RESUMEN: El héroe interior

Los arquetipos, tal como lo postuló Carl Jung, son modelos profundos y dominantes en la
psique humana que continúan siendo potentes y permanentes con el paso del tiempo.
Pueden hallarse, para usar la terminología de Jung, en el «inconsciente colectivo», la
«psique objetiva», o inclusive pueden encontrarse codificados en la estructura del cerebro
humano. Estos arquetipos se perciben claramente en los sueños, el arte, la literatura y en
los mitos que nos parecen profundos, conmovedores, universales y aun en ocasiones,
aterradores. También podemos reconocerlos cuando observamos nuestras propias vidas y
las de nuestros amigos. Al observar lo que hacemos y el modo en que interpretamos lo que
hacemos, podemos identificar los arquetipos que informan nuestras vidas.

Existen numerosos arquetipos. ¿Por qué razón entonces escribo un libro acerca de solo seis
de ellos? Aunque existen un buen número de argumentos arquetípicos a los que podemos
recurrir, la mayoría de ellos no tienen la influencia que tienen estos seis sobre nuestro
desarrollo. Para que un arquetipo tenga influencia significativa en nuestras vidas, debe
existir alguna duplicación externa o refuerzo del modelo: un suceso de nuestra vida, o
narraciones reiteradas en la cultura que activan el modelo. En consecuencia tanto nuestra
historia personal como nuestra cultura, tienen influencia respecto a qué arquetipos serán
dominantes en nuestra vida.

Además, los arquetipos que se discuten en esta obra son aquellos con relevancia para el
viaje del Héroe, es decir, una travesía de individuaci6n. Estos son los arquetipos manifiestos
en nuestros mundos diurnos, los que nos ayudan a definir un yo fuerte, y más tarde
expandir Los limites del yo, para permitir un florecimiento completo del si mismo y su
apertura a la experiencia de unicidad con los demás y con el mundo natural y espiritual.

Estoy usando aquí la terminología de Carl Jung, de acuerdo a la cual el yo es la parte de la
psique que experimenta la separaci6n. AI principio, el niño pequeño siente poca o ninguna
separaci6n respecto al medio y particularmente a su madre. Es s6lo cuando la persona
adulta completa la tarea de desarrollo de un yo fuerte que sus limit.es pueden expandirse y
generar el espacio para el sí mismo. Esto incluye (en cada uno de nosotros) no s6Io Ia
completa conciencia de sí mismo, sino también el inconsciente personal y el acceso a las
imágenes arquetípicas emergentes del inconsciente colectivo. EL resultado es no solamente
un renovado sentimiento de asombro y unidad con el cosmos, sino también una reposici6n
y redefinición del pensamiento mágico.

El viaje aquí descrito es más bien circular o espiral que lineal. Comienza con la absoluta
confianza del Inocente, avanza con la búsqueda de seguridad del Huérfano, la capacidad de
auto sacrificio del Mártir, la exploración del Vagabundo, la competici6n y el triunfo del

Guerrero. el enfoque de la vida de los arquetipos tiene el siguiente aspecto: Inocente Huérfano Mártir Vagabundo Guerrero Mago Meta Ninguna Seguridad Bondad Autonomía Fuerza lntegridad Tarea Caída Esperanza Capacidad Identidad Coraje Alegría/Fe de renuncia Temor Perdida del Abandono Egoísmo Conformidad Debilidad Superficialidad Paraíso . y por fin la autenticidad e integridad del Mago. En una forma grafica muy simplificada.