Maqueta: RAG

Director: Alberto Prieto Arciniega

~·:

HISTORIA
. '
DE UNA DEMOCRACIA:
,

ATEl'JAS
''
(Desde sus orígenes hasta la
conquista macedonia)
~ o
t -~·~ ..
) ·'' (Traducción: Juan M. Azpitarte Almagro

. ~-::'.. -
.
. .... ,-r•
-·:...:->.
-;

© Editions du Seuil, 1971
Para todos los países de habla hispana
© Akal editor, 1981
Ramón Akal González
Paseo Santa Maria de la Cabeza, 132, Madrid-26
Telfs.: 460 32 50 - 460 33 50
ISBN: 84-7339-565-4
Depósito legal: M. 40.003-1981
Impreso en Gráficas MALVAR, Soc. Coop. LDA.
Arganda (Madrid) ~l
~
AKAL EDITOR

. sino que lo es más el no huirla de hecho. pero cuyas arbitrarias ficciones la verdad de los hechos se encargará de ~efutarn. mejor que los textos oficiales. .~· ·t·· ··· . DE SOLON A PERICLES _....... que..\~:. '· . •..el excepcional destino de su ciudad. tA CONQUISTA DE LA DEMOCRACIA: ~:·. . y no es vergonzoso entre. siempreimpersónales y que frecuentemente constituyen nuestra única· documentación. . ~ ~ . vida coti- diana... cµyo recuerdo '. gentes de diferentes oficios conocen suficientemente la cosa pública. al que nada participa en ella.. .. los atenienses sólo aaquineron esa primacía a costa de uná lenta evolución. : ~.:._'. Pericles caracteriza a sus.i~i . y utilizamos la riqueza como el medio para la acción más que como motivo tle jactancia. 1 . ~~ ·•·:: · \. nos. ~..·:: i~~=... ': ·. .-- .. «Pues amamos la belleza con poco gasto y la sabiduría sin relaja- ción. del canto de un Homero ni de otro poeta capaz de . compatriotas . J:.. .. Haciendo el elogio de los guerreros muertos durante el primer año ..:. ·:. en el tea- tro o en los diálogos filosóficos.... ~.· . es menester para comprender mejor lo que fue... der..·.''. sin depen- .. plagada de brutales sacudidas. al que por lo demás debemos nuestro conoci- miento de los atenienses. sino '. :·.' : ·.- .permiten acceder a la intimidad de los hombres /. . . para el elogio.'. o nos formamos un . y . --...:.. ~ . ._:· . ·.~ .f·: <: inÚ. · 13 .-.~: .. ~'-¡: .:...» · . . y además. Más que cualquier otrq.. de la guerra del Peloponeso.·. :.-_·. . pues somos los únicos que consideramos no hombre pacífico. que durante dos siglos dominaron el Mar Egeo y dejaron testimonios . sino mayor ! .' ·'.r f~i.. < :-:~'' . en los discursos politicos o en los informes judiciales.·. no considerando las palabras daño para la acción.··.' : .. Sin embargo. seducir por el momento con sus versos..· que causan «la admiración de las gentes de hoy y del futuro./> ..:.: :~· '.nosotros confe- '·' :1· .til. el ateniense dejó innumerables testimonios de su. ..n:'.• :....·.pueblo de la Grecia antigua. . juicio propio o al menos estudiamos con exactitud los negocios p~bli­ cos. . Por otra par- te. ~ .. nos preocupamos al~ vez de los asuntos privados y los públicos. ~ ....f::~·~t.:.'?~> daño el no enterarse previamente mediante la palabra antes de poner en obra lo que es preciso.. ~'. por este amor al diálogo.\:.i sar la pobreza.:-..

Los atenienses se consideraban autóctonos.. La vegetación es pobre. . Mucho más verosímil es :~: _tivo en cuanto que ese pasaje del poema es tradicionalmente conside. -11·!·. la Mesogea y la de Maratón·. Pocos . dueña las alturas del Pentélico y del Himeto alcanzan los 1. ·masa a: sitiar.-se·extendiera m~s allá del valle del ·¡ Peto el arc_opte Megaéles llamó at_p~eb._. aunque el monte. leyes.. cos terrenos de pasto. · peso en la vida de la ciudad. pero lo mas pr0bable es que la auto. En suma. avanza en el Mar Egeo. salvo quizá en la llanura de Eleusis. son de re.650 Km 2• Es una península que· · :de i~agiÓ~r 'efectivalriente lo que podía ser la sociedad ateniense al . . .· · ·Sin embargo. Entre la aristocracia y' este campesinado· dependiente existe un grupo intermedio. '. P. son todavía poco numerosos.. Las transformacior:es de. los articularismos re~ . . que había permane.~ fl• .. te dependiente.-..··1· . . los culti- vos de la vid y del olivo sustituyeron muy pronto a los cultivos del ce- real...). bien agrupados en el seno de comunidades constituidas en . replantear la tentativa de Cilón en el marco de las luchas entre fac.. . Este. peneralmente se piensa que la unificación par-· tió de la tetrakomia de Maratón.-~ '. el valle del Cefiso constituye la llanura más importante. la de Eleusis. de las familias aristocráticas..¡. ·. ·. En el dé la tierra y del poder político. El clima es seco. ¿De cuándo data tal sinequismo? Es .·.< sacrilegio cuya maldición caería sobre todos los miembros de su gens....· :~- duras. de algunas figuras• representadas y. principio 'd~l siglo . con cosi~s recortadas por profundas escota. ·~ .(_· . f. otras llanuras. en el este.:.. quedando agregado el nombre de . :Jt. º•' ·:-. Teseo al sene uismo ue reunió en una sola ciudad a las diferentes al. Po- ..enazados por una determinada redacción de las el «catálogo» de las naves de La Ilíada. en cuanto que hu... Se ha señalado que lc:is atenienses figuran en • ses.· ·. ésta aparece dominada or una aristocracia uerrera. un joven aristócrata vence-. consultada a veces en asambleas cuyo recuerdo ·lf' • :·¡ ·~. que Cilón trató de apoderarse del poder para defender los intere. bosqués en los terrenos altos.... cido al margen del gran movimiento de colonización abierto a me. .· J.¡ .s ·míticos. En las llanuras.n. ..·i· : ~ les sacerdocios y gue es la dispensadora de la justicia y del derecho.a partir de tradiciones que se pe~petuarán durante largo '·' ~~:'. .También es dificil conocer a partir de qué momento el poder del ·:. bajo se extiende han con~ervado los poemas homéricos.· . antes de caer bajo la autori. ~I casi imposible contestar. Si se trata ~ ._.. _diados de siglo. /. Un hecho resulta cierto: aungue a partir 'del · :> }j' .: . particularmente hacia el oeste.·e'.lo a las. ~-. Las . ->i .. ortaron el..vn a' partir. ciones aristocráticas que continuaron durante parte del siglo siguien- .. entra propiamente hablando en la historia. ·:¡ un «palacio» sobre la acrópolis. y la tradición ha conservado el dirse y fueron muertos por orden de Mégádes5 que en este caso no tu. a partir de me- 1 ~ 1r~ l' ~.1. sin que podamos ponderar con. Pero este dato es poco indica. . a masa ·o ular constitu e ara esta aristocracia una es ecie ce ducidas dimensiones.recisión en qué consistía tal dependencia. primer episodio conocido es. •'•j tienden a robar ue el Ática estaba a habitada antes de la lle ada Cilón para . :.:.'. salvo en el valle del Cefiso (el «blanco Colono rico en caballos» evocado por Sófocles).... Atenas. 15 ..f~~-::·~ . este acudió en . 14 ._.! ~jército com- 'inal del si lo vm Atenas sea · a una olis*." .pretendido activismo que le atribuye Tucídides.~J~·. · §UStituldo por una ley conocida por todos y capaz de poner fin a las -~~-~~-·~. el·At1ca-se·presentaba a la sazón como un conglo. pero la diados del siglo VIII.. to. hacia el año 630. ' : arqueología. r los griegos a a Penmsula Bale nica.. hiera tomado partido por Megacles en contra de Cilón. ~:~ . como han hecho algunos historiadores contemporáne- dad de los «reyes» de Atenas. En cuanto al t?ªtJel del demos del campo. ' · En los últimos decenios del siglo VII. . '·¡•..-. de fa nobleza am. Citerón y el Parnés cuentan cor). Pero deducir a autonomía durante un mayor periodo.··¡ los artesanos... es indudable Que este demos adguiría cada vez más · ' estar limitado a un año. El relieve es elevado. mente.. m. donde el sobre todo.~ magistrados elegidos en lo sucesivo para un período que acabó por.· . bien aislada. recuerdo de las luchas que llevaron unos contra otros.-· !1~ ". y sus compañeros tardaron en ren- m'erado de peg·üeños «principados». ' centro.400.~~. dividido posteriormente en tres . El Í.~ . te. .f~~ .! la de los Alcmeónidas' que no tardaron en tomar Cl camino del exilio! Debemos el relato de la tentativa de Cilón a Herodoto y a Tucídides. os.. LOS COMIENZOS a los nobles para los que trabajan.::"'··.¡ . la toponimia. ·. En la época micénica existió dor en Olimpia.aumento de la clase de hombres en d1spos1c1ón de ser ar- fonales si uen erviviendo en el sostenimiento e uere as entre los : · · :~· _mados..\ partir de aqui. i. . · El Atica tiene una superficie~e 2. En"efecto. . es un paso bastante dificil de dar. En cuanto a µ-~ . -~q recen asi como los «protectores» naturales del demos. constituye la fuerza militar de la dudad.§u suegr9 Teágenes el de Megara. y sobre fa pendiente'de las colinas.1 la tentativa de un tal i. Y estos pu ieron esear gue e erec o de las gens fuera pnnc1pa es jefes de las gens*. ·' rado como una interpolación tardía.. clientelai"asociada en el seno de las/ratrfas* a cu to el antepasa o común de la gens. que tiene en sus manos os principa.~'' /" tti~~ .:· . pero económica y socialmen- !1-·· mucho. rey se encuentra limitado por el cbntrol de un consejo aristoci:átié:o /··. tiempo. que apa- deas del Atica. '::: '.-.. . . · Solamente E eus1s y S amma conservaron su·. . con sede en la colinq del Areópago*.~ . ·" ·' Ei pasado lejano de Atenas sólo nos es conocido a través de rela. cometiendo asl U!1 . .es más Que dudoso el . la acrópolis. se apoderó de la acrópolis con la ayuda de algunos T. ridad del sei\or de c-~q¿alac10 no. cálido el estio y con un invier- no caracterizado por violentas lhivias.i}rna..:¡: _Cefiso. :_. .000 m. ·~I ·.. que. tomo a un santuario. . e incluso las mismas tradiciones miticas .· . vo en cuenta el carácter sagrado de la acrópolis. y están sin duda ligados :. . Cilón. amigos y de reflierzos enviados pot:...' una altura de 1._·.. Ambos recurren a una fuente favorable a los Alcmeónidas. de campesinos libres lo sufi- cientemente ·desahogados como para poder adquirir una panoplia*· y servir en esa fuerte falange los los hoplitas*...apode¡arse de la tiranía. un país pobre. particularmente fértil.

'. o sea la «supresión de fas cargas». rechazando por su parte el convertirse que en primer lugar comportaba la división de la clase de los privile- en tirano. El .5.. Promul- políticos de Solón. la situación de dependientes. Solón le fijó ¡:. elegido arconte* en el año. los poemas r Salón aparece como el legislador de Atenas por excelencia.!. habría repartido al conjunto de los ciudadanos en cuatro a otro.. ¡. suelo de la patria. la voluntad de Solón de subsistir por nuevos . jo. al final del siglo v.. a constituye la primera tentativa. ' . de entrada.las familias aristocráticas· ·erifreisL La más volyerá a tener efecto en la historia de Atenas. por lo deudas y prohibiendo pará ·el futuro la esclavizacl6ri·por endeuda" que respecta alá época }nmediata.descubría.alcanza.·.' ".... Aungue perjudicaran a 105 . creando de crisis sólo poseemos testimonios tardíos que han podido falsear el esta forma un derecho atemense comun para todos.· definir las cargas militares de cada uno. cosecha. nos no extranjeros. . .:.. ~· finición se hiciera en función de la fortuna y n:o del . lo que le coloca~ los ciudadanos? Seguramente tenía. · 1 ridad de la aristocracia.. 'al proclamar.ult1mos. En el plano sentido real de los acontecimientos. de esta l ó una serie de leyes que fueron proclamadas públicas. es.~:. eso no ~¡nía sin'dreforzar la auto- miento.. lón iba a estallar poco después.~.ras? ¿A cuánto se elevó el número de atenienses I' de leyes instituída por Solón. Sea como fuere.. :.en «modelo» pudo inspirarla. . iba atratar de"resolverla'. tivo de esta sociedad campesina.menaza gue representaba una agitación campesina gue hubi_era po. ·• · ·· · •' · .t.d_~\U:rl estado de dependencia que ja.".5~··~i3 . ~.la renta de la sexta par. la crisis a la que permanece ligado el nombre de So- . peró·que-.'.. tiempo las . i: e i arse como ho htas. ¡·· _atenas. ~~·. qué de leyes. giados en dos clases distintas. ró a los campesinos· afénierises . dedicándose a hácer v_plver al Atica a todos los que. Los dos hechos. Debemos pensar en las reglas que presidían el reparto de la tampoco amenazaron su dominio social. ~ . a la masa e campesmos po res y a os artesa- r mismo pertenecía a la· aristocracia. ·~ mocracia radical una pretendida constitución de Solón. pero. aunqueJimitadá los 'astinÜ:>s. realización de lo que reclamaban la mayoría de ellos: el reparto del .. había sido inducido a «viajarn. en tanto que a ésta le. La última clase.criterios las viejas costumbres aristocráticas. no. P. Así resumidas. quizá siguiendo ya el ejemplo esparta- . no deja de ser interesante el encontrar encarna- SOL6N ... •.· la misión de adminhfraí: la jµsticia en vi'rtud'de"la'riüeva' codificación tuto exacto de'la!itie~...:.. ~. cuando algunos. . c@ las mos dudar en cuanto que Solón nos da testimonio de ella. habría creado.ie sóHitriente ella tenía medidas'planteari'bastantes problemas:. Sin obligados al pago de la sexta parte) en la que se encontraban la ma7 embargo. evidentemente. englobaba a los demás atenienses. sus propietarios¡ suprimiendo' al mismo. '· . deuda resulta-de la imposioilida9.~~-~. a. ¿Llega uno a ser hect6moro por endeudamiento o)~en la l·. quisieron oponer a la de- esclavitud que pesaba sobre ella. Los ~:u1:1gítas * agrupa- en una situación· de··-crisis 'cfue. pero no es tan fácil reconstruir el proceso que va deuno nera.su paroxisnfo . ' · . La labor de Solón rio se limitó a la seisacteia. las leyes de Dracón no 'átacarón de ma político en estos campesinos en estrecha dependencia de la aris- 1Ünguna manera el monopolio político de la aristocracia¡·al igual gue tocracia. L r.. proclama la seisacteia*.·. sé'guia'estando reserva- ¡: dos a la esclavitutl~· habían sido vendidos fuera. De igual ma- tán ligados. redactada.- 16 17 1f. . tales do el ejercicio de l¡i_s nui. Pero el hecho de que esta de- .· _'. Con excepción de. · ''. el progresivo en.nacimiento -lo dido desembocar en la tiranía. Dos hecho parecen probárnoslo: político.eaballeros. el del suelo colonial.~ . . a la vez que un profundo arrancando los lindes de los campos que concretaban el estado de de.mnas:.e. {¡~~. ' · 1 . pendencia de. esta-· · ~- ¡.¿Cuán era a la sazón el esta.c libe. · Solón. te? Problema· casi insoh:ible. c.p[ivile. pero rechazó la codificación de Dracón. 1 r .'·.:!· :~: · .an reservadas las principales magislratura?i.n·los·.. .>. capaces de ~r años del siglo VI. hasta entonces fue.. . y menos probable aún es el hecho de que: ~stablecierá._·' . cuatrocientos miembros que anuncia a futura bu e"' clisteniana.~-en cualquier cáso1 'tlesl!rnboca :-: .la sesactefa.:: .~crimi-.le'todavía. pentacosiomedi. de derecho divino. un conse·o de por una parte. Por otra. lo que no prác"ticas de venganzá familiar. ' ( otras medidas jurídicas.94.en lo~ J>rimeros ban al conjunto de los campesinos de mediana condición. de instituir un derecho común pará todos y de. la ausencia de un verdadero progra- gios jurídicos de la viejas gens.. ~:: cambio de mentalidad. :

. políticas y económicas.afios e s1g cfVII.. se ha puesto en duda justamente la existencia de ese conse- yor parte de los campesinos atenienses. bien por temperamento.ategorlas censa tan as que subsistieron durante toda la _historia. En el plano jurídico. al igtiaU:ji.' .. cuya interpretación no es siempre fácil. A las dos primeras. · . que aparece como un invento posterior de la propaganda modera- deudamiento de la masa campesina y la amenaza de reducción a la da..para pagar. podríamos decir.· . pleno.!l!_y.. ~. Pese a las afirmaciones de.. Pero ai cqdificar una'autoridad qµe que pudieron volver al Atica? ¿De qué manera volvieron a poseer sus j( .: \ .¿ . la de los tetes*..:.~¡~··. unos límites a los que la evolución posterior iba a conceder su senfido k tierras? Un hecho si es seguro: Solórr. l' do en esta Aterias de comienzos del siglo VI io que será la consigna re- f· volucionaria del final de la época clásica y del mundo helenístico. De la existencia de una reivindicación tal no pode- na les. paralelamente al Areó ago.g'ístráhiras. de hectómoros (es decir.!ós o¡:ádo~ es obstáculo para preguntarse acerca de cómo· pudo convertirse en la res del siglo IV. No hay que olvidar el carácter aún primi- Atenas una nueva constitución.. ·. yendettas ue enfrentaban a . finaliiai-. un objetivo preciso: ba un poco al margen de la aristocracia tradicional: Conséiente'de la .:¡ . La completaron Sin embargo. ¿Que intención gmaba a esta nueva d1V1s16n de ) bien por necesidad.'teduci-:. es dudoso que Dracón redactara un código completo reivindicación fundamental de la masa del demos ateniense. de .. Aunqi. .

ello 1 :¡:. en el Atica a pesar de la famosa maldición que continuaba pesando QOr una parte. hacia él añ. se admite generalmente gue la agricultura del . lo gue comportaría por una ¡ parte osibilidades de aprovisionamiento regular de grano extran·e.-.) ¡11: iban a tener un gran peso en el porvenir de la ciudad: orientación de 1\ !· .. superior a sus rivales por su prestancia y a extrañ. Por lo tanto. z_ . f:!esarrollaron a expensas de los cereales. es preciso pensar antes en un deseo de ' j ajustar las medidas ponderables atenienses con otras en vigor en la i'i cuenca mediterránea. la existencia de una mone a de cambio para pagar ese ¡ grano.· ~ .e. bien con vasijas -aunque también sepamos que la exportación de vasijas áticas no alcanzará una amplitud real hasta el segundo cuarto del siglo VI-. en !ligar de las 73 o que va 1a ante-· iformente. cia comercial de Atenas. último era hombre poderoso. en este caso aceite. ' \. la moneda no existía todavía. y con numerosos partida- rios en la pro. . Hacia el 561'... Tales \ ·. Los «tiranicidas»: Harmodio y Aristogitón. Hemos visto que.. propiamente dicha. la mína*. comen.. LA TIRAN!A •DE PIS[STRATO Y DE SUS HIJOS y Sea como fuere. por otra. c. persiste la agita.. Se han hecho muchas conjeturas sobre el sentido de esta medida en la que. l~~ gaba.acciones entre gens aristocráticas con dos añ.ar la agitación que vuelve surgir en los e añbs-pósteriores a su su fortuna.· r ta política. Sin duda. nida. \ .o 575._·¡·.Atica se modificó a partir de Salón. lo que comportó la existencia de un sistema regular de intercambios y relaciones. ( ·pbder opone a dos hombres: LicurgÓ..nombre de paralios. consiguió designar un arconte epól!!!!!o. 'partidarios. desarrollo de la industria cerámica. . se ha querido ver una especie_ de devaluación. Y la cdsis no tardó en renacer.a sus reformas. . . ¡.. aún cuando Solón no contara personalmente para·naéla. lo derto es que en los años que sjguieron. tirano de Sicion. que a par- tir de ahora vale 100 dracmas•. zaron las primeras emisiones ·atenienses.pía ciudad y en los pueblos costeros. singularmente las de las ciudades aqueas de Italia del Sur.us de «anarquía» durante los gu_(! no_se 1 sobre el géns después del asunto de Cilón. que to- 18 . J. transformaciones iban a modificar la estructura social del Atica. r. 1:. y. . qµe pertenecía quizá como el aunque fueran modificaciones lentas que hasta el final de siglo no . Y no ña de Clístenes. Licurgo r_eunió a sus J)artidarios.ontra ellos. Este.g~ . } . único producto agrícola cuya exportación estaba autorizada.~ _. En realidad. . bien con otros productos. sólo después. casado con la hija: de guivado parcialmente por Solón. es indudable que romul ó una reforma de esos medidas.. De esta manera._ ... Los Alcmeónidas contaban con una influyente posición retirada de la vida olítica.--t~_-7-:::.C: r.-~ . es. . · lt Se insiste también asidua~ente en las medidas económicas de So- ~- :: '·r· lón. 'I· it ! . :. que se dio a sus ~r ción campesina. biles. si bien en Atenas circularon. "'. 19 ik . Pero si se quiere ir más allá.· ¡·.. Actualmente sabernos que. I. ~. búsqueda de un aprovisiona. .---. agitación que se sitúa en un doble· pi ·no: ·· ·. . ¡ ro. hay que admitir que el trigo importado se pa. ·. Por ahora. ' mular hipótesis que reposan frecuentemente en certidumbres muy dé. en la vida económica de Atenas se operaron trasformaciones que . t. ~ ..'. -~ __ .. Museo Nacional de Nápoles. al _que no se duda en conYjertir" en el promotorde la futura poten..orador del siglo IV al gens de los Eteobutadas y a Megacles el Alcmeó- 1 intervendrian verdaderamente. resurgen con más uerza as uc as e . el conflicto por el miento regular en cereales. (Obra romana.' Úplica et.la agricultura hacia cultivos arbtistivos. No se conoée pon precisión gran cosa de es-: ·:. Por lo demás. Por otra. eLgroblema agrario.- monedas en época de Solón.. \. seguía sienoo esencial. pueblos de la costa. ·. gue los cultivos arbustivos se. se tropieza r· r con dificultades extremas: el total silencio de las fuentes incita a for... desde el siglo IV.

ue casi por burla dio también un nombre geográfico .-~ . aunque se admita do una interpretación tan evidentemente anacrónica. donde el . (Historias. ·cuyos. tiempo su tiranía. Je permitió escoger entre sus ciudadanos a trescientos hombres que fueron no los 'lanceros' de Pisístrato 'sino sus 'garroteros'. habitantes del llano. para afirmar que. que anteriormente había alcanzado la gloria en Ja campaña contra los megarenses. y es significativo que el reclutamiento de los hombres de su guardia personal no ló hi- ciera entre los jóvenes aristócratas «lanceros». sometido a voto popular. en un Atica aún no unifi.ocracia a as masas emoo rec1 as aue eso~. tiempo por o emas i íc1 e apreciar a as as nas. la región noreste del Atica. bienes raíces se encontraban en el Pe.indo Pisístrato hu- ciales no existían aún en la Atenas del siglo VJ. Por ello... y fren- . Por lo demás... tiró después su atalaje sobre el ágora* como si hubiera esqtpado de Jos enemigos que tenían la i-ntención de matarlo mientras se dirigía a los campos.costa. C te último. dedicados al. Y no hay que extrañarse de ello. en ese momento. De esta manera. y lanzó una petición al pueblo para obtener de él una guardia. Esos hombres se sublevaron con Pisístrato y ocuparon la acrópolis». empleando al respec-. . donde se encontraban sus bienes 1 preguntarnos si no fuera esto Jo que llevó a Megacles a acercarse a . personal. las oposiciones fueron básicamente regiona. enfrentando por ello a los jefes de clan apoyados en sus partida.pos1blemente a tomar. Pisístrato. para conceder a Pisístrato el privilegio de una guard'ia aún en manos de los «jonios». después de haber sufrido. ha querido verse en la oposición entre estos dos hombres una se inscribe en el es uema tradicional del tirano «<lema o O» de la oposición entre grupos. por así decirio.· · -_:-_--: .EI pueblo de Atenas. la ·llanura. más allá de las coli.. añaden una precisión que no deja de ser extraña. Pero eso es un espejismo.J les. al que concedió a su hija en matrimonio y ayudó a volver 1 uera cua uera su origen-geográfico.) Herodoto. . la concesión de una~\ de los partidos en litigio. Aristóteles y Plutarco. apoderándose de Nicea y consi- guiendo algunas brillantes hazañas más. rechazan. cuya familia contradictori~s indicaciones de nuestra. De ahí el carácter «democráti~ ¡ 1 a Atenas después de un período de ausencia que Aristóteles fija en co» del partido de Pisistrato segi'm Aristóteles.. -· . reunió a los diacrios. Pisístrato guedad. y a..l. i. poder que no controlaba. iin partido moderado que reuñfa a lbs-ha. lüdiar estérilmente por un. materiales. De hecho. atrimoniales. tal como nos han sido rela- la ciudad. el pod_eg. inc~t~ a pe~sar que..tas ventajas dión. l. confirma este análisis: «Cu.· si bien ~P1sístrato rec uta a sus primeros partidarios constituía una fuerza que podía llegar a ser temible.~ maron el nombre de pedieos.comercio. -~ 20 21 . pn esra . Licurgo representaría a la é oca arcaica que. se esmteresaba. de ¡ aos. Ja explicación «regional» parece insuficiente. guardia personal. · · · rios. algunos investi.N.artesanado bo reunido a sus partidarios y fue. La nuestra fuente principal junto con Aristóteles.~. la Diacría. enga- ñado. tados por Herodoto... su papel en la guerra contra Megara. ' ·Evidentemente. al menos por lo que respecta a es.:n1a de la época lle Clistcncs: 511-490. él. Y podríamos entre los ha8itantes· de la Diacria. Existe aquí un evidente anacronismo. Pisístrato contó pronto con la oposición de los reivindicó por su parte el poder. el demos permaneció pasivo. El jefe de este tercer partido era Pisístrato..durante un cierto ..políticos y sociales. Meuallas. artÍdó'ál. el jefe de los hipe- comenzaba tímidamente a· desarrollarse. Sin embargo. que. urdió lo siguiente: se hitió a él mismo e hirió a sus muleros. que la decisión. es decir.o pudo llevar a cabo el plan imaginado fue porque la mayor parte del demos le era Y!l adicta. pues con mazas de madera lo escoltaban por detrás. pr'ontü aa tó ara su causa a todos los descontentos !. . Herodoto. lo que exphcaqa. e1e_r. ocupaba un puesto oficial.an. sino entre gente noble del pueblo a la que armó de gruesas mazas de madera. quizá el de polemarca*. bitantes de la.r. No obstante. los artesanos ricos de El desarrollo de los acontecimientos. to un término resueltamente anacrónico.eLcarmno.. donde el comercio estaba racrios (o diacrios).tra~o \ cada verdaderamente. Consiste en un decreto propuesto por un tal Aristión o Aristón. (B. Desde la anti. Pisí~. . ajenos a la ciudad.s fuentes\ lo obligaron a dejar procedía de Brauron. Megacles. precisa en efecto que «conciencia olitica» del ueblo ateniense era aún inexistente. recibió Ja aprobación gadores modernos han fijado su atención en los nombres geográficos del demos reunido en el agora. Esa vuelta dio lugar a una puesta en escena que narran 1 . que vuelven a tomar en sus aspectos esenciales el relato de l'ct1adra. para asegurarse el po er. 59) Es evidente que si Pisístrat. · Í . un tercer partido Sea como fuere. propuesta por un comparsa..rrcas10n.. Pisistrato formó un tercer partido al observar las luchas de los otros te a algunas ventajas materiales conseguidas. puesto que tales categorías so. levanta contra Ja aris~ aristocrada tradicioña]. cuando frente a Jos otros dos. once años. habitantes de ~tros dos artidos..del.ex1ho..

Pisístrato vio cómo acudían a él 111asas de particlados bajo precio. --. Promovido al poder por el demos. durante los También en otros terrenos.~ .. rica en 3-4) Evidentemente. si!'l proce~~]_r.ntar la política de Atenas hacia el Mar Egeo y hacia - basta su muerte. no hubo nada ue hiciera temer una oposición in.eso hacia ·. fue En cualquier caso.'r'oéio -ellÓ para asegurarse las vías de acc. como otros aventureros realidad y lo que es cosecha propia de los teóricos del siglo IV en este ateniefis'es. Los autores antiguos advierten animó a Milcíades para. no es menos cierto que.. lo gue explica la ·Y'uptura con Megacles con el pretexto de . Herodoto constata el hecho cori saníeñteTo"q'üeaistingúe·a Pis. Difundió el rumor de que Atenea una corona olímpica: su victoria fue prodamada en nombre de i devolvía a Pisístrato. otros. q~ iba en un carro con la mujer al lado. a Ate-- dos fueron elegidos como en el pasado. procedentes tanto de la ciudad como. reposar el equilibrio social sobre los recursos del Estado y no sobre tos confiaban en obtener ventajas y que no habían guardado un re. en Atenas con Pisístrato. . Pisistrato. . Todo lo más.Rl!: . volver a entrar en Ate. . en cultivado. esta vez definitivamente. cuerdo demasiado malo de los dos períodos precedentes. ejerce eLª-.. Para pagar este trigo animó el desarrollo de la cerámica atenien.!!a. al asumir ~n co. de nuevo tierra. que es a este respecto nuestra fuente princi- P.cie t[.eñor de Atenas. sin tener ni la necesidad ni el deseo de ocuparse de los del Esta- lio.~errnin~. venciendo a sus adversarios en una batalla que se losmedicis para un «evergetismo» tal.Al haber condenado al exilio a sus adversarios después.·. después de su muerte. favoreció el trabajn de épota de.Q~_a_yuda material. desem.''fracía-:. Pisísti-ato se manifestó como precur.con ese honrado desahogo. fuerzo básicamente a conciliarse con los campesinos mediante medi- tos y de nombre Phye. ·recha:iádo..emparentado con la poderosa gens de los Filaidas. Pisístrato _evi!~~~9~ipl? reparto _de Jas tierras/ Peró·e-ran-precisos barcar en Atica y. Pero les del país. de los campos.n. sus ingresos aumentaban cuando el campo era Pisístrato se estableció en principio en un lugar llamado Raikelos.lo en_eLaño 525/4.. Sin embargo hay que admitir que es.o. muy al contrario. amargura. sor del gran estratego* del siglo v. su familia . P. el golfo termaico. éste iba a conservar la autoridad de Atenas · el 2rimerQ e. gu.s. tan pronto nar otros. (A.j mún la tiranía sus hijqs Hipías e Híparco. conocieran a la sazón un particular esplendor. trató segl\tamente de asentar con más solidez su estar en la ciudad. :-la región de los Estrechot.a.. 4. aungue.) Este relato dicd:!mucho sobre la ingenuidad del pueblo .ísfrato de. como las distribuciones monetarias o la venta de grano a i desembarcó. Y la tradición ha guardado unánimemente el recuer. Es destacable el hecho de que nas. la alguna hacia ellos. OciliiTó c\. Por último. ~n materia de política exterior.de primer lugar el de Atenea. Pero cabe imagi. ~xplotó las riql:l~?'. sTr-arrrig<JL1gCiamis en('J':!'ax~ se apoderó Lle ~ige~en el Helesponto y -~j poder y de sus bondadosas acciones. nas. y el nuevo exi. nales. tal política implica ue . los de un sólo hombre. no manifestó en principio host1 idad popular de los campos o el de las dos diosas de Eleusis.Lti@!lQ. de su moderación en el ejercicio del . XVI. tránsfugas de la aristocracia.. XIV. ~JlJ1ª. y lo volvió a traer de una Coalemos. el de Dionisos. una colonia ateniense en Quer- de iJntrada que Pisístrato gobernó respetando las leyes existentes. !'. De cualquier forma.s. .err::i. Actuaba de esta manera por dos razones: para que en lugar de .. aquí radica preci- su lado contra el ejercito adversario.óni\i_a C!i~J~ne. establecido en Eretria de Eubea formar un ejército. Jf)e cualquier forma. favoreció el desarrollo de 105 servar las tareas políticas para sus partidarios y para los miembros de cultos en torno a los que todos los atenienses pudieran reunirse. Pisístrato dedicó su es- mo de Peania según Herodotf. el poder fáctico que ejerció le permitió re..ode. aunque estos se ganaran la vida cultivando la opinión pública en Atenas. nuación. el dios terna. iba a ser mucho más eficaz: do. y. buscó una alta y bella mujer. negoció con Pisíslrato con la con.. Hay que hacer notar que.32 y 528). . que por ser más breve gu'e el primero. soneso-de. florista tracia que habitaba en Kolly. el ricoCimón dición de que éste se casari~ con su hija.tura: análisis de la política de Pisístrato con respecto al campesinado. se dedicaran a resolver sus asuntos perso- que el matrimonio con su hija no se había consumado. los pisistrátidas fue la de las primeras grandes construc- Milcíades en Quersoneso. ~i ~ . . es difícil distinguir entre Jo que corresponde a Ja minerales rreciosos~-Es ·p-r-ediso· pensar que. y para que.C?I!!Vl9 . Aristóteles indica uno de esos desarrolló cerca del templo de Palas Atenea. esto hay que resaltarlo. De- particular.Peri'éles'"y a la vez lo anuncia.Q. Al mismo tiempo.. _eL con complacencia nuestras tuentes: «El duodécimo año. De allí fue a la región del monte Pangeo. obtuvo forma muy vieja y muy serrtilla. Aristóteles. ~. que Pisístrato había tenido en sus manos la ciudad. alimentó. extrañándose de que lo atenienses se hubieran dado tanta Pericles no hará sino reformar la política del tiranó.!:nto de la tiranía de _do de la benevolencia del tirano. procurándose el suficiente oro ypiataparápoder a conti. l~I Pisístrato no estaba investido personalmente de ninguna autori9_a4 se e hizo grabar las primeras <<lechuzas» con la efigie de Atenea. pa(°rés'ü'rne así la política de Pisístrato: «Anticipó dinero a los pobres ateniense y sobre la pruden~ia con la que es preciso hablar de una para sus' trabajos. cuyas fiestas ií:!.iando por-:-dosveces (en los años 5. pero haciendo prisa en renunciar a su libertad. la vistió de diosa y la hizo entrar das destihadas a paliar su miseria. cltngo deRusia meridional.autoridad. medios: la deducción de un diezmo de las cosechas. que en los siglos v y 1v..¡. su último retorno. Al igual que vejado por los partidos en fWgna. · Ello supone gue mantuvo la legislación de Salón y gue los magistra. que lucharon a do disponer de recursos personales 1mpor antes.e fundara. la diosa titular de la ciudad. estuviesen diseminados por el campo. qúfSof6n~arites~'iif:!fél~ ·y~ había Los habitantes lo recibieroqipostrándose ante él y admirados:» (A. seoso de confirmar la unidad del Atica.- 23 22 :L .. segúó. Pisístrató.~Q!l_t~<. oriunda del de..: ~:· . pues deducía el diezmo de los productos». Y cuando éstos volvieron. en . Megades..bpoyó el establecjn:ü. hijo de Megacles.

permaneció pasivo. el Alcmeónida Clístenes. lo que debió re- sultarles intolerable. habría re arado e. Pero por su condición de daron en. 1<os nobles regresados del exilio fueron de nuevo obligados a salir. museo de la Acrópolis. si creemos a Aristóteles. los pisistrátidas confundían la gloria de la ciudad con la suya ombres: Clístenes e Alcmeom a e lsá oras hi ·o de Tisandro ami- propia. fueron por lo de hecho. no es probable que intentaran cualquier acción importante antes de la mue. todavía en el siglo IV.que presidieron el acceso historiador de Halicarnaso dice. a las que permanece ligado el nombre de Antenor.:ida~».liérocs por la· de· mocracia. Jos «tirani<. Estos. que Aristóteles narra con ligeras modificaciones. El vieron necesidad de superar las vicisitudes.resur ir con mas uerza. que son Hero- Hiplas e Hiparco.) ciones sobre Ja acrópolis y de los grandes trabajos de traída de aguas. sobre todo.) Hoplitas (bajorrelieve de principio de siglo v. quien por su parte Jo rechaza. asesmato e tirano. por pro- pia voluntad. efectivamente. de a pie. su amante. habituados al poder personal. El punto de partida es una historia de celos.ú1 dos'·· tiranos.-En particular. intelectual y artística.) modio. decidió 24 2. pero cada una de sus tentativas fue un fracaso. El esplendor de Atenas. vuelve confuso. que Pislstrata. y. y. Pero Ja realidad del poder se les escurría. que debía de durar todavía cuatro años. Harmod.io y Aristogitón. Sin embargo. Iságoras. escritores y artistas. para vengarse. el asesinato de Hiparco no puso fin a la tiranía. Hiparco habría humillado a la hermana de Har- Remeros (bajorrclie"e del siglo v1. El resto de la historia es os- curo.·e rey-aeTspar a. no tu. el herma- no más joven. Sin embargo. atrayendo a Atenas a poetas. El fin de la tiranía significó aparentemente la vuelta al pasado. divergen sensiblemente en un aspecto capital. convertido en ~efe de la gens de los Alcmeónidas. sino una intervención extranjera. lit y. De hecho. museo de la Acrópolis. ayudado de Aristogitón. como hemos dicho. el relato de los sucesos se murió en el año 52817. Pisístrato el arcontado en el año 508. mientras que el ejército del rey de Esparta acampaba a las tanto los primeros en in 1car a los atenienses e camino e su utura puertas de Atenas. Clístenes pudieron estar tentados de ejercerlo de una manera más autoritaria «hizo entrar al demos en su hetería*». y no fue un levantamiento o ular lo ue condu"o al derrocamiento del tira- no. Conocemos esta sombría historia por un relato de Tucídides. o.rte de Hiparco. Además.iones aristocráticas no tar- primacía económica. Ello suponía una revolución y por la amenaza que constituía el eJhcito espartano. gue no había jugado ningún papel en la muerte de Hiparco. autoridad que había pasado a manos de sus adversarios. sus descendientes gozaban de pri- vilegio.C.e· 'íñene:s. fueron homenajeados coírío. LA «REVOLUCIÓN» CLISTENIANA así como la de las primeras grandes obras de Ja escultura ática. doto y Aristóteles. En este punto. Clístenes entre ellos. el asesinato de su hermano fue el pretexto aducido por Hipías para endurecer su autoridad. más «principesca». Clístenes trató en varias ocasiones · e volver al Atica. diého de otro modo. La mayor parte de los miembros de las grandes familias aristocráticas volvieron a Atenas. quiso llevar la vida de un sencillo ciudadantr. nacidos tiranos.s variados. los primeros años de su reinado común fueron relativamente calmos. Mientras. sin embargo se constituye en cuaríto 'go persona ·e. fortaieéido · que es el esplendor del demos entero. l.5 .as uerellas entre facc. Por lo demás. si puede decirse asl. Constatemos un hecho significativo: el demos. pues nuestras dos fuentes principales. llamado por los aristócratas atenienses (510 a. n consecuencia. Hiparco se enamora del bello Harmodio. sus hijos se rodearon de una corte deslumbrante.. Y ue en este caso sólo si uieron la política de ·su padre. a del rey de Esparta Cleóme- nes. y éste. fue elegido para fue Jo que hizo un aristócrata. _que para recuperar la al poder de su padre. se eñffeñtabi. dejando el poder a sus dos hijos mayores. no dudaron en solicitar con ahinco los más al- tos cargos. Pisístrato y sus hijos.

. y ocurre como si se hubiera tejido mucho más allá del simple debilitamiento de las familias aristocráti- a su al. Iságoras habría ierntorial del Atica. por lo demás.a partir_ de la margen de.. el de. por oportunismo. Si prestamos a esto la atención debida. en este caso no conocemos bien al hombre. en el mejor partes del Atica y acabó la obra unitaria ya iniciada por Pisístrato. En la época clásica. nuevas tribus.1]. Cada tritia reagru- mos se. Del demos procede la ini- ciativa de volver a llamar a Clístenes. laciones pitagóricas.:2. son ni fueron inmediatamente ·. el carácter sistemático de la obra del Alcmeónida no es liado con aquél. más próximo a los acontecimientos. der afrontar e pe 1gro de las guerras médicas._davía a finales del siglo VI la gran fuerza política que será en el siglo han tratado de explicar este carácter sistemático de las reformas clis. Léveque y P.ión ªe Jos c1Udadanos entre las §11. Pero ésta planteado no ha cesado de provocar controversias. De su relato se deduce que. Sin embargo. es el . otra en la ciudad y sus alre- a exiliarse a Clístenes y a algunos de sus partidarios. Los Alcmeónidas habían formado una gens. remodela el térritorio del Atica. en s1 misma. quien habría ocupado la acrópolis. remo e ac1 n. a o arse en el demos. o. se. tes. s!!strititu. y. no hay necesidad de subrayar el hecho de que Clistenes. se habría conci. Todo esto es evidente. ponderando la importan. Pero es plausible pensar tencia es idéntico en ambos casos. Sin duda.?USlituyendo las antiguas cuatro tribus. Vidal-Naquet. me. en un demos urbano los Quinientos.~. Después. ¿Lo hizo por simple metrismo» heredado de los milesios. una medida humillante se convierte en su nieto en una reconstrucción J coger la tradición con más exactitud. tales reformas no tienen nada de «demagógicas». puesto que dejó subsistir ·a los extranjeros (cuyo objeto había sido tradicionalmente procurarse par. ·\v'º J110 ra que permit10 a Pisístrato msta arse en e po er Irte 10 siglo an. Así ocurrió. Si no hubiera hecho na~ cas. se habría llamado a Clístenes para confiarle el poder. a Iságoras y a sus partida. decide apoyarse en el demos. se ha valorado el «geo- damente importantes en la historia de Atenas. Algunos creyeron ver al respecto una influencia de las especu- tomó la iniciativa de una alianza que tendría consecuencias extrema.Tal· un Salón o de un Peiicles. incluso con las naturalizaciones de tan absoluto como pudiera creerse. que no estaba constreñido por los tradicionales lazos que constituían efectivamente. en Sicione había hecho el tirano Clístenes. no es menos cierto que fue éste quien rarse.. 10 . de origen jónico.. La versión de Aristóteles es diferente. largo tiempo al cesivo.slgri1 1cac1on política que iba No ~abemos de ninguna anécdota. Más recientemente. sólo podríamos verlo como a un oportunista. rios.1 siguiente. a veces . La bulé.su po- la propaganda democrática deseaba resaltar. obligando tes. por diez contradictoria con respecto a la anterior.Clístenes. Es lo que ya vio Herodoto. Mientras que en otras partes del mundo griego no llegaron jamás a cia que de medio siglo a esta parte había tomado el pueblo en la vida esta unidad Clistenes creó la «cmdad-nación» ue unida. habría sitiado la acrópolis durante dos pa a un número variable de demos.elaborada. l tidarios). Pero si el deseo 1 Es evidente que la versión de Aristóteles corresponde mejor a lo que de hundir a la aristocracia tradicional y de socavar las bases de. mantenida. integró más estrechamente a las diferentes el poder.r_fue. . Clístenes. tres tritias*...os en las proximidades de la una misma tribu combatírfari codo con codo y designarían a los cin- ciudad. por tradición familiar o por convicción? El problema tible que Clístenes «pensól> su reforma antes c!e im oneria. perceptibles. diante una reforma profunda de las instituciones. habría extraído las oportunas consecuencias. y s1 pudo pesar en la orientación que d Alcmeónida debió teniana~ buscando los modelos en los que el Alcmeónida pudo inspi- dar a la constitución ateniense.era. "ºs miembros de se· patrimoriiaíes___ encóiúral:iaii situád. en efecto. como a un hábil político que..e las reformas de Efiaito. a los que eximió de la práctica «tiránica» corriente. hacieñaó por"lo-demás-erpapeTde un alto tribunal de justicia después Ahora bien. su abuelo. circunscripciones territoriales días. d.tificarse para nada con ellas. de esta ma- t to de Aristóteles que en el de Herodoto. tel)1a uria. da más que apoyarse en el demos para que lo alzara y lo impusiera eri al crear las nuevas tribus. de los casos. Entonces. la aristocracia tradicional. · Por lo tanto.. Como han demostrado P. g1 demos ateniense no era sistemática y en una remodelación del espacio cívico. que reagrupan a los habitantes de una misma porción temiendo el apoyo p()púlar reclamado por Clístenes. A diferencia de no consistí únicamente en una remodelación del es acio cívico. En cualquier caso. iba a ser el órgano esencial de la democracia atenien- las tomas de partido. . sus bienes . el papel del demos es mucho más importante en el rela- . Pero SJJ lo su. habría sublevado. mientras que en Herodoto. 1 26 27 1 ¡ . Los modernos \ \. así como a la distribu- ción de los ciudadanos en las cuatro clases solonianas. pero no ilustra eLcarác.ededor una conspiración de silencio. viejos cuadros religiosos de la Atenas arcaica. ·aedores más cercanos y una tercera en el interior.· r·e·dacrá'ndo decretos y ter mismo de las reformas de Clístenes. socavaba las bases de la potencia social de la vieja aristocracia. estructura de la sociedad ateniense no. y. no hay que insistir dema- Las profundas conmociones que tales reformas operaron en la siado en el carácter democrático de las reformas de Clístenes. hasta obligar a rendirse a Cleómenes. lo que en el tirano de Sicione era que Hcrodoto. iba a o- de la ciudad. es plausible que mostraran interés en aumentar el número de cuenta buleutas* encargados de su representación en la nueva bulé de sus partidarios apoyándose en eÍ demos urbano. La creación de esa nueva bulé se manifiesta como el de origen relativamente reciente y tanto más fácil de ganar cuanto aspecto más importante de la obra política de. preparando las. sesiones de la Asamb}_~)i. de base que recubrían los territorios de las antiguas ciudades sin iden- . la organización políti~a y Il!ilit. volviendo a efectuar de al ún modo la ma. es indiscu- oportunismo. haya podido re. Qístenes.z m\íus. una situada en la costa. cuando comparó sus reformas con las que Alcmeónida quien. El territorio de cada tribu comprende tres par- llamado a Cleórnenes.

el sorteo había estado reservado hasta ahora a' por el nombre de su padre sino por el de su demo de origen. y por tanto suje. Milete estaba dominada a la sazón por el tirano Aristá~o­ ---. Ese mis. Ahora bien. En el año 501/500. a la mo año se organizó el colegio de los diez estrategos. las funciones que no exigían una competencia particular. que constlluian salidas naturales de las rutas peligro de tiranía durante veinte años. Esta isonomía traduce del declive de su función fue la sustitución del método del sorteo por concretamente la remodelación del espacio cívico. designaría al que la opinión popular tenía por peligroso. cia y Macedoma.algunos años atrás. elegidos a razón . retirándose los arcontes y los ¡ante Ja ley a todos los ciudadanos. pero fracasó. quien a su vez. Pero al tomar un mal sesgo el asunto de Naxos.\ ayuda a las ciudades griegas de la costa 1ómca y. puesto que crearon las condiciones efectivas de)a sobe- . Aristóteles fecha la reforma cívico. la función va a perder /iban a ·permitir el nacimiento de la democracia. . Si a comienzos del siglo V es aún el arconte epónimo quien apare. serían política de alianzas con Darío. Otras medidas constitucionales remataron la cia y las islas de lmbros y de Lemnos.· Inmediatamente. votos a su persona. obedeciera al dictado de razoi:les mera. Una votación popular. Eran básicamente 1'efes militares. y más sencillamen. Tal reforma sancionó el nuevo dad. y como tal. la situación del mundo Nada puede dilucidarse a este respecto. Aristágoras. secreto ya·. pacíficamente con el señor del país. volviendo semejantes muy pronto su importancia polit1ca. Luego el ar- les veía en este medida lo esencial de las reformas de Clístenes. de entrada. 'egeo se encontró bruscamente modificada. llamadas a coexistir pena de exilio temporal -fijada en diez años. en efecto. el de elección para la designación en concreto de los arcontes. de Naxos.que castigaría a cual. u10s. porque su no aplicación inme. hay vaciones constitucionales habidas en los últimos años del siglo VI y que volver . al ha. Trató también de apoderarse ybra de Clístenes. la ley preveía una i. pero los )46 de Creso. en lo sucesivo. ley gue a partir de ahora sería tesmotetas* a sus funciones judiciales y religiosas. por razones que permanecen oscuras.11ente dramático de la historia aténiense. que ber permitido la integración de los nuevos ciudadanos en el cuerpo. l(é!ra llevar a buen puerto su ata- mento antes de hacerse cargo de su puesto. renunció a la 28 29 !:' .Iístenes nq creó la democracia ateniense. es os. quien acometió la víctima fue un tal Hi parco. En efecto. desde Ja época de demuestran que ningún hombre político ateniense escapó a la des. ¿Se mantuvo el Alcmeónida en el poder du- rante algunos años hasta rematar su obra. se habían esforzado por controlar: el Quersoneso de Tra- confianza popular.' J tos aun en este momento al mando supremo del polemarco. a mano alzada. Pero ras. tenía inducidos a jugar un papel cada vez más importante en materia de interés por mantener en las ciudades griegas tiranos más o menos de- política general. algunas inno. es mo sobre las grandes islas vecrnas. aun cuando. que había sucedido a su abuelo Histieo. no tuvo mayor pro ema modernos han dudado en aceptar la afirmación del filósofo. Vencedor en el año sobre el ostracismo. Mileto. Daría no habia dudado en pedir bao definitivamente corno los guardianes de la constitución. extendiendo su dominio vecho propio. Muerto Ciro. Aristóte. decidiría la sobre Egipto. Jo que a su vez e ev a apoderarse e reg10nes que mible en manos del demos.. contado se convirtió en una función más honorifica gue real. Pero las reformas del Alcmeónida fueron ticula1 . del arcontado de Telesinos (487 /6). <. Juzga- te el hecho de que. Un segundo votó. en cuanto que eran los el~gidos del demos entero. su sucesor Camoi- quiera que se mostrara susceptible de establecer la tiranía en pro. Sin embargo.· aue contra los territorios griegos. sino las condiciones que ce rnmo el principal dirigente de la ciudad. Pero las conmociones que siguieron al asesinato de oportunidad de una ostrakoforia*. por el gue se manifesta. sin embargo. Pisistrato. calificado por Aristóteles de «amigo de em resa de someter a los aíses situados ar norte del Egeo como Tra" l los tiranos». democrática. paralelamente al declive del arcontado. Sin embargo. ses remató la obra emprendida por aquél. Aristóteles la atribuye a Clístenes. Un signo evidente expresión de la voluntad del demos entero. Pero después. Para comprenderla.pteriores de Ja meseta anatolia. LAS GUERRAS MÉDICAS No se sabe casi nada de los años que siguieron al establecimiento de las reformas clistenianas. que mandó una flota para~ de uno por tribu. papel que los estrategos fueron llamados a jugar en un momento par- mente circunstanciales. No puede negarse que hubo ahí un factor considerable de uni. · · · · · -. y los numerosos ostraka que conocemos los atenienses tenían por indispensables y que.------. o as. smgularmente.. se impuso a los buleutas un jura. el ostracismo élebió constituir un arma te.· más rica y poderosa de todas. Cambises disminuyeron durante algún tiempo la expansión persa. así co- ser anterior al año 48817 su primera aplicación. Desde mediados del siglo VI. ~penas tardará en abrirse para zeugitas. por lo demás relativamente suave y que no puso fin al poderlo comer- diata traduciría únicamente el hecho de que no se manifestó ningún ía! de tales ciudades. Este. o acaso se retiró pronto? J Desde el comienzo del siglo v. _más lejos. no hubo profundas conmociones. el potente rey e 1 ia. om1mo plausible que Clístenes fuera su autor. 1ro. al no en im oner su dominio sobre las ciudades griegas de la costa. desea practicar üna muy pron\o. estaba primeros del v debieron contribuir a la edificación de la constitución consituído en Asia un vasto imperio cuyo artesano había sido Ciro. La primera y la más importante de todas fue la ley crsa or arte de su padre y medo por su madre. un irteniense no se distinguirá ya do más democrático.i tiar Naxos. según Herodoto.ranía popular. La primera Esta comenzaría de nuevo con la llegada d~ Darío.

encontraba Milcíades. a ella correspondió el mando. Estaba resuelto a atacar paralela- resistieron a reembarcarse. las reformas a las que nos sublevación de Jonia iba a tener para ellos consecuencias funestas. que había sucedi. aooderándose de Sardes. mientras que Temístocles. Largo tiempo inde. dice Herodoto. aliado de la familia de los Alcmeónidas por su matrimo- ellos de entre los griegos junto al pueblo de Eretría.las pretensiones que más tarde manifestó. Temístocles propuso gue fuera desti- eje Eubea uso a la costa oriental del Atica bajq la amenaza directa nada a la construcción de cien navíos. Los griegos obtuvieron en principio algunos éxi. aunque su participación en la tos de su padre._ Por lo tanto. Le sucedió su hijo Jcrjes.'. dejando.el arcontado de Temístocles iba a es- Cicladas y desembarcó después en Eubea. era preciso tratar de dete- muertos sobre el campo. zándose en medio de inútiles querellas. Lazos estrechos.el apoyo popular. A Atenas. quería vengarse del incendio de Sardes. a pesar de la advertencia de parte de sus compañeros. la construc- la caída de los tiranos.! jónicas sublevadas. se recibían un talento cada uno para equipar una galera. En cua!lto a los atenienses.Jonia a finales del segundo milenio · una expedición para volver a tomar la isla de Paros. al haber pasado los persas al ataque. se concibe que ello no fuera cosa fácil de ad. La sublevación de Jonia terrrnnó por tanto con un de.C!). Los persas se bemos a la pluma de Herodoto. niense permanecía en las manos de las grandes familias y que.a iniciativa de contraata- Ahora. estar resentido con el gran rey. Si se recuerda el papel jugado por Esparta en el momento de que precedieron a los comienzos de la ofensiva de Jerjes. no pertenecía biera sometido tarnbiéh. A la sazón. des ués de un largo ase. parece fortalecido por . no estaba resuelto a que las cosas quedaran asl.· Además. es. fue este pretexto el esco- prisionero por los persas. la defensa común. enviaron ayuda nio con Agaristé. el ejército persa había desembarcado en la lla. hemos referido anteriormente comenzaban a darle fruto. fue condenado a una entre Atenas y las ciudades jónicas. Los ateºnienses respondieron por multa de cincuenta talentos*. quien que llamaba a: la rebelión a las ~iudades griegas de Jonia. a la que incendiaron. . acordando griegos que se establecieron en ·. Entre los hombres a la sazón in uyentes en Ja cm ad. únicamente tal Jantipo. comiin. se desembarazaba de sus adversa- gue los griegos olvidaron lo que les dividia para recordar su origen rios mediante el ostracismo. griega y. Esparta era a la Sll. . Así pues. fue tomada después acimientos argentiferos de Maronea. los delegados de las . que Aristágoras había aban ona o es e _astante ostracismo algunos ~os después de la condena de Milcíades y es '·-l' tiempo atrás. cuya pintoresca descripción de- cisa.?Ón la primera potencia militar perando para entrar en combate la llegada de los refuerzos esparta. en Laurión. y de creer a los autores antiguos. plausible pensar que rús Cimónidas no fueron ajenos a ello. La acción contra él fue llevada por un tanto favorablemente a la petición de Aristágoras. Darío. naturalmente. En el año 490 era estratego. nerlo lo más pronto posible. y la gloria para Milciades. proporcionó ese año a la ciudad cien talentos . hecho posteriormente del Atica. cuya Ilota devastaba las costas do a su tío Milcíades el Viejo en Quersoneso. . mitir para los atenienses. Darío murió en el año 485. • i tiranía y puso velas rumbo a Grecia para reclamar ayuda. y. ¡¡ sastre (494 a. a sobre las ciudades· griegas de· Asia s·ólo estaría asegurado cuando hu. En la primavera del año era uno de erns extranjeros a los que Clísknes había dado la ·490. la situación era particularmente dramática: la toma uso gue se daría a tal cantidad. en efecto. sorteado en lo sucesi- La intervención de los atenienses había demostrado que su dominio vo. Pero Darío tomó respetando las formas constitucionales. Tenía por lo tanto razones personales para gido por Temístocles para hacer votar una decisión tan poco usual. bien. Fue él. en los años 483/2. en Jos años peligro. ción de la ílota fue llevada a buen puerto. dice Herodo. obligado a rendir cuentas. existían fracasó y Milcíades. Esto constituyó para Atenas 1m enorme y. una nieta de Clístenes. Los cien atenienses más ricos del enemigo. en efecto. Su explotación de un asedio de siete días y sus habitantes deportados a Persia. a fas grandes familias aristocráticas.-a la Grecia europea. que con Atenas tar señalado por un hecho importante: el descubnm1ento de los neos había.cuando se debatió el pn Atenas. sobre:todo religiosos. la politica ate. fueron obligados a luchar con la única ayuda de Sin embargo. el hijo de Cimón Coalemos. También los atenienses llegaron a acampar allí.i: ¡~ mo esclavos. Así. quien nO es. tuvo el mando el día decisivo y quien tomó l. los atenieJ)ses tenían rnotivos para interesarse en los car. su papel en este asunto ~ondió su deseo de volver a encargarse en mayor escala de Jos proyec- había sido relativam-:nle modesto. tomado partido por los jonios sublevados. a despecho de las reformas de Clístenes. La tradftíón más o menos mítica pretendía que los do por su éxito. Había reunido los platees.·-sin duda muy rico pero _que.ición de las ciudadanía ateniense. Jerjes se apresuró a pasar al ataque. más de seis mil mente por tierra y por mar. Mileto fue destruido y sus habitantes vendidos co. despecho de. Eretria. Sin embargo. Al mismo tiempo. Jantipo fue condenado al ji dio. y es ¿O acaso veía lo suficientemente lejos para comprender que el por- plausible pensar que fue él quien reclamó la ayuda espartana frente al venir de Atenas se jugaría en el mar? Sea como fuere. una ílota persa partió de Cilicia. un ejército y una !lota considerables. el cargo de arconte. sin embargo. Pero ante la amenaza «bárbara». . Pero la retirada de los tesalios Je abrió el 30 31 . Ja batalla terminó con ventaja de los atenienses. Ja expedición procedían de Atenas. Inélúso se piensa que su padre to. ~Sin embargo. aquéllas continuaban destro- ronto la ofensiva se a oderó de Chi re y. mientras prestigiÓso éxito. recayó en u·n hombre «nuevo». ciudades griegas se reunían en el Istmo de Corinto a fin de preparar nura de Maratón. . de Mileto. obtuvo la rend. Atenas estaba en guerra contra Egina. si bien i ! tos. pretendió llevar la guerra al Mar Egeo. A través de este asunto se : íl 1' en forma de un cuerpo expedicionario de veinte navíos a las ciudades adivina que. Fortaléci- asuntos de Jonia..

.>> (Vida de Temístoc/es. que todos los de edad pro. Mas cuando los claros corceles del día se enseñorearon hombre. La mayoría de los griegos pensaron disciplina. El ala derecha. y pudo oirse. No había tiempo que pl!rder.tada de alamina. camino' de la Grecia central. quien tendría cuidado de ella. berbio. Una embarcación helena firmado el decreto. El temor invade a los bárbaros. Los espartanos. uno de sus reyes. y du- Plutarco. escribió este decreto: que la ciudad quedaba bajo la protección res. a la pronto $e presenta a nuestra vista' la armada enemiga. Temístocles se apodera·de la situación. los más lo oí. con un pegueño ejército que sombras tomasen posesión del templo del éter. ya cercana. hijos de Grecia! Corred a libertar la patria. y despedaza por completo el apare- sus mujeres a Trecene.an con desagra. cuenta que. interpretando a su guerrera a su . Con toda la ílota se replegaba hacia el sur.turno enardece a estos guerreros. cubierto de despojos y día. que repite el eco de los arrecifes de do. Beocia y el Atica particularmente. en un paso estrecho y no podían auxtliarse unas aofrás.lpe de los remos azota acompasado las aguas mugidoras y ciertos hechos prodigiosos: en particular. cijo. mar y bloquear la isla de Ayax. lo que significaba que la propia diosa invitaba a los grueso de las fuerzas.de los persas pagarían con sus cabezas. y las golpean.s~s habitantes. sus mujeres y sus esclavos. tonces las envuelven hábilmente las naves helenas. el poeta Esquilo. excepción hecha de algu. mientras gue la flota griega tomaba posiciones a lo largo del mente a la muerte inminente por algún resquicio oculto. donde de los Trecenios fueron honrosamente jo de un bajel fenicio. engañados en sus juicios. atenienses a abandonar la acrópolis: «Habiendo salido con su propó. Lo que resta de la armada bárbara se entrega del desastre a la madre de Jerjes. el caden- manera. como que de nada les servía la victoria. De un banco a otro de las largas naves. con espíritu obediente y dócil. y que cada cual salvase del zara en lengua persa. así como tpdo el país al norte del Istmo. esta proclai:na: ¡Oh. o de bancos rotos. clavan entre ción en la. preparan la cena. un dios malévolo surgido no sé de dónde.o.?. Después seguía el recinto sagrado. pulcros de sus padres. De pronto. cada uno por su lado buscaría la salvación en una furtiva fuga. mientras que los griegos. la serpiente de Erecteo. de toda la tierra. por- mento. nos hieren y aporrean como atunes u otros pesca- nio vengador. atenerse a sus naves. rho el sol dejase de lanzar sus cálidos rayos sobre la tierra y las enviaron a Leónidas. pasando la noche y la armada helena no se preocupaba por buscar la ción: «Pues no pensaban pelear con un ejército de-tantos millares de salida furtiva. traicionado por un tráns. la isla. cioso g. Aquí se desarrolló el 22 de septiembre sí sus espolones de bronce y rompen los aparejos d~ sus remos. Súbito. dispusiesen en tres fi- contaba aproximadamente con seis mil hombres. §. los más de los Atenienses pasaron a sus padres y emprende el abordaje la primera. Ignoraba el porvenir que los dioses le reservaban. sobreviene la noche. El único recurso que al presente les quedaba. los entonces cuando en Atenas. Sabemos gue Leónidas. Esta es la lucha suprema.nó a todos los capitanes de naves que así co- .» (Id. a sus muje- sito. la flota tomó. los Tomaremos prestado el relato a uno de los que combatieron allí ese cascos se voltean y ya no puede verse el mar. Las playas y los arrecifes están colma- ción de la batalla por boca de un mensajero que ha llegado a advertir dos de cuerpos sin vida. resiste al enemigo.que debía asegurar la saWación de Grecia.) sino señal de entrar en la pelea con valor y decisión. ni veían modo de salva. fue conducido a una desesperada resistencia. Ello comportaba entregar al enemigo . todos los remeros ocupan sus puestos.··' . entre los gue había las el grueso de la flota. que saltando a los bancos de sus na. en su Vida de Temístocles. de suerte de guardar lós pasajes estrechos del trescientos hoplitas espartanos. fue algún ge.ioT\eS persas-· Evacuada la ciudad por . bombres se excitan y estimulan. sin demasiadas ganas. Al principio el torrente de las embarca_c. Destruída ves. 9. Cada ma- entonces gue la única línea posible de defensa a esas alturas la rinero amarra el remo al escálamo. Tal dijo el rey con espíritu so- fuga. sin duda con la complicidad de los sacerdotes de Atenea. contra nave clava el espolón de bronce. para vigilar el desfiladero de las Ter. modulado como un himno. . pero en cuanto la multitud 4'1~-ba)elés se amontonó' nos ancianos ue ermanecterQn en' la acropol1s. y si los griegos lograban escapar furtiva tnópilas. que era aban. señora mía. Es todos los combatientes. Cada una de las otras endereza la proa contra recibidos. mandó retirarse a su e3ercüo. y en- del 480 la famosa batalla. cuanto Jerjes le oyó orde. a sus hijos. a golpes de remos «Quien inició.» i nos no guardarían sus puestos. nave modo que le fuese posible sus niños. en 1 33 32 1 . viéndose abandona-· rante toda la noche los capitanes mantienen los barcos cruzando. los hele- sotros. los santuarios de los dioses patrios y las tumbas de vuestros ma- de Minerva. parte de la flota. se elevaba del lado de los helenos un clamor de rego- donando la ciudad. Todo el piélago resonaba ion lamentos y gemi- salido del ejército ateniense·se acercó a tu hijo Jerjes y le dijo que tan dos . todo nuestro infortunio. marchaba la primera.. llevaba varios días sin salir del alineada en buen orden. Cuando se extingue la luz del sol y contituía el Istmo de Corinto. los atenienses cayeron presa de la desespera. 10) otro adversario. que el solemne peán que los griegos entonaban no era para la fuga. 051.hasta que los ojos de la sombría noche se cerraron sobre no- \ pronto como sobreviniesen las negras sombras de la noche. de3ando tras el un No sospechando la traición del griego ni la enemiga de los dioses. Navegan en el orden prescrito.\)emos que Jerjes asistió a la batalla desde la orilla. Un griego dos cogidos en la red. que cada día se aportaban ofrendas. yores. lba do por los otros griegos. De nuestro lado respondió una alga- porcionada se trasladarían a las galeras. Al mismo tiempo. todos los jefes Fabo Artemisión.~. a una fuga desordenada. Con. quien proporciona en Los persas· u ria descrip" de cadáveres ensangrentados. La trompeta Temístocles utilizó entonces un astuto recurso. teniendo que desamparar los templos de sus dioses y los se.

que había podido volver a Atenas al am.y después Tasos.os. Este. -·-escogido por l! nas. por su parte. ~ permitieron a los estrategos llevar una política exclusivamente perso- nal. en Atena. las guerras médicas. todos los dirigentes habidos en Atenas entre los quienes por dos veces habíatf tomado la decisión. . esas prolongaciones iban a permitir a los atenienses volver a t treinta y nueve días.emos.. -~ Los jefes de las grandes familias aristocráticas. reforzó aún más diadas~ ·EL as~dio --de -n:sos fue particularmente largo y difícil. ~ ' tal frente a un ejército y a uha flota heteróclitas. Poco des. si bíen las reformas de Clístenes llegaron ! nios unidos consiguieron la. temero.. Pero en lo sucesi- se constituía bajo la dirección de Atenas lo gue se acostum ra a a- mar la liga de Delos. za persa.. El más cél. No tardaría aquél en obten~r importantes . éxitos militares sobre los persas. sin embargo no ' ofrenda de un trí ode a Del . De esta Jouna. 1 a uda ba· o el mando del re nte Pausanias. Pero m la pobla. al indicar a los atenienses la región de los j paro de la amnistía del año 480.. retorno a o ens1va. en los años su importancia numérica en re ac10n con el conjunto de los cmdada- · posteriores a la batalla de Eurimedón. la relación de fuerzas se había modificado en el destrucción de un ejército y de una flota persas en la desembocadura interior del demos ateniense. destinado a cubrir fas nécesjdades de la liga.. como en el 480.1 que fuera el jefe de algún partido democrático.os. al decir Clístenes les suministraron un instrumento nuevo para sus luchas. si. En lo sucesivo. atenienses y lace emo. • estrechos y el norte del Egeo como vías de expansión.. Cimón. 1 . es decir. asamblea daba al demos urbano un peso que no era roporcional a cedor de Maratón. el hijo de Milcíades. El primer tributo fue fija. 1 pinteros~e ~. ~ Sin e. ¡· .Obtenida la victoria y por razones no siempre fáciles de aclarar. fi . Pireo. El filolaconismo de Cimón no comportaba necesariamente poí su !t gunos meses de exilio al amparo de la amnistía ya mencionada. i. de sería depositado el tesoro federal. l . y de «liberar» a las ciudades jónicas por f ~ de la ekklesia* que hubo de establecerse durante estos años (una y después cuatro por pritanía *. . aun- que retrospectivamente puede verse en ello una opción. conservaban de hecho la dirección de la vida política. rehacer sus aún humeantes ruinas. fueron los atenienses mo Teajlstocles. consiguió situar bajo el control de la ~aTia bajo el mando de Mar. gado por aquellos aliados que no pudieran o no quisieran participar ! Temístocles consideraba a Esparta como a un adversario más pe- directamente en la defensa mancomunada. _Temístodés para convertirlo en el""puerto de Atenas. don. h~_<:_iéndose elegir Atenas salía de la aventu~a herida va la vez engrandecida. tuvieron también importantes de nuevo abandonada. En el año 478. se apoderaron de Sestos. Herida estrateggs. los atenienses. sición al pasado de realidades de la época de la guerra del Pelopone- rio de Temístocles y que habla podido volver a Atenas después de al. un aristócrata que habla sido adversa. onio.Nax. al igual que la hostilidad de acuerdo con Temístocles. ~ más que la política de su padre y de su tío-abuelo. Tal tesoro. el ven. Arísiides iba a ser el artesano de la primera ~ [t: Temístocles con respecto a la gran ciudad peloponesa no demostraba confederación ateniense. y Atenas fue Sin eµibargo. pues el año estaba dividido en diez pritanías). · contribuyó no p-oco a romper la popularidad con que Cimón éontaba convertirían en el nudo de la vida política ateniense. y. El desarrollo del poblado --de: El. el ostracismo. en definitiva. no ocupar las costas orientales del Egeo. . ictoria de Platea.n engrandecida poJígue.. que si bien iba acompañado de la sanción del voto popu- r ! de los autores antiguos. Un e"ér ~o ersa ermanecló no obstante en Te. estaría alimentado mediante el tributo pa. 1 sas de haber escapado de la tutela persa sólo para caer bajo la de Ate. Como vimos anteriormente. Pero la resonancia moral y política de 'las guerras médicas debió tener infinitas prolon- 1 ~ lar. De l parte opiniones oligárquicas*..onstruían las naves o sobre los tetes gue mane1aban lo~ ! veces con duras resistencias por parte de las ciudades griegas. Así se concibe que éste no dudara en mandar al ostracismo a que reunia a las ciudades Jómcas en torno al santuario de Delos. Es cierto que ni en años 508: y 462 pertenecían a ese estrato social. invadi?fl eocia y después el Atica.. En 1 cuentas de su política ante el demos y la periodicidad de las sesiones _principio. or · us habitantes. fue el artífice de esa victoria. En principio se trataba de una alianza militar i ! vo. se esforzaría en asegurar con nos.J . de los B<irbaros por un lado.teni-ense se encargaría de alirm:ntar. y la potencia del demos urbano. I~ estrategos atenienses habían revelado notables cualidades militarei. Es arta envió entonces consecuencias por lo que respecta a la evolución interior de Atenas. no ex1s~ma a amena_: habían modificado sensiblemente las condiciones de la vida política. .ebre es el que condujo a la Y sin embargo.r' montón de ruinas. . en el año 470/69. conmemorada por la a crear estructuras nuevas fundadas en la isonomía.' excepción del caso poco frecuente de un hombre nuevo co- ro tambi. la a~agaza había jugado el papel fundamen. ligroso que el Gran Rey. otro. ·. tal política se identificará con los intereses del demos ateniense. pues -la ciudad y su· puerto· sé:. En el año 490. En la rima vera del año 479 éste flota ateiiiense a la casi totalidad de las costas orientales del Egeo. por período de treinta y seis o . 1 Temístocles. 'hacemos. tardaron en ser ase.. pero tanto más fuerte cuanto que sobre él reposaría en última 1 mayor firmeza la autÓr. habiendo renunciado Es arta a artici ar en la guerra de Asia. Las reformas de Maratón ni en Salamina. Pe. Cimón. organizador de la preponderancia marítima de Atenas.} so.· 1 34 35 i\. Es preciso ponerse en guardia. Este. no sin tropezar a mstanc1a y en lo sucesivo la potencia mrhtar de Atenas: sobre los car. Ciertamente. y bajo la cobertura de impedir cualquier retorno ofensivq .ante la traspo- do en el año 478 por Arístides. la obligación contraída por los estrategos de rendir gaciones que la propaganda 8.. no dejaba de testimoniar viejos rencores que oponían a unos y otros.idad de Atenas en el Egeo. política. I¿ periodicidad de las sesiones de la del Eurimedón. bajo el mando de Jan tipo.s. no hacía nada ~ pués.mbargo.

1 PERICLES. como vimos anteriormente. sino que se sorteaba. Evidentemente. Y era aquello oficialmente una democracia. Por lo tanto. «Pericles. y cuando sin razón temían.dentro del personal polítito.» (Tucfdides. Los espartanos expulsa- ron pronto a los atenienses. que entra ahora en Ja vida política a la sombra de Efialto. acusados de complicidad con los rebel- des. a la sazón eñ el Pelopone- so encabezando un ejército de socorro enviado a Esparta para repri~ mir una rebelión de los ilotas* de Mesenia. en realidad. que poseía gran autoridad por su prestigio e inteligen- denado al ostracismo poco después de su vuelta. la del puerto estaban ligadas a la aristocracia terrateniente como lo esta. EL HOMBRE Y SU ENTORNO Pericles. cuyo reclutamiento pudo ·.. a la vez. debido a que no hablaba de acuerdo con su El asesinato de éste. tenían una confianza injustificada. les devolvía la confian- za. que había escapado por poco a una condena en el año 464. fue con. tanto por parte de padre como de madre. había hecho condenar a Jantipo al ostracismo. Mediante 2 f ! sus votos. pues. ocurrido poco después en circunstancias miste. encontrars·e sih duda modificado desde gue el arcontado no se elegíª. cuyo prestigio declinaba después del asedio de Tasos y del fracaso de Ja colonia ateniense que había establecido en Tracia. capricho para buscarse influencia por medios indignos. quien escribe más de 36 37 . 9.· der de la aristocracia tra:dicional. no siempre es fácil distingu'ir lo que pertenece a uno o a otro. EL «SIGLO» DE PERICLES L. de hecho conti- nuaban monopolizando los cargos principales. hijo de Jantipo y sobrino segundo de tud sin quitarle libertad. no es lógico que califique de monárquica a la autoridad de aquél que ve con justicia como símbolo de la derqocracia ateniense. a pesar de las nuevas instituciones montadas por Cllstenes. Era el último gol- . atemorizándolos. Así. gra- riosas. --· -·. cuando narra un discurso del gran estratego. En el año 462/1 hizo aprobar una ley gue·privaba al Areópago de la fhayor parte de sus prerrogativas jurídicas.) Este juicio del gran historiador ateniense sobre el hombre que go- bernó Atenas durante cerca de treinta años y sobre la auténtica natu- raleza de su autoridad es con seguridad sorprendente y. atribuídas en lo sucesivo a la bulé de los Quinientos y el tribunal del Hclieo. Efialto había aprovechado la ausencia de Cimón. Milcíades.Para a:probár su decreto. con los de Atenas durante más de un cuarto de siglo. iba a hacer de Pericles el hombre cuyos destinos se confundirían cias a su sentido del honor. II. Pericles. y esto. Efialto fue probablemente uno de ellos·.. La acusación contra cia y era inaccesible manifiestamente al soborno. ensoberbecidos. pertenecía.ba la población de Jos campos. hasta el punto de que. sino que. y la gobernaba en mayor medida que era go- Clístenes. ¡ . _ pe propinado al viejo consejo aristocrático. dig- no de reflexión. cÓntenía a la multi- él fue hecha por. cuando se daba cuenta de que los atenienses. pero que continuaba siendo el símbolo del po. con sus palabras los contenla. pero. hay que utilizar con prudencia la Vida de Pericles de Plutarco. cuyo padre. Cimón. pues consistieron en atacar a Cimón. 65. a esas familias aristocráticas que. ¡. Tucídides no disimula su admiración por Pericles.l!r ción de la ciudad ni. llegaba a oponerse a la multitud. hombres nuevos tuvieron Ja oportunidad de insinuarse ··t. un gobierno del primer ciudadano. bernado por ella. Sus primeros actos políticos se inscriben en la tradición de las luchas entre familias.

Related Interests

. políticas y económicas.afios e s1g cfVII.. se ha puesto en duda justamente la existencia de ese conse- yor parte de los campesinos atenienses. bien por temperamento.ategorlas censa tan as que subsistieron durante toda la _historia. En el plano jurídico. al igtiaU:ji.' .. cuya interpretación no es siempre fácil. A las dos primeras. · . que aparece como un invento posterior de la propaganda modera- deudamiento de la masa campesina y la amenaza de reducción a la da..para pagar. podríamos decir.· . pleno.!l!_y.. ~. Pese a las afirmaciones de.. Pero ai cqdificar una'autoridad qµe que pudieron volver al Atica? ¿De qué manera volvieron a poseer sus j( .: \ .¿ . la de los tetes*..:.~¡~··. unos límites a los que la evolución posterior iba a conceder su senfido k tierras? Un hecho si es seguro: Solórr. l' do en esta Aterias de comienzos del siglo VI io que será la consigna re- f· volucionaria del final de la época clásica y del mundo helenístico. De la existencia de una reivindicación tal no pode- na les. paralelamente al Areó ago.g'ístráhiras. de hectómoros (es decir.!ós o¡:ádo~ es obstáculo para preguntarse acerca de cómo· pudo convertirse en la res del siglo IV. No hay que olvidar el carácter aún primi- Atenas una nueva constitución.. ·. yendettas ue enfrentaban a . finaliiai-. un objetivo preciso: ba un poco al margen de la aristocracia tradicional: Conséiente'de la .:¡ . La completaron Sin embargo. ¿Que intención gmaba a esta nueva d1V1s16n de ) bien por necesidad.'teduci-:. es dudoso que Dracón redactara un código completo reivindicación fundamental de la masa del demos ateniense. de .. Aunqi. .

ello 1 :¡:. en el Atica a pesar de la famosa maldición que continuaba pesando QOr una parte. hacia él añ. se admite generalmente gue la agricultura del . lo gue comportaría por una ¡ parte osibilidades de aprovisionamiento regular de grano extran·e.-.) ¡11: iban a tener un gran peso en el porvenir de la ciudad: orientación de 1\ !· .. superior a sus rivales por su prestancia y a extrañ. Por lo tanto. z_ . f:!esarrollaron a expensas de los cereales. es preciso pensar antes en un deseo de ' j ajustar las medidas ponderables atenienses con otras en vigor en la i'i cuenca mediterránea. la existencia de una mone a de cambio para pagar ese ¡ grano.· ~ .e. bien con vasijas -aunque también sepamos que la exportación de vasijas áticas no alcanzará una amplitud real hasta el segundo cuarto del siglo VI-. en !ligar de las 73 o que va 1a ante-· iformente. cia comercial de Atenas. último era hombre poderoso. en este caso aceite. ' \. la moneda no existía todavía. y con numerosos partida- rios en la pro. . Hacia el 561'... Tales \ ·. Los «tiranicidas»: Harmodio y Aristogitón. Hemos visto que.. propiamente dicha. la mína*. comen.. LA TIRAN!A •DE PIS[STRATO Y DE SUS HIJOS y Sea como fuere. por otra. c. persiste la agita.. Se han hecho muchas conjeturas sobre el sentido de esta medida en la que. l~~ gaba.acciones entre gens aristocráticas con dos añ.ar la agitación que vuelve surgir en los e añbs-pósteriores a su su fortuna.· r ta política. Sin duda. nida. \ .o 575._·¡·.Atica se modificó a partir de Salón. lo que comportó la existencia de un sistema regular de intercambios y relaciones. ( ·pbder opone a dos hombres: LicurgÓ..nombre de paralios. consiguió designar un arconte epól!!!!!o. 'partidarios. desarrollo de la industria cerámica. . se ha querido ver una especie_ de devaluación. Y la cdsis no tardó en renacer.a sus reformas. . . ¡.. aún cuando Solón no contara personalmente para·naéla. lo derto es que en los años que sjguieron. tirano de Sicion. que a par- tir de ahora vale 100 dracmas•. zaron las primeras emisiones ·atenienses.pía ciudad y en los pueblos costeros. singularmente las de las ciudades aqueas de Italia del Sur.us de «anarquía» durante los gu_(! no_se 1 sobre el géns después del asunto de Cilón. que to- 18 . J. transformaciones iban a modificar la estructura social del Atica. r. 1:. y. . qµe pertenecía quizá como el aunque fueran modificaciones lentas que hasta el final de siglo no . Y no ña de Clístenes. Licurgo r_eunió a sus J)artidarios.ontra ellos. Este.g~ . } . único producto agrícola cuya exportación estaba autorizada.~ _. En realidad. . bien con otros productos. sólo después. casado con la hija: de guivado parcialmente por Solón. es indudable que romul ó una reforma de esos medidas.. De esta manera._ ... Los Alcmeónidas contaban con una influyente posición retirada de la vida olítica.--t~_-7-:::.C: r.-~ . es. . · lt Se insiste también asidua~ente en las medidas económicas de So- ~- :: '·r· lón. 'I· it ! . :. que se dio a sus ~r ción campesina. biles. si bien en Atenas circularon. "'. 19 ik . Pero si se quiere ir más allá.· ¡·.. Actualmente sabernos que. I. ~. búsqueda de un aprovisiona. .---. agitación que se sitúa en un doble· pi ·no: ·· ·. . ¡ ro. hay que admitir que el trigo importado se pa. ·. Por ahora. ' mular hipótesis que reposan frecuentemente en certidumbres muy dé. en la vida económica de Atenas se operaron trasformaciones que . t. ~ ..'. -~ __ .. Museo Nacional de Nápoles. al _que no se duda en conYjertir" en el promotorde la futura poten..orador del siglo IV al gens de los Eteobutadas y a Megacles el Alcmeó- 1 intervendrian verdaderamente. resurgen con más uerza as uc as e . el conflicto por el miento regular en cereales. (Obra romana.' Úplica et.la agricultura hacia cultivos arbtistivos. No se conoée pon precisión gran cosa de es-: ·:. Por lo demás. Por otra. eLgroblema agrario.- monedas en época de Solón.. \. seguía sienoo esencial. pueblos de la costa. ·. gue los cultivos arbustivos se. se tropieza r· r con dificultades extremas: el total silencio de las fuentes incita a for... desde el siglo IV.

ue casi por burla dio también un nombre geográfico .-~ . aunque se admita do una interpretación tan evidentemente anacrónica. donde el . (Historias. ·cuyos. tiempo su tiranía. Je permitió escoger entre sus ciudadanos a trescientos hombres que fueron no los 'lanceros' de Pisístrato 'sino sus 'garroteros'. habitantes del llano. para afirmar que. que anteriormente había alcanzado la gloria en Ja campaña contra los megarenses. y es significativo que el reclutamiento de los hombres de su guardia personal no ló hi- ciera entre los jóvenes aristócratas «lanceros». sometido a voto popular. en un Atica aún no unifi.ocracia a as masas emoo rec1 as aue eso~. tiempo por o emas i íc1 e apreciar a as as nas. la región noreste del Atica. bienes raíces se encontraban en el Pe.indo Pisístrato hu- ciales no existían aún en la Atenas del siglo VJ. Por ello... y fren- . Por lo demás... tiró después su atalaje sobre el ágora* como si hubiera esqtpado de Jos enemigos que tenían la i-ntención de matarlo mientras se dirigía a los campos.costa. C te último. dedicados al. Y no hay que extrañarse de ello. en ese momento. De esta manera. y lanzó una petición al pueblo para obtener de él una guardia. Esos hombres se sublevaron con Pisístrato y ocuparon la acrópolis». empleando al respec-. . donde se encontraban sus bienes 1 preguntarnos si no fuera esto Jo que llevó a Megacles a acercarse a . personal. las oposiciones fueron básicamente regiona. enfrentando por ello a los jefes de clan apoyados en sus partida.pos1blemente a tomar. Pisístrato. para conceder a Pisístrato el privilegio de una guard'ia aún en manos de los «jonios». después de haber sufrido. ha querido verse en la oposición entre estos dos hombres una se inscribe en el es uema tradicional del tirano «<lema o O» de la oposición entre grupos. por así decirio.· · -_:-_--: .EI pueblo de Atenas. la ·llanura. más allá de las coli.. añaden una precisión que no deja de ser extraña. Pero eso es un espejismo.J les. al que concedió a su hija en matrimonio y ayudó a volver 1 uera cua uera su origen-geográfico.) Herodoto. . la concesión de una~\ de los partidos en litigio. Aristóteles y Plutarco. apoderándose de Nicea y consi- guiendo algunas brillantes hazañas más. rechazan. cuya familia contradictori~s indicaciones de nuestra. De ahí el carácter «democráti~ ¡ 1 a Atenas después de un período de ausencia que Aristóteles fija en co» del partido de Pisistrato segi'm Aristóteles.. -· . reunió a los diacrios. Pisístrato guedad. y a..l. i. poder que no controlaba. iin partido moderado que reuñfa a lbs-ha. lüdiar estérilmente por un. materiales. De hecho. atrimoniales. tal como nos han sido rela- la ciudad. el pod_eg. inc~t~ a pe~sar que..tas ventajas dión. l. confirma este análisis: «Cu.· si bien ~P1sístrato rec uta a sus primeros partidarios constituía una fuerza que podía llegar a ser temible.~ maron el nombre de pedieos.comercio. -~ 20 21 . pn esra . Licurgo representaría a la é oca arcaica que. se esmteresaba. de ¡ aos. Ja explicación «regional» parece insuficiente. guardia personal. · · · rios. algunos investi.N.artesanado bo reunido a sus partidarios y fue. La nuestra fuente principal junto con Aristóteles.~. la Diacría. enga- ñado. tados por Herodoto... su papel en la guerra contra Megara. ' ·Evidentemente. al menos por lo que respecta a es.:n1a de la época lle Clistcncs: 511-490. él. Y podríamos entre los ha8itantes· de la Diacria. Existe aquí un evidente anacronismo. Pisístrato contó pronto con la oposición de los reivindicó por su parte el poder. el demos permaneció pasivo. El jefe de este tercer partido era Pisístrato..durante un cierto ..políticos y sociales. Meuallas. artÍdó'ál. el jefe de los hipe- comenzaba tímidamente a· desarrollarse. Sin embargo. que. urdió lo siguiente: se hitió a él mismo e hirió a sus muleros. que la decisión. es decir.o pudo llevar a cabo el plan imaginado fue porque la mayor parte del demos le era Y!l adicta. pues con mazas de madera lo escoltaban por detrás. pr'ontü aa tó ara su causa a todos los descontentos !. . Herodoto. lo que exphcaqa. e1e_r. ocupaba un puesto oficial.an. sino entre gente noble del pueblo a la que armó de gruesas mazas de madera. quizá el de polemarca*. bitantes de la.r. No obstante. los artesanos ricos de El desarrollo de los acontecimientos. to un término resueltamente anacrónico.eLcarmno.. donde el comercio estaba racrios (o diacrios).tra~o \ cada verdaderamente. Consiste en un decreto propuesto por un tal Aristión o Aristón. (B. Desde la anti. Pisí~. . ajenos a la ciudad.s fuentes\ lo obligaron a dejar procedía de Brauron. Megacles. precisa en efecto que «conciencia olitica» del ueblo ateniense era aún inexistente. recibió Ja aprobación gadores modernos han fijado su atención en los nombres geográficos del demos reunido en el agora. Esa vuelta dio lugar a una puesta en escena que narran 1 . que vuelven a tomar en sus aspectos esenciales el relato de l'ct1adra. para asegurarse el po er. 59) Es evidente que si Pisístrat. · Í . un tercer partido Sea como fuere. propuesta por un comparsa..rrcas10n.. Pisistrato formó un tercer partido al observar las luchas de los otros te a algunas ventajas materiales conseguidas. puesto que tales categorías so. levanta contra Ja aris~ aristocrada tradicioña]. cuando frente a Jos otros dos. once años. habitantes de ~tros dos artidos..del.ex1ho..

Pisístrato vio cómo acudían a él 111asas de particlados bajo precio. --. Promovido al poder por el demos. durante los También en otros terrenos.~ .. rica en 3-4) Evidentemente. si!'l proce~~]_r.ntar la política de Atenas hacia el Mar Egeo y hacia - basta su muerte. no hubo nada ue hiciera temer una oposición in.eso hacia ·. fue En cualquier caso.'r'oéio -ellÓ para asegurarse las vías de acc. como otros aventureros realidad y lo que es cosecha propia de los teóricos del siglo IV en este ateniefis'es. Los autores antiguos advierten animó a Milcíades para. no es menos cierto que.. lo gue explica la ·Y'uptura con Megacles con el pretexto de . Herodoto constata el hecho cori saníeñteTo"q'üeaistingúe·a Pis. Difundió el rumor de que Atenea una corona olímpica: su victoria fue prodamada en nombre de i devolvía a Pisístrato. otros. q~ iba en un carro con la mujer al lado. a Ate-- dos fueron elegidos como en el pasado. procedentes tanto de la ciudad como. reposar el equilibrio social sobre los recursos del Estado y no sobre tos confiaban en obtener ventajas y que no habían guardado un re. en Atenas con Pisístrato. . Pisistrato. . Todo lo más.Rl!: . volver a entrar en Ate. . en cultivado. esta vez definitivamente. cuerdo demasiado malo de los dos períodos precedentes. ejerce eLª-.. Para pagar este trigo animó el desarrollo de la cerámica atenien.!!a. al asumir ~n co. de nuevo tierra. que es a este respecto nuestra fuente princi- P.cie t[.eñor de Atenas. sin tener ni la necesidad ni el deseo de ocuparse de los del Esta- lio.~errnin~. venciendo a sus adversarios en una batalla que se losmedicis para un «evergetismo» tal.Al haber condenado al exilio a sus adversarios después.·. después de su muerte. favoreció el trabajn de épota de.Q~_a_yuda material. desem.''fracía-:. Pisísti-ato se manifestó como precur.con ese honrado desahogo. fuerzo básicamente a conciliarse con los campesinos mediante medi- tos y de nombre Phye. ·recha:iádo..emparentado con la poderosa gens de los Filaidas. Pisístrato _evi!~~~9~ipl? reparto _de Jas tierras/ Peró·e-ran-precisos barcar en Atica y. Pero les del país. de los campos.n. sus ingresos aumentaban cuando el campo era Pisístrato se estableció en principio en un lugar llamado Raikelos.lo en_eLaño 525/4.. Sin embargo hay que admitir que es.o. muy al contrario. amargura. sor del gran estratego* del siglo v. su familia . P. el golfo termaico. éste iba a conservar la autoridad de Atenas · el 2rimerQ e. gu.s. tan pronto nar otros. (A.j mún la tiranía sus hijqs Hipías e Híparco. conocieran a la sazón un particular esplendor. trató segl\tamente de asentar con más solidez su estar en la ciudad. :-la región de los Estrechot.a.. 4. aungue.) Este relato dicd:!mucho sobre la ingenuidad del pueblo .ísfrato de. como las distribuciones monetarias o la venta de grano a i desembarcó. Y la tradición ha guardado unánimemente el recuer. Es destacable el hecho de que nas. la alguna hacia ellos. OciliiTó c\. Por último. ~n materia de política exterior.de primer lugar el de Atenea. Pero cabe imagi. ~xplotó las riql:l~?'. sTr-arrrig<JL1gCiamis en('J':!'ax~ se apoderó Lle ~ige~en el Helesponto y -~j poder y de sus bondadosas acciones. nas. y el nuevo exi. nales. tal política implica ue . los de un sólo hombre. no manifestó en principio host1 idad popular de los campos o el de las dos diosas de Eleusis.Lti@!lQ. de su moderación en el ejercicio del . XVI. tránsfugas de la aristocracia.. XIV. ~JlJ1ª. y lo volvió a traer de una Coalemos. el de Dionisos. una colonia ateniense en Quer- de iJntrada que Pisístrato gobernó respetando las leyes existentes. !'. De cualquier forma.s. .err::i. Actuaba de esta manera por dos razones: para que en lugar de .. aquí radica preci- su lado contra el ejercito adversario.óni\i_a C!i~J~ne. establecido en Eretria de Eubea formar un ejército. Jf)e cualquier forma. favoreció el desarrollo de 105 servar las tareas políticas para sus partidarios y para los miembros de cultos en torno a los que todos los atenienses pudieran reunirse. Pisístrato dedicó su es- mo de Peania según Herodotf. el poder fáctico que ejerció le permitió re..ode. aunque estos se ganaran la vida cultivando la opinión pública en Atenas. nuación. el dios terna. iba a ser mucho más eficaz: do. y. buscó una alta y bella mujer. negoció con Pisíslrato con la con.. Hay que hacer notar que.32 y 528). . que por ser más breve gu'e el primero. soneso-de. florista tracia que habitaba en Kolly. el ricoCimón dición de que éste se casari~ con su hija.tura: análisis de la política de Pisístrato con respecto al campesinado. se dedicaran a resolver sus asuntos perso- que el matrimonio con su hija no se había consumado. los pisistrátidas fue la de las primeras grandes construc- Milcíades en Quersoneso. ~i ~ . . es difícil distinguir entre Jo que corresponde a Ja minerales rreciosos~-Es ·p-r-ediso· pensar que. y para que.C?I!!Vl9 . Aristóteles indica uno de esos desarrolló cerca del templo de Palas Atenea. esto hay que resaltarlo. De- particular.Peri'éles'"y a la vez lo anuncia.Q. Al mismo tiempo.. _eL con complacencia nuestras tuentes: «El duodécimo año. De allí fue a la región del monte Pangeo. obtuvo forma muy vieja y muy serrtilla. Aristóteles. ~. que Pisístrato había tenido en sus manos la ciudad. alimentó. extrañándose de que lo atenienses se hubieran dado tanta Pericles no hará sino reformar la política del tiranó.!:nto de la tiranía de _do de la benevolencia del tirano. procurándose el suficiente oro ypiataparápoder a conti. l~I Pisístrato no estaba investido personalmente de ninguna autori9_a4 se e hizo grabar las primeras <<lechuzas» con la efigie de Atenea. pa(°rés'ü'rne así la política de Pisístrato: «Anticipó dinero a los pobres ateniense y sobre la pruden~ia con la que es preciso hablar de una para sus' trabajos. cuyas fiestas ií:!.iando por-:-dosveces (en los años 5. pero haciendo prisa en renunciar a su libertad. la vistió de diosa y la hizo entrar das destihadas a paliar su miseria. cltngo deRusia meridional.autoridad. medios: la deducción de un diezmo de las cosechas. que en los siglos v y 1v..¡. su último retorno. Al igual que vejado por los partidos en fWgna. · Ello supone gue mantuvo la legislación de Salón y gue los magistra. que lucharon a do disponer de recursos personales 1mpor antes.e fundara. la diosa titular de la ciudad. estuviesen diseminados por el campo. qúfSof6n~arites~'iif:!fél~ ·y~ había Los habitantes lo recibieroqipostrándose ante él y admirados:» (A. seoso de confirmar la unidad del Atica.- 23 22 :L .. segúó. Pisístrató.~Q!l_t~<. oriunda del de..: ~:· . pues deducía el diezmo de los productos». Y cuando éstos volvieron. en . Megades..bpoyó el establecjn:ü. hijo de Megacles.

permaneció pasivo. el Alcmeónida Clístenes. lo que debió re- sultarles intolerable. habría re arado e. Pero por su condición de daron en. 1<os nobles regresados del exilio fueron de nuevo obligados a salir. museo de la Acrópolis. si creemos a Aristóteles. los pisistrátidas confundían la gloria de la ciudad con la suya ombres: Clístenes e Alcmeom a e lsá oras hi ·o de Tisandro ami- propia. fueron por lo de hecho. no es probable que intentaran cualquier acción importante antes de la mue. todavía en el siglo IV.que presidieron el acceso historiador de Halicarnaso dice. a las que permanece ligado el nombre de Antenor.:ida~».liérocs por la· de· mocracia. Jos «tirani<. Estos. que Aristóteles narra con ligeras modificaciones. El vieron necesidad de superar las vicisitudes.resur ir con mas uerza. que son Hero- Hiplas e Hiparco.) ciones sobre Ja acrópolis y de los grandes trabajos de traída de aguas. sobre todo.) Hoplitas (bajorrelieve de principio de siglo v. quien por su parte Jo rechaza. asesmato e tirano. por pro- pia voluntad. efectivamente. de a pie. su amante. habituados al poder personal. El punto de partida es una historia de celos.ú1 dos'·· tiranos.-En particular. intelectual y artística.) modio. decidió 24 2. pero cada una de sus tentativas fue un fracaso. El esplendor de Atenas. vuelve confuso. que Pislstrata. y. y. Pero Ja realidad del poder se les escurría. que debía de durar todavía cuatro años. Harmod.io y Aristogitón. Sin embargo. Iságoras. escritores y artistas. para vengarse. el asesinato de Hiparco no puso fin a la tiranía. Hiparco habría humillado a la hermana de Har- Remeros (bajorrclie"e del siglo v1. El resto de la historia es os- curo.·e rey-aeTspar a. no tu. el herma- no más joven. Sin embargo. atrayendo a Atenas a poetas. El fin de la tiranía significó aparentemente la vuelta al pasado. divergen sensiblemente en un aspecto capital. convertido en ~efe de la gens de los Alcmeónidas. sino una intervención extranjera. lit y. De hecho. museo de la Acrópolis. ayudado de Aristogitón. como hemos dicho. el relato de los sucesos se murió en el año 52817. Pisístrato el arcontado en el año 508. mientras que el ejército del rey de Esparta acampaba a las tanto los primeros en in 1car a los atenienses e camino e su utura puertas de Atenas. Clístenes pudieron estar tentados de ejercerlo de una manera más autoritaria «hizo entrar al demos en su hetería*». y no fue un levantamiento o ular lo ue condu"o al derrocamiento del tira- no. Conocemos esta sombría historia por un relato de Tucídides. o.rte de Hiparco. Además.iones aristocráticas no tar- primacía económica. Ello suponía una revolución y por la amenaza que constituía el eJhcito espartano. gue no había jugado ningún papel en la muerte de Hiparco. autoridad que había pasado a manos de sus adversarios. sus descendientes gozaban de pri- vilegio.C.e· 'íñene:s. fueron homenajeados coírío. LA «REVOLUCIÓN» CLISTENIANA así como la de las primeras grandes obras de Ja escultura ática. doto y Aristóteles. En este punto. Clístenes entre ellos. el asesinato de su hermano fue el pretexto aducido por Hipías para endurecer su autoridad. más «principesca». Clístenes trató en varias ocasiones · e volver al Atica. diého de otro modo. La mayor parte de los miembros de las grandes familias aristocráticas volvieron a Atenas. quiso llevar la vida de un sencillo ciudadantr. nacidos tiranos.s variados. los primeros años de su reinado común fueron relativamente calmos. Mientras. sin embargo se constituye en cuaríto 'go persona ·e. fortaieéido · que es el esplendor del demos entero. l.5 .as uerellas entre facc. Por lo demás. si puede decirse asl. Constatemos un hecho significativo: el demos. pues nuestras dos fuentes principales. llamado por los aristócratas atenienses (510 a. n consecuencia. Hiparco se enamora del bello Harmodio. sus hijos se rodearon de una corte deslumbrante.. Y ue en este caso sólo si uieron la política de ·su padre. a del rey de Esparta Cleóme- nes. y éste. fue elegido para fue Jo que hizo un aristócrata. _que para recuperar la al poder de su padre. se eñffeñtabi. dejando el poder a sus dos hijos mayores. no dudaron en solicitar con ahinco los más al- tos cargos. Pisístrato y sus hijos.

. y ocurre como si se hubiera tejido mucho más allá del simple debilitamiento de las familias aristocráti- a su al. Iságoras habría ierntorial del Atica. por lo demás.a partir_ de la margen de.. el de. por oportunismo. Si prestamos a esto la atención debida. en este caso no conocemos bien al hombre. en el mejor partes del Atica y acabó la obra unitaria ya iniciada por Pisístrato. En la época clásica. nuevas tribus.1]. Cada tritia reagru- mos se. Del demos procede la ini- ciativa de volver a llamar a Clístenes. laciones pitagóricas.:2. son ni fueron inmediatamente ·. el carácter sistemático de la obra del Alcmeónida no es liado con aquél. más próximo a los acontecimientos. der afrontar e pe 1gro de las guerras médicas._davía a finales del siglo VI la gran fuerza política que será en el siglo han tratado de explicar este carácter sistemático de las reformas clis. Léveque y P.ión ªe Jos c1Udadanos entre las §11. Pero ésta planteado no ha cesado de provocar controversias. De su relato se deduce que. Sin embargo. es el . otra en la ciudad y sus alre- a exiliarse a Clístenes y a algunos de sus partidarios. Los Alcmeónidas habían formado una gens. remodela el térritorio del Atica. en s1 misma. quien habría ocupado la acrópolis. remo e ac1 n. a o arse en el demos. o. se. tes. s!!strititu. y. no hay necesidad de subrayar el hecho de que Clistenes. se habría conci. Todo esto es evidente. ponderando la importan. Pero es plausible pensar tencia es idéntico en ambos casos. Sin duda.?USlituyendo las antiguas cuatro tribus. Vidal-Naquet. me. en un demos urbano los Quinientos.~. Después. ¿Lo hizo por simple metrismo» heredado de los milesios. una medida humillante se convierte en su nieto en una reconstrucción J coger la tradición con más exactitud. tales reformas no tienen nada de «demagógicas». puesto que dejó subsistir ·a los extranjeros (cuyo objeto había sido tradicionalmente procurarse par. ·\v'º J110 ra que permit10 a Pisístrato msta arse en e po er Irte 10 siglo an. Así ocurrió. Si no hubiera hecho na~ cas. se habría llamado a Clístenes para confiarle el poder. a Iságoras y a sus partida. decide apoyarse en el demos. se ha valorado el «geo- damente importantes en la historia de Atenas. Algunos creyeron ver al respecto una influencia de las especu- tomó la iniciativa de una alianza que tendría consecuencias extrema.Tal· un Salón o de un Peiicles. incluso con las naturalizaciones de tan absoluto como pudiera creerse. que no estaba constreñido por los tradicionales lazos que constituían efectivamente. en Sicione había hecho el tirano Clístenes. no es menos cierto que fue éste quien rarse.. 10 . de origen jónico.. La versión de Aristóteles es diferente. largo tiempo al cesivo.slgri1 1cac1on política que iba No ~abemos de ninguna anécdota. Más recientemente. sólo podríamos verlo como a un oportunista. rios.1 siguiente. a veces . La bulé.su po- la propaganda democrática deseaba resaltar. obligando tes. por diez contradictoria con respecto a la anterior.Clístenes. Es lo que ya vio Herodoto. Mientras que en otras partes del mundo griego no llegaron jamás a cia que de medio siglo a esta parte había tomado el pueblo en la vida esta unidad Clistenes creó la «cmdad-nación» ue unida. habría sitiado la acrópolis durante dos pa a un número variable de demos.elaborada. l tidarios). Pero si el deseo 1 Es evidente que la versión de Aristóteles corresponde mejor a lo que de hundir a la aristocracia tradicional y de socavar las bases de. mantenida. integró más estrechamente a las diferentes el poder.r_fue. . Clístenes. tres tritias*...os en las proximidades de la una misma tribu combatírfari codo con codo y designarían a los cin- ciudad. por tradición familiar o por convicción? El problema tible que Clístenes «pensól> su reforma antes c!e im oneria. perceptibles. diante una reforma profunda de las instituciones. habría extraído las oportunas consecuencias. y s1 pudo pesar en la orientación que d Alcmeónida debió teniana~ buscando los modelos en los que el Alcmeónida pudo inspi- dar a la constitución ateniense.era. "ºs miembros de se· patrimoriiaíes___ encóiúral:iaii situád. en efecto. como a un hábil político que..e las reformas de Efiaito. a los que eximió de la práctica «tiránica» corriente. hacieñaó por"lo-demás-erpapeTde un alto tribunal de justicia después Ahora bien. su abuelo. circunscripciones territoriales días. d.tificarse para nada con ellas. de esta ma- t to de Aristóteles que en el de Herodoto. tel)1a uria. da más que apoyarse en el demos para que lo alzara y lo impusiera eri al crear las nuevas tribus. de los casos. Entonces. la aristocracia tradicional. · Por lo tanto.. Como han demostrado P. g1 demos ateniense no era sistemática y en una remodelación del espacio cívico. que reagrupan a los habitantes de una misma porción temiendo el apoyo p()púlar reclamado por Clístenes. A diferencia de no consistí únicamente en una remodelación del es acio cívico. En cualquier caso. iba a ser el órgano esencial de la democracia atenien- las tomas de partido. . sus bienes . el papel del demos es mucho más importante en el rela- . Pero SJJ lo su. habría sublevado. mientras que en Herodoto. 1 26 27 1 ¡ . Los modernos \ \. así como a la distribu- ción de los ciudadanos en las cuatro clases solonianas. pero no ilustra eLcarác.ededor una conspiración de silencio. viejos cuadros religiosos de la Atenas arcaica. ·aedores más cercanos y una tercera en el interior.· r·e·dacrá'ndo decretos y ter mismo de las reformas de Clístenes. socavaba las bases de la potencia social de la vieja aristocracia. estructura de la sociedad ateniense no. y. no hay que insistir dema- Las profundas conmociones que tales reformas operaron en la siado en el carácter democrático de las reformas de Clístenes. hasta obligar a rendirse a Cleómenes. lo que en el tirano de Sicione era que Hcrodoto. iba a o- de la ciudad. es plausible que mostraran interés en aumentar el número de cuenta buleutas* encargados de su representación en la nueva bulé de sus partidarios apoyándose en eÍ demos urbano. La creación de esa nueva bulé se manifiesta como el de origen relativamente reciente y tanto más fácil de ganar cuanto aspecto más importante de la obra política de. preparando las. sesiones de la Asamb}_~)i. de base que recubrían los territorios de las antiguas ciudades sin iden- . la organización políti~a y Il!ilit. volviendo a efectuar de al ún modo la ma. es indiscu- oportunismo. haya podido re. Qístenes.z m\íus. una situada en la costa. cuando comparó sus reformas con las que Alcmeónida quien. El territorio de cada tribu comprende tres par- llamado a Cleórnenes.

el sorteo había estado reservado hasta ahora a' por el nombre de su padre sino por el de su demo de origen. y por tanto suje. Milete estaba dominada a la sazón por el tirano Aristá~o­ ---. Ese mis. Ahora bien. En el año 501/500. a la mo año se organizó el colegio de los diez estrategos. las funciones que no exigían una competencia particular. que constlluian salidas naturales de las rutas peligro de tiranía durante veinte años. Esta isonomía traduce del declive de su función fue la sustitución del método del sorteo por concretamente la remodelación del espacio cívico. designaría al que la opinión popular tenía por peligroso. cia y Macedoma.algunos años atrás. elegidos a razón . retirándose los arcontes y los ¡ante Ja ley a todos los ciudadanos. pero fracasó. quien a su vez. Pero al tomar un mal sesgo el asunto de Naxos.\ ayuda a las ciudades griegas de la costa 1ómca y. puesto que crearon las condiciones efectivas de)a sobe- . Aristóteles fecha la reforma cívico. la función va a perder /iban a ·permitir el nacimiento de la democracia. . Si a comienzos del siglo V es aún el arconte epónimo quien apare. serían política de alianzas con Darío. Otras medidas constitucionales remataron la cia y las islas de lmbros y de Lemnos.· Inmediatamente. votos a su persona. obedeciera al dictado de razoi:les mera. Una votación popular. Eran básicamente 1'efes militares. y más sencillamen. Tal reforma sancionó el nuevo dad. y como tal. la situación del mundo Nada puede dilucidarse a este respecto. Aristágoras. secreto ya·. pacíficamente con el señor del país. volviendo semejantes muy pronto su importancia polit1ca. Luego el ar- les veía en este medida lo esencial de las reformas de Clístenes. de entrada. 'egeo se encontró bruscamente modificada. llamadas a coexistir pena de exilio temporal -fijada en diez años. en efecto. el de elección para la designación en concreto de los arcontes. de Naxos.que castigaría a cual. u10s. porque su no aplicación inme. hay vaciones constitucionales habidas en los últimos años del siglo VI y que volver . al ha. Trató también de apoderarse ybra de Clístenes. la ley preveía una i. pero los )46 de Creso. en lo sucesivo. ley gue a partir de ahora sería tesmotetas* a sus funciones judiciales y religiosas. por razones que permanecen oscuras.11ente dramático de la historia aténiense. que ber permitido la integración de los nuevos ciudadanos en el cuerpo. l(é!ra llevar a buen puerto su ata- mento antes de hacerse cargo de su puesto. renunció a la 28 29 !:' .Iístenes nq creó la democracia ateniense. es os. quien acometió la víctima fue un tal Hi parco. En efecto. desde Ja época de demuestran que ningún hombre político ateniense escapó a la des. ¿Se mantuvo el Alcmeónida en el poder du- rante algunos años hasta rematar su obra. se habían esforzado por controlar: el Quersoneso de Tra- confianza popular.' J tos aun en este momento al mando supremo del polemarco. a mano alzada. Pero ras. tenía inducidos a jugar un papel cada vez más importante en materia de interés por mantener en las ciudades griegas tiranos más o menos de- política general. algunas inno. es mo sobre las grandes islas vecrnas. aun cuando. que había sucedido a su abuelo Histieo. no tuvo mayor pro ema modernos han dudado en aceptar la afirmación del filósofo. Vencedor en el año sobre el ostracismo. Mileto. Daría no habia dudado en pedir bao definitivamente corno los guardianes de la constitución. extendiendo su dominio vecho propio. Muerto Ciro. Aristóte. decidiría la sobre Egipto. Jo que a su vez e ev a apoderarse e reg10nes que mible en manos del demos.. contado se convirtió en una función más honorifica gue real. Pero las reformas del Alcmeónida fueron ticula1 . del arcontado de Telesinos (487 /6). <. Juzga- te el hecho de que. Un segundo votó. en cuanto que eran los el~gidos del demos entero. su sucesor Camoi- quiera que se mostrara susceptible de establecer la tiranía en pro. Sin embargo.· aue contra los territorios griegos. sino las condiciones que ce rnmo el principal dirigente de la ciudad. Pero las conmociones que siguieron al asesinato de oportunidad de una ostrakoforia*. por el gue se manifesta. sin embargo. Pisistrato. calificado por Aristóteles de «amigo de em resa de someter a los aíses situados ar norte del Egeo como Tra" l los tiranos». democrática. paralelamente al declive del arcontado. Sin embargo. ses remató la obra emprendida por aquél. Aristóteles la atribuye a Clístenes. Un signo evidente expresión de la voluntad del demos entero. Pero después. Para comprenderla.pteriores de Ja meseta anatolia. LAS GUERRAS MÉDICAS No se sabe casi nada de los años que siguieron al establecimiento de las reformas clistenianas. que mandó una flota para~ de uno por tribu. papel que los estrategos fueron llamados a jugar en un momento par- mente circunstanciales. No puede negarse que hubo ahí un factor considerable de uni. · · · · · -. y los numerosos ostraka que conocemos los atenienses tenían por indispensables y que.------. o as. smgularmente.. se impuso a los buleutas un jura. el ostracismo élebió constituir un arma te.· más rica y poderosa de todas. Cambises disminuyeron durante algún tiempo la expansión persa. así co- ser anterior al año 48817 su primera aplicación. Desde mediados del siglo VI. ~penas tardará en abrirse para zeugitas. por lo demás relativamente suave y que no puso fin al poderlo comer- diata traduciría únicamente el hecho de que no se manifestó ningún ía! de tales ciudades. Este. o acaso se retiró pronto? J Desde el comienzo del siglo v. _más lejos. no hubo profundas conmociones. el potente rey e 1 ia. om1mo plausible que Clístenes fuera su autor. 1ro. al no en im oner su dominio sobre las ciudades griegas de la costa. desea practicar üna muy pron\o. estaba primeros del v debieron contribuir a la edificación de la constitución consituído en Asia un vasto imperio cuyo artesano había sido Ciro. La primera y la más importante de todas fue la ley crsa or arte de su padre y medo por su madre. un irteniense no se distinguirá ya do más democrático.i tiar Naxos. según Herodoto.ranía popular. La primera Esta comenzaría de nuevo con la llegada d~ Darío.

encontraba Milcíades. a ella correspondió el mando. Estaba resuelto a atacar paralela- resistieron a reembarcarse. las reformas a las que nos sublevación de Jonia iba a tener para ellos consecuencias funestas. que había sucedi. aooderándose de Sardes. mientras que Temístocles. Largo tiempo inde. dice Herodoto. aliado de la familia de los Alcmeónidas por su matrimo- ellos de entre los griegos junto al pueblo de Eretría.las pretensiones que más tarde manifestó. Temístocles propuso gue fuera desti- eje Eubea uso a la costa oriental del Atica bajq la amenaza directa nada a la construcción de cien navíos. Los griegos obtuvieron en principio algunos éxi. aunque su participación en la tos de su padre._ Por lo tanto. Le sucedió su hijo Jcrjes.'. dejando.el arcontado de Temístocles iba a es- Cicladas y desembarcó después en Eubea. era preciso tratar de dete- muertos sobre el campo. zándose en medio de inútiles querellas. Lazos estrechos.el apoyo popular. A Atenas. quería vengarse del incendio de Sardes. a pesar de la advertencia de parte de sus compañeros. la construc- la caída de los tiranos.! jónicas sublevadas. se recibían un talento cada uno para equipar una galera. En cua!lto a los atenienses.Jonia a finales del segundo milenio · una expedición para volver a tomar la isla de Paros. al haber pasado los persas al ataque. se concibe que ello no fuera cosa fácil de ad. La sublevación de Jonia terrrnnó por tanto con un de.C!). Los persas se bemos a la pluma de Herodoto. niense permanecía en las manos de las grandes familias y que.a iniciativa de contraata- Ahora. estar resentido con el gran rey. Si se recuerda el papel jugado por Esparta en el momento de que precedieron a los comienzos de la ofensiva de Jerjes. no pertenecía biera sometido tarnbiéh. A la sazón. des ués de un largo ase. parece fortalecido por . no estaba resuelto a que las cosas quedaran asl.· Además. es. fue este pretexto el esco- prisionero por los persas. la defensa común. enviaron ayuda nio con Agaristé. el ejército persa había desembarcado en la lla. hemos referido anteriormente comenzaban a darle fruto. fue condenado a una entre Atenas y las ciudades jónicas. Los ateºnienses respondieron por multa de cincuenta talentos*. quien que llamaba a: la rebelión a las ~iudades griegas de Jonia. a la que incendiaron. . acordando griegos que se establecieron en ·. Entre los hombres a la sazón in uyentes en Ja cm ad. únicamente tal Jantipo. comiin. se desembarazaba de sus adversa- gue los griegos olvidaron lo que les dividia para recordar su origen rios mediante el ostracismo. griega y. Esparta era a la Sll. . Así pues. fue tomada después acimientos argentiferos de Maronea. los delegados de las . que Aristágoras había aban ona o es e _astante ostracismo algunos ~os después de la condena de Milcíades y es '·-l' tiempo atrás. cuya pintoresca descripción de- cisa.?Ón la primera potencia militar perando para entrar en combate la llegada de los refuerzos esparta. en Laurión. y de creer a los autores antiguos. plausible pensar que rús Cimónidas no fueron ajenos a ello. La acción contra él fue llevada por un tanto favorablemente a la petición de Aristágoras. Darío. naturalmente. En el año 490 era estratego. nerlo lo más pronto posible. y la gloria para Milciades. proporcionó ese año a la ciudad cien talentos . hecho posteriormente del Atica. cuya Ilota devastaba las costas do a su tío Milcíades el Viejo en Quersoneso. . mitir para los atenienses. Darío murió en el año 485. • i tiranía y puso velas rumbo a Grecia para reclamar ayuda. y. ¡¡ sastre (494 a. a sobre las ciudades· griegas de· Asia s·ólo estaría asegurado cuando hu. En la primavera del año era uno de erns extranjeros a los que Clísknes había dado la ·490. la situación era particularmente dramática: la toma uso gue se daría a tal cantidad. en efecto. sorteado en lo sucesi- La intervención de los atenienses había demostrado que su dominio vo. Pero Darío tomó respetando las formas constitucionales. Tenía por lo tanto razones personales para gido por Temístocles para hacer votar una decisión tan poco usual. bien. Fue él. en los años 483/2. en Jos años peligro. ción de la ílota fue llevada a buen puerto. dice Herodo. obligado a rendir cuentas. existían fracasó y Milcíades. Esto constituyó para Atenas 1m enorme y. una nieta de Clístenes. Los cien atenienses más ricos del enemigo. en efecto. Su explotación de un asedio de siete días y sus habitantes deportados a Persia. a fas grandes familias aristocráticas.-a la Grecia europea. que con Atenas tar señalado por un hecho importante: el descubnm1ento de los neos había.cuando se debatió el pn Atenas. sobre:todo religiosos. la politica ate. fueron obligados a luchar con la única ayuda de Sin embargo. el hijo de Cimón Coalemos. También los atenienses llegaron a acampar allí.i: ¡~ mo esclavos. Así. quien nO es. tuvo el mando el día decisivo y quien tomó l. los atenieJ)ses tenían rnotivos para interesarse en los car. su papel en este asunto ~ondió su deseo de volver a encargarse en mayor escala de Jos proyec- había sido relativam-:nle modesto. tomado partido por los jonios sublevados. a despecho de las reformas de Clístenes. La tradftíón más o menos mítica pretendía que los do por su éxito. Había reunido los platees.·-sin duda muy rico pero _que.ición de las ciudadanía ateniense. Jerjes se apresuró a pasar al ataque. más de seis mil mente por tierra y por mar. Mileto fue destruido y sus habitantes vendidos co. despecho de. Eretria. Sin embargo. Al mismo tiempo. Jantipo fue condenado al ji dio. y es ¿O acaso veía lo suficientemente lejos para comprender que el por- plausible pensar que fue él quien reclamó la ayuda espartana frente al venir de Atenas se jugaría en el mar? Sea como fuere. una ílota persa partió de Cilicia. un ejército y una !lota considerables. el cargo de arconte. sin embargo. Pero ante la amenaza «bárbara». . Pero la retirada de los tesalios Je abrió el 30 31 . Ja batalla terminó con ventaja de los atenienses. Ja expedición procedían de Atenas. Inélúso se piensa que su padre to. ~Sin embargo. aquéllas continuaban destro- ronto la ofensiva se a oderó de Chi re y. mientras prestigiÓso éxito. recayó en u·n hombre «nuevo». ciudades griegas se reunían en el Istmo de Corinto a fin de preparar nura de Maratón. . de Mileto. obtuvo la rend. Atenas estaba en guerra contra Egina. si bien i ! tos. pretendió llevar la guerra al Mar Egeo. A través de este asunto se : íl 1' en forma de un cuerpo expedicionario de veinte navíos a las ciudades adivina que. Fortaléci- asuntos de Jonia..

.>> (Vida de Temístoc/es. que todos los de edad pro. Mas cuando los claros corceles del día se enseñorearon hombre. La mayoría de los griegos pensaron disciplina. El ala derecha. y pudo oirse. No había tiempo que pl!rder.tada de alamina. camino' de la Grecia central. quien tendría cuidado de ella. berbio. Una embarcación helena firmado el decreto. El temor invade a los bárbaros. Los espartanos. uno de sus reyes. y du- Plutarco. escribió este decreto: que la ciudad quedaba bajo la protección res. a la pronto $e presenta a nuestra vista' la armada enemiga. Temístocles se apodera·de la situación. los más lo oí. con un pegueño ejército que sombras tomasen posesión del templo del éter. ya cercana. hijos de Grecia! Corred a libertar la patria. y despedaza por completo el apare- sus mujeres a Trecene.an con desagra. cuenta que. interpretando a su guerrera a su . Con toda la ílota se replegaba hacia el sur.turno enardece a estos guerreros. cubierto de despojos y día. que repite el eco de los arrecifes de do. Beocia y el Atica particularmente. en un paso estrecho y no podían auxtliarse unas aofrás.lpe de los remos azota acompasado las aguas mugidoras y ciertos hechos prodigiosos: en particular. cijo. mar y bloquear la isla de Ayax. lo que significaba que la propia diosa invitaba a los grueso de las fuerzas.de los persas pagarían con sus cabezas. y las golpean.s~s habitantes. sus mujeres y sus esclavos. tonces las envuelven hábilmente las naves helenas. el poeta Esquilo. excepción hecha de algu. mientras gue la flota griega tomaba posiciones a lo largo del mente a la muerte inminente por algún resquicio oculto. donde de los Trecenios fueron honrosamente jo de un bajel fenicio. engañados en sus juicios. atenienses a abandonar la acrópolis: «Habiendo salido con su propó. Lo que resta de la armada bárbara se entrega del desastre a la madre de Jerjes. el caden- manera. como que de nada les servía la victoria. De un banco a otro de las largas naves. con espíritu obediente y dócil. y que cada cual salvase del zara en lengua persa. así como tpdo el país al norte del Istmo. esta proclai:na: ¡Oh. o de bancos rotos. clavan entre ción en la. preparan la cena. un dios malévolo surgido no sé de dónde.o.?. Después seguía el recinto sagrado. pulcros de sus padres. De pronto. cada uno por su lado buscaría la salvación en una furtiva fuga. mientras que los griegos. la serpiente de Erecteo. de toda la tierra. por- mento. nos hieren y aporrean como atunes u otros pesca- nio vengador. atenerse a sus naves. rho el sol dejase de lanzar sus cálidos rayos sobre la tierra y las enviaron a Leónidas. pasando la noche y la armada helena no se preocupaba por buscar la ción: «Pues no pensaban pelear con un ejército de-tantos millares de salida furtiva. traicionado por un tráns. la isla. cioso g. Aquí se desarrolló el 22 de septiembre sí sus espolones de bronce y rompen los aparejos d~ sus remos. Súbito. dispusiesen en tres fi- contaba aproximadamente con seis mil hombres. §. los más de los Atenienses pasaron a sus padres y emprende el abordaje la primera. Ignoraba el porvenir que los dioses le reservaban. sobreviene la noche. El único recurso que al presente les quedaba. los entonces cuando en Atenas. Sabemos gue Leónidas. Esta es la lucha suprema.nó a todos los capitanes de naves que así co- .» (Id. a sus muje- sito. la flota tomó. los Tomaremos prestado el relato a uno de los que combatieron allí ese cascos se voltean y ya no puede verse el mar. Las playas y los arrecifes están colma- ción de la batalla por boca de un mensajero que ha llegado a advertir dos de cuerpos sin vida. resiste al enemigo.que debía asegurar la saWación de Grecia.) sino señal de entrar en la pelea con valor y decisión. ni veían modo de salva. fue conducido a una desesperada resistencia. Ello comportaba entregar al enemigo . todos los remeros ocupan sus puestos.··' . entre los gue había las el grueso de la flota. que saltando a los bancos de sus na. en su Vida de Temístocles. de suerte de guardar lós pasajes estrechos del trescientos hoplitas espartanos. fue algún ge.ioT\eS persas-· Evacuada la ciudad por . bombres se excitan y estimulan. sin demasiadas ganas. Al principio el torrente de las embarca_c. Destruída ves. 9. Cada ma- entonces gue la única línea posible de defensa a esas alturas la rinero amarra el remo al escálamo. Tal dijo el rey con espíritu so- fuga. sin duda con la complicidad de los sacerdotes de Atenea. contra nave clava el espolón de bronce. para vigilar el desfiladero de las Ter. modulado como un himno. . pero en cuanto la multitud 4'1~-ba)elés se amontonó' nos ancianos ue ermanecterQn en' la acropol1s. y si los griegos lograban escapar furtiva tnópilas. que era aban. señora mía. Es todos los combatientes. Cada una de las otras endereza la proa contra recibidos. mandó retirarse a su e3ercüo. y en- del 480 la famosa batalla. cuanto Jerjes le oyó orde. a sus hijos. a golpes de remos «Quien inició.» i nos no guardarían sus puestos. nave modo que le fuese posible sus niños. en 1 33 32 1 . viéndose abandona-· rante toda la noche los capitanes mantienen los barcos cruzando. los hele- sotros. los santuarios de los dioses patrios y las tumbas de vuestros ma- de Minerva. parte de la flota. se elevaba del lado de los helenos un clamor de rego- donando la ciudad. Todo el piélago resonaba ion lamentos y gemi- salido del ejército ateniense·se acercó a tu hijo Jerjes y le dijo que tan dos . todo nuestro infortunio. marchaba la primera.. llevaba varios días sin salir del alineada en buen orden. Cuando se extingue la luz del sol y contituía el Istmo de Corinto. los atenienses cayeron presa de la desespera. 10) otro adversario. que el solemne peán que los griegos entonaban no era para la fuga. 051.hasta que los ojos de la sombría noche se cerraron sobre no- \ pronto como sobreviniesen las negras sombras de la noche. de3ando tras el un No sospechando la traición del griego ni la enemiga de los dioses. Navegan en el orden prescrito.\)emos que Jerjes asistió a la batalla desde la orilla. Un griego dos cogidos en la red. que cada día se aportaban ofrendas. yores. lba do por los otros griegos. De nuestro lado respondió una alga- porcionada se trasladarían a las galeras. Al mismo tiempo. todos los jefes Fabo Artemisión.~. a una fuga desordenada. Con. quien proporciona en Los persas· u ria descrip" de cadáveres ensangrentados. La trompeta Temístocles utilizó entonces un astuto recurso. teniendo que desamparar los templos de sus dioses y los se.

que había podido volver a Atenas al am.y después Tasos.os. Este. -·-escogido por l! nas. por su parte. ~ permitieron a los estrategos llevar una política exclusivamente perso- nal. en Atena. las guerras médicas. todos los dirigentes habidos en Atenas entre los quienes por dos veces habíatf tomado la decisión. . esas prolongaciones iban a permitir a los atenienses volver a t treinta y nueve días.emos.. -~ Los jefes de las grandes familias aristocráticas. reforzó aún más diadas~ ·EL as~dio --de -n:sos fue particularmente largo y difícil. ~ ' tal frente a un ejército y a uha flota heteróclitas. Poco des. si bíen las reformas de Clístenes llegaron ! nios unidos consiguieron la. temero.. Pero en lo sucesi- se constituía bajo la dirección de Atenas lo gue se acostum ra a a- mar la liga de Delos. za persa.. El más cél. No tardaría aquél en obten~r importantes . éxitos militares sobre los persas. sin embargo no ' ofrenda de un trí ode a Del . De esta Jouna. 1 a uda ba· o el mando del re nte Pausanias. Pero m la pobla. al indicar a los atenienses la región de los j paro de la amnistía del año 480.. retorno a o ens1va. en los años su importancia numérica en re ac10n con el conjunto de los cmdada- · posteriores a la batalla de Eurimedón. la relación de fuerzas se había modificado en el destrucción de un ejército y de una flota persas en la desembocadura interior del demos ateniense. destinado a cubrir fas nécesjdades de la liga.. como en el 480.1 que fuera el jefe de algún partido democrático.os. al decir Clístenes les suministraron un instrumento nuevo para sus luchas. si. En lo sucesivo. atenienses y lace emo. • estrechos y el norte del Egeo como vías de expansión.. Cimón. 1 . es decir. asamblea daba al demos urbano un peso que no era roporcional a cedor de Maratón. el hijo de Milcíades. El primer tributo fue fija. 1 pinteros~e ~. ~ Sin e. ¡· .Obtenida la victoria y por razones no siempre fáciles de aclarar. fi . Pireo. El filolaconismo de Cimón no comportaba necesariamente poí su !t gunos meses de exilio al amparo de la amnistía ya mencionada. i. de sería depositado el tesoro federal. l . y de «liberar» a las ciudades jónicas por f ~ de la ekklesia* que hubo de establecerse durante estos años (una y después cuatro por pritanía *. . aun- que retrospectivamente puede verse en ello una opción. conservaban de hecho la dirección de la vida política. rehacer sus aún humeantes ruinas. fueron los atenienses mo Teajlstocles. consiguió situar bajo el control de la ~aTia bajo el mando de Mar. gado por aquellos aliados que no pudieran o no quisieran participar ! Temístocles consideraba a Esparta como a un adversario más pe- directamente en la defensa mancomunada. _Temístodés para convertirlo en el""puerto de Atenas. don. h~_<:_iéndose elegir Atenas salía de la aventu~a herida va la vez engrandecida. tuvieron también importantes de nuevo abandonada. En el año 478. se apoderaron de Sestos. Herida estrateggs. los atenienses. sición al pasado de realidades de la época de la guerra del Pelopone- rio de Temístocles y que habla podido volver a Atenas después de al. un aristócrata que habla sido adversa. onio.Nax. al igual que la hostilidad de acuerdo con Temístocles. ~ más que la política de su padre y de su tío-abuelo. Tal tesoro. el ven. Arísiides iba a ser el artesano de la primera ~ [t: Temístocles con respecto a la gran ciudad peloponesa no demostraba confederación ateniense. y Atenas fue Sin eµibargo. pues el año estaba dividido en diez pritanías). · contribuyó no p-oco a romper la popularidad con que Cimón éontaba convertirían en el nudo de la vida política ateniense. y. El desarrollo del poblado --de: El. el ostracismo. en definitiva. no ocupar las costas orientales del Egeo. . ictoria de Platea.n engrandecida poJígue.. que si bien iba acompañado de la sanción del voto popu- r ! de los autores antiguos. Un e"ér ~o ersa ermanecló no obstante en Te. estaría alimentado mediante el tributo pa. 1 sas de haber escapado de la tutela persa sólo para caer bajo la de Ate. Como vimos anteriormente. Pero la resonancia moral y política de 'las guerras médicas debió tener infinitas prolon- 1 ~ lar. De l parte opiniones oligárquicas*..onstruían las naves o sobre los tetes gue mane1aban lo~ ! veces con duras resistencias por parte de las ciudades griegas. Así se concibe que éste no dudara en mandar al ostracismo a que reunia a las ciudades Jómcas en torno al santuario de Delos. Es cierto que ni en años 508: y 462 pertenecían a ese estrato social. invadi?fl eocia y después el Atica.. En 1 cuentas de su política ante el demos y la periodicidad de las sesiones _principio. or · us habitantes. fue el artífice de esa victoria. En principio se trataba de una alianza militar i ! vo. se esforzaría en asegurar con nos.J . de los B<irbaros por un lado.teni-ense se encargaría de alirm:ntar. y la potencia del demos urbano. I~ estrategos atenienses habían revelado notables cualidades militarei. Es arta envió entonces consecuencias por lo que respecta a la evolución interior de Atenas. no ex1s~ma a amena_: habían modificado sensiblemente las condiciones de la vida política. .ebre es el que condujo a la Y sin embargo.r' montón de ruinas. . en el año 470/69. conmemorada por la a crear estructuras nuevas fundadas en la isonomía.' excepción del caso poco frecuente de un hombre nuevo co- ro tambi. la a~agaza había jugado el papel fundamen. ligroso que el Gran Rey. otro. ·. tal política se identificará con los intereses del demos ateniense. pues -la ciudad y su· puerto· sé:. En el año 490. En la rima vera del año 479 éste flota ateiiiense a la casi totalidad de las costas orientales del Egeo. por período de treinta y seis o . 1 Temístocles. 'hacemos. tardaron en ser ase.. pero tanto más fuerte cuanto que sobre él reposaría en última 1 mayor firmeza la autÓr. habiendo renunciado Es arta a artici ar en la guerra de Asia. Las reformas de Maratón ni en Salamina. Pe. Cimón. organizador de la preponderancia marítima de Atenas.} so.· 1 34 35 i\. Es preciso ponerse en guardia. Este. no sin tropezar a mstanc1a y en lo sucesivo la potencia mrhtar de Atenas: sobre los car. Ciertamente. y bajo la cobertura de impedir cualquier retorno ofensivq .ante la traspo- do en el año 478 por Arístides. la obligación contraída por los estrategos de rendir gaciones que la propaganda 8.. no dejaba de testimoniar viejos rencores que oponían a unos y otros.idad de Atenas en el Egeo. política. I¿ periodicidad de las sesiones de la del Eurimedón. bajo el mando de Jan tipo.s. no hacía nada ~ pués.mbargo.

1 PERICLES. como vimos anteriormente. sino que se sorteaba. Evidentemente. Y era aquello oficialmente una democracia. Por lo tanto. «Pericles. y cuando sin razón temían.dentro del personal polítito.» (Tucfdides. Los espartanos expulsa- ron pronto a los atenienses. que entra ahora en Ja vida política a la sombra de Efialto. acusados de complicidad con los rebel- des. a la sazón eñ el Pelopone- so encabezando un ejército de socorro enviado a Esparta para repri~ mir una rebelión de los ilotas* de Mesenia. en realidad. que poseía gran autoridad por su prestigio e inteligen- denado al ostracismo poco después de su vuelta. la del puerto estaban ligadas a la aristocracia terrateniente como lo esta. EL HOMBRE Y SU ENTORNO Pericles. cuyo reclutamiento pudo ·.. a la vez. debido a que no hablaba de acuerdo con su El asesinato de éste. tenían una confianza injustificada. les devolvía la confian- za. que había escapado por poco a una condena en el año 464. fue con. tanto por parte de padre como de madre. había hecho condenar a Jantipo al ostracismo. Mediante 2 f ! sus votos. pues. ocurrido poco después en circunstancias miste. encontrars·e sih duda modificado desde gue el arcontado no se elegíª. cuyo prestigio declinaba después del asedio de Tasos y del fracaso de Ja colonia ateniense que había establecido en Tracia. capricho para buscarse influencia por medios indignos. quien escribe más de 36 37 . 9.· der de la aristocracia tra:dicional. no siempre es fácil distingu'ir lo que pertenece a uno o a otro. EL «SIGLO» DE PERICLES L. de hecho conti- nuaban monopolizando los cargos principales. hijo de Jantipo y sobrino segundo de tud sin quitarle libertad. no es lógico que califique de monárquica a la autoridad de aquél que ve con justicia como símbolo de la derqocracia ateniense. a pesar de las nuevas instituciones montadas por Cllstenes. Era el último gol- . atemorizándolos. Así. gra- riosas. --· -·. cuando narra un discurso del gran estratego. En el año 462/1 hizo aprobar una ley gue·privaba al Areópago de la fhayor parte de sus prerrogativas jurídicas.) Este juicio del gran historiador ateniense sobre el hombre que go- bernó Atenas durante cerca de treinta años y sobre la auténtica natu- raleza de su autoridad es con seguridad sorprendente y. atribuídas en lo sucesivo a la bulé de los Quinientos y el tribunal del Hclieo. Efialto había aprovechado la ausencia de Cimón. Milcíades.Para a:probár su decreto. con los de Atenas durante más de un cuarto de siglo. iba a hacer de Pericles el hombre cuyos destinos se confundirían cias a su sentido del honor. II. Pericles. y esto. Efialto fue probablemente uno de ellos·.. La acusación contra cia y era inaccesible manifiestamente al soborno. ensoberbecidos. pertenecía.ba la población de Jos campos. hasta el punto de que. sino que. y la gobernaba en mayor medida que era go- Clístenes. ¡ . _ pe propinado al viejo consejo aristocrático. dig- no de reflexión. cÓntenía a la multi- él fue hecha por. cuando se daba cuenta de que los atenienses. pero que continuaba siendo el símbolo del po. con sus palabras los contenla. pero. hay que utilizar con prudencia la Vida de Pericles de Plutarco. cuyo padre. Cimón. pues consistieron en atacar a Cimón. 65. a esas familias aristocráticas que. ¡. Tucídides no disimula su admiración por Pericles.l!r ción de la ciudad ni. llegaba a oponerse a la multitud. hombres nuevos tuvieron Ja oportunidad de insinuarse ··t. un gobierno del primer ciudadano. bernado por ella. Sus primeros actos políticos se inscriben en la tradición de las luchas entre familias.

","doc_promotions_enabled":false,"static_promo_banner_cta_url":""},"eligible_for_exclusive_trial_roadblock":false,"eligible_for_seo_roadblock":false,"exclusive_free_trial_roadblock_props_path":"/doc-page/exclusive-free-trial-props/354249759","flashes":[],"footer_props":{"urls":{"about":"/about","press":"/press","blog":"http://literally.scribd.com/","careers":"/careers","contact":"/contact","plans_landing":"/subscribe","referrals":"/referrals?source=footer","giftcards":"/giftcards","faq":"/faq","accessibility":"/accessibility-policy","faq_paths":{"accounts":"https://support.scribd.com/hc/sections/202246346","announcements":"https://support.scribd.com/hc/sections/202246066","copyright":"https://support.scribd.com/hc/sections/202246086","downloading":"https://support.scribd.com/hc/articles/210135046","publishing":"https://support.scribd.com/hc/sections/202246366","reading":"https://support.scribd.com/hc/sections/202246406","selling":"https://support.scribd.com/hc/sections/202246326","store":"https://support.scribd.com/hc/sections/202246306","status":"https://support.scribd.com/hc/en-us/articles/360001202872","terms":"https://support.scribd.com/hc/sections/202246126","writing":"https://support.scribd.com/hc/sections/202246366","adchoices":"https://support.scribd.com/hc/articles/210129366","paid_features":"https://support.scribd.com/hc/sections/202246306","failed_uploads":"https://support.scribd.com/hc/en-us/articles/210134586-Troubleshooting-uploads-and-conversions","copyright_infringement":"https://support.scribd.com/hc/en-us/articles/210128946-DMCA-copyright-infringement-takedown-notification-policy","end_user_license":"https://support.scribd.com/hc/en-us/articles/210129486","terms_of_use":"https://support.scribd.com/hc/en-us/articles/210129326-General-Terms-of-Use"},"publishers":"/publishers","static_terms":"/terms","static_privacy":"/privacy","copyright":"/copyright","ios_app":"https://itunes.apple.com/us/app/scribd-worlds-largest-online/id542557212?mt=8&uo=4&at=11lGEE","android_app":"https://play.google.com/store/apps/details?id=com.scribd.app.reader0&hl=en","books":"/books","sitemap":"/directory"}},"global_nav_props":{"header_props":{"logo_src":"/images/landing/home2_landing/scribd_logo_horiz_small.svg","root_url":"https://www.scribd.com/","search_term":"","small_logo_src":"/images/logos/scribd_s_logo.png","uploads_url":"/upload-document","search_props":{"redirect_to_app":true,"search_url":"/search","query":"","search_page":false}},"user_menu_props":null,"sidebar_props":{"urls":{"bestsellers":"https://www.scribd.com/bestsellers","home":"https://www.scribd.com/","saved":"/saved","subscribe":"/archive/pmp_checkout?doc=354249759&metadata=%7B%22context%22%3A%22pmp%22%2C%22action%22%3A%22start_trial%22%2C%22logged_in%22%3Afalse%2C%22platform%22%3A%22web%22%7D","top_charts":"/bestsellers","upload":"https://www.scribd.com/upload-document"},"categories":{"book":{"icon":"icon-ic_book","icon_filled":"icon-ic_book_fill","url":"https://www.scribd.com/books","name":"Books","type":"book"},"news":{"icon":"icon-ic_articles","icon_filled":"icon-ic_articles_fill","url":"https://www.scribd.com/news","name":"News","type":"news"},"audiobook":{"icon":"icon-ic_audiobook","icon_filled":"icon-ic_audiobook_fill","url":"https://www.scribd.com/audiobooks","name":"Audiobooks","type":"audiobook"},"magazine":{"icon":"icon-ic_magazine","icon_filled":"icon-ic_magazine_fill","url":"https://www.scribd.com/magazines","name":"Magazines","type":"magazine"},"document":{"icon":"icon-ic_document","icon_filled":"icon-ic_document_fill","url":"https://www.scribd.com/docs","name":"Documents","type":"document"},"sheet_music":{"icon":"icon-ic_songbook","icon_filled":"icon-ic_songbook_fill","url":"https://www.scribd.com/sheetmusic","name":"Sheet Music","type":"sheet_music"}},"categories_array":["mixed","book","audiobook","magazine","news","document","sheet_music"],"selected_content_type":"mixed","username":"","search_overlay_props":{"search_input_props":{"focused":false,"keep_suggestions_on_blur":false}}}},"recommenders":{"related_titles_recommender":{"ids":[321988317,199508397,379896736,253057693,331676356,243140214,277971348,332983367,176155478,51127707,265053526,169624954,175162835,207851818,138968963,96828419,229992221,319768204,295624689,374805189,352918666,59482239,148625656,74765027,382059502,107165633,74624195,135645028,382474567,360255457,359700762,359702277,359700534,359779033,359700546,357771099,359700544,358853216,359773313,359700872,358853221,359777546,359773970,357438634,359773100,357347815,357354315,357375478,355671097,355671185,357354167,357438414,357371908,357375224,356507354,357354324,357349074,357348768,357354340,357372034],"title_link":null,"title":null,"track_opts":{"compilation_id":"7SQqLBY4c0KzoQO9kWDqdIu3O8o=","module_id":"IUeTmbqZz2xtfZ7AFKMewO6KdnA=","widget_name":"right sidebar","track_id":"flattened_recommender"}},"footer_recommenders":{"recommenders":[{"ids":[321988317,199508397,379896736,253057693,331676356,243140214,277971348,332983367,176155478,51127707,265053526,169624954,175162835,207851818,138968963,96828419,229992221,319768204,295624689,374805189,352918666,59482239,148625656,74765027,382059502,107165633,74624195,135645028,382474567,360255457],"title_link":null,"title":"Documents Similar To Claude Mossé - Historia de Una Democracia, Atenas - Cap 1","track_opts":{"compilation_id":"7SQqLBY4c0KzoQO9kWDqdIu3O8o=","module_id":"t4UJIQZPr+a2h6JKMQWoNC8uksM=","widget_name":"document_carousel"}},{"ids":[359700762,359702277,359700534,359779033,359700546,357771099,359700544,358853216,359773313,359700872,358853221,359777546,359773970,357438634,359773100,357347815,357354315,357375478,355671097,355671185,357354167,357438414,357371908,357375224,356507354,357354324,357349074,357348768,357354340,357372034],"title_link":null,"title":"More From Sebastián escobar","track_opts":{"compilation_id":"7SQqLBY4c0KzoQO9kWDqdIu3O8o=","module_id":"6xdeaJE2TacVpz2FJy6W97R/xBg=","widget_name":"document_carousel"}}]},"seo_new_docs_recommenders":{"recommenders":[]},"documents":{"51127707":{"type":"document","id":51127707,"thumb_url":"https://imgv2-1-f.scribdassets.com/img/document/51127707/108x144/b5a69bcc9f/1451485950?v=1","retina_thumb_url":"https://imgv2-1-f.scribdassets.com/img/document/51127707/216x288/90ce922c37/1451485950?v=1","title":"Arquímedes","short_title":"Arquímedes","author":"Diana Vanessa Gaviria Gallego","tracking":{"object_type":"document","object_id":51127707,"track":"flattened_recommender","doc_uuid":"nE0bKBMJM4jJqBDfH4mFtIq+DRQ="},"url":"https://www.scribd.com/document/51127707/Arquimedes"},"59482239":{"type":"document","id":59482239,"thumb_url":"https://imgv2-1-f.scribdassets.com/img/document/59482239/108x144/4283d18ad3/1405928375?v=1","retina_thumb_url":"https://imgv2-1-f.scribdassets.com/img/document/59482239/216x288/ad1f363e2e/1405928375?v=1","title":"Untitled","short_title":"Untitled","author":"cony_vb","tracking":{"object_type":"document","object_id":59482239,"track":"flattened_recommender","doc_uuid":"pyrVDsifUOTVZlM2DH+lsZ6XWKw="},"url":"https://www.scribd.com/document/59482239/Untitled"},"74624195":{"type":"document","id":74624195,"thumb_url":"https://imgv2-2-f.scribdassets.com/img/document/74624195/108x144/a343a9e6f1/1429562420?v=1","retina_thumb_url":"https://imgv2-1-f.scribdassets.com/img/document/74624195/216x288/b54c956fc7/1429562420?v=1","title":"RESUMEN-cambio tecnologico-iguiñiz","short_title":"RESUMEN-cambio tecnologico-iguiñiz","author":"Veronica Huarcaya Huaman","tracking":{"object_type":"document","object_id":74624195,"track":"flattened_recommender","doc_uuid":"IHuM/w1l39ZtjOZgWtwUZL7zkp0="},"url":"https://www.scribd.com/document/74624195/RESUMEN-cambio-tecnologico-iguiniz"},"74765027":{"type":"document","id":74765027,"thumb_url":"https://imgv2-1-f.scribdassets.com/img/document/74765027/108x144/e058158d0a/1359823888?v=1","retina_thumb_url":"https://imgv2-2-f.scribdassets.com/img/document/74765027/216x288/c8834e31cc/1359823888?v=1","title":"Anacronismo_1","short_title":"Anacronismo_1","author":"Luciano Nosetto","tracking":{"object_type":"document","object_id":74765027,"track":"flattened_recommender","doc_uuid":"UzrIxii4NGYnOcB5VRc0GunlCrY="},"url":"https://www.scribd.com/doc/74765027/Anacronismo-1"},"96828419":{"type":"document","id":96828419,"thumb_url":"https://imgv2-2-f.scribdassets.com/img/document/96828419/108x144/0fc94bba6d/1349923495?v=1","retina_thumb_url":"https://imgv2-2-f.scribdassets.com/img/document/96828419/216x288/84a002cd98/1349923495?v=1","title":"Quilmes Recontruccion Historica de Un Sistema Indigena Extinguido ","short_title":"Quilmes Recontruccion Historica de Un Sistema Indigena Extinguido ","author":"lisy","tracking":{"object_type":"document","object_id":96828419,"track":"flattened_recommender","doc_uuid":"sAQSb5bjgeR7obv+bMAnWhgun1w="},"url":"https://www.scribd.com/document/96828419/Quilmes-Recontruccion-Historica-de-Un-Sistema-Indigena-Extinguido"},"107165633":{"type":"document","id":107165633,"thumb_url":"https://imgv2-1-f.scribdassets.com/img/document/107165633/108x144/390c08db45/1354204359?v=1","retina_thumb_url":"https://imgv2-1-f.scribdassets.com/img/document/107165633/216x288/2d49af831f/1354204359?v=1","title":"agroecologia 5","short_title":"agroecologia 5","author":"PatrickyNandi DarriSan","tracking":{"object_type":"document","object_id":107165633,"track":"flattened_recommender","doc_uuid":"/8C5k8+fzhlv3iQ1Xxr/lu9BdE8="},"url":"https://www.scribd.com/document/107165633/agroecologia-5"},"135645028":{"type":"document","id":135645028,"thumb_url":"https://imgv2-2-f.scribdassets.com/img/document/135645028/108x144/ca8ce1f119/1398991588?v=1","retina_thumb_url":"https://imgv2-2-f.scribdassets.com/img/document/135645028/216x288/65f412df79/1398991588?v=1","title":"Perfil Cacao Unguia Sapinega","short_title":"Perfil Cacao Unguia Sapinega","author":"Coordom Comercio Justo","tracking":{"object_type":"document","object_id":135645028,"track":"flattened_recommender","doc_uuid":"FowSkREq7Sr6UKsv7wHOf467PHc="},"url":"https://www.scribd.com/document/135645028/Perfil-Cacao-Unguia-Sapinega"},"138968963":{"type":"document","id":138968963,"thumb_url":"https://imgv2-1-f.scribdassets.com/img/document/138968963/108x144/d2abbbf68e/1367447137?v=1","retina_thumb_url":"https://imgv2-2-f.scribdassets.com/img/document/138968963/216x288/b0da3ebd77/1367447137?v=1","title":"Culturas Clásicas.","short_title":"Culturas Clásicas.","author":"'Victor Amador","tracking":{"object_type":"document","object_id":138968963,"track":"flattened_recommender","doc_uuid":"5A4FBKl7haD9CEujaFTu2+3GGEs="},"url":"https://www.scribd.com/document/138968963/Culturas-Clasicas"},"148625656":{"type":"document","id":148625656,"thumb_url":"https://imgv2-2-f.scribdassets.com/img/document/148625656/108x144/dff100ae6c/1402361767?v=1","retina_thumb_url":"https://imgv2-2-f.scribdassets.com/img/document/148625656/216x288/f7c004bdab/1402361767?v=1","title":"Proyecto Final Analisis de Circuitos DC 2013-1","short_title":"Proyecto Final Analisis de Circuitos DC 2013-1","author":"carluislopez","tracking":{"object_type":"document","object_id":148625656,"track":"flattened_recommender","doc_uuid":"Hh+o9iG65x1k7wiQ+/oMjXkFm2k="},"url":"https://www.scribd.com/document/148625656/Proyecto-Final-Analisis-de-Circuitos-DC-2013-1"},"169624954":{"type":"document","id":169624954,"thumb_url":"https://imgv2-2-f.scribdassets.com/img/document/169624954/108x144/c52d6119a6/1522846277?v=1","retina_thumb_url":"https://imgv2-2-f.scribdassets.com/img/document/169624954/216x288/d599164116/1522846277?v=1","title":"Sanmartin Joaquin - Historia Antigua El Proximo Oriente Mesopotamia Y Egipto","short_title":"Sanmartin Joaquin - Historia Antigua El Proximo Oriente Mesopotamia Y Egipto","author":"Adrián","tracking":{"object_type":"document","object_id":169624954,"track":"flattened_recommender","doc_uuid":"im49jbSClezK78nSYlvH4kJhgHM="},"url":"https://www.scribd.com/document/169624954/Sanmartin-Joaquin-Historia-Antigua-El-Proximo-Oriente-Mesopotamia-Y-Egipto"},"175162835":{"type":"document","id":175162835,"thumb_url":"https://imgv2-2-f.scribdassets.com/img/document/175162835/108x144/d67d7cb4c0/1402164732?v=1","retina_thumb_url":"https://imgv2-1-f.scribdassets.com/img/document/175162835/216x288/2f48231713/1402164732?v=1","title":"Const. de Los Ateniences 1er Trab. Final","short_title":"Const. de Los Ateniences 1er Trab. Final","author":"Superaspirino Fontaine","tracking":{"object_type":"document","object_id":175162835,"track":"flattened_recommender","doc_uuid":"uOQ31vXnq7YS0AIc1aLAxVdzm8k="},"url":"https://www.scribd.com/document/175162835/Const-de-Los-Ateniences-1er-Trab-Final"},"176155478":{"type":"document","id":176155478,"thumb_url":"https://imgv2-1-f.scribdassets.com/img/document/176155478/108x144/6395211abc/1381804337?v=1","retina_thumb_url":"https://imgv2-2-f.scribdassets.com/img/document/176155478/216x288/1da36766a2/1381804337?v=1","title":"La Antigua Grecia y los griegos","short_title":"La Antigua Grecia y los griegos","author":"Isaac Fimbres Valenzuela","tracking":{"object_type":"document","object_id":176155478,"track":"flattened_recommender","doc_uuid":"Zb2Zu+fsM1I6eHqy6BHuBl4o4JE="},"url":"https://www.scribd.com/presentation/176155478/La-Antigua-Grecia-y-los-griegos"},"199508397":{"type":"document","id":199508397,"thumb_url":"https://imgv2-1-f.scribdassets.com/img/document/199508397/108x144/52eef12473/1522952650?v=1","retina_thumb_url":"https://imgv2-1-f.scribdassets.com/img/document/199508397/216x288/dc9c536f19/1522952650?v=1","title":"152061855-Garcia-Iglesias-Luis-Los-origenes-del-pueblo-griego.pdf","short_title":"152061855-Garcia-Iglesias-Luis-Los-origenes-del-pueblo-griego.pdf","author":"diegolatinoamerica","tracking":{"object_type":"document","object_id":199508397,"track":"flattened_recommender","doc_uuid":"YOm4bqcYcOhLvvtltY7jEAFIFcU="},"url":"https://www.scribd.com/document/199508397/152061855-Garcia-Iglesias-Luis-Los-origenes-del-pueblo-griego-pdf"},"207851818":{"type":"document","id":207851818,"thumb_url":"https://imgv2-2-f.scribdassets.com/img/document/207851818/108x144/7922981477/1528946424?v=1","retina_thumb_url":"https://imgv2-2-f.scribdassets.com/img/document/207851818/216x288/7aeb9b31a6/1528946424?v=1","title":"Adolfo J. Domínguez Monedero. José Pascual Gonzáles, Esparta y Atenas en el siglo V a.C","short_title":"Adolfo J. Domínguez Monedero. José Pascual Gonzáles, Esparta y Atenas en el siglo V a.C","author":"Emilio Fabián Olivos Mejía","tracking":{"object_type":"document","object_id":207851818,"track":"flattened_recommender","doc_uuid":"dx+e8zzaOIwHqF/WP6lES+0vxK4="},"url":"https://www.scribd.com/document/207851818/Adolfo-J-Dominguez-Monedero-Jose-Pascual-Gonzales-Esparta-y-Atenas-en-el-siglo-V-a-C"},"229992221":{"type":"document","id":229992221,"thumb_url":"https://imgv2-1-f.scribdassets.com/img/document/229992221/108x144/1836d2ddda/1402969675?v=1","retina_thumb_url":"https://imgv2-1-f.scribdassets.com/img/document/229992221/216x288/9d45621784/1402969675?v=1","title":"Acolchadora13pptx.pptx","short_title":"Acolchadora13pptx.pptx","author":"Emilio Olguin Bernal","tracking":{"object_type":"document","object_id":229992221,"track":"flattened_recommender","doc_uuid":"ucaHcocIf6k0/cby9VrkFqzsKFw="},"url":"https://www.scribd.com/presentation/229992221/Acolchadora13pptx-pptx"},"243140214":{"type":"document","id":243140214,"thumb_url":"https://imgv2-1-f.scribdassets.com/img/document/243140214/108x144/da0927e7bb/1515536070?v=1","retina_thumb_url":"https://imgv2-2-f.scribdassets.com/img/document/243140214/216x288/2fa4f50e53/1515536070?v=1","title":"Mosse - La mujer en la Grecia Clásica.pdf","short_title":"Mosse - La mujer en la Grecia Clásica.pdf","author":"martinriquelmev","tracking":{"object_type":"document","object_id":243140214,"track":"flattened_recommender","doc_uuid":"2dRb+ecQgx/AhkhjsRCo7zNKN0A="},"url":"https://www.scribd.com/document/243140214/Mosse-La-mujer-en-la-Grecia-Cla-sica-pdf"},"253057693":{"type":"document","id":253057693,"thumb_url":"https://imgv2-2-f.scribdassets.com/img/document/253057693/108x144/c3cf897d1e/1421664584?v=1","retina_thumb_url":"https://imgv2-2-f.scribdassets.com/img/document/253057693/216x288/72e8cb19a1/1421664584?v=1","title":"Pina-Polo-F-La-crisis-de-la-Republica-133-44-a-C.pdf","short_title":"Pina-Polo-F-La-crisis-de-la-Republica-133-44-a-C.pdf","author":"Israel Campos","tracking":{"object_type":"document","object_id":253057693,"track":"flattened_recommender","doc_uuid":"ZCovcntRUaPGZ6IrePmNrUchmGU="},"url":"https://www.scribd.com/document/253057693/Pina-Polo-F-La-crisis-de-la-Republica-133-44-a-C-pdf"},"265053526":{"type":"document","id":265053526,"thumb_url":"https://imgv2-1-f.scribdassets.com/img/document/265053526/108x144/66878ba009/1431429730?v=1","retina_thumb_url":"https://imgv2-2-f.scribdassets.com/img/document/265053526/216x288/ea36f44507/1431429730?v=1","title":"Tarea Semana 2","short_title":"Tarea Semana 2","author":"Oscar Raúl Rojas Guere","tracking":{"object_type":"document","object_id":265053526,"track":"flattened_recommender","doc_uuid":"M70gX2wFOuq5hejYDQ3RdSz28kM="},"url":"https://www.scribd.com/document/265053526/Tarea-Semana-2"},"277971348":{"type":"document","id":277971348,"thumb_url":"https://imgv2-1-f.scribdassets.com/img/document/277971348/108x144/bb58feec7a/1441255923?v=1","retina_thumb_url":"https://imgv2-1-f.scribdassets.com/img/document/277971348/216x288/f4638e526e/1441255923?v=1","title":"Sinclair- Democracia y Participacion en Atenas (Los 3 Capitulos)","short_title":"Sinclair- Democracia y Participacion en Atenas (Los 3 Capitulos)","author":"Lucio Prieto","tracking":{"object_type":"document","object_id":277971348,"track":"flattened_recommender","doc_uuid":"AEwVhK0zeOi+aMQmDY3N7wM/d68="},"url":"https://www.scribd.com/document/277971348/Sinclair-Democracia-y-Participacion-en-Atenas-Los-3-Capitulos"},"295624689":{"type":"document","id":295624689,"thumb_url":"https://imgv2-2-f.scribdassets.com/img/document/295624689/108x144/93d2f1285f/1452898882?v=1","retina_thumb_url":"https://imgv2-1-f.scribdassets.com/img/document/295624689/216x288/44b16cc065/1452898882?v=1","title":"Cambio de Estructura y Organización de Agricultura de EE","short_title":"Cambio de Estructura y Organización de Agricultura de EE","author":"Diana De Los Santos Mendoza","tracking":{"object_type":"document","object_id":295624689,"track":"flattened_recommender","doc_uuid":"B0M2SZpa1L2jkpyO57iNhoJ3nj8="},"url":"https://www.scribd.com/document/295624689/Cambio-de-Estructura-y-Organizacion-de-Agricultura-de-EE"},"319768204":{"type":"document","id":319768204,"thumb_url":"https://imgv2-1-f.scribdassets.com/img/document/319768204/108x144/50b1cac79a/1469950881?v=1","retina_thumb_url":"https://imgv2-2-f.scribdassets.com/img/document/319768204/216x288/81c6da324e/1469950881?v=1","title":"cft-tec-agricola.pdf.pdf","short_title":"cft-tec-agricola.pdf.pdf","author":"Sebastian Orlando Castillo Rivero","tracking":{"object_type":"document","object_id":319768204,"track":"flattened_recommender","doc_uuid":"QDzYcNQibNdU4e9rEqmzoJEDAjA="},"url":"https://www.scribd.com/document/319768204/cft-tec-agricola-pdf-pdf"},"321988317":{"type":"document","id":321988317,"thumb_url":"https://imgv2-1-f.scribdassets.com/img/document/321988317/108x144/10121f5191/1537382340?v=1","retina_thumb_url":"https://imgv2-2-f.scribdassets.com/img/document/321988317/216x288/0cacfaee0b/1537382340?v=1","title":"Heather Peter. La caida del Imperio Romano. 2006..pdf","short_title":"Heather Peter. La caida del Imperio Romano. 2006..pdf","author":"Darío Herrera","tracking":{"object_type":"document","object_id":321988317,"track":"flattened_recommender","doc_uuid":"yWmZ2RjI74YRBKnY8PwU3pGLxOE="},"url":"https://www.scribd.com/document/321988317/Heather-Peter-La-caida-del-Imperio-Romano-2006-pdf"},"331676356":{"type":"document","id":331676356,"thumb_url":"https://imgv2-2-f.scribdassets.com/img/document/331676356/108x144/d308aa2ac6/1479618386?v=1","retina_thumb_url":"https://imgv2-2-f.scribdassets.com/img/document/331676356/216x288/33d80e17ab/1479618386?v=1","title":"7º Básico GUÍA GRECIA Con Nta","short_title":"7º Básico GUÍA GRECIA Con Nta","author":"Gonzalo Andres Astudillo Miranda","tracking":{"object_type":"document","object_id":331676356,"track":"flattened_recommender","doc_uuid":"OGxVwIUF3bTe914Dgth2AIoS5/0="},"url":"https://www.scribd.com/document/331676356/7º-Basico-GUIA-GRECIA-Con-Nta"},"332983367":{"type":"document","id":332983367,"thumb_url":"https://imgv2-2-f.scribdassets.com/img/document/332983367/108x144/ecbfa91594/1480667068?v=1","retina_thumb_url":"https://imgv2-1-f.scribdassets.com/img/document/332983367/216x288/a2fbe5a1fd/1480667068?v=1","title":"El Mundo Clasico","short_title":"El Mundo Clasico","author":"PameAndreaSaez","tracking":{"object_type":"document","object_id":332983367,"track":"flattened_recommender","doc_uuid":"U/KsmuUQ8z2PQ/DnjBczdLbpSfc="},"url":"https://www.scribd.com/document/332983367/El-Mundo-Clasico"},"352918666":{"type":"document","id":352918666,"thumb_url":"https://imgv2-2-f.scribdassets.com/img/document/352918666/108x144/d954fd77af/1499199497?v=1","retina_thumb_url":"https://imgv2-2-f.scribdassets.com/img/document/352918666/216x288/797a5a4aa1/1499199497?v=1","title":"El Modelo de Comunicación Para","short_title":"El Modelo de Comunicación Para","author":"fritz","tracking":{"object_type":"document","object_id":352918666,"track":"flattened_recommender","doc_uuid":"vfsLevZ69mMNSR5EyTa5zXGBRo0="},"url":"https://www.scribd.com/document/352918666/El-Modelo-de-Comunicacion-Para"},"355671097":{"type":"document","id":355671097,"thumb_url":"https://imgv2-2-f.scribdassets.com/img/document/355671097/108x144/0c256a642d/1502157241?v=1","retina_thumb_url":"https://imgv2-2-f.scribdassets.com/img/document/355671097/216x288/7b95b606dd/1502157241?v=1","title":"Goldman y Salvatore - Caudillismos Rioplatenses","short_title":"Goldman y Salvatore - Caudillismos Rioplatenses","author":"Sebastián escobar","tracking":{"object_type":"document","object_id":355671097,"track":"flattened_recommender","doc_uuid":"WhhGC2BwoVI2bffj8V+aWW/N/aI="},"url":"https://www.scribd.com/document/355671097/Goldman-y-Salvatore-Caudillismos-Rioplatenses"},"355671185":{"type":"document","id":355671185,"thumb_url":"https://imgv2-1-f.scribdassets.com/img/document/355671185/108x144/0990b929de/1502157246?v=1","retina_thumb_url":"https://imgv2-1-f.scribdassets.com/img/document/355671185/216x288/5150d0c296/1502157246?v=1","title":"José Chiaramonte - La Cuestión de La Soberanía en La Génesis y Constitución Del Estado Argentino","short_title":"José Chiaramonte - La Cuestión de La Soberanía en La Génesis y Constitución Del Estado Argentino","author":"Sebastián escobar","tracking":{"object_type":"document","object_id":355671185,"track":"flattened_recommender","doc_uuid":"QQHfmUnUqOAf/tkaTDSZCCy2Auo="},"url":"https://www.scribd.com/document/355671185/Jose-Chiaramonte-La-Cuestion-de-La-Soberania-en-La-Genesis-y-Constitucion-Del-Estado-Argentino"},"356507354":{"type":"document","id":356507354,"thumb_url":"https://imgv2-2-f.scribdassets.com/img/document/356507354/108x144/72117d91a3/1503179716?v=1","retina_thumb_url":"https://imgv2-1-f.scribdassets.com/img/document/356507354/216x288/0e35975dda/1503179716?v=1","title":"Roy Hora - La Trayectoria Económica de La Familia Anchorena (1800-1945)","short_title":"Roy Hora - La Trayectoria Económica de La Familia Anchorena (1800-1945)","author":"Sebastián escobar","tracking":{"object_type":"document","object_id":356507354,"track":"flattened_recommender","doc_uuid":"UU00KTgHsB+SPOojZPGvM2a1XWo="},"url":"https://www.scribd.com/document/356507354/Roy-Hora-La-Trayectoria-Economica-de-La-Familia-Anchorena-1800-1945"},"357347815":{"type":"document","id":357347815,"thumb_url":"https://imgv2-2-f.scribdassets.com/img/document/357347815/108x144/2bfe3f2793/1503887014?v=1","retina_thumb_url":"https://imgv2-2-f.scribdassets.com/img/document/357347815/216x288/ecf9344f77/1503887014?v=1","title":"Clara Lisanti - Material de Cátedra","short_title":"Clara Lisanti - Material de Cátedra","author":"Sebastián escobar","tracking":{"object_type":"document","object_id":357347815,"track":"flattened_recommender","doc_uuid":"HvV5fHGh+o7yulMZhNd0LX8V6yc="},"url":"https://www.scribd.com/document/357347815/Clara-Lisanti-Material-de-Catedra"},"357348768":{"type":"document","id":357348768,"thumb_url":"https://imgv2-2-f.scribdassets.com/img/document/357348768/108x144/a330faab63/1503887051?v=1","retina_thumb_url":"https://imgv2-1-f.scribdassets.com/img/document/357348768/216x288/8b965725a6/1503887051?v=1","title":"Juan Pozo - Teorías Cognitivas Del Aprendizaje - Cap 2 El Conductismo","short_title":"Juan Pozo - Teorías Cognitivas Del Aprendizaje - Cap 2 El Conductismo","author":"Sebastián escobar","tracking":{"object_type":"document","object_id":357348768,"track":"flattened_recommender","doc_uuid":"4pPGY+Qo0BOTQBwlfhpLe5vFIKo="},"url":"https://www.scribd.com/document/357348768/Juan-Pozo-Teorias-Cognitivas-Del-Aprendizaje-Cap-2-El-Conductismo"},"357349074":{"type":"document","id":357349074,"thumb_url":"https://imgv2-2-f.scribdassets.com/img/document/357349074/108x144/ced66e688e/1503887062?v=1","retina_thumb_url":"https://imgv2-2-f.scribdassets.com/img/document/357349074/216x288/303c263f40/1503887062?v=1","title":"Psicología TP Jóvenes en Colombia","short_title":"Psicología TP Jóvenes en Colombia","author":"Sebastián escobar","tracking":{"object_type":"document","object_id":357349074,"track":"flattened_recommender","doc_uuid":"0Df28uWHIeZMmHxadFVU7eCFkFI="},"url":"https://www.scribd.com/document/357349074/Psicologia-TP-Jovenes-en-Colombia"},"357354167":{"type":"document","id":357354167,"thumb_url":"https://imgv2-1-f.scribdassets.com/img/document/357354167/108x144/f9a4e59559/1503887238?v=1","retina_thumb_url":"https://imgv2-2-f.scribdassets.com/img/document/357354167/216x288/672ee9e1bf/1503887238?v=1","title":"Max Marchand - La Afectividad Del Educador - Cap 6 (Fragmento)","short_title":"Max Marchand - La Afectividad Del Educador - Cap 6 (Fragmento)","author":"Sebastián escobar","tracking":{"object_type":"document","object_id":357354167,"track":"flattened_recommender","doc_uuid":"/jvbbYpoj1pD3oW7zGrxnU8ZvOM="},"url":"https://www.scribd.com/document/357354167/Max-Marchand-La-Afectividad-Del-Educador-Cap-6-Fragmento"},"357354315":{"type":"document","id":357354315,"thumb_url":"https://imgv2-2-f.scribdassets.com/img/document/357354315/108x144/45a6e91547/1503887243?v=1","retina_thumb_url":"https://imgv2-2-f.scribdassets.com/img/document/357354315/216x288/08ba94fb27/1503887243?v=1","title":"Conducción.docx","short_title":"Conducción.docx","author":"Sebastián escobar","tracking":{"object_type":"document","object_id":357354315,"track":"flattened_recommender","doc_uuid":"fXxWSgkhWgP9RrEKQTbq390EmBc="},"url":"https://www.scribd.com/document/357354315/Conduccion-docx"},"357354324":{"type":"document","id":357354324,"thumb_url":"https://imgv2-2-f.scribdassets.com/img/document/357354324/108x144/2362af1065/1503887243?v=1","retina_thumb_url":"https://imgv2-1-f.scribdassets.com/img/document/357354324/216x288/f203322ce2/1503887243?v=1","title":"Geoffrey Parker - Felipe II - Epílogo.pdf","short_title":"Geoffrey Parker - Felipe II - Epílogo.pdf","author":"Sebastián escobar","tracking":{"object_type":"document","object_id":357354324,"track":"flattened_recommender","doc_uuid":"/SJ6upkliVZ7BFNHfTrvDhZaRTg="},"url":"https://www.scribd.com/document/357354324/Geoffrey-Parker-Felipe-II-Epilogo-pdf"},"357354340":{"type":"document","id":357354340,"thumb_url":"https://imgv2-2-f.scribdassets.com/img/document/357354340/108x144/9fb45be61f/1503887243?v=1","retina_thumb_url":"https://imgv2-1-f.scribdassets.com/img/document/357354340/216x288/8555059aea/1503887243?v=1","title":"Crítica a La Escuela Marxista Británica","short_title":"Crítica a La Escuela Marxista Británica","author":"Sebastián escobar","tracking":{"object_type":"document","object_id":357354340,"track":"flattened_recommender","doc_uuid":"6FGb0sp4KqwzGnjD4K24TITSt8o="},"url":"https://www.scribd.com/document/357354340/Critica-a-La-Escuela-Marxista-Britanica"},"357371908":{"type":"document","id":357371908,"thumb_url":"https://imgv2-2-f.scribdassets.com/img/document/357371908/108x144/5910efeab7/1503887856?v=1","retina_thumb_url":"https://imgv2-2-f.scribdassets.com/img/document/357371908/216x288/2df8ef9c71/1503887856?v=1","title":"Historia Cuantitativa y Microhistoria","short_title":"Historia Cuantitativa y Microhistoria","author":"Sebastián escobar","tracking":{"object_type":"document","object_id":357371908,"track":"flattened_recommender","doc_uuid":"YHG0xIW6+vz8A1imBuyHCm5JrVw="},"url":"https://www.scribd.com/document/357371908/Historia-Cuantitativa-y-Microhistoria"},"357372034":{"type":"document","id":357372034,"thumb_url":"https://imgv2-2-f.scribdassets.com/img/document/357372034/108x144/d92611b0e0/1503887862?v=1","retina_thumb_url":"https://imgv2-1-f.scribdassets.com/img/document/357372034/216x288/c8840ad137/1503887862?v=1","title":"Historiografía coloquio","short_title":"Historiografía coloquio","author":"Sebastián escobar","tracking":{"object_type":"document","object_id":357372034,"track":"flattened_recommender","doc_uuid":"xHiHb0g6OqsDSCUC53Y+w3R+O4E="},"url":"https://www.scribd.com/document/357372034/Historiografia-coloquio"},"357375224":{"type":"document","id":357375224,"thumb_url":"https://imgv2-2-f.scribdassets.com/img/document/357375224/108x144/a82990d200/1503888198?v=1","retina_thumb_url":"https://imgv2-1-f.scribdassets.com/img/document/357375224/216x288/969b48f80e/1503888198?v=1","title":"Historiografía concepciones","short_title":"Historiografía concepciones","author":"Sebastián escobar","tracking":{"object_type":"document","object_id":357375224,"track":"flattened_recommender","doc_uuid":"fY0bO8MyjLiB3VtjOIzwemrrUyY="},"url":"https://www.scribd.com/document/357375224/Historiografia-concepciones"},"357375478":{"type":"document","id":357375478,"thumb_url":"https://imgv2-2-f.scribdassets.com/img/document/357375478/108x144/53f4b2a2ec/1503888439?v=1","retina_thumb_url":"https://imgv2-1-f.scribdassets.com/img/document/357375478/216x288/2aead6d268/1503888439?v=1","title":"Historiografía crítica","short_title":"Historiografía crítica","author":"Sebastián escobar","tracking":{"object_type":"document","object_id":357375478,"track":"flattened_recommender","doc_uuid":"8ffXIpnVROyC0WM8dQDP4b5/SAo="},"url":"https://www.scribd.com/document/357375478/Historiografia-critica"},"357438414":{"type":"document","id":357438414,"thumb_url":"https://imgv2-2-f.scribdassets.com/img/document/357438414/108x144/b2eaed895f/1503947028?v=1","retina_thumb_url":"https://imgv2-1-f.scribdassets.com/img/document/357438414/216x288/cc9cf9258a/1503947028?v=1","title":"Historiografía de Izquierdas - Peronistas y Reactivos Al Peronismo - Conceptos","short_title":"Historiografía de Izquierdas - Peronistas y Reactivos Al Peronismo - Conceptos","author":"Sebastián escobar","tracking":{"object_type":"document","object_id":357438414,"track":"flattened_recommender","doc_uuid":"WCN9OVsxyNY8i1O1eRTSu8wXrE0="},"url":"https://www.scribd.com/document/357438414/Historiografia-de-Izquierdas-Peronistas-y-Reactivos-Al-Peronismo-Conceptos"},"357438634":{"type":"document","id":357438634,"thumb_url":"https://imgv2-2-f.scribdassets.com/img/document/357438634/108x144/7aeda69c44/1503947212?v=1","retina_thumb_url":"https://imgv2-1-f.scribdassets.com/img/document/357438634/216x288/5757577a89/1503947212?v=1","title":"Historiografía de Izquierdas - Peronistas y Reactivos Al Peronismo","short_title":"Historiografía de Izquierdas - Peronistas y Reactivos Al Peronismo","author":"Sebastián escobar","tracking":{"object_type":"document","object_id":357438634,"track":"flattened_recommender","doc_uuid":"8Ji87qCogKrp6RkjRRSgS7eBXOU="},"url":"https://www.scribd.com/document/357438634/Historiografia-de-Izquierdas-Peronistas-y-Reactivos-Al-Peronismo"},"357771099":{"type":"document","id":357771099,"thumb_url":"https://imgv2-2-f.scribdassets.com/img/document/357771099/108x144/1f438ddbbc/1504269081?v=1","retina_thumb_url":"https://imgv2-2-f.scribdassets.com/img/document/357771099/216x288/f4ac20e074/1504269081?v=1","title":"Hobsbawn y Rudé y Thompson","short_title":"Hobsbawn y Rudé y Thompson","author":"Sebastián escobar","tracking":{"object_type":"document","object_id":357771099,"track":"flattened_recommender","doc_uuid":"Sh1BPcNzOvopYkwy5yfgIVPkTuc="},"url":"https://www.scribd.com/document/357771099/Hobsbawn-y-Rude-y-Thompson"},"358853216":{"type":"document","id":358853216,"thumb_url":"https://imgv2-1-f.scribdassets.com/img/document/358853216/108x144/72b7ab0c39/1505356030?v=1","retina_thumb_url":"https://imgv2-2-f.scribdassets.com/img/document/358853216/216x288/dbb4159751/1505356030?v=1","title":"HOBSBAWN Y RUDÉ y thompson.doc","short_title":"HOBSBAWN Y RUDÉ y thompson.doc","author":"Sebastián escobar","tracking":{"object_type":"document","object_id":358853216,"track":"flattened_recommender","doc_uuid":"OXvnu/6QeOOt8rahYh6UkcSq8no="},"url":"https://www.scribd.com/document/358853216/HOBSBAWN-Y-RUDE-y-thompson-doc"},"358853221":{"type":"document","id":358853221,"thumb_url":"https://imgv2-2-f.scribdassets.com/img/document/358853221/108x144/709f3c48a7/1505356034?v=1","retina_thumb_url":"https://imgv2-1-f.scribdassets.com/img/document/358853221/216x288/77fe6296a7/1505356034?v=1","title":"TP Bagú - Economía de La Sociedad Colonial","short_title":"TP Bagú - Economía de La Sociedad Colonial","author":"Sebastián escobar","tracking":{"object_type":"document","object_id":358853221,"track":"flattened_recommender","doc_uuid":"VqUU5jgM/TFKWBh9LXvZTFO1KvE="},"url":"https://www.scribd.com/document/358853221/TP-Bagu-Economia-de-La-Sociedad-Colonial"},"359700534":{"type":"document","id":359700534,"thumb_url":"https://imgv2-2-f.scribdassets.com/img/document/359700534/108x144/02471ff506/1506393768?v=1","retina_thumb_url":"https://imgv2-2-f.scribdassets.com/img/document/359700534/216x288/9b4ee22af8/1506393768?v=1","title":"Historiografía de Izquierdas - Peronistas y reactivos al peronismo.docx","short_title":"Historiografía de Izquierdas - Peronistas y reactivos al peronismo.docx","author":"Sebastián escobar","tracking":{"object_type":"document","object_id":359700534,"track":"flattened_recommender","doc_uuid":"q9m/gHZ7HgUAg74/D1Oq0rF8np4="},"url":"https://www.scribd.com/document/359700534/Historiografia-de-Izquierdas-Peronistas-y-reactivos-al-peronismo-docx"},"359700544":{"type":"document","id":359700544,"thumb_url":"https://imgv2-1-f.scribdassets.com/img/document/359700544/108x144/ca5753754d/1506393768?v=1","retina_thumb_url":"https://imgv2-1-f.scribdassets.com/img/document/359700544/216x288/6aaf6503b7/1506393768?v=1","title":"HOBSBAWN Y RUDÉ y thompson.doc","short_title":"HOBSBAWN Y RUDÉ y thompson.doc","author":"Sebastián escobar","tracking":{"object_type":"document","object_id":359700544,"track":"flattened_recommender","doc_uuid":"p/na83friMQBYoXEijhWoMcL2BI="},"url":"https://www.scribd.com/document/359700544/HOBSBAWN-Y-RUDE-y-thompson-doc"},"359700546":{"type":"document","id":359700546,"thumb_url":"https://imgv2-1-f.scribdassets.com/img/document/359700546/108x144/be5e4ae4a7/1506393768?v=1","retina_thumb_url":"https://imgv2-2-f.scribdassets.com/img/document/359700546/216x288/a882c8546d/1506393768?v=1","title":"TP Bagú - Economía de la sociedad colonial.docx","short_title":"TP Bagú - Economía de la sociedad colonial.docx","author":"Sebastián escobar","tracking":{"object_type":"document","object_id":359700546,"track":"flattened_recommender","doc_uuid":"wXgDABQRbnUKEnXld4vyvvO8zhM="},"url":"https://www.scribd.com/document/359700546/TP-Bagu-Economia-de-la-sociedad-colonial-docx"},"359700762":{"type":"document","id":359700762,"thumb_url":"https://imgv2-1-f.scribdassets.com/img/document/359700762/108x144/53adf20ee8/1506399069?v=1","retina_thumb_url":"https://imgv2-1-f.scribdassets.com/img/document/359700762/216x288/7388d31b6d/1506399069?v=1","title":"Eric Hobsbawm - Marxismo e Historia Social","short_title":"Eric Hobsbawm - Marxismo e Historia Social","author":"Sebastián escobar","tracking":{"object_type":"document","object_id":359700762,"track":"flattened_recommender","doc_uuid":"M3Um/ckADAgjvKb2virqinsmUPY="},"url":"https://www.scribd.com/document/359700762/Eric-Hobsbawm-Marxismo-e-Historia-Social"},"359700872":{"type":"document","id":359700872,"thumb_url":"https://imgv2-2-f.scribdassets.com/img/document/359700872/108x144/a5f668a755/1506393778?v=1","retina_thumb_url":"https://imgv2-2-f.scribdassets.com/img/document/359700872/216x288/3b60ea2a4b/1506393778?v=1","title":"Pedagogía Crítica","short_title":"Pedagogía Crítica","author":"Sebastián escobar","tracking":{"object_type":"document","object_id":359700872,"track":"flattened_recommender","doc_uuid":"/vUvEVrmdN+nlMz1F+oZ+uJD+ec="},"url":"https://www.scribd.com/document/359700872/Pedagogia-Critica"},"359702277":{"type":"document","id":359702277,"thumb_url":"https://imgv2-2-f.scribdassets.com/img/document/359702277/108x144/f4dbfdfa61/1506399963?v=1","retina_thumb_url":"https://imgv2-1-f.scribdassets.com/img/document/359702277/216x288/7c4fafa379/1506399963?v=1","title":"La Filosofía y Las Razones de Educar","short_title":"La Filosofía y Las Razones de Educar","author":"Sebastián escobar","tracking":{"object_type":"document","object_id":359702277,"track":"flattened_recommender","doc_uuid":"QTIAccmEhIbb9+yNrFStksB5YyU="},"url":"https://www.scribd.com/document/359702277/La-Filosofia-y-Las-Razones-de-Educar"},"359773100":{"type":"document","id":359773100,"thumb_url":"https://imgv2-2-f.scribdassets.com/img/document/359773100/108x144/9cd5a74fb8/1506396152?v=1","retina_thumb_url":"https://imgv2-2-f.scribdassets.com/img/document/359773100/216x288/93b0315b1d/1506396152?v=1","title":"Parcial Educación Revisado","short_title":"Parcial Educación Revisado","author":"Sebastián escobar","tracking":{"object_type":"document","object_id":359773100,"track":"flattened_recommender","doc_uuid":"8KG7rxq8/6cbRnic6ZKAWDYjNRQ="},"url":"https://www.scribd.com/document/359773100/Parcial-Educacion-Revisado"},"359773313":{"type":"document","id":359773313,"thumb_url":"https://imgv2-1-f.scribdassets.com/img/document/359773313/108x144/f0beec091e/1506396173?v=1","retina_thumb_url":"https://imgv2-2-f.scribdassets.com/img/document/359773313/216x288/b2713b86f3/1506396173?v=1","title":"Pedagogia crítica","short_title":"Pedagogia crítica","author":"Sebastián escobar","tracking":{"object_type":"document","object_id":359773313,"track":"flattened_recommender","doc_uuid":"wsBEXjGCiTmXHfuf9Vzn3xJ7G7M="},"url":"https://www.scribd.com/document/359773313/Pedagogia-critica"},"359773970":{"type":"document","id":359773970,"thumb_url":"https://imgv2-1-f.scribdassets.com/img/document/359773970/108x144/d4eac485a2/1506396201?v=1","retina_thumb_url":"https://imgv2-2-f.scribdassets.com/img/document/359773970/216x288/a50b8ac3f7/1506396201?v=1","title":"TPI Integrado","short_title":"TPI Integrado","author":"Sebastián escobar","tracking":{"object_type":"document","object_id":359773970,"track":"flattened_recommender","doc_uuid":"nZ9GmnaWHzy8LEjNJnQG1U9eNpg="},"url":"https://www.scribd.com/document/359773970/TPI-Integrado"},"359777546":{"type":"document","id":359777546,"thumb_url":"https://imgv2-2-f.scribdassets.com/img/document/359777546/108x144/a140414b5b/1506396399?v=1","retina_thumb_url":"https://imgv2-1-f.scribdassets.com/img/document/359777546/216x288/a5987700dc/1506396399?v=1","title":"TPI","short_title":"TPI","author":"Sebastián escobar","tracking":{"object_type":"document","object_id":359777546,"track":"flattened_recommender","doc_uuid":"cQsPBlu1v3ssZK2YQHstWBdM11Y="},"url":"https://www.scribd.com/document/359777546/TPI"},"359779033":{"type":"document","id":359779033,"thumb_url":"https://imgv2-2-f.scribdassets.com/img/document/359779033/108x144/6e40a2d47c/1506396477?v=1","retina_thumb_url":"https://imgv2-2-f.scribdassets.com/img/document/359779033/216x288/f14d4b12c3/1506396477?v=1","title":"Seminario","short_title":"Seminario","author":"Sebastián escobar","tracking":{"object_type":"document","object_id":359779033,"track":"flattened_recommender","doc_uuid":"9VKx6kTT90H8t0NbPnoAT67IkBE="},"url":"https://www.scribd.com/document/359779033/Seminario"},"360255457":{"type":"document","id":360255457,"thumb_url":"https://imgv2-2-f.scribdassets.com/img/document/360255457/108x144/d396856d6f/1507076292?v=1","retina_thumb_url":"https://imgv2-1-f.scribdassets.com/img/document/360255457/216x288/278621ee51/1507076292?v=1","title":"Derecho en La Antigua Grecia Definitivo","short_title":"Derecho en La Antigua Grecia Definitivo","author":"Tomas Moreno","tracking":{"object_type":"document","object_id":360255457,"track":"flattened_recommender","doc_uuid":"GjddcOvXj5j4kfAsewS2ymuNeuo="},"url":"https://www.scribd.com/document/360255457/Derecho-en-La-Antigua-Grecia-Definitivo"},"374805189":{"type":"document","id":374805189,"thumb_url":"https://imgv2-1-f.scribdassets.com/img/document/374805189/108x144/03d89284cb/1521995428?v=1","retina_thumb_url":"https://imgv2-2-f.scribdassets.com/img/document/374805189/216x288/414c380c1b/1521995428?v=1","title":"Actividad 1","short_title":"Actividad 1","author":"Edith Herrera Fontecha ","tracking":{"object_type":"document","object_id":374805189,"track":"flattened_recommender","doc_uuid":"dCgMkt+57E3nk4KEBq4pTi/R6lk="},"url":"https://www.scribd.com/document/374805189/Actividad-1"},"379896736":{"type":"document","id":379896736,"thumb_url":"https://imgv2-1-f.scribdassets.com/img/document/379896736/108x144/fb302816f9/1527030545?v=1","retina_thumb_url":"https://imgv2-2-f.scribdassets.com/img/document/379896736/216x288/84505d0b42/1527030545?v=1","title":"Economía en la Edad Antigua.docx","short_title":"Economía en la Edad Antigua.docx","author":"deiver","tracking":{"object_type":"document","object_id":379896736,"track":"flattened_recommender","doc_uuid":"0tdBCrMjfUk0SyBDqTnVAc8KLz0="},"url":"https://www.scribd.com/document/379896736/Economia-en-la-Edad-Antigua-docx"},"382059502":{"type":"document","id":382059502,"thumb_url":"https://imgv2-1-f.scribdassets.com/img/document/382059502/108x144/24d02f5d51/1529375388?v=1","retina_thumb_url":"https://imgv2-2-f.scribdassets.com/img/document/382059502/216x288/3fb92a670a/1529375388?v=1","title":"Actividad Individual","short_title":"Actividad Individual","author":"xxxxxxxx xxxx","tracking":{"object_type":"document","object_id":382059502,"track":"flattened_recommender","doc_uuid":"4eqGiBjtmYkf+VEXPL7sF7G9qio="},"url":"https://www.scribd.com/document/382059502/Actividad-Individual"},"382474567":{"type":"document","id":382474567,"thumb_url":"https://imgv2-1-f.scribdassets.com/img/document/382474567/108x144/825daa9b8a/1529879975?v=1","retina_thumb_url":"https://imgv2-1-f.scribdassets.com/img/document/382474567/216x288/6f052da7b1/1529879975?v=1","title":"La Educacion en Grecia","short_title":"La Educacion en Grecia","author":"Panfilo Isaac Zángano Soltero","tracking":{"object_type":"document","object_id":382474567,"track":"flattened_recommender","doc_uuid":"oc72BM/JbcBhMa35ShcJSd8yrqs="},"url":"https://www.scribd.com/presentation/382474567/La-Educacion-en-Grecia"}}},"seo_roadblock_props_path":"/doc-page/seo-roadblock-props/354249759","signup_context":null,"toolbar":{"search_path":"/search-4gen?allowed_pages=1&auth_token=0g5GdRVLS7tIJDGYUQMrJ8r6Z8s%3D&authenticity_token=pUuJJQie84IgmSMrpBd%2F7tvyDR0y9Atu3b1hIv6CpGK%2FpZUccNfQZYbv4H%2BeenGjSNcY2EiIYOwERpaPesT3BQ%3D%3D&expires=1538559882&wordDocumentId=354249759&wordUploadId=361022807"},"renewal_nag_props":null}-->