A manera de introducción la libertad humana es un gran tema de discusión asumido por

la filosofía quien intenta discernir sobre tan interesante tema. De él se ocupan la
metafísica, la antropología filosófica, la filosofía política o la filosofía de la naturaleza.
Inclusive para la ética resulta inexcusable abordar el problema de la libertad, y ello por
razones muy visibles. La primera y principal es que la libertad es condición elemental
de la moralidad. Si los hombres no fueran libres, sus acciones no les serían imputables,
como tampoco cabría considerarlos responsables de sus actitudes y hábitos. Conceptos
como «bueno» y «malo» quedarían vacantes, y no tendría sentido seguir hablando de
una ilusoria «dimensión moral de la existencia humana». La ética sería un saber sin
objeto, y sobre todo la capacidad de discernir y elegir quedarían como conceptos
circunspectos a la orilla del absurdo.

Inexorablemente es claro que “El ser humano es libertad”, por el hecho de que ésta es
una condición elemental de la moralidad, y en toda humana convivencia bien
organizada y fecunda hay que colocar como fundamento el principio de que todo ser
humano es persona, es decir, una naturaleza dotada de inteligencia y de voluntad libre, y
que, por tanto, de esa misma naturaleza directamente nacen al mismo tiempo derechos y
deberes que, al ser universales e inviolables, son también absolutamente inalienables,
por ende ahora asumimos la tarea de demostrar su existencia basándonos en su
aplicabilidad, “puedo porque debo” (Kant) (Gutiérrez A. 1992). Y nos queda la idea de
que si el hombre no fuera libre, es decir, si no estuviera colocado fuera de la causalidad
empírica que enlaza unos fenómenos a otros, no podría ser determinado por una máxima
inteligible ni obrar en virtud de una norma meramente formal, por lo que, el hecho de la
moralidad es en sí mismo evidente, algo que se nos impone. A él debemos someternos;
mas si debemos, podemos. Debemos ser libres, incluso si la libertad no es demostrada
prácticamente, ha de ser postulada prácticamente. De esa forma la libertad acá es la
facultad humana de determinar, los propios actos, actuando con facilidad y disposición,
con el poder de obrar, y de no obrar o escoger el derecho, que la persona se toma, para
realizar ciertos actos, esto es lo que nos lleva a la idea de la experiencia, la que está
arraigada a la capacidad que tiene el hombre de poder decidir, y asume la forma de
libertad como hecho, pero esta capacidad de decidir no es una experiencia de
aprehensión tan sencilla, como parece, implica siempre una crisis. Esta crisis se aferra a
la mirada existencialista, esto se puede clarificar, ya que el existencialismo implica
libertad en el individuo y, por lo tanto es totalmente responsable de sus actos. Ello,

Quito: Ediciones Serie Didáctica A. debido a que el sujeto debe saber qué hacer con ella. El hombre es el único que no sólo es tal como él se concibe. sino tal como él se quiere. independientemente de las condiciones que viva. ya que la existencia es el pensamiento del yo mismo. el hombre no es otra cosa que lo que él se hace. Como conclusión podemos decir que el hombre es un ser en libertad (tanto que existe). Según Morris (1966). c) El ser humano es un agente responsable de sus propias elecciones. El existencialismo supone que sólo existe el hombre en sí. esta corriente plantea que la existencia precede a la esencia (Sartre). de él mismo y de su mundo. la libertad del ser se encuentra en él mismo por tanto son tomados como sinónimos. así los pensamientos que no son conocimiento lo que hace a ese ser es en sin el modo de ser del ser lo que en realidad existe. esto implica el concepto de que el hombre es libertad y que existe en la medida en la que es creador de sus ideas.edu/3508298/_El_existencialismo_y_sus_planteamientos_mas_i mportantes_y_relevantes_desde_la_perspectiva_critica_de_Soren_Kierkegaard_Gabri el_Marcel_Jean_Paul_Sartre_y_Albert_Camus_ . absolutamente libre para establecer sus propias metas de vida. ya que solo el hombre puede crear ideas de esa manera es lo único que existe en esta concepción. de acá podemos deducir que sabrá usar bien su libertad siempre y cuando haga lo bueno.  Texto recuperado el 19 de Enero del 2015:  http://www. 1992.G. y como se concibe después de la existencia.infiere una gran libertad en el actuar.academia. mas conlleva también a que el hombre en ello. lo malo acarrea como consecuencia un mal uso de esa libertad. como se quiere después de este impulso hacia la existencia. De una u otra forma la libertad resulta una responsabilidad que llega a ser angustiosa. para decirlo brevemente asume que los pilares de la postura existencialista pueden resumirse en tres puntos: a) El ser humano es un agente electivo. BIBLIOGRAFÍA:  Gutiérrez A. El hombre es libre de crear su esencia por medio de sus decisiones. capaz de elegir su propio destino. es absolutamente responsable del modo de ser que va adquiriendo a lo largo de su existencia. Filosofía Moderna. b) El ser humano es un agente libre.