TRES PRINCIPIOS GRANDES SOBRE RESPECTO AL DINERO Y LOS

BIENES.

Veamos tres grandes principios respecto al dinero y los bienes.

1.- DIOS ES EL DUEÑO DE TODO.
Este mundo y todo lo que hay en él le pertenece a Dios.
El primer gran principio respecto al dinero y a los bienes materiales es éste:
Dios es el dueño de todo. La Biblia deja muy en claro que este mundo y todo
lo que hay en él, pertenece a Dios. Dios es Quien creó todas las cosas; por lo
tanto, todas las cosas le pertenecen. La Biblia dice:

De Jehová es la tierra y su plenitud; El mundo, y los que en el habitan
(Salmo 24:1).

Dios es el dueño de todas las cosas que hay en el mundo. Incluso Él lo dice
claramente en la Biblia:

Mía es la plata, y mío es el oro, dice Jehová de los ejércitos (Hageo
2:8).

Porque mía es toda bestia del bosque, Y los millares de animales en los
collados… Porque mío es el mundo y su plenitud (Salmo 50:10, 12).

Nunca debemos olvidar que Dios es el verdadero dueño de todas las cosas.
Podemos poseer muchas cosas, pero su dueño es Dios. David reconoció a Dios
como propietario de todas las cosas. Él dijo:

Tuya es, oh Jehová, la magnificencia y el poder, la gloria, la victoria y
el honor; porque todas las cosas que están en los cielos y en la tierra son
tuyas. Tuyo, oh Jehová, es el reino, y tú eres excelso sobre todos (1
Crónicas 29:11).

2.- TODAS LAS COSAS PROVIENEN DE DIOS.
El segundo gran principio respecto al dinero y a las posesiones es éste: todas
las cosas provienen de Dios. No sólo Dios es el dueño de todas las cosas, sino
que todo lo que recibimos proviene de Él. David dijo: Las riquezas y la gloria
provienen de ti (1 Crónicas 29:12). Podemos ganar dinero trabajando
mucho, pero es Dios quien nos da las fuerzas para trabajar. La Biblia nos
advierte del peligro de olvidar a Dios y decir en nuestro corazón: Mi poder y

Puesto que nosotros mismos pertenecemos a Dios.la fuerza de mi mano me han traído esta riqueza (Deuteronomio 8:17). Todo es propiedad de Dios. La Palabra de Dios dice: Sino acuérdate de Jehová tu Dios. los cuales son de Dios (1 Corintios 6:19–20). David también reconoció este principio. y Él puede cuidarlo mucho mejor que yo. 3. y ovejas de su prado (Salmo 100:3). Pertenecemos a Dios por creación. pues. Cuando reconozco que todo lo que tengo pertenece a Dios y le entrego todo a Él. También nosotros pertenecemos a Dios por redención. porque él te da el poder para hacer las riquezas… (Deuteronomio 8:18). no mía.. todo lo que tenemos también Le pertenece. dijo: Pues todo es tuyo.NOSOTROS Y TODO LO QUE TENEMOS PERTENECE A DIOS. y de lo recibido de tu mano te damos (1 Crónicas 29:14). y no nosotros a nosotros mismos. La Biblia dice: Él nos hizo. . Pueblo suyo somos. La Biblia dice: ¿O ignoráis que… no sois vuestros? Porque habéis sido comprados por precio. me libro de grandes preocupaciones. glorificad. El tercer gran principio respecto al dinero y a los bienes es éste: nosotros y todo lo que tenemos pertenece a Dios. a Dios en vuestro cuerpo y en vuestro espíritu. Después de haber dado una ofrenda sumamente costosa para la edificación del templo.