You are on page 1of 4

1. ¿Cuál es la labor que más te interesa dentro del ámbito artístico?

¿Escribir, dirigir, investigar,
actuar?

Me cuesta mucho ver una labor separada de la otra. Para mi están unidas y a medida que voy
adquiriendo experiencia en todas ellas, se hace cada vez más profunda su relación. Por supuesto
que esto no formula una regla (como todo en el teatro) de la cual uno pueda valerse siempre, pero
lo cierto es que muchos años en la dirección me han enseñado mucho de actuación, los años de
escribir obras me han enseñado mucho de dirección y así con todas las variantes. Por ejemplo: mi
escritura está cada vez más pensada en cómo va a ser dicha por las actrices. Es decir, escribo
pensando en el problema de la actuación y eso mismo puedo aplicarlo de un modo invertido cuando
actúo: al ver escritos los textos que debo decir, descubro con facilidad cómo deben ser dichos, sus
inflexiones, distintas tensiones en un mismo enunciado, acentos, pausas, si debe detonar algo del
orden de la emoción o debe ser más laxo con más o menos tensión o énfasis. En fin, la dirección
también se aceita en ese sentido, pero porque el asunto está en la teatralidad, no en el texto. Me
es cada vez más claro descubrir que dificultades van a tener ciertas actrices y actores con el texto
por ejemplo y cuanto de esas dificultades atentan más o menos con la teatralidad de la obra, al
punto tal, que si es necesario extirpar texto o cambiarlo, se hace y listo. Esto me inscribe dentro de
las corrientes dramáticas que no colocan al texto como epicentro del teatro, si no que entendemos
que se trata de otra cosa, donde la frontera entre actuación, dramaturgia y dirección no es clara.

2. Nito Mestre, músico contemporáneo, nos comentó una vez en una nota que tiene una rutina de
8 horas diarias, de sentarse a componer. Escribe, toca la pieza en el piano, tira a la basura y empieza.
En tu experiencia, ¿tenés una rutina para trabajar artísticamente?

Hay algunos comportamientos que tengo más instalados que otros, pero no sé si son rutinas porque
no cumplen horarios y días con regularidad. Por ejemplo, entre varias cosas que leo, leo muchas
obras de teatro. No es que tenga una cantidad determinada por día pero al terminar la semana
quizás haya leído diez. Eso me transporta al encuentro de determinadas poéticas, es decir, a veces
me propongo en una semana leer todo lo que encuentre de Alejandro Catalán, por ejemplo.
Entonces googleo, si tiene obras publicadas las rastreo y las compro, si sé que dejó textos a amigas
actrices, se los pido, si tiene un blog lo leo, me dirijo a linkear otras lecturas que él propone, si ha
publicado pensamiento sobre su práctica lo consigo, si tiene videos, entrevistas en YouTube me
instalo a mirarlos. A veces me obsesiono y hago eso que me lleva a tener un espectro del universo
poético de gente que me interesa. He aprendido mucho de esa forma y se ha instalado como un
modo de estudio para mí y no solo eso, de esa manera me he puesto en contacto con mucha gente
con la que luego terminamos siendo amigxs. Son las ventajas de las redes, no todo es malo allí si se
utiliza de modo provechoso y considero que pertenezco a una generación con posibilidades de red
que otras no han tenido y trato de aprovecharlas cuando puedo. Me pasa también con otras
lecturas, no solo con el teatro, con la filosofía, con el cine, con la pintura, etc.

3. ¿Qué herramientas son indispensables trabajar para desempeñarse como actor? En cine, por
ejemplo, dicen que es la paciencia...

la teoría del caos. la música. logrando un complejo y elevado nivel de composición. a ver teatro a formarse críticamente con lo que hacen. la filosofía. Me considero un defensor extremo de la experiencia. Rafael Spregelburd. hay que poner al teatro como prioridad. por eso su devenir dramaturgo. además de teatro. Suena sofisticado pero voy a tratar de explicarlo. Este oficio (como todos) tiene instancias superficiales (más de pose. la pintura. Cuando quise complejizar . Porque si no el cuerpo del actor/actriz naufraga en instancias superficiales (y cuando digo cuerpo incluyo la cabeza. No puedo decir que me formé con él. su devenir pensador. la imaginación. Te formaste. el pensamiento) se estanca y se desorientan en un mundo que hace lo posible para que pierden la práctica. desconociendo nuestra escena. Entonces sale un casting y concurren en manada a la toma de cámara. pensamiento sobre su práctica. estallado en los ochenta con la vuelta de la democracia. Luis Sarlinga. Si el problema del teatro es la actuación. en donde ni siquiera hay dirección de actores detrás o sucumben acríticamente a la primera convocatoria que les llueve o aparecen en talleres una vez al año o afirman que no hay modos posibles de salir a escena si no son convocados (este sería un caso de poca ‘inteligencia actoral’). Yo no digo que no haya que estudiar a Shakespeare. ¿Qué otros referentes de la escena argentina te gustan y por qué? Mi faro es Rafael Spregelburd. a Peter Brook o a Pina Bausch. Somos quienes pensamos el teatro y de esa forma hemos descentralizado el pensamiento erudito. Primero hay que aclarar otra cuestión generacional: las actrices y los actores argentinos. Spregelburd pertenece a esta generación que miró con desconfianza las instituciones y los discursos teatrales de su época. el letrado. practicándola o estableciendo algún tipo de relación con lo actoral. devienen estanques y aparecen muchos problemas. en Batato Barea. no estudian. Creo que están las teatristas con ‘inteligencia actoral’ y luego otros. con reconocidos artistas como Osqui Guzmán.Considero fundamental cultivar algo que he llamado ‘inteligencia actoral’. pero lo estudio obsesivamente para extraer de él lo que pueda. su devenir director. contaminado con eso que han llamado realismo. parricida. la inventiva. donde la actuación forma parte vital de esa maquinaria. De ahí la aparición del concepto ‘Teatrista’ y de la ‘Filosofía del Teatro’. inclusive en Capusotto. contradictorio. Los que me interesan obviamente son las primeros. en Juana Molina. mestizo y grotesco. entre otros. 4. uno desmonta un arsenal de procedimientos que vienen del cine. Pues bien. minoritario y hasta marginal por momentos. pero sospecho que hay más afinidad y cercanía en Rafael Spregelburd y en sus modos de hacer. Vivimos en un mundo que pone por encima del teatro millones de prioridades. a estudiar. En mis talleres o en mis clases siempre pregunto ¿Cuál fue la última obra que vieron? ¿La que leyeron? ¿Cuál fue la última película que miraron? ¿Que vieron de la actuación? Aunque parezca obvio. aunque he tenido la oportunidad de tomar sus seminarios. desde los años ochenta para acá no han dejado de crear. arrancado de las arenas del circo. considero fundamental estar siempre cerca de ella. con la responsabilidad que acarrea y con el conocimiento cada vez más acertado de su potencia. a leer. Yo apunto a las instancias profundas e incentivo a las actrices a orientarse en el problema: juntarse a ensayar por más que no estrenen. más televisivas) y otras mucho más profundas que requieren de la creación. el académico que siempre está más alejado del caldero elemental de conocimiento y más cerca de ideas europeizadas del teatro. en Gasalla. por eso entiendo que debemos asomarnos a nuestra experiencia teatral más próxima. la del sesgo actoral argentino: híbrido. en Olmedo. hay muchas actrices/actores que no lo hacen. al mismo tiempo que roba sus mecanismos para crear una idea de realidad. en Federico León. sazonado con el género chico. Hacia el interior de su teatro.

en constante interpelación con ella. Él vive en Buenos Aires. incontenible por sus características de mutabilidad y multiplicidad. el amor. Un teatro de mucho humor. indescifrable. de una batalla campal contra el sentido común. Teatro y vida están para mí. Por eso apunto al estudiante y a la avidez de su pensamiento. como así también de sus metodologías y sus contenidos. por supuesto y aclaro que son todos amigos. pero destaco cada vez que puedo sus enloquecimientos teatrales y las diferentes razones por las cuales los admiro y decido una y otra vez mezclar mi vida y mi teatro con ellos. las preguntas sobre la vida. la muerte. Es un fenómeno extrañísimo. ¿Cuál es tu objetivo como docente de Dramaturgia. de desgarrar aquello que entendemos como ‘realidad’. impredecible. alerta a lo que pasa en el mundo. Es actor y en su teatro están siempre problematizados los títeres y objetos. ¿Tenés algunos teatristas locales cuyos trabajos te gusten en particular? Si. tan vivas en su monstruosidad y tan veraces. pero muchas de sus obras han nacido en Neuquén. Me interesa un perfil de estudiante activo. Hemos trabajado mucho juntos. inteligente y crítico. en sus vidas. Solo en el tanteo constante de esa relación (teatro-vida) están los estímulos que detonaran en mayor o menor medida. Luego en términos de actuación me gusta mucho Ain Andrés. Allí surgirán las preguntas que más nos han atormentado universalmente. la historia y tantas cosas. sobre el mundo que nos ha tocado. rectificadora de cualquier discurso hegemónico que se instale sobre la actividad teatral. también amiga. realmente. Una trayectoria de la desobediencia. Ha desarrollado en muy poco tiempo y con mucha claridad su singularidad poética. Sus obras son exquisitas en términos políticos y estéticos. Actuar con ella es competencia pura. Verónica Martínez y Gastón Krahulec. más allá de lo que dicta el plan de estudio? Me refiero a qué te gusta transmitir a tus alumnos en tus clases. una máquina de hacer propuestas. 6. Creo que Fernando lo tiene todo. las que (¡oh . se estrenan acá y después va y viene. con el aditivo y la extrañeza de sus muñecos: unas bestias escénicas que suelen acompañarlo. el cosmos. 5. Mi cátedra y sus lecturas están orientadas a contagiarles este tipo de teatro disruptivo y sus estrategias. Ain es puro ejemplo de inteligencia actoral: se para en la escena y se vuelve foco. fundó en mi poética un aditamento que la volvió singular y coherente con mis ganas de desafiar lo aprendido: el disparate. Bueno. que el público no puede más que encantarse. También celebro mucho (y cada vez que puedo acompaño) la repentina aparición de teatristas locales que se aventuran en la función conjunta de actuar. dramaturgias posibles y singulares: ¿Para qué hago teatro? ¿Qué me enseña? ¿Qué aprendo? ¿Qué quiero contar? ¿Qué hago ahora? Preguntarse constantemente sobre el modo de estar en la vida. Al teatro le interesa la construcción de otros mundos posibles (eso es básicamente la dramaturgia) y afirmo que es a través de la deconstrucción de este mundo. estimulará sin duda la inquietud. un entrenamiento. re organizó mis lecturas más allá de su aspecto caótico y por si fuese poco. Escribe sus obras y también dirige. Es admirable. imbricados constantemente. dirigir y escribir.mis dramaturgias. un duelo exigente en todo sentido. encontré el mundo ‘spregelburdiano’ que entregó muchas pistas de cómo seguir. cambios de estado y sorpresas que te obligan a actualizar constantemente tu presencia en la escena. que habilitamos la posibilidad de crear otros mundos posibles. no creo que nada de eso sea ajeno a la materia. como Julieta Cabanes. lo he dicho un poco. en la institución misma. En principio soy muy crítico de las trayectorias académicas. abrió las redes con otras poéticas. El más completo para mi es Fernando Ávila.

Lo dije antes. mientras antes los estudiantes salgan a buscar la escena. Las escuelas de arte (como todas las escuelas) forman matrices de intelectualidad que necesariamente necesitan ser interpeladas en el afuera. ya que en materia de docencia informal. me han pedido que escriba para determinadas causas. se pueden dar talleres. nuestros vecinos. propósitos o eventos teatrales. Por eso. Se oculta y lo ocultan por que posee una potencia expansiva e infinita. activa máquinas que se encargan de contagiar sus misteriosos y encantadores secretos. El teatro más interesante es una actividad minoritaria. actuarla. La dirección y la dramaturgia son terrenos muy vírgenes aun en nuestras localidades. 9¿Qué le recomendarías a un futuro estudiante nuestro de Teatro? Volver al teatro su prioridad. Pero hay que descubrirlo. Elegirlo y salir a buscarlo hasta encontrar sus expresiones más recónditas. En general nadie quiere abandonarse hacia el desierto. en vivo y en directo. tal cual lo conocemos. imaginativos e inventivos para sobrevivir al mundo de lo dado. . interpelamos el que nos toca. acríticamente. Conocí el IUPA desde diversos aspectos. director o dramaturgo en la Patagonia y vivir de ello? Sin dudas. es decir. capaz de trastocar muchas cosas. 8¿Se puede gestar un trabajo de actor. mejor comprensión habrá sobre las capacidades desestabilizadoras del teatro. Una aventura. muchxs de ellxs se han acercado a mis elencos y talleres. repiten nuestras familias. que así y todo al ser descubierto. Mi impresión al iniciar mi trabajo es un poco la impresión con la me encuentro cada vez que la dramaturgia se coloca como ‘objeto’ de estudio: un desierto hacia el cual fugar. portales hacia otros mundos. Como invitado participe varias veces de Jornadas Artísticas y había estado con obras mías en Festivales y Ciclos de Desmontaje. usan los medios para ser creídos. Por supuesto que como en todo oficio es a base de experiencia. por encima de todas las cosas. El campo de la docencia quizá sea el más directo y también el más expansivo. También he tomado seminarios que se han dictado en el IUPA. Solo en la invención de otros mundos posibles. seminarios o laboratorios de diversa índole o especificidad escénica. me han contratado elencos para que dirija sus obras y también me han comisionado dramaturgias. por senderos menos estables. ya sea para mirarla. quizás por la escasez de sus oasis o por las peligrosas alucinaciones. usa el sentido común para producir enunciados universales y en un contexto más micro. usan los políticos para lograr verosimilitud. En mi caso. Mi impresión es y sigue siendo una invitación a descubrir lo que el safari en las arenas poéticas del desierto dramatúrgico tiene para dar. Y las posibilidades son muchas. 7¿Conocías nuestra institución? ¿Cuál fue tu impresión al iniciar tu trabajo docente con IUPA? Si. alejados de la confortable y achatada vida en las conocidas urbes del sosiego intelectual. hacerla. en la vida y el teatro abre universos mutantes. desconcertantes.casualidad!) usa el mercado para promover el consumo. Pero también la conocía por sus estudiantes. nuestros amigos. el mundo hará un montón de trampas para que no lo sea.