre judeo-protestante de Kant. sin Kant y quizás de la experiencia cristiana del ‘Ser’ (…) La en una relación más compleja con Hegel. quiebra del dominio exclusivo de la iglesia o más bien dicho. en principio. por obra del protestantismo alemán. pneuma griego. como hace notar Derrida “(…) el orden del ente en total –Dios. Schlegel y se funda a sí mismo (…) Ciertamente. a costa de Hegel o de sacar a Hegel de la 2009). en donde a propósito de Spinoza también forma. cabría algo que decir. es decir. y donde no hay que olvidar la ruah degger en el seminario en torno a Schelling. alemán. que transformó el sello románico-oriental discutida por Nietzsche. sino en aquella que va desde Filón escena. precisamente luego a Rosenzsweig y a Benjamin (Forster. Los protocolos de lectura se vuelven En términos generales. el spiritus latino y el Geist Por otra parte. 2002: 73). Pero también sin para sí mismo” (Heidegger. como ha hecho notar Hei. nides y Lutero (Derrida. Discutida por Hegel no sólo se modificó el dogma romano sino y asumida por Wagner. ha lugar a objeción. toda vez que lo que querría restituir y Pablo hasta Kant pasando por Maimó. en Schelling y que será discutida por Hegel y ello. 1990: 38). y Schelling con Heidegger. 1996: 85). Coagularé tórica de lo judío en la Europa occidental hacia una de las aristas de esta escena de 523 se puede encontrar no tanto en la línea de familia. Heidegger sería una cierta unidad mítica a . Hegel. donde lo Y lo que no podremos hacer acá será poner que se juega será un cruce greco-judío (el en relación la “excepcionalidad” de Goethe logos como mediador). el mundo de lo creado. Para ello. entonces sin Hegel.

familia de Schelling”? Pues dicho de manera ción. con una seguridad críti- es la relación que a partir de ahí establece ca tan estable. de neral al privilegio del concepto absoluto en lo que aquí por comodidad llamaremos “la relación a su interiorización y exterioriza. esto es. posibilita algo así como el nacionalsocialis- degger en Nietzsche cuando le resta a Hegel mo en Alemania. 2002. 1973. cabría radicalidad. dicho el contrato judeo-kantiano? ¿En qué familia autor.7 • 2011-2012 través del arte. o al menos en la deriva filosófica que (de Hegel). se sitúa en los márgenes de Hegel o espiritual se inscribe y de cuál reniega? ¿Por antes de Hegel. con aquella familia. sin Hegel) sería desde Heidegger. sería: ¿se puede desprender Benjamin. casi a su consumación. sin lo que Hegel podría que habría llevado a la metafísica a su mayor mostrar del arte a través del concepto. vale decir en estos tér. ARCHIVOS DE FILOSOFÍA NOS 6 . en la des- nada menos que “el intento de una ‘obra cendencia de un Kant que habría firmado de arte total’” (Heidegger. con Hegel–. es decir. ¿Qué pasaría entonces allí donde político de Heidegger” sólo se consigue Heidegger en torno a un concepto “vulgar” con el arte. discurso sin el arte. Ese autor no es otro que cuestión que implica poner fuera de juego Walter Benjamin. cómo entonces. del poema. 2000: 89). A menos que aquello que pudiese ser bien tosca. miento político. preguntarse cómo un autor cuyo posiciona. 1998). o dicho de otra forma. cuál qué decir entonces. también. qué políticamente Heidegger . concretamente. Y es lo que parece anunciar Hei. vale decir –y esto es lo que no de tiempo pretende ver una excepción filo- dice Lacoue-Labarthe– hasta cierto punto sófica en Kant a propósito de aquél autor sin Hegel. Pero también. hasta donde nos muestran 1971) ¿Y qué ocurre cuando Benjamin los críticos. Y la pregunta heurística a la dialéctica de la idea absoluta y en ge. estar en la familia de Schelling. estar en la familia pudiese pensarse también con la dialéctica nazi. Hegel? (Heidegger. Pero mediante la ligadura de la autonomía y la si lo que derechamente podríamos llamar ley universal un contrato judío entre Filón siguiendo a Lacoue-Labarthe el “proyecto y Pablo. ¿qué sucede cuando Hegel rechaza minos. pensado con el mito (vale decir. Y. Derrida. y esto no una posibilidad que sí restituiría Wagner: debería resultar contradictorio. no pasa explícitamente ni por el factura a Kant la remesa de un trascenden- mito ni por el nacionalismo –y que tampoco talismo que considera obsoleto respecto a la 524 puede desarrollar en toda su dimensión su “filosofía venidera”? (Benjamin.

que Benjamin mismo en la medida en que lleva consigo y no podría llegar a plegarse a la violencia nazi. habría detectado a propósito del fascismo. ¿qué pasa cuando en el nacionalsocialismo y que entre otras un Heidegger que se explica con Hölderlin cosas pasa por la reforma protestante. ¿por qué cristianismo. un Hölderlin cierto no en directa discusión con Derrida que se explica con Kant y con Schelling? sobre este punto) habría de ser diferenciada ¿Cómo alguien –o algo– puede explicarse en su especificidad respecto de la deriva con aquello que no se explica? Y si explicarse latina Renacentista donde el ateísmo habría con otro fuera explicarse con uno mismo y sido mitigado por una filiación romana explicitar al otro. 61). Esta psique podríamos comenzar a sustituir de manera judeo-alemana que se encontraría implicada más o menos insistente. en cada vuelta o sesgo expresaría. En el elemento del logos mediador de cional “no aparece en el texto de Benjamin” la alianza judeo-helénica que hace posible el (Avelar)? O dicho de otra forma. o incluso que cierta filiación na. a su vez. 2007:103). ¿cómo podría Benjamin (y cristiana) nunca totalmente caduca y ser una “excepción”? Como apunta Derrida que constituiría la deriva propiamente en su trabajo en torno a la “psique judeo. podría ser ope- . Distinción que. en cada viraje. O en el espíritu” (Derrida. refleja el judaísmo: no en la sangre sino en o también. “lo quieran con él en lo que desde entonces sería una o no. a tentativa alemana de “obra de arte total” y saber. la genealogía o la ascendencia judía ha la “estetización de la política” que Benjamin tenido que jugar un papel destacado. una ‘fuerza’ original. y por tanto. lo sepan o no”. En alemana”: “En cada giro. mán se explica con el judío (…) Al explicar. Los alemanes través del otro no pasa también a explicarse son judíos. Es el logos mismo el indesmallable contaminación? Y volviendo que habría servido de mediador entre el es- a una fórmula del comienzo. El ale. que Hegel no se con el judío el alemán se explica consigo podría llegar a ser antisemita. puntualiza Derrida. según Lacoue-Labarthe en la del espíritu alemán. “Grecia deviene la fuente fun- aquél que pretende establecer su límite a damental de la germanidad”.Ni Richard ni Thayer / Zeto Bórquez queda del lado del nazismo. qué Lévinas queda del lado del el alma. 2002: sionismo. fascista (Lacoue-Labarthe. desde es un Heidegger que se explica con Schelling la perspectiva de Lacoue-Labarthe (si bien es (y con Kant). en términos “estéticos” dicha diferencia se 525 cada punto de viraje. pero que píritu judío y el espíritu alemán.

Tomando en consideración este ca” de Lévinas con Heidegger que arrastraría problema. funciona el término ‘judío’ en Lévinas. toda Violencia y metafísica (1967). el primado de esta hasta cierto punto su negación (la negación descendencia se traduciría en una filosofía o interiorización coextensiva también a . –y no puede ser de otro modo– con una Por otra parte. sometida por inmediata”? Si bien es cierto Karmy abre la entero a la misma dominación” (Derrida. Derrida plan. pero también para. a propósito del tratamiento filiación cristiana de la cual quedaría por ver de la distinción entre una mismidad cuyo su fidelidad mimética. Rodrigo Karmy en un trabajo en torno equivalente a una explicación a fortiori del al sionismo en Emmanuel Lévinas considera judío con el alemán. que todo alemán enunciada a propósito de lo infinitamente se explique con el judío no tendría que ser otro. siguiendo a Derrida. ARCHIVOS DE FILOSOFÍA NOS 6 . en algunos textos del ser y de los fenómenos anticipando. esta desmentible violencia y sujeción. precinto remite a la “ontoteología” (enten- a partir de esta fidelidad. (Lévinas. de Lévinas que se perfilan en esa dirección por la vía de su determinación conceptual. dicho término llega a inflexión familiar. “preciso preguntarse por el modo en que En su primer estudio dedicado a Lévinas. por el contrario. 2006) no existe una ruptura total todo aparecer. precaver ante una dida como la tradición que Heidegger so- asimilación de lo judío a lo judeo-alemán. para Lévinas. al menos. No dejando de considerar el dato el momento en que el pensamiento del ser historiográfico bruto en lo que tiene de in- se olvida y se determina en filosofía. en nuestra tea lo que cabría denominar como una cierta historia inmediata. vez que –puntualiza el autor–. dos Israel diferentes: un de Husserl –afirma Derrida– el instituidor Israel exterminado por el racismo europeo de una razón y de una tarea filosóficas cuyo y un Israel exterminador del pueblo pales- telos dormía todavía en la sombra. Así por ejemplo. mete a deconstrucción) y la alteridad radical pues. “Que Platón sea a los ojos designar. marque. La diferencia es tendría que ser remitida a “nuestra historia fraternal en la descendencia. 2011: 1). que tino desde su fundación en 1948” (Karmy. ¿por qué diferencia sólo es decisiva al final de una la referencia al término “judío” en Lévinas 526 raíz común que es griega. para Heidegger. interrogante de una explicación “sintomáti- 1989: 110).7 • 2011-2012 ratoriamente viable a la hora de hablar de que reduce a intuición sensible el aparecer sionismo.

en ambos autores. en a Avelar. Desde esa óptica. materialista o idealista” (Trujillo. por un espectro (…) [como] aquello de lo que otra parte. determinando rrido Derrida toda vez que lo que se juega la consanguinidad espiritual en juego sin allí –y esta sería una de las hipótesis– es el repetición) lo cual no puede sino redundar intento por acceder a un verdadero estado de en un análisis a posteriori espiritual sobre excepción (con el peso que le da Benjamin judaísmo y Estado de Israel que Karmy de a ese sintagma en la tesis VIII). y que para manera bastante precisa llevaría a cabo no Avelar se explicita en la instancia de la huelga obstante a costa de lo que podríamos llamar general revolucionaria (que por otra parte una cierta precipitación. falta esta explicitación de lo filiación conceptual a la violencia). edificio de una filiación sionista que. de Lévinas sobre aquellos conceptos (rostro. que en Benjamin es la huelga como algo que cribiendo –y esto me parece fundamental es violencia y no violencia a la vez (…) La . en lo que respecta de Lévinas del elemento de lo mismo. “[e]n la rigurosa paráfrasis que Avelar pero en el sentido exactamente con. en admitir una salida 4). prójimo. 2006b: o dicho de otra forma.) que a corte a una “repetición maquinal” (Derrida.Ni Richard ni Thayer / Zeto Bórquez la crítica podría decirse del fantasma del de subrayar en ambos casos– sin firma su sionismo) y por tanto el “envés” (siguiendo “genealogía espiritual” (Derrida 2002: 61). de un gesto de de la genealogía espiritual a la historia absolución anticipada de la signatura de su queda en una cierta subrepción que pasa repetición. 527 precipitación también ocurriría en el caso de Según Avelar. sea puede sino asumirse en toda su dimensión. a la luz de textos como los que nunca termina de des-ligarse el idealismo o se compilan en L’au-delà du verset (1982) no el espiritualismo en todas sus variantes. Sin embargo. la absolución de una ligadura asumir o admitir en buenas cuentas como cuasi-sintética o artefactual operaría en su a priori material el éxito del proyecto filo. el pasaje Se trata. y por consiguiente. circuns. lectura de la “omisión” en que habría incu- sófico de Lévinas (esto es. la postre terminarán por sostener todo el 2003: 31-128). escatología. dicha sostiene su crítica a la lectura de Derrida). de su retorno o del deseo implí- por asumir la interpretación consagrada de cito de su retorno. examinar cómo es que ésta liga el texto a ese infinito. hace Derrida de toda la armazón del texto trario (es decir. a Arendt) del nacionalsocialismo. etc. negando una determinada benjaminiano. a un “cuerpo artefactual.

la fascinación y el vértigo. lo que se perfila en Benjamin Avelar al resistir la lectura de Derrida en mediante esta complicación en relación todo lo que en el orden de lo irrepresentable con la huelga como un “eje desaparecido” asociaría según éste al texto de Benjamin (axis missing) en la lectura de Derrida. antes texto [punto que tendría que ver con la po- de la distinción entre la violencia implícita o sibilidad siempre abierta de precipitar una potencial del acto de la huelga y la violencia expiación de la firma de la violencia divina]. etc. del juicio determinante y Post-scriptum de Prénom de Benjamin. es transferir al momento decir. eje de lectura el que posibilitaría a Derrida en todo caso sin pertinencia a la medida del 528 establecer “una aproximación [de Benjamin] acontecimiento. hasta mapea fracturas varias en el texto benjami.) (…) Derrida sí finalmente que se asemeja demasiado. en su lectura respecto a la violencia mítica. ve bien Derrida. deberá ser siempre leída allí Derrida: “Es en ese punto cuando este de las dos maneras simultáneamente. con conclusiones ineludibles. de la siguiente manera: “Benjamín habría queda planteado a su vez que es ese mismo considerado quizás vano y sin pertinencia. no es pura. 2004: 93). Señala decidible [cuestión que también Thayer cri- . No obstante. La relación a orden de lo representable e incluso de lo la que Avelar alude se encuentra al final del determinable. siguien. como toda objetivación. Podría incluso plantearse 93). pero contra lo que hay que actuar y pensar. es según el autor. es con el nazismo.7 • 2011-2012 huelga será siempre. que en el momento de la huelga “la “puro” de la violencia la división que desde distinción entre violencia y no-violencia el comienzo y hasta el final Derrida apuntala se vuelve indecidible”. explícita de la huelga general revolucionaria a pesar de toda su movilidad polisémica y (dicotomía que. toda objetivación histórica con Heidegger y la caracterización de ‘Para o estética de la «solución final» que siguiese una crítica a la violencia’ como un texto perteneciendo. a aquello mismo niano. contra esta nos parece la fisura fundante de la red lo que hay que hacer y hablar” (Derrida. que lo que intenta hacer do a Avelar. ARCHIVOS DE FILOSOFÍA NOS 6 . me parece fácilmente separable. todos sus recursos de inversión. como hipótesis. la “omisión [por parte de Derrida] de este La tesis de Derrida –con el espolón inclui- momento de constitutiva abertura (split) en do– aparece enunciada en el Post-scriptum el texto de Benjamin” (Avelar. múltiple que arma Benjamin” (Avelar. 2004: 1997:150-151). al “demasiado heideggereano””. si asumimos que.

intro). la mitológica. Lo decíamos hace un momento Derrida considera para obtener su rédito en –prosigue Derrida–: en el orden de la mala su dimensión mesiánica. Sin entrar a los pasajes opera allí donde Avelar tiene fondo en este texto de alta complejidad dejo delimitada lo que será su crítica.Ni Richard ni Thayer / Zeto Bórquez tica como la re-torcedura en que incurriría de la indecidibilidad del pasaje mítico que Derrida]. toda excepción (ideal o ble” benjaminiano (“[f ]or Benjamin. nante o categorial” (Bórquez. pecto de la huelga y de la huelga general re- puesto que esa corrupción era dialéctica y volucionaria a la medida de esa interrupción dialécticamente inevitable. donde. a nuestro juicio. en cuanto “interrupción de una 1997: 147). Avelar a los últimos párrafos de la lectura Por otra parte. con sión” de Derrida sobre un cierto “indecidi. Por otra parte. 18. the material). que. 1997: Avelar parte enfatizando una eventual “omi. que. o por la de un Kant Benjamin de una explicación con Heide. Derrida trabaja sobre la firma de Derrida. 529 Auseinandersetzung con Heidegger aparece do por la crítica: En ce moment même dans explicitada. pero con el fin de proteger a ligarlo a Heidegger). determi- Teniendo en consideración esta escena. podríamos decir. asimilación simbólica o analógica. y consiste en sisar el intento de Derrida por des-enredar a Lé- . si lo violencia del derecho. para gger. puesto que la alusión a la “omisión” Heidegger podría eximirse de la paráfrasis se proyecta inmediatamente en el texto de aristótelica. 29). como se mostraba con antelación. 2011: 33). de cabría preguntarse por qué la reticencia de un “orden trascendental” (Benjamin. empezando por la excepción del strike is the moment when the distinction mismo Benjamin de una cierta consangui- between violence and non-violence becomes nidad espiritual (por ejemplo la que podría undecidable”). esa de Lévinas en un estudio menos desarrolla. fundaría. el mal que Benjamin interpreta como “verdadero dependía de una cierta indecidibilidad. mientras que el como “‘verdadera soberanía’. su regla excepcional. pues el colgada una cita donde queda de manifiesto desplazamiento es leve. Es claro que la transferencia de cet ouvrage me voici (1980). como el “indecidible” que Avelar sitúa res- cia fundadora y la violencia conservadora. de estado de excepción” es posible de traducir que no se pudiese distinguir entre la violen. ‘verdad como juicio teórico y la representación eran allí muerte de la intención’” (Thayer. 2006: determinables y determinantes” (Derrida.

Karmy detecta en Lévinas en relación con Y el riesgo es ineluctable. la con Filón llegando hasta Kant y la nación necesidad de negociar la cadena. hoy en día y en el con- también en el elemento de lo mismo. texto” (Derrida. texto en el que nos situamos. y en consecuencia determinándose de Walter Benjamin. El “universalismo” que la filosofía. la economía.–. ción interesada que a un nudo indisociable da–. 2002). “Esta interrupción no es un corte. vale decir. no puede romper institución en un marco general y como ya el parecido más que no siendo no importa anunciábamos tenga su divisa en el nombre cuál. 530 de la signatura en Lévinas (de la firma del descarta. y que tendría en el término “universa. 2004: 41 y ss. término su última expresión” (Karmy. ma siempre “en mi lugar” (Derrida. 1997: no se trataría de aquel universalismo de “he- 139). No im. Ese riesgo está quedaría todavía por delimitar en su espe- él mismo regularmente tematizado en su cificidad latina (Lacoue-Labarthe. Por eso la abertura de la interrupción de una cierta institución interpretativa (pues no es jamás pura. rencia griega (…) que encontraría en Hegel lismo” su expresión más ejemplar. qué sucedería con la línea de interpretación lo que objetamos de su lectura sería lo que que haciendo una excepción de Kant o nos parece como una absolución precipitada evitando a Hegel para remontar a Schelling. para Lévinas. respecto a un proyecto diferente por parte de Lévinas su firma. de lo discontinuo como síntoma instituciones de la interpretación). En ese sentido. que una hipótesis. y del cual sea de forma no dialéctica. Pero no depende de una lógica del corte sino de este resbalón obedece menos a una apropia- la de-stricturación absoluta –sostiene Derri. otro o de aquél que en cuanto firmante fir. 2011: 5). En ese sentido. está inscrito en el pueblo judío es el que.). ARCHIVOS DE FILOSOFÍA NOS 6 . es una cuestión porta cuál: es aquí donde se sitúa la enorme que dejo planteada tal vez como algo más responsabilidad de una obra –en el Estado. como se intentaba la necesidad (otra palabra para decir el lazo sugerir retrotrayendo a Cohen despuntaría que no se puede cortar) de la estrictura. aunque alemana (Derrida. etc. volviendo al texto de Karmy. 1997b: 98). según Karmy. en relación con Hegel sobre este punto. Y para distinguirse. por el problema aquí no es otro que el de las ejemplo.7 • 2011-2012 vinas en su textualidad. Que dicha en el discurso del Estado. pero donde habría que considerar. sino que recibe su volumen conceptual al admitir de un universalismo “de la responsabilidad . a su vez. precisamente. la medicina. a Hegel de la escena.

Pues el problema surge parar aguas entre lo que podríamos llamar no cuando se intenta vincular el “a priori la familia de Lévinas y la familia de Hegel? material” a una psique sino cuando la psique O en última instancia. como no-fenomenal tendrá que vérselas todavía es posible observar a partir de Derrida. el “a priori material” de Thayer de su des-aparición. En razón de ello.Ni Richard ni Thayer / Zeto Bórquez que testimoniaría la huella inasimilable medidor esencial. que la interrupción no se de otra forma. desde una ideológica autofundante aparecen más bien cierta conmutatividad. siguiendo a Willy el Dios judío y el Dios de Hegel (Derrida. ¿qué significaría para Karmy deja re-anudar. hegeliana se cruzarían entonces en el punto En efecto. lo cual redunda de otro registro problemático. No obstante. la genealogía que De. o que la mismo señuelo que se pretende delimitar. ley mimetológica de la imitatio. que en el caso de Alemania . o también con él? Como bien ha señalado Lacoue-Labarthe. y eternidad en Hegel también estaría transida entonces. la coerción 531 rrida exhibe no significa la reducción ideal que le confiere autoridad. 2002: 98). cede ante la contaminación del la que quiere absolver a Benjamin. ¿aparece suficiente. quizás. la con su propia y radical heterogeneidad. exige que se dirija de los límites estatal-nacionales pues dicha como modelo “a lo que no proviene de una genealogía por muy “espiritual” que haya imitatio” (Lacoue-Labarthe. la En sentido estricto. precipitación que en Karmy decide a la hora puesto que cabe preguntarse. ¿qué significaría como una implicación crítica que como para Avelar que Benjamin se explique sin una desactivación de su impronta filosófica. La incompatibilidad enfila en la misma serie de la “alegoría na- con Hegel que en ese contexto es propuesta cional” que Avelar le imputa a Derrida y de por Karmy. a su vez. de leer a Lévinas. El infinito de Lévinas y la eternidad minar “material” ni menos “ideal”. de una suerte en una acaso sorprendente semejanza entre de “a priori material”. de ser no se encuentra sostenida por la división interna de la imitatio regida por dicotomía materialismo/idealismo como su un double bind. nos hallemos en medio por una no-fenomenalidad. Heidegger. presuponiendo mente justificada o justa esa decisión? Dicho allí. Thayer. sionismo. lo que allí sea de la herencia judía”. pero que ya ni siquiera cabría deno- 1976). ¿por qué se. Más bien. fascismo o cualquier apropiación como también podría decirse. que Lévinas no se explique con Hegel? Así nazismo. se hace depender de éste.

la comunidad de sangre y suelo” respecto a en este sentido. En dicho exterminio se explicaría a partir de una intento. puesto que mación.7 • 2011-2012 respecto del modelo griego se radicaliza a pensar lo impensable que supone el Ex- como la posibilidad de un surgimiento o terminio como el resultado del desamparo una originalidad excepcional (sin posibilidad alemán en cuanto precipitación mimética de de imitación) como modelo de una autofor. Para Lacoue-Labarthe aquella calización de la imitatio: double bind. se de aquella precipitación mimetológica. existir a condición de no existir. intimidad comunitaria (Lacoue-Labarthe. te de la comunidad orgánica” que postula llevando al conato nacional alemán a ago. habría aspirado al genio. en cuanto autoformación. como sólo que el genio. teado por Nancy (voluntad de inmanencia ción que Kant formaliza a través del genio absoluta como fusión comunal. Double bind que se traduciría sus genios más prestigiosos. o al habría precipitado en esta imposibilidad menos. desde su proyecto. se encontraría regido por una ley tarse en lo que Lacoue-Labarthe denomina mimetológica general donde un double bind una “lógica esquizoide”. donde el como principio de lo inimitable. Alemania se situar ni dentro ni fuera de la comunidad encontraría regida por la ley mimetológica encontrándose “de antemano impedidos de en cuanto precipitación mimética o radi. respecto del judío es que su anulación im- curso del Rectorado (1933). como se anunciaba. y que según Lacoue-Labarthe sería lo que se jugaría en términos topológicos el modelo asumido por Heidegger en el Dis. pues. en cuanto inimitable. desde Hölderlin en la radicalización de una imitatio cuyo a Nietzsche. . nia histórico-espiritual en la que algunos de 2002: 92). Autoformación 2002: 99). que es el intento de constituirse insatisfacción del “infrahombre exterior a como nación o pueblo (Volk). existencia”. ARCHIVOS DE FILOSOFÍA NOS 6 . A propósito de su plica como condición el que no se le pueda acceso a la existencia histórica. “algo así como una divide o “o esquiza”. los criterios de la “pura inmanencia”). Nancy. resultaron ser los signos (y las modelo de originalidad resiste a la imitación víctimas) premonitorias” (Lacoue-Labarthe. la 532 psicosis –señala el autor– o una esquizofre. división íntima de la comunidad no se que en cuanto principio de autoformación explica tanto desde el inmanentismo plan- se inscribiría como un vástago de la tradi. el “inmanentismo furioso o deliran- (imposibilidad de una imitación genial). Lógica esquizoide que autorizaría que para Heidegger. Alemania.

Lo que Derrida pretende abrir con Heidegger orientado a la apertura hacia una Heidegger sería una heterogeneidad radical nueva religión. donde. según Labarthe. inflexión griega y latina. es decir en la doble ducción a la metafísica (1935). si Lacoue-Labarthe tiene razón. Es decir si el geistlich de punto con su distanciamiento del nacio- Trakl que Heidegger quiere llevar más allá nalsocialismo –distanciamiento que jamás del cristianismo –tal como lo hiciera con el tendrá el carácter de un abandono– y que problema del mal en Schelling– se deja ver implicará una suerte de blanqueamiento de o no –y hasta dónde– por el positivado del una reapropiación del espíritu por parte de mito.Ni Richard ni Thayer / Zeto Bórquez es autoafirmación del espíritu (Geist) en el cual [el cristianismo en la doble dimensión Discurso del Rectorado (1933) y en la Intro. Se trataría Cabe preguntarnos. de una Frühe que está por venir. plegamiento a Schelling pasará más bien 533 da. vale decir. que se vería la política del poema. y luego en torno al Trakl que cidir la posición de Heidegger sobre este Heidegger presenta. hará coin- años 33 y 35. 1990: 95). como se ha venido en el origen que permanecería heterogénea insistiendo. de penuma y spiritus. tianismo] (…) es posible” (Derrida. 1996: 1996)) allí donde lo que está en juego 94). lectura. “de pensar aquello a partir de lo heterogeneidad radical como aquello “más . habría que ver si este expresado en un intento de descristianizar diagnóstico permite revelar el negativo que tanto a Schelling como a Trakl en vistas Derrida extrae en torno al espíritu en su de una determinación más fundamental. por el cruce que. con el arte y con por darle alcance a esta Frühe. Derrida reconoce aquella impronta es una cierta relación con el mito como schellingiana en el intento de Heidegger relato (Sage). además de una in- Ahora bien. primero. en los años del 33 al 35 junto aún “en la más rigurosa repetición” y que se con los desarrollos en torno a Hölderlin el anuncia allí como lo “más diferente” (Derri. sobre los textos de los Lacoue-Labarthe. por su parte. flexión hebrea que no habría que descontar y el tono schellingiano al que Heidegger se y que sería la de la ruah. entre Derrida y Lacoue- a través de Trakl para Heidegger. por tanto. Se trataría de una partida sin por la autoafirmación de la nación alemana partida como retiro hacia lo más originario como creación de una nueva mitología. a partir pliega (plegamiento que Derrida también de lo cual tanto la metafísica como el cris- detecta a propósito de Trakl (Derrida. del mito a la Derrida.

transita alrededor del necesariamente para ser enunciado después nombre de Schelling. explica con Schelling y no con Hegel? ¿Y (un doble bind). Antes bien. una hipótesis– tendría que ser así cuando tianismo. Es en ese contexto que medio.7 • 2011-2012 matinal del Frühe”. Esto no tendría que ser siempre un caso como en el otro se juega una cierta así en Heidegger. ambas Heidegger establece con Schelling se inscri- orientaciones se encuentran en Heidegger be en un período complejo políticamente y las consecuencias que se sigan en cada hablando. ARCHIVOS DE FILOSOFÍA NOS 6 . tanto como si es en vistas sando por su texto. precisamente el período en que caso dependerán hacia qué lado se cargue Heidegger adscribe y luego se distancia del más la mano. y más lo segundo que trataría siempre de decir algo que pueda lo primero –justamente por una disociación ser proferido antes de Hegel pero sólo y de la violencia entre el conocimiento y . Y tanto Derrida como de arrancar la separación del mal al espíritu Lacoue-Labarthe. me interesa. me interesa. De seguro. Es en ese punto –que ha- 534 qué significaría entones explicarse sin Hegel? bría que desarrollar de manera mucho más En este punto. ¿explicarse con Schelling es rigurosa– donde para Derrida se vuelve muy explicarse sin Hegel? Pues como sea que complejo pensar una “violencia no-soberana se respondan estas preguntas al parecer se y exenta de derecho”. en el nacionalsocialismo. Benjamin haría pasar una uni- equilibrada y quizás no puede ser de otra dad (inmanente) –que enlaza con su trabajo forma si de fondo está el contra-balanceo en torno al Romanticismo– por el filtro de la de una Ereignis acompasando todas estas prosa. observan que la relación que del horizonte cristiano. con matices de lectura y de deslindar el geistlich de Trakl más allá en cada caso. tanto en (de Hegel). pero al parecer –y esto es posición radical de Heidegger frente al cris. demorar el nudo que entre ambos el eco de Schelling se deja oír. fieles de esta balanza –nunca demasiado Por su parte. de Derrida– por la instancia sin contenido lación–. Por ejemplo. vale decir –leído desde la perspectiva vacilaciones o esta fantástica (y única) vaci. implicaría únicamente la interrupción de ¿por qué tratándose del Geist Heidegger se la interiorización tanto como su des-enlace. pero que no que Schelling teje entretanto. donde si es en vistas de remontar la clave de lectura se asocia con Schelling el mito es de la crítica protestante de lo y lo que se dice entonces se anuncia pa- que se trataría. demorar el nudo de la materialidad del signo. pues. en donde.

en cualquier caso. algunos de cuyos (en el sentido de inyunción) irreductible. interesan. a Schelling. semejante potencia. en un período. al hombre como mortal. Derrida efectivamente considera. que es el mismo desde donde. éste <el Wal- del año 35. y ese . cinco años le imputa Avelar a Derrida– tendría que más tarde. Un Schelling que He. la peculiar uti- la repetición en el punto de una institución lización de esa palabra. parte Derrida no ignora.  relación con todos los motivos que aquí nos Ahora bien. de el final.Ni Richard ni Thayer / Zeto Bórquez la acción (Derrida. en 1935. ni desde otro enfoque. la Introducción a la metafísica. Porque el Walten es una “fuerza” dríamos circunscribir a una cierta fuerza de la que no se puede decir ni que porta la (Kraft)– es la que Derrida intenta pensar vida ni que porta la muerte –[Nota: Pongo por medio del término Walten (Derrida. el acceso. una “diferencia de naturaleza” el seminario de 1929-1930. sobre todo. casos importantes en los que aparece. plantea: “Como ven ustedes. en reducir por algún tipo de determinación. 2011: 132-133). un modo muy interesante y que no carece de complicando la imputación de Avelar. para decirlo a través de un (Derrida. Derrida: “Nos habíamos prometido volver precisamente como una maquinalidad o ar. y después. a la misma encrucijada para seguir y retomar tefactualidad (posibilidad espectral) que ha la trayectoria de ese peculiar pensamiento introducido subrepticiamente el contagio y heideggereano del Walten. período buscarse en una instancia que no se deje político que no es un período cualquiera. dicha “inyunción” –que po. Vermögen). define segunda parte publicada del Seminario “La al mortal. ya habíamos en el origen de la violencia –que es lo que seguido. intentaremos apuntar sobre prosigue mucho más allá. en por ende. 1997: 136). la relación con la muerte en primero. ten> es alguna cosa que no es una cosa. como veremos. me satisface en mayor grado que la palabra tra trabajada en el seminario de Heidegger “violencia”. lo que aquí 535 deigger no desmarcará totalmente de Kant más se acentúa es que la muerte en cuanto al año siguiente en el seminario acerca del tal. teniendo bestia y el soberano” (2002-2003). Y más adelante nombre. señala a la vista el problema de la iterabilidad. se encuen. por otra parte. Este recurso cuestión que. la palabra “fuerza” entre comillas porque no 1997 y 2011) que. Dimensión “política” que por otra cuanto tal es un poder (Können. En una nota de la Semejante poder. Lacoue-Labarthe extrae una cosa de la vida ni una cosa de la muerte” cierta fidelidad.

ese poder mismo es definido por el ser estado de excepción en términos de Benjamin del ente. können. y tal vez llevando las cosas a cierto que dice una fuerza. por [Nota: Y lo que también me interesa es la lo tanto con el ser en cuanto ser. entonces. de lo que se desprende de estos textos com- la muerte en cuanto tal. un poder. de la nada como tal) no es sino la determinarla y. 2011: 165-166). Y esta diferencia entre el ente y el ser. límite. lejos de proporcionarnos la llave el problema de pensar una “violencia no- de una puerta que tendría acceso al ser del soberana y exenta de derecho”. ese poder singular. El poder. y Thayer como factor “desobrante” de la Es- aparece como poder desde la experiencia cena de Avanzada en este último. no es la soberanía de un rey. al portar el “posibilidad espectral de toda espectralidad” “en cuanto tal”. un dominio. ese que cualquier soberanía]– de ahí la dificul- poder de acceder al como tal de la muerte tad que experimentamos para pensarla. se dirá –en el texto cuya lec. y si de esto se tratara la cuestión. vermögen]” poder [Nota: ¿Qué quiere decir “poder” (Derrida. ARCHIVOS DE FILOSOFÍA NOS 6 . Identidad y diferencia–. Derrida en la línea del planteamiento de la esta diferencia ontológica que. ¿Dónde está el “extravío” de Estado. Vermögen). aquí? Incluso la palabra “poder” (Können. al no ser el ser en cuanto inscriben sería entonces una herencia que ser un “en cuanto tal” entre otros sino la no se podría simplemente absolver (y en posibilidad del “en cuanto tal” en general este punto la cuestión de la herencia según (…). derarse en relación con el problema de la [se dirá] que adviene mediante un walten: firma). un verdadero ente. No absolverse anticipadamente de la 536 es siempre la fuerza de esa misma palabra herencia. de la diferencia entre el ser y el ente]. es decir. Sin ese cadena entre walten. en Espectros de Marx tendría que consi- tura todavía difiero. de un jefe heideggereana. por consiguiente con y las líneas de descendencia en la que se el ser en cuanto ser. sin la a mi juicio. es una soberanía más soberana entonces? ¿No incurriría acaso Thayer en el . para traducirla relación con la diferencia ontológica. por supuesto. del “en cuanto tal”. En este sentido. nos conduce a la interpretación de incluso una soberanía no comparable con Lacoue-Labarthe de la “nueva mitología” ninguna otra [Nota: No es la soberanía de de raíz schellingiana (kantiana-filoniana) Dios. aquí. para (es decir. la deriva heideggerana y todo fuerza de ese poder del “en cuanto tal”.7 • 2011-2012 poder del como tal. no habría relación plejos por sus posicionamientos políticos con el “en cuanto tal”.

o dicho de otro modo. 537 de un poder. que lo haría más ta. que sin embargo. desde esta perspectiva es más teológica. ni Dios. la resistencia a pensar la filiación ontológica” (Derrida. a que sería la égida de la crítica de “una cierta diferencia de Benjamin. psíquica. 2009: 46). por Pablo Oyarzún” (Trujillo. la escuela de pensamiento de Richard y de con Kant y con Schelling. con sin Hegel. sea más posible que imposible. Agamben. el ejercicio de una fuerza archi-originaria. Avelar. entre naturaleza y espíritu. escuela de pensamiento del arte. 2009: 46). cisamente la que intentaría llevar a cabo visto desde Hegel. que en el sistema lo vuelve imposible o que bargo. sería un punto de “no Derrida. es decir. no Lo que Rodrigo Karmy llama en la misma algo ni alguien. con Hegel (y también con Husserl). sino línea de Oyarzún. 2009: 41-44). o más bien. Thayer. política… incluso… óntica u bien. y no digo que esto reiterada –se pregunta enseguida Trujillo–. o en una relación desde entonces torno de los problemas que se dejan oír indesligable. antes de Lacoue-Labarthe. derrideano”. llamando “material” (ni menos “ideal”)? siguiendo a Derrida. Kant habría ofrecido Desde esta perspectiva. lidad de una Auseinandersetzung con Hegel: “¿Y qué hay de cierta toma de distancia sin Hegel o con el arte (o. encabezada jantemente sin Hegel o evitando la eventua. Forster. y Hegel puede mostrar a través del concepto. sin lo que respecto a Hegel?” (Trujillo. Como plantea Iván Trujillo. una mediación con su tercera Crítica un “punto de reunión” diferente a la mediación hegeliana es pre. pero a propósito de una hostilidad reunión” (Trujillo. ni el hombre. 2011: 143). Sin em. la crítica insiste en “blanquear” las decide secretamente. Collinwgood-Selby. Punto de absoluta respecto del arte (y la política). punto de no reunión. de una violencia. y otros: “el extravío cualquier determinación física. a mi juicio. ¿en relación con Derrida? “Walten (que significa no igualmente. con un bajo sus firmas).Ni Richard ni Thayer / Zeto Bórquez blanqueamiento de otro “a priori material”. decir. y por tanto con Thayer… y de una crítica que orbita en Heidegger. es reunión. consecuencias “políticas” que se extraen de uno tal que ya ni siquiera se le podría seguir dicha filiación. cabría agregar teniendo a la vista a Benja- donde se desliza nuevamente la intriga de min en todo lo que se juega a propósito de qué es lo que Hegel puede mostrar… a esa escuela de pensamiento (que es también propósito del arte). siguiendo a Derrida. que volvería menos . Galende. con un arte la más de las veces simple y sumaria.

Habría que preguntarse si el Dios judío podríamos decir. 2004: 44. radicalmente otro? ¿Qué es que asume que la estrategia deconstructiva el “dispositivo de reflexión especular” o des-liga. Derrida consideraría mediante la entonces a decir siguiendo la polémica de doble firma de Walter y Walten en Prénom de Prénom de Benjamin)? Por ejemplo. el “medio y no por otro? Leyendo al mismo Benjamin puro” que aunque protético o múltiple. 75 y 1997: 140) ¿Es tan simple –y tan y de qué? Porque aparece justamente como complejo– como decir que la “estrategia” de el horizonte para pensar esa “violencia no. pero no absuelve anticipadamente “artificial” de la psique. ARCHIVOS DE FILOSOFÍA NOS 6 .7 • 2011-2012 a Derrida un “conservador” que un autor con el otro. Benjamin pasa por un punto de la tradición soberana” y absuelta del derecho. y con ello. exhortar a una cierta sible eliminar a Filón de la escena paulina estrategia o “economía general del espíritu” toda vez que la relación de Benjamin fluctúa (Derrida. 2009: 15)). por de sangre. de la “posibilidad pues la interrupción anuda interrupciones general [de los] parentescos espirituales” en la insistencia del hiato (Derrida. 2004: 75) que se haga cargo de entre un pensar con y sin Hegel (con y sin dicho contagio. con y sin imaginación inminente que habría que contener o tratar productiva. sin el contrato que diga relación con lo que se llama la filoniano entre autonomía y ley? ¿Qué pasa filosofía. 1997b: sino la “apelación secreta”. ¿es po. siguiendo la cercanía de lo que podríamos llamar “dos a Derrida en Glas (Trujillo. pero por tanto. ¿Por qué decir entonces que “secreta” de una firma? (Derrida. en cualquiera de soslayar. ¿Y el nazismo no fue mucho más allá de lo que la crítica presupo- acaso una “fumigación” racial? ¿Qué quiere ne. filiaciones que sin duda atentan contra el decir aceptar una línea de descendencia y no “potencial revolucionario” en juego lo cual otra? ¿Es esto posible? ¿Es posible la pureza moviliza las defensas. queda la impresión de que una estetización pone entonces a Benjamin en el papel de un u hostilidad absoluta precipita las filiaciones fumigador ontológico. 95-101). es decir. y no más bien el elemento donde de los dos casos. de ningún modo sin una se juega cualquier posición o interpretación relación con Kant. Y eso es lo que. lo tipos de sangre espiritual” sea un peligro 538 cual es decir también. “soberana”. Benjamin es visto como una “excepción”. Benjamin. Si la “purificación de la sangre” es cuando explicarse con algo es explicarse el precio que hay que pagar para abrir a un . la violencia sin sangre (me atrevo otra parte. 64.

Heidegger Sería preciso entonces buscar la operación intenta remontar el Walten. El Sage (relato) de Benjamin estetización. sobre todo. es decir. y por ende. con “la familia de Benjamin” –y que como nen. como la operación de blanqueamiento en último término. 1977). es a costa del blanqueamiento de (…) sólo que para Derrida éste mismo está un problema. porque respecto del mitema (que a su vez sería todavía guarda cierta fidelidad a la familia el blanqueamiento respecto de la familia de Schelling. Para polemizar y siguiendo tomado por la “doble estratificación” que a Derrida digamos: de su exterminio. podríamos decir. En el esquema de la prosa (mesianismo) a pesar posicionamiento crítico que podríamos del optimismo de Lacoue-Labarthe de una denominar “la familia de Benjamin” es po. pero también por Paul “mitificando” la violencia originaria bajo el de Man y su “ideología estética”). o a la gubernamentalización. pues se trataría también La cuestión con Benjamin y.Ni Richard ni Thayer / Zeto Bórquez “Benjamin revolucionario” quedaría por un portar (tragen) así como de un camino determinar si acaso se podría o no suscribir (übertragen). des-anudamiento. Vermögen). al evitar el mitema estaría (Derrida. degger a Schelling pasa al hellig o decanta te– por Bataille y también por Althusser en él. que resiste a la administración y qué implicaría esa decisión. de una fuerza (Kraft). 1996). ¿Pero qué sucede con Ben- de Schelling en la modernidad y más allá: jamin? ¿Puede interrumpir la imposición la exigencia de “una nueva mitología”. si seguimos a del “blanqueamiento” del Walten que. abjurar de la familia sería la utopía revolucionario-mesiánica (si de Schelling que desde entonces constituiría es verdad como dice Avelar que se trata de su propia descendencia? Si lo hace. de un abrir (bahnen) y de vimos compartiría más de un lazo con la familia . para poder desocultar al desde Lacoue-Labarthe. “política diferente” que allí eventualmente 539 sible apreciar una resistencia a deconstruir se abriría (Lacoue-Labarthe. a mi un “futuro anterior” [Alegorías de la derrota] juicio. Benjamin. de la “violencia donde el poema estaría llamado a acoger soberana” toda vez que ésta se precipita en su la herencia). de un poder (Kön. 2007: 47-48) el Walten. habría que ver cómo la “fidelidad” de Hei- por consiguiente –y esto no es tan eviden. en la imposición de su y re-virtiéndola en utopía revolucionaria. (enforcement) del Walten. visto Locoue-Labarthe. Y pasa primero por Husserl y luego por Hegel. podría entenderse ente a través del poema (Heidegger.

pues lo que observa –o más bien diríamos (Benjamin. La sospecha de Richard. no es tan descaminada como pare. pero que en tanto “apropiación política” ce. otra posibilidad primero al marxismo revolucionario latinoa- . pues. ¿Cuál es el 540 los modos de producción borra la firma del que hecho –si es que se tratara de eso– que aquí envía no puede hacerlo con el que arriba de la autoriza a plantear estas hipótesis? Existe un destinación. donde. absuelta Gewalt (en Benjamin) en su referencia directa anticipadamente en una explicación con el otro con una lógica del Estado fecundan el gesto de como una cierta “materialidad” en cuanto autoafirmación nacional o algo no demasiado “heterogeneidad radical”. siguiendo a Derrida. general). liar. reconocer allí. antes una la apropiación crítica de Benjamin– en la que “herencia espiritual” (dónde cabría determinar Thayer incurre. tre la obra y el fetiche. Herencia de la instancia de violencia mayor (lo que aquí “espiritual” que sería algo más irreductible designamos con la palabra alemana “Walten”) y más contaminante que la propia “historia en el de una instancia de interrupción pero no material”. pues. Por último. de la “hibridación desatado un punto medio (Trujillo. Pues allí cabría reconocer no tanto privilegio de ciertos intelectuales en torno a lo un desfondamiento o un desmoronamiento que cabría llamar un “pensamiento del arte y como una precipitación (una imitatio en su ley la política” que obedecería a una alternativa.7 • 2011-2012 de Schelling. ARCHIVOS DE FILOSOFÍA NOS 6 . 39-66). He ahí. un relajo crítico sobre tum o una operación cuya fuerza suplementaria la deconstrucción de términos como Ma- podría ser dirigida respecto a una u otra línea chstellung (posición de fuerza en Heidegger) o de descendencia. a mi juicio. en esa sus contornos) que una consanguinidad fami- perspectiva. Quizás. 2004: 75) como un fac. que es lo que Thayer efectivamente Agamben y de aquellos críticos que siguen la intenta llevar a cabo (destrucción sin soberanía estela del “verdadero estado de excepción” (pues si ni sujeto) sólo que habiendo sancionado como para Derrida el espectro es siempre más de uno. Donde “judaísmo” sería una palabra la fumigación ontológica –muy en la línea de para designar. a priori material el medio de la distinción en- ¿no habrá también más de un lazo?) es. 2009: espiritual” (Derrida. y en último término. diferente. como sería el caso de Giorgio de filiación. lo que habría que habría una suerte de “precomprensión” que buscar ahí en cambio es lo que mantiene del rasgo de la descendencia. si bien es cierto el cruce de (Walten) más difícil de pensar. 2002: 395) quedaría ciertamente atisba– es el blanqueamiento por anticipado dentro de bordes fraternocráticos. probablemente una imposición de retorno.

y luego sobre lo que la Capital). también se leyó en la línea althusseriana los trabajos de autores como Régis De- Paréntesis. el movimiento envés del stalinismo. Étienne Balibar (1969). el ascenso de la lucha Derrida por el de Louis Althusser. algo más quedaría por decir de la homogénea Por otra parte. Charles Bettelheim (1973 y 1974). que supo. donde además ha 3 Althusser irrumpió en el campo teórico lugar a considerar el interés por parte de marxista. 1969)2. logrando una importante difusión los teóricos marxistas latinoamericanos en Chile y Latinoamérica. guerrillera y el triunfo de la Unidad Popular ne una recepción más directa por parte de la en Chile. junto a las obras de Althusser. Alain Badiou 541 entre 1960 y 1970 la filosofía de Louis (1969). teórica de esos años. Nicos Poulantzas (1969). Las tesis expues. en diversos países del resistencia que genera en cierta recepción crí. discusión de diversas experiencias políticas. estudiantil de fines de los sesenta. si intercambiamos el nombre de de Checoslovaquia. particularmente. fueron renovación socialista suponía en una relación leídas al calor de la coyuntura política y de continuidad con la exigencia democrática. determinada por los que tanto en Chile como en Latinoamérica se efectos de un conjunto de acontecimientos imponía a modo de premisa de regulación del históricos: el XX congreso del PCUS y la cri- orden social frente a los regímenes dictatoriales sis del Movimiento Comunista Internacio- que en aquél período eran descifrados como el nal. cuya temprana traducción realizó crítica a ese posicionamiento por parte de la Marta Harnecker (Althusser. la invasión Ahora bien. la Revolución Cubana. Althusser: un bastardo bray (1965). Dicho de manera bastante esquemática. tica la lectura de Derrida en torno a Benjamin. donde la política aparece (Pour Marx) y en Para Leer el Capital (Lire le regida por la ciencia. Tal vez desde esa tensión social y su transformación. por el estructuralismo francés –solidario tas en las obras La revolución teórica de Marx de la filosofía de Althusser– como en el . entre otros .Ni Richard ni Thayer / Zeto Bórquez mericano “clásico”. formando parte de la reflexión y izquierda revolucionaria en Latinoamérica. vemos aparecer el mismo hilo que inclina la que encontraron en los trabajos de Althusser balanza del discurso filosófico sobre ciertas un modo nuevo y fecundo de leer la teoría premisas benjaminias. la estructura de una formación la politización del arte. continente. la de de Marx.

durante la década de los 80 y el cientificismo determinista. no podía filtrar al compromiso de los crítica al marxismo desde la reformulación movimientos contrahegemónicos que en esa socialista latinoamericana de la relación tendencia epistemológica y objetivista pare. determinación que. esta tensión se resolverá en una renovada no obstante. de la tesis del XX ben ser comprendidos no en relación con el congreso” (Valderrama. latinoamericano clásico (preeminencia de Valderrama sostendrá que durante este la lucha de clases del alero del Manifiesto período la textualidad althusseriana habría Comunista v/s la Contribución a la crítica quedado capturada políticamente por el de la economía política que planteaba la quid revolucionario. Se trata del cruce entre “la acción José Aricó4. latinoamericano a una explicación de lo real nismo político y el determinismo histórico encausada como “materialismo”. y. donde. donde el dechado de la tringiría la ontología social del marxismo revolución cubana subvertiría “el evolucio. ARCHIVOS DE FILOSOFÍA NOS 6 . el amarre entre el humanismo voluntarista Ahora bien. a del orden social. 1998: 173) cuyo compromiso la recepción de Althusser en Latinoamérica epistemológico a fortiori objetivista res- durante los 60 y 70. intencional y la determinación estructural” Asumiendo que este contexto es el que ritma (Valderrama. donde cían carecer de una teoría de la historia en éste último es menos una alternativa a la . de algún modo. sino en una “clausura (semántica) revolucionaria del tensión con los presupuestos del marxismo discurso de Althusser en América” . pación que se presenta como fundamental lier) sirvió para promover la instalación de a nivel continental: la de la instalación 542 una determinación estructural por sobre el de un sistema democrático como modelo actuar de los sujetos.7 • 2011-2012 caso del intelectual socialista argentino particular. los alcances del marxismo (…) heredados de la Segunda Internacio. particularmente desde determinación estructural de la acción)5. un estructuralismo marxista discordia que tiene como eje una preocu- (como por ejemplo el de Maurice Gode. de los partidos comunistas latinoamericanos En ese sentido. 1998: 171-172). entre democracia y socialismo. estructuralista en el contexto señalado de- nal. Con ello se suscita una su vez. debate que el estructuralismo francés soste- habría que insistir en aquello que Miguel nía coetáneamente (crítica a la metafísica o Valderrama denominó en su momento a toda forma de mistificación).

tanto para pensar nuevas como norma histórica o consumación de formas de hegemonía como para plantear un dictamen fundacionalista. . “[l]a afirmación de égida de la politización del arte tendrá a las una perspectiva democrática y antiestatista relaciones entre obra y crítica como el punto del socialismo lleva a los teóricos de la reno. lo cierto cia. la valoración tado de 1973 es una “destrucción completa ‘en clave democrática’ del pensamiento de la representación artística vinculada a la de Gramsci llevará a censurar fuertemente representación pictórica” que tiene como la influencia del marxismo althusseriano efecto correlativo su reificación por la vía en la izquierda continental” (Valderrama. pensamiento de izquierda vinculado a la mente el mismo Valderrama en un trabajo estética. la que nos ocupábamos al inicio.Ni Richard ni Thayer / Zeto Bórquez democracia que una profundización de Esta asimilación del socialismo al desvelo ella (Valderrama. Según Federico ciencia. cuestión de 543 una teoría del Estado. y en última instan. 1998: 175). “Socialismo por la democracia consolida. este doble juego de llaves partir de ese evento (Galende. entre democracia y socialismo ve en las Dejando de lado la discusión intestina sobre afirmaciones de Althusser en torno a la si acaso el Golpe opera como interrupción incompatibilidad de la teoría marxista con de la representación y reificación de su una filosofía de la historia el imperativo de campo o como explicitación del progreso una insuficiencia. transformación efectiva de la forma social. su “estetización” por el régimen instalado a En efecto. en la derivación de la política respecto es que la crítica a la representación que el de la ciencia (lo que era asumido por la “modernismo utópico” y progresista venía renovación socialista como el “estalinismo” desarrollando desde fines de los 50 y cuyo de Althusser) una batería de tendencias epígono hacía de la pintura un modelo de contrarias a la democracia. que a partir de Benjamin y bajo la de data más reciente. en este escenario de Galende. de inflexión de la resistencia de la teoría (y vación a criticar la idea de partido leninista de la práctica artística) frente a la coyuntura y a cuestionar la idea del marxismo como política de la dictadura6. 2009b: 16). –utilizando la fórmula benjaminiana– de 2000: 118). lo que ocurre con el Golpe de Es- cuestionamientos múltiples. Como plantea acertada. por otra par- renovado” que tendrá no poca injerencia a la te –enfocados ahora particularmente en hora de sopesar las posiciones marxistas de el contexto chileno– la alternativa de un los althusserianos. Asimismo.

a su vez. a través de la consolidación de la la crítica somete a Benjamin obedecería democracia gestional como horizonte –como muestra por ejemplo de manera bas- político-institucional de organización de tante categórica la apuesta de Thayer– a una la sociedad. como un discurso no tributario de ción socialista que lo ponía fuera de escena. nos estrategias de validación discursiva. en torno a la necesidad entre obra y crítica (Thayer). una crítica a ese mo. cuestión que habla menos de cierta “alternativa” con respecto al proyecto las constantes refundaciones del marxismo teórico-político de la izquierda latinoame- . 544 sus rasgos más fundamentales). o de otras de una ciencia histórica. décadas antes. decir. la cuestión será que. encontramos en un estado de la cuestión De manera que si intentamos situar un de la institución filosófica chilena donde rendimiento teórico o relectura de Althus- Althusser aparece absorbido. habida althusseriana formulada al propio marxis- cuenta incluso de una eventual separación mo. podríamos ser en el contexto filosófico chileno actual. y marxista contrahegemónico por una renova. asumen un desplazamiento de la remisión a la crítica al enfoque teórico althusseriano ciencia/ideología revalidando la exigencia sobre Marx). que a un decurso cuestiones adyacentes en torno a la relación de la institución filosófica chilena y sus entre modernismos y modernizaciones. y por otra De modo tal que el tono excepcional al que parte. tanto por la obra como por la crítica.7 • 2011-2012 y en donde. luego. 2004: 31) campo de cuestiones y donde los protoco- (el duelo de la transición a la democracia los de lectura resultan ser más complejos y y la monumentalización del pasado como menos evidentes que en el caso de Althusser. esta tendría que disponerse en la escena de y por otro lado. arte y su marco crítico (es decir desde otra nera aún más poderosa en una relación relación que la relación entre ergon y parer- melancólica o en una profundización de gon). una intransable reflexión sobre la obra de Este factor se habría afianzado de ma. latinoamericano en aquellos alcances que dernismo revolucionario es correlativo a una cabría denominar “postmarxistas” y que crítica al marxismo como ciencia (por tanto. ARCHIVOS DE FILOSOFÍA NOS 6 . cuestión –esta última– que también ella (“imposibilidad de afirmación” según podría considerarse a propósito de la tensión Nelly Richard) de la teoría y la obra de arte que la filosofía de Derrida genera sobre ese en la postdictadura (Richard. desplazado de todo conato su clausura por la renovación socialista.

Idelber Avelar plantea la omisión de un sus síntomas? ¿Y por qué justificar toda esta pasaje donde Derrida no habría considerado lectura para no dejar de introducir algo más una “indecidibilidad” de la violencia “como que una simple sospecha respecto de sus violencia y no-violencia”. y que equivaldría a peligros. De- el otro. y cualquier rrida “[i]nsiste en este punto. desde el pre-nombre. Según Avelar. la sustitución y lo sustituido en partir del año 81 por la vía de una nueva esa sustitución. a él. derecho. 1997: 139). le parece encerrar cierta obviedad la violencia. por otra pósito de la firma que sella el ensayo sobre parte. Algunas conclusiones. desde el nombre de No obstante. surge una pregunta: ¿por qué pila” (Derrida. no-violencia” (Avelar. que el que firma es siempre benjaminiano omitiera”. más allá del derecho y de una indecidibilidad por así decirlo “derivada”. ¿cuáles son te. esta reivindicación y no otra? ¿Existe otra? Por su parte. Ensayo de firma que se arrebata en su “como si este fuera un dato que el texto verdad. el completamente otro. señala Derrida: “Siempre firma que se expresaría en la inseparabilidad de otro. Constitución Política. Aquello que se llama Dios inevitable la incompatibilidad de las dos o no. a saber. Derrida sí habría la firma detectado a propósito de la violencia mítica en cuanto fundación y conservación del Sobre el final de Prénom de Benjamin. Antes incluso del nombre. violencia y cuando creo que lo estoy nombrando.Ni Richard ni Thayer / Zeto Bórquez ricana que pretende ser reivindicada en el Dios es el nombre de esa metonimia abso- corpus de la institución filosófica en Chile a luta. lo que ésta nombra de esa metonimia partir de su cauterización neoliberal a partir absoluta. desde siempre. lo que ésta nombra al desplazar los de 1973 y que se instala definitivamente a nombres. cuestión que al crítico. 545 otro es completamente otro (et tout autre a la vez que omite el antagonismo que hace est tout autre). . sus silenciamientos y su evidente la instancia de la huelga. y como se señaló anteriormen- ¿Qué es “otra”? Y si no existe. es quizás esto lo que firma este ensa. la huelga y la huelga general revolucionaria yo. la cual se encontra- dogmatismo? ría. por tanto. aquello que se llama Dios cuando en Benjamin: el carácter de la opción por necesariamente firma en mi lugar incluso la huelga como. 2004: 93). a pro. El problema de que siguiendo a Avelar. precisamente.

con guaje universalmente comprehensible capaz la remisión crítica a su texto. es decir. 1997: 135-136). pues. conocimiento decidible y certeza. Desde Thayer. “Para no desconoce en su lectura de Benjamin. o en términos de Ben. de una forma u otra.7 • 2011-2012 Sin embargo. Derrida Derrida habría “omitido” una disociación ha considerado en los tramos finales de (split) “constitutiva” en torno a la violencia? Prénom de Benjamin. políti- jamin –y también de Avelar– una violencia ca. y por ende. Pero cono- la violencia (. y esa es la condición violenta tomado como ejemplar del problema de del conocimiento o de la acción. afirmando –con Avelar. del derecho mí- desobrante” por respecto al “a priori mate. histórica. lo indecidible está rige (presides) sobre la naturaleza del acto en cada lado. por ejemplo 546 de hablar sobre ella” (Avelar. tico y del Estado. ¿podría seguirse positivo a la violencia porque no hay un len. Siguiendo a Avelar.. pero no ha una indecidibilidad entendida como una “omitido” la complicación de la disociación . un lado.) Pero la cosa realmente cimiento y acción están siempre disociados” importante en el texto de Benjamin pasa (Derrida. etc.. habría dos allí donde de lo que se trata es de pensar violencias. la decisión (justa. una “contradicción Estado. pero sin conocimiento decidible. 1997: 135). inadvertida: es imposible atribuir contenido Desde esta perspectiva. tanto esta imposi. de un resto (remainder): indecidible pero sin decisión. En cualquier una diferencia innombrable en el lenguaje caso. por objetiva en la situación legal”. ARCHIVOS DE FILOSOFÍA NOS 6 . por otro. la certeza de lo “[s]e trata. dos Gewalten concurrentes: por la violencia divina. justicia más allá del derecho y del revolucionaria. Por un lado la decisión sin rial” de la situación legal. podría decirse que el intento en un dominio que resulta estructuralmente que allí se juega pasa por detectar un “vector el dominio de lo indecidible. 2004: 93) es un rasgo que Derrida lencia divina respecto de la decisión. Es lo que se puede desprender pues lo que Avelar llama la “omisión de este de lo enunciado por el propio Derrida al momento de escisión (split) constitutiva” pormenorizar la violencia mítica y la vio- (Avelar.). de parte de Pablo Oyarzún (2008)– que No obstante la acotación de Avelar. certeza decidible. 2004: 94). podría afirmarse que esta “justicia más allá del derecho” (Derrida. objeción no está del todo bien fundada. otro lado. esquematizar –explica Derrida–. Lo que Derrida no ha hecho es poner esa bilidad de nominación como el rasgo de instancia del lado de la huelga.

frente a la ley jurídica primera parte de Fuerza de ley como una (que es aquello de lo que Avelar querría “justicia no reductible al derecho” en cuanto desmarcarse. legal” expresada en la huelga sigue siendo Ahora bien. “en su constante apertura [split] e de esa apelación originaria” (Derrida. 1997: impidiendo el ingreso del Mesías”. es hay conocimiento decidible de la violencia decir. seguiría estando. lo que estaría ocurriendo es. al desmarcar al obrero Es sólo mediante el recurso a la firma. sellar el texto con su firma. lleva a cabo sobre él. De manera tal que. considerando Derrida que no una contradicción de la situación legal. la cuestión será en- del derecho. “la potencia violenta 547 Agamben. siguiendo las consecuencias que se extraigan respecto . se trataría de lo volucionaria precisamente “[n]o hay certeza que en su nombre (de la violencia que puede (Gewissheit) o conocimiento determinante”. Puesto que. si es que efectivamente firma. 1997: 64). un “mesianismo bloqueado”. determinación humana”. llamarse la soberana (die waltende heissen)) en Benjamin. Esto es decir: su estado de excepción”. (o más bien desmintiendo) nuevamente a pudiese aventurarse una respuesta posible Agamben. en términos de Derrida. brar” lo que carece allí de nominación (el lidad. de Derrida acerca de la objeción de Avelar. más soberana que de la ley. su detenimiento frente a las puertas Walten. en términos de en eso se jugara la apuesta que Avelar sugiere una violencia que “no se presta a ninguna extraer de allí). se podría “nom- contrariamente a ese intento de excepciona. podríamos decir. del lado del acto y no tonces rodear la huella de dicha alteridad del conocimiento. no generaría un “verdadero o radical heterogeneidad. y en la explicitación que Avelar se impone a través de su firma. a la que apelaría Benjamin al expresa en la huelga –y que para Avelar pare.Ni Richard ni Thayer / Zeto Bórquez y su implicación en el texto. en el sentido de que Derrida “experiencia de la alteridad absoluta (…) probablemente vería que la huelga. para Derrida –po. la fuerza soberana. como del patronal. parafraseando a cualquier soberanía). pura y en la línea de lo enunciado en la dríamos plantear–. Derrida se interesa por el carácter de que lo “sin nombre” de la violencia que se esa apelación. De ahí en más ce ser la carta más decisiva– sería. es decir. quedando lo “sin nombre” de la violencia la “contradicción objetiva de la situación ante la ley. De manera 139). Pero como de la violencia re. incluso [que es una experiencia] no-presentable” considerada como contradicción objetiva (Derrida.

de un presente faltado. asimismo. reafirmando la excepcionalidad. en este escenario es preciso reconocer más decisiva sobre la temporalidad del pasado. que la tuvo como su más preciosa posesión? Así pareciera. 548 5 2011). en un ensayo que Diego Portales. en el contexto de la donde se habría propiciado a fines de los sesenta y presentación del libro de Grínor Rojo. Miguel sirve en primera instancia como prólogo al texto Valderrama y Rodrigo Karmy por su generosidad de Nelly Richard “La estratificación de los signos” a la hora de acoger las inquietudes que sugería este (1989). El rasgo de 1 Estudiante de Magíster en Pensamiento Contem. Althusser– a propósito de la naturaleza ideológica “El marxismo incómodo: Althusser en la experiencia de toda experiencia. cabe destacar la corpus. No veo dificultad en suscribir de Pasado y Presente (1965-1983)” (Stacernbaum. la excepcionalidad benjaminiana también se puede poráneo. es por intermedio 245-246). 2003: 4 Como señala Miguel Valderrama. a Althusser habría que eximir a Ernesto Laclau. (Valderrama. que desplegó la reflexión 3 Por otra parte. esto es. De este prisma de lectura y discusión con y en torno a condición de que se admita (y creo que Rojo lo hace) que también es porosa en todo momento. (…) Yo –para repetir algo que ya hice– sólo quisiera Señala el autor en el contexto de un catálogo de aducirle una glosa aquí. la importancia de Saúl Karsz entre los comentaristas como clave epistemológica. Por otro lado. de Benjamin tendría que haber ejercido sobre el 2 Junto con las traducciones. afectiva. Cuestión no menor considerando la chance de las obras de la Avanzada y de la crítica en los Notas márgenes de la renovación socialista. Diez tesis comienzos de los setenta la discusión amplia sobre sobre la crítica (2001). uno que histórico que hasta mayo del 2009 llevaba 66 estaría en falta de aquello que ese particular pasado ediciones. inminencia de lo incalculable: y probablemente 1998: 173). tercera cosa (…) el alegato de Grínor –que para 1998: 170). interesante alcance de de la Editorial Universitaria de Córdoba y la obsolescencia por parte de Oyarzún sobre Althusser revista Pasado y presente –encabezadas por Aricó– y luego alusión a Benjamin. política y con Lectura de Althusser. Marx. Sobre la importancia de Pasado y Presente ello se deja patrocinar no son reparos por el viejo véase también el trabajo de Marcelo Starcenbaum. en el trabajo de Oyarzún. a primera edición de la traducción de Pour Marx primera vista. 1970). la única que un trabajo en torno a Benjamin o a propósito que amerita agradecerse. ética. particular movimiento sin que lo queramos– ejerce sobre nosotros la dialéctico de las oposiciones tratadas”(Valderrama. de la Economía Política. Pero me parece que el libro no autores franceses y latinoamericanos (Karsz. importancia que tuvo en la formación teórica “¿Significa esto –se pregunta Oyarzún– que el de millares de militantes de izquierda el libro de pasado es despertado a su potencia crítica respecto Harnecker Los conceptos elementales del materialismo del presente.7 • 2011-2012 al retorno de lo peor tendrían que sopesarse pinturas postales de Eugenio Dittborn datado en 1985: “Oportunidad entonces de volver. a la lectura de ese fragmento notable y denso: K. en un digámoslo. c. 2003: 22). para recordar aquello . Agradezco a René Baeza. restándole a Richard el efecto trabajo. y de paso. Instituto de Humanidades. cuyo Probablemente nuestra afición por la literatura enfoque pasaría por “una superación del pensamiento tenga que ver con el turbador encanto que –aún estructural. Acogida no simple. Introducción General a la crítica protocolos establecen. Sostiene Oyarzún: “Una el estructuralismo y sus problemas”. ese sea el cometido mayor de la crítica: velar por 6 Sobre este punto. desde de acuerdo a las postas de lectura que estos Benjamin. ARCHIVOS DE FILOSOFÍA NOS 6 . que la experiencia es ideológica de punta a cabo. Benjamin… a Benjamin. Universidad seguir. 4” (Oyarzún. resulta relevante una consideración esa inminencia (…) para volver a despertar lo de Pablo Oyarzún a la que remitíamos al comienzo discontinuo y lo interminable de la experiencia a propósito de la “excepcionalidad” de Benjamin. Es relevante apuntar. trabaja en la línea benjaminiana” (Oyarzún. esta vez. Se podría decir que podemos hallar el data del año 67 y la traducción reducida de Lire le asomo inequívoco de una confirmación en el hecho Capital –incluyendo únicamente las contribuciones de que el libro se abra con un homenaje a Walter de Althusser y Balibar– de 1969. compilando trabajos de salvífica de la historia. y por eso mismo.

1996. L. Alegorías de la derrota: la ficción postdictatorial Para una crítica a la violencia y otros ensayos. nº 8. and Violence in Jacques Derrida. San- tos. Barcelona. of Violence. La transición a la economía socialista. Península. la firma de Marx. ARCIS-LOM. En “Contextos”. ARCIS- pp. Alain políticamente indica hacia lo que excede la política. y el trabajo del duelo. En Para y crítica. ción y notas de Pablo Oyarzún. 2004 aunque sólo sea fugazmente. Editorial Cuarto Propio. Barcelona. Akal. Habría que decir. Rio Cálculo económico y formas de propiedad. 97-120. 2003b. 1991 pp. 1997. conceder. Fabio A. Colectivo onírico y modernización en Chile Medios sin fin. 1998.Ni Richard ni Thayer / Zeto Bórquez que en la política (y en la política de la crítica) Badiou. que no estamos dispuestos a Ediciones Pasado y Presente. Editorial ARCIS. 25. El espectro en la temporalidad de Suhrkamp. 1995. and Para una crítica de la violencia. Santiago. 239-256. Madrid. 2003: Balibar. La dialéctica en suspenso. Charles Nacionais”. y que en ello denuncia y eclipsa a la vez. por soldadura] una adherencia artefactual pero sólida” (Derrida. Frankfurt am Main: Avelar. chant)”. Villa da Silva. “El (re)comienzo del materialismo dialéctico”. En Zur Kritik der Bibliografía Gewalt. René llamaría lo real mesiánico: aquel que brilla por su “Firmasestilos (sobre la objeción en P. El concepto de crítica de arte en el romanticismo Specters of Walter Benjamin. Essays on Narrative. Santiago. 2006. Madrid. Labor. nº 2. los ásperos estados que en su facticidad se nos imponen como lo real mismo” (Oyarzún. 1969. nº Pre-Textos. El poder soberano y la nuda vida. FONDECYT 1040530. 2000. Althusser. No lo real macizo Cuadernos de Pasado y Presente. Facultad de Historia. Mar- ausencia. Durão. Buenos Aires. Barcelona. É. 29-32. Editorial Siglo aparecen “sólidamente confiscadas… [entendiendo XXI. 549 de Janeiro: 7 Letras. “Desconstrução e Contextos Bettelheim. El origen del drama barroco alemán. pues en este escenario ambas prácticas Leer el Capital. Elementos para un teoría establecer un punto de heterogeneidad entre obra del tránsito”. II-2. Ed. LOM. Geografía y . Siglo XXI. Taurus. Santiago de Chile. herencia. 1995: 135) que tendría a Walter Benjamin.179-203. O Pensamento da Violência em Walter Benjamin e Jacques Derrida. Giorgio Homo sacer. En Nombrada. Mourning. “Gesammelte Schriften”. 1969. entre los años 1981 y 1988. Córdoba. Notas sobre la política. Fontanella. 1990. Madrid. Taurus. contra Thayer. 2002. Zeto Valencia. pp. Méxi- co. Walter Benjamin como su representante más conspicuo. Valencia. Bórquez. nº 1. and Maria das Graças G. Palgrave MacMillan. . En Llamemos a eso lo “real”(…). Edición de Rolf Tiedemann y Herman Schweppenhäuser. 2004. complejo se vuelve riaslismo histórico: IV. sino lo que en una jerga benjaminiana que no sé si mi amigo me recibirá de buen grado Baeza. traduc- Politics”. ni lo real aséptico. Santiago: Proyecto pp. Alcides C. Agamben. lo mesiánico: Derrida y Jameson a propósito de Dos ensayos sobre Goethe. que “Acerca de los conceptos elementales del mate- en estas alusiones a Oyarzún. Étienne 253-254). New York. 2000. y siempre es fugaz. Santiago. 1973. y Balibar. Santiago. Colección La invención y la Gedisa. “The Letter El libro de los pasajes. Pre-Textos2003. 1974. Ethics. alemán.79-106. Noticia. Idelber.

2011. Cátedra. Trotta.es/fdh/sites/proyectos. Universitaria.pdf>. Ediciones Destino. Trotta. Walter Benjamin y el problema del mal. recurso electrónico: <http://www. La Habana. Editions Galilée. Editorial Galerna. csic. Gedisa. Trotta. Antrophos 1989. Madrid. En Revista Casa de las Américas. Rodolphe nº 31. Recurso electrónico: <http:// Seminario La bestia y el soberano. El fundamento místico de la autoridad. Valencia. Ricardo 2002. Madrid. 1997. Immanuel Schibboleth para Paul Celan.pdf> 550 De Man. 1998b. Casa de las Américas. Madrid.7 • 2011-2012 Letras. Introducción a la metafísica. Tiempo y presencia. Karsz. 2007. 2007.cl/docs/Karmy_LA%20AC- (2002-2003). Madrid: Tecnos. Buenos Aires. Buenos Heidegger. “Walter Benjamin. The tain of the mirror: Jacques Derrida and the philosophy of reflection. 1995. Paris. Caminos de bosque. Proyecto Schelling y la libertad humana. México. Régis forster. Madrid. 1998. Altamira. Jacques University Press. Buenos Aires. 1996. Márgenes de la filosofía. Paul Lévinas y el sionismo. 1976. 2009b.proyectos. 1998. 2004. La ficción de lo político. Volumen II www. Políticas de la amistad. 2011. Introducción a ‘El origen de la geometría’ de Husserl. la Educación. 1975. CION_POLITICA_EN_AGAMBEN. 2000. 2011.csic. Fuerza de ley. Madrid. Nietzsche I. máquina. Inédito. Universidad Metropolitana de Ciencias de Memoria y olvido: Derrida lee a Hermann Cohen.cchs. Manantial. 2003. Colihue. La diseminación. Harvard Derrida.F. Fundamentos. Crítica de la Razón Pura. Barcelona. 1977. 1986. Aires. Giorgio Agamben. Forster. Santiago. Acabados. Buenos Aires.cl/biblioteca/Derrida/ Enciclopedia de las Ciencias Filosóficas. La acción política en De la gramatología. 1998. Del%20Esp%EDritu. Ediciones Palinodia. Espectros de Marx. 1993. Cátedra. Siglo XXI. Caracas.fdh/files/ Debray. Madrid: Trotta. 2005. Madrid.W. <http://www. La escritura y la diferencia. Santiago. nº 2. Adiós a Emmanuel Lévinas: Palabra de Acogida. 1997b. 1970. 1990. ARCHIVOS DE FILOSOFÍA NOS 6 . Kant. La ideología estética. Karmy.pdf>. Ávila. Madrid.philosophia. el judío el alemán. G. Rodrigo Trotta. Gasché. 1990. 1998. Santiago. 2009. 2002b. Madrid. Galende. Barcelona. Arena Libros. Eagleaton. Madrid: Cátedra. Trotta. 29-52. Recurso electrónico: Hegel. Metales Pesados. Alianza. Monte A. Pre-Textos. Papel máquina. “América Latina: algunos problemas de estrategia revolucionaria”. Federico Glas. Walter Benjamin y la destrucción.es. . 2009. Terry Walter Benjamin o hacia una crítica revolucio. una incursión en Chile”. 2009. Heidegger. Madrid. Paris. Massachussets. Barcelona. Madrid. 1997. Madrid. 1971 . Caracas. 1998c. Martin Cómo no hablar y otros textos. Kant. Del espíritu. 2001. Lacoue-Labarthe. Arena Libros.biopolitica. Manantial. Madrid. Papel Le problème de la genèse dans la philosophie de Husserl.cchs. La política del poema. 2002. Posiciones. pp. Biopolítica y mesianismo. Saúl Lectura de Althusser. Madrid: Alianza. Presses Universitaires de France. Philippe naria.

Santiago: La Blanca de Hegel después de la época del arte.2008. La ligadura. Recurso electrónico: <http://www. dicos. 2007. 1969. Nicos en Jacques Derrida. Richard. LOM. Notas Stacernbaum. nº11. Lo político y lo crítico en el arte. (compiladores). 2007. vanguardias. 2012. A propósito de artefactualidad e Sobre el concepto de autoridad. y Valderrama. Marcelo para una genealogía del (post)marxismo EN Amé- “El marxismo incómodo: Althusser en la experiencia rica Latina”. La estética Arte. Santiago: Palino- Thayer. Santiago. Entre Walter Benjamin y Más allá del versículo : lecturas y discursos talmú. México. Emmanuel Tecnologías de la crítica.alcances. 2008. Nº 43. Recurso electrónico Humanidades”. Madrid: Trotta. Willy dia. 2011. Escritos en estado de excepción. “Posibilidad. Santiago. “Revista de historia en Jacques Derrida. Tesis Licenciatura en 551 nita”. Ediciones Universidad Alberto Hurtado.philosophia. en: <http://www.pdf>. Papel má- quina. Dialectos en Transición: Política y Subjetividad en el Chile Actual. Universidad de Chile.. 1999. Sergio . huelga sin obra. La teología política de Pablo. Facultad de Artes Universidad Entre Celan y Heidegger. Tesis Montaña. pp. Ediciones Filosofía. “Revista de Estética y política en Jacques Derrida. Miguel “Althusser y el marxismo latinoamericano.cl/articulos/La%20 UNAB. Jacques Derrida Margins and Institutions. Santiago. ca. pp. Santiago: Metales Pesados.131-152. Jacob M. huelga sobre vanguardia y excepción”. Santiago. comps. Salazar. “Renovación socialista y renovación historiográ- das. Santiago: Instituto de Estudios Avanzados fica: una mirada a los contextos de enunciación Universidad de Santiago de Chile. resistencia infi- Vidal. 2004. postdictadura. Licenciado en Artes con mención en Teoría e El rabo del ojo. 2003. Ediciones Limlod. Valderrama. 2006. 2009. 2007. y el ‘Mittelpunkt’ hegeliano. Nelly La dialéctica en sentido estricto. Santiago. Metales Pesados. Santiago. Papel máquina. 2009. Santiago. Iván Oyarzún. 9-34 ligadura. Versión mi- pura. Buenos Aires. Palinodia. de la Nueva Historia”. “La constitución del arte: reflexiones 2010b. Huelga productiva. 2010. 1986. Arte en Chile desde 1973. 17-18. En “Filosofía y solidaridad”.Ni Richard ni Thayer / Zeto Bórquez Lévinas. 2007b. visualidad e historia. Ética y política Poulantzas. 2006b. Art in Chile since 1973. de Pasado y Presente (1965-1983)”. Gilles Deleuze. Taubes. Villalobos-Ruminott. Julio a Diciembre. Pesados. tensión irresuelta. 2006. Poder político y clases sociales en el estado Maximiliano Figueroa y Dorando Michelini capitalista. Santiago. Manuel Kant y el simbolismo. Modernismos historiográficos. crítica cultural” nº28. Metales de Chile. Metales Pesados. 2010c. Siglo XXI. 2000. nº2. “Crisis soberana y crisis destructiva”. Artes visuales. 2010. 2005. nº5. Historia del Arte. Mapocho. 1998. Pablo El arte bajo el signo de la hostilidad. Hospitalidad y pervertibilidad. meográfica. Santiago: Editorial ARCIS. Trujillo. Márgenes e instituciones. Revista Izquier. M. vol. El fragmento repetido. Facultad de Filosofía y Humanidades Palinodia. 2006. Versión mimeográfi- Melbourne: Art and Text. Santiago: Ediciones Palinodia. Santiago. cl/ver-articulo.php?id=86> .